You are on page 1of 7

El sistema monetario y financiero en México bajo una perspectiva

histórica: el Porfiriato.
Sánchez Martínez Hilda

El panorama económico del Porfiriato se caracterizó por centrarse en la


depresión mundial, que se inició en 1870, la principal experiencia que dejó
esto fue que los flujos de capital que salieron de sus economías tendrían que
ayudar a la revitalización de la industria europea que seguía relativamente
estancada. Es durante el contexto mundial incesante entre lucha de las
principales potencias capitalistas por un mayor control mercado mundial que
se inscribe el desarrollo del Porfiriato.

Durante las dos últimas décadas del siglo pasado la economía mexicana
registró un considerable desarrollo de carácter capitalista. Durante el
Porfiriato el eje principal de acumulación lo constituyó el sector agro minero
exportador, el cual a su vez significó un fuerte impulso para el desarrollo del
aparto productivo en su conjunto. Durante este periodo el monto de las
exportaciones aumentó en seis veces, mientras que las importaciones lo
hicieron cerca de tres veces y media. Las industrias con mayor crecimiento
fueron la textil, tabaco, alcohol y caña. Se presentó una intensa y efectiva
participación del Estado en la promoción de la acumulación de capital en la
economía mexicana.

Se comenzó un esfuerzo por que en el Porfiriato se reorganizaran las finanzas


estatales, ya que estaban tratando de tener un México con fianzas sanas e
independientes. Los puntos más importantes a tratar eran la reorganización
administrativa de secretaría de Hacienda, trasformación del régimen fiscal
aumentando los ingresos federales, se creó la dirección de Deuda Pública,
se instrumentó una fuerte política de reducción del gasto público. Antes esto
era necesario realizar el pago de la antigua deuda externa de México, el
gobierno de Porfirio Díaz fue apoyado por el Banco Nacional de México. La
primera participación del capital norteamericano en la deuda pública
mexicana fue en el préstamo de 1899, solicitado para la conversión e todos
los préstamos anteriores y para unificar la deuda a un mismo tipo de interés.

Durante el Porfiriato las autoridades monetarias conservaron el sistema


monetario bimetalista que había regido a México oficialmente desde 1867.
Los ámbitos más importantes durante este periodo fueron: creciente
inestabilidad de la moneda mexicana, nacional e internacionalmente, es decir
el tipo de cambio, la influencia que el patrón monetario plata tuvo sobre el
desarrollo del sistema bancario mexicano y por tanto del surgimiento de
nuevos activos monetarios y el fenómeno de la permanente depreciación del
peso plata mexicano se relaciona con el modelo de crecimiento económico
del Porfiriato.
Durante este periodo se comenzó a tener una creciente monetización de la
actividad económica. Entre 1810 y 1910 el medio circulante se incrementó en
más de once veces, pasando de 25 a 310 millones de pesos. Durante el
periodo 1882 a 1897 que corresponde al florecimiento del sistema bancario,
la tasa de crecimiento anual del los billetes fue de 21.5% mientras que de la
moneda metálica fue de 3.5%. Durante los últimos años del régimen porfirista,
el peso plata que se encontraba atado a las constantes oscilaciones del metal
que lo contenía, fue un transmisor directo de la inestabilidad monetaria sobre
la economía del país. Debido a estas crecientes movimientos de la masa
circulante, el sistema económico mexicano evolución en medio de crisis que
desequilibraron continuamente su reproducción. El nivel de precios mostró un
incremento bastante estable e incluso durante varios años registro un notable
descenso, mientras el peso se devaluaba. La actividad bancaria supo
aprovechar ventajosamente los amplios márgenes de la política monetaria en
los años que hubo recuperación en el tipo de cambio mediante la exportación
de moneda metálica.

La Ley de Reforma Monetaria de 1905 significó el triunfo de los partidarios


de llegar a una fijación oficial de la paridad del peso plata en oro, mediante el
libre juego de las fuerzas del mercado y apoyados en un proceso de
contracción monetaria. La evolución del sistema bancario durante el Porfiriato
se fue ver en tres etapas: formación y expansión de la banca privada (1880-
1907), consolidación bancaria (1897-1907) y finalmente la decadencia y crisis
de la banca porfirista (1907-1910)
La política bancaria de los primeros gobiernos constitucionalistas.
Antecedentes inmediatos para la fundación del Banco de México
(1917-1925)
Sánchez Martínez Hilda

La constitución del Banco de México representa algo de suma importancia


para el Estado Mexicano. En el ámbito económico se posibilitó la participación
del Estado en el mercado financiero y el reconocimiento del mismo como
autoridad monetaria central. Mientras que, en la parte política, el banco de
México nace a través de la alianza establecida entre el Estado
“Revolucionario” y los banqueros mexicanos, entre el primero y la burguesía
mexicana en general.

