You are on page 1of 44

República Bolivariana De Venezuela

Ministerio del Poder Popular Para La Educación


Universitaria
Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez
Núcleo- Barcelona
Catedra: Historia Universal

Historia de la Vida de Abrahán Lincoln

Tutor: Rosana Castillo Autora: Antonieta Arredondo

C.I:27.345.162

Barcelona, Noviembre, 2017


INDICE

 Dedicatoria
 Agradecimiento
 Resumen
 Índice
 Introducción
 Trama de los capítulos de la película
 Capítulo
 Capítulo
 Capítulo
 Capítulo
 Capítulo
 Temas
 Contexto histórico
 Marco histórico
 Personajes
 Principales
 Secundarios
 Terciarios
 Argumento
 Apreciación de la critica
 Libros
 Bibliografía
 Anexos
 Conclusión
DEDICATORIA

Este trabajo está dedicado con mucho afecto para mis padres, a mi hija y en
especial a mi esposo, ya que ellos siempre me apoyan en todo y me guían
siempre por buen camino pensando en un gran porvenir
AGRADECIMIENTO

Le agradezco su digna labor y le doy mi reconocimiento por fomentar la


educación de generación en generación, inculcando valores y sembrando el
conocimiento formando a mejores ciudadanos.
Introducción

Sin lugar a dudas, Abraham Lincoln es una de las figuras más celebradas en
la historia de Estados Unidos. Al igual que George Washington y Thomas
Jefferson antes que él, Lincoln es venerado casi universalmente hoy como un
hombre de rara habilidad y carácter que dio forma a los Estados Unidos a su
imagen, para el beneficio duradero de todos los estadounidenses que siguieron
su estela.

Debido a la posición firme de Lincoln en el escalón de héroes nacionales, a


menudo se lo retrata con una luz santificada, como si trabajara de acuerdo con
un gran diseño en el que era incapaz de obrar mal. La historia, al proporcionar
una narración de los eventos pasados, hace que el mundo parezca como si no
hubiera sucedido de otra manera. Pero la realidad viva y resplandeciente de una
vida siempre es mucho más contingente y, a menudo, francamente arbitraria.

Lincoln era muy consciente de sus deficiencias como líder, ya que se


encontraba en la posición precaria de que su fortuna -y de hecho las fortunas de
la nación- descansaba. Al hablar sobre su papel como comandante en jefe
durante los últimos meses de la Guerra Civil, Lincoln fue capaz de "confesar
claramente que los acontecimientos me han controlado más de lo que los he
controlado".

Con el tiempo, en las multitudes de palabras que se han escrito sobre él, la
leyenda de Lincoln se ha convertido en un gigante de proporciones sin paralelo.
Lincoln, el hombre, mientras tanto, medía un metro ochenta y cinco centímetros,
un hombre grande en cualquier caso, pero más a escala humana de lo que
generalmente se supone.

Un lector voraz, el propio Lincoln reconoció el poder de la palabra escrita, y


recelaba mucho de su tendencia a distorsionar. En una carta de 1856 a su
compañero de derecho, William H. Herndon, señaló que "las biografías
generalmente escritas no solo son engañosas, sino falsas... en la mayoría de los
casos conmemoran una mentira y engañan a la posteridad fuera de la verdad".
Con muchos Lincoln yacen en su segundo siglo de existencia, algunas de las
falsedades que se han propagado sobre él pueden estar arraigadas
irreparablemente. Aun así, a uno le gustaría creer que incluso en la era de la
información, una biografía cuidadosamente considerada y crítica aún es posible.
Este autor espera que lo siguiente pueda de alguna manera comenzar a
restaurar el verdadero Lincoln a la posteridad, dándole un trato justo y honesto,
haciéndolo responsable donde sea culpable, y encontrándolo loable donde se
merezca tal elogio.

Cuando Abraham Lincoln nació en 1809, los Estados Unidos de América


acababan de comenzar a emerger como una nación cohesionada. El gobierno
federal, como se lo conoce hoy, se organizó hace más de veinte años. El país
mantuvo la forma de sus trece colonias originales, con una porción considerable
de territorio aún por colonizar. La juventud de Lincoln coincidiría con los
movimientos fronterizos rápidos y un espíritu primordial de expansionismo
pionero.

Un país tan joven estaba obligado a experimentar dolores de crecimiento.


Habiendo establecido claramente su independencia, pero aún muy sometido a
la influencia de su país de origen, Estados Unidos hizo mucho para consolidar
su autonomía con una victoria sobre Gran Bretaña en la Guerra de 1812. Sobre
la base de este éxito, la Doctrina Monroe de 1823 afirmó el derecho
estadounidense a la autodeterminación dentro de su propio hemisferio.

A nivel nacional, el equilibrio de poder entre los gobiernos federal y estatal


siguió desempeñando un papel de liderazgo en el debate nacional. Después de
la independencia, los diversos estados se organizaron según los Artículos de la
Confederación. Mediante este documento efímero, cada estado individual
mantenía poderes considerables sobre sus propios asuntos internos, y como tal,
el aparato gubernamental centralizado era necesariamente más débil. Cuando
este arreglo rápidamente resultó impracticable e insatisfactorio, se estableció
una infraestructura central más fuerte bajo la Constitución actual, ratificada por
la mayoría de los estados en 1788.
Los primeros partidos políticos en los Estados Unidos se establecieron de
acuerdo con su apoyo u oposición de un poderoso sistema federal. Durante
finales del siglo XVIII y principios del XIX, estas dos facciones rivales se
enfrentaron por el equilibrio de poder entre las ramas federal y estatal. Este
conflicto llegó a su punto crítico en 1833, cuando Carolina del Sur amenazó con
separarse luego de que el gobierno federal aprobara una serie de tarifas altas.
Bajo el liderazgo de John C. Calhoun, Carolina del Sur intentó anular la política
tarifaria federal como inaplicable en su dominio. El presidente Andrew Jackson
respondió mediante la firma de la Ley de la Fuerza, que autoriza la intervención
militar federal frente a una posible insurgencia. Carolina del Sur finalmente
retrocedió.

