You are on page 1of 2

DIGESTIÓN

Concepto: Es la función mediante la cual los alimentos ingeridos se vuelven líquidos, absorbibles y asimilables antes
de tomar parte de la sangre,
Los alimentos son substancias, que introducidos en el tubo digestivo, mantienen la vida suministrando los elementos
necesarios para la respiración celular y su crecimiento.

Atendiendo a su origen y composición química los alimentos se dividen en:


I. Sustancias orgánicas: Son alimentos de origen vegetal o animal. Químicamente se caracterizan por estar
compuestos de carbono. Comprenden los:
• Hidratos de carbono o Glúcidos: Los principales son la sacarosa (azúcar de caña), lactosa (azúcar de
la leche), almidones (grandes polisacáridos presentes en las semilla del trigo, maíz, arroz, papa.
• Lípidos o grasas: pueden ser de origen animal como las grasas que provienen del tejido adiposo de
los animales, y la manteca extraída de la crema de leche; y de origen vegetal como los aceites de
oliva, maní, nuez.
• Proteínas: Son sustancias cuaternarias (C, H, O, N), pueden ser de origen animal como la albúmina
(clara de huevo), caseína (leche, queso), miosina (carne), fibrina (sangre); de origen vegetal: la
legúmina de las legumbres (frijoles, arvejas), glúten de la harina del trigo.
II. Sustancias Inorgánicas
• Agua
• Sales minerales: sal común (cloruro de sodio), carbonato y fosfato de calcio, carbonato y fosfato de
sodio.

La hidrólisis, es la descomposición química de un compuesto por acción del agua en productos más simples, es el
proceso básico de la digestión, ya que los carbohidratos, grasas y proteínas siguen el mismo proceso, lo que varían son
las enzimas para realizar las reacciones hidrolíticas de cada alimento.
Enzima:

Digestión y absorción de los hidratos de carbono


Cuando se mastican los alimentos se mezclan con la saliva, que contiene la enzima ptialina, secretada
fundamentalmente por las glándulas parótidas. Esta enzima hidroliza el almidón, al que convierte en disacárido, la
maltosa, y en otros pequeños polímeros formados por 3 a 9 moléculas de glucosa. En el estómago la acción de la
ptialina queda bloqueada por el ácido de las secreciones gástricas. En al intestino delgado la amilasa pancreática
convierte los almidones restantes en maltosa. El borde en cepillo de los enterocitos que revisten las vellosidades del
intestino delgado contienen 4 enzimas: lactasa, sacarasa, maltasa y alfa-dextrinasa, que descomponen los disacáridos
lactasa en una molécula de galactosa y glucosa, la sacarosa en fructosa y glucosa, y maltosa en 2 moléculas de
glucosa. En esencia, todos los hidratos de carbono de los alimentos se absorben en forma de monosacáridos, siendo la
más abundante la glucosa (80%), galactosa y fructosa (20%), realizándose la absorción mediante un proceso de
cotransporte con el sodio, que ocurre de la siguiente manera: en primer lugar, el transporte activo de sodio a través de
las membranas basolaterales del enterocito hacia los espacios paracelulares determina una reducción del sodio
intracelular: En segundo lugar, ésta reducción del sodio intracelular provoca el paso del sodio de la luz intestinal al
interior del enterocito por el borde en cepillo por difusión facilitada; es en éste momento que la glucosa se acopla al
sodio y transportan juntos al interior de la célula.

Digestión y absorción de las proteínas


Las proteínas de los alimentos están formadas por largas cadenas de aminoácidos unidos por enlaces peptídicos. En el
estómago la pepsina digiere el colágeno de las proteínas. En el intestino delgado las proteínas parcialmente
degradadas son atacadas por las enzimas proteolíticas pancreáticas: tripsina y quimiotripsina separan las proteínas en
pequeños polipéptidos y continuación la carboxipolipeptidasa separa los aminoácidos de uno en uno y prolelastasa
digiere las fibras de elastina de las carnes. Las enzimas pancreáticas sólo degradan un pequeño porcentaje de las
proteínas hasta sus aminoácidos constituyentes, la mayor parte permanece en forma de dipeptidos y tripeptidos. El
borde en cepillo de los enterocitos contiene 2 tipos de peptidasas: aminopolipeptidasas y dipeptidasas que continúan la
degradación de los grandes polipeptidos restantes hacia tripeptidos, dipeptidos y algunos hacia aminoácidos, los cuales
se transportan fácilmente a través de la membrana de la microvellosidades hacia el interior del enterocito, algunos por
cotransporte con el sodio; en el citosol del enterocito otras peptidasas completan la digestión hasta aminoácidos, los
cuales pasan a la sangre por el lado opuesto del enterocito.

