You are on page 1of 6

Anatomía funcional y deterioro cognitivo en la enfermedad de

Alzheimer: sus efectos sobre los cuidadores

M. Martín1, C. Puyo2, P. Lanz3, S. Nadal4, R. Abad5

INTRODUCCIÓN Evaluación de Ritchie (Behavioural
A pesar de la atención que se ha pres- Assessment Scale)3 constituye uno de los
tado en los últimos años al papel de la escasos instrumentos diseñados a tal fin.
valoración cognitiva en el diagnóstico y la A lo largo de los últimos quince años se
evaluación del deterioro intelectual en los ha producido un gran aumento de los estu-
ancianos, y especialmente en la enferme- dios científicos acerca de las consecuen-
dad de Alzheimer, se ha prestado mucha cias del cuidado de pacientes ancianos
menos atención al desarrollo de indicado- aquejados de síndromes demenciales
res comportamentales que valoren la auto- sobre las personas –fundamentalmente
nomía funcional. sus familiares– que lo ejercen4.
Un cierto número de instrumentos La sobrecarga (“burden”) del cuidador
diagnósticos han incorporado indicadores ha sido definida operativamente y medida
comportamentales como una guía general usando diversos modelos sociales, cogniti-
al grado de trastorno social generado por vos y comportamentales5. Entre todos ellos
la presencia de demencia tanto para el merecen mencionarse tres modelos con-
individuo como para su familia y/o cuida- ceptuales. Un modelo se basa en relacionar
dores1, o han incluido unos pocos items la sobrecarga del cuidador con el tipo espe-
sobre el estado de ánimo y la conducta cífico de deterioro y necesidades del
como correlatos de la valoración cognosci- paciente, según las dificultades que se pre-
tiva2, pero se han realizado pocos intentos senten al resolverlas. Los instrumentos uti-
para explorar la utilidad potencial de lizados para valorar este tipo de sobrecarga
observaciones comportamentales detalla- consisten en listas de problemas que pue-
das sobre la autonomía funcional como den presentar los pacientes, generalmente
indicadores del deterioro cognitivo y significativos para los cuidadores6. Otra
como factor determinante del llamado manera de medir la sobrecarga consiste en
estrés del cuidador del paciente demencia- emplear instrumentos no específicos, que
do. La Escala Comportamental de miden dimensiones como calidad de vida, o

ANALES Sis San Navarra 1997, 20 (Supl. 3): 45-50.

Correspondencia:
1. Clínica Padre Menni. Clínica Psiquiátrica P. Menni
2. Fundación Arguibide. C.S. Mental de Burlada Centro de Día Psicogeriátrico
3. Hospital Aita Menni, Mondragón. C/ Marcelo Celayeta 10
4. Fundación Arguibide. 31014 Pamplona
5. Centro Hospitalario Benito Menni, Cueto. Tfno. (948) 140611

