You are on page 1of 726

MICROECONOMIA

MICROECONOMIA
Tercera edición
(Segunda en español)

Roger LeRoy Miller


Department of Economics and
Center of Policy Studies
Clemson University

Roger E . Meiners
Department of Economics and
Center of Policy Studies
Clemson University

Traducción y revisión técnica


Carlos Felipe Arango Congote
Víctor Manuel Mayorga Torrado
Profesores del área económica
Universidad Colegio Mayor de
Nuestra Señora del Rosario

McGRAW-HILL
Bogotá, Buenos Aires, Caracas, Guatemala, Lisboa, Madrid, México,
Nueva York, Panamá, San Juan, Sao Paulo,
Auckland, Hamburgo, Londres, Montreal, Nueva Delhi, París, San
Francisco, San Luis, Sidney, Tokio, Toronto.
Prohibida la reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio,
sin autorización escrita del editor.

DERECHOS RESERVADOS © 1988, 1980, por


EDITORIAL McGRAW-HILL LATINOAMERICANA, SA.
Apartado 81078. Bogotá, Colombia

Traducido de la tercera edición de


INTERMEDIATE MICROECONOMICS Copyright © MCMLXXXVI,
por McGraw-Hill, Inc, USA. ISBN 0-07-042171-4

3124567890 80123456798

ISBN 968-422-046-4, segunda edición en español


(ISBN 968-451-052-7, primera edición en español)
Impreso en Colombia Printed in Colombia
Se imprimieron 6.000 ejemplares en el mes de agosto de 1988.
Impresor: Editorial Presencia Ltda., Bogotá, Colombia
Prefacio

La microeconomía es una materia fascinante y de gran relevancia. Un


libro de texto de microeconomía debe transmitir estos dos aspectos al
lector. Precisamente es lo que hemos intentado hacer en todas las
formas posibles en las ediciones de este libro, procurando preservar
la integridad y profundidad en la presentación de la teoría intermedia
de precios.
Algunos han argüido, y nosotros estamos de acuerdo, que la
microeconomía es virtualmente la base de todo el análisis económico.
Por lo tanto, parece especialmente necesario que los estudiantes que
comienzan a estudiar economía y/o administración de empresas estén
familiarizados, no sólo con los fundamentos de la teoría
microeconómica, sino también con su aplicación en la vida real. Al
final de cada capítulo, hemos, por lo tanto, incluido una sección especial
de Temas y aplicaciones, la cual ilustra la teoría como un vehículo
para clarificar y resolver problemas sociales. Este hecho cumple dos
propósitos: refuerza la comprensión de la teoría por parte del
estudiante y demuestra, de otro lado, su gran importancia. Estas
secciones especiales se incluyen de tal manera que se mantenga la
continuidad del texto; los instructores pueden utilizarlas de diversas
maneras u omitirlas total o parcialmente si así lo estimasen conveniente.

Temas tradicionales A pesar de la innovación antes mencionada, la organización de este


incluidos libro es tradicional en su naturaleza. Se presenta inicialmente un
capítulo introductorio, seguido a continuación por capítulos sobre la
teoría del comportamiento del consumidor, la producción y los
costos, las cuatro posibles formas de organización de los mercados
de productos, los mercados de insumos, el equilibrio general y la
economía del bienestar. De esta manera, los instructores acostumbrados
a un texto tradicional, se sentirán cómodos con éste.
Antes de la primera publicación de este libro, y previamente a la
elaboración de cada nueva edición, las decisiones sobre el contenido
de las mismas se basaron, en parte, en los resultados de extensos
sondeos llevados a cabo por la editorial McGraw-Hill Co., firma que
envió detallados cuestionarios a más de un millar de profesores que
enseñaban microeconomía intermedia en ese momento. Por lo tanto,
cada edición ha respondido a las demandas del mercado que
requerían la inclusión de más información sobre ciertos temas y
menos sobre otros. Tanto a usuarios como a no usuarios de la previa
edición se les solicitó revisiones del texto; de esta manera la tercera
edición refleja en este instante refinamientos adicionales basados en las
modificaciones y alteraciones solicitadas.
Las primeras dos ediciones de este texto fueron escritas por Roger
Cambios en la LeRoy Miller.
tercera edición Para la tercera edición, se aunó al esfuerzo Roger Meiners, quien
había sido autor de uno de los capítulos del texto original. Creemos
que este texto tenía reputación de haber sido escrito de manera clara y
agradable para el usuario. A pesar de eso, revisamos el libro renglón
por renglón, con el propósito expreso de mejorar aún más la
facilidad de su lectura y buscando mantener el vocabulario
consistente con el de los estudiantes de hoy en día.
La siguiente es una lista parcial de los cambios más significativos
hechos en la tercera edición.
1. El capítulo uno, frecuentemente el capítulo más aburrido e inútil
de un libro, ha sido revisado sustancialmente, para mejorar la
utilidad e interés que preste a los estudiantes. Anteriormente, era el
único capítulo que no contaba con la sección de Temas y
aplicaciones; en este momento cuenta, sin embargo, con dos
breves ensayos sobre metodología que serán de interés para el
instructor que discute esta materia.
2. El texto ahora tiene un total de 56 ensayos presentados en la
sección de Temas y aplicaciones que se encuentra al final de cada
capítulo, un promedio de alrededor de tres ensayos por capítulo, la
mitad de los cuales son nuevos en esta edición, y se han revisado
muchos otros. Se consideró la posibilidad de integrar dichos
ensayos dentro del texto o de colocarlos en el contenido de los
capítulos, encerrando o sombreando las páginas respectivas; sin
embargo, consideramos que distraería la atención de los estudian
tes, en la medida en que ellos se concentran en trabajar con las
herramientas teóricas que se van desarrollando a lo largo de los
capítulos. Este hecho le facilita asimismo al instructor poder
eliminar aquellos temas que no considere de interés.
3. La discusión del análisis de la utilidad y sus aplicaciones en el
capítulo 3 ha sido aumentada. La discusión de los "bienes
buenos" y los "bienes malos" aumenta ahora la gama de
aplicaciones al análisis de indiferencia, al igual que algunos nuevos
ensayos que aparecen en la sección de Temas y aplicaciones.
4. Los capítulos 4 y 5 se han reorganizado para hacer que su flujo de
ideas le parezca más lógico al estudiante. Todas las derivaciones de
las medidas de elasticidad se encuentran ahora en el capítulo 5, de
manera que aquellos conceptos que son difíciles para muchos
estudiantes están concentrados en una única área para permitir su
discusión integral. Los nuevos temas incluyen una revisión de la
paradoja de Giffen y más ejemplos en las medidas de la
elasticidad.
5. El antiguo capítulo 6, "Tiempo, riesgos, especulación y cobertura de
riesgo", ha sido dividido en los capítulos 6 y 7, "La economía del
tiempo: Planeación para el futuro" y "Riesgo e incertidumbre en la
toma de decisiones". Este hecho permite la extensión de la
discusión de temas a los cuales se les está dando más peso hoy en
la microeconomía intermedia. Asimismo se ha extendido la
discusión del tema relacionado con la diversificación del
riesgo y el portafolio, mientras que la sección de Temas y
aplicaciones incluye ahora una revisión del trabajo de Wiliamson
sobre acuerdos de confianza.
6. Los capítulos 8 y 9, relacionados con la teoría de la empresay la producción,
constan ahora de nuevas discusiones sobre las economías de alcance y
de escala, así como de una explicación más clara sobre la producción
multiplanta.
7. El capítulo sobre programación lineal ha sido trasladado al final del libro,
como un apéndice. Aunque no se ha reducido su cubrimiento, las revisiones
indican que muchos instructores no utilizan el capítulo y, entre aquellos
que lo hacen, no hubo consenso sobre la localización apropiada del mate
rial. Como un apéndice, puede asignarse a los estudiantes en la medida
en que el instructor lo estime conveniente.
8. El capítulo 10, Los precios y la producción bajo competencia, ha sido
dividido en dos capítulos. El nuevo capítulo 11 cubre los Mercados com
petitivos y el papel del empresario, permitiendo con esto una mayor discu
sión de las industrias competitivas y del proceso de ajuste en las mismas.
Se presenta también una discusión relacionada con la creciente literatura
sobre los procesos de ajuste del mercado, en los cuales hace énfasis la
"escuela austríaca" de economía, así como una discusión de la gestión
empresarial, tema bastante popular entre los estudiantes de hoy en día.
9. Se han revisado los dos capítulos sobre monopolios y se han agregado
nuevos temas, incluso una discusión de la ley federal anti-monopolios, la
discriminación de precios de tercer grado, y la rentabilidad de las firmas
reguladas. Como es usual, tales temas se han extractado de artículos escri
tos por los economistas más sobresalientes y publicados en las principales
revistas especializadas.
10. La última edición contaba con capítulos individuales sobre el oligopolio
y la competencia monopolística. Los capítulos se han acortado un poco
y se han condensado en uno solo, siguiendo así el desarrollo general de
la teoría micro, que dedica ligeramente menos tiempo a estos temas, en
favor de otros a los cuales se les dedica ahora mayor atención.
11. Igualmente, los dos capítulos de la última edición sobre la demanda de
insumos bajo competencia y monopolio han sido condensados en uno
solo. Aún se cubren los principales conceptos, pero, nuevamente, este
hecho parece estar de acuerdo con la preferencia general de los instructo
res.
12. El capítulo 16 sobre Diferencias de salarios, rentas e ingresos, contiene
una discusión más clara e integral relacionada con las rentas y rendimien
tos económicos del capital humano. Se han agregado nuevos Temas y
aplicaciones sobre la discriminación de la fuerza de trabajo y la economía
del divorcio.
13. El capítulo sobre la economía del bienestar ha sido extendido para incluir
una discusión relacionada con el significado de la ética social en la econo
mía del bienestar y la importancia de los derechos sobre la propiedad y
las constituciones económicas en la determinación de las fronteras de la
investigación económica.
14. En un apéndice se ofrece una extensa explicación de la teoría de los juegos,
revisando conceptos tales como el dilema de los prisioneros.
Las matemáticas Los estudiantes no encontrarán complicados argumentos matemáticos en este
en este tejcto libro. Hemos intentado anticipar cualquier dificultad matemática u obstáculo
analítico que los estudiantes puedan encontrar para entender el desarrollo
de un concepto. Por consiguiente, cuando quiera que esto haya ocurrido, hemos
reducido el nivel matemático o hemos regresado a ideas muy básicas y al
lenguaje simple para tratar de ayudar al estudiante a entender lo que está
sucediendo. De esta manera, los lectores encontrarán que cualquier prueba
que se presente está plenamente explicada, sin omitirse pasos intermedios.
No se emplea cálculo en ningún lugar del libro, ni siquiera en las notas de
pie de página. Sin embargo, el operador delta (A) se utiliza profusamente, por
lo cual se recomienda a aquellos estudiantes que no estén familiarizados con
dicho operador consultar el apéndice del capítulo 3.
Aspectos Existen varios aspectos que consideramos necesarios para hacer pedagógica-
pedagógicos claves mente más atractivo este texto tanto a instructores como a estudiantes. Espe-
cíficamente, estos aspectos son:
1. Gráficos autoexplicativos. Todas las figuras contienen explicaciones detalla
das que eliminan la necesidad de referirse al texto para entender las gráficas.
Esto hace que sea más fácil una primera lectura, permitiéndole al estudiante
repasar más fácilmente para los exámenes.
2. Glosario de términos. En cada capítulo los nuevos términos se presentan
en letra negrilla la primera vez que aparecen, y se definen nuevamente en
el glosario al final de cada capítulo. De esta manera, el estudiante encuentra
un refuerzo para nuevas definiciones, mientras efectúa una primera lectura,
pudiendo, de la misma forma, repasar los términos al final de cada capítulo.
Para una referencia adicional, se incluye un índice del glosario de términos
al final del libro.
3. Resúmenes de los capítulos punto por punto. Estos resúmenes sirven como
un breve recordatorio de la primera lectura que se haya hecho del capítulo
y como prueba de comprensión durante las sesiones de repaso del libro.
4. Lecturas adicionales. Se proveen referencias apropiadas para aquellos estu
diantes que deseen profundizar en un área específica.
5. Problemas. Cada capítulo contiene un grupo de problemas; al final del libro
se encuentran las respuestas de aquellos con números pares. De esta forma,
los estudiantes pueden, al resolver los problemas, comprobar su compresión
del material presentado en los diferentes capítulos. Los profesores pueden,
de otro lado, asignar aquellos problemas con números impares como tareas
o bien utilizarlos en sus exámenes. Los problemas nunca exigen que el
estudiante haga uso de algo para lo cual el capítulo aún no lo haya prepa
rado.
6. Contracarátulas. Las contracarátulas de este texto contienen diversas nocio
nes teóricas que se desarrollan a lo largo del libro. Pueden considerarse
como una sección de repaso y de referencia, que sirven, al mismo tiempo,
para que el alumno refresque rápidamente los conocimientos estudiados.
Luego de leer cada capítulo, los estudiantes pueden darle un vistazo a las
contracarátulas para ver los puntos teóricos claves que deben haber domi-
nado. También pueden utilizarlas para hacer repasos rápidos para los exá-
menes y las comprobaciones.
7. Materiales suplementarios. Este texto hace parte de un paquete completo,
el cual incluye también la Guía de estudio para el alumno y un Manual
para el instructor. La Guía de estudio, preparada por nuestros compañeros
de mucho tiempo, Ronald Reddall y William Lee, incluye objetivos del apren-
dizaje, problemas con respuestas y otro material clasificado que será de
gran ayuda en el continuo fortalecimiento de la comprensión de los mate-
riales teóricos incluidos en cada capítulo por parte del estudiante.
El Manual para el instructor de esta edición fue preparado por Mark
Mitchell, quien lo escribió mientras enseñaba el curso utilizando el texto. El
manual se ha actualizado completamente, hemos incluido comentarios casua-
les nuestros, los cuales pueden integrarse a las clases. Estos comentarios van
desde advertencias en el análisis hasta puntos teóricos más detallados en
áreas del desarrollo teórico que pueden presentar problemas para algunos
estudiantes. Se incluyen también referencias adicionales seleccionadas, rela-
cionadas con áreas teóricas y/o aplicaciones cubiertas en cada capítulo. Estas
referencias pueden o bien utilizarse como base para la preparación de las
clases o compartirse con estudiantes avanzados que deseen profundizar en
las áreas específicas bajo estudio.
Finalmente, y tal vez más importante, el Manual para el instructor contiene
un banco de exámenes, con respuestas a todas las preguntas. Las comproba-
ciones y los exámenes pueden hacerse, por lo tanto, utilizando tanto las pre-
guntas incluidas en el banco de exámenes como los problemas con números
impares del texto para los cuales se ofrecen las respuestas en el manual.

De ninguna manera es necesario que se utilice el libro entero para un curso


Un curso corto
alterno de un semestre. A continuación sugerimos los capítulos claves que pueden
utilizarse cuando no se dispone del tiempo suficiente para cubrir todo el
material:
Capítulos 1-5
Capítulo 8
Capítulo 9
Capítulo 10
Capítulo 12
Capítulos 15-16
Capítulo 19
Si, en un curso corto, el profesor cree que puede cubrir más material,
pueden entonces añadirse a la anterior lista los capítulos 14 y 18.

Hay varias personas que, en diversas etapas de este proyecto, hicieron deteni-
Reconocimiento a la das y constructivas críticas a los borradores del manuscrito. A continuación
primera edición mencionamos en orden alfabético a dichas personas: Michael Behr (Universi-
dad de Wisconsin-Superior), Robert C. Binghan (Universidad de Ken State),
Thomas Borcherding (Universidad Simón Fraser), Louis de Alessi (Escuela de
Leyes de la Universidad de Miami), William L. Holahan (Universidad de Wiscon-
sin-Milwaukee), Hugh Nourse (Universidad de Missouri-St. Louis), Charles
Shami (American Telephone and Telegraph), Eugene Silberberg
(Universidad de Washington) y Raburn Williams (Universidad de
Hawaii).
Quisiéramos agregar una nota especial de agradecimiento al
profesor Robert C. Bingham, cuya ayuda fue mucho más allá de la
cortesía usual entre colegas. Su continua asistencia contribuyó
apreciablemente a fortalecer tanto el texto como los materiales
suplementarios.
Finalmente, debemos expresar nuestro reconocimiento a nuestros
editores de la McGraw-Hill Book Company, Stephen Dietrich y Michael
Reconocimientos a Elia, quienes trabajaron más de lo debido en este proyecto.
la segunda edición
Sería imposible enumerar todas las personas que enviaron comentarios
sobre la primera edición. A continuación incluimos una lista parcial de
aquellos que hicieron extensos comentarios: Roger Beck (Universidad
de Alberta-Canadá), Thomas Borcherding (Universidad Simón Fraser),
Barry Field (Universidad de Miami), Charles Holt (Universidad de
Minnesota), Curt Huttsell (Comisión de Servicios Públicos de Missouri),
Herbert Kessel (St. Michael's College), Nolin Masih (Universidad de St.
Cloud State), Robert Puth (Universidad de New Hampshire), Daniel
Sullivan (ABT Associates), Fred Tank (Universidad de Toledo), Roger
Trenary (Universidad de Kansas State) y Edwin West (Universidad de
Carleton-Canadá).
Quisiéramos asimismo agradecer a Raymond P. H. Fishe
(Universidad de Miami) por su ayuda al revisar el capítulo sobre
Reconocimientos a programación lineal, de la misma manera que a Robert Pulsinelli
la tercera edición (Universidad de Western Kentucky) por su inagotable ayuda en la
corrección de las pruebas.

Durante la vida de la última edición, muchas personas han escrito o


llamado para señalar errores específicos o puntos que eran menos
coherentes de lo que debían ser. Agradecemos a todos aquellos que
fueron tan gentiles de dedicar tiempo para proporcionar dicha
información. Detallados comentarios fueron proporcionados porJack
Adams (Universidad de Arkansas), Robert Cook (Universidad de
Richmond), Albert Danielson (Universidad de Georgia), Charles Geiss
(Universidad de Missouri), Frank Maurer (Pace University), Bettina
McCon-nell (Purdue University), James Moncur (Universidad de Hawaii),
Michael Morgan (College of Charleston), Marshall Nickles (Pepperdine
University), Dorothy Siden (Salen State College), Stanley Stephenson
(Universidad de Hartford) y Rick Sullivan (Universidad de Iowa).
Agradecemos especialmente a Craig Bolton de la Universidad de
Emory, quien hizo comentarios relacionados con todos los aspectos
del texto.

Roger LeRoy Miller


Roger E. Meiners
Contenido

Capítulo 1
Introducción 1
El concepto de escasez 2
Escasez y economía 2
Clasificación de recursos 2
Bienes económicos 3
Bienes libres 4
El sistema de precios o de mercado como forma
de organización social 4
Teoría y microeconomía 6
La amplia clase de modelos racionales 8
Individuos racionales y análisis racional 8
La unidad de análisis: el individuo 9
Algunos puntos más elaborados en el análisis microeconómico 10
Un esquema para los capítulos siguientes 15
Temas y aplicaciones
¿Es la economía una ciencia? 16
¿Deberían ser realistas los modelos económicos? 18

Capítulo 2
Demanda y oferta: un repaso 24
Mercados, mercados geográficos y mecanismos de mercado 24
Demanda y oferta de mercado 25
La ley de la demanda 25
La tabla de demanda 25
Distinción entre cambios de la demanda y cambios
de la cantidad demandada: un repaso 32
La ley de la oferta 34
La interacción entre la oferta y la demanda 37
Movimientos en precios y cantidades: el teorema
de la telaraña 42
Cambios de la demanda y la oferta 45
¿Hacia dónde? 45
Temas y aplicaciones El "problema" agrícola y los precios de sustentación 47
Bienes sustitutos, o la razones por las cuales los sindicatos
desean salarios mínimos a través de toda la economía 48
Esperas en cola, listas de espera y competencia 49
El control del crecimiento o el enriquecimiento de los
propietarios de finca raíz 50

Capítulo 3

Preferencias, utilidad y elección del consumidor 57


Demanda de mercado 57
Análisis de utilidad 58
Análisis del comportamiento del consumidor:
el enfoque moderno 63
Supuestos relacionados con las preferencias del consumidor 63
Los supuestos sobre las preferencias conducen hacia
el concepto de curvas de indiferencia 64
La tasa marginal de sustitución 71
El óptimo del consumidor: análisis de las curvas de indiferencia 73
Comportamiento maximizador: el principio de las igualdades marginales 79
Bienes buenos, bienes malos y el análisis de indiferencia 84

Temas y aplicaciones Beneficios no monetarios: ¿son preferibles a un ingreso


monetario superior? 88
El pago por la buena vida: la luz del sol no es gratis 90
Derechos sobre la propiedad, incentivos y el análisis de indiferencia 91
APÉNDICE AL CAPÍTULO 3: El uso del operador Delta (A) 97

Capítulo 4

Demanda del consumidor 99


Cambios en el ingreso monetario: derivación de la
curva de ingreso-consumo 99
Bienes normales e inferiores 102
Una aplicación de la curva de ingreso-consumo: derivación
de las curvas de Engel 104
Los efectos de un cambio en el precio: derivación de la curva de
precio-consumo 108 La demanda de mercado 110
Cambios del precio, cambios del ingreso real y la ley de la demanda 115 Cuando no se cumple la
ley de la demanda: la paradoja de Giffen 120 Derivación de los efectos ingreso y sustitución: una
técnica alterna 123 Eliminación del supuesto de conocimiento perfecto 125 Temas y aplicaciones
¿Podemos medir cambios en los niveles de vida? 128
El caso de patatas irlandesas y la paradoja de Giffen 134
El efecto sobre el esfuerzo laboral causado por impuestos gravados
sobre el ingreso personal: ¿cuál es la curva de oferta del trabajo? 135
APÉNDICE AL CAPITULO 4: Una presentación matemática del efecto
Slutsky 144

Capítulo 5

Investigación de los conceptos de elasticidad 147


Definición de la elasticidad-precio 147
Determinantes de la elasticidad-precio de la demanda 151
El cálculo numérico de la elasticidad-precio de la demanda 153
El cálculo geométrico de la elasticidad 155
La elasticidad y el tipo de curvas de demanda lineales 158
La historia desde el punto de vista del vendedor: la relación entre
la elasticidad-precio de la demanda e ingresos 162
Cálculo de las elasticidades 170
Relación entre los cambios en la cantidad demandada frente a los cambios
en el ingreso: la elasticidad-ingreso de la demanda 171
Elasticidades cruzadas: una revisión de los bienes sustitutivos
y complementarios 178
La elasticidad-precio de la oferta 180
La elasticidad de la ofertay la duración del tiempo permitido para ajustes 183

Temas y aplicaciones Las elasticidades de demanda y el ahorro de combustible 185


La drogadicción y la elasticidad 186 La elasticidad de la demanda de
transporte 187 ¿Puede la policía detener el delito? El caso de
basquetbol 189 APÉNDICE AL CAPITULO 5: Elasticidades de la
demanda individual y de mercado 194

Capítulo 6
La economía del tiempo: planeación para el futuro 195
La economía del tiempo 195
La preferencia por el tiempo 198
Descuento y valor presente 207
Valores presentes para periodos más distantes 207
El valor presente de una anualidad 209
La demanda de bienes durables 212
Activos en general 213

Temas y aplicaciones ¿Deberá construirse el proyecto? 213


Obsolescencia planeada, o el caso de los causantes de basura 214
¿Estarán en mejores condiciones los editores y los autores si el mercado
secundario de libros fuera abolido? 215
APÉNDICE AL CAPITULO 6. El cálculo de la elasticidad-tiempo de
la demanda 221
Capítulo 7
Riesgo e incertidumbre en el proceso de toma de decisiones 223
Escongencias entre alternativas riesgosas 223
El supuesto relacionado con el mercado del riesgo 225
El riesgo y el tiempo: el mercado de futuros 227
La transferencia del riesgo: Cobertura y especulación 229
Especulación y la distribución de bienes no perecederos
en el tiempo 233
Especulación y la variación de los precios 233
Especulación y el valor total 235
La especulación y la toma de riesgos 236
Riesgos existentes en transacciones cara a cara 236
Conclusión 238
Temas y aplicaciones La toma de rehenes, amenazas creíbles y la labor de hacer
cumplir los contratos 238
Arrojando dinero a la basura: el caso de los nuevos territorios 239
Incertidumbre y la formación de expectativas de precios 240

Capítulo 8
La firma y la producción 246
El significado de producción 246
¿Por qué existen las firmas? 247
El objetivo de la firma: maximización de ganancias 249
Otras teorías sobre los objetivos empresariales 250
Insumos de producción 254
Relación entre la producción y los insumos 256
La ley de los rendimientos marginales decrecientes 261
El producto físico total, medio y marginal 262
Las tres etapas de la producción 268
El caso de dos insumos variables en el largo plazo 268
Sustitución entre insumos 271
La tasa marginal de sustitución técnica 273
Combinación óptima de insumos 277
Advertencia: la teoría de la producción no es la teoría del consumidor 282

Temas y aplicaciones ¿Cómo son las funciones de la producción en el mundo real? 282

Capítulo 9
Los costos de producción 289
Costo de oportunidad 289
Los costos privados: Costos relevantes en el proceso de toma de decisiones 290
El corto y el largo plazo 291
La curva de costo total de corto plazo 292
Curvas de costos medios de corto plazo 293
La geometría de las curvas de costos de corto plazo 297
Curvas de costos de largo plazo 301
Capacidad instalada 311
Rendimientos a escala 312
La distinción entre rendimientos a escala y economías de escala 315
Cambio tecnológico 318

Temas y aplicaciones Costos sociales versus costos privados: el caso de las dos carreteras 321
¿Una o dos plantas? Coordinación de la producción en múltiples plantas 324
Economías de escala: empresas y plantas grandes 325

Capítulo 10
Formación de precios y fijación de niveles de producción bajo competencia perfecta 332
El significado de la competencia 332
Industrias alternativas en el plazo inmediato 334
La curva de demanda a la cual se enfrenta la empresa
perfectamente competitiva 336
Maximización de ganancias de la empresa en el corto plazo 338
Maximización de ganancias de la empresa en el corto plazo:
El enfoque marginal 342
Costos y ganancias totales 345
La curva de oferta de la empresa en el corto plazo 347
La curva de oferta de la industria en el corto plazo 348
Ganancias y pérdidas de la empresa 349
Equilibrio a largo plazo para la empresa: La selección
de una escala óptima de operación 349
Rentas económicas 352
Competencia y asignación óptima de recursos 353
Al margen: economías de alcance (economics of scope) 354
Temas y aplicaciones
El programa del banco de suelos 355
El efecto de un impuesto por unidad sobre los precios relativos 356
¿Pueden funcionar los controles de precios? 357

Capítulo 11
Los mercados competitivos y el papel del empresario 363
La industria competitiva 363
Concepciones alternas del análisis microeconómico 368
Evaluación de las alternativas a la microeconomía neoclásica 372

Temas y aplicaciones ¿Cuál es el significado de competencia en el mercado bursátil? 374


Mercados de contienda 376
Consecuencias de diferentes formas de propiedad: restaurantes y
tiendas de licores 377

Capítulo 12

Formación de precios y fijación de niveles de producción bajo monopolio 382


La curva de demanda a la cual se enfrenta un monopolio 382
Equilibrio a corto plazo 385
La curva de oferta de un monopolista 390
Ganancia del monopolio en el corto plazo 391
Equilibrio de plantas múltiples a corto plazo 393
Sobre la existencia de ganancias en el monopolio a largo plazo 396
La medición del poder monopolístico en el mercado 397
Comparación del monopolio puro y la competencia perfecta 399
Discriminación de precios 403
Cuando la discriminación de precios es necesaria para la
"existencia" de una industria 410
Una nota final: el comportamiento de fijación de precios en los negocios 412

Temas y aplicaciones Controles de precios para un monopolio 413


¿Existe discriminación de precios en los servicios públicos? 415
Discriminación de precios de tercer grado: US$25 cts. de descuento en la
compra de su siguiente caja de cereal 416
Capítulo 13
La creación, regulación y destrucción de monopolios 422
Barreras a la entrada 423
Creación y permanencia de ganancias monopolísticas 427
Disipación de las ganancias monopolísticas 428
Carteles y confabulación 429
Fusiones de firmas para consolidar el poder monopolístico 435
El monopolio natural 440
La regulación de los monopolios 443

Temas y aplicaciones Barreras a la entrada y carteles efectivos: aluminio y diamantes 448


La creación de ganancias monopolísticas: el caso de los taxis 449
Un caso adicional de exclusión del mercado: el tabaco 451
Fusiones y monopolios: la ley federal anti-monopolios 451
Los niveles de rentabilidad de las firmas reguladas 452

Capítulo 14

Competencia monopolística y oligopolios 460


Características de las industrias monopolísticamente competitivas 461
La demanda de una firma en competencia monopolística 464
Equilibrio en un mercado de competencia monopolística 466
El punto de tangencia de la curva CMeL y el "exceso" de capacidad 468
Oligopolio y duopolio 470
El modelo más sencillo de oligopolio 470
Interdependencia e incertidumbre 473
La situación de duopolio de Cournot 474
La solución de duopolio de Edgeworth 476
El modelo de duopolio de Chamberlin 478
Confabulación implícita: el modelo de oligopolio de Stigler 480
La curva de demanda quebrada de Sweezy 481
Confabulación implícita 485
Competencia basada en factores diferentes al precio 488
¿En qué estado estamos en la teoría del oligopolio? 490

Temas y aplicaciones Una propina extra para el mesero 491


Formación de precios en una supuesta industria oligopolística:
el caso de los automóviles 492
Publicidad, costos de búsqueda, bienes experiencia y determinación
competitiva de precios 494
APÉNDICE AL CAPITULO 14: La teoría de losjuegos y el análisis económico 501

Capítulo 15

La demanda de insumos 504

Los demandantes son oferentes y los oferentes son demandantes 504


Empleo óptimo de los insumos 505
La demanda de un insumo variable 507
La curva de demanda de insumos con más de un insumo variable 510
La curva de demanda de la industria 513
La demanda de insumos de un monopolista 515
La demanda de un insumo variable único por parte de un monopolio 517
La curva de demanda del monopolista cuando varios insumos son variables 520
La oferta de un insumo competitivo 521
Determinación del precio y del nivel de empleo del insumo 522
Determinantes de la elasticidad de la demanda de factores 522
La oferta en un mercado de insumos imperfectamente competitivo 526
Fijación de precios y nivel de empleo de un solo insumo variable
bajo monopsonio 527
Cuando el monopsonista es también un monopolista 529
Un resumen de las situaciones de monopsonio y monopolio 531

Temas y aplicaciones Un análisis sobre la legislación del salario mínimo 534


La demanda de jugadores de béisbol: un caso de monopolio bilateral 537
¿Pueden remplazar los paraprofesionales a los profesionales? 540
Capítulo 16
Salarios, rentas y diferencias en el ingresío 546
La teoría de la productividad marginal 546
El proceso de igualación de salarios 548
Diferencias cualitativas en los factores de la producción 552
Rentas, factores "superiores" y la igualación de los costos 554
La distribución del ingreso 559
Inversión en capital humano 564

Temas y aplicaciones ¿Qué maximizan los sindicatos? 565


Oportunidades en los mercados de trabajo: las mujeres y el divorcio 569
Discriminación en la fuerza laboral: teoría y evidencia 570

Capítulo 17
Análisis del equilibrio general 577
Análisis de equilibrio parcial vs. análisis de equilibrio general 577
El intercambio y el diagrama de caja de Edgeworth-Bowley 579
Equilibrio general en la producción 587
La frontera de posibilidades de producción 590
Equilibrio general tanto para la producción como para el intercambio 592

Temas y aplicaciones Sea amable con su hermano: el problema de la división y la elección 594
Los gastos en los niños: un modelo de equilibrio general 596

Capítulo 18
Economía del bienestar 602
Supuestos utilizados en el análisis del bienestar 602
Eficiencia y la condición de Pareto 603
Condiciones marginales para la asignación óptima de recursos
para el bienestar social 605
Competencia perfecta y eficiencia económica 607
Extensión del análisis del bienestar 610
Criterios distributivos 614
La teoría del cambio social 616
La teoría del segundo óptimo (second best) 618
Medición de los costos del bienestar 620
La economía del bienestar y la ética social 624
Resultados, productos, constituciones y mercados 626

Temas y aplicaciones El costo del bienestar del monopolio 627


El desinterés existente en el proceso de desregulación 630
Capítulo 19
Externalidades, bienes públicos y las fallas del mercado 637
Beneficios sociales y costos sociales 637
Externalidades técnicas 639
Externalidades originadas en los derechos sobre la propiedad 639
Costos sociales y costos privados 642
Eficiencia y derechos sobre la propiedad 643
Bienes públicos 648

Temas y aplicaciones Las abejas y las externalidades 651


¿Qué le sucedió a la ballena azul? 654
¿Regulación de las fallas del mercado, o recaudo de rentas? 657

APÉNDICE A: Derivaciones matemáticas 664


Respuestas a las preguntas pares de los capítulos 675

índice de onomástico 693


índice analítico 695
LOS AUTORES

ROGER LEROY MILLER obtuvo su grado de Ph.D. en la Universidad de Chicago,


luego de realizar sus estudios de pregrado en la Universidad de California en
Berkeley. Antes de ingresar a la Universidad de Clemson, Miller fue profesor de
la Universidad de Washington en Seattle y de la Universidad de Miami en La
Florida. Miller es uno de los más prolífícos autores de libros de texto en la historia
de la Economía. Habla fluidamente francés y español, disfruta viajando a otros
países y es un ávido practicante de los deportes acuáticos durante el verano y
del esquí durante el invierno.

ROGER E. MEINERS recibió su grado de Economía en la Universidad Estatal de


Washington y en la Universidad de Arizona, antes de obtener su grado de Ph.D.
en el Instituto Politécnico de Virginia. Posteriormente recibió un grado en Leyes
en la Universidad de Miami y fue profesor en las Universidades de Texas A&M,
Emory y Miami antes de ingresar como profesor en la Universidad de Clemson.
Como reflejo de su interés en el Derecho y la Economía, Meiners trabajó como
director de la oficina de la Comisión Federal de Comercio en Atlanta. Meiners
ha publicado diversos libros y artículos que reflejan un amplio interés en la
política económica y legal. Durante su tiempo libre disfruta de la música rock
and roll de los años 50sy 60s, además de apoyar al equipo deportivo de los Tigres
de Clemson.
Un año tenemos un excedente de alimentos; al año siguiente el Congreso
aprueba un proyecto que les brinda a los agricultores incentivos para producir
más alimentos. Para volar de Nueva York a Los Angeles, una persona puede
pagar US$129 por el tiquete, mientras que la siguiente puede pagar US$399
por un tiquete idéntico. El salario promedio anual de los profesores universi-
tarios probablemente está alrededor de los US$30 000, mientras que los juga-
dores de béisbol de las grandes ligas consideran la posibilidad de ir a una
huelga debido a la "explotación" de que ellos creen ser objeto, aun cuando su
salario promedio anual es de alrededor de US$300 000.
Existen muchas otras aparentes paradojas en el comportamiento de los
precios, mercados e individuos; las tres que se acaban de mencionar constitu-
yen apenas la punta del iceberg. Estos problemas constituyen asimismo la
base de un sinnúmero de apremiantes temas sociales y económicos que debe-
mos enfrentar diariamente. Si nosotros no somos inmediatamente conscientes
de su existencia, los medios de comunicación se aseguran de llamar nuestra
atención respecto a ellos. De otro lado, si los medios de comunicación no
tienen éxito en su esfuerzo, los políticos recogen estos temas y los utilizan en
sus campañas.
¿Cómo puede una persona con alguna instrucción en economía compren-
der y, de hecho, explicar las razones por las cuales paradojas como las men-
cionadas anteriormente, no constituyen de ninguna manera paradojas? ¿Cómo
puede uno separar, cuando habla un político, los puntos reales de la retórica
misma? Para muchos de tales problemas, una simple comprensión de la lla-
mada restricción presupuesta! es suficiente. Cuando se tiene en cuenta que,
en cualquier momento, el monto total de los recursos con que se cuenta es
fijo, automáticamente se confronta el hecho de que deben realizarse escogen-
cias: cuando el político solicita más de cierta cosa, este hecho generalmente
1
2 MICROECONOMÍA

implica menos de otra. Sin embargo, existen muchos temas que no pueden
comprenderse tan fácilmente, requiriéndose, por el contrario, una compren-
sión más completa de la manera en que funcionan los mercados. Sin lugar a
dudas, el conocimiento de la teoría microeconómica básica y su posibilidad
de aplicación ayudan a la mente investigadora en su intento de entender la
forma como funcionan los mercados. Un modelo microeconómico puede ayu-
dar a proporcionar una mejor idea relacionada con la manera como opera la
totalidad de nuestro sistema económico y la forma en que éste puede compa-
rarse con otros, pudiendo incluso ayudar a predecir lo que sucederá en el
mundo que nos rodea si se modifican las condiciones existentes.

EL CONCEPTO DE ESCASEZ

¿Por qué estudiar microeconomía? La respuesta es la misma a la que se plan-


tearía en el interrogante más amplio de ¿por qué estudiar economía? La res-
puesta radica en el concepto de escasez. Escasez es algo que nos afecta a
todos. ¿No le gustaría a usted estar en capacidad de estudiar más, disponiendo
simultáneamente de más tiempo para ver televisión o escuchar música? ¿No
le gustaría tener más ropa, sin tener que sacrificar algunas tardes de ocio?
Para la mayoría de la gente, la respuesta a tales interrogantes es afirmativa.
¿Por qué no podemos tener más de todas las cosas? Porque cada uno de
nosotros individualmente y todos nosotros, como sociedad, estamos restringi-
dos por el fenómeno de la escasez, el concepto más básico de toda la ciencia
económica. Escasez significa que no tenemos y no podemos obtener suficiente
ingreso o riqueza para satisfacer cada deseo. Nos referimos a la manera como
la gente siente: lo que quiere, necesita o desea, en relación con los recursos
con que se cuenta en cualquier momento en el tiempo.

ESCASEZ Y ECONOMÍA

La escasez nos obliga a elegir. Por ejemplo, usted tuvo que escoger entre ir a
la universidad o conseguir un trabajo a cambio. Similarmente tiene que escoger
entre salir a trotar o estudiar en ese mismo período de tiempo. A su vez, los
diseñadores de política del gobierno deben escoger entre utilizar los recursos
para la producción de servicios de defensa, o para la producción de, digamos,
servicios educativos.
Seguramente, las escogencias que hacemos no están restringidas simple-
mente por recursos de tipo económico. Dichas escogencias están restringidas
asimismo por factores de orden político, legal, tradicional y moral. En este
libro, sin embargo, dedicaremos poco espacio a la influencia de tales factores
no económicos sobre las elecciones que se realizan.

CLASIFICACIÓN DE RECURSOS

Definimos "recursos" como los insumos o factores utilizados en la producción


de las cosas que deseamos.
.INTRODUCCIÓN 3

Los recursos se pueden clasificar de diversas maneras. Cada esquema de


clasificación es, en alguna medida, arbitrario. Sin embargo, podemos considerar
como categorías de dicha clasificación los recursos naturales, los recursos
Recursos naturales: humanos y los recursos de capital.
tierra y depósitos Básicamente, cuando pensamos en la tierra como recurso natural, consi-
minerales deramos los depósitos minerales dentro de este recurso genérico. Sin embargo,
existe también un recurso natural en la superficie de la tierra, encima y arriba
de la misma: el clima, la topografía y la fertilidad. En algunos terrenos se
pueden cultivar cosechas en volúmenes considerables, sin la necesidad de
utilizar mucha agua o fertilizantes; otra tierra, por el contrario, es incapaz de
producir nada, sin una alteración sustancial de sus características físicas y
químicas mismas.
Recursos humanos:
el trabajo Para producir las cosas que deseamos, deben utilizarse los recursos huma-
nos. Estos recursos consisten en las contribuciones productivas de la mano
de obra, realizadas por los individuos al trabajar.
Recursos de capital
Cuando se aplica la mano de obra a la tierra para, por ejemplo, cultivar
maíz, se utiliza algo adicional. Usualmente, un arado o un tractor. Es decir, la
tierra y el trabajo se combinan con recursos de capital o manufacturados, para
producir las cosas que deseamos. El capital consiste de máquinas, construc-
ciones y herramientas. Adicionalmente, está constituido por las mejoras en
los recursos naturales, tales como la nivelación de la tierra sobre la cual se
Otro recurso humano:
podrán construir más fábricas.
el factor empresarial Existe, en efecto, una cuarta categoría de insumo que es utilizado en el
proceso de producción. Es un recurso humano, constituido por el talento
empresarial, también denominado factor empresarial. La manera de compren-
der este factor es definir lo que un empresario hace, o se espera que haga.
Un empresario puede definirse como una persona que hace las siguientes
tareas:
1. Toma la iniciativa de combinar tierra, trabajoy capital, para producir un bien.
2. Toma las decisiones básicas que afectan el destino de un negocio.
3. Asume riesgos, obteniendo ganancias como recompensa.
4. Forma organizaciones de negocios e introduce nuevos productos y nuevas
técnicas en el mercado.
Sin el factor empresarial, virtualmente ninguna organización de negocios
de gran escala podría funcionar. Claramente, el factor empresarial, como re-
curso humano, es escaso, puesto que no todo el mundo está dispuesto a
asumir riesgos o tiene la habilidad de tomar decisiones apropiadas de negocios.

BIENES ECONÓMICOS

Los recursos escasos se combinan para producir los llamados bienes económi-
cos, los que serán la materia de nuestro estudio a lo largo de este libro.
Cualquier bien o servicio, producido a partir de recursos escasos, es asimismo
escaso. Puesto que los bienes económicos son escasos, constantemente enfren-
4 MICROECONOMÍA.

tamos decisiones sobre la manera de cómo utilizarlos. Después de todo, la


cantidad de bienes que se demandan o desean excede el monto que está
disponible directamente de la naturaleza a un precio cero; este hecho se
encuentra implícito en nuestra definición de bienes económicos.
A pesar de lo anterior, no todos los bienes son económicos; algunos de
ellos son libres.

BIENES LIBRES
Existen algunas cosas a nuestro alrededor que denominamos bienes libres,
contrarios a los ya mencionados bienes económicos. Ningún bien es realmente
libre; algunos simplemente no tienen precio de mercado en la realidad, de
manera que se les trata como si fueran libres. Los antiguos libros de texto de
economía consideraban el aire como un bien libre, pero esto no es cierto ya
en todos los lugares del planeta. En muchas ciudades, la polución convierte
al aire en "inadecuado para respirar"; en este caso, el aire limpio no es un bien
libre, puesto que existe un costo para limpiarlo. En muchas áreas montañosas,
el aire es limpio, siendo, por ende, un bien libre. Usted puede disponer de
todo el que quiera; esto mismo sucede con cualquiera que camine por dichas
áreas. Uno no necesita preocuparse de cómo los bienes libres, incluyendo el
aire y el agua que corre a lo largo de muchas áreas desérticas, serán asignados
entre intereses competitivos. Existe una gran cantidad de estos dos elementos,
habiendo, por consiguiente, sólo unos pocos que desean hacer uso de ellos.
No se involucra para nada el concepto de escasez.
Entonces, ¿quién está interesado en los bienes libres? Ciertamente no los
economistas. Tal vez sean los físicos, hidrólogos, biólogos y químicos los
que están interesados en el aire y el agua como bienes libres. Pero los econo-
mistas aparecen en el escenario solamente cuando surge el problema de la
escasez, como sucede en las áreas urbanas, donde la asignación de recursos
escasos está en continua disputa. Hemos visto a través de la historia que, a
medida que la población y la producción aumentan en el tiempo, muchos
bienes que previamente se consideraban como "libres" se han convertido en
bienes económicos, tales como la tierra para la minería, el agua y el aire para
usos industriales, así como el agua para la generación de poder hidroeléctrico.
Para la población indígena nativa de América, las hojas de tabaco que crecían
en el desierto eran un bien libre antes del arribo de Sir Walter Raleigh, puesto
que podían tener todas las hojas que quisieran sin incurrir en sacrificio alguno.
Sin embargo, las hojas de tabaco se convirtieron posteriormente en un bien
económico.

EL SISTEMA DE PRECIOS 0 DE MERCADO COMO FORMA


DE ORGANIZACIÓN SOCIAL

La materia sobre la cual versa la economía es la organización social de la


actividad económica. Existen muchas formas en las cuales puede organizarse
la actividad económica. Cuando nos referimos a una organización, queremos
__ INTRODUCCIÓN 5

decir simplemente la coordinación entre individuos, en la que cada uno realiza


cosas diferentes, para la promoción de uno o más fines comunes. No se necesita
mucha reflexión para comprender que las actividades económicas de nuestro
mundo se encuentran organizadas. Es inmenso el número de personas que
han contribuido de manera diferente a suplir las necesidades, incluso las de
los ciudadanos más pobres de nuestro país. La clase de organización social
que utilizamos para esta coordinación de actividades entre individuos es esen-
cialmente un sistema de mercado o de precios. En dicho sistema, los recursos
tienden a fluir hacia donde obtienen la más alta tasa de retorno, o el mayor
beneficio posible. Los precios generan las señales que determinan hacia donde
fluirán los recursos, proveen la información de la manera más rápida y barata
y afectan los incentivos. Estos precios son determinados en los innumerables
mercados para la elevada gama de bienes y servicios que se compran y venden
cada día.

FIGURA 1-1
El flujo circular del ingreso
El diagrama bastante simplificado muestra el flujo circular de recursos e ingresos dentro de la economía.
En este diagrama no se han considerado el sector externo ni los mercados de crédito e inversión.
Sin embargo, lo que efectivamente se muestra, son las interrelaciones básicas que existen entre los
diferentes sectores de la economía.
6 MICROECONOMÍA.

En resumen, un mercado es un sistema de asignación de recursos, en el


cual se brinda información acerca de sus valores relativos. Es también un
sistema que distribuye el ingreso en proporción al monto y al valor de mercado
de los recursos que los individuos poseen. El sistema de mercado es uno en
el cual la toma de decisiones se realiza de una manera descentralizada, debido
al hecho de que esencialmente comprende la coordinación espontánea de
millones de participantes.
Un sistema de mercado es solamente una de las formas de organización
social para la producción y distribución de bienes y servicios. Podríamos
describir otra forma de organización social en la cual existiese una dictadura,
lo que se conoce a veces como una forma extrema de economía planificada.
En dicho sistema, los flujos de bienes y recursos no se encontrarían dirigidos
por el sistema de precios, sino que serían orientados por la persona que
estuviese a cargo. En este libro, nos ocuparemos de los determinantes de los
flujos dentro de la organización social del sistema de mercado.
En realidad, en la mayoría de los países se utiliza una combinación de
los sistemas de mercado y de economía planificada. Esto puede observarse
en el bien conocido diagrama del flujo circular del ingreso, que se presenta
en la Figura 1-1. En este sistema económico simplificado actúan los individuos,
las empresas y "el gobierno". Las actividades, es decir, los flujos de bienes y
recursos en el sector de mercado privado de la economía (o sea, sin incluir
en él la actividad del gobierno), dependen del intercambio voluntario. Los
flujos de bienes y recursos hacia el gobierno dependen del resultado neto de
la actividad política dentro del marco de referencia institucional existente en
materia de leyes, hechos precedentes, tradición y costumbres.

TEORÍA Y MICROECONOMIA
El significado del término "teoría microeconómica" puede inferirse de las pa-
labras mismas. La microeconomía, o teoría de precios como se conoce algunas
veces, se refiere básicamente al estudio del comportamiento de los individuos,
las familias, las empresas y los mercados en los cuales ellos operan. El análisis
es microeconómico, contrario al que se conoce como análisis macroeconómico.
Este último incluye el estudio de fenómenos de la economía considerada
como un todo, tales como la inflación y el desempleo. La teoría microeconómi-
ca, de otro lado, utiliza modelos que pretenden explicar y predecir el compor-
tamiento de los consumidores y los productores.
Supuestos en Los economistas y otros científicos utilizan dos clases de supuestos al
microeconomía construir sus teorías y explicaciones sobre el mundo que nos rodea. La primera
clase de supuestos es simplemente una estipulación de las definiciones de
los términos económicos y una presentación de las "reglas del juego". Este
tipo de supuesto dictamina la manera como se construye una "explicación
económica" y los términos que se utilizarán en ella. Igualmente, delimita las
fronteras relacionadas con lo que los economistas pueden hacer, distinguiendo
las teorías y explicaciones económicas de las teorías alternas presentadas por
la sicología o la sociología.
.INTRODUCCIÓN 7

La teoría económica del comportamiento del consumidor, por ejemplo,


supone que los individuos intentan maximizar su satisfacción o utilidad en
las elecciones que realizan. Este supuesto no es, en sí mismo, uno que pueda
someterse a comprobación sobre la manera como los consumidores realizan
conscientemente sus elecciones. Es, en cambio, una regla a seguir por el
economista al construir explicaciones de las elecciones particulares que han
hecho o que harán, los consumidores. La única "comprobación" posible de
los supuestos que delimitan las fronteras de un campo de estudio tiene lugar
mediante un examen de los "logros" del programa de investigación basado en
estos supuestos. Cuanto más amplio sea el rango de cosas que éste pueda
explicar, y cuanto más acertadas sean sus predicciones acerca de las mismas,
más fructífero será el programa de investigación. Los juegos de supuestos
definicionales y sus correspondientes programas de investigación nunca son
"verdaderos" o "falsos". Ellos simplemente pueden resultar más o menos útiles
para encontrar las respuestas a problemas particulares.
La segunda clase de supuestos planteados por los economistas son los
relacionados con supuestos empíricos, que distinguen la manera como fun-
ciona el mundo en la realidad de las múltiples formas como éste puede ima-
ginariamente funcionar. El supuesto de una tasa marginal de sustitución de-
creciente en la teoría del comportamiento del consumidor es un ejemplo de
un supuesto de tipo empírico. Otro ejemplo es el supuesto de que las compras
de un bien por parte de un consumidor individual no tienen efecto sobre la
demanda de mercado y los precios relativos. Los supuestos empíricos más
fundamentales rara vez pueden someterse a comprobación de una manera
directa. Sin embargo, deben tener la propiedad de ser simples y de no abusar
de la cualificación excesiva, y deben incluir, asimismo, muchas proposiciones
que frecuentemente se someten a prueba en relación con los sucesos del
mundo de la vida real.1 La observación de que casi nunca observamos el caso
de un consumidor que se especializa en el consumo de un bien particular es,
por ejemplo, consistente con el supuesto de una tasa marginal de sustitución
decreciente.
En capítulos posteriores, consideraremos otros supuestos empíricos que
sustentan el análisis económico. Uno de los puntos fuertes de la teoría econó-
mica es que existe un reducido número de dichos supuestos. Medianfe la
comprensión de los mismos y el aprendizaje de cómo aplicarlos de una manera
consistente, se estará en capacidad de leer, entender y, en última instancia,
construir explicaciones bastante extensas y sofisticadas sobre las razones por
las cuales las cosas ocurren de manera en que lo hacen en la realidad, en las
diversas instituciones y situaciones que nos rodean.

1
Algunos economistas agregarían que los supuestos empíricos básicos también deberían ser
intuitivamente llamativos. Sin embargo, la intuición correcta, como el "sentido común", es poco
común. Las afirmaciones intuitivas no son más productivas, en cuanto respecta al logro científico,
que aquellas afirmaciones que no son tan obvias inmediatamente, tal y como la teoría de Einstein
sobre la curvatura del espacio.
8 MICROECONOMIA

LA AMPLIA CLASE DE MODELOS RACIONALES


Muchos modelos microeconómicos se clasifican bajo el calificativo general de
modelos de comportamiento racional. Definimos comportamiento racional de
una manera muy simple: Las alternativas se ordenan sistemáticamente y las
elecciones se realizan de tal manera que se maximice el nivel de "satisfacción"
del individuo, todo dentro de las limitaciones del mundo de la vida real. Un
modelo de comportamiento racional es simplemente aquel que utiliza el su-
puesto de racionalidad en su análisis. La razón por la cual los economistas
han continuado utilizando este tipo de modelos se debe a que el supuesto
sirve para proporcionar implicaciones refutables que aparentemente son con-
sistentes con los fenómenos sociales que tienen lugar en la realidad. El com-
portamiento racional es aquel qué tiene un propósito y es sistemático. Sin
embargo, un modelo de comportamiento racional no debe necesariamente
juzgarse como inútil si, al ser interrogados, los individuos demuestran procesos
de pensamiento que no corresponden a nuestras propias ideas sobre el com-
portamiento racional. Nuestros modelos económicos son modelos de compor-
tamiento más que procesos de pensamiento.
Todavía más importante, aun en el dado caso en que ciertos individuos
se comporten de una manera no sistemática, grupos conformados por un gran
número de individuos considerados en conjunto demostrarán una racionali-
dad colectiva, la cual predomina sobre los elementos no sistemáticos de com-
portamiento existentes del grupo.

INDIVIDUOS RACIONALES Y ANÁLISIS RACIONAL


En este punto resulta útil hacer la distinción entre individuos racionales y
análisis racional. Definimos análisis racional como una teoría lógicamente
coherente que nos permite derivar implicaciones o predicciones comprobables
empíricamente sobre el comportamiento de grupos de personas. Si estas pre-
dicciones o implicaciones no son refutadas por la experiencia, se encuentra
que la teoría racional o es consistente con los datos del mundo real; o se
concluye que por lo menos ésta no ha podido ser rechazada. No se-haee~n
pronunciamientos acerca de si los individuos son realmente racionales; en
una teoría racional, ningún hecho depende de la premisa que afirma que los
individuos soi; lógicamente consistentes en sus procesos de pensamiento. Un
buen ejemplo de este hecho ha sido demostrado por diversos investigadores
que han realizado experimentos en instituciones mentales. Tales experimentos
demuestran que la teoría o el análisis racional funciona, aun para individuos
de quienes no se pensaría que fueran "racionales". Presumiblemente los indi-
viduos con severas enfermedades mentales no piensen de una manera "racio-
nal". Sin embargo, los psicólogos T. Allyon y N.H. Azrin encontraron que el
número de horas que estaban dispuestos a trabajarlos sicóticos pertenecientes
a un grupo de estudio era una función positiva de cuánto les pagaban en la
forma de fichas que podrían cambiar por ropa, artículos de tocador, dulces,
cigarrillos y privilegios hospitalarios adicionales, tales como privacidad. Du-
rante un período de 20 días, a los pacientes se les recompensaba con fichas
.INTRODUCCIÓN 9

una vez completaban los trabajos escogidos. En el siguiente período de 20


días, les eran entregadas fichas, independientemente de si realizaban o no su
tarea. Luego de unos 5 días del segundo período, el número de horas trabajadas
por el grupo experimental cayó a cero. Cuando de nuevo fueron remunerados,
solamente si culminaban sus tareas, el número total de horas trabajadas por
día aumentó inmediatamente.2
Por lo tanto, aun cuando se trata con individuos que presentan severas
enfermedades mentales, parecería que podemos utilizar el análisis racional.
Los resultados del estudio antes mencionado son consistentes con el análisis
basado en el supuesto de que los individuos actúan como si fuesen racionales.
Este último hecho es suficiente, siendo él el que verdaderamente nos debe
interesar en el análisis. )
Obsérvese bien, sin embargo, que la ciencia de la economía no depende,
ni ahora ni nunca, del postulado de la racionalidad. Si aparece una alternativa
que pruebe ser más útil en términos de capacidad de explicación y predicción,
indudablemente deberá ser adoptada.

LA UNIDAD DE ANÁLISIS: EL INDIVIDUO


Todas la teorías desarrolladas en el análisis microeconómico se basan en
proposiciones relacionadas con el comportamiento individual en respuesta a
cambios en el medio que los rodea. Aunque pueda parecer obvio señalarlo,
muchos de nosotros divagamos un tanto en nuestras discusiones que tengan
que ver sobre conceptos tales como la "sociedad" o el "público". Si usted me
dijera que el público ha decidido limpiar el agua de la nación porque esto va
en beneficio de la sociedad, dicha afirmación parecería poco científica. No
existe algo como un grupo organizado llamado el "público", capaz de tomar
esa decisión. Además, hacer alusión al concepto de "sociedad" es hacer refe-
rencia a cierto tipo de entidad que presumiblemente es capaz de decidir lo
que verdaderamente le conviene. Los individuos pueden determinar si les
agrada o no el resultado de un cambio económico particular, pudiendo deter-
minar, como consecuencia de él, si son felices o infelices. Las sociedad, sin
embargo, no puede hacerlo.
Tal vez una manera más apropiada de expresar la misma idea sería la
siguiente: los políticos que manifestaron interés en aprobar una ley encami-
nada a descontaminar las vías fluviales y marítimas de la nación lograron que
los votantes respondieran favorablemente, debido al creciente nivel de polución
en aquellas vías, hecho que perjudicaba a muchos votantes considerados
individualmente. Cuando un porcentaje suficientemente alto del electorado
se preocupó por el asunto, aquellos individuos en posiciones con poder polí-
tico tomaron la decisión de aprobar una ley para reducir el nivel de polución.

2
T. Allvon y N.H. Azrin: "The Measurement and Reinforcement of Behavoir of Psychotics", Journal
of the Experimental Analvsis of Behavior, vol. 8 noviembre de 1965.
10 MICROECONOMÍA

Es importante resaltar que muchos individuos se verán afectados de una


manera adversa por la descontaminación de las vías fluviales de la nación.
Ellos son quienes incurrirán en los costos directos relativamente altos de la
descontaminación; en este grupo se encuentran las empresas que generan la
polución, sus empleados, los propietarios de barcos y similares. De esta manera,
este hecho no es consistente con la afirmación que plantea que se ha servido
el "interés público". Lo que se ha servido son los intereses privados dominantes,
en este caso particular, los de aquellos más preocupados por disponer de vías
fluviales más limpias.
Obsérvese que en este caso el análisis se ha hecho en términos del com-
portamiento individual. Cuando observamos de esta manera el problema, ve-
mos que los términos "público" y "sociedad" son demasiado amplios y vagos
para tener algún significado científico en una disertación racional.
No debería parecer demasiado extraño que la unidad básica de análisis
en la ciencia de la economía sea el individuo. El físico, por ejemplo, en el
curso de la investigación científica, puede desear describir la respuesta de
una molécula de gas "típica" ante un incremento en la temperatura, aunque
el comportamiento de una molécula particular no sea predecible para todos
los propósitos prácticos. El economista puede desear predecir la respuesta
de los consumidores de Nueva York ante un incremento en el precio relativo
de los alimentos, aunque se dé el hecho de que cierto individuo que vive en
un condominio específico cerca al Central Park en realidad aumente sus com-
pras de alimentos al incrementarse el precio, tal vez en respuesta a otro tipo
de estímulos.
Aunque se considera al individuo como la unidad básica de análisis,
normalmente se aplica la teoría de los precios al comportamiento de individuos
considerados como grupo. Desde un punto de vista metodológico, hablamos
en términos de individualismo debido al hecho de que obtenemos mejores
predicciones sobre el comportamiento del grupo, identificando y teniendo en
cuenta las diversas y frecuentemente antagónicas objeciones de los individuos
que conforman dicho grupo. Así, nuestra comprensión del comportamiento
de los grupos no difieren del entendimiento que posee el físico sobre el com-
portamiento de un gas al considerar la forma en que se comportan las molécu-
las contenidas en el mismo. En otras palabras, estamos afirmando que es
posible derivar predicciones más precisas sobre el comportamiento de grupos,
a partir de las predicciones sobre el comportamiento individual.

ALGUNOS PUNTOS MAS ELABORADOS EN EL ANÁLISIS


MICROECONOMICO
Existen ciertos puntos que pueden destacarse en este capítulo introductorio
que alertarán al estudiante de la teoría de los precios para que no cometa
errores analíticos simples cuando esté aplicando el análisis económico a los
problemas de la vida real. Aunque la lista que se indica a continuación no es
exhaustiva, se están incluyendo algunas de las equivocaciones más comunes.
Precios Gran parte de la economía tiene que ver con los precios. Hablamos de la
ley que la demanda, según la cual la cantidad demandada se relaciona inver-
INTRODUCCIÓN 11

sámente con el precio. Asimismo, nos referimos a la ley de la oferta, según la


cual la cantidad ofrecida está directamente relacionada con el precio. En
resumen, permanentemente estamos haciendo referencia a los precios. Sin
embargo, hoy en día debemos ser cuidadosos, especialmente cuando conside-
ramos las cantidades demandadas y ofrecidas en el mundo real y los precios
de los bienes en cuestión.
Precios relativos versus precios absolutos. En estos días el almuerzo en
un restaurante promedio de Italia cuesta por encima de las 10 000 liras. ¿Es
este precio elevado? No para los ciudadanos estadounidenses, cuando verifican
que dicho almuerzo equivale a cerca de US$5. Los precios numéricos, precios
absolutos o precios nominales, tienen poco significado en sí mismos. Ocasio-
nalmente, se observan proyecciones que plantean que si la tasa de inflación
promedio se sitúa alrededor de una tasa especificada, entonces en el año 2020
un pan, que ahora cuesta US$1, costará US$5. ¿Qué nos indica esto? No mucho,
puesto que no sabemos qué le sucederá a los ingresos y a los otros precios
en ese entonces. Si los ingresos promedio son diez veces mayores en el año
2020 que en la actualidad, entonces el pan que costará US$5 en ese año parecerá
más barato de lo que es ahora.
Mientras que los precios absolutos son importantes en el estudio de la
macroeconomía debido a la inflación, la microeconomía se ocupa de los pre-
cios relativos o precios reales. Los precios relativos nos dicen cuánto cuesta
algo comparado con otros bienes. La mayor confusión relacionada con los
precios surge durante períodos de inflación (o deflación), cuando el nivel
general de precios cambia simultáneamente con los precios relativos.
Entre 1967 y 1985, el nivel general de precios, medido por el índice de
Precios al Consumidor (IPC), se incrementó en un 217 por ciento. Utilizando
un índice que establece que los precios de todos los bienes en 1967 son iguales
a 100, el gobierno recoge mensualmente información sobre precios para calcu-
lar la tasa de inflación y mostrar lo que está sucediendo con los precios
individuales, de tal manera que sea posible medir el cambio del nivel tanto
de los precios absolutos, como de los precios relativos. Esto se observa en la
Tabla 1-1. El índice de precios absolutos se incrementó, a 100 en 1967, a 317
en 1985 para casi todos los rubros incluidos en la muestra de precios. Sin

TABLA t-1
Prados relativos y absolutos, 1967-1985

Bien índice de precios absolutos CHIHHOS Bit pnMSIOS


1967 = 100 relativos
Todos los rubros
Combustibles 317 -
Naranjas Tarifas 628 +98%
de taxi Seguro 449 +42%
familiar 315 - 1%
Televisores 110 -65%
92 -71%
Fuente: índice de Precios al Consumidor de E.E.U.U., febrero de 1985.
12 MICROECONOMIA_

embargo, podemos observar que a través de los años los precios relativos
cambiaron a diferentes tasas (a todos se les asignó el índice de 100 en 1967).
Por ejemplo, el precio relativo de los combustibles se incrementó en casi el
doble. Las tarifas de taxis se mantuvieron a la par con el nivel general de
precios, mientras que el precio de los televisores cayó en un 71 por ciento.
Los televisores no solamente cayeron en términos relativos, sino que también
lo hicieron en términos absolutos (en el índice, se paso de 100 a 92). Por
supuesto, estos precios no nos muestran todo, puesto que los cambios en la
calidad y en otros factores no pueden medirse con precisión.
Precios e información. Una hipótesis básica de la teoría de los precios es
que los individuos responden a los precios relativos más que a los precios
absolutos. Los precios relativos son los portadores de información en el mer-
cado. Para los compradores, el precio relativo de un bien indica lo que el
consumidor individual debe sacrificar en términos de otros bienes para com-
prar ese bien. En ciertos casos, también indica el monto de recursos sacrificados
para producir dicho bien. Por lo tanto, cuando aumenta el precio relativo de
un bien, esa pequeña información le dice al comprador y al vendedor que el
bien es ahora relativamente más escaso. Obsérvese que ni el productor ni el
consumidor tienen porque saber la razón por la cual ese bien particular se
ha tornado relativamente más escaso. Es posible que a usted como consumidor
no le interese si el precio de la gasolina ha aumentado, debido a una restricción
o en razón a una nueva ley que requiere que las refinerías instalen equipo
más costoso contra la polución. El único aspecto que le interesa es el precio
relativamente mayor, pues esa es la base sobre la cual usted normalmente
tomará la decisión acerca de la cantidad que comprará. El mensaje se transmite
a través de un precio relativamente mayor. Por supuesto, es imposible predecir,
en casos particulares, la forma como se responderá al mensaje, pues el número
de alternativas en que puede actuar ante la presencia de un bien relativamente
escaso es probablemente infinito.
Los cambios en los precios relativos suministran este tipo de información
tanto compradores como vendedores. Por supuesto, los compradores respon-
den de una manera diferente a la de los vendedores. Estos últimos pueden
considerar un incremento en el precio relativo de un bien particular como
una oportunidad para aumentar sus ganancias; eventualmente, tal información
puede inducir, al menos temporalmente, a que se destine un mayor monto
de recursos a la producción de aquel bien valorado a un precio relativamente
mayor y más rentable. Esta es la manera como se asignan los recursos en un
sistema que le permite a los precios ser portadores de la información relacio-
nada con la escasez relativa existente. A esto se le conoce como un sistema
de mercado: Los precios suministran la información a los participantes, com-
pradores y vendedores, en el lugar de mercado. No existe la necesidad de una
agencia central que produzca información o asigne los recursos. Esto no sig-
nifica que no surgirán problemas y que ciertas actividades económicas no
podrían manejarse mejor mediante procesos diferentes a un mercado sin
restricciones. Examinaremos estas situaciones en diferentes ocasiones a lo
largo de este libro y especialmente en el Capítulo 19.
.INTRODUCCIÓN 13

Distinción entre En vista de que hemos venido hablando de precios, es importante com-
medio y marginal prender que no es necesario que todo el mundo sea consciente del precio
relativo de un bien en particular para que el análisis microeconómico tenga
significado y utilidad.
Considérese un experimento que se llevó a cabo en la década de los años
60. Se interrogó a los clientes de un gran número de estaciones de gasolina
en un área geográfica determinada, una vez concluían cada compra, sobre el
precio de la gasolina que acababan de comprar. Se encontró que la mayoría
de las personas no sabían cuál era el costo de la gasolina. Tenían una vaga
idea sobre el precio aproximado pero no sobre el precio exacto, y no estaban
al tanto de la posibilidad de obtener gasolina a un precio más bajo en otra
estación. Esto le indicaría al observador casual que los precios no tienen
significado en un sistema económico y que los consumidores son "irracionales"
o, al menos, compradores perezosos.
Sin embargo, al mismo tiempo que se realizaba este estudio, se llevaba
un control cuidadoso sobre la cantidad de gasolina vendida en diversas esta-
ciones de servicio en el área. ¡Quién lo creyera, resultó que aquellas estaciones
de servicio que vendían gasolina a un menor precio, vendían mayores cantida-
des! ¿Cómo pueden conciliarse entonces estos dos hechos? Para dar respuesta
a este interrogante debe hacerse una distinción entre el consumidor medio y
el consumidor marginal. El consumidor medio de gasolina, tal vez no se había
percatado del precio de ésta. Sin embargo, el hecho de que las estaciones de
servicio, que vendían gasolina a un menor precio, hayan vendido más, indicaba
claramente que algunos consumidores si habían caido en cuenta de este
menor precio. Estas son las personas que llamamos consumidores marginales,
aquellos que se encuentran justo en el límite entre comprar más y comprar
menos. A medida que el precio de la gasolina sube en una estación de servicio,
estos consumidores marginales cambian a una estación menos costosa. En
realidad, ellos son quienes determinan el precio de la gasolina.3 Esta situación
muestra que ¡os precios relativos son los portadores de la información; sin
embargo, para que el mecanismo de mercado funcione, no se necesita que
cada individuo que participa en el mercado conozca con absoluta certeza
dicha información.
Es esta tal vez otra razón por la cual los críticos del modelo de racionalidad
utilizado en la teoría microeconómica se pierden un poco. Confunden ellos
el concepto de medio con el concepto de marginal. En promedio, puede ser
cierto que los consumidores no tengan mucha información sobre lo que van
a comprar. (Es posible que no sea rentable para ellos tratar de obtener mejor
información). Pero en el margen, hay consumidores a quienes sí les interesa.
Por ejemplo, aquellos que compran gasolina para, digamos, flotas de automóvi-
les o camiones de reparto, ciertamente dedicarán tiempo, esfuerzo y energía
para buscar un distribuidor que ofrezca gasolina a un precio relativamente
menor. Cuando estos compradores marginales encuentren una mejor oferta,
cambiarán de distribuidores. Son estos compradores marginales quienes man-

J
Conjuntamente con los oferentes de gasolina, por supuesto.
14 MICROECONOMIA

tienen a los vendedores en estado de alerta y hacen que el precio de un


determinado artículo tienda a ser uniforme dentro de un área geográfica espe-
cífica, descontando, claro está, las diferencias por costos de transporte y cali-
Unidades de calidad dad.
constante Todos los análisis de oferta y demanda que se presentan más adelante,
bien sea que se refieran al mercado de energía, de trabajo, de actividades
ilegales o de cualquier otro bien, deben expresarse siempre en términos de
unidades de calidad constante. Sabemos que no todos los zapatos o no todos
los automóviles son iguales. Sin embargo, hablamos del mercado de zapatos
y del mercado de automóviles. También hablamos de la ley de la demanda,
como si se aplicara a cada uno de estos mercados. Cuando hablamos de la
cantidad demandada de estos o de cualquier otro bien, debemos tener presente
el hecho de que nos estamos refiriendo a unidades de calidad constante. Por
lo tanto, la forma correcta de describir, digamos, la cantidad demandada de
zapatos, es hablar en términos de precio relativo de los zapatos y de la cantidad
de zapatos medida en unidades de calidad constante. Por consiguiente, a lo
largo del resto de este libro, se entenderá que la palabra "precio" signifíca el
precio relativo de un bien medido en términos de unidades de calidad cons-
tante.
Existe una relación directa entre la calidad y el precio por unidad de
calidad constante. Frecuentemente los nuevos restaurantes comienzan con
comidas de calidad relativamente alta, a un cierto nivel de precios. Si el restau-
rante tiene éxito, no es raro observar (y experimentar) una disminución de la
calidad de la comida servida a los mismos precios, o alternativamente, no es
extraño apreciar una disminución en el tamaño de los platos servidos. De esta
forma, el precio por unidad de calidad constante aumenta después de que el
restaurante ha tenido éxito, debido a la disminución en la calidad y/o en el
tamaño de la porción.
En este libro, no tenemos que preocuparnos acerca de cómo mediríamos
en la realidad la cantidad demandada y ofrecida de un determinado bien en
unidades de calidad constante. Ese es el trabajo del econometrista, un econo-
mista práctico en la aplicación de las matemáticas y la estadística en la veri-
ficación de las teorías económicas. Los econometristas, al realizar sus estudios
estadísticos, deben preocuparse por hacer ajustes que tengan en cuenta las
variaciones en la calidad de un bien.
Stocks, flujos y
la dimensión Nuestro último punto se relaciona con la distinción entre "stocks" (existen-
del tiempo cias) y flujos. Un stock se define como una cantidad determinada de algún
bien que existe en un momento en el tiempo. Uno puede tener un stock de
ahorros, un stock de inventarios de productos terminados, un stock de cajas
de servilletas en el closet, etc. Todos estos ejemplos suponen una cuantificación
instantánea del monto disponible de un bien en un determinado momento,
digamos, por ejemplo, en este preciso instante. Sin embargo, buena parte de
la teoría microeconómica no se relaciona precisamente con el concepto de
stocks.
Por el contrario, nos inclinamos más a desarrollar teorías sobre ftujos,
entendiendo por flujos las cantidades recibidas, utilizadas o gastadas a una
.INTRODUCCIÓN 15

tasa particular en un período determinado. Definido de esta manera, cuando


nos referimos a la ley de la demanda, estamos haciendo alusión a la cantidad
demandada de un bien a un precio relativo particular en un período específico.
Supóngase, por ejemplo, que decimos que se comprarán diez millones de
hamburguesas a un precio de US$2 cada una. Esta afirmación nos brinda muy
poca información, a menos que se especifique un período de tiempo. Diez
millones de hamburguesas representarían una tremenda cantidad demandada
a ese precio, si el período de tiempo especificado fuera de un día. Sin embargo,
dicha cantidad no sería tan elevada si el período de tiempo considerado fuera
de un año. De esta manera, para cada animación sobre la cantidad demandada
u ofrecida, debe especificarse también o estar implícito un período de tiempo.
La distinción entre stocks y flujos quizás se pueda ilustrar mejor conside-
rando un bien durable como, por ejemplo, un automóvil. Digamos que usted
compra un automóvil por US$9 000. Se tiene entonces un stock, un automóvil,
avaluado en US$9 000. Sin embargo, generalmente no se compra un vehículo
con el proposito único de poseer el stock del bien mismo. Por el contrario,
por lo general se compra dicho bien en razón del flujo de servicios que se
espera que este stock preste en el tiempo. De esta manera, cuando hablamos
de la demanda que ejercen los consumidores por los servicios de los automó-
viles, generalmente es mejor hablar en términos del flujo esperado de servicios
del stock de un automóvil generados por unidad de tiempo, o de cierta cantidad
de automóviles utilizada por mes o por año. Esto es cierto para todos los
bienes durables, incluyendo casas, sistemas de sonido de rayos láser y palos
de golf. El análisis para un automóvil puede llevarse a cabo en términos del
ñujo de servicios por unidad de tiempo medido en, digamos, millas de calidad
constante por año. Para manejar la demanda de un stock de un bien durable,
nos referimos a los servicios derivados (flujos) más que al stock.
Indudablemente, existen otros "trucos" analíticos que el lector irá asimi-
lando a medida que avance en la lectura de la teoría que se presenta en este
libro, aplicándola a casos diferentes a los que han sido escogidos en el texto.
Y; tal vez más importante, el lector se dará cuenta de la gran utilidad que
representa dominar los sutiles puntos que se acaban de mencionar, al aplicar-
los en el análisis de artículos que aparecen en la prensa o se escuchan en la
radio, en la televisión o en una conversación. Es allí donde se encuentra la
mayor recompensa que se deriva del estudio de la teoría microeconómica que
el lector está a punto de emprender.

UN ESQUEMA PARA LOS CAPÍTULOS SIGUIENTES

Acabamos de realizar una introducción relacionada con la manera como los


economistas conciben el mundo que los rodea. La siguiente etapa es hacer
una distinción entre la ciencia económica y la economía misma. Una vez se
haga esto, podremos establecer un esquema relacionado con los aspectos de
que trata este libro y el curso comprendido en él. Como usted bien sabe, la
ciencia económica se relaciona con "escogencias". Se estarán analizando las
escogencias "microeconómicas" -decisiones de compra y venta que realizan
16 MICROKCONOMIA

los consumidores y los productores- y la manera como los economistas esta-


blecen modelos para analizar y decidir cuál escogencia es la óptima.
Ciencia económica
versus economía La economía es una ciencia y, como cualquier otra ciencia, posee su
propio conjunto de herramientas para medir y analizar el mundo. El "mundo"
particular medido y analizado por la ciencia económica es la "economía", o
sea aquellas actividades e instituciones de la sociedad relacionadas con la
satisfacción de las necesidades materiales (y espirituales). Así, la ciencia eco-
nómica dispone de una serie de herramientas de análisis y medida. Una vez
se conozca la manera de usar estas herramientas, se estará en capacidad de
describir, explicar y realizar predicciones sobre la economía.
La microeconomía y
las elecciones Cada sociedad debe realizar, como mínimo, tres elecciones básicas:
básicas de la sociedad 1. La asignación de recursos: ¿Hacia dónde debe fluir nuestros recursos limi
tados? ¿Cuáles sectores de la economía tendrán más mano de obra y ma
teriales y de qué clase? ¿Cuáles sectores tendrán menos?
2. El nivel de la producción: ¿Cuánta capacidad posee el sistema económico
de la nación y cuánto será utilizado? ¿Cuántas horas trabajarán los indivi
duos con los recursos naturales y el capital que posee la nación? ¿Cuál
será el monto total de los bienes y servicios producidos?
3. El patrón de la actividad sobre el tiempo: ¿Cuál será la tasa de crecimiento
económico?
La microeconomía es la parte de la economía que se centra en la primera
de las elecciones básicas de la sociedad: la asignación de los recursos. De esta
forma, en los capítulos siguientes, las herramientas de análisis y medida que
se aprenderán estarán dirigidas a comprender la manera en que se asignan
los recursos dentro de una sociedad.

TEMAS Y APLICACIONES

¿Es la economía una ciencia?


Para responder la pregunta de si la economía es una comprobaciones, que las implicaciones constituyen
ciencia, debemos, en primer lugar, saber qué distingue una falsa descripción del mundo. En el lenguaje me-
a una ciencia de otros sistemas de creencias, tales todológico, una ciencia tiene "implicaciones refuta-
como teologías, ideologías y filosofías. Una ciencia es bles". Otros sistemas de creencias están explícita o
un sistema lógicamente conectado de premisas defini- implícitamente construidos de tal manera que es lógi-
cionales y empíricas, tal como se describió en este camente imposible, a través de los resultados de una
capítulo. Lo mismo se cumple para las teologías, ideo- comprobación o de cualquier suceso en el mundo,
logías y filosofías. El principal aspecto que distingue refutar jamás un dogma principal del sistema.4
una ciencia de estas otras formas de conceptualizar
el mundo es el hecho de que una ciencia tiene impli-
caciones susceptibles de ser sometidas a prueba, las
cuales pueden ser efectivamente comprobadas. Ade- 4
Esta "línea de demarcación" entre la ciencia y otras formas
más, podría encontrarse, como resultado de dichas de explicar la realidad la sugiere de un modo muy general
.INTRODUCCIÓN 17

Las comprobaciones, crítica o potencialmente re- nomía son mucho menos exitosas en la determinación
futables de los principales dogmas de una ciencia, se de las magnitudes de los cambios predichos.
realizan idealmente dentro de situaciones experimen- Existen muchas razones por las cuales los resul-
tales controladas. Otras situaciones de comprobación tados obtenidos mediante la utilización de la metodo-
permiten una mayor ambigüedad en la interpretación logía propuesta por la economía cuantitativa han per-
de los resultados de las comprobaciones, puesto que manecido a un nivel muy crudo y por las cuales la
siempre es posible aducir que circunstancias fuera de economía empírica como un todo no se ha tornado
control hicieron que los resultados de la comproba- más rigurosa desde el punto de vista científico. La
ción fuera diferentes a los que hubieran tenido lugar razón más obvia es que es difícil y costoso, aunque
bajo otras condiciones. Las situaciones experimentales no imposible, colocar a los actores económicos en
controladas son, por lo general, susceptibles de ser situaciones experimentales controladas. Sin embargo,
repetidas, de tal manera que puedan eliminarse los sin la existencia de un experimento controlado, es
efectos de influencias indeseadas de interferencia, pu- virtualmente imposible estar en capacidad de repetir
diéndose estimar con certeza sus efectos sobre el re- exactamente la "misma" comprobación. De esta mane-
sultado del experimento. Este hecho, no es válido para ra, los resultados de las comprobaciones siempre se
sucesos que tienen lugar en el entorno natural y que, encuentran sujetos a diversas interpretaciones, siendo
por consiguiente, escapan al control del científico. difícil obtener "constantes experimentales" aceptadas
Bajo estos patrones, la economía, aunque imper- umversalmente para los valores de las variables econó-
fecta, se constituye en una ciencia. La microeconomía, micas sujetas a verificación.
como se presenta en este libro, es un sistema consis- Otro problema que enfrenta el estudio de la eco-
tente y unificado de supuestos definicionales y empíri- nomía, y que no es tan predominante en las ciencias
cos, con implicaciones susceptibles de ser sometidas físicas, es la influencia de preconcepciones "ideológi-
a comprobación. (Para algunos ejemplos de tales impli- cas" en los resultados de los estudios económicos. La
caciones, véanse las secciones de temas y aplicaciones economía, a diferencia de la física, tiene consecuencias
al final de cada capítulo I. Sin embargo, las comproba- bastante inmediatas sobre la convivencia de políticas
ciones de las predicciones económicas y, en menor públicas alternas, o sobre la determinación de los da-
grado, las nuevas extensiones de la teoría económica, ños y perjuicios resultantes de ciertas acciones toma-
están lejos de alcanzar un ideal. Tales comprobaciones das por una corte civil, para citar sólo dos ejemplos.
frecuentemente comprenden una explicación de "re- Aunque ciertos economistas pueden estar completa-
sultados" empíricos, derivados a partir de una serie mente libres de estos sesgos, el sistema de recompen-
de datos que fueron a su vez recogidos mediante la sas para quien arroje los resultados "correctos" tiende
utilización de métodos no especificados o pobremente a incentivar métodos empíricos "creativos". Dada la
explicados.5 Mientras que la microeconomía arroja fre- incertidumbre sobre la interpretación que existe en
cuentemente predicciones cualitativas (o direcciona- cualquier "comprobación" rio experimental y no sujeta
les) bastante acertadas de las consecuencias que de- a repetición, rara vez es difícil descubrir alguna inter-
ben esperarse de cambios particulares en la política pretación de los hechos o de los datos que arroje las
nacional las aplicaciones cuantitativas de la microeco- conclusiones deseadas.
Aunque estas observaciones deberían alertar al
usuario de la economía empírica sobre el peligro de
basar sus acciones apoyado únicamente en un estudio,
Karl Popper en su "Logic of Scientific Disoovery" y otros escri- no ofrecen un fundamento sólido para ejercer un ci-
tos. Obsérvese que este esquema de clasificación no tiene nismo más extenso relacionado con los logros de la
ninguna relación con el tema central del sistema sujeto a disciplina. La abundante investigación económica de
clasificación o con los términos en los cuales se construyen tipo empírico que se está realizando6 y la creciente
las explicaciones. De esta manera, una explicación de todos
los fenómenos observables, en términos de la voluntad de
un ser supremo, podría constituirse en una ciencia si existiera
alguna forma de realizar una comprobación refutable del " Una reciente muestra de la literatura económica en revis-
sistema. tas, contenida en la edición de marzo de 1984 del Journal of
s
Un antiguo pero aún válido y perspicaz tratamiento de este Economic Literature, lista 108 revistas económicas publicadas
problema se encuentra en la obra de Oskar Morgenstern, "On regularmente, cada una de las cuales contiene alguna in-
The Accuracy of Economic Observations". vestigación empírica. Por supuesto, esto no tiene en cuenta
18 MICROECONOMIA

sofísticación de los métodos econométricos, más que extraordinarios. En el último cuarto de siglo, la teoría
compensan las dificultades inherentes que sirven de microeconómica, en sus diferentes ramas, se ha reco-
entorno a la economía empírica. nocido como el más elegante y extenso motor del aná-
Aunque todavía queda mucho por hacer para me- lisis social nunca antes ideado. La teoría que se pre-
jorar la aplicación empírica de la economía, los logros senta en este libro es el punto de arranque reconocido
de la microeconomía teórica han alcanzado registros para virtualmente todo el análisis microeconómico. Es
lo que tienen en común los microeconomistas de todas
las orientaciones ideológicas o especializaciones aca-
démicas. Aunque la economía puede no ser tan cien-
la multitud de estudios económicos empíricos, los cuales tífica como lo es la física, se constituye, sin embargo,
son solicitados diariamente por agencias gubernamentales, en lo más próximo a dicha ciencia en el ámbito del
empresas y fundaciones educativas sin ánimo de lucro. análisis social.

