You are on page 1of 5

Trabajo practico Evaluativo

Alumnos: Franco Fogolin, Lucas Velizan, Mauricio Vera Curso: 3º C Humanidades Tema: Anarquismo

El Anarquismo, un movimiento surgido en el siglo XIX, es un nombre dado a la doctrina y movimiento que promueve la anarquía, es decir la autonomía e igualdad de cada persona y su asociación directa. Es entonces contrario a la existencia de cualquier relación humana de dominación que considera indeseable, innecesaria y nociva, a menudo derivado del rechazo al mando forzado, y a la autoridad involuntaria y permanente

Definición
La palabra anarquía viene del griego, el prefijo A, que significa “no”, “la falta de”, “la ausencia de”, o “la carencia de”, mas archos, que significa “soberano,” “director”, “jefe”, la persona a cargo de”, “comandante.” Los términos griegos ANARCHOS y ANARCHIA quieren decir “no tener gobierno - estar sin gobierno”. El estricto significado original del anarquismo no era simplemente “Sin gobierno”. Anarquía significa “sin soberano” o más en general “sin autoridad”, y es en este sentido que los anarquistas han usado continuamente la palabra. Anarquía se

define como una filosofía en contra de la jerarquía, contra cualquier desigualdad de poder o de privilegios entre individuos. Por esta razón, mejor que ser puramente anti-gobierno o anti-estado, el anarquismo es primeramente un movimiento en contra de la jerarquía, por que la jerarquía es la estructura organizante que da cuerpo a la autoridad. Dado que el estado es la más alta forma de jerarquía, los anarquistas son por definición, anti-estado.

Origen:
El anarquismo se creo en, y por, la lucha de los oprimidos por la libertad. El anarquismo se deriva de la lucha directa de los trabajadores contra el capitalismo, de las necesidades de los trabajadores, de sus aspiraciones de libertad e igualdad, aspiraciones que están particularmente vivas en el período más heroico de la vida y la lucha de las masas trabajadoras. Como bien lo refleja la cita de La Plataforma Organizadora De Los Comunistas Libertarios producida por los participantes en el movimiento Makhnovista en la Revolución Rusa que señalaron que “la lucha de clases creadas por la esclavitud de los trabajadores y sus aspiraciones de libertad engendraron, en la opresion, la idea del anarquismo: la idea de la negación total de un sistema basado en los principios de clase y el Estado, y su subsitución por una sociedad libre no-estadista de trabajadores bajo la auto-gestión

Raíces filosóficas del anarquismo
Los anarquistas han manifestado que realmente las ideas anarquistas han estado desde siempre presentes en la humanidad, incluso han visto en la cooperación y la ayuda mutua entre los individuos cualidades connaturales a la naturaleza humana, de ahí que a veces se mencione la expresión anarquismo moderno para nombrar a las teorías que se desarrollan en el siglo XIX. Las raíces filosóficas del anarquismo moderno se hunden en el Renacimiento y la Ilustración. En el Renacimiento, con ocasión de la Reforma se desarrollaron las bases de libre examen y el pensamiento crítico, además de surgir el humanismo con características como el antropocentrismo frente al teocentrismo de la época anterior, el pacifismo y el optimismo. Con la Ilustración, llegarán los conceptos del racionalismo, el idealismo y el individualismo, así como la búsqueda de un sistema social y político basado en las ideas de la libertad, la igualdad y la fraternidad. Anticipando el desarrollo del anarquismo en otros campos que superan lo ideológico, y como respuesta al excesivo racionalismo y a la misma Ilustración, surge el Romanticismo a finales del siglo XVIII enfocándose en la subversión cultural y el regreso a la creatividad como facultad primordial del ser humano que lo lleva a destruir todas las demás cadenas. Luego han existido otras influencias recíprocas desde perspectivas naturalistas, positivistas, vitalistas, existencialistas, postestructuralistas, la economía clásica, la economía austríaca, entre otras.

Prehistoria del anarquismo:
Sus antecedentes inmediatos deben buscarse, sin embargo, en los inicios de la revolución industrial y de la era de la burguesía y del capitalismo, o sea a fines del siglo XVIII y principios del XIX. En este momento histórico surge precisamente el socialismo utópico, en el cual pueden hallarse sin duda, importantes componentes anarquistas en la medida en que sus metas se identifican con la construcción de una sociedad igualitaria y justa, al margen (ya que no directamente en contra) del

Estado. Saint-Simon, Owen y sobre todo Forurier compartían el ideal y la meta de un socialismo anti-autoritario y no estatal, es decir, libertario. Saint-Simon anuncia y propicia una sociedad en que la administración y la economía pasen a manos de los productores (obreros, agricultores, artesanos, técnicos, etc.) a quienes denomina "industriales", por contraposición a las clases ociosas (nobles, sacerdotes, militares, burgueses, etc.) El proyecto central del socialismo de Saint-Simon se cifra en una sustitución del gobierno propiamente dicho (que detentan hasta entonces las clases ociosas) por una organización tecnológica y científica de la sociedad. De tal proyecto se infiere que el Estado habrá de disolverse en la sociedad científicamente estructurada y económicamente regida por los trabajadores. Estos socialistas utópicos rechazan en absoluto la idea de la revolución social, no hablan de "suprimir" o "abolir" el Estado, sino que contempla su natural y pacífica disolución del organismo económico. Estas limitaciones hicieron que no todos consideren a Saint-Simon antecedente del anarquismo, sin embargo Proudhom lo señala en las raíces del anarquismo por sus auspicios de que "la obediencia y la sumisión propia del sistema militar serán reemplazadas por el trabajo personal y la participación en una tarea común" (de "Catecismo de los industriales").