ANALES Sis San Navarra 1997, Vol. 20, Suplemento 3 45

examinando la relación pueden experimentar una vivencia subjeti. lidad de prestación de cuidados. como un índice de alteracio- nizados en las subescalas de integración nes emocionales. dete. Desde esta perspectiva. y la posibilidad de uti. (20%). Traducción. rioro cognitivo y sobrecarga del cuidador Los ancianos debían tener al menos un en pacientes psicogeriátricos diagnostica. examinó la fiabilidad test-retest. 20. Los cuidadores fueron Los objetivos fundamentales del estu. Los items se encuentran orga. El análisis com- estrés. versiones. reclutados entre individuos que atendían a dio son: pacientes ancianos atendidos en un Centro 1. Un tercer paso lización de soporte sociofamiliar y estrate. MATERIAL Y MÉTODOS Las variables de estudio fueron las La escala de Zarit es un instrumento siguientes: variables sociodemográficas. salud. La ECA es una escala cadores de la relación: duración de la rela- heteroadministrada formada por 32 items. Martín et al. Demencia Multiinfarto riátricos no demenciantes. presencia de síndromes psicopatológicos. los cuidadores de construcción. do para la medida de sobrecarga en distin- ción iguales. Suplemento 3 . diagnóstico psiquiátrico según el DSM-IIIR.M. La muestra de estu- Evaluación Comportamental de Ritchie y dio consistió en 92 sujetos que cumplían el Ledesert o ECA (Behavioural Assessment criterio para ser considerados “cuidado- Scale) y de la Escala de Sobrecarga del res” empleado en la Encuesta EDIS13: debí- Cuidador (Caregiver Burden Scale) de an convivir con el anciano en el mismo Zarit. do dos mediciones con un intervalo de mos se ve mediada por procesos psicológi. Vol. así como con varios indicadores tanto de los cuida- otras consecuencias negativas sobre su dores como de los pacientes. Los resultados de estos social (5 items). de pacientes psicogeriátricos que en la 46 ANALES Sis San Navarra 1997. de las puntuaciones totales de la escala va de sobrecarga (“burden”). tos estudios15. Por último. trabajador social con experiencia en Psicogeriatría. un tercer Zarit fue analizada valorando su fiabilidad modelo se deriva de la teoría general del y validez de construcción. institucionalización. adaptación y validación de Día Psicogeriátrico situado en una en nuestro medio de la Escala de Clínica Psiquiátrica12. especialmente el impacto emocional segundo lugar se efectuó un análisis facto- ante dichos factores. rial con rotación varimax. y su respuesta a los mis. na utilizando el coeficiente alfa de racción entre acontecimientos estresantes Cronbach. se valoró la validez y mediadores de respuesta. tiempo de tres meses entre ambas. ocupación y orientación trabajos sugieren una mayor presencia de (5 items). y otros (6%). Dentro de este enfoque se han dise- ñado instrumentos como la “Caregiver La escala fue administrada a todos los Burden Scale” (Escala de Sobrecarga del cuidadores por el mismo investigador. la más extendida de las cuales Escala de Sobrecarga de Zarit. dos de síndromes demenciales -tanto de Los diagnósticos principales fueron tipo Alzheimer como otros síndromes Demencia Degenerativa Primaria de tipo demenciales. Comparar las características de la el investigador que asumían la responsabi- relación entre autonomía funcional. En cos. Por último. un Cuidador) de Zarit10. efectuan- tores estresantes. La utilización del GHQ ca “presente/ausente” (9 items) o como se debe a que ha sido ampliamente utiliza- escalas de severidad a intervalos de apari. Alzheimer (51%). consistió en un análisis de fiabilidad inter- gias de manejo9.y otros trastornos psicoge. Análisis de la escala de Zarit como ansiedad o depresión7. Trastorno Distímico (8%). autoadministrado del que existen varias GHQ de 28 items en la versión de Lobo14. Como resultado de la inte. el cuidador prendió cuatro pasos. En primer lugar se tiene que enfrentarse con determinados fac. otras Demencias (14%). y dos indi- consta de 22 items11. ción de cuidados (años) y actitud hacia la que se presentan bien en forma dicotómi. o escalas de La calidad de medida de la escala de calidad de vida8. domicilio y manifestar expresamente ante 2. independencia física (16 items) y “casos” psiquiátricos entre los cuidadores movilidad (3 items).

