You are on page 1of 7

Mikel de Viana, s.j.

Cultura
La ficción La cultura, entendida como las formas de

hacer, pensar y sentir de los individuos

miembros de una sociedad, es uno de los


de modernidad determinantes de la pobreza. Esta dimensión

de la pobreza recurrentemente es dejada de

lado por las dificultades de verificación

empírica que supone el manejo de variables

que, hasta hace poco, no podían ser mensura-

bles. El desarrollo de las técnicas de medición

y de procesamiento de datos ha permitido

que lo que hasta hace poco se mantuvo en el

campo de las hipótesis o del anecdotario, hoy

puede ser abordado con mayor objetividad. El

artículo que a continuación se presenta es un

resumen de los primeros resultados arrojados

por un estudio de campo que recogió infor-

mación de más de 14.000 familias venezola-

nas, en el cual se tratan de establecer las

conexiones explicativas entre las creencias y

las preferencias valorativas de la cultura de la

sociedad venezolana, sus disposiciones para la

producción, el éxito económico y la situación

material.
Mikel de Viana, S.I El módulo “Factores culturales y pobreza” de la p.9), aun en el caso de que se alcanzara un cre-
investigación “La pobreza en el subdesarrollo. Un cimiento económico apreciablemente superior al
Sociólogo, Ms. Filosofía y
estudio interdisciplinario de aproximación a las ritmo de crecimiento poblacional, y las interven-
Teólogo Moralista.
causas y posibles soluciones al problema de la ciones político-institucionales del Estado contra
Profesor de la UCAB.
pobreza en Venezuela”, parte de la hipótesis se- la pobreza fueran acertadas, si no se produce la
gún la cual, las creencias y los modos de evalua- modernización de las estructuras culturales de la
ción o preferencias valorativas característicos de mayor parte de la colectividad venezolana, es se-
la cultura dominante de la sociedad venezolana guro que una fracción apreciable de la población
afectan las disposiciones y capacidades de los in- permanecería excluida de los beneficios colecti-
dividuos para el éxito económico, para la pro- vos y que la evolución conveniente de las varia-
ducción y la productividad, constituyéndose en bles asociadas con el bienestar social se deten-
factor interviniente en la causación del complejo dría más pronto que tarde.
problema de la pobreza de la mayor parte de la En otras palabras, la modernización de la cultura
sociedad. venezolana es fundamental para el mantenimiento
Circula un amplio anecdotario acerca de las rela- y la sostenibilidad de condiciones sociales en las
ciones entre la cultura venezolana “tradicional” que la pobreza material ha sido razonablemente
o “popular” y la pobreza. Ese anecdotario supone superada.
que la sociedad venezolana no llega a ser próspe-
ra y productiva por la presencia de elementos cul- EL FACTOR CULTURAL
turales (creencias colectivas, valores, normas, La cultura aporta los parámetros que dan sentido
conductas más o menos institucionalizadas) que y regulan las conductas individuales, y se estruc-
bloquean conductas individuales y modos de fun- tura al menos en tres planos o niveles: las creen-
cionamiento propios de una sociedad productiva. cias, las estructuras valorativas y los sistemas
Ahora bien, esta particular relación entre el fac- normativos.
tor cultural y la pobreza, hasta ahora, no había
sido sometida a prueba empírica en Venezuela. LAS CREENCIAS
Evidentemente, por sí solos, los factores cultura- Los individuos, en su interacción con el entorno
les no son decisivos de las condiciones concretas social —donde el proceso de socialización des-
de vida de una colectividad. Más bien, constitu- empeña una función primordial— asimilan infor-
yen un componente del complejo sistema de fac- maciones que terminan ensamblándose en una
tores causales y condicionantes de la vida mate- representación o modelo mental de la realidad.
rial de la colectividad: desde las estructuras El modelo o mapa de la realidad integra, formado
cognoscitivas y motivacionales de los individuos, un todo congruente, un conjunto de creencias, es
las creencias, los esquemas valorativos y las nor- decir, afirmaciones que se consideran verdaderas
mas que de ellos se desprenden, condicionan la y que son nuestras interpretaciones de la expe-
acción individual, de modo que, a mediano y lar- riencia.
go plazo, incentivan determinadas conductas y Conviene destacar el papel activo del individuo
desestimulan otras. como “procesador” de información: el modelo de
La interdisciplinariedad del enfoque de la presente realidad es construído o elaborado, y no mera-
investigación se deriva de la convicción de que la mente asimilado o copiado pasivamente. Ese
causación —y la “solución”— del problema de la modelo o mapa de la realidad actúa como regula-
pobreza incluye necesariamente tanto a los fac- dor y determinante tanto de los procesos
tores estrictamente económicos, como a los polí- cognoscitivos como de la misma acción del indi-
tico-institucionales y a los culturales; aunque nin- viduo. Las creencias son como filtros que afectan
guno de estos factores, considerado aislada o ex- la percepción que tenemos del mundo, de los de-
clusivamente, es suficiente en orden a la explica- más y de nosotros mismos: constituyen el sustrato
ción de la pobreza. más profundo de una cultura; sobre ellas se cons-
Por lo que toca a los factores culturales, como se truye el complejo de las estructuras valorativas y
ha indicado en otro lugar de esta publicación (Cf. de las normas de acción.
82 España, Luis Pedro, “Un mal posible de superar”, Interpretamos el mundo con ayuda de los mapas
de la realidad que hemos recibido en el proceso Como veremos más adelante, la noción de “foco
de socialización y que fueron diseñados a partir interno de control” está asociada a las “precon-
de experiencias del pasado. Lo más fácil y frecuen- diciones mínimas de modernidad” y el proceso
te es el uso de los mapas prefabricados, que se de modernización cultural está íntimamente aso-
basan en las experiencias del pasado de los miem- ciado a la presencia y desarrollo de las creencias
bros de la colectividad. Por este motivo, la gente correspondientes al “foco interno de control”.
vive en el pasado mucho más de lo que solemos
imaginar; no puede maravillarnos que los “cam- LAS ESTRUCTURAS VALORATIVAS