¿Deberían ser realistas los


modelos económicos?
Ningún modelo (teoría) en ninguna ciencia y, por lo Otra manera de observar la relación existente en-
tanto, ningún modelo (teoría) microeconómico, es tre los modelos y la realidad es considerar a los prime-
completamente realista en el sentido en que capte ros como mapas de carreteras. Algunas veces observa-
cada detalle e interrelación que se presente en la rea- mos los mapas como representaciones de áreas geográ-
lidad. No solamente sería imposible construir un mo- ficas muy grandes y generales, mostrando solamente
delo que gozara de estas características, sino que tam- las principales arterias. A pesar de esto, no los consi-
bién sería imposible trabajar con él. Por ejemplo, nin- deramos en ningún momento como "irreales". Usamos
gún modelo del sistema solar posiblemente tomaría esos mapas porque esperamos viajar largas distancias
en cuenta todos los aspectos del sistema considerado y necesitamos conocer solamente las principales ca-
como un todo. La naturaleza de la construcción de rreteras. Algunas veces observamos mapas que repre-
modelos científicos es tal, que éstos deberían captar sentan localidades y que muestran, si no todas, mu-
las relaciones esenciales que son suficientes para ana- chas de las vías menores, debido al hecho de que
lizar o responder aquellos interrogantes particulares estamos interesados en manejar en la ciudad. Un mo-
que se encuentran más cerca a nuestra realidad. Por delo económico nos permite entenderla realidad, aun-
ejemplo, cuando intentamos construir un modelo del que no se incluya cada "calle" de la economía.
comportamiento del consumidor ante la presencia de En síntesis, no se puede culpar un modelo mi-
una variación de los precios de un determinado artícu- croeconómico aduciendo simplemente que es irreal
lo, existen por lo menos un millón de aspectos que al explicar fenómenos de la vida real, pues ese mismo
determinarán cómo respondería cada consumidor a modelo puede ser bastante realista para explicar las
tales cambios en los precios. Sin embargo, la mayoría fuerzas que operan en el problema que se desea dilu-
de estos aspectos no se tiene en cuenta en nuestro cidar.
modelo. No consiste en que carezcan de importancia;
lo que sucede es que el modelo que usamos, el cual
incluye el precio del bien en mención, el ingreso del La decisión sobre la utilidad de
consumidor, los precios de los sustitutos del bien en un modelo
cuestión y los precios de los bienes complementarios,
para ser adecuado. En otras palabras, el tener en Por lo general no tratamos de determinar la utilidad
cuenta las magnitudes de estos cuatro determinantes o "bondad" de un modelo simplemente observando
de la demanda del consumidor hace que el modelo su realismo, lo que es lo mismo, el realismo de sus
. funcione "bien", aunque éste no sea "realista", debido supuestos. Por el contrario, si utilizamos metodología
a que no recoge todos los diversos determinantes de científica, preferimos y consideramos exitosos aque-
la demanda del consumidor. llos modelos que arrojan predicciones e implicaciones
.INTRODUCCIÓN 19

útiles para explicar fenómenos de la vida real. Cuantas mentando las denominaciones, dejando US$5 una vez,
más implicaciones brinde el modelo, mucho mayor luego US$10, luego US$50, luego US$100. Si observamos
será su utilidad práctica. En la medida en que haya que un mayor número de individuos merodean por
más implicaciones no refutadas por hechos empíricos el salón de estudiantes a medida que aumenta la de-
del mundo real, aún mayor será la aplicabilidad del nominación de los billetes, tenemos un hecho obser-
modelo. El enfoque científico para analizar el mundo vado que no va en contra de las implicaciones o pre-
que nos rodea exige que tengamos una disposición dicciones del primer modelo. Esta verificación empí-
para considerar la evidencia, la cual se utiliza para rica refuta al segundo de los modelos, el cual predeci-
comprobar la utilidad de un modelo. Considerándose, ría que no existe diferencia entre la atracción que los
por ejemplo, dos modelos que compiten por ser adop- estudiantes sienten por un billete de US100 y uno de
tados como explicación del siguiente fenómeno to- US$1, puesto que la denominación no determina la
mado de un caso de la vida real: cada vez que dejo fuerza magnética. Por consiguiente, escogeríamos el
dinero en efectivo sobre una mesa en el salón de reu- primer modelo y tenderíamos a rechazar el segundo.
niones de los estudiantes, esté desaparece. ¿Por qué Obsérvese aquí que no podemos nunca probar las
desaparece? El primero de los modelos será basado teorías; solamente podemos rechazarías.
en varios supuestos, incluyendo aquel de la maximiza-
ción de la riqueza, que plantea el hecho de que uno
trata de enriquecerse tanto como sea posible. Este La simplicidad tiene sus virtudes
modelo predice que si el costo de apoderarse del di-
nero en efectivo (que representa un poder generali- Generalmente utilizamos el principio de Occam. Si
zado de compra sobre todos los bienes) es bajo en la dos modelos compiten entre sí y ambos predicen
relación a los beneficios que se pueden obtener de igualmente bien, generalmente se escogerá el modelo
este dinero, los individuos procederán a tomarlo. El menos complicado. Fue William de Occam quien una
segundo de los modelos, que compite con el anterior, vez afirmó: "Essentia non sunt multiplicanda praeter
utiliza una teoría de atracción magnética: el dinero en necessitatem". En otras palabras, lo esencial no debería
efectivo emite una fuerza magnética que hace que sea multiplicarse más allá de lo que es estrictamente ne-
recogido por las manos de la gente. cesario para lo que se está estudiando. Esto también
Una implicación sujeta a comprobación, es decir, se conoce como el principio de parsimonia.
refutable, del primer modelo, es que el dinero desapa- La noción de simplicidad en la construcción de
recerá más rápido cuanto mayor sea la denominación modelos merece un comentario adicional. Frecuente-
de los billetes que se hayan dejado. Esta no constituye mente, la meta que se propone al construir una teoría
una implicación del segundo de los modelos. Podemos es tener un modelo general. Cuanto más simple sea
entonces realizar un experimento para comprobar la el modelo, mayor será la generalidad que se obtiene
capacidad predictiva de estos dos modelos. Algunos del mismo. El modelo supuestamente realista explica
días dejamos aleatoriamente un billete de un dólar en solamente un caso especial y, por lo tanto, carece de
una mesa a diferentes intervalos, y luego vamos au- interés.

RESUMEN

1. Existen numerosas organizaciones posibles, a través de las cuales los individuos


coordinan sus diferentes actividades en la consecución de uno o más fines comu
nes. Típicamente, analizamos dos de tales organizaciones de producción y distri
bución: el sistema de mercado y el sistema planificado.
2. Cada sistema económico comprende un flujo circular del ingreso entre las firmas,
las familias, el gobierno y otros países.
3. Todos los modelos se basan en supuestos que nunca pueden llegar a ser perfec
tamente realistas. La construcción de los mismos conlleva necesariamente una
simplificación.
20 MICROECONOMIA

4. En la metodología científica, la utilidad o bondad de un modelo depende de su


historial exitoso de predicción y del número de implicaciones que puedan inferirse
en él cerca del mundo real.
5. La mayoría de los modelos económicos caen dentro de la amplia gama de los
modelos racionales, los cuales suponen un comportamiento racional. Sin embargo,
tales modelos no son útiles para analizar los procesos individuales de pensamiento.
6. Es importante distinguir entre análisis racional y racionalidad: el primero requiere
una teoría consistentemente lógica que nos permita derivar implicaciones o predic
ciones susceptibles de comprobación empírica; el segundo tiene que ver con los
procesos individuales de pensamiento lógicamente consistentes.
7. Utilizamos el individualismo metodológico en nuestro análisis de grupos. En otras
palabras, nuestros análisis están basados en hipótesis relacionadas con el compor
tamiento de los individuos.
8. Es importante distinguir entre precios relativos y absolutos al realizar el análisis
microeconómico. Durante un período de inflación, los precios pueden estar au
mentando para la mayoría de los bienes. Sin embargo, las decisiones de los consu
midores y los productores se basan en los precios relativos.
9. En un sistema de mercados, los precios transmiten información a compradores y
vendedores acerca de la escasez relativa de los bienes.
10. Los precios se determinan en el margen. El comprador marginal y el vendedor
marginal son quienes determinan el precio de un mercado. La confusión entre el
computador medio y el computador marginal frecuentemente conduce a la errónea
conclusión de que el precio no determina la cantidad demandada y, por lo tanto,
no es importante.
11. La medición de las cantidades de bienes bajo estudio debe hacerse en términos
de calidad constante, de tal manera que tenga sentido hablar en términos del
precio relativo por unidad de calidad constante del bien en cuestión.
12. Por lo general, en microeconomía trabajamos con flujos, tales como la tasa de
consumo por unidad de tiempo, la tasa de producción por unidad de tiempo, etc.
Por consiguiente, cuandoquiera que se trabaje con un concepto de flujo, se debe
especificar un período de tiempo.

GLOSARIO
restricción presupuestal La limitación de presupuesto impuesta sobre familias
individuales, empresas y gobiernos en cualquier momento en el tiempo. En cual-
quier instante del tiempo, el monto total de los recursos es fijo. escasez. Un
hecho de la naturaleza. No podemos obtener las cantidades deseadas o
demandadas a un precio cero para todos los recursos.
bien económico Cualquier bien que sea escaso. La cantidad demandada a un
precio cero es mayor que la cantidad ofrecida. Por definición, todos los recursos
son bienes económicos.
bien libre Un bien para el cual la cantidad demandada a un precio cero es menor
que la cantidad ofrecida a un precio cero.
organización La coordinación de los individuos en la cual cada uno lleva a cabo
diferentes tareas, para la consecución de uno o más fines comunes.
JNTRODUCCION 21

* sistema de precios o de mercado. Un sistema social de organización en el cual


los precios dirigen el uso de los recursos y en el cual los precios se utilizan en la
asignación de los recursos.
* economía planificada Un sistema social de organización en el cual la asignación
de recursos se lleva a cabo a través de la toma centralizada de decisiones.
* supuesto Una regla que define las fronteras de una teoría
* supuesto empírico Una regla que define la manera como el mundo funciona, que
establece fronteras a las teorías, haciéndolas comprobables.
* comportamiento racional Acciones individuales proporcionales al logro de metas
específicas.
* individualismo Un tipo particular de metodología científica en el cual deducimos
nuestro entendimiento del comportamiento de los grupos a partir del comporta
miento de los individuos.
* precios absolutos Precios expresados en términos de unidades nominales (gene
ralmente dinero). Los precios absolutos son aquellos dados en un mercado en
cualquier momento en el tiempo, para ser contrastados con los precios relativos
o reales.
* precios relativos o reales Precios expresados en términos de la cantidad de otros
bienes que debe entregarse para comprar una unidad del bien en cuestión. Para
establecer los precios relativos, deben realizarse comparaciones de los precios
nominales.
* unidades de calidad constante Unidades de bienes para las cuales la calidad se
mantiene constante. Para estimar el precio por unidad de calidad constante, se
requiere que todas las unidades de diferentes calidades sean ajustadas, antes que
nada, de acuerdo a las diferencias en calidad.
* stock Una cantidad de algo que existe en un determinado momento del tiempo,
como los inventarios, ahorros, casas y automóviles.
* flujo. Una cantidad de algo medido, consumido, ganado, producido, etc., por
unidad de tiempo, es decir, a una tasa específica por unidad de tiempo.
* principio de parsimonia Algunas veces llamado principio de Occam. Dada una
elección entre un modelo menos complicado y uno más complicado, se escogerá
al primero, si funciona (es decir, explica o predice) al menos tan bien como el
segundo.

PREGUNTAS
(Las respuestas a las preguntas pares se encuentran la final del libro)
1 ¿Qué criterios son apropiados para evaluar un modelo científico?
2. ¿Tiene alguna importancia si todos los supuestos de un modelo son realistas? ¿Por
qué sí o porque no?
3. ¿Cuál es el problema con expresiones tales como "la salud, seguridad, bienes y
moral del público" y "el mayor beneficio para el mayor número"?
4. Suponga que en 1974 un litro de cerveza costaba US$50 cts., mientras que la misma
cantidad de tequila costaba US$5. En 1982, los respectivos precios nominales habían
aumentado a US$70 cts. y US$30. ¿Qué le sucedió al precio real o relativo del tequila
en relación con el de la cerveza?
22 MICROECONOMIA

5. Continuando con la pregunta anterior, suponga que los precios nominales de


todos los demás bienes y servicios de consumo aumentaron a un 70% en el mismo
período de ocho años, de tal manera que, en promedio, en 1982 costaba US$17
comprar la misma "canasta" de bienes y servicios de consumo que se hubiera
comprado por US$10 en 1974. ¿Qué le sucedió al precio relativo de la cerveza y
del tequila en comparación con todos los demás bienes y servicios de consumo?
6. Suponga que para 1988 el precio nominal de la electricidad se haya duplicado y
el del gas natural se haya triplicado. ¿Cómo afectaría esto las compras que realicen
los consumidores de refrigeradores y secadoras? Explique.
7. Las naciones más pobres típicamente utilizan métodos "primitivos" para, digamos,
construir una carretera. ¿Cómo ayudaría el concepto de precios relativos a explicar
esta situación? (Ayuda: Los precios relativos importantes a considerar son aquellos
de la mano de obra y de los equipos de construcción de carreteras en las naciones
más pobres y en las más ricas).
8- Suponga que usted se encuentra con alguien que insiste que "todos aquellos a
quienes él conocía" continuaron usando azúcar a la misma tasa, mientras el precio
se sextuplicaba. ¿Cómo convencería usted a esa persona de que su observación
carece de importancia?
9- No es improbable que la misma persona que se presentó en la pregunta anterior
también conozca un cultivador de azúcar de remolacha o de caña de azúcar que
produce invariablemente la misma cantidad de azúcar cada año sin tener en cuenta
los cambios en el precio esperado al por mayor. ¿Cuál sería su respuesta?
10- "Cuando yo digo trigo, quiero decir trigo rojo US No. 1 de invierno". ¿Por qué es
tan importante que al medir cantidades de bienes, debamos trabajar con unidades
de calidad constante?
11 ¿Es la cantidad de agua en un lago de reserva un stock o un flujo? ¿Qué unidades
se utilizan por lo común para expresar la cantidad? ¿Es el consumo de agua de
una ciudad un stock o un flujo? ¿En qué unidades puede medirse? ¿Es la lluvia
un stock o un flujo? ¿Cómo se mide ésta generalmente?
12. Exprese cada uno de los siguientes fenómenos "stock" como un flujo futuro espe-
rado: (a) una lavadora, (b) un velero, (c) un pavo asado de 35 libras, (d) una acción
bursátil, (e) un puñado de dólares.
13- Los actuarios son matemáticos generalmente empleados por las compañías de
seguros para, entre otras cosas, predecir la frecuencia con la cual varios grupos
de individuos se verán implicados en, digamos, accidentes de tránsito, (a) Hasta
hoy, ¿cuáles son los factores más ampliamente utilizados para predecir la "propen
sión a incurrir en accidentes"? (b) ¿Se desempeñaría un fanático como un buen
actuario? ¿Por qué sí o por qué no?
14- Suponga que usted ha estudiado muy cuidadosamente dos fenómenos A y B,
habiendo observado una correlación muy estrecha entre ellos: cuando A aumenta,
B disminuye, y viceversa, (a) ¿Tiene alguna importancia saber cuál es la causa
(variable independiente) y cuál es el efecto (variable dependiente)? (b) ¿Qué sucede
si ambos son "efectos" de algún otro factor C determinado?
15. Durante la última década, las tarifas del correo de primera clase se han más que
triplicado, mientras que los precios de las llamadas telefónicas de larga distancia,
los radios con frecuencias privadas, los televisores y los sistemas de sonidos, han
permanecido relativamente estables. (Después de realizar ajustes por mejoras en
la calidad, los precios de estos últimos rubros pueden incluso haber disminuido).
Durante un período similar, se ha reportado que ha habido una leve disminución
en la habilidad de los bachilleres para comunicarse de una manera efectiva a través
de la escritura. ¿Cree usted que este incremento en el precio relativo de la comu-
.INTRODUCCIÓN 23

nicación escrita está relacionado con la supuesta disminución en la habilidad para


escribir? (En gracia de discusión, suponga que esto último efectivamente ha suce-
dido). De ser así, ¿cuál cree usted que es la dirección de causalidad? ¿Cuál ocasiona
cuál?

REFERENCIAS SELECCIONADAS
Boland, Lawrence, The Foundation o/ Economic Method (London: George Alien &
Unwin, 1982).
Friedman, Milton, "The Methodology of Positive Economics," in Essays in
Positive Economics (Chicago: University of Chicago Press, 1953), pp. 1—43.
Machlup, Fritz. "The Problem of Verification in Economics," Southern Economic
Journal, vol. 22, 1955, pp. 1-25.
Robbins, Lionel, An Essay on the Nature and Signijicance of Economic Science
(London: Macmillan, 1935).
Wicksteed, Philip H.. "The Scope of Method of Political Economy," in G. J.
Stigler and K. Boulding, eds., Readings in Price Theory (Homewood, 111.: Irwin,
1952).
CAPITULO 2
Demanda y oferta: un repaso

El modelo de oferta y demanda se constituye en la piedra angular del análisis


microeconómico. la comprensión integral de estos dos conceptos, de igual
manera que la relación existente entre los mismos, es esencial para entender
virtualmente todas las áreas y temas que conforman la ciencia económica.
Gran parte de lo que usted aprenderá en un curso de microeconomía interme-
dia tiene que ver con la presentación de un balance más detallado de los
factores que fundamentan la teoría de la oferta y la demanda, así como su
aplicación en el análisis de casos prácticos de la vida real. La demanda y la
oferta son dos de los determinantes del precio relativo de los bienes y servicios.
Son ellas las que conjuntamente determinarán el precio de mercado de los
bienes.

MERCADOS, MERCADOS GEOGRÁFICOS Y MECANISMOS DE MERCADO


Las actividades económicas tienen lugar a través de mercados. En el más
amplio de los sentidos, un mercado no es necesariamente un lugar, sino, por
el contrario, una institución a través de la cual operan las fuerzas determinantes
de los precios. En otras palabras, es dentro de los mercados donde operan la
oferta y la demanda.
De un lado, los mercados geográficos son lugares físicos, en donde ocurre
el intercambio de bienes y servicios y en los cuales tienen lugar los resultados
de la interacción de la oferta y la demanda, registrándose, como consecuencia
de ello, la definición de los términos de intercambio.
Los mecanismos de mercado hacen referencia a la cadena de información
que tiene lugar dentro y a través de los mercados (o lugares geográficos). Por
ejemplo, los mecanismos de mercado hacen posible que los individuos se
mantengan en estrecho contacto, compartiendo información relacionada con

24
.DEMANDA Y OFERTA: UN REPASO 25

los precios y la disponibilidad de, por ejemplo, acero laminado en frío o trigo
rojo de invierno.

DEMANDA Y OFERTA DE MERCADO

A pesar de que cualquier análisis microeconómico empezaría con el individuo


mismo, sin embargo, no es tan fácil, como a primera vista parecería, examinar
los conceptos básicos de oferta y demanda relacionados con el sujeto económi-
co; esta tarea nos la hemos reservado para capítulos posteriores del texto. Es
mucho más sencillo examinar la estructura analítica de la oferta y la demanda
con respecto a mercados enteros: grupos de compradores y vendedores reales
y potenciales. Es esto precisamente lo que haremos en este repaso.

LA LEY DE LA DEMANDA

La ley de la demanda puede enunciarse, en sus términos más sencillos, de la


siguiente manera:
• Cuanto mayor sea el precio, menor será la cantidad demandada. En la
medida en que el precio sea más alto, se demandará una menor cantidad
de un bien o servicio, con otros factores constantes.
O, visto de otra forma:
• Cuanto menor sea el precio, mayor será la cantidad demandada. En la
medida en que el precio sea más bajo, se demandará una mayor cantidad
de un bien o servicio, con otros factores constantes.
La ley de demanda nos dice, de esta forma, que la cantidad demandada
de cualquier tipo de bien está inversamente relacionada con el precio del
mismo, con todos los restantes factores constantes a cualquier posible nivel
de precios.
La frase "con los demás factores constantes" hace parte de la ley de la
demanda, debido a que el precio no es la única variable que afecta la decisión
de qué tanto de un producto desean comprar los individuos. Existen muchos
otros factores que inciden en la determinación del monto de la cantidad
comprada de un bien en un momento dado. Un determinante importante,
diferente al precio, es el nivel de ingreso de los individuos. Si se tiene que,
mientras que el precio de un bien está cambiando y simultáneamente el ingreso
de los individuos también está variando, no se podría saber con exactitud si
el cambio en la cantidad comprada o vendida se debe al cambio en el precio
o a la variación en el ingreso. Sin embargo, si el precio es el único factor que
está cambiando, y si el ingreso o cualquier otro parámetro diferente al precio
permanecen constantes, sabremos a ciencia cierta que el cambio en el precio
ha sido la variable que definitivamente ha causado la variación de la cantidad
demandada.

LA TABLA DE DEMANDA
Examinemos ahora una situación hipotética para la demanda de un bien con el
objeto de apreciar, a través de esto, la relación inversa existente entre el
26 MICROECONOMIA

TABLA 2-1

Tabla de demanda de mercado para pizzas Precio Cantidad


(US$ por pizza demandada
demandádsele (pizzas de calidad Combinación
calidad constante) constante por año) (véase Figura 2-1)
(1) (2) (3)
4.10 100 millones E
4.20 80 millones D
4.30 60 millones C
4.40 40 millones B
4.50 20 millones A

precio y la cantidad demandada. Consideremos la cantidad de pizzas que los


norteamericanos demandan anualmente. Tenemos que fijar un período de
tiempo en el que se considere la cantidad demandada, debido a que sin ello
no sabríamos si se está hablando de la cantidad demandada por día, por mes
o por década. Otra forma de expresar el mismo concepto es decir que la
demanda (y la oferta) son conceptos de flujo, hecho que implica que se está
hablando de una tasa deseada de compras o de ventas, en lugar de volúmenes
o existencias expresadas en términos absolutos. El consumo de tres pizzas al
mes es diferente a decir simplemente que se están consumiendo tres pizzas.
En la Tabla 2-1, podemos observar que, a un precio de US$4.10,100 millones
de pizzas de calidad constante son demandadas anualmente (este ejemplo es
obviamente hipotético). Recuérdese lo que implica el término "calidad constan-
te": Estamos derivando un tipo estandarizado de pizza en términos de gustos,
tamaño, cantidad de queso, salsa de tomate, etc.; procedemos entonces a
convertir todas las pizzas demandadas a este patrón de pizza de calidad
constante. Lo que en realidad hemos hecho es "indexar" todas las pizzas a
una pizza homogénea, estándar y comparable. Es así que si el precio de una
pizza es de US$4.50 por unidad, tan sólo 20 millones serán compradas, refle-
jando con esto la ley de la demanda. A la Tabla 2-1 también se le denomina
Tabla de Demanda de Mercado, debido al hecho de que proporciona un
tabulado de las cantidades que se demandan a diferentes niveles de precios.
En cierto sentido, este concepto es similar a la tabla de tarifas que se publica
para el transporte de carga para diferentes distancias recorridas y el precio
que se cobra por cada viaje.
La curva de demanda La información tabular que muestra la relación existente entre dos variables
de mercado puede representarse en términos gráficos. Para hacerlo, sólo necesitamos cons-
truir un gráfico que muestre, de un lado, el precio cobrado por pizza de calidad
constante en el eje vertical y, de otro lado, la cantidad de pizzas de calidad
constante cuyas unidades aparezcan en el eje horizontal. Todo lo que ahora
tenemos que hacer es tomar las combinaciones A, B, C, D y E de la Tabla 2-1 y
dibujar estos puntos en la Figura 2-1. Hecho esto, procedemos a conectar
estos puntos a través de una línea continua, obteniendo entonces la denomi-
.DEMANDA V OFERTA: UN REPASO 27

nada curva de demanda de mercado1. La definición general de una curva de


demanda de mercado se puede enunciar entonces como el trazado de los
puntos que relacionan los diversos precios de un bien y las respectivas canti-
dades compradas a cada nivel de precios para todos y cada uno de los com-
pradores potenciales del producto.

FIGURA 2-1
Representación gráfica de la tabla de demanda
de mercado de pizzas: la curva de demanda de
mercado.
Tonanos de la Tabla 2-1 las combinaciones de
pre;ios y cantidades y las transferimos a este
gráfico. El resultado es una curva de demanda
de mercado para pizzas, curva que es decreciente.

Los determinantes Existen varios conceptos de.importancia que deben recordarse, relacionados
de la demanda de con la tabla o curva de demanda de mercado. En primer lugar, cualquier
marcado tabulado o curva de demanda, muestra la relación existente entre el precio
de un bien y la cantidad demandada del mismo, es decir, la cantidad que será
demandada a ese precio, con otros factores constantes. Cualesquiera otras
variables diferentes al precio que pudiesen tener alguna influencia en la compra
del bien permanecen inmodificadas, no afectando, por lo tanto, la cantidad
demandada en el momento en que se examine una determinada curva de
demanda. Lo que esto significa es que, para movimientos a lo largo de cada
curva de demanda, la cantidad demandada cambia únicamente en respuesta
a variaciones en el precio y no a cambios en ningún otro factor adicional.
Cuanto más alto sea el precio, menor será la cantidad demandada; cuanto

Aunque los economistas frecuentemente llaman "curva" a cualquier línea dentro de un


gráfico, con el objeto de facilitar la exposición dibujaremos "curvas" en forma de líneas rectas. En
algunas situaciones de la vida real, las "curvas" de demanda y oferta pueden ser no lineales. Al
conectar los puntos que aparecen en la Figura 2-1 mediante una línea continua, estamos asu-
miendo que, para todos los precios situados entre los que se muestran en la figura, se hallarán
las cantidades demandadas a lo largo de esa línea.
28 MICROECONOMIA

más bajo sea el precio, mayor será la cantidad demandada. Todo lo que tenemos
que recordar en este momento es que cualquier cambio en el precio resulta
en un movimiento a lo largo de una determinada curva de demanda de mer-
cado; ningún otro cambio causará movimiento a lo largo de dicha curva.
Ahora bien, ¿qué sucede si se presentan cambios en uno o en más de
uno de los determinantes restantes, diferentes al precio, que afectan las com-
pras de bienes y servicios? Cualquier cambio en uno de estos factores distintos
al precio del bien causará un "desplazamiento" de la curva de demanda de
mercado, esto es, un cambio en la función de demanda misma del bien. Para
apreciar qué significa lo anterior (es decir, un cambio en la demanda, en lugar
de un cambio en la cantidad demandada), consideremos varias curvas posibles
de demanda. En la Figura 2-2, hemos representado gráficamente las curvas
de demanda de mercado DD, D'D' Y D"D". Considérese la curva de demanda
DD. Un cambio en un determinante de la demanda, diferente al precio del
bien, hará que la curva de demanda se desplace o hacia afuera y a la derecha
o hacia adentro y a la izquierda de la curva DD. Un cambio en el precio no
desplazará en absoluto la curva DD; causará, por el contrario, un movimiento
a lo largo de dicha curva de demanda. La curva D'D', de otro lado, muestra
un incremento en la demanda; la curva de demanda D"D" representa una
disminución en la demanda con respecto a la curva de demanda original DD.
La posición de cualquier curva de demanda en un gráfico, cuyas coorde-
nadas sean el precio y la cantidad, estará en función de otros determinantes
de la demanda que no estén medidos en cualesquiera de los dos ejes del
gráfico. Algunos de estos determinantes son (1) el ingreso real, (2) los gustos
y preferencias de los consumidores, (3) el precio de bienes relacionados (sus-

FIGURA 2-2

Desplazamientos de la curva de demanda


de mercado.
Un determinante de la demanda distinto al precio,
que se relacione directamente con la demanda,
la hará desplazar de DD a D'D' si dicho factor
determinante aumenta y a D"D" si disminuye. Por
ejemplo, si la demanda está directamente
relacionada con cambios en el ingreso y si éste
aumenta, la demanda se desplazará hacia afuera.
Si el ingreso, de otro lado, disminuye, la demanda
se desplazará hacia'adentro.

Cantidad demandada de x por unidad de tiempo


DEMANDA Y OFERTA: UN REPASO 29

titutos y complementarios), (4) los cambios en las expectativas de los precios


relativos futuros y (5) la población. Para estar seguro, Ud. puede probablemente
encontrar otros determinantes de la demanda.
Existen dos ideas principales que deben tenerse en mente.
• Un cambio del precio causará un movimiento a lo largo de una curva
determinada de demanda. Esta situación se conocerá como cambio de
la cantidad demandada.
• Cambios en variables diferentes al precio desplazarán la curva de de
manda y se conocerán como cambio de la demanda.
Con estas ideas presentes, examinemos algunos de los factores, diferentes
al precio, que afectan la demanda.
Ingreso. Un incremento del nivel de ingreso, típicamente conducirá a un
incremento de la demanda. Nótese que la frase no es "incremento de la cantidad
demandada", sino "incremento de la demanda". Este hecho implica que el
tabulado de demanda se ha desplazado hacia la derecha, representando una
mayor cantidad demandada a cada nivel de precios. De esta forma, un incre-
mento del ingreso traerá como consecuencia, para la mayoría de bienes, un
desplazamiento hacia la derecha de la curva de demanda de, por ejemplo,
DD a D'D' en la Figura 2-22. El lector puede evitar cualquier tipo de confusión
relacionada con los desplazamientos de las curvas relacionando siempre un
incremento de la demanda con un desplazamiento hacia la derecha de la
curva de demanda. Una disminución de la demanda se refiere, de otro lado,
a un desplazamiento hacia la izquierda de la curva de demanda.
Gustos y Preferencias. Los gustos y las preferencias -palabras usadas
frecuentemente como sinóminos- determinan, sin lugar a dudas, la demanda
de un bien. Si los gustos de las mujeres cambian en favor de la minifalda, la
curva de demanda de minifaldas se desplazará hacia la derecha (la demanda
de minifaldas se habrá incrementado). Si, de otro lado, dichos gustos disminu-
yen, este hecho estará representado por una disminución de la demanda, o
un desplazamiento hacia adentro de la curva de demanda. A lo largo del
capítulo 3, se hablará jnás de cerca de los gustos como determinante de la
demanda, cuando tratemos más en detalle el tema de las preferencias del
consumidor.
Los economistas no presentan frecuentemente el cambio de los gustos
como la explicación de variaciones de la demanda. ¿Por qué? La respuesta a
'este interrogante se encuentra en el hecho de que los economistas tienen
poco que decir en relación a qué son los gustos y a la forma en que los mismos
se determinan. En efecto, simplemente plantear el hecho de que el mundo es
de la forma que es, debido a que nuestros gustos son lo que son, no nos ayuda
realmente mucho para predecir cómo cambiará el comportamiento humano
en el futuro. Tampoco nos dice realmente mucho acerca de las razones por
las cuales dicho comportamiento cambió en el pasado. Adicionalmente, no

2
Veremos más adelante que, en algunos casos, un incremento del ingreso generará el efecto
opuesto.
30 MICROECONOMIA_

sabemos tampoco cómo medir cambios atribuidos a variaciones en los gustos.


Se sabe bien, por ejemplo, cómo medir cambios en el ingreso y, por ende,
hablamos frecuentemente de cambios del nivel de ingreso como causantes de
un cambio de la demanda.
Resumiendo, podemos decir que, debido a las dificultades de medición
y a la falta de una teoría relacionada con cambios de los gustos y preferencias,
generalmente asumiremos que éstos permanecen constantes y buscaremos,
por lo tanto, otras características que puedan afectar el comportamiento de
los individuos3.
Precios de bienes relacionados: sustitutos y complementarios. Una tabla
de demanda para un bien específico siempre se representa gráficamente,
asumiéndose que los precios de otros bienes son dados, y que permanecen
constantes. Es decir que, cuando dibujamos cierta curva de demanda, asumi-
mos que sólo el precio del bien bajo estudio cambia, pudiendo estar solamente
seguros de que el precio de los bienes relacionados permanece constante. Por
ejemplo, cuando dibujamos la curva de demanda de mantequilla, asumimos
que el precio de la margarina permanece constante. Cuando dibujamos la
curva de demanda de raquetas de tenis, asumimos que el precio de las pelotas
de tenis se mantiene constante. El término genérico "bienes relacionados" se
refiere a cualquier bien para el cual un cambio del precio causará un cambio
de la demanda de otros bienes.
Existen dos tipos de bienes relacionados: sustitutos y complementarios.
Se puede definir y distinguir entre bienes sustitutos y complementarios obser-
vando cómo afectan cambios en el precio de un bien a la demanda del bien
relacionado.
Considérense dos bienes, x e y, del conjunto de bienes posibles, x, y, z,
etc. Si x e y son sustitutos, cuando el precio de y baja, mientras que el de x
permanece invariable, los consumidores tenderán a consumir más de y y
menos de x; la curva de demanda de x se desplaza hacia la izquierda, indicando
que se ha presentado una disminución de la demanda de x. Si el precio de y
se incrementa, la curva de la demanda de x se desplazará hacia la derecha,
indicando con esto un incremento en la demanda de x. La mantequilla y la
margarina se constituyen en un ejemplo de bienes sustitutos, de la misma
manera que tuvo lugar aquí con x e y. En otras palabras, la relación existente
es positiva: Un incremento del precio de y (mantequilla) genera un incremento
de la demanda de x (margarina) y viceversa.
En el caso de bienes complementarios, la situación es inversa. Si una
disminución del precio de y causa una disminución de la demanda de x, se
dice entonces que x e y son bienes complementarios. Las raquetas y pelotas

1
Puede parecer a primera vista que no podemos asumir que los gustos permanezcan cons-
tantes si queremos analizar el lanzamiento de nuevos productos al mercado. Sin embargo, esto
depende de si los gustos se definen para bienes específicos (tales como procesadores de palabras)
o para funciones generales realizadas por estos bienes (la producción de un documento escrito).
DEMANDA Y OFERTA: UN REPASO 31

de tenis son un ejemplo de este tipo de bienes. Si el precio de las pelotas de


tenis aumenta, la demanda de raquetas de tenis puede disminuir. De otro
lado, si el precio de las pelotas de tenis cae, la demanda de raquetas de tenis
puede incrementarse.
Cambios en las expectativas de los precios relativos futuros. Las expecta-
tivas acerca de los precios relativos futuros juegan un papel importante en la
determinación de la posición de la curva de demanda. Si se presentan de
repente expectativas de incrementos del precio relativo futuro de los huevos,
podremos predecir, ceteris paribus (que significa "con todos los demás factores
constantes", que la curva de demanda actual se desplazará de DD a D'D' en
la Figura 2-2. Si, de otro lado, existen nuevas expectativas de un futuro descenso
del precio de los huevos, la curva de demanda actual se desplazará, en cambio,
a D"D" en la Figura 2-2.
Nótese que estamos hablando de cambios en las expectativas de precios
relativos futuros y no de precios absolutos futuros. Si todos los precios se
están incrementando en un 10 por ciento al año, y se espera que dicha situación
se mantenga en el futuro, esta tasa anticipada de inflación no tiene efecto
alguno en la posición de la curva de demanda de un bien en particular (dado
que el precio se mide en términos relativos en el eje vertical). Considérese,
por ejemplo, lo que le sucedería a la curva de demanda de automóviles si se
supiera que su precio se va a incrementar en un 10 por ciento el próximo año.
Si se anticipa que todos los precios se van a incrementar en el mismo 10 por
ciento, el precio de los vehículos nuevos, en relación al precio promedio de
los restantes bienes, no será en absoluto diferente el próximo año comparado
con el precio de este año. De esta manera, la curva de demanda de automóviles
nuevos existente este año no se incrementará debido al anticipado 10 por
ciento de aumento en su precio regular.
Este no sería el mismo caso si un grupo de inversionistas, que anticipara
acertadamente el cierre secreto de todas las minas de oro surafricanas por un
período de diez años, previera, como consecuencia de dicho cierre, un incre-
mento extraordinario del precio de mercado de oro. Ellos estarían, entonces,
contemplando un aumento del precio relativo de un bien. Presumiblemente,
su curva de demanda de oro de hoy se estaría desplazando hacia afuera y a
la derecha debido a su pronóstico anticipado de un precio relativo del oro
más elevado.
Población. Frecuentemente, un incremento del tamaño de la población
en una economía (manteniendo el ingreso per cápita constante) hace desplazar
hacia afuera la curva de demanda para la mayoría de los productos. Este
hecho se debe a que un incremento de la población conduce a un aumento
del número de compradores existentes en el mercado. De otro lado, una
reducción de la población desplazará hacia adentro la mayoría de las curvas
de demanda, debido a la reducción del número de compradores presentes
en el mercado. Por ejemplo, en la medida en que las tasas de natalidad descen-
dían en los Estados Unidos, aquellas firmas que producían comida para niños
se vieron obligadas a empezar a diversificar sus líneas de producción, teniendo ,
que moverse a otros campos debido al anticipado desplazamiento hacia aden-
tro de la curva de demanda para su producto.
32 MICROECONOMIA

DISTINCIÓN ENTRE CAMBIOS DE LA DEMANDA Y CAMBIOS


DE LA CANTIDAD DEMANDADA: UN REPASO
El término "demanda" siempre está relacionado con la posición de la totalidad
de la tabla o curva de demanda. La demanda se refiere, por lo tanto, al tabulado
de las tasas de compras planeadas. La demanda -la curva o tabla de demanda-
depende de muchos determinantes diferentes al precio, tales como los discu-
tidos en la sección anterior.
Un cambio de la cantidad demandada ocurre, si y sólo si, se ha presentado
un cambio en el precio; ningún otro factor adicional cambia en absoluto.
Considérese la Figura 2-3 (a), en la cual se ha dibujado la curva de demanda
para el bien x. A un precio relativamente bajo, Pi, se demandará una cantidad
relativamente alta, Qli, la cual se muestra como el punto A en la curva de
demanda de mercado, DD. De otro lado, a niveles relativamente altos de precios,
tales como P2, se demandarán cantidades relativamente bajas, Q2. Esta combi-
nación de precios y cantidades se muestra como el punto B en la curva de
demanda de mercado. La idea que debe recordarse es que el cambio de la
cantidad demandada se representa como un movimiento a lo largo de una
curva de demanda dada. Este movimiento está asociado únicamente con un
cambio en el precio del bien.
En la Figura 2-3 (b), se ha redibujado la Figura 2-1, intentando mostrar
los cambios experimentados en la cantidad demandada, mediante la utiliza-
ción de un ejemplo numérico. Asumamos que empezamos con un precio de
US$4.30 por pizza de calidad constante. Si el precio baja a US$4.10, la cantidad
demandada se incrementará de 60 millones de pizzas compradas por año, a 100
millones. Se puede apreciar la flecha apuntando hacia abajo en la curva de
demanda DD de la Figura 2-3 (b). El cambio de 60 a 100 millones de pizzas
demandadas por año representa un cambio en la cantidad demandada atri-
buido única y exclusivamente a una variación del precio de la pizza. No hemos
mencionado nada en absoluto acerca de un posible cambio de la demanda.
El supuesto de ceteris Como ya se ha visto, hasta el momento los economistas analizan el mundo
paribus y las funciones mediante la construcción de experimentos en los cuales solamente un tipo
de demanda de cambio opera en determinado momento del tiempo. En el caso de la
demanda de mercado, en donde existen un número de personas deseosas y
con la capacidad monetaria para comprar un bien, llamémoslo x, podemos
escribir la siguiente función matemática que expresa la demanda de mercado
para este bien:

(2-1)
La anterior expresión nos indica que la cantidad Q del bien x que puede
venderse se relaciona con (es una función de) el precio Px de x, el precio Py
de otro bien que tenga algún impacto en la demanda de x, el ingreso monetario
de los consumidores M, los gustos de los consumidores T, y las expectativas
de los mismos en relación al futuro, E. Nótense dos aspectos: Se asume que
cada consumidor posee una función de demanda por x, y se asume, además
que cualesquiera otras variables que se relacionen con la demanda de x pueden
incluirse en esta ecuación. Para efectos de simplicidad, tenderemos a concen-
DEMANDA Y OFERTA: UN REPASO 33

FIGURA 2-3

Movimientos a lo largo de una curva de


demanda determinada.
En el panel (a), mostramos la curva de demanda DD
para el bien hipotético x. Si el precio esP,, la
cantidad demandada será Q, y nos encontraremos
en el punto A. Si, de otro lado, el precio es
relativamente alto, P2, la cantidad demandada
será relativamente baja,Q2. Estaremos, por lo tanto,
en el punto B en DD. En el panel (b) mostramos,
mediante un ejemplo numérico, que un cambio del
precio relativo cambia la cantidad demandada de
un bien. Es un movimiento a lo largo de una curva
de demanda de mercado. En nuestro ejemplo, si el
precio relativo de pizzas por unidad cae de US$4.30
a US$4.10, la cantidad demandada de pizzas
aumentará de 60 a 100 millones de pizzas
demandadas anualmente.

tramos solamente en las variables que tienen el mayor impacto en la demanda


de x.
En nuestro gráfico usual de demanda, como aquel presentado en la Figura
2-3, se han dibujado los puntos que muestran los valores de Q* cuando Px
cambia, ceteris paribus, permaneciendo, por lo tanto, constantes todas las
restantes variables que están a la derecha de la ecuación 2-1. Lo anterior puede
expresarse de la siguiente manera:
CU = /(Px, Py, M, T, E) (2-2)
34 MICROECONOMIA

Nosotros podríamos, desde luego, modificar el valor de alguna otra de estas


variables, tal como M, mientras que se mantienen constantes Px y las restantes
variables. Tal cambio aparecería en nuestro gráfico de demanda como un
desplazamiento de la curva de demanda, como se muestra en la Figura 2-2,
debido a que los ejes del gráfico son ü^ y Px y la curva de demanda asume
que todas las variables, diferentes de Q, y Px permanecen constantes.

LA LEY DE LA OFERTA

La ley de la oferta puede enunciarse sencillamente de la misma forma en que


fue planteada la ley de la demanda. Existe una relación directa o positiva
entre la cantidad ofrecida de un bien y su precio, permaneciendo otros
factores constantes. Cuando hablamos de una relación directa o positiva,
entre la cantidad ofrecida y el precio, simplemente queremos decir que
cuando el precio del bien aumenta, la cantidad ofrecida del mismo
igualmente se incrementa (es más rentable producirlo); mientras que cuando
el precio del bien cae, la cantidad ofrecida del mismo también disminuye (es
menos rentable producirlo).
La tabla de la
oferta De la misma manera que construimos una tabla de demanda de mercado, se
puede asimismo constmir una tabla de oferta de mercado: aquella tabla que
representa las cantidades que se ofrecerán a cada nivel de precios. Una tabla
de oferta de mercado es un conjunto de tasas de producción que los produc-
tores están dispuestos y puedan suministrar al mercado, dependiendo del
precio existente para el producto. En la Tabla 2-2 se muestra la tabla de oferta
de mercado de las pizzas ofrecidas anualmente.
La curva de oferta
de mercado De la misma forma en que se derivó la curva de demanda de mercado, la tabla
de oferta de mercado puede representarse gráficamente a partir de la Tabla
2-2, denominándose entonces como curva de oferta de mercado. Todo lo que
debemos hacer es tomar las combinaciones de precios y cantidades de la
Tabla 2-2 y granearlas de la manera que se muestra en la Figura 2-4. Hemos
presentado estas combinaciones a través de los puntos F" a J. Después proce-

TABLA2-2
Tabla de oferta de mercado de pizzas.
A precios más elevados, los oferentes estarán Cantidad
dispuestos a suministrar un mayor número de ofrecida
pizzas. Por ejemplo, en la columna (1) podemos Precio ($ por (pizzas de
apreciar que/a un precio de US$4.10 por pizza pizza de calidad
calidad constante Combinación
de calidad constante, solamente se ofrecerán 20
constante) alano) (véase Figura 2-4)
millones de pizzas; sin embargo, a un precio de (2) (3)
US$4.50 par unidad, 100 millones de pizzas (1)
serán suministradas por los oferentes. Estas 4.10 20 millones F
combinaciones dé precios y cantidades aparecen 4.20 40 millones G
en lá columna (3). 4.30 60 millones H
4.40 80 millones 1
4.50 100 millones J
_DEMANDA Y OFERTA: UN REPASO 35

FIGURA 2-4
La curva de oferta de mercado de pizzas.
El eje horizontal mide la cantidad de pizzas ofrecidas anualmente y expresadas en unidades de calidad
constante. El eje vertical, como ha sido el caso hasta ahora, mide el precio. Tomemos las combinaciones de
precios y cantidades de la Tabla 2-2 y grafiquémoslas como los puntos F, G, H, I y J. Conectemos
entonces estos puntos para encontrar la curva de oferta de mercado de pizzas. Esta tiene una pendiente
positiva, como reflejo de la ley de oferta de mercado. A mayores precios se ofrecerán mayores cantidades al
mercado.

demos a conectar estos puntos a través de una línea continua, obteniendo


una "curva", que es creciente, mostrando con esto la relación positiva, directa,
que existe entre el precio y la cantidad ofrecida, con otros factores constantes.
De nuevo, debemos recordar que nos estamos refiriendo a la cantidad ofrecida
por año, medida en unidades de calidad constante.
Un movimiento a lo largo de esta curva de oferta tiene lugar cuando el
precio cambia. Si el precio sube de US$4.10 a US$4.30, la cantidad de pizzas
expresadas en unidades de calidad constante se incrementa de 20 a 60 millones
por año. Si el precio inicialmente fue de US$4.50 por pizza y baja a US$4.30 por
pizza, la cantidad ofrecida caerá de 100 millones de unidades al año a 60
millones.
Un desplazamiento de Un cambio en el precio de un bien genera un movimiento a lo largo de la
la curva de la oferta, o curva de oferta de mercado, tal y como se mencionó anteriormente. Un cambio
en la tabla de oferta de una variable diferente al precio y que afecte la cantidad que los oferentes
quieren colocar en el mercado, afectará toda la curva o tabla de oferta, causando
un desplazamiento en la misma. Por ejemplo, un nuevo método de cocinar
36 MICROECONOMIA

pizzas puede reducir el costo de ese producto en un 50 por ciento. Si éste es


el caso, los oferentes querrán colocar más a cada nivel posible de precios,
debido a que el costo de producir pizzas ha disminuido. La competencia entre
los vendedores que desean producir y vender cantidades adicionales despla-
zará la totalidad de la curva de oferta hacia afuera y a la derecha. Este despla-
zamiento se muestra en la Figura 2-5, en la cual una reducción del costo de
preparar pizzas hipotéticamente desplazará la curva de oferta de 00 a 0'0'. De
esta forma, a un precio de US$4.30 por pizza producida, la cantidad ofrecida,
que era originalmente de 60 millones por año, se incrementará a 90 millones,
debido al menor costo de producción de las pizzas.
De otro lado, asumamos que una nueva forma de pestes destructoras
arruine la mayor parte de la cosecha de tomates. Cuando los dueños de las
pizzerías intenten comprar las mismas cantidades de salsa de tomate que
adquirían originalmente, encontrarán que éstas cuestan más que antes. Todos
los usuarios de tomates harán subir el precio de la que es ahora una oferta
de tomates escasa. Finalmente, los dueños de las pizzerías tendrán que pagar
incrementos significativos del precio de uno de los ingredientes que ellos
utilizan en el proceso de producción del bien. La curva de oferta de mercado
se desplazará deOOaO"O", la cual reposa ahora a la izquierda de O"O". Por
lo tanto, la cantidad ofrecida en el mercado descenderá a cada nivel posible
de precios.
Los determinantes Los precios de los productos utilizados en la producción del bien. Si uno
de la oferta en detalle o más de los recursos utilizados en la producción del bien (también denomi-
DEMANDA Y OFERTA: UN REPASO 37

nados factores o insumos) experimenta un descenso en su precio, la curva de


oferta se desplazará hacia afuera y a la derecha, implicando que se ofrecerá
una mayor cantidad a cada nivel de precios. Lo opuesto sucederá en el caso
en que uno o más de los insumos suban de precio; en este caso, la curva de
oferta 00 se desplazará hacia la izquierda.
Tecnología. La curva de oferta está dibujada bajo el supuesto de la existen-
cia de un estado de condiciones tecnológicas dadas. Con el paso del tiempo,
sin embargo, la gama de técnicas de producción puede variar. Si dicho cambio
implica una tecnología menos costosa en el corto plazo, la curva de oferta se
desplazará hacia la derecha, indicando que a medida que se coloca a la dispo-
sición de los productores una técnica de producción más eficiente, la curva
de oferta se desplazará hacia la derecha, mostrando con esto que se desea
colocar una mayor cantidad del bien en el mercado a cada nivel de precios.
Impuestos y subsidios. En el caso de ciertos impuestos, tal como el im-
puesto a las ventas, éstos se constituyen efectivamente en una adición a los
costos de producción, debido a que deben pagarse durante el proceso de
producción y mercadeo del bien. Dichos impuestos reducen, por lo tanto, la
oferta (no la cantidad ofrecida). Considérese la oferta de mercado 00 en la
Figura 2-5. Si un impuesto a las ventas, que no existía con anterioridad, es
ahora gravado sobre el bien, la curva de oferta de mercado se desplazará hacia
adentro y a la izquierda hasta O"O". Un subsidio (un impuesto negativo) hará
justamente lo contrario, desplazando la curva de oferta hacia la derecha de
0'0' en la Figura 2.5.
Expectativas de precios. Las expectativas de precios relativos futuros de
un producto pueden afectar, de la misma manera que lo hicieron en el caso
de los consumidores, el deseo de los productores de ofrecer un bien en el
mercado. A manera de ejemplo, considérese el caso en el que los dueños de
ciertas fuentes de gas natural dejan de explorarlas como anticipación al hecho
de que el gobierno incrementará en un futuro próximo el precio, hasta ahora
controlado, del gas natural. Los agricultores pueden retener parte de su actual
cosecha de trigo, no enviándola al mercado, anticipando así un incremento
futuro del precio del trigo. En cualesquiera de los dos casos antes mencionados,
la cantidad actual ofrecida disminuirá, a cada nivel de precios.
Debe mencionarse aquí que nos estamos refiriendo a la totalidad de la
cadena de productores e intermediarios, que termina con la venta del bien al
consumidor final. Los agricultores mismos pueden vender su trigo inmediata-
mente después de la cosecha. Sin embargo, si los comercializadores del grano
esperan un precio futuro más elevado, pueden proceder a comprary almacenar
parte de dicha cosecha. Discutiremos con más detalle el papel de los interme-
diarios y los comercializadores en el capítulo 7. Por ahora, recuérdese única-
mente que ellos hacen parte del grupo de productores responsables de abas-
tecer el mercado.

LA INTERACCIÓN ENTRE LA OFERTA Y LA DEMANDA


La Tabla 2-3 es una síntesis resultante de las Tablas 2-1 y 2-2. La columna (1)
lista los precios, comunes tanto para las cantidades demandadas como para
38 MICROECONOMÍA

TABLA 2-d
Colocando en un mismo diorama la demanda y la oferta de mercado.
Ahora, combinemos las Tablas 2-1 y 2 2. La columna (1) muestra el precio por unidad de calidad constante. La
columna (2) refleja la cantidad ofrecida, mientras que la columna (3) muestra las cantidades demandadas; las
dos se expresan en términos anuales. La diferencia entre la cantidad ofrecida y lacantidad demandada
aparece en la columna (4). Para los dos primeros precios, tenemos que existe una diferencia negativa,
que refleja un exceso de las cantidades demandadas, elcual se muestra en la columna (5). Al precio de
US$4.40 ú de US$4.50, encontramos que se presenta una diferencia positiva, la cual refleja un exceso de
la cantidad ofrecida. Sin embargo, al precio de US$4.30, la cantidad ofrecida y la cantidad demandada son
iguales, de tal manera qué no existe ni exceso de las cantidades demandadas ni exceso de las
'cantidades ofrecidas. A este precio lo llamamos precio de "equilibrio".

Precio Cantidad suministrada Cantidad solicitada

($ por la pizza de (plzzas de calidad (pizzas de calidad Diferencias


calidad constante) constante por ano) • constante por año) (2) - (3) Excesos
(1) (2) (3) (4) (5)
4.10 20 millones 100 millones -80 millones Cantidad solicitada.
exceso
4.20 . 40 millones 80 millones -40 millones Cantidad solicitada.
exceso
4.30 60 millones 60 millones 0 Precio de mercado:
equilibrio
4.40 80 millones 40 millones 40 millones Cantidad ofrecida.
exceso
4.50 100 millones 20 millones 80 millones Cantidad ofrecida.
exceso

las ofrecidas. La columna (2), derivada de la Tabla 2-2, muestra la cantidad


ofrecida por año. La columna (3), extractada de la Tabla 2-1, presenta las
cantidades que se desean demandar anualmente. La columna (4), de otro lado,
presenta las diferencias existentes entre la cantidad ofrecida y la demandada;
finalmente, la columna (5) expresa en palabras la diferencia entre la cantidad
ofrecida y la cantidad demandada por año, esto es, el exceso de las cantidades
ofrecidas o demandadas a diversos niveles de precios. A precios por encima
de US$4.30 por pizza, la cantidad ofrecida excede a la cantidad demandada;
en tanto que a precios por debajo de US$4.30, la cantidad demandada es
superior a la cantidad ofrecida.
Nótese que existe algo especial acerca del precio de US$4.30 por pizza de
calidad constante. A ese precio, la cantidad ofrecida y la cantidad demandada
en el mercado anualmente es de 60 millones de pizzas. La diferencia entre la
cantidad ofrecida y la cantidad demandada es cero. No existe ni exceso en la
cantidad demandada ni exceso en la cantidad ofrecida. Este precio de US$4.30
es el precio que iguala la oferta y la demanda, haciendo que la diferencia entre
las dos cantidades sea cero. Este precio elimina cualquier exceso de demanda
u oferta existente en el mercado.
No existen en este momento demandantes que, deseando y pudiendo
pagar US$4.30 por pizza, sean rechazados por las pizzerías; no se presenta
DEMANDA Y OFERTA: UN REPASO 39

tampoco el caso de oferentes que, deseando proveer pizzas a US$4.30, no


puedan colocar en el mercado lo que desean vender a este precio. Al precio
que iguala la cantidad ofrecida y la cantidad demandada se le conoce también
como precio de equilibrio, o el precio al cual no existe tendencia al cambio,
una vez se ha llegado a él.
Las curvas
de demanda y oferta Si fue posible representar las tablas de demanda y oferta en una misma tabla,
combinadas como se hizo en la Tabla 2-3, es asimismo factible tener en un mismo gráfico
representaciones de las curvas de oferta ¡y demanda.
En la Figura 2-6 hemos combinado la curva de demanda de la Figura 2-1
y la curva de oferta de la Figura 2-4. La única diferencia entre estas dos figuras
y la Figura 2-6 es que el eje horizontal mide ahora tanto la cantidad ofrecida
como la cantidad demandada anualmente en el mercado. Todo lo demás
permanece exactamente invariable. Las curvas de demanda y oferta se denotan
por DD y OO,respectivamente. Hemos asimismo denotado la intesección entre
la curva de oferta y la de demanda mediante el punto E (Equilibrio). Este punto
corresponde al precio de US$4.30, en el cual tanto la cantidad demandada
como la ofrecida se igualan en 60 millones de pizzas por año.
El significado de
equilibrio En nuestro ejemplo, US$4.30 es el precio de equilibrio de mercado, en tanto
que la cantidad de equilibrio es de 60 millones de pizzas por año.

FIGURA 2-6
La oferta y la demanda combinadas: las curvas.
Ahora, procedamos a combinar las Figuras 2-1 y
2-4. Nótese que la intersección de las curvas de
oferta y demanda de mercado tiene lugar en el
punto E, el cual ocurre aun precio de US$4.30 por
unidad de pizza de calidad constante. En el punto E
no existe ni exceso de la cantidad demandada ni
exceso de la cantidad ofrecida. Al precio de
US$4.10, la cantidad ofrecida será de tan sólo 20
millones de pizzas por año, mientras que la
cantidad demandada será de 100 millones. La
diferencia constituye el exceso de demanda al
precio de US$4.10 por unidad. Existen fuerzas
que harán que el precio se incremente, haciendo
que nos movamos del punto A hacia arriba y a lo
largo de la curva de oferta hasta alcanzar el punto E,
y del punto B hacia arriba y a lo largo de la curva
de demanda hasta llegar al punto E. De otro lado,
un precio de US$4.50 genera una cantidad ofrecida
de 100 millones de pizzas, teniendo a ese precio
una cantidad demandada de 20 millones de pizzas.
La diferencia representa un exceso de las
cantidades ofrecidas al precio de US$4.50 por pizza.
De nuevo, las fuerzas harán que el precio caiga,
haciendo que nos movamos hacia abajo y a lo largo
de las curvas de oferta y demanda de mercado
hasta alcanzar el punto de equilibrio E.
40 MICROECONOMIA

Considérese la Figura 2-7. Aquí se muestra un precio de equilibrio Pe.


¿Qué sucedería si el precio fuera Pv el cual es superior a Pe? A ese precio, la
cantidad ofrecida excedería la cantidad demandada. El precio P1 constituiría
un exceso de la oferta, o en otras palabras, una "abundancia" relativa. Sin
embargo, dadas DD y OO, existirán fuerzas en el mercado que harán que el
precio baje hacia Pe. Los oferentes intentarán reducir sus inventarios disminu-
yendo sus precios, en tanto que los productores, enfrentando un menor precio,
disminuirán las cantidades ofrecidas. Cuando el precio disminuye, los deman-
dantes querrán comprar más, incrementando, por lo tanto, la cantidad deman-
dada. El precio, a no ser que se le impida caer, eventualmente alcanzará
equilibrio de nuevo en el punto Pe.
¿Qué sucedería si, por alguna razón, el precio llegara a ser P2? A este
precio, que está por debajo del precio de equilibrio, la cantidad demandada
es mayor que la cantidad ofrecida. Existe, entonces, un exceso de la cantidad
demandada al precio P2, hecho que también se conoce como escasez relativa.
Las fuerzas del mercado harán que el precio aumente. Los demandantes com-
petirán unos con otros por las escasas cantidades disponibles, haciendo que
el precio suba, en tanto que los oferentes procederán a subir el precio del bien.
El punto a tener en cuenta en este análisis es que cualquier situación de
desequilibrio, automáticamente pone en acción fuerzas correctivas que causa-
rán un movimiento hacia el equilibrio. El precio y la cantidad de equilibrio se
mantendrán en la medida en que la demanda y la oferta no cambien.
Cuando nos referimos a una situación de equilibrio estable, se quiere
decir que, si se presenta un movimiento hacia cantidades y precios de des-
equilibrio, se generarán en ese momento fuerzas que harán que el precio y la
cantidad regresen de vuelta al nivel o a la tasa de equilibrio inicial. Un equilibrio

FIGURA 2-7
Precio de equilibrio, escasez y abundancia relativa.
Al precio Pe, la cantidad demandada iguala la
cantidad ofrecida. Al precio Pv la cantidad ofrecida
excede la cantidad demandada. La diferencia
constituye un exceso de la cantidad ofrecida al
precio P,, lo cual se conoce algunas veces como
una abundancia relativa. De otro lado, al precio
P2, la cantidad demandada es superior a la cantidad
ofrecida, con un exceso de las cantidades
demandadas al precioP2, lo cual se conoce algunas
veces también como escasez relativa. En ambos
casos las fuerzas harán que el precio tienda hacia
Pe.
DEMANDA Y OFERTA: UN REPASO 41

inestable, de otro lado, es aquel en el cual, en el caso en que se presente una


situación que nos aparte de equilibrio, se generarán fuerzas que apartarán
aun más el precio y/o a la cantidad de la situación de equilibrio inicial (o, por
lo menos, no hacen que el precio y la cantidad tiendan nuevamente hacia el
nivel o la tasa de equilibrio). La diferencia entre equilibrio estable e inestable
puede ilustrarse observando dos pelotas, una hecha de caucho duro y la otra
hecha de caucho blando. Si se comprime la pelota de caucho duro, vuelve a
su forma inicial. Sin embargo, si se hace lo mismo con la otra pelota, no sucede
igual cosa. El primero de los casos ilustra una situación de equilibrio estable;
la segunda nos proporciona un ejemplo típico de equilibrio inestable.
Equilibrio en el límite. Nosotros no vemos que ningún Mercedes de oro
macizo sea producido en la vida real. ¿Constituye ésta una situación de equi-
librio? En efecto, si lo es. Esta situación representa un caso del llamado equi-
librio en el límite, el cual puede apreciarse mejor en la Figura 2-8. La curva
de demanda por Mercedes de oro macizos se representa a través de la curva
DD. La curva de oferta es, sin embargo, algo diferente a la que estamos usual-
mente acostumbrados a ver y está representada por OO. Esta curva de oferta
empieza en el origen, continúa ceñida al eje vertical hasta alcanzar el punto

FIGURA 2-8 Equilibrio en


el límite.
En el panel (a), 00 representa la curva de oferta de Mercedes de oro macizo, la cual está determinada
inicialmente por el eje vertical desde O a P2y, a partir de allí, por la curva de oferta creciente ya conocida. La
curva de demanda es DD, la cual realmente coincide con el eje vertical a cualquier precio superior a Pv La
cantidad de equilibrio de Mercedes de oro macizo es 0 a un precio de equilibrio que oscila entre P2y Pt. En el
panel (b), mostramos otro caso de equilibrio en el límite para un bien cuya oferta es 00. El punto de equilibrio
tiene lugar a un precio de cero con la cantidad demandada siendo QD; el bien es un bien libre, es decir, un
bien que no es escaso.

Cantidad de Mercedes de oro Cantidad por


macizo por unidad de tiempo unidad de
(a) tiempo (b)
42 MICROECONOMIA

P2, tomando luego la ya conocida forma creciente. La razón por la cual la curva
de oferta tiene esta forma se debe a que ninguna cantidad de Mercedes de
oro macizo será producida cuando el precio esté entre 0 y P2. Sin embargo, lo
máximo que algún consumidor estaría dispuesto a pagar es P1, precio que
está por debajo de P2. En cierta forma, podemos decir que la cantidad de
equilibrio es 0 y que el precio es indefinido, aunque éste se encuentre en algún
punto entre P1 y P2. A esta situación se le denomina equilibrio en el límite:
algunas veces se le conoce también como "solución de esquina". A las situacio-
nes de equilibrio que hemos visto previamente a este diagrama se les denomina
equilibrio interior o soluciones interiores.
Otra situación de equilibrio en el límite tiene lugar en el panel (b) de la
Figura 2-8. La curva de demanda DD interseca la curva de oferta OO donde
ésta última coincide con el eje horizontal. En otras palabras, existe una oferta
Qs que se desea generar a un precio cero. Para obtener más de Q,, se requiere
que exista un precio positivo. Sin embargo, la cantidad demandada a un precio
de cero es Qj. El equilibrio en el límite en esta situación ocurre al precio cero
y en la cantidad Q<j. Los bienes comprendidos en esta categoría de curvas
mostradas en el panel (b) se conocen generalmente como bienes no económi-
cos -bienes para los cuales no existe en el momento actual un precio de
mercado—.

MOVIMIENTOS EN PRECIOS Y CANTIDADES: EL TEOREMA DE


LA TELARAÑA

Los precios y las cantidades de muchos bienes muestran movimientos cíclicos


sobre períodos largos de tiempo. Cuando los precios bajan y suben en forma
de olas, las cantidades parecen moverse en dirección contraria a los precios.
Una explicación para tales ciclos en los precios y cantidades de los bienes se
puede encontrar en el llamado teorema de la telaraña, cuyo nombre proviene
de la forma en que lucen los diagramas generados. El teorema de la telaraña
resulta ser uno de los modelos más simples de la manera dinámica con que
trabajan la oferta, la demanda y los precios.
Dividamos en unidades discretas a los períodos en los que estamos rea-
lizando el análisis. Con el propósito de mantener el estudio de una manera
simple, dichos períodos serán de un año. Asumamos adicionalmente que la
cantidad producida este año está en función del precio del producto del año
anterior, o
Of + i = f(P t ) (2-3)

donde el carácter sobreescrito 0 se refiere a la oferta, en tanto que el subescrito


representa el período de tiempo considerado. De esta forma, la cantidad ofre-
cida en el año próximo estará en función del precio que tuvo lugar el año
inmediatamente anterior. En el lado de la demanda, y como ha sido usual
hasta ahora, la cantidad demandada este año es una función del precio de
este año, es decir, Qo, = f(Pt). El precio de equilibrio en cualquier año es,
obviamente, el precio al cual la cantidad ofrecida se iguala a la cantidad
.DEMANDA Y OFERTA: UN REPASO 43

demandada, o Qot=Qot. Finalmente, para cualquier año, estamos asumiendo


que existe una oferta absolutamente inelástica, igual a la cantidad que se ha
producido. En el caso de bienes agrícolas, no se genera ninguna producción
adicional hasta que se produzca la próxima cosecha.
Podemos dejar oscilar indefinidamente los precios y cantidades que se
presentan en los paneles (a) y (b) en la Figura 2-9.
Asumamos que el precio en el año 1 es P^ Con esto, la cantidad ofrecida
en el año 2 va a ser C^ en el panel (a). Sin embargo, para vender Q¿ en el año
2, el precio que debería darse en el mercado deberá ser P2. En el año 3, la
cantidad ofrecida estará en función de P2, siendo Q3 las cantidades que serán
vendidas a un precio de P-,. Este ciclo continuará. En el panel (b) podemos
apreciar que el precio y la cantidad oscilarán entre Pt y P2 y que la cantidad
variará entre Qj. y Q3.

FIGURA 2-9
Un modelo de la telaraña.
La cantidad ofrecida el próximo año es una función del precio de este período. Supongamos que el
precio de este año es Pv La cantidad ofrecida el próximo año será Q2, la cual sólo se puede vender al precio P2.
La cantidad vendida el próximo año será Q3, cantidad que puede únicamente venderse al precio P En el
panel (b) se muestra la oscilación continua de precios y cantidades.

Cantidad por año 2 3


(a) Tiempo (años)

4
El valor absoluto de la pendiente de la curva de oferta es mayor que el valor absoluto de la
pendiente de la curva de demanda.
44 MICROECONOMIA

En el próximo ejemplo, veremos el caso de una oscilación convergente,


así como laya conocida forma de telaraña que presenta el diagrama respectivo.
En una situación de oscilación convergente, la oscilación finalmente converge
a un valor determinado, en lugar de subir y bajar continuamente. Un buen
ejemplo de oscilación convergente lo constituye aquella situación que se pre-
senta cuando se mueve en péndulo perfectamente balanceando. El péndulo
rota de un lado a otro, pero oscilando cada vez menos, hasta que se detiene
en su posición original. Considérese la Figura 2-10. En el panel (a), hemos
dibujado la curva de oferta con una pendiente numéricamente mayor que la
de la curva de demanda.4 Se inicia el proceso en el año 1 al precio Pv Dicho
precio genera en el año 2 la cantidad Q2, la cual se vende a un precio de P2;
sin embargo, al precio P2 solamente se ofrece una cantidad igual a C^en el
año 3, la cual se vende al precio P3. Este precio induce a que se venda la
cantidad Q4 en el año 4. Podemos ver que finalmente la oscilación desaparecerá,
de tal manera que el precio será finalmente Po, en la intersección de DD y OO;
la cantidad de equilibrio será QQ. En el panel (b) se muestra la oscilación
convergente en el tiempo. Si hubiésemos dibujado la cuiva de demada con
una pendiente numéricamente mayor que la pendiente de la curva de oferta,
habríamos obtenido una oscilación explosiva, no convergente.

FIGURA 2-10
El modelo de la telaraña: oscilación convergente.
Si la pendiente de la curva de oferta del panel (a) es numéricamente mayor (en valor absoluto) que la
pendiente de la curva de la demanda, el modelo de la telaraña conduce a una oscilación convergente,
como se muestra en el panel (b).

Cantidad por año Tiempo (años)


(a) (b)
DEMANDA Y OFERTA: UN REPASO 45

La aplicabilidad real del modelo de la telaraña en los mercados de bienes


es dudosa. Los agentes económicos finalmente llegarán a conocer estos cam-
bios, a anticiparlos y suavizarlos a través de fenómenos especulativos. Puede
ocurrir, sin embargo, que el modelo, de alguna forma, describa un tanto mejor
las condiciones de oferta presente en los mercados laborales para mano de
obra especializada, si los trabajadores de estos mercados requieren alguna
cantidad significativa de tiempo para recibir capacitación o entrenamiento
inicial y sea difícil transferir las destrezas y el conocimiento adquiridos.

CAMBIOS DE LA DEMANDA Y LA OFERTA

Ahora que hemos combinado tanto la demanda como la oferta en un sólo


gráfico, podemos proceder a analizar el efecto de los cambios de la oferta o
de la demada. En la Figura 2-11, se presentan cuatro paneles. En el panel (a),
la curva de oferta de mercado permanece estable, mientras que la curva de
demanda presenta un incremento (desplazamiento hacia afuera y a la derecha)
de DD a D'D'. Nótese que el resultado es tanto un incremento del precio de
equilibrio que iguala la oferta y la demanda, de Pe a Pe', como un incremento
de las cantidades de equilibrio de Qe a Qg'.
En el panel (b) se presenta, de otro lado, una disminución de la demanda
de mercado (un desplazamiento hacia adentro y a la izquierda) de DD a D'D',
el cual resulta en un descenso del precio de equilibrio, o aquel que iguala la
oferta y la demanda del bien, así como en una disminución de las cantidades
de equilibrio.
Finalmente, los paneles (c) y (d) muestran los efectos de un desplazamiento
en la curva de oferta de mercado, mientras que la curva de mercado permanece
estable. En el panel (c) la curva de oferta de mercado se ha desplazado hacia
afuera y a la derecha -un incremento de la oferta de mercado. El precio de
equilibrio del producto cae, mientras que las cantidades de equilibrio se incre-
mentan. En el panel (d), la oferta de mercado se ha incrementado hacia adentro
y a la izquierda- se ha producido una disminución de la oferta de mercado.
El precio de equilibrio se incrementa, al mismo tiempo que las cantidades de
equilibrio disminuyen.

¿HACIA DONDE?

Ahora que ya se ha hecho un breve repaso de los conceptos relacionados con


la oferta y la demanda, sus determinantes, así como la manera de analizar
cambios de la oferta y la demanda, consideraremos varios temas y aplicaciones
de la vida real utilizando estos instrumentos de análisis. Una vez se haya
asimilado la forma de conceptualizar analíticamente el cambio en la demanda
y/o en la oferta, se deberá poder predecir qué le sucederá a los precios y
cantidades (de equilibrio) de mercado después de que alguna variación haya
tenido lugar en el panorama económico.
46 MICROECONOM1A____________________________________________________________________________
FIGURA 2-11
Desplazamientos de la demanda y de la oferta de mercado.
En el panel (a) la curva de oferta permanece estable en 00. La curva de demanda se desplaza hacia afuera de
DD a D'D'. El precio y las cantidades de equilibrio aumentan de PB y QB a Pa' y Qe', respectivamente. En el
panel (b), de nuevo, la curva de oferta permanece invariable en 00, mientras que la curva de demanda
se desplaza hacia adentro y a la izquierda, experimentando una disminución de la demanda de DD a
D'D'. Tanto el precio como la cantidad de equilibrio disminuyen. En el panel (c), la curva de demanda
es ahora la que permanece estable; es representada por DD, en tanto que la curva de oferta se
incrementa, mostrando un desplazamiento hacia afuera y a la derecha de 00 a 00'. El precio de
equilibrio desciende de P e a Pe'. La cantidad ofrecida de equilibrio, de otro lado, aumenta de Q e a Qe\ En
el panel (d) la curva de demanda de nuevo permanece invariable en DD, mientras que la curva de
oferta disminuye de 00 a O'O'. El precio de equilibrio se incrementa de P e a Pe '. La cantidad de
equilibrio desciende a Qe'.

(c)
DEMANDA Y OFERTA: UN REPASO 47

TEMAS Y APLICACIONES

El "problema" agrícola y los precios de sustentación


Desde los años treinta, el gobierno de los Estados Uni- presenta un incremento de las cantidades ofrecidas,
dos ha estado comprometido en una serie de progra- las cuales serán ahora Qa; al mismo tiempo, las canti-
mas dirigidos al sector agropecuario, con el propósito dades demandadas disminuirán a QQ. La diferencia
fundamental de dar soluciones al llamado "problema" entre las dos representa un exceso de las cantidades
agrícola. Este programa consistía, al menos desde la ofrecidas (Qg-Qj,) al precio de sustentación Pnj,,, dife-
perspectiva de los políticos, en que los agricultores rencia que se constituye en una abundancia relativa.
no estaban percibiendo niveles adecuados de ingresos. La úpica manera de que el precio P^,, continúe vi-
La respuesta política a dicho "problema" consistió en gente es mediante la compra continua por parte del
diseñar un mecanismo que permitiese mantener los gobierno del exceso o abundancia existente de las can-
precios percibidos por los agricultores a niveles más tidades ofrecidas. Por muchos años y con anterioridad
elevados de los que recibirían en la ausencia de la a 1973 (y para algunos bienes desde entonces), el ex-
intervención estatal. Una de las formas en que se im- ceso de oferta existente en el mercado fue, en efecto,
plantó el programa consistió en diseñar un plan de comprado por la Commodiry Credit Corporation
sustentación de precios, el cual procederemos a expli- (CCC), entidad que hacía préstamos sin garantía cola-
car a continuación. teral, al precio de sustentación y por los montos que
los agricultores desearan "tomar prestado". Un prés-
La Figura 2-12 presenta el análisis de una política tamo sin garantía colateral funciona de la siguiente
de sustentación de precios, también conocida como manera: El agricultor coloca como garantía algún bien
programa de precios mínimos. En el caso de un mer- que disfrute de los beneficios del programa de susten-
cado no restringido, el precio y las cantidades de equi- tación de precios; tomemos como ejemplo el caso del
librio serían Pe y Q,,, respectivamente. Supongamos maíz. La CCC le presta al agricultor una suma de di-
que el gobierno fija un precio de sustentación para nero igual al precio de sustentación multiplicado por
un determinado bien al precio Pmin . A este precio, se el número de unidades colocadas como garantía. Al

FIGURA 2-12
El problema agrícola: precios de sustentación.
A continuación presentamos el análisis relacionado
con los efectos de un programa de precios de
sustentación. El precio de equilibrio es Ps ; la
cantidad de equilibrio es Qe . Supongamos que se
impone un precio de sustentación P min , el cual es
superior a Pe. La cantidad demandada será ahora
QD; la cantidad ofrecida Qs . La diferencia entre QD
y QB constituye el exceso de las cantidades
ofrecidas al precio de sustentación.
48 MICROECONOMIA

agricultor no se le exige en ningún momento del futuro La CCC, de otro lado, quedará atada a la garantía co-
que pague la totalidad del préstamo, siendo esto en lateral en la medida que el precio de equilibrio esté
lo que consiste la naturaleza no colateral del préstamo. por debajo del precio de sustentación.

Bienes sustitutos, o las razones por las cuales los sindicatos


desean salarios mínimos a través de toda la economía
Ya hemos señalado que uno de los determinantes de Es así que cuando hablamos de lograr incrementos
la posición de la curva de demanda es el precio de en el salario mínimo, realmente nos estamos refiriendo
los bienes sustitutos y complementarios. Definimos a lograr incrementos en el precio de la mano de obra
sustitutos como aquellos bienes cuya curva de de- no sindicalizada. Adicionalmente, debemos compren-
manda se desplaza hacia afuera cuando el precio de der que tanto los trabajadores sindicalizados como
un bien relacionado aumenta. Existe en este sentido los no sindicalizados, son sustitutos entre sí. Los sin-
una aplicación interesante derivada de este análisis y dicatos, por ejemplo, persiguiendo su propio interés,
relacionada con el tema de la fijación de los salarios querrán hacer proselitismo político en el Congreso y
mínimos. Ignorando por el momento los planteamien- demás organizaciones del país para hacer que la mano
tos referentes al deseo de los trabajadores de obtener de obra no sindicalizada -su sustituto- sea mucho más
salarios "decentes" que les permitan "vivir" adecuada- costosa. Después de todo, la existencia de mano de
mente -tema que aparecerá más adelante en este obra no sindicalizada más costosa hace que la sindica-
texto- podemos preguntarnos: ¿por qué razones po- lizada sea relativamente más barata. Los trabajadores
dríamos predecir que los sindicatos desearían tener que perciben el salario mínimo son, por definición,
en un momento dado un sistema legal que propen- sustitutos de los trabajadores sindicalizados. De los
diera por un salario mínimo? sindicatos se puede esperar, por lo tanto, campañas
Primero que todo, debemos comprender que los fuertes en el Congreso que propendan por aumentos
sindicatos existentes en, virtualmente todas las indus- del nivel del salario mínimo.
trias y lugares, devengan salarios superiores (general- El heho anterior puede apreciarse en el Figura
mente mucho más elevados) que el salario mínimo. 2-13. La curva de demanda por mano de obra sindica-

FIGURA 2-13
Un incremento de la demanda de mano de obra
sindicalizada resultante de un incremento del
salario mínimo.
Una curva de demanda de mano de obra
sindicalizada se dibuja asumiendo constante el
precio de los sustitutos. En primera instancia,
está dada por DD, con el salario mínimo por hora
de US$3.35. Si la ley incrementa el salario mínimo
por hora a US$4.50, la curva de demanda de mano
de obra sindicalizada se desplaza hacia la derecha
a D'D'.

Cantidad de mano de obra sindicalizada demandada


por unidad de tiempo
DEMANDA Y OFERTA: UN REPASO 49

lizada es DD, cuando se mantiene constante el precio el discurso del entonces senador Jacob Javits de Nueva
del sustituto -la mano de obra no sindicalizada- a York, quien entre otras cosas, dijo:
US$3.35 la hora. Ahora, si el salario mínimo se incre-
mentase a US$4.50 la hora, la curva de demanda por Yo les recuerdo a los senadores de los estados in-
trabajadores sindicalizados se desplazaría hacia la de- dustriales como el mío que un incremento del sa-
recha a D'D'. De esta manera, podemos apreciar en lario mínimo le dará también a la industria de nues-
la Figura 2-13 que, a cada nivel de salarios para traba- tros estados algún grado de protección. Hemos su-
jadores sindicalizados, la cantidad demandada de este frido por mucho tiempo de la competencia injusta
tipo de trabajadores es mayor, en la medida en que basada en salarios por debajo del promedio y de
el salario de los trabajadores no sindicalizados sea otras condiciones laborales existentes en ciertas
superior. En otras palabras, se contratará un mayor áreas del país, especialmente en el Sur.
volumen de mano de obra sindicalizada. Dicho de otro modo, la demanda de trabajadores
No constituye sorpresa alguna el hecho de que industriales, la mayor parte de los cuales están sindi-
los registros históricos muestren que los líderes sindi- calizados en el Norte, se ve adversamente afectada por
cales, así como los senadores y miembros del Congreso los menores salarios existentes en el Sur; un aumento
pertenecientes a estados con niveles de sindicaliza- del salario mínimo legal reduce la competencia prove-
ción elevados, hayan propugnado consistentemente niente desde los estados del Sur, desplazando hacia
por la elevación de los salarios mínimos. En el registro afuera (y a la derecha) la curva de demanda por traba-
del Congreso de febrero 23 de 1966, p. 2692, aparece jadores sindicalizados (principalmente en el Norte).

