You are on page 1of 98

Autor: Tomás Alejandro Guevara

Políticas habitacionales y procesos de
producción del hábitat en la Ciudad de
Buenos Aires. El caso de La Boca.

Tesis para optar al título de Magíster en Políticas Sociales

Facultad de Ciencias Sociales

Universidad de Buenos Aires

Directora: María Mercedes Di Virgilio

Buenos Aires

Julio 2010

0

Resumen

Esta tesis tiene como objeto analizar la relación entre las políticas habitacionales y los
procesos de producción del hábitat en la Ciudad de Buenos Aires, tomando como caso de
estudio el barrio de La Boca y las políticas que se implementaron en su territorio desde la
recuperación democrática.
La formulación e implementación de políticas habitacionales define un entramado de
actores sociales –organismos estatales, empresas privadas, cooperativas, organizaciones
sociales, etc.- que intervienen con intereses, estrategias y tomas de posición diversas. Dichas
políticas se vinculan –generando, modificando, y/o obturándolos- con los procesos de
producción del hábitat que se desarrollan en el territorio y esta vinculación constituye el
marco propicio para el desarrollo de conflictos urbanos, que ponen en tensión el entramado de
actores, y se constituyen, por ello, en objetos de estudio privilegiados para aprehender esta
dinámica social.
La producción del hábitat incluye un universo heterogéneo de prácticas y lógicas
sociales que tiene como objeto producir las condiciones sociales necesarias para la
reproducción de la población en contextos urbanos. Dentro de este universo, los procesos de
producción social del hábitat –tomas de tierra, ocupaciones, etc.- y los procesos de
renovación urbana fueron los fenómenos más característicos de las últimas décadas en la
Ciudad de Buenos.
El barrio de La Boca, por su parte, ha sido objeto de políticas habitacionales desde la
recuperación democrática, motivadas por la degradación creciente del tejido urbano, donde
abundan los conventillos y las casas ocupadas. Así se sucedieron el RECUP-Boca, el
Programa de Renovación de Conventillos, la Operatoria 525, el Programa de Rehabilitación
del Hábitat del Barrio de la Boca, el Programa de Autogestión de la Vivienda, etc. Los
objetivos de estas políticas en general apuntaron a la recuperación de la trama y a la
consolidación de la población de bajos ingresos que la habita. Pero, por el otro lado, los
procesos de renovación urbana que caracterizaron a la ciudad central durante la década de
1990, presionan por la incorporación de La Boca al área central expandida, valorizando el
suelo y los inmuebles, convirtiendo al barrio en un enclave turístico y de servicios afines, y
presionando por el desplazamiento de la población más vulnerable y su reemplazo por
sectores con mayor poder adquisitivo. Entonces, el barrio de la Boca es protagonista de
procesos de producción del hábitat antagónicos, que ponen en cuestión distintas concepciones
sobre la ciudad, diferentes patrones de apropiación del espacio y de las rentas asociadas al

1

suelo urbano, donde la capacidad de organización de los sectores sociales involucrados
locales juega un rol fundamental.

Abstract

This paper aims at delving into the relationship between housing policies and habitat
production processes in the City of Buenos Aires. To this end, it chooses as a case study La
Boca neighborhood and the housing policies implemented in this territory since democracy
was restored.
Habitat production includes a heterogeneous universe of social practices and logics
whose purpose is to produce urban conditions for the population’s housing needs. In the midst
of this context, state logics are most clearly reflected in the formulation and implementation
of housing policies, together with the enactment of urban regulations and production of
infrastructure and services.
The formulation and implementation of housing policies define a network of
stakeholders involved with different interests and strategies. These policies are interrelated
with housing production processes, modifying, empowering and/or hindering them. All of
which define a suitable framework for the development of urban conflicts, taxing to the
upmost this complex mesh of actors, thus becoming highly relevant objects of study to shed
light on the essence of these social dynamics.
The neighborhood of La Boca has been the subject of housing policies since the
restoration of democracy, driven by the growing deterioration of the housing conditions, with
a great presence of “conventillos” and squatted houses. The objectives of these policies in
general pointed to the enhancement of the housing conditions and the consolidation of low-
income population. But on the other hand, the processes of urban renewal that characterized
the city during the 1990s -and had its most complete expression in the Puerto Madero project-
push for the incorporation of La Boca to the expanded central area, increasing land and
property prices, and boosting for the displacement of vulnerable populations and its
replacement by population with higher purchasing power.

2

…56 4. Diagnóstico habitacional……………………………………………………. Diagnóstico Habitacional y Socioeconómico comparado………………………….2.. La recuperación democrática y el RECUP-Boca….………………...2.………....... La Ley 341 y el Programa de Autogestión de la Vivienda……….. Las políticas habitacionales y la producción de hábitat………..2.... hábitat y conflicto urbano……………………………………...3.....……51 4.………………………7 1.2.16 2...….2.…42 4... Densificación y extensión del área central: el barrio de La Boca……………………36 4. Políticas habitacionales y renovación urbana en La Boca……………………………...……6 1...2..1..4.2..11 2.....44 4..1 Agradecimientos…………………………………………………………………………….33 3. La expresión local de las transformaciones globales: Buenos Aires en contexto….…18 2..2...………….3.…….1. Elementos teóricos y conceptuales……………………………………………………….. hipótesis y metodología…………….2. La producción social del hábitat y procesos afines….………...1..4 Siglas utilizadas………………………………………………………………………….……….…………………12 2..Índice Resumen………….1. Planteo del problema……………………………………….. Segundo movimiento: la Operatoria 525/07……………………………….1. Nociones teóricas acerca del Estado………………….2.9 2.1..49 4..25 3..4. La reestructuración de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.....1..7 1..2....…………….……69 5..51 4.………………………………………………………………………….3. Diagnóstico socioeconómico…... Objetivos... Sobre las políticas habitacionales…………………………………………….....…………………......………….1. El Programa de Rehabilitación del Hábitat de La Boca...11 2.... Sobre la producción del hábitat en la ciudad……………..2.………….....44 4..………………….. Introducción……………………………………………………. Bibliografía……………………………………………………………………. Periodización de las políticas implementadas en el barrio de La Boca……………..77 6.…………………………………………….…………85 3 ....16 2.1.…….20 3.61 4.1. Reestructuración territorial de las ciudades y regiones urbanas……………. La producción capitalista del hábitat……………..2. Procesos de reestructuración urbana: un abordaje multiescalar………………………..……………………….1..25 3.………...2.1. A modo de cierre (provisorio): Procesos de renovación y políticas habitacionales….. Estado...…………….……..………….……………14 2..28 3.

donde una infinidad de compañeros compartimos el proceso cotidiano de formación como investigadores. Juan y el resto de mis compañeros del CEPED. Desde aquellos compañeros de trabajo con los que vamos “afilando” las ideas e hipótesis en discusiones informales. Por otro lado. Pero. se encuentra con un montón de personas que con la mejor predisposición comparten sus saberes y experiencias. cuando uno “entra al campo”. es necesario el aporte de cada una de estas personas para que esta tarea llegue a buen puerto. como es la elaboración de una tesis. Damián. hasta el último entrevistado o informante. Las exigencias académicas obligan a encarar este trabajo de forma individual como una instancia de formación. cada uno desde su lugar y disciplina me han enriquecido y acompañado en este proceso. Alberto Mûller. Susana Kralich. Julia. que hacen el trabajo cotidiano mucho más llevadero. Javier Lindenboim. quiero agradecer en primer lugar al equipo de investigación del que formo parte como becario de investigación de la AGENCIA. En gran medida. para generar un relato que intente abarcarlas y hacerlas inteligibles a todas ellas. Marcela Grande. Silvana Canziani. Así. Lorena y Pablo de Aukache. por su permanente consejo y lectura. a Rubén. a Eduardo Narváez. que con mucha paciencia y afecto me acompañó en este proceso. Población y Desarrollo. y muchas personas más que cedieron su tiempo amablemente para conversar conmigo sobre diferentes aspectos del barrio de La Boca. mi casa. quiero agradecer muy especialmente a Eduardo y Norberto. que son verdaderamente colectivas. Soledad y tantos otros. pero nada más alejado de las condiciones reales de producción del conocimiento científico. Muy especialmente a Hilda y Carla. Marcela. También a Andrea. quiero agradecer muy especialmente la guía permanente de mi directora. Luis Ainstein. De la misma manera. José Villadeamigo. en el Centro de Estudios de Empleo. de quienes aprendo cotidianamente. la tarea del investigador no es otra cosa que sistematizar y articular esas experiencias con una mirada crítica. Mercedes. Pablo. el Área de Estudios Urbanos del Instituto de Investigación Gino Germani. pero es difícil a la hora de los agradecimientos incluir a la totalidad de personas que están involucradas en un proceso de investigación. Julieta Peidró de la Germán Abdala. como dije. a Susana y Viviana de Nuestro Hogar. compañeros de militancia y protagonistas de esta historia. Mariano Scheinsohn y Ernesto Pastrana.Agradecimientos Parece un lugar común. a Lucas del Comedor Los Pibes. además de poner 4 . En este sentido. y a mis compañeros Fernando.

a mi disposición un sinfín de materiales de investigación de su propia factura. Los méritos que este trabajo pueda tener se deben a todas estas personas que me enriquecieron y me acompañaron a lo largo de este proceso. mientras que las falencias e inexactitudes del mismo se explican sólo por mis limitaciones personales. creo que no habría llegado a plantear nunca un problema de investigación. Por último. sus autoridades. especialmente a Rosana dentro de este último. A todos ellos. que con su amor incondicional es la verdadera razón de todos los aciertos que pueda tener en esta y otras tareas que emprenda en mi vida. espero que sientan representadas y respetadas sus opiniones y perspectivas. agradecer a mis padres. Sin su dirección y buen criterio. hermanos y amigos. muchas gracias. que son en buena medida responsables de la persona que soy hoy y con quienes he aprendido una lección fundamental: quererse y respetarse aún en las diferencias. cuerpo docente y personal administrativo. Quiero agradecer también a la Maestría en Políticas Sociales. 5 . y a Mariana. mi compañera de todos los días hace ya varios años.

Siglas utilizadas AEU Área de Estudios Urbanos del Instituto de Investigación Gino Germani BOCBA Boletín Oficial de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires CABA Ciudad Autónoma de Buenos Aires CGP Centro de Gestión y Participación CMV Comisión Municipal de la Vivienda FMI Fondo Monetario Internacional FREPASO Frente por un País Solidario GBA Gran Buenos Aires GCABA Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires INDEC Instituto Nacional de Estadísticas y Censos IPMH Índice de Privación Material de los Hogares IVC Instituto de Vivienda de la Ciudad MCBA Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires MOI Movimiento de Ocupantes e Inquilinos NBI Necesidades Básicas Insatisfechas ONG Organización No Gubernamental PAV Programa de Autogestión de la Vivienda PH Producción del Hábitat PSH Producción Social del Hábitat PCH Producción Capitalista del Hábitat PRHBLA Programa de Rehabilitación del Barrio de La Boca PRUA Programa de Recuperación Urbanística y Ambiental de La Boca RECUP-Boca Programa de Recuperación y Desarrollo Urbano de La Boca RMBA Región Metropolitana de Buenos Aires UCR Unión Cívica Radical UE-PRUA Unidad Ejecutora del Programa de Recuperación Urbanística y Ambiental de La Boca UP Urbanización Parque 6 .

la lógica de la necesidad. tomando como caso de referencia al barrio de La Boca. aquellos que tienen como objeto el hábitat. Los conflictos se dirimen de acuerdo con la correlación de fuerzas entre los diferentes actores involucrados y este resultado es el que determina la orientación concreta del Estado en materia habitacional. este recorte particular de la realidad social. Para abordar nuestro objeto. que debe ser recuperada en los análisis. la producción capitalista del hábitat. si bien analítica. en nuestro caso particular. ii. CAPÍTULO I: Introducción 1. entre estas dos dimensiones alude a la lógica fundamental que guía los procesos que se incluyen en cada una: i. Esta imbricación en el territorio entre lógicas antagónicas constituye el marco propicio para el desarrollo de conflictos urbanos. la lógica de la ganancia y la acumulación. La lógica estatal tiene en la formulación e implementación de políticas habitacionales su expresión más acabada. Siguiendo a Herzer et al. se vinculan con las actividades económicas. En la capítulo II. Planteo del problema Este trabajo se propone analizar la relación entre las políticas habitacionales y los procesos producción del hábitat en la Ciudad de Buenos Aires. potenciando y/o obturándolos. La distinción. Es por eso que la producción del hábitat tiene una dimensión claramente política. se pueden reconocer tres lógicas básicas que orientan la producción de la ciudad y que se definen en función de su vinculación con la gestión y la producción: la lógica de la ganancia. (1993). la producción social del hábitat y procesos afines. que persiguen de manera fundamental la satisfacción de sus necesidades habitacionales. Estas políticas se vinculan en el territorio -modificando. se orientan por la lógica de la necesidad. ii. fungiendo como soporte físico y fuente de acumulación. proponemos el siguiente recorrido. junto con la sanción de normativa urbana y la producción de infraestructura y equipamientos colectivos. Los procesos de renovación urbana son un ejemplo paradigmático del desarrollo de la lógica de la ganancia en las ciudades contemporáneas. En la primera sección. es decir. La clasificación propuesta nos servirá para diferenciar a grandes rasgos aquellos 7 . Pero. se desarrolla la noción de producción del hábitat distinguiendo dos dimensiones fundamentales: i.1. la lógica de la necesidad y la lógica estatal.con el desarrollo de procesos de producción de hábitat por parte de individuos y grupos sociales. es decir. además. a través de la actividad inmobiliaria y en pos de la ganancia capitalista. se desarrollan los elementos teóricos y conceptuales que sustentan este trabajo.1. independientemente de los discursos o la letra de los programas.

el conflicto entre. organizadas racional y burocráticamente. Para finalizar. se orientaban a extender y densificar el área central. analizamos -a partir de una periodización basada en las principales políticas implementadas. se analizan las políticas habitacionales como expresión particular del accionar estatal. ilustramos las proposiciones teóricas desarrolladas sobre políticas habitacionales y procesos de renovación urbana a partir del caso del barrio de La Boca. Para ello. que gozan de cierta autonomía en su accionar e independencia de los condicionantes estructurales. poniendo en peligro la permanencia de la población de bajos ingresos que tradicionalmente habitaba esa zona. hacemos hincapié 8 . Desarrollamos aquí las consecuencias del proyecto de modernización excluyente. Posteriormente. se desarrolla sintéticamente el conjunto de transformaciones socioeconómicas globales y su impacto en la reestructuración territorial de las ciudades contemporáneas. con capacidad para organizar y coordinar las actividades económicas. especificándolas para el caso del Aglomerado Buenos Aires en diferentes escalas: Gran Buenos Aires. por otro. En la segunda sección. conformando un enclave turístico y de servicios de alta gama. por un lado. se mueven en un espectro que va desde las redes sociales informales que hacen a la reproducción social de los individuos y hogares. como los organismos burocráticos del Estado. se analiza la dimensión estatal de los procesos de producción del hábitat. la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el barrio de La Boca. Desde esta última perspectiva. Éstos. pasando por organizaciones sociales de diverso tipo y nivel de institucionalización. En el capítulo III. hasta instituciones formales. Para ello. Estos procesos.procesos de producción del hábitat que se desarrollan en el territorio analizado: procesos de renovación urbana y procesos de producción social del hábitat. reseñando brevemente los diferentes tipos de políticas habitacionales existentes en la bibliografía sobre el tema. que exacerbó los efectos negativos de las políticas neoliberales y que se expresó en la ciudad central a través de los procesos de renovación urbana. las instituciones estatales pueden ser analizadas en contextos locales en términos de actores sociales. en el capítulo IV. Se busca articular para ello dos líneas conceptuales generales sobre el Estado: a) aquella que analiza al Estado como garante de las relaciones sociales capitalistas y del proceso de acumulación de capital general. con estrategias e intereses propios. Para finalizar este capítulo. en la tercera sección se desarrolla la perspectiva teórico-conceptual de la que nos valemos para analizar actores sociales que intervienen en la formulación e implementación de políticas habitacionales. el proceso de renovación urbana y. el proyecto de consolidación de los sectores populares. b) aquella que analiza al Estado como un conjunto de instituciones.

Con estos objetivos e hipótesis en mente. que tendieron a favorecer la renovación urbana por fragmentos de la Ciudad de Buenos Aires. Finalmente. Esta hipótesis pretende dar cuenta de. en función de su capacidad organizativa y de articulación con otros actores. b) la capacidad para articular intereses por parte de la población y sus organizaciones representativas (si las tienen) para presionar o negociar con el poder político dominante alguna solución a sus condiciones habitacionales crecientemente deficitarias. la estrategia metodológica que elegimos para abordarlos prevé articular diversos puntos de vista.2. por un lado. nos proponemos: En primer lugar. por el otro. que orientan la actuación del estado hacia la promoción de la renovación urbana por “fragmentos”. en detrimento de las condiciones de vida de los sectores populares y parte de los sectores medios. en pos de la dinamización del mercado inmobiliario y en detrimento de las condiciones de vida gran parte de la sociedad y. indagar la vinculación entre estas políticas implementadas y los procesos de producción del hábitat que se desarrollan en el territorio analizado. caracterizando a los actores que intervienen. intereses y estrategias. los procesos de reestructuración territorial recientes y su impacto en la forma de gestión de la ciudad. en gran medida. a través de desarrollos inmobiliarios privados. a través de políticas y operatorias específicas. sus tomas de posición. por la concurrencia de dos factores: a) las transformaciones sociales y económicas. de la capacidad de la acción social organizada para condicionar o reorientar la expresión local de las mencionadas transformaciones. La hipótesis que guía nuestra indagación es la siguiente: El proceso de formulación e implementación de las políticas habitacionales de la Ciudad de Buenos Aires en años recientes puede ser explicado. Objetivos. a fin de realizar una triangulación de datos 9 . desde la recuperación democrática. nos proponemos reconstruir los conflictos urbanos que emergen de esta vinculación. 1. analizar las diferentes políticas habitacionales que se implementaron en el barrio de La Boca.en el entramado de actores sociales y en las interacciones que se originan a partir de la formulación e implementación de las políticas habitacionales identificadas. hipótesis y metodología En función del problema de investigación planteado. haciendo especial énfasis en la normativa que las sustenta y el tipo de relaciones sociales que promueven. En segundo lugar.

etc. se georreferenció información relativa a las tierras y viviendas construidas y/o en propiedad de la ciudad para dar cuenta de la disposición espacial de la intervención pública en el barrio. con el fin de complementar nuestro análisis con sus perspectivas sobre las políticas habitacionales y los procesos de renovación urbana. se realizaron entrevistas a funcionarios de organismos involucrados en la formulación e implementación de las mismas para completar la información disponible. se articularon diferentes fuentes e instrumentos de producción de datos: el análisis documental permitió reconstruir las diferentes políticas habitacionales implementadas en el barrio desde la recuperación democrática. se sistematizó y analizó información censal referida al Gran Buenos Aires. 10 . a la Ciudad de Buenos Aires y al barrio de La Boca para caracterizar la situación sociohabitacional en términos comparados. para medir los impactos sociales de los procesos de renovación urbana. En este marco.de tipo cuantitativo y cualitativo. se analizaron encuestas longitudinales realizadas en el barrio por el Área de Estudios Urbanos del Instituto Gino Germani. a fin de dar cuenta la compleja relación entre políticas habitacionales y procesos de renovación urbana en el barrio de La Boca. se realizaron entrevistas a referentes de organizaciones sociales del barrio y observaciones directas en el campo.

que refiere al acceso a la vivienda (y al suelo) a través del mercado inmobiliario (formal o informal). la autoconstrucción. sino que priorizan a la vivienda como valor de uso. sustentan los procesos anteriormente mencionados y permiten su despligue. ii. la intervención estatal en materia habitacional que. Se incluyen tres modalidades fundamentales en la PH: i. como hábitat o medio-ambiente. caracterizando al Estado como expresión contradictoria de la dominación política en las sociedades capitalista y señalando las diversas modalidades de políticas habitacionales que han sido implementadas.2. seguridad. la producción del hábitat en la ciudad. los conflictos urbanos que surgen en el proceso de implementación de las políticas habitacionales y el papel de los actores sociales involucrados. diferenciando entre la modalidad capitalista y la modalidad social. Sobre la producción de hábitat en la ciudad En esta tesis vamos a analizar un conjunto de prácticas sociales que agrupamos bajo el nombre de producción del hábitat (PH). las obras de infraestructura y los equipamientos colectivos. movilidad. que incluyen no sólo la vivienda como unidad física. El mismo está estructurado en función de tres ejes fundamentales: i. 11 . ii. (Yujnovksy. la Producción Capitalista del Hábitat (PCH). 1984)1. la autoproducción y otros procesos que se diferencian por no estar determinados por la lógica de la ganancia. finalmente. iii. la Producción Social del Hábitat (PSH). accesibilidad a servicios básicos. 2. según cuál sea la lógica que prime en cada caso. orientada a la materialización de la “vivienda-producto”. etc. a través de las políticas habitacionales. El proceso de PH forma parte 1 En este trabajo utilizamos vivienda y hábitat como sinónimos.1. iii. está determinado por la lógica de realización del valor de una mercancía en el intercambio comercial e implica una inversión total por parte de uno o más agentes capitalistas. esto es. aunque sus productos puedan incorporarse posteriormente al universo de las mercancías y ser enajenados en un intercambio comercial. Con este nombre queremos designar el universo heterogéneo de prácticas sociales que producen y reproducen las condiciones sociales necesarias para habitar en la ciudad. CAPÍTULO II: Elementos teóricos y conceptuales En este capítulo desarrollamos los elementos teóricos y conceptuales generales que sirven de base para encarar el estudio del caso seleccionado. pero hacemos referencia a esta noción de vivienda en sentido amplio. sino un conjunto amplio de servicios –privacidad. el Estado y las políticas habitacionales.

ya que la renta se calcula sobre la base del uso más rentable de la parcela. más complejo y abarcador. todas ellas mercantilizadas en mayor o menor medida por el sistema capitalista. no de la fuerza de trabajo involucrada en el proceso de su producción. La construcción se caracteriza por una velocidad de rotación del 12 . Las normativas urbanísticas sancionadas por el poder político y las convenciones y costumbres sociales en torno a dónde deben localizarse las diferentes actividades también intervienen en la definición de los usos del suelo (Jaramillo. que determina condiciones no reproducibles (aunque sí análogas) de centralidad. es la fuente de la renta urbana. siendo la articulación primaria la infraestructura mínima para integrar una parcela de tierra a la trama urbana.de un proceso general. es conceptualizada como articulación secundaria del suelo urbano. que incluye. Por ello. definido por su rentabilidad potencial. la urbanización del suelo. la estructura de rentas se va tornando más compleja y más determinante para el uso del suelo. Por ello. La apropiación privada de estas condiciones. Su valor se deriva. que podemos llamar proceso de producción de la ciudad. la educación o la salud -por sólo nombrar a algunas-. La producción capitalista del hábitat La vivienda aparece como una de las necesidades básicas en nuestras sociedades. desarrollamos las dimensiones de la PCH y de la PSH. también es una actividad económica con características singulares. 2. que es aquella parte del excedente del producto social que es históricamente apropiada por el terrateniente.1. 1994). la vestimenta. A continuación. A medida que se produce la expansión urbana. No obstante. por su parte. el suelo urbano. por su relevancia para nuestro objeto de estudio. 1982 y 1994). la imbricación urbana de las actividades económicas – cuestiones que exceden los límites de esta tesis-. es una mercancía particular porque su consumo se encuentra indisolublemente ligado al espacio de su producción. tanto como la alimentación.1. La construcción. para analizar las condiciones de producción de la vivienda es necesario tener en cuenta como un factor fundamental la producción social de suelo urbano en las ciudades (Jaramillo. a través de la institución de la propiedad privada individual del suelo. por ejemplo. accesibilidad y constructibilidad. El suelo urbano es una mercancía estructuralmente escasa porque no puede ser producida por ningún capitalista de manera individual y su producción es difícilmente regulable. porque sus productos deben ser consumidos en el espacio de su producción. sino de las características únicas que posee una determinada parcela de terreno inserta en el complejo urbano. dejando la dimensión estatal para desarrollar en otro apartado.

entorno urbano y/o régimen de tenencia. los hoteles-pensión.. Ante este panorama. ya que el riesgo implicado desalienta la inversión en innovación tecnológica y materiales2. a cambio de una renta mensual. que obstaculiza el desarrollo de las fuerzas productivas.que no puede acceder a la vivienda en propiedad a través del financiamiento pero que tampoco puede hacer frente a las condiciones del mercado formal de locaciones. a través de una tasa de rentabilidad elevada. a menos que medie la intervención estatal a través de políticas habitacionales. existe una porción de la población -más o menos importante según la coyuntura. todas caracterizadas en mayor o menor medida por un elevado nivel de precariedad. la relación entre salario real y precio de la vivienda hace usualmente inaccesible la propiedad de la vivienda para los trabajadores asalariados. etc.capital invertido mucho menor que otras actividades. El crecimiento y la densificación de las soluciones informales de vivienda en los últimos años determinaron la aparición de un mercado 2 De ahí su carácter tradicional de empleador de trabajo intensivo. 13 . En este marco. del que se deriva su importancia como motor de reactivación de la economía a través de la rápida absorción de fuerza de trabajo. se puede afirmar que la penetración de la forma capitalista de producción es imperfecta en la construcción (Jaramillo. Dado que la vivienda es un bien de vida útil muy prolongada. sumándose un nuevo eslabón en el ciclo de acumulación. Ésta es también la explicación de la baja productividad de la actividad. En este sentido. tanto por parte de la oferta como de la demanda. Entre las principales soluciones informales de vivienda que existen en nuestro país se encuentran las villas. las ocupaciones de edificios. coinciden en afirmar que la penuria de la vivienda está relacionada estrechamente con el carácter dependiente de las economías de la región. 1994). la imposibilidad de acceder a la vivienda en propiedad implica el surgimiento de un mercado de locaciones. En segundo lugar. contra los riesgos de una inversión a largo plazo. Esta población se ve obligada a resolver sus necesidades habitacionales de manera informal. las locaciones permiten que el propietario recupere varias veces lo invertido. sin mediar algún tipo de capital financiero. a través del mercado formal. en términos de calidad constructiva. condiciones de habitabilidad del suelo. lo que determina la necesidad de que los capitalistas se aseguren. en términos de unidad de capital invertido. la dependencia de mecanismos de financiación. los inquilinatos o conventillos. Esto determina dos características adicionales en el mercado de la vivienda: en primer lugar. Los análisis marxistas de origen latinoamericano. los asentamientos. donde los propietarios enajenan el uso del inmueble a favor de aquellos sectores que no pueden o no quieren acceder al financiamiento para la compra de una vivienda.

op. 4 En este apartado diferenciamos la producción social del hábitat de otros procesos afines como la autoconstrucción. lo que no obsta para que sea el sistema dominante y fije las condiciones de producción que inciden en los otros sistemas de producción de la vivienda Schteingart (1982). Es decir. muchas veces. De ahí que. Las políticas habitacionales son la resultante de la confrontación de estas fuerzas en conflicto permanente. con la evolución de la normativa urbana fue definida como irregular por no cumplir con estándares mínimos de habitación y servicios. pero sí con muchos menos requisitos formales (Smolka. es fuente de alta rentabilidad para los capitalistas involucrados. 14 . muchas veces a precios no tanto menores a los del mercado formal. para facilitar la lectura hablaremos de PSH para referirnos al universo hterogéneo de prácticas de producción de hábitat guiadas por la necesidad. Estás prácticas están orientadas fundamentalmente por la lógica de la necesidad. 2. el espacio de la vivienda queda conformado por un entramado (muy complejo) de actores y relaciones socioeconómicas. en las sociedades latinoamericanas este sector es cuantitativamente minoritario. Si bien responde a la necesidad de vivienda y centralidad de las familias de sectores populares. en pos de la vivienda como valor de uso.2. lo que implica que las decisiones e intervenciones del estado o de cualquier otro actor social influyen sobre las acciones y estrategias del resto y se definen en función de la relación con los otros actores. que persiguen la satisfacción sus necesidades habitacionales –la 3 De esta manera.inmobiliario informal. Sin embargo. terminen por expresar los intereses de los sectores dominantes y que sea necesario entender la propia trama urbana como manifestación espacial de estas relaciones sociales de poder y dominación (Oszlak. que determinan una dinámica cambiante y conflictiva. cit. caracterizada por su exclusión de la dinámica mercantil (Herzer et al.). que extraen la mayor cantidad de plusvalía posible del inmueble alquilando a precios relativos altos habitaciones con baño compartido para familias enteras o para hogares en cohabitación. pese a no estar regulada en su origen. En nuestro caso particular. si existe una importante porción de la población que no resuelve sus necesidades a través de formas capitalistas de producción de hábitat ¿Cómo satisfacen sus necesidades habitacionales? El universo de producción no capitalista del hábitat es profundamente heterogéneo e incluye a la totalidad de las prácticas sociales que realizan los sectores populares en pos de satisfacer sus necesidades habitacionales. 1991). Sin embargo.1. 2003)3. pero nunca resuelta.. los coventillos constituyen una forma de hábitat popular que. donde se compran. Entonces. Cualquier intervención pública en la materia debe tener en cuenta esta complejidad y reconocer el carácter relacional del espacio. con una dinámica de funcionamiento muy similar al mercado formal. La producción social del hábitat y procesos afines4 En el apartado anterior dimos cuenta de cómo se desarrolla la PCH. la autoproducción y la autogestión. En caso de referirnos específicamente a una u otra modalidad se aclarará oportunamente. venden y alquilan viviendas o habitaciones de de inmuebles precarios.