Digestión y absorción de las grasas


Las grasas más abundantes de los alimentos son las grasas neutras, conocidas como triglicéridos, formados por un
núcleo glicerol y 3 ácidos grasos. La alimentación habitual también incluye pequeñas cantidades de fosfolípidos y
colesterol que son consideradas como grasas. El primer paso para la digestión de las grasas, es su emulsión, que
consiste en reducir el tamaño de sus glóbulos para que las enzimas hidrosolubles puedan actuar sobre su superficie,
ésta emulsión es realizada en el duodeno por la bilis que contiene las sales biliares y la lecitina. La lipasa pancreática
del jugo pancreático atacan los pequeños glóbulos de grasa (micelas) en sus superficie, degradándolas hacia ácidos
grasos libres y 2-monoglicéridos, los cuales se transportan al borde en cepillo donde penetran dentro de los
enterocitos, gracias su liposolubilidad, luego viajan con los quilimicrones de la linfa para desembocar en el torrente
circulatorio a través del conducto toráxico.
Mecanismos básicos de absorción:
1. Transporte activo: Es decir ocurre en contra de un gradiente eléctrico o químico y requiere energía liberada
del metabolismo celular.
2. Difusión: la sustancia atraviesa la membrana como consecuencia de un movimiento molecular aleatorio.
3. Transporte mediante arrastre por el disolvente

Absorción de agua
Se realiza en su totalidad a través de la membrana intestinal por difusión, que obedece a las leyes de la ósmosis.
Absorción de iones: Sodio, cloro, calcio

Composición de las heces: El 75% es agua y el 25% es sólido, éste último compuesto por bacterias muertas, grasas,
material inorgánico, algunas proteínas y productos no digeridos. El color pardo se debe a la estercobilina y urobilina,
sustancias derivadas de la bilirrubina. El olor obedece a los productos de acción bacteriana: indol, escatol,
mercaptanos y ácido sulfhídrico.
El Vómito: Consiste en la expulsión violenta del contenido gastrointestinal por la boca.

El acto del vómito consta de 3 fases:


1. Nauseas: desagradable sensación de que va a devolver el contenido gástrico y puede estar acompañado de
sialorrea, sudación fría y mareos.
2. Arcada o esfuerzo para vomitar: Se producen movimientos espasmódicos contra la glotis cerrada
3. Vómito propiamente dicho
El acto completo del vómito aparece como resultado del estímulo del centro emético, que se encuentra en el bulbo
raquídeo y se estimula por impulsos nerviosos gastroentéricos y periféricos, y un quimiorreceptor en el suelo del IV
ventrículo, cuyos estímulos llegan por vía hematógena (toxinas, fármacos, etc).

Fármacos antieméticos
1. Antiserotoninérgicos:
• Ondansetrón (zofran) amp 4 y 8 mg
• Granisetrón
2. Antagonistas D2
• Metoclopramida (primperan): 1-3 mg/Kg/día cada 8 horas
• Domperidona (netaf)
• Neurolépticos: clorpromazina (largactil), haloperidol (haldol)
3. Corticoides
• Dexametasona: dosis: 20 mg/día
• Metilprednisolona
4. Antihistamínicos y antimuscarínicos
• Dimenhidrinato (gravol): presentaciones: amp 50 mg; tab 50 mg
5. Benzodiacepinas:
• Lorazepam
• Alprozalam

Fármacos Antiperistálticos: Son usados para el control de la diarrea no infecciosa.


1. Loperamida (donafan, toban): tab 1 mg. 1 a 2 tab cada 8 horas.
2. Difenoxilato (lomotil): tab 2,5 mg 1 a 2 tab cada 8 horas.