Los puntos principales de la doctrina anarquista se pueden resumir en cinco grandes principios:
* El hombre es bueno por naturaleza. Ha nacido bueno, o potencialmente bueno, pero las costumbres y las instituciones autoritarias le han corrompido. La religión, la educación, la vida económica han servido para pervertir la bondad natural inherente a la humanidad. * El hombre es un animal social, y busca su plena realización mediante la cooperación voluntaria y espontánea con los demás. La sociedad es natural, el Estado no; la búsqueda de la vida comunitaria es instintiva en todos los hombres. * Las instituciones sociales vigentes y, en particular, la propiedad y el Estado son instrumentos artificiales para que unos hombres exploten y corrompan a otros. La autoridad bajo cualquiera de sus formas, incluso un gobierno democrático o un sistema de economía socialista, embrutece al individuo. * El cambio social debe ser espontáneo, director y basado en las masas. Los partidos políticos, los sindicatos y todos los movimientos organizados son producto de la autoridad. Aunque pretenden la reforma e incluso la revolución, están constituidos de tal forma que, en último extremo, vienen a reemplazar un mal por otro de signo parecido. Un cambio significativo debe expresar, pues, los sentimientos naturales de una masa de individuos autónomos que actúan sin una dirección externa. * La civilización industrial, bajo cualquier forma de propiedad de los medios de producción, envilece el espíritu humano. Las máquinas dominan al hombre, reduciendo su personalidad y obstaculizando su capacidad de creación. Cualquier sociedad basada en una estructura industrial está abocada a pervertir las motivaciones e impulsos de los que viven en ella.

Podemos decir que los anarquistas consideran esencial el crear una sociedad basada en tres principios que son interdependientes: libertad, igualdad y solidaridad. Para los anarquistas, la verdadera riqueza son los seres humanos y el planeta en que vivimos, ellos creen que ningún ser humano debe dominar a otro.

Principales Ideólogos
Uno de los primeros en exponer las ideas anarquistas fue William Godwin en 1793 en su libro Ensayo sobre la Justicia Política a raíz del surgimiento de la Revolución Industrial. Sin embargo, como principales ideólogos del anarquismo como teoría coherente debemos mencionar a max Stirner, Pierre-Joseph Proudhon, Mikhail Bakunin, Piotro Kropotkin, George Sorel.

Escuelas del pensamiento anarquista
Entre el anarquismo utilitarista de William Godwin, el mutualismo de Pierre-Joseph Proudhon, el egoísmo ético de Max Stirner, el colectivismo de Mijaíl Bakunin, el individualismo radical de Benjamin Tucker, el comunismo libertario de Piotr Kropotkin o el anarquismo voluntarista de Errico Malatesta, las escuelas del pensamiento anarquista en la filosofía política y económica son variadas. Coinciden en lo básico pero con varios puntos de vista diferentes de lo que una asociación autogobernada debería ser. Cada una de estas escuelas o tendencias tiene su propia identidad política dependiendo de su enfoque y propuesta, cosa que no necesariamente significa que estén enfrentadas entre sí, incluso pueden complementarse entre ellas.

Críticas al anarquismo
En principio, el anarquismo como movimiento se ha caracterizado por cuestionar el "purismo" ideológico y táctico, debido a que la anarquía es considerada un hecho; por tanto, es la vida la que se lleva a la teoría y no al revés, siendo la ideología anarquista sólo una herramienta de los seres humanos. También suele ser despreciada la "incoherencia" entre pensamiento y acción, porque en el pensamiento anarquista los hechos son similares a su efecto. Por tanto, la crítica interna gira principalmente alrededor de estos dos temas: hacia aquellos grupos cerrados o sectarios en sus apreciaciones o a los que son incoherentes en sus actos. Se considera que caen en los mismos errores que lo que se quiere combatir. También existe abundante análisis y crítica sobre las carencias y los aspectos a mejorar en lo teórico, en el discurso y la estrategia, además de las observaciones hechas mutuamente entre sectores anarquistas de diferentes escuelas acerca de lo libertario y la viabilidad de sus propuestas. Esto por el lado de la autocrítica anarquista hacia su propio movimiento con fines constructivos.

CONCLUSION
El anarquismo es una corriente ideológica que tiene como principios de base la libertad del individuo, la libre asociación y la no existencia del Estado. Esta último aspecto es una concepción un tanto idealista ya que la experiencia ha mostrado que el individuo no puede gobernarse por sí solo. El obstáculo a nuestro parecer, para poner en práctica esta sociedad de tipo anarquista es el carácter mismo del ser humano ya que siempre al formarse grupos, los más astutos quieren dominar a los más débiles.

Al observar todos los movimientos revolucionarios, hemos visto que el pueblo nunca llega a ostentar el poder y siempre son unos pocos los que lo hacen y el pueblo siempre termina subyugado. En síntesis, las ideas anrquistas tienden al bien común, sin embargo no se aplican a las realidades de las sociedades modernas.