You are on page 1of 7

El Corazón del Hombre

Muchas veces, en la Biblia, parece que el corazón es el espíritu del hombre,


otras veces parece que se trata del alma y en otras ocasiones parece que el
corazón es una mezcla del espíritu y el alma.

He llegado a la conclusión que el corazón es el punto de contacto entre el


espíritu y el alma, es decir, el corazón recibe influencia anímica (del alma) y
espiritual (del espíritu). Si nuestro espíritu a de gobernar nuestras vidas debe
haber una comunicación entre nuestro espíritu y nuestra alma, esta
comunicación se produce en el corazón, el punto de contacto. Si nuestro espíritu
no puede influenciar nuestra alma tenemos un problema en nuestro corazón,
nuestro corazón está bloqueado o velado como diría Pablo.

“Pero el entendimiento de ellos se embotó; porque hasta el día de hoy, cuando


leen el antiguo pacto, les queda el mismo velo no descubierto, el cual por el
Mesías / Cristo es quitado. Y aun hasta el día de hoy, cuando se lee a Moisés,
el velo está puesto sobre el corazón de ellos. Pero cuando se conviertan al
Señor, el velo se quitará.”
II Corintios 3:14-16

El velo está puesto en el corazón, esto quiere decir que cuando leen la Palabra
de Dios el espíritu no puede recibir o contactar lo que están leyendo porque el
punto de contacto entre su espíritu y su alma está bloqueado, hay un velo. Por
eso la Biblia nos dice que cuando nos convertimos el velo es quitado de nuestros
corazones y Dios nos da un nuevo corazón.

Nuestro corazón es la parte más importante de nuestras vidas.

“Pero lo que sale de la boca, del corazón sale; y esto contamina al hombre.
Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los
adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las
blasfemias.”
Mateo 15:18 y 19

Del corazón del hombre salen . . .


. . . los malos pensamientos

. . . las malas palabras: falsos testimonios, blasfemias, etc

. . . las malas acciones: homicidios, adulterios, fornicaciones, hurtos, etc

Yo antes pensaba que la última palabra en nuestras vidas la tenía nuestra alma,
pensaba que las decisiones eran tomadas y llevadas a cabo por nuestra alma,
ahora estudiando la Palabra he llegado a comprender que la última palabra en
nuestra vida la tiene nuestro corazón, las decisiones que tomamos y llevamos a
cabo se producen en nuestro corazón. Por eso el corazón es la parte más
importante del hombre. El corazón del hombre determina lo que cree, lo que
piensa, lo que habla y lo que hace.

“El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre
malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del
corazón habla la boca.”
Lucas 6:45

La palabra “tesoro” en griego es “thesauros” y también puede significar


almacén, teniendo esto en cuenta, podemos afirmar que el corazón es el almacén
donde se guarda o se almacena todo lo que entra en nuestras vidas.

Por tanto, el corazón es el origen o fuente de todo lo que sale del hombre y el
almacén de todo lo que entra. ¿Podemos ver la importancia del corazón?

Nuestro corazón también tiene la capacidad de creer y la capacidad de dudar.


Cuando creemos con nuestro corazón caminamos en victoria, pero cuando
dudamos en nuestro corazón la derrota está garantizada.

“Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta


es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Jesús
es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás
salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa
para salvación.”
Romanos 10:8-10
La fe está relacionada con nuestro corazón, debemos creer con el corazón. Si
creemos con el corazón veremos cosas grandes, pero si dudamos en nuestro
corazón no veremos nada.

“Respondiendo Jesús, les dijo: Tened fe en Dios. Porque de cierto os digo que
cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare
en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será
hecho. Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo
recibiréis, y os vendrá.”
Marcos 11:22-24

Este versículo dice: “y no dudare en su corazón”, si dudamos en nuestra mente


podemos vencer esa duda usando la espada del espíritu que es la Palabra de
Dios, pero si dudamos en nuestro corazón no podremos vencer esa duda y
seremos derrotados.

“Y les contaron, diciendo: Nosotros llegamos a la tierra a la cual nos enviaste,


la que ciertamente fluye leche y miel; y este es el fruto de ella. Mas el pueblo
que habita aquella tierra es fuerte, y las ciudades muy grandes y fortificadas;
y también vimos allí a los hijos de Anac. Amalec habita el Neguev, y el heteo,
el jebuseo y el amorreo habitan en el monte, y el cananeo habita junto al mar,
y a la ribera del Jordán. Entonces Caleb hizo callar al pueblo delante de
Moisés, y dijo: Subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque más
podremos nosotros que ellos. Mas los varones que subieron con él, dijeron:
No podremos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros.
Y hablaron mal entre los hijos de Israel, de la tierra que habían reconocido,
diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra que traga
a sus moradores; y todo el pueblo que vimos en medio de ella son hombres de
grande estatura.”
Números 13:27-32

Diez de los doce espías que reconocieron la tierra “hablaron mal de la tierra”
¿Por qué hablaron mal? Porque tenían un corazón malo de incredulidad y de la
abundancia del corazón habla la boca.

