You are on page 1of 5

Argumento over

Resumen y análisis
Over se desarrolla en un batey de ingenio, sin nombre, de La Romana y en la
Romana misma. Es una novela de denuncia social que platea la explotación de los
trabajadores de los centrales azucareros. Describe patéticamente la miseria de los
braceros haitianos, cocolos y dominicanos que van a trabajar por un salario de
hambre a las plantaciones de caña. Se hace en ella un airado análisis de la forma
de explotación y de la organización del negocio azucarero. La obra es, en parte, un
exponente de lo que representan los intereses norteamericanos en la industria del
azúcar, y pone de relieve la omnipotencia de los altos empleados extranjeros, así
como la triste sumisión de los empleados nativos, que llega hasta la degradación.
El argumento de la novela se halla resumido e una página maravillosa:
El monstruo todos los días engulle más hombres (…). La historia de tu pueblo, la
de tu región, es la de la caña. Tus hermanos entran en el molino, el molino los
tritura, su sangre corre por canales: es oro, es ganancia ¡es over!, ¡se va!... ¡Y de
los hombres, aquí en tu tierra, sólo queda bagazo! (p. 223).
Es oro, es ganancia, ¡es over! Pero, ¿qué es el over? Es una forma de plusvalía o
ganancia extra, producto de la explotación. Se paga a los obreros, en forma de
salario, sólo una ínfima parte del valor producido por ellos, y el central se apropia,
en forma de ganancia extra, la diferencia. En el central, pues, hay un relación de
producción caracterizada por la explotación.
En la novela de Marrero Aristy hay páginas que describen el over en sus múltiples
manifestaciones. La forma más vulgar es el robo descarado que practican los
pesadores de caña, los mayordomos, el bodeguero. Los pesadores usan pesas
cargadas, los mayordomos pagan los trabajos sumamente baratos, el bodeguero
vende incompleto… (pp. 43-49), y todo a beneficio del central. Pero, además, los
presupuestos de todos los departamentos dejan superávits, que son over. Así, por
ejemplo, los superintendentes de campo pagan menos de lo que ordenan sus
jefes, para demostrar eficiencia y agradar; los mayordomos hacen lo mismo
cuando pueden; el director del hospital y sus practicantes no curan a los enfermos
y niegan las medicinas para no cubrir su presupuesto del año… Así, pues,
El almacén del departamento comercial, la tienda central, las bodegas del campo,
el peso de caña, ¡todo ha de dar over! ¡Qué obsesión de más! ¡Over! (p. 175).

campo, el peso de caña, ¡todo ha de dar over! ¡Qué obsesión de más! ¡Over! (p.
175).
Y el poco dinero que reciben los obreros se lo arrebata la bodega del central.
“Porque este dinero generalmente no es tal, sino vales, y porque las pocas veces
que a sus manos llega una moneda, no hallan otro sitio donde gastarla” (p.55),
sino –¡qué ironía!- en la “tienda para atender a las necesidades de los trabajadores
en los campo de caña” (p. 66).
La obra abre el camino a una protesta que va a materializarse años después.

Situación de neoesclavitud
Como ya se ha vislumbrado, la novela pinta una forma de neoesclavitud. Lo

