You are on page 1of 30

R M Valenzuela

3Rtn 1!ilraítn 1!illu~s·
relatos

tJ~
~~

RANCHO LAS VOCES
edit.ores
Ciudad Juárez
CHIHUAHUA
l\io
1!ílruíto
1!íllu~s

AfS·~··
Brevis
COLECCIÓN
3Rto
1blrairo
iliUues
RELATOS

Rubén Moreno Valenzuela

,

. RANCHO LAS VOCES
edit.ores
Ciudad Juárez
CHIHUAHUA
2003
!l
Primera Edición: Agosto de 2003
1\

los cerdos y animales afines,
Fotografía a don Germán Valdés
Jaime
y a Frank Zappa
Dibujos (in memoriam);
Fausto Gómez Tuena y al Dr. Díaz Grey
Diseño gráfico
que habita en Santa María.
RMV y Antonio Rueda

Rancho Las Voces
Ramón Corona # 296 Sur, local 3
Colonia Monumento
. CP 32020
Ciudad. Juárez, Chihuahua
México

E-mail rubmv@hotmail.com

D. R. Rubén Moreno Valenzuela
D. R. RANCHO LAS VOCES, editores. 2003.
.•"!i~~l~i!':~
••~."''"!"''

\

e
'.flt·lfl·

r·-···-··-·--..------------ ..--- ..----·-------·---·--·1
1 l
~a irc 110111;'1slo t¡t11.:

dice Figucrola,
.so11l;is
el pn1odi.sl;1
· resulta que usted anda invcxi igando el
pasado del agente Núñez. Pues bien, Ponga
l-'llS;1s

. Ahorn
n n

¡¡-"
lkj~1:1do en
luminosos de bares, discotecas,
curiosidades, restaurantes,
los anuncios
tiendas de
licorerías y otros
respetables negocios. Comercio fronterizo.
sus carrocerías

veinte dólares sobre la barra y le cuento una ex- Los autos dejan una estela de música entre
elusiva. Núiiez in lave es el título. Se trata de la el murmullo festivo de la Avenida Juárez.
relación que tuvo Núñez con una chavalira
medio loca que era bailarina del Lux. ¡,Le in- "Pero antes déjeme decide
que éste es un
teresa? Veinte dólares. Gracias. ¿Se acuerda del Núñcz diferente al que usted conoce. Un Núñez
Lux?".
de 1973, Un Núñez menos gordo y lento, sin el
gesto de fastidio que hoy acostumbra. Un N ú ••

Avenida Juárez esquina con Tlaxcula. Sába- ñez que se preocupa de vestir bien y mantener
do por la madrugada. 79° Farenhcit y un ligero despierta su ambición. Un Núñez que usa ya los
viento del suroeste apenas logran mitigar el ca- lentes de cristal verde oscuro, para miope; que
lor desértico impregnado en las calles de la le sirven además para ocultar la intención de su
ciudad. Vestigios de sol. Tiempo de verano. mirada. ¿Me entiende? Un Núñez sagaz, intuitivo,
Núñez contempla e! carnaval de noctámbu- astuto, que exhibe sin prepotencia su autoridad:
los que desfila por la Avenida Juárcz: Cringos Agente de la Policía Judicial del Estado de Chi-
ricos y pobres, jóvenes la mayoría. pero tam- huahua adscrito a la Comandancia de Juárez.
bién _jubilados y viejos amantes del alcohol. Homicidios y Lesiones",
Gringas de todo tipo, desde la putitn adolcsccn-
te hasta la cincuentona amasia del propietario Núñez atraviesa hacia. el poniente de la Ave-
de una modesta tienda de ropa en el centro de E! !·11id
l
,- ,,
t
¡·r
11,__(t ~ ••
n c.. ¡·~-'""Z~·
,
·:i
Paso. Tintos, chicanos y pochos. Turistas japo- ", .. 11 l.-
~·d¡d(Jd
1 :~ ¡~.,.' , '"
tll- it.:_j<'l~ ,1
' '-
uno ne lros
i ·~ ~ -,r,:;,.
. ' ..•.
CtHJhJCS l
uei n - Di, ~-,.:
._)J-
neses, europeos y árabes. Mexicanos del norte y tio de tnxis Globo .. Luego continúa basta la
del sur. Juarenses. Vampiros todos que veneran Marisca] y prosigue '.m camino hacia el sur.
a su Madre La Noche.
Cruza entre un grupo ambulante de mariachis y
Núñez contempla también el flujo de auto- U 0o''·"''
''CC,.._,,,i;,:;u, la
l~- C""' 11! ll'i
.)l....{\..t0 de
(,\._,,·E": la calle A··cacias
'"..i(-,·--~.1 -~~Lt.:.,~_t{.:.').

móviles con placas de Texas, Chihuahua, "Señor, ¿puede venir esta noche? Tengo al-
Nuevo México, California. Coahuila. Arizo- go que decirle. Es algo muy importante ... Para
na, Zacatecas, Nueva York, Colorado, Jalisco, nosotros .. "
Illinois; que transitan=--a lo largo de la calle re- 1,(1 v()/ de l<1 "eíi1 >\ita ,.-~l~i.;1iez
c·n teléfono.