Esperas en cola, listas de espera y competencia


Una conclusión típica del análisis de oferta y demanda Una situación similar se presenta cuando los con-
es el hecho de que la competencia genera un precio sumidores, para poder conseguir un bien a un precio
que induce el equilibrio entre la oferta y la demanda. inferior, están de acuerdo en ser colocados en una lista
Los consumidores que quieran y puedan pagar el pre- de espera para entrega futura del producto. En este
cio de mercado deben poder comprar cualquier can- caso, los costos de la espera incluyen el tiempo no
tidad del bien que deseen, sin tener que pagar un desaprovechado por el consumidor, estando única-
precio mayor, diferente al del mercado. De esta mane- mente limitado a tener que posponer la utilidad deri-
ra, cuando observamos bienes que se distribuyen a vada del consumo del bien y la posibilidad de que las
través de listas de espera (espera en colas), la conclu- circunstancias puedan cambiar, de tal manera que, en
sión más obvia es que el precio ha sido mantenido el momento en que el bien sea entregado, éste sea
por debajo del precio de equilibrio, debido a fuerzas menos valioso de lo que originalmente se previo. Aun
no competitivas. Este hecho, sin embargo, no es siem- en la situación en la que un consumidor no sea forzado
pre cierto. a aceptar el bien una vez éste se encuentre disponible,
Una situación de mantener a los clientes en listas la espera en colas puede reducir apreciablemente los
de espera puede también presentarse cuando las ca- costos para los productores. En la medida en que per-
racterísticas de la demanda sean objeto de fuertes e manezca razonablemente constante la proporción de
impredecibles fluctuaciones, aunadas al hecho de que consumidores que rechace el bien una vez éste sea
el costo adicional que enfrentan las firmas (y eventual- suministrado, los productores podrán frecuentemente
mente los consumidores) de mantener niveles de in- reducir los costos de estimar la demanda futura, rea-
ventarios suficientes o de proveer "excesos" adecuados lizando sus ventas a través de listas de espera.5
de capacidad para cubrir estos picos de demanda sean
más elevados que los costos incurridos al mantener
las órdenes de los clientes en listas de espera. Este es 5
Para una discusión más a fondo de estos temas, véase
el caso usual que tiene lugar al tener que esperar en Cotton M. Lindsayy Bernard Feigenbaum, "Rationing by Wai-
cola para comprar un almuerzo en un restaurante de ting Lists", American Economic Review 74 (3) (Junio 1984),
"comida rápida" o para comprar un boleto para una pp. 404-417, y Arthur DeVany, "Uncertainty, Waiting Time and
película unos pocos minutos antes de la próxima fun- Capacity Utilization", Journal of Political Economy 84 (Junio
ción. de 1976), pp. 523-542.
50 MICROECONOMIA

El control del crecimiento o el enriquecimiento de


los propietarios de finca raíz
Durante los últimos años de la década de los setentas el precio promedio como los experimentados en algu-
y primeros de los ochentas, un número elevado de nas ciudades en California; por lo tanto, otros factores
áreas del país vio cómo los precios de la vivienda se debieron estar presentes. Por citar tan sólo un ejemplo
incrementaban de una manera sustancial. Se ha acep- y a manera de ilustración, el precio promedio de venta
tado en general que la razón principal que explica la entre 1972 y 1979, en el área de Santa Bárbara, se incre-
existencia de los fuertes aumentos se encuentra en mentó de $36 192 a $129 982, lo cual representa un
las aceleradas tasas de inflación que imperaron en el incremento del 260 por ciento (durante el mismo pe-
período y en la creencia que la gente tenía de que ríodo el índice general de precios al consumidor se
ellas permanecerían a niveles elevados. La tierra y la incremento en un 75 por ciento).
vivienda aparecen ante mucha gente como una buena
inversión en tiempos de incertidumbre acerca de las
tasas futuras de inflación, de tal manera que la gente MORATORIOS EN LA CONEXIÓN DE SERVICIOS
se muestra altamente interesada en comprar un mayor DE ACUEDUCTO
número de casas del que estarían dispuestos a adquirir
en condiciones diferentes, debido a que su valor de Economistas de la Universidad de California en Santa
inversión es más alto del que existe en condiciones Bárbara han estudiado el impacto sobre los precios
normales. de la vivienda en el área debido a moratorios que limi-
A los antes mencionados incentivos especulativos, taban la instalación de nuevas conexiones de agua por
se sumaban las tasas de interés negativas que muchos parte de la empresa de servicios responsable." Ellos
prestatarios tenían que pagar al recibir préstamos hi- anotan que durante mediados de la década de los
potecarios durante los últimos años de la década de setentas, diversos distritos de acueductos en el área
los setentas y primeros de los ochentas. Las tasas de de la ciudad de Santa Bárbara habían implantado
interés sobre préstamos hipotecarios permanecían a prohibiciones totales en la instalación de nuevas cone-
niveles históricamente elevados, aunque tendían a es- xiones del agua, reduciendo, por consiguiente, el nú-
tar próximas a la tasa de inflación, lo cual significaba mero de nuevas casas que podían ser construidas en
que la tasa nominal era bastante baja. La mayoría de el área. Existían varias justificaciones para la imposi-
los propietarios de viviendas obtenía de esta forma un ción de dichas restricciones: la necesidad de controlar
ahorro en el pago de impuestos al deducir el interés el ritmo de crecimiento, la degradación ecológica, así
que pagaban por su préstamo hipotecario; de esta ma- como el costo creciente de proveer nuevos sistemas
nera, los prestamistas disfrutaban en ese momento de de servicios de acueductos. De cualquier manera, el
una tasa negativa de interés. Todos estos factores in- grupo de propietarios de viviendas que dominaban las
crementaban la demanda de vivienda, generando fuer- juntas de servicios (acueductos, entre ellos) eran los
tes presiones alcistas sobre los precios de la misma. responsables de la reducción del número de unidades
residenciales disponibles en el área de Santa Bárbara.
El impacto de las demoras parciales en el tiempo
LA EXPERIENCIA DE CALIFORNIA puede apreciarse en las existencias y flujos (ventas)
de viviendas que se presentan en la Figura 2-14. Obser-
Mientras que el precio de la vivienda alcanzaba niveles vando el panel (b), podemos ver que en el momento
pocas veces experimentados en casi todos los lugares en que fueron impuestos los controles a la provisión
de los Estados Unidos, las tasas de crecimiento en de servicios, acueducto más específicamente, las exis-
muchas ciudades del estado de California eran de or- tencias iniciales de viviendas en un área determinada
den astronómico. Claramente, uno de los factores que eran Os. Sin la presencia de nigún tipo de controles
tenían lugar en California en ese período era su creci-
miento poblacional, el cual estaba por encima del pro-
medio nacional, hecho que incrementaba la presión " Lloyd J. Mercer y W. Douglas Morgan, "An Estímate of
alcista en los precios. Sin embargo, otras áreas de la Residential Growth Control's Impact on House Pnces", en
nación experimentaban alzas similares o superiores Resolving the Housing Crisis, M. Bruce Johnson (ed.), Pacific
en la población, sin tener aumentos tan elevados en Institute for Public Policy Research, 1982.
DEMANDA Y OFERTA: UN REPASO 51

y en la medida en que la demanda se incrementaba a D, el cual corresponde al precio P". La curva final de
en el tiempo de D, a D,', un mayor número de vivien- oferta puede bien estar a la izquierda de la curva de
das se hubiera añadido a las existencias, las cuales oferta original debido a que el flujo de viviendas al
podrían haber llegado a ser de Os'. El precio de equi- mercado se ha reducido en el tiempo. Existe un nú-
librio de las viviendas del área se habría incrementado mero menor de nuevas casas en el flujo de viviendas;
de A a B. Sin embargo, con los controles, la oferta de la mayoría de las compras deben consistir de ventas
nuevas casas (las existencias) se reduce a Os", de tal de viviendas previamente existentes. La demanda final
manera que, dado el mismo incremento en la deman- puede disminuir de D' a D", en la medida que el cre-
da, de Ds a Ds', el precio de equilibrio se eleva a C. cimiento general del área se reduce a raíz de los con-
Una situación similar se muestra en la Figura 2-14 (a), troles al crecimiento de la actividad edificadora. Dado
en donde esta vez se observan los flujos (ventas) de que se torna más costoso vivir en el área, un número
vivienda. El precio de equilibrio habría cambiado de menor de posibles nuevos residentes escogerá vivir
PaP'en la ausencia de controles; pero con las restric- allí. De cualquier manera, el efecto neto de los contro-
ciones en la oferta de nuevas viviendas, el precio de les en las conexiones de servicios de acueducto es
mercado de viviendas se incrementa a P". claro: el precio de viviendas construidas previamente
Es imposible determinar el nivel final de equili- se ha elevado más que en el caso en el cual los contro-
brio, aunque éste puede estar en algún punto cercano les no hubiesen existido.

FIGURA 2-14
Existencias y flujo de casas con y sin controles.
En el panel (a) el equilibrio original está en el punto A, el cual corresponde al precio P (el precio promedio por
casa vendida en un período de tiempo dado). A medida que pasa el tiempo, mientras que la demanda se
incrementa de DD a D'D', la curva de oferta aumenta de OO a O'O', estableciéndose el nuevo precio de
equilibrio P'.EI panel (b) muestra que esto significa que las existencias de casas en ésta área se habrían
incrementado de OSOS a O8'O5'. Sin embargo, debido a la existencia de controles al crecimiento,
solamente se permite que las existencias de viviendas se incrementen a Oa"Os", de tal manera que el
precio de equilibrio se alcanza en el punto C. En términos deflujos, podemos apreciar en el panel (a) que
este hecho puede restringir la oferta de casas en cualquier momento del tiempo a un nivel inferior al
que existía originalmente, de tal forma que el flujo desciende a 0"0". Si el alto precio de las casas
desestimula la entrada de nuevas familias en el área, la demanda puede caer a D"D", de tal forma que,
en algún instante del tiempo se alcanza el nivel de equilibrio D, correspondiente al precio P"\

Flujo de casas (ventas) por período Existencias de casas en un momento


de tiempo dado de tiempo
(a) (b)
52 MICROECONOMIA

EL IMPACTO DE LOS CONTROLES chos de los residentes de bajos ingresos, quienes ha-
SOBRE LOS PRECIOS bían perdido la esperanza de poseer su propia vivien
da. Los entonces poseedores de casas parecen haber
Los economistas de Santa Bárbara calcularon que en- extraído un beneficio doble: sus casas se incrementa-
tre 1974 y 1979 aproximadamente el 27 por ciento del ron en un valor muy superior al que habrían percibido
incremento del precio real de la vivienda fue causado sin la existencia de los controles y, debido al reducido
por los controles al crecimiento. El resultado fue una ritmo de crecimiento, el incremento del costo del agua
"crisis" de vivienda -una falta de casas accesibles para no fue tan alto como el que habría tenido lugar en
muchos de los nuevos habitantes del área o para mu- caso que hubiese habido un crecimiento mayor.

RESUMEN

1. Las actividades económicas tienen lugar dentro de mercados, definidos como


instituciones a través de las cuales operan las fuerzas que actúan en la determina
ción y formación de los precios.
2. Existe una relación inversa entre la cantidad demandada y el precio, con otros
factores constantes.
3. Podemos trasladar una tabla que contenga pares de precios y cantidades a un
diagrama, en el cual se dibuje una curva de demanda con pendiente decreciente.
4. Es importante distinguir entre la cantidad demandada y la demanda misma. El
único factor que puede hacer cambiar la cantidad demandada es una variación
del precio; todo cambio en los determinantes de la demanda diferentes al precio
hacen desplazar la función de demanda misma.
5. La posición de la curva de demanda está en función de (a) el ingreso, (b) los gustos,
(c) los precios de los bienes relacionados, (d) los cambios en las expectativas de
precios relativos futuros y (e) la población.
6. Las cantidades ofrecidas están en relación directa con el precio del bien, con otros
factores constantes.
7. Podemos trasladar pares de cantidades y precios a un diagrama que muestre una
función creciente de oferta.
8. Un cambio del precio causa un cambio en las cantidades ofrecidas; la variación
de uno de los determinantes de la oferta, distinto al precio, hace desplazar la
totalidad de la curva de oferta de mercado.
9. Los determinantes de la oferta son (a) los precios de los recursos utilizados en la
producción del bien, (b) la tecnología empleada, (c) los impuestos y subsidios, (d)
las expectativas de precios y (e) el número de firmas existentes en la industria.
10. El precio de equilibrio se encuentra en la intersección de la curva de demanda de
mercado con la curva de oferta de mercado. Este es el precio al cual, una vez
alcanzado, no se presenta tendencia al cambio.
11. A cualquier precio por encima del precio de equilibrio existirá exceso de las can
tidades ofrecidas; a cualquier precio por debajo del precio de equilibrio habrá
exceso de las cantidades demandadas.
12. El equilibrio puede ocurrir dentro del cuadrante de precios y cantidades, situación
que se denomina equilibrio interior; el caso en el cual dicha situación de equilibrio
tenga lugar, sobre uno de los ejes, se conoce como equilibrio en el límite.
13. Un modelo de telaraña de ajuste dinámico, considera la cantidad ofrecida en el
período actual como una función del precio del período inmediatamente anterior.
.DEMANDA Y OFERTA: UN REPASO 53

Si la curva de oferta tiene una pendiente numéricamente mayor que la pendiente


de la curva de demanda, existirán como resultado oscilaciones convergentes que
lucirán como telarañas en el diagrama de oferta y demanda.

GLOSARIO

• mercado La institución a través de la cual se efectúan la oferta y la demanda.


• lugares de mercado Lugares geográficos en donde el intercambio tiene lugar y en
el que se registran los términos de intercambio.
• mecanismos de mercado La red de información que opera dentro y a través de
los mercados.
• la ley de demanda El precio y la cantidad demandada están inversamente relacio
nados, con otros factores constantes.
• la tabla de demanda de mercado Combinaciones numéricas de precios y cantidades
que muestran las tasas planeadas de compras a diferentes niveles de precios para
la totalidad del mercado.
• curva de demanda de mercado Curva que muestra las cantidades demandadas a
diferentes niveles de precios para la totalidad del mercado.
• cantidad demandada La cantidad de un bien que los compradores desean adquirir
a diferentes precios y que se refleja mediante los puntos que se encuentran a lo
largo de una curva determinada de demanda.
• cambio de la demanda Un desplazamiento hacia arriba o hacia abajo de la cantidad
que los compradores desean adquirir, causada por la variación de un factor dife
rente al precio del bien; un desplazamiento de la totalidad de la curva de demanda.
• bien sustituto Un bien cuya demanda varía en relación directa al precio de otro
bien, con otros factores constantes.
• bien complementario Aquel bien cuya demanda varía en relación inversa al precio
de otro bien, con otros factores constantes.
• ceteris paribus Con otros factores adicionales constantes; a fin de apreciar el efecto
de una variable sobre otra, mantenemos todas las restantes variables constantes.
• ley de la oferta Las cantidades ofrecidas están directamente relacionadas con el
precio, otros factores permaneciendo inalterados.
• tabla de oferta de mercado Aquella representación numérica de las combinaciones
de precios y cantidades que muestran las tasas planeadas de producción a diferen
tes niveles de precios y para la totalidad del mercado, con otros factores constantes.
• la curva de oferta de mercado Una curva que muestra la relación existente entre
la cantidad ofrecida y el precio para la totalidad del mercado, con otros factores
constantes.
• precio de equilibrio El precio que elimina del mercado cualquier exceso de las
cantidades ofrecidas o de las cantidades demandadas; el precio que, una vez
alcanzado, no tiende a ser modificado.
• equilibrio en el límite Aquel equilibrio que ocurre en el eje horizontal o en el
vertical; algunas veces se denomina solución de esquina.
• equilibrio interior Aquel equilibrio que ocurre dentro del cuadrante de precios y
cantidades, en vez de tener lugar en uno de los ejes; en algunas ocasiones se le
denomina solución interior.
54 MICROECONOMIA

• teorema de la telaraña Un modelo dinámico simple en el cual las cantidades


ofrecidas en un período son una función del precio que ha prevalecido en el
período inmediatamente anterior.

PREGUNTAS

(Las respuestas a las preguntas pares se encuentran la final del libro)

1. Explique la diferencia que existe entre un mercado y un lugar geográfico de mer


cado.
2. Asuma que existe una economía tipo isla que no cuenta con la presencia del
dinero; en otras palabras, no existe un numerario comúnmente acordado en el
cual se expresen los precios de los bienes y servicios. Asúmase adicionalmente
que cada domingo en la mañana, en cierto lugar, granjeros que crían cerdos y
ganaderos se reúnen para intercambiar cerdos vivos por vacas. ¿Es éste un mercado
y, si es así, cómo lucen las curvas de oferta y demanda? ¿Puede Ud. imaginarse
algún problema que se presente en la determinación de los términos de intercam
bio?
3. Critique el siguiente enunciado: "Las estadísticas del censo sugieren que un gran
número de hombres y mujeres se aproximan a los veinte años de edad, década
en la cual existe una propensión elevada a formar nuevos hogares. Conscientes
de hecho, los productores de materiales para la construcción y de muebles y
enseres incrementan la producción, con el objeto de poder satisfacer las alzas
anticipadas de la demanda de sus productos".
4. ¿Qué problema existe con la siguiente afirmación?. "La demanda se ha incremen
tado tanto en respuesta de la rebaja de US$500 que hemos ofrecido, que nuestro
inventario de automóviles anda ahora a niveles muy bajos".
5. Coloque a esta persona en su lugar: "Todo el mundo sabe que cuando el ingreso
de las personas se incrementa, la gente sale a comer con más frecuencia. Este
hecho tenderá a incrementar la demanda de comida rápida".
6. ¿De qué otra forma puede Ud. explicar un incremento "espontáneo" de la demanda
de equipo para patinaje en lugar de afirmar que se ha presentado un cambio de
los "gustos"?
7. Suponga que el líder de una nación exportadora de petróleo es entrevistado en
vivo en el programa "Frente a la Nación" y anuncia a la audiencia americana que
la política de su país en el año venidero será incrementarla producción de petróleo
a la máxima capacidad, sin importar la desaprobación que haga la OPEP. ¿Cómo
puede este hecho influir en la demanda actual de petróleo y por qué?
8. Una tabla de oferta indica las respectivas cantidades que serán ofrecidas a diferentes
niveles de precios. Puede argüirse que los oferentes son simultáneamente deman-
dantes.¿Qué es lo que ellos están demandando? Explique.
9. ¿En qué es inexacta la siguiente afirmación? "En respuesta a los crecientes precios
de nuestros productos, hemos incrementado nuestra oferta trabajando horas ex
tras".
10. A continuación se presenta la tabla de demanda y oferta de lechuga:
DEMANDA Y OFERTA: UN REPASO 55

Precio ($ Cantidad demandada Cantidad ofrecida


por caja) (cajas por año) (cajas por año)
1 100 millones 0 millones
2 90 millones 10 millones
3 70 millones 30 millones
4 50 millones SO millones
5 20 millones 80 millones

¿Cuáles son el precio y la cantidad de equilibrio? Al precio de US$2 por caja de


lechuga. ¿Cuál es la cantidad demandada? ¿Cuál la cantidad ofrecida? ¿Cómo se
llama esta situación de desequilibrio? ¿Cuál es la magnitud del desequilibrio, expresado
en término de cantidades? Conteste ahora las mismas preguntas cuando el precio es
de US$5 por caja de lechugas. 11. A continuación aparecen la tablas de demada y
oferta de hornos tostadores:

Precio Cantidad demandada Cantidad ofrecida


($horno tostador) (hornos tostadores por año) (hornos tostadores por año)

10 100 000 0
20 60 000 0
30 20 000 0
40 0 100000
50 0 300000
60 0 500000
70 0

¿Cuál es el precio y la cantidad de equilibrio? Explique.


12. A continuación aparecen las tablas de oferta y demanda de lluvias en un campa-
mento en la selva del Amazonas.

Precio Cantidad Cantidad


Cruzeiros por centímetros suministrada* solicitada
anuales de lluvia) (centímetros de lluvia) (centfmetros por año)

0 200 150
10 225 125
20 250 100
30 275 75
40 300 50
50 325 25
60 350 0
70 375 0
80 400 0

* Asumimos aquí que la lluvia artificial mediante 'siembra' de nubes u otras técnicas científicas
pueden usarse para lograr cantidades adicionales de lluvia.
56 MICROECONOMIA

¿Cuál es el precio y la cantidad de equilibrio? Explique.


13. Asúmase que la legislación federal o que una acción de cierta agencia administra
tiva federal prohibe una técnica específica que se utilizaba ampliamente en el
degüello de ganado. ¿Cómo afectará esta medida la oferta de carne y a través de
cuál de los determinantes de la oferta?
14. Critique la siguiente afirmación: "Los precios de sustentación agrícola nunca pue
den lograr sus metas, debido a que los controles de precios que están por encima
del precio de equilibrio y que son establecidos por el Congreso y el Departamento
de Agricultura, invariablemente crean situaciones de abundancia relativa (cantida
des ofrecidas mayores a las cantidades demandadas), lo cual, a su vez, conduce
el precio de vuelta hacia una situación de equilibrio".
15. Asúmase que se tienen la demanda y la oferta para cierto bien y que el mercado
está en este momento en equilibrio (la cantidad demandada es igual a la cantidad
ofrecida al precio presente de equilibrio). Ahora, supóngase que se presenta un
incremento de la oferta y, simultáneamente, un incremento de la demanda. ¿Cómo
se compararían el nuevo precio y cantidad de equilibrio con el original? Explique.

REFERENCIAS SELECCIONADAS

Boulding, K. E., Economic Analysis. Vol. 1 Microeconomics. (New York: Harper


& Row, 1966), chaps. 11 and 12.
Marshall, Alíred, Principies o/Economías, 8th ed. (London: Macmillan, 1920),
book III, chaps. 1,2, and 3.
Working. E. E.. "What Do Statistical 'Demand Curves' Show?" Quarterly Journal
o/Economics, vol. 41, 1927, pp. 212-235.
CAPITULO 3

Preferencias; utilidad y elección


del consumidor

Se afirma que si realmente se entienden los conceptos relacionados con la


oferta y la demanda, se ha logrado dominar la esencia misma de la economía.
Aunque esta aseveración no es completamente cierta, sí es verdad que un
profundo análisis de los aspectos que sustentan la teoría de la demanda y la
oferta puede ser muy indicativo acerca de la manera como operan los merca-
dos.
La mayor parte de este curso de microeconomía intermedia se dedica a
profundizar en nuestro entendimiento de las bases que sustentan la teoría de
la demanda y la oferta, así como a extender los conocimientos derivados de
dicho proceso a una variedad de situaciones aplicadas a la vida real. En este
capítulo consideramos los aspectos determinantes de la toma de decisiones
por parte del consumidor, los factores que provocan cambios en ellas y la
manera cómo de las decisiones de los consumidores se deriva la demanda
por diversos bienes. En los capítulos 8 y 9, por su parte, consideraremos este
mismo conjunto de interrogantes relacionados con aquellos aspectos que
tienen que ver con la toma de decisiones por parte de las empresas y la
correspondiente derivación de la curva de la oferta.

DEMANDA DE MERCADO
La demanda de mercado de un bien es simplemente la suma de las demandas
individuales de los consumidores en un mercado determinado y para ese bien
en particular. En la Figura 3-1 puede apreciarse que cuando el precio de la
pizza es de US$5 por unidad, los consumidores A y B son los únicos compra-
dores de ese bien. De esta manera, la demanda de mercado está constituida
por el monto comprado por el consumidor A, más el monto comprado por el
consumidor B, a un precio de US$5, durante un período de tiempo determina-
57
58 MlCROECONOMIA

FIGURA 3-1
Las curvas de demanda de mercado son la suma de las curvas de demanda individuales.
En este caso el mercado consta de tres personas; mediante la suma de sus curvas de demanda individuales
podemos construir la curva de demanda de mercado de pizzas para cierto período de tiempo.

do. Como puede verse en la Figura 3-1, si el precio disminuyera a US$4 por
unidad, los consumidores, que ya estaban comprando pizza, ahora comprarán
una mayor cantidad, integrándose, adicionalmente, otro consumidor, el con-
sumidor C, al mercado. La demanda de mercado se constituye entonces en
la suma de los montos por estos tres consumidores.
Contando únicamente con esta infomiación, ya puede inferirse que la
demanda de mercado tiene una pendiente negativa (la ley de la demanda).
Sin embargo, adicionalmente, nos gustaría poder conocer si la curva de de-
manda de cada consumidor también presenta pendiente negativa, así como
qué factores, además del precio, determinan la demanda de un consumidor
por (la compra de) un bien. ¿Son acaso estos otros factores cuantificables y
sujetos a medición, como sucede con el precio? ¿Están ellos sujetos a un
análisis sistemático o, por el contrario, son aleatorios e impredecibles? Estos
son los interrogantes que buscaremos responder en el presente capítulo.

ANÁLISIS DE UTILIDAD
Comencemos por observar el hecho de que la gente tiene preferencias por
ciertos bienes sobre otros. Es decir, los individuos prefieren ciertos bienes a
otros. Las elecciones de un consumidor para comprar una mayor o una menor
cantidad de un bien, o para definitivamente no comprar ciertos bienes, son,
en parte, el resultado de sus propias preferencias. De la misma manera, dichas
elecciones constituyen una respuesta a los precios relativos (costos alternati-
vos) de los diversos bienes disponibles para la compra. Los economistas del
siglo pasado usaron el término utilidad para referirse a las preferencias de un
individuo o a la satisfacción que éste recibe del consumo de unidades particu-
lares de un bien específico.
La utilidad es una propiedad común a todas las cosas que se desean.
Algunas de ellas se compran y se venden; otras, como el amor, no se intercam-
bian en los mercados formales, aunque ciertamente no carecen de utilidad.
PREFERENCIAS, UT1LIDAD Y ELECCIÓN DEL CONSUMIDOR 59

Obsérvese, sin embargo, que éste es un concepto puramente subjetivo. No


existe ninguna forma por la cual nosotros, como economistas, podamos medir
la cantidad de utilidad que otra persona pueda estar en capacidad de obtener
de un determinado bien, puesto que "tener utilidad" no es sinónimo de "uti-
litario" o de "práctico". Este concepto se refiere únicamente a lo que cierto
consumidor desea. En este sentido, no puede hacerse ninguna afirmación
científica relacionada con la utilidad que alguien pueda recibir al consumidor
una cantidad dada de un bien específico.
De esta manera, en este análisis, las actividades ilegales que mucha gente
pueda considerar equivocadas desde el punto de vista moral, aún pueden ser
analizadas en términos de la utilidad que generen para quienes las consumen.
Puede decirse, entonces, que la utilidad se encuentra en la percepción misma
del consumidor, reflejando lo que una persona desea, no lo que alguien piensa
que esa persona debería desear. Sin embargo, los economistas pueden analizar
la elección del consumidor en términos de utilidad, de la misma manera que
un físico ha analizado algunos de sus problemas en términos de fuerza. Ningún
físico ha visto jamás una unidad de fuerza. Pues bien, tampoco ningún econo-
mista ha visto jamás una unidad de utilidad. Sin embargo, en ambos casos,
este tipo de abstracciones han mostrado ser útiles para explicar ciertos aspec-
tos de los problemas a los cuales se enfrentan los físicos o los economistas
en sus análisis.
Unidad cardinal La teoría de la utilidad fue desarrollada inicialmente en términos de una
versus utilidad ordinal medida específica, usándose el término "útil" como la unidad de medida de
la satisfacción o de la utilidad. De esta forma, la primera barra de chocolate
consumida puede representar 4 útiles de satisfacción, o el primer puñado de
maní puede representar 6 útiles. El análisis de utilidad que se guiaba por
números tan específicos se le llamó análisis de utilidad cardinal. En efecto,
los números tales como 1, 2 y 3 son números cardinales, puesto que sabemos
que 2 es exactamente el doble de 1 y 3 es exactamente el triple. Esto significa
que una medición cardinal de la utilidad implica una exactitud en términos
cuantitativos de las diferencias obtenidas en utilidad.
Sin embargo, los economistas pronto se dieron cuenta que elaborar su-
puestos tan fuertes acerca de la exactitud en la medición de la utilidad no les
ayudaba en mucho en sus análisis. (Esto era especialmente cierto a la luz del
hecho de que nadie podía concebir cómo medir útiles en una forma cardinal).
En cambio, se encontró que un enfoque menos rígido, consistente simplemente
en ordenar los niveles de utilidad era suficiente. De esta manera, surgió el
análisis de utilidad ordinal, término éste que significa clasificado u ordenado.
"Primero", "segundo" y "tercero" son números ordinales, puesto que implican
un rango o un orden específico. No puede afirmarse nada acerca del tamaño
de la relación de los números ordinales; simplemente podemos decir algo
acerca de la importancia relativa que tienen entre sí.
La ciencia económica moderna está basada en supuestos acerca del orde-
namiento y consistencia de las escogencias, así como en hechos observados
acerca de ellas, sin hacer referencia alguna a la interpretación sicológica de
las mismas. Lo que hoy en día se conoce como "utilidad" refleja, por lo tanto,
60 MICROECONOMIA

TABLA 3-1
Utilidad total y marginal medidas en términos
cardinales
La columna (1) presenta el número de cines
observados por mes. La columna (2), por su
parte, nos muestra la utilidad total, haciendo
uso de una medida cardinal, asociada con cada
cantidad total consumida. La utilidad marginal,
representada en la columna (3), se define como
la diferencia',-aumento o disminución-,' en la
utilidad total debida a un incremento unitario
en ta tasa de consumo de cines-Obsérvese
que la utilidad marginal disminuye hasta 0 y
luego se torna negativa; esto significa que Juego
de cinco cines por mes, el consumidor
considera que un cine adicional se constituye
én un fastidio din bien "malo" más que un
bien "bueno").

únicamente el ordenamiento de las preferencias, como se mencionó anterior-


mente. Definiremos utilidad entonces como una variable cuya magnitud rela-
tiva indica el orden de preferencia. Por consiguiente, cuando se haga referencia
a un "modelo de maximización de la utilidad", simplemente queremos decir
que los individuos realizan elecciones consistentes y que escogen las alterna-
tivas que ellos consideran les proporcionarán la máxima utilidad (o satisfac-
ción).
Utilidad total y utilidad Examinemos ahora la relación que existe entre la cantidad consumida de un
marginal medidas en bien y la utilidad (o satisfacción) cardinal obtenida de dicho consumo. Obsér-
términos cardinales vese la Tabla 3-1, en la cual se relaciona la utilidad cardinal total, presentada
en la columna (2), con diversas tasas particulares de consumo de películas de cine por mes, las
cuales se muestran en la columna (1). La medida de la utilidad total se representa en útiles, puesto
que estamos pensando en términos de utilidad cardinal. La utilidad total para cada tasa de
consumo se representa gráficamente como los rectángulos punteados en la Figura 3-2(a).
(Ignórese, por el momento, las áreas parcialmente sombreadas; en breve se dará una explicación
de ellas). Obsérvese que la utilidad total aumenta a medida que la tasa de consumo se
incrementa, hasta el punto en el cual se asiste a 4 funciones de cine al mes. La utilidad total es
de 20 útiles para las cuatro funciones, permaneciendo al mismo nivel para la quinta función y
disminuyendo luego a 18 útiles para la sexta. Si conectamos las porciones superiores de los
rectángulos que representan la utilidad total mediante una línea continua, obtendremos la curva
de utilidad total asociada con el consumo de funciones de cine durante un período de un mes.
Esto se muestra en la Figura 3-3(a).
Si se observa cuidadosamente los dos diagramas de la Figura 3-2, puede verse
muy claramente la noción de utilidad marginal. En la teoría económica,
PREFERENCIAS, UTILIDAD Y ELECCIÓN DEL CONSUMIDOR 61

FIGURA 3-2
Utilidad total y marginal en unidades discretas
En el panel (a), la línea punteada de afuera
indica la utilidad total para cada tasa de
consumo de cines por mes. La porción
sombreada de cada rectángulo punteado
índica la utilidad marginal derivada de cada cine
adicional. Cuando trasladamos los rectángulos
sombreados al panel (b), obtenemos un
diagrama de utilidad marginal en unidades
discretas.

el concepto de "marginal" siempre se refiere a la tasa a la cual el de "total"


está cambiando. En este caso, el concepto de total al que hacemos referencia
es la utilidad. De esta manera, la utilidad marginal es el cambio que se expe-
rimenta en la utilidad total por cada función de cine adicional consumida. En
posteriores secciones de este texto, se utilizarán otros conceptos marginales,
tales como costo marginal, ingreso marginal, etc.
La utilidad marginal se representa por las porciones sombreadas de los
rectángulos en la Figura 3-2(a), las cuales pueden ser trasladadas hacia abajo
a la Figura 3-2(b) para construir una representación gráfica de la utilidad
marginal. Cuando conectamos las porciones superiores de estos rectángulos
de utilidad marginal, como se hace en la Figura 3-3(b), obtenemos una curva
continua de utilidad marginal, la cual presenta pendiente decreciente, cor-
62 MICROECONOMIA.

FIGURA 3-3
Utilidad total y marginal
Si tomamos las unidades de utilidad cardinal
total de la columna (2) en la Tabla 3-1,
obtenemos rectángulos como los que se
presentan en la Figura 3-2(a). Si conectamos
las porciones superiores de estos rectángulos
con una línea continua, obtenemos una curva
de utilidad total que alcanza un máximo entre
cuatro y cinco cines por mes, para luego
disminuir suavemente. Panel (a). La utilidad
marginal está representada entonces por el
incremento en la utilidad total, como se
muestra en los rectángulos sombreados de la
Figura 3-2(b). Si conectamos estos rectángulos
con una línea continua en el panel (b),
obtenemos la curva de utilidad marginal.

tando al eje horizontal a la tasa de consumo de cuatro funciones de cine por


mes.1 Cuando la utilidad marginal es igual a cero, simplemente se está que-
riendo decir que el consumidor tiene todo lo que desea del bien en cuestión.
Cuando la utilidad marginal se torna negativa, como sucede en este ejemplo
después del consumo de cuatro funciones de cine por mes, se está indicando
que el consumidor obtiene una desutilidad; el consumidor está hastiado de
asistir al cine y necesitaría de alguna forma de compensación para acudir por
sexta vez a una función de cine en un mes.

1
Obsérvese que debido a que estamos trabajando con cambios discretos, nuestras curvas en
la Figura 3-3 son demasiado continuas como para ser completamente exactas. En la realidad, las
curvas presentan "segmentos" en ellas, como se muestra en la Figura 3-2.
PREFERENCIAS, UTILIDAD Y ELECCIÓN DEL CONSUMIDOR 63

Utilidad marginal Obsérvese que en la Figura 3-3(b), la utilidad marginal está decreciendo conti-
decreciente nuamente. La razón de esto radica en que, aunque la utilidad total de la Figura
3-3(b) aumenta, ésta lo hace cada vez en una proporción menor, a medida
que se consume una unidad adicional. En otras palabras, la utilidad total
aumenta en una tasa continuamente decreciente. Cuando esto sucede, deci-
mos que el individuo está experimentando una utilidad marginal decreciente
en el consumo de un bien determinado.
La ley (?) de la utilidad La mayoría de nosotros piensa que "sabemos", de una manera intuitiva, que
marginal decreciente la primera unidad consumida nos brinda una satisfacción marginal mayor a
la que nos ha proporcionado la décima unidad. Alternativamente, podemos considerar que la
mayoría de los bienes tienen muchos usos. Por consiguiente, parecería que la utilidad marginal
disminuye a medida que se adquiere una mayor cantidad de un bien, puesto que a las unidades
adicionales se les asignan usos de importancia cada vez menor. Sin embargo, estas observaciones
casuales no constituyen en ningún momento una "prueba" de la "ley de la utilidad marginal
decreciente".
En vista de que la ley de la utilidad marginal decreciente no se deriva de
ningún postulado relacionado con la toma de decisiones que, de una manera
racional, realizan los consumidores, no existe forma de comprobarla. Sin em-
bargo, a primera vista, la proposición parece bastante lógica. Tanto economistas
como legos en la materia han creído durante muchos años en la existencia
de la utilidad marginal decreciente, razón por la cual, aún en nuestros días,
se le considera frecuentemente como una "ley".

ANÁLISIS DEL COMPORTAMIENTO DEL CONSUMIDOR:


EL ENFOQUE MODERNO

A continuación, pasamos del análisis de la utilidad cardinal a considerar otro


enfoque más moderno y aparentemente más lógico, el análisis de la utilidad
ordinal. Consideremos, en primera instancia, los supuestos relacionados con
las preferencias del consumidor.

SUPUESTOS RELACIONADOS CON LAS PREFERENCIAS


DEL CONSUMIDOR

Con el objeto de estar en capacidad de realizar afirmaciones científicas acerca


de la elección del consumidor, debemos comenzar por establecer algunos
supuestos que definan las hipótesis y los conceptos básicos en que se cimenta
nuestra teoría. Los supuestos son bastante obvios y se relacionan con la forma
en que se realizan escogencias de bienes y servicios, los cuales, a su vez,
proporcionan un flujo de servicios de consumo por unidad de tiempo. En
nuestro modelo del comportamiento del consumidor la gente escoge, no entre
los artículos mismos, sino entre los flujos de servicios recibidos de éstos.2 En

2
El término "bienes" puede referirse a las cosas tanto tangibles como intangibles que las
personas desean.
64 MICROECONOMIA

otras palabras, no nos hacemos a la propiedad de un automóvil para mirarlo


y no consumirlo en un momento determinado, sino para disfrutar los beneficios
que un vehículo nos brinda a través del tiempo. Los supuestos bajo los cuales
opera nuestro modelo son los siguientes:
1. El consumidor individual, cuando se enfrenta a una elección entre ciertas
combinaciones de bienes, puede efectivamente decidir cuál de ellas prefíere,
o cuáles combinaciones le son indiferentes. En otras palabras, dado un
conjunto de combinaciones posibles de bienes que proporcionen satisfac
ción al consumidor, éste puede determinar cuál de ellas prefiere o cuáles
le brindan la misma satisfacción. Puesto que el consumidor conoce el valor
de la utilidad de todas las posibles opciones, decimos que existe una inte
gridad en las preferencias.
2. El consumidor es consistente al hacer escogencias entre diferentes combi
naciones de bienes. De esta manera, si él manifiesta en primera instancia
que definitivamente prefiere los automóviles Ford a los Chevrolet y, poste
riormente, manifiesta que definitivamente prefiere los Chevrolet a los Toyo
ta, para ser consistente, este consumidor debe manifestar también que
definitivamente prefiere los Ford a los Toyota. Se dice entonces que las
preferencias del consumidor son transitivas o consistentes.
3. Más es preferible a menos. Ningún individuo jamás se siente satisfecho con
todos los bienes deseados, a pesar de que pueda saturarse del consumo
de ciertos bienes. A éste se le conoce algunas veces como el supuesto de
" insaciabilidad".
Una manera simple de recordar estos tres supuestos es denominándolos
de la siguiente manera:
1. El supuesto de integridad
2. El supuesto de consistencia
3. El supuesto de insaciabilidad
El lector debería en este momento retroceder un poco en su lectura y
considerar nuevamente estos tres supuestos, con el propósito de encontrar
que, posiblemente, está en desacuerdo con uno o más de ellos. ¿Realmente
tenemos en cuenta todas las posibles combinaciones de los bienes disponibles,
cada vez que realizamos una escogencia? ¿No existen acaso algunos consumi-
dores que son inconsistentes con las elecciones que realizan y otros que nunca
logran tomar ninguna determinación?
Debe recordarse, sin embargo, que los supuestos son utilizados para cons-
truir modelos a partir de los cuales se derivan teorías y predicciones. Si por
alguna razón el modelo que estamos elaborando resulta insuficiente para
proporcionamos las predicciones buscadas o si resulta refutado de una manera
abrumadora ante la evidencia hallada, debemos considerar que este modelo
ha fracasado y, por lo tanto, deberá ser reemplazado por uno nuevo.

LOS SUPUESTOS SOBRE LAS PREFERENCIAS CONDUCEN HACIA


EL CONCEPTO DE CURVAS DE INDIFERENCIA
Gran parte del análisis económico se presta bastante para realizar interpreta-
ciones gráficas. Esto se constituye indudablemente en una gran ventaja, puesto
PREFERENC1AS, UTILIDAD Y ELECCIÓN DEL CONSUMIDOR 65

que el análisis gráfico, a la vez que nos permite utilizar un lenguaje para
transmitir el análisis teórico, nos ayuda a economizar palabras y a clarificar
ideas.
Los tres supuestos presentados anteriormente pueden traducirse en un
instrumento geométrico que ha sido denominado, con mucho acierto, el aná-
lisis de curvas de indiferencia. Una curva de indiferencia se define como
aquella que proporciona un nivel constante de satisfacción o, igualmente,
como el lugar geométrico de los puntos que representan combinaciones de
dos bienes (o canastas de bienes) entre las cuales el consumidor se muestra
indiferente. (Estas curvas fueron utilizadas por primera vez y bautizadas por
un economista británico Francis Y. Edgeworth, 1845-1926). Quizás la manera
más fácil de derivar una curva de indiferencia es considerar un ejemplo en
que se presente una tabla de indiferencia en la cual se muestren las diversas
combinaciones de dos bienes entre los cuales un individuo manifiesta ser
indiferente. Esto puede observarse en la Tabla 3- 2, donde se ha construido
una tabla hipotética de indiferencia para un estudiante universitario a quien
le agrada tanto asistir al cine como acudir a conciertos.
La tabla de
indiferencia En la Tabla 3-2, puede observarse una tabla hipotética de indiferencia, en la
cual se relacionan las diversas combinaciones de cines y conciertos por mes,
entre las cuales el consumidor ha manifestado ser indiferente. Nótese que
estamos hablando en este caso de actividades que ocurren a través del tiempo,
por lo cual debe especificarse un período determinado. Las actividades en
referencia son el consumo de cines y el consumo de conciertos, mientras que
el período de tiempo especificado es de un mes. Si, en lugar de especificar
este período, lo hiciéramos para un año, tendríamos que multiplicar ambas
columnas por 12.
El punto que puede observarse de una manera inmediata es que a medida
que haya menores unidades de un artículo en la canasta de bienes, deberá
haber disponible una mayor cantidad del otro, a manera de compensación,
si se quiere que el consumidor permanezca indiferente entre diversas combi-
naciones. La conclusión anterior se deriva directamente del supuesto 3: Más
es preferible a menos. Los dos artículos bajo estudio son bienes que, por
definición, proporcionan satisfacción a este consumidor. Por lo tanto, si se
sacrifica algo de un bien, la única manera en que el consumidor puede perma-

TABLA 3-2 Cines Conciertos Combinación


por mes por mes (véase la Fig. 3-4)
Tabla da Indiferencia: cines y conciertos
1 7 A
El consumidor individual ha manifestado su 2 6 B
indiferencia entre dos combinaciones: ir a una 2 4 C
película de cine y a siete conciertos por mes o ir 4 3V4 D
a tres películas de cine y a cuatro conciertos
por mes.
Obsérvese que indicamos explícitamente un
periodp de tiempo porque estamos tratando con
un concepto de flujo: el consumo de bienes y
servicios por unidad dé tiempo.
66 MICROECONOMIA

necer igualmente satisfecho es recibiendo una compensación, representada


por una mayor cantidad del otro bien.
La curva de
indiferencia Si trasladamos las combinaciones A, B, C y D de la Tabla 3-2 a una gráfica en
la cual se representen las cantidades de un bien en el eje horizontal (cines
por mes) y las cantidades del otro bien en el eje vertical (conciertos por mes),
es decir, si se trasladan las combinaciones a un espacio de bienes, obtenemos
una curva de indiferencia. Debido al supuesto de insaciabilidad (supuesto 3),
la curva de indiferencia tiene pendiente negativa, siendo, por tanto, decreciente
de derecha a izquierda. Esto significa que debe obtenerse una mayor cantidad
de un bien para compensar la disminución en la cantidad del otro, si se desea
que el consumidor permanezca indiferente o que obtenga un nivel constante
de satisfacción, a partir de las combinaciones de los dos bienes que se repre-
sentan gráficamente en la curva de indiferencia. Las combinaciones A, B, C y
D se presentan en la Figura 3-4.
Examinemos por un momento el caso de una curva que tenga pendiente
positiva. Este tipo de curva implicaría que a medida que los consumidores
aceptaran disponer de una menor cantidad de un bien x, también estarían
dispuestos a aceptar una menor cantidad de otro bien y. En la Figura 3-5, el
punto L representaría el mismo nivel de satisfacción que el punto N. Sin

FIGURA 3-4
Una curva de indiferencia para cines y
conciertos
Si tomamos las combinaciones A, B, C y D de
la Tabla 3-2, las graficamos en el espacio de
bienes y luego conectamos los puntos con
una línea continua, obtenemos una curva de
indiferencia para nuestro consumidor
hipotético. Obsérvese que la curva de
indiferencia presenta pendiente negativa.
PREFERENCIAS, UTILIDAD Y ELECCIÓN DEL CONSUMIDOR 67

FIGURA 3-5
Implicaciones de una curva de indiferencia
con pendiente positiva
Si la curva de este diagrama representara una
curva de indiferencia individual, significaría
que el individuo estaría dispuesto a aceptar
menos cantidad de x y menos cantidad de y, y
aún así, mostrarse indiferente. En otras
palabras, los puntos L y N implicarían iguales
niveles de satisfacción, aun cuando N implica
una menor cantidad tanto de x como de y. Lo
anterior violaría el supuesto 3 de que más es
preferible a menos.

embargo, de acuerdo a los supuestos establecidos, ningún consumidor desea-


ría sacrificar un mayor nivel de consumo, para obtener a cambio un nivel
inferior. Esta es la razón por la cual las curvas de indiferencia siempre presentan
pendiente negativa, no positiva.
Otro supuesto implícito que hemos utilizado en este modelo de elección
del consumidor garantiza que existe un número infinito de curvas de indife-
rencia localizadas en el espacio de bienes. Después de todo, hemos asumido
que el consumidor está en capacidad de comparar dos bienes o dos conjuntos
de bienes y de decidir por aquel que prefiera, o de saber si los dos le son
indiferentes. Bajo este contexto, es posibe construir una curva de indiferencia
"alta" o "baja", sin importar el nivel de consumo de cines o de conciertos al
que estemos haciendo referencia. Las curvas más altas, es decir, aquellas que
representan mayores niveles de satisfacción para el consumidor, se ubicarán
por encima y a la derecha de la curva ABCD en la Figura 3-4. Por su parte, las
curvas más bajas, aquellas que representan menores niveles de satisfacción
para el consumidor, estarán localizadas abajo y a la izquierda de la curva
ABCD. Esto se mostrará de una manera más detallada en una sección posterior.
Diferentes personas tienen diferentes patrones de preferencias. Por con-
siguiente, es de esperarse observar diversas curvas de indiferencia para cada
individuo. En la Figura 3-6 se presentan cuatro de estas posibilidades.
La última propiedad formal de las curvas de indiferencia surge de los
supuestos 2 y 3. A partir de estos supuestos sabemos, por lógica que las curvas
de indiferencia no se pueden cortar. Esto puede comprobarse fácilmente su-
poniendo lo contrario y observando los resultados. En la Figura 3-7, se presen-
tan dos curvas de indiferencia, las curvas I y II, las cuales se cruzan entre sí.
68 MICROECONOMIA

FIGURA 3-6
Curvas de indiferencia para varios consumidores
Los cuatro paneles en esta figura muestran cuatro posibles curvas de indiferencia para cines y conciertos para
cuatro diferentes personas.

La curva de indiferencia que se obtuvo a partir de la Tabla 3-2 se presenta


nuevamente en esta gráfica y se identifica como la curva I. Consideremos ahora
otra curva de indiferencia que corta a la curva I en el punto B, la cual hemos
llamado curva II. Compárense ahora los dos puntos B y C, situados ambos
sobre la curva I. El consumidor es indiferente entre estas dos combinaciones
diferentes de cines y conciertos, puesto que le proporcionan iguales niveles
de satisfacción. Sin embargo, si la curva II es igualmente válida, el consumidor
también es indiferente entre la combinación B y la combinación H; pero, por
el supuesto de consistencia (supuesto 2), si nuestro consumidor es indiferente
entre B y C y también lo es entre B y H, debe ser igualmente indiferente entre
C y H. No obstante, obsérvese que el punto H representa tanto una mayor
PREFERENCIAS, UTILIDAD V ELECCIÓN DEL CONSUMIDOR 69

cantidad de cines por mes, como una mayor cantidad de conciertos por mes
a las cantidades que de dicho bien se representan mediante el punto C. Puesto
que hemos asumido que más es preferible a menos, el consumidor no puede
manifestarse indiferente entre la combinación H y la combinación C. De esta
forma, desde el punto de vista lógico, es imposible que las curvas de indiferencia
se crucen, dados nuestros supuestos relacionados con las preferencias del
consumidor.
Un resumen sobre las Podemos ahora presentar brevemente las propiedades de las curvas de indife-
curvas de indiferencia rencia.
1. Tienen pendiente negativa.
2. Por cada punto existente en el espacio de bienes pasa una curva de indife
rencia.
3. No se pueden cruzar.
Las tres anteriores propiedades de la curva de indiferencia han sido deri-
vadas utilizando solamente los tres supuestos con los cuales iniciamos nuestro
análisis: integridad, consistencia e insaciabilidad. Nos corresponde ahora agre-
gar un cuarto supuesto que se relaciona directamente con la forma que pre-
sentan dichas curvas.

FIGURA 3-7
Curvas de indiferencia cruzadas
La curva de indiferencia I se toma de la Figura
3-4. Por definición, todas las combinaciones de
cines y conciertos son igualmente
satisfactorias a lo largo de esa curva de
indiferencia. Ahora agregamos la curva de
indiferencia II, la cual se cruza con la curva I en la
combinación B. Por definición, las
combinaciones B y C generan ¡guales niveles de
satisfacción; es decir, el consumidor se muestra
indiferente entre estas dos combinaciones.
También por definición, puesto que se ubican en
la misma curva de indiferencia, B y H son
igualmente preferidas, mostrándose el
consumidor indiferente entre ellas. El supuesto
de transitividad (consistencia) requiere, dado
que el consumidor es indiferente entre B y C,
así como entre B y H y que deba
necesariamente ser indiferente entre C y H. Sin
embargo, la combinación H representa tanto
una mayor cantidad de cines como una mayor
cantidad de conciertos de lo que se
representan mediante la combinación C.
Puesto que más es preferible a menos, por el
supuesto 3, es imposible desde el punto de vista
lógico que el consumidor se muestre indiferente
entre H y C. Por consiguiente, las curvas de
indiferencia no se pueden cruzar.
70 MICROECONOMIA

Todas las curvas de indiferencia que hemos utilizado en nuestros ejemplos


El cuarto hasta el momento han tenido una determinada forma: se han dibujado conve-
supuesto xas hacia el origen de la gráfica. Esta propiedad de las curvas de indiferencia
la tomaremos por dada. En otras palabras, nuestro cuarto supuesto es que
todas las curvas de indiferencia son convexas. Aunque no es posible probar
que este supuesto se cumple siempre para todos los consumidores, veremos
que cualquier otra forma que presenten las curvas implica la obtención de
resultados poco usuales.
Existen dos formas de verificar si una curva es convexa:
1. Si la curva está ubicada por encima de una tangente dibujada a cualesquiera
de sus puntos, la curva es convexa.
2. Si una línea recta (una cuerda) que conecta dos puntos cualesquiera sobre
la curva se sitúa por encima de ésta, la curva es convexa.
Obsérvese la Figura 3-8, en la cual se ilustra cada una de las anteriores pruebas.
El supuesto de convexidad de las curvas de indiferencia está basado, a
su vez, en el supuesto de que la tasa marginal de sustitución, un concepto
que entraremos a estudiar a continuación es decreciente.

FIGURA 3-8
Dos maneras de comprobar la convexidad
En el panel (a) se demuestra la primera
manera de comprobar la convexidad de las
curvas de indiferencia: si una curva se ubica por
encima de una línea tangente trazada a
cualquier punto dé la curva, la curva es convexa
hacia el origen de la gráfica. En el panel (b) se
muestra la otra forma de comprobar la
convexidad: si una línea recta que conecta dos
puntos cualesquiera en la curva se ubica por
encima de ésta, la curva será convexa hacia el
origen de la gráfica.
.PREFERENCIAS, UTILIDAD V ELECCIÓN DEL CONSUMIDOR 71

LA TASA MARGINAL DE SUSTITUCIÓN


Puesto que la curva de indiferencia refleja algo acerca de las evaluaciones
subjetivas de dos bienes por parte de un individuo, deberíamos estar en capa-
cidad de aprender algo acerca de la tasa a la cual el consumidor está dispuesto
a sustituir un bien por otro, con el objeto de examinar una curva de indiferencia
de una manera más detallada. Esta tasa de sustitución se conoce como tasa
marginal de sustitución de x por y, o T/MS^. Podemos definirla de la siguiente
manera:
y = el número de unidades del bien y que deben sacrificarse por
cada unidad adicional obtenida del bien x, de tal manera que el
consumidor continúe indiferente entre los dos bienes y experimente
el mismo nivel de satisfacción.
Si tomamos el ejemplo de la Tabla 3-2, podemos hallar la tasa marginal
de sustitución de cines por conciertos, la cual puede obsevarse en la parte
superior de la Tabla 3-3. A medida que nos movemos en fracciones de una
unidad, por cada cine adicional al que asista en un mes, el consumidor deb¡e
sacrificar inicialmente dos conciertos por mes, luego un concierto por mes,
después medio concierto por mes; todo ello para permanecer en una situación
de indiferencia. De esta manera, la tasa marginal de sustitución, tal y como
se muestra en la parte inferior de la Tabla 3-3, es inicialmente 2:1, luego 1:1,
luego 1/2:1. Este mismo hecho puede apreciarse en la Figura 3-9
La tasa marginal de Hasta el momento hemos considerado la forma de medir la TMS cuando! el
sustitución en el límite consumo de los bienes x e y por parte del individuo cambia en unidades
discretas. Es decir, en la Figura 3-9, los cambios entre los puntos A y B o entre

FIGURA 3-9
La TMS de una manera gráfica
Cada vez que se consume un cine adicional al
mes, el individuo debe sacrificar algo para
mantenerse en el mismo nivel de satisfacción.
En este caso, lo que debe sacrificarse son
conciertos o fracciones de concierto al mes.
Podemos observar que, ¡ncialmente, el
consumidor se encuentra más dispuesto a
sacrificar conciertos para obtener un cine
adicional cuando está consumiendo menos
cines y más conciertos al mes, que cuando está
consumiendo un elevado número de cines al
mes y muy pocos conciertos. La TMS cines,
conciertos es una medida de conciertos por
cine; por ejemplo, si la TMS = 2, debe leerse
como "2 conciertos por cine" y si la TMS = 1/2,
debe leerse como "1/2 conciertos por mes".
Para aquellos estudiantes que no estén
familiarizados con el uso del operador delta (A),
pueden referirse al apéndice de éste capítulo,
en el cual se presenta una explicación.
72 MICROECONOMIA

TABLA 3-3 Cines por TMS Concierto


La tasa marginal de sustitución de conciertos mes (conciertos por s por mes
por cine. (1) cine)
Esta tabla es simplemente la Tabla 3-2
reproducida con una columna adicional que
muestra la tasa marginal de sustitución de
conciertos por cine. La parte inferior de la tabla
presenta la información de una manera verbal.

(2)

los puntos B y C representan cambios discretos en el número de cines y


conciertos. Si deseamos considerar solamente pequeños cambios infinitesima-
les en el consumo de un bien, en lugar de medir cambios discretos en el
consumo de x e y, puede utilizarse una simple técnica gráfica. La TMS en
cualquier punto a lo largo de una curva de indiferencia es el valor de la
pendiente de la curva en ese punto, como se muestra en la Figura 3-10.3
Todas las curvas de indiferencia con las cuales trabajaremos en este texto
tendrán pendientes que disminuyen a medida que nos movemos de izquierda
a derecha. Observando la Figura 3-11, puede verse que a medida que se trazan
tangentes sucesivas, moviéndose hacia la derecha de la curva de indiferencia,
su pendiente (numérica) se hace menor; es decir, dichas tangentes se toman
más horizontales.4 En otras palabras, la pendiente aumenta a medida que nos

3
Como se demostró en la Figura 3-10, la TMS está dada por la pendiente de la tangente
trazada al punto particular en cuestión. Ninguna de las curvas de indiferencia consideradas aquí
presenta "esquinas agudas", todas son curvas continuas. Por lo tanto, cada punto a lo largo de
cada curva de indiferencia tiene una y solamente una tangente a él. Puesto que la TMS se expresa
conceptualmente con signo positivo, debemos hacer algo matemáticamente para ajustar el con-
cepto, de tal manera que implícitamente multiplicamos la pendiente, que presenta signo negativo,
por -1.
* Recuérdese también que, a lo largo de una curva de indiferencia, se cumple que
PREFERENCIAS, UTILIDAD V ELECCIÓN DEL CONSUMIDOR 73

FIGURA 3-10
Medición de la pendiente de una curva
La pendiente en cualquier punto sobre la
curva puede medirse trazando la tangente a ese
punto y encontrando su pendiente. La pendiente
se define como el cambio en y dividido por el
cambio en x, donde y es la variable medida
en el eje vertical y x es la variable
representada en el eje horizontal. Puesto que
las curvas de indiferencia con las cuales
estamos trabajando se inclinan hacia abajo de
izquierda a derecha, la pendiente en el punto P
es igual a -Ay/Ax. Como nuestra definición de
TMS requiere un número positivo, la TMS en
el punto P es igual a -1 veces la pendiente en
el punto P, o sea Ay/Ax.

movemos hacia la izquierda de la curva. Esta es una propiedad de todas las


curvas de indiferencia que son convexas hacia el origen; por consiguiente, es
una propiedad de todas las curvas de indiferencia que se estudiarán en este
texto. Esta propiedad se conoce generalmente como tasa marginal de sustitu-
ción decreciente.
La TMS decreciente Obsérvese en la Tabla 3-3 que, a medida que se consumían más cines por
mes, el individuo estaba dispuesto a sacrificar cantidades cada vez menores
de conciertos para obtener un cine adicional. Como se vio en la columna (2)
de la parte superior de la tabla, la TMS, o sea la razón entre los conciertos
sacrificados y los cines obtenidos a cambio, cayó de 2 a 1/2. Igual cosa sucede
a lo largo de todas las curvas de indiferencia convexas, puesto que la propiedad
de la tasa marginal de sustitución decreciente es sinónimo del concepto de
convexidad de la curva de indiferencia.

EL ÓPTIMO DEL CONSUMIDOR: ANÁLISIS DE LAS CURVAS DE


INDIFERENCIA
Aunque es posible desarrollar una teoría de la elección del consumidor (de la
toma de decisiones) mediante el uso del análisis de utilidad, no es necesario

En términos del análisis de utilidad marginal, sabemos que a lo largo de una curva de indiferencia, cuando
se presenta una variación en x, el cambio en la satisfacción total, como resultado de poseer una mayor o
una menor cantidad de x, debe ser igual al cambio opuesto en la satisfacción como resultado de poseer una
mayor o una menor cantidad de y. O, en otros términos, a lo largo de una curva de indiferencia se cumple
que UMX. Ax = UMV. Ay. Por consiguiente, a lo largo de una curva de indiferencia, se cumple que
74 MICROECONOMIA

FIGURA 3-11
Pendiente variable a lo largo de una curva
de indiferencia convexa
Todas las curvas de indiferencia convexas hacia
el origen tienen la propiedad de que la
pendiente se hace más y más horizontal a
medida que nos movemos de derecha a
izquierda. Esto puede verse si comparamos
los cambios Ay/Ax a medida que nos
desplazamos hacia abajo en la curva de
indiferencia del punto A al punto B y al punto C.
Obsérvese que su valor absoluto se torna
cada vez más pequeño.

hacerlo, una vez se comprendan las preferencias ordinales y análisis de indi-


ferencia. Sin embargo, podemos hacer uso del análisis de utilidad cuando
estemos haciendo referencia a la posición de las curvas de indiferencia.
La posición de las Si aceptamos la clasificación ordinal implícita en las curvas de indiferencia,
curvas de indiferencia podemos entonces afirmar que debe dársele un mayor valor de utilidad total
a todas las curvas localizadas arriba y a la derecha de la curva de indiferencia I en la Figura 3-12.
De esta manera, tanto la curva de indiferencia II como la curva III, son preferidas a la curva I,
puesto que ellas representan un mayor nivel de satisfacción o utilidad. ¿Por qué es esto así?
Simplemente porque es posible consumir más cines y más conciertos en
los puntos representados por las curvas indiferencia más altas, que en los
puntos representados por las curvas más bajas. De esta manera, en una situa-
ción sin restricciones de ninguna especie (es decir, sin la presencia de costos
asociados a mayores niveles de consumo), un consumidor en nuestro modelo
debe preferir las combinaciones de bienes representadas en curvas de indife-
rencia superiores a aquellas de curvas inferiores.

Enfrentando la Al individuo le impondremos ahora una restricción, la cual está relacionada


realidad: la restricción con el concepto mismo de escasez y a la cual denominaremos restricción
presupuestal presupuestal; este concepto representa simplemente el monto del ingreso M
del que dispone el consumidor durante el período bajo estudio, teniendo en
cuenta los precios que éste debe pagar para obtener diferentes combinaciones
de bienes. Los modelos más avanzados incluirán en este concepto el monto
de los activos que el consumidor podría vender para obtener un ingreso
PREFERENCIAS, UTILIDAD Y ELECCIÓN DEL CONSUMIDOR 75

FIGURA 3-12
Ordenamiento de curvas de indiferencia
Curvas de indiferencia más altas indican un
mayor nivel de satisfacción o utilidad; así, la
curva de indiferencia III indica un mayor
nivel de satisfacción que la curva II, la cual, a
su vez, nos muestra un mayor nivel de
satisfacción que la curva de indiferencia I.

adicional, así como el valor de los obsequios que el individuo podría recibir
por parte de filántropos, de la misma forma de las sumas que él podría tomar
en préstamo o, simplemente, robar. Para simplificar nuestro análisis, sin em-
bargo, haremos caso omiso de tales posibles adiciones al poder de compra
que está disponible al consumidor.
Continuaremos considerando dos bienes en nuestro análisis: cines (x) y
conciertos (y). Los precios nominales (en unidades monetarias comentes) de
estos dos bienes, Px y Py, se toman como dados en lo que concierne al consu-
midor (o sea que éste no puede por sí mismo afectarlos) y se supone que no
cambian durante el tiempo considerado. El ingreso monetario, M, será algún
monto fijo por mes, en tanto que denominaremos x al número de cines e y
al número de conciertos. Adicionalmente, suponemos que se gasta la totalidad
del ingreso.5 La restricción presupuestal se expresará, entonces, de la siguiente
manera:
M = (cantidad de cines por mes X Px)
+ (cantidad de conciertos por mes X Py) (3-1)

Si escogemos arbitrariamente algunos números, podemos apreciar fácil-


mente la manera de representar la restricción presupuestal como una línea

5
Aunque este supuesto puede parecer poco realista, sin duda facilita el análisis. En el capitulo 6 se
examinan los efectos que resultan al permitir que el consumo y el ingreso cambien a través del
tiempo.
76 MICROECONOMIA

trazada sobre la gráfica que hemos denominado el espacio de bienes. Supón-


gase que el precio de mercado para las funciones de cine es de US$3 y que
el precio de mercado de los conciertos es de US$2. Supóngase, además, que
el consumidor en cuestión dispone de un ingreso monetario mensual de US$30
para sus gastos. Dibujemos entonces la línea de presupuesto en el espacio de
bienes dado en la Figura 3-13. La cantidad máxima de conciertos por mes que
puede comprarse y consumirse es igual a US$30/2, o sea 15 conciertos. Esta
situación se representa mediante el punto B. A su vez, el máximo número de
cines por mes que puede consumirse es igual a US$30/3, o sea 10 cines, lo
cual se representa a través del punto B'. Si conectamos estos dos puntos con
una línea recta, obtenemos la llamada línea de restricción presupuestal BB'.
Generalicemos la ecuación anterior para dos bienes cualesquiera, los bienes y
(representado en el eje vertical) y x (representado en el eje horizontal), a los
cuales corresponden los precios Py y Px, respectivamente. Nuevamente, M
representa el ingreso monetario mensual disponible para ser gastado en
estos dos bienes; por consiguiente, si se gasta todo el ingreso mensual
M = y ■ P y + x • Px (3-2)

Para despejar el valor de y en la ecuación (3-2), dividimos ambos lados por Py,
para obtener
M x-P x
^ = y + -5— (3-2

FIGURA 3-13
La restricción presupuestal
Cuando la totalidad del Ingreso monetario de
US$30 se gasta en conciertos con un precio
unitario de US$2, el consumidor podría asistir
a 15 conciertos al mes. Esto nos da un punto
sobre la restricción presupuestal, el punto B.
Por su parte, cuando la totalidad del ingreso
monetario de US$30 por mes se gasta en
cines con un precio unitario de US$3, el
consumidor podría asistir a 10 cines al mes.
Esto nos da el punto B'. Si conectamos los
puntos B y B', obtenemos la restricción
presupuestal o línea de restricción presupuestal.
El triángulo rectángulo formado por esta línea
y por los ejes, se llama espacio de presupuesto,
el cual representa el conjunto de combinaciones
de cines y conciertos por mes obtenibles con
un ingreso monetario fijo de US$30 por mes,
cuando el precio de cada cine es US$3 y el
precio de cada concierto es US$2.
PREFERENCIAS, UTILIDAD Y ELECCIÓN DEL CONSUMIDOR 77

Sustraemos
S entonces el término x . Px/Py de ambos lados de la ecuación (3-2a),
para
u obtener
s
traemos entonces el término x . Px/Py de ambos lados de la ecuación (3-2a), para
obtener

(3-2b)

Esta
E ecuación corresponde a la línea trazada en la Figura 3-13 que representa
la
s restricción presupuestal que se expresa formalmente como
ta ecuación corresponde a la línea trazada en la Figura 3-13 que representa la
restricción presupuestal que se expresa formalmente como

(3-3)

La ecuación interseca al eje vertical (es decir, en


aquel punto en donde X = 0) en el punto M/Py. En nuestro ejemplo, éste es el
máximo número de conciertos y por mes (no de cines), el cual equivale al
ingreso, M, dividido por el precio de los conciertos.

La tasa marginal La pendiente de la línea de restricción presupuestal representa la razón ma-


de sustitución de temática que relaciona los precios de los dos bienes bajo estudio. En nuestro
mercado ejemplo, dicha razón está dada por la fracción Px/Py = 3/2. Puesto que la
restricción presupuestal tiene pendiente negativa, la pendiente de la línea de
restricción presupuestal es la razón negativa de los precios. Numéricamente,
esta pendiente representa la tasa marginal de sustitución de mercado (TMSM)
de los dos bienes. La TMSM será, a lo largo de nuestras discusiones, siempre
constante y la línea de presupuesto será recta, en vez de curva, puesto que
los precios son tomados por el consumidor como dados. La TMSM es la tasa
factible o de mercado a la cual el consumidor puede intercambiar x por y.
Si sombreamos el área comprendida entre los ejes y la restricción presupuestal,
o línea de presupuesto, obtenemos una representación gráfica del espacio de
presupuesto. La línea de presupuesto representa las combinaciones máximas
posibles que pueden adquirirse, dados el nivel de ingreso y los precios de los
bienes.6
Ahora bien, para obtener la combinación óptima de conciertos y cines
por mes, debemos coordinar de alguna manera el conjunto factible de combi-
naciones alcanzables de x e y, con las combinaciones preferidas subjetivamente

6
En la restricción presupuestal que utilizamos aquí se agota completamente el ingreso.
Podríamos, en cambio, utilizar una restricción presupuestal que no fuera igualitaria, tal como
Pyx= Pyy =s M. Si usáramos esta desigualdad como la restricción presupuestal, nos estaría
describiendo toda el área sombreada en la Figura 3-13; es decir, nos estaría describiendo el espacio
de presupuesto, incluyendo también los ejes x e y. Obsérvese que si x e y son los únicos bienes
que se desean, estamos excluyendo la posibilidad de que se presente el ahorro, el cual puede
definirse como la compra de bienes futuros.
78 MICROECONOMIA

de estos dos bienes. En otras palabras, se trata de combinar las valoraciones


subjetivas marginales (o tasas marginales de sustitución), representadas por
las pendientes de los puntos a lo largo de las curvas de indiferencia, con la
tasa fatible de sustitución en el mercado, representada numéricamente por la
pendiente de la línea de restricción presupuestal. O, aun en otras palabras,
debemos superponer el conjunto de combinaciones que son permitidas por
los precios y el ingreso monetario que se enfrenta el consumidor, al conjunto
de posibilidades preferido por éste, con el objeto de obtener exactamente la
combinación x e y que escogerá el individuo. La posición de la restricción
presupuestal (la distancia desde el origen del gráfico) impone la otra restricción
sobre el comportamiento del consumidor, puesto que ella nos muestra el
Obtención de un máximo monto que puede consumirse, dados los recursos con que se cuenta.
óptimo para el Estamos suponiendo en nuestro análisis un comportamiento racional. La toma
consumidor de decisiones individuales, por lo tanto, consiste en comparar las preferencias
con las oportunidades existentes. El individuo racional dirige sus actividades
de tal manera que satisfaga de la mejor manera posible las preferencias, par
tiendo de las oportunidades disponibles. Si deseamos hacer uso del concepto
de utilidad desarrollado en este capítulo, decimos que el individuo racional
debe escoger una canasta o una combinación de consumo tal que maximice
su utilidad. La canasta de consumo que maximiza la satisfacción de un con
sumidor se constituye, por lo tanto, en el punto óptimo de consumo para esta
persona. Es importante anotar en este momento que el proceso de optimiza-
ción se aplica a los procesos individuales de toma de decisiones por parte de
los agentes económicos. En capítulos posteriores, consideraremos a un con
junto de individuos que interactúan en el mercado, en cuyo caso nos referire
mos al proceso de búsqueda de equilibrio en el mercado. En general, el equi
librio es una propiedad de los mercados, más que de la toma de decisiones
individuales misma. Podemos entonces dar una corta definición de equilibrio,
definiéndolo como aquella situación en la cual las fuerzas que actúan sobre
un sistema (generalmente un mercado) se compensan entre sí, de tal manera
que no existe tendencia al cambio. '
Se encontrará un óptimo del consumidor cuandoquiera que éste maximice
su satisfacción, dada su restricción presupuestal. Esto puede observarse gráfi-
camente dibujando el conjunto de curvas de indiferencia del individuo, como
se presenta en la Figura 3-14. El consumidor desea situarse en la curva más
alta posible, debido a que éste es uno de nuestros supuestos. Sin embargo,
existe una restricción, la cual está determinada por los precios nominales y
el ingreso monetario, como se representa en BB'. El punto en el cual el con-
sumidor maximiza su satisfacción dentro de esta restricción es el punto que
reposa sobre la curva de indiferencia más alta alcanzable. En la Figura 3-14,
esto sucede en la curva de indiferencia II, la cual es tangente (apenas logra
tocar) a la línea de restricción presupuestal BB' en el punto E. Un punto de
equilibrio de este tipo se llama una solución interior. En este caso, el óptimo
del consumidor se obtiene cuando la tasa de consumo corresponde a nueve
conciertos y cuatro cines por mes. El punto E, por lo tanto, es el punto óptimo
de consumo del individuo:
PREFERENCIAS, UTILIDAD Y ELECCIÓN DEL CONSUMIDOR 79

FIGURA 3-14
Óptimo del consumidor
La maximización de la utilidad requiere que el
consumidor alcance la curva de indiferencia
más alta posible. Esto sucede solamente
cuando tasa a la cual el consumidor se
encuentra dispuesto a sustituir cines por
conciertos es igual a la tasa a la cual el
consumidor puede efectivamente sustituir cines
por conciertos (y donde M = x. Px + y. P y).
Esto sucede en el punto E, sobre la curva de
indiferencia II, donde la mayor curva de
indiferencia que se puede obtener es tangente
a la línea de restricción presupuestal. Este
consumidor adquiere entonces nueve
conciertos y cuatro cines al mes.

En el punto óptimo de consumo, la tasa marginal de sustitución es igual


a la razón del precio de x sobre el precio de y, o sea

donde, TMSxy es la tasa marginal de sustitución (subjetiva) y TMSMxy es la


tasa marginal de sustitución de mercado.
El punto óptimo de consumo, la tasa a la cual el consumidor está dispuesto a
sustituir un bien por otro es igual a la tasa a la cual puede efectivamente realizar
dicho proceso de sustitución de un bien por otro; esto último está determinado
por los precios de los bienes x e y.7

COMPORTAMIENTO MAXIMIZADOR: EL PRINCIPIO


DE LAS IGUALDADES MARGINALES

Regresemos por un momento a nuestro modelo original, en el cual el consumidor


busca maximizar su satisfacción. La manera de lograrlo es mediante la asignación
óptima de un ingreso dado, M, entre los diferentes bienes que pueden adquirirse.
En el caso particular de nuestro sencillo ejemplo, consideremos solamente dos
bienes, x e y.
Si pensamos ahora en términos de funciones de utilidad cardinal, podemos
hablar en términos del número de unidades de útiles. De esta manera,

'Y, claro está, M = x . P x + y . P y


80 MICROECONOMIA

el problema de la optimización del consumidor se torna bastante simple,


puesto que se trata de adquirir útiles de la fuente donde sean más baratos.
Nuestro próximo paso es obtener una representación o expresión matemá-
tica para la optimización del consumidor8, la cual se presenta a continuación:
Utilidad marginal de x Utilidad marginal de y
----------------------------- = ------------------- ----------- (3-4)
Precio de x Precio de y
Ahora bien, ¿qué significa la ecuación (3-4)? Significa simplemente que la
utilidad marginal derivada del último dólar gastado en cada bien debe ser
igual, si se desea obtener la máxima utilidad. En otras palabras, el último dólar
gastado en el bien x debe proporcionar la misma satisfacción que el último
dólar gastado en el bien y. De no ser así, el consumidor podría aumentar la
utilidad total modificando sus patrones de consumo. Por ejemplo, supóngase
que la utilidad marginal por el último dólar gastado fuera menor para el bien
x que para el bien y9 este consumidor podría, entonces, modificarla destinación
que le da a su ingreso, gastando una menor cantidad en el bien x y una mayor
cantidad en el bien y. De esta forma, la utilidad marginal de x aumentaría (a
medida que disminuye su consumo) y la utilidad marginal proveniente del
consumo de y decrecería (a medida que aumenta su consumo). Eventualmente,
se cumpliría la ecuación (3-4). Examinemos un ejemplo sencillo para ilustrar
lo anterior. Supóngase que la utilidad marginal del último dólar gastado en
conciertos fuera igual a 10 útiles y que la utilidad marginal del último dólar
gastado en cines fuera solamente de 5 útiles. Al transferir el equivalente a US$1
de ingreso del consumo de cines al consumo dé conciertos, este individuo
sacrificaría 5 unidades de utilidad obtenidas por asistir a cine, pero ganaría
a cambio de 10 unidades de útiles provenientes de acudir a conciertos. Por
consiguiente, la utilidad total aumentaría en (aproximadamente) 5 unidades
de utilidad. Solamente en el caso en el cual la utilidad marginal por dólar
gastado tanto en conciertos como en cines se iguale, el consumidor estaría
obteniendo la máxima utilidad, dados unos niveles de ingreso y de precios.
A esta situación óptima de consumo del individuo se le conoce algunas
veces como la ley de las igualdades marginales por unidad monetaria de gasto,
puesto que la utilidad recibida por el último dólar gastado es igual en el
margen para todos los bienes consumidos.10 Esta "ley" también se puede enun-
ciar de la siguiente manera:

* La ecuación (3-4) se deriva a partir de la maximización con restricciones de una función de


utilidad. Solamente es una condición de primer orden.
" Debemos suponer, además, que la utilidad marginal de x no depende de la utilidad marginal
de y o, en otras palabras, que no existen efectos de utilidad cruzada entre consumir unidades
del bien x y consumir unidades del bien y.
10
Por supuesto, nos referimos solamente a una solución interior cuando se consume tanto
el bien x como el bien y.
PREFERENCIAS, UTILIDAD Y ELECCIÓN DEL CONSUMIDOR 81

Utilidad marginal de x precio de x1'


(3-5)
Utilidad marginal de y precio de y
La ecuación anterior se obtiene simplemente multiplicando ambos lados de
la ecuación (3-4) por el factor Px/UMy.
En este contexto, el principio de las igualdades marginales no significa
que las utilidades marginales de todos y cada uno de los bienes consumidos
tengan que ser iguales, sino que las utilidades marginales recibidas por el
último dólar gastado en cada uno de los bienes deben ser iguales. Por ejemplo,
la utilidad marginal recibida al poseer un automóvil marca Mercedes Benz
puede ser mayor que la recibida al poseer un automóvil Ford, pero el hecho
de que el precio de los primeros sea mucho más alto puede hacer que la
utilidad marginal derivada del último dólar gastado sea mayor para los vehícu-
los Ford. Así, un individuo que realice este tipo de evaluación se inclinaría a
comprar el Ford, en lugar del Mercedes.
Cuando el principio Hemos visto ya que la pendiente de una curva de indiferencia es igual a la
de las igualdades razón entre UMX y UMy, mientras que la pendiente de la línea de presupuesto es
marginales no se igual a la razón entre Px y Py. Puesto que, gracias a las reglas de la geometría, las
cumple pendientes de dos curvas se ubican en un mismo punto cuando son tangentes,
el principio de las igualdades marginales que establece que UMx/UMy = Px/Py se
constituye en una expresión matemática alterna dirigida a explicar el equilibrio
del consumidor, de la misma manera que se representó anteriormente y de una
forma gráfica mediante la tangencia de la línea de presupuesto del consumidor
con la curva de indiferencia "más alta" posible.
Hemos supuesto hasta el momento la existencia de curvas de indiferencia
convexas. Si consideráramos la posibilidad de que existan curvas de indiferen-
cia cóncavas, terminaríamos obteniendo resultados de optimización contrarios
a los que se observan en la vida real. Para que esta discusión adquiera signifi-
cado, debemos definir en primer lugar, una curva de indiferencia cóncava, de
la misma manera que se hizo anteriormente cuando se consideró una curva
de tipo convexo. El concepto de concavidad puede presentarse simplemente
como la imagen reflejada en un espejo de la definición de convexidad. Así, la con-
cavidad de una curva puede determinarse (1) si ésta se sitúa por debajo de una
tangente trazada desde cualquier punto de la curva y (2) si una línea recta
que conecte dos puntos cualesquiera sobre la curva (una cuerda) se ubica por
debajo de la misma. Si cualesquiera de estas dos condiciones se cumple, la
curva será cóncava. Este caso se representa en la Figura 3-15.
Razón por la cual las Una manera de ilustrar el heho que las curvas de indiferencia son convexas
curvas de indiferencia y no cóncavas hacia el origen, es observar la contradicción que surge entre la
son convexas representación gráfica (curva de indiferencia - línea de presupuesto) del equi-

11
Recuérdese que la fracción UMj/UMy es una expresión para la TMS o la pendiente de una
curva de indiferencia. Puesto que Px/Py es la pendiente de la línea de restricción presupuestal,
cuando quiera que nos encontremos con una solución interior en nuestro análisis de indiferencia,
se satisfacen las ecuaciones (3-4) y (3-5).
82 MICROECONOMIA

FIGURA 3-15
Una curva de indiferencia cóncava
La gráfica nos muestra una curva de indiferencia
cóncava hacia el origen. La curva se ubica por
debajo de cualquier tangente trazada a uno de
sus puntos y por encima de una cuerda que una
dos puntos cualesquiera de la curva.

librio del consumidor y el principio de las igualdades marginales, cuando se


trabaja con curvas de indiferencia cóncavas. Este caso se representa en la
Figura 3-16. En el punto A, la línea de presupuesto BB' es tangente a la curva
de indiferencia I. Por lo tanto, en este punto se cumple el principio de las
igualdades marginales. Sin embargo, podemos ver fácilmente en la gráfica que
el consumidor se encuentra en la posibilidad de alcanzar curvas de indiferencia
superiores (aquellas situadas arriba y a la derecha de la curva I), simplemente
desplazándose hacia arriba o hacia abajo del punto A a lo largo de BB'. La
curva de indiferencia más alta posible que puede alcanzarse a lo largo de BB'

FIGURA 3-16
Curvas de indiferencia cóncavas
Una solución interior al problema de
optimización del consumidor normalmente se
ubicaría en un punto como el punto A, en el cual
la curva de indiferencia es tangente a la línea
de restricción presupuestal; sin embargo, el
punto A representa una situación en la cual no
se maximiza la satisfacción; en él, el
consumidor se encuentra sobre la curva de
indiferencia I, pudiendo aumentar su
satisfacción desplazándose hasta el punto 0, lo
cual lo ubicaría en la curva de indiferencia III.
De esta manera, la concavidad de una curva de
indiferencia implica una situación de especia I
ización en el consumo, debido a que este
consumidor maximizaría su satisfacción
consumiendo solamente el bien y.

Cantidad de x por unidad de tiempo


PREFERENCIAS, UTILIDAD Y ELECCIÓN DEL CONSUMIDOR 83

es la curva III, en el punto D. Sin embargo, cuando el consumidor escoge el


punto D, está ignorando un punto que es alcanzable y en el cual se cumpliría
el principio de las igualdades marginales. Adicionalmente, el consumidor habrá
optado por especializarse únicamente en el consumo del bien y, excluyendo
el bien x. En realidad, un consumidor con curvas de indiferencia cóncavas
siempre va a resultar especializándose en el consumo de un sólo bien, algo
que no se observa nunca en la vida real.
Soluciones de esquina. ¿Significa esto que el principio de las igualdades
marginales siempre debe cumplirse para que un consumidor se encuentre en
equilibrio? La respuesta a este interrogante es negativa. Como se verá a conti-
nuación, el principio no se cumple cuando un consumidor alcanza el equilibrio
en una solución de esquina. Al estudiar este tipo de soluciones, sin embargo,
debe tenerse presente que ellas difieren del caso de curvas de indiferencia
cóncavas en que ahora no existe ningún punto a lo largo de la línea de
presupuesto del consumidor donde se pueda alcanzar una posición de igual-
dades marginales. Como se verá también, las soluciones de esquina son un
fenómeno dependiente del ingreso, lo cual no implica que un consumidor
siempre escogerá especializarse en el consumo de un sólo bien.
Aunque las soluciones de esquina pueden generar complicados problemas
en el tratamiento matemático del equilibrio del consumidor, a la vez son útiles
para explicar el comportamiento del consumo asociado con los así llamados
bienes de lujo. Algunos bienes, tales como costosos automóviles deportivos y
líneas de ropa de diseño original, puede que definitivamente no sean adquiri-
dos por el típico consumidor de ingresos bajos o medios. Sin embargo, estos
mismos bienes pueden constituirse en una marca aceptada y popular de
"status" entre aquellas personas situadas en los rangos de ingresos superiores.
No necesitamos suponer que estos bienes necesariamente son inferiores o
superiores, o que los mapas de indiferencia de estos consumidores se encuen-
tran de alguna manera "sesgados", para poder explicar el fenómeno de los
bienes de lujo.
Supóngase que el mapa de indiferencia para un determinado consumidor
luce como el que se presenta en la Figura 3-17. A un nivel de ingreso, existiendo
una razón de precios representada por la línea de presupuesto BB', el consu-
midor se encontrará en equilibrio en el punto D, en el cual no se consume
ninguna cantidad del bien "de lujo". Recuérdese a esta altura de nuestro
análisis que la manera en que se deriva un mapa de indiferencia es cortando
rebanadas de una montaña de utilidad a diferentes "alturas". Esta derivación
implicaba que las curvas de indiferencia se convertirían en pequeños círculos,
a medida que nos acercábamos a la cumbre de la montaña de indiferencia.
Se sigue entonces que si nos movemos hacia afuera, dentro del espacio de
indiferencia a lo largo de cualquier línea paralela al eje vertical, nos encontra-
remos con curvas de indiferencia que presentan pendientes progresivamente
más inclinadas. Si el ingreso del consumidor aumenta hasta un nivel lo suficien-
temente alto, manteniendo constantes los precios, el consumidor, eventual-
mente, alcanzará un punto en el cual se esté consumiendo alguna cantidad del
bien de lujo (es decir, un punto donde la pendiente de alguna curva de
indiferencia se igualará con la pendiente de la línea de presupuesto interior
84 MICROECONOMIA

FIGURA 3-17
Convexidad de las curvas de indiferencia
y soluciones de esquina
El consumidor obtiene su curva de indiferencia
más alta cuando el ingreso se ubica en la línea
de restricción presupuestal BB', en el punto D
se obtiene una solución de esquina, sin que
exista un punto de tangencia, y en donde no se
consume nada del bien x. A medida que el
ingreso aumenta a CC, se obtiene un nuevo
punto de equilibrio, el cual presenta un punto
de tangencia de equilibrio en el punto E.

Cantidad de x por unidad de tiempo

al mapa de indiferencia del consumidor). Dicho punto se muestra en la Figura


3-17 a lo largo de la línea de presupuesto CC.