bios mentales” sean normalmente más lentos y Las estructuras valorativas están constituidas por
se produzcan con cierto rezago respecto a los cam- los valores propiamente dichos, y por los modos
bios en la llamada “cultural material”. de evaluación o preferencias valorativas. Los va-
En el ámbito de nuestra investigación hemos pres- lores son condiciones abstractas o estados de co-
tado atención a las creencias referidas a la atribu- sas altamente apreciados en una determinada cul-
ción de causalidad: aquéllas por las cuales los indi- tura. Los modos de evaluación o preferencias
viduos se explican los cambios que se produ- valorativas, por su parte, son las reglas emplea-
cen en la realidad que viven. Se llama “foco o das para evaluar individuos, objetos, situaciones
locus de control” a la instancia a la cual el in- y acciones. Toda relación social expresa preferen-
dividuo atribuye la causalidad de la ocurren- cias valorativas. Gracias a los modos de evalua-
cia de cambios o transformaciones en la real- ción o preferencias valorativas, el mismo valor
idad que él vive. En términos generales, es po- puede ser percibido de modo distinto en contex-
sible distinguir entre foco de control externo y tos culturales diversos. El proceso de evolución
foco de control interno. cultural permite descubrir nuevas relaciones en-
a. La noción de foco de control externo está aso- tre valores y hacer reajustes a su jerarquización.
ciada a la creencia de que la ocurrencia de cam- En la perspectiva de nuestro estudio no hemos
bios en la realidad es independiente de la capaci- prestado atención a los valores propiamente di-
dad, voluntad y conducta del individuo. Los cam- chos. Nos parece poco útil en orden a nuestros
bios en la realidad son percibidos como conse- propósitos la cuestión acerca del contenido de los
cuencia del azar, el destino, la suerte o de la ac- valores, es decir, la pregunta acerca de qué es al-
ción y control de otros agentes ajenos; o al me- tamente apreciado culturalmente: es perfectamen-
nos, son cambios impredecibles e incontrolables te posible que culturas muy diferentes afirmen
debido a la gran complejidad de las fuerzas que valores muy semejantes. Lo realmente decisivo
rodean al individuo. son los modos de evaluación o preferencias
La creencia en el locus de control externo está valorativas que establecen las relaciones entre
asociada a otras creencias como por ejemplo: la valores y su correspondiente jerarquización. Los
impermeabilidad de la realidad respecto a las ini- clásicos de la antropología cultural solían decir
ciativas del individuo, la complejidad hasta el pun- que las culturas difieren más en el grado o nivel
to de irresolubilidad de los procesos de la reali- de organización y complejidad que en sus conte-
dad, la injusticia de las relaciones sociales. nidos. En relación con las estructuras valorativas
b. La noción de foco de control interno está aso- se puede afirmar análogamente, que difieren más
ciada a la creencia en que la ocurrencia de cam- en los modos de evaluación o preferencias
bios en la realidad depende, para su aparición y valorativas que en el contenido de los valores.
desarrollo, de la propia acción. La noción de foco Los modos de evaluación o preferencias valo-
de control interno está asociada con creencias rativas han sido tipificadas en un conjunto de cin-
como por ejemplo: la capacidad de intervención co dicotomías.
personal sobre la realidad, un mundo en el que a. Afectividad • Neutralidad afectiva:
las dificultades y problemas tienen solución, la Esta dicotomía se refiere a la autodisciplina del
posibilidad de un orden de relaciones justo, que sujeto, y concretamente, al modo en que maneja
responde a las intervenciones de los individuos, las gratificaciones de sus deseos y necesidades
los asuntos públicos pueden ser dirigidos mediante subjetivos. En el tipo “afectividad” los actores dan
83 la acción y presión de los interesados. prioridad a la satisfacción de sus deseos y necesi-
dades subjetivas persiguiendo la gratificación in-
mediata de los mismos, y prescindiendo de la pon- En las sociedades tradicionales —con reducido