26
27
U agente trata de anticipar la revelación. =Do you wanna "see the monkey? --grita
"Para nosotros". Las palabras sólo logran evo- al micrófono Quique El Gavilán desde la pista.
car la imagen de la jovencita abrazando a su Gran copete elvispresliano y saco de chaquira
bebé: un muñeco de plástico. plateada.
-Señor Núñez ---·lo saluda con respeto El --·-! said, do you wanna 'see the monkey? -----
Chebo, vendedor de hamburguesas, desde su repite Quique El Gavilán.
cocina portátil. Grasiento olor de carne y mos- Tras él se encuentra una mujer bofa y vieja,
taza. La música retumba detrás de una delgada con dos cicatrices de cesárea mal disimuladas
puerta de madera pintada de café oscuro. Arri- con maquillaje y metida en un bikini d~ chaqui-
ba, en el frontispicio, en un área aproximada de ra roja. Gesto de hastío.
3 x 4 m2, luces de neón azul delinean la pala- En respuesta el público emite chiflidos, au-
bra LUX. llidos y aplausos. Ebrio entusiasmo.
--M.i jefe -----se cuadra el sacaborrachos, ex
judicial himself, que abre la puerta=-: Welco- " ...a la izquierda.junto a la pared, había me-
me.
sas y sillones tipo cafetería gabacha de los años
cincuenta. Al centro estaba la pequeña pista
"Yo conocí el Lux cuando era un Jugar de- conectada con una larga pasarela que desembo-
cente. Allá por 1968. Cuando era un auténtico caba, al fondo, a los cuartos de un prostíbulo en
go-go girls bar. ¿Me entiende? Tenían mujeres desuso; pista y pasarela estaban bordeadas por
muy buenas. No las piltrafas que después fue- mesas y sillas metálicas. En el muro de la dere-
ron llegando. Bueno, pero usted seguramente cha la barra presidida por Chito, hijo mayor de
conoció el Lux de este tiempo que le platico, don Pancho, el propietario. Al fondo a la
1973. Esa inmunda caja de zapatos, con un co-· derecha, como suele ser, el fétido baño para
lor de ambiente amari liento y las paredes caballeros, donde una etiqueta, pegada sobre
adornadas de espejos, donde sólo vendían cer- el mingitorio, anunciaba los servicios del doc-
veza Corona. ¿Se acuerda? Uno entraba y ... " tor Grajales en caso de enfermedades venéreas.
Y la clientela, la típica basura de siempre. Labor
Núñez entra y lo agrede el hedor: una mez- People. Gringos-negros-chicanos. Minimum
cla de vaho alcohólico, humo de tabaco y el Wágr? and Social Security. Sin olvidar a Jos
ácido tufo que despide el baño para caballeros. ejemplares de la fauna local. Chavalillos apren-
En la atmósfera dormita la violencia. El ca- dices del oficio de la padrotcz y 1a maleanrez
lor es un sucio gas estancado. ¿,Me entiende') Y las mujeres. Ganado preve-

2R
niente del interior de la república. Strip tease de ñez la conoció recién llegada de alguna ranche-
mujeres. gastadas. Prostitución barata. De ese ría de Chihuahua o Durango, no recuerdo. Era
Lux le estoy hablando". casi una niña. Tendría diecisiete o dieciocho
años. Bellísima y buenísima. Tiernita. Casi vir-
Núñez ocupa un banco ante la barra, el más gen. Don Pancho le debía un favor a Núñez. Así
próximo a la pista. que ·--en pago- convenció a la chavalita para
Varios ejemplares de la fauna local lo que se acostara con el agente. Su primer clien-
.·.detectan y le dedican furtivas miradas de te. Núñez se enamoró de ella, ¿me entiende?
..reconocimiento: La Shota. No se ría. Mire, he intentado otras explicacio-
-·· ¿Qué le servirnos, señor? -pregunta un nes: ¿Caridad? ¿Lástima? ¿Amistad? Sólo el
joven cantinero. amor puede justificar su conducta en aquel
.-· Tráigame un Straight American con agua tiempo. El caso es que a partir de esa primera
mineral Y mucho hielo =-ordena la VOZ ronca noche Núñez la protegió. La convirtió en su
ue ·N• ).;'J:..bi,J
. ¡.:,¡
•.,.;: :·;·.; .; . : .•¡¡_.; • ,
WJ~c.,:.:•.:,,,·r" ·.. .r> ,,,, amante".
' <Desde la't'-táquinaregistradora Chito saluda
a Núñez con un gesto de familiar respeto; ense- -Oiga ... -Núñez llama al cantinero=-.
guida llama al cantinero y le da una instrucción. ¿Dónde está la señorita Diéguez?
--Cortesía de la casa... -dice el joven can- --¿Señorita Diéguez? ... ¡Ah, Luzinal ---el
tinero al servir la bebida. muchacho revisa el recinto--: Me parece que 1e
La mujer bofa concluye el strip tease: alga- toca bailar ...
rabía súbita.
Núñez iza levemente el vaso en dirección a (Siempre en Domingo. El hombrecito de
Chito a manera de agradecimiento. Bebe un tra- voz aflautada y risita boba, ve a través de sus
go y se desanuda la corbata. Busca entonces a anteojos una tarjeta y, micrófono en mano, bajo
la señorita Diéguez entre las mesas del fondo y la intensa luz de los reflectores, a la hora privile-
las adyacentes a la pasarela. No la encuentra. giada del trasnacional programa de televisión, se
Como tampoco ubica a Figuerola, el periodista, dispone a· introducir a «una revelación en el
a quien ha citado para tratar un negocio. medio artístico, una mujer que se ha ganado el
cariño del público, una vedette que nos recuer-
"Ella se hacía llamar Luzina, con zeta, aun- da a Tongolele y más pa' acá a Olga Breeskin;
que su verdadero nombre era María Guadalupe sí, señores y señoras, recibamos con un caluro-
Diéguez, Era la bailarina estelar del Lux. Nú- so aplauso a ... »)

