You are on page 1of 7

Darveliz Vizcaíno Martínez

Aparato reproductor masculino

El aparato reproductor masculino incluye


al escroto, los testículos, los ductos
espermáticos, las glándulas sexuales y el
pene. Estos órganos trabajan en conjunto
para producir espermatozoides (el gameto
masculino) y otros componentes del
semen. Estos órganos también funcionan
en conjunto para expulsar el semen del
cuerpo y depositarlo dentro de la vagina
donde podrá fertilizar los óvulos para
reproducirse en un hijo.

Escroto: Es un órgano en forma de bolsa


hecho de piel y músculos que aloja a los
testículos. Está localizado en la parte
inferior al pene en la región púbica. El testículo está formado por dos pequeñas bolsas que
alojan, cada una a un testículo. Los músculos lisos que lo forman le permiten regular la distancia
entre los testículos y el cuerpo. Esto es importante porque cuando los testículos suben de
temperatura y no pueden realizar la espermatogénesis (formación de espermatozoides), el
escroto se relaja para separarlos del calor del cuerpo. Por el contrario, cuando la temperatura
baja demasiado como para permitir la espermatogénesis, el escroto se contrae para acercar a
los testículos al calor del cuerpo.

Testis (testículos): También conocidos como las l“gonadas masculinas”, los testículos son
responsables de la producción de espermatozoides y de la hormona masculina: la testosterona.
La testosterona es una hormona importante durante el desarrollo y la maduración del hombre
para el desarrollo de los músculos, la profundidad de la voz y el crecimiento del vello corporal.

Cada testículo se encuentra dentro de su propia bolsa y está conectado con el abdomen por
medio de los músculos cremasterianos y el cordón espermático. Los músculos tienen la función
de contraerse y relajarse al mismo tiempo que los del escroto para ayudar a regular la
temperatura de los testículos.

El interior de los testículos está dividido en pequeños compartimentos conocidos como


“lóbulos”. Cada uno de ellos contiene una sección de túbulos seminíferos cubierto por células
epiteliales que contienen células madre que se multiplican y forman las células espermáticas
durante el proceso de la espermatogénesis.

Epidídimo: Es el área de almacenamiento que se encuentra en la parte superior y posterior del


testículo. Es un tubo largo formado por muchos túbulos que se enrollan en forma muy apretada
formando una pequeña masa. El esperma producido en los testículos se mueve hacia el
epidídimo para ir madurando antes de pasar a través del resto de los órganos reproductivos
masculinos. El largo del epidídimo retarda la salida del esperma y permite su maduración.

El cordón espermático y el vaso deferente (vas deferens): Dentro del escroto, un par de
cordones espermáticos conecta los testículos con la cavidad abdominal. Estos cordones
contienen los ductos deferentes y los nervios, venas, arterias y vasos linfáticos que permiten y
apoyan la función de los testículos.

1
Darveliz Vizcaíno Martínez

El vaso deferente es un tubo muscular que transporta el esperma hacia arriba del escroto a la
cavidad abdominal hacia el ducto eyaculatorio. Es más grande en diámetro que el epidídimo y
utiliza su superficie interna para almacenar el esperma maduro. Los músculos lisos de las
paredes del ducto deferente se usan para mover el esperma hacia el ducto eyaculatorio.

Vesículas seminales: son un par de glándulas que almacenan y producen algo del líquido del
semen. Tienen cerca de 2 pulgadas de largo y están localizadas atrás de la vejiga urinaria y por
delante del recto. El líquido que producen estas glándulas contiene proteínas y mucosa con un
pH alcalino para ayudar a la sobrevivencia del esperma en el medio ambiente ácido de la vagina.
Este líquido también contiene fructosa para alimentar a los espermatozoides para que puedan
sobrevivir hasta el momento en que fertilicen al óvulo.

Ducto eyaculatorio: El ducto deferente pasa a través de la próstata y se une con la uretra en una
estructura conocida como “el ducto eyaculatorio”. Este ducto contiene también los ductos de
las vesículas seminales. Durante la eyaculación, los ductos eyaculatorios se abren y expulsan el
esperma y las secreciones de las vesículas seminales a la uretra.