deración de las consecuencias a mediano y largo número de miembros, economías de subsistencia
plazo. En el tipo “neutralidad afectiva”, el actor y estructuras sociales simples que parecen exten-
pondera las consecuencias de su acción en el sión de los vínculos “naturales” de la familia y los
mediano y largo plazo, inhibe la expresión de sus grupos primarios de pertenencia—, son claramen-
sentimientos e impulsos subjetivos y difiere las te dominantes los modos de evaluación o prefe-
gratificaciones inmediatas en aras de gratificacio- rencias valorativas de afectividad, particularismo,
nes futuras, de carácter objetivo. adscripción, difusividad y orientación hacia sí.
b. Particulartismo • Universalismo: En las sociedades modernas —de dimensiones ma-
Esta dicotomía se refiere al modo en que se eva- sivas, economías altamente productivas y estruc-
lúan las situaciones. El particularismo es la pre- turas sociales de creciente complejidad—, los es-
ferencia valorativa que prescribe actuar en fun- pacios públicos o colectivos son creados contrac-
ción de lealtades particulares. El universalismo tualmente, es decir, no aparecen como prolonga-
es la preferencia valorativa que prescribe actuar ción de los espacios privados del parentesco y la
en función de principios y normas universales y pertenencia primaria, sino que están pautados
abstractas. institucionalmente. En esos ámbitos públicos o
c. Adscripción • Desempeño: colectivos, es decir, en las instituciones moder-
Esta dicotomía se refiere a los criterios emplea- nas son dominantes los modos de evaluación o
dos para la valoración de los actores sociales. La preferencias valorativas de neutralidad afectiva,
adscripción es la preferencia valorativa que universalismo, desempeño, especificidad y orien-
prescribe evaluar a los actores en función de tación hacia la colectividad. Los modos de eva-
su posición social y las relaciones en las que luación o preferencias valorativas de afectividad,
participan, es decir, independientemente de los particularismo, adscripción, difusividad y orien-
méritos individuales. El desempeño, por su tación hacia sí, no desaparecen de las sociedades
parte, prescribe evaluar a los actores sociales modernas, sino que en ellas quedan cuidadosa-
en función de sus habilidades, logros y desem- mente limitados al ámbito de la vida privada y los
peños individuales. grupos primarios de pertenencia.
d. Difusividad • Especificidad:
Esta dicotomía se refiere al modo como los acto- MODERNIZACIÓN CULTURAL
res enfrentan sus roles. La difusividad es la prefe- Como hemos indicado, la modernización de la
rencia valorativa que prescribe enfrentar los pro- cultura venezolana es fundamental para el man-
pios roles actuando como “personas totales”, sin tenimiento y la sostenibilidad de condiciones so-
distinguir espacios, tiempos y contextos (público ciales en las que la pobreza material ha sido razo-
vs. privado, personal vs. profesional, individual vs. nablemente superada. Pero hay un conjunto de
colectivo). La especificidad, en cambio, prescri- condiciones mínimas de modernidad:
be el enfrentamiento de los roles en términos de a. El uso de la racionalidad instrumental, del que
dedicaciones fragmentarias y claramente delimi- depende la consideración de posibilidades y
tadas, distinguiendo efectivamente espacios, tiem- viabilidades objetivas.
pos y contextos. b. El establecimiento de una relación con la natu-
e. Orientación hacia sí • Orientación hacia la co- raleza centrada en el sometimiento transforma-
lectividad: dor mediante la ciencia y la tecnología aplicadas
Esta dicotomía se refiere a la autodisciplina del a la producción material.
sujeto y especialmente a los intereses que se privi- c. El establecimiento de una ética universalista.
legian en la actuación social. La orientacion ha- d. El establecimiento de sistemas de normas abs-
cia sí prescribe la atención prioritaria a los pro- tractas que constituyan las reglas de juego de los
pios intereses, que privan sobre los colectivos. La espacios públicos (derecho, mercado, etc.).
orientación hacia la colectividad establece la prio- Estas condiciones mínimas de modernidad están
