You are on page 1of 8

!

ENFERMEDAD POR REFLUJO GASTROESOFÁGICO (ERGE)

¿Qué es la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE)?

Primero tenemos que tener en cuenta que el reflujo de contenido del estómago
al esófago (reflujo gastroesofágico) es algo normal que sucede varias veces al
día en personas sanas. Cuando ese reflujo ocasiona síntomas o cualquier
complicación es cuando se cataloga el cuadro como una ERGE.

!
¿Por qué sucede la ERGE?

• En la unión del esófago con el estómago existe un musculo en forma de


anillo que se llama esfínter esofágico inferior. Éste músculo se relaja
después de tragar alimento para permitir su paso al estómago y
posteriormente se vuelve a contraer para cerrar el ascenso de comida y
acido al esófago. Sin embargo, a veces este músculo es débil o se relaja
cuando el estómago se llena, permitiendo el ascenso de contenido del
estómago al esófago.

• Una parte importante de los pacientes con ERGE tienen una hernia de
hiato. En estos casos el estómago se desliza parcialmente hacia el tórax
a través del hiato diafragmático (un orificio en el músculo diafragma) y
provoca que el esfínter esofágico inferior pierda fuerza. Ello facilita el
reflujo gastroesofágico. La hernia de hiato es mas frecuente en mayores
de 50 años y embarazadas.

¿Qué síntomas puede causar?

El síntoma mas frecuente es la pirosis (sensación de ardor o acidez en la boca


del estómago o en el centro del pecho) pero también es frecuente el sabor
ácido en la garganta. Hay síntomas menos frecuentes como son:

• Dolor de estómago

• Dolor en el pecho no quemante (en ocasiones se puede confundir con


un infarto)

• Dificultad para tragar o atragantamientos frecuentes

• Dolor al tragar

• Faringitis crónica

! www.saludigestivo.es. . 1!
!

• Tos crónica, ronquera y asma

• Regurgitación de alimentos

• Neumonía

• Sinusitis crónica

• Despertarse con sensación de ahogo

¿Cuándo debería acudir con urgencia al médico?

Existen signos o síntomas que pueden indicar un problema mas serio y que
requieren valoración por un médico:

• Dificultad para tragar

• Vomitar sangre o heces del color del petróleo

• Dolor de pecho

• Pérdida de peso

• Ahogo

¿Cómo se diagnostica?

Generalmente esta enfermedad se diagnostica basándose en los síntomas y en


la respuesta al tratamiento, por lo tanto, salvo en situaciones concretas, no se
requiere de pruebas diagnósticas. Tan solo en aquellos casos sin claro
diagnóstico, los resistentes al tratamiento o los que tengan síntomas severos
deberán ser estudiados con las siguientes pruebas:

• Gastroscopia o panendoscopia oral: Permite evaluar el daño causado


por el reflujo (erosiones y úlceras en el esófago conocido por esofagitis)
y la presencia hernia de hiato o de complicaciones como el esófago de
Barrett.

• pHmetría esofágica de 24h: Es el método de elección para diagnosticar


la ERGE. Se introduce a través de la nariz hasta el esófago, un fino
cable con electrodos que registra el pH ácido que asciende al esófago
durante 24 horas. Esta técnica se suele reservar a los casos que no
responden al tratamiento, aquellos casos sin diagnóstico claro o ante
pacientes que vayan a ser sometidos a una cirugía antirreflujo
(funduplicatura).

• Manometría esofágica: Se trata de un cable con múltiples registradores


de presión que se introduce a través de la nariz hasta el estómago. Al

! www.saludigestivo.es. . 2!
!

paciente se le pide que trague para medir las contracciones del esófago
y la presión, la relajación y la contracción del esfínter esofágico inferior.

¿Existen complicaciones asociadas al ERGE?

La gran mayoría de pacientes con reflujo nunca llegarán a desarrollar


complicación alguna. Sin embargo hay distintas manifestaciones asociadas al
ERGE:

• Esofagitis: El ácido y la pepsina gástricos pueden lesionar la mucosa del


esófago provocando “heridas” en forma de erosiones y úlceras,
sobretodo en el tramo del esófago mas próxima al estómago (esófago
distal).

• Estenosis: La inflamación crónica del esófago puede llevar a que el


esófago poco a poco se vaya “estrechando” con el tiempo llegando a
dificultar el paso de comida. Típicamente lo primero que cuesta tragar
son frutas y verduras duras como la manzana o comida solida como la
carne.