Uretra: El semen pasa del ducto eyaculatorio hacia el exterior del cuerpo a través de la uretra,
un tubo muscular que mide entre 8 y diez pulgadas de largo. La uretra pasa a través de la
próstata y termina en el “orificio uretral externo” que está localizado en la punta del pene. La
orina que sale del cuerpo también pasa a través de la uretra. El cerebro envía señales a los
músculos de la vejiga para que se contraigan y expulsen la orina fuera de ella. Al mismo tiempo,
el cerebro envía señales a los músculos del esfínter para que se relajen y permitan la salida de
orina de la vejiga a través de la uretra. Cuando todas las señales se suceden en el orden correcto,
ocurre que puedes orinar (micción normal).

Glándula prostática (o próstata): es un órgano en parte muscular y en parte glandular cuyas


secreciones forman parte del esperma. Esta secreción hace que el esperma sea más líquido y
promueve la movilidad de los espermatozoides.

Su tamaño es aproximadamente el de una nuez y rodea el cuello de la vejiga y de la uretra; es el


tubo que lleva orina de la vejiga. La glándula prostática secreta una gran parte del líquido que
forma el semen. Este líquido es de color blancuzco y contiene enzimas, proteínas y otras
sustancias químicas que protegen al espermatozoide durante la eyaculación. La próstata
contiene también tejido muscular que puede contraerse para prevenir la salida de orina durante
la eyaculación.

Glándulas de Cowper: También conocidas como “glándulas bulboretrales”, son un par de


glándulas localizadas en la parte inferior de la próstata y anterior del ano. Secretan un fluido
alcalino hacia la uretra que tiene la función de lubricar la uretra y neutralizar el ácido de la orina
que se ha quedado en la uretra después de haber orinado. Este fluido entra en la uretra durante
el estímulo sexual para preparar a la uretra antes de la eyaculación.

Recto: porción más baja del intestino grueso que llega hasta el ano.

Ano: orificio al final del tracto digestivo por donde el contenido del intestino sale del cuerpo.

Vejiga: es un órgano hueco de forma triangular, situado en el abdomen inferior. Se sostiene en


su lugar por los ligamentos que se encuentran unidos a otros órganos y a los huesos pélvicos.
Las paredes de la vejiga se relajan y dilatan para almacenar orina y se contraen y aplanan para
vaciar la orina a través de la uretra.

2
Darveliz Vizcaíno Martínez

Pene: parte exterior del aparato reproductor masculino y está localizado arriba del escroto y
abajo del ombligo. Tiene la forma de un cilindro y contiene a la uretra y la apertura externa de
la uretra. El tejido eréctil que lo conforma le permite llenarse de sangre y producir una erección.
Esta erección hace que se agrande en tamaño y que se endurezca.

La función del pene tiene diferentes propósitos: es responsable del placer sexual, de la
reproducción y de la secreción tanto de la orina como del semen que es depositado en la vagina
durante las relaciones sexuales.

Sumado a su función reproductiva, el pene también permite la salida de la orina a través de la


uretra hacia el exterior del cuerpo.

El pene está formado de dos partes, el cuerpo y el glande. El glande es la punta del pene, es
extremadamente sensible y contiene la abertura uretral, mientras que el cuerpo es la parte
principal y contiene el tubo (uretra) que permite el paso de la orina y del semen hacia el exterior
del cuerpo. Para que haya salida del semen tiene que haber erección.

Todos los varones nacen con prepucio o cubierta sobre la punta del pene. Algunos varones están
circuncidados, lo que significa que se cortó o extirpó esta cobertura. Los varones que no están
circuncidados, conservan la piel que cubre la punta del pene.

Aunque algunas especies sí lo tienen, el pene en los seres humanos no contiene un hueso.

Semen: El semen es el fluido producido por los machos para la reproducción y se eyacula
(expulsa) fuera del cuerpo durante las relaciones sexuales. El semen contiene espermatozoides,
el gameto reproductivo de los machos, junto con una serie de sustancias químicas suspendidas
en el medio líquido. La composición química del semen le da una consistencia pegajosa y gruesa
que tiene una ligera alcalinidad.

