You are on page 1of 2

Cómo afrontar un examen ómnibus tipo test

Escrito por: Míchel Rivera
Categoría: Exámenes

Tras la entrada donde analicé y puse en práctica la mejor estrategia para realizar un
examen y aumentar nuestras posibilidades de éxito, hoy te muestro los pasos más
efectivos para realizar un test psicotécnico genérico (también llamado ómnibus). Para
ello me he basado en los métodos del libro, los cuales expongo a continuación de
forma guiada.

En primer lugar, la afirmación realiza muchos psicotécnicos y mejorarás, no es del
todo cierta. Si bien tu puntuación puede incrementarse, lo que sucede en realidad es
que resuelves algunos ejercicios, que se repiten de forma idéntica en el examen, por
haber memorizado las repuestas correctas.

Es decir, que si la nota inicial de un opositor fuera un cuatro, después de cientos de
horas de realizar ejercicios psicotécnicos podría rondar el cinco y medio. Lo peor de
practicar psicotécnicos sin análisis ni método, es que después de un tiempo sin
practicar, volvemos al punto inicial. Es casi como si no se hubieran realizado nunca.

Lo anterior es una señal de que no se hace de forma efectiva. Lo interesante es que,
después de ese tiempo de práctica, no solo nos sirva para un examen determinado,
sino para todos los que puedan venir en un futuro, como ascensos u otras
oposiciones.

Además, ¿y si el examinador utiliza los mismos ejercicios pero con ligeras variaciones,
o cambiando las respuestas? Podríamos incluso empeorar la nota al “reconocer”
ejercicios con respuestas distintas a las que habíamos memorizado.

Preparación
Una buena preparación requiere de métodos, entrenamiento y práctica. Por ejemplo, si
quieres mejorar tu velocidad resolviendo reglas de tres, necesitas reconocerlas con
facilidad y entrenar el cálculo mental. Y mientras haces lo anterior, practicar con
ejercicios reales para ganar confianza y así fortalecer lo que sabes.

En esta entrada iré un paso más allá de la preparación y me centraré en la estrategia a
seguir en la ejecución de un test psicotécnico tipo ómnibus.

La estrategia
Te propongo ahora un ejercicio de visualización: Cierra los ojos e imagina que estás
sentado o sentada en el aula y el examinador te indica que ya puedes comenzar el
examen.

Primer paso
Haz un reconocimiento completo del examen. Utiliza unos treinta segundos para ver
qué tipo de preguntas contiene. Esta vista previa te hará ganar tiempo en el examen,
pues tendrás localizados dónde se encuentran los ejercicios que dominas, los que no

y las preguntas en las que hayas conseguido descartar algunas.  El factor de puntuación por pregunta. los que son demasiado largos. podrás asumir riesgo si la probabilidad de puntuar se encuentra a tu favor. De esta forma. pero no sabías cual era la correcta. y te ayudará a decidir por dónde empezar. pero que su resolución pueda llevarte más tiempo. Segundo paso Contesta por tipos empezando por las preguntas que puedas resolver en menos de medio minuto.dominas. Con este paso sabrás en todo momento en que pregunta te encuentras. . cubos y sinónimos. convertirás el test genérico en una agrupación de test específicos cortos y facilitarás el trabajo al cerebro al no cambiar de razonamiento en cada ejercicio.. Para ello solo es necesario tener en cuenta los siguientes elementos:  El factor de penalización por pregunta. ¡Recuerda! todas puntúan lo mismo.  No revises preguntas que hayas contestado. sucesiones. Sobre esto tienes una guía completa en esta entrada: Como aprobar exámenes arriesgando preguntas. Gracias a este paso no volverás a dejarte esas preguntas sencillas que sabes resolver y que se encuentran normalmente hacia el final del examen.  Salta las preguntas que tengas que leer más de dos veces para empezar a deducir un posible planteamiento. eliminando la posibilidad de equivocarte en la hoja de respuestas (sucede con frecuencia cuando resolvemos las preguntas una tras otra desde la primera y nos dejamos una en blanco).  La cantidad de preguntas en las que sucede el punto anterior.  La media de opciones por pregunta que hemos descartado. pero no todas las respuestas. Consejos:  No pases mucho tiempo con una pregunta. Por ejemplo. etc. Cuando resuelvas aquellas en las que conseguiste descartar alguna respuesta. Tercer paso Resuelve primero las preguntas que habías marcado y después las que descartaste inicialmente por ser muy largas o tediosas. Marca para una segunda vuelta las preguntas que sepas realizar.