y los fue analizada valorando su fiabilidad y 79 restantes fueron clasificados de acuer- validez de construcción. Demencia Multiinfarto Escala de Evaluación Comportamental (20%). obtuvo un coeficiente de correlación de Tabla 1. se valoró la validez de construcción. sa. exa- minando la relación de las puntuaciones totales de la escala con varios indicadores RESULTADOS tanto de los cuidadores como de los Escala de Zarit pacientes. Por último. y Pearson para la puntuación total de la MMSE de Folstein17.5 hijo 47 51.5 GHQ 5.1 otro 13 14. Índice AVD de empleó el coeficiente de correlación de Katz16. Media Dv. y otros(6%). No se llevó a cabo un análisis Los resultados obtenidos en las varia- factorial al considerar bien establecida la bles de estudio se recogen en las tablas 1 estructura factorial del instrumento en el y 2. nivel de confianza del 5%.7 PARENTESCO cónyuge 29 31. Alzheimer (51%).02 ESCALA DE ZARIT 55. Típ N % EDAD 54. do al sistema CDR de Hughes19 (Clinical prendió tres pasos. El análisis com. La actitud hacia la ins.8 ACTITUD HACIA EL INGRESO EN INSTITUCIONES 1. Vol. escala.9 5. que proporcio. En ambos casos se bles sociodemográficas. efectuando síndrome demencial como normal. de Katz16.5 15. en el Índice de Katz se utilizó el método Los diagnósticos principales fueron numérico simplificado propuesto por el Demencia Degenerativa Primaria de tipo mismo autor18. dadores” evaluados en la validación de la ción”) a 4 (“es totalmente necesario”).6 1.1 ANALES Sis San Navarra 1997. atendidos por los “cui- na una puntuación de 1 (“no existe inten. Trastornos del Comportamiento Los ancianos debían tener al menos un y MMSE de Folstein17. población general. La escala fue administrada a 92 pacien- titucionalización se valoró mediante un tes ancianos que acudían a un Centro de item del Cuestionario EDIS. Índice AVD diente por dos investigadores.2 16. Dementia Rating) según la intensidad del minó la fiabilidad test-retets.3 mujer 77 83. dudo- dos mediciones con un intervalo de tiem. 20.9 5. La conducta de cada cuanto a los receptores de cuidados: paciente fue valorada de forma indepen- Variables sociodemográficas. Día Psicogeriátrico. En escala de Zarit. Tras el diag- nóstico. se eliminaron los pacientes sin La calidad de medida de la escala ECA diagnóstico de síndrome demencial. se trabajo original de Richie y Ledesert3. po de un mes entre ambas y la fiabilidad Las variables de estudio fueron varia- interexaminadores. Suplemento 3 47 ..6 SEXO hombre 15 16.0 AÑOS DE CUIDADO 6. En cuanto fiabilidad test-retest. En primer lugar se exa. En segundo lugar se efectuó un Las técnicas estadísticas fueron aplica- análisis de fiabilidad interna utilizando el das en el análisis de resultados con un coeficiente alfa de Cronbach. Trastorno (ECA) Distímico (8%). leve. Para la puntuación diagnóstico psiquiátrico según el DSM-IIIR. otras Demencias (14%). moderada o intensa. Resultados de las Variables de estudio: Cuidadores. Trastornos del Comportamiento.. ANATOMÍA FUNCIONAL Y DETERIORO COGNITIVO EN LA ENFERMEDAD.

El primero (“sobre. comprobar que la intención de institucio- carga”) puede ser interpretado como refle. El tercer factor (“competen.6 92 ECA 84. el índice de Katz. lo que coincide también con lo tos de rechazo/hostilidad hacia el familiar señalado por otros autores21. la alta correlación con otros indicado- Institucionalización. Estos Cronbach de 0. Resultados de las Variables de estudio: Pacientes.8% de la varianza. de Para el estudio de la composición fac.1 2. torial de componentes principales con que el cuidado de un anciano con trastor- rotación Varimax. Martín et al.9 92 ESCALA DE TRASTORNOS DEL COMPORTAMIENTO 4.91. como lo indica la puntuación media de se estudió a través de la matriz de correla- 12.2 ÍNDICE DE KATZ 1. Es interesante el 53.6 en el MMSE. asimismo. En cuanto a las correlaciones de la las escalas de Trastornos del escala ECA con otras variables de estudio. variables.86 entre las dos medidas. La correlaciona mejor con la sobrecarga que escala arrojó una consistencia interna el deterioro en las actividades de la vida satisfactoria. Se acepta. primarios 55 60. a efectos de comprobar su vali- Memoria/Orientación.88 79 Pearson del 0. resultados responden a lo esperado. mientras que el segundo (“rechazo”) en la escala de Zarit que con las demás agrupa items relacionados con sentimien.8 mujer 60 65. otros estudios20. La ción con las escalas de Memoria/ presencia de trastornos de conducta se Orientación y MMSE (0. acuerdo con los datos procedentes de torial de la Escala se aplicó un análisis fac. Los resultados de las variables de estu- dados. Existen unos niveles altos de trastornos cognitivos.4 est.7 7. Suplemento 3 .8 79 MMSE 9. como el Índice de Katz. no se res de autonomía.66 7. entre la puntuación en la escala de Zarit y la puntuación del GHQ. La media de la puntua- ciones entre las variables estudiadas.63 y 0. (ECA) ción de los cuidadores de su competencia para seguir manteniendo la relación de cui. ción total obtenida en la ECA es de 84.M. secundarios o superiores 5 4. Media Dv. Comportamiento y de destaca. 20. dio se recogen en la tabla 2.9 33. o paciente. tomando aquellos con nos psiquiátricos produce una sobrecarga un valor propio superior a 1. En cambio. Típ N % EDAD 77.2 NIVEL CULTURAL sin estudios 32 35.8 2. Vol. con un coeficiente alfa de diaria medido por el Índice de Katz. y la Intención de dez.5 92 SEXO hombre 32 34.9 Existe una correlación significativa directa sobre una puntuación máxima de 163.68. Escala de Evaluación Comportamental cia”) puede relacionarse con la autovalora. una buena correla- relación de cuidados y la sobrecarga. que reveló la emocional superior que la atención a suje- presencia de tres factores que explicaban tos con incapacidad física. nalización se correlacionaba más intensa- jo del impacto subjetivo de la relación de mente con la presencia de trastornos del cuidados sobre las vidas de los cuidado. comportamiento y con las puntuaciones res.4 3.0 92 ESCALA DE MEMORIA/ORIENTACIÓN 7. Tabla 2. por lo general. En cuanto a la validez de construcción. aprecia correlación entre la duración de la Se aprecia. respecti- 48 ANALES Sis San Navarra 1997.1 est.