Esto ayuda al semen a colaborar en la reproducción ayudando al espermatozoide a que


permanezca en la vagina después del coito y a neutralizar el ambiente ácido de la vagina. En un
varón sano, el semen contiene cerca de 100 millones de espermatozoides por mililitro. Estos
espermatozoides son los que van a fertilizar a los óvulos en las trompas de Falopio.

CUIDADO DEL PENE NO CIRCUNCIDADO

El pene, la parte exterior del órgano reproductor masculino, consta de dos partes, el tallo y el
glande. El glande es la punta del pene, mientras que el tallo es la parte principal del pene. Todos
los varones nacen con prepucio o cubierta sobre la punta del pene.

Algunos varones están circuncidados, lo que significa que esta cobertura se extirpó. Otros
varones no están circuncidados y pueden tener la piel que cubre la punta del pene. La decisión
de circuncidar al recién nacido puede depender de muchos factores, incluyendo la preferencia
de los padres, la religión y el lugar de nacimiento del niño.

En un niño no circuncidado, el prepucio comenzará a separarse del glande o punta del pene.
Esto sucede naturalmente mientras el varón es un bebé. Esto se conoce como retracción del
prepucio. La retracción del prepucio puede suceder inmediatamente después del nacimiento o
puede tardar varios años. La mayoría de los prepucios pueden estar completamente retraídos
al alcanzar los 18 años de edad. No debe forzarse la retracción del prepucio, o jalar el prepucio
de la punta del pene. Si se fuerza la retracción del prepucio, puede causar sangrado y malestar.

3
Darveliz Vizcaíno Martínez

CÓMO CUIDAR DEL PENE NO CIRCUNCIDADO

Como adolescente, el varón no circuncidado debe retraer o jalar el prepucio y limpiarlo


diariamente. Debe formar parte de su higiene diaria. La Academia Americana de Pediatría
(American Academy of Pediatrics, su sigla en inglés es AAP) establece que el prepucio debe
limpiarse siguiendo los pasos siguientes:

 Suavemente y sin fuerza, jale el prepucio de la punta del pene.


 Lave la punta del pene y la parte interior del prepucio con agua y jabón.
 Vuelva a colocar el prepucio sobre la punta del pene.
 Consulta siempre a tu médico para obtener más información.

¿Cuál es entonces el recorrido de los espermatozoides hasta la eyaculación?

Vamos a ver el recorrido desde la formación de los espermatozoides hasta la eyaculación.

Los espermatozoides se forman concretamente en los túbulos seminíferos de los testículos, de


los testículos pasan a estar almacenados durante aproximadamente de 10 a 14 días en el
Epidídimo.

Los espermatozoides salen del epidídimo a través de los conductos deferentes.

Un poco más adelante los conductos deferentes y antes de llegar a la uretra, se unen con la
vesícula seminal y la próstata creando así los conductos eyaculatorios.

La vesícula seminal y la próstata son los que


fabrican el líquido seminal, este se va mezclando
con los espermatozoides creando así el semen.

Este semen terminará siendo expulsado a través de


la uretra (conducto que surca el pene) hacia el
exterior en la eyaculación.

Fisiología del aparato reproductor masculino

Excitación

Las sensaciones, debidas a estimulación fisicomecánica o psíquica, siguen una vía consciente
hacia el encéfalo y una vía inconsciente que, a través de la médula espinal, provoca por vía
parasimpático la erección del pene, un aumento de tamaño y elevación de los testículos, un
incremento en la tumescencia y colocación púrpura del glande y una secreción mucosa de las
glándulas bulbouretrales, con la finalidad de lubricación.

Orgasmo

Los cambios experimentados por el pene en la fase anterior provocan un incremento en la


superficie de contacto del mismo; se incrementa la intensidad de la sensación fisicomecánica, lo
cual tiene una proyección consciente encefálica y una proyección espinal que, por vía simpática,
induce la contracción del epidídimo, del conducto deferente y de los órganos accesorios.

4
Darveliz Vizcaíno Martínez

Se produce una emisión seminal, que llena la uretra, dilatándola e incrementando la sensación
fisicomecánica antes mencionada (sensación de inminencia eyaculatoria), lo cual conduce a la
eyaculación, por contracción rítmica de los músculos bulbocavernosos e isquiocavernosos y
también del esfínter anal.