95). 106). experimenta el placer de su abuelo mientras flagelaba las espaldas del africano que compró en un mercado (p. las posibilidades de escapar de esa esclavitud se hace cada más remota e imprecisa. arenque. Las casitas. de lentas goletas. En esas casitas. 103). pasando días y noches “los unos encima de los otros. ni de pagarlos tan caros. apretujados como mercancías. Entonces. como una procesión de seres sin alma” (p. Los modernos esclavos son repartidos en grupos. Después que beben su virus no se pueden marchar (p.83). Incluso algunos mayordomos o contratistas y colonos escogen sus hombres como buenos compradores de reses (pp. 94) Y a esos miles de esclavos se les paga con arroz. día a día. harina de maíz. tienen un cuartito de dormir y otro que cuando no hace también de dormitorio. desfila la turba harapienta. . camino del corte. alimentándose con pan y sardinas de latas que les son suministrados por los que el central envía a reclutar hombres a Haití y a las islas inglesas”. Esta situación de neoesclavitud es expresada plásticamente por el autor: El blanco. los recién llegados se acomodan “como sardinas en lata”. Las ideas del P. bacalao y fuerte azul. armados de revólver y machete.204). Los días pasan y las economías con que habían soñado se truecan en humo: el Over las consume. Los haitianos y cocolos son distribuidos en los barracones y en las pocas casitas libres del batey. como ganado humano. Llegan. llegan al batey sin nombre cocolos y haitianos “encerrados en hediondas bodegas de vapores de carga. otros vomitan sus pulmones en los carriles. Ya “antes de salir el sol. Se meten hasta “diez mañeses en un solo cuartito”. sirve de sala y comedor. el vómito de unos contagia a otros y se ven obligados a hacer ahí mismo sus necesidades fisiológicas. los negros “corren el maratón del hambre para caer reventados en la meta” (p. los pobres negros indefensos están molidos y se dejan arrear como rebaños. Y a cada uno se le ata un número que le servirá de identificación. 80-81). como una procesión de seres sin alma” (p. son contados y apartados para ser repartidos a las diversas colonias. son transportados al estilo de los antiguos esclavos en los buques negreros. Cuando llegan al batey central. alumbradas por lámparas de gas y jumiadoras. de los antiguos esclavos en los buques negreros. Al tiempo de la zafra. Así. Durante el viaje. la finca se traga a cuantos van a ella. camino del corte. 94) Y hambre que no se le aparta jamás-. Así. maloliente –con hambre que no se le aparta jamás-. y vigilados por los policías del central. tras viajar apretujados. De ahora en adelante van a ser sistemáticamente explotados. Las Casas se pueden seguir practicando con haitianos y cocolos alquilados” (p. porque los pagos son una mentira (p. Muchos pierden el color y orinan sangre. caminan llenos de llagas sifilíticas o se vacían en sangre por el ano.expresa Eduardo. Los barracones son inmundos. “el inglesito”: “Ya no traen negros del Africa porque no hay necesidad de ir a buscarlos tan lejos. como ganado. al contemplar las recién llegadas manadas de negros. Y lo que es peor. encerrados en un corral de alambres de púas. Cada grupo lleva su factura. con piso de tierra. Cuando llegan al batey central. o en camiones.