La autoconstrucción refiere a aquellas prácticas de producción de hábitat dónde la población interviene en el proceso productivo aportando fuerza de trabajo. cit. que pasamos a diferenciar6. 2002). que incorporaban la fuerza de trabajo no remunerada de los beneficiarios como recurso (Pelli. Por ello. 1994). su modalidad de vinculación con las instituciones estatales y las políticas habitacionales que implementan. aunque muchas veces aparecen vinculadas. Sin embargo. La autogestión o producción social del hábitat implica la transferencia de recursos por parte del Estado hacia la población organizada.vivienda como valor de uso. los tipos de organización que promueven. La autoproducción refiere a aquellas prácticas de producción de hábitat dónde la población interviene en la iniciativa y el control. especialmente. que se distinguen de manera analítica. del proceso de producción (Pelli. independientemente si esta intervención se de a título individual o con variantes asociativas. la autoconstrucción.y no la acumulación de capital5.). Este término es lo suficientemente amplio como para incorporar procesos tan diversos como la autoconstrucción. No implica necesariamente el control del proceso productivo. Desde las villas de emergencia hasta los asentamientos informales y la ocupación de inmuebles. es cualitativamente diferente a la autoproducción por su vocación de construcción de poder popular y de transformación de la institucionalidad pública (Jeifetz. como en el caso de los programas impulsados desde el Banco Mundial. También puede ser individual o colectiva. op. Puede incorporar o no la autoconstrucción. sus fortalezas y debilidades y. alguna superposición entre los procesos de PCH y PSH así delimitados. los desarrollos teóricos de Rodríguez y Di Virgilio (2007). el hábitat popular está profundamente penetrado por los procesos aquí descriptos. ciertamente. 6 En este apartado seguimos fundamentalmente. esta delimitación permite analizar diferentes experiencias producción del hábitat de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. pero están íntimamente entrelazados en la realidad concreta. tratando de aclarar sus diferentes modalidades. al menos parcial. como recurso adicional de la función de producción. 15 . especialmente mediante prácticas de “ayuda mutua”. la autoproducción y la autogestión o producción social del hábitat. que interviene como promotora del proceso de producción de hábitat popular. que rebasan las formas “canónicas” de producción capitalista de la vivienda y las intervenciones estatales 5 Esto no implica negar que la vivienda sea una de las formas más importantes de acumulación patrimonial de las familias de sectores medios y populares. para abaratar costos fundamentalmente Existe. además de otros aportes citados. las redes sociales en las que se insertan. No implica necesariamente.

tradicionales en la materia. e inevitable que se compre materiales. que de manera sintética apuntan a aumentar la demanda efectiva para la producción capitalista y subsidiar la demanda insolvente (Borbón. que nos permite aprehender alguna característica distintiva de ambos procesos desde el punto de vista teórico-conceptual adoptado. 7 Reconocer estas características de la PSH no implica restarle potencial social. como la economía social o la producción de fábricas recuperadas. los lineamientos para interpretar las acciones de ese conjunto de instituciones cuyo accionar es determinante en la dinámica de las sociedades modernas. Habiendo analizado la PCH y la PSH como dos dimensiones fundamentales de la PH. la primera orientada por la lógica de la ganancia capitalista y la segunda por la necesidad habitacional de individuos y familias. Esto implica.2. con lo que la articulación con los circuitos de las relaciones capitalistas de producción se multiplican. Es un recorte metodológico. 16 . implica reconocer las limitaciones a las que se enfrentan. es corriente que se contrate mano de obra calificada para ciertos trabajos específicos. De esta manera. como para la construcción cooperativa autogestionaria7.2. en cualquier proceso de PSH. cultural y político a las prácticas orientadas explícitamente a la transformación de las relaciones capitalistas dominantes pero. Sobre las políticas habitacionales 2. entonces.1. 2003). 2. que la forma de conceptualizar al Estado está estrechamente ligada a la cosmovisión general sobre la sociedad y los grupos sociales. La distinción realizada entre producción capitalista y no capitalista del hábitat es de tipo analítico y no desconoce hasta qué punto la heterogeneidad del mundo popular permite que se produzcan combinaciones entre ambos universos de prácticas. nos proponemos ahora desarrollar las nociones teóricas que nos van a permitir abordar a la dimensión estatal y las políticas habitacionales en nuestro objeto de estudio. De ahí la importancia de las articulaciones y las vinculaciones con otros procesos de producción opuestos a la lógica de valorización capitalista. Este argumento vale tanto para la conformación de las villas de emergencia o la conformación de asentamientos y ocupaciones. Nociones teóricas acerca del Estado El debate sobre la naturaleza del Estado atraviesa gran parte de la historia de la teoría social. sí. más o menos explícitamente. Cada una de las perspectivas o tradiciones del pensamiento social formuló. para permitir una mayor sustentabilidad y densificación de las redes sociales en las que se insertan estas prácticas.

17 . que creemos constituyentes del mismo. que es la reproducción de la sociedad “qua capitalista” (O’Donnell. de una dimensión co- constitutiva de las relaciones sociales capitalistas. porque su propia dinámica de competencia indiscriminada lleva a la destrucción de las propias condiciones de funcionamiento del mismo (Topalov. Desde una primera perspectiva. La separación del poder económico y el político implica el surgimiento de un tercer actor. En este trabajo definimos al Estado a partir de dos dimensiones fundamentales. 8 Como ejemplo paradigmático se puede mencionar la tendencia a poner en riesgo la reproducción de la fuerza de trabajo. pero que también implican contradicciones en su seno y pueden explicar la falta de coherencia y racionalidad que caracteriza su accionar en coyunturas puntuales. Los intereses individuales están en necesaria contradicción con el interés más global del Estado. La diferencia radica en que la lógica de la ganancia ilimitada no es capaz de garantizar la continuidad del sistema. La capacidad del Estado para organizar y orientar de alguna manera el proceso de acumulación en pos de un interés global -la reproducción de las relaciones sociales capitalistas. Si no fuera por la intervención estatal que. exterior a la relación económica de explotación que estructura el sistema. al menos directamente. 1977. en el capitalismo tiene lugar la separación entre la dominación en términos económicos y la dominación en términos políticos. impulsada en cierta medida por las luchas sociales y la organización de los trabajadores. opuesto a la noción de instrumentalidad. los medios de coerción. el Estado puede ser interpretado como la objetivación de las relaciones capitalistas de producción (O’Donnell. 1979)8. Los capitalistas son los propietarios de los medios de producción de una sociedad pero no controlan. aparentemente exterior.en oposición del interés individual del capitalista -la ganancia ilimitada- condensó en el concepto de “autonomía relativa” del Estado. es que la “exterioridad” del Estado es sólo aparente. a diferencia de concepciones liberales. fijó límites crecientes a los niveles de explotación. Este enfoque estructural interpreta la existencia del Estado como la objetivación de la dimensión política del capitalismo. A diferencia de los modos de producción pre-capitalistas. No existe relación entre Estado y Sociedad como entidades exteriores y diferenciables en realidad. la función fundamental del Estado es garantizar la reproducción de dichas relaciones sociales. la dominación. Es por ello que no se puede afirmar el control instrumental del Estado por parte de ningún capitalista individual o fracción de clase. 1976). 1977). se destruiría una de las condiciones fundamentales del proceso de acumulación de capital. Offe y Ronger. El argumento. En este contexto. El Estado no es más que la objetivación.

Estas intervenciones no son homogéneas espacialmente. a diferencia de los postulados de abordajes estructuralmente deterministas. responden en primer lugar a un interés por la propia supervivencia que no debe ser subestimado. 1989). no puede desconocerse la complejidad del Estado en cuanto aparato burocrático-administrativo y la importancia de las características que asume para determinar la capacidad para cumplir su función. esta dimensión de la estatalidad implica reconocer que sus tomas de posición generan procesos de diferenciación estructural interna.2. Dromi (1987) reconoce tres tipos de intervenciones estatales urbanas: 1) las intervenciones inductivas. El corolario necesario de esta diferenciación son los conflictos intra- burocráticos que hacen imposible una coherencia total en la acción estatal.2. También hace hincapié en que estas instituciones en tanto tales. sin embargo. que refieren a las normas de zonificación. En este sentido. En este sentido. Siguiendo a Oszlak y O’Donnell (1976). 18 . 2) las intervenciones reguladoras. 2001). se intenta recuperar las conceptualizaciones weberianas que hacen hincapié sobre el Estado en cuanto organización formal que opera según reglas internas. 3) y finalmente las acciones directas vinculadas a la promoción y la urbanización por parte de algún organismo estatal. que favorecieron la suburbanización de los sectores populares (Torres. Este tipo de perspectiva enfatiza la dificultad para interpretar de manera unívoca la intervención estatal. subdivisión y usos del suelo. en este apartado nos proponemos caracterizar las políticas habitacionales como especificación de la lógica estatal y su vinculación con los otros componentes de la PH –la PCH y la PSH-. que implican planificación indirecta u orientadora10. La orientación a la que está sujeta la acción estatal beneficia de manera diferenciada a los 9 Parte de los argumentos de este apartado fueron desarrollados previamente en Arqueros Mejica y Guevara (2009). Las políticas habitacionales y la producción de hábitat9 Caracterizada la dimensión estatal. que tienen intereses y normas de funcionamiento propias y no siempre coincidentes. en términos generales. 10 Estas han sido poco aplicadas en Argentina. que pueden o no cristalizar en instituciones legalmente identificables. roles y recursos (Valocchi.y verticales –de atribución de competencias y recursos hacia unidades burocráticas dependientes-. y reconocen una racionalidad limitada a las iniciativas estatales. ya que lo que se conoce como Estado es un complejo de instituciones muy disímiles. pero que tienen como consecuencia procesos de reformulación horizontal -entre diferentes unidades burocráticas. tal vez el caso más paradigmático son los subsidios a los transportes públicos masivos. 2. Desde otra perspectiva.

de acuerdo con sus atributos sociales y las redes en las que se encuentren insertos (Di Virgilio. En este interjuego los actores sociales y económicos desarrollan sus estrategias de acción con diferentes fines y capacidad de movilización de recursos. forman parte del universo más general de las políticas sociales. Esa situación se agudiza si consideramos que el acceso a determinados bienes. La intervención estatal “cualifica” el espacio de manera desigual. 2009). Auyero.. Los sectores de menores ingresos. 2007). 2004). Por su parte. “Por su carácter masivo y estructural. incide en los procesos de estratificación y diferenciación socio-territorial de la población a través de la definición de estructuras de oportunidades que delimitan la capacidad de acceso a bienes y servicios. entonces. 2009. que se veían excluidos de esta demanda solvente. La normativa urbana define las “reglas del juego” de ocupación de suelo urbano en la ciudad. condicionando de manera fundamental los procesos de urbanización y las condiciones de hábitat de la población a nivel local (Rodríguez et al. 1999). y en el desempeño de actividades relevantes. entendidas como intervenciones del Estado orientadas específicamente a modificar las condiciones de vida de distintos grupos sociales (Danani. condicionando de esta manera el nivel de bienestar de los hogares (Di Virgilio. 2008). 2008). el estado también ha implementado progresivamente diversas estrategias que combinan la intervención / no intervención hacia estos sectores y los submercados 19 . las políticas habitacionales se han orientado hacia la ampliación de la franja de sectores sociales que integran la demanda solvente para la producción capitalista de la ciudad (Rodríguez. que abarca diversas combinaciones entre lo individual-familiar y lo colectivo. 2001). ensayan diversas modalidades de PSH. En términos generales. En este sentido. Muchas veces en los “intersticios” de las intervenciones estatales es dónde la organización popular muestra su mayor productividad y creatividad en términos de modalidades de PH. 1996. servicios o actividades facilita a su vez la presencia de otras oportunidades -de ahí la noción de “estructura”. las políticas habitacionales responden a la demanda estructuralmente insatisfecha de vivienda en las sociedades capitalistas analizada anteriormente y a la necesidad de reproducción de la fuerza de trabajo y de legitimación del régimen político. 1994). económicos. 2006:74). tanto por aquellas cosas que prohíbe como por las que hace posible y las que omite sin más (Jaramillo. pero también en términos de localización (Di Virgilio. La acción estatal.diversos sectores sociales en términos sociales.(Kaztman. Chiara y Di Virgilio. lo que posibilita una diferente vinculación o integración de los grupos sociales a la estructura social (Gorelik.

que de otra manera se hallan inmersos en la lógica dependiente y burocrática de los sistemas centralizados de construcción de vivienda que mencionábamos. 1982. 1991). para sectores de ingresos medios y medios-bajos. 2. No obstante. Rodríguez. Burgess. 2009). ya que las políticas habitacionales ponen de manifiesto concepciones sobre la jerarquía del espacio urbano. el universo de políticas habitacionales comprende un amplio abanico que va desde la producción directa -ya sea a través de empresas constructoras estatales o por licitación a empresas privadas. Así. en el derecho al uso y disposición al espacio urbano. entendido como la capacidad para fijar el lugar de residencia dentro del espacio de la ciudad y reconoce un gradiente desde propiedad legal hasta la ocupación ilegal amparada o tolerada por el Estado.particulares y segmentados que se fueron configurando a partir de esa autoproducción” (Rodríguez.hasta el apoyo técnico o material a procesos de autoconstrucción de vivienda por parte de los mismos beneficiarios. Repercuten. 1982). o créditos. aislamiento de los sectores involucrados e implicando. Típicamente. además. Estado. 1982. para los de menores ingresos. 2006:76). se orientaron a la reducción del déficit habitacional de una manera poco costosa. Cada modalidad responde y expresa diferentes intereses y actores sociales. las políticas de apoyo a los procesos de autoconstrucción. hábitat y conflicto urbano El análisis estructural de los procesos de producción de hábitat y la intervención estatal realizado anteriormente permite explicitar el punto de vista teórico-conceptual desde 20 . incapaces de dar cuenta cabalmente de las necesidades de la población por su rigidez intrínseca y por la escala implicada por el tipo de tecnología que instrumentan (Turner. la función de la ciudad y el lugar que deben ocupar en ellas los diferentes sectores sociales. con graves consecuencias en términos de segregación socio-territorial. 2009). este tipo de políticas permitió un aumento en la autonomía y autodeterminación a través de la organización de estos sectores sociales. impulsados muchas veces por organismos internacionales de crédito. las políticas habitacionales instrumentadas a través de fondos de financiamiento –ya sean subsidios. y que es resultado de la lucha social (Oszlak. En cambio.3. una sobreexplotación de la fuerza de trabajo (Harms.para la construcción masiva de viviendas respondieron más a objetivos económicos de mantenimiento o reactivación de la actividad económica y de creación de empleo que al objetivo más específico de paliar el déficit habitacional (Ostuni. en otros casos. además.

entendiendo a los actores como “clases. muy particularmente. sino que depende de sus cuotas de poder simbólico y la capacidad para movilizar recursos materiales. grupos e incluso individuos estratégicamente ubicados en un sistema de poder” (1976:23). en consecuencia. Sin embargo. En otras palabras. cit. Los actores sociales realizan tomas de posición en torno a la cuestión problematizada. Estos autores llaman a enfocar la mirada no sólo en la política que se busca analizar. No obstante. que las influencian y las transforman. determinante. de alguna manera. aquella que tiene como objetivo la preservación o la destrucción-reconstrucción del aparato del Estado” (1974:284). Parafraseando a Castells (1974). En este trabajo adscribimos a este principio metodológico11. el proceso social que sirve de sustento a la definición e implementación de las políticas habitacionales es la producción de hábitat.dónde analizamos la realidad. fracciones de clases.:21). op. sino el conjunto del proceso social que le da sustento. No obstante. La dinámica de este proceso está dada por la de los actores sociales que intervienen en el. y es por eso que producen efectos autónomos que promueven el cambio de dichas estructuras. Las tomas de posición del Estado incluyen “un conjunto de acciones y omisiones que manifiestan una determinada modalidad de intervención del Estado en relación con una cuestión que concita la atención. que adquieren la característica de conflictos urbanos al tener como objeto de disputa el hábitat urbano. el llamado de Castells a realizar análisis histórico-concretos no ha sido demasiado aplicado desde entonces. Por conflicto urbano entendemos aquella situación que enfrenta a actores sociales en torno de una cuestión urbana socialmente 11 Como dijera este autor: “Si a nivel de los principios de estructuración de una sociedad lo económico es. Es decir. hacemos nuestra la propuesta de investigación de Oszlak y O’Donnell (1977) para analizar las políticas estatales como expresión de las vinculaciones entre Estado y Sociedad. los diferentes actores que intervienen en dicho proceso y los conflictos que surgen en el devenir del mismo. que ejercen algún tipo de incidencia en el proceso de gestión. las tomas de posición del resto de los actores intervinientes. En nuestro caso particular. las leyes generales de una matriz societal no nos permiten realizar análisis históricos concretos. en torno a la lucha política de clases. no todos tienen la misma capacidad para influir en el proceso social. Es por ello que las tomas de posición del Estado como actor son las más influyentes y signan. en cuanto a la coyuntura (momento actual) ésta se organiza sobre todo en torno a la lucha de clases y. organizaciones. Tendremos que analizar. unidades reales de acción en la sociedad que se definen como tales en el marco de un sistema de relaciones (Chiara y Di Virgilio. Esta aclaración apuntaba a señalar el carácter tendencial de las leyes de las ciencias sociales. en última instancia. 2009). las estructuras sólo existen en las prácticas. interés o movilización de otros actores en la sociedad civil” (Oszlak y O’Donnell. Es por ello que muchas veces se carece de las herramientas para realizar este tipo de abordaje. 21 .

en tiempos “normales”.que una organización promovida 12 El conflicto puede estar motivado. El Estado es uno de los actores más relevantes en el proceso que referimos y la resolución de un determinado conflicto puede tener como corolario la formulación o reformulación de una determinada política estatal12.problematizada y que permite una condensación del espectro de actores sociales involucrados. es decir. los conflictos urbanos son un objeto de estudio fundamental para aprehender la dinámica de las políticas habitacionales. es preexistentes a las políticas. En otras ocasiones.con múltiples actores. también. 13). elaborada e implementada. La noción de entramado de actores sociales nos remite a las condiciones sociopolíticas de la implementación de las políticas públicas. hacerlos observables empíricamente. e incluye tanto a los canales institucionales formales como a los informales –especialmente en el contexto de crisis de representatividad de las estructuras políticas tradicionales y el proceso de politización de la vida cotidiana (Rodríguez. de sus intereses. al poner en evidencia –y por ello. el marco de recursos. Desde hace décadas. estrategias y tomas de posición. porque no tiene el mismo significado una organización promovida “desde abajo” –es decir. para quien este análisis “debe considerar la situación socio-económica en la cual ella es gestada. Este entramado de intereses.al conjunto de relaciones sociales que pueden pasar desapercibidas. existen líneas de políticas públicas que hacen hincapié en la necesidad de promover la organización de la sociedad. por un proceso organizativo fruto de la iniciativa de la población local. la formulación e implementación de políticas habitacionales configura un entramado de relaciones –tanto institucionales como informales. Esto introduce nuevos clivajes en el análisis de la política local. las organizaciones de la sociedad civil se erigen en interlocutores privilegiados en las instancias de formulación e implementación de las políticas. por una toma de posición relativamente autónoma del Estado. como veremos. 2009)-. en torno a las condiciones sociopolíticas del contexto” (Rodríguez y Di Virgilio. Así. esté o no contemplado en el diseño de las mismas. “parece ser una construcción tejida desde las estrategias de los actores. También nos parece pertinente también la propuesta metodológica de Clichevsky. muchas veces la conformación de organizaciones es un prerrequisito para acceder a un determinado programa. y resulta también modificado por ellas. El resultado final de una política. restricciones y resistencias en el que se inscribe el proceso de gestión. condicionando su implementación. el régimen político específico y las alianzas eventuales con diferentes sectores involucrados” (1996: pp. 22 . 2007:25). Por eso. En este sentido. entonces. o naturalizadas. Redes sociales y organizaciones no deben ser percibidas como ajenas y externas a la intervención estatal.

comienzan a intervenir otros actores. Di Virgilio (2009).y tampoco necesariamente incluidas en el diseño de las políticas. 23 . Desde su perspectiva.“desde arriba” -es decir. señala que estas diferencias entre los colectivos sociales involucrados en la gestión de la política social son una nueva fuente de heterogeneidad entre los sectores populares y por lo tanto no pueden ser subestimadas en el análisis. Además. fruto de la iniciativa de alguna instancia estatal-. no necesariamente con arraigo en el territorio -como las ONG’s y las Asociaciones Civiles. también. a través de la institucionalización de cierto tipo de relaciones sociales. las intervenciones estatales tienen capacidad de modelar el hábitat popular no sólo interviniendo sobre el territorio sino.

Reestructuración territorial de las ciudades y regiones urbanas El primer momento de nuestro análisis se va a centrar en las transformaciones ocurridas en las últimas décadas en el modo de producción capitalista y sus repercusiones en las modalidades de estructuración territorial de las ciudades y regiones urbanas. en el nivel siguiente. en este sentido. profundas rupturas que se han sucedido. que apunta a identificar grandes procesos y. quien afirma que la multiplicidad de escalas geográficas y su veloz reconfiguración a lo largo del tiempo. analizando dichos procesos en diferentes escalas geográficas de análisis. la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA). al mismo tiempo. y adquieren características específicas para el caso de Buenos Aires. identificados en un nivel. También. En este capítulo desarrollamos los procesos de reestructuración urbana que afectan a las ciudades contemporáneas. nueva especificidad por la imbricación del barrio en la estructura urbana de la metrópolis y de la ciudad central. la división político-administrativa y la estructura urbana. nos vamos a situar en una escala geográfica de análisis global. Este conjunto de transformaciones sociales. En este sentido. consolidada en la década de 24 . económicas. se añaden condicionantes vinculados a los procesos de urbanización. a su vez. por sólo mencionar algunos.3. y se añaden por su parte condicionantes de tipo social. políticas y culturales modificaron profundamente la estructura territorial y el papel de las ciudades. a factores político-institucionales. A nivel metropolitano. ampliando la escala geográfica y tratando. quien llamaba a identificar los diferentes niveles de los fenómenos urbanos para introducir un cierto orden en el análisis. CAPÍTULO III: Procesos de reestructuración urbana: un abordaje multiescalar. Existe consenso entre algunos autores sobre la apertura de una nueva etapa en el desarrollo del sistema capitalista a partir de las década de 1970. En este recorrido. de reintroducir los determinantes. es una de las características sobresalientes de la etapa en curso. procederemos de manera progresiva. la recomendación metodológica de Lefebvre (1976). a la dinámica del mercado inmobiliario local. los procesos de reestructuración adquieren. político y cultural que hacen a la dinámica social del barrio.1. especificándolos. Al recortar el área central. al circunscribir nuestro análisis al barrio de La Boca. Seguimos. también. 3. recuperamos los desarrollos de Harvey (2003). se añaden condicionantes relativos a las características socioeconómicas de la población. Finalmente.

y. a la ‘descentralización desconcentrada’ y locacionalmente indeterminada de casi todos los tipos de actividades no-residenciales. algunos autores dan cuenta de esta nueva etapa en términos de la transición de una configuración urbana metropolitana compacta hacia una configuración urbana difusa (Ainstein. iv. que se asocian. configurando contextos denominados habitualmente como ‘regiones urbanas difusas’ y regidos por pautas estructurales ‘centrífugas’. Sin embargo. multiplicando los efectos de localización sobre las condiciones de vida de la población. a principios de la década de 1990. porque no se han modificado radicalmente el modo de producción y las relaciones sociales correspondientes. a la profundización de los procesos de polarización y al aumento de la desigualdad social y de su despliegue socio- territorial. tanto en la diferenciación funcional como en la estructura de centralidades. La profunda reorganización espacial del sistema capitalista en las últimas décadas tuvo como una de sus consecuencias el 13 Aquí se recuperan fragmentos de Scheinsohn y Guevara (2009). identifica esta etapa con un proyecto geopolítico específico. Lo describe de la siguiente manera: “La verdadera tendencia cualitativa es la reafirmación de los valores capitalistas del siglo XIX unidos a la tendencia del siglo XXI a arrastrar a todos (y a todo lo que se pueda intercambiar) a la órbita del capital. iii. Esto quiere decir que las características del crecimiento metropolitano actual tienden a delimitar un perfil de urbanización caracterizado por: i. la disminución de las densidades medias globales. Empero.:87). por el otro.1980 y especialmente a partir de la desintegración de la URSS. 25 . ii. Harvey (2003) discute el carácter novedoso de la etapa en curso. 2007). En este sentido. la ambigüedad. cit. Antes bien. la configuración metropolitana de los grandes aglomerados comienza a manifestar desde los años ochenta pautas de generalizada ‘desintegración’. la discontinuidad de los tejidos urbanos. (Di Virgilio. al tiempo que se hace que grandes segmentos de la población mundial sean permanentemente superfluos en relación con la dinámica básica de acumulación de capital” (Harvey. por un lado. el incremento de la participación relativa del transporte automotor privado. Esta dinámica territorial implica nuevas relaciones entre centro y periferia. Desde el urbanismo. Es decir que las configuraciones metropolitanas parecen encaminarse en general hacia condiciones de creciente extensión. complejidad y desintegración de su estructura urbana. 2008)13. desde otra perspectiva. y entre los sub-centros emergentes y su periferia inmediata. hegemonizado por los Estados Unidos y el capital financiero internacional vinculado. reconoce que la magnitud y velocidad de los cambios cuantitativos termina por generar transformaciones cualitativas relevantes. ob.