ZARIT SH. ROTH M. BACH-PETERSON J. también ventions. ARRÓNIZ Zarit se ha mostrado como un instrumento FERNÁNDEZ DE GACEO C. GREENE JG. puntúan 0. Malestar psí- les de sobrecarga subjetiva de cuidadores quico en cuidadores familiares de personas de ancianos aquejados de trastornos psi. 1139.. lo que sugiere una fuerte rela. permitiendo demencias y otros trastornos psiquiátricos superar el efecto “suelo” de estos instru. 11: 121-126. 6. of dementia. intermedias en el tratamiento de las como el MMSE. Family counseling and sobre los determinantes de los sentimien. 1982. REDONDO VALDIVIESO ML. SALABERRI NIETO A. 8. En Relatives of the impaired elderly: Correlates of feelings of burden. LEVINE J. se trata de un grupo reported by relatives in a community study de riesgo para la presentación de trastor. NADAL S. cogeriátricos. LOBO A. Int J Geriat Psychiat 1991. como elderly: The validation of a behavioral el GHQ y la escala de Zarit. 135-140. Instituciones ro cognostivo cuando las escalas al uso. Am J Psychiatry 1982. Br J Psychiat 1990. este sentido. Family attitudes to caring for the res. 841. Se aprecia asimismo una correlación 3. ABAD R. Por otra parte. Problems dos y otros estudios22. 7. The global deterioration scale ción entre el funcionamiento cognoscitivo for assessment of primary degenerative medido por las técnicas clásicas y el dedu. GIACCHI URZAINQUI A. Diego. REISBERG B. a otros indicadores clásicos como el Índice de Katz. and social support. 139: 1136- cido de la observación del comportamien. Psychol Med 1986. como en otros síndromes demenciales. en el trabajo original. GILLEARD J. tos de sobrecarga. Los Familiares que cuidan ancianos. Measurement of burden correlación con otras variables de estudio. 1. tantes diferencias socioculturales23. como lo sugiere su mejor 11. ZABALA C. zación de la ECA como medida del deterio- 12.. vamente). válido y fiable para la medida de los nive. Paper presented at the annual scientific meeting of the La buena correlación con las medidas del Gerontological Society of America. de la vejez: El Centro de Día mentos. programas de intervención con cuidado. legal issues in Alzheimer’s Disease. 16: Ageing 1882. The measurement of significativa entre la ECA y los indicadores incapacity in the severely demented de sobrecarga entre los cuidadores. evidencias de que los factores que actúan Gerontologist 1988. 156: 835- nos psiquiátricos. parece superar notablemente Gerontologist 1980. zada en nuestro medio para estudios 5. 28: 391-396. 14.. S. BIBLIOGRAFÍA Madrid: EDIS. EDIS. 6: 217-226. 2. LEDESERT B. Medifam 1995. 14: 385-396. Alzheimer’s zados en otros países. elderly. Spouses as caregivers: Stresses and inter- La escala ECA. a todas luces necesarios dado que. o sobre la eficacia de Psychiatr Clin North Am 1991. Rev Esp Geriatr Gerontol efectuada por los diseñadores de la ECA 1991. MARTÍN M. puede ser utili. ZARIT SH. 3: 124-130. sobre la sobrecarga pueden sufrir impor. no pode. Washington DC: American Psychiatric Press 1989: 23-62. DÍEZ ESPINO J. dementia. J Fam Pract 1986. mos contentarnos con los hallazgos reali. ANATOMÍA FUNCIONAL Y DETERIORO COGNITIVO EN LA ENFERMEDAD. O’CONNOR DW. elderly at home. QUAYHAGEN M. En: Goldstein MZ (ed. RITCHIE K. tanto en la enfermedad de Alzheimer 10. 9. 1985. 20. Vol. Measuring behavioural distur. ZARIT JM. 13. dado que existen stress: Coping with the caregiving role. nomía funcional en pacientes demencia- dos. 26 (Supl 2): 39-45. to. BIRKEL RC. San deterioro cognitivo permite incluso la utili. REEVER KE. LAWLOR BA. como ponen de relieve nuestros resulta. Age Spanish Population. 3: 31-36. Esta observación coincide con la Psicogeriátrico. Situación de los ancianos en Navarra: II. Family puede considerarse como un instrumento involvement in the treatment of the frail válido y fiable para la medición de la auto. Suplemento 3 49 . assessment scale. QUAYHAGEN MP. 20: 649-654.A. confinadas en su domicilio.). por su parte. ZARIT SH. POLLITT PA. MALONEBEACH EE. La versión española de la escala de 4. Por lo tanto. Validity of the scaled version of the bance of elderly demented patients in the General Health Questionnaire (GHQ-28) in a community and its effects on relatives. ANALES Sis San Navarra 1997.