La política bancaria que desarrolló Carranza se basó principalmente en la


constante lucha contra los bancos nacionales. En 1913 el mismo Carranza
delineó la Reforma Bancaria de la Revolución. El proyecto sobre Banco Único
de Emisión contemplaba una mayor participación del Estado en el desarrollo
económico mediante la instrumentación de una política monetaria y financiera
independiente. La inestabilidad política y administrativa que se presentó en el
país llevaron en 1919 al gobierno de Carranza a retirar los proyectos del Ley
de Banco de la República Mexicana y de las Instituciones de Crédito que
habían sido enviadas al Congreso. Este hecho también puede explicarse por
la poca importancia que dieron los diputados concedieron a la política
bancaria en relación a otros problemas. El asesinato de Venustiano Carranza
cerró el primer periodo de acción legislativa para la creación del Banco Único
de emisión y abrió un nuevo periodo en la política bancaria del nuevo Estado
Constitucionalista caracterizada por un mayor acercamiento a los banqueros.
A partir de 1921 se comienza a recuperar una errática economía mexicana.
A través de la utilización del acervo de capital y la reorganización de factores
productivos cuyo uso se había suspendido durante la lucha armada
perimieron restablecer el ritmo de crecimiento de años anteriores, se reflejaba
a nivel mundial una desorganización e inestabilidad que prevalecía en la
estructura bancaria durante estos años, pero por otro lado este contexto de
desarrollo hizo presión sobre el estado mexicano para lograr la constitución
de un nuevo sistema monetario y financiero que apoyase el proceso de
“reconstrucción “ del capitalismo mexicano.
La política bancaria de Álvaro obregón se basó en tratar de establecer una
alianza con los banqueros a fin de reestablecer el sistema de crédito
indispensable para el crecimiento económico, aún a costa de sacrificar el
proyecto de autonomía financiera basado en Banco Único de Emisión.
Las crecientes dificultades políticas del año de 1923, originadas por la
sucesión presidencial y la irrupción de la rebelión Huertista, en septiembre de
ese año, cancelaron todos los trabajos de constitución del banco de México
y no sería hasta 1925 que se fundaría el Banco de México.
El nuevo secretario de hacienda, Alberto J Pani, diseñó e instrumentó una
aparatosa política bancaria con exitosos resultados y no solo en la solución
de los problemas hacendarios y financieros de la época. La profunda reforma
hacendaria y la importancia que ganó la Secretaría de Hacienda, culminó en
la fundación del Banco de México y la promulgación de la Ley general de
Instituciones de Crédito.

Alberto J Pani organizó una Convención Nacional Bancaria en 1924, con el


objetivo de llegar a un acuerdo definitivo entre banqueros y gobierno respecto
a la política bancaria del país. La conformación de la “Comisión Permanente
de la Primera Convención Nacional Bancaria” constituyó el principal éxito de
la Convención como conciliadora de intereses del gobierno y de los
banqueros.

La fundación del Banco de México se fortalece el desarrollo del capitalismo


en México en general y del sistema monetario financiero en particular, de
igual forma tuvieron que pasar muchos años para que esta institución fungiera
como un propio Banco Central. Las anteriores modificaciones la banca
mexicana constituyen las bases de la banca moderna en México.
Trayectoria de la banca en México hasta 1910. En Banca y poder en
México (1800-1925)
Batiz José Antonio

El largo proceso de la creación de la banca en México comienza en 1830 y


que tiene su término en el porfirismo. Comenzó con raíces de banca europea,
pero logró adaptarse al país en su vida independiente,. Un antecedente
directo de la banca en México es el surgimiento del banco de Avío de Mina.
El continuo uso de prácticas crediticias fueron mas claras con el papel de la
iglesia. En la tercera década del siglo XIX, surgieron dos instituciones oficiales
del crédito para fines específicos: aviar a la industria, en especial a la textil y
amortizar la abundante y depreciada moneda de cobre.
El Banco de Avió fue creado para refaccionar la industria y a los industriales,
en especifico con lo que tenía que ver la industria textil, pero también
beneficiando a las demás industrias. A través de este banco de pudo tener
un panorama más claro del desarrollo de la industria en México, su
proyección y de qué forma se podría ayudar a este sector a no quedar
rezagado. Mientras tanto el banco Nacional de Amortización de la moneda de
cobre, que su objetivo central es amortizar la moneda de cobre débil que
circulaba en exceso. Sin embargo, la actividad principal del banco, se
circunscribió a procurar recursos al Gobierno para financiar la guerra de
Texas, la guerra contra Francia y otros menesteres. La vida del banco fue
breve, menso de cinco años y su importancia para la economía del país muy
reducida. Por lo que ambas instituciones fueron de corta duración y de logros
muy limitados.
El 20 de abril de 1853, Manuel Estandon presentó al gobierno de Santa Anna
un proyecto para establecer un banco Nacional, con el objetivo de administrar
las rentas federales. En 1857 se obtuvo una concesión para explotar por diez
años un banco de emisión que se llamaría Banco de México, teniendo el
respaldo del gobierno. De igual forma en 1864 se obtuvo una concesión por
treinta años para operar un banco de México. A pesar de los numerosos
intentos por tratar de crear instituciones bancarias publicas o ´privadas. Las
primeras que funcionaron antes del gobierno porfirista, tuvieron muy limitada
influencia en la economía nacional. Sin embargo es importante es5tas
instituciones como pioneras en el desarrollo de la banca en México.