Además de las tensiones federales y estatales, las divisiones regionales


comenzaron a intensificarse a principios del siglo XIX. A medida que los estados
del norte comenzaron a industrializarse, los estados del sur se volvieron cada
vez más dependientes de la agricultura, lo que a su vez hizo que la esclavitud
fuera más integral para la prosperidad del sur. A medida que la nación comenzó
a expandirse hacia el oeste, con varios estados del norte que abolieron la
esclavitud, la cuestión de la política de esclavitud en nuevos territorios se vio
llena de controversia.

Como representante de los intereses occidentales, el senador Henry Clay de


Kentucky diseñó dos compromisos para diluir las tensiones entre el viejo norte y
el sur. El Compromiso de Missouri de 1820 creó una línea de demarcación entre
territorio libre y esclavo. Esto resolvió el problema durante una generación, pero
con una mayor expansión hacia el oeste la cuestión se abrió para debatir
nuevamente. El vago Compromiso de 1850 de Clay preveía que California
ingresara a la Unión como un estado libre a cambio de una ley de esclavos
fugitivos más estricta.

Entonces, todo compromiso se abrió a la anarquía después de que la Ley


Kansas-Nebraska de Stephen Douglas fuera aprobada en 1854. Esta legislación,
que esencialmente anuló los compromisos anteriores de Clay, permitió la
soberanía popular. Con la cuestión de la esclavitud en los territorios abierta al
sentimiento local, los abolicionistas y los esclavistas se apresuraron a poblar
varios distritos con el interés de promover su causa. La guerra interna se produjo
en Kansas, lo que provocó un feroz debate nacional sobre la esclavitud y la
soberanía.

Después de que la Corte Suprema diera a conocer su controvertida decisión


de Dred Scott en 1857, los esclavos se definían legalmente no como ciudadanos
sino como propiedad: propiedad de la que ningún ciudadano de pleno derecho
podría ser privado en ninguna parte de los Estados Unidos sin el debido proceso
de la ley. Esta decisión no solo abrió los territorios permanentemente a la
esclavitud, sino que también declaró la inconstitucionalidad de la abolición de la
esclavitud en los estados libres.

En esta atmósfera acalorada, Abraham Lincoln, un ex legislador estatal y


congresista de Illinois, fue elegido presidente en 1860 con el boleto republicano.
Los republicanos fueron un partido naciente compuesto en gran parte por
abolicionistas que aprovecharon la discordia regional que dividió al partido
demócrata más establecido. Con el mandato más débil jamás disfrutado por un
presidente estadounidense, Abraham Lincoln se enfrentó al desalentador
desafío de resolver la doble cuestión de la secesión y la esclavitud.

Cuando Carolina del Sur dejó la Unión seis semanas después de la elección
de Lincoln, y disparó contra las fuerzas federales en Fort Sumter cuatro meses
después, la Guerra Civil que había tardado tanto en llegar finalmente había
llegado. Antes del final de la presidencia de Lincoln, la secesión sería reprimida
y la institución de la esclavitud paralizada. Pero en el trato, Lincoln sería privado
de su vida, y Estados Unidos sería alterado para siempre, fortalecido tal como
fue devastado por la guerra más sangrienta que la nación haya conocido.
TRAMA POR CAPITULO
I

Además de Presidente Lincoln fue también un abogado fuera de serie. Hay


una anécdota de él que lo refleja muy bien como abogado:

Un perro atacó un granjero, este se defendió y para ello sacó un tridente, y


cuando el perro lo fue a morder, el granjero le clavó los dientes del tridente al
perro. En consecuencia, mató al perro.

El dueño del perro demandó al granjero por daños y perjuicios, para ello alegó
que el granjero se había excedido en el uso de la fuerza ya que no había
necesidad de haber matado al perro usado los dientes del tridente ya que
bastaba con usar el mango del tridente, y así el perro se hubiera espantado y por
lo tanto, se hubiera ido de vuelta y de manera tranquila.

Lincoln era el abogado del granjero y cuando a nombre de granjero le tocó


ejercer el derecho a la defensa, dijo:

“Su Señoría, mi cliente hubiera usado el mango del tridente y no los dientes
si el perro lo hubiera querido morder con la cola y no con los dientes “Lincoln
ganó el caso.

Lincoln demostró con sus hechos, que se puede ser un abogado y un político
decente, correcto, honesto y apegado a principios, y a la vez tener éxito.

II

Lincoln fue un hombre profundamente religioso, eso lo ayudó a ser un


hombre de corazón noble y sano, en cuyo pecho no prosperó el odio de las
ofensas que le hicieron, las supo perdonar y si a alguien ofendió, pronto le pidió
perdón. Esto, además de haberle dado una gran salud, una gran paz interior y
una gran salud mental, le rindió dividendos políticos. Por lo tanto, Lincoln fue
también un gran político y probablemente el mejor presidente que tuvieron Los
Estados Unidos de América. Veamos esta anécdota:

Cuando Lincoln estaba en campaña electoral para ser presidente, Edwin


Stanton pretendió ridiculizarlo y burlarse de él. Lo atacó muy irrespetuosamente,
fue injusto y desconsiderado con Lincoln, etc.
Pues bien, Lincoln gana las elecciones y en vez de a la vez vengase e
insultarlo, lo nombra “secretario de guerra”, como así se llamaba en aquel
entonces, hoy en día se llama “secretario de defensa”.

Estamos hablando de tiempos de guerra. Ese cargo era un importantísimo,


en aquellos momentos de Guerra civil de secesión era el cargo más importante
después del cargo de presidente. Al darse dicho nombramiento, se encienden
todo tipo de alarmas y respetuosamente, mucha gente se ve forzada a
preguntarle a Lincoln, en medio de una gran sorpresa e incredulidad, que cómo
era posible que hubiera nombrado a Stanton para tal importante y elevado cargo,
si le había propiciado tan feroces e injustos ataques y además que si estaba
consciente de lo que estaba haciendo.

Lincoln contesta que sí era consciente de lo que le había hecho Stanton pero
que objetiva y desapasionadamente y por el bien del país, en aquellos momentos
y en aquellas circunstancias, no había hombre mejor que Stanton para ocupar
dicho cargo.