30 31
En ese 111011H:11to reaparece en la pista Qui-
que El Gavilán empuñando el micrófono. And, why should 1 keep calling your name,
--Ami non', ladies and getttlemen ... Please when you-re to blame
welcome, from Las Vegas... Señorita Luzina ... for making me feel blue?
Un aplauso, señores, para Luzina ... La estrella
de nuestro espectáculo ... Con ustedes: Luzina, La canción concluye. Luzina apoya la pal-
traída directamente de Las Vegas [Pero de ma de su mano derecha sobre e] techo de la
Las Vegas, Coahuila! ... ¡Ja-ja-ja! . pista y descansa la izquierda en su cintura,
La música irrumpe y colma el espacio.
Fredy Fender canta desde la rocola:
mientras mantiene -en una actitud altiva e
indiferente- la vista fija en el reflejo de sí
misma que le devuelve el espejo detrás de la
!
1
Wasted davs
~· and wasted niehts
CJ barra. :ll
.1

l have lettfor you behind Los parroquianos contemplan con deleite su
cuerpo. Piel morena. Delgada. Mediana estatura.
Núñez contempla el recorrido de la mucha- Fina cabellera negra. Los pechos firmes y jovia-
cha desde el fondo de la pasarela. Llega a la les. Cintura breve. Piernas largas y gruesas. Su
pequena pista y comienza a bailar. Rumor de presencia despide una calidez adolescente.
bienvenida. Núñez examina el rostro de la muchacha en
el espejo. Adivina los rastros de un envejeci-
Don 't _1/0U remembcr the day miento prematuro bajo el maquillaje. Indaga en
that vou went aH•m.· ami lett me?
./ ~' .., los gruesos labios pintados de rojo, en la nariz
ancha y chica, en la espontánea sensualidad de
La muchacha viste un bikini adornado de los ojos; pero no descubre una pista sobre la no-
chaquira azul-pastel; con una faldilla de tiras ticia que ella le reserva para esta madrugada.
que ondea según los movimientos de su cintu- «¿El bebé de plástico?»,
ra. Su baile es el mismo de las otras mujeres: Luzina le niega la verdad. Ella -como
Ofrendar e! cuerpo, describir un círculo con las siempre- baila para sí misma, inmune a las
nalgas,
. .
mover Ja cintura con una urgencia for- miradas que de antemano la están desnudando,
rncarona. refugiada en la mentira de creerse una verdade-
ra bailarina profesional, escudada, fortalecida
Why should J kecp loving vou, en la indiferencia.
when J know that you are not truth? La realidad se esfuma y sólo queda Luzina
bailando que mira a los ojos de la otra Luzina

32 !\\ 1
que baila en el espejo. Sólo queda el espejismo.
zapatos blancos. Huele intensamente a colonia
(Yo voy a ser una artista, señor Núñez. Muy Aramis.
famosa y rica. Una vedette de lujo. La mejor de Figuerola mira lenta y lascivamente a Luzi-
México. La mejor del mundo. Yo lo sé, señor na que está bailando en la pista.
Núñez. Ya verá -· una sonrisa de entusiasmo --¡Mamacita! --exclama con fervor, luego
crece invencible en el rostro de la señorita ocupa el banco contiguo al del agente de la Judi-
Diéguez; en la penumbra del cuarto de hotel, cial, a quien extiende la mano y una sonrisa-e-
hincada en la cama, desnuda--. Por eso no me ¿Qué tal, Núñez? ¿Cómo le va?
pudo tanto cuando Poncho, mi novio, me dejó El policía lo recibe fríamente.
allá en Chihuahua. Yo me salí de mi casa en Chito lo ve y se aproxima por detrás de la
barra.
Namiquipa para irme a vivir con él. Porque él
me prometió que se iba a casar conmigo. Yo sí --¿Quihúbole, Figuerola? -le dice en voz
lo quería, viera. Pero un buen día nomás no re- alta, habituado a la estridencia del ambiente-.
gresó. Se largó mucho a la fregada. Al principio ¿Sabe qué? Le voy a pedir un favor. Nada de
fotos.
me agüité, pero después comprendí que eso no
era una desgracia, al contrario, ahora sí podría Figuerola responde con una risotada sarcás-
tica. Muestra su estado de ebriedad: Eufórica
dedicarme a lo que siempre había soñado: ser
conciencia lúcida ..
una vedette famosa ... ----comienza a contorsio- ,,
¡'