BIENES BUENOS, BIENES MALOS Y EL ANÁLISIS DE INDIFERENCIA


Como hemos visto, las curvas de indiferencia y las líneas de presupuesto se
utilizan para analizar la escogencia que realiza un consumidor entre dos bienes
escasos. Un consumidor puede mejorar su bienestar consumiendo más de un
bien bueno o menos de un bien malo. El significado de un bien bueno o un
bien malo para un consumidor, depende generalmente de cuánto haya consu-
mido del bien bueno. En otras palabras, por ejemplo, puede darse el caso de
que a usted le guste almorzar pizza. Si el precio de pizza e igual a cero,
seguramente usted comería hasta el punto en el cual la utilidad marginal de
la última porción fuese cero. Si alguien lo forzara a consumir otra porción, la
utilidad marginal sería negativa, con lo cual el bien bueno pasaría a convertirse
en un bien malo.
Existen bienes malos escasos y libres, de la misma manera que existen
bienes buenos escasos y libres. Así como un consumidor consumirá un bien
bueno libre hasta el punto en donde la utilidad percibida por la última unidad
sea igual a cero, un consumidor hará uso de un bien malo libre hasta el punto
donde su desutilidad marginal (utilidad marginal negativa) sea cero. Si usted
se sintiera completamente satisfecho luego de consumir cinco porciones de
pizza y tuviera a su disposición aún cinco porciones adicionales, podría hacer
uso de ellas simplemente rehusándose a comerlas. De la misma manera en
que un consumidor paga un precio positivo para adquirir unidades adicionales
PREFERENCIAS, UTILIDAD Y ELECCIÓN DEL CONSUMIDOR 85

de un bien bueno escaso, debe asimismo pagar un precio negativo para des-
hacerse de un bien malo escaso.12 Los economistas dicen entonces que los
bienes escasos malos tienen un costo positivo en que se debe incurrir para
lograr deshacerse de ellos.
No es difícil extender el análisis de la elección del consumidor que hemos
desarrollado hasta el momento, para incluir la presencia de bienes buenos y
malos. Hemos probado que una curva de indiferencia, en la cual se muestran
los posibles intercambios entre dos bienes que le representen al consumir
igual utilidad, debe tener pendiente negativa. A medida que el consumidor
recibe más de un bien, debe sacrificar alguna cantidad del otro bien para que
la utilidad total permanezca constante. De la misma manera, a medida que
una persona consume más de un bien malo, debe recibir una mayor cantidad
de un bien bueno, con el fin de que la utilidad total no cambie. Como puede
verse en la Figura 3-18, podríamos esperar que el segmento de la curva de
indiferencia de un consumidor que muestre el intercambio entre un bien
bueno y un bien malo tenga pendiente positiva.

FIGURA 3-18
El intercambio entre un bien bueno y un bien malo
En el panel (a), x es el bien bueno e y es el bien malo; para aceptar más del bien y, debe recibirse más de x
a una tasa creciente, a medida que la desutilidad de y aumenta al consumir más unidades adicionales.
En el panel (b), se invierten los papeles para los dos bienes.

12
El término "precio negativo" se refiere a la cantidad de ingreso que un consumidor recibiría
si sacrificara una unidad de un bien escaso malo. Más comúnmente, el término se refiere a la
cantidad que un consumidor debe pagar para deshacerse de una unidad de un bien malo o, visto
de otra manera, el monto que debe pagársele a un consumidor si éste consumiera otra unidad
del bien malo. Recuérdese que consumir menos de un bien malo es equivalente a consumir más
de un bien bueno y que consumir más de un bien malo es equivalente a consumir menos de un
bien bueno, de tal manera que el término 'precio negativo" es aplicable tanto a los bienes buenos
como a los bienes malos.
86 MICROECONOMIA.

FIGURA 3-19
El intercambio entre dos bienes malos
Una persona estará dispuesta a aceptar más
de un bien malo si puede entregar a cambio
alguna cantidad de otro bien malo, pero a
mayores precios, a medida que la persona se
satura del consumo de uno de esos bienes.

Se sigue de nuestro anterior análisis que un consumidor se mostraría


indiferente entre consumir menos de un bien malo y más de otro bien malo
a una tasa de intercambio determinada. Esperaríamos entonces que la curva
de indiferencia entre dos bienes malos presentara pendiente negativa, como
se muestra en la Figura 3-19.
Finalmente, podríamos asimismo esperar que cualquier bien que una
persona consuma abudantemente sea inicialmente, ceteris paribus, un bien
bueno, pero que, eventualmente, se convierta en un bien malo cuando la
última unidad consumida tenga una utilidad marginal negativa. Podemos en-
tonces conectar los segementos de curva de indiferencia de las anteriores

FIGURA 3-20
Un completo mapa de indiferencia para un
nivel de utilidad para un individuo durante
un período de tiempo determinado
Normalmente operamos solamente en el rango
de la curva donde los dos bienes son bienes
buenos.

Cantidad de x por unidad de tiempo


PREFERENCIAS, UTILIDAD Y ELECCIÓN DEL CONSUMIDOR 87

gráficas, para formar un mapa de indiferencia verdaderamente completo, como


el que se observar en la Figura 3-20.
Nótese que esta persona sentirá una mayor satisfacción a medida que se
desplaza hacia el centro del círculo. La utilidad total más alta se alcanzará en
el centro del círculo y disminuirá en el dado caso en que si la persona tenga
que aceptar una mayor cantidad de los bienes de que dispone en ese punto.
Equilibrio para un bien Cuando un consumidor tiene un presupuesto monetario limitado durante un
escaso bueno y para período de tiempo y debe escoger entre dos alternativas para aumentar su
un bien escaso malo utilidad (o deshacerse de unidades de un bien escaso malo u obtener unidades
de un bien escaso bueno), generalmente se escogerá alguna combinación de
estas dos alternativas. Como puede observarse en la Figura 3-21, la gráfica de
maximización de utilidad lucirá un tanto diferente a aquella presentada para
el caso de dos bienes buenos en la Figura 3-14.
Obsérvese que la línea de presupuesto de cada caso presenta pendiente
positiva. Este es un resultado de nuestro supuesto de que el bien malo es, en
cada caso, escaso, de tal manera que el consumidor debe pagar un precio
negativo para deshacerse de él. Dicho en otras palabras, el consumidor puede
recibir un pago por las unidades del bien malo que esté dispuesto a consumir,
permitiéndole entonces un mayor consumo del bien bueno.

FIGURA 3-21
Maximización de utilidad para un consumidor cuando un bien es un bien bueno y el otro es un bien malo
La línea de restricción presupuestal muestra la máxima cantidad del bien bueno que el consumidor
puede poseer si no consume nada del bien malo.
88 MICROECONOM1A

TEMAS Y APLICACIONES

Beneficios no monetarios:
¿Son preferibles a un ingreso monetario superior?

Podemos ahora analizar el interrogante de si los em- cio no monetario. El trabajador 1 se desplazará a la
pleados se benefician o no en, el mayor grado posible, mayor curva de indiferencia que pueda alcanzar. Esta
de los estímulos no monetarios ofrecidos por los em- curva, marcada en la gráfica como la curva II-l, es
pleadores. Los beneficios no monetarios son bienes y tangente a la nueva línea de restricción presupuestal
servicios puesto a disposición de los empleados y pa- BCC en el punto C. De otro lado, el trabajador 2 alcan-
gados por los empleadores. Muchos empleados prefie- zará un nuevo óptimo en el punto F' y la mayor curva
ren este tipo de beneficios a ingresos monetarios supe- de indiferencia a que puede llegar será la curva II-2.
riores, puesto que ésto rara vez están sujetos a gravá- Es claro entonces que el trabajador 2 se encuentra en
menes impositivos sobre la renta en los niveles estatal la mejor situación posible. Es decir, el segundo traba-
y federal; por el momento, sin embargo, ignoraremos jador no obtendría una utilidad adicional si se le diera
esta última consideración. Lo que haremos es analizar un monto de dinero que igualara el ingreso prove-
la oferta de un beneficio no monetario llamado 'servi- niente de los servicios odontológicos. Lo anterior no
cio odontológico" para dos trabajadores representati- se cumple para el trabajador 1, quien se ve claramente
vos. Esto se presenta en la Figura 3-22. afectado por la restricción según la cual todo el ingreso
El espacio de bienes luce ahora un tanto diferente adicional debe recibirse en la forma de servicios odon-
a aquel que hemos venido utilizando hasta el momen- tológicos. Si a este trabajador se le diera el equivalente
to. En efecto, el eje vertical representa ahora el ingreso en ingreso monetario adicional, mejoraría su posición.
monetario (dólares por mes), en tanto que el eje hori- En efecto, si al trabajador 1 se le diera un incremento
zontal, por su parte, representa los servicios odontoló- en ingreso monetario igual a B'C (o sea la distancia
gicos, o el ingreso en especie recibido por mes. En horizontal BC), éste podría moverse hasta su curva de
otras palabras, estaremos analizando la disyuntiva del indiferencia III-l, lo cual le permitiría alcanzar un
intercambio entre servicios dentales frente a todos los punto óptimo de consumo en el punto E'.
otros usos que se le pueden dar al ingreso. Las restric- De esta manera sería posible para el empleador,
ciones presupuéstales de los dos trabajadores se re- en principio, mejorar la situación del trabajador 1 no
presentan por la línea BB'. Examinaremos entonces suministrándole el beneficio en especie representado
los patrones de preferencia de dos trabajadores parti- por el servicio odontológico y ofreciéndole, en cambio,
culares: el trabajador 1 y el trabajador 2. El primero un incremento en el ingreso monetario que sea inferior
de ellos alcanzará su respectivo punto óptimo de con- a la cantidad de dinero que el empleador debe gastar
sumo en el punto E, sobre la curva de indiferencia 1-1. para proporcionarle el servicio odontológico BC al tra-
A su vez, el trabajador 2 alcanzará su punto óptimo bajador 1. Puede verse entonces que, bajo esta situa-
de consumo en el punto F sobre la curva de indiferen- ción, el trabajador 1 se encontraría igualmente tan
cia 1-2. Claramente, puede verse entonces que el traba- satisfecho en cualquier punto situado sobre la curva
jador 2 prefiere más servicios odontológicos por mes de indiferencia II-l, como en el punto C. Si a este
que el trabajador 1. En ambos casos, el trabajador debe trabajador se le diera un incremento monetario en su
pagar de su bolsillo todos los servicios odontológicos ingreso que hiciera trasladar la línea de presupuesto
requeridos. BB' hacia afuera hasta que fuera tangente a la curva
Ahora el patrón le ofrece tanto el trabajador 1 II-l en un punto situado hacia el noreste del punto
como al trabajador 2 beneficios no monetarios, en la C, le costaría al empleador una cantidad menor que
forma de servicios odontológicos. La nueva restricción BC, el cual es el costo del servicio odontológico. El
presupuestal a la cual se enfrentan los dos trabajado- trabajador 1 estaría, por supuesto, en una mejor situa-
res se representa ahora a través de la línea BCC'. La ción si puediese alcanzar cualquier curva de indiferen-
distancia existente entre B y C o entre B'yC repre- cia superior a II- 1, situación que es factible sin que
senta el monto real de servicios odontológicos adicio- se reciba en efectivo el total del equivalente a BC en
nales ofrecido mensualmente como un mayor benefi- efectivo.
PREFERENCIAS, UTILIDAD Y ELECCIÓN DEL CONSUMIDOR 89

FIGURA 3-22
Beneficios no monetarios versus ingreso disponible adicional
En esta firma se ofrece a todos los trabajadores un ingreso en especie en la forma de servicios
odontológicos. Esta situación hace que la línea de presupuesto se desplace de BB' a BCC El trabajador 2 se
encuentra definitivamente en una mejor situación equivalente al monto total de los servicios en especie
ofrecidos, desplazándose de la curva de indiferencia 1-2 a la curva 11-2 y del óptimo del consumidor F a F'. Sin
embargo, el trabajador 1 podría mejorar su situación si se le ofreciera un incremento en su ingreso
monetario a cambio de un servicio odontológico en especie, debido a que, mientras que los servicios
odontológicos lo colocarían en su curva de indiferencia II, un incremento en el ingreso monetario lo
ubicarían en su curva de indiferencia 111-1.

Ingreso en especie (servicio odontológico por mes)

De nuevo, tenemos una situación en la cual se establecido, los individuos conocen cuál es su propio
presenta un aparente desperdicio, aún cuando existe interés. De esta forma tanto los trabajadores como los
un intercambio voluntario entre los individuos. Sin empleadores procurarán minimizar dicho desperdi-
embargo, gracias a uno de los supuestos que hemos cio. Esto podría ayudar a explicar', en alguna medida,
90 MICROECONOMIA

la homogeneidad de la fuerza laboral en las pequeñas no monetarios adicionales y, adicionalmente, no pa-


firmas. Si todos los trabajadores tienen los mismos gan impuestos sobre ese ingreso. De otra parte, el em-
gustos, los programas de beneficios no monetarios pleador está en capacidad de deducir del ingreso el
pueden adecuarse al trabajador promedio y no repre- costo de esos beneficios no monetarios, antes del pago
sentar desperdicio alguno o, por lo menos un desper- de impuestos. Esta importante consideración tributa-
dicio bastante reducido, desde el punto de vista de ria se constituye en una razón para explicar por qué
cualesquiera de los trabajadores de la firma. se escoge, desde el punto de vista tributario, la alterna-
Debe hacerse énfasis en un punto final. Los bene- tiva aparentemente ineficiente de otorgar "demasia-
ficios no monetarios se encuentran disponibles para dos" beneficios no monetarios en especies, particular-
muchos trabajadores; la razón de esto es simple: los mente a aquellos empleados situados en rangos supe-
trabajadores reciben ingreso en la forma de beneficios riores de ingreso.

El pago por la buena vida: La luz del sol no es gratis


Todos preferimos, por lo general un buen clima a un cual tiene un clima Wl, peor si se compara con aquel
mal clima. Esta afirmación es cierta pero, sin embargo, de la ciudad 2, y los que prefieren vivir en la ciudad
lo que una persona considera como un buen clima, 2, que disfruta de un clima mejor, W2. Esta situación
puede que no sea así para otra persona. No obstante, puede observarse en la Figura 3- 23, en la cual se mide
existe clara evidencia que prueba que la mayoría de la calidad del clima en el eje horizontal y la tasa pro-
la gente prefiere un día claro, libre de polución y con medio de salario en el eje vertical. Esto nos indica que,
una temperatura de 75 grados Fahrenheit, a un día manteniendo todos los demás factores constantes, es-
nublado, lleno de contaminación y con una tempera- peraríamos encontrar salarios inferiores en la ciudad
tura de 30 grados Fahrenheit. La evidencia de este que goza de un mejor clima o, lo que es lo mismo,
hecho proviene de observaciones casuales acerca de salarios superiores en la ciudad con un clima inferior.
dónde vive la gente o de dónde le gustaría vivir. Estos sucedería aun en el caso que todos los indivi-
duos tuviesen las mismas preferencias (tipo A o tipo
B); sin embargo, podemos apreciar cómo las diferen-
PREFERENCIAS REVELADAS cias se pueden acentuar ante preferencias distintas
por parte de individuos diferentes.
Aunque por simplicidad suponemos con frecuencia
que toda la gente tiene gustos y capacidades idénticas,
sabemos que algunas personas tiene preferencias más EL PAGO POR LA BUENA VIDA
marcadas por ciertas cosas que el restos de la gente.
Por ejemplo, algunos individuos, llamémoslos del tipo La economista Jennifer Roback utilizó los datos dei
A, tienen una clara preferencia por vivir en ciudades Censo de 1973 para las 98 ciudades más grandes de
que gozan de buen clima, mientras que la gente tipo los Estados Unidos, con el fin de medir las primas que
B no considera dicha preferencia de una manera tan la gente paga por un buen clima, observando los me-
marcada. El resultado será que la gente tipo A exigirá nores salarios que la gente acepta en ciudades que
una prima adicional sobre su salario por vivir en una gozan de un clima agradable.13 En esa época, el ingreso
oudad de clima inferior al que les gustaría, de tal promedio anual se situaba alrededor de los US$10.868
muñera que la gente de tipo B será la que domine el por trabajador. Teniendo en cuenta otras variables que
mercado de trabajo en esa ciudad; igualmente, la gente afectan la calidad de la vida en una ciudad, como son
tipo A estará dispuesta a recibir un salario inferior al la tasa de criminalidad, la tasa de desempleo, el estado
de las personas de tipo B por trabajar en una ciudad de la polución, la población total, la densidad y el
con un buen clima. Es decir, la gente tipo A pagará
una prima por vivir en una ciudad que goce de un
clima agradable.
Supongamos que la gente misma se clasifica en •3 "Wages, Rents, and the Quality of Life", Journal ofPoli-
dos grupos: los que escogen vivir en la ciudad 1, la tical Economy, diciembre de 1.982, pp. 1257-1278.
PREFERENCIAS, UTILIDAD Y ELECCIÓN DEL CONSUMIDOR 91

FIGURA 3-23
Intercambio de un salario mayor por un mejor
clima
Existen dos tipos de personas, personas tipo A
y tipo B. A los individuos tipo A les brinda una
mayor utilidad vivir en una ciudad que goce
de un buen clima de lo que éste les representa
a las personas de tipo B, de manera tal que si
asumimos que el nivel de utilidad es el mismo
para los individuos del tipo A que para los del
tipo B, a lo largo de las curvas IA y IB,
observamos que, si existe la posibilidad de
escoger entre vivir en la ciudad 1, donde la
calidad del clima promedio es W,, o en la
ciudad 2, donde la calidad del clima promedio
W2 es mejor, las personas tipo A aceptarán un
menor salario para vivir en la ciudad con un
clima mejor, contrario a lo que harían los
individuos de tipo B. A la gente del tipo A
habría que pagarle una prima adicional a su
salario por encima de la que se les pagaría a las
personas de tipo B, para que vivieran en la
ciudad 1. Por lo tanto, puede esperarse
observar algún tipo de auto-ordenamiento que
tenga lugar de acuerdo a las preferencias en
cosas tales como el clima.

crecimiento de la población, esta economista calculó Con base en estos factores calculados para el año
que el trabajador promedio estaría dispuesto a pagar de 1973, la doctora Roback estimó que, entre las ciuda-
US$69.55 al año por disfrutar de un día soleado adicio- des más grandes de los Estados Unidos, las tres donde
nal, o US$78.25 para evitar un día nublado adicional, la gente prefería vivir eran Los Angeles, Anheim y San
al mismo tiempo que estaría dispuesto a pagar US$7.30 Francisco. Aunque pueden agregarse factores adicio-
con el fin de poder evitar que cayera el equivalente a nales a tales estudios que, posiblemente, conducirían
una pulgada adicional de nieve. También calculó que a obtener una clasificación diferente, es claro que los
los individuos estaban dispuestos a pagar cerca de individuos están dispuestos a pagar una prima para
US$866 al año para que la temperatura promedio estu- vivir en donde mucha gente cree que el clima es par-
viese en los 65 grados Fahrenheit. ticularmente agradable.

Derechos sobre la propiedad, incentivos y el análisis


de indiferencia
Uno de los "supuestos simplificadores" que implícita- Un supuesto de esta naturaleza algunas veces no
mente se han venido planteando a lo largo de este se cumple para bienes o recursos específicos "poseí-
capítulo es que los "bienes" que el consumidor escoge dos" dentro de las reglas de sistemas legales particu-
se encuentran a su "completa disposición". Decir esto lares. Por ejemplo, en la mayoría de los sistemas eco-
significa que el consumidor puede hacer lo que desee nomómicos socialistas, las transacciones relacionadas
con ese bien; puede destruirlo, transformar su forma con la compra o venta de finca raíz no pueden reali-
o características o venderlo al precio de ulereado pre- zarse por individuos particulares. La finca raíz puede
valeciente. El consumidor puede asignar al bien el uso ser "utilizada" por los individuos a quienes se les ha
que tradicionalmente se le da, o dedicarlo a cualquier asignado, pero frecuentemente sólo para ciertos pro-
otro uso.
92 MICROECONOMIA

pósitos. En muchas jurisdicciones en los Estados Uni- LA TEORÍA DE LOS DERECHOS


dos, los bienes que producen estruendosos ruidos o SOBRE LA PROPIEDAD
grandes cantidades de humo pueden ser utilizados
únicamente bajo condiciones muy específicas. De esta Este enfoque del análisis de la elección de tanto el
manera, el hecho de que usted sea el propietario de consumidor como el productor se conoce como el
un poderoso equipo de sonido, no significa que tenga análisis de los derechos sobre la propiedad. Dicho
derecho a subirle el volumen a las 2 de la mañana en análisis propone que los bienes y recursos deben verse
su edificio de apartamentos. De igual manera, el que más como un conjunto de derechos, cada uno de los
usted sea el propietario de los árboles de su patio no cuales define una manera mediante la cual un deter-
le brinda automáticamente el derecho de quemar las minado bien o recurso puede utilizarse. Algunos de
hojas que caen de los mismos en el otoño. estos derechos pueden referirse a un período especí-
La gente que trabaja para el gobierno tiene ciertos fico de tiempo, como por ejemplo, escuchar el equipo
derechos de propiedad en su trabajo, en el sentido de de sonido entre la 1 y las 7 de la mañana o alquilar
que debe dárseles un "tratamiento adecuado", previa- un apartamento por seis meses; otros de estos dere-
mente acordado, antes de ser despedidos. Por su parte, chos pueden ser específicos en cuanto a la utilización,
aquellos que trabajan para firmas privadas no gozan tal como el derechos a realizar un picnic en una mesa
de tales privilegios, puesto que son empleados a dis- pública que ha sido previamente destinada para ello,
creción, aun cuando pueden tener ciertos derechos sin que se tenga el derecho de venderla o hacer mal
contractuales de planes de retiro u otros beneficios, uso de ella.
previamente acordados en caso de despido. El análisis de los derechos sobre la propiedad es
A manera de proposición general, puede afirmarse una manera de hacer que la teoría microeconómica
que los individuos valoran menos un bien o un activo que se aprende en este curso se haga aplicable a situa-
en la medida en que sean menores los usos que pue- ciones de la vida real. Establece que, con el objeto de
dan dársele legalmente. Obsérvese que esto no signi- realizar un análisis microeconómico de una situación
fica que cada individuo desea darle a cada bien o específica, deben idenficarse los bienes entre los cua-
recurso el mismo uso. En cambio, significa que la de- les la persona que toma la decisión puede escoger,
manda de mercado de un bien en particular será me- así como las restricciones sobre el número y tamaño
nor a medida que se impongan mayores restricciones de dichas escogencias. Como se estudiará posterior-
al uso de ese bien. A medida que se impone una res- mente en este libro, el análisis de los derechos sobre
tricción adicional, algunos individuos descubrirán que la propiedad, visto como una manera de trasladar la
el bien ya no les brinda el mismo servicio que espera- lógica pura de la elección a la toma de decisiones en
ban obtener de él. el mundo real, puede ser aplicado en las áreas de la
Mientras que hemos definido los bienes o recur- elección empresarial y en la elección entre el ocio o
sos en términos de los objetos físicos, los gustos per- el ingreso, de la misma manera que en la elección del
cibidos por parte de consumidores y productores por consumidor.
determinados bienes o recursos cambiarán con cada
modificación del sistema legal que restrinja o libere
su uso. Una técnica más apropiada consiste en definir
cada característica productiva de un objeto físico
como un bien o recurso separado. Los cambios del
sistema legal afectarán entonces las restricciones sobre crítica del enfoque de los mismos dirigida a explicar las dife-
la elección, modificando, por consiguiente, la pen- rencias en comportamiento mediante la utilización de las
diente de la línea de presupuesto del consumidor, sin diferencias en las restricciones sobre la elección y a través
influir en los gustos o en la productividad física de de las diferencias en los gustos, puede encontrarse en el
los recursos.14 artículo de Louis De Alesi: "Property Rights, Transactions
Costs, and X-Efficiency", publicado en el American Economic
Review, vol. 73, marzo de 1.983, pp. 68-81. Esta comparación
es también un ejercicio muy útil para la metodología econó-
14
Una muestra informativa de la literatura existente sobre mica aplicada relacinnada con ¡os temas que se discutieron
el análisis de los derechos de propiedad y una comparación en el capítulo 1.
PREFERENCIAS, UTILIDAD Y ELECCIÓN DEL CONSUMIDOR 93

RESUMEN

1. El análisis de utilidad cardinal requiere de la medición matemática de los niveles


de utilidad o satisfacción obtenidos del consumo. Por su parte, el análisis de
utilidad ordinal simplemente requiere de una clasificación u ordenamiento de los
grados de satisfacción percibidos en el proceso de consumo de bienes y servicios.
2. Si la curva de utilidad cardinal total está aumentando a una tasa progresivamente
decreciente, se dice que ésta goza de la propiedad de utilidad marginal decreciente.
Sin embargo, resulta imposible probar que la utilidad marginal sea decreciente,
puesto que no existe la manera de medir dicha utilidad.
3. Existen cuatro supuestos en nuestro modelo: (a) integridad, es decir, el hecho de
que el consumidor pueda determinar cuáles combinaciones de un bien son prefe
ribles a otras y cuáles le brindan la misma satisfacción, (b) consistencia, es decir
que las preferencias son transitivas, (c) insaciabilidad, -más se prefiere a menos-,
y (d) convexidad, o sea que todas las curvas de indiferencia son convexas.
4. Las curvas de indiferencia tienen pendiente negativa, pasan a través de todos
y cada uno de los puntos del espacio de bienes y no pueden cruzarse.
5. Cualquier tangente dibujada a una curva de indiferencia que sea convexa hacia el
origen se sitúa por debajo de esa curva en todos sus puntos, exceptuando, claro
está, el punto de tangencia.
6. Las curvas de indiferencia convexas hacia el origen tienen la propiedad de que la
tasa marginal de sustitución de x por y es decreciente. A medida que se consume
más de x, el individuo está dispuesto a sacrificar menos de y para obtener una
unidad adicional de x; en otras palabras, la evaluación marginal de esta persona
del bien x en términos del bien y disminuye.
7. Una curva de indiferencia mayor indica el consumo de una cantidad mayor de
ambos bienes en el espacio de bienes o el consumo de una cantidad adicional lo
suficientemente grande de un bien, de manera tal que se vea más que compensada
la disminución en el consumo del otro bien. Por consiguiente, una curva más alta
se prefiere a una curva más baja.
8. La pendiente de la línea de presupuesto es igual al valor negativo de la razón entre
el precio de x y el precio de y. Representa la tasa factible a la cual puede intercam
biarse x por y.
9. El óptimo del consumidor se alcanza cuando la mayor curva de indiferencia posible
es tangente a la línea de presupuesto. En este punto, la tasa marginal de sustitución
es igual a la tasa marginal de sustitución de mercado; o, dicho de otra forma, la
TMSxy es igual a la razón de los precios x e y, o sea, TlvIS^ = Pj/Py = TMSM^.
10. Si las curvas de indiferencia fueran cóncavas hacia el origen, implicarían una
situación de especialización en el consumo, no una diversificación. Utilizamos
curvas de indiferencia convexas hacia el origen porque son consistentes con el
comportamiento no especializado observado en los consumidores, aunque no son
inconsistentes con las soluciones de esquina.
11. El óptimo del consumidor puede analizarse también en términos de utilidad mar
ginal como la combinación de los bienes que proporcionan igual utilidad marginal
por el último dólar gastado en cada uno de ellos. Dicho de otra manera, la utilidad
marginal de dos bienes cualesquiera debe ser igual a la razón entre sus precios.
94 MICROECONOMIA

GLOSARIO

a demanda de mercado La suma horizontal de todas las demandas individuales en


un mercado determinado para un bien específico.
« utilidad El placer, la satisfacción o los beneficios que recibe una persona por el
consumo de cualquier bien.
• análisis de utilidad cardinal El uso de los números cardinales (1, 2, 3), los cuales
están relacionados cuantitativamente entre sí, con el objeto de medir y comparar
diferentes niveles de utilidad; dicho análisis requiere de la capacidad de medir
niveles de utilidad en unidades discretas que puedan ser sumadas o restadas entre
sí.
• análisis de utilidad ordinal Un análisis que utiliza rangos o clasificaciones de los
niveles de utilidad, más que números cuantitativos en una escala cardinal. El
análisis de utilidad ordinal requiere simplemente de una clasificación de las pre
ferencias (primera, segunda, tercera).
• utilidad marginal decreciente Una propiedad de las curvas de utilidad cardinal
total. Cuandoquiera que la utilidad cardinal total aumenta a una tasa progresiva
mente decreciente, se da la ley de utilidad marginal decreciente, la cual puede
interpretarse como aquella por la cual la utilidad marginal derivada disminuye a
medida que se consumen más unidades de un bien.
a bienes Un término genérico que incluye los bienes y servicios tanto tangibles como
intangibles.
a curva de indiferencia El lugar geométrico de los puntos que representan combina-
ciones de dos bienes que proporcionan iguales niveles de satisfacción.
s espacio de bienes El cuadrante de un plano en el cual los ejes horizontal y vertical
se utilizan para representar gráficamente todas las posibles combinaciones de dos
bienes bajo consideración.
c tasa marginal de sustitución (TMS^) El número de unidades del bien y que deben
sacrificarse por cada unidad adicional obtenida del bien x, con el fin de que un
consumidor mantenga un nivel constante de satisfacción.
s tasa marginal de sustitución decreciente La TMS^, disminuye a medida que se
consume más de x e y menos de y; ésta es una propiedad de las curvas de
indiferencia convexas hacia el origen.
« restricción presupuestal La restricción impuesta sobre la toma de decisiones del
consumidor resultante de una determinada combinación de ingreso y precios.
Generalmente, el ingreso monetario disponible se expresa en una unidad de tiempo
y los precios se expresan en dólares por unidad (o unidades monetarias).
a fasa marginal de sustitución de mercado (TMSMjcy) La tasa factible a la cual el
consumidor puede efectivamente intercambiar y por x. Esta tasa usualmente está
determinada por la razón de los precios de x e y (= el valor negativo de la pendiente
de la línea de presupuesto).
• optimización El proceso de toma de decisiones del agente económico individual
que conduce al óptimo del consumidor o a la posición de máxima satisfacción.
, equilibrio Una propiedad de los mercados, más que de la toma de decisiones
individuales, en la cual las fuerzas que actúan bajo un sistema se encuentran
balanceadas de tal manera que no existe tendencia al cambio.
.PREFERENCIAS, UTILIDAD Y ELECCIÓN DEL CONSUMIDOR 95

solución interior Una solución interior que no se ubica sobre cualquiera de los
ejes, tratando de resolver problemas relacionados bien sea con la optimización o
con el equilibrio.
ley de las utilidades marginales iguales por dólar Punto óptimo del consumidor
que ocurre cuando la utilidad marginal por dólar gastado en un bien es la misma
para todos los bienes consumidos.
solución de esquina Una solución a los problemas de optimización o de equilibrio
que normalmente se ubica, bien sea en el eje horizontal, o eje de las x, o en el eje
vertical o eje de las y.

PREGUNTAS

(Las respuestas a la preguntas pares se encuentran al final del texto).


1. Enuncie los cuatro supuestos en los cuales se basa nuestro modelo de elección
del consumidor.
2. ¿Qué información nos muestra una curva de indiferencia individual?
3. ¿Cuál es la diferencia entre utilidad total y utilidad marginal?
4. Suponga que un consumidor prefiere A a B y B a C, pero insiste en que también
prefiere C a A. Explique el problema que se presenta bajo esta situación desde el
punto de vista lógico.
5. En la vida real, la información acerca de las alternativas disponibles en el lugar de
mercado se constituye en un servicio, cuya provisión requiere de recursos que, a
su vez, no son libres. ¿Qué nos dice esto acerca del supuesto del pleno conocimien
to?
6. Suponga que usted se muestra indiferente entre las siguientes tres combinaciones
de alimento (a) y bebida (b): la y 10b; 2a y 7b. 3a y 2b. Calcule la tasa marginal de
sustitución (TMS) del consumo entre los dos bienes. ¿Implica la sustitución de la
tercera unidad del bien a un mayor sacrificio de unidades del bien b de lo que
representó la segunda unidad?
7. ¿Qué significa (a) una curva de indiferencia vertical, (b) una curva de indiferencia
horizontal y (c) una curva de indiferencia con pendiente positiva?
8. Explique la razón por la cual, si más es preferible a menos, no existe la posibilidad
de que las curvas de indiferencia se crucen. En su respuesta, refiérase a la Figura
3-7, agregando un punto D sobre la curva de indiferencia II, situado directamente
encima del punto C.
9. Construya una curva de indiferencia con la forma convexa usual, representando
café en el eje de las x y té en el eje de las y. Agregue ahora una línea de presupuesto
tangente a la curva de indiferencia. A continuación, gire la línea de presupuesto
en la dirección de las manecillas del reloj, manteniéndola tangente a la curva de
indiferencia a medida que se realiza dicho movimiento. ¿Qué puede observarse
acerca de lo que está sucediendo y qué significado tiene esto?
1 c. Construya una línea de presupuesto a partir de la siguiente información: el ingreso
nominal es de US$100 semanales, el precio de la carne de res Pc es de US$2 la libra
y el precio de la vivienda Pv es de US$20 semanales; además, se sabe que todo el
ingreso se gasta en carne de res y/o vivienda. Suponga ahora que el ingreso mone-
tario permanece constante, pero el precio de la carne de res se duplica a US$4 la
96 MICROECONOMIA

libra, mientras que el precio de la vivienda disminuye a US$10 por semana. Dibuje
entonces la nueva línea de presupuesto. ¿Se encuentra este consumidor en mejor
0 peor posición que antes? ¿Qué información previa es necesaria antes de tomar
una decisión?
11. Comience nuevamente considerando la situación inicial planteada en la pregunda
anterior. Indique ahora dos maneras separadas de mostrar una inequívoca dismi
nución del ingreso real, representada por un desplazamiento hacia adentro de la
línea de presupuesto, sin experimentarse cambio alguno en el valor de su pendien
te.
12. De acuerdo a la ley de la utilidad marginal decreciente, la manera de incrementar
la utilidad marginal derivada del consumo de un bien es consumiendo menos de
él. Explique esta aparente paradoja.
13. Suponga que usted recibe el pago de su ingreso semanal en especie, obteniendo
cuarenta pollos de tres libras cada uno a la semana; además, solamente se produce
otro bien adicional, aguacates; no existe en absoluto el dinero y los bienes son
intercambiados por las personas que no se encuentran satisfechas con sus tenden
cias de pollos y aguacates. ¿Qué información adicional necesita usted para construir
su línea de restricción presupuestal? (Recuérdese que el dinero no entra en escena)
14. Dibuje un mapa de indiferencia que contenga dos curvas de indiferencia, las curvas
1 y II. ¿En cuánto mejora la situación de este consumidor cuando consume una
combinación de bienes situada sobre la curva II y no sobre la curva I? ¿Existe
alguna manera de saberlo? ¿Por qué sí o por qué no? Explique.
15. Suponga que usted se encuentra en una fila para pagar sus compras en un super
mercado. Usted tiene 10 mandarinas y 8 mazorcas, cada una de las cuales cuesta
US$10 cts. Dado el monto de US$1.80 que usted tiene disponible para gastar, usted
se encuentra satisfecho porque cree haber alcanzado el mayor nivel posible de
indiferencia. A su lado se encuentra su hermano, quien trata de convencerle de
que debería regresar algunas mazorcas y sustituirlas por alguna mandarinas adi
cionales. A partir de lo que usted conoce acerca del análisis de utilidad, ¿cómo
explicaría este desacuerdo entre usted y su hermano?

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Alchian. Armen A.. "The Meaning of Utility in Measurement," American


Economic fleview, March 1953, pp. 26-50.
Bowen, Howard R., Toward Social Economy (New York: Rinehart, 1948), chap.
19.
Hicks. John R., Valué and Capital, 2d ed. (Oxford: Clarendon, 1946), chaps. 1 and
2.
Robertson, D. H.. Utility and AU That (New York: Macmillan, 1952), chap. 1.
Stigler, G., "The Development of Utility Theory," Journal of Political Economy,
vol. 58, parts 1-2, Aagust-October 1950, pp. 307-327, 373-396.
PREFERENCIAS, UTILIDAD Y ELECCIÓN DEL CONSUMIDOR 97

APÉNDICE AL CAPITULO 3

EL USO DEL OPERADOR DELTA (A)

En muchas partes de este libro, las fórmulas hacen


uso de la siguiente prueba. Sea
lo cual puede escribirse como
A = B -C (A3-1)
(A3-6)
Ahora auméntese B en un pequeño monto igual a AB,
y auméntese C en un pequeño monto igual a AC. Como A lo largo de este
resultado, A se aumentará en un monto igual a AA. libro, tendremos la oportunidad de observar la
Podemos escribir entonces ecuación (A3-6) en diferentes formas. Para ilustrar lo
que se ha hecho hasta el momento utilizando el
álgebra, suponga que A es el área de un rectángulo y
B y C son las longitudes de sus lados. El área A de
cualquier rectángulo es igual al producto de las
longitudes de los lados, es decir, BC.

(A3-2)
Podemos sustraer el lado izquierdo de la ecuación
(A3-2) el lado izquierdo de la ecuación (A3-1). Igual-
mente, podemos sustraer del lado derecho de la ecua-
ción (A3-2) el lado derecho de la ecuación (A3-1). Ob-
tendremos entonces

(A3-3)
Se asume que el último término de la ecuación
(A3-3), ABAC, es tan pequeño, que podemos ignorarlo Cuando incrementamos las longitudes de los dos la-
(cuando los A's son pequeños). La ecuación (A3-3) dos en ABy AC, respectivamente, el área del rectángulo
puede escribirse nuevamente para expresar el valor se incrementa en AA.
aproximado de AA, cuando consideramos el término
ABAC como si fuese igual a cero. Así,

(A3-4)

Si dividimos ahora ambos lados de la ecuación


(A3-4) por AB, obtenemos

ó, reordenando los términos. El área del rectángulo es igual ahora a (B + AB) (C +


AC), o, como vimos en la ecuación (A3-2), es igual a
(A3-5) BC + BAC + CAB + ABAC. Sin embargo, obsérvese el
pequeño rectángulo ubicado en la esquina superior
Cuando multiplicamos derecha del rectángulo mayor antes considerado. Su
el último término del lado derecho de la ecuación (A3- área es igual a ABAC. Si ahora es el caso que tanto AB
5) por C/C (que es igual a 1), encontramos que
98 MICROECONOMIA

como AC son muy pequeños, el área de este pequeño el cual tiene un área igual a BAC, más el pequeño
rectángulo también será muy pequeña. Y si deseamos rectángulo ubicado en la parte inferior derecha,
conocer el valor aproximado en el cual el área del
rectángulo se ha incrementado cuando incrementa-
mos sus lados en AB y AC, hacemos caso omiso de
este pequeño rectángulo. Este incremento aproximado
en A, el cual hemos llamado AA, es igual al pequeño
rectángulo ubicado en la porción superior izquierda,

el cual tiene un área igual a CAB. La variación en A se


aproxima a BAC + CAB y esto es precisamente lo que
la ecuación (A3-4) nos índica.
CAPITULO 4
Demanda del consumidor

Los tres objetivos fundamentales de este capítulo son, en primer lugar, profun-
dizar aún más en el análisis de las curvas de indiferencia, buscando conocer
más en detalle la manera como los consumidores reaccionan ante cambios
en sus ingresos monetarios; en segundo lugar, se desea estudiar más cuidado-
samente la forma como los consumidores reaccionan ante cambios en el precio
relativo de un determinado bien, utilizando, de igual manera, el análisis de
curvas de indiferencia; finalmente, se pretende con este capítulo examinar el
proceso de la toma de decisiones por parte del consumidor; dentro del contexto
de la búsqueda positiva y de los costos de información.
Los temas y aplicaciones que se presentarán en este capítulo cubren los
siguientes casos: medición de cambios en los niveles de vida, la disyuntiva
(trade-off) entre trabajo y ocio, así como una mirada al caso de las patatas
irlandesas, considerado por muchos como un ejemplo de los llamados bienes
Giffen.

CAMBIOS EN EL INGRESO MONETARIO: DERIVACIÓN DE LA CURVA


INGRESO-CONSUMO

¿Qué sucede cuando se presenta un cambio en el ingreso monetario de que


dispone el consumidor para demandar los bienes x e y? Considérese el caso
en el cual el ingreso monetario se duplica, mientras que simultáneamente se
mantienen constantes los precios de los bienes x e y. Obviamente, este hecho
implicará que el consumidor estará en la posibilidad de comprar el doble de
lo que demandaba de los dos bienes, previamente al incremento ocurrido en
el ingreso monetario. Un incremento en este último, ceteris paribus, desplaza
la línea de presupuesto hacia afuera, de una manera paralela a la línea de
99
100 MICROECONOMIA

FIGURA 4-1
Cambios en el ingreso monetario
Si los precios nominales permanecen
invariables, un incremento en el ingreso
monetario hará que la línea de restricción
presupuesta!, BB, se desplace hacia arriba y a la
derecha, hasta CC. Estas dos líneas de
presupuesto son paralelas. Si el ingreso
monetario disminuye y los precios monetarios
permanecen constantes, la línea de presupuesto
se desplazará hacia el origen, alcanzando, por
ejemplo, la línea AA'. Esta línea de presupuesto
es asimismo paralela a la línea de presupuesto
inicial.

Cantidad de por unidad de tiempo

presupuesto original. En la Figura 4-1 se muestran este tipo de desplazamien-


tos.
La magnitud de los cambios en el ingreso, presentados en la Figura 4-1,
puede medirse, bien en términos de los diferentes bienes considerados, x o
y, o bien en términos de unidades monetarias. Por ejemplo, si la línea de
restricción presupuestal, AA', representa US$100 y el bien x cuesta US$1, el
ingreso, medido en términos de x, equivale a 100 unidades de x. Si el ingreso
experimenta en ese momento un incremento, de tal manera que nos encontra-
mos ahora en la línea de presupuesto BB', la cual representa US$110, podemos
proceder a afirmar que se ha presentado un incremento en 10 unidades de x
en el nivel de ingreso. Podemos, de igual manera, hacer lo mismo para el bien
y, considerando un determinado precio para dicho bien. Recuérdese que la
pendiente de la línea de presupuesto es negativa e igual a la razón de los
precios de los dos bienes considerados. Por consiguiente, si se asume que
estos precios permanecen invariables, la pendiente de la línea de restricción
presupuestal no experimenta cambio alguno, sin importar en cuánto se incre-
menten los niveles de ingreso.
Ahora nos gustaría investigar acerca de la manera en que el consumidor
responde a incrementos sucesivos en sus niveles de ingreso monetario, cuando
los precios tanto relativos como absolutos permanecen inmodificados. Proce-
deremos a hacer esto en la Figura 4-2.
Empecemos considerando un ingreso monetario equivalente a M, así como
precios Pxy Pypara los bienes en cuestión, x ey. En el análisis que se presentará
a lo largo de este capítulo, utilizaremos las variables x e y para representar
dos bienes cualesquiera que se desee estudiar. El lector puede pensar, si así
DEMANDA DEL CONSUMIDOR 101

FIGURA 4-2
Derivación de la curva de ingreso-consumo
Los precios nominales y, consecuentemente, los precios relativos, permanecen constantes. El ingreso
monetario es ¡nicialmente M, dando lugar a la línea de restricción presupuestal BB'. El punto óptimo de
consumo ocurre en el punto E, donde la curva de indiferencia I es tangente a BB'. Entonces, se procede a
incrementar el ingreso monetario, primero a M' y luego a M". Se obtiene nuevos puntos óptimos de
consumo en E' y E", respectivamente. Cuando conectamos estos y todos los restantes puntos óptimos de
consumo, obtenemos la que llamaremos la curva de ingreso-consumo.

lo estimase conveniente, en términos de películas de cine y conciertos, tal


como se presentó en el capítulo 3 (o en términos de cualquier otro par de
bienes). Recuérdese que los dos puntos extremos de la línea de presupuesto
se hallan dividiendo el precio nominal de cada bien entre un nivel de ingreso
monetario constante que se esté considerando en un momento determinado.
De esta manera, si la totalidad de dicho ingreso monetario se gastara en el
bien y, se compraría una cantidad de este último igual M/Py = B. De otro lado,
si la totalidad del ingreso se gastara en el bien x, se podría comprar el equiva-
lente a M/Px = B' de este bien. El óptimo del consumidor se encuentra en el
102 MICROECONOMIA

punto E, en donde obtiene su más alto nivel de satisfacción, en la curva de


indiferencia I y teniendo en cuenta la restricción presupuestal BB'.
En el punto E, la tasa a la cual el consumidor está dispuesto a sustituir
x por y (la pendiente de la curva de indiferencia en ese punto) es igual a la
tasa a la cual el consumidor es capaz de sustituir x por y en el mercado (la
pendiente de la línea de presupuesto). Ahora dejemos que el ingreso monetario
del individuo aumente de M a M'. La línea de presupuesto se desplaza hacia
afuera hacia CC', siendo ésta paralela a BB', debido a que los precios relativos
no han cambiado. Se obtiene entonces un nuevo punto óptimo para el consu-
midor en el momento en que se alcanza la curva de indiferencia más alta, en
este caso la curva II. Esto tiene lugar en el punto E', punto en el cual la curva
de indiferencia es tangente a la nueva línea de presupuesto. Asumamos ahora
que ese ingreso monetario M' se incrementa nuevamente, al ingreso M". Se
alcanza una vez más un nuevo punto óptimo del consumidor, esta vez en el
punto E".
Si procedemos a conectar los antes mencionados tres puntos óptimos del
consumidor, E, E' y E", encontramos la que se conoce como curva de ingreso-
consumo. Definimos una curva de ingreso- consumo como el conjunto de
puntos óptimos de consumo que tendría lugar si en el ingreso del consumidor
se incrementa continuamente, al mismo tiempo que los niveles de precios
nominales y relativos de los dos bienes en cuestión permanecen invariados.

BIENES NORMALES E INFERIORES

Podemos clasificar los diferentes bienes de acuerdo a la forma como cambian


las compras realizadas por los consumidores cuando sus niveles de ingreso
varían. En la Figura 4-2, donde se dibuja la curva de ingreso-consumo, mostra-
mos una de las respuestas típicas del consumidor ante un cambio en el nivel
de ingreso; esta curva muestra las cantidades consumidas de x e y cuando el
ingreso cambia. Podemos apreciar que tanto la cantidad comprada de x como
la cantidad comprada de y aumentaron cuando el ingreso se incrementó.
Cuandoquiera que esto suceda, decimos que x e y son bienes normales. Defi-
nimos un bien normal como aquel que el consumidor compra en mayores
cantidades cuando su nivel de ingreso se incrementa; o , dicho de otra forma,
aquel bien del cual el individuo compra menores cantidades cuando su ingreso
disminuye.1
Considérese la Figura 4-3, en donde hemos dibujado los esbozos de un
gráfico que mostraría una curva de ingreso-consumo. Se tiene un nivel inicial
de ingreso igual a M; los precios son dados e iguales a Pxy Py. El óptimo del
consumidor ocurre en el punto E. Se procede entonces a aumentar el nivel
de ingreso a M'. La línea de presupuesto se desplaza hacia afuera, siendo
paralela a la línea de presupuesto inicial. No sabemos a ciencia cierta en qué

1
Si el consumidor compra la misma cantidad del bien a medida que el ingreso cambia, tal
y como se presenta a través de los punto A y B en la Figura 4-3, el bie«) es un bien normal.
DEMANDA DEL CONSUMIDOR 103

FIGURA 4-3
Bienes normales e inferiores
Si se aumenta el ingreso a M', podremos decir
si x y/o y son bienes normales o inferiores,
averiguando en dónde se encuentra el nuevo
punto óptimo de consumo. Si éste se halla
entre los puntos A y B, tanto x como y serán
bienes normales, debido a que a medida que el
ingreso aumenta, la cantidad óptima de estos
dos bienes también se incrementa. Si el nuevo
punto óptimo de consumo se encuentra a la
izquierda de la línea vertical punteada que
pasa a través del punto A, se comprará una
menor cantidad de x a medida que el ingreso
aumenta, siendo x por lo tanto, un bien inferior.
Si el punto óptimo de consumo se halla por
debajo de la línea horizontal punteada que pasa a
través del punto B en la línea de presupuesto,
entonces y es un bien inferior en ese rango
considerado de ingreso.

punto terminará el consumidor, a no ser que dibujemos curvas de indiferencia


adicionales. Podemos, sin embargo, decir algo acerca de si el bien x y/o el bien
y son normales. ¿Qué podríamos decir si una segunda línea de indiferencia
se dibuja de tal manera que sea tangente a una nueva línea de presupuesto,
superior a la anterior y que se ubique en algún lugar entre los puntos A y B
de esta nueva línea de presupuesto? Sabemos bien que si esto sucede, el
consumidor comprará más de x y más de y. En esta situación, tanto x como
y son bienes normales.
Sin embargo, si el consumidor; una vez ha tenido lugar el incremento en
el ingreso monetario, finalmente termina consumiendo en un punto a la iz-
quierda de la línea vertical punteada que pasa a través de A, podremos entonces
saber con certeza que se comprará una cantidad menor a la cantidad original
xi que se demandaba inicialmente del bien x. En este caso, al bien x se le
conoce como un bien inferior. Se define un bien inferior como aquel del cual
el consumidor decide comprar menores cantidades cuando su nivel de ingreso
se incrementa. Puesto en otros términos, un bien inferior es aquel del cual el
consumidor compra mayores cantidades cuando su ingreso disminuye. Para
la mayoría de las personas, la cerveza genérica (sin marcas de publicidad)
puede constituirse en ejemplo de un bien inferior. Si el nuevo punto óptimo
del consumidor está por debajo de la línea punteada que pasa a través de B,
104 MICROECONOMIA

se comprará del bien y un monto inferior a la cantidad original yi, en la medida


en que el ingreso se incrementa; en este caso, y es un bien inferior. Nótese
que es posible que los dos bienes que han sido representados en el espacio
de bienes sean normales. Sin embargo, es imposible que ambos sean inferiores
simultáneamente. (¿Por qué?)
Ausencia de juicios El uso de los términos "normal" e "inferior" es arbitrario. No se plantea ningún
de valor juicio de valor relacionado con bienes específicos que son comprados en
mayores o menores cantidades a medida que el nivel de ingreso aumenta.
Estos dos términos son tan sólo descriptivos. Un bien que es normal para una
persona puede muy bien constituirse en un estorbo para otro individuo. Un
consumidor puede, además, encontrar que un determinado bien es inferior,
mientras que otro puede hallar que para él el mismo es bien normal.

UNA APLICACIÓN DE LA CURVA DE INGRESO-CONSUMO:


DERIVACIÓN DE LAS CURVAS DE ENGEL
Podemos utilizar la curva de ingreso-consumo para establecer la relación exis-
tente entre el nivel de ingreso y la cantidad óptima comprada de cada bien.
Un economista alemán del siglo XIX, Ernest Engel, fue el primero en realizar
un trabajo empírico que relacionaba el nivel de ingreso con los gastos que se
realizaban en un determinado bien, siendo por esto que a las curvas que
muestran esta relación se les conoce como curvas de Engel. En el análisis que
a continuación presentamos empezaremos utilizando cantidades en lugar de
niveles de gastos.2
Derivemos la curva de Engel para el bien x. Haremos esto transfiriendo
de la Figura 4-4 las diversas combinaciones de ingresos y cantidades que se
compran del bien x. De esta manera, obtenemos el punto A, el cual representa
la combinación del nivel de ingreso M y la cantidad óptima x1; comprada a
ese nivel de ingreso; el punto B, de otro lado, representa el ingreso JvT y la
cantidad óptima x2 comprada con el ingreso M'; finalmente, el punto C repre-
senta el ingreso M y la cantidad óptima comprada x3. Cuando procedemos a
conectar estos tres puntos, obtenemos la llamada curva de Engel. (Nótese que
el precio nominal Px y el precio relativo Px/Py de x permanecen constantes a
través del análisis). La curva de ingreso-consumo que aparece en la Figura 4-2
y la curva de Engel de la Figura 4-4 son bastante similares en cuanto a su
forma se refiere. Sin embargo, no son idénticas; los ejes verticales de la dos
figuras miden variables diferentes. En la Figura 4-2, el eje vertical mide la
cantidad comprada de y por unidad de tiempo, en tanto que en la Figura 4-4,
el eje vertical mide el ingreso por unidad de tiempo.
Formas posibles para En la Figura 4-5, presentamos dos categorías diferentes de curvas de Engel.
las curvas de Engel En el panel (a), la cantidad comprada del bien x se incrementa a medida que

2
Los economistas denominan la curva de Engel como la relación existente entre la cantidad
comprada de un bien y el ingreso; de la misma forma, se conoce como la curva de gastos de
Engel la relación existente entre los gastos monetarios realizados en un bieny el nivel de ingreso.
_DEMANDA DEL CONSUMIDOR 105

FIGURA 4-4
Derivación de la curva de Engel
Queremos relacionar la cantidad óptima de
consumo de x a diferentes niveles de ingreso.
Haremos esto graficando las combinaciones de
ingreso monetario y las cantidades compradas
de x, manteniendo constantes los precios
relativos de x e y. De esta forma, el punto A
ha sido tomado de la Figura 4-1, en donde la
cantidad comprada es xi, cuando el ingreso
monetario es M. Los puntos B y C se obtienen
similarmente. Con unos niveles más elevados
de ingreso, M' y M", las cantidades compradas
del bien son mayores y iguales a x ¡ y x 3,
respectivamente.

Cantidad comprada de x por unidad de tiempo

el ingreso aumenta, aunque dicho incremento tiene lugar a una tasa decrecien-
te; lo que esto significa es que, aunque mayores cantidades de x se compran
por cada incremento en el ingreso monetario, sin embargo, la proporción o
porcentaje del incremento en el ingreso que se dedica al bien x declina a
medida que dicho ingreso aumenta. De otro lado, en al panel (b) la cantidad
comprada de x también se incrementa a medida que aumenta el nivel de
ingreso del individuo; sin embargo, y contrario a lo presentado en panel (a),
dicho incremento tiene lugar a una tasa creciente. Nótese que para el mismo
incremento en el nivel de ingreso monetario, cuando éste pasa de M a M', el
aumento en la cantidad comprada de x es de tan solo 2.5 unidades en el panel
(a), en tanto que en el panel (b) es de 5 unidades.
La curva de Engel presentada en el panel (a) supuestamente representa
lo que sucede a la cantidad de abarrotes comprada cuando el ingreso de los
individuos se incrementa. Los alimentos de primera necesidad son, en este
sentido, considerados como "bienes necesarios". De otro lado, un bien como
el presentado en el panel (b) puede considerarse como un "bien de lujo", tales
como las cenas en restaurante elegantes. (Sin embargo, no deben tomarse
estas dos denominaciones genéricas en un sentido muy literal, debido a que
significan cosas diferentes para cada persona). Cuando el nivel de ingreso es
M, usted probablemente ya está comprando la mayor parte de la comida que
106 MICROECONOMIA

FIGURA 4-5
Dos clases generales de curvas de Engel
En el panel (a), la cantidad comprada de x se incrementa a una tasa decreciente a medida que el ingreso
aumenta; en el panel (b) la cantidad comprada se incrementa igualmente, pero a una tasa creciente. Curvas
de Engel, como la que aparece en el panel (a), se dicen que algunas veces reflejan casos de bienes "necesarios", en
tanto que aquellas que se asemejan a la presentada en el panel (b) reflejan "bienes de lujo".

Cantidad comprada de x por unidad de tiempo


Cantidad comprada de x por unidad de tiempo
Ib)
(a)

considera "necesaria"; el incrementar su ingreso aM'no hará que usted compre


mayores cantidades de comida. Sin embargo, a un nivel de ingreso M', usted
probablemente consumirá cenas costosas de una manera mucho más frecuen-
te.
Las curvas de Engel Podemos considerar cierto bien y determinar, a través de la curvare Engel,
y la clasificación de si este bien es normal o inferior. Considerando nuevamente la Figura 4-4 ,
los bienes podemos apreciar que la curva de Engel que se presenta allí para cierto bien
x, pertenece claramente a un bien de tipo normal, debido a que, a medida
que el ingreso aumenta, la cantidad comprada del mismo igualmente se incre-
menta. Esto mismo sucede para x, tanto en el panel (a) como en el (b) de la
Figura 4-5. En ambos casos, la cantidad comprada de x aumenta a medida
que el ingreso aumenta. Por lo tanto, tenemos en ambos casos que los dos
bienes son de tipo normal.
Ahora, observemos nuevamente la Figura 4-6, en la cual hemos dibujado
una curva hipotética de Engel para el bien x. Encontramos que para incremen-
tos en el nivel de ingreso hasta Mi, la cantidad óptima comprada de x por
unidad de tiempo también experimenta un incremento. Sin embargo, al nivel
de ingreso M,, la curva de Engel empieza a inclinarse hacia atrás. Por encima
del nivel de ingreso M,, la cantidad óptima comprada del bien por unidad de
DEMANDA DEL CONSUMIDOR 107

tiempo desciende a medida que el ingreso aumenta. Teniendo en cuenta lo


anterior, decimos que para niveles de ingreso entre cero y M1( el bien x es
normal, en tanto que para ingresos superiores a M,, el bien x, es inferior.
Ejemplos de la
vida real No es difícil encontrar casos específicos de la vida real cuyas curvas de Engel
puedan representarse como la que se dibujó en la Figura 4-6. Considérese la
manera en que una familia reacciona ante incrementos en el ingreso, cuando
consideramos sus compras de pastas italianas para la cena. Si unimos que la
familia empieza con un nivel muy bajo de ingreso, podemos decir, con un
nivel elevado de confianza, que cuando el ingreso de esta familia se incremente,
se comprará una mayor cantidad de pastas. Sin embargo, en algún punto,
cuando el nivel de ingreso esté aumentando, la familia introducirá la carne
dentro de su dieta, como un sustituto de las pastas, lo cual resultará en
menores cantidades consumidas de estas últimas. De esta manera, parecería
apropiado utilizar una curva de Engel inclinada hacia atrás.
Considérese la compra por parte de un estudiante de discos de baja
calidad grabados por artistas desconocidos. Cuando el ingreso del estudiante
aumenta, a causa de, por ejemplo, un incremento en el número de horas que
trabaja en su empleo de medio tiempo o debido a un incremento en el valor
de la ayuda económica que recibe de la universidad, se presentará (probable-
mente) un incremento del número de discos de baja calidad, tal vez en promo-
ción, que él compra. Este tipo de discos es un caso de un bien normal, dentro
de este rango de ingreso. Sin embargo, si por alguna razón el estudiante de
repente experimenta un incremento en su ingreso de digamos, por ejemplo,

FIGURA 4-6
La curva de Engel y la clasificación de los bienes
Cuandoquiera que la cantidad óptima de
consumo de x se incrementa a medida que el
ingreso aumenta, se dice que el bien x es un
bien normal. Por esto, entre los niveles de
ingresos comprendidos entre O y M,, x es un
bien normal. Sin embargo, por encima del nivel
de ingreso M,, x se convierte en un bien
inferior, debido a que se compra una cantidad
menor del mismo a medida que el ingreso
aumenta.

Cantidad comprada de x por unidad de tiempo


108 MICROECONOMIA.

US$1000 al mes (tal vez debido a pagos periódicos mensuales que se compro-
mete a hacer un tío rico), podremos imaginar que la cantidad de discos de
mala calidad que nuestro estudiante comprará decrecerá y que aquellas marcas de
discos de mejor calidad de artistas conocidos podrán sustituirlos. La curva de
Engel inclinada hacia atrás que se presenta en la Figura 4-6 será nuevamente
apmpiada para describir esta situación.

LOS EFECTOS DE UN CAMBIO EN EL PRECIO:


DERIVACIÓN DE LA CURVA DE PRECIO-CONSUMO
¿Cómo reaccionan los consumidores reales o potenciales ante un cambio del
precio relativo de un bien? En general, ellos proceden a comprar mayores
cantidades cuando el precio relativo de un bien desciende, en tanto que
compran menores cantidades cuando dicho precio aumenta. Esta relación
puede derivarse utilizando el análisis de las curvas de indiferencia.
La curva de
Mantegamos constantes ahora el ingreso monetario, M, y el precio de y, Py,
precio-consumo
mientras que cambia el precio del bien x, Px Estos tres hechos se muestran en
la Figura 4-7. Lo que haremos en la Figura 4-7 es llevar a cabo un experimento por
medio del cual el precio de x disminuye, cuando el ingreso monetario y el
precio del bien y permanecen constantes. Recuérdese que podemos encontrar
los interceptos con los ejes, o puntos de esquinas, para la línea de presupuesto
(los puntos donde la línea de presupuesto corta el eje x y al eje y),
preguntándonos cuánto de cierto bien se comprara a los niveles de precios
existentes, asumiendo que no se comprará ninguno de los bienes. Considérese el
eje horizontal. Cuando el precio de x es Px la cantidad que se compra se
determina dividiendo Px entre el total del ingreso monetario, M. La máxima
cantidad de x que podrá ser demandada de x es B. Cuando el precio de x cae a
Px', la máxima cantidad de x que puede comprarse, con el mismo nivel de
ingreso monetario total, se incrementa a B', cuando el precio cae a Px', dicha
cantidad aumenta a B". De esta manera, a pesar de que el ingreso monetario con
que cuenta el individuo no ha cambiado, la cantidad que se compra del bien x
aumenta. (Recuérdese: -Px/Py = pendiente de la línea de presupuesto. La
pendiente es menor, volviéndose más "plana" cuando Px disminuye, y Py
permanece invariado).
Cada vez que la línea de presupuesto cambia, se presentará un nuevo
punto óptimo del consumidor. Inicialmente, este punto es E, cambiando a E' y,
finalmente, a E". Si conectamos estos tres puntos, obtenemos la que llama-
remos la curva de precio-consumo. Esa curva se define como el trazado de
los puntos en los que ocurren las combinaciones óptimas de x e y que resultan a
raíz de cualquier cambio en los precios relativos, cuando se mantienen
constante el ingreso monetario del individuo. Sin embargo, no podemos hacer
ninguna afirmación a priori acerca de la forma o de la pendiente de la curva de
precio-consumo.
Derivación de la Dada la forma en que hemos dibujado nuestras curvas de indiferencia, pode-
curva de demanda a mos proceder a decir algo referente a la relación existente entre el precio
DEMANDA DEL CONSUMIDOR 109

FIGURA 4-7
Derivación de la curva de precio consumo
Iniciamos el análisis considerando la línea de presupuesto BB. El punto óptimo de consumo ocurre en E,
donde la curva de indiferencia es tangente a la línea de presupuesto. Reducimos ahora el precio de x a P,\ La
nueva línea de presupuesto rota hacia afuera hacia BB', siendo E' el nuevo punto óptimo de consumo.
Reducimos el precio de x nuevamente al precio P x ". El nuevo consumo óptimo ocurre en el punto E".
Cuando conectamos E, E' y E", obtenemos el trazado de combinaciones óptimas de x e y que pueden
comprarse a diferentes niveles de precios relativos de x. A esta curva la denominaremos la curva de
precio-consumo.

partir de la curva relativo de un determinado bien y la cantidad comprada del mismo. Podemos,
de precio-consumo igualmente, derivar una relación entre la cantidad óptima comprada de un
bien y el precio relativo del mismo, utilizando el diagrama que muestra la
cuiva de precio-consumo que aparece en la Figura 4- 7. La relación resultante
constituye la base para la derivación de la curva de demanda. En la Figura
4-7, vemos que se están manteniendo constantes el nivel de ingreso monetario,
M, el precio de y, Py, v los gustos de los consumidores. Dado lo anterior,
procedemos a granear los puntos que representan las cantidades demandadas
de x (xt x2 yx3) y los precios asociados con estas cantidades demandadas de
(Px, Px' y Px").Al hacer esto, obtenemos tres puntos a partir de los cuales
construimos la cuiva de demanda individual, la cual aparece en la Figura 4- 8.
La ley de la La forma de la curva de demanda que se dibujó en la Figura 4-8 es bastante
demanda importante, debido a que se constituye en una representación gráfica de la
ley de la demanda, la cual ya fue introducida en el capítulo 2.
Podemos afirmar que una curva de demanda decreciente casi siempre
ocurrirá como consecuencia de la existencia de curvas de indiferencias conve-
110 MICROECONOM1A

FIGURA 4-8
Derivación de la curva de demanda a partir
de la curva de precio-consumo
Cpmo pudimos ver en la Figura 4-7,
manteniendo constantes M y P y, obtenemos
tres precios relativos diferentes: PK, Px' y P;".
Asociados a estos precios progresivamente
menores de x existen, asimismo, tres cantidades
demandadas de x que son progresivamente
mayores: x,, x2, x3. Transferimos estos pares
de puntos aun nuevo diagrama, obteniendo los
puntos A, B y C. Cuando estos tres puntos se
conectan, conforman una curva de demanda.
(Debe anotarse que ésta es la curva de demanda
de un consumidor individual, no una curva de
demanda de mercado).

xas, como las que se dibujaron en la Figura 4-7. Debido a que; las cuivas de
indiferencia son convexas, cuando línea de presupuesto se rota de derecha a
izquierda, en dirección contraria a la de la rotación de las manecillas del reloj
(como resultado de un menor precio de x, de la manera que se hizo en la
Figura 4-7), los nuevos puntos de tangencia estarán ubicados generalmente a la
derecha de los puntos de tangencia anteriores. En otras palabras, el nuevo punto
óptimo E' en la Figura 4-7 frecuentemente no estará a la izquierda de E, si
utilizamos curvas de indiferencia convexas. Recuérdese que estas curvas de
indiferencia convexas son un resultado del supuesto de tasas marginales de
sustitución decrecientes en el consumo. Es importante comprender de la
anterior discusión que la ley de la demanda no está implícita en el concepto de
convexidad.3 No podemos probar que la ley de la demanda, como se presenta en la
teoría, no tiene excepciones. Sin embargo, claramente, como teoría general del
comportamiento del consumidor, la ley de la demanda ha pasado con éxito el
escrutinio de la comprobación empírica.

LA DEMANDA DE MERCADO
La curva de demanda que se derivó en la Figura 4-8 fue la curva de demanda para
un individuo. Sin embargo, como se descubrió en el capítulo 2, el precio

3
Más adelante en este capítulo consideraremos la forma en que se deriva una curva de
demanda que debe ser decreciente, en la medida en que las curvas de indiferencia sean convexas.
En la derivación de esa curva de demanda, se mantendrá el ingreso real constante, mientra que
aquí hemos mantenido el ingreso monetario constante.
DEMANDA DEL CONSUMIDOR 111

de equilibrio que iguala a la oferta con la demanda está determinado por la


interacción de la oferta y la demanda de mercado. Por lo tanto, debemos
derivar una curva de demanda de mercado, concepto que ya hemos analizado,
pero que aún no hemos explorado a profundidad.
Para derivar la curva de demanda de mercado tenemos que proceder a
sumar las cuivas individuales de demanda. Las curvas de demanda individuales
se deben sumar a cada nivel de precios, hasta alcanzar aquel precio en el cual
ningún individuo del mercado demande ninguna cantidad del bien. Este pro-
cedimiento se conoce como la suma horizontal de las curvas de demanda
individuales. Por ejemplo, asumamos que el bien considerado en la Figura 4-8
son botellas de Coca-Cola. A cada precio, procedemos a sumar las cantidades
correspondientes de botellas de Coca-Cola que demanda cada individuo en
el mercado. Asumamos que en este mercado, y durante este período de tiempo,
existen tan solo dos consumidores de Coca-Cola, los individuos 1 y 2. Sus
respectivas cuivas de demanda de Coca-Cola se representan como d,d, en el
panel (al de la Figura 4-9 y d2d2 en el panel (b) de la misma figura. La suma
horizontal se presenta en el panel (c). Cuando el precio de una Coca-Cola es
de US$50 ctvs. por botella, el individuo 1 compra cinco botellas, mientras que
el individuo 2 compra ocho botellas. El mercado, de esta forma, demanda en

FIGURA 4-9
Derivación de la curva de demanda de mercado
Asúmase que existen tan sólo dos individuos
en el mercado. En el panel (a) aparece la curva
de demanda del individuo 1, mientras que en
el panel (b) aparece la curva de demanda del
individuo 2. Obtenemos la curva de demanda
de mercado sumado horizontalmente d,d, y
d2d2. El resultado de dicha suma está dado por
OD en el panel (c).
112 MICROECONOMIA

total trece botellas a ese nivel de precios. La curva de demanda agregada, o de


mercado, es DD. La cuiva de demanda de mercado que se presenta en el panel
(c) es igual a la totalidad de la curva de demanda del individuo 1 que se presenta
en el panel (a), hasta aquel precio en el cual la curva de demanda del individuo
2 intersecta el eje vertical en el panel (b). Es aquí donde aparece el quiebre en la
cuiva de demanda de mercado DD en el panel ( c ) .
Una medida de la Podemos ahora desarrollar un concepto que relacione el cambio en la cantidad óptima
respuesta o demandada de un bien cuando su precio relativo cambia. A este concepto se le
sensibilidad: la
conoce como la elasticidad-precio de la demanda, la cual definiremos de la siguiente
elasticidad-precio
forma: Coeficiente de la elasticidad-precio de la demanda = cambio porcentual
de la demanda
en la cantidad demandada de un bien cambio porcentual en el precio
de ese bien
En el capítulo 5, trataremos en mucho detalle el concepto de elasticidad-
precio de la demanda y la manera en que ésta se mide. Mostraremos en ese
capítulo la forma en que se relacionan cambios en la cantidad demandada
frente a cambios en el ingreso. Por el momento, nos gustaría, antes que nada,
explorar más en detalle la relación existente entre la elasticidad-precio de la
demanda y los gastos totales que se realizan en cierto bien que es objeto de
estudio. Podremos entonces encontrar la forma de determinar la elasticidad-
precio de la demanda, observando la pendiente de la curva de precio-consumo.

La relación entre la Podemos realizar clasificaciones de acuerdo con la elasticidad-precio de la


elasticidad-precio demanda, lo cual se hace precisamente en la Tabla 4-1. En aquellos casos en
de la demanda y los donde la elasticidad-precio es numéricamente mayor (en valores absolutos)
gastos totales que denominaremos a este tipo de demanda como una función de demanda
realizados en un bien elástica con respecto al precio. Cuando dicha elasticidad es numéricamente
igual a 1, nos encontramos ante la presencia de una curva de demanda de
elasticidad unitaria en relación al precio. En aquellos casos en donde dicho
coeficiente de elasticidad sea menor que 1, tenemos una función de demanda
inelástica con respecto al precio.
Considérese el caso de elasticidad-precio unitaria. Un determinado incremento
porcentual en el precio trae como resultado un cambio porcentual idéntico en la
dirección contraria en la cantidad demandada. Por ejemplo, un incremento
porcentual de 1 por ciento en el precio trae como consecuencia una
disminución del 1 por ciento en la cantidad demandada. Debido a que el gasto
total en cualquier producto es igual al número de unidades compradas multiplicado
por el precio de cada unidad, entonces, en el caso en que la elasticidad-precio de
la demanda sea unitaria, el gasto total que un consumidor realiza en un determinado
bien permanecerá invariado cuando el precio del mismo cambia en cualquier
dirección. Este no es el caso cuando la elasticidad-precio es numéricamente
mayor o menor que 1. Cuando, por ejemplo, la demanda es elástica con respecto
al precio, una reducción en el precio causará un incremento más que
proporcional en la cantidad demandada, haciendo que los gastos realizados en el
bien por parte del consumidor se incrementen.
JJEMANDA DEL CONSUMIDOR 113

TABLA 4-1
Elasticidades-precio y cambios en tos gastos del consumidor

La cantidad
demandada Por lo tanto.
Cuando la elasticidad cambia ios gastos del ,
precio es Por tanto, si el (en la dirección consumidor en
numéricamente A la demanda se le denomina precio cambia contraria) el bien (P«.x)

Mayor que 1 Elástica Más que


proporcionalmente Desciende
Más que
proporcionalmente Aumentan
Igual a 1 Unitaria Proporcionalmente Permanecen
invariables
Proporcionalmente Permanecen
Invariables
Menor que 1 Inelástica Menos que
proporcionalmente Aumentan
Menos que proporcionalmente
Descienden

Usted puede adicionalmente trabajar restantes ejemplos que se presentan en


la Tabla 4-1.4
En el capítulo 5, volveremos a considerar el caso de la elasticidad-precio,
en donde se le dará un tratamiento gráfico a dicho concepto para movimientos
a lo largo de las curvas de demanda y oferta. Por ahora, sin embargo, un
examen en el cual se consideran las relaciones existentes entre el gasto total
realizado por un consumidor en un bien y la elasticidad-precio de la demanda
nos permitirá utilizar la pendiente de la curva de precio-consumo para mos-
trarnos la elasticidad-precio de la demanda.
Derivación En la Figura 4-10, hemos dibujado tres curvas diferentes de precio-consumo.
de la elasticidad de la En cada caso, el espacio del bien es un tanto diferente al que hemos venido
demanda a partir de utilizando hasta el momento. El eje horizontal es el mismo que
la curva de se consideró anteriormente. La diferencia de que hablamos radica en el hecho de
precio-consumo
que al eje vertical ahora lo designamos "dinero para todos los restantes bienes",
en vez de representar la cantidad de otro bien específico. De esta manera, si no se compra nada de
x, M en el eje vertical representaría el ingreso monetario disponible para todos los restantes
bienes. Por lo tanto, cualquier compra del bien x reduce los gastos monetarios en los restantes
bienes (hecho que se refleja en un movimiento hacia abajo y a lo largo del eje vertical).
Ahora considérese el panel (a), en donde hemos dibujado dos restricciones
presupuéstales, una para el precio de x,Px, y otra para un precio inferior, px'.
E y E' constituyen los dos puntos óptimos del consumidor. La línea de precio-

Si se desea una presentación más matemática, considérese el apéndice que aparece al final
del capítulo 3, en donde A = ingreso, B = precio yC = cantidad.
114 MICROECONOMIA.

FIGURA 4-10
La elasticidad-precio de la demanda y la pendiente de la curva de precio-consumo
Podemos conocer cuál es la elasticidad-precio de la demanda observando la pendiente de la curva deprecio-
consumo. En estos tres espacios de bienes, el eje vertical mide el dinero que se destina a todos los bienes diferentes de y.
De esta forma, en cualquier momento en que se presente una reducción en el dinero está implicando con esto que existe
un incremento del gasto que se realiza en x. En el panel (a), a medida que el precio de x desciende, la cantidad de dinero
disponible para los restantes bienes desciende, indicando que el gasto total realizado en x se incrementa y que, por lo
tanto, la demanda, en el rango de precios comprendido entre Px—» P'x que aparece en el panel (a) es elástica en relación
con el precio. En el panel (b) ocurre igual cosa, excepto que la cantidad de dinero disponible para los restantes bienes
permanece constante. Por esta razón, la curva de demanda, en el rango comprendido entre Px -> P' x en el panel (b),
tiene elasticidad unitaria. Finalmente, en el panel (c), la cantidad de dinero disponible para los restantes bienes se
incrementa, siendo, por lo tanto, la demanda elástica sobre el rango de precios Px -» P¿.

consumo que conecta estos dos puntos es decreciente. Nótese lo que sucede
cuando el precio de x desciende a Px'. La cantidad demandada de x se incre-
menta; este hecho es cierto en la mayoría de los casos en que ocurre un
descenso del precio. Sin embargo, nótese que la cantidad de dinero disponible
para ser gastada en los restantes bienes ha descendido de M, a M2. Este hecho
puede implicar solamente una cosa: El gasto total en x se ha incrementado
cuando el precio de x disminuye. Debido a la relación existente entre el gasto
total y la elasticidad, sabemos que la demanda de x, en el rango de precios
de Px Px', de la manera en que se presenta en la Figura 4-10, es elástica con
respecto al precio del bien.
Ahora consideremos el panel (b). Aquí se muestra que, después de una
reducción del precio de x de Px a Px', la cantidad de dinero que sobra para
ser gastada en los restantes bienes permanece invariable en el nivel original
Mi. De esta forma, debido a que el gasto total en los restantes bienes permanece
constante, la demanda de x debe ser elasticidad unitaria en el rango compren-
dido entre el precio Pxy Px'.
Finalmente, en el panel (c) se puede apreciar que la demanda es inelástica
con respecto al precio, debido a que, cuando el precio de x baja, la cantidad
.DEMANDA DEL CONSUMIDOR 115

total de dinero que sobra para ser gastada en los restantes bienes aumenta;
el gasto total en x debió haber experimentado una disminución. El incremento
en el consumo de x fue proporcionalmente menor al descenso en el precio.
En resumen, la demanda por x es:
1 Elástica con respecto al precio cuando la línea de precio-consumo sea
decreciente (pendiente negativa).
2 De elasticidad unitaria, en el caso en que la línea de precio-consumo sea
horizontal (pendiente igual a cero).
3 Inelástica con respecto al precio cuando la línea de precio-consumo sea
creciente (pendiente positiva).

CAMBIOS DEL PRECIO, CAMBIOS DEL INGRESO REAL


Y LA LEY DE LA DEMANDA

La ley de la demanda afirma que cuando el precio de un bien disminuye, la


cantidad demandada del mismo se incrementa, otros factores permanenciendo
constantes. Sabemos, gracias a la discusión que sostuvimos en el capítulo 2,
que el ingreso del consumidor está incluido entre todos aquellos factores que
deben permanecer iguales o constantes. Sin embargo, en este momento tene-
mos una idea más amplia y mejor desarrollada del concepto de ingreso al que
teníamos en el capítulo 2.
Al referirse a la discusión de desplazamientos en la línea de presupuesto
que acompaña a la Figura 4-11, se puede apreciar que un incremento del.
ingreso del consumidor puede resultar bien sea a raíz de un aumento de la
cantidad de dinero percibida durante un período de tiempo, constantes los
precios monetarios de los bienes, o bien puede darse como consecuencia de
una disminución de los precios monetarios de los bienes comprados con
cierta cantidad constante de ingreso monetario. Podemos definir, entonces,
el ingreso real del consumidor, contrario a lo que anteriormente habíamos
denominado ingreso monetario como la habilidad del consumidor de deman-
dar o comprar una determinada cantidad de bienes y servicios.
De esta definición, se puede apreciar que un consumidor posee un mayor
nivel de ingreso real cuandoquiera que se presente un descenso en el precio
de uno de los bienes que hacen parte de su canasta de consumo, asumiendo
que los precios de los restantes bienes, así como el ingreso monetario del
consumidor, permanecen constantes.
Considérese la Figura 4-11, donde aparecen las ya conocidas curvas de
indiferencia, I y II, tangentes a dos líneas de presupuesto diferentes, BB' y
BB". El área OB'B", correspondiente a un precio inferior del bien x, incluye
todas las combinaciones posibles en la canasta de bienes consumidos por
nuestro consumidor y contenidos en el área BB'B". Como resultado de este
descenso del precio de x, el consumidor puede bien incrementar su consumo
de y sin disminuir el consumo de x, incrementar su consumo de x sin disminuir
el consumo de y, o bien aumentar el consumo tanto de x como de y. La
disminución del precio de x ha causado de esta manera un incremento del
ingreso y de la utilidad del consumidor.
116 MICROECONOMIA

En la Figura 4-11, ilustramos el efecto de un descenso en el precio del


bien. El consumidor se encuentra inicialmente adquiriendo la canasta de
bienes A, la cual incluye a los bienes x e y. Con el descenso en el precio de
x, la nueva canasta que se consume está representada por el punto C. El
movimiento de A a C se debe a dos cambios en las condiciones que enfrenta
el consumidor. En primer lugar, el bien x es más barato (en términos de las
unidades de y que deben ser sacrificadas por cada unidad consumida de x)
y el bien y es relativamente más costoso (en término de las unidades de x que
se deben sacrificar por cada unidad consumida de y). En segundo lugar, el
consumidor tiene ahora un nivel de ingreso real mayor para comprar x e y,
después del descenso en el precio de x.