III

Abraham Lincoln, en 1858, siendo candidato a senador, dijo lo siguiente:

“Yo creo que este país no podrá seguir siendo siempre mitad esclavo y mitad
libre”.

Cuando Lincoln llegó a presidente, abolió la esclavitud mediante la firma de


la ley que el propio Lincoln firmó el día 22 de septiembre de 1862.

Lincoln fue también el salvador de “La Unión”. Muy probablemente, de haber


ganado los Estados del Sur la guerra civil de secesión, hoy en día los Estados
Unidos, en vez de ser los Estados Unidos de América, tal como los conocemos
al día de hoy, serían los Estados Unidos del Norte y los Estados Unidos del Sur.
Gracias a Lincoln, se salvaron los Estados Unidos de América (Los Estados del
Sur se querían separar de los Estados del Norte).

Lincoln se inspiró en el Evangelio para ganar la guerra y por lo tanto, salvó la


unión del norte y del sur. Lincoln decía: “Yo creo que una casa dividida contra sí
misma no puede prevalecer” («Todo reino dividido contra sí mismo queda
asolado, y toda ciudad o casa dividida contra sí misma no podrá subsistir
».Mateo, 12: 35).

Para la época de Abraham Lincoln, el Partido Demócrata no es lo que es al


día de hoy. Para esa época, la mayoría de los miembros del Partido Demócrata,
estaban a favor de la esclavitud y por el contrario, la mayoría de los miembros
del partido Republicano, estaban en contra de la esclavitud. Por lo tanto, Lincoln,
que era Republicano, tenía que verdadera y auténticamente dialogar y a la vez
hacer “lobbying” con los demócratas para lograr que se aprobara la ley de
abolición de la esclavitud y que a su vez ayudara a la finalización de la guerra
civil entre hermanos norteamericanos. El hombre del verdadero y auténtico
diálogo y el “lobbying”, para conseguir el suficiente número de senadores y
representantes demócratas para que se aprobara dicha ley, fue nada más y nada
menos que Stanton, que como antes dijimos fue el antiguo enemigo de Lincoln,
que Lincoln con su altura, grandeza y genialidad, logró que se convirtiera, en no
solamente en su más fiel colaborador y admirador, sino también en su amigo, a
tal punto que a la muerte de Lincoln, el discurso fúnebre lo dio Stanton y sus
primeras palabras fueron las siguientes:

“Aquí yace el mejor gobernante que jamás ha existido”.

El trabajo de Stanton fue excelente, a tal punto que logró conseguir el


suficiente número de votos demócratas de que faltaban para lograr la mayoría
para que el 22 de septiembre de 1862 Lincoln firmara la ley que abolía la
esclavitud que previamente fuera aprobada por republicanos y demócratas el
Congreso de Los Estados Unidos de América.

Mediante el verdadero y auténtico diálogo y el “lobbying”, Lincoln, a través de


Stanton, fue él salvador de “La Unión”. También lograron que el Norte y el Sur
se reconciliaran y también que se liberaran los esclavos. Muy probablemente, de
haber ganado los Estados del Sur la Guerra Civil de Secesión, hoy en día los
Estados Unidos, en vez de ser los Estados Unidos de América, serían dos
países: los Estados Unidos del Norte de América y los Estados Unidos del Sur
de América, ya que Los Estados del Sur se querían separar de los Estados del
Norte, lo cual produjo la guerra civil anteriormente mencionada. De no haber
ganado el Norte, es muy probable que todavía hubiera esclavos en que en lo que
hoy fueran los Estados Unidos del Sur.

Se salvaron los Estados Unidos de América y fueron liberados los esclavos,


gracias a Lincoln y a Stanton, a través del sano, inteligente, útil, productivo,
eficiente y correcto uso del diálogo y el “lobbying” (no fue a través de un supuesto
diálogo, estéril, inútil y de bla, bla, bla para ganar tiempo y terminar saliéndose
con la suya como tantas y tantas veces se ha visto a lo largo de la historia).

Luego de la Guerra Civil de Secesión, Lincoln y Stanton lograron que en Los


Estados Unidos de América, se cumpliera el versículo 19, del capítulo XVIII, del
libro de los Proverbios, que dice lo siguiente:

El trabajo de Stanton fue excelente, a tal punto que logró conseguir el


suficiente número de votos demócratas de que faltaban para lograr la mayoría
para que el 22 de septiembre de 1862 Lincoln firmara la ley que abolía la
esclavitud que previamente fuera aprobada por republicanos y demócratas el
Congreso de Los Estados Unidos de América.

Mediante el verdadero y auténtico diálogo y el “lobbying”, Lincoln, a través de


Stanton, fue el salvador de “La Unión”. También lograron que el Norte y el Sur
se reconciliaran y también que se liberaran los esclavos. Muy probablemente, de
haber ganado los Estados del Sur la Guerra Civil de Secesión, hoy en día los
Estados Unidos, en vez de ser los Estados Unidos de América, serían dos
países: los Estados Unidos del Norte de América y los Estados Unidos del Sur
de América, ya que Los Estados del Sur se querían separar de los Estados del
Norte, lo cual produjo la guerra civil anteriormente mencionada. De no haber
ganado el Norte, es muy probable que todavía hubiera esclavos en que en lo que
hoy fueran los Estados Unidos del Sur.

Se salvaron los Estados Unidos de América y fueron liberados los esclavos,


gracias a Lincoln y a Stanton, a través del sano, inteligente, útil, productivo,
eficiente y correcto uso del diálogo y el “lobbying” (no fue a través de un supuesto
diálogo, estéril, inútil y de bla, bla, bla para ganar tiempo y terminar saliéndose
con la suya como tantas y tantas veces se ha visto a lo largo de la historia).
Luego de la Guerra Civil de Secesión, Lincoln y Stanton lograron que en Los
Estados Unidos de América, se cumpliera el versículo 19, del capítulo XVIII, del
libro de los Proverbios, que dice lo siguiente:

“El hermano ayudado por su hermano es tan fuerte como una ciudad
amurallada”.

