You are on page 1of 3

'MADAMA BUTTERFLY

'

Tragedia giapponese en tres actos

Música de Giacomo Puccini (1858-1924)

Libreto de Giuseppe Giacosa y Luigi Illica, basado en la obra de teatro Madama Butterfly de David
Belasco, inspirada en un relato de John Luther Long

Estrenada en el Teatro alla Scala de Milán el 17 de febrero de 1904
Estrenada en el Teatro Real el 20 de noviembre de 1907

Producción del Teatro Real

Coro y Orquesta Titulares del Teatro Real
(Coro Intermezzo / Orquesta Sinfónica de Madrid)

Ficha Artística
Dirección musical:Marco Armiliato

Dirección de escena:Mario Gas

Escenografía:Ezio Frigerio

Figurines:Franca Squarciapino

Iluminación:Vinicio Cheli

Dirección del coro:Andrés Máspero

·-·
Madama Butterfly (Cio-Cio-San):Ermonela Jaho (Jun. 27, 30 · Jul. 3, 6, 9, 12, 15, 19, 21)
Hui He (Jun. 28 · Jul. 1, 4, 7, 13, 16, 20)

Suzuki:Enkelejda Shkosa (Jun. 27, 30 · Jul. 3, 6, 9, 12, 15, 19, 21)
Gemma Coma-Alabert (Jun. 28 · Jul. 1, 4, 7, 13, 16, 20)

Mrs. Kate Pinkerton:Marifé Nogales

B.F. Pinkerton:Jorge de León (Jun. 27, 30 · Jul. 6, 9, 12, 15, 19)
Andrea Carè (Jun. 28 · Jul. 3, 7, 13, 16, 21)
Vincenzo Costanzo (Jul. 1, 4, 20)

Sharpless:Ángel Ódena (Jun. 27, 30 · Jul. 3, 6, 9, 12, 15)
Vladimir Stoyanov (Jun. 28 · Jul. 1, 19, 21)
Luis Cansino (Jul. 4, 7, 13, 16, 20)

Goro:Francisco Vas

El príncipe Yamadori:Tomeu Bibiloni

El tío Bonzo:Fernando Radó (Jun. 27, 30 · Jul. 3, 15, 19, 21)
Scott Wilde (Jun. 28 · Jul. 1, 4, 6, 7, 9, 12, 13, 16, 20)

que no dudaba en equiparar el trabajo de los intérpretes con el trabajo mecánico del hecho escénico. ya que Ezio Frigerio fue el escenógrafo del PIccolo. con ocasión del montaje de La Ópera de Tres Centavos en el Piccolo Teatro de Milán. la chinosería o el japonismo. y decorado con las ramas con flores de los cerezos. otro objeto de observación. En España. aunque la escenografía se superpone a éste. El ser humano como elemento dramático queda anulado. Strehler quedaba extrañamente ungido por el maestro del teatro épico. Lo japonés convertido en artículo de lujo para occidente y. La pantalla que corona la escenografía convierte las emociones en un objeto más. en objeto de estudio. sino de crítica y juicio. la que tenían los occidentales en esa época. en elemento de deshecho. El giratorio de Frigerio no sirve para cambiar de decorado. Una fascinación de la cuáles dos frutos fueron tanto el "Madame Chrysantème" de Pierre Loti como la ópera que nos ocupa. y por la que se cuela el inmenso y rojo neón de una mansión de vicio. Lo japonés renovó la pintura europea pero. y todos recordarán en cine su trabajo como director artístico de la mítica película Cirano de Bergerac de Jean Paul Rapennau. estrenándose precisamente en él con esa representación de la Ópera de Tres centavos. anuncio de lo que le ha quedado a Madama Butterfly tras su boda temporal con Pinkerton (sin ningún velo. montaje en el que su figura más sobresaliente es. Una concepción del teatro en el que un cartel o un foco en escena tenía tanto papel como una emoción en un actor y en la que un narrador daba cuenta de la escena. En este caso. dirigido por Mario Gas. turista sexual de menores) no ya el servir y bailar como geisha. hay que recordar sus colaboraciones con Nuria Espert como directora. una vez agotado su beneficio. La máquina de Ezio Frigerio no es gratuita en ningún aspecto. con lo que acaba siendo. . convertido en objeto de observación. que en la segunda parte degenerará en una casa abierta. que niega toda intimidad. El colonialismo occidental no fue sólo económico. Brecht se mostró fascinado con las formas de trabajo de Giorgo Strehler. rompiendo la idea de la clausura de la ficción. con lo que se convierte en una implacable maquinaria no sólo de distanciamiento. sino el empujarla a la prostitución. Resucitado el impresionante y preciso artificio escénico. el pabellón central del kabuki. de un orientalismo estilizado que no deja de mostrar su influencia: la fascinación por oriente de la Europa de finales del siglo XIX. Una forma de trabajo que revelaba las costuras de la construcción teatral. por lo menos en su aspecto formal. Lo ornamental de un Klimt. podemos disfrutar así de mucho de lo que supuso ese encuentro Brecht-Strehler. sino para examinar el espacio y a los personajes como si fueran insectos en la plaqueta de un microscopio. del Verfremdungseffekt o efecto distanciamiento. al tiempo que incorporaba a su teatro desde su muy personal visión las normas. Y todo esto. al acercarse a este país tras romperse su largo aislamiento impuesto por Tokugawa en 1639 que fue precisamente hecho añicos de forma violenta por la armada estadounidense tomando la bahía de Tokio en 1853. En el centro. ya dotado de escena giratoria (mawaributai). Vemos una idea de Japón. de su mano. mostrando al espectador este trabajo. casi de cámara. aunque sea un nivel de representación superior al del relato de Madama Butterfly. en el frío ocular a través del cuál diagnosticamos que la alegría de Cio-Cio- San es simplemente el síntoma de su perdición. reescrito completamente con el estilo del modernismo y el Art Decó. que asemeja a un gran nido de insectos y en que los focos que cuelgan de él. el rescate de la escenografía del maestro Ezio Frigerio. en el último año de la vida de Brecht en el que éste. A la escenografía no le interesa tanto las emociones de los personajes sino lo que podamos juzgar de las emociones de éstas y sus causas. para luego convertirse en colaborador inseparable de Strehler y finalmente. viajó allí invitado por Strehler para asistir y ser consultado durante el proceso de ensayos. en una aplicación maximalizada de las tesis brechtianas. finalmente. se impone a la realidad de Japón. un pequeño decorado. que habitualmente se da extraescena. La ficción quedaba en cuestión para que el espectador se preguntara más que sobre la suerte de los personajes en escena sobre las condiciones por las cuales los personajes en escena viven esa historia y de qué manera podrían cambiarse éstas en nuestra realidad. ¿eso hizo que Japón fuera mejor conocida? El pequeño tempietto de Frigerio da cuenta de esa doble apropiación: la visión occidentalizada del kakiwari. hasta el punto de señalarle como una de las máximas personalidades del teatro europeo y designarle ni más ni menos como continuador de su mismo trabajo teatral.Fue en 1956. un Mucha o de un Fortuny. en uno de los grandes escenógrafos de la ópera. que no sirven tanto para iluminar el escenario como para observarlo. el sujeto de observación supuestamente es un equipo de rodaje. rodeado de un andamiaje descarnado. Esta introducción quiere recordar este punto de la historia del teatro para apreciar muchas de las cuestiones que plantea este montaje de Madama Butterfly. sino cultural. tras tres reposiciones (2002 y 2007).

