You are on page 1of 4

INTRODUCCION

Contrato por obra es aquella convención en virtud de la cual el trabajador se obliga con el
respectivo empleador a ejecutar una obra material o intelectual específica y determinada,
cuya vigencia se encuentra circunscrita o limitada a la duración de aquella. De esta forma,
constituyen contratos por obra o faena transitoria, aquellos que se celebran para la
ejecución de una obra o trabajo que por su naturaleza intrínseca tiene el carácter de
momentánea o temporal, circunstancia ésta que deberá ser determinada en cada caso
particular.
Es de suma importancia partir desde un punto de vista conceptual para su mejor
comprensión, y sin menoscabar que existe una normativa de garantiza su cumplimiento.
DEL CONTRATO DE OBRA

Art. 852.- El contrato de obra tiene por finalidad la ejecución de determinado trabajo que
una de las partes de obliga a realizar, por sí o bajo su dirección, mediante un precio en
dinero. El que realiza la obra podrá también suministrar materiales para su ejecución.

Art. 853.- Si el que ejecuta la obra debe además suministrar todos los materiales
necesarios, el traspaso del dominio se verificará por la recepción de la obra terminada.
Cumplida la entrega, serán aplicables las reglas de la compraventa.

Art. 854.- El que realiza la obra está obligado a ejecutarla personalmente o hacerla
ejecutar bajo su responsabilidad por otro, a menos que, por su naturaleza o por cláusula
expresa, esté excluida la posibilidad de ejecución por otro.
Si la obra debiere ejecutarse bajo la forma de empresa, el empresario, salvo pacto en
contrario, deberá contar con los medios, máquinas y útiles necesarios para su realización
y deberá también suministrar los materiales.

Art. 855.- El que ejecuta la obra deberá realizarla como fue acordada, observando las
especificaciones y planos, si existieren. No podrá variar el proyecto de la obra sin permiso
escrito de la otra parte, pero si el cumplimiento del contrato exigiere modificaciones y ellas
no pudieren preverse al tiempo en que se concertó, deberá comunicarlo inmediatamente
al otro contratante, expresando la alteración que causare sobre el precio fijo.
Corresponderá al juez determinar las modificaciones a introducirse y la correlativa
variación del precio. Si el importe de las variaciones superare la sexta parte del precio
convenido, podrá el que ejecutare la obra separarse del contrato, y obtener, según las
circunstancias, una indemnización equitativa.

Art. 856.- El que ejecuta una obra deberá entregarla en el plazo estipulado, o en el que
fuere razonablemente necesario, corriendo entretanto los riesgos de la cosa a su cargo.
Art. 857.- El precio de la obra deberá pagarse a su entrega, si no hubiere plazo
estipulado. Si antes de la entrega, pereciere por caso fortuito la obra, no podrá el que la
ejecuta reclamar el precio de su trabajo, ni el reembolso de sus gastos, a menos que el
que la encargó hubiere incurrido en mora de recibirla. Cuando la obra se destruyese, sea
a consecuencia de un defecto del material suministrado, o de la tierra asignada por el que
encarga la obra, sea por efecto del modo de ejecución prescripto por él, podrá el que la
ejecuta, si en tiempo útil le advirtió de esos riesgos, reclamar el precio del trabajo hecho y
el reembolso de los gastos no incluidos en ese precio.- Podrá además reclamar daños y
perjuicios, si el que encargó la obra ha incurrido en culpa.

Art. 858.- El que encarga la obra puede introducir variaciones en el proyecto, siempre que
su monto no exceda de la sexta parte del precio total convenido. El que la ejecuta tiene
derecho en este caso a la compensación por los mayores trabajos realizados, aun cuando
el precio de la obra hubiese sido determinado globalmente.
La disposición del parágrafo anterior no se aplicará cuando las variaciones, aún estando
contenidas dentro de los límites indicados, importasen notables modificaciones de la
naturaleza de la obra o de las cantidades en las diversas categorías singulares de trabajo,
previstos en el contrato para la ejecución de dicha obra.
Art. 859.- Si se trata de obras que deben realizarse por partes, cada uno de los
contratantes podrá pedir que la verificación se efectúe por cada parte. En este caso, el
empresario podrá pedir el pago en proporción a la obra realizada y entregada.
El pago hace presumir la aceptación de la parte de obra pagada. No produce este efecto
el desembolso de cantidades entregadas a cuenta.

Art. 860.- Tratándose de edificios u obras en inmuebles destinados a larga duración, el


constructor es responsable por su ruina total o parcial o peligro evidente de ruina, si ésta
procede de vicios de construcción, de vicios de suelo o de mala calidad de los materiales,
cualquiera fuere quien los haya suministrado.
Para que sea aplicable la responsabilidad, la ruina deberá producirse dentro de los diez
años de recibida la obra. La responsabilidad que este artículo impone no será dispensable
contractualmente y se extenderá indistintamente al director de la obra y al proyectista,
según las circunstancias, sin perjuicio de la acciones de regreso que pudieren
corresponder.

Art. 861.- El constructor, para accionar en repetición contra los subcontratistas, debe, bajo
pena de caducidad de su derecho, comunicarles la denuncia hecha por el propietario,
dentro de los sesenta días computados desde su recepción.

Art. 862.- El que encomienda la obra puede desistir de su ejecución aún después de
comenzada, indemnizando a la otra parte todos sus gastos, trabajo y utilidad que hubiere
podido obtener por el contrato. Sin embargo, los jueces podrán reducir equitativamente la
indemnización por la utilidad no percibida, si la aplicación estricta de la norma condujere a
una notoria injusticia. Para este efecto tomarán en cuenta principalmente lo que el
constructor ganó o pudo ganar al liberarse de su obligación.

Art. 863.- Si el contrato se resuelve porque la ejecución de la obra se ha hecho imposible,


a consecuencia de una causa no imputable a alguna de las partes, el que la encomendó
debe pagar la parte ya realizada de la obra, dentro de los límites en que para él sea útil,
en proporción al precio pactado de la obra entera.

Art. 864.- El contrato no se resuelve por fallecimiento del que ejecuta la obra, salvo que la
consideración de su persona haya sido motivo determinante de la convención. La otra
parte puede desistir en cualquier caso si los herederos del fallecido no diesen fianza para
la buena ejecución de la obra.

Art. 865.- Resolviéndose el contrato en el caso del artículo anterior, debe pagarse a los
herederos del que ejecutó la obra el valor de los trabajos realizados, en relación al precio
pactado, y reembolsárseles los gastos soportados para la ejecución del remanente, pero
sólo dentro de los límites en que las obras realizadas o los gastos soportados sean útiles.

Art. 866.- Quienes hubieren trabajado o suministrado materiales en obras ajustadas por
precio determinado, sólo tendrán acción contra quien las encomendó hasta el importe que
éste adeudare a su contratante.
CONCLUSION

Es importante destacar que mediante el trabajo minucioso realizado se pudo destacar la


importancia como así también el alcance jurídico del contrato de obra, pudiendo
enfocarnos desde un punto de vista humano y jurídico para que pueda llevarse a cabo el
contrato en sí, abocándonos al Código Civil para su cumplimiento.