Patologías del aparato reproductor masculino

 Agrandamiento de la próstata
 Cáncer de próstata
 Cáncer de testículo
 Chancroide
 Chlamydia, Infecciones por ver Infecciones por clamidia
 Circuncisión
 Clamidia, Infecciones por ver Infecciones por clamidia
 Disfunción eréctil
 Gonorrea
 Hernia inguinal
 Herpes genital
 Herpes simple
 Hidrocele ver Enfermedades de los testículos
 Hiperplasia benigna de la próstata ver Agrandamiento de la próstata
 Hipertrofia prostática benigna (HPB) ver Enfermedades de la próstata
 Hombre, Infertilidad ver Infertilidad en el hombre
 Hombres, Problemas sexuales en los ver Problemas sexuales en los hombres
 Impotencia ver Disfunción eréctil

Agrandamiento de la próstata

El agrandamiento de próstata grave puede causar serios problemas más adelante, como
infecciones del tracto urinario y daño en la vejiga o en los riñones. Si se detecta a tiempo, es
probable evitar estos problemas.

Los exámenes para diagnosticar el agrandamiento de la


próstata consisten en un tacto rectal, pruebas de sangre,
diagnósticos por imágenes, estudios para medir la presión del
flujo de orina y una cistoscopia, que es un examen que permite
ver el interior de los órganos por medio de un telescopio
llamado cistoscopio.

Cáncer de próstata

Se denomina cáncer de próstata al que se desarrolla en uno de


los órganos glandulares del sistema reproductor masculino
llamado próstata. El cáncer se produce cuando algunas células
prostáticas mutan y comienzan a multiplicarse
descontroladamente. Estas también podrían propagarse desde
la próstata a otras partes del cuerpo, especialmente los huesos
y los ganglios linfáticos originando una metástasis. Esta
afección puede causar dolor, micción dificultosa, disfunción
eréctil, entre otros síntomas.

5
Darveliz Vizcaíno Martínez

La enfermedad se desarrolla más frecuentemente en individuos mayores de 50 años. Es el


segundo tipo de cáncer más común en hombres. Sin embargo, muchos hombres que desarrollan
cáncer de próstata nunca tienen síntomas, ni son sometidos a terapia. Diversos factores,
incluyendo la genética y la dieta, han sido implicados en su desarrollo, pero hasta la fecha (2005),
las modalidades de prevención primaria conocidas son insuficientes para eliminar el riesgo de
contraer la enfermedad.

El cáncer de testículo

El cáncer de testículo es un tipo


de cáncer que generalmente se
origina en el testículo, una parte
del sistema reproductor
masculino, aunque también se
puede manifestar inicialmente
en el abdomen o en el tórax
(mediastino). Su causa es hasta
el momento desconocida.

Es una enfermedad que ha pasado de ser extremadamente rara a principios del siglo XX, a ser
en la actualidad el tipo de tumor maligno más común entre los varones jóvenes. Son
diagnosticados cada año con esta enfermedad, entre 8.000 y 9.000 varones en Estados Unidos,
1.400 en el Reino Unido, unos 500 en España y sobre 10.000 en la Unión Europea. A lo largo de
la vida, la probabilidad de desarrollar cáncer de testículo es de 1 entre 250 (0,4%), aunque la
incidencia varía en función de las razas.

El chancroide o chancro blando

El chancroide o chancro blando es una infección de transmisión sexual ( ITS ) causada por una
bacteria gram negativa llamada Haemophilus ducreyi. Se manifiesta frecuentemente a modo de
úlcera genital simulando un chancro de carácter sifilítico. Se diferencia de este por ser doloroso
y de aspecto antihigienico y desagradable.

La enfermedad se encuentra principalmente en las naciones en vías de desarrollo y países del


tercer mundo. Los hombres no circuncidados tienen un riesgo mayor de contraer el chancroide
de una pareja infectada. Por otra parte, el chancroide es un factor de riesgo para contraer el
virus de la inmunodeficiencia humana, causante del SIDA.