• Esófago de Barrett (EB): Se define como una sustitución de las células


normales del esófago (escamosas) por células intestinales (metaplasia
intestinal). Se sabe que cuanto mas grave es la ERGE mas riesgo de
padecer esta complicación. Se estima que alrededor de un 10-20% de
los pacientes que se hacen endoscopia por síntomas de reflujo tienen
EB. Estas células intestinales tienen un pequeño riesgo de degenerar en
células cancerosas formando un adenocarcinoma de esófago. Es por
ello que aquellos pacientes con esófago de Barrett deben tener un
seguimiento con endoscopia cada 2-3 años y toma de muestras para
descartar el cáncer de esófago. Aún así tenemos que saber que el
riesgo de padecer un cáncer por EB es de alrededor del 0,5% cada año.

Dr. Pedro de María


Especialista de la Fundación Española de Aparato Digestivo.
Hospital Universitario La Paz (Madrid).

! www.saludigestivo.es. . 3!
ENFERMEDAD POR REFLUJO
GASTROESOFÁGICO (ERGE)
 

¿QUÉ ES LA ERGE? ¿CÓMO SE PRODUCE?


La ERGE es una enfermedad que se produce cuando el reflujo gastroesofágico
(RGE) ocasiona síntomas molestos, que deterioran la calidad de vida de los pacientes,
o complicaciones. El RGE se define como el tránsito de contenido del estómago al
esófago.

El contenido del estómago es el jugo gástrico, cuyo elemento más


característico es el ácido clorhídrico o una mezcla del jugo gástrico con alimentos. Los
alimentos, sólidos o líquidos, tras ser ingeridos, pasan al esófago que los transporta al
estómago. Los alimentos en el estómago son transformados en una especie de
papilla, por la acción del jugo gástrico y las contracciones gástricas, durante un
proceso que puede durar varias horas, siendo transportados finalmente al duodeno
(vaciamiento gástrico). El tránsito de los alimentos del esófago al estómago está
regulado por una válvula o esfínter muscular (esfínter esofágico inferior), situado en la
unión esofagogástrica, que al relajarse permite el paso del alimento al estómago y,
tras cerrarse y mantenerse en esta situación, impide que el contenido del estómago
pueda pasar o refluir al esófago. El músculo del esfínter esofágico inferior, en los
pacientes con ERGE, puede ser débil (esfínter hipotónico) y permanecer abierto
casi siempre, o no funcionar bien, manteniéndose abierto durante periodos de tiempo
de duración variable.

Es frecuente que los pacientes con ERGE tengan una hernia de hiato. En las
hernias de hiato parte del estómago asciende a través del diafragma al tórax. La unión
esofagogástrica se sitúa a nivel torácico, dificultando la función del esfínter esofágico
inferior y favoreciendo la ERGE. La asociación de ERGE y hernia de hiato es
frecuente, pero existen hernias de hiato sin ERGE y ERGE sin hernia de hiato.

Otro concepto que requiere aclaración es que la existencia de RGE no implica


que exista una ERGE. En la población general “sana” se demuestra que existe RGE
(RGE fisiológico), en general de baja cuantía y de breve duración, que cursa de forma
asintomática o con síntomas leves bien tolerados, especialmente tras ingestas
copiosas y sin ninguna complicación. La ERGE, como se ha referido previamente, se
origina cuando el RGE ocasiona síntomas molestos o complicaciones, que se
comentarán a continuación.

  1
¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS Y LAS COMPLICACIONES DE LA ERGE?
Los pacientes con ERGE pueden tener síntomas más o menos molestos y
presentar o no complicaciones. Esta variabilidad depende de factores como la
duración de los episodios de RGE, el volumen y agresividad (mayor o menor acidez)
del material refluido, el tiempo de contacto de este material con la mucosa esofágica,
la sensibilidad de cada persona frente al estímulo del ácido, etc. Los síntomas más
frecuentes de la ERGE son la pirosis, la regurgitación alimenticia y el dolor torácico, y
entre las complicaciones destacamos la esofagitis erosiva, la estenosis esofágica, el
esófago de Barrett y la laringitis.