Muchos años después escribiría, un santo llamado San Josemaría Escrivá de


Balaguer, lo siguiente: “Frater qui adjuvatur a fratre quasi civitas firma”.

El hermano ayudado por su hermano es tan fuerte como una ciudad


amurallada. Piensa un rato y decídete a vivir la fraternidad que siempre te
recomiendo”. Libro Camino, punto 460.

De todas maneras, no hay que perder de vista que Lincoln se inspiró en el


Evangelio para salvar la Unión. Lincoln decía lo siguiente:

“Yo creo que una casa dividida contra sí misma no puede prevalecer”.

Lo anterior está basado en el siguiente pasaje bíblico:

«Todo reino dividido contra sí mismo queda asolado, y toda ciudad o casa
dividida contra sí misma no podrá subsistir ».Mateo, 12: 35.

IV

Lincoln hizo un decálogo muy importante:

1.- Usted no puede crear prosperidad desalentando la Iniciativa Propia.

2.- Usted no puede fortalecer al débil, debilitando al fuerte.

3.- Usted no puede ayudar a los pequeños, aplastando a los grandes.

4.- Usted no puede ayudar al pobre, destruyendo al rico.

5.- Usted no puede elevar al asalariado, presionando a quien paga el salario.


6.- Usted no puede resolver sus problemas mientras gaste más de lo que gana.

7.- Usted no puede promover la fraternidad de la humanidad, admitiendo e


incitando el odio de clases.

8.- Usted no puede garantizar una adecuada seguridad con dinero prestado.

9.- Usted no puede formar el carácter y el valor del hombre quitándole su


independencia, libertad e iniciativa.

10.- Usted no puede ayudar a los hombres realizando por ellos


permanentemente lo que ellos pueden y deben hacer por sí mismos. (Fin de la
cita).

El decálogo de Lincoln explica muy bien que el populismo no produce ninguna


prosperidad y lo que hace es crear retroceso e involución para los pueblos.

A esto se pudiera agregar otra lección de Abraham Lincoln y que es la siguiente:

“Usted puede engañar a algunos todo el tiempo. Usted puede engañar a todos
por algún tiempo pero usted no puede engañar a todo el mundo todo el tiempo”.

A la larga o la corta, la verdad siempre se impone.

De lo anterior vamos a hacer unos comentarios:

Lincoln entendió muy buen que el trabajador debe ser un trabajador libre y no
sometido a ningún tipo de esclavitud o dependencia de ningún patrono, sobre
todo en el caso del “patrono-estado”. Para que un trabajador sea libre se debe
cumplir lo que bien dice el refrán:

“Si a la orilla del mar ves a un hombre con hambre y le regalas un pescado,
le quitarás el hambre por un día, pero si lo enseñas a pescar le quitarás el hambre
por toda la vida”.
En consecuencia, el trabajador digno y libre es el que trabaja (pesca) y que
no depende de limosnas (peces que le regalan). Claro: con un salario y
condiciones de trabajo justas y dignas, pero no en base al paternalismo, al
populismo, a la reguladora, y a la “limosna-lisonjera”, a las dádivas a cambio de
apoyo político, no es de esta última manera como se construye y desarrolla un
país ya que en base a esto último, no habrán nunca trabajadores libres, sino
parásitos, pedigüeños, vagos y holgazanes, que en nada contribuyen ni al
bienestar, ni al desarrollo de un país.

Es obvio que las personas que no pueden trabajar, por estar enfermas, o por
diversas circunstancias que ahorita no tenemos ni espacio ni tiempo para
analizar, hay que suministrarles el pescado necesario. Esto ya sería la
excepción de la regla, pero en líneas generales se debería aplicar lo que dijo San
Pablo:

“Cuando vivimos con ustedes se lo mandamos: el que no trabaja que no


coma. Porque nos hemos enterado de que algunos viven sin trabajar, muy
ocupados en no hacer nada”. (2 Tes 3, 7-12).

Veamos al día de hoy, por ejemplo, los casos de Japón y Suiza, pondremos
dos entre los muchos que pudiéramos poner. En agosto de 1945 Japón recibió
dos bombas atómicas, asunto que no es el momento de analizar aquí, pero
Japón resurgió de las cenizas, con trabajo justo, digno y libre; no con el
paternalismo y populismo, que no son otra cosa que esclavizan tés. Suiza no
tiene casi riquezas naturales, no tiene ni siquiera acceso al mar, pero tiene
trabajo, orden, disciplina y estudio. Es así como se logra el desarrollo y la
felicidad de las naciones, no en base a la reguladora y las limosnas.

En lo relativo a lo de la verdad que antes citamos que dijo Lincoln y viendo a las
cosas en relación a tiempos recientes, el dictador Hitler basó su política en la
mentira, el fraude y el engaño.

Goebbels, su ministro de propaganda, definió muy bien lo que era la mentira:

“Una mentira dicha mil veces se transforma una verdad”.

La frase de Goebbels, está muy lejos de lo que nos enseñó Jesucristo:

“La verdad os hará libres”. Juan 8:32.


“Yo soy el camino, la verdad, y la vida” (Juan 14:6).

Lincoln era un verdadero demócrata, por eso amaba la verdad. Los dictadores
basan sus regímenes dictatoriales de en base a la mentira.

El 14 de Julio se conmemora el día de la toma de la Bastilla, que se hiciera


en 1789. Es históricamente el inicio de la Revolución Francesa y el día nacional
de Francia. En 1989, al cumplirse los 200 años de dicha Revolución, el para
entonces presidente francés François Mitterrand, celebró dicha fecha por todo lo
alto y con la mayor pompa posible. Hay un hecho que pasa bastante
desapercibido: en el diario personal del Rey francés Luis XVI del día 14 de Julio
de 1789 se lee: “rien”. Es decir, “hoy no pasó nada”.

Uno de los aspectos más resaltantes de la Revolución Francesa fue que


acabó con lo que se llamó “el absolutismo de los reyes”, que estuvo muy
personificado con la famosa frase del Luis XIV, el llamado “rey sol”, quien dijo
“L’Etat, c’est moi”, “El estado soy yo”.