FIGURA 4-11
Los efectos sustitución e ingreso
El efecto total de.un menor precio de x puede
descomponerse en dos efectos separados: el
consumidor compra más de x por dos
razones: (1) la sustitución que se presenta en
favor de un bien relativamente más barato y
(2) un incremento en el ingreso real,
expresado en términos del bien x. El efecto
total está dado por el movimiento de x, a x2.
Para derivar el efecto-sustitución,
hipotéticamente le quitamos una cantidad
suficiente de ingreso al consumidor, de tal
forma que se vea forzado a regresar
nuevamente a la curva de indiferencia inicial I.
Lo que se le ha quitado en ingreso se
representa por la distancia vertical entre H y B
o por la distancia horizontal entre H' y B". En
otras palabras, estamos confrontando al
consumidor con nuevos precios relativos, los
cuales se representan por la pendiente de la
nueva línea de presupuesto BB", pero sin
permitir que el consumidor experimente un
incremento de sus niveles de utilidad. No se
ha presentado el efecto-ingreso hasta el
momento. El consumidor sustituye x por y,
moviéndose del punto A al punto D, lo cual, en
términos del bien x, es equivalente a la distancia
horizontal comprendida entre x, y x"^. Ahora
procedemos a devolverle al consumidor el
ingreso que inicialmente le habíamos quitado,
para encontrar qué cantidad adicional de x se
compra como resultado de este incremento en
el ingreso real. Esto se representa mediante el
movimiento desde D a C, lo cual, en términos
de x, se representa mediante la distancia
horizontal comprendida entre x3 y x2. En este
diagrama, el efecto-ingreso es positivo, dado
que estamos tratando con un bien normal.
DEMANDA DEL CONSUMIDOR 117

Los efectos sustitución Queremos ahora intentar aislar cada uno de los dos efectos que tienen lugar
e ingreso cuando se presenta un cambio del precio relativo de los bienes que son adqui-
ridos por el consumidor. Uno de estos efectos se debe a la sustitución que se
realiza de un bien que se convierte relativamente más costoso ante los ojos
del consumidor. A este efecto le denominaremos efectos-sustitución. El otro
efecto es el resultado del incremento del ingreso real del consumidor, el cual
se expresa en términos del que ahora es un bien más barato, M/Px, el cual se
origina a medida que el producto se torna más barato, mientras que el ingreso
monetario permanece invariable. A este efecto se le conoce como efecto-ingre-
so. Para los bienes normales, se consumirán mayores cantidades del bien
cuando el ingreso aumenta. El efecto-ingreso para este tipo de bienes es, por
consiguiente positivo; en otras palabras, existe una relación directa entre cam-
bios en el ingreso y la cantidad demandada. Para los bienes inferiores, el
efecto-ingreso es negativo; existe una relación inversa entre cambios del ingreso
y la cantidad demandada. En la sección que se presenta a continuación se
mostrarán en más detalle cada uno de estos dos efectos.
Un ejemplo de una Consideremos nuevamente la Figura 4-11. La posición de la cual partimos
reducción en el precio considera un ingreso monetario M y niveles de precios Pxy Py para los dos
bienes en cuestión. La línea inicial de presupuesto es, por consiguiente, BB'. La curva de
indiferencia más elevada que puede alcanzarse, dada esta restricción presupuestal, es la curva I, la
cual es tangente a la línea de presupuesto en el punto A. Por su parte, la cantidad demandada de
x es xv Se presenta entonces una reducción del precio de x, de Pxa Px'. La nueva línea de presu-
puesto es ahora BB", en donde B" tiene lugar en el punto que resulta de dividir el ingreso monetario
M entre el nuevo y menor precio de x, Px'. La línea de presupuesto ha rotado hacia afuera del
origen. La curva de indiferencia más alta que el consumidor puede alcanzar bajo estas
condiciones es la curva II, la cual es tangente a BB" en el punto C. La nueva cantidad
demandada de x es ahora x2. La distancia horizontal de x^ a x2 constituye el efecto total de un
cambio en el precio. Esta distancia incluye tanto el efecto-sustitución como el efecto- ingreso.
Separemos ahora estos dos diferentes efectos. La forma en que lo haremos
es mediante la construcción de una línea hipotética de presupuesto, tangente
a la curva de indiferencia inicial (curva I). Esta curva será, sin embargo, paralela
a la otra línea de presupuesto BB", la cual, como se dijo anteriormente, es
superior a BB'. De esta forma, lo que estamos haciendo es cambiar los precios
relativos que enfrenta el consumidor, de tal manera que él observe la tasa de
precios Py/P»', en lugar de la tasa inicial Py/Px.
Otra forma de considerar este experimento consiste en establecer un
impuesto unitario imaginario. El propósito de este impuesto es eliminar el
efecto-ingreso de tal manera que podamos aislar el efecto-sustitución. De esta
forma, los precios relativos habrán cambiado, obteniéndose como resultado
la nueva línea de presupuesto BB". Manteniendo los mismos precios relativos,
procedemos a establecer el impuesto unitario antes referido, el cual es preci-
samente de la magnitud apropiada para llevar al consumidor de vuelta a su
curva de indiferencia inicial, la curva I. En nuestro diagrama, el tamaño del
118 MICROECONOMIA

impuesto unitario es igual, o a la distancia vertical comprendida entre B y H,


o a la distancia horizontal que se encuentra entre B" y H'.
Denominaremos HH' a la línea de presupuesto hipotética, la cual es tan-
gente a la curva de indiferencia original en el punto D. De esta manera podemos,
de cierto modo, afirmar que el consumidor aún percibe el mismo nivel de
satisfacción que poseía inicialmente, antes del cambio en el precio de x. En
otras palabras, el consumidor aún se ubicará en la curva I, que es la curva de
indiferencia original. En efecto, en este experimento estamos modificando los
precios relativos que enfrenta el consumidor, de tal forma que el bien x torna
relativamente más barato. Sin embargo, para prevenir que el nivel de utilidad
del consumidor se incremente, le quitamos suficiente ingreso, a través del
impuesto unitario antes referido, de tal forma que el consumidor se mueva
del punto C, en la curva de indiferencia II, de vuelta al punto D, en la curva
de indeferencia I. En otras palabras, le hemos quitado al consumidor BH en
ingreso, expresado en términos del bien y o,lo que es equivalente, le hemos
quitado B"H' en ingreso en términos del bien x. De esta forma, estamos elimi-
nando cualquier posibilidad de que el efecto-ingreso tenga lugar. El ingreso
real del consumidor no se ha incrementado en absoluto. ¿Qué procederá a
hacer el consumidor? Dada la presencia de curvas de indiferencia convexas,
el consumidor comprará mayores cantidades del bien x y menores cantidades
del bien y. En efecto, la combinación óptima se desplazará de A a D. Estamos
contando en este momento con la presencia del efecto-sustitución.
Permitamos ahora que el consumidor difrute del incremento del ingreso
real asociado con la reducción en el precio de x, de Px a Px'. Procedemos ahora
a devolverle el ingreso que acabamos de quitarle en nuestro experimento. O,
utilizando la analogía antes descrita, devolvamos al consumidor el monto que
inicialmente le quitamos mediante el impuesto unitario. El consumidor se
mueve de vuelta a la nueva línea de presupuesto BB", siendo C el nuevo punto
óptimo. El movimiento de x3 a x2 constituye el efecto-ingreso, debido a que se
ha presentado un aumento en el ingreso, deH'a B", medido en el eje de las
x en términos de la cantidad del bien x. Dado que estamos tratando en este
ejemplo con un bien normal, un cambio del ingreso conduce a un cambio en
la misma dirección de la cantidad demandada.5
Bienes inferiores Cuando se cuenta con la presencia de un bien inferior, el efecto-ingreso es,
por definición, negativo. Cambios del ingreso están asociados con cambios en
la dirección contraria de la cantidad demandada. Este hecho puede apreciarse
en la Figura 4-12, la cual es similar a la Figura 4-11, con la excepción de que
el patrón de preferencias del consumidor es algo diferente. Empezamos nues-
tro análisis en el punto óptimo A que aparece en la Figura 4-12, con un precio
Px y una cantidad demandada Xj del bien x. Como en el caso anterior, cuando
ocurre una reducción del precio de x de Pxa Px', se presenta como consecuencia
de ello un incremento de la cantidad demandada del bien x, de x1 a x2. Que-

' Más adelante en el capítulo haremos una derivación formal de los efectos ingreso v sustitución.
DEMANDA DEL CONSUMIDOR 119

FIGURA 4-12
Efectos ingreso y sustitución: el caso de un
bien inferior
Iniciamos considerando los precios relativos y
el ingreso representados por la línea de
presupuesto BB'. El punto óptimo del consumo
se ubica en el punto A, donde la curva de
indiferencia I es tangente a la línea BB'. El precio
relativo de x disminuye de P* a P,\ de tal
manera que la nueva línea de restricción
presupuestal está dada por BB". El nuevo
óptimo de consumo se ubica, entonces, en el
punto C. Para hallar el efecto-sustitución, le
quitamos hipotéticamente al consumidor el
ingreso, hasta que regrese nuevamente a su
curva de indiferencia original. Esta línea
hipotética de presupuesto está representada por
HH', la cual es paralela a BB". Ante la situación
de una utilidad constante y un menor precio
de x, el consumidor se mueve del punto A al
punto D sobre la curva de indiferencia I. Este
movimiento es el efecto-sustitución, medido por
el cambio de la cantidad consumida, de x, a x,. A
continuación le devolvemos nuevamente al
consumidor el ingreso que le habíamos quitado,
con lo cual genera un desplazamiento al nuevo
óptimo del consumo sobre la curva de
indiferencia I, el cual es el punto C. Este
movimiento es el efecto-ingreso, medido por la
distancia entre x3 y x2. El anterior es el caso de
un bien inferior, el cual, por definición, tiene una
elasticidad ingreso de la demanda negativa.

remos a continuación separar cuánto de este incremento se debe al efecto-in-


greso y cuánto se atribuye al efecto-sustitución.
Antes que nada, derivemos el efecto-sustitución rotanto la línea de restric-
ción presupuestal BB', a lo largo de la curva de indiferenia original, hasta que
dicha restricción presupuestal se convierta en la línea HH'. En otras palabras,
estamos rotando dicha línea de presupuesto hasta encontrar un nuevo punto
de tangencia con la curva de indiferencia original, de tal manera que refleje
la nueva tasa de precios Py/Px'. Podemos apreciar que el efecto-sustitución
siempre encierra una relación inversa entre los cambios del precio del bien y
aquellos cambios asociados con las cantidades demandadas del mismo. A un
menor precio, por lo tanto, la cantidad demandada se incrementa, mientras
que a un mayor precio, la cantidad demandada disminuye, manteniendo cons-
tante el nivel de ingreso real. Una reducción del precio relativo de x hace que
se presente un incremento del consumo de x, de Xj a x3.
Ahora procedamos a encontrar el efecto-ingreso. Para hacerlo incremen-
temos el ingreso en la cantidad H'B" medido en términos del bien x o, lo que
es igual, HB, medido en términos del bien y. Al efectuar esto, el individuo
termina consumiendo en el punto C, el nuevo punto óptimo para el consumi-
120 MICROECONOMIA

dor en una curva de indiferencia más alta. Nótese, sin embargo, que el movi-
miento de D a C es negativo a lo largo del eje x, indicándose con esto que se
ha presentado una reducción de la cantidad comprada del bien x. El incre-
mento del ingreso real ha hecho que este consumidor adquiera menores
cantidades de x, equivalentes a la distancia comprendida entre x3 y x2. De esta
forma, el efecto-ingreso presentado en este ejemplo es negativo o inverso, caso
en el cual estamos hablando de un bien inferior. Sin embargo, en este ejemplo
particular, el efecto-sustitución es mayor que el efecto- ingreso (que es negativo)
y, consecuentemente, la ley de la demanda aún es válida.
Nótese a esta altura de la discusión un punto importante. El efecto-susti-
tución siempre requiere que exista una relación inversa entre el cambio del
precio de un bien y la cantidad demandada del mismo. Sin embargo, el efecto-
ingreso permite que se presente una relación directa o inversa entre cambios
en el ingreso real del consumidor y variaciones en la cantidad demandada de
ese bien (dependiendo de si el bien es normal o inferior). Cuando Px cae, el
consumidor compra más de x, debido al efecto-sustitución. Sin embargo, al
presentarse un descenso en Px, se incrementa al mismo tiempo el ingreso real
del consumidor, quien procede a comprar mayores cantidades de x si el bien
es normal, en tanto que demandará menores cantidades si el mismo es inferior.
De esta manera, para todos los bienes normales de efecto-ingreso de un cambio
del precio refuerza al efecto-sustitución.

CUANDO NO SE CUMPLE LA LEY DE LA DEMANDA:


LA PARADOJA DE GIFFEN
Cuando estamos tratando con un bien que es fuertemente inferior, se puede
concebir el hecho, algo improbable, de que la curva de demanda de un con-
sumidor individual sea creciente, teniendo ésta, por lo tanto, pendiente posi-
tiva. A este tipo de bienes se les conoce como bienes Giffen. Esta situación,
que se ilustra en la Figura 4-13, se debe a que existe una relación inversa entre
el ingreso y la cantidad demandada de los bienes inferiores. Supóngase que
el precio de x baja. Este descenso en el precio de x reducirá el costo alterno
de x para los consumidores e incrementará la cantidad demandada de este
bien. Sin embargo, dicho descenso del precio incrementará el nivel de ingreso
real de los consumidores. Si x es un bien inferior, el aumento en el ingreso
real hará que la cantidad demandada de x disminuya. Es posible que el des-
censo de la cantidad demandada de x, debido al efecto-ingreso, sea mayor
que el incremento de la cantidad demandada causado por el efecto-sustitución.
De esta forma, el efecto neto del descenso del precio de x será, consecuente-
mente, la disminución de la cantiad demadada por parte de este consumidor.
Esta situación es bastante improbable en la economía moderna debido a
que requiere por un lado que los gastos que se dediquen al bien Giffen (aquel
bien cuyos esquemas de consumo siguen este patrón), constituyan una propor-
ción bastante elevada del presupuesto total del consumidor y, por otro, que
el cambio en el precio de este bien sea grande en proporción a su precio
original. De cualquier forma, como anotaremos más adelante, lo que se cumple
para ciertos y determinados consumidores, raras veces se cumple para todo
.DEMANDA DEL CONSUMIDOR 121

FIGURA 4-13
El caso de un bien Giffen
Iniciamos considerando el punto óptimo de
consumo A, donde la curva de indiferencia I es
tangente a la línea de presupuesto BB' y que
está dada por el ingreso monetario M y los
precios Px y Py. Reducimos ahora el precio de x
de P. a P/, de tal forma que la nueva línea de
presupuesto rota hacia afuera hacia BB". El
nuevo punto óptimo de consumo es C. Para
poder diferenciar los efectos ingreso y
sustitución, hipotéticamente procedemos a
quitarle suficiente ingreso al consumidor, de tal
forma que éste regrese nuevamente a la curva
de indiferencia inicial I. Esta curva de
presupuesto hipotética es HH', la cual es paralela
a BB". Con el mismo nivel de utilidad o de
"ingreso real" y con un menor precio relativo
de x, su consumo de x aumenta. El efecto-
sustitución se mide por el cambio en la
cantidad consumida de, de x, a x3. Ahora
procedemos a devolverle al consumidor el
ingreso que inicialmente le habíamos quitado,
moviéndonos a un nuevo punto óptimo de
consumo, del punto D al punto C. El efecto-
ingreso comprendido desde x 3 hasta x 2, es
fuertemente negativo, superando el efecto-
sustitución, de tal manera que el efecto neto
de una reducción en el precio es una
disminución en la cantidad demandada.

el mercado. Las ocurrencias históricas de este fenómeno, a nivel del mercado


mismo, conocidas como la "Paradoja de Giffen", tales como la famosa hambruna
Irlandesa de patatas, son generalmente el resultado de malas estadísticas,
combinadas con niveles de razonamiento aún peores.
Conceptos alternos Una forma de eliminar la paradoja de Giffen como posibilidad teórica es definir
de curvas de demanda la demanda en términos más cercanos a nuestro concepto de ingreso real. En
la discusión previa, descubrimos que existía una relación estrecha entre el ingreso real y el nivel
de utilidad que era susceptible de ser alcanzado por parte del consumidor. Utilizamos este
enfoque cuando diseñamos la Figura 4- 11 y a través de él, podremos ahora arribar al concepto
de una "curva de demanda de ingreso real constante".6

"Para una discusión más extensa de las curvas de demada de ingreso real constante, así
como comparaciones entre las elasticidades-precio para curvas de demanda de ingreso monetario
constante (Marshalll, ingreso real constante (Hicks) e ingreso aparente real constante, véase Milton
Friedman, "The Marshallian Demand Curve", Journal ofPolitical Economy, vol. 57,1949, pp. 463-495;
y Martin Bailey, "The Marshallian Demand Curve", Journal ofPolitical Economy, vol. 62,1954, pp.
255-261.
122 MICROECONOMIA

En la Figura 4-11, el efecto total de cambio del precio, dado por el cambio
de la cantidad demandada de x del punto A al punto C, corresponde al
movimiento que tiene lugar a lo largo de la curva de demanda de ingreso
constante para este cambio en el precio. Sin embargo, el efecto-sustitución
originado por este cambio del precio, dado por el cambio de la cantidad
demandada del bien x del punto A al punto D, corresponde al movimiento a
lo largo de la curva de demanda de ingreso constante del bien x. Partiendo
de algún precio base y de una cantidad determinada, tal y como la que se
indica mediante el punto A, la demanda de x será más elástica a lo largo de
la curva de demanda de ingreso monetario constante, de lo que sería a lo

FIGURA 4-14
Curvas de demanda de ingreso monetario
constante e ingreso real constante
El panel (a) ¡lustra la relación existente entre
as dos curvas, en el caso en que x sea un bien
normal, iniciando el análisis en el punto base
A. El panel(b) ¡lustra la relación que existe entre
las curvas cuando x es un bien inferior. Estas
diferencias emergen, respectivamente, del
análisis desarrollado en las Figuras 4-11 y 4-12.
.DEMANDA DEL CONSUMIDOR 123

largo de la curva de demanda de ingreso real constante, si el bien x es un bien


normal. Este hecho se puede apreciar bien en la Figura 4-14(a).
Si x es, de otro lado, un bien inferior, el cambio de la cantidad demandada
de x, bajo las bases del criterio del ingreso real constante, será siempre mayor
que el cambio de la cantidad demandada de x, cuando se tiene en cuenta el
criterio del ingreso monetario constante. Lo anterior se puede apreciar mejor
en la Figura 4-14(b). Este hecho se debe a que el efecto-ingreso es negativo
para un bien inferior, siendo el efecto total, por tanto, siempre menor que el
efecto-sustitución.

DERIVACIÓN DE LOS EFECTOS INGRESO Y SUSTITUCIÓN:


UNA TÉCNICA ALTERNA
Hasta este punto, nuestra derivación de los efectos sustitución e ingreso se
basó en la variación del nivel de ingreso real del consumidor, después de
haber ocurrido el cambio en el precio relativo, de tal manera que el consumidor
permaneciera en la curva de indiferencia original. A esta técnica se le ha
conocido como enfoque de Hicks, denominado así en nombre del economista
inglés Sir John R. Hicks. A este enfoque se le ha criticado por su falta de
aplicabilidad en la vida real, debido a que es imposible saber exactamente en
cuánto se debe modificar el nivel de ingreso, de tal manera que el individuo
se mantenga en la curva de indiferencia original. Similarmente, se ha desarro-
llado un enfoque alterno para analizar los efectos ingreso y sustitución. Este
nuevo enfoque plantea la alteración hipotética del ingreso del consumidor,
de tal forma que éste pueda adquirir la misma combinación de bienes que
compraba antes de presentarse el cambio del precio. Para realizar esto, esta-
blecemos nuevamente un impuesto unitario, imaginario con el objeto de elimi-
nar el efecto-ingreso y, con esto, poder aislar el efecto-sustitución. Esta técnica
se conoce como técnica de Slutsky, en memoria del economista ruso Eugene
Slutsky (1880-1948).
Este procedimiento dirigido a separar los efectos sustitución e ingreso,
causados por el cambio en el precio de un bien, se ilustra en la Figura 4-15.
El diagrama es en muchas formas idéntico al presentado en la Figura 14-4. BB
es la curva de restricción presupuestal cuando los precios de los bienes son
p
y-y Px- El precio de x disminuye de Px a Px'; la nueva curva de presupuesto
rota en sentido contrario a las manecillas del reloj, hacia la nueva línea BB".
El consumidor se mueve del punto óptimo A, cuando consume xa, al nuevo
punto óptimo C, en donde se presenta un incremento del nivel de consumo,
de Xj a x2.
Para obtener el efecto-sustitución puro, tenemos que averiguar cuánto
más de x comprará el consumidor como resultado del menor precio ahora
existente y que le atrae a dejar de consumir algo del bien y (bien que no ha
sufrido cambio alguno del precio), para consumir más de x, el cual es ahora
menos costoso en relación con y, después de que se ha presentado el descenso
del precio de x. Para hacer esto, debemos dibujar una línea hipotética de
presupuesto que refleje la nueva tasa de precios relativos Py/Px', en la situación
124 MICROECONOMIA.

FIGURA 4-15
Los efectos ingreso y sustitución: el método
de Slutsky
Esta figura es esencialmente la misma que se
presentó en la Figura 4-11; sin embargo, en
lugar de quitársele al consumidor ingreso de tal
forma que permanezca en la curva de
indiferencia original I, le quitamos justo la
cantidad necesaria de ingreso que le permita
comprar la combinación original x e y. De esta
forma, reducimos hipotéticamente el ingreso
después de ocurrido el cambio del precio
relativo, de tal forma que el consumidor se vea
obligado a volver a HH', línea que pasa a
través del punto A, el punto óptimo de consumo
original. En este momento, el consumidor
enfrenta el nuevo precio relativo, con un poder
de compra constante. El efecto-sustitución se
mide a través del movimiento de la cantidad
comprada de x, de x, a x3. Ahora procedemos
a devolverle al consumidor el ingreso que
originalmente le habíamos quitado,
moviéndonos entonces del punto D al punto C, o
de las cantidades x, a las cantidades x2. Este
movimiento representa el efecto-ingreso.

inicial del consumidor (donde la tasa de precios relativos era P/PJ, para luego
apreciar qué sucede en el comportamiento del consumidor. En efecto, lo que
procederemos a hacer con esta línea de presupuesto hipotética es quitarle al
consumidor una parte de su nuevo ingreso.
Dibujaremos, por lo tanto, la línea hipotética de presupuesto HH', la cual
es exactamente paralela a la nueva línea de presupuesto BB", intersectándola
en el punto A, el punto óptimo original. A continuación nos haremos la si-
guiente pregunta: ¿al nuevo precio relativo, cuánto de x comprará el consumi-
dor? La respuesta a dicha pregunta no puede estar sobre la curva original de
indiferencia I, debido a que esta línea hipotética de presupuesto no puede
ser tangente a esa curva. La respuesta debe estar en una curva de indiferencia
superior. Ella se halla al encontrar el punto de tangencia de la curva de
indiferencia más elevada con la nueva línea (compensada de Slutsky) de res-
tricción presupuestal HH'. Dicho punto de tangencia tiene h'gar en el punto
D. De esta forma, la cantidad de x, representada por la distancia horizontal
comprendida entre x1 y x3, representa el efecto-sustitución. Por su parte, el
efecto-ingreso está dado por la distancia horizontal comprendida entre x3yx2.
Para cambios muy pequeños en los precios, la derivación de los efectos
ingreso y sustitución presentará variaciones muy pequeñas cuando se utilicen
las técnicas de Hicks o de Slutsky.
.DEMANDA DEL CONSUMIDOR 125

ELIMINACIÓN DEL SUPUESTO DE CONOCIMIENTO PERFECTO


La totalidad del análisis que hemos utilizado hasta el momento ha asumido
implícitamente que el consumidor posee un conocimiento perfecto relacio-
nado con los precios, cantidades y disponibilidad de los bienes en cuestión.
Cuando eliminamos el supuesto de conocimiento perfecto, nos encontramos
ante una situación un tanto diferente.
Como anotamos en el capítulo 2, las actividades económicas tienen lugar
dentro del contexto de los mercados. Se definieron dichos mecanismos de
mercado como redes o cadenas de información que permitían a los compra-
dores y vendedores potenciales mantenerse en estrecho contacto. Los meca-
nismos de mercado son diseñados con el propósito de minimizar los llamados
costos de transacción.
Sin embargo, ¿qué se entiende por costos de transacción? Podemos defi-
nirlos como todos aquellos costos que facilitan el proceso de intercambio para
que éste pueda tener lugar. Los costos de transación incluyen el costo de estar
informado acerca de las cantidades de un determinado bien. La naturaleza
general del producto puede incluir su precio, disponibilidad, registro de du-
rabilidad, facilidades de servicio y mantenimiento, grado de seguridad, garan-
tías de que disfruta, etc. Considérense, por ejemplo, los costos de transacción
necesarios para llevar a cabo la compra de una bicicleta de diez velocidades.
Dichos costos incluirían las llamadas telefónicas o las visitas a los vendedores,
necesarias para tener una idea objetiva relacionada con las características y
los precios del producto. Estos constituyen los costos de transacción en que
se incurre al efectuar dicha compra. Además de estos costos, se debe incluir
los costos en que se incurre al negociar la venta del bien. De esta manera, la
especificación y ejecución de cualquier contrato de venta ya se encuentra
incluido; los costos de transacción debe finalmente incluir el costo de hacer
exigibles dichos contratos.
Sin querer entrar en una discusión completa de la teoría de los costos
de transacción, podemos afirmar a esta altura que la magnitud relativa de
dichos costos está relacionada con los siguientes aspectos:
1. El número de diferentes transacciones que tienen lugar por unidad de
tiempo.
2. El volumen de bienes que son intercambiados por unidad de tiempo.
3. El número de las diferentes partes interesadas que están presentes en cada
transacción.
4. El número de bienes por transacción.

Información y Ignorando por el momento preguntas relacionadas con la calidad y disponibi-


dispersión en los lidad de un producto, consideremos únicamente el tema común a nuestra
precios vida diaria, relacionado con la dispersión que existe en los precios, aun de
productos homogéneos (es decir, productos que poseen calidades similares).
Aun en el caso en que las caraterísticas de un producto estén bien definidas,
frecuentemente es posible comprar dicho bien a diferentes precios y de distin-
tos vendedores. Puede encontrarse que modelos idénticos de automóviles que
126 MICROECONOMIA

posean exactamente las mismas características pueden venderse a precios


diferentes, por concesionarios automotrices diferentes.
La eliminación de nuestro supuesto de información perfecta, bajo la pre-
sencia de dispersión de precios, puede considerarse como una situación de
elección a la que se enfrenta el consumidor bajo la presencia de incertidumbre.
En nuestro ejemplo, "Incertidumbre" se refiere a la incertidumbre acerca de
dónde puede comprarse el producto al precio más bajo y de si una búsqueda
más cuidadosa hará que encontremos un menor precio del que ya hemos
descubierto previamente. Podemos definir el término "información", en el con-
texto de precios, para significar un cambio del conocimiento que el consumidor
tiene de los precios. La generación de información es un proceso activo que
genera, por lo tanto, costos para las diferentes partes implicadas. Dicho proceso
de adquisición de información utiliza recursos, tales como el tiempo y el
ingreso monetario. Como tales, algunos de los costos de información represen-
tan costos de transacción. Sin embargo, Robinson Crusoe (con antelación al
arribo de Friday a la escena) no habría incurrido en ningún costo de transac-
ción, debido a que él se encontraba solitario en la isla, no teniendo, por lo
tanto, nadie con quien intercambiar bienes o servicios.
El proceso óptimo de Considérese ahora una situación típica en la cual existe dispersión de precios
búsqueda e infonnación incompleta relacionada con la magnitud de dicha dispersión.
El consumidor deberá comprometerse en un proceso de búsqueda. Sin embar-
go, ¿cuánto tiempo deberá dedicar el consumidor en dicho proceso de búsque-
da? Claramente, no deberá dedicar una cantidad infinita de tiempo, debido
al hecho de que el tiempo mismo es un bien escaso. Además de esto, la
búsqueda que el consumidor realice con el propósito de encontrar un precio
inferior debe llegar a un punto en el cual se empiecen a experimentar los
llamados rendimientos marginales "decrecientes". Más allá de este punto, la
disminución esperada en el precio por unidad es menor que el costo unitario
adicional del tiempo y esfuerzo empleados en el proceso de búsqueda. Después
de cierto momento, el consumidor encontrará que es más difícil localizar a
un vendedor que esté dispuesto a vender el producto a un precio inferior al
que, hasta el momento, ha sido ofrecido al precio más bajo. Los esfuerzos de
búsqueda iniciales son eficientes en el sentido de que sirven para que el
consumidor se informe acerca de vendedores cuyos precios están considera-
blemente por debajo del precio promedio imperante hasta el momento. Sin
embargo, después de encontrar cada precio que anteriormente había sido
considerado sucesivamente como el más bajo, el consumidor puede casi segu-
ramente esperar encontrar más y más firmas cuyo precio sea mayor al que
tenemos en este momento. De esta manera, cada vez que se encuentre un
precio inferior, se torna menos probable que el consumidor encuentre un
precio aún más bajo en el próximo período de búsqueda.7

' Esto se deduce de la ley de rendimientos marginales decrecientes que se discutirá en el


capítulo 8.
.DEMANDA DEL CONSUMIDOR 127

El consumidor racional continuará la búsqueda de un menor precio hasta


aquel punto en el cual el rendimiento esperado de una unidad adicional de
tiempo de búsqueda no alcance a cubrir los costos que implica llevar a cabo
dicha actividad.
A esta altura de la discusión se pueden presentar cuatro proposiciones
relacionadas con la cantidad óptima de tiempo de búsqueda que puede llegar
a ser emprendida por parte del consumidor.8
1. Cuanto más grande sea la dispersión en los precios, mayor será el tiempo
óptimo de búsqueda, ceterís paríbus.
2. Cuanto mayor sea el porcentaje de la riqueza total del consumidor que se
gasta en el bien en referencia, mayor será el tiempo óptimo de búsqueda.
Tal vez valga la pena dedicar tiempo adicional a la búsqueda de una rebaja
del precio de un vehículo; sin embargo, tal vez sea una pérdida de tiempo
y de recursos emprender un proceso de búsqueda de un menor precio
para la sal de mesa.
3. Cuanto más repetitivo sea el proceso de compra del bien en mención,
mayor será el tiempo óptimo de búsqueda (en la medida en que se manten
gan entre los vendedores los precios diferenciales).
4. Cuanto mayor sea el valor del tiempo para el consumidor, menor será,
ceteris paribus, el tiempo óptimo de búsqueda. Con otros factores invaria
bles, el ejecutivo de la IBM dedicará mucho menos tiempo en su proceso
de búsqueda de información del que dedica el empleado que trabaja en el
archivo de la misma corporacióny que devenga un sueldo mucho más bajo.
Las anteriores proposiciones relacionadas con el tiempo de búsqueda
pueden explicar por qué algunas ciudades, por ejemplo, no resultan tan cos-
tosas para los residentes de las mismas, como sí lo serían para los turistas
que las visitan. Este hecho se debe a que los turistas permanecen en dichas
ciudades solamente por un período corto de tiempo; no les conviene a ellos
invertir gran parte del escaso tiempo de que disponen conociendo acerca de
cuáles son los restaurantes, librerías, tiendas de departamentos, etc. más ba-
ratos en la ciudad. En lugar de esto, uno puede esperar encontrar que la
mayoría de los turistas racionales frecuenten los sitios turísticos de la ciudad.
El residente de la ciudad realiza, sin embargo, compras más frecuentes, invir-
tiendo, por lo tanto, una mayor cantidad de tiempo buscando y adquiriendo
información relacionada con los sitios en donde puede adquirir al menor
precio posible los bienes que demanda.
El argumento antes presentado puede asimismo explicar el éxito que han
tenido las cadenas de comida rápida. Aunque aparentemente el precio que
se cobra a los turistas es superior al que se les carga a los residentes por
productos "similares", en realidad no es éste el caso. Los servicios que se les
ofrecen a los turistas pueden ser diferentes. Ellos pueden ser objeto de mayores
y más costosas campañas publicitarias, utilizando, además, productos estan-

8
Una discusión pormenorizada puede encontrarse en G. Stigler, "The Economics of Informa-
tion", Journal of Política} Economy, vol. 69, No. 3, junio 1961.
128 MICROECONOMIA

darizados que se comercializan a nivel nacional; estos dos factores son, como
ya es conocido, costosos desde todo punto de vista. En cierto sentido, el tiempo
del turista es más valioso que el del residente de cualquier ciudad que dicho
turista se encuentre visitando. Este último no tiene tiempo para regatear y
buscar precios inferiores y mejores calidades, de la manera en que lo haría el
residente de la ciudad. El turista finalmente termina tomando una habitación
en los hoteles Hilton o Holiday Inn, pagando, entonces, por una publicidad,
la limpieza y la seguridad que le brinda un serviicio estandarizado y de calidad
conocida. En otras palabras, la información relacionada con la calidad del
producto tiene valor para el turista, quien está, por consiguiente, dipuesto
frecuentemente a pagar por ella, intentando eliminar el proceso de búsqueda,
reduciendo, a través de esto, riesgos e incertidumbre.
Concluimos esta sección afirmado que el precio total pagado por un bien
está conformado por el precio monetario que se paga más los costos de tran-
sacción.

TEMAS Y APLICACIONES

¿Podemos medir cambios en los niveles de vida?


Vivimos en un mundo dinámico, donde cambian fre- Considérese la Figura 4-16, en la cual iniciamos
cuentemente los precios y las combinaciones de dife- el análisis en el período 1, teniendo como línea de
rentes canastas de consumo que los individuos com- presupuesto a la línea BB'. El consumidor ha revelado
pran. Con frecuencia, intentamos realizar comparacio- que su combinación óptima de consumo de los bienes
nes entre dos períodos de tiempo. Una pregunta que x e y está en el punto Ai. Dado que estamos hablando
comúnmente nos hacemos es la siguiente: ¿se han de bienes, sabemos que cualquier combinación que
incrementado nuestros niveles y patrones de vida? En le proporcione al consumidor mayores cantidades
esta aplicación de la teoría, haremos un intento de tanto de x como de y debe ser preferida a la combina-
mostrar cuándo podremos decir, con absoluta certeza, ción Aa Considérese ahora la situación en la cual, el
que el consumidor está en mejores condiciones que período 2, la línea de presupuesto tiene interceptos
antes y cuándo no lo está. mayores a los que tenía la curva de presupuesto origi-
nal. El poder de compra del comsumidor que le brinda
su ingreso para demandar x e y se ha incrementado.
EXAMINANDO EL ESPACIO DE BIENES: NO SE El punto óptimo que ha sido revelado por el consumi-
ASUME NINGÚN CONOCIMIENTO PREVIO DE LAS dor y que se muestra en la Figura 4-16, es ahora el
CURVAS DE INDIFERENCIA DEL CONSUMIDOR punto A2, el cual reposa en la curva de restricción
presupuestal CC. En este caso, el consumidor efecti-
Reconsideremos el espacio de bienes en el cual el vamente está en capacidad de comprar mayores can-
consumo de bien x aparece en eje horizontal, en tanto tidades de x y de y. Sin lugar a dudas, el consumidor
que el del bien y aparece en el eje vertical. No se tiene, se encuentra ahora en una posición mucho mejor que
además, ningún conocimiento previo acerca del mapa la anterior.
de preferencias del individuo. El único supuesto que Si la nueva línea de presupuesto intersecta la
estamos planteando en este momento es que el con- curva inicial, es más difícil poder concluir si el consu-
sumidor realiza escogencias racionales: El consumidor midor se encuentra mejor que antes; es decir, si su
selecciona una combinación óptima de los bienes x e nivel de riqueza material se ha incrementado. Sin em-
y, acordes con su nivel de ingreso y con los precios bargo, en algunas situaciones, podemos estar seguros
que deben pagarse cada período. de que el consumidor se encuentra, sin dar lugar a
.DEMANDA DEL CONSUMIDOR 129

FIGURA 4-16 Cantidad de x por unidad de tiempo


Incremento en el nivel de vida: el caso
dominante
Asúmase que el consumidor empieza
consumiendo en la combinación A, que aparece
en la línea de presupuesto BB'. Cualquier punto
que se encuentre dentro del área ubicada justo
arriba y a la derecha del punto A,, es
definitivamente preferida, debido a que incluye
por lo menos las mismas cantidades de los dos
bienes y más de por lo menos uno de los dos
bienes. Si el ingreso y los precios cambiarán
de tal forma que la nueva línea de presupuesto
fuera CC y la preferencia revelada del
consumidor se mostrara en el punto A2,
podemos, sin lugar a posibles ambigüedades,
afirmar que el consumidor se encuentra ahora
en una posición más ventajosa. (Cualquier
punto sobre CC tiene que representar un
aumento del bienestar, debido a que el
consumidor puede aún comprar la combinación
A,, si así lo escogiera; sin embargo,
solamente en el área sombreada podemos
verificar la presencia del caso dominante, en el
cual el consumidor puede disponer de al menos
las mismas cantidades de un bien, en tanto
que mayores cantidades del otro están
disponibles para el consumo del individuo).
Aún si el consumidor no compra una
combinación de bienes que esté en el área
sombreada, el caso de CC es aún dominante.
El razonamiento es como sigue: A2es preferido a
A,, debido al supuesto de que el individuo no
se sacia en ningún momento en su proceso de
consumo. Si el individuo decide comprar
cualquier combinación de bienes sobre la línea
de presupuesto CC, pero que no esté en el área
sombreada (por ejemplo A3), la combinación A3
es, en el peor de los casos, indiferente a A2, y
más probablemente es preferida a A2. Por el
supuesto de transitividad, A3 debe preferirse a
A,.

ambiüedad o contradicción alguna, mejor que en la área ha sido sombreada, cada punto considerado den-
situación previa, a pesar de que las dos líneas de pre- tro de esta área está por encima de la combinación
supuesto, la nueva y la inicial, se intersectan. El ante- Ai, pudiendo nosotros, por lo tanto, concluir que el
rior hecho se muestra a través de la Figura 4-17. En consumidor está, sin lugar a dudas, mejor en el pe-
dicha figura, se presenta de nuevo la curva BB' como ríodo 2, debido a que el consumidor puede comprar
línea de presupuesto que enfrenta el consumidor en mayores cantidades tanto de x como de y. El consumi-
el período 1. El punto óptimo de consumo es la com- dor ha alcanzado una canasta de consumo A2que es
binación Aj Ahora, supongamos que para el período ostensiblemente preferible sobre la canasta de con-
2 la línea de presupuesto cambia a CC', siendo A2 la surnoA,.
combinación óptima de consumo preferida por el in- Considérese ahora la situación que se presenta
dividuo . Dado que A2 reposa dentro del cuadrante cuya en la Figura 4-18. En el período 2, la combinación
130 MICROECONOMIA

FIGURA 4-17
Incremento en el nivel de vida: el caso no
dominante
El consumidor inicia demandando la
combinación A,. Los precios relativos y el
ingreso cambian, de tal forma que la nueva
linea de presupuesto, CC, intersecta la antigua
línea de presupuesto. Sin embargo, si mediante
su preferencia revelada el consumidor decide
escoger el punto A2, podemos decir, sin dar
lugar a contradicciones, que el consumidor se
encuentra en una situación más favorable
debido a que dicho punto ocurre dentro del
cuadrante que está limitado por las líneas que
están justo encima y a la derecha del punto A1

Cantidad de x por unidad de tiempo

óptima de consumo no está comprendida en el cua- que tiene lugar en el segundo período sea indudable-
drante que se muestra mediante las lineas punteadas mente preferible a la canasta de bienes que se selec-
que se encuentran justo arriba y a la derecha de la cionó en el período 1. El observador desprevenido que
combinación óptima A-, que tuvo lugar en el primer no tenga una idea clara del mapa de indiferencia del
período. En este caso, no nos encontramos frente a consumidor individual no podrá en absoluto derivar
una situación en la cual la canasta de bienes óptima una conclusión al observar los puntos A1 y A1 En otras

FIGURA 4-18
Evaluando un cambio del nivel de vida: el caso
ambiguo
Empecemos con la línea de presupuesto BB'.
El consumidor se coloca en el punto A,. En este
momento, los precios y el ingreso cambian, de
forma tal que el consumidor enfrenta ahora la
restricción presupuestal CC. El consumidor
escoge entonces el punto A2. Sin tener algún
conocimiento previo acerca de las preferencias
del consumidor, no podemos afirmar, sin llegar
a entraren contradicciones, que el consumidor
se halla en una situación más favorable que la
anterior. Solamente en aquellas situaciones en
las que A2 se halle dentro del cuadrante que
está justo a la derecha y arriba de A,, podremos
estar seguros de que la combinación en el
segundo período domina sobre la combinación
del primer período.

Cantidad de x por unidad de tiempo


DEMANDA DEL CONSUMIDOR 131

palabras, uno realmente no puede saber, sin conocer (Figura 4-18), dentro del cuadrante situado justo arriba
previamente las curvas de indiferencia del consumi- y a la derecha de Av Sin embargo, el punto A2es inferior
dor, si A2 se encuentra en una curva de indiferencia a la restricción presupuestal existente en el período
más alta que la curva en la cual se encuentra Av 1. Podemos, por consiguiente, afirmar que si las prefe
En ciertas situaciones, no parece que se pueda rencias del consumidor no han sufrido modificación,
afirmar a primera vista y sin dar lugar a posibles am- el nivel o estándar de vida de este consumidor ha
bigüedades, que el consumidor está en mejores o peo- caído entre el período 1 y en el período 2 como resul
res condiciones de las que se encontraba después de tado de -------- los cambios que ha tenido lugar en los
un cambio en el nivel de ingreso o en los precios niveles de ingreso y de precios. Podremos llegar a esta
relativos de x e y. Sin embargo, podemos realizar una conclusión sin poseer ningún conocimiento previo
afirmación categórica en el dado caso en que de- acerca de la forma y localización de las curvas de
seemos realizar inferencias relacionadas con el com- indiferencia del consumidor.
portamiento del consumidor. Considérese la Figura Puede realizarse un análisis similar con el objeto
4-19. Iniciamos nuestro análisis, como así se hizo an- de demostrar que se ha presentado un incuestionable
teriormente, considerando el período 1, en el cual el incremento del nivel de vida de consumidor, a pesar
consumidor se enfrenta a la línea de presupuesto BB' de que no nos hallamos ante la situación dominante
y en donde él decide finalmente escoger la canasta de y categórica que presentamos en el Figura 4-16. Con-
bienes Av Nótese que el consumidor pudo haber esco- sidérese la Figura 4-20. En el período 1, la combinación
gido cualesquiera otra combinación de bienes que es- que el consumidor prefiere es A1. En el período 2, de
tuviese a lo largo de la línea de presupuesto BB' de otro lado, el consumidor escoge la combinación A2.
la Figura 4-19. Sin embargo, debido a que el consumi- Claramente, A2 no reposa dentro del cuadrante que,
dor decidió no escoger ninguna otra combinación de se encuentra arriba y a la derecha de la combinación
bienes, es claro que él se encuentra en la situación previa Av Por tal razón, no podemos afirmar categóri-
óptima de escoger la combinación Av En el período camente que la combinación que se escoge en el pe-
2, de otro lado, la línea de presupuesto se desplaza ríodo 2 domina a la que se escoge en el período 1. Sin
hacia la nueva línea CC. El consumidor escoge enton- embargo, sabemos que en el período 2 la línea de
ces consumir la combinación A2, la cual claramente restricción presupuestal incluye la totalidad del área
no reposa, como tampoco fue el caso en la figura previa sombreada que está debajo de la línea de presupuesto

FIGURA 4-19
Una reducción no ambigua del nivel de vida:
el caso no dominante
El consumidor empieza consumiendo en el
punto A,. Cualquier punto que esté dentro del
área punteada es factible en el período 1, debido
a que está a la izquierda de la línea de
presupuesto BB'. Los precios y el ingreso
cambian ahora, de tal forma que en el período 2
el consumidor se enfrenta a la restricción
presupuestal CC. El consumidor escoge la
combinación A2, la cual no se encuentra dentro
del área dominante que está encima y a la
derecha del punto A,. Además de esto, esta
combinación no fue escogida en el período 1,
a pesar de que puedo haber sido seleccionada;
por lo tanto, ésta debe ser inferior a la
combinación Av debiendo haber disminuido
consecuentemente, el nivel de vida del
consumidor.

Cantidad de x por unidad de tiempo


132 MICROECONOMIA

FIGURA 4-20
Un incremento del nivel de vida: el caso
no dominante
En el período 1, el consumidor se encuentra en
el punto A,. Cualquier punto por encima y a la
derecha de ese punto representa una mayor
cantidad de por lo menos uno de los dos bienes,
encontrándose, por lo tanto, en el área
dominante. En el período 2, el ingreso monetario
y los precios cambian, de tal forma que la línea
de presupuesto que enfrenta el consumidor es
ahora CC. El consumidor escoge el punto A2,
el cual no está en el área dominante. Sin
embargo, en el período 2 el consumidor habría
podido escoger cualquier punto que esté dentro
del área punteada, debajo y a la izquierda de la
línea de presupuesto CC; sin embargo, el
consumidor debió haber preferido A2 a A,,
estando, por lo tanto, mejor de lo que estaba
anteriormente. Inferimos que el consumidor
ha experimentado un incremento de su nivel Cantidad de x por unidad de tiempo
de vida.

CC'. Es posible, por tanto, que la combinación Ai sea intuición nos dice que el consumidor probablemente
considerada en el período 2. Sin embargo, de la prefe- no ser verá afectado por el cambio o que, de otro lado,
rencia revelada del consumidor, sabemos que éste pre- el efecto será indeterminado; sin embargo, nuestra in-
firió escoger la combinación A¡, pudiendo nosotros, tuición está en este caso equivocada. Si las curvas de
por consiguiente, inferir que se ha presentado un in- indiferencia del consumidor poseen la forma normal
cremento en el nivel de vida del consumidor. característica (continuas y convexas con respecto al
No todos las aplicaciones derivadas del análisis origen), el consumidor necesariamente se verá benefi-
de indiferencia son tan intuitivas como se podría creer ciado del cambio en los precios.
en un principio. Una de las sorprendentes implicacio- Al considerar gráficamente este caso, se pueden
nes que es posible derivar del análisis de indiferencia apreciar fácilmente las implicaciones del mismo. Des-
tiene que ver con el efecto sobre el nivel de utilidad pués de ocurrido el cambio de los precios, la nueva
del consumidor generado por un cambio en los pre- línea de presupuesto CC que aparece en la Figura
cios cuando al consumidor se le deja aparentemente 4-21, cortará necesariamente la curva de indiferencia
con el mismo nivel de poder de compra antes y des- inicial del consumidor, la curva I de tal forma que una
pués del cambio de los precios. porción de la nueva línea de presupuesto estará por
Asumamos ahora que el consumidor se encuentra encima de la curva de indiferencia inicial I. El consu-
inicialmente consumiendo en el punto A, a lo largo midor puede perfectamente moverse a esta porción
de la línea de presupuesto BB' en la Figura 4-21. Des- de la nueva línea de presupuesto y alcanzar así una
pués de que se ha presentado un cambio en los precios curva de indiferencia más elevada que la anterior. El
relativos de x e y, la nueva línea de presupuesto, CC', cambio de los precios que se presenta en la Figura
cruza a BB' en el punto A. Debido a que el consumidor 4-21 incluía una disminución del precio de x y el co-
puede comprar en A, antes y después del cambio del rrespondiente incremento en el precio del bien y. Po-
precio, aún conserva el "mismo" ingreso real aparente. demos, sin embargo, obtener un idéntico resultado en
¿Hará este cambio de los precios relativos que el el caso en que el cambio en los precios tuviera lugar
consumidor se encuentre mejor o peor de lo que se en la dirección opuesta. En la Figura 4-22, el precio
encontraba con anterioridad a dicho cambio? O, sim- del bien x aumenta, en tanto que el precio del bien y
plemente ¿no tendrá efecto alguno esta variación de disminuye.
los precios el nivel de utilidad del consumidor? La A pesar de que los argumentos que sustentan
DEMANDA DEL CONSUMIDOR 133

FIGURA 4-21
Ingreso real aparente constante
El consumidor se encuentra originalmente en
el punto A, a lo largo de la línea de presupuesto
BB'. Los precios relativos de los bienes x e y
cambian, haciendo desplazar la línea de
restricción presupuestal hacia CC Dado que y
se ha tornado más caro en relación a x, el
consumidor cambia su consumo al punto H, el
cual le proporciona un nivel de satisfacción
mayor que el que tenía el consumidor
anteriormente. A pesar de que en el punto A el
ingreso real aparente ha permanecido constante
tanto para los antiguos como para los nuevos
niveles de precios, el cambio de los precios ha
dejado a este consumidor en un nivel más
elevado de utilidad.

Cantidad de x por unidad de tiempo

este resultado pueden parecer, a primera instancia, con anterioridad al cambio de precios, la canasta que
algo misteriosos, el resultado en la realidad se de- se representa mediante el punto A fue la que el consu-
riva de algunas de nuestras premisas y supuestos midor decidió escoger. Dado que esta canasta aún está
básicos. De todas las combinaciones posibles de los disponible, después de ocurrido el cambio de precios,
bienes x e y que están disponibles para el consumidor el consumidor no puede, de ninguna manera, estar

FIGURA 4-22
Ingreso real aparente constante
El consumidor se encuentra originalmente en
el punto A. El precio de y cae en relación con el
precio de x, haciendo que la línea de
restricción presupuestal se desplace de BB' a
CC El consumidor se mueve del punto A al
punto H, que le proporciona una mayor utilidad,
expresada en términos de precios relativos.
Esto se debe a que el consumidor puede aún
comprar las cantidades que demandaba en el
punto A, haciendo, por tanto, que la variación
de los precios no haya hecho que el consumidor
se encuentre en una situación de menos
favorable que la anterior.

Cantidad de x por unidad de tiempo


134 MICROECONOMIA

en peores condiciones, a pesar de que no puede selec- el consumidor enfrenta ahora un número mayor de
cionar consumir ninguna de las combinaciones que escogencias posibles, parece razonable esperar que
se encuentran en los triángulos CBA y C'B'A' y que una o algunas de ellas serán ahora preferidas a las
se presentan en las Figuras 4-21 y 4-22. El consumidor alternativas previas que enfrentaba el consumidor.
puede, sin embargo, escoger entre una amplia gama
de nuevas combinaciones de x e y, una vez se ha Esta clase de cambios del ingreso real constante
presentado el cambio en los precios de los dos bienes, aparente de los individuos, atribuidos a variaciones
de la manera en que se muestra a través de las nuevas de los precios relativos que acabamos de describir, es
áreas de selección que enfrenta el consumidor, las útil para distinguir el impacto de cambios en los ingre-
cuales se representan en las Figuras 4-21 y 4-22 me- sos real y monetario que se presentan en estudios
diante el área B'AC' y BAC. Debido al hecho de que estadísticos de demanda.

El caso de las patatas irlandesas y la paradoja de Giffen


La paradoja de Giffen, que trae como consecuencia patatas en Irlanda; más tarde, en 1846, el mismo hongo
última la presencia de una curva de demanda crecien- destruyó el 90 por ciento de la cosecha de patatas en
te, caracteriza el comportamiento de consumidores ese país. Como bien se sabe, la patata era consumida
individuales; sin embargo, existe poca evidencia que abudantemente en Irlanda, constituyéndose en una
indique que dicha paradoja se haya cumplido al nivel porción significativa de los patrones de consumos y
de un mercado (considerado como la suma horizontal gastos del campesino típico irlandés. El cultivo y mer-
de los consumos de demandantes individuales). cadeo de patatas también representaba una porción
La llamada hambruna de las patatas, que tuvo bastante significativa en el ingreso de los campesinos
lugar en Irlanda entre 1845 y 1846, se constituye en irlandeses. Irlanda era en ese entonces un economía
un caso ampliamente citado relacionado con una si- esencialmente cerrada, en cuanto se relaciona al mer-
tuación que supuestamente nos proporcionaría un cado de patatas, presentándose el caso de que la mayor
ejemplo tomado de la vida real, confirmando la exis- parte de lo que se producía, se consumía internamen-
tencia de un bien Giffen. En 1845, cierto hongo infec- te, sin venderse mucha de su producción a otros paí-
cioso destruyó cerca de la mitad de la cosecha de ses. La información disponible indica que el precio de

FIGURA 4-23
El comportamiento del mercado bajo la
paradoja de Giffen
Para que la paradoja tenga lugar, la curva de
demanda debe ser creciente, de tal manera que
la oferta decrezca a medida que el precio
aumenta. Y aún más extraño, si la demanda
se incrementa, el precio de mercado baja. No
existe evidencia de un mercado que haya
operado de esta manera.

Cantidad de patatas por unidad de tiempo


Comportamiento individual de acuerdo a
la paradoja de Giffen
DEMANDA DEL CONSUMIDOR 135

FIGURA 4-24
Comportamiento individual bajo la paradoja de Giffen
Podemos observar, para el caso de algunos individuos, que a medida que el precio de un bien aumenta,
la cantidad de ellos demandan del mismo también se incrementa, dando lugar a la existencia de una curva
de demanda creciente durante cierto período de tiempo.

Qo Oí
Cantidad de patatas por unidad de tiempo
Comportamiento del mercado de acuerdo a
la paradoja de Giffen

mercado de patatas se incrementó en Irlanda durante asume, como tal vez es probable que las patatas son
los años en que se presentó la hambruna, permane- un bien inferior y que el ingreso monetario del consu-
ciendo a niveles "elevados" por varios años de que la midor disminuyó durante los años en que tuvo lugar
misma hubiese terminado. ¿Cómo podemos analizar la hambruna. Sin embargo durante lo años de la ham-
esta situación? bruna, el precio de mercado de las patatas en Irlanda
aumentó, en lugar de disminuir.
Primero que todo, es claro que la curva de de- Mientras que es posible que algunos consumido-
manda de mercado no podría haber sido creciente, res individuales y competitivos hubiesen incrementa-
como lo requeriría la paradoja de Giffen. Si la demanda do, en lugar de disminuir, sus compras de patatas
fuera constante y creciente, entonces tendríamos que cuando el precio experimentó aumentos (considérese
cuando la oferta de mercado disminuyese, el precio la Figura 4-24), ellos deben haber representado una
de mercado asimismo descendería, de Po a Pjen la porción relativamente pequeña de la demanda total
Figura 4-23. El precio caería aún más, de Pa aP2, si se de mercado.

El efecto sobre el esfuerzo laboral causado por impuestos gravados sobre el


ingreso personal: ¿Cuál es la curva de oferta laboral?
Podemos utilizar el análisis de curvas de indiferencia Para tal efecto, plantearemos algunos supuestos
para estudiar el efecto de un impuesto gravado sobre tendientes a simplificar el tratamiento del tema: (1)
el ingreso personal en la cantidad de fuerza laboral Asumiremos que iniciamos el análisis considerando
ofrecida por los trabajadores. Al mismo tiempo, pode- aquella situación en la cual no existen impuestos di-
mos determinar los efectos ingreso y sustitución resul- rectos sobre el ingreso de los individuos. (2) Asumire-
tantes de un cambio en la tasa impositiva a la cual se mos igualmente que el impuesto sobre el ingreso cons-
grava el ingreso de los individuos. tituye un gravamen de tipo proporcional, es decir, un
136 MICROECONOMIA

porcentaje constante que es gravado sobre cada dólar por estos bienes? Esta categoría comprenderá todas
de ingreso percibido por el individuo. (3) Finalmente, aquellas cosas que se pueden comprar con el ingreso
asumiremos que existen solamente dos categorías de monetario con que se cuenta. Podríamos, de un ma-
bienes, la primera de las cuales la constituye el tiempo nera alterna, denominar al eje vertical bajo el título
que los individuos dedican al ocio, mientras que la general de "ingreso monetario". La cantidad máxima
segunda es el consumo realizado en "todos los restan- de todos los posibles restantes bienes es igual al total
tes bienes", donde estos últimos se refieren al ingreso del ingreso monetario que puede obtenerse si no se
monetario que se deriva de la actividad laboral misma. consumiera nada de ocio. Esta cantidad está represen-
tanda por la distancia vertical OY. Tenemos ahora dos
Considérese la Figura 4-25. Medimos en el eje ver- puntos extremos que definen la línea de restricción
tical de esta figura el tiempo dedicado al ocio por presupuestal en el un tanto peculiar espacio de bienes
período de tiempo. La máxima cantidad posible de que estamos considerando en la Figura 4-25. Si tan
tiempo dedicada al ocio por parte del consumidor es sólo se compra de "todos los restantes bienes", la can-
la cantidad fija L. Realmente no importa cuál período tidad máxima que se puede comprar de ellos es OY.
de tiempo estemos considerando, debido a que aún Si el ocio es el único bien que compramos, la máxima
enfrentamos cierta cantidad máxima física de tiempo cantidad disponible es OL. Cuando procedemos a co-
que el individuo puede dedicar al ocio. Asumiendo nectar estos dos puntos, obtenemos la línea de presu-
que bajo el encabezamiento general de ocio colocamos puesto denominada WW'. Nótese que la pendiente
todas aquellas actividades diferentes al trabajo, y si negativa de esta línea de presupuesto, Aingreso mone-
nuestro período de análisis es un día, L equivale a 24 tario/Aen ocio, es la tasa salarial. Después de todo,
horas diarias. Dado que el máximo tiempo de ocio de ¿cuál es el "precio" de obtener una unidad adicional
que dispone el individuo es fijo, cualquier reducción de ocio? Este "precio" no es otra cosa que la tasa salarial
en este último significa un incremento de la cantidad por unidad de tiempo que ha sido sacrificada. Debido
de trabajo realizado y viceversa. a que la tasa de salarios es positiva, la pendiente de
En el eje vertical procederemos a medir "todos la línea de presupuesto es igual a la tasa negativa de
los restantes bienes". Sin embargo, ¿qué entendemos salarios, la cual es igual a -W.

FIGURA 4-25 Cantidad de ocio por unidad de tiempo


La línea de restricción presupuestal para el (tiempo dedicado en no trabajar)
trabajo y el ocio
En el eje horizontal se mide la cantidad de
ocio por unidad de tiempo. La máxima cantidad
de tiempo de ocio está constituido por un
determinado perído de tiempo, tal como 24
horas al día. En el eje vertical, mediremos todos
los restantes bienes por unidad de tiempo,
siendo equivalente al ingreso monetario
devengado at trabajar. Si no existiera tiempo
alguno dedicado al ocio, entonces la cantidad
máxima de ingreso percibida sería Y. Con esto,
podemos derivar los puntos de la línea de
restricción presupuestal existente entre el
trabajo y el ocio que hemos demoninado WW'.
Si la cantidad de tiempo dedicada al ocio
disminuye en una hora, el incremento del
ingreso monetario o ingreso disponible para
comprar todos los restantes bienes se
incrementará en una cantidad igual a la tasa
salarial por hora trabajada, tasa que está
representada por la pendiente de la línea de
presupuesto WW'
DEMANDA DEL CONSUMIDOR 137

En la Figura 4-26, la curva de presupuesto inicial Establezcamos ahora un impuesto directo sobre
que enfrenta el trabajador es WL. Dada la curva de el ingreso personal de los individuos. ¿Qué efectos
indiferencia II del trabajador, la cantidad demandada introduciría este tipo de impuesto? Para contestar esta
de ocio estará dada por L2, la cual se representa me- pregunta, consideremos, antes que nada, que el precio
diante el punto A, donde la curva II es tangente a la del tiempo dedicado al ocio constituye el costo de
línea de presupuesto. Nótese que si el trabajador no oportunidad de no trabajar. Sin la presencia de un
dedica ningún tiempo al ocio y que si, de otro lado, impuesto, el costo de oportunidad de no trabajar es
todo el tiempo con que el mismo cuenta se destinase exactamente igual a los salarios totales percibidos por
únicamente a trabajar, el ingreso que el individuo po- un trabajador en el período de tiempo considerado,
dría percibir sería OW. asumiendo que no existen deducciones por otros con-

FIGURA 4-26
Los efectos de un impuesto gravado sobre el ingreso personal en el esfuerzo laboral
El consumidor inicia demandando una cantidad de ocio igual a b en el punto óptimo de consumo A. Un
impuesto unitario que se establezca sobre el ingreso de los individuos, reduce la cantida de ingreso
monetario devengado por hora trabajada. Si no se dedicara tiempo alguno al ocio, es decir, si el individuo
trabajara todo el tiempo, en lugar de poder comprar WO de los restantes bienes, el consumidor compraría
ahora tan solo WO de dichos bienes. La línea de presupuesto gira en el sentido contrario a la rotación
de las manecillas del reloj hasta llegar a W'L. El nuevo punto óptimo de consumo se encuentra en el
punto B. La cantidad de tiempo dedicada al ocio se ha reducido de L2 a Lv A pesar de que el precio del ocio es
menor debido a que el ingreso que percibe el individuo después de impuestos se ha reducido, el consumidor
trabaja una mayor cantidad de tiempo, intentando recuperar el ingreso perdido. Para derivar los efectos
sustitución e ingreso, incrementemos hipotéticamente el ingreso del consumidor, de tal forma que
retorne a la curva de indiferencia inicial II. La línea hipotética de presupuesto hipotética que enfrenta el
consumidor ahora es NN'. Con un precio más bajo para el ocio, el consumidor se mueve del punto A al
punto C, siendo, por consiguiente, el efecto-sustitución negativo. Ahora procedemos a quitarle el ingreso
que acabamos de darle hipotéticamente al consumidor. El consumidor se mueve ahora del punto C al
punto B. La distancia L3 a L1 constituye el efecto-ingreso.

Cantidad de ocio por unidad de tiempo


138 MICROECONOMIA

ceptos, tales como por pensiones, Seguridad Social, Podemos encontrar el efecto-sustitución dibu-
etc. Con la presencia de un impuesto de esta clase, el jando una línea de restricción presupuestal hipotética
costo de no trabajar es igual a los salarios netos perci- que mantenga al consumidor en la misma curva de
bidos después de impuestos. Debido a que el impuesto indiferencia II, pero que le muestre al consumidor el
personal reduce la paga que percibe el individuo, el nuevo y ahora menor precio relativo del ocio. NN' es
costo de oportunidad de no trabajar es más bajo; esto esta nueva línea hipotética de presupuesto que tiene
es lo mismo que decir que el impuesto sobre el ingreso la misma pendiente de la línea W'L y que es tangente
personal hace disminuir el precio relativo del tiempo a la curva de indiferencia II. El punto que, a lo largo
que se dedica al ocio. Ahora, si el trabajador decidiera de esta línea de presupuesto hipotética, coloca al con-
no tormar ningún tiempo de ocio y dedicara todo su sumidor en una situación óptima de consumo, es el
tiempo a trabajar, el ingreso que percibiría después punto C, teniéndose que en dicho punto se compra
de impuestos sería OW', ingreso que es inferior a OW una mayor cantidad de ocio, L3. El efecto-sustitución
en la suma del impuesto que se deduce del ingreso siempre es negativo. El menor precio del ocio hace
de los individuos. Este hecho hace que la línea de que se demande una mayor cantidad del bien, puesto
presupuesto WL rote hacia abajo, en sentido contrario que cuesta menos no trabajar. De otro lado, el efecto-
a la dirección de las manecillas del reloj, hasta alcanzar ingreso se mide por el desplazamiento horizontal del
W'L, la línea de presupuesto resultante después de punto C al punto B, lo cual constituye una reducción
que se ha establecido el impuesto. En efecto, este he- en el tiempo dedicado al ocio, de L3a Lv Esta reducción
cho refleja que los impuestos sobre el ingreso personal es significativamente positiva debido a que una dismi-
reducen el precio del tiempo dedicado al ocio, con nución del ingreso ha causado una dramática reduc-
respecto al precio de los restantes bienes (el ingreso ción de la cantidad demandada de tiempo que se de-
en el período considerado).9 dicará al ocio. En otras palabras, este último es clara-
Ahora bien, ¿qué sucede cuando el consumidor mente un bien normal. La naturaleza normal del bien
se enfrenta a la posibilidad de ser gravado a través de que hemos denominado ocio se verifica a través de la
un impuesto de tipo proporcional? En nuestro ejem- experiencia misma. Por ejemplo, ganancias extraordi-
plo particular, este consumidor se moverá a un nuevo narias, tales como las que se devengan al ganar el
punto óptimo de consumo, el punto B, donde él con- premio mayor de la lotería estatal de Nueva York, ge-
sume una nueva cantidad de ocio, La. Debido a que el neralmente resultan en una mayor cantidad de tiempo
ocio se mide en el eje horizontal, La representa una dedicado al ocio por parte de los ganadores, antes que
reducción de la cantidad demandada de ocio y, por en una reducción del mismo.
lo tanto, un incremento del número total de horas que Podemos ahora darle un giro al análisis y pregun-
destina a laborar. ¿Por qué decide este consumidor tarnos qué sucedería a medida que se incrementa el
trabajar más? La respuesta a este interrogante se en- salario que se percibe después de impuestos. En otras
cuentra en el hecho de que el efecto-ingreso es supe- palabras, ¿qué sucede con el esfuerzo laboral de los
rior al efecto-sustitución. En otras palabras, el im- individuos o con la cantidad de mano de obra ofrecida
puesto sobre el ingreso personal causó una reducción cuando los salarios se incrementan? En la Figura 4-27
en el ingreso del consumidor tan fuerte que, a pesar se presenta un ejemplo hipotético, en el cual incre-
de que el ocio era, en este caso, más barato ante los mentamos el salario devengado después de impuestos,
ojos del consumidor, éste decidió trabajar más, en un el cual se representa mediante la pendiente de la línea
intento por compensar en algo el ingreso que había de presupuesto, de tal manera que la curva de restric-
perdido como resultado del gravamen de dicho im- ción presupuestal rote hacia arriba, de L'L a L"L y,
puesto. posteriormente, a L'"L. Las curvas de indiferencia son
tangentes a estas líneas de restricción presupuestal
en los puntos E, E' y E". Un incremento del los salarios
11 que hace que la línea de presupuesto se mueva de
Se ha demostrado, sin embargo, que la tasa salarial,
L'L a L"L, trae como consecuencia una reducción de
como medida del costo del ocio, está sesgada hacia arriba.
Afirmamos lo anterior debido a que, en general, existe una la cantidad demandada del tiempo dedicado al ocio,
desutilidad asociada con el trabajo, la cual no se presenta de Lt a L2. En este caso, el efecto- sustitución anula al
en el caso del ocio. Véase M. Bruce Johnson, "Travel Time efecto-ingreso. A pesar de que los trabajadores son
and the Pnce of Leisure", Western Economic Journal, Prima- ahora más ricos de lo que eran antes, debido a que
vera 1966, pp. 135-145. tienen un mayor ingreso para gastar en bienes y serví-
DEMANDA DEL CONSUMIDOR 139

FIGURA 4-27
Derivación de una curva de oferta laboral
En el panel (a) incrementamos progresivamente la tasa salarial, de tal forma que la línea de presupuesto rota
de izquierda a derecha de L'L a L"L a L"'L El consumidor se mueve sucesivamente a curvas de
indiferencia superiores, de I a II y luego a III. Los puntos óptimos de consumo se mueven, respectivamente,
de E a E' y a E". En primera instancia, la cantidad de ocio consumido desciende, debido a que el efecto-
sustitución es mayor que el efecto-ingreso; más adelante, sin embargo, la cantidad de tiempo dedicada
al ocio aumenta a medida que el ingreso se incrementa debido a que el efecto-ingreso supera el efecto-
sustitución. El resultado, que se presenta en el panel (b), es una curva de oferta laboral inclinada hacia atrás.
Por encima de la tasa salarial donde la curva SS empieza a inclinarse hacia atrás, el efecto-ingreso es
superior al efecto-sustitución. El individuo es mucho más adinerado de lo que era antes, de tal manera que
compra una mayor cantidad de ocio, a pesar de que éste tiene ahora un precio relativo mayor.

cios, incluyendo el ocio, ellos deciden finalmente com- sumidor es E", en tanto que la nueva cantidad de ocio
prar menos ocio, debido a que el costo de oportunidad que se compra es L3. En otras palabras, se compran
en que se incurre al consumirlo se ha incrementado mayores cantidades de ocio, a pesar de que su costo
significativamente. Sin embargo, cuando los salarios de oportunidad, o precio, ha aumentado. En este caso,
se incrementan de tal forma que la nueva línea de el efecto-ingreso supera al efecto-sustitución.
restricción presupuestal es LL'", se tiene que la situa- Si tomamos las varias tasas y cantidades de es-
ción es similar a la que se presentó en la Figura 4-26, fuerzo laboral y procedemos a granearlas en un dia-
con la diferencia de que esta vez el cambio ocurre en grama separado en el panel (b) de la Figura 4-27, obten-
la dirección opuesta. El nuevo punto óptimo del con- dremos la llamada curva de oferta de trabajo, SS, la
140 MICROECONOMIA

cual muestra la relación existente entre la tasa de sa- macroeconomía, usted encontrará nuevamente este
larios y la cantidad de mano de obra que se ofrece concepto, cuando se considere el tema de la "hipótesis
por unidad de tiempo. (La tasa salarial puede obte- del ingreso permanente".
nerse del panel (a), midiendo la pendiente de la línea
de restricción presupuestal, la cual es negativa). Nótese
que la curva de oferta SS se inclina hacia atrás después
de cierto nivel de salarios. Después de cierto punto, "' Para los diferentes individuos, considerados como un
y contrario a lo que uno podría esperar, tasas de sala- todo, no existe un efecto-ingreso neto cuando se consideran
rios más altas hacen que el individuo trabaje menos las oportunidades de la comunidad como dadas o constantes.
horas. Este fenómeno se inicia en el punto en el cual Tasas salariales más altas implican un menor retorno para
el efecto-ingreso empieza a ser mayor que el efecto- otros activos no humanos. A su vez, esto implica que una
curva de oferta laboral compensada por ingreso debe ser de
sustitución. A pesar de que es imposible que exista
la clase de curvas de oferta tradicionales -a medida que la
una curva de oferta de trabajo inclinada para atrás tasa de salarios aumenta, se ofrece una mayor cantidad de
para el mercado como un todo,1" esperaríamos que trabajo. Considérese Yoram Barzel y Richard J. McDonald,
un trabajador individual respondiera a cambios no "Assets, Subsistence, and the Supply Curve of Labor", The
anticipados en la tasa salarial en la forma en que se American Economic Review, vol. 63, No. 4, septiembre 1973,
presentó en la Figura 4-27 (a) y (b). En los cursos de pp. 621- 633.

RESUMEN

1. Si se mantienen constantes los precios relativos y nominales e incrementamos el


ingreso monetario, se producirá un desplazamiento hacia afuera en la línea de
presupuesto. Si conectamos los puntos de tangencia que se presenten entre las
curvas de indiferencia y las líneas de presupuesto, derivamos la que se conoce
como curva de ingreso-consumo, la cual muestra las diferentes combinaciones de
x e y que serán escogidas a medida que el ingreso cambia.
2. Un bien normal es aquel del cual un individuo decide comprar mayores cantidades
a medida que su ingreso aumenta o, lo que es lo mismo, aquel del cual un individuo
compra menores cantidades, cuando su nivel de ingreso desciende. Un bien inferior
es un bien del cual el consumidor decide comprar menores cantidades a medida
que su ingreso aumenta y mayores cantidades cuando su ingreso disminuye.
3. Es importante recordar que los términos "normal" e "inferior" no tienen en cuenta
juicios de valor; dichos términos no describen ningún grado del sentimiento sub
jetivo que todos los consumidores el asignan a un determinado bien.
4. Las curvas de Engel se derivan teniendo en cuenta el cambio de la cantidad
comprada solamente de uno de los bienes, cuando permanecen constantes los
precio relativos, siendo el ingreso el que varía. En un diagrama que represente el
bien x en el eje horizontal y al ingreso en el eje vertical, se tendrá que una curva
que aumente a una tasa creciente indicará que se presentarán cambios menos
que proporcionales de la cantidad demandada cuando el ingreso aumenta, en
tanto que una curva que crezca a una tasa decreciente indicaría lo contrario.
5. Cuando la curva de Engel se toma en una curva inclinada hacia atrás con pendiente
negativa, estamos hablando de un bien inferior.
6. Debido a que el consumidor enfrenta una restricción presupuestal, las curvas de
Engel, consideradas separadamente y para todos los bienes que constituyen la
canasta de mercado del consumidor, no son independientes.
.DEMANDA DEL CONSUMIDOR 141

7. Derivamos la curva de precio-consumo conectando los puntos óptimos de consumo


cuando cambia el precio relativo de uno de los bienes, mientras que se mantienen
constantes el precio del otro bien y el ingreso.
8. Podemos derivar una curva de demanda decreciente a partir de la curva de precio-
consumo trayendo de dicha curva las combinaciones de precios y cantidades. Esa
curva de demanda será decreciente en todos los casos, exceptuando aquel en el
cual se estén considerando bienes fuertemente inferiores.
9. Cuandoquiera que la curva de demanda sea elástica con relación a su precio, los
gastos que realice el consumidor (P* . q») cambiarán ;en la dirección contraria a la
variación del precio. En el caso en que la demanda sea de elasticidad unitaria, los
gastos del consumidor permanecerán constantes cuando se produzca un pequeño
cambio del precio. Finalmente, si la curva de demada es inelástica con respecto
al precio, los gastos del consumidor cambiarán en la misma dirección en que lo
haga el precio.
1 o. Si utilizamos un diagrama que tenga a x en el eje horizontal y al ingreso monetario
gastado en otros bienes en el eje vertical, podremos determinar la elasticidad-precio
de la demanda observando la pendiente de la curva de precio-consumo. Cuando
ésta sea decreciente, la demanda del bien x es elástica con respecto a su precio;
si la curva de precio-consumo es horizontal, la demanda tiene elasticidad unitaria.
Finalmente, cuando la pendiente de dicha curva de precio-consumo sea positiva,
la curva de demanda es inelástica en relación con su precio.
11. Cuandoquiera que se presenta un cambio en el precio relativo de un bien, se
presenta, asimismo, un cambio en el ingreso real de los individuos, también cono
cido como poder de compra o poder adquisitivo. Cuánto más grande sea la fracción
del presupuesto total que se gaste en aquel bien cuyo precio disminuyó, mayor
será el incremento en el ingreso real y viceversa.
12. Cuando se presenta un cambio del precio relativo de un bien, se pueden separar
los dos componentes del efecto total de ese cambio en el precio del bien: el
efecto-sustitución y el efecto-ingreso. La separación de estos dos efectos se realiza
llevando a cabo un experimento en el cual cambiamos los precios relativos de los
bienes y, al mismo tiempo, alteramos el nivel de ingreso, de tal manera que elimi
nemos el efecto-ingreso. Podemos apreciar entonces el efecto-sustitución atribuido
al cambio en el precio. Cuando le devolvemos al individuo el ingreso original,
encontramos el llamado efecto-ingreso.
13. Para todos los bienes normales, el efecto-ingreso refuerza al efecto-sustitución.
14. Solamente cuando el efecto-ingreso es altamente negativo, en el caso de un bien
fuertemente inferior, es posible que el efecto-ingreso sea mayor que el efecto-sus
titución y que, por lo tanto, la ley de la demanda no se cumpla. Este es el caso de
los llamados bienes Giffen.
15. Los costos de transacción son una función de: (a) el número de transacciones
diferentes por período de tiempo, (b) el volumen de bienes intercambiados por
unidad de tiempo, (c) el número de partes o individuos involucrados en la transac
ción y (d) el número de diferentes bienes por transacción.
16. La cantidad óptima de tiempo de búsqueda que debe ser emprendida depende
de: (a) el grado de la dispersión en los precios, (b) el porcentaje del presupuesto
del consumidor que se gasta en el producto, (c) qué tan repetitiva sea la compra
v (d) qué tan grande sea el costo de oportunidad del tiempo de que dispone el
consumidor.
142 M1CROECONOMIA

GLOSARIO

• curva de ingreso-consumo El trazado de puntos óptimos de consumo que ocurren


si se presentan incrementos sucesivos en el ingreso, cuando permanecen constan
tes los precios nominales y relativos. En otras palabras, esta curva representa las
cantidades óptimas de los bienes x e y que pueden comprarse a niveles diferentes
de ingreso.
• bien normal Aquel bien del cual el consumidor incrementa sus compras a medida
que el ingreso aumenta y cuya elasticidad ingreso es mayor que 0.
• bien inferior Aquel bien del cual el consumidor reduce sus compras a medida
que el ingreso aumenta y cuya elasticidad ingreso es negativa.
• curva de Engel El trazado de puntos que muestran las diferentes cantidades que
se compran de un bien a niveles diferentes de ingreso. No se debe confundir con
la curva de ingreso-consumo, la cual muestra las diferentes combinaciones que se
compran de dos bienes a diferentes niveles de ingreso.
• curva de precio-consumo El trazado de combinaciones óptimas de consumo para
los bienes x e y que el consumidor escogería cuando el precio relativo de los bienes
cambia, mientras que el nivel de ingreso monetario permanece constante.
• elasticidad-precio de la demanda El grado de respuesta o sensibilidad de la can
tidad demandada a cambios en el precio relativo; se define como el cambio porcen
tual de la cantidad demandada dividido entre el cambio porcentual del precio
relativo.
• demanda elástica con respecto al precio Una propiedad de la curva de demanda;
el cambio porcentual de la cantidad demandada es mayor que el cambio porcentual
del precio relativo. (A%Ck x 1%APX) > 1.
• demanda de elasticidad-precio unitaria Una propiedad de la curva de demanda;
el cambio proporcional de la cantidad demandada es exactamente igual al cambio
proporcional"del precio relativo. (A% Q* X 1%A Px) = 1.
• demanda inelástica con respecto al precio Una propiedad de la curva de demanda;
el cambio proporcional de la cantidad demandada es menor que el cambio propor
cional del precio relativo. (A% (^ X 1%A Pxl < 1.
• efecto-sustitución Relaciona el cambio de la cantidad demandada cuando uno de
los bienes se torna más barato, en tanto que los restantes bienes son, ante los ojos
del consumidor, relativamente más costosos, mientras que se mantiene constante
el nivel de ingreso real del individuo.
• efecto-ingreso El cambio de la cantidad demadada de un bien atribuido a un
cambio en el ingreso real del individuo cuando se mantiene constantes los precios
relativos de los bienes en cuestión.
• faíen Giffen Aquel bien tan fuertemente inferior que una reducción del precio trae
como consecuencia que la cantidad demandada disminuya, haciendo, por lo tanto,
que la curva de demanda sea creciente.
• costos de transacción Todos aquellos costos asociados con el proceso de intercam
bio y que incluyen el costo de la contratación misma, de igual manera que aquellos
costos en que se debe incurrir para hacer exigibles los contratos, así como aquellos
costos derivados del proceso de búsqueda y obtención de información.
• costos de información Costos de transacción que incluyen los costos de obtener
información relacionada con el estado de los precios, calidades, disponibilidad y
el registro de servicio prestado en el caso de bienes de tipo durable.
_DEMANDA DEL CONSUMIDOR 143

PREGUNTAS

(Las respuestas a las preguntas pares se presentan al final del texto).

1. ¿Cuál es la importancia del punto en el cual una curva de indiferencia es tangente


a la línea de restricción presupuestal? Explique.
2. Defina un bien inferior y un bien normal. ¿Puede un bien ser simultáneamente
inferior y normal? ¿Cómo?
3. Al derivar una curva de precio-consumo, ¿qué variables se mantienen constantes
y a cuáles se les permite cambiar?
4. ¿Cómo se deriva una curva de demada a partir de una curva de precio-consumo?
5. Suponga que su ingreso monetario se triplica y que igual cosa sucede con los
precios de los dos bienes que constituyen un mundo en el que solamente existen
estos dos bienes. ¿Le proporciona a usted estos nuevos datos que le permitan
descubrir algún punto adicional de su curva de ingreso-consumo? ¿Por qué sí o
por qué no?
6. Asuma que mientras que su nivel de ingreso monetario cambia, el precio nominal
de uno de los bienes también cambia. ¿Por qué pueden fracasar sus esfuerzos de
dibujar la curva de ingreso-consumo?
7. Dado que es posible que todos los bienes que conforman el presupuesto de un
consumidor sean normales, ¿por qué razón no pueden todos ellos ser inferiores?
8. Asúmase que usted está decidido a comprar cierto negocio y que asimismo espera
que se presente un recesión económica (un descenso en el ingreso real de la
nación) que azotaría al país durante los próximos meses. Supóngase además que
existe tan sólo una persona en el planeta que es pesimista en relación con el futuro
económico del país. ¿Qué tipo de negocios decidiría comprar usted: uno que
produzca un bien inferior o uno produzca un bien normal? ¿Por qué?
9. Es posible que la demanda de cierto producto se simultáneamente inelástica y
elástica en relación con el precio? Explique.
10. Cuando el precio de un bien cambia se presentan dos efectos: los efectos de
sustitución e ingreso. ¿Bajo qué circunstancias puede uno justificar o ignorar el
efecto-ingreso resultante de un cambio en el precio? ¿Por qué?
11. "El arroz en Asia" es frecuentemente citado como un caso de un bien Giffen que
va en contra de la "ley" de la demanda. Asumiendo por el momento que el argumento
es correcto, ¿cuál es el raciocinio en que se fundamenta dicha afirmación?
12. A la luz del hecho de que la información se constituye en un bien escaso, uno
puede decidir qué tanto de ella "consumir" (generar), antes de tomar cualquier
decisión. En relación con la compra de un vehículo, ¿esperaría usted que una
estrella de cine gastara más o menos tiempo en la búsqueda de dicho vehículo
de lo que se tomaría un oficial de policía en el mismo proceso? ¿Por qué?
13. Asúmase que el año anterior usted gastó la mitad de su ingreso en comida y el
restante mitad en alquiler. Durante este año, su ingreso monetario se ha incremen
tado en un 10 por ciento, mientras que el precio de la comida se ha aumentado
en un 20 por ciento, en tanto que el alquiler no ha experimentado cambio alguno
durante ese período. ¿Puede usted determinar si su ingreso real ha aumentado o,
por el contrario, ha permanecido inmodificado? ¿Por qué si o por qué no?
14. Considérense los siguientes tres sistemas de pagos de seguridad social:
Sistema 1: US$100 semanales por familia, sin importar que alguno de los miembros
de la familia devenguen ingresos propios.
Sistema 2: US$100 semanales por familia, los cuales se reducen en US$1 por cada
US$3 que devenguen los miembros de la familia.
144 MICROECONOM1A

Sistema 3: US$100 semanales por familia, los cuales se reducen en US$1 por cada
US$1 que se devenguen los miembros de la familia.
¿A qué nivel de ingresos semanales se obtendrían beneficios, bajo cada uno de los
tres sistemas? ¿Cuál sistema parece brindar mayores incentivos para que una
familia trabaje y se autosostenga, al menos de una forma parcial?

REFERENCIAS SELECCIONADAS
Ferguson, CE., "Substitution Effect in Valué Theory: A Pedagogical Note;"
Southern Economic Journal, vol. 24, 1960, pp. 310-314.
Prais, S.J., and H.S. Houthakker, The Analysis of Family Budgets (Cambridge:
Cambridge University Press, 1955).
Robbins, Lionel. "On the Elasticity of Demand for Income in Terms of Effort,"
Económica, new ser., vol. 10, November 1930, pp. 245-258; also in American
Economic Association, Readings in the Theory of Income Distribution
(Philadelphia: Blakiston, 1946).
Stigler, George, "The Economics of Information," Journal of Political Economy,
vol. 69, June 1961, pp. 213-225.
------- , "Notes on the History of Giffen Paradox," Journal of Political Economy,
vol. 40, April 1947.

