You are on page 1of 6

PROYECTO DE LEY

El Senado y Cámara de Diputados,

LEY DE EMERGENCIA LABORAL

Artículo 1º: Establécese la emergencia en materia laboral, tanto del sector público
como en el sector privado, en todo el territorio de la Provincia de Buenos Aires por
el plazo de TRECIENTOS SESENTA Y CINCO (365) días.-

Artículo 2º: Constitúyase, por igual plazo del artículo anterior, en el ámbito del
Ministerio de Trabajo la COMISION PARA EL ABORDAJE DE EMERGENCIA
LABORAL para la defensa del empleo.

Artículo 3º: La COMISION PARA EL ABORDAJE DE EMERGENCIA LABORAL
será un organismo multisectorial, presidida por el Ministro de Trabajo de la Provincia
y estará integrada por (1) representante de dicho organismo, (1) del Ministerio de la
Producción, (2) representantes de la Comisión de Trabajo de Diputados, (2)
representantes de la Comisión de Trabajo y Legislación Social de la Cámara de
Senadores de la Provincia, (1) representante de las Centrales de Trabajadores a
través de las regionales con ámbito en la Provincia y, (1) representante de los
trabajadores de la Economía Popular y, (1) representante de la Cámaras
Empresarias de la provincia. La misma cumplirá sus funciones por el término de la
emergencia establecida en el artículo 1° de la presente y podrá invitar a formar parte
de la Comisión a representantes del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad
Social de la Nación.

Artículo 4º: El objetivo principal de la COMISION PARA EL ABORDAJE DE
EMERGENCIA LABORAL será realizar un seguimiento del empleo y de las distintas
contingencias que se produzcan en el territorio de la provincia afectando de
cualquier forma las relaciones laborales y proponer medidas tendientes a su
superación. Asimismo, tendrá que elaborar las estadísticas e informes
correspondientes a las tareas que lleve a cabo las que serán digitalizadas y
publicadas en la página oficial del Ministerio de Trabajo de la Provincia.

Artículo 5°: Durante el plazo de vigencia de la presente ley, las empresas que
realizan actividades comerciales en el ámbito de la provincia de Buenos Aires
deberán notificar de manera inmediata y con carácter obligatorio a la Subsecretaría
de Empleo y a la Subsecretaría de Trabajo todas las decisiones referidas a
despidos, suspensiones o cualquier otra medida que afecten en forma individual o
colectiva las relaciones laborales y que no corresponda la aplicación de la ley
nacional 24.013 y demás normativas concordantes.-

Artículo 6°: Recibida la notificación del artículo anterior y a pedido de cualquiera de
las partes interesadas, el Ministerio de Trabajo deberá fijar audiencia de partes
dentro del plazo de 10 días con el fin de que se revea la medida. Todas las
audiencias fijadas deberán ser notificadas a la COMISION PARA EL ABORDAJE
DE EMERGENCIA LABORAL con copia de los antecedentes del caso. Un
representante de la Comisión podrá asistir a las audiencias de parte y proponer
soluciones alternativas a los interesados con el fin de resguardar la relación de
trabajo.-

Artículo 7°: Cuando a pesar de la prohibición dispuesta por la Ley 24.013 y leyes
concordantes y complementarias, el empleador que en violación de las mismas
adopte medidas que afecten las relaciones laborales del personal y no acate la
intimación del Ministerio de Trabajo de la Provincia de retrotraer las mismas a su
estado anterior, concluido el procedimiento administrativo pertinente, será
considerado como infractor y será pasible de aplicársele sanciones tales como la
pérdida de beneficios o exenciones impositivas, subsidios y cualquier otro beneficio
que el estado provincial hubiese otorgado.

Artículo 8°: El Poder ejecutivo reglamentará la presente Ley dentro de los treinta
(30) días corridos de su promulgación.
Artículo 9°: Comuníquese al Poder Ejecutivo.-
Fundamentos

Durante los años 2016 y 2017 las medidas económicas aplicadas en el ámbito
nacional han conllevado la pérdida de miles de puestos de trabajo, ello producto de
una fenomenal transferencia de recursos al capital concentrado, sin haber mediado
en contraposición medidas que protejan adecuadamente el empleo y el mercado
interno de nuestro país, fenómeno éste que se debe contrarrestar con políticas
públicas, que tiendan a disuadir decisiones empresarias tendientes a disminuir el
empleo formal.

