You are on page 1of 3

Principales factores de riesgo

Las causas más importantes de cardiopatía y AVC son una dieta malsana, la inactividad
física, el consumo de tabaco y el consumo nocivo de alcohol. Los efectos de los factores
de riesgo comportamentales pueden manifestarse en las personas en forma de
hipertensión arterial, hiperglucemia, hiperlipidemia y sobrepeso u obesidad. Estos "factores
de riesgo intermediarios", que pueden medirse en los centros de atención primaria, son
indicativos de un aumento del riesgo de sufrir ataques cardíacos, accidentes
cerebrovasculares, insuficiencia cardíaca y otras complicaciones.
Está demostrado que el cese del consumo de tabaco, la reducción de la sal de la dieta, el
consumo de frutas y hortalizas, la actividad física regular y la evitación del consumo nocivo
de alcohol reducen el riesgo de ECV. Por otro lado, puede ser necesario prescribir un
tratamiento farmacológico para la diabetes, la hipertensión o la hiperlipidemia, con el fin de
reducir el riesgo cardiovascular y prevenir ataques cardíacos y accidentes
cerebrovasculares. Las políticas sanitarias que crean entornos propicios para asegurar la
asequibilidad y disponibilidad de opciones saludables son esenciales para motivar a las
personas para que adopten y mantengan comportamientos sanos.
También hay una serie de determinantes subyacentes de las enfermedades crónicas, es
decir, "las causas de las causas", que son un reflejo de las principales fuerzas que rigen los
cambios sociales, económicos y culturales: la globalización, la urbanización y el
envejecimiento de la población. Otros determinantes de las ECV son la pobreza, el estrés y
los factores hereditarios.

Causas
Aún no se ha logrado definir las causas exactas de la cardiopatía. Sin embargo, en algunas
personas, los doctores han logrado identificar algunos de los factores desencadenantes.
Estos incluyen:

 Condiciones genéticas.

 Prolongada y elevada presión arterial.

 Tejidos dañados por ataques al corazón previos.

 Frecuencia cardíaca acelerada.

 Problemas en la válvula cardíaca.

 Trastornos metabólicos, como obesidad, tiroides o diabetes.

 Falta de vitaminas y minerales esenciales, como tiamina (vitamina B-1).

 Complicaciones durante el embarazo.

 Haber bebido demasiado alcohol durante muchos años.

 Consumir cocaína, anfetaminas o esteroides anabólicos.

 El uso de fármacos quimioterapéuticos y radiación para tratar el cáncer.


 Ciertas infecciones que hayan dañado el corazón y provocado cardiomiopatía.

 Desórdenes en el tejido conectivo y en la acumulación de proteínas anormales.

Factores psicosociales

El complejo ira-hostilidad
la ira/hostilidad parece ser un factor fundamental y característico en los pacientes con
enfermedad cardiovascular.
la ira y la hostilidad parecen incrementar el 24 riesgo de enfermedad cardiovascular en
personas saludables.
Estrés
Selye (1974) redefine el estrés como lo que ocurre cuando se dan respuestas inespecíficas
del organismo ante demandas hechas. Así, cualquier agente puede ser estresor, siempre y
cuando desencadene una respuesta inespecífica de reajuste o estrés.
El estrés está asociado con el desarrollo de arteriosclerosis coronaria, incremento de la masa
del ventrículo izquierdo y calcificaciones coronarias. Es también un disparador de infarto
isquémico del miocardio, arritmia maligna y muerte cardíaca súbita.
Ansiedad
La ansiedad desencadena una preocupación por el futuro, es decir, por peligros o
amenazas futuras y por la incapacidad de controlarlas. En algunas circunstancias la 27
ansiedad puede resultar adaptativa, cuando el individuo está alerta ante peligros reales y esto
le permite un mejor afrontamiento de la situación y por consiguiente,
una mejor adaptación. El problema se da cuando estos niveles de ansiedad son altos y
prolongados y cuando no existe un peligro evidente, convirtiéndose así en una emoción
desadaptativa, negativa y fuente de malestar para el individuo que la sufre.
 se ha encontrado que la presencia de la ansiedad se asocia con el padecimiento o
desarrollo de cardiopatías.

Depresión
Los síntomas de depresión y desorden de depresión mayor han estado implicados en el
desarrollo de la enfermedad coronaria y sus secuelas, como infarto del miocardio o muerte
cardíaca.
También se ha encontrado que la depresión se puede asociar con eventos
cardíacos y mortalidad por otros mecanismos; entre ellos, falta de adhesión al
tratamiento o cambios en los factores de riesgo en pacientes que adoptan estilos de
vida no saludables.