Se genera una tendencia entre reforma interna y política imperial. los Estados Nacionales. de acuerdo con su teoría de los desarrollos geográficos desiguales. pero también sientan las bases para continuar con el proceso de acumulación. Harvey (2001) explica la reestructuración de las ciudades y regiones urbanas contemporáneas como una salida estructural de las recurrentes crisis capitalistas de sobreacumulación. cit.debilitamiento de las unidades geográficas que acompañaron la consolidación del sistema. e implica una alianza entre los poderes estatales y los aspectos depredadores del sistema financiero.) es uno de los principales mecanismos de ajuste espacio-temporal. b) desplazamientos espaciales a través de la apertura de nuevos mercados. y así como posibilita el despliegue de la acumulación. así. la clásica idea de Marx de la acumulación originaria. las relaciones y la lucha de clases en una formación social territorialmente circunscripta impulsan a la búsqueda de ajustes espacio-temporales en otros lugares. La idea básica del ajuste espacio-temporal es que la sobreacumulación cíclica del capitalismo supone excedentes de trabajo y capital que pueden absorbidos por: a) el desplazamiento temporal a través de inversiones de capital en proyectos de largo plazo o gastos sociales. El paisaje producido por el capitalismo no está exento de ellas. ob. De ahí la noción de “destrucción creativa”. Permiten absorber los excedentes de capital y trabajo generados por la sobreacumulación endémica. tanto como la producción de desigualdades geográficas. 2004). de ahí que no debe llamar la atención que esto esté ocurriendo. Desde esta perspectiva. A este proceso. el autor lo denomina ajustes espacio-temporales (Harvey. con un coste social y económico muy alto. la determinación fundamental de los procesos de reestructuración está dada por la necesidad de superar los obstáculos que las recurrentes crisis generan para la acumulación capitalista. La forma que asuman las instituciones mediadoras interviene fundamentalmente en la dinámica de este proceso. Por otro lado. la reconfiguración de las escalas geográficas es una de las características del sistema capitalista. c) alguna combinación de a) y b). nuevas capacidades productivas y nuevas posibilidades de recursos y de trabajo en otros lugares. rápidamente se convierte en obstáculo y entra en contradicción con el desarrollo de las fuerzas productivas. La acumulación por desposesión (Harvey. Retoma. pero a diferencia de aquella la acumulación por desposesión tiene 26 . Las crisis regulan y ordenan el desarrollo. La constante expansión y reestructuración geográfica se insertan. en una perspectiva estructural del sistema capitalista y sus contradicciones inherentes. Sin embargo. requiriendo su reestructuración. así. Si bien las manifestaciones que identifica son similares a las mencionadas por los autores reseñados más arriba.

3. que difícilmente pueden explicarse como una “retirada del Estado”. La contracara de este deterioro es la creciente militarización. pero el autor afirma que en este escenario los mecanismos de acumulación por desposesión cobran un mayor peso relativo. que según Harvey ya venía mostrando un deterioro creciente. se basó en la libre circulación de capitales y la apertura comercial indiscriminada. 2001). juegan un rol crucial al respaldar y promover estos procesos. La crisis de 2008 mostró con claridad el agotamiento de este modelo. con todas las consecuencias sociales y políticas negativas que traen aparejadas. Este modelo. Si bien su mercado inmobiliario es de dimensiones medianas a escala mundial. Los Estados. privatización. desregulación. a través de políticas de estabilización. pese a que el dominio financiero de los Estados Unidos había permitido ocultarlo. y experimentó en consecuencia una profunda reestructuración territorial. 2005. con su monopolio de la violencia y sus definiciones de legalidad. la reestructuración territorial en curso en años recientes está expresando la crisis del modelo de acumulación instaurado en la década de 1970. Produjo una transformación radical de las instituciones que la habían caracterizado en la etapa de sustitución de importaciones. como última ratio de la debilitada hegemonía norteamericana. los precios se hallaban muy deprimidos en términos relativos a la salida de las crisis inflacionarias de fines de la década de 1980 y había grandes posibilidades de valorización en desarrollos inmobiliarios. Estas inversiones tuvieron un 27 . hegemonizado por los Estado Unidos. En este contexto. que fue promovida por organismos como el FMI y el Consenso de Washington. La expresión local de las transformaciones globales: Buenos Aires en contexto ¿Cómo se expresó la reestructuración territorial de las ciudades y las regiones urbanas en Buenos Aires? ¿Qué rol jugó el Estado en sus diferentes niveles? ¿Qué actores sociales estuvieron involucrados? Argentina fue un caso paradigmático de la aplicación de las medidas neoliberales de la globalización económica. El trabajo de Ciccolella (1999) nos da una clave para comprender el proceso de reestructuración territorial de Buenos Aires. etc.2.carácter persistente y permanente. La resolución de la presente crisis es un interrogante. generando desequilibrios macroeconómicos mayúsculos en su economía. sino que más bien apuntaron a una reformulación de su rol y su modalidad de vinculación con la sociedad (Cerruti y Grimson. Aronskind. cuyo objetivo es el control de las reservas de hidrocarburos mundiales. además de desarrollar nuevos mecanismos. en contra de la voluntad popular.

subsidios. a la que define como una forma de gestión urbana que se basa en la alianza entre el sector público y el privado. Esto constituye una complicación adicional para cualquier tipo de planificación urbana que se pudiera llevar a cabo y es una característica de las aglomeraciones difusas el que se exacerbe la competencia interjurisdiccional por la captación 14 Este es el caso de la llamada Planificación Estratégica. ya que muchas veces equivale a una subvención de los inversores a expensas del colectivo local –cesiones de terrenos a precios subvaluados. El autor denomina a todo este conjunto de objetos urbanos “nuevos artefactos de la globalización” y los ubica en el centro de la reestructuración territorial de la metrópolis. La complejidad institucional que caracteriza a Buenos Aires no hace más que profundizar las implicancias del empresarialismo. en sus diferentes niveles. y aumenta la informalidad en el mercado de trabajo. pero la influencia se multiplica en la construcción de edificios inteligentes y especialmente las nuevas urbanizaciones cerradas que proliferan en la periferia del aglomerado. que describe ajustadamente el rol del estado. La gobernanza empresarial se orienta a proporcionar las condiciones necesarias para la acumulación del capital. que prioriza la planificación del fragmento por sobre la totalidad14. que surgió como un saldo de la experiencia de renovación urbana de la ciudad de Barcelona y se propagó rápidamente por Latinoamérica de la mano exponentes del urbanismo catalán.-. exenciones impositivas.).protagonismo importante de los capitales extranjeros. no sólo por la falta de capacidad de regulación sino por el tipo de industrias que se promocionan (turismo. se corre el riesgo de una rápida sobreinversión y se vincula estrechamente con los desarrollos del planeamiento urbano posmoderno. con una base importante en los procesos de valorización inmobiliaria. El Estado asume parte de los costes de producción. en lugar de la inversión a mediano y largo plazo. Además. en la reestructuración territorial de Buenos Aires. Este esquema tiene consecuencias regresivas para la distribución del ingreso. Existieron casos paradigmáticos como la renovación de Puerto Madero o la instalación del Shopping Abasto. ni tampoco instancias claras de articulación entre las unidades político- administrativas (Pirez. No existe una autoridad de gobierno metropolitana. Para caracterizar la reformulación del rol del Estado y su vinculación con la sociedad en el contexto neoliberal. que el autor analiza a través de la evolución de la inversión extranjera directa. Harvey (2001) acuñó la categoría “empresarialismo”. etc. 1994). mientras que los puestos de trabajo generados muchas veces son de carácter informal y/o de baja calidad. 28 . Se favorece la inversión especulativa y de corto plazo. servicios. etc.

Como dijimos.que no habían alcanzado a ser ocupadas por los loteos populares. Esta infraestructura estaba conformada por una red ferroviaria con epicentro en la ciudad de Buenos Aires. que se terminó de extender durante la década de 1990. procesos de microsegregación por la coexistencia en el mismo espacio de emprendimientos inmobiliarios de sectores de altos ingresos y asentamientos o barrios populares. ineficiencia e insustentabilidad globales (Ainstein. Las urbanizaciones cerradas se ubicaron en las tierras -de la segunda corona. tanto del sector privado como público. La infraestructura de transporte. mayor sensación de seguridad (Arizaga. en consecuencia. Bella Vista. más espacios verdes. etc. 2001). aumentando la ineficacia. uno de los principales componentes de la reestructuración territorial de Buenos Aires fue la emergencia de las urbanizaciones cerradas en la periferia. La suburbanización de las elites implicó una reorganización espacial profunda de Buenos Aires. estaba ajustada a los requerimientos de los sectores populares y medios que se trasladaban a diario desde y hacia el área central y su inmediato anillo circundante. La infraestructura vial estaba seguida de la inversión privada en servicios de consumo para satisfacer la nueva demanda. esta infraestructura no era adecuada para los sectores de ingresos medios-altos y altos que priorizan el transporte automotor individual. de jerarquía subordinada -Pilar tal vez sea el caso más paradigmático-. y que empezaban a desplazarse hacia la periferia en busca de terrenos más amplios. aquí. siguiendo una tendencia común en toda Latinoamérica (Ward. generando nuevas centralidades. donde los grandes equipamientos comerciales –tipo shopping center e hipermercados. Se puede ver. Vale 29 . cit. así.de recursos e inversiones. desde la década de 1970 se produjo una masiva inversión estatal en la red vial.ocupan un lugar preponderante. que se complementaba con una heterogénea red de transporte automotor colectivo. especialmente. Banfield. Este fenómeno fue denominado por Torres (2001) la “suburbanización de las elites” y es de signo opuesto al proceso de “suburbanización de los sectores populares” propio de las décadas de 1940-1970. A este corredor sólo se agregaban algunos barrios residenciales como Adrogué. Se generaron. Tradicionalmente. 2003).). haciendo viables y rentables los desarrollo inmobiliarios vinculados a las urbanizaciones cerradas periféricas. como el Estado con su accionar apuntaló la reestructuración territorial de la Región Metropolitana de Buenos Aires. fundamentalmente. nuevas formas de sociabilidad y. proceso que se agotó por motivos jurídicos pero sobretodo económicos hacia mediados de la década de 1970. Como consecuencia. Sin embargo. ob. los sectores de mayores ingresos se habían concentrado en el corredor norte que abarcaba tanto los barrios del norte de la CABA como los partidos de Vicente López y San Isidro.

prohibición legal. de los loteos sin servicios. Catenazzi. 2005). 2001). 2007). Concretamente.912. la ocupación de tierras y la creación de asentamientos en la Provincia de Buenos Aires (Merklen. la situación del hábitat popular mostraba un empeoramiento y una heterogeneidad crecientes desde la década de 1970. 2004). la construcción de la infraestructura vial necesaria para apuntalar la suburbanización de las elites. Fueron fundamentalmente tres: i. a medida que el régimen autoritario se iba debilitando. la ocupación de una parte importante del parque habitacional deshabitado y otros inmuebles no destinados a vivienda. que están guiados por la necesidad de satisfacer las necesidades habitacionales de la población. que no han dejado de crecer desde entonces (Martínez. ii.. llamados Nuevos Asentamiento Urbanos. 1991). el repoblamiento de las villas de emergencia de la Ciudad de Buenos Aires. Cada uno de estos procesos estuvo protagonizado por sectores y grupos diferentes. y la emergencia de nuevas urbanizaciones informales en espacios intersticiales. la dictadura militar aplicó un conjunto de iniciativas que dificultaron el acceso al suelo urbano y a la ciudad para los sectores populares: i. Con la recuperación democrática. expulsando a los sectores populares del área central hacia la periferia (Oszlak. erradicación de las villas de emergencia de la ciudad. este proceso se revertió drásticamente y la ciudad de Buenos Aires volvió a absorber población del Conurbano mostrando. cit. tanto públicos como privados. descongelamiento de los alquileres. iv. a través de la Ley Nº 8.aclarar que la aparición de este tipo de subcentros especializados en la periferia no modificó nunca la preeminencia total del corredor Retiro-Puerto Madero. iii. los sectores populares encontraron alternativas de acceso a la ciudad que fueron profundizadas durante la recuperación democrática. algunos incluso pudieron constituirse en colectivos organizados –como en algunos 30 . iii. también en la Ciudad (Rodríguez. La política habitacional de la dictadura había sido completamente regresiva. haciendo hincapié en la vivienda en tanto valor de uso y no valor de cambio (Rodríguez y Di Virgilio. desinvirtiendo en la infraestructura ferroviaria utilizada por los sectores populares y medios (Oszlak. ob. como centro de gestión y control. Mientras el fenómeno habitacional de las urbanizaciones cerradas emergía como el más importante vinculado a los sectores de ingresos medios-altos y altos en la década de 1990. de todas maneras. cierto estancamiento en su crecimiento demográfico. Los tres procesos forman parte del universo de producción social del hábitat. ii. 1991). No obstante.

la ciudad de Buenos Aires mostró grandes limitaciones en la urbanización y regularización de las villas de emergencia y en la solución de problemas habitacionales históricos como el que afecta al barrio de La Boca. fue cabal. por un lado. La articulación entre estos “nuevos” actores y los organismos del estado fue muy variable según el caso y el color político de las gestiones. y los municipios del conurbano y la Provincia de Buenos Aires. sus conflictos y limitaciones. 15 Véase Rodríguez (2006) que reconstruye la experiencia del MOI. Como consecuencia. La diferencia. y requiere por ello de un análisis pormenorizado.asentamientos y villas-. como los movimientos y organizaciones sociales y las acciones de protesta colectiva –vecinazos. asambleas de desalojados. obligó a abrir canales de diálogo y participación. 31 . entre el sistema de políticas públicas y los actores sociales (Chiara y Di Virgilio. 1988). en las ocupaciones de inmuebles15-. ob. los partidos políticos y los gobiernos tuvieron una gran dificultad -cuando no desinterés. por el otro. en términos políticos estos procesos (Arqueros Mejica y Guevara. a paliar las situaciones más acuciantes. entre la Ciudad de Buenos Aires. Este espacio es el “entramado de actores” que opera como una interfaz o mediación entre el Estado y Sociedad.para canalizar las demandas de soluciones habitacionales de estos sectores.-. encerrada sobre sí misma. es decir.). a una gestión democrática. apelando a la sanción de normativa específica o a la adaptación de la existente. cit. El cambio de una gestión de tipo autoritario. Como consecuencia. La capacidad para negociar o forzar acciones por parte del estado dependió estrechamente de la organización de estos actores y de la existencia de canales de comunicación. al menos en el plano formal. impulsando procesos de organización en la población ocupante. estas demandas terminaron por canalizarse por fuera de los marcos institucionales tradicionales. La Provincia y los municipios tuvieron cierto éxito en “tutelar” la regularización de muchos asentamientos informales. 2009). surge un espacio de interacción y articulación entre diversos actores que es necesario analizar para comprender el proceso de formulación e implementación de las políticas públicas. Desde la recuperación democrática. y se orientó. dando origen a nuevos sujetos y prácticas. 2009). etc. que dejaba de lado cualquier tipo de comunicación y participación popular (Oszlak. y capitalizando. en gran medida. mientras que en otros primaron las estrategias individuales - típicamente. al tiempo que favorecía los emprendimientos inmobiliarios privados. En cambio. como veremos. ya que no tenían una gran tradición en cuestiones vinculadas a la política urbana local (Grillo. desde sus orígenes. en este sentido.

El aparato productivo también fue reorganizado espacialmente.3. No fue sólo en el plano habitacional dónde se verificó la reestructuración urbana de Buenos Aires. La reestructuración de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires 32 . De la misma manera. que se fue desplazando hacia la segunda y tercera corona de conurbación. La Matanza. Sin embargo. hacia los bordes del Aglomerado (Ciccolella. aunque menos drásticamente. conformando lo que el autor llama “distritos de comando”. que fueron la opción más dinámica de acceso al hábitat para sectores populares en la periferia de Buenos Aires. la desindustrialización promovida por la última dictadura -así como la normativa que tendía a desplazar las industrias de la ciudad central. El fenómeno de urbanizaciones cerradas sí tuvo una importante extensión geográfica. si bien existió un proceso de diversificación industrial y especialización territorial de la matriz productiva (Frizstche y Vio. Parque Patricios. la ausencia de instancias de articulación o gobierno metropolitano dificultó aún más cualquier forma de planificación racional y profundizaron las consecuencias negativas del crecimiento metropolitano difuso. etc. Paternal. No es infrecuente que coincidan en el espacio con procesos de tomas de tierras y asentamientos populares. la desconcentración territorial de la producción y la gestión fue limitada y no cuestionó en ningún momento la primacía del corredor Retiro-Puerto Madero que. al contrario. que comenzó en las primeras décadas del siglo XX. siguiendo las pautas de las gobernanza empresarial identificadas por Harvey. La contracara de la desconcentración de la producción es la concentración de los espacios especializados de gestión y control. El Estado jugó un rol activo en todo el proceso de reestructuración. 3. implicaron una creciente desconcentración geográfica de la producción. si bien en términos cuantitativos sigue siendo un porcentaje pequeño de población involucrada.).y en el cinturón industrial del primer cordón del Conurbano de Buenos Aires -Avellaneda. localizados en el área central y sobre el eje del Acceso Norte. etc. Durante el proceso de sustitución de importaciones. 2000). como veremos en el siguiente apartado. cit. Lanús.. la reestructuración de Buenos Aires estuvo más estrechamente vinculada a las transformaciones ocurridas en el mercado de la vivienda y el consumo de servicios que a las transformaciones en el plano productivo. ob. se densificó y extendió hacia el sudeste. Recapitulando. la mayor parte de los establecimientos productivos se había instalado en barrios de la ciudad central - Barracas. y la reconfiguración del aparato productivo durante la década de 1990. si bien fue el rasgo más pronunciado y característico.-. San Martín.y profundizada durante la década de 1990. En general.

Pese a esto.restaba grados de libertad y hacía depender estrechamente la dinámica sociopolítica de la CABA de la dinámica sociopolítica nacional. que buscó expulsar a los sectores populares de la ciudad (Oszlak. la CABA. promovidos por el auge de la construcción y que afectaron las oportunidades de los sectores populares para acceder a la ciudad central. Otro elemento importante fueron los procesos de renovación en diferentes barrios. 33 . En este contexto. La CABA concentraba más del 20% de la población del total del Aglomerado. el gobierno provincial y el conjunto de los municipios del aglomerado (Passalacqua. El rasgo más sobresaliente de este proceso fue la densificación y la extensión del área central. En este apartado nos ocupamos de la reestructuración de la ciudad central del Aglomerado. sino también la mayor parte de los inquilinatos. apuntaladas por el turismo y los servicios vinculados. no sólo las villas. con la reforma Constitucional que concede la autonomía a la Ciudad de Buenos Aires. entre otras. la gestión de la ciudad estuvo caracterizada durante la última dictadura por una orientación elitista. Anteriormente. encarnados en grandes emprendimientos inmobiliarios. los avances fueron magros. hoteles pensión y las ocupaciones de inmuebles. 1996). El análisis de los procesos de reestructuración en la CABA y el rol del Estado. El autor analiza este período como la continuidad de una “modernización excluyente”. con las excepciones notables de la villa 31 y villa 31 bis. 1999). Ello cambió radicalmente desde el proceso de autonomización. 1991). que se caracterizó por una mayor permisividad para los procesos de producción de hábitat informal y algunos intentos de regularización. Si bien tiene un poder adquisitivo per cápita muy elevado. que limitaron la capacidad del público para reorientar el proceso de urbanización en pos de una mayor integración social. Gorelik (2004b) afirma que la década de 1990 debe ser comprendida como una continuación de las políticas urbanas implementadas por la última dictadura militar. Así. no pueden obviar el punto de inflexión que se produce luego de 1994. la gran mayoría de las urbanizaciones informales se concentran en la zona sur de la ciudad -es decir. donde la orientación primordial del proceso de urbanización lo dan los capitales privados. se caracterizó siempre por la profunda desigualdad entre la zona norte y la zona sur. la dependencia del Poder Ejecutivo Nacional –pese a la elección directa de concejales municipales. mientras que explica alrededor del 25% del PBI Nacional (Cicollella. Pese a todas las ambigüedades y las limitaciones el nuevo estatus creado cambió completamente la lógica de los conflictos políticos y de los actores sociales involucrados al modificar la ecuación de poder y la relación entre gobierno municipal y el gobierno nacional. Si bien durante la transición democrática se produjo un cambio rotundo de orientación.

no sólo por el tipo de urbanización que se 16 No obstante. 34 .En este contexto. una resignificación de las relaciones entre lo público y lo privado. Implican. el “análisis de normativas y políticas urbanas de las últimas décadas. derogar la figura penal de usurpación. la marginación social aparece como el reverso de la modernización excluyente. es ajena a la tradición integradora de la Ciudad de Buenos Aires16. cit. la optimización de infraestructura. exigir el cumplimiento de las obligaciones impositivas por parte de los grandes propietarios. generada por la extensión del desempleo y el subempleo. etc. las transformaciones normativas y las decisiones de inversión. esta dualización. regular el precio de las locaciones. Roberts. castigar impositivamente a los poseedores de inmuebles ociosos. se aplican políticas habitacionales buscando un efecto corrector y reparador (Rodríguez et al.). Cuenya. que discrimina según la capacidad o no para vincularse con y beneficiarse de estos procesos de renovación urbana. La acumulación de capital con base en procesos de valorización inmobiliaria se vuelve una fuente cada vez más importante en términos relativos. La contracara de estos procesos es la no-intervención del Estado para contrarrestar las consecuencias negativas de los mismos: parar los desalojos. relativamente común en América Latina. pone de manifiesto una intervención del Estado (…) en la que los inmuebles públicos. En la misma línea. (2008:91) . 2004). y apuntan a la heterogeneidad y diversidad de situaciones que pueden ser observadas. tanto en términos de la estructura social como territorial (Marcuse. De acuerdo con Gorelik (op. Como consecuencia. sino objeto mismo de los negocios -de ahí la caracterización del autor de “la ciudad de los negocios”-. y se expresa en “espacios de relegación” (Wacquant. la informalidad laboral y el desmantelamiento de la institucionalidad del régimen de bienestar populista.). Así. op. Amplios sectores sociales se ven perjudicados por la dinamización del mercado inmobiliario que eleva considerablemente el costo de vida. pedazos enteros de la ciudad se vuelven no sólo soporte material de las actividades económicas.. de esta manera.. 2007). 2005). de acuerdo con Rodríguez et al. Concretamente. conforman la base y promueven algunos negocios privados” . 1976. signada por las coaliciones de actores que pugnan por el desarrollo económico que caracterizan a las “máquinas de crecimiento” y a los “regímenes urbanos” (Molotch. especialmente de los precios de venta y alquiler de las propiedades inmuebles. regular el precio del suelo. otros autores cuestionan esta noción de dualización por simplista. por sólo nombrar algunas de las políticas que podrían ser implementadas. 1994. por lo que conviene tomar esta expresión con cautela. En el mejor de los casos. cit. muchos autores comienzan a hablar de un proceso de dualización. la modernización excluyente tiene en el proyecto de renovación de los docks de Puerto Madero su ejemplo más acabado.

donde la construcción de edificios se sumaba a la reconversión comercial de la zona.generó sino. que publica el Centro de Estudios Metropolitanos de la Ciudad. bares. Nº 27 de Agosto de 2009. Caballito. se observa que desde la recuperación de 2003. op. Almagro. que pasaron de un promedio total de U$S 555 el m2 en diciembre de 2001 a U$S 272 en marzo de 2002 según la Unidad de Sistemas de Información Geográfica del GCABA (2007). como afirmaban sus promotores. comerciales y residenciales de alto nivel. alcanzando picos de más del 40% en 2005 (CEDEM. uno de los barrios que registra mayor superficie permisada. de talleres metalmecánicos a casas de diseño. Como consecuencia y ante la falta de alternativas seguras de inversión por el descalabro en el sistema financiero. en que se revierte la tendencia y el proceso comienza a desacelerarse y estancarse. Este auge de la construcción se explica en gran medida por la caída abrupta de los precios después de la crisis de 2001-2002. al proveer las tierras y los servicios necesarios para el emprendimiento. vinculados al boom de la industria de la construcción de los últimos años. este informe también llama la atención sobre el aumento de la participación relativa de la construcción destinada a hotelería y alojamiento.cuáles son los recursos que se generaron y si es que fueron utilizados para apuntalar la inversión social. sin que estuviera del todo claro -todavía hoy. El proyecto se inscribe en una tendencia de densificación y extensión del área central -tanto hacia el sudeste como hacia el norte. La Boca y Barracas. 35 . Así. fundamentalmente. barrios caracterizados por una tradición popular y cierta presencia de establecimientos industriales han ido incorporándose progresivamente a los segmentos más dinámicos del mercado inmobiliario local y están en proceso de convertirse en enclaves turísticos. la superficie total permisada en la Ciudad creció a ritmo sostenido desde 2003 -con momentos de cifras récord a partir de 2005. Boedo.). restaurantes y estudios de cine. la construcción de viviendas de categoría lujosa se mantuvo por encima de la tercera parte del total construido. los procesos de renovación urbana se han ido desplazando a los barrios de San Telmo. También se incluye Palermo. Nueva Pompeya. y las expectativas del sector inmobiliario son que incluya también a Parque Patricios. por el rol de facilitador que jugó el Estado local y el Estado Nacional. una cantidad importante de capitales acumulados se volcó a la construcción de edificios en los barrios de Villa Urquiza. cit. De acuerdo con el Informe de Coyuntura Económica de la Ciudad de Buenos Aires. En el mismo sentido. De manera aún limitada.hasta finales de 2008. Villa Pueyrredón. Si bien no es el componente mayoritario. Villa Crespo. En una modalidad más dispersa geográficamente también se han producido procesos de renovación en otros barrios de la ciudad.