APÉNDICE AL CAPITULO 4

UNA PRESENTACIÓN MATEMÁTICA DEL EFECTO


SLUTSKY

El efecto-ingreso puede ser negativo o positivo, depen- iota y R es el ingreso real, definido como el ingreso
diendo de si el bien considerado es inferior o normal. monetario dividido por el nivel de precios, o M/P.
Debido a que la elasticidad-precio de la demanda re- Dividamos ahora el cambio de la cantidad deman-
laciona el cambio de la cantidad demandada ante un dada atribuido a un cambio del precio relativo de x
cambio en el precio, parecería obvio poder concluir en sus dos componentes, los efectos sustitución e in-
que existe una relación entre la elasticidad-precio de greso. Tendremos, entonces,
la demanda y la elasticidad ingreso de la misma.
Recuérdese que la definición de la elasticidad in-
greso de la demanda (t\) es el cambio porcentual de
la cantidad demandada dividida entre el cambio donde la letra t se refiere al efecto total, s se re-
porcentual en el ingreso. Seamos más específicos y fiere al efecto-sustitución e i se refiere al efecto-
refirámonos en este momento al ingreso real de los ingreso en términos reales. De esta manera, el cam-
individuos. En estos términos, el coeficiente de elasti- bio total de la cantidad demandada es igual al
cidad ingreso, medida esta última variable en térmi- cambio causado por el efecto-sustitución (el pre-
noss reales, se define como cio relativo de x ha descendido) más el efecto-ingre-
so (debido a un cambio en el ingreso real). Nótese que
cuando baja el precio relativo de un bien que hace
parte de la canasta de mercado de bienes y el ingreso
real se incrementa, a pesar de que no sucede igual
cosa con el ingreso monetario. Después de todo, si el
precio nominal y relativo de un bien determinado que
J3EMANDA DEL CONSUMIDOR 145

se está comprando desciende, sin que ningún otro Ahora, sustituyendo el lado derecho de esta iden-
precio cambie, a la vez que el ingreso monetario per- tidad porAR en el numerador del último término de
manece constante, se torna posible comprar mayores la ecuación A4-5, obtendremos
cantidades del que ahora es un bien más barato, com-
prando aún la misma cantidad de todos los restantes
bienes. El ingreso real, por lo tanto, se incrementa.
Si mantenemos la igualdad existente en la relación
dada por la ecuación A4-2, al dividir ambos lados de
la misma por AP, resulta la siguiente expresión:
En el último término, podemos cancelar los AP's y
reordenar los términos, de tal manera que la ecuación
se transforme en
Multipliquemos ahora el último término de la
ecuación A4-3 por la cantidad AR/AR . R/R, la cual es
igual a 1. Cuando hacemos esto, obtenemos
Podemos ahora definir dos elasticidades-precio dife-
rentes para una misma función de demanda.
La elasticidad-precio de la demanda comúnmente
definida (vr. gr., la que conocemos como la elasticidad
Ahora, procedemos a multiplicar ambos lados de total de demanda), la cual denotaremos con el símbolo
la ecuación A4-4 por la misma cantidad P/q. Al hacer r\¡. La elasticidad-precio total de la demanda se calcula
esto, no se altera la igualdad, obteniéndose utilizando un ingreso monetario constante y un in-
greso real modificado. De esta forma el término que
aparece a la izquierda de la ecuación A4-8 representa
la elasticidad-precio total de la demanda, r\t.
La elasticidad-precio de la demanda asociada con
el efecto-sustitución se computa manteniendo cons-
tante el ingreso real del individuo. Denotaremos la
Con el propósito de simplificar esta complicada elasticidad-precio de la demanda asociada con el
ecuación, buscaremos ahora un expresión equivalente efecto-sustitución como -ns. El primer término que apa-
para AR, el cambio en el ingreso real. Se tiene que rece a la derecha de la ecuación A4-8, representa la
elasticidad-precio de la demanda i\t asociada con el
efecto-sustitución. De otro lado, el segundo término
que aparece en paréntesis a la derecha de dicha ecua-
¿Por qué? La fórmula A4-6 se justifica teniendo en ción es el porcentaje del ingreso real,1 que fue original-
cuenta que el cambio del ingreso real es igual a la mente gastado en el bien. La segunda expresión, en
cantidad de ingreso que es liberada para la compra el segundo término que aparece al lado derecho de
de otros bienes, en el momento en que el precio rela- la ecuación, constituye nuestra definición del coefi-
tivo del bien en cuestión disminuye, mientras que el ciente de la elasticidad de ingreso real de la demanda,
precio nominal de los restantes bienes permanece in- i. Por consiguiente, la ecuación A4-8 puede escribirse
variable. como sigue:
Si, por ejemplo, un consumidor fuera a comprar
100 hamburguesas al año a urt precio de US$1 por
hamburguesa y su precio cayera en US$10 centavos, donde denotamos el porcentaje gastado en el bien
ese consumidor podría aún comprar 100 hamburgue- como k ( = Pq/R).
sas al año, pagando tan sólo US$90. El incremento del
ingreso real, o del ingreso nominal, liberado a raíz de 1
la compra de otros bienes, es US$10, (o [-100 . (- $0.10) Y también el ingreso monetario, dado que la situación
~ = + US$10). inicial es nuestro periodo base.
146 MICRCECONOMIA

Esta ecuación, desarrollada por E.E. Slutsky, nos la demanda, f]t será negativa y (2) -r|t será mayor, en
indica que la elasticidad-precio de la demanda, de la valores absolutos, quetv2 Este hecho implica que el
manera en que se mide usualmente, es una combina- efecto-ingreso refuerza al efecto-sustitución.
ción de dos factores: la elasticidad- precio de la de- Cuando, de otro lado, x es un bien inferior, aunque
manda con respecto solamente al cambio de uno de no un bien Giffen, la elasticidad ingreso de la demanda
los precios relativos más una fracción de la elasticidad i es negativa. El efecto-ingreso trabaja en sentido con-
ingreso de la demanda. Esta fracción está representada trario al efecto-sustitución; i\t será menor que XT)S. En
por la participación que el bien en cuestión tiene en el caso de un bien Giffen, el segundo término a la
los ingresos totales del consumidor. derecha de la ecuación A4-9 es mayor que el primero
de los términos; la elasticidad-precio total de la de-
manda, f\v es un número positivo; la curva de demanda
IMPLICACIONES DE LA ECUACIÓN DE SLUTSKY es, por lo tanto, creciente.
La ecuación (A4-9) nos permite generar algunas hi-
pótesis relacionadas con las elasticidades-precio
de la demanda. Primero que todo, repitamos de nuevo
que el efecto-sustitución, r\ a, siempre es negativo 2
Cuando nos referimos al valor absoluto o numérico de
o inverso como consecuencia de la ley de la deman-
un número, nos desentendemos del signo. Así por ejemplo
da misma. De una manera similar, k siempre es posi- SÍT], = -100yr| = -10, entonces la primera de las elasticidades
3
tivo, debido a que representa el porcentaje del ingreso es numéricamente mayor que la segunda de ellas; ti, es en
gastado en el bien. Podemos ahora determinar que valores absolutos mayor que-r^, o\r\, |>|-r|2|dado que 100 es
cuando el bien en cuestión es un bien normal, vr. gr. un número mayor que 10. Desde luego, en valores reales, r]i
r\ es positivo, entonces (1) elasticidad- precio total de < T),, dado que -100 es menor que -10.
CAPITULO 5
Investigación de los conceptos
de elasticidad

En el capítulo 4 tuvimos la oportunidad de introducir el concepto de elastici-


dad-precio de la demanda. Vimos entonces que la elasticidad tenía relación
con los cambios en los gastos totales, pudiéndose derivar a partir de la pen-
diente de la curva de precio-consumo. El objetivo de este capítulo es examinar
la manera como se calculan las elasticidades-precio tanto de la demanda como
de la oferta, estudiar los cambios que se presentan en la elasticidad-precio a
lo largo de una función de demanda que toma la forma de una línea recta y
examinar la diferencia que existe entre la pendiente de una curva de demanda
y su elasticidad. Igualmente, se estudiará la pendiente y la elasticidad de la
curva de oferta. Además, analizaremos la relación existente entre los ingresos
y el concepto de elasticidad, los determinantes de la elasticidad-precio de la
demanda y de la oferta, las definiciones y usos de la elasticidad cruzada y de
la elasticidad-ingreso y, finalmente, analizaremos ejemplos aplicados a la vida
real relacionados con los conceptos de elasticidades-precio. En la sección de
Temas y Aplicaciones de este capítulo, se tocarán aspectos relacionados con
la necesidad que existe en nuestros días de encontrar formas de economizar
en el consumo de combustible para automóviles; de igual forma, se tratarán
temas que tienen que ver con la demanda de aquellas drogas que implican la
adicción física por parte de los individuos. También se revisan en esta sección
diversos cálculos de la elasticidad de la demanda por servicios de transporte
y se considera el impacto de la presencia de arbitros adicionales sobre la oferta
de infracciones en los juegos de basquetbol.

DEFINICIÓN DE LA ELASTICIDAD-PRECIO
Definimos formalmente la elasticidad-precio de la demanda como
Elasticidad-precio cambio relativo en la cantidad demandada (5-1)
de la demanda cambio relativo en el precio
147
148 MICROECONOMIA.

La elasticidad-precio de la demanda es una medida de la respuesta relativa


de la cantidad demandada ante cambios en el precio (Figura 5-1). El término
"relativo" es muy importante en esta definición. Una manera más concreta de
pensar acerca de los cambios relativos es definirlos en términos de variaciones
porcentuales. Si identificamos la elasticidad-precio con la letra griega i], O, eta
la definición podría expresarse así:

FIGURA 5-1
Elasticidades-precio de la demanda
Estas gráficas representan la ¡dea general de
curvas de demanda ¡nelásticas, elásticas y de
elasticidad unitaria. La elasticidad cambia a
medida que nos movemos sobre una curva de
demanda, de tal manera que no es posible
afirmar, sin realizar previamente un cálculo
numérico, si un punto dado sobre una curva
de demanda es relativamente elástico o
inelástíco. Adicionalmente, la pendiente de una
curva de demanda no es igual a la elasticidad-
precio de la demanda. Por consiguiente, lo que
se presenta en estas gráficas se hace
únicamente con el propósito de definir y resumir
las diferentes categorías de elasticidad-precio
de una función de demanda.
INVESTIGACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELASTICIDAD 149

(5-2)

Cuando asumimos que los cambios tanto en la cantidad demandada como


en el precio son bastante pequeños, podemos definir la elasticidad-precio de
la demanda como

(5-3)

Como se explicó anteriormente, la letra griega delta (A) significa un cambio


pequeño; P, por su parte, representa el precio, mientras que q representa la
cantidad.
Hemos enunciado la ley de la demanda en varias oportunidades; existe
una relación inversa entre un cambio del precio de un bien y el cambio
resultante de su cantidad demandada. Por consiguiente, la elasticidad-precio
de la demanda, r\, siempre será un número negativo. En nuestra notación de
la ecuación (5-3), permitimos que los pequeños cambios en el precio y la
cantidad, AP y Aq, fueran positivos o negativos. Por lo tanto, sabemos que
cuando AP es postivo, Aq será negativo y viceversa. El coeficiente, r\, será
invariablemente un número negativo.
Esta definición de la elasticidad-precio de la demanda conduce a una
medida que es completamente independiente de las unidades en las cuales
se expresen las cantidades y los precios. En efecto, la elasticidad es un número
puro, lo cual nos facilita la comparación entre las elasticidades-precio de
diversos bienes o de un mismo bien en diferentes períodos de tiempo o lugares,
sin importar, además, si los precios están expresados en diferentes unidades
monetarias o si las cantidades están medidas en diferentes unidades físicas.
Consideremos un ejemplo puramente hipotético para el trigo,
donde P = US$5/tonelada
q = 100 toneladas por unidad de tiempo
AP = US$l/tonelada (un incremento de US$1 en el precio por
tonelada)
Aq = -5 toneladas (una disminución de 5 toneladas demandadas).
La ecuación (5-3) se convierte entonces en
— 5 toneladas
100 toneladas - 0.05
----------------- = -------- = -0.25
$l/tonelada 0.20
$5/tonelada
Este número no tiene dimensiones físicas o de valor, puesto que en la ecuación
estas unidades se cancelan entre sí. En efecto, las unidades expresadas en
toneladas se cancelaron en el numerador, mientras que las unidades expresa-
das en dólares por tonelada se cancelaron en el denominador.
150 M1CROECONOMIA

Una discusión Puede suceder que, por preocuparnos tanto del álgebra misma de la elasticidad,
conceptual nos olvidemos de la importancia que tiene el concepto en sí. Al leer nuevamente
la sección anterior y al ocuparse entonces del análisis que se presenta a
continuación en este capítulo, debe siempre tenerse presente que el concepto
de elasticidad se utiliza como una manera de describir un aspecto particular
de la demanda, que nos indica algo acerca de la curva o de la tabla de demanda.
En efecto, lo que nos está mostrando es la manera como responden los con-
sumidores ante determinados cambios en el precio. De esta manera, la defini-
ción que se presenta en las ecuaciones (5-1) y (5-2) coloca el cambio porcentual
en la cantidad demandada en el numerador y el cambio porcentual en el
precio por unidad en el denominador. El cambio porcentual en la cantidad
demandada es, entonces, la variable dependiente, mientras que el cambio
porcentual en el precio por unidad es la variable independiente. Sabemos que
una variación del precio ocasiona una variación específica de la cantidad
demandada. ¿Exactamente en qué monto? La respuesta no puede conocerse
hasta que no sepamos cuál es la elasticidad-precio de la demanda. Como
veremos posteriormente en este mismo capítulo, pueden utilizarse otras me-
didas de elasticidad para referirse a otros aspectos de la demanda, tales como
el ingreso y los bienes relacionados.
Adicionalmente, como se verá en mayor detalle posteriormente, la simple
observación de una curva de demanda no brinda información relevante sobre
la elasticidad. Por ejemplo, todo lo que se puede inferir acerca de una curva
de demanda lineal, a partir de su simple observación, es su pendiente. Para
entender por qué esto es así, examínese el lado derecho de la ecuación (5-3).
Se ve entonces cómo la pendiente de la curva de demanda se relaciona única-
mente con la primera parte de la definición de elasticidad.
La pendiente no es La última frase debería alertar al lector sobre la inconveniencia de considerar
igual a la elasticidad la pendiente de una curva de demanda lineal como indicativo de la elasticidad.
Regresemos por un momento a nuestra expresión matemática original para
la elasticidad-precio de la demanda

(5-4)

Sabemos, por una parte, que Aq/AP es el inverso de la pendiente y, por otra,
que P/q es la razón entre el precio y la cantidad. La pendiente de una curva
de demanda, es decir, su grado de inclinación, está basada en los cambios
absolutos tanto del precio como de la cantidad. En otras palabras,

Sin embargo, la elasticidad-precio de la demanda está relacionada con los


cambios relativos en el precio y la cantidad; es decir, el concepto de elasticidad
nos mide, por un lado, el cambio de la cantidad con respecto a la cantidad
original y, por el otro, el cambio del precio con respecto al precio original. En
otras palabras,
.INVESTIGACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELASTICIDAD 151

Por consiguiente, la razón por la cual la pendiente de la curva de demanda


no es igual a la elasticidad-precio de la demanda, se encuentra en el hecho
de que el concepto de elasticidad contiene un factor de ponderación dado
por la fracción P/q. Es decir, la elasticidad es igual a 1/la pendiente de la
demanda, multiplicando por la fracción P/q. Además, por definición, la pen-
diente de una curva de demanda lineal, tal como la que se presenta posterior-
mente en la Figura 5-6, permanece constante, mientras que la elasticidad-precio
de la demanda se mueve en el rango comprendido entre °°y 0. Por consiguiente,
es importante que no se confunda el grado de inclinación de una curva de
demanda con su elasticidad-precio. Esta advertencia puede ilustrarse mediante
la comparación de las elasticidades- precio de dos o más curvas de demanda.

DETERMINANTES DE LA ELASTICIDAD-PRECIO DE LA DEMANDA


En el capítulo 2, se mencionaron cinco factores que determinaban la posición
de la tabla de demanda. Pues bien, de la misma manera es posible hacer una
lista de los factores que determinan la elasticidad-precio de la demanda. En
efecto, la elasticidad-precio de la demanda depende de los siguientes factores:

1. La existencia de bienes sustitutos y el grado de sustituibilidad.


2. La "importancia" del bien en el presupuesto total del consumidor.
3. La extensión del tiempo permitido para realizar ajustes a cambios en el
precio.
La existencia de La afirmación más categórica que podemos hacer acerca de los factores que
bienes sustitutos determinan la elasticidad-precio de la demanda es que, en la medida en que el bien
tenga más sustitutos, mayor será (numéricamente) el coeficiente i\. En el caso
extremo, si existe un sustituto perfecto, es decir, si las curvas de indiferencia
son líneas rectas, la elasticidad-precio de la demanda para el bien en cuestión
será igual a -oc. Nos estamos refiriendo en este caso a dos bienes que el
consumidor considera exactamente iguales y deseables, tales como medio
dólar, o dos monedas, cada una de US$25 centavos. Podemos predecir que en
la medida en que se defina un bien de una manera más específica y estrecha,
existirá un mayor número de sustitutos para ese bien y, por lo tanto, la
demanda será más elástica con respecto al precio. De esta manera, la elas-
ticidad-precio de la demanda para una marca especial de té será mayor (nu-
méricamente) que la elasticidad-precio de la demanda para el té en general.
A su vez, la elasticidad-precio de la demanda para el té en general será mayor
(numéricamente) que la elasticidad-precio de la demanda para el conjunto de
todas las bebidas en general.

La importancia del Si entendemos por "importancia" de un bien al porcentaje de los gastos totales
bien en el presupuesto que un individuo dedica a un bien en particular, podemos especular un poco
del consumidor y afirmar que cuanto mayor sea el porcentaje del ingreso total real que se
152 MICROECONOMIA.

dedique a un bien, mayor será la elasticidad-precio de la demanda de esa


persona por el bien.1
Esta afirmación, sin embargo, no es completamente cierta. Para estar seguros
de ella, podemos ver que si un bien constituye una porción muy grande de
los gastos totales del consumidor, una caída en el precio de ese bien ocasionará
un incremento relativamente grande en el ingreso real y, de esta manera, para
todos los bienes normales, se presentará un incremento en el monto de las
compras. En este punto nos referimos a un incremento en términos absolutos
de la compra del bien en cuestión, como resultado de una disminución de
su precio. Cuando nos referimos al concepto de elasticidad, sin embargo,
hablamos de cambios relativos en el consumo. Si la cantidad del bien en
cuestión es, en términos absolutos, ya de por sí grande, no existe razón para
pensar que el incremento relativo de la cantidad demandada del bien será
mayor debido a alguna disminución en su precio, precisamente porque cons-
tituye una porción importante del presupuesto. En el caso extremo, en el cual
el bien en cuestión constituye 100 por ciento del presupuesto del individuo,
la elasticidad-precio total de la demanda, T|t, no puede ser muy grande. En
realidad, debe ser igual a -1. (¿Por qué?)
Extensión del tiempo Al modificar el precio de un bien, cuanto más tiempo persista esa modificación,
para realizar ajustes mayor será el flujo de información disponible acerca del cambio del precio;
en la tasa de compras es decir, un mayor número de personas tendrá la oportunidad de enterarse
de dicho cambio. Adicionalmente, los consumidores estarán en una mayor capacidad de revisar
sus patrones de consumo, en la medida en que dispongan de mayor tiempo para hacerlo. En
realidad, cuanto más tiempo se tomen para hacerlo, menos costoso les resultará comprometerse
en dicha revisión de sus patrones de consumo. Considérese, por ejemplo, una disminución del
precio. Cuanto más tiempo persista esta disminución, mayor será el número de nuevos usos que el
consumidor podrá "descubrir" para el bien en particular y, al mismo tiempo, mayor será el
número de nuevos usuarios. Similarmente, en cuanto más tiempo se mantenga un incremento de
precios, será asimismo posible descubrir un mayor número de bienes o actividades sustituías
para el bien que se encuentra ahora a niveles de precios relativamente elevados.
Es posible plantear una afirmación muy categórica acerca de la relación
existente entre la elasticidad-precio de la demanda y el tiempo permitido para
la realización de ajustes en los patrones de consumo: Cuanto más tiempo
persista cualquier cambio del precio mayor será (numéricamente) la elastici-
dad-precio de la demanda. Dicho de otra manera, la elasticidad-precio de la
demanda es mayor en el largo plazo que en el corto plazo.

1
Existe un argumento alterno a por qué la "importancia" relativa de un bien contribuye a la
determinación de la elasticidad-precio de su función de demanda. Si los costos de búsqueda son
independientes de la "importancia" misma del bien, cuandoquiera que exista una dispersión de
precios^ un vendedor individual de un bien "importante" enfrentaría una demanda más elástica
con respecto al precio que la que enfrenta un vendedor individual de un bien "poco importante".
¿Por qué? La razón se encuentra en que los costos de información acerca de los precios alternativos
son relativamente "muy altos" como para justificar iniciar un proceso de búsqueda por parte del
consumidor de aquellos bienes considerados "poco importantes".
INVESTIGACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELASTICIDAD 153

FIGURA 5-2
Elasticidad de la demanda en el corto y largo
plazo
Cuanto mayor sea el tiempo permitido para
realizar ajustes, mayor será la elasticidad-precio
de la demanda. Por consiguiente, tenemos una
familia completa de curvas de demanda,
dependiendo del tiempo permitido para realizar
ajustes. D1D1 es una curva de demanda para la
cual no se permite ningún período de ajuste.

Cantidad demandada de x por período de tiempo

Podemos pensar en términos de una familia completa de curvas de deman-


da, como la que se presenta en la Figura 5-2. La curva de demanda en el
período inmediato (o período de mercado) puede representarse como la curva
DJDJ. El período inmediato, o período de mercado, se define como aquel en
el cual no hay tiempo disponible para realizar ajustes. A medida que se dispone
de un mayor período de tiempo, la cuiva de demanda se torna más horizontal,
moviéndose, en primer lugar, hasta D2D2 y así sucesivamente, hasta llegar a
DSDS. Sabemos que el grado de inclinación de una curva de demanda no es
de ninguna manera indicativo sobre su elasticidad. Sin embargo, si estamos
en una situación en la cual se comparan distintas curvas de demanda lineales
que se cruzan a un nivel determinado de precios, sabemos, a partir de la
fórmula del eje vertical para calcular la elasticidad-precio de la demanda, que
aquellas curvas que intersecan el eje vertical a niveles cada vez menores, son
cada vez más elásticas.

EL CALCULO NUMÉRICO DE LA ELASTICÍDAD-PRECIO DE LA DEMANDA


La ecuación (5-2) nos brinda una definición del coeficiente de elasticidad-precio
de la demanda. Sin embargo, dicha definición está dada en términos de cambios
pequeños, pero expresados en unidades discretas, tanto en el precio como
en la cantidad. Esta situación no se presenta en la vida real, en donde se
observan cambios discretos que algunas veces son relativamente grandes. Aun
si pensamos en términos de cambios porcentuales tanto del precio como de
la cantidad, continuamos teniendo problemas.
154 MICROüCONOMlA.

Elasticidad puntual Inherente a la definición dada en la ecuación (5-3) se encuentra el concepto


según el cual la elasticidad se mide alrededor o "en un área cercana" a un
punto a lo largo de la curva de demanda. Esto es así puesto que estamos
haciendo referencia a una relación entre un cambio relativo muy pequeño de
la cantidad y un cambio relativo muy pequeño del precio. Cuando el rango
en el cual pude moverse el precio se hace tan pequeño como sea posible, es
decir, se reduce a un sólo punto, los cambios relativos deben hacerse igual-
mente tan pequeños como sea posible. Obtenemos entonces el término elas-
ticidad puntual cuando utilizamos una fórmula tal como la que se presenta
en la ecuación (5-3).
Elasticidad-arco Si, en lugar de tratar de medir la elasticidad-precio de la demanda en un punto
sobre la curva de demanda, la medimos sobre un rango específico de precios,
es decir, sobre un arco, obtenemos una definición de elasticidad-precio bas-
tante funcional, que, en realidad, nos permite efectuar una aproximación nu-
mérica. Sin embargo, subsisten aún algunos problemas.
La utilización de los No basta con decir que mediremos la elasticidad-precio de la demanda
valores promedios en el arco, simplemente mediante la comparación de cambios porcentuales
en el precio. Estos últimos, por ejemplo, dependerán de una manera significa-
tiva de si estamos hablando de un incremento o de una disminución del
precio. Por ejemplo, considérese el cambio porcentual asociado con un cambio
del precio igual a US25 cts., o sea que P = US25 cts. Si comenzamos conside-
rando US$1 como el precio inicial y lo reducimos en US25 cts., el cambio
porcentual será igual a -25 por ciento. Sin embargo, si consideramos un incre-
mento en el precio por el mismo monto (US25 cts.), desde US75 cts. hasta US$1,
el cambio porcentual del precio será de + 33 1/3 por ciento. Por consiguiente,
se observa claramente que el cambio porcentual del precio dependerá de si
estamos hablando de un aumento o una disminución del precio y de la base
resultante con respecto a los precios que se esté utilizando para los cálculos.
El lector puede verificar lo anterior por su propia cuenta, realizando un par
de ejemplos numéricos.
Una manera de resolver esta dificultad es tomar el valor promedio de los dos
precios y de las dos cantidades. De esta manera, el cálculo resultante de la
elasticidad-precio de la demanda se referirá al punto medio del arco sobre la
curva de demanda. La fórmula para calcular la elasticidad-arco se convierte
entonces

(5-5)

en donde los caracteres subescritos se refieren a las cantidades y a


los precios que determinan las dimensiones del "arco" en cuestión. En la Figura
5-3 podemos observar el significado del punto medio en la fórmula anterior.
Dicha fórmula puede simplificarse cancelando el término 1/2, de tal manera
que la fórmula resultante se expresa como
.INVESTIGACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELASTICIDAD 155

FIGURA 5-3
Empleo de la fórmula del punto medio para
calcular la elasticidad arco
La variación porcentual tanto del precio como
de la cantidad será diferente si nos desplazamos
del punto A al punto B sobre la curvas de
demanda a si nos movemos del punto Bal punto
A. A manera de solución intermedia, calculamos
una elasticidad-precio promedio de la demanda,
en el punto medio de una recta trazada entre
los puntos Ay B. Nuestra fórmula es, entonces.

Cantidad demandada de x por período de tiempo

EL CALCULO GEOMÉTRICO DE LA ELASTICIDAD


Es posible obtener una derivación geométrica equivalente de la elasticidad-pre-
cio de la demanda en un punto. En realidad, existen dos maneras de hacer
esto; una de ellas es a través de la fórmula del eje horizontal y la otra a través
de la fórmula del eje vertical. Ambas fueron desarrolladas por Alfred Marshall,
un economista británico que vivió durante la última parte del siglo XIX y parte
del siglo XX.
La fórmula del eje
horizontal
Observemos nuevamente la ecuación (5-3). Esta ecuación consta de dos partes,
Aq/AP y P/q. La primera parte de la fórmula para la elasticidad-precio de la
demanda (Aq/AP) es aproximadamente igual al inverso de la pendiente (AP/Aq)
de una curva de demanda, para aquella situación en la cual se presentan
pequeños cambios en P alrededor del mismo precio.2 Los valores de p y q ya
los conocemos, puesto que están representados por el punto a lo largo de la
curva de demanda que estamos examinando. Por consiguiente, la fórmula para
la elasticidad-precio consiste en el inverso de la pendiente de la curva de
demanda multiplicado por la relación P/q.

2
Aq/AP es igual al inverso de la pendiente de la curva de demanda debido a que los economistas
acostumbran colocar la cantidad en el eje horizontal y no en el eje vertical.
156 MICROECONOMIA

FIGURA 5-4
Cálculo geométrico de la elasticidad-precio
de la demanda
Deseamos medir la elasticidad-precio de la
demanda en el punto E sobre la curva de
demanda AB. La pendiente de AB es igual a
AP/ Aq. Para derivar la fórmula del eje horizontal,
considérese la pendiente en el punto E. AP/Aq es
igual a CE/CB. Si introducimos este resultado en
la fórmula ti = (Aq/Ap) (p/q), obtenemos (CB/CE)
(CE/OC), lo cual es igual a CB/OC. De manera
similar, podemos obtener la fórmula del eje
vertical. En este caso, será igual a OD/DA.

0 C B
Cantidad demandada de x por período de tiempo

Observemos la curva lineal AB en la Figura 5-4, y veamos si es posible


expresar nuestra fórmula de elasticidad-precio de la demanda, presentada en
la ecuación (5-3), en términos geométricos. Comenzando a partir del punto B,
la pendiente de la curva de demanda AB en el punto E es igual a CE/CB:

(5-6)

Podemos, entonces, invertir el anterior término para expresarlo como CB/CE,


de tal manera que se obtiene la primera parte de la expresión en la ecuación
(5-3). De otro lado, en la segunda parte se expresan únicamente el precio y la
cantidad. Sin embargo, el precio es igual a la distancia vertical CE, en tanto
que la cantidad es igual a la distancia OC. De esta manera,

(5-7)

Esta expresión para la elasticidad-precio de la demanda, calculada según la


fórmula del eje horizontal, nos indica que, con el objeto de calcular la elasti-
cidad-precio de la demanda para una curva defórmula del eje horizontal, nos
indica que, con el objeto de calcular la elasticidad-precio de la demanda para
una cuiva defórmula del eje horizontal, nos indica que, con el objeto de
calcular la elasticidad-precio de la demanda para una curva de demanda lineal,
.INVESTIGACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELASTICIDAD 157

trazamos una perpendicular desde el punto en el cual estemos interesados


hasta el eje horizontal. La razón entre la distancia desde ese punto hasta la
intersección de la curva de demanda con el eje horizontal, por un lado, y la
distancia desde el origen hasta el punto donde la perpendicular trazada corta
el eje horizontal, por el otro, nos da la elasticidad-precio de la demanda. -
La fórmula del eje
vertical Una fórmula similar para calcular el coeficiente m, puede derivarse relacionando
la razón de las dos distancias sobre el eje vertical. Para hacer esto, se obtiene
otra expresión de la curva de demanda AB. Comenzando a partir del punto
A, AP/Aq es igual a DA/DE. Por consiguiente, nuestra fórmula se convierte en

(5-8)

Podemos aplicar bien sea la fórmula del eje horizontal o bien la del eje
La elasticidad en
vertical para obtener la elasticidad-precio de la demanda en un punto para
un punto para una
curva de demanda
una curva de demanda no lineal, tal como la que se presenta en la Figura 5-
no lineal
5. Nuestra tarea consiste en calcular la elasticidad- precio de la demanda
en el punto E. Esto puede hacerse fácilmente trazando la tangente AB al
punto E y, posteriormente, trazando una perpendicular bien sea al eje
horizontal o bien al eje vertical. Una vez que se haya hecho esto, podemos
calcular la elasticidad-precio de la demanda.
Utilizando la fómiula del eje horizontal presentada en la ecuación (5-3), la
elasticidad-precio de la demanda en el punto E de la Figura 5-5 está dada
por TI = CB/OC. Por su parte, si se utiliza la fórmula del eje vertical,
presentada

FIGURA 5-5
Elasticidad de la demanda en el punto para una
curva no lineal
Si deseamos derivar la elasticidad-precio de la
demanda en el punto E sobre la curva de
demanda no lineal que se muestra en la
gráfica, trazamos la tangente a dicho punto y
la proyectamos hasta los ejes horizontal y
vertical. Esta tangente será la línea AB.
Podemos entonces aplicar bien sea la fórmula
del eje horizontal o la fórmula del eje vertical.

0 C B
Cantidad demandada de x por período de tiempo
158 MICROECONOMIA.

en la ecuación (5-8), la elasticidad-precio de la demanda está dada por T| =


OD/DA.

LA ELASTICIDAD Y EL TIPO DE CURVAS DE DEMANDA LINEALES


Podemos utilizar tanto la fórmula del eje horizontal como la del eje vertical
para demostrar que la elasticidad-precio de la demanda cambia continuamente
a lo largo de cualquier curva de demanda lineal.
En primer lugar, podemos encontrar el precio al cual la elasticidad de la
demanda es igual a -1. Esto sucede cuando la perpendicular trazada desde
un punto en la curva de demada bisecta (divide en dos) la distancia OB en la
Figura 5-6. La fórmula del eje horizontal nos dará una elasticidad T| = CB/OC
y, en vista de que estas dos distancias son iguales, el resultado será igual a 1.
Puesto que estamos aceptando que se cumple la ley de la demanda, según la
cual existe una relación inversa entre P y q, debemos introducir el signo
negativo. En efecto, cambios negativos del precio se asocian a cambios positivos
de la cantidad demandada y viceversa. Es esta la razón por la cual en la Figura
5-6 se obseiva el signo negativo. Por encima del precio P,, el cual se constituye
en el punto medio de la curva de demanda AB en la Figura 5-6, la elasticidad-
precio de la demanda es numéricamente mayor que 1 ("elástica"). Para precios
inferiores a P-¡, la elasticidad es numéricamente inferior a 1 ("inelástica"). De
esta manera, tenemos dos rangos sobre una curva de demanda que luce como
una línea recta y que presenta pendiente negativa: el primer rango se ubica
por encima del precio P,, en el cual la demanda elástica; el segundo rango se

FIGURA 5-6
Cambios en la elasticidad-precio de la demanda
a lo largo de una curva de demanda lineal
Trazamos una línea perpendicular sobre el
punto medio entre el origen y el punto donde
la curva de demanda AB interseca el eje
horizontal. La perpendicular partirá del punto E
sobre la curva de demanda AB, en el cual t] = -1.
Para precios por encima de P,, la elasticidad-
precio de la demanda es numéricamente
mayor que la unidad. Para precios por debajo
de P,, es numéricamente menor que la
unidad. En el punto A es igual a -oo y en el
punto B es igual a 0.
.INVESTIGACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELASTICIDAD 159

ubica por debajo de Pa, en donde la demanda es inelástica. Finalmente, en el


precio P1( se cumple que la elasticidad de la demanda es unitaria.
Los dos casos extremos están representados por el precio OA y por la
cantidad OB. Cuando el precio es OA (q = 0), la demanda es infinitamente
elástica. Por su parte, cuando la cantidad es OB (P = 0), la elasticidad de la
demanda es igual a cero. (¿Puede usted probar esto utilizando la ecuación (5-
3)?). En resumen, una curva de demanda lineal presenta una elasticidad-precio
de la demanda que se ubica en el rango entre -» y o, a medida que nos
movemos hacia abajo en la curva.
Comparación de las En la Figura 5-7 hemos dibujado dos curvas de demanda, representadas por
elasticidades de AB y A'B'. Si se le preguntara a usted cuál de las dos curvas es más elástica,
las curvas de demanda simplemente mirando el gráfico, usted probablemente se inclinaría por la curva
A'B'. Después de todo, ésta curva es más horizontal, de tal manera que luce
como si fuese más sensible ante variaciones del precio. Sin embargo, su res-
puesta sería equivocada.
En primer lugar, como se anotó anteriormente, la elasticidad varía ente
0 y -oo a lo largo de cada curva de demanda que se parezca a una línea recta,
presente pendiente negativa y toque los dos ejes. De esta manera, podemos
referirnos a una comparación entre elasticidades-precio solamente si conside-
ramos un precio particular y un rango específico de precios. El ejercicio de
comparar la elasticidad de dos curvas de demanda diferentes carece de signi-
ficado.
La pendiente de Considérese ahora la expresión del eje vertical para la elasticidad-precio de
una curva de la demanda. De acuerdo a esta expresión, la elasticidad-precio de la demanda
demanda como una es igual a la razón entre la distancia vertical desde el origen hasta el punto
aproximación al en el cual una línea horizontal de precios dibujada desde el punto para el
concepto cual desea calcularse la elasticidad, por una parte, y la distancia vertical desde

FIGURA 5-7
Comparación de las elasticidades-precio de
la demanda para dos curvas de demanda
Aunque la curva de demanda AB es más
inclinada que la curva de demanda A'B', la
primera es más elástica con respecto al precio
para la mayoría de los precios. Esto puede
comprobarse mediante la utilización de la
fórmula del eje vertical, donde t\ = OD/DA
para el precio D, correspondiente al punto E
sobre la curva de demanda AB. La elasticidad es
numéricamente mayor que la unidad en ese
punto de la curva AB; sin embargo, utilizando
la misma fórmula pero sustituyendo DA' por
el denominador, observamos que la
elasticidad-precio de la demanda es
numéricamente menor que la unidad en el
precio D, correspondiente al punto E' sobre la
curva de demanda A'B'.
160 MICROECONOMIA.

elasticidad de la este último punto hasta aquel en el cual la curva de demanda interseca el eje
demanda vertical, por la otra. Para clarificar lo anterior, tomemos cualquier precio par-
ticular, digamos el precio D, en el cual deseamos comparar las elasticidades
de las dos curvas de demanda presentadas en la Figura 5-7. Esta comparación
se hará en los puntos E y E'. La línea punteada trazada desde el primer punto
E' pasa a través del punto E y llega hasta el punto D en el eje vertical. La
elasticidad-precio de la demanda en el precio D para la curva de demanda
más inclinada, la curva AB, está dada por (OD/DA). Por simple obseivación,
puede verse que el resultado es mayor que la unidad. Sin embargo, la elastici-
dad-precio de la demanda para la curva más horizontal, la curva A'B', en el
precio D, es igual a (OD/DA); también por observación, puede verse que esta
fracción es menor a la unidad. Por lo tanto, en el precio D (así como en los
otros precios), la curva de demanda AB es relativamente más elástica que la
cuiva de demanda A'B'. ¿Cuál es entonces la moraleja de esta historia? La
moraleja es que por lo general no se puede observar simplemente la pendiente
de dos curvas de demanda para determinar cuál de ellas es más elástica.
Sin embargo, cuando Py q son idénticos, puede observarse el grado relativo
de inclinación de dos curvas de demanda que se cruzan para determinar cuál
de ellas es más o es menos elástica en ese punto de cruce. ¿Puede usted decir
por qué es esto así examinando la fórmula de elasticidad-precio? Esto puede
observarse en la Figura 5-8, en la cual se muestran dos curvas de demanda,
AB y A'B', cuyo punto de corte es el punto E. Si deseamos realizar una afirma-
ción respecto de las elasticidades-precio de la demanda relativas a las dos
curvas en el precio de corte P1; podemos decir, sin temor a equivocarnos, que
la curva más horizontal es, a su vez, la curva más elástica. En otras palabras,
si rotamos una cuiva de demanda en ese punto, a medida que la cuiva de
demanda se torna más horizontal, su elasticidad aumenta al nivel de precios
alrededor del cual se esté rotando la curva. Lo anterior puede entenderse más

FIGURA 5-8
Comparación de elasticidades en un punto
de intersección de dos curvas de demanda
Es posible deducir las elasticidades-precio
relativas de dos curvas de demanda en el
precio donde se intersecan, observando su
inclinación relativa. La curva de demanda AB es
más elástica en el precio P, (punto E) que la
curva de demanda A'B'. Esto puede
comprobarse utilizando la fórmula del eje
vertical. Cualquier curva de demanda que
interseque el eje vertical más cerca al origen
es más elástica en todos y cada uno de los
precios.

Cantidad demandada de x por período de tiempo


..INVESTIGACIÓN DE I.ÜS CONCEPTOS DE ELASTICIDAD 161

claramente si recordamos la ecuación (5-3). La elasticidad es el inverso de la


pendiente de la curva de demanda multiplicado por P/q. Si nos encontramos
en una situación en la cual estamos rotando una curva de demanda sobre un
punto particular, Py q no cambian. Sin embargo, con la pendiente de la curva
de demanda sucede lo contrario. Por lo tanto, se tiene que

donde (P/q) es igual a una constante k. Es decir, se tiene que

en cuyo caso -n, está en función únicamente del valor de la pendiente.


A medida que la curva de demanda se torna más horizontal, la pendiente
disminuye. Por consiguiente, el inverso de la pendiente, es decir Aq/AP, se
torna cada vez mayor. De esta manera, la elasticidad, expresada en términos
numéricos, experimenta un incremento.
Otra manera de comprobar que la curva de demanda más horizontal en
la Figura 5-8 es, a su vez, la curva más elástica en el precio Pv consiste en
trabajar con la fórmula del eje vertical. En realidad, podemos establecer una
proposición general: si existen dos curvas de demanda lineales, para un precio
determinado, será más elástica aquella que interseque el eje vertical en un
punto más cercano al origen.
Aun en el caso en que dos cuivas de demanda sean paralelas, ellas tendrán
diferentes elasticidades en todos y cada uno de los precios que se consideren.
En la Figura 5-9, por ejemplo, aquella curva que se encuentra más cercana al
origen será la que presenta una elasticidad mayor.

Elasticidad-precio
FIGURA 5-9 de la demanda para curvas
de demanda paralelas
La curva de demanda AB y la curva de
demanda A'B' son paralelas, puesto que
tienen exactamente la misma pendiente. Sin
embargo, la curva de demanda AB es más
elástica que la curva de demanda A'B' para
cualquier precio dado. El lector podrá utilizar
la fórmula del eje vertical o la fórmula del eje
horizontal para comprobar lo anterior.

Cantidad demandada de x por período de tiempo


162 MICROECONOMIA

FIGURA 5-10
Nueva comparación de elasticidades-precio
Aunque la curva de demanda AB' es
considerablemente menos inclinada que la
curva de demanda AB para todos y cada uno
de los precios, las dos curvas tienen
exactamente la misma elasticidad de la
demanda, puesto que las dos intersecan el eje
vertical en el mismo punto A.

Finalmente, el lector debería estar en capacidad de observar inmediata-


mente, a partir de la fórmula del eje vertical presentada en la ecuación (5-8),
que las curvas de demanda AB y A'B' en la Figura 5-10 tienen exactamente la
misma elasticidad para cada uno de los precios.

LA HISTORIA DESDE EL PUNTO DE VISTA DEL VENDEDOR:


LA RELACIÓN ENTRE ELASTICIDAD-PRECIO DE LA
DEMANDA E INGRESOS
Cuando introdujimos el concepto de elasticidad, hacíamos énfasis en la rela-
ción existente entre la elasticidad-precio de la demanda de los gastos totales
de los compradores. Para explicarlo de una manera breve, los gastos totales
del consumidor varían de una manera inversa a los cambios en los precios
cuando la demanda es elástica y de una manera directa cuando la demanda
es inelástica. Igualmente, los gastos no varían ante pequeños cambios en los
precios cuando la demanda presenta una elasticidad-unitaria. Pues bien, si
miramos este mismo fenómeno desde el punto de vista del vendedor, encon-
tramos la misma relación entre la elasticidad-precio de la demanda y los
ingresos totales de los vendedores del producto. Lo anterior se explica puesto
que los ingresos de los vendedores son simplemente el reflejo de los gastos
de los consumidores.
El cálculo del ingreso Definimos el ingreso total, IT, como el precio unitario multiplicado por la
total, medio y cantidad demandada, puesto que éste es el monto del ingreso recibido por
marginal cualquier vendedor en un producto, quien cobra un precio unitario igual a P,
multiplicado por el total de unidades vendidas, Q. El ingreso marginal, IM, se
define como el cambio experimentado en el ingreso total como resultado de
un cambio unitario en la cantidad vendida. Por su parte, el ingreso medio,
IMe, se define como el ingreso total dividido por la cantidad demandada:
.INVESTIGACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELASTICIDAD 163

Las ecuaciones anteriores suponen que a todos los compradores se les cobra
el mismo precio. En realidad, a la curva de demanda algunas veces se le conoce
como curva de ingreso medio, puesto que cualquier punto sobre la curva de
demanda representa el ingreso medio que se puede obtener por la venta de
esa cantidad particular por unidad de tiempo (nuevamente, suponemos aquí
que se cobra un mismo precio para todas las unidades vendidas).
Obsérvese la Tabla 5-1, en la cual se presenta una tabla hipotética de
demanda. La columna (1) refleja el precio del bien x, mientras que la columna
(2) muestra el número de unidades demandadas. Por lo tanto, las columnas
(1) y (2) se constituyen en la tabla de demanda del bien x. De otro lado, la
columna (3) representa el ingreso total, es decir, el precio de x multiplicado
por la cantidad demandada y la columna (4) representa el ingreso marginal,
definido como el cambio que se observa en el ingreso total cuando la cantidad
vendida ^aría en una unidad. De esta manera, el ingreso marginal es igual a
la diferencia en el ingreso total entre las diferentes filas de la tabla, siempre y
cuando AQ = 1.
Obsérvese que el ingreso total alcanza su máximo cuando el número de
unidades vendidas es igual a 5, permanece constante para la siguiente unidad
vendida y posteriormente comienza a disminuir. El ingreso marginal, en con-
secuencia, es igual a 0 para cantidades ubicadas entre 5 y 6 y, a partir de ese
punto, se torna negativo. La información presentada en las cuatro columnas
de la Tabla 5-1 puede trasladarse a dos gráficas en la Figura 5-11. En la gráfica
superior de dicha figura se presenta el ingreso total, el cual comienza en un
nivel igual a 0, alcanza un máximo cuando se venden 5 unidades, permanece
constante a un nivel de US$30 para la sexta unidad vendida y luego comienza
a disminuir. Por su parte, el diagrama inferior de la Figura 5-11 muestra la
curva de demanda o curva de ingreso medio, representada como la curva DD.
En esta gráfica se representan las combinaciones de precios y cantidades
consignadas en las columnas (1) y (2) de la Tabla 5-1. La curva de ingreso
marginal luce como una función en forma de escalera, puesto que estamos
trabajando con unidades discretas. Por su parte, la curva de ingreso marginal,
si es que podemos llamarla una curva, comienza en un nivel de US$10, cae a
0 cuando el número de unidades vendidas es igual a 5 y luego se toma negativa
cuando el número de unidades vendidas es superior a 6.
Obsérvese la relación que existe entre el ingreso marginal y el ingreso
total. En efecto, cuando el ingreso total alcanza su punto máximo, el ingreso
marginal es igual a 0. Esta situación se muestra en el área sombreada ubicada
entre 5 y 6 unidades. Por encima de 6 unidades vendidas, el IM se torna negativo.
La curva de ingreso marginal siempre se ubica por debajo de las curvas
de demanda con pendiente negativa. La razón de que esto sea así es que el
precio, que es exactamente igual al ingreso medio, es mayor que el ingreso
164 MICROECONOMIA

TABLA 5-1
Cálculo de ingresos total y marginal

* Para el ingreso marginal, IM


= AIT/AQ = AIT/1 y, por lo
tanto, IM = AIT

marginal luego de la primera unidad vendida. Por lo tanto, el ingreso marginal


siempre es inferior al precio para una cuiva de demanda de mercado que
presenta pendiente negativa.
El anterior razonamiento puede entenderse mejor observando la Figura
5-12, en el cual se muestra un incremento unitario en las ventas debido a una
reducción el precio del producto x, desde P1 hasta P2. Después de todo, la
única forma en la cual pueden incrementarse las ventas para una determinada
cuiva de demanda con pendiente negativa es hacer que el precio disminuya.
El precio P2 es el precio recibido por la última unidad, o sea Q + 1. De esta
manera, el precio P2 multiplicado por la última unidad vendida representa el
monto que se recibe por la venta de la última unidad. En la gráfica, esto sería
igual al rectángulo de líneas horizontales, en el cual se muestran los efectos
de un incremento unitario en las ventas. El área de dicho rectángulo está dada
por su base, igual a una unidad, multiplicada por su altura, igual a P2.
Sin embargo, el precio multiplicado por la última unidad vendida no
constituye el ingreso total adicional recibido por la venta de esta última unidad.
¿Por qué? La razón se encuentra en que el precio de todas las demás unidades
vendidas (OQ) se redujo para lograr vender la mayor cantidad (OQ + 1). En la
gráfica, esta disminución del precio se representa por la distancia vertical
entre P, y P2 en el eje vertical. Por lo tanto, debemos restar el área de líneas
.INVESTIGACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELASTICIDAD 165

verticales para obtener el cambio neto en el ingreso total debido a un incre-


mento de una unidad en las ventas. Claramente puede observarse que el
cambio en el ingreso total, es decir, el ingreso marginal, debe ser menor que
el precio porque el ingreso marginal siempre es igual a la diferencia entre las
dos áreas sombreadas con líneas en la Figura 5-12

Curvas de ingreso total e ingreso marginal


Trasladamos los datos de la Tabla 5-1 a esta
figura. El diagrama superior muestra la curva
de'ingreso total, mientras que el diagrama
inferior muestra la curva de ingreso marginal,
definido como el cambio del ingreso total que
tiene lugar como resultado de un cambio
unitario en el producto. Obsérvese que cuando
el ingreso total alcanza su punto máximo,
entre cinco y seis unidades, el ingreso marginal
es igual a 0. A partir de ese punto se torna

negativo.
166 M1CROECONOM1A

FIGURA 5-12
El ingreso marginal es siempre menor que el
precio para curvas de demanda de mercado
que presenten pendiente negativa
La única manera de vender una unidad
adicional cuando se enfrenta una curva de
demanda de mercado con pendiente negativa
es reducir el precio. El precio recibido por la
última unidad es igual a P2. Los ingresos
provenientes de la venta de esta última unidad
son iguales a P 2 multiplicado por una unidad,
o sea el área del rectángulo vertical señalado con
líneas horizontales. Sin embargo, si para todas
las unidades se cobra un sólo precio, los
ingresos totales no aumentan en la cuantía
representada por este rectángulo. El precio
debió ser reducido para todas las unidades
previas, OQ, las cuales puedieron haber sido
vendidas al precio Pv De esta manera,
debemos restar al rectángulo en mención el
rectángulo horizontal marcado con líneas
verticales, con el objeto de obtener el ingreso
marginal. Por consiguiente, el ingreso marginal
siempre es menor que el precio.

La relación entre el Existe una claia i elación entie el ingreso maiginal y la elasticidad-piecio de
ingreso marginal y la la demanda la cual puede entenderse claramente si observamos la definición
elasticidad-precio de ingreso marginal En efecto, definimos el ingreso marginal como el cambio
en el ingleso total debido a un cambio unitario del numero de unidades
vendidas En el caso en que estemos haciendo referencia a una disminución
de precios, sera idéntico, por lo tanto, al menor precio de la mayor tasa de
ventas unitduas menos el cambio del precio multiplicado por la cantidad
vendida ínicialmente Para ver esto, considérese nuevamente la Figura 5-12
Con el objeto de hacer mas fácil la comprobación, llamemos Qx a la cantidad
inicial CXy llamemos Q2 a la oti a cantidad (Q, + 1) Tendremos entonces que

Ingreso total al precio P1 = YT1 = Pa Qj Ingreso total al precio

P2 = IT2 = P2 Q2 El ingleso maiginal proveniente de la venta de

C^ es, entonces,

IM1 2 = IT2 - IT,


x= P^ - P^

Peí o dejamos que Qt + 1 = Q¿ de tal manera que si sustituimos, obtenemos

IM 12 = P 2 (Q, + 1) - P,Q X

= P2Q1 + (P2 1) " P1Q1

= (P 2 • 1) + Qi(P 2 - Pi)
INVESTIGACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELASTICIDAD 167

Esto es exactamente lo que podemos ver en la Figura 5-12. P2 es menor que


P1; de tal manera que (P2 - Pa) es un número negativo. Por consiguiente, IM (1-
2) será el nuevo precio menor, P2, menos algún número; por lo tanto, IM (1-2)
< P2.
Lo anterior se puede generalizar de la siguiente manera:
IM = P - (∆P.q), para incrementos en el precio (5-11)
IM = P + (∆P.q), para disminuciones de precio (5-12)
Estamos trabajando aquí con cambios discretos unitario en q. Cuando consi-
deremos otros cambios arbitrarios en q de magnitud ∆q, debemos utilizar,
como expresión general, lo siguiente:3

(5-13)

A continuación podemos hacer un poco de manipulación algebraica, mul-


tiplicando el término de la derecha de la ecuación (5-13) por P/P, lo cual no
afecta la igualdad. Esto nos da como resultado
A continuación podemos hacer un poco de manipulación algebraica, mul-
tiplicando el término de la derecha de la ecuación (5-13) por P/P, lo cual no
afecta la igualdad. Esto nos da como resultado

(5-14)

Si factorizamos P en el lado derecho de la anterior ecuación, obtenemos

(5-15)

Sin embargo, el segundo término en el paréntesis simplemente es el inverso


de la elasticidad-precio de la demanda, de manera que obtenemos

(5-16)

Puesto que siempre estamos trabajando con curvas de demanda que


presentan pendiente negativa, la elasticidad-precio de la demanda, t\, será
siempre negativa. Por lo tanto, la ecuación (5-16) es consistente con la noción
de que el ingreso marginal siempre es menor que el precio, puesto que, en la
medida en que el factor l/r\ sea diferente de 0, el término será negativo y, por
lo tanto, hará que la totalidad del término comprendido en el paréntesis de
la ecuación (5-16), sea menor a la unidad.
Al emplear la ecuación (5-16), vemos que cuando T| es numéricamente
mayor que la unidad, IM debe ser positivo; de otro lado, cuando T\ es numéri-
camente menor que 1, IM debe ser negativo. (¿Por qué?)
A partir de la ecuación (5-16), podemos encontrar la relación geométrica
entre el ingreso marginal y la curva de demanda.

' En realidad, la ecuación (5-13) se cumple solamente en el límite (Aq -» 0 y AP -» 0).


168 MICROECONOMIA

Derivación de la Obsérvese la curva de demanda AB representada en la Figura 5-13. Es una


curva de ingreso curva de demanda lineal y, por lo tanto, estamos en la posibilidad de usar la
marginal fórmula del eje horizontal para encontrar en qué punto, a lo largo de esta
curva, la elasticidad de la demanda es unitaria (técnicamente, igual a -1). Todo
lo que tenemos que hacer es encontrar el punto medio de la distancia OB,
representado en la gráfica por el punto C. Si trazamos una línea perpendicular
desde el punto C hasta la curva de demanda, vemos que el punto de intersec-
ción es el punto Ey sabemos, además, que en el punto E, T| = -1. Disponemos
entonces de alguna información acerca del punto E, en términos de ingreso
marginal. Si sustituimos r\ por -1 en la ecuación (5- 16), encontramos que el
ingreso marginal, para la combinación de precios y cantidades representada
por el punto E sobre la curva de demanda AB, es igual a cero. De esta manera,
cuando la demanda tiene elasticidad unitaria en el punto E, el ingreso marginal
es igual a cero.
Veamos si podemos encontrar algún otro punto. En este caso, utilizamos"
la fórmula del eje vertical para la elasticidad-precio de la demanda. Utilizando
esta fórmula, sabemos que en el punto donde la curva de demanda corta el
eje vertical, la elasticidad-precio de la demanda es -°°. (¿Por qué?). De esta
manera, disponemos también de alguna información acerca del ingreso mar-
ginal en el punto A. Por la ecuación (5-16), sabemos que el ingreso marginal
= P (1 t l/-oo). Puesto que algo dividido por infinito es igual a cero, el ingreso
marginal es igual al precio (IM = P), en el punto en el cual la curva de demanda
lineal, AB, corta el eje vertical. De esta manera, el ingreso marginal es igual al
precio A. Por consiguiente, tenemos ahora dos puntos que podemos conectar

FIGURA 5-13
Derivación de la curva de ingreso marginal
Mediante la utilización de la fórmula IM = P(1
t 1/T|), sabemos que el ingreso marginal será
igual a 0 solamente en el caso en que t\ = -1.
Pero esto ocurre exactamente en el punto
medio entre el origen y el sitio donde la curva
de demanda AB interseca el eje horizontal en el
punto B. Obtenemos entonces el punto C,
ubicado debajo del punto E sobre la curva de
demanda AB. Utilizando la misma fórmula,
sabemos que el IM = P cuando T | = -=.
Obtenemos entonces el punto A. Tenemos ahora
dos puntos y podemos dibujar la curva de
ingreso marginal, la cual siempre bisecta una
línea paralela al eje horizontal dibujada desde
el eje vertical hacia cualquier curva de la
demanda lineal.
1NVEST1GAC1ON DE LOS CONCEPTOS DE ELASTICIDAD 169

para derivar nuestra curva de ingreso marginal. Estos dos puntos son los
puntos AyC, con lo cual queda definida esta curva lineal.
Todas las curvas de demanda lineales tienen, a su vez, curvas de ingreso
marginal que son también lineales y que coinciden con la curva de demanda
en su intersección con el eje vertical. Además, bisectan la distancia en el eje
horizontal representada por la distancia entre el origen y el punto donde la
curva de demanda interseca dicho eje. En realidad, cualquier punto sobre la
curva de ingreso marginal siempre bisecta cualquier línea horizontal (paralela
al eje horizontal), trazada entre el eje vertical y la curva de demanda.
Relación entre la Existe una relación entre la elasticidad-precio de la demanda y el ingreso total,
elasticidad-precio y el la cual debería parecer bastante clara a esta altura del capítulo. En realidad,
ingreso total es una relación similar a aquella que discutimos en el capítulo 4, cuando nos
referimos a los gastos totales. Esta relación se muestra en la Tabla 5-2. Obsérvese
que una demanda elástica implica una relación negativa entre los cambios del
precio y el ingreso total, mientras que con una demanda inelástica, la relación
es positiva. Cuando la demanda presenta elasticidad-unitaria, el ingreso total
no se modifica ante cambios de los precios.
Un tipo de curva de demanda no lineal con que nos podemos encontrar
algunas veces tiene la forma de una hipérbola rectangular, como la que se

FIGURA 5-14
Una curva de demanda en forma de hipérbola
rectangular
DD^s una hipérbola rectangular. En cualquier
punto a lo largo de ella, la elasticidad-precio
de la demanda es igual a -1. Esto puede
comprobarse calculando los ingresos totales
en el punto A y en el punto B. En otras palabras,
= (P2q2).
170 MICROECONOMIA

presenta en la Figura 5-14. Obsérvese que la expresión algebraica general para


una hipérbola rectangular está dada por x • y = a un constante o, en nuestro
caso, los precios y las cantidades, P • q = a una constante, de tal manera que
el ingreso total es constante, sin importar el precio. La curva de demanda, DD,
es una hipérbola rectangular. Tiene la propiedad de que para cualquier punto
a lo largo de la curva, el área del rectángulo formado por las líneas trazadas
a los ejes vertical y horizontal desde cualquier punto, siempre tiene el mismo
valor. Esta área representa, claro está, el ingreso total.
Tomemos el punto A. En este punto, el precio es P1 y la cantidad deman-
dada es q,. Los ingresos totales son, por lo tanto, iguales aP1 • q1, es decir,
US$8 por unidad multiplicado por 4 unidades = US$32. En el punto B, los
ingresos totales están dados por P2 q2 es decir, US$4 por unidad multiplicado
por 8 unidades, lo cual nuevamente es igual a US$32.

CALCULO DE LAS ELASTICIDADES


Cuando los físicos desean encontrar la relación existente entre dos variables,
frecuentemente realizan experimentos para tratar de medir dicha relación.
Igual cosa pueden hacer los químicos. Los economistas, sin embargo, no
pueden llevar a cabo experimentos similares de este tipo. Si un economista
desea encontrar el grado de respuesta que uno o más consumidores tienen
frente a variaciones del precio de un determinado bien, por lo general no es
posible realizar un experimento en el cual se enfrente a un conjunto de con-
sumidores con diferentes precios para el mismo bien y se les solicite que
lleven a cabo sus compras de una manera acorde. Además, por lo general no
tiene mucha utilidad dedicar tiempo a realizar entrevistas para preguntar a
los individuos cuánto comprarían de un determinado bien a diferentes precios,
puesto que el consumidor típico no tiene seguridad en cuánto comprará hasta
el momento en que verdaderamente se enfrente a nuevos precios. Obviamente,
esto no significa que algunos investigadores no hayan seguido este camino.
Por ejemplo, en cierto estudio se le envió a un grupo de cazadores de patos
un detallado cuestionario, en el cual se le solicitaba a cada individuo que
indicara cuántos patos desearía cazar en cada temporada, ante diferentes
precios alternativos de las aves.
Técnicas para realizar entrevistas como la que se acaba de describir, no
garantizan que se obtengan resultados satisfactorios sobre la respuesta de un
individuo ante cambios en los precios de un determinado artículo. No es
posible saber la manera como los consumidores reaccionarán ante algo, sim-
plemente preguntándoles cómo creen ellos que reaccionarían. Debemos dis-
poner de alguna evidencia que nos muestre lo que ellos efectivamente hacen
cuando se enfrentan a una situación de la vida real. Los consumidores pueden
ser individuos muy volubles, por lo que, por lo general, es más seguro tratar
de inferir sus preferencias a partir de su comportamiento real como compra-
dores.
Lo que el investigador económico debe hacer para calcular las elasticidades-
precio de la demanda es analizar la manera como reaccionaron los consumi-
dores cuando los precios relativos se modificaron. Sin embargo, sabemos que
INVESTIGACION DE LOS CONCEPTOS DE ELASTICIDAD 171

el precio no es el único factor que determina la curva de demanda para un


deteiminado bien. En nuestro modelo particular, el precio generalmente ha
sido la única variable determinante que se ha presentado en nuestros diagra-
mas. No obstante, como se explicó anteriormente, existen otros determinantes
de un cambio en la demanda. Estos determinantes son factores tales como el
ingreso real, los gustos y las preferencias, los precios de los bienes relacionados,
las expectativas acerca de futuros cambios en los precios y la población. De
esta manera, sabemos que si atribuyéramos los cambios de la cantidad deman-
dada de un bien únicamente a los cambios del precio relativo de ese bien
particular, probablemente estaríamos incurriendo en un serio error en nuestro
cálculo sobre la elasticidad-precio de la demanda. Este error estaría explicado
por el hecho de no mantener constantes las otras variables que afectan la
posición de la curva de demanda.
Mediante el uso de las llamadas técnicas econométricas de regresión
múltiple, es posible mantener constantes, efectivamente, estas otras importan-
tes variables determinantes de la demanda. En el análisis de regresión múltiple,
se establecen las ecuaciones que relacionan la cantidad demandada con el
precio relativo, el ingreso real, el precio de los bienes relacionados (complemen-
tarios y sustitutivos), etc. En este tipo de análisis se recogen los datos para
todas estas variables correspondientes a un cierto período de tiempo, durante
el cual el precio relativo del bien en cuestión ha variado lo suficiente como
para generar estimativos estadísticamente significativos de la elasticidad- pre-
cio de la demanda.
Otras elasticidades Como se acaba de mencionar, hasta el momento nos hemos concentrado en
de la demanda analizar la relación entre un cambio porcentual del precio y un cambio porcen-
tual de la cantidad demandada. Sin embargo, la demanda es una función o
una relación en la cual el precio mismo de un bien, los precio de los bienes
sustitutivos o complementarios, el ingreso del consumidor y otra gama de
variables, afectan la cantidad demandada. Funcionalmente, tenemos que Q*
= f(Px, Py, M, gustos, etc.). Como es lo usual, examinamos los cambios en cada
una de las "variables independientes" (aquellas ubicadas en el lado derecho
de la ecuación) una a la vez, de acuerdo a nuestra regla de ceteris paríbus.
Cuando hacemos variar Px en nuestro análisis de la elasticidad-precio, mante-
nemos constantes Py, M, los gustos y todas las demás variables. Sin embargo,
también podemos definir conceptos de elasticidades para cambios en cada
una de las otras variables independientes de la función de demanda. A conti-
nuación, pasamos a discutir dos de estos conceptos: la elasticidad ingreso de
la demanda y la elasticidad cruzada de la demanda.

RELACIÓN ENTRE LOS CAMBIOS EN LA CANTIDAD DEMANDADA


FRENTE A LOS CAMBIOS EN EL INGRESO: LA ELASTICIDAD-INGRESO
DE LA DEMANDA
Para cualquier bien, existe una manera directa a través de la cual podemos
relacionar la cantidad demandada con los cambios en el ingreso monetario,
suponiendo que tanto el precio nominal como el precio relativo del bien se
172 MICROECONOMIA

TABLA 5-3 Cantidad de álbumes


de discos demandados
Período de tiempo Ingreso mensual mensualmente
Período 1 $200 68
Período 2 $300

mantienen constantes. Esta medida de la respuesta a la cantidad demandada


frente a cambios en el ingreso se conoce como elasticidad-ingreso, la cual
puede definirse de la manera siguiente:
• elasticidad-ingreso de la demanda la \ariai:ion porcentual en la
cantidad consumida de un bien la variación porcentual en el ingreso
monetario.
La elasticidad-ingreso de la demanda puede representarse matemática-
mente de la siguiente manera:4
Elasticidad-ingreso de la demanda = (JL

variación porcentual en la
cantidad óptima adquirida
variación porcentual en el ingreso

donde |x es la letra griega mu, la cual será utilizada para representar la elasti-
cidad-ingreso de la demanda.
Algunas veces puede ser útil definir la elasticidad-ingreso de la demanda
en términos de la sensibilidad de la cantidad óptima comprada frente a cambios
en el ingreso real, contrario al concepto de ingreso monetario o nominal. Este
hecho es particularmente relevante cuando el porcentaje de los gastos totales
que se dedica al bien en cuestión es relativamente grande, de tal manera qu
cualquier cambio del precio de ese bien afectará de una manera importante
al ingreso real.
Cálculo de la
elasticidad-ingreso Un ejemplo sencillo nos servirá para demostrar la manera como puede calcu-
larse la elasticidad-ingreso de la demanda. En la Tabla 5-3 se presentan los
datos importantes para el artículo en cuestión, en este caso, discos estereofóni-
cos. Suponemos que el precio de estos discos permanece constante en relación
con otros precios. En el período 1, se compran seis discos por mes y el ingreso
mensdual es igual a US$200. En el período 2, el ingreso mensual se incrementó
a US$300, mientras que la cantidad de discos comprados por mes aumentó
en 8 unidades. Podemos entonces apliar la ecuación (5-17) para calcular

4
Los estimativos empíricos de la elasticidad-ingreso de la demanda frecuentemente utilizan
los gastos realizados en un producto más que en la cantidad comprada. Alternativamente, estos
estimativos se derivan utilizando los gastos del producto divididos entre un índice de precios.
.INVESTIGACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELASTICIDAD 173

De esta manera, para el individuo de este ejemplo, la elasticidad-ingreso cal-


culada para los discos es de 0.667. En otras palabras, por cada variación del
1 por ciento en el ingreso (entre US$200 y US$300), existe una correspondiente
variación porcentual, en la cantidad comprada de discos en la misma dirección
e igual a dos tercios. Obsérvese que lo anterior se cumple únicamente para
aquella situación en la cual el cambio es de seis a ocho discos por mes. Si el
ingreso disminuyera de US$300 a US$200 y el consumidor redujera sus compras
de ocho a seis discos por mes y la elasticidad-ingreso presentada en la ecuación
(5-18) se conviertiera en

con el resultado de que la elasticidad-ingreso de la demanda que se ha calcu-


lado ahora es igual a 0.75.
Existe una forma de calcular JJI, que es ;una aproximación a la verdadera
elasticidad-ingreso de la demanda. Este método de aproximación es indepen-
dietne de si el coeficiente JJL se calcula para aumentos o disminuciones del
ingreso. En otras palabras, es independiente de cuál sea el punto de partida,
puesto que mide el cambio en el arco y se expresa de la siguiente manera:

(5-19)

donde xa = compras de x en el período 1


x2 = compras de x en el período 2
Mj = ingreso en el período 1
M2 = ingreso en el período 2
Ax = variación en x, positiva o negativa
AM = variación en el ingreso, positiva o negativa.
Si aplicamos los valores de la Tabla 5-3 a la ecuación (5-19), la elasticidad-ingreso
será

Elasticidad-ingreso en Quizás el hecho de que podamos obtener diferentes valores para la elasticidad-
el punto y en el arco ingreso a partir de la misma definición, necesita un poco más de explicación.
Básicamente, la ecuación (5-17) es válida para una medida tomada en un punto.
Cuando nos vemos forzados a calcular la elasticidad sobre un rango discreto
de ingresos, contrario a un cambio infinitamente pequeño, la elasticidad-in-
174 MICROECONOMÍA

greso de la demanda cambiará, dependiendo de si se calcula para el punto


inicial, para el punto final, o como un promedio sobre el arco de cambio. Nos
vemos entonces enfrentados exactamente al mismo fenómeno que observamos
cuando analizamos la manera de calcular la elasticidad-precio de la demanda.
Bienes normales Ahora podemos clasificar los bienes de acuerdo a su elasticidad ingreso, tal
y bienes inferiores como se presenta en la Tabla 5-4. Ya hemos definido un bien inferior como
aquel cuya cantidad demandada disminuye a medida que el ingreso aumenta,
y viceversa. Es claro, entonces, que la elasticidad-ingreso de la demanda de
un bien inferior será negativa. Por lo tanto, definimos todos aquellos bienes
cuya elasticidad-ingreso de la demanda es menor que O como bienes inferiores.
Por lo general, nuestros ejemplos de bienes inferiores se han referido a aquellos
que adquieren esta característica después de que se ha alcanzado un relativa-
mente alto nivel de ingreso; puesto en otras palabras, la elasticidad-ingreso
de la demanda se torna negativa por encima de un determinado nivel de
ingreso.
Similarmente, sabemos que un bien normal es aquel cuya cantidad deman-
dada aumenta a medida que el ingreso se incrementa. Por lo tanto, todos los
bienes cuya elasticidad-ingreso de la demanda sea mayor que O son bienes
normales.
Estimativos empíricos Es interesante observar algunos de los coeficientes estimados de elasticidad-in-
de elasticidades- greso de la demanda para ciertos grupos de bienes que son adquiridos común-
ingreso mente. En la Tabla 5-5 se presentan dichos estimativos. De acuerdo a nuestra
definición de bienes inferiores y bienes normales, podemos decir que, si estos
estimativos son correctos, todos los bienes presentados en esta tabla, al menos
sobre los rangos de ingreso estudiados, son bienes normales. Obsérvese que
las categorías de análisis son amplias, habiéndose considerado conjuntamente
rubros tanto de "baja calidad", y de "alta calidad".

Relación entre las Dada una variación en la restricción presupuestal, un cambio más que propor-
elasticidades-ingreso cional en el consumo de un bien implica un cambio menos que proporcional
de la demanda para en e\ consumo de por lo menos algún otro bien. De esta manera, las elastici-
diversos bienes. dades-ingreso de la demanda de diversos bienes considerados en el patrón
de gastos de un consumidor se encuentran relacionadas entre sí, debido a la
restricción presupuestal misma. Por implicación, entonces, se deduce que
existe una relación entre las distintass curvas de Engel para los diferentes
bienes que adquiere un consumidor.
Las curvas de Engel para cada uno de los artículos considerados en
cualquier canasta de bienes de un consumidor particular no son independien-
tes una de otra. Esto se torna más claro si examinamos la proposición de que
.INVESTIGACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELASTICIDAD 175

TABLA 5-5 Coeficiente de


Coeficientes estimados de elasticidad-ingreso elasticidad-ingreso
de la demanda Categorías de bienes de la demanda
En esta tabla encontramos las elasticidades- Bebidas alcohólicas 1.54
ingreso calculadas para grupos seleccionados
Alimentos 0.51
de bienes. Obsérvese que para ninguno de los
Tabaco 0.63
bienes se calculó un coeficiente
Vestuario 1.02
correspondiente a un bien inferior. Fuente:
Vivienda 1.04
H.S. Houthakkery L.D.Taylor,Consumer
Muebles 1.48
Demand in the United States: Analysis and
Electricidad, gas 0.50
Projections, Cambridge, Mass., Harvard
Combustible 0.38
University Press, 1970, pp. 260-263, tabla 6.5
Medicinas 0.61
Servicios médicos 0.75
Servicios odontológicos 1.41
Automóviles nuevos 2.45
Libros 1.44
Educación privada 2.46

no todas las curvas de Engel pueden tener una pendiente negativa al mismo
nivel de ingreso. Después de todo, no todos los bienes pueden ser inferiores
al mismo tiempo, como pudo observarse en el caso de dos bienes y que ya
fue presentado en la Figura 4-3. De esta manera, sabemos que no todas las
elasticidades-ingreso de ¡a demanda pueden ser negativas al mismo tiempo.
Adicionalmente, veremos que la elasticidad-ingreso promedio (ponderada) de
la demanda de todos los bienes considerados conjuntamente debe ser igual
a 1, lo cual conlleva implicaciones muy interesantes cuando entramos a des-
cribir un determinado bien como fuertemente inferior. Antes de que pasemos
a ver estas implicaciones, debemos, sin embargo, probar que dos curvas dife-
rentes de Engel están interrelacionadas.
Para comprobar esto, suponemos que todo el ingreso monetario de un
individuo se gasta en los dos artículos considerados en nuestro mundo de
bienes y que los precios permanecen constantes. Por consiguiente,

(5-20)

Ahora, considérese un incremento en el ingreso monetario en una pequeña


cantidad. Dado nuestro supuesto de que se gasta todo el ingreso monetario,
un incremento en éste igual a AM, provocará un cambio del consumo del bien
x en una cantidad igual a Ax y un cambio del consumo del bien y en una
cantidad igual a Ay. Por lo tanto, el incremento del ingreso se gasta de acuerdo
al siguiente patrón:
(5-21)

Puesto que una ecuación no se ve afectada si sus dos lados se multiplican


o dividen por la misma cantidad, dividamos ahora ambos lados de la ecuación
(5-21) por el cambio en el ingreso monetario, AM:
176 MICROECONOMIA

Igualmente, podemos multiplicar cualquier lado, o cualquier término, por


1. Lo que haremos a continuación será multiplicar el primer término del lado
derecho de la ecuación (5-22) por x/x y M/M, ambos factores iguales a 1.
Multiplicamos entonces el segundo término por y/y y nuevamente M/M, y,
una vez más, ambos factores iguales a 1. El resultado que se obtiene está dado
por:

Ahora, si reordenamos los términos de la ecuación (5-23), obtenemos una


ecuación un tanto más interesante:

Podemos encontrarle algún sentido a la ecuación (5-24) si tenemos en


cuenta dos aspectos:
1. El término Px . x/M es la participación relativa del bien x en el ingreso y,
por consiguiente, en los gastos totales. Igualmente, Pv por lo tanto, en los
gastos totales. Recuérdese que la suma de estas dos participaciones relativas
debe ser igual a 1.
2. Las expresiones incluidas en el paréntesis son simplemente una manera
alterna de presentar los cálculos de los coeficientes de la elasticidad-ingreso
de la demanda de los bienes x e y. Simplemente, en lugar de considerar
cambios porcentuales, presentamos cambios discretos y pequeños, me
diante el uso del operador A.
Representemos ahora las participaciones relativas del ingreso gastado en
cada bien como
INVESTICACION DE LOS CONCEPTOS DE ELASTICIDAD 177

La ecuación (5-27) establece que el promedio ponderado de las elasticida-


des-ingreso de la demanda ( JJLX y |xy) para todos los bienes comprados por un
consumidor individual a un nivel dado de ingreso, debe ser igual a 1 positivo,
donde las ponderaciones están dadas por los k's. Las ponderaciones respec-
tivas, es decir, los k's, corresponden al porcentaje del ingreso monetario gas-
tado en cada bien. A su vez, la suma de las ponderaciones debe ser igual a 1.
Podemos observar que la ecuación (5-27) tiene mucho sentido. Si supone-
mos que se gasta todo el ingreso, entonces, en promedio, un incremento del
1 por ciento en el ingreso generará un aumento del 1 por ciento en las compras.
Para obtener el "promedio" adecuado, ponderamos la elasticidad-ingreso por
el porcentaje del ingreso monetario total que se gasta en cada bien. En este
caso, consideramos únicamente dos bienes, x e y. En el caso más general,
consideraríamos el conjunto total de bienes y servicios que compra el consu-
midor, caso en el cual la ecuación (5-27) se tornaría muy larga, siendo las
implicaciones que se derivarían de ellas las mismas. La suma de las elasticida-
des-ingreso promedio ponderadas para todos los bienes consumidos debe ser
igual a 1.
La implicación de la ecuación (5-27) es que, cuando quiera que un bien
sea fuertemente inferior, debe existir: ( D o un bien normal mucho más fuerte,
o (2) un conjunto de bienes normales bastante fuertes. ¿Por qué? La anterior
proposición debe darse con el objeto de compensar el bien fuertemente infe-
rior, de tal manera que la elasticidad-ingreso promedio (ponderada) de la
demanda sea igual a l .
Otra manera de decir lo anterior es que, cuandoquieía que existan bienes
fuertemente normales cuyas elasticidades-ingreso excedan la unidad, éstas
debe ser compensad.as por otros bienes cuyas elasticidades-ingreso sean me-
nores que 1.
Finalmente, la ecuación (5-27) nos permite predecir que los bienes que
constituyen un gran porcentaje del presupuesto de un consumidor, por lo
general tienen coeficientes de elasticidades-ingreso de demanda cercanos a
1. Considérese el presupuesto de una familia de bajos recursos, en la cual el
75 por ciento del ingreso se dedica a comprar alimentos, es decir, el coeficiente
k para alimentos = 0.75. Esto significa que si la elasticidad-ingreso de la de-
manda de alimentos de esta familia excediera el inverso de 3/4 (es decir, si
fuera mayor que 4/3, o 1.333), la elasticidad-ingreso promedio de la demanda
para todos los otros bienes tendría que ser negativa, lo cual es bastante impro-
bable, puesto que la mayoría de los bienes son bienes normales. De esta
manera, podemos deducir que para esta familia en particular, la elasticidad-in-
greso de la demanda por alimentos es considerablemente inferior a 1.333. Para
ilustrar este punto mediante una exageración, considérese la posibilidad de
que el coeficiente |x para alimentos sea igual a 2.00. Suponemos que |x para
alimentos absorbe el 75 por ciento del presupuesto:
178 MICROECONOMIA

(5-30)

Pero, para que se cumpla la ecuación (5-30), el coeficiente (JL para todos los
otros bienes debe ser igual a -2, lo cual es extremadamente improbable que
suceda.

ELASTICIDADES CRUZADAS: UNA REVISIÓN DE LOS BIENES


SUSTITUTIVOS Y COMPLEMENTARIOS
Ya hemos hablado acerca del efecto de un cambio del precio de un bien sobre
la cantidad demandada de un bien relacionado. Definimos bienes sustitutivos
y complementarios en ténninos de si una reducción del precio de un bien
causaba, respectivamente, un desplazamiento hacia la izquierda o hacia la
derecha en la curva de demanda del otro bien.

Ahoi-a podemos utilizar también la definición de elasticidad para referirnos


a la sustituibilidad o complementariedad entre dos bienes. Hasta el momento,
hemos discutido lo que le sucede a la cantidad demandada de un bien cuando
se modifica su propio precio, y hemos hecho referencia a la elasticidad de la
demanda frente a su propio precio. A continuación, examinaremos la elastici-
dad cruzada de la demanda, la cual se define como:

(5-31)
INVESTICACION DE LOS CONCEPTOS DE ELASTICIDAD 179

Los caracteres subescritos se refieren a los dos bienes x e y. Cuandoquiera


que sea positiva, clasificaremos a los dos bienes como sustitutivos.
Cuando sea negativa, los clasificamos como bienes complementarios.5
Debemos ser cuidadosos en el tratamiento de los bienes sustitutivos y
complementarios. La sustitución está dada fundamentalmente como una fun-
ción de los precios relativos. Un ejemplo común de bienes sustitutivos es el
de la margarina y la mantequilla, puesto que estos dos bienes tienen caracte-
rísticas físicas similares. Sin ambargo, si una libra de mantequilla cuesta US$100,
mientras que una de margarina cuesta US$1, sin duda encontraríamos que

TABLA 5-6
Algunos estimativos de la elasticidad-precio
de la demanda Categoría corto plazo largo plazo
Fuente: Para la categoría de alimentos, D.M.
Shuffett,The Demand and Price Structure for Alimentos
Selected Vegetables, Washington D.C., U.S. Papas -0.3
Departament of Agriculture, 1954, Technical Arvejas frescas -2.8
Bulletin No. 1105. Para todas las demás Arvejas enlatadas -1.6
categorías, H.S. Houthakker y L.D. Taylor, Tomates frescos -4.6
Consumer Demand ¡n the United States: Tomates enlatados -2.5
Analyses and Projections, Cambridge, Mass., Bienes no durables
Harvard University Press, 1970. Los números Zapatos -0.9
decimales han sido redondeados.
Periódicos y revistas -0.4
Llantas y afines -0.8 -1.2
Servicios
Reparación de
automóviles y
servicios afines -1.4
Reparación de radios
y televisores -0.5 -3.8
Viajes y entretenimiento
Teatro y ópera -0.2 -0.31
Cine -0.87 -3.7
Viajes al exterior -0.1 -1.8
Transporte público
Taxis -0.6
Transporte público local -0.6 - 1.2
Buses intermunicipales -0.2 -2.2
Otros sevicios
Electricidad -0.1 -1.8
Teléfono -0.25
Misceláneos
Joyas y relojes de pulsera -0.4 -0.6

5
La definición de complementariedad o sustituibilidad como se implica en la ecuación (5-31)
es una definición agregada. Nos referimos a sustitutos y complementos agregados puesto que no
hay manera de tener en cuenta cambios compensatorios del nivel de ingreso real. En otras
palabras, podríamos rebautizar la elasticidad cruzada de la demanda, tal como se define en la
ecuación (5-31), como la elasticidad cruzada total de la demanda frente al precio.
180 MICROECONOMIA

empíricamente estos dos bienes no serían buenos sustitutos entre sí en el


mercado. Aun si el precio de la margarina aumentará en un porcentaje alto,
pocos consumidores se sentirían inducidos a cambiar sus patrones de con-
sumo hacia la mantequilla. Por consiguiente, no clasificaríamos estos dos
bienes como bienes sustitutivos a este rango de precios relativos. Sin embargo,
si la libra de mantequilla costara US$100, mientras que la de margarina costara
US$80, probablemente los dos bienes se tornarían en sustitutivos.
Algunos estimativos
de elasticidades- En la Tabla 5-6 se presentan algunos estimativos de los coeficientes de elasti-
precio cidad-precio de la demanda para algunos alimentos, bienes no durables, ser-
vicios, viajes, transporte y entretenimiento y transporte público. Para algunos
de estos bienes, se muestran estimativos separados de la elasticidad-precio
de la demanda a corto y largo plazo. Como puede observarse, todos los coefi-
cientes son negativos. En todos los casos, la elasticidad-precio de la demanda
calculada para el largo plazo fue numéricamente mayor que la cifra correspon-
diente para el corto plazo. Por lo tanto, estos estimativos no rechazan nuestra
hipótesis de que cuanto mayor sea el tiempo permitido de ajustes, mayor será
la elasticidad-precio de la demanda.

LA ELASTICIDAD-PRECIO DE LA OFERTA
Podemos definir la elasticidad-precio de la oferta de la misma manera que
definimos la elasticidad-precio de la demanda. Utilizamos la letra griega e,
epsilon, para denotar el coeficiente de la elasticjdad-precio de la oferta, el cual
será igual a

(5-32)

Esta fórmula es similar a la presentada para el coeficiente de elasticidad-


precio de la demanda. Sin embargo, las curvas de oferta por lo general presentan
pendiente positiva. Por lo tanto, el coeficiente E será positivo, excepto en aque-
llos casos de industrias que poseen estructuras de costos decrecientes. Clasi-
ficaremos las curva de oferta como elásticas, de elasticidad unitaria o inelásti-
cas, de acuerdo a si E es mayor que 1, igual a l o menor que 1, respectivamente.
Una curva de oferta vertical tiene una elasticidad E igual a O; por su parte, una
curva de oferta horizontal tiene una elasticidad E igual a °°. De esta manera,
la cuiva de oferta OO en la Figura 5-15 tiene una elasticidad-precio e igual a
infinito. De otro lado, la curva de oferta vertical O'O' tiene una elasticidad-pre-
cio E igual a O.
La pendiente de la
curva de oferta y la Así como sucede con una cuiva de demanda lineal, no es posible determinar
elasticidad-precio la elasticidad- precio de la oferta simplemente observando su pendiente. Con-
sidérense las curvas de oferta O"O" y O'"O'" en la Figura 5-16. Las dos curvas
tienen diferentes pendientes, pero tienen una elasticidad- precio de la oferta
igual a 1. Obsérvese nuevamente la ecuación (5-32), en la cual puede apreciarse
que la elasticidad-precio es igual al inverso de la pendiente de la curva de
oferta, multiplicado por P/q. En otras palabras, es igual a P/q, dividido entre
.INVESTIGACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELASTICIDAD 181

FIGURA 5-15
Elasticidades-precio extremas de la oferta
La curva de oferta 00 es perfectamente
horizontal. Su elasticidad-prec¡o,e, es igual a
infinito. La curva de oferta vertical O'O' tiene
un coeficiente e= 0.

Cantidad ofrecida por período de tiempo

la pendiente de la curva de oferta. Sin embargo, para cualquier curva de oferta


que pase por el origen, AP/Aq siempre será igual a P/q. De esta manera, cualquier
curva de oferta lineal que pase por el origen, tiene una elasticidad unitaria en
todos y cada uno de sus precios.
Dos curvas de oferta lineales que tengan la misma pendiente tendrán
diferentes elasticidades, si intersecan el eje horizontal, o el eje vertical. Para
ver la razón de lo anterior, considérese nuevamente la fórmula para la elasti-
cidad-precio de la oferta.
= Aq/q
AP/P

FIGURA 5-16
La elasticidad-precio de la oferta
No podemos afirmar si una curva de oferta
es elástica o inelástica, observando
simplemente su pendiente. Cualquier curva
de oferta tal como O'"O'" que forme un rayo
desde el origen tiene una elasticidad igual
a la unidad.

Cantidad ofrecida por período de tiempo


182 MICROECONOMIA

FIGURA 5-17
Curvas de oferta paralelas con diferentes elasticidades-precio
La curva de oferta 00 es el panel (a) es paralela a la curva O'O' en el panel (b). Sin embargo, 00 en el
panel (a) siempre será elástica, mientras que O'O' en el panel (b) siempre será inelástica.

Cantidad ofrecida por período de tiempo Cantidad ofrecida por período de tiempo
(a) (b)

Ahora, obsérvese la curva de oferta OO en el panel (a) de la Figura 5-17.


