You are on page 1of 7

Recolección y manejo de semillas

a.i.1. Mejora genética

La mejora genética o mejoramiento genético es el arte y la ciencia de incrementar el


rendimiento o la productividad, la resistencia a agentes abióticos y bióticos adversos, la
belleza, la calidad o el rango de adaptación de las especies animales y vegetales
domésticas por medio de los cambios en el genotipo (la constitución genética) de los
individuos. Como disciplina científica está basada en las leyes de la herencia, la
genética cuantitativa y la genética de poblaciones. El rendimiento y la productividad
hacen referencia al peso por unidad de superficie de un determinado bien para consumo
humano que sea producido por una planta o un animal. Así, la cantidad de toneladas de
grano de maíz producido por una hectárea de ese cultivo es el rendimiento del maíz. La
cantidad de leche que una vaca provee diariamente es la productividad de ese animal.
Los agentes bióticos adversos a los que hace referencia la definición son todas las
plagas o enfermedades (insectos dañinos, hongos, bacterias y virus perjudiciales) que
tienden a deprimir, a disminuir el rendimiento o la productividad de cultivos y animales
domésticos. Los agentes abióticos adversos son todas las variables del tiempo, del clima
y del suelo que tienden también a reducir el rendimiento o productividad, como por
ejemplo el exceso de sales en los suelos o en el agua para beber, el calor o frío extremo,
las deficiencias hídricas. La calidad hace referencia a las cualidades del producto final
que se consume. Pueden ser organolépticas como en el caso de frutas y verduras;
cuantitativas como el porcentaje de proteína en trigo o el contenido de grasa
butirométrica en el ganado lechero o, incluso puede estar relacionada con la vida media
del producto luego de la cosecha (como por ejemplo, la vida media de las flores en una
variedad de tulipán).

Los objetivos que se quieren obtener a la hora de recoger las semillas son:

 Mejora de la producción principal: madera, resina, piñón y corcho; en menor


medida setas.
 Estabilidad de la masa en sentido ecológico, es decir, correcta adaptación sobre
la que se asienta.
 Mejora en la resistencia a enfermedades.
 Conservación de los recursos genéticos de las especies forestales que, a
diferencia de las agrícolas, no han sido cultivadas durante siglos y presentan una
variación natural.

a.i.2. Selección de la procedencia del Material


Forestal de Reproducción (MFR)
A la hora de planificar una repoblación es tan importante la elección
de la especie como el adecuado origen (procedencia) de la semilla que se
utilice. La variación entre procedencias representa, junto con la variación
individual dentro del rodal, el mayor porcentaje de variación existente en
una especie forestal.

Las regiones de procedencia deben reunir tres condiciones básicas:

 Estar compuesta por una comunidad de árboles de constitución genética


similar y significativamente diferentes a la de otras regiones de procedencia.

 Tener la suficiente extensión como para garantizar la recogida de material


reproductiva en cantidades significativas para la práctica forestal.

 Estar definida por fronteras fácilmente identificables sobre el terreno.

Mediante la obtención de semilla de región de procedencia conocida se obtiene


material de reproducción identificado, en el que las ganancia genética es desconocida
en cuanto a su altura, volumen, etc., pero asegura la adaptación a unas condiciones
ecológicas concretas.

Dentro de las regiones de procedencia se buscan condiciones de forma y


ecológicas suficientemente ecológicas como para tras una adecuada comparación entre
rodales se definan los rodales selectos. Un siguiente paso de selección para la
producción de la semilla en grandes cantidades es escoger un subgrupo constituido por
los mejores rodales selectos por presentar valores superiores en cuanto a calidad de los
pies, calidad, cantidad y periodicidad de la fructificación y fácil acceso para la recogida
de los frutos. Se marcan a edades jóvenes (20-30 años), de tal forma que se pueda
evaluar la bondad de forma de los árboles y puedan realizarse tratamientos para
aumentar la frecuencia y cantidad de las cosechas. Este subgrupo se denomina rodal
semillero y su duración es permanente. Si la superficie seleccionada es más grande se
denominan masas selectas. La semilla obtenida en estos rodales o masas se llama
selecta y se comercializa con etiqueta verde.