3.4. así como de actividades económicas derivadas. Imagen 1: Conventillo. a las pautas generales de la urbanización de la ciudad se le sobreimprime un determinante fundamental: el funcionamiento del puerto del Riachuelo hasta la década de 1970. marcó un punto de inflexión y la declinación del barrio que. 2008). El conventillo se caracteriza por localizarse en zonas céntricas. En 2001. La desactivación del mismo. que se convirtieron en un rasgo cultural y urbano distintivo de la zona (Redondo y Zunino Singh.6% de la población habitaba en este tipo de viviendas. entre otros indicadores. Sin embargo. El perfil habitacional del barrio está caracterizado por la presencia de la tipología de del conventillo. 2004). el 17. por la radicación e incorporación económica de los inmigrantes. se expresa en una pérdida muy importante de población. Son habitados por población de bajos ingresos que valora fundamentalmente la 36 . cercanas a las fuentes de empleo. De la mano de la actividad portuaria se fue produciendo el crecimiento y consolidación del barrio. Densificación y extensión del área central: renovación urbana en el barrio de La Boca ¿Cómo se expresaron los procesos de reestructuración territorial en el barrio de La Boca? ¿Cómo afectaron la dinámica social del barrio y las condiciones sociohabitacionales de los sectores que lo habitan? El proceso de urbanización de La Boca comparte algunos rasgos con el conjunto de los barrios de la CABA –extensión del centro a la periferia a través de las vías de comunicación y transporte (Scobie. 1977) y de la grilla amanzanada (Gorelik.

-. Fueron utilizados principalmente por obreros. aún a pesar de las condiciones precarias de existencia que la caracterizan -hacinamiento. 2008). Imagen 2: Pasaje Caminito. informalidad en al tenencia. cuando son reemplazados por las villas miseria que emergen como la forma de hábitat popular más dinámica. pero adquirió en La Boca una tipología edilicia particular –por las características anegables de los terrenos y por lo materiales utilizados provenientes de deshechos de barcos del puerto. La vivienda colectiva de alquiler en zonas céntricas ha sido una estrategia muy extendida en otros países de la región (Núñez. 1995). El conventillo ofrecía a sus usuarios varias ventajas: su ubicación céntrica. Pradilla Cobos y Schteingart. Eran la única alternativa de hábitat accesible para los sectores de menores ingresos. su cercanía con las fuentes de trabajo. su proximidad con las colectividades instaladas en Buenos Aires. de ahí su multiplicación acelerada hasta la década de 1930.localización central de esta tipología. etc. precios de alquiler no tanto por debajo del mercado formal. Su extensión fue posibilitada por la brecha existente entre los ingresos de la población y los alquileres. 1982).que fue incorporada al acervo patrimonial de la ciudad y que es vital para comprender la reformulación en términos “pintorescos” y la explotación turística de algunas zonas del barrio en años recientes (Gómez y Sunino Zing. y constituían la mayor parte de las veces una primera residencia para los recién llegados a la ciudad. 37 . Se constituyó en una estrategia habitacional fundamental de sectores populares para satisfacer sus necesidades habitacionales ante las restricciones del mercado inmobiliario y es un elemento fundamental para comprender la identificación de los sectores populares con el territorio y su lucha por la apropiación del espacio barrial (Lacarrieu. servicios compartidos.

están en la base de la formulación e implementación de gran parte de las políticas habitacionales en el barrio de La Boca. determinó la necesidad de intervenciones parciales. y cómo está ocurriendo actualmente con la Resolución 105. por lo que se encuentra virtualmente paralizado. como ocurriera durante la década de 1990 con la Resolución 525. los conventillos. sin embargo. En ambos casos. Asoc. Comedor Los Pibes. 2008). las medidas fueron apuntaladas por la movilización de las organizaciones populares en reclamo de una solución a la crisis habitacional del barrio –Asamblea de Desalojados. Esta situación plantea interrogantes sobre el futuro de estas políticas habitacionales y la incidencia de los procesos de judicialización en la implementación de políticas públicas (O’Donnell. desde los primeros años de la transición democrática la formulación del RECUP-Boca sentó las bases para la rehabilitación de la trama urbana degradada. para paliar coyunturas de emergencia. en tanto estrategia habitacional de los sectores populares y patrimonio arquitectónico del barrio de La Boca. El fracaso de estas intervenciones. Los conventillos degradados y los numerosos inmuebles ocupados –muchos de ellos ex conventillos que se quedaron sin dueños o que no fueron reclamados durante años por ellos. En la actualidad. en sus diferentes denominaciones. se valieron de las acciones judiciales como una herramienta importante de “movilización judicial” (Smulovitz. la gestión macrista ha restringido al máximo el presupuesto del Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC). que se convertiría en un objetivo recurrente en las intervenciones municipales. según veremos. Civil Nuestro Hogar. Así. 2008). etc. También. Paradójicamente. se convirtieron en el centro de un conflicto social que atraviesa el barrio desde hace años. 38 .

La inacción del gobierno de la ciudad en términos de políticas habitacionales para el barrio tiene su contracara en la promoción del proyecto de renovación urbana de La Boca. pérdida de población previa a la renovación. v. La información censal. claramente muestra una pérdida progresiva de población.2% en el último período intercensal. iv. reemplazo de residentes por grupos de mayor estatus social. reordenamiento económico del precio del suelo.Imagen 3: Pasaje Caminito. los procesos de renovación urbana se componen de los siguientes elementos: i. renovación estética del área y aparición de nuevos servicios. ii. iii. conformación de grupos con nuevos estilos de vida y consumos. Imagen 4: Pasaje Caminito 39 . que todavía fue del 6. como continuación del proceso de densificación y extensión del área central comenzada con el proyecto de Puerto Madero. Siguiendo a Herzer (2008).

como el desplazamiento de la población de bajos ingresos. op. señala que el precio del m2 construido habría pasado de U$S 600 en la etapa pre-crisis a U$S 1. por ejemplo-. Sin embargo. Imagen 5: Terreno vacante. 40 . Esta información divergente evidencia que todavía no está claro el impacto del proceso de renovación del barrio en el precio del suelo.000 en la etapa post-crisis. como vimos en el apartado anterior. Imori. Ostuni. 2008).). si bien se mostraba como un fenómeno acotado a áreas específicas del mismo -la zona aledaña a Caminito. la crisis de 2001-02 frenó este proceso de valorización. pasando el m2 de suelo promedio de U$S 270 en 2001 a U$S 136 en 2002. especialmente si se compara con otras zonas de la ciudad. Todavía en 2006 el precio del m2 de suelo era de U$S 216 y no se habían recuperado los valores pre-crisis (Baer. cuando empezaba a evidenciarse el éxito de las obras emprendidas. que casi duplicaron los precios del m2 entre 2001 y 2006 (USIG. Herzer (2009). pasando de U$S 310 en 1991 a U$S 612 en 2000 el precio del m2 de departamento. García Silva y Bañuelos (2008) comprobaron el progresivo aumento del precio de venta de inmuebles en el barrio a partir de la recopilación y análisis de la oferta publicada en avisos inmobiliarios en el período 1991-2004. En contraposición. como vimos. el reordenamiento de los precios del suelo es un indicador importante para identificar procesos de renovación urbana. y una de las principales causas de los efectos sociales negativos que se le adjudican. Es importante seguir profundizando en el análisis de esta dimensión porque. cit. como el centro y el norte.

Así. Wacquant (2008) hace hincapié en que los procesos de renovación implican un cambio fundamental en el rol del Estado desde proveedor de bienes y servicios para la población de bajos ingresos a proveedor de servicios para negocios y amenidades para sectores medios y altos urbanos. un 3. 2000 y 2008. de manera fundamental el rol del Estado como generador de desigualdad socioespacial en las metrópolis contemporáneas. Se debe analizar. lo que evidencia un proceso intenso de recambio poblacional. permite dar cuenta de un incipiente proceso de reemplazo de sectores vulnerables por sectores de un nivel socioeconómico más elevado. Desde otra perspectiva. sino con sectores medios en procesos de pauperización. por lo cual sus resultados nos permiten caracterizar a la población de sectores populares del barrio. Desde esta perspectiva se puede analizar el accionar del GCABA en la 17 Encuestas realizadas en los años 1998. 41 . entonces. un 1.5% de los hogares relevados en 2000 ya no residía en ese inmueble. con una inserción socio-ocupacional ligeramente más consolidada. siguiendo una muestra intencional de vivienda popular. Pese a esto.7% había sido demolido.2% había cambiado de uso. si bien no parecen corresponderse con sectores de ingresos medios-altos como señala la literatura sobre gentrification proveniente de Europa y Norteamérica. mientras que un 54. la evidencia recogida en estudios de tipo longitudinal por el Área de Estudios Urbanos del Instituto de Investigación Gino Germani (AEU)17. entre 2000 y 2008. de una muestra de 431 inmuebles originalmente relevados en 2000. pero no nos permite hablar de su importancia relativa con respecto al total. un 5.6% se encontraban deshabitados.

Como afirma Herzer et al. El objetivo manifiesto de estas intervenciones. como La Boca. consideradas en forma conjunta. por la dinámica de valorización inmobiliaria y el encarecimiento del costo de vida. obras de saneamiento. y si no están acompañados de una activa intervención estatal en materia habitacional. 1999). definición de nuevas áreas de importancia histórica. Entre otras. reincoporando estas zonas al mercado y evitando su “guetificación”. expresado por funcionarios de diferentes organismos involucrados era la “puesta en valor” de la zona.promoción del proyecto de renovación del barrio de La Boca durante toda la década de 1990. 18 Recordemos que los barrios del sur son los que mayor cantidad de terrenos vacantes y edificaciones obsoletas presentan. suelen promover procesos de valorización de submercados inmobiliarios y la expulsión de los residentes más vulnerables. al paso que el barrio se convertía en alternativa de inversión para los intereses inmobiliarios18. las políticas habitacionales y de regulación del suelo urbano constituyen. Este proyecto. los convirtió en destinatarios de inversiones inmobiliarias tempranamente. 42 . comenzó al poco tiempo de iniciada la renovación de los docks de Puerto Madero. Se tomaba como punto de referencia los procesos de renovación de Nueva York o París. Como sintetizó Herzer (2004). La centralidad de algunos de ellos. etc. especialmente por parte de las áreas de planeamiento urbano y obras públicas. la valorización inmobiliaria. en términos de quiénes son los sectores que se apropian del valor creado a partir de las inversiones públicas. y era presentado como la prolongación “natural” de dicho fenómeno (Di Virgilio. a medida que decrecía el riesgo de inundación aumentaba el riesgo de desalojo. Ante la falta de estas políticas. Los procesos de renovación no están orientados per se al mejoramiento de las condiciones de vida de la población preexistente. Con este fin se gestionó un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) de alrededor de U$S 100 millones.. es decir. donde áreas degradas habían sido transformadas en poco tiempo de la mano de emprendimientos inmobiliarios. una de las modalidades de intervención básicas para compensar los efectos adversos que pueden tener estos procesos de cambio sobre los sectores de la población más vulnerables (2008:187). se realizaron las obras de control de inundaciones. Es necesario reflexionar sobre las implicancias de esta noción. “cuando la renovación urbana apunta a generar condiciones para una ciudad atractiva a los capitales privados vinculados a la globalización. la renovación de los espacios públicos. apuntalado por gran parte de los medios de comunicación y por especialistas en materia urbanística. reordenamiento del sector turístico. los desalojos como mecanismo de desplazamiento poblacional aumentaron sin cesar. rezonificación del antepuerto.

Las inversiones públicas pueden ser fuente de creación de rentas extraordinarias para los propietarios de terrenos en la zona involucrada. inmuebles olvidados por sus dueños durante años –muchos con fines explícitamente especulativos. En estos casos. que la puesta en valor.comienzan a ser recuperados promoviéndose juicios de desalojo. En este contexto. Es por ello. asegurando la rentabilidad de los negocios. termina operando como un mecanismo importante de transferencia regresiva de riqueza y de segregación de la población más vulnerable. mientras que la “rentabilidad social” de estos emprendimientos de gestión mixta no queda del todo clara. el Estado actúa como “socio bobo” del capital inmobiliario. que pueden pagar las rentas extraordinarias generadas. que se ve desplazada por sectores de mayor poder adquisitivo. los propietarios de estos inmuebles tienen la capacidad para apropiarse individualmente del valor generado a partir de estas inversiones. si se deja actuar libremente al mercado. 43 . Como vimos.

Si bien los conventillos responden a la lógica de la rentabilidad de pequeños y medianos propietarios. por el nivel de deterioro de los inmuebles y su necesario mantenimiento y adecuación. desde la recuperación democrática. rehabilitar la trama urbana degradada y consolidar la población de sectores populares en una zona céntrica de la ciudad a través de la intervención estatal. como veremos. caracterizando los actores sociales involucrados. pero que en sí mismas implican una apropiación del espacio urbano por parte de los sectores populares. y en las consecuencias que tienen en términos de producción / apropiación del espacio urbano por parte de diferentes sectores sociales. En muchos casos. barrio que vive una situación creciente de emergencia desde hace años. Lo mismo ocurre con las ocupaciones de inmuebles. se expresan de manera compleja en la interrelación de los diferentes actores sociales.constituye el fenómeno de hábitat popular que identificamos en la base de la formulación e implementación de todas las políticas habitacionales en el barrio de La Boca. incorporaron a su vez la articulación con estrategias populares de producción del hábitat. CAPÍTULO IV: Políticas habitacionales y procesos de producción del hábitat en el barrio de La Boca (1983-2009). realizaremos un periodización de las mismas. su vinculación con procesos de PSH es muy estrecha. más o menos explícitamente. el rol del Estado en su formulación e implementación. y su vinculación con procesos de producción del hábitat. que implican muchas veces su complementación con procesos de autoconstrucción para acondicionar el inmueble a las necesidades de las familias involucradas.4. y se deben tomar más como tendencias generales en función de la interpretación de los procesos aquí delineados. difieren diametralmente no sólo en sus promotores sino también en sus destinatarios potenciales. Estas políticas han tenido como objetivo. La existencia de conventillos degradados y numerosos inmuebles ocupados en el barrio -muchos de ellos ex conventillos que se quedaron sin dueños o que no fueron reclamados durante años por ellos. procesos que. 44 . como la autoconstrucción y la autogestión. Para ello. en la lógica dominante que los orienta. En este capítulo vamos a analizar las políticas habitacionales implementadas en La Boca. Lejos de ser proyectos acabados o completamente explícitos. La situación habitacional actual de La Boca puede ser comprendida como la tensión entre los proyectos antagónicos de renovación urbana y de recuperación del hábitat.

Imagen 6: Hábitat informal en La Boca.

Como dijimos, nos va a interesar identificar a los actores sociales que intervinieron en
la formulación e implementación de las políticas habitacionales y en los procesos de
producción de hábitat. En este sentido, Grillo (1988) analizó muy lucidamente el entramado
de actores sociales del barrio de La Boca en los inicios de la transición democrática. En su
investigación, señalaba la existencia de dos sectores sociales fundamentales en el barrio,
distinción que debe ser matizada y complejizada por el devenir de los acontecimientos desde
entonces, pero que nos puede servir como clave interpretativa general.

45

Imagen 7: Trama urbana degradada.

Por un lado, identifica a los sectores medios tradicionales. Si bien estos sectores
fueron afectados por el deterioro de la situación socioeconómica durante 1980 y 1990,
lograron mantener con dificultad su capacidad adquisitiva y sus condiciones de vida. Habitan
el parque de viviendas más consolidadas y en mejor estado de conservación. Abundan en este
sector los pequeños comerciantes y pequeños rentistas, que se corresponden con procesos de
movilidad social ascendente ocurridos durante siglo XX. Típicamente, son de origen europeo,
con importante presencia de genoveses. Sus organizaciones responden a modalidades de
asociación más antiguas y tradicionales, como las sociedades de fomento, las mutuales, las
asociaciones organizadas por nacionalidades, etc. que se ocupan en la actualidad de
actividades culturales y recreativas mayoritariamente, aunque se encuentran ciertamente
debilitadas. Muchas de ellas sólo persisten formalmente y el accionar de uno o dos referentes.
Este sector social muestra ciertas continuidades con lo que Grillo (op. cit.) denominó
vecinalismo tradicional.

46

Imagen 8: Trama urbana degradada.

Por otro lado, los sectores populares y la clase media baja empobrecida, que presentan
condiciones habitacionales crecientemente deficitarias. Habitan los conventillos, casas
ocupadas, inmuebles degradados y edificios de origen municipal. Típicamente, son migrantes
del interior o de países limítrofes. Presentan un alto grado de desempleo y penetración de la
pobreza y están insertos en una red de asistencia social de parte del Gobierno local, que tiene
como mediadores y efectores a las organizaciones sociales del barrio que los aglutinan. Estas
organizaciones, nacieron en su mayoría durante la década de 1990, y comenzaron ocupándose
de la asistencia alimentaria y escolar de las familias y los niños. Después, fueron extendiendo
su esfera de intervención a otras áreas como trabajo, salud y vivienda. Están altamente
fragmentadas, más aún después de la crisis de 2001-2002. Comparten su vinculación con los
sectores populares del barrio, una postura de autonomía frente al gobierno local y, por lo
menos hasta 2003, cierta distancia para con la actividad político-partidaria, de la que muchos
desconfían y buscan mantener separada del trabajo social, mientras que otros las
complementan de mejor grado (Herzer et al., 2008). Este sector, muestra algunas similitudes
con lo que Grillo (op. cit.) denominó vecinalismo emergente, si bien el autor desarrolló su
trabajo de campo cuando todavía la gran mayoría de las organizaciones actuales no existían.
En la actualidad, como dijimos, esta distinción tan tajante debe ser matizada y
complejizada, especialmente en términos organizativos, por la elevada fragmentación de la

47

a través de dos indicadores complejos. 4. Este sector carece de arraigo en el lugar. es necesario agregar un tercer sector social. vinculados a la urbanización 19 En este trabajo adherimos a las definiciones recopiladas Kralich (2002). que tiende a “promediar” los indicadores entre la 1º y la 2º corona-. y carece por lo tanto de expresiones organizativas locales propias. y no con otras instancias más abarcadoras. según el INDEC. donde el Gran Buenos Aires incluye a la ciudad central y a los 24 partidos conurbados. Por su parte. Diagnóstico habitacional y socioeconómico comparado Siendo el objetivo principal de este trabajo analizar las políticas habitacionales y su relación con los procesos de producción del hábitat en La Boca. Además.en las diferentes escalas de análisis identificadas. la comparación con el GBA. pero que fundamentalmente consumen las cualidades arquitectónicas y culturales que hacen a la idiosincrasia del barrio. para detectar especificidades que permitan comprender el lugar que ocupa el barrio en la estructura urbana del aglomerado. Este diagnóstico incorpora una comparación de la situación sociohabitacional de La Boca con el total de la Ciudad y el Gran Buenos Aires19. 48 . estos son sectores de ingresos medio- altos. aquel que protagoniza el proceso de gentrificación en el barrio. de ahí que también resulte interesante conocer la situación sociohabitacional –que en gran medida es resaltado de estas reestructuraciones.1. resignificadas en los últimos años por el turismo y el mercado inmobiliario como elementos atractivos. que valoran la centralidad de La Boca. entonces. en el contexto de renovación urbana que identificamos en el capítulo anterior. Posteriormente. también. parece necesario explicitar como punto de partida cuál es la situación habitacional que caracteriza al barrio en cuestión. Típicamente. lo cual excede largamente el propósito de este trabajo.trama organizativa local. caracterizamos sucintamente a la población en términos socioeconómicos. responde a que en caso de ampliar tanto la definición del área de comparación se hace necesario una análisis diferenciado según coronas –dado el diferente nivel de consolidación de la 3º corona. que los datos aquí sistematizados son producto de procesos socio-históricos de largo y mediano plazo. Es necesario tener en cuenta. como el Área Metropolitana (CABA más 32 partidos del conurbano) o la Región Metropolitana (CABA más 43 partidos del conurbano). profesionales o vinculados al arte. En el capítulo 3 reconstruimos la estrecha relación que existe entre los procesos de renovación urbana en las áreas centrales con los procesos de reestructuración territorial más generales que se dan a nivel del aglomerado.

8 Fuente: Elaboración propia en base al Censo 2001.2 6. cerradas por motivos desconocidos o sin especificar.6 Total 3.7 La vivienda está en construcción 54 1.847 viviendas y 14.8 229.193 33.8 37.862 viviendas -alrededor del 10.4 La vivienda se usa como comercio/oficina/consultorio 462 12. podemos afirmar que la historia del déficit habitacional de La Boca se encuentra condensada en la “foto” del Censo de 2001.281 2.3 131. la ciudad y el aglomerado.905 7.5 6. Representaban en 2001 el 17.8 La vivienda se usa para vacaciones o fin de semana 21 0.8%) y el del GBA en su conjunto (7. por ejemplo. Cuadro 1: Viviendas desocupadas según motivo. La Boca. los inquilinatos o conventillos son una de las tipologías habitacionales más extendidas en La Boca. Diagnóstico habitacional El Censo de 2001 contabilizó un total de 17. La Boca CABA GBA VIVIENDAS DESOCUPADAS Casos % Casos % Casos % Todas las personas están temporalmente ausentes 1. mientras que esta proporción desciende abruptamente a 2% para el conjunto de la CABA y 20 También debe ser tenido en cuenta como base para la implementación de medidas tendientes a combatir la especulación.552 14.8 No especificado 79 2. Esto quiere decir que un total de 1.6% (885) estaban abandonadas.6 4. donde una gran parte responde a comportamientos especulativos por parte de los propietarios y debe ser tenido en cuenta a la hora de analizar el tipo de políticas habitacionales implementadas20.1 48. un nivel todavía mayor que el del total de la CABA (9. Como dijimos.2 132.396 3.854 2.062 3.5% del parque total. Base REDATAM. Un primer indicador es que el 20% (3.3% de las viviendas censadas.287 33.9 103. Así.en el barrio.3 700.2 66. de las cuáles un 27. 49 .0 18.176 1. Este indicador permite dar cuenta de la subutilización del parque de viviendas existente.2 102.1.659 23.309 1. como el impuesto a la vacancia.9 64.3 La vivienda está cerrada por motivos desconocidos 578 16. CABA y GBA.357 18.6 54.6 La vivienda está abandonada 228 6.0 341. Censo 2001.501 hogares en el barrio de La Boca. 4.417 38.599 5. INDEC.8 La vivienda está en alquiler o venta 977 27.3 12.se encuentran vacantes.039 14.9%).575 18.3 23.581 32.008 19.2% (977) estaban en alquiler o venta y 24.835 14.592) de las viviendas del barrio se encontraban desocupadas el momento del relevamiento.592 100.1.

5 Casa tipo A 2. Así.716 11.122 23. que en general se comparten entre diferentes hogares.201 30.8 19.6 Casa tipo B 186 1.2 Rancho 5 0.4 17. 8.278 0.009.948 3. y puede generar como consecuencia no deseada la expulsión de la población de menores ingresos que habita en estos inmuebles.6 19.234 63.967 1.0 28.6% del total del GBA. Esta tipología se caracteriza por la precariedad de sus edificaciones.0 1.5 Pieza/s en inquilinato 2.y.316 0. En consecuencia.(0.729 0.6 2. ya que muchas veces el efecto no deseado de la misma es la valorización inmobiliaria de las propiedades que se ayuda a regularizar o rehabilitar y las zonas aledañas. Cuadro 2: Tipo de Vivienda.501 100.7 118.9% para el GBA. La Boca CABA GBA TIPO DE VIVIENDA Casos % Casos % Casos % Departamento 9.9 Pieza/s en hotel o pensión 197 1.000.919 2. 82 0. el porcentaje de hogares inquilinos se encuentra en un 36.951 1.2% de la CABA y muy por encima del 12.0 366.0.1 309 0. CABA y GBA. Esto debe ser contemplado por cualquier intervención estatal.720.8% y 10.0 419 0. la tipología más típica de estas urbanizaciones.7% respectivamente). 50 .9 7.555 17.0 573 0. además.3 1. mientras que las situaciones de propiedad sólo de la vivienda son menores –lo que se explica por la presencia mucho menor de villas de emergencia y asentamientos informales que en otras áreas deprimidas. La Boca.151 71. el hacinamiento de sus ocupantes y la insuficiente dotación de servicios sanitarios.0 Vivienda móvil 1 0.8%)21.6 Local no construido para hab.176 100.5 232.8%. INDEC.0 Fuente: Elaboración propia en base al Censo 2001.0 3. pero no fueron captados por el censo 2001 –que sólo registró 130 hogares en situación en casillas o ranchos. Base REDATAM.0 14.0 Total 14.2 6.561 52.4% y 3.0 1.2 Casilla 125 0. su situación de tenencia es completamente informal.0 74 0.4 En la calle 13 0. por encima del 22. 1. por lo que los hogares están en una situación inestable e insegura.475 0. Si bien menos pronunciadas. 21 Recientemente han proliferado asentamientos informales. las situaciones de ocupación también son más elevadas que en las otras jurisdicciones (12.024 0. especialmente en la zona lindante a la Avenida Pedro de Mendoza.7 719.139 100.103 14.7%. Censo 2001.9%.276. el perfil de la tenencia en el barrio también difiere sensiblemente de otras áreas del Aglomerado.3 9.201 0. no tienen reconocimiento oficial por parte del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.0 381 0. Además.