Esta curva es paralela a la curva de oferta O'O' que se presentó en el panel (b).
La curva OO interseca el eje vertical en el panel (a). Considérese ahora un
incremento en la cantidad ofrecida, desde o hasta q. Puesto que estamos
comenzando a una cantidad ofrecida igual a O, Aq/q debe se igual a 1. Para
obtener una cantidad q de producto, debe alcanzarse el precio P. Pero al
movernos desde la cantidad O hasta la cantidad q, el cambio del precio es
igual solamente a AP, como se ve en el panel (a) de la Figura 5-17. Puesto que
AP es menor que P, el término AP/P es menor que 1. Utilizando la fórmula de
la elasticidad-precio de la oferta, sabemos que el numerador, Aq/q, será igual
a 1 y que el denominador, AP/P, siempre será menor que 1. Por lo tanto,
cualquier curva de oferta, tal como OO, que interseque el eje vertical, tendrá
una elasticidad-precio de la oferta e mayor que 1; es decir, siempre será clástica
con respecto al precio.
Ahora considérese la curva de oferta O'O' en el panel (b), la cual es paralela
a la curva OO del panel (a). Esta curva O'O' interseca el eje horizontal. Exami-
nemos un incremento del precio, desde O hasta P. Este incremento está repre-
sentado por AP, el cual es igual a P, puesto que iniciamos en el eje vertical,
en el origen O. Por lo tanto, puede suponerse que el término AP siempre será
igual a 1. Sin embargo, el cambio en q, Aq, se muestra de tal manera que es
inferior a la distancia entre el origen y q. Por consiguiente, cuando el precio
cambia de O hasta P, obtenemos un factor Aq/q inferior a 1. Utilizando nuestra
fórmula de la ecuación (5-32) para calcular la elasticidad-precio de la oferta,
observamos que el numerador, Aq/q, siempre será menor que 1 y que el deno-
minador, AP/P, siempre será igual a 1. Por lo tanto, todas las curvas de oferta
similares a la curva O'O', que interseque el eje horizontal, tendrán elasticida-
INVESTIGACION DE LOS CONCEPTOS DE ELASTICIDAD 183

des-precio de la oferta,e, inferiores a 1; es decir, serán inelásticas con respecto


al precio.

LA ELASTICIDAD DE LA OFERTA Y LA DURACIÓN DEL


TIEMPO PERMITIDO PARA AJUSTES
En este mismo capítulo, anotábamos que cuanto mayor fuera el tiempo permi-
tido para realizar ajustes en los patrones de consumo, más elástica, con res-
pecto al precio, sería la curva de demanda. Pues bien, esta misma proposición
se puede aplicar para la curva de oferta. Cuanto mayor sea el tiempo permitido
para el ajuste, más elástica, con respecto al precio, será la curva de oferta. De
esta manera, en la Figura 5-18, podríamos plantear la hipótesis de que la curva
de oferta del plazo inmediato, o período de mercado, es la curva C^CV Sin
embargo, a medida que se permite un mayor tiempo para realizar ajustes, la
curva de oferta rota hasta O2O2, luego a O3O3 y, finalmente, a O4O4. Dicho de otra
manera, las curvas de oferta de largo plazo serán más elásticas con respecto al
precio que las cuivas de oferta de corto plazo, los restantes factores se
mantienen constantes (en el punto de rotación, el punto A).
A medida en que se permita un mayor tiempo para el ajuste, tanto de las
fiíinas que están actualmente en el mercado como las firmas potenciales
estarán en la capacidad de encontrar nuevas formas para aumentar la produc-
ción en una industria. Además cuanto mayor sea el tiempo permitido, mayores
serán los recursos que podrán fluir hacia la industria respectiva. A manera de
ejemplo, considérese el monto de servicios de vivienda ofrecidos para alquiler
o para venta de una determinada ciudad. Obsérvese que estamos haciendo
referencia a los servicios de vivienda y no al stock de vivienda disponible. En
el plazo inmediato, es factible pensar que la curva de oferta de servicios de

FIGURA 5-18
Consideración del tiempo de ajuste
La curva de oferta 0,0, del plazo inmediato
(período de mercado) es vertical, y por
consiguiente, su elasticidad-precio igual a 0.
A medida que se permite un mayor tiempo
para realizar ajustes, la curva se torna menos
inelástica (o más elástica).
184 M1CROECONOMIA

vivienda ofrecidos en alquiler o para la venta es relativamente inelástica. Sin


embargo, a medida que se permite un mayor tiempo para el ajuste, pueden
suceder dos cosas. En primer lugar, los actuales propietarios del stock de
vivienda pueden encontrar fonnas para aumentar el monto de servicios habi-
tacionales que ofrecerán para alquiler a partir del stock dado. Esto lo hace,
por ejemplo, el propietario de una casa grande, quien decide ubicar a dos de
sus niños en un mismo cuarto y alquilar el cuarto adicional. También puede
hacerlo el propietario de una casa grande, quien puede optar por mudarse a
un apartamento y alquilar cada piso de su residencia a una familia diferente.
En segundo lugar, se tiende a construir un mayor número de edificios de
apartamentos, condominios, dúplex, casas móviles y viviendas para familias,
de tal manera que, eventualmente, el stock de vivienda se incrementará, suce-
diendo igual cosa, ceteris paribus, con la cantidad ofrecida de servicios de
vivienda.
También podemos pensar en términos de la manera como la firma indi-
vidual responde ante un cambio del precio de su producto. Suponga que la
firma considera que el incremento que se ha presentado en el precio no durará
por mucho tiempo. Bajo estas circunstancias, la firma probablemente proce-
derá a no construir nuevas facilidades en la planta de producción.
En cambio, la compañía pondrá a trabajar un mayor tiempo sus máquinas,
pagando horas extras a los trabajadores y/o estableciendo un segundo o tercer
turno de trabajo. De otro lado, si se espera que el incremento del precio sea
permanente, la firma considerará la posibilidad de ensanchar su capacidad
de producción, mediante la compra de nuevas plantas y los equipos necesarios
para producir una mayor cantidad, en respuesta a los mayores precios ofreci-
dos. Al hacer esto, esperaríamos que los costos unitarios disminuyeran en el
largo plazo, a medida que las firmas se readaptan a su nueva, mayor y ahora
óptima escala de producción. De esta manera, podemos generar el conjunto
de curvas de oferta representadas en la Figura 5-18.
Estimaciones de la
elasticidad-precio Existen algunos problemas para obtener estimaciones empíricas de las elasti-
cidades de oferta, problemas que son similares a los presentados para la

TABLA 5-7 Elasticidad £


Algunos cálculos de las elasticidades-precio
Categoría Corto plazo Largo plazo
de la oferta
Fuente: M. Nerlove y W. Addison, Statistical Repollo 0.36 1.20
Estimation of Long Run Elasticities of Supply Zanahorias 0.14 1.00
and Demand. American Journal of Agricultural Pepinos 0.29 2.20
Economics (anteriormente Journal of Farm Cebollas 0.34 1.00
Economics), vol. 40, noviembre de 1958, pp. Arvejas 0.31 4.40
861-880. Tomates 0.16 0.90
Sandías 0.23 0.48
Remolachas 0.13 1.00
Coliflor 0.14 1.10
Apio 0.14 0.95
Berenjena 0.16 0.34
Espinacas 0.20 4.70
INVESTIGACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELASTICIDAD 185

de la oferta en la elasticidad-precio de la demanda. En la Tabla 5-7, presentamos algunas estima-


vida real ciones de las elasticidades-precio de la oferta de vegetales frescos en los Estados
Unidos, a corto y a largo plazo. Al calcular estas elasticidades, se definió el
corto plazo como un "período de producción". Obsérvese que la mayoría de
las elasticidades de corto plazo son considerablemente inferiores a los coefi-
cientes correspondientes para el largo plazo.

TEMAS Y APLICACIONES

Las elasticidades de demanda y el ahorro de


combustible6
La efectividad del programa de un gobierno para obte- recorrida, el consumo de gasolina disminuirá en un
ner eficiencia en el consumo de combustible para au- 7 por ciento.
tomóviles sirve para ilustrar el uso de las elasticidades Sin embargo, esta relación no nos indica si esta
de demanda, diferentes a la elasticidad-precio. Un es- política dirigida a incentivar el ahorro de combustible
tudio reciente presenta un estimativo de las mejoras y adoptada mediante una ley del Congreso, es más
obtenidas en las millas por galón en los automóviles eficiente para reducir el consumo de combustible que
(eficiencia de combustible) y la demanda de gasolina. un simple incremento en su precio. Para poder contes-
Kn este caso específico, existen dos fuerzas que se tar a este interrogante, necesitaríamos conocer el costo
contrarrestan. Por un lado, una mayor eficiencia en el de rediseñar y construir los vehículos, de los cuales
consumo de combustible hace que el número de galo- sea posible derivar esta mayor eficiencia en el consumo
nes de gasolina que se utilizan para un viaje particular de combustible. Una vez sepamos esto, podríamos
disminuya. Por otro lado, esta disminución de la can- comprar este costo con los resultados logrados al ob-
tidad de combustible utilizado por milla recorrida hará tener la misma reducción del consumo de combustible
que, ceterís paríbus, se reduzca el costo marginal o el a través de un incremento en los precios de la gasolina.
precio de recorrer una milla adicional, incrementán- Los autores del estudio al cual estamos haciendo refe-
dose, de esta manera, la cantidad viajada y el combus- rencia calcularon una elasticidad-precio de la de-
tible demandado. Utilizando los datos para el estado manda para el consumo de combustible igual a -0.412
de La Florida durante un período de 10 años, los au- durante el período analizado.
tores del estudio en referencia calcularon una elastici- Este estimativo puede parecer muy bajo, dadas
dad de la demanda de consumo de combustible igual las condiciones actuales; sin embargo, debe conside-
a -0.703; en otras palabras, por cada 10 por ciento que rarse que la base de datos utilizada para el estudio
se ahorre en galones de gasolina gastados por milla termina en 1976, año anterior a que se hubieran tenido
lugar los significativos incrementos de los precios del
petróleo de la última parte de la década de los setenta.
Como el lector recordará, la elasticidad de la demanda
a lo largo de una curva de demanda lineal aumenta a
6
Esta discusión está basada en el artículo de Roger D. medida que el precio relativo del bien demandado se
Blair, David L. Kaserman y Ricnard C. Tepel, "The Impact of incrementa. De esta manera, puede suceder que nos
Improved Mileage on Gasoline Consumption", Economic In- encontremos actualmente en un punto de demanda
guiry, vol. 22, No. 2, abril de 1984, pp. 209-217. más elástico del que nos encontrábamos en 1976.
186 MICROECONOMIA

La drogadicción y la elasticidad
Las agencias gubernamentales de todo el mundo en- gas, asumiendo que las actividades para hacer cumplir
cargadas de hacer cumplir la ley se encuentran bas- la ley está dirigidas tanto a consumidores como narco-
tante preocupadas con el problema del uso y abuso traficantes.
en el consumo de drogas. Más espeoficamente, la venta A lo que estamos haciendo referencia en este
y el uso de los llamados "estupefacientes", o drogas punto es a la elasticidad-precio de la demanda de los
que conducen a una adicción fisiológica,7 general- estupefacientes. Considérese el caso de la heroína. Si
mente son delitos que conducen a la cárcel o a la en realidad la curva de demanda del individuo consu-
imposición de fuertes multas. Es claro que en la me- midor es heroína es dd en la Figura 5-19, la cantidad
dida en que se utilicen más recursos para hacer cum- demandada será qlf "sin importar cuál sea el precio".
plir las leyes que combaten el uso de drogas, mavor En otras palabras, siempre se demandará la misma
será el precio implícito para el consumidor de las cantidad, independientemente de qué tan costosa se
mismas. El precio total del consumo ilegal de drogas convierta la droga debido a los mayores esfuerzos ne-
es el costo real que tiene que sacar de su bolsillo el cesarios en hacer que vendedores y compradores cum-
consumidor para pagar la droga, más el costo antici- plan la ley. Si cada individuo tiene una curva de de-
pado o esperado asociado con la posibilidad de ser manda como ddy no se enfrenta a ninguna restricción
capturado, encarcelado, multado, amonestado, etc. Si presupuesta!, la curva de demanda de mercado siem-
las leyes existentes para combatir las drogas no se pre estará representada por una línea vertical. De esta
hicieran cumplir en absoluto, este costo esperado es manera, la elasticidad-precio de la demanda es igual
electivamente igual a O. Sin embargo, cuanto mayores a O; es decir, nos enfrentamos a una curva de demanda
sean los recursos que se destinen a hacer cumplir perfectamente inelástica. Aquellos que sostienen que
estas leyes, mayor será la posibilidad de ser capturado los consumidores de estupefacientes se convierten en
v mayor será el costo total esperado de consumir dro- adictos tanto fisiológica como sicológicamente, implí-
citamente están afirmando que la curva de demanda
es perfectamente inelástica, como se presenta en la
Figura 5-19. De acuerdo a un investigador, "para el
7
Con las excepciones del tabaco y la cafeína consumidor de heroína las condenas en la cárcel dejan

FIGURA 5-19
Curva de demanda hipotética de heroína Si
un individuo está dispuesto a pagar
"cualquier precio" por una determinada
cantidad de heroína, la curva de demanda
para dicho individuo está representada por la
línea vertical dd, a una cantidad q v La
elasticidad-precio de la demanda es igual a 0.
.INVESTIGACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELASTICIDAD 187

de ser un obstáculo..."8 Puesto que la cantidad deman- A un nivel más general, toda la discusión relacio-
dada de heroína siempre es la misma, independiente- nada con la elasticidad-precio de la demanda de la
mente del precio implícito que se cobre, los investiga- heroína puede basarse en una confusión entre los
dores en esta área frecuentemente sugieren que el conceptos de medio y marginal a los que se hizo refe-
énfasis debe dirigirse hacia los programas terapéuti- rencia en una discusión anterior. En efecto, la curva
cos, encaminados a alterar el estilo de vida del droga- de demanda de mercado de heroína puede ser relati-
dicto (logar que su curva de demanda se desplace vamente inelástica. Sin embargo, existen ciertos consu-
hacia la izquierda), en vez de aumentar el precio implí- midores marginales de heroína, tales como los adoles-
cito de la droga que se adquiere y consume de forma centes curiosos tratando de decidir si prueban la droga
ilegal. una vez o lo hacen varias veces más y cuyas curvas
de demanda de droga son relativamente elásticas. De
8
Raúl A. Fernández, "The Clandestine Distribution of He- esta manera, la curva de demanda de mercado no
roin, Its Discovery and Suppression: A Comment", Journal of mostrará una elasticidad-precio de la demanda igual
Political Economy, vol. 77, No. 4, parte 1, julio/agosto de 1969, a cero. Después de todo, existen restricciones signifi-
p. 487. cativas de ingreso sobre un rasgo sustancial de precios.

La elasticidad de la demanda de
transporte
El concepto de elasticidad de la demanda analizado decisiones relacionadas con aspectos tales como el
en este capítulo posee una amplia variedad de aplica- precio, la inversión y otras materias relacionadas con
ciones empíricas. La actividad del transporte, por la regulación del servicio.
ejemplo, proporciona un fértil campo al analista para
efectuar tales aplicaciones, debido tanto a la importan- ANÁLISIS BÁSICO
cia histórica que ha tenido esta industria en el dearro-
llo económico nacional I muchas de las primeras cor- El análisis de la demanda de transporte comienza es-
poraciones modernas fueron compañías navieras y de pecificando un modelo de elección individual entre
ferrocarriles), como a la existencia de numerosas res- alternativas diferentes . Por ejemplo, debe decidirse
tricciones gubernamentales. Factores tales como los entre las diferentes modalidades de automóvil, bus o
precios, la entrada y el salida del mercado y las reglas avión, para el caso de transporte de pasajeros; o entre
de operación, han sido objeto por largo tiempo de camión, ferrocarril o barco, para carga. Se supone que
alguna forma de regulación federal para los diferentes el tipo de transporte que se escoja maximiza la utilidad
modos de transporte interestatal. Adicionalmente, mu- o minimiza los costos de la persona que hace la elec-
chos gobiernos del orden local o municipal son due- ción. La teoría económica sugiere que el modelo debe-
ños de la totalidad de las compañías de transporte rían incluirse como variables los precios de las diversas
público local o las regulan muy estrechamente. Estas alternativas de transporte, el ingreso y tal vez algunas
consideraciones, conjuntamente con la creciente im- características del bien objeto de embarque (si son o
portancia de los problemas urbanos contemporáneos, no bienes perecederos, tamaño del empaque, etc.). Adi-
tales como el ruido causado por los aeropuertos o la cionalmente, sin embargo, el tiempo de viaje se cons-
congestión de las vías, han creado la necesidad de tituye en un determinante importante del "precio" del
entender la naturaleza de la competencia entre dife- transporte. El resultado inicial de cuaiquier modelo
rentes formas alternas de transporte de carga y de de demanda de transporte, por lo tanlo, consiste en
pasajeros. Los estimativos de elasticidad derivados de obtener estimativos de las elasticidades de la demanda
los modelos de demanda de transporte se ha utilizado con respecto al precio y con respecto al tiempo (dura-
generalmente como un guía política en la toma de las ción del trayecto).
188 MICROECONOMIA

TABLA 5-8
Elasticidades del transporte con respecto al precio y con respecto al tiempo de duración del servicio

CARGA RÁPIDA 0 LENTA ¿DESCONGESTIONAR LAS AVENIDAS?


En la Tabla 5-8 se presentan algunos estimativos de Las elasticidades con respecto al precio y a la duración
elasticidades para algunas de las principales formas de los trayectos para los medios de transporte urbano
de transporte.9 Como puede observarse, los estimativos de pasajeros, indican que una disminución en los
de elasticidad para el transporte de carga varían am- tiempos de viaje puede ser tan efectiva como una dis-
pliamente, dependiendo del bien. Las personas que minución de tarifa, para lograr un incremento de la
requieren transportar madera y papel, por ejemplo, circulación de vehículos. Adicionalmente, sin embar-
no son muy sensibles a cambios del precio o de la go, la naturaleza generalmente inelástica de la de-
duración de los viajes. Sin embargo, las personas que manda del transporte en las ciudades, implica que las
necesitan transportar productos frescos perecederos políticas encaminadas a reducir la congestión en las
son bastantes sensibles a cambios en la duración del vías, tales como un incremento de las tarifas de peaje,
viaje requerido para transportar sus productos por o el establecimiento de carriles especiales para buses
tren. Las magnitudes de las elasticidades estimadas con el fin de acortar el tiempo de viaje, probablemente
también indican el grado de competencia por el servi- no son muy efectivas. De otro lado, los incrementos
cio de carga. La presencia de valores bajos sugeriría de las tarifas de trasporte puede generarle mayores
que una empresa de transporte podría incrementar ingresos a la autoridad pública de tránsito.
sus tarifas sin verse enfrentada al hecho de que mu-
chos de sus clientes se desplacen hacia otros medios ¿QUE TREN TOMAR?
de transporte. Finalmente, las elasticidades con respecto al precio y
a la duración del viaje para el transporte intermunici-
pal tanto en automóvil como en avión son muy peque-
9
Clifford Winston, "Conceptual Developments in the Eco- ñas, contrario a lo que sucede con los buses y trenes,
nomics of Transportation: An Interpretative Survey", Journal donde las elasticidades son mayores. Resulta intere-
ofEconomic Literature, vol. 23, marzo de 1985, p. 74. sante observar que aquellas personas que toman un
.INVESTIGACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE EIASTICIDAD 189

bus para viajes largos son más sensibles a cambios del perjudicadas de una manera sustancial ante la norma
tiempo de duración del viaje que a cambios del precio. federal de establecer un límite máximo de velocidad
Probablemente, este tipo de compañías se han visto de 55 millas por hora.

¿Puede la policía detener el delito?


El caso de basquetbol
La economía puede ser utilizada para modelar activi- EL DELITO EN LA CORTE
dades ilegales, de la misma manera en que usualmente
utilizamos las herramientas económicas para analizar Dos economistas aplicaron este modelo económico
mercados más tradicionales. En el modelo económico de las actividades ilegales para analizar el caso de este
de la actividad criminal generalmente asumimos que tipo de actos en los deportes, específicamente en el
los delincuentes potenciales analizan los costos y los caso del basquetbol. Para esto ellos asimilaron el papel
beneficios de sus acciones, de tal manera que si los de los arbitros al de un oficial de policía y al de un
costos de cometer delitos aumentan, el número de juez." En efecto, un arbitro determina la jugada que
delitos cometidos disminuirá.10 Se ha demostrado que es ilegal, identifica la paite culpable e impone una
existen dos factores fundamentales que aumentan el sanción. ¿Qué sucede cuando se aumenta el número
costo de cometer un delito: (1) ser descubierto, arres- de arbitros? Es decir, considerando el mismo juego,
tado y condenado y (2) el nivel de castigo. el mismo número de minutos jugados, las mismas
Si tuviéramos una fuerza de policía tan vigilante reglas y el mismo número de jugadores, ¿cuál es la
que fuera capaz de descubrir casi todas las actividades consecuencia de aumentar el número de arbitros de
ilegales y dv arrestar a la(s) persona(s) responsable(s) dos a tres?
de dichas actividades y si, al mismo tiempo, viéramos
que todas estas personas son condenadas, los benefi- LA LIGA DE BASQUETBOL DE LA
cios netos esperados provenientes de la actividad cri- COSTA ATLÁNTICA (ACC)
minal serían muy bajos o negativos. Aun si el castigo Puesto que los autores del estudio estaban localizados
no fuese muy severo, debido a que la posibilidad de en una universidad perteneciente a la Liga de la Costa
salir avante con la actividad ilegal fuese muy remota, Atlántica de los Estados Unidos, ellos decidieron estu-
no valdría la pena incurrir en dichos actos. De otro diar el impacto de un incremento de 50 por ciento en
lado, si supiéramos que sólo una fracción de los delin- el número de arbitros para el torneo anual de esta
cuentes sospechosos son capturados, pero las penas liga. Los datos que utilizaron comprendían el año de
fueran severas, el beneficio neto esperado sería nueva- 1954, cuando se jugó el primer campeonato, hasta el
mente muy reducido. En otras palabras, si sólo uno torneo de 1983. El número de arbitros se habiá incre-
de cada diez ladrones de vehículos son capturados, mentado en 1979.
puede parecer que el rendimiento obtenido de esta La teoría económica predice que si los delincuen-
actividad no es tan bajo. Pero si a cada ladrón de tes potenciales saben que la probabilidad de ser
vehículos se le aplica la pena de muerte o se le condena aprehendidos como resultado de sus actividades ilega-
a cadena perpetua, entonces el valor esperado de un les aumenta, las sanciones son ocasionadas por estas
robo de vehículos no sería tan alto y sería inculso actividades permanecen iguales, optarán por cometer
negativo para la mayoría de la gente. menos delitos. Pues bien, éste fue el caso en el basquet-
bol. En efecto, el número de faltas cometidas por juego
disminuyó en 17, lo cual equivale a una reducción del
10
Gary S. Becker, "Crime and Punishment: An Economic
Approach", Journal ofPolitical Economy, marzo/abril de 1968,
11
pp. 169-217. También en Isaac Ehrlich, "The Deterrent Effect Robert E. McCormick y Robert D. Tollison, "Crime on
of Capital ^anishment: A Question of Life and Death", Ame- the Court", Journal of Political Economy, abril de 1984, pp.
rican Economic Review, junio de 1975, pp. 397-417. 223- 235.
190 MICROECONOMIA

34 por ciento del número de faltas detectadas y sancio- tó. Es decir, ahora los arbitros cometen menos equivo-
nadas por los arbitros, a pesar de que hubo un incre- caciones al pitar una falta.
mentó del 50 por ciento en el número de arbitros. Obsérvese que el resultado de este estudio no
significa que la adición de un tercer arbitro fuera un
DISMINUCIÓN EN EL NUMERO DE DECISIONES cosa buena . Solamente por saber que un incremento
ARBITRALES EQUIVOCADAS del 50 por ciento en el tamaño de una fuerza de policía
La adición de un tercer arbitro aparentemente reduce puede reducir el número de crímenes cometidos y el
el incentivo de los jugadores a cometer faltas no sólo número de arrestos equivocados, no se puede concluir
debido a que existe una mayor probabilidad de ser que la fuerza de policía debería incrementarse en un
detectado, sino porque ahora cada arbitro puede con- 50 por ciento. En efecto, debe compararse el costo
centrarse en un menor número de jugadores o en una marginal de aumentar el tamaño de la fuerza de policía
menor área del campo de juego. Adicionalmente, apa- (o el número de arbitros) con el beneficio marginal
rentemente la calidad de las faltas detectadas aumen- que resulta del valor de los crímenes evitados.

RESUMEN

1 El coeficiente de elasticidad-precio de la demanda está dado por

2 Para bienes que no sean bienes Giffen, TI siempre es negativo, se mantiene el ingreso
monetario constante.
3 La elasticidad-precio de la demanda depende de (a) la existencia de bienes sustitutos
y del grado de sustituibilidad, (b) la "importancia" del bien en los gastos totales y
(c) la duración del tiempo permitido para realizar ajustes ante cambios en los
precios
4 Las curvas de demanda de largo plazo son más elásticas que las curvas de demanda
de corto plazo.
5 Si deseamos calcular la elasticidad de arco, debemos utilizar una fórmula concilia
toria; en una de ellas calculamos la elasticidad-precio de la demanda en el punto
medio del arco.
6 Podemos derivar la elasticidad-precio de la demanda de un punto utilizando bien
sea la fórmula del eje horizontal o la fórmula del eje vertical. En la primera de ellas,
trazamos una perpendicular desde el eje horizontal hasta el punto sobre la curva
de demanda en el cual deseamos calcular la elasticidad-precio de la demanda. La
razón de la distancia desde esa línea hasta la intersección de la curva de demanda
con el eje horizontal, por un lado, y la distancia desde el origen hasta esa línea
sobre el eje horizontal, por el otro, es nuestra medida de la elasticidad-precio en
ese punto sobre la curva de demanda. Para la fórmula del eje vertical, se utiliza un
procedimiento similar: se traza una línea horizontal desde el punto sobre la curva
de demanda hasta el eje vertical.
? La elasticidad-precio a lo largo de una curva de demanda varía desde -°° hasta 0,
a medida que nos movemos desde el extremo superior izquierdo de la curva de
demanda hasta el extreme-inferior derecho, donde interseca la curva al eje horizon-
tal.
8 Es importante distinguir entre la pendiendiente de la curva de demanda y su
elasticidad-precio. Puesto que r\ es igual al valor negativo del inverso de la pendiente
.INVESTIGACIÓN OE LOS CONCEPTOS DE ELASTICIDAD 191

de la curva de demanda, multiplicado por la fracción P/q, la pendiente no es el


único factor que determina la elasticidad-precio.
9 Cuando se comparan en el mismo diagrama dos curvas de demanda lineales,
aquella que interseca el eje vertical en un punto más cercano al origen, es la curva
más elástica para todos y cada uno de los niveles de precios.
10 Los ingresos de los productores IIT = PxQI son el fiel reflejo de los gastos de los
consumidores.
11 El ingreso marginal es igual a cero en aquella cantidad en la cual el ingreso total
alcanza su punto máximo.
12 El ingreso marginal está dado por la fórmula IM = P(l + 1/iri).
13 Una línea vertical trazada desde el punto en el cual la curva de ingreso marginal
interseca el eje horizontal, cortará la curva de demanda en el punto donde -q = -1.
14 Cuando la demanda es elástica con respecto al precio, los ingresos totales cambian
en dirección opuesta a la variación en el precio. Cuando la demanda presenta
elasticidad unitaria, los ingresos totales pei-rnanecen constantes cuando sucede un
cambio del precio. Finalmente, cuando la demanda es inélastica con respecto al
precio, los ingresos totales cambian en la misma dirección de la variación en el
precio.
15 La clasificación de los bienes está basada en su elasticidad ingreso de la demanda
(T|): un bien inferior tiene un coeficiente r\ negativo, mientras que un bien normal
tiene un coeficiente r\ positivo.
16 La suma de los promedios ponderados de las elasticidades- ingreso de la demanda
para todos los bienes comprados debe ser igual a 1. A su vez, las ponderaciones
están dadas por las participaciones relativas en los gastos totales del consumidor.
17 Dado que la suma ponderada de las elasticidades-ingreso debe ser igual a 1, en el
caso en el cual exista un bien en particular que se fuertemente inferior, debe existir
al menos un bien con características aun más fuertes de bien normal dentro de la
canasta de artículos comprada por el consumidor.
18 Aquellos bienes que representan un elevado porcentaje del presupuesto del consu
midor generalmente tienen elasticidades-ingreso de demanda muy pequeñas.
19 La elasticidad-precio cruzada de la demanda se define como

Cuando r\xy es positivo, los bienes son sustitutos; cuando éste coeficiente es negativo, los
bienes son complementarios. 20 La elasticidad-precio de la oferta se define como

Cuando r\xy es positivo, los bienes son sustitutos; cuando éste coeficiente es negativo,
los bienes son complementarios.
20 La elasticidad-precio de la oferta se define como

21. Las curvas de oferta verticales tienen una elasticidad-precio igual a cero. Por su
parte, las cuivas de oferta horizontales tienen una elasticidad-precio igual a infinito.
22. Cualquier curva de oferta lineal que pase a través del origen tiene una elasticidad
unitaria en todos y cada uno de sus puntos.
23.Cualquier cuiva de oferta lineal y que intersecte el eje vertical, será elástica con
respecto al precio. Por su parte, cualquier curva de oferta lineal y que interseque
el eje horizontal, será inelástica con respecto al precio.
24. Cuanto mayor sea el tiempo permitido para realizar ajustes, mayor será la elastici
dad-precio de la oferta.
192 MICROECONOMIA

GLOSARIO

• elasticidad punto La elasticidad-precio medida en un sólo punto sobre la curva de


demanda; no debe confundirse con la elasticidad arco.
• elasticidad arco La elasticidad-precio medida a lo largo de un segmento de la cuiva
de demanda, no en un sólo punto. No debe confundirse con la elasticidad punto.
• ingreso total El precio por unidad multiplicado por la cantidad vendida por unidad
de tiempo.
• ingreso marginal El cambio en el ingreso total debido a un cambio unitario en la
cantidad vendida.
• ingreso medio El ingreso total dividido por la cantidad; el resultado es el precio
por unidad donde todas las unidades son vendidas a un precio uniforme.
• elasticidad ingreso de la demanda La sensibilidad de la cantidad demandada de
un bien frente a cambios del ingreso; es igual a la variación porcentual en la cantidad
demandada de un bien dividido entre la variación porcentual en el ingreso mone
tario.
• elasticidad-precio cruzada de la demanda El cambio relativo de la cantidad deman
dada de un bien x dividido entre el cambio relativo del precio de un bien y. No
debe confundirse con la elasticidad-precio de la demanda.
• elasticidad-precio de la oferta El cambio relativo de la cantidad ofrecida dividido
entre el cambio relativo del precio.

EJERCICIOS Y PREGUNTAS

(Las respuestas a las preguntas pares se encuentran la final del libro)


1 Defina la elasticidad-precio de la demanda, la elasticidad-ingreso de la demanda
y la elasticidad cruzada de la demanda.
2 Observando la fórmula TI = (Aq/AP)(P/q), ¿cómo es que puede afirmarse que cuando
la curva de demanda es una línea recta, la elasticidad-precio de la demanda debe
ser diferente para cada nivel de precios.
3 Dibuje sobre una misma gráfica dos curvas de demanda en forma de líneas rectas
con el mismo punto de intersección en el eje y, pero siendo una más pendiente
que la otra. ¿Puede usted llegar a alguna conclusión general acerca de la cuál de
las dos curvas es más elásticas? De ser así, ¿cuál es esta conclusión?
4 Ahora, dibuje sobre la misma gráfica dos curvas de demanda en forma de líneas
rectas con el mismo punto de intersección en el eje x, una más inclinada que la
otra. Responda la misma pregunta planteada en el punto anterior.
5 Dibuje la curva de demanda de la Compañía Embotelladora Seven- Up por botellas
de un litro, no retornables. ¿Cuál es la elasticidad-precio de la demanda?
6 ¿Puede ser posible que cualquier curva de demanda sea perfectamente inelástica
(T) = 0), sin importar el precio? Explique
7 Al igual que las curvas de demanda perfectamente (infinitamente) elásticas y perfec
tamente (T| = 0) inelásticas, la curva de demanda de elasticidad unitaria es algo así
como una curiosidad. Escriba su ecuación. ¿Cuál es el nombre geométrico para
una ecuación de este tipo? Observando dicha ecuación, ¿por qué es imposible que
la curva corte (interseque) cualquiera de los dos ejes? Suponga que usted fuera el
único propietario en el mundo de un bien percedero, cuya demanda fuera la
.INVESTIGACIÓN DE LOS CONCEPTOS DE ELASTICIDAD 193

elasticidad unitaria para cualquier precio. ¿Cuánto cobraría usted por unidad si
deseara ganar el máximo dinero posible?
8 Explique cómo se podría calcular la elasticidad en el punto de una curva de de
manda no lineal para algún precio P.
9 ¿Cuál es la dificultad inherente al calcular la elasticidad-arco (%Aq)/(% AP)? ¿De qué
manera se explicó a lo largo del capítulo que dicha dificultad podría superarse?
10 Cuales de las siguientes elasticidades cruzadas de la demanda esperaría usted que
fueran positivas y cuáles negativas: (a) bolas de tenis y raquetas de tenis, (b) bolas
de tenis y bolas de golf, (c) servicios odontológicos y crema dental, (d) servicios
odontológicos y dulces, (el licor y cubos de hielo, (f) licor y marihuana.
11 Para cualquier precio relativo dado, ¿pensaría usted que la demanda de transporte
a través de canales fuera más o menos elástica en 1840 que en 1880? ¿Y la demanda
de mensajeros a caballo antes y después de la aparición del telégrafo transcontinen
tal en los Estados Unidos? ¿La demanda de transporte férreo antes y después del
modelo T de la Ford? ¿Antes y después del Ford Trimotor? ¿La demanda de cables
transatlánticos antes y después del sistema de comunicación por satélites? ¿La
demanda de reglas de cálculo antes y después de la aparición de las calculadoras
de bolsillo? ¿Por qué?
12 Un nuevo parque para acampar en casas móviles no cobra en absoluto por el agua
utilizada por sus habitantes. El consumo es de 100,000 galones por mes. Posterior
mente, se toma la decisión de cobrar el agua de acuerdo al consumo de cada
propietario de los cairo-casas, a una tasa de US$10 por cada mil galones. El consumo
disminuye entonces a 50,000 galones por mes. Trate de medir la elasticidad de la
demanda. ¿Es posible hacerlo?
13 "Un crudo invierno en la Florida, al destruir buena parte de la cosecha de naranjas,
ciertamente reducirá los ingresos de los cultivadores". ¿Es esta aseveración cierta
o falsa? ¿Por qué?
14 "Las curvas de demanda de las personas ricas son consistentemente menos elásticas
que las de las personas menos acaudaladas". ¿Es esta afirmación falsa o verdadera?
15 "La demanda de cloruro de sodio (sal) debe ser bastante inelástica. Aun si el precio
cambiara, seguramente no afectaría la cantidad de sal que la gente utiliza en los
huevos duros, las papas fritas y alimentos similares". ¿Es esta afirmación falsa o
verdadera? ¿Por qué?

REFERENCIAS SELECCIONADAS

Alien, R.G.D.. "The Concept of Are Elasticity of Demand," Review of Economic


Síudies, vol. 1, June 1934, pp. 226-229.
Baumol, W.. Economic Theory and Operations Analysis (Englewood Cliffs, N.J.:
Prentice-Hall, 1965), pp. 211-214.
Dean, J., "Estimating the Price Elasticity of Demand," in E. Mansfield (ed.),
Managerial Economics and Operations Research, 3d ed. (New York: Norton,
1975).
Lerner, A.P., "Geometrical Comparisons of Elasticities," American Economic
Review, vol. 37, March 1947, p. 191.
Norris, Ruby T., The Theory of Consumer's Demand, rev. ed. (New Haven: Yale
University Press, 1952), chap. 9.
194 MICROECONOMIA

Schultz, Henry, The Theory and Measurement of Demand (Chicago: University of


Chicago Press, 1938).
Working, E.J., "What Do Statistical 'Demand Curves' Show?" Quarteriy Journal of
Economics, vol. 41, 1927, p. 212-235; reprinted in American Economic Association,
Readings ¿n Price Theory (Chicago: Irwin, 1952).

APÉNDICE AL CAPÍTULO 5

ELASTICIDADES DE LA DEMANDA INDIVIDUALES Y remos manteniendo la igualdad. La cantidad que uti-


DE MERCADO lizaremos en este proceso de multiplicación es P/X.
A partir de las curva de demanda individuales, deriva-
mos entonces la curva de demanda de mercado su-
mando horizontalmente todas las curvas de demanda
individuales. Como puede esperarse, existe una rela-
ción precisa entre las elasticidades-precio de las de- A continuación multiplicamos cada término del lado
mandas individuales y elasticidad-precio de la de- derecho de la ecuación (A5-4) por x/Xj y x2/x2, respec-
manda de mercado. En efecto, esta última es igual al tivamente. Es claro que podemos realizar este tipo de
transformaciones, puesto que x/Xj = 1 y x2/x2 = 1 y
promedio ponderado de todas las elasticidades-precio
al multiplicar por 1 no se presenta ningún cambio.
individuales. A su vez, las ponderaciones están dadas
mediante la participación de cada comprador indivi-
dual en la cantidad total demandada a un determinado
precio. Esto puede apreciarse mejor mediante el si-
guiente ejercicio: Sea
(A5-1)

Podemos reordenar la ecuación (A5-5), de tal manera


donde X es la cantidad demandada de mercado y xa que podamos reconocer algunos términos,
y x2 son las cantidades demandadas individualmente.
Si se presenta un pequeño cambio, A, en x1 y x2, la
ecuación (A5-1) se convierte en
(A5-2)

Ahora dividimos ambos lados de la ecuación (A5-2) En la ecuación (A5-6), identificamos tres términos
por el mismo factor, AP, el cual es igual a un pequeño que representan la elasticidad-precio de la demanda;
cambio del precio de mercado. Al hacer esto, estamos a su vez, los términos Xj/X y x2/X simplemente repre-
manteniendo la igualdad, puesto que estamos divi- sentan la proporción de la demanda total de mercado
diendo los dos lados de la ecuación por la misma que corresponde a cada uno de los individuos 1 y 2,
cantidad. respectivamente. Si llamamos a cada una de estas par-
ticipaciones g1 y g2, respectivamente, obtenemos
(A5-3)
Si multiplicamos ambos
lados de la ecuación resultante (A5-3J por la misma
cantidad, todavía continua-
CAPITULO 6
La economía del tiempo: la
planeación del futuro

El tiempo es un recurso económico escaso que posee un valor económico


positivo. Adicionalmente, proporciona a la mayor parte de las personas una
utilidad marginal positiva representada en el número de horas que pueden
destinarse al placer y al ocio. Por esta razón, el tiempo tiene un valor de
mercado, debido a que es uno de los factores que se requieren en el proceso
de producción de bienes, ya sea en la forma de trabajo o como parte del
proceso de acumulación de capital humano. El tiempo juega, asimismo, un
papel importante en el consumo de otros bienes. Existe un costo relacionado
con el tiempo derivado del consumo de los diferentes bienes, y es, por esta
razón, que los consumidores le asignan diferentes valores al consumo de los
mismos, dependiendo del momento en que ellos se encuentren llevando a
cabo dicho proceso de consumo.
En este capítulo, extenderemos nuestro análisis básico presentado en los
capítulos anteriores, con el propósito de incluir las que han venido a llamarse
la economía del tiempo y la economía de las preferencias, así como las deci-
siones relacionadas con la manera en que se pueden utilizar los factores de
producción no humanos durables a lo largo de un determinado período de
tiempo.

LA ECONOMÍA DEL TIEMPO


Claramente, se requiere de cierto tiempo para que los individuos lleven a cabo
el esfuerzo laboral. Existe una restricción impuesta sobre cada individuo que
debe atribuirse a la variable tiempo. En el análisis que presentamos en la
sección de Temas y Aplicaciones del capítulo 4, mostramos precisamente la
escogencia que el individuo debe realizar entre el trabajo y el tiempo que se
195
196 MICROECONOMIA

dedica al ocio. Sin embargo, consideremos también el hecho de que el consumo


de bienes y servicios requiere igualmente de cierta cantidad de tiempo para
que éste pueda tener lugar. Un corte de cabello, por ejemplo, no se compra
ni se consume de una manera instantánea. La compra de un corte de cabello
implica, además del costo monetario explícito, el tiempo que debe gastarse
esperando ser atendido, además del tiempo que transcurre en la silla misma
del peluquero. De la misma forma, el consumo de una cena incluye el tiempo
que el individuo debe permanecer sentado a la mesa mientras consume los
alimentos. Unas vacaciones requieren, igualmente, de un costo que debe atri-
buirse a la variable tiempo. Es por esta razón que el costo de un viaje de
vacaciones no está constituido únicamente por el desembolso monetario y
por la reducción de la riqueza disponible que puede destinarse a otras activi-
dades de consumo, sino qué está constituido también por el valor colocado
en la disminución del tiempo con que ahora contamos para otras actividades.
En este contexto, antes que separar los conceptos de consumo y produc-
ción, podemos, en cambio, considerar todas las facetas existentes en el proceso
dirigido a satisfacer deseos y necesidades humanas. De esta forma, la produc-
ción de una cena requerirá de todos los insumos, incluyendo abarrotes, com-
bustibles, tiempo que se debe dedicar a realizar las compras, tiempo de pre-
paración, etc., de la misma manera que el tiempo que se requiere para consumir
la cena.
El costo total del Visto de esta forma, el precio total que se paga el consumir cualquier bien es
consumo la suma de su precio de mercado más el costo de oportunidad del tiempo
requerido para consumir dicho bien, en donde el costo de oportunidad es el
valor del tiempo, cuando éste último es utilizado en su mejor uso alternativo.

Costo total del consumo

De esta manera, es posible decir que el precio total de consumir un


producto que se vende a un precio monetario fijo varía con el costo de opor-
tunidad que le asigna el individuo que esté consumiendo el bien. Por consi-
guiente, un corte de cabello de 1,5 minutos que "cuesta" US$6 es más caro para
un individuo para el cual el costo de oportunidad que le asigna a su tiempo
es más elevado que el de algún otro individuo. Este ejemplo nos lleva a plantear
una hipótesis interesante.
Si incluimos en el costo del tiempo de cortes de cabello el costo de esperar
a ser atendido por el barbero, tendremos que un incremento del costo mone-
tario relativo de un corte de cabello causará una disminución del costo totai
del consumo por parte de determinados individuos. ¿Cómo puede ocurrir
esto? Si la elasticidad precio de la demanda de cortes de cabello es lo suficien-
temente alta en valores numéricos, un incremento del precio monetario relativo
de dichos seivicios reducirá significativamente la cantidad demandada que
enfrenta cierta peluquería. Algunas personas simplemente no podrán cortarse
LA ECONOMÍA DEL TIEMPO. LA PLANEACION DEL FUTURO 197

el cabello a esos precios o, alternamente, no lo harán con la frecuencia acos-


tumbrada hasta el momento. Por lo tanto, la cantidad de tiempo que uno debe
esperar a que un peluquero le atienda disminuirá. De esta forma, por definición,
aquellas personas relativamente mejor remuneradas y cuyo costo de oportu-
nidad de su tiempo sea mayor que el de otros individuos, podrán ahora
encontrar que el costo total de un corte de cabello ha descendido, a pesar de
que deben ahora pagar un mayor precio relativo en términos monetarios.
Dándole este enfoque al análisis del tema en cuestión, podemos explicar,
por lo menos parcialmente, una gran parte del comportamiento de ciertos
grupos de individuos pertenecientes a determinados rangos de ingreso, quie-
nes están dispuestos a dedicar un número relativamente elevado de horas a
consumir ciertos bienes. Sin lugar a dudas, los adolescentes están mucho más
dispuestos que los adultos mismos a hacer largas colas para comprar entradas
para eventos deportivos. Este hecho se deduce de la ley de la demanda. A un
precio más bajo, se demandarán mayores cantidades de un bien. El precio al
que los adolescentes compran un boleto para un evento deportivo importante,
sumado éste al tiempo que se debe dedicar a observar el evento, será menor
que el costo en que incurre un adulto que tenga un costo de oportunidad
más elevado de su tiempo. Por ende, la mayoría de. los adolescentes demanda-
rán mayores cantidades del producto que la mayor parte de los adultos.
De manera similar, existe una correlación negativa bastante obvia entre
los salarios de personas casadas que trabajan y el número de hijos que ellos
deciden tener. Si consideráramos a los hijos como un artículo de consumo,
podríamos decir que la demanda de hijos deberá ester inversamente relacio-
nada con el precio relativo de tener hijos. Sin embargo, el precio relativo de
tener hijos incluye el tiempo que es necesario dedicar para cuidar de los
mismos. En la medida en que una persona devengue un mayor salario en el
mercado, mayor será su costo de oportunidad y, por lo tanto, mayor será el
costo total o el precio total en que se tenga que incurrir al tener un hijo, siendo
consiguientemente menor el número de hijos que se demanden.
Ingreso y el valor Finalmente, utilizando este enfoque podemos indicar que podría suceder
del tiempo cuando el valor del tiempo se incrementa. El regateo que tiene lugar sobre el
precio de los alimentos, la comida y los bienes personales menores, aunque
era bastante común en los Estados Unidos en el pasado, es aún de amplia
ocurrencia en los países menos desarrollados. En la actualidad, los consumi-
dores norteamericanos regatean solamente con bienes cuyos precios represen-
tan una buena proporción de sus presupuestos (automóviles y casas, por
ejemplo) y, en general, compran bienes de menor valor a los precios fijados
en las listas de los mostradores, sin acudir en absoluto al regateo por precios
más bajos. La diferencia tiene probablemente que ver con la consideración de
un mayor valor de su tiempo. De igual forma, predeciríamos, en general, que
la demanda de bienes intensivos en tiempo de consumo, es decir, aquellos
que requieran grandes cantidades de tiempo para ser consumidos, disminuirá
ceteris paríbus, a medida que las tasas salariales se incrementen. El anterior
hecho no es tan obvio para todos los bienes, como se puede observar en el
caso de individuos altamente remunerados que se dedican al muy intenso,
198 MICROECONOMIA

en cuanto al tiempo de dedicación requerido, deporte del golf. Para que dicha
predicción sea correcta, el efecto-ingreso debe cancelar al efecto-sustitución.
El tiempo y la utilidad Sabemos bien que el ingleso de una persona es, en paite, una función de las
disyuntivas existentes entre el trabajo y el tiempo dedicado al ocio. También
es cierto que la utilidad que finalmente percibe el consumidor está en función
de los costos incurridos como consecuencia del tiempo que éste debe dedicar
a aquellos bienes que elige consumir. Un consumidor sacrifica la oportunidad
de consumir bienes a medida que decide gastar su ingreso en unidades deter-
minadas de cierto bien; la oportunidad de consumir otros bienes también
debe sacrificarse a medida que el tiempo se dedica al consumo de cierto bien.
Estos dos conceptos, sin embargo, no siempre corresponden. La pesca puede,
por ejemplo, tener un muy bajo costo monetario, a pesar de que puede tener
un costo alto en cuanto se refiere al tiempo que debe emplearse para desarrollar
esa actividad. El juego de la ruleta puede, de otro lado, tener un bajo costo
en cuanto al tiempo que se debe dedicar, a pesar- de que tiene un alto costo
monetario. La escogencia que enfrenta el individuo que intenta maximizar su
utilidad no consiste, de esta forma, simplemente en encontrar cierto balance
entre su ingreso y el tiempo dedicado al ocio. La asignación del tiempo con
que se cuenta entre las diferentes formas de ocio debe ser asimismo conside-
rada.
A pesar' de introducir esquemas interesantes de análisis para analizar 1
situaciones del mundo de la vida real, no podemos integrarlos fácilmente en
nuestra teoría de la escogencia sin apelar a complicadas técnicas matemáticas
(para tal efecto, véase el apéndice a este capítulo). Continuaremos asumiendo
frecuentemente que, al consumir los bienes que se encuentran disponibles,
los individuos no incurren en costos asociados con la variable tiempo o, de
otro lado, que dichos costos son exactamente los mismos para todos los bienes.
Sin embargo, el análisis que presentaremos a continuación demuestra que
podemos incluir en nuestro estudio el factor tiempo cuando así precisemos
hacerlo.

LA PREFERENCIA POR EL TIEMPO


Cuando iniciamos nuestro análisis, la elección que enfrentaba el consumidor-
era entre dos bienes, cines y conciertos, o, de una forma más abstracta, entre
el bien x y el bien y. El consumo de los dos bienes tenía lugar "hoy". En ese
momento, presentábamos la elección que debía realizar el consumidor entre
alguno de los dos bienes o, en su lugar-, entre una combinación de los mismos
y llevamos a cabo dicho análisis mediante la utilización de curvas de indiferen-
cia.
De igual manera, podemos considerar el caso en que los consumidores
realizan escogencias en este momento entre el consumo de bienes "hoy" y el
consumo de bienes "mañana". Es posible claramente sacrificar- el gasto de una
parte de nuestro ingreso hoy para poder gastarlo mañana o pasado mañana.
Es más, es posible que los individuos pidan prestado dinero para poder con-
sumir más hov, pagando más adelante la suma prestada en el futuro próximo,
LA ECONOMÍA DEL TIEMPO: LA PLANEACION DEL FUTURO 199

reduciendo, consecuentemente, el consumo futuro. Podemos ver, entonces,


que los consumidores se ven enfrentados a elegir entre consumir hoy o con-
sumir mañana. A esta se le denomina generalmente la teoría de las preferencias
por el tiempo. ¿Qué tanto más prefiere el individuo el consumo presente al
consumo futuro? Existe un mercado que tiene que ver con la preferencia por
el tiempo. Dicho mercado es el mercado del crédito el cual permite a los
individuos satisfacer sus preferencias por el tiempo.
El precio del tiempo
Para que el consumidor esté en una situación de equilibrio con respecto al
consumo de dos bienes, los bienes presentes y los futuros, tenemos que con-
siderar tanto la curva de restricción presupuestal que enfrenta el consumidor,
como sus preferencias mismas. Para derivar la mencionada restricción presu-
puestal, tendremos que introducir en nuestro análisis un precio especial, el
precio de la preferencia por el tiempo, al cual, más específicamente, llamaremos
tasa de interés, r. Definiremos la tasa de interés como la tasa a la cual se
intercambian bienes hoy por los que se consumirán mañana. Dicha tasa de
interés se determina en el mercado del crédito.
Una forma de apreciar el mercado de crédito es considerarlo como un
mercado en el cual los individuos están intercambiando consumo presente y
futuro. Dicho en otras palabras, los oferentes de crédito están dispuestos a
intercambiar consumo presente (la posibilidad de tener control sobre el poder
de compra presente), a cambio de tener la expectativa de realizar un mayor
consumo en el futuro. Los demandantes de crédito, de otro lado, son aquellos
que están dispuestos a intercambiar su consumo de bienes al que tienen
derecho en el futuro, a cambio de un mayor consumo presente.
Derivación de la tasa
de interés En la Figura 6-1, se muestra un modelo simple de oferta y demanda para el
mercado de crédito. La curva de demanda muestra los deseos y los recursos
con que cuentan los prestatarios, mientras que la cuiva de oferta muestra los
deseos y los recursos de los prestamistas. El que una determinada persona
sea en un momento dado un prestatario neto o un prestamista neto está en
función de la tasa de interés que exista en el mercado en dicho momento,
hecho que se muestra en la Figura 6-2. La intersección entre las curvas de
oferta y de demanda determina la tasa de interés de mercado. En nuestro
ejemplo, asumimos que vivimos en un mundo poco probable en el cual no
existen expectativas de futura inflación. Sería, en este sentido, relativamente
sencillo introducir el fenómeno del alza continua del nivel de precios en el
modelo agregando, en la tasa de interés r, un factor inflacionario. Sin embargo,
no haremos esto con el propósito de no complicar demasiado nuestro análisis.
Asumimos que el consumidor individual constituye una parte muy pe-
queña de la totalidad del mercado de crédito y que, por lo tanto, puede prestar
o pedir prestado tanto dinero como guste a la tasa de interés existente. Asu-
mamos que dicha tasa se representa por r. El consumo presente estará entonces
dado por uno más la tasa de interés (1 + r), la cual constituye el precio del
consumo presente. Para consumir US$1 hoy, uno debe sacrificar US$ (1 + r)
en el futuro. O, visto desde un ángulo diferente, uno debe pagar en retorno
US$ (1 + rl en el futuro para poder pedir prestado US$1 y poder consumir
bienes por ese valor hoy.
200 MICROECONOMIA

FIGURA 6-1
Determinación de la tasa de interés
El mercado del crédito es esencialmente un
mercado en el cual los deudores potenciales
están a la búsqueda de adquirir los derechos
sobre consumo presente, en tanto que los
prestamistas están esperando poder vender
estos derechos, a la expectativa de poder
contar con un mayor nivel futuro de consumo.
La curva de demanda DD se decreciente de
izquierda a derecha, en tanto que la función
de oferta 00 es creciente de izquierda a derecha.
La intersección de las dos curvas da como
resultado una tasa de interés de equilibrio re.
En este modelo, asumimos que no existe
ninguna expectativa de inflación futura.

Cantidad de crédito (dólares por año)

Este punto es lo suficientemente importante como para justificar la pre-


sentación de otro ejemplo, con el objeto de hacer dicho punto lo más claro
posible. Si la tasa de interés de mercado es 10 por ciento, un individuo puede
ahorrar (no consumir), digamos, US$100 hoy y tener US$110 dentro de un año.
Suponiendo que no existe hasta el momento el fenómeno de la inflación, el

FIGURA 6-2
La decisión individual de prestar o de tomar
prestado
El diagrama muestra la curva de "exceso de
demanda" para un consumidor quien está
tratando de distribuir su ingreso a lo largo de
2 o más años prestando o pidiendo prestado
dinero. Si la tasa de interés es ro, el consumidor
decidirá prestarles a otros individuos US$500,
reduciendo su consumo en este año, de tal
manera que pueda incrementar su consumo
futuro. A la tasa de interés r 2, este consumidor
pedirá prestado US$600, para incrementar su
consumo presente, teniendo que disminuir su
consumo futuro. Si la tasa de interés es r-,,
este consumidor no prestará ni tomará prestado
dinero alguno. La curva de exceso de demanda
del consumidor se desplazará hacia arriba o
hacia abajo a medida en que cambios en las
expectativas de variaciones futuras del ingreso
o de la riqueza tengan lugar.
LA ECONOMÍA DEL TIEMPO: LA PLANEACION DEL FUTURO 201

consumidor puede adquirir dentro de un año el equivalente a US$110 de


consumo, es decir, 10 por ciento más, al esperar un año y no consumir los
US$100 en este momento. Planteado en otros términos, con una tasa de interés
de mercado del 10 por ciento, un bien que cuesta US$110 puede comprarse
dentro de un año no consumiendo US$100 hoy. Asumiendo que todo el ingreso
es percibido al principio de cada período, tenemos numéricamente.
(1 + 0.10) $100 = $110 (6-1)

Visto de otra forma, si el ingreso del consumidor es US$100 en el período


1 y US$0 en el período 2, el consumidor puede ahorrar la totalidad de los
US$100 en el período 1 y tener un nivel de riqueza de US$110 al comienzo del
período 2.
Reversemos la situación y asumamos que el individuo no tiene ningún
ingreso en el período 1 y que es seguro que recibirá US$110 en el período 2.
Un banco puede decidir utilizar estos US$110 que el individuo percibirá con
certeza en el período 2 como garantía de un préstamo de US$100 que le hará
ahora, cargándole una tasa de interés del 10 por ciento.' Al inicio del período
2, el individuo deberá pagar el principal por la suma de US$100 más los
intereses por US$10.
En estos dos ejemplos extremos, el individuo puede maximizar su con-
sumo para un período en el cual no recibe ingreso alguno.
La restricción Del anterior análisis, podemos desarrollar una fórmula general que nos propor-
presupuestal cione la restricción presupuestal a la que el individuo debe enfrentarse en los
dos períodos mencionados. En el período 1, el individuo puede consumir
todo lo que devengue en ese período, más la suma que pueda pedir prestada,
basado en el ingreso que espera recibir en el período 2. Si hacemos que MI
represente el ingreso percibido en el período 1 y M2 el ingreso recibido en el
período 2 y llamamos asimismo r a la tasa de interés, nuestra fórmula para la
cantidad máxima de consumo que el individuo puede realizar en el período
1 será
,
.

En
E
el último ejemplo, M, era cero, M2 era igual a US$110, en tanto que la
tasa
n
de interés era del 10 por ciento. De esta forma, la ecuación luce como sigue
el último ejemplo, M, era cero, M2 era igual a US$110, en tanto que la tasa de
interés era del 10 por ciento. De esta forma, la ecuación luce como sigue

Y ¿qué sucede con la restricción presupuestal para el período 2? La máxima


cantidad posible de consumo que puede realizarse en ese período es clara-
mente la cantidad total de ingreso monetario disponible en el período 2 más

1
En este análisis, asumiremos que las tasas a las cuales se presta y se toma prestado son
siempre iguales. No existe por lo tanto, un "margen" entre las dos tasas.
202 MICROECONOMIA

la cantidad del ingreso monetario disponible en el período 1, sin contar con


gasto alguno en este período, más el interés que se percibe al ahorrar el dinero
que no se consume. Esto se expresa matemáticamente, a través de la ecuación
6-4

(6-4)

Tenemos en este momento dos puntos extremos a partir de los cuales


podemos construir la restricción presupuesta!, la cual hemos dibujado en la
Figura 6-3. La línea de restricción presupuestal es BB'. De la misma manera
que la pendiente de la línea de presupuesto para dos bienes que se compran
conjuntamente y que se consumen hoy estaba dada por la razón negativa de
sus precios, de igual forma es esto cierto para el caso que estamos consideran-
do. Sin embargo, la tasa marginal de sustitución de mercado (TMSM) entre un
bien —bienes consumidos hoy—y cualquier otro bien —bienes que se consumen
mañana- es - (1 + r)/l, dado que el precio de los bienes que se consumen
hoy es 1, en tanto que el precio de los bienes que se consumen mañana es (1
+ r). De esta forma, la pendiente de BB' es -(1 + r), la cual representa la tasa
de mercado factible a la cual los individuos puede sustituir consumo presente
por consumo futuro, o consumo futuro por consumo presente.
Podemos apreciar mucho mejor la manera de derivar la pendiente de la
curva de restricción presupuestal BB', considerando la Figura 6-4. Tomemos
el punto marcado como A en dicha figura, el cual representa un ingreso en
el período 1 de Mj y de un ingreso en el período 2 de M2. La pendiente en
ese'punto será igual a menos (-) la distancia vertical comprendida entre M2y
el punto B dividida entre la distancia horizontal comprendida entre M2 y el
punto A o, por lo tanto, pendiente = - M2B/M2A. Debido a que sabemos bien

FIGURA 6-3
La restricción presupuestal de la
preferencia por el tiempo
Si todo el ingreso fuese consumido en el
período 1, el consumo total sería igual a M, T
\1 2 /(1 + i ) . Si, do otro lado, se ahorra la totalidad
del ingreso en el período 1, el ingreso total
disponible para el período 2 es igual a !VK ' \! i
¡ 1 - ri o, en otros términos, es igual al ingreso en
el periodo 2 más el ingreso del período 1 más los
intereses recibidos de los ahorros realizados en
el período 1. Con eslo, obtenemos dos puntos de
nuestra línea de restricción presupuestal. La
línea de presupuesto resultante es BB', siendo
su pendiente igual a -(1 + r).
LA ECONOM1A DEL TIEMPO: LA PLANEACION DEL FUTURO 203

FIGURA 6-4
La pendiente de la línea de restricción
presupuestal
Para el punto A(M1,M2), la pendiente será igual a -
M2 B/M2 A. Si sustituimos los valores de B y A,
obtendremos una fórmula para la pendiente, la
cual será igual a

que el valor exacto de la distancia de cero a B es igual a M2 + (1 + r)M,,


podemos encontrar el valor de la distancia M2B, la cual es igual a M2 + (1 +
r)M1 - M2. Adicionalmente, tenemos que la distancia horizontal entre M2 y el
punto A es exactamente el ingreso percibido en el período 1, Mv De esta
forma, la pendiente de nuestra línea de restricción presupuestal a través del
tiempo puede expresarse como

La gráfica de la Ahora que ya nos hemos referido a la restricción presupuestad tratemos de


preferencia por el comprender la valoración marginal (subjetiva) del individuo por bienes hoy,
tiempo individual comparada con aquella existente para bienes mañana. En otras palabras, que-
remos tener ciertos indicios de la preferencia por el tiempo por parte de un
individuo.
Antes que nada, supongamos que generalmente el consumo presente se
prefiere al consumo futuro, ceteris paribus. Si se me ofrece en estos momentos
un bien, tomemos el caso de un libro, y tenemos que escoger entre tenerlo
hoy mismo o tenerlo el próximo año, y suponiendo la no existencia de costos
de almacenamiento y de seguros, yo generalmente preferiré poseer el libro
hoy, debido solamente a que tengo la opción de usarlo durante el próximo año.
Esa opción no está abierta en el caso dado en que tenga que esperar hasta
el próximo año para conseguir el libro. De esta forma, si se me ofreciera escoger
entre tener el libro hov o el próximo año, yo generalmente estaría dispuesto
a pagar un mayor precio por poseerlo inmediatamente, antes que tener que
esperar un año. Este caso es, por supuesto, el análogo de por la cual los
204 MICROECONOMIA

individuos generalmente deben ser recompensados a través de una tasa de


interés para inducirlos a ahorrar. El proceso de ahorro no es otra cosa que el
no consumo en el período actual. Si alguien desea obtener posesión de los
recursos de que vo dispongo en la actualidad, vo no podría ser inducido
voluntariamente a transferir la posesión de los mencionados recursos, a no
ser que recibiera una recompensa por realizar dicha transferencia. Esa recom-
La tasa personal pensa será el interés percibido.
de descuento Asumiendo que se prefiere el consumo presente al consumo futuro, ceteris
paribus, podemos definir la valoración personal del consumo que un individuo
realiza hoy, comparada ésta con la que él le asigna al consumo futuro. A ésta
se le denomina tasa personal de descuento, la cual definiremos de la siguiente
manera:

Otra forma en que podemos expresar la tasa personal de descuento de


un individuo consiste en considerar su tasa marginal de sustitución entre el
consumo en el período 1 y el consumo en el período 2. La tasa a la cual el
individuo está dispuesto a sacrificar alguna parte del consumo de este año,
Cj, para disfrutar de cantidades adicionales de consumo en el próximo año,
C2 es TMS1:2 = AC2/AC.,. Podemos replantear la ecuación (6-5) teniendo en
cuenta lo anterior como

(6-6)

Puede comprenderse mejor esta definición mediante un ejemplo. A cierto


individuo a quien le gusta tomar 7-Up se le presenta la siguiente elección:
escoger entre 100 7-Ups más este año v 110 7- Ups el año entrante. Supóngase
que el individuo es indiferente entre las dos opciones entre las cuales tiene
que escoger. Si esto es así, la valoración personal del individuo por las 7Ups
de este año, en términos de las del próximo año, es 110/100, o 1.1 en ese punto.
La tasa personal de descuento de este individuo es, por lo tanto, (1.1 - 1) por
año, o de 10 por ciento al año. Representaremos la tasa personal de descuento,
la cual es variable, mediante la letra griega rho (p).
La tasa personal de descuento del individuo es la que determina la forma
que toma la cuiva de indiferencia entre el consumo actual y el consumo del
próximo año. En la Figura 6-5, hemos dibujado una curva de indiferencia
típica, en donde los dos bienes en cuestión son, respectivamente, el consumo
de bienes en el período 1, C 1; y el consumo de bienes durante el próximo año,
C 2 . En cualquier punto a lo largo de la curva de indiferencia 1, la pendiente,
medida a través de la pendiente de la línea tangente en ese punto, representa
la tasa marginal (subjetiva) de sustitución entre el consumo futuroy el presente,
TMS, :2 . Recuérdese que TMS1;2 = AC2/AC,. Utilizando la ecuación (6-6), p =
LA ECONOMÍA DEL TIEMPO: LA PLANEACION DEL FUTURO 205

FIGURA 6-5
La preferencia personal por el tiempo
del individuo
Si el individuo valora más el consumo presente
que el consumo futuro, las curvas de
indiferencia entre el consumo actual y el
consumo futuro serán convexas con respecto
al origen. Este resultado se deriva de la tasa
marginal de valoración decreciente que existe
entre los dos bienes: consumo actual y consumo
futuro. La tasa personal de descuento del
individuo es rho (pl. Por lo tanto, la pendiente
(Mi cualquier punto de la cuiva es indiferencia es
igual a -(1 + p).

|AC,/AC,| - 1. Por consiguiente,|AC2/AC ,| = 1 + p. Sin embargo, debido a que


la curva de indiferencia tiene pendiente positiva, AC^/ACj = - (1 + p). Por lo
tanto, la pendiente de la curva de indiferencia I que aparece en la Figura 6-5
es -(1 + p). Hemos asimismo dibujado la curva de indiferencia convexa hacia
el origen, reflejando con esto la valoración marginal decreciente que existe del
consumo presente en términos del consumo futuro.
El óptimo del Podemos combinar la curva de indiferencia que presentamos en la Figura 6-5
consumidor con la línea de presupuesto que apareció en la Figura 6-3, con el objeto de
encontrar el lugar en que el consumidor optimiza su comportamiento. Este
análisis se presenta a través de la Figura 6-6, en donde la línea de restricción
presupuestal está representada por BB' y es I la curva de indiferencia más
alta alcanzable. BB' es tangente a la curva I en el punto E. Por consiguiente,
el punto óptimo de consumo del individuo nos muestra que éste demandará
C, en el período 1, mientras que en el período 2 consumirá C2. Nótese que el
eje horizontal muestra el ingreso percibido durante el período 1, el consumo,
de la misma forma que el ahorro (o préstamos, debido a que el proceso de
tomar prestado permite incrementar el consumo actual). En efecto, podemos
ver que con niveles de ingresos hipotéticos de Ma en el período 1 y M2 en el
período 2, existirán ahorros iguales a la distancia comprendida entre M,yCv
En el período 2, el ingreso es M2; sin embargo, el consumo es mayor debido
al ahorro realizado durante el primer período y al interés recibido del mismo.
La distancia entre M2 y C2 representa el principal (M1 - C,) más el interés.
En el punto óptimo del consumidor, E, la tasa a la cual el individuo puede
intercambiar bienes futuros por bienes presentes (la tasa marginal de sustitu-
206 MICROECONOMIA

FIGURA 6-6
Ingreso en el período 1, consumo y ahorro
Consumo óptimo entre dos períodos (o cantidad tomada en préstamo)
El eje horizontal mide el ingreso, el consumo y
el ahorro (o, en su lugar, la cantidad tomada en
préstamo) que tiene lugar durante el período 1.
El eje vertical mide el ingreso, el consumo y el
ahorro (o la cantidad tomada en préstamo) en
el período 2. El punto óptimo de consumo entre
los dos períodos tiene lugar cuando la tasa
marginal de sustitución entre el consumo
presente y el consumo futuro (TMS-i :2) sea igual a
la tasa marginal de sustitución de mercado
(TMSM) entre los dos. Esta última está dada por
la pendiente de la línea de presupuesto, en tanto
que la primera está dada por la pendiente de la
curva de indiferencia. En esta figura, el punto
óptimo de consumo ocurre en el punto de
tangencia E. Asumamos que el ingreso en el
período 1 esM1. La tasa óptima de consumo es
C-,; al nivel de ahorro es igual a la diferencia
M, - Ci. Asúmase ahora que el ingreso en el
período 2 es M 2 : el consumo en dicho período
será C2 y la diferencia C 2 - M2 será igual a M, -
C-¡, más el interés recibido.

ción de mercado, o TMSM) es igual a la tasa a la cual él desea intercambiar


bienes futuros por bienes presentes (la tasa marginal de sustitución, o (TMS).
Dicho en otros términos, existe un óptimo del consumidor en el punto E, en
donde la pendiente de la línea de presupuesto iguala a la pendiente de la
cuiva de indiferencia, o
-(1 + r) = -(1 + p) (6-7)

De esta forma, un punto óptimo de consumo requiere que r = p; la tasa


de interés de mercado debe ser igual a la tasa personal de descuento. Debería-
mos anotar que, sicológicamente, no existe una razón que obligue a que exista
una tasa personal de descuento negativa. Algunos individuos pueden estar
dispuestos a pagarle a alguien cierta cantidad para que se esfuercen por
ahorrar. Después de todo, los individuos compran ciertos tipos de bonos que
les impone multas y sanciones (se les retiene el pago de intereses) si realizan
retiros antes de la fecha en que dichos bonos expiran. En muchas ocasiones,
podemos observar individuos que colocan sus ahorros a tasas de interés del
6 por ciento en una cuenta de ahorros, cuando las tasas de interés del mercado
superan al 6 por ciento. Con esto, ellos obtienen un menor poder de compra
al final de su período de ahorra. Lo que observamos entonces es una demanda
por consumo futuro -esto es, una demanda por fuentes de ahorro; los bancos
proporcionan una forma "segura" de almacenar la riqueza que pueda consu-
mirse en el futuro. En promedio, sin embargo, los individuos, para sacrificar
consumo presente, requieren generalmente tasas de interés positivas.
LA ECONOMÍA DEL TIEMPO: LA PLANEACION DEL FUTURO 207

DESCUENTO Y VALOR PRESENTE


En nuestro análisis de las preferencias por el tiempo, ya hemos empleado la
noción de una tasa de descuento. Implícitamente también la utilizamos con
el valor presente de la suma del poder de compra futuro, las dos están íntima-
mente relacionadas. En el ejemplo en el cual el individuo era indiferente entre
consumir 100 botellas de 7-Up este año y 110 botellas el próximo año, se
calculó que la tasa personal de descuento era del orden del 10 por ciento al
año. El valor presente (también conocido como "el valor capitalizado" y "valor
descontado") de 110 botellas de 7Up dentro de un año, y dada una tasa personal
de descuento del 10 por ciento, es de 100 botellas.
Pensemos ahora en el valor presente del dinero en términos de una tasa
de interés de mercado. ¿Cuál es el valor presente de US$110 que se recibirán
dentro de un año? Este valor presente depende de la tasa de interés de mercado.
Si la tasa de interés de mercado es del 5 por ciento, podemos perfectamente
encontrar el valor presente respondiendo la pregunta de ¿cuánto dinero debe
reseivarse hoy en un depósito a término, por ejemplo, a una tasa de interés
de mercado que me dé un saldo en mi cuenta de US$110 dentro de un año? O
(1 + 0.05)Pa = $110 (6-8)

donde P, es la suma que yo debo reservar en este momento.


Resolviendo la expresión que aparece en la fórmula 6-8, obtenemos

p = $110 = $104.76 (6-9)


1.05
Lo cual es lo mismo que decir que US$104.76 se acumularán hasta llegar a
alcanzar $US110 al finalizar el primer año, si la tasa de interés es del 5 por
ciento. Por lo tanto, el valor presente de US$110 dentro de un año, utilizando
una tasa de interés del 5 por ciento, es igual a US$104.76. La fórmula para el
valor presente es entonces

VALORES PRESENTES PARA PERIODOS MAS DISTANTES


La fórmula del valor presente que nos siive para hallar el equivalente hoy de
los dólares que se recibirán en una fecha futura puede ahora apreciarse muy
fácilmente. ¿Cuánto deberá colocarse en una cuenta de ahorros hoy si dicha
cuenta paga una tasa de interés compuesto anual del 5 por ciento, de tal
manera que se puedan tener US$110 al término de 2 años? Después de 1 año,
208 MICROECONOMIA

la suma que deberá guardarse o reservarse, P2, habrá crecido hasta alcanzar
P2I1.O5). Esta suma se increméntala durante el segundo año a (P2( 1.05) 11.05 o a
Pjll.05)2. Para encontrar el P2 que crecerá hasta alcanzar US$110 en dos años,
planteemos la expresión 6-11

De esta forma, se encuentra que el valor presente de US$110 que será


pagado o recibido en 2 años a una tasa de interés anual compuesto del 5 por

TABLA 6-1
La tabla de valor presente: Valores presentes de un dólar futuro
Cada columna muestra cuánto vale hoy un dólar que se recibirá en el futuro al final de cierto número de años.
Por ejemplo, a una tasa de 5 por ciento anual, un dólar que se pague o se reciba en 20 años es
equivalente hoy a US 37.7 ctvs. Si el mismo dólar se paga o recibe dentro de 50 años, éste no valdría hoy ni
siquiera un centavo. Para encontrar a cuánto equivalen hoy en día US$10 000 que se recibirán dentro de cierto
número de años, usted sólo tiene que multiplicarlas cifras que aparecen en las columnas de la tabla por 10 000.
Por ejemplo, US$10 000 recibidos dentro de 10 años, descontados a una tasa e interés del 5 por ciento, tienen
un valor presente de US$6 140.

Año 3% 4% 5% 6% 8% 10% 20% Año


1 .971 .962 .952 .943 .926 .909 .833 1
2 .943 .925 .907 .890 .857 .826 .694 2
3 .915 .890 .864 .839 .794 .751 .578 3
4 .889 .855 .823 .792 .735 .683 .482 4
5 .863 .823 .784 .747 .681 .620 .402 5
6 .838 .790 .746 .705 .630 .564 .335 6
7 .813 .760 .711 .665 .583 .513 .279 7
8 .789 .731 .677 .627 .540 .466 .233 —8
9 .766 .703 .645 .551 .500 .424 .194 9
10 .744 .676 .614 .558 .463 .385 .162 10
11 .722 .650 .585 .526 .429 .350 .134 11
12 .701 .625 .557 .497 .397 .318 .112 12
13 .681 .601 .530 .468 .368 .289 .0935 13
14 .661 .577 .505 .442 .340 .263 .0779 14
15 .642 .555 .481 .417 .315 .239 .0649 15
16 .623 .534 .458 .393 .292 .217 .0541 16
17 .605 .513 .436 .371 .270 .197 .0451 17
18 .587 .494 .416 .350 .250 .179 .0376 18
19 .570 .475 .396 .330 .232 .163 .0313 19
20 .554 .456 .377 .311 .215 .148 .0261 20
25 .478 .375 .295 .232 .146 .0923 .0105 25
30 .412 .308 .231 .174 .0994 .0573 .00421 30
40 .307 .208 .142 .0972 .0460 .0221 .000680 40
50 .228 .141 .087 .0543 .0213 .00852 .000109 50
LA ECONOM1A DEL TIEMPO: LA PLANEACION DEL FUTURO 209

ciento será igual a US$99.77. Puesto en otros términos, US$99.77, colocados en


una cuenta de ahorros que pague el 5 por ciento de interés anual compuesto
nos proporcionará US$110 en dos años.
La tasa de descuento La fórmula general para realizar el proceso de descuento es

donde t se refiere
al número de años en que se pagará o recibirá el dinero. La Tabla 6-1 muestra
el valor de US$1 que recibirá dentro de t años a diferentes tasas de interés. A
las tasas de interés que se utilizan para derivar el valor presente se les deno-
minan algunas veces tasas de descuento. Con el propósito de ser mucho más
específicos, hemos considerado en nuestros ejemplos las tasas de interés de
mercado que se ofrecen para diferentes formas de ahorro. 2 Destaquemos dos
conclusiones importantes que tienen que ver con la tasa de interés o de
descuento y con el valor presente de una suma futura de dinero: (1) Cuanto
más lejano sea el tiempo en que se pague o se reciba cierta suma de dinero,
menor será su valor presente para una determinada tasa de descuento. (2)
Entre más alta sea la tasa de interés utilizada, menor será el valor presente
de cualquier suma, de dinero que se gaste o se reciba en cierto momento en
el futuro.

EL VALOR PRESENTE DE UNA ANULIDAD


Podemos utilizar la ecuación (6-13) para derivar el valor presente de cierto
flujo futuro de dinero. Por ejemplo, en el más sencillo de los casos, podemos
querer conocer el valor presente o capitalizado de una anualidad de US$1
recibida anualmente por un término de 20 años. Una anualidad es una suma
específica de dinero que se ahorra hoy^on el propósito de recibir, basada en
ella, un flujo de pagos fijos en inteivalos regulares a lo largo de cierto período
en el futuro. Lo que deseamos obtener en nuestro ejemplo es aquella suma
de dinero que debe ahorrarse hoy, a cierta tasa de interés específica de tal
manera que con dichos pagos fijos, con los inteivalos y para el período reque-
rido, se logre "cancelar" la "cuenta" con el último de dichos pagos. Para efectos
de encontrar esta suma, es decir, el valor presente de la misma tenemos que
descontar cada dólar que se reciba a lo largo de cada año en el futuro. Para
hacer esto, utilizaremos la siguiente fórmula, asumiendo que A1 es el dólar
que será recibido dentro de un año, A2 el dólar recibido dentro de 2 años y
A20 el dólar recibido dentro de 20 años:

2
Nótese que estamos asimismo asumiendo implícitamente que la tasa de interés o la tasa
de descuento permanece invariable. Si la tasa estuviera sujeta a algún cambio, necesitaríamos
realizar cálculos para cada uno de los períodos considerados.
210 MICROECONOMIA

A la fórmula que aparece en la ecuación (6-14) se le conoce comúnmente


como fórmula del valor del capital en lugar de fórmula del valor presente; se
busca con esto, indicar el cálculo del precio actual de los derecbos que genera
el flujo de recursos (u obligaciones que implica un flujo de costos) en el futuro.
Cuando se espera que el flujo de recursos o de costos continúe indefini-
damente hasta alcanzar infinito, la ecuación (6-13) puede simplificarse como3

r3 La prueba de la ecuación 16-13) es la siguiente: SeaS = 1 + R + R + ...R', en donde


Res cualquier número. Multipliquemos porR para obtener
(a) R • S = R + R2 + R3 + . . . + R' + R 1 + 1

Ahora, restemos de la ecuación de la cual empezamos la expresión (a)


+ 1
(b) S - RS = 1 - R' la cual se transforma en

Si R es menor que 1, a medida en que t se acerca a infinito |o°), el numerador del segundo
término de la derecha se acerca a ü, de igual forma que la totalidad de la expresión,y S = 1/(1 - K)
Ahora, sea R = l/( 1 + r), en donde r es menor que 1. Asúmase que A, hasta A, son igualesy que t = °°.
Entonces
LA ECONOMÍA DEL TIEMPO: LA PLANEACION DEL FUTURO 211

TABLA 6-2
El valor presente de US$1 recibido anualmente durante varios períodos a tasas diferentes de descuento
En esta tabla mostramos el valor presente de US$1 recibido al final de cada año durante un determinado
número de años. Por ejemplo, el valor presente de un dólar que se reciba al finalizar cada uno de los
próximos diez años a una tasa de interés del 5 por ciento es igual a US$7.72. Si el mismo dólar fuese
recibido a lo largo de 50 años, tendría un valor presente de US$18.30.

Año 3% 4% 5% 6% 8% 10% 20% Año

1 0.971 0.960 0.952 0.943 0.926 0.909 0.833 1


2 1.91 1.89 1.83 1.83 1.78 1.73 1.53 2
3 2.83 2.78 2.72 2.67 2.58 2.48 2.11 3
4 3.72 3.63 3.55 3.46 3.31 3.16 2.59 4
5 4.58 4.45 4.33 4.21 3.99 3.79 2.99 5
6 5.42 5.24 5.08 4.91 4.62 4.35 3.33 6
7 6.23 6.00 5.79 5.58 5.21 4.86 3.60 7
8 7.02 6.73 6.46 6.20 5.75 5.33 3.84 8
9 7.79 7.44 7.11 6.80 6.25 5.75 4.03 9
10 8.53 8.11 7.72 7.36 6.71 6.14 4.19 10
11 9.25 8.76 8.31 7.88 7.H 6.49 4.33 11
12 9.95 9.39 8.86 8.38 7.54 6.81 4.44 12
13 10.6 9.99 9.39 8.85 7.90 7.10 4.53 13
14 11.3 10.6 9.90 9.29 8.24 7.36 4.61 14
15 . 11.9 11.1 10.4 9.71 8.56 7.60 4.68 15
16 12.6 11.6 10.8 10.1 8.85 7.82 4.73 16
17 13.2 12.2 11.3 10.4 9.12 8.02 4.77 17
:
18 13.8 12.7 11.7 10.8 9.37 8.20 4.81 18
19 14.3 13.1 12.1 11.1 9.60 8.36 4.84 19
20 14.9 13.6 12.5 11.4 9.82 8.51 4.87 20
25 17.4 15.6 14.1 12.8 10.7 9.08 4.95 25
30 19.6 17.3 15.4 13.8 11.3 9.43 4.98 30
40 23.1 19.8 17.2 15.0 11.9 9.78 5.00 40
50 25.7 21.5 18.3 15.8 12.2 9.91 5.00 50
oc 33.3 25.0 20.0 16.7 12.5 10.00 5.00 00

donde en este caso A representa la suma que será recibida o gastada una vez
por año en perpetuidad. Para que la fórmula sea correcta, la suma anual debe
ser necesariamente fija. La fórmula es, de otro lado, una buena aproximación
al valor presente a tasas de interés más altas para períodos mayores a 20 años.
Considérese la Tabla 6-2, en donde se muestra el valor presente capitalizado
de una anualidad de US$1 que se recibe al final de cada año. Tómese ahora
una tasa de interés relativamente alta de, digamos, el 20 por ciento. El valor
presente se torna casi igual, cuando se considera un período de 40 años que
cuando se toma un período de un número infinito de años. Para los dos casos,
el valor presente es de US$5. De esta forma, la ecuación (6-15) se constituye
en una buena aproximación, aun en el caso en que la serie de pagos anuales
de US$1 se detenga antes de alcanzar el infinito mismo.
212 MICROECONOMIA

El valor presente de flujos futuros de ingresos o de costos se torna de


vital importancia para entender el precio que las personas están dispuestas a
pagar por los bienes que perduran por períodos mayores a un año.

LA DEMANDA DE BIENES DURABLES


Ahora que contamos con las herramientas del descuento y del valor presente,
podremos analizar de una manera más apropiada la demanda de bienes du-
rables, o aquellos bienes que duran un período superior a un año. Trataremos
la demanda de bienes durables como una demanda, no del bien mismo, sino,
en lugar de esto, como el flujo neto de servicios que el bien le proporciona al
individuo. El término "neto" se refiere al hecho de que se está considerando
dicho flujo de servicios después de tener en cuenta todos los costos asociados
al uso del bien durable. Por tanto no se va a tratar la demanda de un automóvil
como la demanda del vehículo per se, sino como la demanda por el derecho
de utilizar dicho automóvil diariamente durante un período de tiempo espe-
cificado. Nos estamos refiriendo, entonces, al flujo futuro de servicios al cual
el consumidor puede asociar cierta valoración de tipo monetario.
Tomemos, por ejemplo, el caso de un automóvil. Sea A igual a la valoración
monetaria de los servicios futuros (costos operativos netos) que proporciona
el automóvil cada año. Supóngase que esta valoración permanece constante
a través de la vida útil del vehículo; es decir, A es una cantidad anual constante.
Como se ha acostumbrado hasta ahora, la tasa de interés estará representada
por r. Con esto, el valor presente del flujo de servicios generado por el vehículo
será igual a

donde Rt es el valor de reventa o el valor de la chatarra del vehículo cuando


el consumidor considera que no lo necesita más. El denominador del último
ténnino que aparece al lado derecho de la ecuación (6-16) es 1 = r elevado a
la potencia t, donde t es el número esperado de años en que el individuo
mantendrá el vehículo.
Claramente, cuanto mayor sea el flujo futuro de servicios recibidos al año,
mayor será el valor presente. Asimismo, cuanto mayor sea el valor del vehículo
una vez usado, ceteris paribus, mayor será el valor presente. Si la tasa de uso
y/o de retorno de un bien o activo durable cambiara en cada uno de los
períodos considerados, necesitaríamos estimativos de cada A, necesitándose
utilizar formas ensanchadas para nuestra fórmula de cálculo. Finalmente,
cuanto más baja sea la tasa de interés de descuento utilizada, mayor será el
valor presente del activo durable. (¿Por qué razón es esto cierto?)

