You are on page 1of 1

La creatividad: una perspectiva del amor

La creatividad, en su sentido más básico, es “un momento en el que vemos lo ordinario y
descubrimos lo extraordinario”, así lo afirma el fotógrafo David Jones, quien, con su cámara, unas
lentes, y su imaginación, logra las tomas más increíbles que hacer de él un ser enamorado de su
profesión.

Aunque es una perspectiva algo aislada del mundo de los negocios y el marketing, hay muchas cosas
que se pueden relacionar. Para que un negocio funcione, debe haber un grupo creativo detrás de la
propuesta o la idea de este, un grupo que aporte siempre una opción para cualquier eventualidad, un
grupo que aporte una visión diferente; esto se logra teniendo un lazo con la idea, estando arraigado a
lo que se quiere vender.
Debemos utilizar nuestra imaginación en nuestra vida, esto hace de nosotros seres extraordinarios; a
menudo pensamos que la creatividad sólo hace parte del mundo de las artes: pintura, escultura,
música etc., pero la creatividad va mucho más allá, una mente creativa se enamora de su entorno y lo
convierte en un campo de ideas potenciales al éxito, por ejemplo David Jones, el fotógrafo, él sale en
búsqueda de las mejores tomas, pero él no sale a esperar que todo se dé, él se enamora de su
entorno y en cada rincón busca su objetivo. Así funciona la creatividad en el mundo de las ideas.

Algunas veces, llega el momento en el que nuestra perspectiva de la vida no está bien enfocada, es
ahí donde fallamos y nos equivocamos, un mal enfoque hace que el encanto que teníamos se pierda,
y junto a él, las mejores ideas; pero cuando logramos estabilizar nuestros objetivos, es fácil
capturarlos y hacer de ellos un pilar en nuestra vida.

Pienso que la creatividad es mucho más que pensar, la creatividad es la base principal de una idea,
es por eso que es la parte más importante de un negocio, ya que ahí se hace claro lo que se quiere y
se anhela a futuro. Una mente enamorada y una buena perspectiva logran que nuestra vida tenga un
enfoque diferente, es ahí donde comienza el proceso creativo, en la perspectiva del amor.
Cristian Andrés Portillo Mora