Base REDATAM. En el caso del primer tipo.3% para los segundos.4 127. consideramos que más de dos personas por cuarto permiten identificar situaciones de hacinamiento.228 2. excluyendo la cocina y los baños. 51 .735 2. 22 No se debe confundir la cohabitación con el hogar extendido. del 3.3% y 1.192 4. Con respecto a la segunda modalidad.488 100 1.4%.8 20.9% y 21. ya que la forma de explotación más común es el alquiler de piezas con baños y servicios compartidos. y la cohabitación.6 2.210 67. Cuadro 3: Régimen de Tenencia.1 Otra situación 841 5.0 Fuente: Elaboración propia en base al Censo 2001.3 45. CABA y GBA. La Boca.545 22.3% en la CABA y 9.402. Uno de los principales indicadores para realizar un diagnóstico habitacional adecuado es el nivel de hacinamiento de los hogares.024.2% y 19. La Boca CABA GBA RÉGIMEN DE TENENCIA Casos % Casos % Casos % Propietario de la vivienda y terreno 7.411 12.9 227.2 428.782 1. porque en este último caso se comparten los gastos de manutención. La cohabitación implica dos o más grupos de individuos que viven bajo el mismo techo pero que no comparten los gastos de manutención. Este fenómeno presenta dos modalidades diferenciadas: aquella que implica una proporción elevada de habitantes por ambientes de la vivienda.005 2.0 92. que ascienden a 8% y 5.8 Ocupante por trabajo 218 1. y 16. es decir.4 232. Esto es coinidente con las características que distinguen a los conventillos e inquilinatos y hoteles- pensión de otros tipos de vivienda: la sobreutilización del parque habitacional. Así. Con respecto al primer tipo de hacinamiento.871 100.8 14. no existen diferencias significativas entre La Boca y la CABA (1. el nivel de hacinamiento moderado y hacinamiento crítico ascienden a 22. es decir.5 38.6 Ocupante por préstamo 774 5.7% respectivamente para La Boca.056 6. se puede diferenciar las situaciones de hacinamiento moderado y crítico.8% para los primeros. sino que ambas se encuentran bastante por debajo del nivel total del GBA. la convivencia de dos o más hogares en una misma vivienda22. se puede observar que existe un 13.201 49.2%.8% en el conjunto del GBA. contra 4. las condiciones de hacinamiento en las que debe habitar la población.5 25.7% de hacinamiento por cuarto en La Boca.345 36.482.051 1.910 73. respectivamente).0 Propietario sólo de la vivienda 109 0.231 100 3.7 692. mientras que más de tres personas por cuarto implican situaciones de hacinamiento crítico.7 Total 14.8 Inquilino 5.977 3. Entre los hogares hacinados. INDEC. Censo 2001.

279.00 824 5. La Boca. El hacinamiento.1. También es importante recuperar aquí los datos sobre subutilización el stock existente.7 998. Así.515 46.069 98.2 Total 14.587 30.4 6.0 Fuente: Elaboración propia en base al Censo 2001.6 Si 186 1.0 1. La Boca.0 28. Cuadro 4: Hacinamiento. CABA y GBA.8 3. que nos permite resumir la situación en un solo indicador de cuatro categorías.115 1.-.1 307. Base REDATAM.938 100.00 5.201 100.488 100.7 16.5 2.1. vincularlo muy fácilmente al tipo de políticas que sería necesario implementar para reducir el déficit.4 118. se puede afirmar que es más eficiente atacar el déficit recuperable con políticas de mejoramiento y rehabilitación del tejido existente. Censo 2001.8 2.2 1.426 2.51 .00 1.380 6.767 19.6%). etc.358 7.165 8. mientras que el déficit irrecuperable requiere necesariamente de la producción de unidades de viviendas nuevas. Este índice es muy útil porque permite. ya que en algunos casos puede ser ampliada la vivienda (en caso de que habite un solo hogar y la vivienda esté en buen estado) mientras que en otros se hace necesaria una nueva unidad de vivienda (cohabitación o imposibilidad de ampliar la vivienda).4 477.50 2.200 1.0 1.137 2.2 110. La Boca CABA GBA HACINAMIENTO Casos % Casos % Casos % Hasta 0.816 46.6 1.0 1. Censo 2001. INDEC.4 Total 14.6 45. ya que se pueden pensar intervenciones sobre las viviendas vacantes para paliar el déficit irrecuperable -por ejemplo.50 2. impuestos progresivos a la vacancia. que casi triplica el promedio de la 52 . INDEC.0 34.2 Más de 3.011.248 1.6 9.569 35.826 96. Base REDATAM.00 1. Cuadro 5: Cohabitación.01 .255 100.944 13.0 98. subsidios al alquiler para acortar la brecha entre la capacidad de pago de los potenciales demandantes y los precios de alquiler de la oferta existente.3 12.01 .4 75.112 3. por su parte. puede ser atacado por una combinación de ambos.081 14. Para finalizar este breve diagnóstico habitacional del barrio de La Boca.953 98.929 11. Los valores de este indicador son interesantes porque el barrio de La Boca presenta proporción bastante elevada de déficit recuperable (6.894 100.231 100.3.2. CABA y GBA.51 .0 Fuente: Elaboración propia en base al Censo 2001.093 9.707 39. presentamos un índice sintético de déficit habitacional.0 3.169. La Boca CABA GBA COHABITACIÓN Casos % Casos % Casos % No 14. además.0 0.024.

es muy llamativo la proporción de déficit habitacional que se explica por situaciones de hacinamiento. La Boca.213 11.945.526 90. 23 Según el INDEC los hogares con NBI son aquellos que presentan al menos una de las siguientes condiciones de privación: i.5% para La Boca.5 Déficit irrecuperable 199 1. CABA y GBA. Cuadro 7: Necesidades Básicas Insatisfechas.095 76. veremos como fue incorporada la noción de recuperación de las viviendas deficitarias como objetivo de las mismas.488 100.186 2.881 85.6% para la ciudad y a sólo 1.4 2.1%.183 0.948 1. Capacidad de subsistencia: hogares que tienen cuatro o más personas por miembro ocupado. Condiciones sanitarias: hogares que no tienen retrete.8). vemos que existe un déficit irrecuperable de 951 viviendas.444 1. como vimos más arriba. Situación socioeconómica de los hogares Para aproximarnos a la situación económica del barrio nos valemos fundamentalmente de dos indicadores que proveen los datos censales: el Índice de Necesidades Básicas Insatisfechas y el Índice de Privación Material del Hogar.4 2.0 2. Este dato es interesante para relacionarlo con la cantidad de vivienda que se encuentran desocupadas sin motivo aparente que ascendía a 885 viviendas. mientras que desciende a 6. Asistencia escolar: hogares que tienen al menos un niño en edad escolar (6 a 12 años) que no asiste a la escuela. CABA y GBA.514. v. ascendiendo a 15. En 2001. De la misma manera. Cuando analicemos las políticas habitacionales implementadas en el barrio.4 Total 14.ciudad (2.8 339.6 29.231 100. Vivienda precaria u otro tipo. iv. Censo 2001. iii.7% de hogares con NBI. Hacinamiento: hogares con más de tres personas por cuarto. Cuadro 6: Déficit Habitacional. cuyo jefe no hubiese completado el tercer grado de escolaridad primaria.336 6.486 100. El índice de Necesidades Básicas Insatisfechas es frecuentemente utilizado para medir los niveles de pobreza estructural23. INDEC. ii. ubicándose muy por encima de la media de la Ciudad. si bien es algo menos de la mitad del que presenta el conjunto del GBA (11.0 1. La Boca.024. La Boca CABA GBA Déficit Casos % Casos % Casos % No deficitaria 11.4% para el total del GBA. Base REDATAM. Censo 2001. lo que excluye casa.5 67.7 Déficit por hacinamiento 2..0 Fuente: Elaboración propia en base al Censo 2001. La Boca registró un 23. 4.2.4 Déficit recuperable 951 6.5%). Vivienda: hogares que habitan una vivienda de tipo inconveniente (pieza de inquilinato.1. departamento y rancho).6 40.243 15. 53 .6 925. Por otro lado.2 50. del 7.

234 Casa tipo B 135 51 186 Rancho 2 3 5 Casilla . TIPO DE VIVIENDA Sin NBI Con NBI Total Casa tipo A 2. o monetaria.7 72.894 87. existe llamativamente un 10% de los hogares con NBI que habita departamentos consolidados en el barrio.3 Total 14. Para complementar el análisis de la situación socioeconómica de los hogares utilizamos el Índice de Privación Material del Hogar (IPMH). referida a pobreza por ingresos.009 94 2.985. Base REDATAM. El 80% de los hogares con NBI se concentra en los conventillos.501 Fuente: Elaboración propia en base al Censo 2001. lo que da cuenta del proceso de pauperización de los sectores medios durante la década de 1990.1 417. Por otro lado. inquilinatos y hoteles –cuyos habitantes son NBI por definición-.058 76. Base REDATAM. 13 13 Total 11. Cuadro 8: Hogares con NBI según tipo de vivienda en La Boca.550 12.7 Con NBI 3. La Boca CABA GBA NBI Casos % Casos % Casos % Sin NBI 11.555 2.882 92.443 14. La Boca. que plantea la identificación de hogares pobres a través del reconocimiento de la diferente naturaleza de las situaciones de privación que presentan los hogares –patrimonial. CABA y GBA. es superar la mera dicotomía entre pobres y no pobres. 2. 82 82 Vivienda móvil .0 1.555 Pieza/s en hotel o pensión . INDEC.3 951. ofreciendo un sistema de categorías que permite distinguir entre la pobreza debida a la 54 .024. INDEC.658 7.0 Fuente: Elaboración propia en base al Censo 2001.912 322 9.9 2.403. 1 1 En la calle . uno de los logros de este indicador respecto del NBI.540 100. lo cual nos permite inferir una asociación muy estrecha entre pobreza y condiciones habitacionales deficitarias en el barrio.501 100. 24 En este sentido.444 100. referida a pobreza estructural.443 23.103 Departamento 8. 125 125 Pieza/s en inquilinato .058 3. Censo 2001.0 3.y de su nivel de intensidad24. 197 197 Local no construido para habitación . por lo que el componente estructural de la pobreza parece tener mayor importancia relativa.

En este sentido.0 1.3% y 67.444 100. respectivamente).y la pobreza patrimonial o estructural. La Boca. CABA y GBA. La estimación de los recursos corrientes es de tipo indirecto. El primer aspecto se vincula a la privación patrimonial que afecta a los hogares en forma más estable y dada su característica de persistencia se la considera de tipo estructural o crónica. En cambio la privación de recursos corrientes puede variar considerablemente en el corto plazo y está ligada más directamente a las fluctuaciones de la economía. Los datos de insuficiencia de recursos corrientes –más ligada a las fluctuaciones del ciclo económico. ya que los resultados del Censo de 2001 están teñidos por un fuerte proceso de pauperización durante toda la década de 1990. La estructura de la privación en La Boca es similar al del conjunto del GBA. pero se expresa territorialmente de manera específica. fundamentalmente).9%.403. Si analizamos la situación de privación en función del tipo de vivienda.310.7 20.895 75. Es probable.1 11. A diferencia del NBI. 55 . 86. encontramos que las casas tipo B.0 3. los conventillos o inquilinatos y los hoteles-pensión registran los mayores niveles de privación de recursos corrientes a su vez (34. por la extensión de los conventillos e inquilinatos.3 Total 14.1%.062 10.636 86.5 Solo patrimonial 1. con un peso relativo menor de la privación de recursos corrientes y más fuerte de la privación patrimonial. que la pobreza por ingresos haya disminuido rápidamente con el correr de esta década de 2000. sino que es calculada a partir de características de los integrantes del hogar (nivel educativo alcanzado. No obstante. la pobreza estructural en La Boca puede ser asimilada a la del conjunto del GBA.024.839 1.540 100. el IPMH permite identificar a la población de La Boca en una situación intermedia entre la CABA y el conjunto del GBA (75.5 527.1 884.406 9. Censo 2001. a diferencia de la CABA donde la mayor parte de la privación material de los hogares se explica por la insuficiencia de recursos corrientes (pobreza por ingresos).555 67. la privación de recursos corrientes también es importante en el barrio.322 15. mientras que en el resto del GBA son más comunes las villas y los asentamientos. La Boca CABA GBA IPMH Casos % Casos % Casos % Sin privación 10.900 13.1 108. 28.117 7.9% de hogares sin privación. evidenciando una alta asociación entre privación patrimonial y de recursos corrientes en el barrio. una vez más.9% respectivamente).161 7. ya que no se basa en la declaración de ingresos. INDEC.0 Fuente: Elaboración propia en base al Censo 2001.003 2.3 Convergente 589 4.501 100.9 Solo de recursos corrientes 1. Base REDATAM. Este dato debe ser contextualizado.0 249. Cuadro 9: Índice de Privación Material de los Hogares. especialmente desde la recuperación económica y del empleo desde 2003.2% y 29.2 316.3 2. Finalmente la privación convergente da cuenta de la situación de los hogares que participan de ambos tipos de privación. La incapacidad de los hogares para proveerse de uno u otro tipo de recursos es lo que distingue entre los hogares con privación o sin ella.

72 adulto equivalente). de los Patricios. Este decreto también creaba el Comité Técnico que elaboraría el futuro RECUP.1. Vale aclarar que en 2008.061. cerca de la mitad de los hogares tenían al menos cuatro integrantes. 26 En 1985 el Decreto Municipal Nº 6. c) Comisión Municipal de Vivienda. El de las canasta es del mes de diciembre de 2008 y corresponde al total nacional. 25 La familia tipo se compone de un jefe varón de 35 años (1 adulto equivalente). Fruto inicial del Programa de Cooperación Técnica Argentino-Francés. comprando propiedades que.sino que impulsara la rehabilitación del tejido como operatoria novedosa. Lacarrieu (1995) es muy crítica en su análisis del RECUP y afirma que la ausencia de un encuentro real con la población se tradujo en escasos momentos de participación “por invitación”.la encuesta de 2008 del Área de Estudios Urbanos arroja. Mucho tuvo que ver en ello que el equipo técnico no planteara explícitamente frenar los desalojos -único objetivo claramente formulado por la población. estaban escasamente valorizadas. porque de haber tenido éxito. un hijo de 5 año s (0. por las carencias de infraestructura. Estos objetivos son interesantes. Mayo de 1985. red vehicular. como posibilidad.” que habían sido propiedad de una tradicional familia terrateniente urbana de la ciudad.2. Periodización de las políticas habitacionales implementadas en el barrio de La Boca 4. Incorporaba.A. por ejemplo. la intervención estatal se hubiera “anticipado” a la dinámica inmobiliaria posterior. Paseo Colón. 56 .2. Pedro de Mendoza. el RECUP-Boca hubiera significado la renovación de un área central de la ciudad en favor de los sectores populares allí radicados. En el marco de este programa se compraron en 1989-90 por remate judicial 21 conventillos para su rehabilitación27. Calle Martín García. 28 Informe Nº1 Programa de Recuperación y Desarrollo Urbano de la Boca. elaborado por la Subsecretaría de Planeamiento de la MCBA a mediados de la década de 1980. a su vez. todavía. Recuperación democrática y RECUP-Boca Poco tiempo después de la recuperación democrática en 1983.426 había declarado al barrio “área problema”. equivalen a 3. la cuestión habitacional en el barrio de La Boca fue socialmente problematizada26 y motivó la formulación del Programa de Recuperación y Desarrollo Urbano de La Boca -familiarmente conocido como RECUP-Boca-. Avda. y generando una verdadera capitalización a favor de sectores. Avda. que el 87% de la muestra percibía un ingreso superior a los U$S 350.09 adultos equivalentes. minimizando el desplazamiento poblacional que caracteriza a los procesos de gentrificación.74 adulto equivalente).63 adulto equivalente) y una hija de 8 años (0. b) Sub-Secretaría de Planeamiento. lo que se encuentra por encima del monto de la Canasta Básica Total para una familia tipo. su esposa de 31 años (0. ubicada para ese año en U$S 29025. etc. por un equivalente de U$S 246. 27 Se adquirieron vía remate judicial a la empresa “Celestina La Grande S. tanto a nivel urbanístico como social. la dimensión participativa como un componente fundamental del diseño28. En este sentido. que se proponía impulsar el desarrollo integral del barrio. integrado por: a) Secretaría de Obras y Servicios Públicos. En total. 4. Programa Recup. por lo que los valores de las canastas son meramente indicativos. 47. inundaciones. Fueron incorporados al RECUP-BOCA por Resolución 970/89 y se dispuso para su compra la venta de bonos BONEX serie 1982 que tenía la CMV en su poder. el RECUP-Boca era un programa ambicioso. a la zona comprendida entre: Avda. Brasil y Avda. hacinamiento.

Por un lado. para garantizar condiciones mínimas de habitabilidad en los inmuebles. en un primer momento. y un equipo técnico. 57 . inquilinatos y viviendas que se consideraban irrecuperables o que se encontraran en situación de hacinamiento crítico. Por un lado. La dinámica inmobiliaria presionaba al alza los precios de los inmuebles y amenazaba con la expulsión de algunos sectores pobres del barrio29. Contaba con apoyo de los sectores medios tradicionales. y que contaría con el impulso decidido de la Municipalidad. Los desalojos –como amenaza y como hecho consumado. orientadas a paliar las situaciones de emergencia habitacional. Un elemento fundamental del componenete de rehabilitación era la existencia de una importante reserva de tierras fiscales en el predio conocido como “Casa Amarilla”. El RECUP reconocía dos líneas de acción fundamentales. todavía estamos lejos del proceso de renovación urbana que comenzaría durante la década de 1990.para relocalizar a las familias de conventillos. se desarrolló el proyecto que terminaría expresando el RECUP. las acciones tendienes a la rehabilitación general del barrio. permitiendo a su vez reiniciar el ciclo de inversión con los recuperos de los créditos. 1995).301 de Erradicación de Viviendas Insalubres. Solamente formaba parte de un “consenso de trabajo”. que jugó un papel muy importante como canal de las demandas locales. El RECUP se proponía utilizar esta reserva como banco de tierras -al paso que se adquirían las que no estaban en manos de la municipalidad. que veían con preocupación el proceso de “guetificación” del barrio. mientras se realizaban las obras definitivas. a partir de un consenso de trabajo entre el Consejo Vecinal. cit. especialmente por la proliferación de casas tomadas. más bien. característicos de la economía argentina durante la segunda mitad del siglo XX. Por el otro. Eran. mientras que se avanzaba en la rehabilitación de los inmuebles que se 29 Sin embargo. Por otro lado. con representantes de diferentes organismos del GCABA. las acciones inmediatas. El aumento de la conflictividad social resultante determinó la intervención por parte del Estado municipal frente a la problemática (Lacarrieu. si bien el RECUP terminó imponiéndose como proyecto. en un primer momento sólo contaba con apoyo técnico y carecía de recursos políticos y económicos para su implementación. a través de la incorporación. formulado por el Concejo Deliberante y con apoyo la estructura local de la UCR. a través de la inversión pública.). Habría que esperar hasta que la conducción política de la gestión radical decidiera impulsarlo y que el remate de los conventillos otorgara la ventana de oportunidad para su implementación. rehabilitación y transferencia progresiva de inmuebles a las familias beneficiarias.fueron el trasfondo del surgimiento del RECUP. Como analiza Grillo (op. fluctuaciones propias de ciclos económicos cortos. se sancionó la Ordenanza Nº 40. Las tomas de posición del Estado con respecto al problema de los conventillos fueron contradictorias.

siguió existiendo formalmente durante varios años. con el cambio de intendente en la Municipalidad. por sus características. La remoción del equipo técnico original en 1992. apuntalando procesos de autoconstrucción. se demora la concreción del objetivo que le dio origen en primer lugar. y es poco apropiada para áreas centrales consolidadas. y se contemplaba la utilización de la mano de obra de las familias beneficiarias. Nuevamente. en parte. la articulación entre rehabilitación y autoconstrcción por parte de las familias resulta interesante a la luz del tipo de políticas habitacionales que tradicionalmente implementó la CMV y posteriormente el IVC. 58 . el funcionamiento de la Mutual Esperanza -creada por el RECUP-Boca como instancia organizativa y de participación de la población. Este tipo de intervención. generando un proceso de fragmentación y dispersión entre los beneficiarios. en gran medida. y esta fue una de las principales causas del estancamiento de las operatorias de rehabilitación. Esto se debió. para no limitarse necesariamente a la expropiación forzosa de las propiedades. Incluso se preveían mecanismos originales. A pesar de esto. que tampoco pudieron ser regularizados en su dominio por dificultades normativas que impidieron su subdivisión bajo el régimen de propiedad horizontal. La población agrupada en la Mutual tuvo grandes inconvenientes para mantener el flujo de fondos para el pago de las cuotas cuando la situación socioeconómica comenzó a empeorar con el correr de la década de 1990. Cabe aquí volver a recuperar las precauciones de Di Virgilio (2009) frente a las organizaciones sociales creadas “desde arriba” por su falta de autonomía y la dificultad para persistir en el tiempo si. dado que el nivel de organización era bajo. a la gestión de las obras de rehabilitación de cuatro conventillos. de todas maneras. por las condiciones económicas y políticas de la ciudad. hasta que en 2000 dejó de existir como tal. Su actuación se limitó.se iría tergiversando. donde tienen absoluta preeminencia la construcción de grandes conjuntos habitacionales a través de licitaciones a medida de las grandes empresas constructoras. como la permuta. sólo es viable en una escala relativamente grande. a que no supo darse mecanismos que le permitieran soportar colectivamente la imposibilidad de pago de alguno de sus miembros por motivos económicos legítimos. De la misma manera. como en este caso. lo cual hizo priorizar históricamente localizaciones periféricas en la ciudad. la implementación del RECUP se vio obstaculizada rápidamente hacia fines de la década de 1980 y principios de la década de 1990.consideraran recuperables. por la disponibilidad del suelo y por el elevado precio del mismo. le asestó el golpe final al RECUP que.

Mapa 1: Los conventillos del RECUP-Boca. Fuente: Elaboración propia en base a datos del IVC. 59 .

era el siguiente: se pondría un precio tope por propiedad o por metro cuadrado.2. al compás de la degradación de la situación socioeconómica general de la ciudad y el país. 4. y hasta 2000 en que se crea un nuevo programa (ver PRHBLB más adelante). Segundo movimiento: la Operatoria 525/97 Hacia 1996-1997. A pesar de esto. En ese año se puso en marcha el Programa de Renovación de Conventillos que agrupaba a los inmuebles comprados por el RECUP-Boca. la realización de las obras de la defensa costera y de 30 Según testimonios. el saldo de la implementación del RECUP-Boca fue la compra de los 21 conventillos y la rehabilitación parcial de cuatro de ellos. la idea original era disponer de una masa de recursos considerable para adquirir propiedades. como estaba previsto. cit. hasta agotar los fondos disponibles. 60 . la situación habitacional del Barrio de La Boca se había hecho insostenible. sentó un precedente importante para el futuro. Este programa. y se adquiriría la totalidad de las propiedades que se ofertaran dentro de esos topes. de uso industrial. al menos en la letra de los programas formulados para el barrio. Entre 1992 y 1996 el programa quedó virtualmente paralizado. ya que la consolidación de la población y la rehabilitación de la trama urbana existente son objetivos que todavía hoy están vigentes. vinculada a la apertura económica y la llegada de capitales extranjeros en un mercado inmobiliario de bajos precios en el orden mundial. Como vimos más arriba. en la adquisición de más inmuebles para extender el proceso de recuperación a todo el barrio30.2. la situación social de las familias involucradas -la sustentabilidad del colectivo de familias como futuro consorcio en régimen de propiedad horizontal-. sólo una re-planificación de las obras según la zonificación en que se hallaban -había 5 inmuebles dentro del Distrito I. no logró de todas maneras desarticular el “orden imperante”: el laissez faire del Estado ante los “desalojos puntuales” de la población de bajos ingresos y su expulsión de la ciudad central (Lacarrieu. El fracaso del RECUP-Boca en su objetivo de recuperación del hábitat de La Boca era evidente y la dinámica económica inmobiliaria. op.). Nada de esto llegó a ocurrir porque esos fondos nunca estuvieron disponibles finalmente. y la potencialidad de las parcelas para incorporar más familias de las que estaban habitando –según el tamaño. que exigían un cambio de norma para su uso residencial-. No se pudo avanzar. Concretamente. que “puso en tensión la lógica municipal” por su novedosa formulación en términos de rehabilitación. no hubo avances significativos. El mecanismo ideado. la constructibilidad. Durante este período. empezaba a presionar nuevamente sobre la situación de las familias más vulnerables del barrio. bastante original. y la existencia de inmuebles cercanos que pudieran ser “englobados”-.

A medida que se propagaban los desalojos.000 aportados por la CMV y provenientes del FONAVI. una parte de la población afectada y organizaciones afines fueron confluyendo en la Asamblea Permanente de Desalojados de La Boca que. generaron un proceso de desalojos masivos por la valorización de una zona relegada por el mercado hasta entonces. Lanzetta. Redondo y Rodríguez. 31 El Concejo Deliberante generó para ello un fondo especial de U$S 1. calles y plazas.000. a través de movilización y articulación con diversos actores. si bien solucionaron el problema de las inundaciones en gran parte del área y mejoraron la calidad del espacio público. que se incrementó con U$S 3.000.rehabilitación de las calzadas.500. 61 . 2008)31. logró que se decretara la emergencia habitacional del barrio y la puesta en marcha de una operatoria especial para la compra de los inquilinatos por medio de créditos individuales o mancomunados creados a través de las resoluciones 525/07 y 282/98 (Di Virgilio.