Las principales características a mejorar en las especies forestales serían: Vigor;


propiedades de la madera; adaptación a condiciones adversas; forma del tronco o copa.
La selección de los árboles se basa en sus fenotipos (forma). La práctica de la selección
comienza por señalar en el monte unos árboles determinados, los cuales pasarán al
programa de mejora sólo si cumplen una serie de requisitos. Los árboles que son
seleccionados se denominan árboles plus o superiores y se les señaliza visiblemente del
rodal.
En esta primera selección no se ha tenido en cuenta el valor genético, por lo que el
paso siguiente es someter a estos individuos a los test de progenies con objeto de
conocer la aptitud de transmitir a su descendencia los rasgos por los que fueron
seleccionados. Los que dan positivo son definitivamente seleccionados y se denominan
árboles élite. Estos individuos son los que son usados para la producción de semilla o
para propagarlos vegetativamente, constituyendo la generación inicial.

La producción masiva de los individuos mejorados puede realizarse de las


siguientes formas:
 Propagación vegetativa: nuevos individuos son genéticamente idénticos
al árbol élite. Con frecuencia en forma de huertos clonados.
 Hibridación controlada: se mezclan dos parentales diferentes de forma
controlada para combinar características de cada uno de ellos (por
ejemplo resistencia a heladas, a enfermedades, gran crecimiento, etc.)
 Huertos semilleros: consisten en plantaciones monoespecíficas de
árboles forestales dirigidos a la consecución masiva de semillas.
a.i.3. Época de recogida
La época de recogida de una especie comprende el tiempo que media desde que la
semilla madura hasta que ésta cae del árbol o desaparece comida por los pájaros o
roedores. Cuando la semilla al madurar cae al suelo el período de recogida de ésta será
el tiempo que puede permanecer en el suelo sin sufrir daños.

3.1. Época de maduración

Aunque la mayoría de las especies maduran a finales de otoño, también existen


otras que lo hacen en primavera o verano, o incluso puede haber otras que retrasan su
maduración hasta bien entrado el invierno.
Aunque para iniciar la recogida de una especie es imprescindible observar
directamente los frutos para ver si estos están maduros, para programar una campaña de
recogida se necesita saber de antemano la época en que maduran los frutos de las
distintas especies que se van a recolectar. Con ligeras variaciones, cada especie madura
en una época determinada, pudiendo existir pequeñas diferencias de un otoño para otro
en función de las condiciones climatológicas de cada año.

Época de recogida (Catalán, G 1977)

EPOCA del año ESPECIES


Abril / Mayo / Junio Eucaliptos spp (1), Populus spp, Salix spp, Ulmus spp,
Junio / Julio Prunus avium, P. cerasus, P. mahaleb, P. spinosa.
Agosto / Septiembre Acacia spp, Amelanchier spp, Betula alba, Ceratonia siliqua,
Crataegus spp, Rosmarinus, Sambucus spp, Viburnum spp.
Septiembre / Octubre Abies spp, Aesculus spp, Amigdalus communis, Buxus
sempervirens, Chamaecyparis lawsoniana, Fagus sylvatica,
Laurus nobilis, Spartium junceum, Tilia spp.
Octubre a Diciembre Acer spp, alnus glutinosa, Arbutus unedo, Castanea, Cedrus
spp, Corylus avellana, Cupressus spp, Eleagnus angustifolia,
Gleditchia triacanthos, Junglans spp, Larix spp, Olea europea,
Phillyrea angustifolia, Picea spp, Pistacia spp, Quercus spp,
Retama spp, Taxus bacatta.
Octubre a Marzo Acer negundo, Celtis spp, Fraxinus spp, Ilex
aquifolium, Juniperus spp, Ligustrum spp, Melia
azederach, Nerium oleander, Pinus spp, Platanus
spp, Rosa spp.

(1) Puede hacerse en casi todas las épocas del año. (2) Se deben recolectar todavía no están del todo
maduros se quiere obtener buenas germinaciones en las siembras tempranas.

