You are on page 1of 2

01ENE2018

Economía Nacional

Perspectivas económicas de
Venezuela para 2018
Banca y Negocios @bancaynegocios

La falta de indicadores económicos oficiales, así como la poca transparencia y las


distorsiones, hacen difícil a las empresas y organismos especializados dar con
perspectivas para Venezuela desde hace algún tiempo. Sin embargo, haciendo
estimaciones y cálculos basados en datos disponibles, los expertos hacen sus
proyecciones para el año próximo.

Estas son las principales perspectivas económicas de Venezuela para el año 2018.

Producto Interno Bruto

Las estimaciones coinciden en que el país tendrá en 2018 su quinto año consecutivo
de caída de la producción. El Fondo Monetario Internacional espera que la baja sea
de 6%, mientras la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal)
calcula que de “mantenerse la restricción externa, y ante un crecimiento moderado
de los precios del crudo, es muy probable que en 2018 se mantenga la recesión”,
por lo que estima una contracción del 5,5% para el PIB en dicho año.

La firma Aristimuño Herrera y Asociados espera que la contracción el año


próximo esté alrededor del 8%.

Inflación

El alza de los precios en Venezuela llegó a los cuatro dígitos por primera vez en su
historia en 2017. Según el índice de la Asamblea Nacional (Parlamento) culminará
el año en 2.000%.

Los analistas coinciden en que la hiperinflación que arrancó en 2017 se mantendrá


el año próximo. El FMI calcula que al cierre de 2018 los precios habrán subido
2.529,6%, mientras el banco de inversión Torino Capital espera 5.324,8%.

Tipo de cambio

La tasa de cambio en Venezuela sigue oficialmente fijada por el gobierno. Al cierre


de 2017 existen dos valores oficiales: Bs/$ 10 para bienes básicos (Dipro) y Bs/$
3.345 (Dicom) en un mercado que está paralizado desde agosto. Por su parte, el
mercado no oficial supera más de 30 veces la tasa oficial más alta. En febrero la
tasa Dipro cumplirá dos año en ese valor y el gobierno no ha anunciado ningún plan
económico para su modificación.

La estimación de esta variable es bastante complicada, aunque algunas firmas


aseguran que para el cierre de 2018, se ubicará 10 veces por encima de su valor
actual.

Una de las expectativas en este aspecto es el lanzamiento de la moneda virtual


petro, respaldada oficialmente por 5.000 millones de barriles de reserva del campo
1 del Bloque Ayacucho de la Faja del Orinoco. Si el funcionamiento de esta
criptomoneda es igual al de otras abrirá una ventana para un nuevo de tipo de
cambio oficial, cuyo precio estaría determinado por el mercado. Son muchas las
variables que intervienen en el desarrollo de una criptodivisa, pero el gobierno ha
deposita en ella sus esperanzas para esquivar las sanciones estadounidenses y
hacer pagos a proveedores.

Importaciones

La reducción de las importaciones es una constante en la economía venezolana en


los últimos años. Dos razones la impulsan: bajos ingresos petroleros y pago de
deuda externa. En 2017, según la firma Aristimuño Herrera & Asociados la caída
fue de 20% y esperan una contracción menor en 2018.

El banco de inversión japonés Nomura estima que la caída de las importaciones el


año próximo será de 35%.

Exportaciones

Más de 95% de las ventas externas de Venezuela son petróleo crudo o sus
productos. Con la caída de la producción y las sanciones de Estados Unidos
afectando algunas operaciones financieras, las exportaciones del año próximo
enfrentarán un escenario complicado. Nomura estima un precio promedio del barril
venezolano en $55,1 y exportación en niveles de 1,125 millones de barriles diarios
para un total de $22.584 millones. Torino calcula que estarán alrededor de $30.700
millones.

Ambas estimaciones muy lejanas a los topes de más de $90.000 millones que llegó
a alcanzar este indicador en el año 2012, lo que implica graves efectos en el
abastecimiento y la producción.

“La correlación existente entre el Producto Interno Bruto y las importaciones es muy
alta (96% en los últimos 7 años para ser exactos), lo cual implica que si se analiza
el ritmo de importaciones ya automáticamente se puede predecir si la economía es
capaz de crecer o no”, señala Aristimuño Herrera & Asociados.