You are on page 1of 2

Visto que la problemática del aborto se encuentra actualmente en la agenda pública y

debate del Congreso Nacional argentino;
Y Considerando:
Que con acierto el gobierno de Cambiemos avanza fuertemente en temas propios de
la agenda de género, entre ellos el de la disución de la problemática de la interrupción
voluntaria del embarazo.
Que la interrupción voluntaria del embarazo es una problemática de salud pública y de
derechos.
Que la Unión Cívica Radical ha dado numerosos debates sobre el tema, respetando la
libertad de pensamiento y conciencia de los afiliados y adherentes, y destacando la
necesidad de resolver las cuestiones circunscriptas a la salud pública desde una
óptica sanitaria y no desde los límites de la lectura estrictamente jurídica o confesional.
Que la experiencia sustentada en la legislación actualmente vigente permite afirmar
que la penalización del aborto es un factor de criminalización de la pobreza, en tanto el
acceso al servicio de interrupción del embarazo en condiciones de higiene, seguridad
y resguardo de la salud, está directamente relacionado con los medios materiales
disponibles para hacerlo.
Que actualmente el aborto clandestino atenta contra la salud y la vida de las mujeres
más vulnerables.
Que hay antecedentes que respaldan, desde la Unión Cívica Radical, la lucha por la
igualdad y la ampliación de derechos de la mujer, entre los cuales podemos citar
resumidamente la serie de leyes promocionadas por nuestro partido que permitieron la
aprobación del divorcio vincular, la patria potestad compartida y la pensión a la
concubina.
Que más cerca en el tiempo, mujeres radicales han tenido una activa participación y
protagonismo en el más reciente movimiento feminista, que reivindica la igualdad entre
el hombre y la mujer, la condena social, institucional y cultural de la violencia de
género, la lucha contra la cultura machista y a favor de la igualdad de género, la
identificación y ruptura del denominado “techo de cristal”, y el establecimiento de
reglamentaciones legales que permitan desde el Estado cerrar la distancia, aún hoy
vigente, entre el desarrollo pleno de las mujeres respecto a los hombres.
Que el Congreso Nacional ya ha avalado la interrupción temprana del embarazo bajo
causales y que la causal salud debe ser entendida en términos amplios, tal como dicta
la Organización Mundial de la Salud, la que habla de la salud desde el aspecto no solo
físico, sino biopsico social.
Que el lema que cruza transversalmente las ideas políticas y las visiones puntuales:
educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no
morir; no implica la promoción lisa y llana de la interrupción de los embarazos, sino el
acceso a las diferentes herramientas que debe tener a disposición la mujer del siglo
XXI para ejercer sus derechos, cuidar su integridad y desarrollarse sin quedar sujeta a
convencionalismos y legislaciones desfasadas en el tiempo.
Que la naturaleza de la discusión transita y pone en tensión los tres pilares básicos
que constituyen el ideario radical como lo son la vida, la libertad y la igualdad, y que
dicha tensión debe ser atravesada con argumentaciones informadas que potencien la
actualización y vigencia de dichos pilares del ideario radical.
Que es saludable para la democracia y el fortalecimiento de la vida ciudadana que se
den intercambio de opiniones, discusiones, debates y puntos de vista enriquecidos y
bien argumentados.
Que la Unión Cívica Radical tiene el deber y la responsabilidad de aportar visiones,
argumentos y experiencias, y de contribuir a un debate de calidad.
Que entre las manifestaciones a favor de la legislación de la interrupción voluntaria del
embarazo se encuentran las de la agrupación universitaria Franja Morada y la
Juventud Radical, ambos espacios orgánicamente vinculados con la Unión Cívica
Radical.
Por lo tanto
La Mesa Directiva de la Honorable Convención Nacional de la Unión Cívica Radical
Resuelve:
Art. 1. Declararse a favor del proyecto de ley ingresado en la Cámara de Diputados de
la Nación que legisla el acceso al derecho a interrumpir un embarazo de hasta catorce
semanas de gestación. Sin que esto implique la promoción de la interrupción de
embarazos sino que se acompañe con políticas que fomenten el acceso a las
diferentes herramientas que debe tener a disposición la mujer para ejercer sus
derechos, cuidar su integridad y desarrollarse en plenitud.
Art. 2. Invitar a los diputados nacionales por la Unión Cívica Radical a legislar en favor
del proyecto en cuestión y de la salud pública, y a contribuir a un debate plural,
sofisticado y enriquecido.
Art. 3. Invitar a las distintas instancias partidarias a contribuir en el mismo sentido, ya
que la práctica y el ejercicio del debate plural e informado fortalecen la vida cívica y la
democracia.
Art. 4. De forma

Agustín Campero Jorge Sappia
Vicepresidente Presidente