La pirosis es el síntoma más típico y más frecuente de la ERGE. La pirosis es


consecuencia del reflujo de jugo gástrico hacia el esófago, siendo referido por los
pacientes como una sensación de ardor, quemazón o incluso de fuego que se inicia
en el epigastrio o en la “boca del estómago” y asciende por el centro del tórax,
pudiendo alcanzar la garganta (faringe) y percibirse como un líquido ácido en boca. La
pirosis puede presentarse en cualquier momento del día, pero es más frecuente tras
la ingesta y al estar acostado, especialmente cuando la ingesta ha sido reciente, o al
agacharse. La pirosis puede presentarse casi todos los días, por temporadas o de
forma ocasional, tener una intensidad y duración variable, siendo en ocasiones
insoportable, pudiendo interferir en el descanso nocturno y en la actividad social,
laboral o incluso sexual de los pacientes. La pirosis suele remitir con alcalinos y
prevenirse con fármacos que disminuyan la secreción gástrica ácida (antisecretores).

La regurgitación es un síntoma menos frecuente, que suele asociarse a la


pirosis, aunque no obligatoriamente, y que se percibe como la sensación de que el
alimento asciende del estómago al esófago. Es frecuente que se perciba al agacharse
o al acostarse tras una ingesta reciente, con la sensación de que la comida viene a la
boca. En casos más graves el alimento, en forma de partículas, es detectado en la
boca o faringe. Hay que distinguir la regurgitación del vómito. La regurgitación se
produce de una forma espontánea y, al contrario que el vómito, no se precede de
náuseas ni de arcadas.

El dolor centrotorácico de aparición aguda o brusca es otro síntoma que


pueden presentar los pacientes con ERGE, por espasmos esofágicos. Es un dolor
similar al de la cardiopatía isquémica (angina de pecho). Se debe sospechar que su
origen es el RGE cuando se relaciona con la ingesta y no con el esfuerzo, y cuando
mejora con fármacos alcalinos o antisecretores. En ocasiones puede ser muy difícil
distinguir el dolor torácico provocado por la ERGE del dolor torácico de la cardiopatía
isquémica (angina o infarto de miocardio).

La mayoría de los pacientes con ERGE no presentarán nunca complicaciones.


Las complicaciones tienden a presentarse en pacientes con una enfermedad más
grave desde el inicio, con síntomas frecuentes e intensos, y de mayor duración en el
tiempo, aunque en ocasiones están presentes desde el momento del diagnóstico. La
complicación más frecuente es la esofagitis erosiva, que es una inflamación de la
mucosa esofágica por la acción irritativa crónica del RGE. En la esofagitis erosiva la
mucosa esofágica, especialmente de la porción más cercana al estómago (esófago
inferior), tiene una coloración rojiza y heridas o desgarros habitualmente poco
profundos (erosiones). Los pacientes con esofagitis erosiva, además de los síntomas
propios del RGE (pirosis y regurgitaciones) pueden tener dolor relacionado con el paso
del alimento a través del esófago (odinofagia) y hemorragia digestiva aguda o crónica,
originándose en este caso anemia por pérdida de hierro. La esofagitis erosiva puede
complicarse, al cicatrizar las lesiones, con el desarrollo de un estrechamiento de la luz
del esófago (estenosis esofágica) pudiendo originar dificultad o, incluso detención, del
tránsito de los alimentos sólidos (disfagia), especialmente poco masticados o muy

  2
consistentes o compactos (carne). El tratamiento correcto de la esofagitis erosiva con
fármacos antisecretores ha disminuido la frecuencia de las estenosis esofágicas.

El esófago de Barrett es una complicación poco frecuente de la ERGE. En esta


enfermedad la mucosa esofágica, agredida de forma constante por el RGE (jugo
gástrico) se transforma en una mucosa similar a la mucosa del estómago o del
intestino, con mayor capacidad defensiva, por un proceso denominado metaplasia. La
transformación de la mucosa se inicia en la porción más inferior del esófago, que es la
zona más agredida por el RGE, pero progresivamente puede ascender y afectar a una
porción extensa del esófago. La presencia de esófago de Barrett con metaplasia de
tipo intestinal predispone al desarrollo de tumores esofágicos (adenocarcinoma) y los
pacientes con esta enfermedad deben ser vigilados, mediante gastroscopias y
biopsias, de forma periódica.