El rey era el soberano. La Revolución Francesa hizo que la soberanía pasara


del rey al pueblo. A partir de la Revolución Francesa “el rey” dejó de ser “el
soberano” y “el pueblo” pasó a ser “el soberano”.

La recientes constituciones venezolanas, tanto la de 1961 como la vigente de


1999, han establecido que la soberanía reside en el pueblo. Leamos el artículo
5 de la vigente Constitución de 1999:

“La soberanía reside intransferiblemente en el pueblo, quien la ejerce


directamente en la forma prevista en esta Constitución y en la ley, e
indirectamente, mediante el sufragio, por los órganos que ejercen el Poder
Público.

Los órganos del Estado emanan de la soberanía popular y a ella están


sometidos”. Fin de la cita.
Esto del “pueblo soberano” fue un hecho históricamente trascendente que
hasta influyó en el propio Abraham Lincoln, en el famoso discurso de Gettysburg.
Dicho discurso es uno de los discursos políticos más famosos de la historia de
la humanidad. Lo dijo Abraham Lincoln el 19 de noviembre de 1863, en la
dedicatoria del Cementerio Nacional de soldados, en la cuidad de Gettysburg.
Fue dado en la Guerra de Secesión, cuatro meses y medio después que se diera
la Batalla de Gettysburg. Leamos el célebre discurso:

”Hace ocho décadas y siete años, nuestros padres hicieron nacer en este
continente una nueva nación concebida en la libertad y consagrada al principio
de que todas las personas son creadas iguales.

Ahora estamos empeñados en una gran guerra civil que pone a prueba si esta
nación, o cualquier nación así concebida y así consagrada, puede perdurar en el
tiempo. Estamos reunidos en un gran campo de batalla de esa guerra. Hemos
venido a consagrar una porción de ese campo como último lugar de descanso
para aquellos que dieron aquí sus vidas para que esta nación pudiera vivir. Es
absolutamente correcto y apropiado que hagamos tal cosa.

Pero, en un sentido más amplio, nosotros no podemos dedicar, no podemos


consagrar, no podemos santificar este terreno. Los valientes hombres, vivos y
muertos, que lucharon aquí lo han consagrado ya muy por encima de nuestro
pobre poder de añadir o restarle algo. El mundo apenas advertirá y no recordará
por mucho tiempo lo que aquí decimos, pero nunca podrá olvidar lo que ellos
hicieron aquí. Somos, más bien, nosotros, los vivos, los que debemos
consagrarnos aquí a la tarea inconclusa que, aquellos que aquí lucharon,
hicieron avanzar tanto y tan noblemente. Somos más bien los vivos los que
debemos consagrarnos aquí a la gran tarea que aún resta ante nosotros: que,
de estos muertos a los que honramos, tomemos una devoción incrementada a
la causa por la que ellos dieron hasta la última medida completa de celo. Que
resolvamos aquí, firmemente, que estos muertos no habrán dado su vida en
vano. Que esta nación, Dios mediante, tendrá un nuevo nacimiento de libertad.
Y que el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo no desaparecerá de
la Tierra”. Fin de la cita.
El discurso de Gettysburg es impecable. No necesita comentarios. Lincoln
dijo este trascendente, imborrable e histórico discurso, en menos de tres
minutos, en diez oraciones y en menos de 300 palabras.

La parte final en relación al “gobierno del pueblo, por el pueblo y para el


pueblo” tiene una obvia influencia de la Revolución Francesa. Sin embargo,
Lincoln fue un gobernante que tuvo el concepto del poder como un servicio al
pueblo y no que el pueblo lo sirviera a él. Lincoln no manipuló a su pueblo como
tantas veces hemos visto, que si “el palacio del pueblo, el candidato del pueblo,
el partido del pueblo, el ministerio del pueblo, el poder del pueblo, el balcón del
pueblo” y tantas millones de veces en que se ha usado la palabra con falsas
promesas para el “pueblo” cuando se es candidato para luego olvidarse cuando
se llega al poder. Además, Lincoln fue un hombre que rigió su vida como político
y como abogado por principios, ética, valores y no por pragmatismos
acomodaticios (hoy en día se usa el término” real política”) en donde un día se
dice una cosa y al día siguiente con su cara bien lavada se dice otra, etc.

El verdadero servicio a los gobernados es el sentido cristiano del mismo. El


poder es para servir y no para servirse:

«Sabéis que los jefes de las naciones las tiranizan y que los grandes las oprimen
con su poderío. Entre vosotros no debe ser así… » (Mt. 20, 25-26).

Jesucristo lo dijo:

“No he venido a ser servido sino a servir” (Mateo, 20,28).

“Cuando acabó de lavarles los pies, tomó el manto, se lo puso otra vez y les
dijo:-« ¿Comprendéis lo que he hecho con vosotros? Vosotros me llamáis “el
Maestro” y “el Señor”, y decís bien, porque lo soy. Pues si yo, el Maestro y el
Señor, os he lavado los pies, también vosotros debéis lavaros los pies unos a
otros; os he dado ejemplo para que lo que yo he hecho con vosotros, vosotros
también lo hagáis» (Juan 13, 1-15).Ese fue el concepto del poder que tuvo
Lincoln.