“No endurezcáis vuestros corazones . . . Y dije: Siempre andan vagando en


su corazón, Y no han conocido mis caminos. Por tanto, juré en mi ira: No
entrarán en mi reposo. Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de
vosotroscorazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo . . .No
endurezcáis vuestros corazones . . .Y vemos que no pudieron entrar a causa
de incredulidad.”
Hebreos 3:8a;10-12; 15a y 19

El pueblo de Dios no pudo entrar a la Tierra Prometida porque tenían un corazón


endurecido, por eso no pudieron creer.

“Entonces él les dijo: ¡Oh insensatos, y tardos de corazón para creer todo lo
que los profetas han dicho!”
Lucas 24:25

Yeshua / Jesús dice a dos de sus seguidores que no podían creer porque eran
tardos de corazón. Yeshua / Jesús NO les dice que eran tardos en su mente,
creemos con el corazón y también con el corazón podemos NO creer.

Además de todo esto, nuestro corazón tiene una relación muy estrecha con
nuestra capacidad de percepción y de compresión (inteligencia).

Nuestra inteligencia depende de la condición de nuestro corazón. Cuando


nuestro corazón está limpio y ha sido curado de cualquier tipo de herida,
podemos desarrollar nuestra inteligencia sin ningún tipo de limitación. Nuestra
percepción y comprensión de la verdad, de los hechos y de la realidad depende
de nuestro corazón.

Cuando una persona no puede percibir la verdad, NO es por culpa de su mente,


NO es por culpa de su poca o mucha inteligencia, es por culpa de su corazón.

Ejemplos prácticos de la importancia del corazón . . .

- Un niño que ha sido maltratado verbalmente o físicamente, es un niño que


crece con heridas internas, heridas en su corazón, esas heridas hacen que su
capacidad de percepción y comprensión sea reducida y si su corazón no es
sanado nunca desarrollará todo el potencial que Dios ha puesto en él.

- Un ladrón que va por la calle y ve que alguien va detrás de él, inmediatamente


piensa que es un policía secreta persiguiéndole. La culpabilidad en su corazón
afecta negativamente su entendimiento y su entendimiento afecta su manera de
comportarse y actuar.
- Alguien ve a dos personas riéndose y cree que se están riendo de ella, esta
persona cree eso porque de pequeña tuvo malas experiencias y esas experiencias
causaron heridas en su corazón que ahora afectan su manera de percibir la
realidad. Cuando hay heridas en el corazón todo lo que se percibe está
distorsionado.

“Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado, Y con los oídos oyen


pesadamente, Y han cerrado sus ojos; Para que no vean con los ojos, Y oigan
con los oídos, Y con el corazón entiendan, Y se conviertan, Y yo los sane.”
Mateo 13:15

Otras versiones dicen:

“. . . el corazón de este pueblo se ha entorpecido / embotado / se ha vuelto


insensible . . .”

La consecuencia de tener un corazón insensible la encontramos en el mismo


versículo: “para que no vean con los ojos . . . y con el corazón entiendan”. La
condición de nuestro corazón afecta nuestro entendimiento, nuestra percepción,
nuestra comprensión, nuestra inteligencia.

Si nosotros estamos almacenando en nuestro corazón resentimiento, amargura,


falta de perdón, odio, envidia, etc, nuestra inteligencia será afectada para que
no seamos las personas que el Señor quiere que seamos, personas que
desarrollan todo su potencial.

El corazón es tan importante que cuando recibimos a Yeshua / Jesús recibimos


un nuevo corazón:

“Y les daré un corazón, y un espíritu nuevo pondré dentro de ellos; y quitaré


el corazón de piedra de en medio de su carne, y les daré un corazón de carne,
para que anden en mis ordenanzas, y guarden mis decretos y los cumplan, y
me sean por pueblo, y yo sea a ellos por Dios.”
Ezequiel 11:19 y 20

”Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré
de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne. Y pondré
dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis
mis preceptos, y los pongáis por obra.
Ezequiel 36:26 y 27

Cuando Dios dio sabiduría a Salomón tuvo que obrar primeramente en el


corazón de Salomón:

“Y Dios dio a Salomón sabiduría y prudencia muy grandes, y anchura de


corazón como la arena que está a la orilla del mar. Era mayor la sabiduría de
Salomón que la de todos los orientales, y que toda la sabiduría de los egipcios.
Aun fue más sabio que todos los hombres, más que Etán ezraíta, y que
Hemán, Calcol y Darda, hijos de Mahol; y fue conocido entre todas las
naciones de alrededor. Y compuso tres mil proverbios, y sus cantares fueron
mil cinco. También disertó sobre los árboles, desde el cedro del Líbano hasta
el hisopo que nace en la pared. Asimismo disertó sobre los animales, sobre
las aves, sobre los reptiles y sobre los peces.”
I Reyes 4:29-33

Dios dio anchura de corazón a Salomón, Dios tuvo que obrar primeramente en
su corazón. La sabiduría que Dios dio a Salomón no solamente tenía que ver
con cosas del palacio, no solamente tenía que ver con cosas espirituales,
Salomón . . .

. . . Compuso canciones

. . . Escribió proverbios

. . . Estudió los árboles, las plantas, los animales, los pájaros, los reptiles, los
peces

Gracias al ensanchamiento de su corazón, Salomón logró ser el hombre más


sabio e inteligente de toda la tierra.

Que el Señor pueda limpiar, sanar y ensanchar nuestro corazón para que toda
limitación en nuestras vidas pueda ser quebrantada.

“Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.”


Proverbios 4:23