3.2 Métodos para determinar la madurez de la semilla


Los recolectores veteranos suelen determinar el grado de madurez de la semilla,
basándose en el color o en la apariencia general de los frutos que suelen cambiar de
aspecto externo cuando están maduros. Este procedimiento, aunque a veces falle,
únicamente es útil para recolectores expertos, pues en caso contrario se puede correr el
grave peligro de recolectar frutos que todavía no estén maduros o bien creer que no lo
están y que llegue la diseminación antes de que se haya iniciado la recolección. Para
evitar estos peligros y permitir que los recolectores noveles puedan realizar recogidas
con plena garantía se han estudiado métodos empíricos que facilitan la determinación
del grado de madurez sin necesidad de disponer de expertos en esta materia.

3.2.1 Métodos gravimétricos:

Estos métodos están basados en el principio de que el peso específico de las piñas
o de los frutos disminuye a medida de que la semilla se acerca a la madurez.

Determinando la densidad de los frutos cuando estos están maduros, bastará


preparar un líquido con un peso específico fijo en el cual flotarán los frutos maduros de
determinada especie y se hundirán los que todavía están verdes. Cuando más de la mitad
de las piñas analizadas flotan en el líquido se puede iniciar la recogida.

Actualmente se ha determinado la densidad de la piñas maduras de gran número


de pinos, aunque esta característica puede variar ligeramente de una localidad a otra y
por consiguiente para una mayor seguridad se deberá confirmar estas cifras antes de
emplearlas en el campo. Los líquidos normalmente empleados para estos fines son
distintas clases de aceite de peso específico conocido.

3.2.2 Métodos de corte:

Aunque los métodos gravimétricos son bastante seguros, siempre es conveniente


comprobar visualmente el estado de madurez de las semillas, cortando
longitudinalmente las piñas o los frutos en dos mitades para examinar las semillas que
quedan en las caras del corte. La semilla madura está dura y la semilla que no está
madura está blanda y no bien delimitada.

3.3 Diferencias en las fechas de maduración

No todos los frutos de una misma planta maduran al mismo tiempo, ni


individuos próximos lo hacen al mismo tiempo. Estas diferencias pueden ser muy
pequeñas para determinadas especies, pero pueden representar un período de incluso
un mes para otras. Así tendremos que, en general, las coníferas de una misma especie
maduran al mismo tiempo, pudiendo haber diferencias de hasta 10 días en la fecha de
maduración entre individuos próximos. Sin embargo, algunas especies frondosas
pueden prolongar este período sensiblemente.

4. Época de recolección.
La época de recolección para cada especie corresponde al intervalo comprendido entre
la maduración del finto y su diseminación. La recolección en este periodo garantiza una
semilla madura, de origen conocido y no dañada por agentes externos. Ambos
momentos, dependiendo de cada especie, pueden estar próximos, o muy lejanos.
Ademas los efectos del clima en un año determinado pueden hacer que las fechas de
fructificación se distancien del promedio. En la zona templada, una primavera temprana
y un verano seco pueden hacer que la semilla madure muy pronto, y a su vez, los
vientos fuertes y secos producen la dispersión rápida de las semillas maduras. El tiempo
fresco y húmedo, en cambio, pueden retrasar en semanas o meses, la maduración y
dispersión de las semillas.

5. Sistemas de recolección

Existe una gran variedad de métodos y equipos para recolectar los frutos. La
elección de uno u otro depende de una serie de factores, entre los que están:

5.1 Factores que influyen en la recolección.

 Características del fruto. Tamaño, número, distribución, posición, etc.

 Características del árbol. Diámetro, forma, altura, tipo de copa, grosor de la


corteza, densidad de las ramas, etc.

 Características del rodal. Distribución, densidad de los árboles, estratificación


de la vegetación, etc.

 Características del lugar. Accesibilidad, pendiente, etc.