La ERGE puede ocasionar síntomas o complicaciones por afectación de


órganos ajenos al tubo digestivo, como la laringe o los bronquios. Se considera que el
RGE puede ser causa de inflamación de la laringe (laringitis), presentando los
pacientes ronquera o disfonía, o de que se cierren los bronquios (broncoespasmo),
causando sensación de dificultad respiratoria (disnea) como en los pacientes con
asma bronquial, posiblemente por paso del material refluido a las vías respiratorias.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA LA ERGE?


Para el diagnóstico de la ERGE es suficiente la historia clínica del paciente:
presencia de pirosis, con o sin regurgitaciones que deteriora su calidad de vida, que
aparece tras la ingesta, al acostarse o agacharse, que cede con alcalinos y se
previene con fármacos antisecretores. La endoscopia oral se práctica con frecuencia
en pacientes con ERGE pero no es necesaria para el diagnóstico. Mediante esta
exploración podemos detectar la presencia de hernia de hiato y complicaciones como
esofagitis, estenosis y esófago de Barrett, así como descartar otras enfermedades. Se
deberá practicar cuando existan datos de alarma (dificultad para tragar, anemia,
pérdida de peso) que nos sugieran una complicación, cuando los síntomas del
paciente no sean tan típicos, como los referidos previamente, o bien no mejoren con
antisecretores, o haya otros datos clínico-analíticos que sugieran que pueden existir
otras enfermedades. Otro motivo de realización de endoscopia puede ser cuando se
indique la intervención quirúrgica de la ERGE, para que el cirujano tenga mayor
información sobre el estado de la enfermedad.

La pH-metría esofágica ambulatoria de 24 horas es el mejor método para


conocer el tiempo que está en contacto el jugo gástrico ácido con la mucosa esofágica
y constatar si los síntomas del paciente están relacionados con episodios de RGE.
Consiste en introducir una sonda de plástico fina a través de las fosas nasales hasta
el esófago inferior. La sonda tiene sensores sensibles a cambios del pH. Los episodios
de RGE se detectan por descenso del pH en el esófago inferior. El paciente, con la
sonda conectada a un dispositivo de registro colocado en un cinturón, se incorpora a
su vida rutinaria durante 24 horas. La lectura del registro nos informará de la existencia
de episodios de RGE: número de episodios, duración de los mismos, relación con la
ingesta, con la postura (acostado, agachado o de pie) y con los síntomas que refiera
durante este tiempo, pudiendo evidenciarse una relación entre el episodio de RGE
(descenso del pH en esófago) y, por ejemplo, el dolor torácico. La pHmetría estará
indicada en pacientes con diagnóstico clínico de ERGE pero sin respuesta al
tratamiento, en los que van a ser sometidos a tratamiento quirúrgico del RGE o en los
que presenten síntomas atípicos como dolor torácico, broncoespasmo o disfonía.

  3
¿ES FRECUENTE LA ERGE? ¿ES GRAVE? ¿ES PROGRESIVA?
Estudios epidemiológicos muestran que el 15% de la población española y el
10-20% de la población de Estados Unidos y de Europa Occidental padecen ERGE y
que la mayoría de estos pacientes (70-90%) no tienen esofagitis erosiva.

La ERGE deteriora, por definición, la calidad de vida de los pacientes, pero no


debe considerarse una enfermedad grave con el concepto habitual de este término. En
la gran mayoría de los casos la enfermedad es leve o moderada, sin complicaciones
preocupantes, controlable con hábitos de vida saludables y/o con tratamiento
farmacológico, siendo imprescindible el tratamiento quirúrgico en una minoría de
pacientes.

La ERGE no es una enfermedad progresiva y la mayoría de los pacientes sin


esofagitis, en el momento del diagnóstico, no presentarán nunca esta complicación.
La mayoría de los pacientes con ERGE y esofagitis, tratados correctamente,
mejorarán con el paso del tiempo y sólo una minoría tendrá complicaciones como
estenosis péptica o esófago de Barrett.

¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO DE LA ERGE?


La ERGE no es una enfermedad homogénea y el tratamiento deberá
individualizarse dependiendo de la presencia de esofagitis u otras complicaciones, así
como de la intensidad y presentación diaria u ocasional de los síntomas.