Las ETS tienen efectos permanentes

 Infectarse con una ETS es más que una molestia y una causa de vergüenza. Las ETS pueden
dejar secuelas permanentes en su salud. Pueden:
 Causar enfermedades graves como el cáncer e incluso la muerte. El virus de la
inmunodeficiencia humana o VIH no tiene cura y causa el síndrome de inmunodeficiencia
adquirida o SIDA.
 Generar toda una vida de problemas crónicos, como daños en los órganos.
 Producir infertilidad. Los expertos calculan que 24,000 mujeres en los Estados Unidos se
vuelven infértiles cada año como consecuencia de las ETS no tratadas.
 Causar problemas en el embarazo y defectos congénitos.
 Perjudicar las relaciones.
 Transmitirse a su pareja.

6
Darveliz Vizcaíno Martínez

Sexo seguro: su pasaje a una buena salud.

La atención médica inmediata es eficaz para tratar algunas ETS, pero no todas. Es por eso que
prevenir las ETS es tan importante. La única forma segura de protegerse de las ETS es no tener
relaciones sexuales. Pero si elige mantener relaciones, siga estos consejos para reducir su riesgo
y el riesgo de su pareja de contraer ETS:

Lo que debe hacer:

 Usar un preservativo cada vez que practique sexo vaginal, anal u oral. Los métodos
anticonceptivos que no son de barrera, como la píldora anticonceptiva o el dispositivo
intrauterino (IUD o DIU), no brindan protección frente a las ETS. Los preservativos
masculinos y femeninos son las opciones anticonceptivas más eficaces para prevenir las ETS.
 Limite la cantidad de parejas sexuales. Cuantas más parejas sexuales tenga, mayor será su
riesgo de contraer ETS.
 Sea honesto con su pareja sobre cualquier riesgo o infección que haya tenido.Conozca los
antecedentes sexuales de su pareja.El dicho “te acuestas con todos los que se hayan
acostado con tu pareja” es verdad hasta cierto punto en lo que respecta a las ETS.
 Hágase pruebas de detección de ETS periódicamente. No todas las ETS tienen síntomas, así
que los exámenes médicos regulares son clave. Por ejemplo, los expertos calculan que nueve
de cada 10 personas que tienen el virus del herpes simple no saben que lo tienen.
 Si es mujer, visite a su médico para que le realice un examen pélvico una vez al año o con la
frecuencia que le sugiera su médico. Sea honesta con su médico acerca de sus prácticas
sexuales.
 Siga su plan de tratamiento como le indicó su médico si tiene una ETS. Asimismo, busque
tratamiento inmediatamente si tiene algún síntoma de ETS.
 Practique actividades sexuales seguras. Los besos en la boca y la estimulación genital mutua
conllevan muy poco riesgo de transmisión de ETS.

Lo que debe evitar:

 No deje que los líquidos corporales entren en contacto directo con la vagina, el ano o la
boca. Esto incluye la sangre, el semen, las secreciones vaginales y cualquier supuración de
llagas producidas por ETS.
 No tenga relaciones sexuales si tiene llagas u otros signos de infección cerca de la boca, el
área genital o anal.
 No toque las llagas o ronchas causadas por ETS.
 No suponga que podrá darse cuenta de si su pareja tiene una ETS. Es imposible saber a
simple vista si alguien tiene una ETS. No todas las personas que tienen una ETS presentan
síntomas. La única forma de saber si alguien tiene una ETS o no es por medio de análisis y
pruebas.
 No crea que no debe preocuparse por las ETS porque está en una relación monógama. Tanto
usted como su pareja deberían realizarse pruebas de detección de ETS antes de tener
relaciones sexuales sin preservativo.
 No deje de protegerse durante las relaciones sexuales porque usted o su pareja tiene una
ETS. Un preservativo impedirá que usted o su pareja contraigan una nueva ETS o que vuelvan
a infectarse con la misma enfermedad. Además, el hecho de tener algunas ETS, como herpes
genital o sífilis, hace que sea más propenso de infectarse por VIH.
 No consuma drogas ni alcohol. Pueden hacer que tenga conductas arriesgadas como
practicar sexo sin protección.