Diez instituciones de crédito precedieron a la primera legislación bancaria


mexicana, contenida en el Código de Comercio de 1884. El primer banco
privado que funcionó en el país fue el Banco de Londres y México. Otra
institución crediticia bastante singular fue el monte de piedad, el cual al
principio era de beneficencia, que se dedicaba a otorgar prestamos con
garantía en prenda. Otra institución que tuvo un influjo decisivo en la
estructuración de nuestro sistema bancario fue el Banco Nacional Mexicano,
establecido mediante contrato aprobado por el Congreso de la Unión.
El Banco Mercantil Mexicano abrió sus puertas en 1882, hasta que decidió
fusionarse con el Nacional Mexicano y conformar el Banco Nacional de
México, ene l que unieron no solo sus capitales sino también su experiencia,
recursos humanos, créditos y obligaciones y en especial la autorización del
gobierno.
El decreto del nuevo código de Comercio entro en vigor en 1884, que por
primera vez incluía preceptos relativos a la función bancaria. A pesar de esto
la situación se mostraba difícil para la creación de nuevo bancos y también
para los ya establecidos que debían recabar autorización por parte del
Congreso de la Unión. Durante los ochos años que median entre la
expedición de este código y la promulgación de la Ley General de
Instituciones de Crédito, se otorgaron concesiones para fundar once bancos.
La nueva ley de 1897 fijó bases generales y uniformes para el establecimiento
de bancos. Considerando solamente tres tipos de institución de crédito
bancos de emisión, bancos refaccionarios y bancos hipotecarios.

La banca y el crédito tuvieron un enorme desarrollo durante el porfirismo, ya


que se aprovecho la progresiva comercialización de la vida económica. La
legislación bancaria que se fue desarrollando a lo largo de los años fungió de
base para las leyes que existen en la actualidad. Se generalizó el empleo del
billete, el cheque y otros valores mobiliarios. Se redujo el precio del dinero, al
disminuir y regular la tasa de interés.
El nacimiento de la banca mexicana en el contexto latinoamericano:
problemas de periodización.
Ludlow, Leonor y Marichal Carlos.

El estudio del surgimiento de la banca latinoamericana se debería estudiar


desde el punto de vista, en el que la evolución de los sistemas crediticios en
América Latina estuvo condicionado y determinado por el hecho de formar
economías con un nivel de desarrollo capitalista todavía limitado, donde el
Estado y el capital comercial jugaban un papel muy importante. La evolución
de los sistemas bancarios en la segunda mitad del siglo XIX se refleja en la
complejidad institucional y funcional del crédito. Las etapas se pueden dividir
en 1) El establecimiento de los primeros bancos de América Latina 1850-1880
2) la diversificación de la banca y la creación de sistemas bancarios
nacionales 1880-1910.

A pesar de los numerosos intentos por la creación e Bancos en América


Latina, ninguno de estos tuvo un éxito duradero, solamente se crearon dos
con tendencia a mantenerse; uno en Brasil y otro en Argentina, ambos
llevaron una vida sumamente azarosa, desapareciendo al paso del tiempo.
El periodo importante para la constitución de los bancos en la región fue de
1850 a 1860, fue cuando comenzaron a surgir instituciones de crédito en
aquellos países que ya disfrutaban un alto nivel de comercio exterior. La
mayoría de los bancos creados en esta época se dedicaban principalmente
al financiamiento del comercio exterior. Los sectores de la burguesía
comercial contemporánea estaban interesados en el fomento de la banca, ya
que veían beneficiados su intereses. Los primeros bancos latinoamericanos
se fundaron en base a los esquemas operativos de las casa comerciantes
prestamistas que ya habían alcanzado un buen nivel de desarrollo. Por
ejemplo en Chile los primero bancos fueron creados a partir de una alianza
entre las casa mercantiles inglesas mas fuertes y una amplia gama de firmas
nativas, por lo que sus ganancias fueron muy considerables, lo que les
permitió la expansión. En el caso de Perú, el papel de las casas mercantiles
británicas tuvo menos importancia directa en la creación de los primeros
bancos.

A pesar de haber surgido múltiples incoativas para la creación de banca


privada o publica, cabe recalcar que muchos de estos intentos no tuvieron
éxito o duraron muy poco en operación. Uno de los factores que influyo en
esto fue la gran depresión que acabó afectando a todos los sectores.
Produciendo una baja en la actividad industrial, llevando a la quiebra a
distintas empresas.