You are on page 1of 15

UNIVERSIDAD CENTRAL DEL ECUADOR

FACULTAD DE INGENIERIA EN GEOLOGIA,


MINAS, PETROLEOS Y AMBIENTAL

CARRERA DE PETROLEOS

PETROGRAFIA SEDIMENTARIA

TEMA: AMBIENTES MARINO PROFUNDO-


ABANICOS SUBMARINOS

INTEGRANTES: ERAS JEFERSON

NOBOA GABRIEL

PALMA DAVID

2018-2018

QUITO-ECUADOR
ABSTRAC

The deep marine environment is one of the largest environments that constitutes the
planet, due to this you can not have a detailed study, since it has only been able to conduct
remote sensing, seismic reflection, etc.

The submarine fans, as its name says, are fan-shaped and bear a certain resemblance to
the coarse-grain deltas also called fan deltas, but unlike these, submarine fans are formed
by the mass flow, in this case the most common one. turbidity currents; in some cases
they have a lobular shape and vary in their radius. Keep in mind that the continental
shelves are interrupted by submarine canyons and the presence of these controls the
formation and position of underwater fans.

Sedimentation systems can also have high or low efficiency and that will depend on
certain factors such as: the distance traveled by the sediment, volume of the luxury,
density of the sediment, etc.

The material that is transported to these fans mainly are gravels, sand and mud, in which
its composition is mostly clastic type terrigenous, which is supplied by fluvial systems.

The submarine fans consist of upper or inner fan, central fan and lower or outer fan, each
of these has its characteristics such as: the channels, the deposition lobes.

The systems of submarine fans are of four types: rich in gravel, rich in sand, mixed sand-
mud and muddy. The sediments in the fans are of different pelagic, hemipelagic, oozes
type.
RESUMEN

El ambiente marino profundo es uno de los ambientes mas grandes que constituye el
planeta, debido a esto no se puede tener un estudio detallado, ya que solo se ha podido
realizar estudios de teledetección, reflexión sísmica, etc.

Los abanicos submarinos como dice su nombre tienen forma de abanico y tienen cierto
parecido con los deltas de grano grueso también llamados deltas de abanico, pero a
diferencia de estos, los abanicos submarinos se forman por el flujo de masas en este caso
el más común las corrientes de turbidez; en ciertos casos tienen una forma lobular y varían
en su radio. Hay que tener en cuenta que las plataformas continentales se ven
interrumpidas por cañones submarinos y la presencia de estos controla la formación y
posición de abanicos submarinos.

Los sistemas de sedimentación también pueden tener alta o baja eficiencia y eso
dependerá de ciertos factores como lo son: la distancia recorrida por el sedimento,
volumen del lujo, densidad del sedimento, etc.

El material que es transportado a estos abanicos principalmente son gravas, arena y lodos,
en los cuales su composición es de tipo clástico terrígeno en su mayoría, que es
suministrado por sistemas fluviales.

Los abanicos submarinos constan de abanico superior o interior, abanico central y abanico
inferior o externo, cada uno de estos tiene sus características como: los canales, los
lóbulos de deposición.

Los sistemas de abanicos submarinos son de cuatro tipos: ricos en grava, ricos en arena,
mixtos de arena-lodo y Fangosos(lodosos). Los sedimentos en los abanicos son de
diferente tipo pelágico, hemipelágico, oozes.
INTRODUCCIÓN

Alrededor de los bordes de las cuencas oceánicas se depositan sedimentos de las áreas
terrestres y las plataformas continentales se transportan a cientos de kilómetros hacia la
cuenca por flujos masivos impulsados por la gravedad. Las corrientes de turbidez y los
flujos de escombros transportan sedimentos por la pendiente continental y hacia el fondo
del océano para formar delantales y abanicos de depósitos. En el centro de la cuenca, los
depósitos clásticos terrígenos se limitan al polvo arrastrado por el viento, incluidas las
cenizas volcánicas y los granos finos mantenidos en suspensión temporal que son llevados
por las corrientes de turbidez. Las aguas superficiales son ricas en vida, pero debajo de la
zona fótica los organismos son más raros y en el fondo del mar la vida es relativamente
escasa, aparte de extrañas criaturas alrededor de los respiraderos hidrotermales. Los
organismos que viven flotando o nadando en los océanos proporcionan una fuente de
sedimentos en forma de caparazones y esqueletos cuando mueren. Estas fuentes de
detritos pelágicos están presentes en todos los océanos, variando en cantidad según el
clima de la superficie y la productividad biogénica relacionada.

