You are on page 1of 3

En la Faja Petrolífera del Orinoco, la producción también declino

Por: Nelson Hernandez

La joya de la corona del socialismo del Siglo XXI, en materia petrolera, es la Faja
Petrolífera del Orinoco (FPO). En los últimos 18 años, la atención de PDVSA estuvo
centrada en la FPO, iniciándose con el proyecto “Magna Reserva” que concluyo con la
“certificación” de más de 200 millardos de barriles de reservas de petróleo, dando así
origen a la frase: Venezuela, el país con las mayores reservas mundiales de petróleo.

Otro aspecto fue la conversión a Empresas Mixtas (2005), de las principales compañías
que venían explotando el crudo extra pesado de la FPO, y que lo adecuaban al mercado
mediante las plantas mejoradoras (…No se ha hecho ninguna otro mejorador).

En el Plan Siembra Petrolera y en el Plan de la Patria, se le asignaba a la FPO


volúmenes de producción del orden de los 4 MBD. Tal como lo refleja la grafica a
continuación. Es de señalar que en el 2008, viendo que era inalcanzable la producción
prometida, crearon la División FPO (corrieron los límites geográficos de la FPO e
incorporaron campos con crudos distintos a los crudos FPO)

En otras palabras, la producción de la División FPO, es una mezcla de distintas


gravedades de crudo. Para el 2016, la división producía unos 1300 kBD.

Como consecuencia de no haber instalado nuevos mejoradores de crudo, PDVSA


recurrió a la mezcla de crudo FPO (8 a 10 °API) con petróleos livianos o nafta para
obtener un crudo mejorado de 14 °API (pesado), denominado Merey. Esta vía de
mejoramiento, es económicamente viable ante un mejorador para periodos cortos
(inicios de producción o producción temprana).

En un principio se utilizaba crudos livianos de producción autóctona, pero estos


comenzaron a declinar como resultado de la poca atención que se le puso a la
explotación de los principales yacimientos productores como son los del lago de
Maracaibo y el Furrial.

La grafica a continuación muestra la evolución de la producción del petróleo


venezolano por tipo de crudo1. Grupo 1 (Condensados, Livianos y Medianos) y Grupo 2
(Pesados y Extra pesados)

En lo atinente al Grupo 1 (G1), su declinación ha sido constante desde el 2006, pasando


de 1795 kBD a 710 kBD en el 2017. Una pérdida del potencial de producción de casi un
millón de barriles diarios.

Con respecto a los crudos del Grupo 2 (G2), estos experimentaron un aumento al pasar
de 720 kBD en el 2004 a 1520 kBD en el 2013. A partir del 2013, la producción
comienza a declinar situándose en 770 kBD en el 2017. Es decir, una pérdida de 750
kBD.

Hasta el 2012, la producción de crudos del G2 compensaban la caída de la producción


del G1… pero la caída del G2 es dramática motivada, principalmente, a las limitaciones
financieras por la que atraviesa PDVSA y sus empresas mixtas y filiales.

1
Condensados mayores de 38°API; Livianos entre 30 - 37.9; Medianos entre 22 – 29.9;
Pesados 21.9 – 10 y Extra pesado menor de 10
La falta de crudos livianos para producir crudo FPO es cada vez mas critica. No hay
dinero, ni créditos para su importación.

Toda esta debacle luce inverosímil. El país con las mayores reservas de hidrocarburos
no las puede producir. Todo como consecuencia de la aplicación de políticas públicas
energéticas erradas.

En el mediano plazo, revertir esta situación es cuesta arriba. Se necesita mucho dinero,
tecnología y recursos humanos idóneos… más aun en la FPO, por las características
intrínsecas de su petróleo, de allí su no convencionalidad de explotación.

Ni el cambio de nombre, ahora Faja Petrolífera del Orinoco Hugo Chávez, pudo parar la
disminución de la producción.