You are on page 1of 2

UNIVESIDAD PONTIFICIA BOLIVARIANA

POSNOVICIADO SALESIANO FELIPE RINALDI


FILOSOFÍA CONTEMPORANEA

Presentado por: Pablo Andrés Dueñas


Presentado a: Profesor Andrés Felipe Agudelo Zorrilla
Fecha: 04 de marzo de 2018

RESEÑA CRÍTICA: EXISTENCIALISMO ATEO


El existencialismo no es otra cosa que un esfuerzo por extraer todas las consecuencias de una postura
atea coherente ...El existencialismo no es tan ateo como para que se agote en demostrar que Dios no
existe. Más bien declara: "Aun cuando Dios existiese, nada cambiaría" ... pensemos que el problema no
es el de su existencia, es precisamente que el hombre se encuentre a sí propio y se persuada de que nada
puede salvarle de sí mismo, ni siquiera una prueba valedera de la existencia de Dios ...
El ateísmo existencialista, que yo represento, afirma que, si Dios no existe, hay por lo menos un ser en
el que la existencia precede a la esencia, un ser que existe antes de poder ser definido por ningún
concepto, y ese ser es el hombre ... Así pues, no existe ninguna naturaleza humana, pues no existe ningún
Dios para concebirla. No sólo que el hombre es lo que él mismo se concibe ser, sino también que es sólo
lo que él mismo quiere ser ... Jean Paul Sartre. El Existencialismo es un Humanismo
Frente a esta cita he de decir que me ubico a favor de los argumentos por Sartre planteados pues veo en
ellos gran coherencia además de una postura “subjetivista” frente al hombre y la definición de la idea de
Dios que éste pueda dar., además ya dirá Sartre que en definitiva "el problema de Dios es un problema
humano", afirmará esto pues “el problema de Dios no tiene fundamental importancia en sí, sino más
bien en función del ·hombre y su libertad”, es decir, que cuando recurrimos a dicho problema lo hacemos
simplemente para dar solución a cuestiones directamente implicadas con el hombre.
“Para Sartre, Dios es por definición la negación del hombre y su libertad. Sartre niega la existencia de
Dios precisamente para afirmar al hombre como libertad absoluta”.
Cabe decir que “Sartre toca el tema de Dios siempre en torno a otros temas, en cierta manera "de paso",
sin casi nunca dedicar dos páginas consecutivas a razonar sistemáticamente la fundamentación de su
ateísmo” pero, además, “por otra parte, los escritos de Sartre lo revelan como un pensador
profundamente "religioso", perseguido constantemente por el problema de Dios a pesar de ser ateo”.
En resumen, la postura de Sartre frente a la idea de Dios será netamente atea, pero recurre a dicho tema
constantemente solo para solucionar problemas del hombre tales como la libertad.
“Sin la Idea de Dios, el hombre no puede ser hombre. Pero si Dios existe, tampoco”. Esta afirmación
nos llevará a comprender de que se trata la inexistencia de Dios para Sartre.
“Sartre, como Heidegger, elabora una ontología del Ser a partir del análisis fenomenológico de la
existencia”. Dicha elaboración se desarrolla de la siguiente manera: existen dos formas o tipos de ser “el
ser-en-sí y el ser-para-sí”. Ser-en-sí, es el ser del fenómeno o de la "cosa" sin conciencia, que es lo que
es "es sí" o de por sí, sin ningún esfuerzo ni proyecto, o sin que le falte algo (o sintiera falta) para ser lo
que es. Y por otra parte se ubica “el ser-para-sí que es el ser propio de las conciencias, o sea de la
persona. La conciencia "es lo que no es y no es lo que es", pues es el pro-yecto o la vocación que aspira
siempre llegar a ser lo que no es. Por eso es personal”.
Debido a esta clasificación de los seres cabe entonces preguntarnos ¿a cuál de estas hace parte Dios?, al
respecto diremos que “Dios es absoluto, eterno, inmutable, plenitud de ser, cuya esencia es idéntica a su
existencia. Entonces tendría que pertenecer al ser-en-sí. Pero como ser personal y consciente, sólo
podría serlo si es ser-para-sí. Tampoco puede combinar ambos en un en-sí-para-sí, ya que los dos modos
de ser son incompatibles, y no se funden excepto en el en-sí de la muerte. Por lo tanto, el concepto "Dios"
es contradictorio (Sastre lo repetirá a menudo) y Dios no puede existir”. De diversa manera demostrará
que hablar de una creación “ex nihilo” es igualmente contradictorio.
Anteriormente dije que Sartre toca la idea de Dios simplemente para dar solución a problemas del hombre
tales como la “libertad”, retomaré pues dicho tema. “Para Sartre, la existencia de Dios o la idea de la
creación del mundo, están en pugna con la libertad del hombre”. Si afirmamos que Dios es el creador
del hombre, estaremos diciendo que somos obra de la inteligencia divina, como si fuésemos un objeto
cualquiera, hechura de un trabajador, “es decir: si Dios es el Creador, entonces la esencia del hombre
precede a su existencia, y el hombre no puede ser libertad absoluta. Existe una "esencia única de
humanidad" como tipo o modelo, del cual debe deducirse después la existencia concreta. Sartre insiste
en que si Dios nos ha impuesto una esencia previa al crearnos, eso significa determinar de antemano
todas nuestras acciones y eliminar nuestra libertad.” Por tal motivo es inconcebible un Dios para Sartre,
pues su existencia delimitaría nuestro pro-yectarnos, “entonces, para afirmar al hombre, es necesario
negar a Dios.” “Si Dios no existe para "definir" al hombre antes de su existencia, entonces soy libre
para "inventarme" a mí mismo en cada momento, a partir de la nada. No están "dados" ni esencia, ni
valores, ni deberes ni derechos”, es una “autonomía absoluta”