ridad de los intereses colectivos (comunitarios, asociadas tanto con un sistema de creencias ca-
organizacionales, corporativos, políticos) sobre los racterizado por el foco interno de control como
84 propios en contextos públicos. por el establecimiento de los modos de evalua-
ción o preferencias valorativas de neutralidad motivación para la participación en procesos co-
afectiva, universalismo, desempeño, especificidad lectivos, dificultad para vincular esfuerzos perso-
y orientación hacia la colectividad en los ámbitos nales con logros, desconocimiento del mérito indi-
públicos o colectivos institucionalizados. vidual, creencia en que el mundo es problemático,
Conviene tener presente que los dos últimos si- complejo, irresoluble e injusto.
glos de la historia de Venezuela pueden ser revi- En el caso de la cultura dominante en la socie-
sados en la perspectiva de los reiterados intentos dad venezolana, a la creencia correspondiente al
de inducir —desde las élites ilustradas o desde el foco externo de control están asociadas otras
Estado rentista— el proceso de modernización. creencias básicas acerca de la realidad que re-
El resultado de esos intentos, a fines del s. XX, fuerzan aquella:
ciertamente no es una “sociedad moderna” en el a. Que la sociedad venezolana es rica por dispo-
sentido convencional de la expresión, sino otra ner de recursos naturales abundantes.
preñada de tensiones y discontinuidades, edifica- b. Que todo ciudadano tiene derecho a disfrutar
da sobre una matriz cultural híbrida que condi- de bienestar social independientemente de sus
ciona todos los modos y planos de relación, al prestaciones a la colectividad en términos de pro-
punto de que los espacios públicos institucio- ducción y participación en la vida colectiva.
nalizados, bajo las apariencias modernas, en rea- d. Que la democracia es un medio para alcanzar
lidad funcionan según la lógica de los modos de fines particulares, y no un fin en sí mismo en cuan-
evaluación y preferencias valorativas pre- to forma para resolver del modo más equitativo
modernas. posible los conflictos de intereses en una socie-
Para ejemplificar lo dicho, consideremos la distri- dad de masas pluralista.
bución de la población del área metropolitana de e. Que el modo de establecer relaciones equitati-
Caracas y la Región Central del país1 en relación a vas en la sociedad es la intervención estatal (de-
un índice que mide internalidad o externalidad del mocracia intervencionista) y no la acción autó-
foco de control. noma de los actores de la sociedad civil.
f. Que el papel del Estado debe caracterizarse por
Tabla No.1 Creencias: Foco de Control el asistencialismo paternalista y populista, en lu-
Población mayor de 18 años para 1997-98 gar de ser árbitro garante del orden abstracto de
Región Central y Gran Caracas relaciones.
Continuum Bipolar g. Que a los derechos reconocidos no les corres-
C. Externo 31,10% 87,70%
ponden como contraparte derechos y obligacio-
nes simétricos.
C. Externo Moderado 56,60%
Algo semejante sucede con los modos de evalua-
C. Interno Moderado 11,60% 12,30%
ción o preferencias valorativas. Se construyó un
C. Interno 0,70% índice que mide el predominio de modos o prefe-
rencias tradicionales y modernas. El cuadro 2
En la columna de la derecha han sido añadidos los presenta la distribución de la población del área
porcentajes para consolidar dos tipos polares. El metropolitana de Caracas y la Región Central del
87,7% de la población presenta creencias que indi- país en relación a dicho índice:
can predominio de foco externo de control de
causalidad; apenas 12,3% presentan predominio de Tabla No.2 Modos Valorativos
foco interno de control. Estos datos indican que Población mayor de 18 años para 1997-98
prácticamente nueve de cada diez individuos es- Región Central y Gran Caracas
tán convencidos de que los cambios en su entorno Continuum Bipolar
vital responden a causas que escapan de su con-
Moderno 0,40%
trol. Semejante creencia se traduce en fenómenos
Moderno Moderado 13,40% 13,80%
como el bloqueo de la iniciativa individual, escasa