VI
Lincoln dijo que “las personas son tan felices como desean serlo”. Lincoln fue
un hombre muy feliz porque le dio verdadera felicidad a su pueblo. Entre otras
verdaderas felicidades que Lincoln le dio a su pueblo está el haber salvado la
unión y haber liberado a los esclavos. Es que al dar, recibimos; al hacer felices
a los demás nos hacemos felices a nosotros mismos. Bien lo dice La Sagrada
Biblia:

“Dios ama al que da con alegría”. 2 Corintios, 9: 7“En todo os he enseñado


que es así, trabajando, como se debe socorrer a los débiles y que hay que tener
presentes las palabras del Señor Jesús, que dijo: Mayor felicidad hay en dar que
en recibir.» Hechos de los Apóstoles, 20: 35

Un compatriota de Lincoln y uno de los padres de su misma patria, Benjamín


Franklin, definió muy bien este asunto de la felicidad que hay al dar:

“Cuando eres bueno para los demás eres mejor para ti mismo”

Y hay un proverbio chino que también lo define muy bien: “Siempre queda un
poco de fragancia en las manos del que te da rosas”

Hay un inglés, Charles Dickens, contemporáneo suyo que en 1843 escribió el


“Cuento de Navidad”, en dicho cuento aparece Score, un personaje avaro y
miserable, y que con su avaricia y egoísmo causaba mucho sufrimiento a los
demás. En consecuencia, Score era un hombre triste, infeliz y amargado, pero
luego pasan una serie de acontecimientos, muy bien explicados en dicha
magistral obra, que hacen que Score se vuelva generoso; en consecuencia,
comienza a darles felicidad a los demás, y esto hace que el mismo Score se
convierta en un hombre feliz, alegre y dichoso.

VII

Abraham Lincoln, fue electo al Congreso en 1846.

Lincoln fue electo Presidente en 1860.

A concentraron sus esfuerzos hasta el último día de sus vidas a Los Derechos
Civiles.
Abraham Lincoln fue asesinado por balazos en la cabeza.

El Presidentes fue tiroteado en día viernes.

Las esposas de Abraham Lincoln, perdieron un hijo viviendo en la Casa Blanca.

Fue asesinado por individuos que eran sureños.

Fue sucedido en el Gobierno por sureños.

Sucesores fueron de apellido Johnson.

Andrew Johnson, quien fue el sucesor de Lincoln, nació en 1808.

Lindón B. Johnson, quien fue el sucesor de Kennedy, nació en 1908.

John Wilkes Booth, fue quien asesinó a Lincoln, nació en 1839.

Lee Harvey Oswaldo, fue quien asesinó a Kennedy, nació en 1939.

Ambos asesinos fueron conocidos por el Mundo con sus tres nombres.

Nombre son conformados por 15 letras.

Criminales huyeron corriendo del lugar de los hechos.

Fueron capturados a los minutos después del Magnicidio donde se ocultaban.

Booth huyó corriendo del Teatro donde disparó a Lincoln y se escondió en una
Bodega.

Oswaldo huyó corriendo una Bodega desde donde disparó a Kennedy y se


escondió en un Teatro.

Homicidas fueron asesinados antes de comparecer en un Juicio.

El Presidentes tenían más de 6 pies de estatura. Ambos fueron hombres


atléticos.

El disfrutaban sentarse en una silla mecedora. Ambos gustaban de las citas


Bíblicas y las de Shakespeare.

Fue capitanes de barcos


El estaba con sus esposas al momento de sendos atentados y ninguna de ellas
resultaron lesionadas y ambas sostuvieron las cabezas de sus esposos cuando
se encontraban heridos de muerte.

Lincoln fue balaceado en el Teatro “Ford”. Kennedy lo fue en una limousine


“Lincoln”, producto de “La Ford”.

Lincoln se encontraba sentado en el Teatro en el balcón 7, Kennedy se


encontraba en el vehículo 7 de la caravana presidencial.

El asesinato de John F. Kennedy fue filmado por un hombre llamado


Abraham, y el Teatro donde fue asesinado Abraham Lincoln era propiedad de un
hombre llamado John.

Ambos presidentes fueron afectados por los problemas de la población negra


estadounidense y declararon públicamente su punto de vista sobre el asunto en
el 63. Lincoln firmó la Proclamación de Emancipación, en 1862, que se convirtió
en ley en 1863. En 1963, Kennedy presentó sus informes al Congreso sobre los
Derechos Civiles y en el mismo año, tuvo lugar la famosa Marcha en Washington
por el trabajan y la libertad.

El Presidentes murió en los lugares donde intentaron salvar su vida Lincoln,


murió en “Paterson House” y Kennedy falleció en el “Park Hospital”.

Los restos del Presidentes descansan muy cerca de John Kennedy el uno del
otro.
Contexto Histórico

RESUMEN DE LA VIDA DEL PRESIDENTE

El presidente Abraham Lincoln era uno de los más queridos y respetados.


Durante su presidencia dirigir un país sobre hechos históricos de primera
magnitud como la Guerra de Secesión - también conocida como Guerra Civil- y
el fin de la esclavitud.

La biografía de Lincoln es bien conocida, desde su humildísimo nacimiento a


su asesinato en un teatro. Pero hay algunos aspectos del presidente no tan
conocidos que deben ser resaltados.

Abrahán Lincoln Siempre considere que la esclavitud era deplorable llegando


a declarar que “si la esclavitud no es errónea, entonces nada es erróneo”. Sin
embargo, Lincoln era un moderado, consideraba que los nuevos territorios no
debían permitir esa institución deplorable y que algún día la esclavitud
desaparecería del país.

Como siempre su punto de vista actual, sus opiniones podrían ser


consideradas racistas. Lincoln era partidario de que los negros libres
abandonasen Estados Unidos y reconocía que la actitud de la población blanca
del Norte era en favor de eliminar la esclavitud pero no la de otorgar los mismos
derechos a los negros.

También reconocía realísticamente que la inmensa mayoría de la población


blanca consideraba a los africanos americanos como inferiores y no tan
inteligentes como ellos. Sin embargo, como Presidente recibió y atendió a líderes
negros en la Casa Blanca y éstos, aun reconociendo sus limitaciones en relación
a la población negra, le mostraron públicamente su apoyo.

El presidente Lincoln sufrió toda la vida de depresión


Hay unanimidad entre los historiadores al considerar que Lincoln sufrió de
depresión, al igual que otros grandes políticos como el presidente Theodore
Roosevelt o el primer ministro británico Winston Churchill.

En mi juventud llegó a ser vigilado por sus vecinos que temían que pudiese
llegar a suicidarse tras el fallecimiento de su primera novia.