nar su cintura y se detiene---. Nomás Nornás -Pero, ¿qué es esto? ¿Un atentado contra 111
1¡1
la libertad de prensa? --gesticula el periodista
que hay un problema, señor Núñez Estoy '¡1:

y vuelve a reír->. No, hombre. No se apure, mi
embarazada). 1
Chito. Saludos a su señor padre.
-Viene conmigo -intercede Núñez=-.
Núñez voltea hacia la entrada. Figuerola ha
llegado. Sírvale lo que pida.
Es el Figuerola de siempre. Gordo y fanfa- =And now, ladies and gentlemen ... Do you
rrón. De cara redonda y blancuzca, con la barbilla wanna 'see the monkey? ·-pregunta Quique El
Gavilán al público que aguarda expectante la
levemente puntiaguda. De ojos claros y vivaces,
desnudez de Luzina.
el cabello engomado, con un copete elvispreslia-
no que le da un aspecto gallesco. Una cámara
Pentax con flash lateral cuelga sobre su ca- "Lo divertido --y más bien insólito-> es
misa de rayas negras y amarillas. Pantalón y imaginar a Núñez de amante. Pero no un aman-
te interesado simplemente en la relación sexual.
por las manos. Prosigue así bailando unos mo-
No. Un amante realmente enamorado, porque mentos más. Luego los deja en libertad y las
la chavalita estaba embarazada. ¿Me entiende? manos descienden por la cintura, clava los
Un amante que se compo~a más bien como un pulgares en los calzoncillos y los empieza a ti-
marido, que cuida y mima a la chavalita, que se rar hacia abajo, sin prisa. El triángulo negro
toma el trabajo de conseguirle el pasaporte lo- resplandece. La música concluye. Luzina se
cal, el border crosser. Y que además accede a inclina para recoger la vestimenta y muestra al
consecuentar sus visitas a las tiendas de El público por un instante sus nalgas, y luego tro-
Paso. Un Núñez casi imposible. Que soporta ta por la pasarela, hacia el fondo, a la velocidad
resignado la adquisición de la cuna y la ropita que le permiten los zapatos.azules de tacón al-
de bebé. Un Núñez anticipando talco y pam- to.
pers. Un Núñez estoico ante los impetuosos s
-Come on, let give a big hand to Luzi-
arrebatos de felicidad de la muchacha, que en na !... Luzina, ladies and gentlemen! ... Don 't go
su obsesión maternal llega al colmo de comprar away. Our next show will begin in five minu-
en la Kress un muñeco, un bebé de plástico, que tes ... Just five minutes ... ¿Qué pues, batos? No
llora y dice mamá-mamá. «Pa' ir practicando, se vayan. Ahorita vienen los mariachis ... Ja-ja-
papi»".
Jª· ..
-Deme una birria -soliCita Figuerola de
you wanna 'see the monkey? -insis-
-Do buen humor, con la felicidad que siempre le
te Quique El Gavilán. proporciona vivir de madrugada=-. Oiga, qué
Algarabía otra vez. Figuerola voltea hacia buena está esa chavalita...
la pista y participa del bullicio. --Sí -afirma secamente· Núñez-. Pero
Núñez no se perturba, bebe un trago y de estarnos aquí para hablar de un business.
soslayo observa a la joven mujer en el espejo. El judicial bebe de un trago el resto de su
Luzina comienza a bailar. Sus manos, a un whiskey.
par de centímetros de distancia de su piel, reco- --Sírvame igual -le ordena al cantinero.
rren su cuerpo. Van describiendo sus pechos, su Inspecciona su entorno, luego le hace una seña
vientre, la c~n~d,,~:,~,',p~r las pi~mas. Se a Figuerola para que acerque una oreja.
pone en cuclillas y a la vez mueve el vientre. Se
levanta y se desprendede la faldilla,la hace girar "Y por un par de meses, ella -María Gua-
con una mano.antes de depositarla en la pista. dalupe Diéguez, alias Luzina- sintió recuperar
Entonces se quita el brasier azul fosforescen- la felícidad perdida. Ese amasiato sustituía ven-
te. Los pechos desnudos quedan cubiertos