Fuente: Elaboración propia en base a datos del IVC.Mapa 2: Los inmuebles de la Operatoria 525. 62 .

por el otro. La Operatoria 525/97 representó una “conquista” política y social de esta nueva expresión organizativa que contó. la Operatoria 525/97 se limitó a transferir el dominio. las necesidades y propuestas de las organizaciones comunitarias que pugnan por los intereses de los sectores populares amenazados por estos procesos. Redondo. No se evidenciaron los antagonismos entre los sectores sociales detectados en ocasión de la formulación del RECUP. Rodríguez. y que fuera analizada en términos de “sobreoferta” por Herzer. debilitó el consenso generalizado. que se hallaban muy deteriorados. los conflictos entre los referentes que confluían en la Asamblea se hicieron insostenibles y dieron origen a nuevas organizaciones que se “abrieron” para trabajar por su cuenta. como veremos en el conflicto de “Casa Amarilla”. la iniciativa de la Asamblea. Con respecto a la solución habitacional propuesta. Esta fragmentación dio origen a la multiplicación de organizaciones que tuvo lugar entre 1998 y 2002. ii. con un apoyo muy importante de representantes barriales de la Iglesia Católica. en el sentido de permitir la cristalización de un espacio plural donde confluían diversos sectores. En este contexto. que mostró rápidamente los alcances de las reivindicaciones que estaba dispuesta a sostener. 63 . fue recuperada y sirvió de precedente para la mesa de trabajo que daría luz a la Ley Nº 341. Rodríguez y Redondo (2008) analizaron esta operatoria y otras políticas urbanas del período como una síntesis entre. Desde nuestra perspectiva. en términos generales y con diferentes grados de participación. El balance organizativo fue positivo. sin avanzar en la solución definitiva del déficit habitacional. sin embargo. iii. distanciándose de los sectores medios tradicionales y aumentando su poder relativo. debilitar la capacidad de presión y negociación de este sector. la intención política local de promover la renovación de la Zona Sur y. Di Virgilio. tal vez porque la situación socioeconómica general era indudablemente crítica y había consenso en la necesidad de generar una respuesta de manera urgente. al multiplicar las pertenencias e identidades por cada organización. se dieron las condiciones para lograr un cierto consenso entre las diferentes organizaciones sociales del barrio que apoyaron. Di Virgilio y Ostuni (2008). impedir la conformación de un verdadero movimiento social en torno a la 32 Esta experiencia. la Asamblea sufrió un proceso de fragmentación que licuó los avances en términos de participación y organización popular32. en su etapa inicial. por lo que sólo significó un freno a las acciones de desalojo. pertenecientes a la orden salesiana. Este proceso comenzó con la retirada de la Iglesia. Herzer. y dificultar las acciones articuladas. Ver Rodríguez (2009). Posteriormente. esto tuvo varias consecuencias: i. Al poco tiempo. por un lado. sin implementar mecanismos de subdivisión de la propiedad ni recursos para la rehabilitación de los inmuebles.

parecen haberse debilitado. en consonancia con las transformaciones en el sistema político asociadas a la etapa neoliberal (Rodríguez. Para una aproximación ver Herzer et al. a través de la demanda sostenida y articulada a las autoridades y la movilización de recursos por medio de estructuras organizativas y redes sociales estables. En la actualidad. por lo que es imposible cualquier intervención por parte del GCABA. con la normativa que permita una intervención sustentable en estos inmuebles. sin posibilidad de división horizontal de la propiedad por cuestiones normativas. aunque más no fuera parcial. según informes del IVC. multiplicación de las organizaciones sociales como interlocutores válidos del Estado en la implementación de políticas públicas. que se hallaban en muy mal estado34. (op. La rigidez normativa es una constante en la ciudad de Buenos Aires. Por el otro. la importancia de los aparatos clientelares de los partidos políticos tradicionales33.problemática del hábitat en el barrio. 2009). imposibilitando la rehabilitación tan ansiada. lo cual hace muy difícil la regularización de estas propiedades en el régimen de propiedad horizontal. poco adecuada para la realidad heterogénea y dinámica del hábitat popular.) 34 Algunos testimonios recuperados indican que las compras en el marco de esta operatoria se realizaban sin estudio técnico previo sobre las condiciones edilicias del inmueble. La trama organizativa quedó signada por la fragmentación y la multiplicación de organizaciones sociales con metodologías y posicionamiento ideológicos muy diversos. de no mediar una decisión política fuerte que promueva soluciones más pragmáticas. En este sentido. hasta casi desaparecer. 33 Resta profundizar la vinculación entre estos dos procesos.y salvó del desalojo a muchas familias. lo que posibilitó la compra de inmuebles que al poco tiempo se volvieron irrecuperables y plantearon la necesidad de realizar obra nueva. En la actualidad no se cuenta. hasta el punto de hacer difícil cualquier acción en común. se está estudiando la posibilidad de darles a las familias involucradas en la Operatoria 525 y 282 una extensión crediticia para rehabilitar los inmuebles que estén en condiciones de ser rehabilitados –no existe todavía normativa que reglamente este procedimiento por lo que el IVC “no puede intervenir (sic)”-. Fue una intervención cortoplacista y no tuvo la capacidad para prever las complicaciones derivadas de la compra mancomunada. cit. Si bien esta operatoria permitió comprar más de treinta inmuebles -casi todos conventillos y casas ocupadas en el barrio de La Boca. la Operatoria 525 respondió al objetivo de frenar los desalojos de los inmuebles afectados sin dar una respuesta satisfactoria para la problemática de la degradación habitacional. no preveía la disponibilidad de fondos para realizar las obras de rehabilitación requeridas por algunos de los inmuebles. Por un lado. debilitamiento de la estructura política territorial tradicional. 64 . de los inmuebles. Como contrapartida. y las consecuencias que traen aparejados. Tampoco incorporaba la dimensión organizativa de las familias beneficiarias ni la posibilidad de apuntalar procesos de autoconstrucción para la rehabilitación.

el agravamiento de la situación socioeconómica. No obstante. que incorpora a los 21 Conventillos adquiridos en 1990 por la CMV. especialmente desde 1998. además. 4. se está contemplando una extensión el crédito a las familias involucradas a través de otras operatorias existentes (como la Ley Nº 341. la dinámica política local estuvo signada por el proceso de autonomización de la ciudad. Llama la atención que no se retomaran algunos lineamientos históricos ya contemplados en el RECUP-Boca. pero que reconoce que la situación del barrio presenta una gravedad que excede ampliamente a estos inmuebles. motorizada por la ingente inversión pública en infraestructura y espacio público.2. aprovechar la presencia de suelo 65 . la operatoria 525 fue un emergente de la crisis habitacional creciente. el proyecto de rehabilitación del barrio de La Boca entró en un impasse. como vimos. que buscó impulsar medidas de corte progresista. que se limitaba a ajustar y recortar el gasto público como forma de contención del creciente déficit fiscal. estrechaba aún más los márgenes de intervención del Estado. ver más adelante). la situación crítica de la población afectada y la discontinuidad de los equipos técnicos dificultó una planificación más racional. como parte del acuerdo electoral que llevó a la Alianza entre el FREPASO y la UCR al gobierno nacional. El Programa de Rehabilitación del Hábitat de La Boca. se creó el Programa de Rehabilitación del Hábitat en el Barrio La Boca (PRHBLB). ii. En 2000. poner en valor el patrimonio. Esta diferenciación podría haber salvado algunos de los inconvenientes suscitados por la misma operatoria y mejorado notablemente la situación de los beneficiarios. como la diferenciación entre acciones inmediatas y acciones definitivas. afectándose entonces todos los inmuebles de la CMV en el barrio y proponiéndose la extensión de su intervención a la totalidad del mismo. que permita la refacción de los inmuebles y su división en propiedad horizontal. Durante la segunda mitad de la década de 1990. En términos socioeconómicos. En este contexto. se requeriría para ello una actualización de la información censal que ya cuenta con varios años. Además. a partir de los siguientes objetivos: i. Desde 1992. al tiempo que desde la gestión se hacía hincapié en la renovación urbana del barrio. el gobierno local quedó en manos de Aníbal Ibarra. Con la creación del PRHBLB se buscó relanzar la intervención del gobierno local en materia habitacional en el barrio. En la actualidad.3. En este marco. la elección del primer jefe de gobierno y la elaboración de la constitución. con lo que no hay indicios de la situación socioeconómica real de las familias y su capacidad para afrontar un nuevo crédito. mediante la Resolución Nº 1142/SS/00.

con escritura colectiva de los habitantes. se busca con este nuevo diseño institucional recuperar la iniciativa en el territorio del barrio. sino también a la integración social de la población. desde una perspectiva integral. 21 Conventillos comprados en el marco del RECUP-Boca. Inmuebles comprados en el marco de la Resolución 525/97 y 282/98. con construcciones nuevas sólo donde sea imprescindible y manteniendo la morfología urbana existente. iii.equipado para “hacer ciudad”. Las similitudes con la formulación del RECUP son notables. iv. Terrenos e inmuebles aislados que se fueron comprando en el marco del PRHBLB como parte de la operatoria para realizar vivienda nueva en el tejido urbano existente. encontramos diferentes grupos. v. donde estaba proyectada la construcción de 1231 viviendas con fondos del Plan Federal. que es reconocido como antecedente inmediato por los técnicos del PRHBLB. Los terrenos del predio de “Casa Amarilla”. Dentro del universo de propiedades del que maneja el programa. 66 . 5 Hogares de Tránsito que se irían adquiriendo para relocalizar temporalmente a las familias mientras se realizaran las obras de rehabilitación. realizar reparaciones urgentes en los conventillos de propiedad del GCABA. iii. ii. Este programa tiene la jerarquía de Departamento dentro del organigrama del IVC y depende desde su creación de la Gerencia encargada de la urbanización de las Villas - actualmente la Gerencia de Desarrollo Habitacional-. Después de años de estancamiento durante la década de 1990. que apunta no sólo a la rehabilitación urbana. que dan cuenta de los momentos históricos de la intervención del GCABA en el barrio: i. cuatro de los cuales ya habían sido rehabilitados por dicho programa y tenían un crédito hipotecario.

Fuente: Elaboración propia en base a datos del IVC.Mapa 3: Las propiedades del PRHBLB. 67 .

La llamada “operatoria 105”37. Este fue el caso de las familias que habitaban un inmueble en la calle Suárez. Concretamente. consistía en una partida presupuestaria especial para otorgar créditos individuales a los 35 Ver « Edificios tomados en La Boca : la vida al borde de una trampa mortal ». Por otra parte. en las familias. Otras falencias comunes en la implementación del PRHLB -que no son patrimonio exclusivo de este programa. que hacía poco sustentable la implementación. En este sentido. tomadas por la Defensoría del Pueblo de la Ciudad. Lo que pasa es que en la población. esto se evidenció en el progresivo deterioro de los inmuebles. 37 Habiéndole preguntado a un funcionario del IVC el motivo del amparo y pensando que se debía a la falta de respuestas por parte del organismo. que fue comprado y refaccionado a nuevo. que resolviera su situaión en el corto plazo. recientemente. 36 Página /12. Clarin del 15/01/2009. Incluso. vos encontrás una relación muy particular. 68 . por considerar que estaba subutilizado y creaba gastos innecesarios al GCABA36. la gestión de Macri intentó ponerlo a la venta con el objetivo de generar recursos presupuestarios. El juzgado que siguió la causa dio lugar a un amparo y determinó que se creara una operatoria nueva para las familias beneficiaras del PRHBLB.IVC durante los años de la gestión de Ibarra-Telerman estuvo caracterizada por una importante sub-ejecución del gasto presupuestario. antes era la Comisión. La actuación de la ex CMV . en los conventillos. Por ejemplo.es la manipulación del proceso de adjudicación de las viviendas. y a la gente que trabajamos en el Programa. me precisó: “(La gente) quería acelerar. que debieron radicarse permanentemente en dichos hogares. pero que desde entonces está desocupado ya que no se designan familias para habitarlo. ya que no se realizaban ni siquiera las acciones prioritarias que apuntaban al mantenimiento de los mismos. es paradigmático el caso de familias trasladadas a Hogares de Tránsito -como el que funciona en Brasil. Otro ejemplo paradigmático del accionar errático del GCABA es el Hogar de Tránsito sito en Arzobispo Espinosa 351. por la resistencia de los vecinos del barrio Catalinas Sur. Estas situaciones irregulares suscitaron la apertura de causas judiciales por parte de la población afectada. las obras nuevas realizadas hasta entonces no se ajustaban a los requerimientos de la composición de los grupos familiares (cantidad de habitaciones y baños. Es por eso que la población que los habita se encuentra en emergencia habitacional permanente. Esto. porque las obras nuevas fueron adjudicadas a otras familias por motivos político-clientelares. como muestran los accidentes y siniestros que se sucedieron en los últimos años35. sumado a los costos excesivos para la población destinataria determinaba una situación importante de morosidad en el pago de las cuotas. miércoles 17 de marzo de 2010. vos hablás con la gente del Programa de Autogestión y tienen otra relación. por ejemplo). que ellos… es muy particular con el Instituto de Vivienda. Que esto no pasa con otros programas del Instituto. fuera de los límites del barrio-.

ya que los montos adjudicados - 120$ mil más 10% de gastos de la operación. y la adjudicación de nuevos créditos está frenada por decisión de la actual gestión. evidentemente no parece existir la voluntad política suficiente para solucionar este problema y saldar una deuda histórica con sus beneficiarios39. como si el Instituto estuviera obligado y ellos fueran damnificados por el Instituto” 38 Sólo algunos de los primeros beneficiarios de estos créditos consiguieron departamentos en el Barrio Espora de Nueva Pompeya y otros en el barrio Villa Pirelli de Lugano.beneficiarios del PRHBLB en el marco del Programa de Autogestión de la Vivienda de la Ley Nº 341/964 (ver apartado siguiente). Sin embargo. Uno de los aspectos más interesantes del PRHBLB está vinculado al conflicto por el proyecto de Casa Amarilla. un predio de terrenos de aproximadamente 12 hectáreas comprados por la Municipalidad en 1981 que constituye una de las principales reservas de suelo fiscal de la ciudad40. Si bien el número de soluciones faltantes no parece representar una escala demasiado importante.no alcanzan para comprar ninguna propiedad en el barrio y ni siquiera en otros barrios de la ciudad38. por lo que las obras pueden demorarse mucho tiempo. tanto privados como públicos. aún cuando poseen materiales a su disposición. inaugurado en 2006. siempre fueron objeto de disputa por parte de diferentes intereses. a menos de 30 cuadras del microcentro de la ciudad. La gente de La Boca tiene una relación donde hay mucha hostilidad. Urbanizados por el Club Atlético Boca Juniors -que recibió en general. Es muy difícil saber qué porcentaje del total original de beneficiarios representa.000 firmas. Según funcionarios del organismo. que habilita a la promoción oficial de la iniciativa. los fondos de esta operatoria se están ejecutando muy lentamente. Entre 2008 y principios de 2009 se lograron adjudicar alrededor de 20 créditos con este mecanismo. La consecuencia es que las familias se ven “expulsadas” de la ciudad. especialmente teniendo en cuenta el nivel de recursos presupuestarios que maneja la ciudad. una parte de las tierras ferroviarias. Porque ellos están con el tema de la promesa desde hace muchos años y ellos tienen una posición particular. 69 . Ubicados en un lugar estratégico. otra de las grandes reservas del barrio. fueron destinadas a la construcción del Parque Irala. que permiten la mayor interconexión entre las Avenidas Almirante Brown y Regimiento Patricios. Según los cálculos actuales de funcionarios del programa todavía faltan aproximadamente 197 soluciones habitacionales para los beneficiarios del PRHBLB. siendo los primeros en trasponer la barrera de las 4. impulsado por un proceso de participación de los vecinos de la zona –que implemntaron el mecanismo de “consulta popular”. con el beneplácito del GCABA -que incluso facilitó una reglamentación especial para que esta operatoria del PAV pudiera comprar inmuebles fuera de la CABA-. por la elevada movilidad de esta población. dependen de la buena voluntad de la Gerencia de Desarrollo Habitacional para “prestarles” la cuadrilla de mantenimiento. no? O con la gente de Villas. Según nos contaba un integrante del equipo. la Operatoria 105 es vivenciada por algunas familias como una “expulsión”. 40 Recientemente. en la actualidad.y sancionado finalmente por una ley que incluyó rezonificación de los terrenos y apertura de calles laterales. 39 El equipo técnico del programa ni siquiera cuenta con la cuadrilla necesaria para realizar los trabajos de mantenimiento en los inmuebles. de manera de impedir que se sigan deteriorando.

Incluso. No había posibilidad de privilegiar territorialmente a un sector de la ciudad en la adjudicación de vivienda social44. desde el gobierno argumentaban que esto no podía hacerse de acuerdo con el marco normativo vigente del IVC. Este proyecto incluía la construcción de 1231 viviendas. La inscripción ascendió a más de 4. Se lanzó con el nombre “Viví en tu casa” y contaba con financiamiento del Gobierno Nacional a través del “Programa Federal de Construcción de Viviendas” (Ostuni. el colectivo de los preadjudicatarios ha demandado al Gobierno de la Ciudad por la paralización de las obras 41 La escuela secundaria ya está en funcionamiento. una escuela secundaria y una escuela especial41. Este proyecto muestra fuertes continuidades con las políticas habitacionales tradicionales implementadas en la ciudad y el país. como vimos. pero mantienen su codificación de terrenos aptos para uso residencial. ya que las organizaciones sociales vinculadas a la problemática querían que se designara la mayor parte de las viviendas para la población del barrio. Sin embargo. el diseño del proyecto resignaba espacio construible en pos de hacerlo más armónico con el resto de la trama urbana del barrio. el proceso de preadjudicación fue objeto de manejos espurios por parte de ciertos dirigentes.500 familias43 procedentes de toda la ciudad. El anuncio del proyecto generó conmoción y movilizó a importantes sectores del barrio. En la actualidad. 2009). 42 Según un miembro del equipo técnico. La Boca no contaba con escuelas públicas de nivel secundario hasta entonces. quedando 4. en parte.000 familias. Esto generó un primer problema. Sin embargo. pese a que intentaba salvar algunos de los problemas más importantes del diseño de esos conjuntos y que su localización era ciertamente privilegiada42. la gestión local avanzó rápidamente en la preadjudicación de las viviendas por sorteo. 44 A pesar de esto.parte del predio en forma de pago-. 43 Originalmente eran más de 20.500 después de la aplicación de los criterios mínimos para inscribirse. la formulación original del RECUP-Boca incorporaba parte de los terrenos de este predio para utilizarlo como “pivote” para relocalizar a las familias a medida que se producía la rehabilitación de los conventillos. Este proceso fue tributario. Las posiciones en torno al proyecto fueron diversas y su entrecruzamiento complejo. además de una escuela de recuperación. Por un lado. el proyecto como tal no se hizo tangible hasta que la gestión de Ibarra anunció intempestivamente su licitación en 2004. que buscaron cooptar a organizaciones prometiendo un cupo de viviendas. Ascendía a un total de más de $90 millones de inversión. pero adquirió características muy puntuales en La Boca. era casi imposible de llevar a cabo. cuando en la práctica. de la efervescencia social emergente de la post- crisis en 2002-2003. 70 . que promueven la construcción de grandes conjuntos de viviendas. sin consulta previa con los vecinos. son actualmente utilizados de hecho como espacios verdes. Desde hace años existe el proyecto de construir viviendas con fondos públicos en Casa Amarilla.

que tendría un potencial constructivo suficiente para absorber las 1231 viviendas planificadas. si bien técnicamente no desacreditan el proyecto alternativo. con lo que puede originarse allí un nuevo conflicto. constituyéndose así en un colectivo mucho más consolidado. La Universidad de Morón incluso elaboró. una iniciativa popular para rezonificar los terrenos. puede darse la situación paradójica de que finalmente las familias organizadas y movilizadas no sean beneficiarias de las viviendas. con la particularidad de que su base social no reside necesariamente en La Boca. un proyecto urbano para el conjunto del barrio46. proponía una renovación de la trama urbana del barrio. Se lo propone como el puntapié de la recuperación definitiva del área. Este espacio elaboró. Por otro lado. a través de una cátedra propia. en colaboración con la Universidad de Morón y el CGP Nº3. afirman que una obra de la envergadura del proyecto de Casa Amarilla tendrá una efecto “multiplicador” sobre el conjunto del barrio. el proyecto en sí mismo era muy resistido porque había un sector importante de la población que quería que los terrenos fueran parquizados y rezonificados como Urbanización Parque (UP). una parte importante de ellos no serían finalmente adjudicatarios. depurado posteriormente por personal técnico. que a pocos metros del predio se encuentra el Parque Lezama. como Asociación Civil. porque de los 4. Es decir que. sin éxito hasta el momento. Para ello. un espacio verde de relativa importancia. 71 . Distinta sería su capacidad de presión y de organización si se hubiera llegado a sortear los adjudictarios finales. Sintéticamente. Por otra parte. recuperando los lineamientos históricos del RECUP-Boca. Este colectivo representa un nuevo actor en la trama organizativa del barrio. La definición del problema que hace la Asociación coincide con el diagnóstico de los equipos técnicos del IVC. si bien es cierto que se encuentra por fuera de los límites del barrio en cuestión. para tener real dimensión del conflicto.y se constituyó. no lo consideraban viable por las dificultades operativas y el tiempo de ejecución que implica la realización de tal cantidad de intervenciones.500 que integran el total del universo. Estas organizaciones confluyen en el “Movimiento por el Resurgimiento del Barrio de La Boca” que está impulsando. con intervenciones de una escala más pequeña y diseminadas por el territorio. para este 45 Es necesario destacar. para ello. 46 Este proyecto fue objeto de un encuentro de exposición durante el mes de Octubre de 2009. con deudas o que podían ser adquiridos. al dinamizar el comercio y los servicios e impulsar la valorización de las propiedades. Los preajudicatarios. Numerosas organizaciones vecinales pugnan desde entonces para que se recodifique el predio45. Al no haberse concluido el proceso de preadjudicación este colectivo posee una fuerza relativa. un proyecto alternativo para la construcción de viviendas que. se elaboró un listado de 100 terrenos vacantes.

de doble lectura. fragmentados y divididos desde la disolución de la Asamblea Permanente de Desalojados. un representante de la Junta Comunal de la Comuna 4 o. Las acciones judiciales fueron uno de los activos más importantes para impedir la ejecución del proyecto48. 49 Según reza la Ley. 48 Si bien no puede ser desarrollado en este trabajo. del Centro de Gestión y Participación Comunal N° 4. como forma de retomar el proceso de renovación coartado por la crisis de 2001-200247. que mostró una mayor capacidad de articulación y eficacia organizativa que los sectores que buscaban priorizar las necesidades habitacionales de la población local. Este programa cuenta con una Unidad Ejecutora (UE-PRUA) propia que está conformada por representantes de diferentes áreas del GCABA. El Movimiento por el Resurgimiento de La Boca llegó a aglutinar hasta 80 organizaciones vecinales de muy dispar importancia y características.240. donde algunas no pasan de ser “sellos”. que declara la Emergencia Urbanística y Ambiental de La Boca y crea el Programa de Recuperación Urbanística y Ambiental en la órbita del Ministerio de Desarrollo Urbano. un representante del Consejo Consultivo Comunal. ver en el listado de inmuebles del llamado proyecto alternativo los nombres de inmobiliarias del barrio. la UE-PRUA debe estar conformada por: un representante del Ministerio de Planeamiento y Obras Públicas. social y económicos se entrelazaban en la definición de la problemática de este sector social. donde abundan los pequeños comerciantes y pequeños rentistas. un representante del Ministerio de Hacienda. Si bien contaron con el apoyo fugaz de un comedor muy importante de la zona y algunas otras organizaciones de corte más popular. ya que su abordaje intenta ser integral49.sector una condición mínima de realización de dicho proyecto alternativo es que se respete su condición de preadjudicatarios de las viviendas a construir. Legislativo y Judicial. 47 Es interesante. un representante del Ministerio de Espacio Público. por la cantidad de acciones legales involucradas. De esta manera. 72 . el Movimiento por el Resurgimiento tiene su base social entre los sectores medios del barrio. Desde su perspectiva. hasta que se constituya la misma. impulsaron la elaboración y sanción en 2006 de la Ley Nº 2. la degradación urbanística de la zona y la marginalidad e inseguridad a la que la asocian consiste en el principal obstáculo al desarrollo económico. Esto no obstó para que en esa coyuntura contaran con acceso a redes sociales que activaron y recursos organizativos que movilizaron eficazmente. se delimitaron algunos sectores específicos donde ha de concentrarse la inversión -como la Plaza Solís. El objetivo fundamental es la articulación de las diferentes intervenciones que estuvieran realizando en el barrio para potenciar su efecto transformador. para analizar los alcances y las limitaciones de la judicialización de las políticas públicas y los conflictos entre los poderes Ejecutivo. argumentos de tipo ambiental. que están objetivamente interesados en una recuperación de la trama promovida por el Estado. Para ello. Por otro lado. un representante del Instituto de Vivienda de la Ciudad. el proyecto de Casa Amarilla es un objeto interesante. en este sentido. el cual se desempeñará como Coordinador General de la Unidad Ejecutora.

ya que el proyecto de Casa Amarilla no tenía por destinatarios a su base social. Además. sino a una clase media con ocupación formal. como veremos. aquellos que más sufren el déficit habitacional. las organizaciones sociales vinculadas a los sectores populares del barrio. estaba tratando de gestionar obras a través del Programa de Autogestión de la Vivienda. este programa se encuentra paralizado por la gestión macrista que no le asignó financiamiento en los presupuestos de 2009 ni de 2010. por entender que respondía a otros intereses. en la definición del conflicto por parte del Movimiento por el Resurgimiento no se hacía mención explícita a la inclusión de la población vulnerable del barrio en dicho proyecto alternativo. al no poder privilegiar a la población local en el “reparto” de las viviendas. la gran mayoría de estas organizaciones para este momento. Imagen 9: Casa Amarilla. Como consecuencia. orientado a sectores de bajos ingresos y que se adecua mejor al 73 . se mostraron prescindentes sobre el conflicto. con capacidad de pagar cuotas considerables. Desde algunos espacios de gestión se esperaba que las organizaciones populares fueran un punto de apoyo para el proyecto pero. no se mostraron demasiado interesadas. De esta manera.ubicada en una de las zonas más deprimidas del barrio-. sino que se priorizaban los elementos ambientales y económicos fundamentalmente. En la actualidad.