Para el tratamiento de la ERGE disponemos de las siguientes opciones: a)


Medidas generales, b) Tratamiento farmacológico, c) Tratamiento quirúrgico y d)
Tratamiento endoscópico.

a) Medidas generales. Debemos recomendar siempre una serie de medidas


generales, potencialmente beneficiosas, que incluyan tanto hábitos de vida saludables
como hábitos dietéticos. Mediante el cumplimiento razonable de estas medidas
podemos conseguir el control de la enfermedad, especialmente en casos leves, que la
enfermedad sea mejor tolerada o se requiera un menor consumo de fármacos. Los
pacientes deben evitar el sobrepeso, las comidas muy copiosas, alimentos concretos
que originen pirosis, el tabaco y las bebidas alcohólicas, las bebidas carbonatadas,
zumos cítricos y acostarse en las 2-3 horas siguientes a las comidas. Los pacientes
con síntomas nocturnos se pueden beneficiar de dormir con la cabecera de la cama
elevada.

b) Tratamiento farmacológico. Disponemos de dos grupos de fármacos para el


tratamiento de la ERGE: Fármacos que actúan sobre la secreción gástrica ácida
(alcalinos y antisecretores) y fármacos procinéticos. Los alcalinos o antiácidos
(almagato, magraldato, etc) al neutralizar rápidamente la secreción gástrica ácida son
eficaces en el control puntual de la pirosis. Los antisecretores (antagonistas H2 e
inhibidores de la bomba de protones (IBP)) disminuyen la secreción gástrica ácida y
son los fármacos más eficaces en el tratamiento de la ERGE. Los IBP (omeprazol,
lansoprazol, pantoprazol, etc) son más potentes que los antagonistas H2 (cimetidina,
ranitidina, famotidina, etc) y son el tratamiento de elección. Los IBP, también llamados
“protectores gástricos”, han demostrado su eficacia en el tratamiento de la ERGE,
tanto en el control de los síntomas como en la curación de la esofagitis.

En pacientes con esofagitis moderada o grave se recomienda un tratamiento


continuo o de mantenimiento con IBP para prevenir la recurrencia de la enfermedad y

  4
el desarrollo de complicaciones como estenosis pépticas o esófago de Barrett. En los
casos restantes se puede recomendar un tratamiento continuo o a demanda,
dependiendo de la presentación casi diaria u ocasional de los síntomas. Los IBP son
muy eficaces en el control de la pirosis pero menos en el control de la regurgitación
alimenticia. Todos los IBP tiene una eficacia similar, sin grandes diferencias, a dosis
equivalentes: omeprazol 20 mg, lansoprazol 30 mg, pantoprazol 40 mg, rabeprazol 20
mg y esomeprazol 40 mg. Este último fármaco, por su potente acción antisecretora,
puede ser eficaz en pacientes que no mejoren con otros IBP. La dosis de los IBP se
debe duplicar en casos de fracaso terapéutico con una única dosis diaria. Los
fármacos procinéticos (metoclopramida, domperidona, cinitaprida, cisaprida, etc) son
potencialmente beneficiosos en el tratamiento de la ERGE por mejorar el vaciamiento
gástrico y aumentar el tono muscular del esfínter esofágico inferior. No se utilizan
habitualmente por tener menos eficacia que los IBP y por la posibilidad de efectos
adversos. Los pacientes con síntomas de regurgitación importante o con sospecha de
tener digestiones lentas podrían beneficiarse de la asociación de un procinético y un
IBP.

c) Tratamiento quirúrgico. El tratamiento quirúrgico de la ERGE, denominado cirugía


antirreflujo, está indicado en algunos casos en los que fracasa el tratamiento
farmacológico, en determinados pacientes con estenosis péptica o con esófago de
Barrett. El tratamiento quirúrgico se puede igualmente considerar en pacientes jóvenes
que requieran de forma continua tratamiento con IBP para controlar sus síntomas. La
cirugía antirreflujo, por vía abierta clásica o por vía laparoscópica, actúa sobre la unión
esofagogástrica para dificultar el paso de contenido gástrico al esófago.

d) Tratamiento mediante gastroscopia. Los pacientes con estenosis esofágicas con


síntomas (disfagia) se pueden beneficiar de la práctica de dilataciones mediante
gastroscopia. Actualmente se están desarrollando técnicas endoscópicas para el
tratamiento de la ERGE y del esófago de Barrett, disponibles únicamente en
hospitales especializados, que en un futuro podrán adquirir mayor difusión y evitar en
algunos casos la necesidad de tratamiento quirúrgico.

Autores: Manuel Castro Fernández y María Rojas Feria.


Unidad de Enfermedades Digestivas. Hospital Universitario de Valme.
Sevilla.

  5