')J,i.'¡ '. -
"1,:: 37
tajosamente el matrimonio prometido por el El cantinero deposita otro vaso con whiskey
novio de rancho. Pero supongo que como al sobre la barra. Figuerola ordena más cerveza.
quinto o sexto mes de embarazo ella ya no Núñez mira alrededor y prosigue.
aguantaba el ocio, los achaques y el estorbo de -También está involucrado un hospital -
fa panza. La neta es que ella no era más que una dice Núñez-. Una maternidad. La del doctor
pirujilla ilusa y ambiciosa con pretensiones de Ruiz Palafox.
artista. ¿Me entiende? Yo creo que ya había de- -Conocido medicucho local -susurra Fi-
cidido abortar cuando alguien -no sé todavía guerola.
quién- le dio el tip: que mejor vendiera el ni- -Resulta que la tal Casa Austral es el fren-
ño. Después de todo ya se había aguantado sus te de un negocio chueco. Es de unos gringos.
buenos meses. Y así fue. No me pregunte cuán- Compran niños mexicanos. Recién nacidos.
do y dónde y a quién se lo vendió. Le juro que Los venden en Estados Unidos. Pagan bien. De
no lo sé". dos a tres mil dólares por cabeza. Más atención
médica y gastos de hospital. En la maternidad
·-Mire, Figuerola. Se trata de lo siguiente: de Ruiz Palafox realizan · las transacciones.
la Casa Austral. ¿La conoce? ¿No? Bien, la Ca- Aunque sospecho que no es la única.
sa Austral ocupa una oficina en el edificio de la -Chicles, chicles -interfiere un niño de
Poblana, 16 de Septiembre y Ferrocarril. Se- rostro sucio y con una gorra de los Dodgers.
gundo piso. Recepcionista de blanco, facha de.
enfermera. En el privado, con la puerta casi "Núñez estaba enamorado de esa chavalita.
siempre abierta, detrás de un escritorio, un su- Se lo digo porque toleró que ella vendiera el ni-
jeto de bata blanca, sonrosado, medio calvo, ño y no se opuso a que regresara como bailarina
usa lentes. Da el aspecto de médico chorchillo. al Lux. ¿Me entiende? La siguió protegiendo. Yo
Se ciscan con cualquier visita imprevista. soy testigo. A mí me pidió un favor por ella.
Oficialmente dan la cara como asociación ca- Resulta que un inspector municipal de sanidad,
ritativa ... usted sabe, de los que tienen a cargo el control
-Toques, toques eléctricos. A ver cuánto sanitario de los prostíbulos en Juárez, fue cier-
aguanta. Toques ... -anuncia un hombre que ta noche al Lux. Le gustó la tal Luzina. Se la
pasa frente a la barra. Lleva colgada de una co- quiso llevar gratis, a huevo, como acostumbran
rrea, dentro de una caja de madera, una batería los inspectores. Ella se negó. En venganza el
portátil provista de voltímetro. Va chocando las funcionario público 11amó a un a p a tru 11a
puntas metálicas. Electricidad a la venta. y la metieron a Ja cárcel. Treinta y cuatro ho-
ras en el tambo. Incomunicada. N úñez estaba -Sí --contesta Núñez=-. Lléveme un car-
en Chihuahua. Cuando regresó y se enteró de lo tón de Pal! Mall mañana a la comandancia. Lo
ocurrido, me pidió que quemara al inspector en espero afuera. En el parque. A las diez.
el semanario que editaba entonces: -Simón, mi Núñez -se despide el ciga-
rrero-. Ahí lo wacho,
Justicia Fronteriza Núñez aguarda que el Farol salga del recin-
Grave corrupción en el municipio to para continuar.
INSPECTOR DE SANIDAD -Una vez que tenga el material listo, im-
SE COBRA CON MUJERES prímalo. Entonces va usted a la Casa Austral
con uno de mis muchachos, y les muestra un
No tardaron en enviarme un sobre con mil ejemplar. Les vende la edición completa en
pesos de parte de la Dirección de Prensa y quince mil dólares. Mínimo. Ni un daime
Propaganda; y no tardaron en despedir al su- menos. La ganancia la repartimos en tres.
sodicho inspector, quien quedó a merced de Tres para usted, seis para mí y seis para el
unos madrinas de Núñez. Pero lo importante comandante. ¿De acuerdo?
aquí es que, como consecuencia de este inci- -Pero, ¿y Gobernación? ¿No cree que
dente, Luzina tuvo un acceso de locura". ellos sepan algo?
-Saben que la maternidad de Ruiz Palafox
-El negocio es éste: reúna toda la informa- es una espantacigüeñas. Si mucho. Lo demás
ción sobre las ·actividades de la Casa Austral. tal vez sí tal vez no. El gordo Hernández es
Pelos y señas. Escriba un reportaje. Saque foto- muy·pendejo. En todo caso ahorita les interesa
grafias. A la sorda. Como usted bien sabe. Al más la vigilancia política.
tiro, Figuerola. Esto es importante. Tenga cui- Figuerola sonríe complacido.
dado. Si se la huelen nos friegan el business ... Quique El Gavilán ataca otra vez desde la
Núñez ve venir al Farol, el cigarrero, con su pista.
respectiva caja de cartón repleta de cajetillas de =-Welcame, ladies and gentlemen! Wel-
cigarros gabachos. come! El Lux, your favorite night spot in
+-Ese mi agente Núñez. ¿Quiere frajos? ~ town is proud to present... Our fourth
pregunta el Farol; Ja cara de apache erguida, de- show! Yeah, come ami see the most beaut(fid.
safiante, un paliacate atado como indio en la girls in townl Come and see the monkey! ...
frente; espiando su entorno mediante el único [Órale, raza! [Anímense! ¡Aquí vienen unas
ojo útil. morras de miedo!
-¡Así han de estar, mi loco! -repone al- Dos mil cuarenta minutos de incomunicación.
guien y provoca la risa del público. La música La dejaron en libertad el lunes por la mañana.
satura de nuevo el espacio. (El silencio suena sobre mis ojos. Vancayendo
Mientras Quique El Gavilán lidia al público las horas de un modo vertical. En el ebrio can-
y presenta a la primera bailarina del espectácu- sancio de la sombra.) A continuación me voy a
lo, Figuerola consigue preguntarle a Núñez, permitir conjeturar. Cosa que va contra mis há-
casi a gritos: bitos de reportero. Usted sabe: facts are facts.
-Oiga, Núñez. ¿Y luego qué? Bien, yo supongo que María Guadalupe Dié-
El Judicial apura el resto de su trago y con- guez -alias Luzina- fue desarrollando una
testa: especie de locura durante los dos mil cuarenta
-¿Luego? Luego la justicia seguirá su cur- minutos que estuvo encerrada. (Oscuros cadá-
so... veres del tiempo). Fue entonces que le surgió la
obsesión del bebé. Su hijo. Que había quedado
"El acceso de locura de Luzina tuvo dos abandonado en el cuarto que le rentaba Núñez
manifestaciones. Una, la más insensata, la que en la colonia Bellavista. Minuto a minuto la
más perjudicó su economía, fue la fidelidad que obsesión fue creciendo: Tal vez los veci-
le guardó a Núñez desde que ella salió de la nos se dieron cuenta de su ausencia y cuidaron
cárcel. Neta. Eso me lo confesó una de sus del niño Tal vez sus compañeras fueron por