5.2 Sistemas de recogida de frutos.

Tradicionalmente se han descrito cuatro sistemas de recogida de frutos en las


especies arbóreas forestales:

 Recogida de frutos en árboles apeados. Se aprovechan las cortas, condicionando


la época del apeo con la de maduración. La recolección se suele realizar a mano con
ayuda de rastrillo o ganchos. Cuando las operaciones son rápidas, la recogida de los
frutos se realizan una vez que se han llevado los fustes y antes de que se amontonen y se
quemen o trituren la leña de las copas. Desde un punto de vista de garantizar cierta
calidad genética presenta algunos inconvenientes; imposibilidad de extraer los pies
peores antes de la polinización por lo que ésta es abierta a todos los pies del mismo
rodal, las cortas deben realizarse en el período de maduración de la semilla y antes de
que esta disemine, se han de regular las cortas concentrándose en los años de
fructificación elevada para hacer rentable la recogida de semilla y se precisa de
prospecciones anuales de nuevas superficies de corta en el caso de rodales selectos
temporales.

 Recogida de frutos de árboles en pie. Es la forma más recomendable desde el


punto de vista de la calidad de la semilla y producir el menor daño a los árboles. Los
sistemas de recogida en este caso son en este caso son muy diversos:
a) Recolección desde el suelo: se utiliza en el caso de árboles con ramas
bajas, cuando el recolector tiene acceso directo a los frutos de las ramas
estando de pie en el suelo. Puede utilizar como herramientas rastrillos,
sierra, cuchillos, ganchos o tijeras de podar, con objeto de cortar los
frutos o las ramillas fructíferas.

b) Escalada al árbol: dentro de las distintas técnicas de escalada al árbol


cabría distinguir: trepadores con espuelas o con apoyos de caucho, la
bicicleta suiza o baumvelo, el ekereuil (juego de plataforma y asiento que
se eleva con los pies), o diferentes sistemas aplicados de la técnica de
progresión del alpinismo, como pueda ser la ascensión con ganchos,
estribos, escaleras de tramos acoplables o mediante trepadores de pie. Un
análisis comparativo de estos últimos métodos está en la siguiente tabla
(Notivol, E. 1992):

MÉTODO DE ASCENSIÓN
GANCHOS ESCALERAS ESTRIBOS
Rendimiento *** ** *
Movilidad en el *** * **
monte
Esfuerzo *** * **
Daños al árbol *** ** *
Seguridad * *** **
Coste * *** *
Habilidad *** * ***

c) Recolección mediante plataformas: son plataformas con brazo extensible


montadas sobre vehículos similares a las que se utilizan para el montaje
de cables eléctricos aéreos. Pueden llegar hasta alturas de 10 ó 15 m.
Este método precisa de buen acceso a los sitios y a los árboles en
particular.

 Recogida de frutos en el suelo: su caída puede ser natural o producto de una


vibración manual o mecánica. Es la forma de recogida para las semillas de gran
tamaño como es el caso de las especies de frondosas de los géneros Castanea,
Quercus, Fagus, Juglans, etc.

Presenta los inconvenientes de recogida de semillas inmaduras, vanas,


deterioradas o con germinación prematura y falta de conocimiento de cuál es el
árbol padre.

 Las vibradores mecánicos: precisan de un terreno accesible y de operadores


experimentados, por lo que su uso se recomienda a huerto o rodales semilleros.

5.3. Los sistemas de recolección más utilizados para cada una de las
especies forestales se relacionan a continuación (Catalán, G. 1977):
MÉTODO ESPECIES
Recogida del fruto de las ramas Matas y arbustos
desde el suelo directamente
Recogida desde el suelo Acer, Sorbus, Corylus, Eleagnus,
empleando pértigas Fraxinus
Recogida desde el suelo previo Celtis, Amigdalus, Castanea,
vareo o agitado Ceratonia, Fagus, Juglans, Olea,
Prunus, Quercus, Sophora, Tilia,
Ulmus.
Recogida en árboles apeados Pinus, Abies, Eucaliptos, Larix,
Picea, Pseudostuga (*)
Recogida de árboles en pie Abies, Pinus, Fagus, Hacer,
Eucaliptos, Larix, Picea, Tilia,
Ulmus, Tsuga.
(*) Puede realizarse en la práctica totalidad de especies aunque
en la práctica sólo en aquellas que son objeto de cortas con interés
comercial.