Los abanicos submarinos mas grandes pueden llegar a tener un 10000 km de extensión,
todo dependerá del volumen del flujo, del tipo de sedimento y de los canales de depósito.
1) DEFINICIONES

1. ¿Qué son?

Los océanos profundos son las áreas más grandes de acumulación de sedimentos en la
Tierra. Las cuencas oceánicas están bordeadas por márgenes continentales que son áreas
importantes de depósitos de clásticos terrígenos y carbonato. El sedimento suministrado
a las cuencas oceánicas se puede volver a trabajar desde las áreas de plataformas marinas
poco profundas, o se suministra directamente desde los sistemas fluviales y delta.
También hay material intrabasal disponible en las cuencas oceánicas, que comprende
principalmente la parte dura de plantas y animales que viven en los océanos abiertos, y el
polvo transportado por el aire que sopla hacia los océanos. Estas fuentes de sedimentos
contribuyen a los depósitos oceánicos (Douglas 2003).

Ambiente marino profundo

Los grandes sistemas deposicionales clásticos se encuentran principalmente cerca de los


márgenes de la cuenca oceánica, aunque los sistemas grandes pueden extenderse mil
kilómetros o más hacia la llanura de la cuenca, y las llanuras de las cuencas oceánicas
proporcionan los mayores ambientes depositacionales en la Tierra. El problema con estos
sistemas depositación de aguas profundas, es la dificultad de observar y medir procesos
y productos en la actualidad. Los mares profundos son lugares profundamente
inaccesibles. Nuestro conocimiento se limita en gran medida a la evidencia de la
teledetección: levantamientos batimétricos detallados, imágenes de sonar de barrido
lateral del fondo del mar y estudios de reflexión sísmica de los sedimentos.

Un abanico submarino es un cuerpo de sedimento en el lecho marino depositado por


procesos de flujo de masa que pueden tener forma de abanico, pero también son comunes
las geometrías lobuladas más alargadas. Varían en tamaño desde unos pocos kilómetros
de radio a sistemas deposicionales que cubren más de un millón de kilómetros cuadrados
y que forman algunas de las características geomorfológicas más grandes de la Tierra. La
morfología y el carácter deposicional de los sistemas de abanicos submarinos están
fuertemente controlados por la composición del material suministrado, particularmente
las proporciones de grava, arena y lodo presente. En este sentido, los abanicos submarinos
son muy similares a otros sistemas de deposición como los deltas

2. ¿Cómo se forman?

Los abanicos submarinos son morfologías producidas por el depósito de las corrientes de
turbidez y flujo de escombros que se depositan en forma de abanico alargado
horizontalmente.

La corriente de turbidez es un tipo de flujo gravitacional de sedimentos, dominado por


factores físicos particulares.

Los cañones submarinos ayudan al control y posición de abanicos ya que controlan los
canales y direccionan los sedimentos.

Abanico submarino

3. Ubicación geográfica

Las pendientes continentales típicamente tienen ángulos de pendiente de


entre 28 y 108 y el ascenso continental es uniforme menos. Sin embargo, son
fisiográficamente significativos, ya que contrastan con los muy bajos
gradientes de las plataformas continentales y el piso oceánico plano. Las
pendientes continentales se extienden desde el borde de la plataforma, a unos
200 m por debajo del nivel del mar, hasta el piso de la cuenca a 4000 o 5000
m de profundidad y pueden tener hasta cien kilómetros de ancho en una
dirección descendente. Las laderas continentales son comúnmente cortadas
por cañones submarinos, que, al igual que sus contrapartes terrestres, tienen
características erosivas de lados pronunciados. Los cañones submarinos
están profundamente incisos, a veces en el lecho rocoso de la plataforma, y
pueden extenderse desde el borde de la plataforma hasta la costa. Actúan
como conductos para la transferencia de agua y sedimentos del estante, a
veces alimentan el material directamente desde la boca de un río. La
presencia de cañones controla la formación y posición de los abanicos
submarinos.

