You are on page 1of 3

La ley procesal, entonces, impone al juzgador efectuar un pronóstico que

ha de versar sobre el comportamiento futuro del imputado en lo que concierne al
cumplimiento de sus obligaciones procesales; ello, por cierto, con el grado
probabilístico que conlleva todo pronóstico acerca de conductas humanas
futuras; en otras palabras, sobre la base de los elementos probatorios colectados
hasta el momento en este proceso, es que debo determinar si se verifica o no, el
citado peligro procesal.

Así encontramos que la cuestión de la libertad

durante el proceso penal se encuentra regulada en los arts. 14 y

18 de la C.N. y en el art. 75 de la C.A.D.H., en el art. 26 de la

D.A.D.D.H. y en el art. 9.3 del P.I.D.C.P.

Que en virtud de dichos parámetros jurisprudenciales,

con fecha 29 de Abril de 2014, a través de la ley 10.201 se

modificó el art. 281 del Código Procesal Penal de la Provincia. A

partir de dicha modificación, la máxima medida de restricción a

la libertad –Prisión Preventiva-, sólo procederá, siempre que

existieran elementos de convicción suficientes para sostener la

existencia del hecho investigado y la participación del imputado

en el mismo, luego de su declaración y cuando hubiere

vehementes indicios de que el imputado tratará de eludir

la acción de la justicia o entorpecer la investigación,

estableciendo en el párrafo segundo, una enumeración

lo que tornaría más rigurosa la ejecución de la condena. al igual que los que carecen de dicha calidad. la prisión diurna o nocturna (arts. por Ley 10. sea declarado reincidente (art. art. a la exclusión de la libertad condicional (art. y a la inviabilidad. Además. la sustitución de éstas por trabajos para la comunidad (art.660). En efecto. como son las salidas transitorias (art. 23 y concordantes). 36 y concordantes) y semidetención (arts. 50 CP). Los efectos desfavorables de la reincidencia se ciñen a la posibilidad de su consideración como circunstancia agravante en la individualización judicial de la pena (CP. Ahora bien. 40 y 41). 281 bis y ter que especificaron los indicios de peligrosidad procesal concretos y su incidencia dentro del proceso penal. 41 a 44). 14 CP). 38 y 39). Luego. en algunos supuestos. la prisión discontinua (art. 2 y concordantes de la ley 24. No obstante. la existencia de condenas anteriores sí puede valorarse como indicio de riesgo procesal si se la relaciona con la posibilidad de que el imputado. se observa que la ley n° 24. en caso de ser condenado por el hecho de la presente causa. 50). 15.meramente enunciativa de los indicios de los que se puede inferir el mentado peligro procesal.660 incluye a los reincidentes en el proceso de flexibilización del encierro. cuentan también con la posibilidad de aplicárseles a su favor el beneficio de la . 281 y la incorporación del art.366 publicada el 2 de septiembre del año 2016 el régimen de prisión preventiva fue nuevamente modificado por la legislación provincial que reglamentó de manera detallada a través de la modificación del art. 26 del CP). inc. la incorporación al régimen de semilibertad (arts. de obtener la condena de ejecución condicional (cfr. art. aquellos acceden a otras formas de beneficios antes del agotamiento de la pena.

“Pereyra Romero”. en consecuencia. S. S. 4/10/2011. S. Institutos éstos que nos llevan a diagnosticar una amenaza penal leve que no justificaría seriamente una conclusión de que frente a ella el imputado eluda la acción de la justicia y opte por pasar a vivir en la clandestinidad con lo gravoso y oneroso que ello sería para el mismo. “Altamirano”. “Manzano”. a lo que se suma que la escala penal en abstracto por los delitos que se le atribuyen al imputado es de mediana a escasa gravedad (2 a 9 años). 15/11/2011. nº 340. 15/11/2011). En definitiva. de estar acompañado por otros indicios que lo fortalezcan. . Requiere. 15/11/2011. TSJ Sala Penal. “Campetti”. si bien la existencia de condenas anteriores es una circunstancia factible de ser valorada como indicio de peligrosidad procesal. n° 339. lo que por cierto no contrapesa aquella debilidad inferencial (“Lescano”. 15/11/2011. 54 y concordantes). 17 y 54) (cf. nº 392. nº 341.libertad asistida (arts. S. nº 281. 15/11/2011. su fuerza inferencial es ciertamente débil para justificar una medida de coerción. “Garay”. nº 338. lo que no sucede en el caso. 10/10/2014). 15/11/2011. nº 342. S. “Salomón”. “Quevedo”. nº 343. que es una modalidad de la libertad condicional pero con un tiempo de cumplimiento mayor de la pena (arts. S. S. S.