Los mercados no son estables por sí mismos y mucho menos el denominado
mercado de trabajo. Cuando la demanda se debilita, entran en juego fuerzas que
exacerban la caída. El desempleo y el miedo a su propagación empujan los salarios,
los ingresos y el consumo a la baja, y con ello arrastra la caída de la demanda total.

Las consecuencias negativas del desempleo son por todos conocidas, por eso es
fundamental tener políticas públicas que faciliten y propendan a la inversión
constante creando múltiples incentivos para que ello suceda. Sin perjuicio de esto
también se requieren disuasivos para evitar suspensiones y pérdidas de puestos de
empleo, siendo una de las herramientas posibles proponer un rol activo de la
Comisión para el Abordaje de Emergencia Laboral y del Ministerio de Trabajo a
fin de lograr contener a los trabajadores y que se encauce la situación laboral actual
que dista mucho de ser previsible y garantizar un mínimo de salario en caso de
suspensiones por causas económicas.

Corresponde entonces que el Estado Provincial atienda las contingencias y las
falencias que actualmente existen en materia laboral, las que lejos de mejorar, han
sido sostenidas y profundizadas a punto tal de violentar los derechos de los
habitantes del suelo bonaerense.-

El art. 39 de la Constitución Provincial establece que “el trabajo es un derecho y un
deber social” y dispone que la Provincia deberá fiscalizar el cumplimiento de las
obligaciones del empleador y ejercer el poder de policía en la materia con miras a
promover el pleno empleo. Para ello deberá asumir políticas públicas que estimulen
la creación de nuevos puestos de trabajo, conservando los existentes y amparando
el derecho del trabajador a recibir una retribución justa por las tareas prestadas.-

Por su parte, la Constitución Nacional da protección especial del trabajo en su art.
14 bis al disponer que deberán dictarse leyes especiales que aseguren al trabajador:
“condiciones dignas y equitativas de labor, jornada limitada; descanso y vacaciones
pagados; retribución justa; salario mínimo vital móvil; igual remuneración por igual
tarea; participación en las ganancias de las empresas, con control de la producción
y colaboración en la dirección; protección contra el despido arbitrario; estabilidad
del empleado público; organización sindical libre y democrática, reconocida por la
simple inscripción en un registro especial.”

Asimismo, deben atenderse también los Tratados Internacionales de Derechos
Humanos, que nuestro país ha ratificado e integran el Bloque Constitucional
conforme establece art. 75 inc 22 de la Carta Magna, mediante los cuales el Estado
asume la responsabilidad y la obligación de promover y proteger el trabajo en todas
sus formas, generando empleos de calidad con salarios dignos que permitan la
reproducción de la vida social.-

Entre dichos instrumentos podemos mencionar la Declaración Americana de los
Derechos y Deberes del Hombre que ha entendido, en su artículo XIV que “toda
persona tiene derecho al trabajo en condiciones dignas y a seguir libremente su
vocación, en cuanto lo permitan las oportunidades existentes de empleo. Toda
persona que trabaja tiene derecho de recibir una remuneración que, en relación con
su capacidad y destreza le asegure un nivel de vida conveniente para sí misma y
su familia.”

Encontramos también que la Declaración Universal de Derechos Humanos
comprende que el trabajo forma parte de la dignidad humana y por tal motivo
merece principal atención la protección contra el desempleo (art. 23 inc 1).
Asimismo, el art. 30 de la mencionada declaración establece puntualmente que
ninguno de los puntos enunciados en la misma podrá entenderse como una
autorización al Estado para emprender y desarrollar actividades que tiendan a la
“supresión de cualquiera de los derechos y libertades proclamados en esta
Declaración”.-

Contrariamente a lo dispuesto por las normativas provinciales, nacionales e
internacionales, la política de ajuste que ha emprendido el poder ejecutivo nacional
y provincial traen aparejada la lesión y supresión del derecho humano al trabajo
digno.

Por todo lo expuesto creemos, que es imprescindible generar alternativas para
revertir la situación crítica en la que se encuentra el nivel de empleo y su calidad
toda vez que el trabajo es un derecho humano y tiene la capacidad de dignificarnos
a todos.

En razón de ello solicitamos a todos los Diputados y Diputadas que acompañen este
proyecto.-