La superficie generalmente plana del fondo oceánico se ve interrumpida en


algunos lugares por los montes submarinos, volcanes submarinos ubicados
en puntos de acceso aislados. Los montes submarinos pueden ser totalmente
submarinos o pueden acumularse sobre el agua como islas volcánicas, como
la cadena de islas hawaianas en el Pacífico central. Como volcanes
subaéreos, pueden ser fuentes importantes de sedimentos volcaniclásticos en
las cuencas oceánicas. Los flancos de los volcanes son comúnmente
inestables y dan lugar a deslizamientos submarinos a gran escala y
depresiones que pueden involucrar varios kilómetros cúbicos de material. El
mapeo batimétrico y las imágenes de sonar del fondo del océano alrededor
de islas volcánicas como Hawai en el Pacífico y las Islas Canarias en el
Atlántico han revelado la existencia de características de asentamiento a gran
escala. Los movimientos masivos en esta escala generarían un tsunami
alrededor de los bordes del océano, inundando las áreas costeras.
Las partes más profundas de los océanos son las trincheras formadas en las
regiones donde se produce la subducción de una placa oceánica. Las zanjas
pueden ser de hasta 10,000m.
Los ambientes de aguas profundas están inundados por la corteza oceánica y
son las áreas de deposición más extendidas en todo el mundo.
Donde se encuentran adyacentes a los márgenes continentales (por ejemplo,
la fosa Perú-Chile al oeste de América del Sur) se llenan de sedimentos
suministrados por el continente, pero las trincheras medianas, como la fosa
de las Marianas en el Pacífico occidental, están lejos de cualquier fuente de
material y no están llenos, privados de sedimentos.

Ubicación geográfica

4. Clasificaciónes

Los abanicos submarinos se clasifican de acuerdo a el mecanismo dominante de soporte


de granos y al comportamiento reológico del material.

Los elementos arquitectónicos descritos se encuentran en diversas proporciones y se


componen de diferentes tamaños de grano de material en función de las características y
el volumen de los sedimentos suministrados al abanico submarino. Cualquier
combinación es posible, pero es conveniente considerar cuatro modelos representativos:
ricos en grava, ricos en arena, mixtos de arena-lodo y fangosos.
1. Sistemas ricos en grava

El sedimento grueso puede depositarse en el borde de una cuenca en deltas de grano


grueso suministrados por un río trenzado o abanicos aluviales. Las partes más profundas
de estos deltas se pueden fusionar en pequeños abanicos submarinos de material que
forma cuerpos en forma de cuña en la base de la pendiente. La grava se deposita
principalmente por los flujos de escombros y las arenas se depositan rápidamente por las
corrientes de turbidez de alta densidad. Estos cuerpos de abanico tienden a pasar
bruscamente a turbiditas distales y lechos hemipelágicos.

Gravas

2. Sistemas ricos en arena


Se considera que un sistema de ventilador submarino es rico en arena si al menos el 70%
de los depósitos en todo el sistema son de material arenoso. Por lo general, provienen de
estantes ricos en arena donde las olas, las tormentas y las corrientes de las mareas han
ordenado el material, eliminando la mayor parte del lodo y dejando un depósito rico en
arena que es rediseñado por las corrientes de turbidez. Las corrientes de turbidez ricas en
arena tienen una baja eficiencia y no viajan muy lejos, por lo que es probable que el
cuerpo del ventilador sea relativamente pequeño, de menos de 50 km de radio (Reading
& Richards 1994). La deposición es principalmente por corrientes de turbidez de alta
densidad y el ventilador se caracteriza por canales y lóbulos arenosos. El área interior del
ventilador está dominada por canales con algunos lóbulos, mientras que el área del medio
ventilador se compone principalmente de lóbulos, a menudo canalizados. Debido a la baja
eficiencia de transporte, la transición a depósitos de lámina de grano más fino del
ventilador inferior es abrupta. Las áreas inactivas del ventilador (lóbulos abandonados)
se cubren con barro. Los estratos formados por estos sistemas consisten en paquetes
gruesos, moderadamente extensos de turbiditas arenosas de alta densidad separadas por
capas de lodo que representan los períodos de abandono del lóbulo.