compañeras de trabajo, que también era su pai- el bebé Tal vez su patrón le avisó a Núñez y
sana. En El Lux pensaban por eso que estaba éste ya habría enviado a alguien para que se en-
tocada. ¿Me entiende? Pero la otra manifesta- cargara del niño ... Tal vez... ¿Me entiende?
ción de su locura, la verdadera, comenzó aquel (Su ausencia será tu infierno. Un animal intes-
viernes cuando Luzina se convirtió en la delic- tino que te devora). Así que cuando la soltaron
tiva ciudadana María Guadalupe Diéguez y fue ese lunes por la mañana -con el cabello des-
remitida a la crujía número 7 de la antigua peinado, con el rostro manchado de maquillaje,
cárcel municipal. ¿Se acuerda? Aquel viejo escurrido por las lágrimas, entumecida, vestida
edificio que algunavez fue el Hospital Libertad. con el atuendo de trabajo de los viernes,envuelta
Como usted sabe, la crujía número 7 -aislada en una cobijasuciay apestosaque un piadosocela-
mediante una gruesa puerta metálica- era dor le proporcionó- ellano hizo caso de la amiga
destinada a presos peligrosos. Bueno, María que la esperaba;ignoró también los piropos, in-
Guadalupe Diéguez =-alias Luzina, nombre ar- sinuaciones y proposiciones que le hicieron
tístico- pasó recluida allí treinta y cuatro horas. desde los celadores hasta el juez de barandilla.
Ignoró igualmente los ofrecimientos interesados recogería la copia de la llave debajo de una ma-
de policías, funcionarios, coyotes y taxistas, re- ceta y, temblando, abriría la cerradura. Se diri-
pentinamente solícitos y bondadosos. No, ella giría hacia la cuna. Tomaría el cuerpo del bebé
tampoco les hizo caso, porque su pensamiento y lo arrullaría entre sus brazos. Pero el bebé no
se concentraba estrictamente en un solo objeti- es más que un muñeco de plástico. ¿Me entien-
vo: el bebé. ¿Qué habría pasado con su bebé? de?"
¿Cómo estaría? ¿Me entiende? Luzina bajó por
las escaleras de piedra del edificio y entonces,
sin importarle que estuviera lloviendo, empezó -Mire nomás lo que viene ahí... ¡Mama-
a correr por la calle Libertad, para asombro y ci... -el periodista interrumpe de tajo su excla-
diversión de los ciudadanos juarenses que fue- mación.
ron testigos del recorrido que la condujo a la Luzina, ahora con un vestido de minifalda
Avenida Juárez, donde dio vuelta a la izquier- rojo. Ha llegado con Núñez. Se recarga en él,
da y siguió corriendo, hacia el norte, rumbo a la acerca su boca y lo besa.
vecindad de la colonia Bellavista, su hogar. Tibia lengua de aliento alcohólico.
Discúlpeme si insisto en conjeturas, y tal vez -¿Cómo está, señorita Diéguez? -pre-
suene melodramático, pero no me queda otra gunta el agente-que la sujeta de la cintura.
que suponer que la fuerza -la adrenalina- Ella ve de soslayo el súbito desasosiego en
que la impulsaba provenía de la imagen del be- los ojos claros de Figuerola y su ruborizado
bé -póngale de unos cuatro o cinco meses- gesto de estupidez.
abandonado a su suerte durante treinta y cuatro -Bien, señor. Estoy bien -responde y con
horas. Así fue entonces que María Guadalupe un ademán indica un lugar impreciso del sa-
Diéguez -alias Luzina- llegó a la esquina de lón-. Nomás me desocupo y regreso... Tengo
la vecindad. «¡Madre santa, Jesús de mi cora- algo importante que decirle...
zón!», exclamaría doña Panchita, su vecina, Ellos la ven partir y reunirse en una mesa
que regresaba de la panadería al observarla. con un grupo de calientes adolescentes gringos.
«Pero, muchacha. ¿Qué te ha pasado? ¿Dónde -Lo siento, Núñez... Usted perdone... No
te has metido? Ya me tenías con pendiente». Y pensé que era ella... ¿Me entiende?
Luzina, exhausta, respirando con dificultad, en- A Núñez le queda impregnado el calor de la
loquecida, lograría contestarle: «¡Mi hijo! ¡El muchacha en las palmas de las manos.
bebé! ¡Mi hijo!». Ella, seguida de doña Pan- Enciende un cerillo y aproxima el fuego al
chita, correría hasta la puerta de la habitación, cigarro que sostiene en los labios.
los nomás es cuestión de medir el grado de su
Luego, entre el humo, mira a Figuerola con
pendejez. Con las mujeres no pasa lo mismo,
el mismo asco que contemplaría a una cucara-
con ellas se trata de saber qué tan locas están y
cha.
cuál es su tipo de locura y eso, al menos, es más
El periodista siente el silencio de Núñez co-
divertido ... ¿Entonces qué?
mo un golpe en el hígado.
Núñez ha visto que Luzina se está despi-
-Es usted un pendejo, Figuerola.
diendo del grupo de adolescentes gringos.
El rostro del Judicial permanece inmutable,
-¿Le entra al negocio o qué?
prolonga un gesto de severidad.
--A sus órdenes, Núñez. Y usted disculpe.
Entonces estalla una carcajada y después su
-Eso es todo por el momento. Llámeme
risa cruel, ofensiva, alevosa.
mañana a la comandancia, después de las diez,
-Su pendejez nomás comprueba otra vez
para decirle dónde nos vemos y darle la in-
más mi teoría, Figuerola. ¿Sabe? Yo pienso que
formación que tengo. Mientras tanto vaya
todas las mujeres están locas y que los hombres
pensando en el reportaje y ...
son unos pendejos. Y usted es buen ejemplo.
-¡Ese mi Figuerola! -grita un viejo
Figuerola se resigna a beber el último trago
vendedor de billetes de lotería, vestido con un
de la botella de cerveza para pasar el insulto.
traje de pachuco color crema, lleva una rosa ro-
N úñez le hace una seña al cantinero para
ja de plástico en la solapa y un panamá con una
que sirva igual.
pequeña pluma-. Éste es el bueno, ese. Dedi-
--Mire, Figuerola, las mujeres están locas.
cado al cuarto poder ..
De remate. Son unas lunáticas que no saben lo
El viejo le muestra una tira de billetes y un
que es la razón. Pero eso sí, son muy inteligen-
gesto de maravillada certidumbre.
tes, muy listas, muy hábiles, las cabronas. En
-Hoy no, gracias -responde Figuerola
cambio los hombres son gente de razón, pien-
que se cuelga la.cámara y se pone en pie. Mide
san con cordura, usan el sentido común; pero
su estado de ebriedad. Experimenta una sensa-
en comparación con la inteligencia de las mu-
ción de libertad y el retorno de su sentido del
jeres son unos absolutos pendejos, Figuerola.
humor.
Como usted comprenderá. ¿O no?
---'Cuente conmigo, Núñez. Mañana le lla-
=-Pues si ... --acierta a contestar el perio-
mo sin falta. Gracias por las birrias ... y por la
dista que muestra una invulnerable sonrisa
lección de filosofía.
cínica.
=-Al tiro, Figuerola. No se quiera pasar de
--Así que después de un rato resulta aburri-
listo.
do tratar con los hombres, porque para conocer-

