You are on page 1of 5
26 | PERSONALIDAD | DEL ANARQUISMO A FIRMAR que el anarquismo hace marxismo a pesar suyo es embarullar las ESTUDIOS cosas. Ambas doctrinas han nacido de las preocupaciones de una misma época. Revolucionarias, econémicas, humanistas, cientificas si se quiere. Y, por encima de todo, subjetivistas. El marxismo no inventé la lucha de clases. Ni el materialismo histérico. Ni la filosofia dialéctica, su més profunda categoria. El anarquismo hizo y hace suyas algunas de estas premisas a las cuales imprime su propio estilo. Inferir. de esto la subordinacién del uno al otro es absurdo. Cada cual sigue su rumbo. Tanto el uno como el otro se acercan, se cruzan y se separan como los barcos en alta mar, que van de puertos distintos a puertos diferentes. La lucha de clases nacié parece en el fondo del Océano, con los primeros rudimentes de vida. Se propago a tierra firme con el primer anfibio y estalé la cumbre de la animalidad con el homo sapiens. Apurando las cosas los naturalistas de la época herdica, con su lucha por la existencia, serian los clasicos de Marx. Las investigaciones de Darwin dieron lugar a un darwinismo social. Que va de Huxley a Malthus y pasa por Hobbes. El darwinismo social, para sarcasmo, inspiro a los filésofos del capitalismo. En el darwinismo social vence el mds apto, el mds apto es el més fuerte. En el manifiesto de la Internacional, escrito por Marx, se dice: «Proletarios de todo el mundo, unios». Que equivale a decir: «Débiles de todo el mundo, unios para derribar al més fuerte». A la victoria del mds fuerte, como factor de la evolucién, el ruso Kropotkin habia opuesto sus observaciones directas de «apoyo mutuo». El sindicalismo moderno ha hecho suya la divisa més simple: «La unién hace la fuerza». Pero en la lucha de clases marxista el capitalismo seré vencido no por un proletariado més fuerte o més unido sino porque esté escrito en los astros. El proletariado de Marx es como la grey judaica: una clase escogida. De todas maneras Marx debe mds a la ciencia de su tiempo que a su propia genealogia racial. — La ciencia del tiempo de Marx es mas subjetiva que objetiva. Los cientificos 7 eran como chicos con zapatos nuevos. La ciencia era joven, euférica, extremista. Los afios le darian més asiento. El Ultimo grito era entonces el materialismo. y el determinismo. Hegel y Buchner le habian robado el trono a Dios y gobernaban la Inteligentzia en régimen colegial. El socialismo cientifico de Carlos Marx es cientifico segiin la ciencia del siglo XIX, que era militante, comprometida, Engreido de esta ciencia Marx trato de socialismo utdpico todo el que no encajare con el suyo. Marx declamaba como un inventor del socialismo. Oyéndole exaltar la lucha de clases nos vienen en mente los soflamas castrenses del general prusiano Moltke: «La paz perpetua es un suefio —aseveraba Moltke—, no precisamente un bello suefio, y la guerra constituye un elemento de orden divino del Universo». Para el filésofo Hegel todo lo real es racional (necesario, fatal). Su panlogismo, dijo Camus, es la justificacién del estado de hecho. El mal, a fin de cuentas, seria el bien. En términos de ir por casa dice nuestro refranero: «No hay mal que por bien no venga». La afinidad de los contrarios, la ley del contraste, sal de la vida, vendria a ser lo mismo. La profecia marxista se apoya en el punto” de vista dialéctico. Cientificamente la dialéctica es discutible. Para el filésofo griego dialéctica es un método de razonar. Hegel hizo de ella una filosofia pedante. Marx la situé en el centro de su cosmogonia socialista. Este Universo marxista tendria una finalidad. Lo que probablemente no es el caso del Universo real, segtin la ciencia del siglo XX. El jialismo de Marx 27 ESTUDIOS es sélo cientifico segiin la ciencia del siglo XIX. Hasta el presente el Universo no ha descubierto su finalidad. Contemplando el Universo de tejas arriba lo que salta a la vista es su indiferencia por lo que ocurre de tejas abajo. Parece que la finalidad es producir y conservar la vida. Més también podriamos afirmar que el fin de la vida es la muerte. Si todos los seres parecen destinados a vivir no es menos evidente que en Ultima instancia mueren. Mientras afirman la vida, viven matando. éLa finalidad de la vida seria el hombre? Cuestién de nuestro inveterado antropo- centrismo. Ya en el siglo pasado escribia Guyau: «El mundo no tiene en absoluto su fin en nosotros, de la misma forma que nosotros no tenemos en él un fin fijado de antemano. Nada hay fijado, arreglado y predeterminado, no hay ninguna clase de “adaptacién primitiva y preconcebida de las cosas. Esa adaptacién supondria ante todo un mundo ideal existente con anterioridad al mundo real; después, un demiurgo disponiendo las cosas conforme a un plan dado, como hace un arquitecto». Contra el «socialismo utépico» el marxismo propone su ciclo dialéctico de la historia. Que es una planificacién del proceso evolutivo socialista. Todos los detalles estén dispuestos de antemano y se cumplen inevitablemente de acuerdo con una Fralidedicarena: