You are on page 1of 2

Dependencia del petróleo en la economía colombiana afecta directamente a los

indicadores económicos.

El pasado lunes 15 de mayo el gerente general del Banco de la república, Juan José
Echavarría, expreso de manera específica las reformas que se piensan ejecutar para el
mejoramiento de la economía colombiana en lo que queda del año y para el año 2018, las
cuales están enfocadas en 4 aspectos, profesional, laboral, de comercio y el campo.

Echavarría en su informe dio a conocer que a pesar de todo el esfuerzo que el gobierno ha
tenido en materia de crecimiento y desarrollo económico no se ha visto un cambio positivo
debido principalmente al comportamiento que tuvo el PIB en el año 2016, de igual manera
se registro un déficit en la balanza comercial de bienes de US$ 10.261 m, respecto al año
2015, en el caso de las exportaciones del país totalizaron alrededor de US$ 32.965m,
representando una disminución del 13,4; esto principalmente por la disminución de las
ventas de productos petroleros y sus derivados, según informo el análisis de la balanza de
pagos del Banco de la República.

A manera general este tipo de reformas están formuladas para sostener la crisis petrolera
mundial que actualmente ha generado una baja no solamente en la economía colombiana,
sino a gran parte de Latinoamérica, esto presentado principalmente por la dependencia que
países como Venezuela, Ecuador o Colombia han tenido desde mucho tiempo atrás en el
sector petrolero.

Para Echavarría esto no es nuevo, por lo que expreso “Colombia tuvo un choque externo,
que no había tenido en su historia, solo en dos periodos anteriores (...) el hecho que
dependamos del petróleo, que se ha recuperado, implicó un choque gigantesco para la
economía colombiana. Los precios cayeron y se recuperaron, pero nunca al nivel que se
tenía”.

Y es que desde luego el gerente del BRC tiene razón en ese aspecto, pero la historia ha
demostrado que países como Colombia, el cual es el segundo país con mayor Biodiversidad
en el mundo tienen el fenómeno de la enfermedad holandesa es decir centran la entrada de
divisas en la exportación de recursos naturales, como el petróleo o minerales; ocasionando
déficits en sus indicadores económicos cuando mundialmente se presenten crisis de este
tipo. Por ejemplo para los años 1986 y 1999 Colombia en el sector petrolero y sus
derivados se podría decir que vivía su época dorada, básicamente por el descubrimiento de
nuevos yacimientos petroleros permitiéndole producir alrededor de 815 mil barriles
diarios, convirtiendo en esa época a Colombia como gran exportador de petróleo a países
como Estados Unidos.

En los años siguientes se generaron múltiples caídas, como por ejemplo entre los años 2000
y 2003 cuando la producción nacional de petróleo presento caídas hasta de 541 mil barriles
diarios, dejando nuevamente al país en la dependencia de otros sectores económicos los
cuales en cierta medida no han sido lo suficientemente significativos para el sustento y
mantenimiento del PIB, entre estos se encuentran sectores como la producción de Café,
exportación de flores, y la producción industrial.

En cierta manera, la confianza inversionista que se ha demostrado a través de los años en la


producción de Petróleo ha incentivado la misma dependencia que hoy día tiene el país, pero
cabe destacar que gran parte del crecimiento económico anteriormente estaba siendo
generado por el sector agropecuario, estimulado principalmente por la producción de Café,
arroz, y productos industriales. Lo cual hoy día no se ha estado ejecutando de la manera
más eficiente, bien lo decía Echavarría, las futuras reformas que se generaran están
formadas en la incentivación de este sector, el cual es fuente generadora de crecimiento y
desarrollo económico para todas las regiones del país.

Paul Ricardo Alvarez Payares.