47
-- Usted sabe que no puedo --afirma con El calor parece fundir el tiempo.
alegría el periodista, le da una palmada en la -Dijo que quería hablar conmigo ...
espalda al vendedor de billetes de lotería y se ---Es acerca de un bebé ... --insinúa.
aleja sin apuro. Núñez piensa enfadado en un nuevo brote
--Usted es el elegido de los dioses, mi de locura. El viejo cuento. La absurda creencia
Núñez ---vaticina el viejo pachuco-. Mi- que el niño que vendió es el muñeco.
re nomás. Terminación en tres. Tremendos -No. No es lo que piensa, papi. Eso yapa-
Trenes Treboleros. Este es el bueno, mi Núñez. só.
El huerfanito. No lo deje ir. .. No se trata del muñeco. Tenemos que hablar
Mientras N úñez observa el número y la de otro niño ...
ilustración del billete, Luzina llega y ocupa el --¿Otro niño?
banco que ha dejado Figuerola. Ella lo mira francamente, sin temor, sin
-Está bien. Démelos ... -dice Núñez; odio, sin esperanza.
saca dinero de la cartera y le paga. El 'viejo -Otro niño ... Un hijo ... Suyo ...
pachuco no ha quitado la vista de las piernas de
Luzina,
+-Calabacitas tiernas, qué bonitas pier-
nas ... -le dice a ella a manera de despedida,
en tono caballeroso, inclinando la cabeza y to-
cando con una mano su sombrero-. Gracias,
mi Núñez. Ahí nos vidrios.
Núñez gruñe divertido.
Enseguida separa de la tira tres billetes y se
los entrega a la señorita Diéguez.
-Tome, m'hija. Para la suerte. ¿Quiere to-
mar algo? Pida lo que quiera.
Ella niega con la cabeza y busca su imagen
en el espejo tras la barra.
Una pausa va creciendo.
El Judicial aprovecha para secarse con el
pañuelo el sudor del rostro.
Ella permanece con la vista fija en el espejo. (->~\