Y por encima de esto. Así sucede en el caso de Cleto (p. “La mujer completa lo que empieza el ron” (p. como lo expresa Don Martín: Compres: cuando vine aquí yo era un hombre honrado. Luego continúa la misma vida de opresión y miseria. Dormitando en el balcón de su casa. Tambora y acordeón. la situación de neoesclavitud se evidencia en la forma del transporte de los haitianos y cocolos. a quien hace su amante (p. se recurre al engaño y a la mentira. Para él no reviste importancia otra cosa que no sea batallas. la evasión puede ser un un velorio. 221).son características que se encuentran entre pobres y explotados de todos los países. 40). prostitución. Entretenimientos Las penas de la vida miserable del ingenio se ahogan en ron y se endulzan con mujeres. Da lo mismo en los bateyes. Y el bodeguero Daniel se enreda con una prostituta. 113). es prototipo de los moradores de los bateyes. como ocurre hoy en los gagas. . Además de la bachata. 12). (p. Las prostitutas rondan las fiesteas. es ahogan en ron y se endulzan con mujeres. 76). frituras y ron (p. 208). alcoholismo. gallos. Cleto. 73) La música se hace a golpe de güira. el policía. Cleto. se afirma. 40). la degradación moral.presas de la disentería (p. (p. inestabilidad de las uniones matrimoniales y concubinatos. No falta el juego (p. a veces se toma hasta seis y como mínimo tres botellas de ron (p. He aprendido a engañar y a mentir (p. Para conservar el empleo. las parejas. Además de la sed de ron. viejo mayordomo contratista del central. en la organización del trabajo en cuadrillas. en su instalación en barracones. y por conservar el empleo. Durante o después de las fiestas. de los haitianos y de los cocolos. fiestas y juegos. desnutrición. 97). Los rasgos bateyes. El negro Dionisio. Marrero Aristy pone en boca de Valerio sus propias consideraciones sobre las funciones del ron: Sólo borracho se puede vivir en estos cañaverales. deteniéndose dondequiera que hay música. se internan en el cañaveral o en un barracón pestilente (p. en su distribución en las colonias. Los rasgos descritos hasta aquí –malas condiciones económicas. Luego continúa la misma vida de opresión y miseria. Características lingüísticas Se expresa en la novela el modo de hablar de los campesinos dominicanos. ya ni siquiera soy eso. 41). fiestas y juegos. 113). En resumen. el policía. en la explotación sistemática y en la consiguiente degradación moral. 106). El propio Daniel Compres se reúne con sus amigos a tomar y tomar. 74). se describe en la novela el deseo de faldas:. despide el tufo de ron que se ha bebido durante el día (p. mujeres y ron (p. promiscuidad. Luego habla largamente sobre lo que significa el ron para los que no pueden darle rumbo a su vida (p. 76). abrazadas.

yo le asiguro que ya lo s’ombre no son un pie sucio de lo que eran en mi tiempo. Se acabó la zafra. donde se habla en tres idiomas: Bodeguela. interviene un haitiano para expresar su opinión y se le contesta: ¡Cállate la boca. Mi going to Tortola. Racismo El autor pone de manifiesto en su novela el racismo del dominicano hacia el negro haitiano o el cocolo. Bebiendo ron.. En una conversación de dominicanos. 47). El bodeguero del central expresa que. . Media libra de harina e maíii. vale. que tú no tiene que meterte en la consversación de la gente! A utede y a eto condenao cocolo deberían quemarlo junto. a quienes se desprecia y de quienes se tiene la convicción de que son sucios y hediondos. De cob di sel Tri cents red bin. 36) En lo bateye hay mucho asusone y lambeojo (p. ) Nunca he podío jugai con candela sin quemaime lo deo (p. ni la más leve noción de lo que significaba limpieza. ¡Mire! Le voy a contai una hitoria de lo tiempo en que yo viene a eta finca poi primera ve…” ejemplos: Tiene la música poi dentro (p. depacha mué pronto. Veamos algunos ejemplos. Ello se explica por las olas migratorias –como se describe en Over. se vio en la necesidad de recurrir a una haitiana para que le atendiera la casa. la saf ta finí. que año tras año cifran sus esperanzas en una zafra que les dejará solo frustraciones y degradación. el policía cibaeño. mañé del diache. En República Dominicana. Mi se va pa Saint Kits.. Al acabarse la zafra. ni tenía costumbres. porque La negra y grajosa mujer no sabía cocinar.de trabajadores de la caña de azúcar. 34) Ni an perro velón aonde matan un pueico (p. se oye de nuevo la diversidad lingüística: Compé. pero tuvo que hacerlo todo. esta diversidad lingüística se manifiesta más ostensiblemente en los bateyes de ingenio. Muemen alé pu Haití. le dice al bodeguero: Me va a cotai cambiai esa maica. 133) Ni an pueico flaco en batatai parío (p. poique ya tan dañándola… Aicánceme un chin de aguja (…) Bodeguero.La mayor expresión de la babel lingüística del batey se verifica en la bodega del central. al enfermarse su mujer. Yo me veo dique atenío a do mujeicita y ni an me conoco… ¡Jai caracha!. Los regionalismos abundan en boca de personajes como Cleto.

Related Interests