realizado con limpieza escueta. cantándole una nana.youtube. Al fin y al cabo. enmarca la representación.com/watch?v=HcFZKauqlUc José Luis Téllez comenta MADAMA BUTTERFLY https://www. Como siempre. idílico y también infernal. con su contrato de bodas por una noche es otro exponente de esto). No modaliza la acción. Se pierde la posibilidad de aprovechar todo lo que nos da el escenario. Simplemente. Lo que queda en escena. La desnudez del espacio en el segundo. impresionante el trabajo de Ermonela Jaho como Madama Butterfly. a denunciar finalmente el robo de niños de países colonizados para sustituir la impotencia y esterilidad de los colonizadores. no la interrumpe o nos hace ver una mirada crítica sobre él. y el fervor repetido del público. y pasando del la intraescena a la extraescena. que nos hace ver otra vez la misma historia. que exprime todas las posibilidades dramáticas a su voz. el público de la ópera es lo que quiere: una Madama Butterfly segura. El onírico final del primer acto. de la peripecia de Madama Butterfly. mientras maquillan a la soprano. a la utilización de mujeres con engaños para satisfacer la sexualidad del colonizador ("La playa de Falesá" de Stevenson. se preserva la espectacularidad de la gran escenografía de Frigerio. sin ninguna piedad. Todo esto no se aprecia del todo en este montaje. entonces. El equipo de cine no llega a ocupar esa posición que le marcaría el efecto V. es precisamente todo aquello que la escenografía critica. Nagasaki. a punto de arrollar la casa de Cio-Cio-San sin importar que con ello acabe con los que en ella habitan. RAÚL HERNÁNDEZ GARRIDO MADAMA BUTTERFLY en 1 minuto https://www. se pierde. Nagasaki es el nombre de uno de los crímenes más brutales de la humanidad: allí donde el gobierno estadounidense de Truman. tras arrasar Hiroshima con una bomba nuclear de uranio. que quiere olvidar que cuando Puccini la escribió era una crítica al colonialismo. acabando con cualquier Madama Butterfly posible de una forma cruel y masiva. A cambio. fue el punto a través del cual se intentó penetrar de forma violenta en el Japón del aislamiento. Todo el juego de la familia. Y la imponente figura del barco de Pinkerton. atenuada tras más de un siglo de repeticiones) y eso sí. el lugar. subidos al frenético carrusel en que se ha convertido el escenario. aunque no se le niega al espectador habitual todo lo que desea ver.youtube. Destacar algún momento de la puesta en escena: la aparición de Butterfly fuera de escena. hay algo inconsistente en él. experimentó 2 días después los efectos de una bomba de plutonio en el ser humano. tenemos todo lo melodramático de la obra (sin la crítica innovadora del verismo. Un dechado de efectos melodramáticos y golpes de efectos. La posibilidad de unir el verismo con el teatro épico en los puntos en que ambos coinciden. así como en el segundo reparto tremenda experiencia disfrutar de la gran voz de Hiu He. La entrada en escena desde la extraescena tanto del coro como de la protagonista. la salida de escena de Madama Butterfly al final del tercer acto con su hijo a hombros.com/watch?v=yG1HnzjMjGU&t=243s .Pese a que este montaje se ha constituido en la cartelera madrileña un clásico a golpe de reposiciones y a golpe de conservar el recuerdo.

Related Interests