ACTIVOS EN GENERAL
En lugar de hablar únicamente de bienes de consumo durables, podemos, en
general, referirnos a ellos en términos de activos. Se define un activo como
_LA ECONOMÍA DEL TIEMPO: LA PLANEACION DEL FUTURO 213

cualquier bien que proporciona un flujo de utilidad y/o de ingreso en el futuro.


Los activos incluyen acciones, bonos, automóviles, estéreos, un grado univer-
sitario, etc. El valor presente de cualquier activo está constituido por el flujo
de ingresos netos futuros descontados (o el valor monetario del flujo futuro
de servicios) percibidos de ese activo. De esta forma, podemos esperar que el
precio de un activo refleje su valor presente. En efecto, decimos que el precio
de la demanda de cualquier activo es el valor presente descontado del flujo
futuro de servicios o del ingreso neto derivado de cierto activo. La ecuación
(6-16) se puede, por lo tanto, aplicar para describir el precio al cual se vende
una acción de cierta compañía en cualquier momento. Dicha ecuación puede,
en efecto, utilizarse para explicar el precio de cualquier activo.

TEMAS Y APLICACIONES

¿Deberá construirse el proyecto?


Las empresas y los gobiernos mismos están constan-
temente enfrentados a realizar escogencias relaciona-
das con los provectos de inversión de capital que de-
ben empresarse. Podemos, en este sentido, utilizar los donde B se refiere a los beneficios, en tanto que C
cálculos de valor presente para decidir qué tan desea- tiene que ver con los costos. Los subescritos se refieren
ble puede ser un proyecto de invei-sión de capital. al año en el cual se percibe el beneficio o se incurre
Cada proyecto de inversión de capital tiene un en el costo (el subescrito O se refiere al año actual).
flujo presente y futuro de costos y beneficios. No es La tasa de interés r escogida para realizar este
correcto mirar simplemente la suma del flujo de costos cálculo de costo-beneficio es de crucial importancia.
y compararlos con la suma del flujo de beneficios a Para una determinada compañía, r es bastante obvia.
través del tiempo. Este tipo de análisis es incorrecto Es el costo de oportunidad del capital de dicha com-
desde todo punto de vista, debido a que un dólar de pañía, o la tasa de retorno que la compañía podría
costo incurrido mañana posee un valor inferior al dólar obtener al tomar un dólar e invertirlo en el mejor pro-
de costo en que se incurre hoy. De igual manera, un yecto alterno, con el cual se puede reemplazar el que
se está considerando emprender en este momento.
dólar percibido en la forma de beneficios mañana tiene
Dicha tasa puede ser la tasa a la cual presta la compa-
un menor valor que un dólar de beneficios percibido
ñía bien sea como prestamista o como prestatario,
hoy.
dependiendo de que sea aplicable al mejor proyecto
Lo que tenemos que hacer, entonces, es calcular alterno. Como mínimo, la compañía está en la posibi-
el valor presente de la suma de los flujos de costos y lidad de comprar bonos a determinada tasa de retorno
el valor presente de la suma del flujo de futuros bene- durante cierto período de tiempo.
ficios. Una vez hecho esto, observaremos la diferencia Si, cuando se utilice el apropiado costo de opor-
existente entre los dos, de la forma en que se presenta tunidad del capital, el valor presente de los beneficios
en la siguiente fórmula: netos IB - C) no es mayor que cero, entonces no debe,
Valor presente de los beneficios netos = de ninguna forma, emprenderse el proyecto.
A las agencias del gobierno siempre les resulta
más difícil determinarla tasa apropiada de des cuento,
r. El capital utilizado en la construcción de un proyecto
214 MICROECONOMIA

TABLA 6-3
Valor presente de los costos y beneficios

Inversión y Factor de Valor


costos Beneficios netos descuento para presente de
Fin del año operacionales C Ingreso B B-C r = 5% B-C
(1) (2) (3) (4) <5) (6)
0 $5,000 (Co) $0 <B0) $-5,000= (Bo-Co) 1.000 - $5,000.00
1 500 (d) 3,500 (B,) 3,000 = {6,-0,) 0.952 $2,856.00
2 1,500(C2) 4.000 (B2) 2,500 = (B2-C2) 0.907 $2,267.50
3 3,500 (C3) 3,000 (B3) -500 = (B3-C3) 0.864 -$ 432.00
4 1,500 (C4) 3,000 (B4) 1,500 = (B4-C4) 0.823 $1,234.50
5 2,000 (C6) 2,000 (B8) 0 = (BB-C5) 0.784 0

Valor presente total $ 926.00

del gobierno ha sido utilizado no solamente en algún adicionales. Utilizaremos una tasa de descuento del 5
otro provecto del gobierno, sino que puede asimismo por ciento. La Tabla 6-3 nos muestra todos los cálculos
haberse empleado en algún proyecto emprendido por necesarios. La columna (1) presenta el año que se está
el sector privado. De esta forma, el costo social de considerando; la columna (2) nos presenta los costos
oportunidades del capital incluve los impuestos sobre del proyecto; la columna (3), de otro lado, presenta
sus ganancias que firmas del sector privado le pagan los beneficios o ingresos del mismo; la columna (4)
al gobierno. Si se escoge una tasa de descuento dema- muestra la diferencia entre beneficios y costos, o el
siado baja, aquellos provectos con beneficios que se beneficio neto; la columna (5) relaciona el factor de
encuentren bastante alejados en el futuro serán em- descuento, el cual ha sido tomado de la Tabla 6-1; y,
prendidos cuando realmente es inapropiado hacerlo finalmente, la columna (61 muestra el valor presente
así. De otro lado, si la tasa de descuento utilizada es de los beneficios netos. Nótese que el valor presente
demasiado alta, no podrán emprenderse suficientes es mayor que cero y, por lo tanto, el proyecto tiene
proyectos de los cuales se podrían derivar beneficios un flujo de beneficios netos descontados mayor que
en el futuro. cero. Sin embargo, si se hubiera empleado una tasa
Con el propósito de entender en detalle la manera de descuento mayor, este no sería el caso. Repita nue-
en que se comparan costos y beneficios, considérese vamente los cálculos utilizando una tasa de interés
un ejemplo en el cual se incurre en un costo de inver- del 10 por ciento para descontar el flujo de beneficios
sión de tan sólo US$5000 al inicio del proyecto (al final netos. ¿Procedería usted, ante estas circunstancias, a
del año "cero"). La inversión tiene una vida de 5 años emprender el proyecto?

Obsolescencia planeada, o el caso de los causantes de basura


Desarrolladas las herramientas relacionadas con el en el modelo o estilo del bien. Un automóvil puede
cálculo del valor presente, así como su relación con tener una reducción planeada del valor de venta del
la demanda de bienes durables, podemos analizar mismo, dentro de, digamos, 3 años, la cual es atribuible
ahora el concepto de la obsolescencia planeada, la a la introducción en el mercado de un modelo dife-
cual significa que el productor de un bien durable, de rente que hace que el modelo antiguo pase de moda,
una manera premeditada, le añade un factor dirigido convirtiéndose en "obsoleto", solamente debido al he-
a reducir la vida útil de dicho bien. El ejemplo más cho de que ahora luce diferente ante los ojos del con-
sencillo que podemos considerar de obsolescencia sumidor. Otro concepto de obsolescencia planeada
planeada es el cambio premeditado que se presenta tiene que ver con la fabricación de un producto que
LA ECONOMÍA DEL TIEMPO: LA PLANEACION DEL FUTURO 215

deja de ser útil antes del tiempo que hubiese tomado durable, el precio por unidad de calidad constante es
si dicho proceso de obsolescencia planeada no se hu- mayor en el segundo de los casos que en el primero.
biera adoptado. Implícito en este concepto de obsoles- Si el bien cuesta US$100 en los dos casos, sus costos,
cencia planeada está la idea un tanto dudosa de que por año de servicio, serán seguramente mayores en el
el costo para el productor de hacer que el producto caso en el que el bien dure tan sólo 2 años que cuando
dura más tiempo es mínimo o que es, en el más ex- dura 3 años. Si la unidad de calidad constante es 1
tremo de los casos, igual a cero. año de servicio, al precio por unidad de calidad cons-
Recuérdese ahora nuevamente la fórmula de valor tante se habrá incrementado a través del proceso de
presente neto para una activo, la cual ya se presentó obsolescencia planeada. Asumiendo que la ley de la
a través de la ecuación (6-13). Modifiquemos levemente demanda aún se cumple, la cantidad demandada del
dicha fórmula y asumamos que el valor de reventa del activo durable se convierte en inútil a través del pro-
activo durable en cuestión, o que el precio que se ceso de obsolescencia planeada al finalizar el segundo
puede obtener del mismo como chatarra es de cero año será inferior a la cantidad demandada del activo
al final del tercer año. El valor presente del activo es, durable que tiene una vida útil de 3 años. Utilizando
por lo tanto, el mismo procedimiento aritmético, usted puede ela-
borar el mismo ejercicio para el caso en que se presen-
ten cambios en el estilo de los bienes considerados.
Los cambios en el estilo de un bien reducen implíci-
tamente el valor que se le asigna el flujo anual de los
Ahora, consideremos qué sucede con el valor presente servicios derivados del mismo. De esta forma, A,, A;, y
cuando se introduce el fenómeno de obsolescencia A3 serán menores. A cualquier precio que se considere,
planeada de tal forma que el activo solamente dura cuando el valor presente sea menor, el precio de cada
por un período de 2 años, ti valor presente es ahora unidad de calidad constante será superior, en tanto
que la cantidad demandada será menor.
A esta altura de la discusión, lo más que podemos
decir acerca de la obsolescencia planeada es que el
Sin embargo, claramente VP } VP'. Para apreciar productor que inicie un proceso como el antes des-
por qué razón esto es así, considérese el siguiente crito encontrará que la cantidad demandada se redu-
hecho: Para un detenninado precio nominal del bien cirá a cualquier precio que se considere.

¿Estarán en mejores condiciones los editores y los autores si


el mercado secundario de libros fuera abolido?
Un problema relacionado tiene que ver con el mercado EL VALOR PRESENTE DESCIENDE
de libros de textos nuevos y usados. A primera vista,
parecería que con la eliminación del mercado de libros Este análisis es, sin embargo, incompleto. Si usted,
usados se beneficiaría, al eliminar' un substituto, la como estudiante, compra este texto nuevo, y no puede
venta de libros nuevos. De esta forma, si los editores venderlo nuevamente porque no existe un mercado
de este libro quisieran maximizar los ingresos prove- de libros usados, el valor presente de este libro sería
nientes de la venta de esta edición, no deberían, pre- menor. En términos de la ecuación (6-16), no existe,
sumiblemente, ayudar en nada al funcionamiento en este caso, el último término de dicha ecuación que
apropiado del mercado de libros usados para este tex- incluya a Rt', el valor de reventa del libro. ¡De esta
to. Después de todo, los libros usados de la teoría de forma, el valor presente es inferior a la cantidad que
los precios se constituyen en un sustituto para los se presenta en esa ecuación. A cualquier precio nomi-
libros nuevos. Cuando alguien compra un texto usado nal de este libro de texto, el precio por unidad de
en una librería de una universidad, esa persona decide calidad constante será, por consiguiente, mayor. Su-
no comprar un libro nuevo. Al editor y al autor se les póngase que el libro de texto cuesta US$20. Si usted,
paga únicamente en el momento en que se vende un en condiciones normales, puede volver a vender el
libro nuevo. libro al final del semestre en un 50 por ciento del
216 MICROECONOMIA

precio original de libro nuevo, usted puede anticipar das de un bien durable. DD es la curva de demanda
que el costo de utilizarlo por un semestre será de inicial, la cual se dibujó asumiendo una disponibilidad
US$10; sin embargo, si la librería se niega rotunda- determinada de bienes sustitutos. Asúmase que el pre-
mente a i-ecomprar el libro, una vez utilizado, el costo cio de mercado por unidad de calidad constante es
del mismo para un semestre se habrá doblado a US$20, P,. Este es el precio nominal por cada unidad del bien
demandándose, por consiguiente, una menor canti- durable. Consideremos ahora la eliminación de la ver-
dad. sión de segunda mano del bien durable. La curva de
Si usted continúa realizando este análisis hasta demanda del bien durable nuevo se desplaza de DD
el extremo, podrá esperar que los productores de li- a D'D'. Sin embargo, el valor presente del bien ha
bros se decidan a ayudar a que la eficiencia del mer- experimentado un descenso debido a que su valor de
cado de libros usados se incremente; ellos estarán reventa no es tan elevado como cuando existía el mer-
dispuestos a hacerlo mientras el costo de la ayuda cado para las versiones usadas del bien durable. Dicho
que suministren sea relativamente bajo. Al incremen- en otros términos, hemos cortado parte del flujo espe-
tar la eficiencia del mercado de libros usados, ellos rado de ingresos futuros que se derivan al poseer este
incrementarán el valor presente de sus libros de texto. bien durable. Hemos eliminado así la posibilidad de
Al mismo precio, se demandará una mayor cantidad vender el activo después de que éste haya sido utili-
de libros o, paralelamente, se cargará un mayor precio zado durante cierto tiempo. Si éste es el caso, a un
por el mismo libro de texto, demandándose la misma precio nominal constante por unidad nominal, P1( el
cantidad de los mismos. Este mismo fenómeno es el precio efectivo por unidad de calidad constante deberá
que sucede en la actualidad con las máquinas usadas incrementarse. Después de todo, el comprador del
de escribir IBM. IBM actúa como intermediario en este bien durable está comprando un número inferior de
mercado, comprando inicialmente las máquinas de unidades de valor presente, con la misma cantidad de
escribir usadas, reacondicionándolas posteriormente dinero. En nuestro ejemplo de la Figura 6-7, los precios
y vendiéndolas más adelante. Algunos editores de li- se incrementan de Pt a P2. Sin embargo, aun a un
bros de texto se han comprometido también en mer- precio más alto como P2, la cantidad demandada a lo
cados de libros de segunda mano similares. Sin embar- largo de la nueva cuiva de demanda D'D' se incre-
go, existen otras casas editoriales que instruyen a sus menta de Qa a Q^. En este caso, el efecto-sustitución
departamentos de ventas para que disuadan a las libre- supera al efecto causado por la reducción del valor
rías a que no sirvan de intermediarios en las versiones presente.
de libros de texto usados que se venden. Presumible- En la Figura 6-8 se presenta un caso que va en
mente, estos editores creen que obtienen mayores ga- contra de la eliminación de la versión usada del bien
nancias al reducir los sustitutos de bienes nuevos. durable. La Figura 6-8 es exactamente igual a la Figura
6-7, excepto que en la 6-8 el desplazamiento en la
función de demanda no es tan grande. Al mayor precio
SE DEBEN CONSIDERAR OTROS FACTORES implícito por unidad de calidad constante del bien
durable, P2, la cantidad demandada, C^, es inferior a
Ahora bien, debemos tener en cuenta que el análisis la cantidad demandada inicial, Q,, caso en el cual no
que se presentó anteriormente, puede ser bastante se permitía que existiera la vei-sión para el bien durable
simple de la manera descrita, debido a que solamente usado.
se concentró en el aumento del flujo de beneficios Los factores que se deben considerar en este tipo
derivados de la posesión de un bien durable. Sin em- de situaciones son la elasticidad-precio del bien
bargo, debe tenerse en cuenta que existe paralela- mismo y su elasticidad cruzada de demanda con res-
mente un efecto de sustitución en juego. La versiones pecto al precio de otros bienes.4 Esta es, desde luego,
usadas de bienes durables son en efecto, sustitutos
de los bienes durables recientemente producidos. Al
eliminar parte o toda la oferta disponible de los bienes
durables usados, se produce un desplazamiento hacia 4
Los estudiantes que estén interesados en un análisis
la derecha en la curva de demanda del bien nuevo mucho más elaborado de este problema pueden consultar
durable. Daniel K. Benjamín y Roger C. Kormendi, "The Interrelations-
En la Figura 6-7, se presenta un caso en el que se hip Between Markets for New and Used Durable Goods", The
puede considerar la eliminación de las versiones usa- Journal oíLaw and Economics, vol. 17, no 2, octubre 1974,
LA ECONOMÍA DEL TIEMPO: LA PLANEACION DEL FUTURO 217

FIGURA 6-7
El caso de la eliminación del mercado de bienes
durables usados
La curva de demanda DD se dibuja asumiendo
la existencia de un mercado de segunda mano
para el bien durable. Asumamos, asimismo,
que el precio, expresado en términos del valor
presente de las unidades de calidad constante,
es P-,. Supongamos ahora que eliminamos el
mercado de bienes usados. El resultado de esta
medida es la creación de un efecto de sustitución
en el cual la curva de demanda para la nueva
versión del bien durable experimenta un
desplazamiento hacia la derecha y hacia afuera
hacia D'D', dado que ha sido eliminado el
sustituto. Sin embargo, la eliminación del
mercado para el bien usado experimenta,
asimismo, un descenso en términos del valor
presente del bien; con esto, su precio
experimenta un incremento, en relación al valor
presente de cada unidad de calidad constante
durable, de P, a P2. A pesar de esto, aun a este
mayor precio, la cantidad demandada se
incrementa de Q, a Q2, debido al desplazamiento
hacia afuera de la curva de demanda,
ocasionado por la eliminación del mercado del
sustituto.

una pregunta de orden empírico. De la observación convencida de que es mejor estimular la presencia y
casual, podemos inferir que la Corporación IBM está el desarrollo de un mercado de segunda mano para
su equipo. Más específicamente, IBM opera y lidera
un extenso mercado de máquinas de escribir usadas
IBM. mediante el cual usted puede comprar una má-
quina de escribir IBM reacondicionada. Claramente,
pp. 381-401. De igual manera, pueden referirse a H. Lany
Miller, "On Killing off the Markel for Used Textbooks and the
no existe ningún intento de IBM de destruir la "com-
Relationship Between Markets for New and Secondhand petencia" que ejercen las máquinas de escribir de se-
Goods," Journal ofPolitical Economy, vol. 82, no. 3, mayo/junio gunda mano sobre la venta de máquinas eléctricas de
1974. escribir nuevas.
218 MICROECONOMIA

FIGURA 6-8
El caso en contra de la eliminación del mercado
de segunda mano para un bien durable
Este diagrama es similar al presentado en la
Figura 6-7; sin embargo, el desplazamiento en
la curva de demanda de DD a D'D' no fue lo
suficientemente grande para compensar el
incremento implícito en el precio,
representado en el valor presente de cada
unidad de calidad constante, una vez el mercado
de segunda mano o usado fue eliminado. De
esta forma, la cantidad demandada
experimenta un descenso de Q-, a Q2.

RESUMEN 1 El costo total de consumir un bien es igual al costo monetario más el costo de
oportunidad del tiempo que se debe dedicar a comprarlo y/o consumirlo. Ceterís
paríbus, a medida que el costo de oportunidad del tiempo se incrementa, el con
sumo de aquellos bienes que sean intensivos en tiempo descenderá en comparación
con los bienes que sean menos intensivos en el tiempo que se deba dedicar a su
consumo y/o compra.
2 A medida que el ingreso aumenta, los consumidores dedicarán menos tiempo a la
busca de "gangas" o a regatear en el precio de bienes de bajo valor.
3 La teoría de las preferencias por el tiempo asume que los individuos prefieren el
consumo presente al consumo futuro
4 El que un individuo esté dispuesto a prestar o a tomar prestado un dólar adicional
depende de las preferencias del individuo, de sus ingresos presentes y futuros y
de qué tanto haya prestado o pedido prestado en el pasado.
5 La tasa de interés de mercado se puede derivar de la demanda de crédito (que
implica un mayor consumo presentel y de la oferta de crédito (que implica un
mayor consumo futuroi.
6 En un mundo en el que no exista inflación, la tasa de interés representa la tasa de
intercambio existente entre bienes en el presente y aquellos que se puedan consumir
en el futuro. Sin embargo, si existen expectativas inflacionarias, la tasa de interés
de mercado también representa la tasa de intercambio de dólares hoy por dólares
en el futuro. Debe introducirse, sin embargo, un factor que tome en cuenta esa
tasa esperada de inflación, de manera tal que se pueda Ilegal'a la tasa real de interés.
LA ECONOMÍA DEL TIEMPO: LA PLANEACION DEL FUTURO 219

7 La pendiente de la línea de presupuesto que enfrenta el individuo en el proceso


de elección que éste debe realizar entre el consumo actual y consumo futuro es
igual a - i l + ri, la cual representa la tasa de transformación existente entre el
consumo presente y el consumo futuro. Esta tasa se determina en el mercado de
crédito.
8 La preferencia del individuo por el tiempo se expresa a través de su tasa personal
de descuento, la cual llamaremos p (rho). La pendiente de la curva de indiferencia
que muestra las diferentes combinaciones de consumo presente y futuro es igual
a -(1 = p).
9 El punto óptimo de consumo ocurre en donde la línea de restricción presupuestal
sea tangente a la curva de indiferencia, o en donde la tasa a la cual el consumidor
puede transformar consumo futuro en consumo presente sea igual a la tasa a la
cual el consumidor desea realizar dicha transformación, o, en otras palabras, cuando
r = p.
10 Todos los valores futuros deben descontarse para obtener su valor presente, o su
valor en términos de dólares de hoy y de consumo de hoy. La fórmula genérica
para el cálculo del valor presente es

11 Podemos apreciar que cuanto más lejana en el futuro esté una suma o flujo de
dinero, menor será su valor presente; similarmente, cuanto mayor sea la tasa de
interés utilizada, menor será el valor presente de cualquier flujo o suma de dinero.
12 La demanda de bienes durables no es la demanda de las existencias per se, sino
que es, en lugar de esto, la demanda del flujo esperado de servicios útiles derivados
del consumo del bien durable.
13 El precio de los bienes durables o, para tal efecto, el precio de cualquier activo, es
igual al valor presente del flujo futuro neto de servicios.

GLOSARIO

• costo del tiempo El tiempo requerido en la compra y/o consumo de un bien.


• teoría de la preferencia por el tiempo Hipótesis relacionada con la preferencia que
posee un individuo por consumo presente sobre consumo futuro; es decir, el
• individuo prefiere el consumo presente al consumo futuro, con otros factores cons
tantes.
• tasa de interés La tasa de intercambio entre bienes hoy por bienes en el futuro.
• tasa de descuento personal Una medida de las preferencias personales por el tiempo
de los individuos o el grado de preferencia por consumo presente sobre consumo
futuro.
• ahorro El no consumo de ingreso en el período actual.
• valor presente El valor actual de cualquier suma a ser recibida o pagada en el
futuro; se le llama en algunas ocasiones valor descontado o valor presente descon
tado debido a que se descuentan al presente sumas futuras.
• tasa de descuento La tasa de interés utilizada para calcular el valor presente, o la
• tasa de interés utilizada para descontar sumas futuras.
• anualidad Una secuencia de cantidades futuras que serán pagadas o recibidas a
intervalos regulares durante un período de tiempo especificado.
220 MICROECONOMIA

• valor del capital El valor presente o valor descontado de una secuencia de cantidades
futuras o de una anualidad.
• bienes durables Bienes que se espera que proporcionen un flujo de servicios o de
satisfacción durante un tiempo mayor al del período actual; vr. gr. estéreos, TVs,
lavadoras, automóviles, etc.
• activo Cualquier cosa de la cual se espera que proporcione un flujo de utilidad en
el futuro; incluye bienes durables, contratos, bonos, patentes, derechos de propie
dad, etc.

EJERCICIOS Y PREGUNTAS

(Las respuestas a las preguntas pares se encuentran al final del texto).


1 Los alimentos, el vestuario y las toallas de papel son ejemplos de los llamados
bienes no durables. ¿Cómo puede un bien ser no durable y ser aún considerado
como un bien?
2 "¡Mi salario se ha incrementado tanto en años recientes que difícilmente puedo
darme el lujo de jugar golf. Dado lo anterior, ésta constituye una paradoja. Explique
realmente qué quiere decir esta persona.
3 Supóngase que usted conoce a alguien cuya preferencia por el tiempo es tal que
le es indiferente consumir 110 duraznos frescos en este momento o 100 dentro de
un año. ¿Prueba el anterior hecho que la tasa de interés es negativa? Explique.
4 "No puedo entender a las personas que luchan insistentemente por entrar al estreno
de una película de cine que cuesta entre US$5 y US$10, cuando podrían verla a la
mitad de ese precio, unos pocos meses más tarde o aun en la televisión, completa
mente gratis un par de años más tarde". ¿Qué nos dice a este respecto la teoría de
la preferencia por el tiempo?
5 Si usted tiene una tasa personal de descuento positiva y de repente baja la tasa de
interés a la cual usted se enfrenta, ceteris paríbus, ¿cómo predeciría nuestra teoría
acerca de la forma en que usted reaccionaría?
6 Explique la razón por la cual un derecho contractual mediante el cual se cuenta
con la certeza de recibir un dólar en el futuro es menos valioso que poder tener
ese mismo dólar ahora mismo. Asúmase, como ha sido el caso hasta el momento
a lo largo del libro, que no se espera inflación o deflación alguna.
7 ¿Cómo es posible que una anualidad de US$1 anual con la cual se cuenta con
absoluta certeza y que se pague o se reciba por un término de 20 años, tenga un
valor presente inferior a los US$20?
8 Una perpetuidad es una anualidad perpetua. Nótese que su fórmula de valor pre
sente Ip = A/r) es mucho más sencilla que la de aquellas anualidades que se pagan
en un número finito de años. Si usted pudiera invertir su dinero al 5 por ciento
anual, sin contar con riesgo alguno, ¿cuánto estaría dispuesto a pagar por una
perpetuidad de US$1 anual, con la que se cuente con absoluta seguridad? ¿Por qué
razón? Si, después de que usted la hubiera comprado, la tasa de interés cayera al
2 por ciento anual, ¿en cuánto cotizaría ahora el valor de su perpetuidad? Justifique
sus planteamientos.
9 Observando la ecuación del valor presente, Ec. (6-16), ¿cómo esperaría usted que
un incremento del precio de un nuevo modelo de motocicletas Honda afecte el
precio de mercado de su motocicleta usada? Explique.
10 Suponga que usted compra un bono del gobierno de los Estados Unidos que le
hace poseedor de lo siguiente: Usted recibirá US$100 anuales en interés a partir
LA ECONOMÍA DEL TIEMPO: LA PLANEACION DEL FUTURO 221

del año enllante y durante los próximos 10 años. Dentro de diez años, cuando el
bono madure, usted recibirá, adicional al pago de intereses correspondiente al
décimo período, el valor nominal del bono de US$1 000. Si usted pudiera recibir
un 10 por ciento anual sobre su inversión, ¿cuál sería el precio máximo que estaría
dispuesto a pagar por el bono? ¿Cuál sería el precio que estaría dispuesto a pagar
por el bono si su tasa de retorno presupuestada fuera del 8 por ciento anual? ¿Del
doce por ciento anual?

REFERENCIAS SELECCIONADAS

Bailey. Martin, "Saving and the Rate of Interest," Journal of Political Economy,
vol. 65, 1957, pp. 279-305.
Becker. Gary S., Economic Theory (New York: Knopf, 1971), lecture 10, pp.
45-47.
DeHaven, J.C., and J. Hirshleifer, "Feather River Water for Southern California,"
Land Economics, vol. 33, August 1957.
Fisher, Irving, The Theory of Interest (New York: Macmillan, 1930), chaps. 4-11.

APÉNDICE AL, CAPITULO 6

EL CALCULO DE LA ELASTICIDAD-
TIEMPO DE LA DEMANDA en donde tx = costo del tiempo por unidad del bien x ty
= costo del tiempo por unidad del bien y T =
Podemos combinar la restricción que introduce el fac- tiempo total dedicado al consumo de x e y
tor tiempo en nuestro análisis con la curva de restric- Dado que el tiempo puede convertirse en ingreso,
ción presupuestal, con el objeto de derivar la elastici- podemos combinar las dos restricciones antes presentadas,
dad de la demanda con respecto al tiempo. Antes que las ecuaciones (A6-1) y (A6-2), en una sola ecuación.
nada, consideremos la línea de restricción presupues- (En un momento, mostraremos qué se quiere decir con
tal con que hemos venido trabajando hasta el momen- combinar las dos restricciones en una sola ecuación).
to. Después de todo, un consumidor puede dedicarse a
desarrollar actividades del hogar que toman tiempo pero
que reducen la necesidad de devengar ingreso. Por ejemplo,
Pxx + PYy = M (A6-1) el tiempo con que disponemos puede ser utilizado en
limpiar la casa, en lugar de contratar a alguien para que se
La cual es idéntica a la ecuación (3-21 que se pre- haga el trabajo del hogar. De la misma manera, el
sentó en el capítulo 3. consumidor puede reducir el tiempo que dedica al
Consideremos ahora la restricción que introduce consumo de bienes, y decidir utüizarlo en actividades que
la variable tiempo, la cual, como puede verse, tiene la le proporcionen, en el mercado laboral, cierto nivel de
misma forma que la de la restricción presupuestal, es ingreso.
decir, la restricción que introduce el factor ingreso: Plantearemos a esta altura el supuesto de que, en
el margen, el costo de oportunidad de una hora utili-
La cual es idéntica a la ecuación (3-21 que se pre- zada en las actividades de consumo es igual al salario
sentó en el capítulo 3. que se percibe por hora, w. Puesto en otros términos,
Consideremos ahora la restricción que introduce asumiremos que cada hora utilizada en el proceso de
la variable tiempo, la cual, como puede verse, tiene la consumo pudo haber sido empleada en alguna activi-
misma forma que la de la restricción presupuestal, es dad laboral que le proporcionara al individuo cierto
decir, la restricción que introduce el factor ingreso: ingreso a una tasa de salarios, después de descontar
impuestos, igual a w. De esta forma, el costo de opor-
í x x + ty Y = T (A6-2) tunidad del tiempo será igual al número de horas
en donde tx = costo del tiempo por unidad del bien x ty empleadas en el consumo de bienes multiplicado por
= costo del tiempo por unidad del bien y T = el salario percibido por hora. Procederemos ahora sim-
tiempo total dedicado al consumo de x e y plemente a multiplicar w, el salario percibido por hora,
por la ecuación (A6-2), lo cual resulta en la siguiente
Dado que el tiempo puede convertirse en ingreso,
expresión:
podemos combinar las dos restricciones antes presen-
tadas, las ecuaciones (A6-1) y (A6-2), en una sola ecua-
222 MICROECONOMIA

'leñemos ahora un estimativo en dólares del valor en donde r\MP es la elasticidad-precio de la demanda
de las horas que el individuo dedica al consumo. que hemos utilizado normalmente hasta el momento
Podemos ahora sumar las ecuaciones (A6-1) y (A6- y ^ltiempo es Ia elasticidad de la demanda con respecto
al precio del tiempo. Podemos simplificar la ecuación
IA6-5I. Si asumimos que la tasa de salarios w es cons-
tante, entonces Awt = wAt; y

2i para obtener
El precio total unitario del bien x es, por ejemplo,
igual a Px + wtv dado que éste es el precio monetario
más el valor monetario del tiempo que se requiere
para consumirlo. La ecuación (A6-3) nos dice que el
precio efectivo de x, multiplicado por la cantidad de Muy poco trabajo ha sido llevado a cabo en la
x más el precio efectivo de y, multiplicado por la can- estimación de elasticidades-tiempo de funciones de
tidad de y, no puede exceder al ingreso monetario demanda en la vida real. Sin lugar a dudas, el interés
más el valor monetario del número total de horas que en estimar dichas elasticidades aumentará a medida
se dedican al consumo. En otras palabras, tenemos en que el elemento tiempo en el proceso de consumo
en este momento una restricción relacionada tanto se torne más importante como resultado de mayores
con el tiempo como con el presupuesto monetario ingresos reales y, por tanto, de mayores costos de opor-
con que cuenta el individuo en un momento dado. tunidad del tiempo con que cuenten los individuos.
Podemos ahora presentar la elasticidad de la de- Podríamos inferir que, por ejemplo, y teniendo en
manda con respecto al precio monetario de un pro- cuenta el reciente éxito que han tenido las cadenas
ducto, así como la elasticidad de la demanda en rela- de comida rápida en países que en el pasado habían
ción al precio del tiempo. Definimos estos dos concep- rechazado y vituperado las hamburguesas norteame-
tos de elasticidades en la forma acostumbrada hasta ricanas, se explica en parte por- el incremento del costo
ahora: de oportunidad del tiempo (el salario real después del
pago de impuestos) en esos países. Este ha sido un
caso particularmente evidente en Francia.
(A6-4)
CAPITULO 7
Riesgo e incertidumbre en el
proceso de toma de decisiones

En el análisis que hasta ahora se ha presentado relacionado con la elección


que realiza el consumidor, hemos asumido implícitamente que éste se encuen-
tra escogiendo entre alternativas que son "seguras" o "libres de riesgo". Un
comensal que ordena y paga por una pizza de pepperoni espera recibir exac-
tamente lo que él inicialmente ha ordenado, no algo diferente o, lo que aun
es peor, no recibir nada a cambio. Algunas elecciones a las cuales los consu-
midores deben frecuentemente enfrentarse en la vida real no son, sin embargo,
tan tangibles y definidas. Nadie sabe con certeza cuál será su nivel de ingreso
o de riqueza dentro de diez años, ni aun dentro de un año. Un incendio, una
inundación, una enfermedad o algún otro desastre inesperado puede empo-
brecernos de una manera sustancial. De otro lado, podemos convertirnos
inesperadamente en millonarios al ganarnos una lotería.
Este capítulo estará dedicado a explicar la forma en que tanto consumi-
dores como productores utilizan los mercados de seguros, la diversificación
de portafolios y los mercados de futuros, en un intento por dispersar algunos
riesgos indeseados que enfrentan en un momento determinado. ¿Por qué
existen personas que están más dispuestas que otras a asumir riesgos? ¿Por
qué razón algunas personas se aseguran en contra de posibles pérdidas resul-
tantes de un accidente atumovilístico y, sin embargo, están dispuestas de
buena gana a apostar en juegos de azar en donde la probabilidad de ganar
siempre es remota?

ESCOGENCIAS ENTRE ALTERNATIVAS RIESGOSAS


Para contestar a estos interrogantes, los economistas han inventado un voca-
bulario para referirse a la preferencia o aversión al riesgo por parte de los
individuos. Imaginemos, por ejemplo, que alguien apueste US$10 a que, al
223
224 MICROECONOMIA

lanzar una moneda al aire, saldrá una cara determinada. Si se utiliza una
moneda que no esté cargada, la probabilidad de que se gane o se pierda esta
apuesta será del 50 por ciento. Una persona que esté interesada en las ganancias
o pérdidas en que puede incurrirse al realizar dicha apuesta puede efectuar
los siguientes cálculos:
(Probabilidad de perder, 0.5) X (cantidad que puede perderse, US$10) =
(valor de la probabilidad ponderada de perder, US$5) = (probabilidad
de ganar, 0.5) x (cantidad que puede ganarse, US$10) = (valor
ponderado de la probabilidad de ganar, US$5)
El valor ponderado de la probabilidad de ganar o perder la apuesta, es decir,
su valor esperado es el mismo, debido a que es una apuesta equitativa. Por lo
tanto, esta persona se mostraría indiferente entre apostar o no, a menos que
considerara el riesgo como un bien bueno en sí mismo (en cuyo caso decidiría
tomar la apuesta) o a menos que lo considerara como un bien malo per se,
en cuyo caso rechazaría la apuesta. Aquellas personas que toman decisiones
relacionadas con alternativas riesgosas, basadas solamente en términos del
valor ponderado de la probabilidad de ganar o de perder (el valor esperado
de dichas alternativas) se dice que son neutrales al riesgo. De otro lado, aquellas
personas que, como la que se describió anteriormente, no aceptarían una
apuesta equitativa, se dice que tienen aversión al riesgo. Finalmente, a aquellos
individuos que prefieren tomar apuestas de este estilo se les conoce como
personas con inclinación a aceptar riesgos.
El riesgo y el ingreso Como se recordará, en el capítulo 3, en la sección titulada "Bienes buenos,
bienes malos y el análisis de indiferencia" se planteó que la mayoría de las
cosas a las cuales los individuos asignan cierto grado de utilidad, bien sea
positiva o negativa, a cierta tasa o nivel de consumo, son considerados como
bienes buenos, mientras que a niveles superiores de consumo estos mismos
bienes pueden llegar a ser considerados como bienes malos. Este hecho es
asimismo válido para el caso en el cual el factor que se considera dentro de
nuestro análisis sea el riesgo. La mayor parte de la gente prefiere enfrentar
niveles reducidos de riesgo de obtener pérdidas grandes o ganancias relativa-
mente bajas, a no enfrentar riesgo alguno. Dicho en otras palabras, la mayor
parte de las personas apostarán y asumirán, de una forma u otra, ciertos
riesgos en aquellos juegos o acciones en donde las posibles pérdidas o ganan-
cias sean pequeñas en relación a su nivel de ingreso o de riqueza.
Sin embargo, para la mayoría de la gente, el riesgo se convierte en un bien
malo cuandoquiera que las posibles pérdidas puedan constituir en cierto
momento una gran proporción de su posición de ingreso o de riqueza. En
esas situaciones, las personas ciertamente prefieren una pérdida pequeña, tal
como en la que se incurrirá cuando se ha obtenido previamente una póliza
de seguros a enfrentar la posibilidad de obtener una pérdida potencial mucho
mayor. El punto en el cual el riesgo pasa de ser un bien bueno a constituirse
en un bien malo depende en parte de los gustos de la persona que estemos
considerando y, en buena parte también, del nivel de ingresos del individuo.
En este sentido, casi todos y cada uno de nosotros estamos dispuestos a
arriesgar una porción pequeña de nuestra riqueza o ingreso en situaciones
.RIESGO E INCERTIDUMBRE EN EL PROCESO DE TOMA DE DECISIONES 225

que tengan resultados finales inciertos; sin embargo, la mayoría de nosotros


mostraremos una mayor aversión al riesgo implícito en situaciones que pueden
generar pérdidas proporcionalmente mayores1.
Con el objeto de analizar estos puntos de una manera gráfica, se podría
utilizar experimentalmente el análisis de curvas de indiferencia circulares que
se presentó en la Figura 3-20, en el capítulo 3, graneando en cualquiera de los
ejes el riesgo como uno de los bienes (buenos o malos) considerados. Se puede
apreciar que, para cantidades relativamente bajas de riesgo, el consumidor
estará dispuesto a pagar un precio positivo; en otras palabras, el consumidor
estará dispuesto a realizar apuestas "inequitativas". Se asumirán cantidades
aun mayores de riesgo, solamente si al consumidor se le paga para hacerlo
(esto es, con "precios negativos").

EL SUPUESTO RELACIONADO CON EL MERCADO DEL RIESGO


El factor seguridad es un bien escaso para la mayoría de las personas que
enfrentan algún nivel de riesgo, teniendo, por lo tanto, un valor positivo. Los
individuos están dispuestos a pagar en la medida en que se les reduzca o
limite el riesgo que enfrentan tanto en sus vidas mismas, como en sus flujos
de ingresos y de consumo que esperan realizar en el futuro. Diferentes tipos
de mercados han surgido como respuesta a la necesidad que tienen los indi-
viduos de reducir los diferentes tipos de riesgo que enfrentan.
Seguros Uno de estos mercados lo constituye el mercado de seguros, en el cual cada
individuo elimina el riesgo que enfrenta, mediante el pago de una determinada
prima periódica, incurriendo, por lo tanto, en cierta pérdida o costo, de tal
forma que cuando algún tipo de desastre les afecte, será el monto total de
fondos que ha sido colocado por todos los asegurados en conjunto el que
asuma las pérdidas ocasionadas por el desastre, sin afectar el nivel de riqueza
del asegurado. Consideremos un sencillo ejercicio numérico. Supongamos que
existen 100 familias y que, en promedio, una casa se incendia y destruye
totalmente al año, y que el valor de cada casa es US$50 000. La pérdida total
anual que asumen las 100 familias es, por lo tanto, de US$50 000. La probabilidad
matemática de que cualquier familia tomada al azar sufra pérdidas en un año
determinado es de 1 por ciento multiplicado por US$50 000, esto es, US$500
al año2. Si todas las familias compran el seguro, estando, por tanto, de acuerdo
en unir los riesgos que enfrentan en un fondo común, mediante el pago de
una "prima" de US$505 al año, entonces, en el caso dado en que una casa se
incendie al año, a la familia afectada se le pagan US$50 000 del fondo de reseiva

1
Esto es cierto aun para aquellas personas que están "moralmente en contra" del juego. Sin
embargo, los mismos individuos parquearán en línea doble o conducirán a velocidades superiores
a los 90 kms/hora, arriesgando, consecuentemente, tanto sus vidas como la posibilidad de ser
multados.
2
Dada una probabilidad de perder de 1 por ciento, se le llama a US$500 el "valor esperado
de la pérdida" o la "expectativa matemática de una pérdida anual".
226 MICROECONOMIA

común. La compañía aseguradora ubtiene ganancias por US$500 provenientes


de dichas pólizas de seguros, haciendo, con esto, que el negocio de surtir de
recursos \ de reunir dichas primas sea rentable.
El antes mencionado ejemplo de seguros se basa en el principio mutuo.
Cuando v '' suman al programa, de un lado, un margen dado de ganancias
para la compañía aseguradora y, de otro, los costos de administración del
mismo, permanece invariable la esencia misma del mecanismo de seguros,
con la diferencia de que la prima anual que se debe ahora pagar por el seguro
será mayor que la expectativa matemática de la pérdida posible anual en que
se puede incurrir.
Al mercado de seguros acuden aquellas firmas o individuos que desean
cubrirse en contra de posibles pérdidas, de las cuales sería bastante difícil
cubrirse por su propia cuenta. En algunos casos, sin embargo, es posible que
las compañías o los individuos eliminen el riesgo existente por sí mismos,
mientras que, en otros casos, el mercado de seguros no existe o es tan costoso
que los individuos o firmas se abstienen de participar en él-'. Este es frecuen-
temente el caso de un individuo que debe decidir cómo invertir su riqueza,
enfrentando diferentes clases de ingreso a lo largo de dicho proceso.
Asumamos que usted posee un nivel de riqueza igual a US$200 000, de
los cuales US$100 000 están representados en la casa que usted posee, usted
puede asegurar su casa contra incendios, inundaciones o vandalismo tomando
las pólizas de seguros apropiados que ofrezca el mercado. Sin embargo, ¿qué
puede usted hacer para evitar el riesgo de que ocurra una baja general del
precio de la vivienda?
Una respuesta a este interrogante, el cual consideramos en más detalle más
adelante, es que uno nunca debe comprar un activo durable, como una casa,
en el cual pueda presentarse en un momento dado una pérdida o ganancia
de capital.
A pesar de que esa alternativa pueda parecer actractiva en un período de
tiempo en el que el precio de dichos activos esté descendiendo, en períodos
que presentan rápidos incrementos de los valores de la vivienda, se estarían
implicando, asimismo, mayores pagos de amortización, sin que traigan como
consecuencia incrementos de los niveles de riqueza de los individuos."*
Diversificación Una forma de reducir el riesgo existente cuando un individuo posee una
del portafolio proporción de su riqueza en la forma de propiedad raíz consiste en mantener
la porción restante en otras formas de activos. A esto se le denomina diversi-
ficación del portafolio. En general, cuanto mayor sea la variedad de activos
en que se mantenga la riqueza, menor será la exposición al riesgo del portafolio
total de activos del individuo. Sin embargo, es necesario mencionar que la
diversificación indefinida de un portafolio tiene ciertos costos. Existen por lo

' La razón obvia de este hecho no se encuentra en que el sistema de mercados haya fracasado,
sino que la parte que está buscando conseguir un seguro posee mucho mejor acceso a información
relacionada con los verdaderos riesgos asociados a sus acciones del que posee el asegurador
existente en el mercado.
.RIESGO E INCERTIDUMBRE EN EL PROCESO DE TOMA DE DECISIONES 227

regular economías de escala que se presentan en cada tipo de activo. En otros


términos, los costos de transacción de comprar y, eventualmente, volver a
vender un activo son, por lo general, mayores por dólar invertido para compras
pequeñas que para compras grandes de un determinado activo.
Algunas veces, es posible conseguir las ventajas de la reducción de los
niveles de riesgo mediante el proceso de diversificación del portafolio, sin que
se tenga necesariamente que mantener un elevado número de tipos de activos.
Supongamos que usted determina que el activo A tiende a incrementarse en
valores reales a medida que la tasa de inflación aumenta y que, de otro lado,
tiende a disminur en valores reales cuando las tasas de incrementos de los
precios descienden. Si usted es capaz de encontrar otro activo, el activo B,
cuyo valor real se mueva inversamente a los ritmos de inflación, podrá con él
reducir el riesgo que existe en su portafolio de enfrentarse a mayores niveles
de inflación manteniendo los dos activos A y B. Esta no es, sin embargo, una
respuesta perfecta al problema, debido a que existen otros factores que afectan
sistemáticamente los valores de los diversos activos4. Por esta razón es difícil
construir un potafolio que simultáneamente minimice todos estos riesgos.

EL RIESGO Y EL TIEMPO: EL MERCADO DE FUTUROS

Nos hemos referido hasta el momento a mercados que se desarrollan en el


tiempo; más específicamente, hemos hablado del mercado de crédito y nos
hemos referido muv brevemente al mercado que tiene que ver con la elimina-
ción del riesgo de mercado: el mercado de seguros. Existe un mercado en el
cual podemos encontrar ambos elementos, el tiempo y la incertidumbre. A
este mercado se le conoce como mercado de futuros en el cual los agentes
económicos se ponen de acuerdo hoy para vender o comprar una determinada
cantidad de un bien, la cual será entregada a un determinado precio en cierta
fecha en el futuro. A estos agentes económicos que participan en el intercambio
de los llamados contratos de futuros se les denomina genéricamente especu-
ladores. Antes de pasar a analizar el fenómeno de la especulación y sus efectos
sobre la distribución de recursos en el tiempo, de la misma manera que sobre
el grado del riesgo que asumen grupos independientes de individuos, explica-
remos primero y de una manera breve el mercado de futuros.
Muchos de nosotros participamos en contratos en donde un producto
es entregado en una fecha futura. Yo puedo ordenar del concesionario Chrysler
de una ciudad el próximo modelo Chevrolet que va a salir al mercado dos
meses antes de que el auto llegue a las instalaciones mismas del concesionario.
De la misma forma, usted puede ordenar en una librería un libro que no le
llegará antes de tres semanas. Un agricultor puede firmar un contrato en que
se comprometa a entregar a un mayorista un millón de bultos de cierto grano
en un determinado mes en el futuro y a cierto precio acordado en este momento

1
Por ejemplo, la tasa de interés de mercado y el nivel "de actividad económica general".
228 MICROECONOMIA

por las dos partes. A todos los anteriores contratos se les denomina contratos
de compraventa para entregas futuras.
Contratación en el Un contrato de compraventa para entregas futuras (forward contract) no es
tiempo estrictamente lo mismo que un contrato de futuros (futures contract); este
último tipo se refiere a aquellos contratos que se ejecutan en mercados formales
de intercambio de bienes y servicios. Algunos ejemplos de estos mercados son
la Bolsa de Comercio de Chicago, el Fondo Mercantil de Chicago, el Mercado
de café y azúcar de Nueva Vork, por mencionar tan sólo algunos de los que
existen en todo el mundo. En los Estados Unidos existen formas organizadas
abiertas de mercados de futuros para concentrados congelados de jugo de
naranja, así como para avena, soya, maíz, algodón, sorgo, azúcar, cebada,
manteca de cerdo, aceite de soya, cueros de vaca, huevos (congelados, en
polvo, y en cascara), pollos congelados, patatas, plata, caucho, cacao, pimienta,
semillas de lino, cobre, lana, tocino, platino, monedas extranjeras, hipotecas
aseguradas por el gobierno federal y títulos del tesoro. Los contratos de futuros
se realizan para calidades y cantidades homogéneas de un bien. Por ejemplo,
en el mercado de futuros de jugo de naranja congelado, un contrato corriente
se celebra por 15 000 libras de concentrado. Es asimismo necesario que en un
contrato de futuros se determine el tiempo de entrega en un plazo homogéneo
durante el año. Finalmente, es preciso mencionar que los contratos de futuros
solamente se pueden realizar a través de un inteimediario.
La diferencia que existe entre un mercado de compraventa para entregas
futuras y un contrato de futuros es mucho más marcada de los que indicaría
la explicación que intentamos proporcionar en el párrafo anterior. En un
mercado de futuros, las transacciones que se realicen son estrictamente imper-
sonales; los compradores y vendedores no conocen ninguna otra información
adicional acerca del producto, a excepción de su precio, el tiempo, el lugar
de entrega y algunos pocos atributos del producto. En otras palabras en un
contrato de futuros podría plantearse que se entregarán 40 000 bultos de trigo
rojo No. 2 de Minnesota en Winnipeg entre noviembre 3 y noviembre 10 de
1986. Claramente, existen muchas economías de transacción en este ejemplo
específico, y son relativamente bajos, por consiguiente, los costos de transac-
ción en que se incurre en un contrato de futuros. Sin embargo, en términos
comparativos, existen muy pocos mercados de futuros y un número mucho
mayor de mercados de compraventa para entregas futuras. Este hecho se debe,
tal vez, a que estos últimos, contrario a lo que sucede con los mercados de
futuros, permiten la presencia de un número mayor de contratos "hechos a
la medida". El comprador y el vendedor se comprometen en una forma de
contratación personal, en lugar de la fonna impersonal de contratación que
caracteriza a los mercados de futuros, ellos pueden especificar mucho más
en detalle otros aspectos de la transacción que sería difícil determinar en el
caso de los mercados de futuros.
Si usted compra un contrato de futuros hoy, está acordando entregar una
cantidad detemiinada de trigo, por ejemplo, en la fecha y lugar especificados
en el contrato. Usted también está aceptando pagar el precio que se ha acor-
dado en el contrato. Al precio que se especifica en un contrato de futuros se
RIESGO E INCERTIDUMBRE EN EL PROCESO DE TOMA DE DECISIONES 229

le denomina precio de futuros. Usted puede mirar el periódico de hoy y


encontrar que el precio de futuros de trigo a entregarse en 3 meses es de
cierto número de dólares por bulto. Usted puede asimismo comparar el precio
de futuros con el precio inmediato de hoy, el cual es el precio del trigo que
se compra en el lugar de mercado mismo. A éste se le conoce también como
precio en efectivo de hoy. La mayor parte de las personas que comercian en
el mercado en forma inmediata o en efectivo, está constituida por los produc-
tores, procesadores y distribuidores del bien mismo.
Adopción de
posiciones largas Al otro lado del intercambio, es posible vender contratos de futuros. Cuando
y cortas usted vende uno de estos contratos, se está comprometiendo a entregar una
cantidad determinada de un bien a un precio y fecha previamente acordados.
Aquellas personas que se han comprometido a entregar bienes en el futuro a
un determinado precio se dice que han adoptado una posición corta, o posición
de entrega. Mediante esta transacción están vendiendo contratos de futuros.
De otro lado, aquellos individuos que se han comprometido a comprar una
determinada cantidad de un bien a cierto precio en una fecha futura se dice
que han adoptado una posición larga o posición de espera. Ellos han comprado
contratos de futuro, teniendo un flujo de bienes que van a recibir en un futuro
próximo.
Obsérvese que los contratos de futuros no se cierran al expirar mediante
la entrega física del bien en una bodega, por la cual el comprador obtiene un
recibo. Más bien, la mayoría de los contratos de futuros se cierran antes de
su expiración o mediante el pago de la diferencia entre el precio estipulado
en el contrato y el precio inmediato del bien el día de expiración. Por consi-
guiente, si el precio de futuros de un bulto de trigo es de US$5 al redactar el
contrato y el día de expiración al precio inmediato es de US$5.10, el propietario
del contrato de futuros simplemente le pagará al comprador del contrato US10
cts. multiplicado por el determinado número de bultos5.

LA TRANSFERENCIA DEL RIESGO: COBERTURA Y ESPECULACIÓN


Una función crucial que desempeñan los mercados de futuros tiene que ver
con la transferencia del riesgo por parte de aquellos individuos que están
menos dispuestos a asumirlo, a aquellos otros que están mucho más dispuestos
a incurrir en diferentes niveles de riesgo. El proceso mediante el cual se utiliza
el mercado de futuros para eliminar el riesgo se llama cobertura. A aquellas
personas que se comprometen en esta actividad se les denomina evasores de
riesgo (hedgers). Para ilustrar lo anterior, consideremos como ejemplo el caso
de un intermediario que posee un silo que, en tiempo de cosecha, compra
maíz a los agricultores de este producto. Este intermediario almacena el maíz
y lo vende a los procesadores (molineros) en el período comprendido entre

5
Nótese que el volumen de contratos de futuros no está atado ni restringido por el volumen
de producto físico contenido en cada bulto.
230 MICROECONOMIA

las diferentes cosechas del grano. Este intermediario desea especializarse en


el almacenaje del grano, no queriendo, de ninguna manera, dedicar tiempo a
predecir el precio inmediato futuro del maíz. Sabiendo perfectamente que
existen fluctuaciones del precio inmediato en efectivo del maíz, este interme-
diario puede estar interesado en reducir la posibilidad de incurrir en una
pérdida debida a una reducción del precio inmediato del maíz en un futuro
próximo. Esta pérdida podría ocurrir sí, por ejemplo, el intermediario comprara
maíz hoy a US$5 por bulto y dentro de dos meses recibiera US$3 por cada
bulto en el momento de venderlo a los procesadores del grano. Sin embargo,
en el instante en que el intermediario decide reducir la posibilidad de una
pérdida futura, está asimismo renunciando a la posibilidad de obtener una
ganancia futura.
Es posible que, utilizando el mercado de futuros, el intermediario de
nuestro ejemplo transfiera a alguien diferente una parte del riesgo que enfrenta
y que puede derivarse de una posible reducción del valor del maíz que man-
tiene almacenado, a cambio de transferir las ganancias a otra persona, en el
caso dado en que en efecto el precio del grano se llegue a incremetar en el
futuro. Lo que en realidad está haciendo nuestro inetermediario es vender un
contrato de futuros de maíz en el mismo momento en que compra el grano.
Un ejemplo numérico Tomemos un simple ejemplo en el cual se ingnoran detalles tales como la
compra por medio de la cual se obtiene cierto margen de ganancia (crédito).
Supóngase que el intermediario ha pagado exactamente US$2 por cada uno
de los 10 000 bultos de maíz que ha comprado y que planea vender este maíz
dentro de 6 meses, período en el cual espera incurrir en costos de inventarios
tales como seguros, costo de oportunidad del capital invertido, etc., por valor
de US5 ctvs. por bulto de maíz almacenado. El costo total de almacenamiento
de los 10 000 bultos será, por consiguiente, de US$500. Supongamos que las
condiciones de mercado son tales que nuestro intermediario logra vender un
contrato de futuros por medio del cual los 10 000 bultos de trigo serán entre-
gados en 6 meses por una suma que asciende a US$20 500; es decir, a US$2.05
por bulto. Hemos asumido que el contrato de futuros ha sido vendido a un
precio exactamente igual al precio inmediato de hoy del maíz (US$2) más los
costos de almacenamiento (US$0.05) durante un período de 6 meses. (Normal-
mente, el precio de futuros será superior al precio inmediato en un monto
igual al costo de seguros, almacenamiento e interés sobre el dinero que está
atado durante el período comprendido entre hoy y la fecha de entrega del
bien). Dado este supuesto, el intermediario es indiferente entre un alza o una
baja del precio del maíz dentro del período de 6 meses previo a la entrega
del grano.
Las matemáticas que se pueden presentar para este ejercicio son bastantes
sencillas. Consideremos los siguientes tres casos.
El precio permanece inmodificado. Si el precio inmediato es, dentro de
6 meses, exactamente igual al precio inmediato de hoy, el valor de los 10 000
bultos de maíz almacenado habrá permanecido invariable. El intermediario
los venderá exactamente al mismo precio que pagó inicialmente. Sin embargo,
en el contrato de futuros se había acordado un precio de US$2.05 por bulto.
RIESGO E INCERTIDUMBRE EN EL PROCESO DE TOMA DE DECISIONES 231

(La venta de un contrato de futuros no es exactamente lo mismo que vender


físicamente el bien en mención, en este caso, maíz). Vencido el plazo de
madurez, el comprador del contrato de futuros, más ampliamente conocido
como "especulador", habrá saldado la cuenta mediante el pago al intermediario
de US$500, dinero que es exactamente igual al costo de almacenamiento del
maíz por 6 meses. El intermediario no gana ni pierde dinero alguno.
El precio sube. Cuando el precio inmediato del maíz sube en, por ejemplo,
US20 ctvs. por bulto, el intermediario habrá experimentado un incremento de
US20 cts. por bulto en el valor del maíz almacenado multiplicado por 10 000
bultos, es decir, US$2 000. Sin embargo, existen también costos en los que el
intermediario incurre. El contrato de futuros especificaba un precio de US$2.05
por bulto. La diferencia existente de US15 cvts. debe serle pagada al especulador
o dueño del contrato de futuros. Este costo es, por lo tanto, de US$1 500. A
esto debe sumarse el costo de almacenamiento que es de US$500. El interme-
diario devenga, en consecuencia, una ganancia neta de cero, producto de un
incremento de US20 cvts. del precio inmediato del maíz después de 6 meses.
El precio baja. Usted debe ahora poder realizar el mismo ejercicio para
el caso en el cual el precio inmediato del maíz desciende a, digamos, US$1.85
al finalizar los 6 meses. De nuevo, usted encofrará que el intermediario no se
verá afectado por el cambio del precio inmediato a lo largo del período de 6
meses.
Una recapitulación. Hasta ahora se puede notar que el maíz no es en
realidad entregado al especulador, sino que el contrato es, en vez de esto,
cerrado en el momento en que se paga la diferencia entre el precio de contrato
de futuros a 6 meses (US$2.05 por bulto de maíz) y el precio real inmediato
que prevalece 6 meses más tarde. De esta forma, si el precio inmediato que
se presente dentro de 6 meses es solamente de US$2, el especulador le pagará
al intermediario US5 ctvs. por bulto. De otro lado, si el precio inmediato es
de, por ejemplo, US$2.10 por bulto de maíz, el intermediario le pagará al
especulador US5 ctvs. por cada bulto. Podemos apreciar, entonces, que el
ingreso neto del intermediario, proveniente tanto de vender el maíz al precio
inmediato dentro de 6 meses, como de cerrar el contrato de futuros, es de
US$2.05 por bulto de maíz. Por lo tanto, el ingreso neto que percibe el interme-
diario es independiente del precio inmediato que prevalezca dentro de 6 meses.

Cobertura de riesgo ¿Qué ha ocurrido en este caso que hemos considerado? La persona que posee
en la venta físicamente el maíz, el intermediario , ha sido capaz de eliminar el riesgo que
antes enfrentaba al poseer el activo llamado "maíz", deplazándolo hacia otra
clase de individuos, quienes son especuladores por naturaleza. La "cobertura"
que fue realizada en la transacción que mencionamos en el ejemplo anterior
se conoce como cobertura de riesgo en la venta. El intermediario se encuentra
en una "posición larga" (o posición de espera) en cuanto respecta al maíz que
posee, debido a que él ha sido la persona que físicamente ha comprado el
grano. Para eliminar el riesgo de un posible cambio proveniente de esa posición
larga, el intermediario estableció una "posición corta" (o posición de entrega)
igual mediante la venta de un contrato de futuros. El intemediaria recibirá
US$2.05 por bulto de maíz del especulador (el dueño del contrato) dentro de
232 .MICROECONOMIA

6 meses, sin importar cuál será el precio inmediato del maíz en ese instante.
Si este precio es superior a US$2.05 por bulto, el especulador podrá conservar
la diferencia; si el precio es inferior a US$2.05 por bulto, el especulador deberá
cubrir la diferencia.
Cobertura de riesgo
en la compra Es posible, de la misma manera, realizar cobertura de riesgo en la compra. Un
criador de cerdos puede efectuar un contrato de compraventa para entrega
futura (en lugar de un contrato de futuros, debido a que no existe un mercado
organizado en la venta de carne de cerdo fresca) con un procesador de carnes,
acordando vender cierto número de libras de carne de cerdo fresca a un precio
y en fecha futura estipulado previamente por las partes. Sin embargo, el criador
de cerdos deberá alimentar a los animales hasta que se cumpla la fecha acor-
dada con el procesador de carnes. El precio establecido en el contrato de
compraventa para entrega futura con el procesador de carnes se basa tal vez
en el supuesto de que el costo del grano en que tiene que incurrirse para
engordar los cerdos pennanecerá constante. Sin embargo, si el precio del
grano se incrementa, el criador de cerdos sufrirá costos adicionales, debido a
que el precio del producto que ha acordado vender en cierta fecha futura ya
fue previamente acordado en el contrato de compraventa para entrega futura.
Como medida de protección, el criador de cerdos podrá proceder a comprar
grano en el mercado de futuros mediante la compra de contratos de futuros
que le garanticen la entrega del grano en cierto instante en el tiempo y al
precio acordado al momento de la firma del contrato. Ese será el precio que
el criador de cerdos utilizará en sus cálculos de costos para determinar el
precio que le cargará al procesador de carnes en el contrato y que garantiza
la entrega de cierto número de libras de cerdo a un precio determinado. De
la misma manera que se hizo en el ejercicio anterior, usted deberá poder
realizar un nuevo ejercicio en que se demuestre que después de firmar los
dos contratos, el criador de cerdos no experimentará ninguna modificación
en su posición de riqueza debida a un cambio del precio de la comida y/o de
los cerdos.
Especulación Aquellos individuos que se comprometen simultáneamente en posiciones lar-
gas y cortas en efectivo y de futuros en determinado producto, optan por no
cubrirse en contra del riesgo, sino que, por el contrario, se constituyen en
especuladores. Lo que los especuladores están realmente haciendo es apos-
tando a que el precio inmediato futuro de un bien será diferente al precio que
ha sido especificado en el contrato de futuros hoy en día. En el caso del
intermediario del grano, la persona que está comprando del intermediario un
contrato de futuros a un precio de US$2.05 por bulto de maíz está apostando
a que dentro de 6 meses el precio inmediatamente del maíz no será de US$2.05
sino algo mayor. Si dentro de 6 meses se está vendiendo cada bulto de maíz
a US$2.15, el especulador que haya comprado el contrato de futuros obtendrá
ganancias de US10 ctvs. por bulto de maíz. Los especuladores, de otro lado,
también venden contratos de futuros. Al realizar esta operación, en realidad
están apostando a que el precio inmediato del bien será menor en la fecha
de madurez del contrato que el precio actual de futuros. (Es decir, el precio
estipulado en los contratos de futuros que se venden en este momento). La
RIESGO E INCERTIDUMBRE EN EL PROCESO DE TOMA DE DECISIONES 233

diferencia existente entre los dos precios constituye sus ganancias sobre cada
unidad del bien que se haya vendido. Ellos están apostando a que habrá una
diferencia entre el precio real futuro y el precio actual de futuros (y que la
diferencia excederá a la totalidad de sus costos explícitos e implícitos de
transacción). El precio futuro es el precio de mercado real a cierta fecha
especificada en el futuro, el precio de futuros es el precio futuro anticipado
o esperado que se especifique en el contrato de futuros.

ESPECULACIÓN Y LA DISTRIBUCIÓN DE BIENES


NO PERECEDEROS EN EL TIEMPO
El mercado de futuros es mucho más que un mercado que provee la transfe-
rencia del riesgo a los especuladores por parte de aquellos que desean cubrirse
contra la incertidumbre que dicho riesgo implica. Adicionalmente es un mer-
cado que genera señales que alteran los patrones de consumo en el tiempo,
siendo estos diferentes a los que se presentarían en la ausencia de un mercado
de futuros.
Consideremos los dos períodos, 1 y 2, que se muestran en la Figura 7-1.
Asumiremos que se sabe con certeza en este ejemplo que la cosecha de maíz
en el período 1 generará una oferta SjS^ tal y como se ilustra en el panel (a)
de dicha figura. También se conoce con certeza que en el período 2 habrá
una cosecha menor, representada a través de la curva de oferta S2S2, la cual
se presenta en el panel (b). La curva de demanda es, ante la ausencia de
especulación, D,D, en el panel (a) en el período 1. Esta representa la curva
de demanda de maíz proveniente únicamente de los demandantes de maíz
en el período 1. En la ausencia de especulación, la intersección entre DJDJ y
STS, determinará el precio de equilibrio de mercado P, en el cual se consumirá
0Sv En el período 2, la curva de demanda representa únicamente la demanda
de los consumidores de maíz en el período 2 y se muestra a través de la curva
D2D2, intersecando la curva de oferta de maíz S2S2 en el precio P2. Nótese que,
ante la ausencia de especuladores, una mayor cantidad de maíz deberá con-
sumirse en el período 1, debido a que el precio es relativamente bajo, mientras
que en el período 2 se consumirá una menor cantidad en razón al precio
relativamente mayor del grano.

ESPECULACIÓN Y LA VARIACIÓN DE LOS PRECIOS

Dejemos ahora que los especuladores entren al mercado. Ellos preveen la


posibilidad de obtener una ganancia, debido a que se espera una menor
cosecha para el año que entra. Si ellos pudieran comprar contratos de futuros
de maíz a precios relativamente cercanos al precio inmediato prevaleciente
en el período 1, percibirán ganancias en el momento en que el precio inmediato
que se presente en el período 2 supere el precio de futuros. La curva de
demanda de los especuladores está representada por la distancia horizontal
comprendida entre DaDa y Dj'D,'. Tomando la curva de oferta S^ como dada,
el precio del maíz en el período 1 no será P^ sino P-,', debido a que éste
234 MICROECONOMIA

FIGURA 7-1
La especulación suaviza la tasa de consumo a lo largo del tiempo
En ausencia del fenómeno especulativo, la oferta existente en el período 1 es S^-,, en tanto que en el
período 2 es S2S2. Las curvas de demanda para los períodos 1 y 2 son DTD, y D2D2, respectivamente. El
precio sin especulación es, por tanto, P, en el período 1 y P2 en el período 2. Si los especuladores
entraran en el mercado, se suman a la demanda actual, y es la nueva curva de demanda D, 'D,', la cual es la
suma de las demandas de los consumidores del bien más la de los especuladores. El precio de mercado de
equilibrio en el período 1 se incrementa a P/. La cantidad de demanda en dicho período por los
consumidores del bien desciende a Q,. La diferencia, S, - Q-,, entra a hacer parte de los inventarios de los
especuladores. En el período 2 la curva de oferta se desplaza hacia afuera exactamente en una cantidad igual
a la de estos inventarios, siendo en ese período S2'S2'. El precio en el período 2 desciende a P2', el cual es
inferior a P2.

representa la intersección de S1S1 con D/D/. La cantidad demandada por


parte de los consumidores actuales será ahora de Qv cantidad que es menor
que la cantidad 0St que se obtuvo sin la presencia de la demanda especulativa.
La diferencia (S, — Q,) se mantendrá almacenada con el objeto de ser entregada
a los compradores de contratos de futuros cuando se alcance la fecha de
maduración de los mismos en el período 2. Movámonos ahora al panel (b),
en el cual se representa el período 2. La curva de oferta se desplaza hacia
afuera y a la derecha en una distancia igual a la cantidad de maíz que ha sido
almacenado del período 1 para ser entregado en el período 2. El precio de
equilibrio de mercado en este período 2, tennina siendo P2', en lugar de P¿,
debido a que es en este punto en donde la curva de demanda que existe en
este momento para los consumidores actuales. D2D2, interseca a la curva de
oferta S2'S2'. En un escenario idealizado en donde existe información perfecta, se
tendrá que la diferencia entre Pa' en el panel (a) y P2' en el panel (b) será igual
al costo de almacenamiento, más una ganancia normal, corregida por
RIESGO E INCERTIDUMBRE EN EL PROCESO DE TOMA DE DECISIONES 235

las posibilidades de riesgo que existan, suficiente para que los especuladores
aten su capital al mercado de futuros durante el período de tiempo conside-
rado.
Pero, entonces, ¿qué es lo que hacen realmente los especuladores? Lo
que ellos están haciendo es inducir a los actuales dueños de inventarios de
bienes a que pospongan la venta de los mismos para períodos futuros. Los
dueños actuales anticipan que la oferta del bien, en un futuro próximo, será
lo suficientemente baja, comparada con la demanda, para hacer que el precio
inmediato futuro sea mayor del prevaleciente en este momento. El lector
deberá estar en capacidad de elaborar nuevamente los paneles (a) y (b) bajo
el supuesto de que los especuladores anticipan una cosecha extraordinaria
de maíz en el período 2. ¿Cómo afectará este hecho los precios de futuros de
maíz y de qué manera alterará esto la cantidad del grano que se consumirá
en el período presente?
Ahora podemos apreciar mejor la razón por la cual el precio actual de
un bien no perecedero puede incrementarse, sin que se presente ningún
cambio en la demanda actual por parte de los consumidores. Una helada
prematura en los países cultivadores de café de América Latina puede indicar-
les a los especuladores que la oferta futura de café será inferior a la anticipada
y que, por lo tanto, el precio del café en el futuro será mayor del que había
sido anticipado inicialmente. Los especuladores harán subir el precio de con-
tratos de futuros. A medida que así lo hagan, los dueños actuales de inventarios
de café retendrán en su poder sus existencias de café, con el objeto de bene-
ficiarse de mayores precios esperados en el futuro; esto indicará que el precio
inmediato también aumentará. El incremento del precio de hoy no ha sido
causado por el fenómeno especulativo; ha sido originado por la helada prema-
tura y por la expectativa de que la cosecha futura de café sea menor a la
anticipada. Los especuladores no tienen nada que ver con la helada prematura.,
Si, de otro lado, sus expectativas llegaran a ser incorrectas, ellos serían los que
incurrirían en pérdidas en sus niveles de ingreso y de riqueza.

ESPECULACIÓN Y EL VALOR TOTAL


El ejemplo anterior también sirve para mostrar el servicio que proveen los
especuladores a los consumidores. Los primeros balancean indirectamente el
consumo del bien que es susceptible de ser almacenado en el tiempo. Mediante
la reducción de la oferta presente, los especuladores están necesariamente
incrementando la oferta futura del bien. Niveles balanceados de consumo a
través del tiempo, contrario a lo que serían patrones de consumo en los que
se presentan ciclos de prosperidad, seguidos por ciclos de hambrunas, son
generalmente preferidos por parte de los consumidores, como los vimos en
el análisis de la elección del consumidor en el capítulo anterior. Adicionalmen-
te, el valor total de la cosecha de maíz, que analizábamos en el ejemplo anterior,
se ha incrementado a través del fenómeno de la especulación. ¿A qué se debe
esto? La explicación de dicho fenómeno se encuentra en la ley de la demanda
misma. Sin la presencia de especulaciíon, el valor marginal de uso del maíz
236 MICROECONOMIA

en el período 1 habría sido relativamente muy inferior a su valor marginal de


uso en el período 2. La especulación permite que estos valores marginales de
uso tiendan a igualarse en los dos períodos y que, por lo tanto, se incremente
el valor total de uso del grano.

LA ESPECULACIÓN Y LA TOMA DE RIESGO


Con el objeto de eliminar posibles pérdidas, es posible que los individuos que
buscan afanosamente cubrirse del riesgo, decidan transferir dicho riesgo a los
epeculadores. Sin embargo, el fenómeno especulativo no está restringido al
caso del mercado de futuros. Cualquier individuo que tenga deudas con ter-
ceros o activos no indexados a la inflación, es por definición un especulador.
Estos activos incluyen automóviles, casas, accesorios domésticos de algún
tamaño y valor, de la misma forma que acciones, bonos o contratos de futuros.
El valor de los activos puede aumentar o descender, dependiendo de los
desplazamientos en las curvas de oferta y demanda que tengan lugar en un
momento dado para los activos en cuestión. Los dueños de dichos activos
generalmente no tienen nada que ver con los desplazamientos de dichas
curvas; cambios no anticipados en la tasa de inflación, por ejemplo, pueden
alterar el efecto de las deudas que se han contraído con terceros. En consecuen-
cia, los dueños de activos o de pasivos a teceros están a merced de las fuerzas
del "mercado". En la medida en que usted tenga mucho o poco interés en
cualquier activo, usted es, por definición, un especulador. Sin embargo, uno
puede reducir el grado de especulación rentando o tomando a préstamo
dichos activos, en lugar de comprarlos, debido a que mediante este proceso
de "leasing" se está reduciendo el riesgo implícito en los vaivenes del mercado.
Sin embargo, aun así, no se puede eliminar completamente el participar implí-
citamente en este proceso especulativo. Un contrato de "leasing" a largo plazo
introduce alguna forma de especulación debido a que se podría eventualmente
estar amarrado al pago de una alta cuota mensual, cuando en el mercado el
precio del activo en referencia está descendiendo rápidamente. Cuando esto
sucede, se estarían firmando simultáneamente nuevos contratos de arrenda-
miento a una tasa inferior. Usted experimentaría, entonces, una reducción en
su riqueza, en comparación a aquella que habría tenido si no hubiera firmado
el contrato de leasing inicial a largo plazo, sino que en lugar de ello hubiese
firmado una serie de contratos consecutivos de corto plazo.

RIESGOS EXISTENTES EN TRANSACCIONES CARA A CARA

La discusión que se acaba de presentar, relacionada con el mercado de seguros,


el seguro por cuenta propia, a través de la diversificación del portafolio y al
seguro que se deriva de acudir a operaciones en el mercado de futuros, asumen
generalmente un contexto general en el que existen transacciones impersona-
les de mercado y riesgos que se caracterizan por tener una distribución normal.
Altos niveles de riesgo pueden, sin embargo, presentarse en situaciones con-
tractuales de carácter personal, en donde cada parte está contemplando las
RIESGO E INCERTIDUMBRE EN EL PROCESO DE TOMA DE DECISIONES 237

realizaciones futuras del contrato. Las partes enfrentan bajo este contexto dos
fuentes posibles de riesgo: en primer lugar, enfrentan el riesgo inherente pro-
veniente del posiblemente incierto valor de que se realice a cabalidad el con-
trato y, en segunda instancia, la posibilidad de que otras partes en el contrato
no satisfagan lo estipulado en el mismo o que lo hagan de una forma diferente
a la esperada inicialmente en la firma del contrato.
El riesgo de un
valor incierto El riesgo de que la realización completa del contrato no tenga el valor que se
esperaba inicialmente, puede, en la mayoría de los casos6, ser manejado eficien-
temente trasladando los costos que dicho riesgo implica a los "beneficiarios"
finales del contrato; en otras palabras, la parte que en el contrato recibe cierta
cantidad de dinero en retorno transfiere los niveles de riesgos existentes a la
otra parte contratante que trabaja con él, en lugar de un valor incierto que le
generarán los bienes o servicios por los cuales se está intercambiando el dinero.
Los trabajadores de una firma generalmente reciben, por ejemplo, un salario
fijo en un determinado período laboral. Los dueños de la firma son los "deman-
dantes" residuales del valor en el mercado de los bienes o servicios producidos
por los trabajadores. Estos últimos han logrado, por consiguiente, transferir a
la firma para la cual trabajan el riesgo asociado con el tipo de producción en
el cual ésta se ha comprometido. Igualmente, la persona que le suministra
mercancías a un detallista en consignación para que éste los venda en su
almacén se constituye en un "demandante residual" de todos los bienes que
no pueden ser vendidos, así como de los ingresos (menos los costos de ventas)
que se deriven de la venta de los bienes. El detallista recibe un determinado
retorno por cada unidad que se venda, no teniendo, sin embargo, que asumir
pérdidas en el dado caso en que no se perciban ganancias en la venta de los
mismos7.
El riesgo del
El riesgo de que un contrato no se cumpla a cabalidad por una de las paites
incumplimiento de
un contrato
contratantes, o de que éste se cumpla pero con resultados distintos a los
anticipados puede evitarse total o parcialmente a través de una especificación
muy meticulosa de los términos del contrato y del establecimiento de cláusulas
de sanción en caso de incumplimiento. Gran parte de la llamada ley de con-
tratos tiene que ver con la especificación de un conjunto homogéneo de
témiinos contractuales para aquellas situaciones que las paites contratantes
no hayan considerado inicialmente en el contrato. Ningún contrato puede
físicamente contener cada posible eventualidad o interpretación de los térmi-
nos contractuales, dado que ésta especificación indefinida es en sí misma
bastante costosa. Cuanto mayor sea el número de transacciones que se contem-
plen en el contrato, o cuanto más suigéneris sea la transacción que estén

6
La excepción a esta regla lo constituye, desde luego, aquel caso en el cual existe una inflación
o deflación anticipada que trae consigo cambios del valor real del dinero que se recibe.
' El detallista enfrenta, desde luego, una pérdida implícita si existe un uso alterno dentro del
espacio de posibles ventas y que se valore por encima de éste.
238 MlCROECONOMIA

contemplando las partes, mayor será la inversión que deberá realizarse para
que el diseño de los términos del contrato se ajuste a los deseos de las partes8.

CONCLUSION
La lección que puede derivarse de este capítulo es que el mundo y todas las
acciones que llevamos a cabo en él envuelven ciertos niveles de riesgo. Es
costoso reducir estos niveles de riesgo trasladándolos a otros sujetos económi-
cos o tomando precauciones relacionadas con la forma en que nosotros orde-
namos los asuntos diarios de nuestra vida. En gran medida, la cantidad de
riesgo que estamos dispuestos a asumir en un momento dado, en lugar de
pagar el precio por asegurarnos en contra del mismo, es una función del riesgo
que estemos asumiendo en este instante y de la proporción de nuestra riqueza
o ingreso que esté expuesta al riesgo en un momento determinado. Si uno
reflexiona acerca de las proposiciones básicas relacionadas con la teoría de
la elección del consumidor y de la elasticidad de la demanda que estudiamos
en capítulos previos, estará claro que la certidumbre de una reducción en los
niveles existentes de riesgo se constituye en un bien escaso en sí mismo que
se rige, por lo tanto, por los principios generales de escogencia y elección que
gobiernan el mismo proceso para otros tipos de bienes económicos.

8
Los microeconomistas han dedicado considerable cantidad de tiempo a estudiar el régimen
legal de los contratos. Para una introducción a la literatura relacionada con estos temas, véase a
Richard Posner y Anthony Kronman (ed., The Economics of Contract Law (Boston: Little, Brown
& Co., 1979).

TEMAS Y APLICACIONES

La toma de rehenes, amenazas creíbles y la labor de hacer


cumplir los contratos9
A lo largo de este capítulo hemos discutido diferentes nado los términos del contrato de tal forma que se
tipos de riesgos asociados con el proceso de intercam- especifica la "entrega" de bienes o servicios en cierta
bio. Una de estas categorías de riesgos está constituida fecha en el futuro o a lo largo de un determinado
por la incertidumbre de que no se cumplan total o período de tiempo. Tales riesgos son de especial inte-
parcialmente los términos contractuales. Este tipo de res cuando no existen o se espera que no existan bie-
riesgo tiene lugar generalmente cuando se han dise- nes sustitutos disponibles para el bien objeto del con
trato o cuando el proceso de vigilar y supervisar el
--------------------- incumplimiento total o parcial sea tan difícil que hace
9 Una de las mejores fuentes recientes en estos temas la que dicho proceso sea prohibitivamente costoso du-
constituye el artículo de OliverE.Williamson, "CredibleCom- rante el período contractual. Un ejemplo típico del
mitments: Using Hostages to Support Exchange", American primer tipo de situaciones lo constituye aquel caso en
Economic Review, vol. 73, septiembre de 1983, pp. 519-540. el que se contrata un servicio de entrega que tenga
RIESGO E INCERTIDUMBRE EN EL PROCESO DE TOMA DE DECISIONES 239

que ver con artículos que "deben" arribar a su destino por los daños o perjuicios causados. Esto puede lo-
final a cierta hora previamente determinada. grarse a través del arreglo que se conoce en los medios
Se sugirió en la primera parte de este capítulo legales con nombres diferentes, tales como "pago de
que es posible reducir algunos de estos riesgos existen- un depósito de seguro" o, como se conocía en los
tes en los contratos mediante un cuidadoso diseño viejos tiempos, "la toma de rehenes". La idea consiste
de los términos contractuales, de tal forma que los simplemente en que la parte cuyo cumplimiento del
elementos que rigen el cumplimiento de dichos con- contrato esté en duda se compromete a proporcionar
tratos fueran clara e integralmente especificados. Adi- al otro contratante un procedimiento de bajo costo
cionalmente, es preciso volver a mencionar que no mediante el cual este último reciba el equivalente a
todas las posibles contingencias deben ser específica- los daños y perjuicios causados sin tener que iniciar
mente mencionadas en cada contrato, debido a que el costoso proceso de implantar una demanda ante
la ley de contrataciones ya provee un conjunto de las cortes. Si se conocen con certeza las preferencias
"términos contractuales homogéneo" que serán asumi- de ambas partes, entonces se podrá llegar a un resul-
dos de antemano por las cortes, a menos que las partes tado satisfactorio si se limita el monto a los daños
contratantes lo especifiquen de otra forma. causados al contratante afectado por el rompimiento
La limitación que existe al depender única y exclu- del contrato.
sivamente del diseño cuidadoso del contrato y de las Es verdaderamente curioso que el mareo legal en
provisiones contenidas en las normas de derecho con- cuanto a contratos respecta siempre contempla cláu-
tractual para reducir los niveles existentes de riesgo sulas de "daños liquidados", los cuales son en cierta
de incumplimiento consiste en que estas precauciones foima análogos a la sugerencia que se presentó en el
solamente pueden hacerse cumplir una vez la parte párrafo anterior, pero que, a diferencia de ésta, limita
afectada acuda al sistema legal, presentando una de- la cantidad máxima de tales daños estrictamente,
manda en que se aduzca como causal principal el siendo generalmente hostil a cualquier cosa que pueda
hecho del incumplimiento de los términos contractua- interpretarse como un "castigo" por la ruptura del con-
les. Sin embargo, acudir al sistema legal para garantizar trato. Algunos economistas han sugerido que esta limi-
el cumplimiento de los contratos no está, desde nin- tación a lo que acuerden las partes es deseable, dado
gún punto de vista, libre de costos, como es bien co- que elimina la posibilidad de que la parte que se bene-
nocido para todos. Dichas demandas requieren el pago ficia de los damos que se liquidan en caso del rompi-
de gastos de abogados, además de otros costos en que miento del contrato adopte posiciones estratégicas,
se incurre al acudir a la justicia. promoviendo, por lo tanto, la realización misma del
La alternativa que se puede plantear en lugar de contrato. Una posibilidad alterna, aunque un poco cí-
presentar una demanda aduciendo el incu