Como vimos. Independientemente de Casa Amarilla. Este programa tuvo una presencia particularmente importante en el barrio de La Boca. Es decir que apuntaban a canalizar sus demandas por otra vía institucional y a lo sumo les interesaba el impacto económico indirecto del proyecto de Casa Amarilla. por lo que algunas de estas familias están optando por trasladarse a la Provincia de Buenos Aires.2. limitándose en la actualidad a la asignación de créditos individuales vía operatoria 105 para proporcionar alguna solución al universo de familias beneficiarias del programa. En este sentido. que ha sido una de las políticas habitacionales más dinámicas del Gobierno de la Ciudad desde su creación. el PAV y el PRHBLB deben ser pensados de manera conjunta.000) en los meses siguiente al cierre del trabajo de campo. hasta que a fines de 2005 se congelaron el ingreso de nuevos beneficiarios y las compras de terrenos. a fines de 2009.sector social que nuclean. con estos montos es prácticamente imposible adquirir una vivienda en el barrio o en el resto de la ciudad. 4. Se esperan entregar alrededor de 50 créditos individuales de un monto máximo de $132. el programa marco. y que no encontraban soluciones a través del PRHBLB. La Ley Nº 341 y el Programa de Autogestión de la Vivienda En este apartado vamos a analizar la formulación e implementación de la Ley Nº 341. Sus límites y contradicciones están vinculados a la diversidad de intereses que confluían en el barrio de La Boca.4. el PRHBLB. donde también confluyen intereses económicos que promueven la renovación del área. operándose en los hechos una política habitacional expulsora50. en 2002. por ejemplo. y el Programa de Autogestión de la Vivienda que la operacionaliza. es un elemento fundamental en el análisis que aquí desarrollamos.000 (poco menos de U$S 35. 74 . 50 El mismo tipo de solución se está implementando en la traza de la Ex AU3. su modificatoria Ley Nº 964. para comprender cómo se fueron canalizando las demandas de las organizaciones sociales del barrio que presionaban por algún tipo de respuesta para la creciente emergencia habitacional. con más de treinta terrenos comprados por organizaciones sociales. desde la perspectiva de una intervención pública que apuntaba a rehabilitar la trama urbana de un área de la ciudad y consolidar a los sectores populares que allí habitaban. Si bien no es una política pensada exclusivamente para el barrio de La Boca. en un complejo contrapunto con el proyecto de renovación urbana de la zona sur. se encuentra paralizado por la merma presupuestaria del IVC decretada por la gestión macrista y por la subejecución presupuestaria.

de infraestructura y servicios. la Operatoria 525 fue una de las más importantes -de donde se retomaría el esquema de dos operativas: una de créditos individuales y una de créditos mancomunados-. contemplar la participación de los beneficiarios en la formulación de las normas. Auspicia la incorporación de los inmuebles ociosos. ii. iv. 2. la integración urbanística y social de los pobladores 75 . un reconocimiento explícito del Estado de las formas de organización y la legitimación de la autogestión como práctica alternativa a las políticas tradicionales. La sanción de esta ley no puede ser entendida por fuera del proceso de autonomización de la Ciudad de Buenos Aires y del deterioro de la situación socioeconómica nacional que culminó con la crisis de 2001. Para ello: 1. El capítulo quinto sobre hábitat. Resuelve progresivamente el déficit habitacional. Incluía tanto la realización de obras nuevas como la rehabilitación y el mejoramiento de viviendas. Implicaba. dando prioridad a las personas de los sectores de pobreza crítica y con necesidades especiales de escasos recursos. iii. concebir las organizaciones sociales como sujetos de crédito. – La ciudad reconoce el derecho a una vivienda digna y a un hábitat adecuado. La Lechería. La historia de la Ley Nº 341 está muy vinculada al barrio de La Boca porque entre las diversas experiencias que se recogieron para su formulación. 2009). por su parte. es un claro ejemplo de ello: “Artículo 31. participando algunos de sus protagonistas en la mesa de trabajo que formuló la ley -como la Asamblea de Desalojados de La Boca-. La Ley Nº 341 se sancionó el 24 de febrero de 2000 -publicada en el BOCBA Nº 928 del 24 de Abril de 2000. promueve los planes autogestionados. la co-participación entre Estado y organizaciones sociales. la doble finalidad de resolver la problemática habitacional. Entre sus elementos definitorios se encuentran: i. Esta coyuntura sociopolítica particular permitió incorporar en la Constitución avances concretos en materia de derechos económicos.y estaba destinada a instrumentar políticas de acceso a vivienda de hogares de escasos recursos en situación crítica habitacional. etc. compuesto por el artículo Nº 31. También se recuperó la experiencia de organización y autogestión en ocupaciones de inmuebles por parte de organizaciones como el Movimiento de Ocupantes e Inquilinos (MOI). Los destinatarios eran individuales o incorporados en procesos de organización colectiva verificables. y fortalecer y fomentar procesos cooperativos. sociales y culturales. que coincidieron con el desarrollo de procesos de organización y movilización social de sectores afectados por problemáticas habitacionales (Rodríguez.

residencia de 2 años en la ciudad. Asociaciones Civiles. la operatoria individual desvirtúa los objetivos de la ley. Si bien la modalidad colectiva fue implementada intensamente en los primeros años. Evaluación y Seguimiento. que contó con la participación de las organizaciones sociales mencionadas. En este contexto.). monto máximo de las cuotas hasta el 20% del ingreso. priorizando la operatoria individual. el devenir sociopolítico de la gestión de Aníbal Ibarra y del IVC en particular fue debilitando hasta desarmar esta instancia de planificación participativa. Posteriormente. en los últimos años de la década de 1990 se conformó una mesa de trabajo en la Legislatura de la Ciudad. Este programa contaba con dos operatorias: i. op. registro de equipos técnicos. ii. la recuperación de las viviendas precarias y la regularización dominial y catastral. marginados. flexibilizando y ampliando las alternativas en materia de políticas habitacionales. introduciendo algunas restricciones y reglamentando algunos aspectos (nacionalidad. la operatoria de créditos individuales. ya que como vimos. cit. Como se puede ver. para familias de bajos ingresos. se sancionó la ley Nº 964 que modificaba parcialmente la Ley Nº 341. todas sin fines de lucro). que volcaron sus experiencias para la elaboración del marco normativo. Según Rodríguez (op. Regula los establecimientos que brindan alojamiento temporario. a través del régimen de propiedad horizontal.). este artículo menciona de manera explícita la promoción de planes de autogestión del hábitat y otorga prioridad a los sectores de escasos recursos en la implementación de las políticas. cuidando excluir los que encubran locaciones”. lo que significa que “procesos colectivos organizados y participativos tendrían que retraducirse en destinatarios individuales y pasivos” (Rodríguez. En alguna medida. la autogestión es un proceso necesariamente colectivo. para organizaciones colectivas con personería jurídica (Cooperativas. con criterios de radicación definitiva. que se limita a gestionar las obras ya empezadas. Esta última operatoria respondía a los intereses de las organizaciones sociales vinculadas al hábitat. tenencia de DNI.:78). creación de la Comisión de Control. etc. 3. en términos sociales pero también de la 76 . cit. aún en esta operatoria la escrituración final de las viviendas es individual. que permite el desarrollo de capacidades y posee un gran potencial transformador. En 2002. posteriormente fue estancándose progresivamente hasta su virtual paralización por la gestión actual. esta ley modificatoria se sancionó con una participación meramente formal de las organizaciones sociales. la operatoria colectiva. De todas maneras. El resultante de esta normativa fue el Programa de Autogestión de la Vivienda (PAV). Mutuales.

Finalmente. las cooperativas habían adquirido 75 terrenos urbanos de óptima localización. Estas contradicciones expresan los límites que el sistema político fijó a las experiencias de autogestión del hábitat en la ciudad y la correlación de fuerzas con las organizaciones sociales involucradas.) también destaca la falta de financiamiento para equipamiento comunitario en los proyectos –especialmente el llamado salón de usos múltiples-. que en la actualidad ascienden a 110. El financiamiento del PAV consiste en la asignación de fondos del FONAVI. en 2008 este programa tenía un total de 1. como los subsidios para los comedores populares. en 2007 el promedio del precio de vivienda por grupo familiar se ubicaba en $48. En su análisis sobre las implicancias del PAV.242 beneficiarios y 1. que veían en la autogestión una forma de captar recursos para orientarlos a dar solución al problema habitacional de su población y apuntalar sus procesos organizativos. según Rodríguez (2009). Según la página web oficial. Evaluación y Seguimiento. Pese a esto. destinada a desaparecer con posterioridad a la obra. llamando la atención sobre la necesidad de una mayor intervención por parte del Estado para que las familias y cooperativas no queden a merced de los comportamientos especulativos de los agentes inmobiliarios. el producto resultante del PAV respondía débilmente a los objetivos originales de la Ley Nº 341 y estaba impregnado de los mecanismos licitatorios tradicionales de la CMV - caracterizados por una burocracia interminable y por la certificación constante de cada paso de obra.300. En este sentido. Hacia 2005. que el PAV garantiza al incluir financiamiento para el suelo -por lo que en los hechos se conformó un banco de inmuebles comprados a precios devaluados e implicando una capitalización importante por parte del Estado de la Ciudad-. creada por la Ley Nº 964/02 y que apuntaba a garantizar la continuidad de la participación de las organizaciones sociales involucradas.vida cotidiana de las personas (Rodríguez. reconoce las bondades de articular la política de vivienda con la política de suelo urbano. pero no estaban interesados en la autogestión como experiencia contra-hegemónica o contra-cultural. así como fondos específicos de programas habitacionales del 77 . para la mayoría de las organizaciones los recursos del PAV eran equivalentes a cualquier otra transferencia desde el Estado a la que estaban habituadas. 2009b). cit. desconociendo el carácter de los procesos cooperativos. Rodríguez (op. alerta sobre el mal funcionamiento de la Comisión de Control. lo que se veía claramente en la utilización de la cooperativa como mera figura legal transitoria. También se vinculan con los objetivos de algunas de las organizaciones sociales involucradas.315 viviendas a ser iniciadas entre 2008 y 2009. lo que constituye un modelo poco apropiado para los procesos de autogestión-. Finalmente. Así.

imposibilidad de comprar terrenos.710 74. rechazo de nuevas solicitudes.119. también recopiló información concerniente a la implementación del PDAHP con motivo de una serie de denuncias radicadas por beneficiarios vinculadas a: i.585 15.3%. $74 millones de $484.756 37.330 0 0.096 - 2005 305.194. demoras en la aprobación de los planos de obra. etc. 78 .182.3 2009 286. dilaciones en los inicios de obra. las modificaciones presupuestarias tendieron a restringir la cobertura de la operatoria. cambiar las denominaciones de las mismas. vii. demoras excesivas en el acceso a la operatoria. Por ejemplo. ascendiendo a $37 millones de un total de $305. vi. Cuadro 10: Evolución del Presupuesto IVC y Ley Nº 341 2003-200951 Presupuesto % Total Año Presupuesto IVC Ley 341 IVC 2003 s/d s/d - 2004 s/d 35.presupuesto porteño (Apaolaza. b. en 2008 este porcentaje aumentó al 15. mostrando una inadecuación total a la demanda insatisfecha y a los mismos objetivos planteados por la operatoria. En la actualidad. se observaba un aumento progresivo de la regulación que había llegado a desnaturalizar la operatoria.021 13.425. A su vez. entrega provisoria de las viviendas sin escrituración definitiva.2 2006 379. en 2005 el PAV representaba sólo el 12% del presupuesto. falta de viviendas transitorias disponibles. La citada Resolución Nº5160/08 de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires de 2008. todo lo cual hace que los datos presentados deban ser tomados a modo meramente indicativo. Desde el punto de vista normativo. iv.425.385 s/d s/d 2008 484. ii. Vale aclarar que las políticas de autogestión fueron durante todo el período una política marginal en términos de la masa presupuestaria con respecto a las operatorias tradicionales de licitación. no hay presupuesto asignado al PAV.093 52.680 12. viii.254. se evidenciaban elevados 51 Es necesario aclarar que es muy difícil obtener una serie de datos presupuestarios coherentes del GCABA. Además. iii. La inspección de la Defensoría pudo constatar que: a.681.077.797. dado que es práctica habitual modificar la modalidad de presentación de los datos. dificultades en el cobro de las certificaciones.0 Fuente: Elaboración propia en base a diversas fuentes disponibles.9 2007 333. agrupar partidas presupuestarias. v. 2009).

Imagen 10: Obra del PAV. y se habían terminado tan solo 3 obras. se observaba un total de 519 organizaciones beneficiarias. el 5% había logrado iniciar la ejecución de los proyectos. niveles de subejecución del presupuesto asignado. 79 . Todo esto conspiraba contra la recuperación de fondos para reiniciar el ciclo de la política. de las cuales sólo el 16% había alcanzado a escriturar el inmueble – primera etapa de la operatoria-. Comedor Los Pibes. Finalmente. hacia mediados de 2008. c.

Comedor Los Pibes. A su vez este tipo de rehabilitación está en línea con los objetivos históricos de las intervenciones en La Boca.Imagen 11: Obra del PAV. sin recurrir a grandes conjuntos habitacionales. en la Operatoria 525. donde incluso existe alguna superposición entre las organizaciones que apoyaron dicho proyecto y las que están ejecutando proyecto del PAV –como el caso del Comedor Los Pibes. por ejemplo-. existían en el barrio de La Boca 38 proyectos en el marco del PAV (35% del total)52. en el PRHBLB. pertenecientes a más de 15 organizaciones sociales y sumando un total de 516 viviendas (20% del total). Según datos del IVC de Mayo de 2009. finalmente. en la Operatoria de Renovación de Conventillos y. por lo que no implican un gran impacto sobre el tejido urbano preexistente y permiten una renovación progresiva del mismo. El total de cooperativas constituidas e inscriptas en el marco del programa asciende a 534. un promedio de 14 por proyecto y con crédito total de más de $20 millones. 80 . Como se puede observar las intervenciones son en promedio de pequeña escala. Es llamativa la coincidencia en este sentido con el proyecto alternativo de Casa Amarilla presentado por los vecinos y reseñado más arriba. 52 Este número se refiere al universo de terrenos comprados. presentes en el RECUP.

Fuente: Elaboración propia en base a datos del IVC.Mapa 4: Las obras del PAV. 81 .

la definición política de la gestión actual es. El bajo nivel de avance de las obras es importante como indicador del tiempo prolongado de desarrollo de estas intervenciones -que de todas maneras es de destacar que no es necesariamente superior al de las licitaciones convencionales-. que como vimos son muy escasos por la baja proporción de proyectos terminados. De estos 38 proyectos. 82 . cuando concluyen las obras. sólo cinco habían sido terminados y entregados para la fecha del relevamiento. mientras que otros cinco estaban en obra y 28 habían escriturado el terreno sin comenzar las obras. Pero. Según el testimonio de integrantes del equipo técnico del PAV. La sobre representación del barrio en el total de la ciudad no sólo nos habla de la situación crítica del hábitat en La Boca. dada la reducción presupuestaria del IVC. sino que también es reflejo del camino recorrido por las organizaciones sociales del barrio en términos de procesos de organización y autogestión. que la única manera de iniciar obras nuevas es a través de los recuperos. a tasa subsidiada. también es relevante porque los futuros propietarios sólo comienzan a devolver el crédito.

para mostrar la continuidad del proyecto de rehabilitación. las ocupaciones pueden ser incluidas dentro de las prácticas de PSH de los sectores populares. que 83 . El principal atributo de esta tipología es la localización central. cuando la situación de tenencia es percibida como relativamente segura. que extraen el máximo de renta con un mínimo de inversión. de forma similar a como ocurre con las tomas de tierra. muchos de estos conventillos se fueron deteriorando por falta de mantenimiento y quedaron vacantes -por la desaparición de los dueños originales y la inexistencia de herederos-. sobre las implicancias de la conjunción en un territorio delimitado de procesos de renovación urbana. y fueron constituyéndose en el núcleo duro del déficit habitacional del barrio por su progresivo deterioro. los conventillos son un componente ineludible para entender la dinámica del hábitat popular en La Boca. a modo de cierre de este trabajo. con objetivos de rehabilitación y consolidación de población de sectores populares. Esta tipología responde a la necesidad de vivienda en áreas centrales por parte de los sectores de menores recursos pero.CAPÍTULO V: A modo de cierre (provisorio): Procesos de renovación y políticas habitacionales En el capítulo anterior comenzamos desarrollando un diagnóstico habitacional comparado del barrio de La Boca. Posteriormente. constituye un negocio muy rentable para los capitalistas involucrados. y políticas habitacionales. desarrollamos el conjunto de políticas habitacionales que implementó el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires desde la recuperación democrática hasta los años recientes. con sus tendencias excluyentes. En algunas ocasiones. Como vimos. muchos de estos inmuebles fueron ocupados mientras que en otros los inquilinos devinieron en ocupantes por ausencia de un propietario que se hiciera responsable. podemos afirmar que los conventillos responden a un proceso de producción capitalista. Como vimos. Nos interesa ahora reflexionar. Si recuperamos la distinción realizada en el segundo capítulo entre los procesos de producción capitalista del hábitat y los procesos de producción social del hábitat. donde la satisfacción de las necesidades se da a través de mecanismos mercantiles que realizan el valor de cambio de la vivienda y garantizan la acumulación del capital. Con el pasar de los años. para poner de manifiesto las tendencias principales del hábitat y los efectos sobre el mismo de los procesos de reestructuración territorial. que los sectores populares pagan al precio del hacinamiento y la precariedad. Con la evolución de la legislación en materia habitacional los conventillos fueron excluidos del mercado inmobiliario formal. además. las ocupaciones de inmuebles se combinan con procesos de autoconstrucción. En consecuencia.

1996-1997 Operatoria 525 CMV.hoy PRHBLB CMV-IVC. Con el devenir del tiempo. caracterizada por elevados costos. 7 proyectos en diferentes niveles de avances. Tres sin Esperanza subdivisión en propiedad horizontal. Se terminan y se Conventillos entregan 4 obras que venían de la época del RECUP. 1996-2000 Programa de CMV. Se licitan y adjudican 4 obras más. Refacción Planeamiento. y sentó las bases del proyecto de rehabilitación del hábitat con el objetivo de consolidar a los sectores populares en un área central de la ciudad.apuntan fundamentalmente a la mejora o adaptación de los inmuebles. Pedro de Mendoza. una importante subejecución y tiempos prolongados de obra. Asamblea de Compra de 34 inmuebles. y a medida que se restaba apoyo político al programa. La decisión del gobierno local hasta ahora ha sido desconocer su existencia. Tabla 1: Síntesis de las políticas habitacionales del GCABA en La Boca Año Programa Actores involucrados Síntesis implementación 1984-1996 RECUP-Boca CMV. ya que algunos de estos inmuebles no fueron originalmente construidos para uso residencial. La formulación e implementación del RECUP-Boca fue la primera expresión del conflicto urbano que atraviesa el barrio. Créditos Desalojados de La Boca individuales o mancomunados. la recuperación de la trama degradada y la rehabilitación de los conventillos fue un objetivo tempranamente incorporado a la formulación de las políticas habitacionales para el barrio. se fueron reemplazando las articulaciones con procesos de PSH por licitaciones a la medida de empresas constructoras. que sí ha sido registrada por otros organismos –como la Defensoría del Pueblo y ONG’s que trabajan en torno al hábitat-. 84 . Asignación de créditos en el marco de la Operatoria 525. Movimiento Compra de 4 inmuebles para funcionar como por el Resurgimiento de Hogares de Tránsito (48 viviendas). para evitar tener que dar una respuesta en términos de políticas a la población involucrada. 2000 . conformando verdaderos barrios con un avanzado nivel de consolidación. Incorporación de los créditos individuales. Mutual Esperanza Selección y ordenamiento de las obras en los Renovación de conventillos del RECUP. Defensoría del Construcción 42 viviendas en un inmueble del Pueblo de la Ciudad RECUP. No preveía fondos para rehabilitación. Mutual precaria de cuatro (33 viviendas). donde se multiplican las viviendas autoproducidas por sus habitantes. en el barrio de La Boca se han multiplicado en años recientes los asentamientos. Por otra parte. Subsecretaría de Compra de 21 conventillos. La Boca. sino que son parte del tejido industrial que fue quedando obsoleto desde la desactivación del puerto. especialmente en la zona lindante con la Av. que ha sido la forma de operación tradicional de la CMV y la del actual IVC. Como vimos.

terminados y entregados (38 viviendas). no obstante. que había mostrado gran dinamismo durante la década de 1990. Esta crisis afectó especialmente al barrio de La Boca. 5 etc. En la actualidad. obras en ejecución (68 viviendas) y 28 terrenos solamente escriturados (410 viviendas proyectadas). sin que esté claro todavía cuál será el destino de los mismos.que retomaba la idea de recuperar la trama urbana existente. La Operatoria 525 fue la conquista obtenida por este proceso de organización amplio y participativo que.PAV Hogar. Manos Solidarias. Si bien no pudieron lograr la ejecución del mismo. Fuente: Elaboración propia en base a datos del IVC Posteriormente. La formulación en 2000 del PRHBLB volvió a poner en el centro la problemática habitacional en La Boca. y cuyos precios se recuperaron más lentamente que en el resto de la ciudad.hoy Ley Nº IVC. las intervenciones del Gobierno de la Ciudad en el barrio de La Boca se limitan a la adjudicación de créditos individuales en cuentagotas con el objetivo de ir “liberando” progresivamente los inmuebles. 5 Proyectos 314/964 . Por su parte. En términos técnicos. Nuestro 38 proyectos de un total de 110. La política de autogestión fue incorporada explícitamente al menú de políticas del GCABA a través de la Ley Nº 341. el deterioro creciente de las condiciones habitacionales y la amenaza de los desalojos producto de la presión inmobiliaria permitió la confluencia de amplios sectores del barrio en torno de la Asamblea de Desalojados. lograron frenar la edificación en el predio a través de medidas judiciales. dio rápidamente paso a la fragmentación social por diferencias internas. vimos como esta operatoria fue muy limitada y generó nuevas complicaciones a corto plazo. durante la década de 1990. La experiencia previa y la densidad de la trama organizativa hicieron que La Boca fuera uno de los barrios que más proyectos de autogestión concentrara. En los hechos. La crisis de 2001-2002 marcó un impasse en la valorización del suelo en toda la ciudad. que prácticamente no avanzó en la renovación de los inmuebles. Los Pibes. a través de intervenciones de pequeña escala en terrenos baldíos y la rehabilitación de galpones o 85 . la Ley Nº 341 opera como una rehabilitación de la trama. En el marco de este programa. Los sectores más tradicionales del barrio mostraron mayor capacidad para confluir en un proyecto alternativo – donde se entrecruzaban intereses inmobiliarios con argumentos ambientales. las organizaciones sociales herederas de la Asamblea Permanente de Desalojados no tuvieron la capacidad de articular e impulsar un discurso en torno a la necesidad de vivienda como prioridad por sobre la disputa por el uso de los terrenos.2002 . el anuncio del proyecto de Casa Amarilla en 2004 reavivó el conflicto urbano y puso en tensión la trama organizativa local.

tiene la capacidad de generar trabajo para las familias involucradas. con lo cual las iniciativas se vuelven más sustentables en términos económicos. Es una herramienta que apunta a garantizar el acceso al suelo y a la vivienda de calidad en localizaciones centrales para los sectores populares. no alcanzó la envergadura necesaria para modificar estructuralmente la situación habitacional de La Boca. Adicionalmente. rompiendo la histórica asociación entre centralidad y precariedad habitacional. Sin embargo. 86 . que ascendía a más de 100 terrenos y 1200 viviendas. afectadas por la desocupación y el subempleo.fábricas. ya que el programa fue coartado por las gestiones de Telerman y especialmente de Macri. Tampoco alcanzó la escala prevista por el proyecto alternativo presentado por las familias que se oponían al proyecto de Casa Amarilla.