ted elderly. VITALIANO PP. 20. J Psychiatr Res 1975. Br J Psiquiatr 1982. 12: 189-198. MORRIS LW. ZARIT SH. Br J Care 1976. Interventions with frail elders and 1976. AKPON CA. FOLSTEIN SE. DANZIGER WL. SE. A measure of primary sociobiological functions. BERG L. Index of ADL. A new clinical scale for the sta. Martín et al. BRITTON PG. BESSMAN JAO. Mini- Mental State: A practical method for gra. Crowther JH. KATZ S. 31: 76-83. Vol. 17. HUGHES CP. den. KATZ S. BECKER J. affecting the emotional well-being of the 16.M. The screen for caregiver bur- cal well-being of supporters of the demen. Rev Esp Geriatr Gerontol 1995. 15. FERNÁNDEZ DE TROCÓNIZ MI. 22. 6: 493-507. 30: 157-168. MAIURO RD.). New York: 566-572. 18. Medical caregivers of dementia sufferers. DÍAZ P. Psychiatr 1988. MORRIS RG. theirs families: are they effective and way. Gerontologist 1991. Br J Psychiatr 1987. RUSSO J. MONTORIO I. YOUNG HM. The psychologi. RESTALL DB. 140: coping in later-light families. En: Spephens MAP. EAGLES JM. Hobfoll MARTIN RL. FOLSTEIN MF. Hemisphere Publishing Co. RAWLINSON F. and Tennenbaum DL (eds. COHEN LA. 153: 147-156. 50 ANALES Sis San Navarra 1997. Suplemento 3 . Stress and ging of dementia. 20. Factors 298. 19. Int J Health Serv 23. 14: 116-118. MCHUGH PR. 1990: 241-256. 150: 293- 21. AKPON CA. BEATTIE JAG. ding the cognitive state of patients for the Programas y servicios de apoyo a familia- clinician. CRAIG A. res cuidadores de ancianos.