85
Es llamativo que apenas el 0,4% de la población Tabla No.3 Tipología General:
manifiesta preferencias valorativas modernas. Creencias y Modos Valorativos
Cuando se agrupan los porcentajes en dos cate- Población Mayor de 18 años para 1997-98.
gorías polares, encontramos porcentajes semejan- Región Central y Gran Caracas
tes a los relativos a creencias: el 86,2% manifies- Creencias: Foco de Control
ta preferencias valorativas dominantemente tra- Modos
dicionales y sólo 13,8% modernas.
Valorativos Control Externo Control Interno
El cuadro 3 pretende la construcción de una
Tradicional 78,50% 7,30%
tipología a partir de las evidencias sobre creen-
cias y preferencias valorativas. Evidentemente (Fatalistas) (Familistas)

hay una asociación consistente entre preferencias Moderno 8,80% 5,50%


valorativas tradicionales y foco externo de con- (Eclécticos) (Racionalistas)
trol. Casi ocho de cada diez individuos (78,5%), Fuente Encuesta Determinantes Culturales,1997-98
que convencionalmente denominamos «fatalis-
Cálculos Propios.
tas», presentan predomino de la creencia en la
externalidad del control y preferencias valorativas
tradicionales. Este grupo representa al amplio
sector de la población que padece severos obstá-
culos culturales para acceder a la modernidad, y
con ella, hacer viables y sostenibles conductas en El cuadro 4 muestra cómo se distribuyen estos
la dirección de superación de la pobreza. El 8,8% cuatro tipos culturales por estatos socio-econó-
de la población, que denominamos «eclécticos» micos. Al menos dos aspectos son llamativos: los
presentan predominio de la creencia en la porcentajes de «fatalistas» (externalidad del con-
externalidad del control, pero preferencias trol y preferencias valorativas tradicionales) se
valorativas modernas. Un porcentaje semejante, incrementan a medida que se desciende en la es-
el 7,3%, ha sido denominado «familistas», y está tratificación social, en tanto que sucede precisa-
constituído por individuos con predominio de mente lo inverso con los porcentajes de «racio-
internalidad del control y preferencias valorativas nalistas»; por otra parte, no debe pasar inadver-
tradicionales. Finalmente, sólo el 5,5%, a quie- tido el elevado porcentaje de «fatalistas», casi la
nes aquí se denomina «racionalistas», cuentan con mitad (47,3%) en el estrato alto. Este dato indica
los pre-requisitos culturales de la modernidad: la notable extensión de los obstáculos culturales
internalidad de control y preferencias valorativas a la modernización, incluso entre los sectores no-
modernas. pobres de la sociedad.

Tabla No.4 Tipología por estratos Socioeconomicos. Población Mayor de 18 años para 1997-98.
Región Central y Gran Caracas