Arenas

3. Sistemas mixtos de arena y barro


Cuando un sistema de río / delta proporciona grandes cantidades de material tanto arenoso
como fangoso, se produce un sistema mixto de sedimentación de lodo y arena; estos
sistemas se definen como consistentes en entre 30% y 70% de arena . Estos sistemas de
mayor eficiencia tienen entre decenas y cientos de kilómetros de diámetro y consisten en
sistemas de diques de canales bien desarrollados y lóbulos de deposición. Los depósitos
en los canales en las áreas internas y medias de abanico incluyen rezagos de areniscas
gruesas, areniscas, capas de turbiditas de alta densidad y facies de abandono de canales
que son turbiditas lodosas (Reading & Richards 1994). Forman unidades lenticulares
flanqueadas por depósitos de diques de finas turbiditas y lodos de grano fino. Los lóbulos
deposicionales del abanico medio son de composición muy variable, incluyendo
turbiditas de alta y baja densidad, que se vuelven más turbias en el área inferior del
abanico. En una sucesión sedimentaria, los depósitos del lóbulo forman lentes muy anchas
envueltas en láminas delgadas del ventilador inferior y los lodos de la llanura de la cuenca.
Arena-Barro

4. Sistemas fangosos
Los sistemas de abanicos submarinos más grandes en los océanos modernos son ricos en
lodo (Stow et al., 1996) y son alimentados por ríos muy grandes. Estos grandes fanáticos
ricos en barro incluyen el Abanico de Bengala alimentado por los ríos Ganges y
Brahmaputra y el gran abanico submarino más allá de la desembocadura del Mississippi.
Estos sistemas de abanicos submarinos tienen más de 1000 km de radio y consisten en
menos del 30% de arena . Los canales son el elemento arquitectónico dominante de estos
sistemas y, cuando se ven algunos canales modernos de admiradores submarinos, se
observa que siguen un curso fuertemente sinuoso que parece un patrón de río serpenteante
(Reading & Richards 1994). Los depósitos de los canales son arenosos, mientras que un
poco de arena y más lodo se depositan en los márgenes del canal como diques bien
desarrollados.
Los lóbulos deposición están bastante poco desarrollados y son delgados: el área del
abanico exterior consiste principalmente en láminas delgadas de piedra arenisca
intercaladas con lutitas de la llanura de la cuenca. En una sucesión de depósitos de
fanáticos ricos en lodo, las ocurrencias de arenisca se limitan a unidades de canales
lenticulares y lóbulos y láminas delgados y aislados en el abanico inferior.
Fangoso

ESTRUCTURAS SEDIMENTARIAS PRESENTES

Terrígenos: arenas y lodos producidos por el desgaste de las rocas en tierra.


Biogénicos: CaCO3 (carbonato de calcio) y SiO2 (sílice) de lodos y de los organismos
que viven en el mar.
Autigénicos: formada por la precipitación los nódulos de manganeso (MN) y fósforo
(P)encontrados en el piso marino.
Volcánicos: expulsado de los volcanes (ceniza).
Cosmogénicos: pedazos de meteoritos que sobreviven viaje a través de la atmósfera.

TIPO DE SEDIMENTOS

1. Sedimentos pelágicos
El término pelágico se refiere al océano abierto, y en el contexto de la sedimentología,
los sedimentos pelágicos están formados por material suspendido que flotaba en el
océano, lejos de las costas, y se asentó en el fondo del mar. Este sedimento contiene polvo
terrígeno, principalmente arcilla y algunas partículas del tamaño de limo que son
arrastradas desde las áreas terrestres por los vientos, cenizas volcánicas muy finas,
particularmente por erupciones mayores que envían grandes eyecciones a la atmósfera y
partículas suspendidas en el aire de incendios, principalmente carbón negro. También
incluye material bioclástico que puede ser restos de organismos calcáreos, como
foraminíferos y cocolitos, y los esqueletos silíceos de Radiolarios y diatomeas.
2. Sedimentos quimiogénicos
Una variedad de minerales precipita directamente en el fondo del mar. Estos depósitos
oceánicos quimiogénicos incluyen zeolitas (silicatos), sulfatos, sulfuros y óxidos
metálicos. Los óxidos son principalmente de hierro y manganeso, y los nódulos de
manganeso pueden ser comunes entre los depósitos de aguas profundas (Calvert 2003).
Se cree que este proceso es muy lento y que los nódulos de manganeso pueden crecer a
un ritmo de solo un milímetro cada millón de años. Ocurren en sedimentos modernos y
en rocas sedimentarias como nódulos redondeados, duros y negros. En los respiraderos
volcánicos en el fondo del mar, especialmente en la región de los centros de propagación
oceánica, existen microambientes especializados donde la actividad química y biológica
da como resultado depósitos distintivos.

