You are on page 1of 9

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS

(UAPA)

ESCUELA DE EDUCACION

CARRERA DE EDUCACION MENSION CIENCIAS SOCIALES

TEMA:

EL RELIEVE DEL AMERICANO

PRESENTADO POR:

VLADIMIR RODRÍGUEZ ROSARIO

MATRICULA:

1-13-0871

ASIGNATURA:

GEOGRAFIA DE AMERICA Y EL CARIBE

FACILITADOR:

JOSE GILBERTO RODRIGUEZ

SANTIAGO DE LOS CABALLEROS,

REPÚBLICA DOMINICANA

29, ENERO, 2017


I. Realice un álbum de mapas donde presentes.

a. Un mapa climático de América.


b. Un mapa de relieve de América del Norte donde señales los sistemas
montañosos más importantes.
c. Un mapa de relieve de América del Sur donde señales los sistemas
montañosos más importantes.
d. Un mapa de relieve de América Central y el Caribe donde señales los sistemas
montañosos más importantes.
II.- Haga un cuadro con los climas existentes en América del Norte, América del
Sur, América Central y el Caribe; así como la biodiversidad (flora y fauna) en cada
una de las regiones continentales.

Clima de América del norte, flora y Las regiones de América del Norte que
fauna se ubican cerca del polo tienen un
clima frío durante todo el año; aunque
experimentan las dos estaciones:
verano e invierno. El invierno es la
estación larga y puede durar más de la
mitad del año. En la zona templada
suceden las cuatro estaciones. En las
zonas contiguas al mar y en las
regiones alejadas del polo, los
inviernos suelen ser benignos y los
veranos frescos por la influencia de los
vientos oceánicos.
La gran extensión del territorio de
América del Norte permite que existan
varios tipos de clima y, por lo tanto,
especies de animales y plantas propias
de cada ecosistema. Hacia el sur, en la
zona templada, viven diversas especies
de animales, principalmente en los
bosques y en los desiertos: lobos,
coyotes, mapaches y algunos tipos de
serpientes, como el cascabel y la coral,
constituyen la fauna característica de
esta región.
Clima de América del Sur, flora y fauna. América del Sur alberga una gran
variedad de climas: la humedad cálida de
la Selva Amazónica, el frío seco de la
Patagonia, la aridez del Desierto de
Atacama, los vientos de la Tierra del
Fuego. La explicación reside en: La
amplitud de latitudes que ocupa el
continente.
La vegetación de América del Sur varía
según las diferentes regiones climáticas.
Las áreas de los trópicos tienen una
cubierta densa de la selva o selva. Esta
región, la más grande del mundo, cubre la
mayor parte del cinturón ecuatorial,
incluyendo las áreas costeras de Brasil y
las faldas de los Andes, y está lleno de
plantas tropicales de árboles de madera
dura, palmas, helechos arborescentes,
bambú y vides. En las zonas con sequía
de invierno, sobre todo a lo largo de la
costa de Venezuela, en el noreste de
Brasil y el Gran Chaco, son bosques ralos
y matorrales.
América del Sur, América Central, las
llanuras de México y las Indias
Occidentales pertenecen a una sola región
zoo geográfica, usualmente llamada la
región Neo tropical. La fauna se
caracteriza por una gran variedad de
especies que sólo se encuentran en este
continente y que incluye monos, vampiros
y muchos roedores. En la región de una
única especie de oso y vive una especie
de camélido, llama. Características del
continente también son la vicuña, la
alpaca, el jaguar, pecarí, el oso
hormiguero gigante y el coatí.
Clima de Centro América y el Caribe, Los climas cálidos se extienden
flora y fauna. por América Central, el Caribe y gran
parte de América del Sur. Sus
características principales son:
baja amplitud térmica, temperaturas
medias anuales elevadas
y precipitaciones abundantes todo el año.
Centroamérica es rica en vegetación.
Dominante es la selva donde, a menor
altitud a 1000 m, crecen exuberantes
palmeras, helechos, lianas y epífitas,
debido a la lluvia y humedad altas de la
región. En altitudes entre los 1000 y 1600
m crecen bosques de pinos y robles
similares a los de las tierras altas
mexicanas. Las regiones más altas de
Guatemala y Costa Rica tienen una
vegetación herbácea y en las zonas no
expuestas a los vientos alisios predominan
rasgos de monte y la sabana.
La fauna tiene afinidades con la de
América del Sur e incluye pecaríes y
zarigüeyas, así como el jaguar, el ocelote,
jaguarundi (Felis yagouaroundi) y el tigrillo
(Felis wiedii), perteneciente a la familia
Felidae, armadillos, osos hormigueros y
los perezosos. Los pumas, zorros grises y
los coyotes son originarios de América del
Norte, como los ciervos.

III- Explique la relación de los seres humanos con los recursos naturales en el
proceso de explotación de los mismos.

Los recursos naturales constituyen un tema de debate constante en la escena político-


económica contemporánea. Las formas de apropiación, explotación, comercialización y
destino final de tales recursos afectan profundamente las relaciones internacionales,
determinan flujos financieros de envergadura y son causa de conflicto entre Estados
soberanos y corporaciones transnacionales. Pero su importancia va aún más lejos.
Podría decirse que la dotación de recursos y las modalidades adoptadas para su
apropiación y explotación contribuyen a definir patrones específicos de desarrollo en
países centrales y periféricos, así como su forma de inserción en el sistema mundial,
en un proceso acumulativo que refuerza un sistema de división internacional del
trabajo.

Los recursos naturales han sido objeto de preocupación a lo largo de la historia del
pensamiento económico. Entre diversos paradigmas científicos, su consideración ha
ido reflejando las ideologías imperantes en cada situación histórica particular.

La necesidad de una adecuada situación de recursos naturales en términos globales,


capaz de sustentar un proceso de desarrollo, fue ampliamente examinada por los
clásicos, en especial por Malthus, Ricardo y Mill. Según estos autores, la eventual
escasez de los recursos naturales llevaría a la larga a un estado estacionario. Dicha
preocupación reaparece en los llamados neomalthusianos, y más recientemente en los
trabajos patrocinados por el Club de Roma sobre los límites del crecimiento y en las
expresiones vertidas por diversos autores, posiciones éstas muy controvertidas que
mantienen vigente y vivo el debate.