La tendencia melancólica de su personalidad le acompañó toda la vida,


incluidos sus años en la Casa Blanca, cuando a nivel personal tuvo que afrontar
la muerte de su hijo William (previamente había fallecido el primogénito Edward
con sólo tres años).
Marco Histórico

BIOGRAFÍA DE ABRAHAM LINCOLN (RESUMEN)

Abraham Lincoln Hanks nació el 12 de febrero de 1809 en Hodgenville,


Kentucky (EE.UU.). Sus padres fueron Thomas Lincoln y Nancy Hanks. Nunca
estudió en un colegio, pero tuvo una educación autodidacta. También ayudaba
a su padre trabajando la tierra y cuidando el ganado. En su juventud trabajó
cuidando un molino.

En 1832 ingresó a ejército y poco después a la política. En 1842 se casó con


Mary Todd, quien le dio cuatro hijos. En 1847 llegó a ser diputado por Illinois.
Desde 1849 trabajó como abogado. En 1856 fue nominado para ser candidato a
Vicepresidente de Estados Unidos por el Partido Republicano. En 1860 ganó las
elecciones generales y se convirtió en Presidente de EE.UU. Su victoria provocó
la furia de los Estados esclavistas del sur, ya que Lincoln era partidario de la
emancipación de los negros.

De 1861 once estados del sur formaron los Estados Confederados de


América y provocaron la sangrienta Guerra de Secesión (1861-1865). Lincoln al
mando de la Unión logró derrotarlos y pudo aplicar la Ley de Emancipación de
los Esclavos.

El 15 de abril de 1865, Abraham Lincoln fue asesinado en el teatro Ford


(Washington D.C.) con un balazo disparado por John Wilkes Booth, un actor
partidario del Sur.
TRAMA DE LA PELICULA

“LINCOLN” Un encuentro con la historia


La película “Lincoln” es un drama histórico dirigido y producido por Steven
Spielberg protagonizada por Daniel Day-Lewis como el presidente de Estados
Unidos “Abraham Lincoln” y Sally Field como Mary Todd Lincoln y se basa
exclusivamente en los cuatro últimos meses de la vida de Lincoln, centrándose
en los esfuerzos del Presidente en enero de 1865 para tener la Decimotercera
Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos aprobada por la Cámara de
Estados Unidos de representantes.

La película nos ubica en 1865, cuando el presidente Abraham Lincoln intenta


reglamentar la enmienda que oficializa la abolición total de la esclavitud, algo
que se pensaba para detener la Guerra Civil. Por el otro está la burguesía,
dueños de campos y otras industrias que necesitan de los esclavos para que su
negocio siga funcionando. Ellos están completamente en contra de la abolición
y colocaron todas las piedras en el camino para impedirlo.

La película narra los esfuerzos de Abraham Lincoln para abolir la esclavitud,


pero le preocupa que una vez proclamada pueda ser descartada por los
tribunales una vez que la guerra haya terminado por lo que Lincoln cree que es
imprescindible esta batalla para aprobar la enmienda a finales de enero, lo que
elimina cualquier posibilidad de que los esclavos que ya han sido liberados
pueden volver a esclavizados. Los republicanos radicales temen que la
enmienda sólo será para derrotarlos y algunos desean retrasar el apoyo de la
enmienda ya que dan prioridad a la cuestión de poner fin a la guerra civil.

Lincoln centra sus esperanzas para la aprobación de la enmienda con el


apoyo del Partido Republicano.

Blair está dispuesto a poner fin a las hostilidades tan pronto como sea posible.
Por lo tanto, a cambio de su apoyo, Blair (un influyente político republicano que
trató de arreglar un acuerdo de paz entre la Unión y la Confederación) insiste en
que Lincoln le permita participar de inmediato la Confederación gobierno en las
negociaciones de paz. Esta es una complicación para los esfuerzos de
modificación de Lincoln ya que sabe que una parte importante del apoyo que ha
obtenido de la modificación es de la facción radical republicano para quien una
paz negociada que deja intacta la esclavitud es un anatema. Si parece que hay
una posibilidad real de poner fin a la guerra incluso sin garantizar el fin de la
esclavitud, el apoyo necesario para la modificación del ala más conservadora
(que no está a favor de la abolición) seguramente se desvanecerán. No se puede
continuar sin el apoyo de Blair, sin embargo, Lincoln a regañadientes autoriza a
la misión de Blair.

Abraham Lincoln

Mientras tanto, Lincoln y el Secretario de Estado William Seward trabajar en


el tema de asegurar los votos necesarios de los demócratas para la enmienda.
Y utiliza una estrategia para dotarles de empleo ante su reelección, sin embargo
y aunque Lincoln y Seward no están dispuestos a ofrecer pagos monetarios o
sobornos a los demócratas, autorizan a los agentes ir en silencio para contactar
a congresistas demócratas con ofertas de empleos federales a cambio de su
voto a favor de la enmienda.

Después de la aprobación de la enmienda, la narrativa de la película se


mueve dos meses adelante, retratando la visita de Lincoln al campo de batalla
de Petersburg, Virginia, donde él intercambia unas palabras con el general Grant.
Quien poco después, Grant recibe al General Lee y se rinde En la noche del 14
de abril de 1865, Lincoln se encuentra en una reunión nocturna con su gabinete,
discutiendo las posibles medidas futuras para conceder derechos a los negros,
cuando se le recuerda que la señora Lincoln está esperando para llevarlos a su
velada en el Teatro Ford.

LINCOLN MUERTE

Esa noche, mientras Todd Lincoln está viendo Aladino y la lámpara


maravillosa en el Teatro de Grover, un hombre anuncia que el Presidente se ha
disparado. A la mañana siguiente, su médico lo declara muerto. La película
concluye con un flashback a Lincoln pronuncia su segundo discurso inaugural.

PROPUESTA Y PERSPECTIVA

Considero que el mensaje político que la película intenta dar y que tiene que
entenderse dentro del enorme conservadurismo que caracteriza la cultura
hegemónica de Estados Unidos. Por extraño que parezca, la llamada Guerra
Civil estadounidense se ha presentado como un conflicto entre dos bandos
igualmente válidos en la moralidad de su causa. Y nos sorprenderá saber que,
en general, había una gran simpatía en la última filmografía hacia la causa
confederal, vista como una causa romántica (supuestamente en defensa de la
tradición y del patriotismo) frente a los intereses federales que, con su
modernización, rompieron con la cultura de un mundo antiguo pero
supuestamente mejor.