Tipos Culturales

Estratos Fatalistas Eclecticos Familistas Racionalistas Total

Alta 47,34 14,66 11,56 26,44 4,1

Media 63,16 11,14 12,78 12,92 17,8

Baja 78,48 9,72 7,79 4,01 33,9

Pobre 86,73 7,12 4,13 2,02 34,2

Pobreza Extrema 90,42 4,67 4,73 0,19 10

Total 78,5 8,78 7,27 5,45 100

Fuente Encuesta Determinantes Culturales,1997-98


Cálculos Propios.
Un último dato: el cuadro 5 presenta la distribu- El reiterado fracaso histórico en el logro de las
ción de dos variables cruzadas. Por un lado, la expectativas y demandas de libertad, igualdad y
autopercepción -cómo se percibe el sujeto- y por equidad ha generado un desencanto que hace in-
otro la alterpercepción -cómo percibe al prome- verosímil la factibilidad del proceso y que refuerza
dio de los demás individuos-. Aparecen cuatro la creencia en la externalidad del control sobre la
tipos: en primer lugar, el tipo «adaptativo moder- realidad. Este hecho impone como condición la
no», integrado por individuos que se auto-perci- creación o consolidación y mantenimiento de
ben como modernos y perciben también como experiencias exitosas de modernización que evi-
moderno al promedio de los demás miembros de dencien la posibilidad del proceso, lleguen a ser
la sociedad; este tipo agrupa al 40% de los indivi- «socialmente visibles» y puedan ser consideradas
duos. Nótese la disonancia de estas percepciones por la colectividad como logros propios.
cuando se comparan con los datos de los cuadros En el intento de hacer «socialmente visibles» las
anteriores. El segundo tipo en relevancia cuanti- experiencias exitosas de modernización es preci-
tativa, es el llamado «desarraigado» que alcanza so modificar el estilo propio de los gobiernos ve-
al 30% de los individuos y que está integrado por nezolanos: lo que debe hacerse «socialmente vi-
aquéllos que se auto-perciben como modernos sible» no son obras materiales, sino experiencias
pero que piensan que el promedio de los demás culturales, institucionales, organizativas, ciuda-
individuos es tradicional. El tipo denominado danas; deben ser presentadas como experiencias
«adaptativo tradicional» reúne al 19% de los indi- culminadas y no como promesas o proyectos fu-
viduos que se perciben tradicionales y perciben turos; y debe evidenciarse que su protagonista es
al resto de modo semejante. Finalmente, el tipo la colectividad y no el gobernante o algún indivi-
más reducido, los «alienados» que se consideran duo particular.
tradicionales en medio de una sociedad a la que Las intervenciones dirigidas al cambio cultural
perciben como moderna. modernizador tendrían que crear y rescatar ins-
tituciones -espacios públicos- en las que los mo-
dos de valoración o preferencias valorativas se
Tabla No.5 Autopercepción y Alterpercepción
caracterizaran por la neutralidad afectiva, el uni-
Población Mayor de 18 años para 1997-98.
versalismo, el desempeño, la especificidad y la
Región Central y Gran Caracas
orientación hacia la colectividad.
Alterpercepción
El cambio modernizador de la cultura dominante
Autopercepción Tradicional Moderno en la sociedad venezolana, evidentemente, impli-
Tradicional 19,00% 11,00% ca un proceso educativo. Ahora bien, de ningún
(Adapt. Tradicional) (Alienados) modo debe pensarse que ese proceso educativo
Moderno 30,00% 40,00%
consiste en la asimilación o aprendizaje de deter-
minados contenidos. Dicho provocativamente,
(Desarraigados) (Adapt. Moderna)
no se trata de «enseñar valores». De lo que se
Fuente Encuesta Determinantes Culturales,1997-98
trata es de establecer una ética universalista y
Cálculos Propios. de construir órdenes abstractos de relaciones
sociales.
INTERVENCIONES DIRIGIDAS Toda la enseñanza de contenidos es perfecta-
AL CAMBIO CULTURAL MODERNIZADOR mente inútil si los individuos no quedan inclui-
El motor fundamental del proceso modernizador dos en espacios institucionales que funcionan
de la cultura dominante en Venezuela no puede en términos de una ética universalista y un
ser un agente externo, sino las expectativas y de- orden abstracto de relaciones. Lo decisivo no
mandas de libertad, igualdad -los dos componen- es «lo que se enseñe» sino «cómo se enseñe».
tes del proyecto democrático occidental- y equi- Lo que está en juego no son unos «valores nue-
dad que son una constante histórica y tienen cuer- vos», sino el modo de percibir los valores, su
po en el momento actual: esas expectativas y de- jerarquización en los distintos espacios -priva-
mandas no son viables sino a través de la moder- do y público o colectivo- y las estrategias de
87 nización cultural. decisión en cada ámbito.