Fuente: Elaboración propia en base a datos del IVC. 87 .Mapa 5: Las diferentes etapas de la intervención del GCABA en el barrio.

vemos como se perfilan diferentes “capas geológicas” de la intervención del GCABA en el barrio. y en relación al déficit habitacional total –que según el mismo censo era de 3400 viviendas. lo que dificulta mucho la gestión de las obras necesarias. donde el Estado impulsa casi en paralelo procesos en algún punto antagónicos. Este potencial constructivo implica un impacto notable en relación a las dimensiones del mercado inmobiliario del barrio. Los procesos de renovación urbana implican la producción del hábitat a través de formas capitalistas.a los que se suman las manzanas del predio de Casa Amarilla. generando normativa. aproximadamente 350 a los conventillos del RECUP-Boca según los proyectos existentes al momento. El parque total de inmuebles del IVC en el barrio asciende a por lo menos 111 unidades –muchos de los cuales incluyen más de una parcela. como vimos más arriba-. 516 a los proyectos del PAV ya proyectados. que favorece los conflictos intraburocráticos. implican una transferencia de valor hacia los desarrolladores y los propietarios del suelo. Este proyecto no contempla una solución habitacional para los sectores populares del barrio y promueve la renovación por mecanismos de mercado que. en el caso de La Boca se vinculan al proyecto de extensión del área central de la ciudad y a la política de fomento a la industria turística y servicios afines. y alrededor de 200 por los proyectos existentes para el resto de los inmuebles del PRHBLB según las obras proyectadas-. de prosperar. que van sumando propiedades y familias beneficiarias bajo operatorias que responden a normativas no siempre coincidentes entre sí. y favorece el despliegue de manejos discrecionales y clientelares por parte de las gestiones de turno. como vimos en el capítulo 3. va a concluir con la expulsión directa o indirecta de estos sectores hacia otros barrios o hacia la periferia de la ciudad. Si no se complementan con mecanismos de recuperación de plusvalías. las marchas y contramarchas. Claramente. La contracara de las limitaciones de la política habitacional es el impulso por parte del GCABA de los procesos de renovación urbana que.500 viviendas –calculando 1231 correspondientes al proyecto de Casa Amarilla. En parte. El potencial de construcción de este parque de inmuebles puede ser fácilmente estimado en aproximadamente 2. La política habitacional actual de la gestión de Macri parece tener por objeto 88 . alrededor de 200 por las familias que ocupaban los inmuebles de la Operatoria 525 según los últimos registros. proveyendo terrenos e invirtiendo en la infraestructura necesaria. donde el Estado cumple un rol de promotor o facilitador. 30 a la operatoria de Vivienda con Ahorro Previo que está en ejecución. lo errático del accionar estatal se explica justamente por esta complejidad. al parque total de viviendas -que el censo de 2001 estimó en 11 mil-. el caso de La Boca permite aproximarnos a la complejidad de la dimensión estatal de las políticas públicas urbanas. Así.

sin soluciones de fondo.explícito esta expulsión. tanto en el mercado formal como informal. como vimos. limitando la especulación inmobiliaria generada por la expectativa de valorización. sino que se limitaron a tomar medidas de corto plazo ante las reiteradas situaciones de emergencia. de haber tenido éxito. Lo mismo ocurrió después de la crisis de 2001-02. la valorización inmobiliaria y el desarrollo turístico. En este sentido. operándose una expulsión de hecho hacia otras zonas del aglomerado y una gentrificación del barrio. cuando el PAV y el PRHBLB adquirieron inmuebles en el barrio a precios que todavía no se recuperaban del cimbronazo económico. identificada con la recuperación del hábitat degradado. el RECUP- Boca implicó la compra inmuebles por parte del Estado a precios bajos y su transferencia. se impone reflexionar sobre la necesidad de implementar mecanismos ex post que impidan que las viviendas adjudicadas a los sectores populares de La Boca sean enajenadas masivamente. que puede ser identificada con la renovación urbana excluyente. pese al accionar errático del GCABA en materia habitacional. Se abren muchos interrogantes sobre la capacidad del Estado para promover una rehabilitación del hábitat del barrio que consolide a los sectores populares en el área. este proceso fue coartado por la crisis de 2001-02. Los precios del suelo no aumentaron con el mismo ritmo que en otras zonas más dinámicas de la ciudad. El primer programa formulado para La Boca data de 1984-85. hubiera significado una importante capitalización de los sectores populares involucrados. y los procesos de desplazamiento poblacional son todavía incipientes. la otra –subordinada-. Esta tensión expresa claramente la disputa en 89 . las sucesivas gestiones de la CABA no impulsaron la recuperación de la trama y la consolidación de los habitantes. operando en los hechos como una expulsión a estas familias. todavía incumplida. pero promovida en este caso por la construcción de viviendas por parte del Estado. el mejoramiento de las condiciones de vida de los sectores populares y su consolidación en un área central de la ciudad. Es interesante destacar las diferentes temporalidades de los procesos aquí analizados. mientras que el proceso de renovación fue impulsado desde mediados de la década de 1990. y parece acotarse a sectores específicos del barrio. En definitiva. Sin embargo. Lamentablemente. el conflicto urbano que atraviesa el barrio expresa una tensión entre dos formas de producción del hábitat antagónicas que atraviesa todo el período de análisis: una – dominante-. y requieren mayor indagación. con la sola excepción tal vez de la traza de la Ex AU3. al promover la negociación y el otorgamiento de créditos individuales por montos que están muy por debajo del precio de las propiedades del sobrevaluado mercado inmobiliario porteño. las diferentes intervenciones terminaron por consolidar en los hechos un banco de inmuebles del IVC que no tiene parangón en el resto de la ciudad. También. En definitiva.

con lo que se pone de manifiesto también su complejidad en tanto campo de disputa de los diferentes sectores sociales. ¿Qué capacidad tiene el Estado para contrarrestar las tendencias del mercado que promueven la periferización de los sectores populares? ¿Qué tipo de políticas es necesario aplicar para que las propias familias no se vean obligadas a enajenar ese capital.torno de la producción y apropiación del espacio urbano en las ciudades capitalistas contemporáneas. Asimismo. ambos proyectos conviven conflictivamente en el seno del aparato estatal. 90 . y vuelvan a caer en situación de emeregencia habitacional? ¿Pueden pensarse formas de propiedad colectiva o la cesión de derechos de uso como mecanismos para garantizar la persistencia de un parque de viviendas de calidad para sectores populares en áreas centrales consolidadas? ¿Qué tipo de política de compra o producción de suelo urbano es necesaria para garantizar una intervención eficaz del Estado frente a la dinámica de valorización inmobiliaria? Estos son algunos de los interrogantes que se abren a partir de este trabajo y que deberán ser abordados en instancias futuras de investigación.

Londres. CENTRO DE ESTUDIOS METRPOLITANOS. C. Manantial. María Soledad y Tomás GUEVARA. 2. 2001. Siglo XXI Editores. ARQUEROS MEJICA. Javier. Noviembre. ARIZAGA. FADU-ISU. ARONSKIND. Dalian. Luis. Agosto. “Self-help housing advocacy: A curious form of radicalism. CALVO. Septiembre 2008. Manuel. Buenos Aires. Ineficiencia e inequidad en las condiciones sociales de acceso a servicios de saneamiento y transporte en el Aglomerado Urbano de Buenos Aires. Mansell Publishing. Versión preliminar. Pierre.). 1977-2000”. 2001. 2002. BOLÍVAR. Vol. BOURDIEU. UNAM. Alejandro Florián. México D. Nº 27. CATENAZZI. Buenos Aires. La cuestión urbana. Estudio sociológico sobre la experiencia de la FTV (1998-2002). 2009. A critique. Buenos Aires. La protesta. 2009. CASTELLS. 1982. China. XXVII Congreso ALAS. Congress of the International Society of City and Regional Planners (ISoCaRP): “Urban Growth without Sprawl. emerging consequences and demanded public policies”. Rod. en WARD. Miño y Dávila Editores. Peter (editor). A critique of the work of John F. ponencia presentada en la Universidad Nacional de Tucumán. 2008. underlying factors. Editorial Manantial. “Crecimiento económico. 2006. Teolinda y Alberto LOVERA. “Nuevas urbanizaciones cerradas en los noventa: imaginarios del suburbio en sectores medios”. Luis. AINSTEIN. Publicado en CD. “La industria de la construcción en Venezuela”. BURGESS. 2003. Número 5. La política de los pobres Las prácticas clientelistas del peronismo. 44th. La aplicación de la normativa urbanística en la aglomeración del Gran Buenos Aires. AUYERO. Turner”. AUYERO. Javier. Emilio (comp. Retrato de la beligerancia popular en Argentina. ¿Más cerca o más lejos del desarrollo? Transformaciones económicas en los ’90. 2003. 2001. Ensayos sobre el problema de la vivienda en América Latina. 1982. 2007. 82-148. en PRADILLA COBOS. pp. Documento de trabajo n° 4. Asimetrías urbanas. Buenos Aires. Centro Cultural Ricardo Rojas. Buenos Aires. Buenos Aires. Libros el Rojas. mercado inmobiliario y ausencia de política de suelo. Cecilia. BORBÓN. Buenos Aires. Buenos Aires. Javier. 2008. Un análisis de la expansión del espacio residencial de la Ciudad de Buenos Aires en los 2000”. “Normativa urbana en el Área Metropolitana de Buenos Aires. 91 . Siglo XXI Editores. “A systemic approach to urban sprawl: distinguishing traits. México. AUYERO.F. Dolores: Exclusión y Política. IIGG-FCS-UBA. 31 de agosto al 4 de Septiembre de 2009. Ricardo. BAER. Andrea. “Instrumentos urbanos y exclusión urbana. “Vivienda: ¿Derecho o mercancía? ¿Proceso o producto?”. A way towards sustainable urbanization”. Buenos Aires. 2001. 2007. 1982.Bibliografía AINSTEIN. Año 4. La zona gris: violencia colectiva y política partidaria en la Argentina contemporánea. 1974. Desenredando la madeja”. Las estructuras sociales de la Economía. Revista Proyección 5. “Informe de Coyuntura Económica de la Ciudad de Buenos Aires”. Luis. Self-help housing.

Valencia. Ciudades Latinoamericanas. 2004. CHIARA. 92 . Facultad de Ciencias Sociales. “Los desalojos y la emergencia habitacional en la Ciudad de Buenos Aires”. Edicions Alfons el Magnanim. Buenos Aires. “Buenos Aires. Conceptos y herramientas. Cambios socioeconómicos y respuestas populares”. 2007. Diciembre. Universidad de Guadalajara. inédito. Beatriz. Instituto del Conurbano – Universidad Nacional de General Sarmiento. “Producción de la pobreza y políticas sociales: encuentros y desencuentros en urbanizaciones populares del Área Metropolitana de Buenos Aires”. Tesis de Doctorado. Buenos Aires: EUDEBA- CEA. Buenos Aires. Problemas urbanos de la Argentina. Beatriz. Instituto de Estudios Económicos y Regionales. Buenos Aires. 1993. Políticas Sociales. Carlos FIDEL e Hilda HERZER (coords. (org. Hilda Herzer. 1996. Análisis crítico de su funcionamiento y su relación con la estructura urbana y las políticas públicas del Gobierno de la Ciudad”. S. Contribuciones al debate teórico-metodológico. Gosta. 1996. Revista EURE.). María Mercedes. 2006.CERRUTI. Espacio Editorial. Buenos Aires. Santiago. Memoria de Licenciatura en Urbanismo. ENGELS. María Mercedes. FRITZSCHE. CLICHEVSKY. Buenos Aires. 2000. "El proceso de renovación del barrio de La Boca". 30 de julio de 2008. Nº 79.). Nora. DI VIRGILIO. DI VIRGILIO. Magdalena y María Mercedes DI VIRGILIO (org. Vol. Política social urbana: Normativa y configuración de la ciudad. ESPING ANDERSEN. Revista EURE. 1999. Prometeo. Datos 2007”. Claudia. DIRECCIÓN DE GENERAL DE ESTADÍSTICAS Y CENSOS. “Producto Bruto Geográfico de la Ciudad de Buenos Aires. DUARTE. en HINTZE. 2009. Siglo XXI Editores. Universidad de Buenos Aires. Revista Carta Económica Regional. Los Polvorines. 2007. María Mercedes. Santiago de Chile. Prometeo.). 1999. 2008.). “Globalización y dualización en la Región Metropolitana de Buenos Aires. Gestión de la política social. “La política social como campo de estudio y la noción de población-objeto”. Fragmentos sociales. Frederic. ROBERTS y GRIMSON (ed. nº 67. Informe de Resultados Nº 373. 26. neoliberalismo y después. CUENYA. DEFENSORÍA DEL PUEBLO DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES. Directora Dra. Marcela y Alejandro GRIMSON. Un análisis comparativo en el umbral del nuevo siglo. “Grandes proyectos y teorías sobre la nueva política urbana en la era de la globalización. 1887. 2005. Reflexiones a partir de la experiencia de la Ciudad de Buenos Aires” en CUENYA. Federico y Marcela VIO. Trayectorias residenciales y estrategias habitacionales de familias de sectores populares y medios en Buenos Aires. Hottingen-Zurich. Juan Ignacio. “Contribución al problema de la vivienda”. Grandes inversiones y reestructuración socioterritorial en los años noventa”. 2009. DI VIRGILIO. “Especialización y diversificación industrial en la Región Metropolitana de Buenos Aires”. publicado en ZurWohnungsfrage. Los tres mundos del Estado del Bienestar. en PORTES. Pablo. DANANI. julio-agosto. CICCOLELLA. El mercado de suelo en la ciudad de Buenos Aires.

GÓMEZ, Mariana y Dhan ZUNINO SINGH. “La (re)valorización de la zona sur y su patrimonio histórico-
cultural como recurso turístico”, en HERZER, Hilda (Organizadora) et al., 2008. Con el corazón mirando al sur.
Transformaciones en el sur de la ciudad de Buenos Aires, Espacio Editorial, Buenos Aires.
GORELIK, Adrián, 2004. La grilla y el parque: espacio público y cultura urbana en Buenos Aires, Universidad
Nacional de Quilmes, Bernal, 2004.
GORELIK, Adrián, 2004b. Miradas sobre Buenos Aires. Historia cultural y crítica urbana, Siglo XXI Editores,
Buenos Aires.
GRANOVETTER, Mark, 1973. “The strength of weak ties”, American Journal of Sociology, Vol. 78, N° 6,
Mayo.
GRILLO, Oscar Jorge, 1988. Articulación entre sectores urbanos populares y el Estado local (el caso del barrio
de La Boca), Centro Editor de América Latina, Buenos Aires.
GUEVARA, Tomás, 2009. “El mercado de locaciones urbanas y la conformación de redes sociales”, XXVII
Congreso ALAS, 31 de agosto al 4 de Septiembre de 2009, Buenos Aires.
GUEVARA, Tomás y Pablo VITALE, 2009. “Políticas de Vivienda: Aportes para un debate teórico-político”,
III Encuentro de Políticas Públicas y Pobreza en el escenario pos 2002, Facultad de Ciencias Sociales,
Universidad de Buenos Aires, 12 y 13 de marzo de 2009.
HARVEY, David, 2001. Espacios del capital. Hacia una geografía crítica, Ediciones Akal, Madrid.
HARVEY, David, 2003. Espacios de Esperanza, Ediciones Akal, Madrid.
HARVEY, David, 2004. “El ‘Nuevo’ Imperialismo: Acumulación por desposesión”, Socialist Register, pp. 99-
129.
HARMS, Hans, 1982. “Historical perspectives on the practice and purpose of self-help housing”, en WARD,
Peter (editor), 1982. Self-help housing. A critique, Mansell Publishing, Londres.
HERZER, Hilda, et al., 1993. Gestión Urbana en ciudades de tamaño medio de América Latina, Hábitat-ONU,
Nairobi.
HERZER, Hilda, María Mercedes DI VIRGILIO, Máximo LANZETTA, Adriana REDONDO y Carla
RODRÍGUEZ, 2000. “La Boca en proceso de renovación ¿Quiénes pierden en este contexto?”, en Revista Carta
Económica Regional, nº 72. Instituto de Estudios Económicos y Regionales, Universidad de Guadalajara. 2000.
HERZER, Hilda. “Riesgo y renovación: el papel de las organizaciones sociales”, en CUENYA, Beatriz, Carlos
Fidel e Hilda HERZER (coords.), 2004. Fragmentos sociales. Problemas urbanos de la Argentina, Siglo XXI
Editores, Buenos Aires, pp. 169-187.
HERZER, Hilda, Mercedes DI VIRGILIO, Carla RODRÍGUEZ y Adriana REDONDO. “¿Informalidad o
informalidades? Hábitat popular e informalidades urbanas en áreas urbanas consolidadas”, en HERZER, Hilda
(Organizadora) et al., 2008. Con el corazón mirando al sur. Transformaciones en el sur de la ciudad de Buenos
Aires, Espacio Editorial, Buenos Aires.
HERZER, Hilda, Carla RODRÍGUEZ, Adriana REDONDO, Mercedes DI VIRGILIO, Fernando OSTUNI.
“Organizaciones sociales en el barrio de La Boca: cambios y permanencias en un contexto de crisis”, en
HERZER, Hilda (Organizadora) et al., 2008. Con el corazón mirando al sur. Transformaciones en el sur de la
ciudad de Buenos Aires, Espacio Editorial, Buenos Aires.
HERZER, Hilda. “Acerca de la gentrificación”, en HERZER, Hilda (Organizadora) et al., 2008. Con el corazón
mirando al sur. Transformaciones en el sur de la ciudad de Buenos Aires, Espacio Editorial, Buenos Aires.

93

HERZER, Hilda, 2009. “Globalización y cambio en el sur de la ciudad de Buenos Aires”, Seminario:
Ciudadanía y Problemas Sociales Urbanos, 3 de noviembre de 2009, Centro Cultural Borges.
INDEC, 2003. “El estudio de la pobreza con datos censales: Índice de Privación Material de los Hogares
(IPMH). Algunos resultados desde la perspectiva de género”.
JARAMILLO, Samuel. “Las formas de producción del espacio construido en Bogotá”, en PRADILLA COBOS,
Emilio (comp.), 1982. Ensayos sobre el problema de la vivienda en América Latina, UNAM, México, pp. 150-
212.
JARAMILLO, Samuel, 1994. Hacia una teoría de la renta del suelo urbano, Uniandes, Bogotá.
JEIFETZ, Néstor, 2002. “Ejes autogestionarios en la producción social del habitat: Desarrollo organizacional,
interacción con el Estado y producción normativa”, en ORTÍZ FLORES, E. y ZÁRATE, L. (comps.), Vivitos y
Coleando. 40 años trabajando por el hábitat popular en América Latina, UAM, México.
KAZTMAN, Rubén, 1999. “El Vecindario Importa”, en Kaztman, R. (coord.) Activos y Estructura de
Oportunidades: estudio sobre las raíces de la vulnerabilidad social en Uruguay, CEPAL, Montevideo.
KAZTMAN, Rubén, 2001. “Seducidos y abandonados: el aislamiento social de los pobres urbanos” Revista de
la CEPAL Nº 75. Diciembre.
KOWARICK, Lucio. “Explotación y reproducción de la fuerza de trabajo: el problema de la vivienda en Brasil”,
en PRADILLA COBOS, Emilio (comp.), 1982. Ensayos sobre el problema de la vivienda en América Latina,
UNAM, México, pp. 214-232.
KRALICH, Susana, 2002. “Aptitud de la red de transporte urbano para la delimitación de metrópolis en
expansión”, V Seminario Internacional de la Red Iberoamericana de Investigadores sobre Globalización y
Territorio, Universidad Autónoma del Estado de México, Facultad de Planeación Urbana y Regional, Toluca,
22, 23 y 24 de Septiembre de 1999.
LACARRIEU, Mónica, 1995. “Que los conventillos no mueran: disputas por el espacio barrial”, en GRILLO,
Oscar, Mónica LACARRIEU, Liliana RAGGIO, 1995. Políticas Sociales y Estrategias Habitacionales, Espacio
Editorial, Buenos Aires.
LOGAN, John, 1976. “Logan on Molotch and Molotch on Logan: Notes on the Growth Machine-Toward a
Political Economy of Place”, The American Journal of Sociology, Vol. 82, No. 2, Sep. 1976, pp. 349-352.
LUNGO, Mario, 1994. “La Autoconstrucción del Hábitat Popular: Perspectivas frente a los cambios
estructurales de la Economía y la Sociedad”, en Reflexiones sobre la autoconstrucción del hábitat popular en
América Latina, Red CyTED.
MARCUSE, Peter. “Not Chaos, but Walls: Postmodernism and the Partitioned City”, en WATSON y GIBSON,
Postmodern Cities and Spaces, 1994, Blackwell.
MARTÍNEZ, Clarisa 2004. “Juegos de reconocimiento del al espacio urbano en la Ciudad de Buenos Aires. El
caso de la política de radicación de villas”, Revista Lavboratorio Online, Año IV, Número 16, Verano.
MERKLEN, Denis, 1991. Asentamientos en La Matanza. La terquedad de lo nuestro, Catálogos, Buenos Aires.
MERKLEN, Denis, 2002. “Un pobre es un pobre. La sociabilidad en el barrio: entre las condiciones y las
prácticas”, en Margen. Revista de Trabajo Social, Buenos Aires.
MOLOTCH, Harvey, 1976. “The city as a Growth Machine: Toward a Political Economy of Place”, The
American Journal of Sociology, Vol. 82, No. 2, Sep. 1976, pp. 309-332.

94

NÚÑEZ, Oscar, Emilio PRADILLA COBOS y Martha SCHTEINGART. “Notas acerca del problema de la
vivienda en América Latina”, en PRADILLA COBOS, Emilio (comp.), 1982. Ensayos sobre el problema de la
vivienda en América Latina, UNAM, México, pp. 15-29.
O’DONNELL, Guillermo, 2008. “Epilogo” en SIEDER, SCHJOLDEN y ANGELL (eds.), 2008. La
judicialización de la política en América Latina, Universidad Externado de Colombia, pp. 351-358.
OFFE, Claus, 1990. Contradicciones en el Estado de Bienestar, Conaculta/Alianza, México.
OSTUNI, Fernando, 2009. Políticas habitacionales nacionales y escenarios locales. Aproximaciones a la
implementación del Programa Federal de Construcción de Viviendas en la Ciudad de Buenos Aires, Tesis de
Maestría en Administración Pública, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires.
OSZLAK, Oscar y Guillermo O’DONNELL, 1976. “Estado y políticas estatales en América Latina: hacia una
estrategia de investigación”, Documento CEDES –G.E. CLACSO Nº4, Buenos Aires.
OSZLAK, Oscar, 1991. Merecer la ciudad: los pobres y el derecho al espacio urbano, CEDES/ Hvmanitas,
Buenos Aires.
PASSALACQUA, Eduardo. “La autonomía de Buenos Aires. Un ensayo de historia institucional sobre las ideas
y las formas de un cambio, y una tentativa de descripción. Resultados actuales y potenciales”. En HERZER,
Hilda (comp.), 1996. Ciudad de Buenos Aires. Gobierno y descentralización, CEA, CBC, Buenos Aires.
PELLI, S., 1994. “Autoconstrucción, el camino hacia la Gestión Participativa y Concertada del Hábitat”, en
Reflexiones sobre la autoconstrucción del hábitat popular en América Latina, Red CyTED.
PÍREZ, Pedro, 1994. Buenos Aires Metropolitana. Política y Gestión de la Ciudad, Centro de Estudios Sociales
y Ambientales, Buenos Aires.
PÍREZ, Pedro, 1995. “Actores sociales y gestión de la ciudad”, en Revista Ciudades, Nº 28, México D.F., pp. 8-
14.
PRADILLA COBOS, Emilio. “Autoconstrucción, explotación de la fuerza de trabajo y políticas del Estado en
América Latina”, en PRADILLA COBOS, Emilio (comp.), 1982. Ensayos sobre el problema de la vivienda en
América Latina, UNAM, México, pp. 268-344.
PRZEWORSKI, Adam, 1990. The State and the Market Under Capitalism, Londres-París-Nueva York-
Melbourne, Harwood Academic Publishers.
ROBERTS, Bryan, 2005. “Globalization and Latin American Cities”, International Journal of Urban and
Regional Research, Vol. 29, March, pp. 110–23.
RODRÍGUEZ, María Carla, 2005. Como en la estrategia del caracol... Ocupaciones de edificios y políticas
locales del hábitat en la ciudad de Buenos Aires, Ediciones El Cielo por asalto, Buenos Aires.
RODRÍGUEZ, María Carla, 2006. Tiempo de caracoles… Autogestión, políticas de hábitat y transformación
social, Tesis de doctorado, Dir. Hilda Herzer, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires.
RODRÍGUEZ, María Carla, DI VIRGILIO, María Mercedes et al., 2007. Políticas del hábitat, desigualdad y
segregación socioespacial en el área metropolitana de Buenos Aires, Área de Estudios Urbanos-Instituto de
Investigación Gino Germani, Buenos Aires.
RODRÍGUEZ, María Carla, Carla BAÑUELOS y Gabriela MERA, 2008. “Intervención – no intervención:
ciudad y políticas públicas en el proceso de renovación del Área Sur de la Ciudad de Buenos Aires”, en
HERZER, Hilda (Organizadora) et al., 2008. Con el corazón mirando al sur. Transformaciones en el sur de la
ciudad de Buenos Aires, Espacio Editorial, Buenos Aires.

95

revuelta y conciencia de clase. La crisis del Estado y los actores políticos y socioeconómicos en la Argentina (1989- 2001). 1979. 2007. National. “Historia y etnografía de una normativa polémica: la Ley 341 y el Programa de Autogestión de la Vivienda”. Lincoln Institute of Land Policy. 4. 586-600.. pp. Mariano y Tomás GUEVARA. No. WACQUANT. No. 2003. No. Buenos Aires. 27-36. s/d. políticas del hábitat y transformación social. Oferta de terrenos en venta”. “Notas preliminares sobre la segregación y los procesos de difusión urbana en la Región Metropolitana de Buenos Aires”. “Issues in self-help and self-managed housing”. Ediciones Solar. Ed. THOMASZ. territorios y hegemonías”. 198-205. 27. Vol.). 2007. SASSEN. Espacio Editorial. 1996. Gustavo. pobreza urbana y precios de la tierra”. La judicialización de la política en América Latina. “Las alternativas y opciones de la Autoconstrucción de vivienda en América Latina”. México. Londres.co. science and the state in recent turban research”. “Relocating gentrification: The working class. Barcelona. Crítica. pp. Siglo XXI Editores. Buenos Aires. RODRÍGUEZ. 1997. E. abril. 1982. 1870-1910. UNIDAD DE SISTEMAS DE INFORMACIÓN GEOGRÁFICA. 2008. “Petición y creación de derechos: la judicialización en Argentina”. John F. SCHEINSOHN. 38. FFyL. XXVII Congreso ALAS. “Conflicto urbano: espacios. SASSEN. “Las ciudades en la economía global”. 127-149. SIDICARO Ricardo. Autogestión. Mansell Publishing. 2007. “Precios de la ciudad de Buenos Aires. en Reflexiones sobre la autoconstrucción del hábitat popular en América Latina. Edicel. James. Buenos Aires. SCOBIE. and International – Including Identities”. periferias y Estado. en International Journal of Urban and Regional Research. Centro-h. Buenos Aires. WACQUANT. en WARD. Jesús. María Carla. P. Catalina. pp. Nº 1. ROMERO. THOMPSON. A review article”. María Carla. Gustavo. Gueto. 31 de agosto al 4 de Septiembre de 2009. 2009b. “Derecho a la ciudad y autogestión cooperativa en Buenos Aires”. Editorial Katz. Ana Gretel. marzo de 2008. 2008. 1982. “Informalidad. en Land Lines. Los condenados de la ciudad. Self-help housing. pp. traducción Andrés Escobar. TURNER. Universidad Externado de Colombia.RODRÍGUEZ. Buenos Aires. Saskia. Peter (editor). Buenos Aires. Loic. Enero. ROMERO. Saskia. 1982. en SIEDER. SCHJOLDEN y ANGELL (eds. “Social Movements and (All sorts of) Other Political Interaction – Local. www. “The people’s two rhythms: Charles Tilly and the study of contentious politics. en Simposio: La ciudad Latinoamericana y del Caribe en el nuevo siglo. “La producción social del hábitat: reflexiones sobre su historia. 2009. Loic. SMIULOVITZ. La urbanización capitalista. 1977. Vol. A critique. concepciones y propuestas”. Comparative Studies in Society and History. C. 3. Buenos Aires. TOPALOV. 2008. Una sociología de la globalización. pp. Buenos Aires. TARROW.org. Vol. Revista de la Organización Latinoamericana y del Caribe de Centros Históricos. Barcelona. 32. en Cuadernos de Antropología Social. ROLDÁN SALAS. Nº 28. s/f. 2001.reddejusticia. pag 193-222 SMOLKA. Christian. TILLY. 453-480. 2009. 96 . Red CyTED. Libros del Rojas/UBA. Sidney. 1994. 1998. Charles. 3. Martin. Buenos Aires: Del centro a los barrios. 2008. Theory and Society.: Tradición.

mimeo. YUJNOVSKY.WARD. Oscar. 97 . Buenos Aires. “Squaring the circle: Whither or wither segregation in Latin American cities?”. 1984. Peter. Grupo Editor Latinoamericano. Claves políticas del problema habitacional Argentino. 2001.