48 49
••
<,
1:

i

1
i

1\íu 11Jlr:n1n ifülll's
1
terminó de imprimirse en el mes de julio de 2003 en los talleres
de El Mexicano y de Meridiano 107 editores de Ciudad Juárez,
1
Chihuahua.
El tiraje fue de 1000 ejemplares. 1

La edición estuvo a cargo del autor. 1

11

1
i 1
l 1
1

1

1

~
t\
-a
o )>
r::..:J
.... ~- z
> o jQ
="°~
s:
:¡f;•moó<'
lli!
; S:::. n g~
~==
s:-= e: ;: !);

..• ,,.
= O'll
~ -<
()
~::-
¡:: ¡;::
8 ¡;;
"""' ri? '.tl
Uografía (circa 1881} del ferry que unía Juárez y El Paso a través del Río
!avo, ubicado a la altura de las actuales Avenida Juárez y calle de El Pa- Escuela Secundaria Federal No. 1
Turno Vespertino
Primera Generación
(1970-1972}

#


l 1

Dibujo de la Misión de Guadalupe hecho
en 1851 por Augustus A. Vaudricurt de la
American Boundary Commission.

aemahl!ilrf!~:
'Qit.[,jf!W:~illid.

l)tografía (circa 1881) del ferry que unía Juárez y El Paso a través del Río
avo, ubicado a la altura de las actuales Avenida Juárez y calle de El Pa- Escuela Secundaria Federal No. 1
Tumo Vespertino
Primera Generación
(1970-1972)
1232 Geronimo
(915) 774-0496

"•t·,
,1

1232 Geronimo
(915) 774-0496
306 E. Paisano
(915) 534-7474
La Misión de Guadalupe en 1920
UACJ

EL MEXICANO
·inauguración del Monumento a
Benito Juárez en 1909.
Río Bravo
Blues es
una trilogía
de relatos
ambientados en
la comunidad
que integran
Ciudad Juárez,
Chihuahua; y
El Paso, Texas.
Dice el autor:
Su apariencia
costumbrista es una
trampa. Son cuentos
ubicados en la mitad
del puente entre la
realidad y la irrealidad.
Una zona que permite
a los textos múltiples
lecturas. Un ámbito que
comparten el Sueño y la
Historia, el Mito y
el Hombre.
Chihuahua
<;(,rnum,'11(.)Uf] • .Et.S:tAIX)

Rubén Moreno Valenzuela. Ciudad Juárez, 1956. Es autor de las
siguientes obras inéditas_:Para una noche de televisión, relatos; La
Biblia de Gaspar, novela policial; Coyote Viejo Coyote, antología de
cuentos del mito del Viejo Coyote entre los nativos de América del
Norte. Además de ser librero, ejerce el periodismo como subdirector
de la revista Semanario y tiene a su cargo la página histórica en el
periódico vespertino El Mexicano.

lnstimto
UCONACULTA PACMYC Cbihuatauense
de la Cultura