3. Depósitos hemipelágicos
El sedimento de grano fino en el agua del océano que se ha derivado directamente de un
continente cercano se conoce como hemipelágico. Consiste en al menos un 25% de
material no biogénico. Los depósitos hemipelágicos se clasifican como calcáreos cuando
más del 30% del material es carbonato, terrígeno si más de la mitad es detritos
provenientes de la tierra y tienen menos del 30% de carbonato, o volcanígenicos si más
de la mitad es de origen volcánico, con menos del 30% del material carbonato.

La mayor parte del material es llevado a los océanos por las corrientes de la masa
continental adyacente y se deposita a tasas mucho más altas que los depósitos pelágicos.
Una gran cantidad de material hemipelágico también se asocia con corrientes de turbidez:
la mezcla de la corriente de densidad con el agua del océano da como resultado la
suspensión temporal de material fino y esto permanece en suspensión durante mucho
tiempo después de que se haya depositado la turbidita. (Einsele 2000).

4. Columna estratigráfica

En la columna estratigráfica de los abanicos submarinos se puede encontrar arena, grava,


lodos.

Columna Estratigráfica
Columna estratigráfica 2

IMPLICACIONES EN EL SISTEMA PETROLERO

1. Características

Nuestro conocimiento de los sistemas de aguas profundas está creciendo rápidamente, en


parte a través de avances técnicos, pero también porque la exploración de hidrocarburos
se ha ido trasladando gradualmente a aguas más profundas y buscando reservas en los
depósitos de aguas profundas.

Cada depósito de arenas depositadas en ambientes profundas puede ser, y han sido,
interpretados como algún tipo de depósito de turbiditas, cuyos modelos de facies derivan
de registro geológico fósil. De hecho, las turbiditas arenosas han sido las facies
sedimentarias más comúnmente interpretadas en el registro geológico antiguo, los
procesos deposicionales controlan de manera directa la distribución del tamaño de grano
y por tanto la geometría y calidad de los posibles reservorios. En consecuencia, sería
importante adoptar nuevas perspectivas que incluyan tanto a los depósitos por transporte
de masa, para entender la génesis de algunos depósitos arenosos y el desarrollo de
yacimientos de hidrocarburos, los cuales potencialmente podrían ser reservorios de
interés en el futuro en ambientes marinos profundos.

Los sedimentos de abanico submarinos, consisten de componentes sedimentarios de


turbiditas, canales y desprendimientos.

Ejemplo

Estos son reservorios de producción extensa en el Campo de producción Frigg, en el Mar


del Norte. Allí, las reservas ascienden a más de siete trillones de pies cúbicos de gas;
paralelamente, en el Campo Forties del mismo mar, las reservas son de más de 4 billones
de barriles de petróleo. Los depósitos de cuencas profundas, ricos en materia orgánica,
poseen un muy buen potencial de tener capas productivas de petróleo. Son depósitos muy
por debajo de la base de las olas, donde sus contenidos carbónicos son preservados. Estas
capas, proveen de hidrocarburos a las rocas de reservorio suprayacentes.

BIBLIOGRAFIA

• Nichols. G. (2009).“sedimentology and stratigraphy”. Segunda Edicion.


• http://www2.ulpgc.es/hege/almacen/download/15/15478/petroleo_y_gas_natural
_text.pdf
• Depositional Sedimentary Enviroments, Reinick (1980).
• Sedimentary Enviroments, Reading (1996).
• 50 years of the turbidite paradigm (1950s-1990s): deep-_water processes and
facies models --- a critical _perspective, G. Shanmugam (2000); Marine and
_Petroleum Geology 17 285-324.
• The physical character of subaqueus sedimentary density flows and their deposits,