MOVIE

Desde este punto de vista, la película Lincoln adopta una postura favorable al
Norte, colocando a este personaje en el pedestal que requiere ese país ante los
trabajos que hacen hoy los congresistas por el tema migratorio, que hoy podría
decirse es el método de esclavitud que promueven los americanos en pleno siglo
XXI.

Ahora bien, esta visión, al centrarse en la aprobación de la Ley de la


Emancipación de la Esclavitud, sin analizar el contexto político que lo determinó,
no explica por qué ocurrió aquel evento ni cómo ocurrió. La aprobación de tal ley
es como resultado de un contexto político bajo, incluyendo prácticas clientelares
entre las distintas personalidades (un rasgo muy característico, por cierto de la
filmografía estadounidense) detrás de la Ley, es no entender la historia. Se repite
con ello la imagen tan extendida de que la historia la escriben los grandes
hombres (y ocasionalmente grandes mujeres), tesis más que discutible. En
realidad, más que discutible, la tesis es errónea, pues tales personajes son voces
e instrumentos de fuerzas económicas y políticas y movimientos sociales más
amplios, como el mundo del capital y del trabajo, que apenas aparecen en la
película.

VISITA ABLINGUERRA

Incluso, centrándose en el tema de la emancipación, no se puede entender la


evolución de Lincoln (a la cual haré referencia más tarde) sin conocer que 200
mil tropas de esclavos se unieron a las tropas federales, cuya lucha heroica jugó
un papel importante en la victoria federal. Ni sin citar el movimiento abolicionista
dentro del Partido Republicano, liderado por una persona clave, Thaddeus
Stevens, o el propio movimiento obrero, incluido el internacional. Era
precisamente durante los meses en los que ocurren los hechos de la película
cuando la primera Internacional se estableció enormes significados que,
predeciblemente, no aparece en esta película.

El film tal vez pretende mostrar un pasado glorioso de los hombres que
dirigieron los Estados Unidos, tal vez también con el objeto de sembrar un
fundamento y base para el patriotismo. Pero los hombres de color de piel algo
más oscura deben su libertad no a un presidente de los Estados Unidos, sino a
ellos mismos, a su propia conciencia como seres humanos y como hombres
libres, que motivó su lucha y, finalmente, su libertad.

Hay que tener en cuenta que la población negra también era vista como
inferior en el norte, de hecho no los admitían en el ejército cuando comenzó la
guerra civil. El interés de los afroamericanos por alistarse venía porque de alguna
forma esto les concedía unos derechos y unos reconocimientos que necesitaban
para proclamar su igualdad, y que reafirmaba que ese era también su país. Pero
cuando ellos pedían el alistamiento tenían reacciones de rechazo con
expresiones como: “Nosotros no queremos luchar junto a los negros”, “Creemos
que somos una raza muy superior para eso”.

Los hombres blancos del norte indicaban que era una guerra por mantener el
país unido, que no tenía nada que ver con los negros. No obstante, en 1862,
cuando las cosas empezaban a ir mal para el Norte en la guerra y las llamadas
para alistarse no se recibían con mucho entusiasmo, Lincoln rechazó las
objeciones y permitió que los afroamericanos entrasen en el ejército. Aunque les
hicieron tomar juramento para ir en unidades aparte, algo que duró hasta
después de la Segunda Guerra Mundial.

Presentar así a Lincoln, como un hombre que persiguió la libertad de las


personas de “raza negra” como un objetivo humanitario en sí y presentarlo como
un referente para esas personas, no deja de ser una falsificación histórica, una
ficción histórica.
TEMAS

HISTORIAS INSPIRADORAS: ABRAHAM LINCOLN, UN


PERDEDOR QUE LLEGÓ A PRESIDENTE DE EE.UU.

Abraham Lincoln (12 de febrero de 1809 – 15 de abril de 1865) fue el


decimosexto Presidente de los Estados Unidos y el primero por el Partido
Republicano. Su lucha política es una historia inspiradora que puede servir a los
emprendedores, a los jóvenes y a todas las personas que se enfrenten a derrotas
y fracasos en sus negocios o en su vida.

ABRAHAM LINCOLN EN CIFRAS

Esta es su historia de fracaso en fracaso hasta…. llegar a presidente de


EE.UU. en 1860 (cuando tenía 51 años de edad)

7 años – Tuvo que empezar a trabajar para ayudar al sostenimiento de su familia


después que tuvieron que abandonar su casa.

9 años – Su madre murió.

22 años – Fracasó en sus negocios.

23 años – Fue derrotado en las elecciones de Legislador. No pudo entrar a la


Facultad de Derecho.

24 años – Se declaró en bancarrota y pasó 17 años pagando deudas a sus


amigos.

25 años – Fue derrotado nuevamente en las elecciones de Legislador.


26 años – Cuando estaba a punto de casarse, su novia falleció y quedó con el
corazón destrozado.

27 años – Tuvo una crisis nerviosa y pasó 6 meses en cama.

29 años – Fue derrotado en las elecciones para Representante del Estado.

31 años – No pudo formar parte del Colegio Electoral.

34 años – Derrotado en las Elecciones al Congreso.

37 años – Derrotado nuevamente en las Elecciones al Congreso.

39 años – Derrotado por tercera vez en las Elecciones al Congreso.

40 años – No fue aceptado para un trabajo como alto funcionario de su Estado.

45 años – Derrotado en las Elecciones para el Senado.

47 años – Derrotado en las Elecciones del Partido Republicano para candidato


a Vice-Presidente del País. (Obtuvo menos de 100 votos.)

49 años – Derrotado nuevamente en las Elecciones para el Senado.

51 años – Abraham Lincoln es elegido presidente de los estados unidos.


La ejemplar historia de Abraham Lincoln se incluye en mi libro “Breves
historias inspiradoras para emprendedores y líderes del siglo XXI“.

SU PENSAMIENTO

“El camino era difícil y resbaladizo. Resbalé, pero me recuperé, diciéndome que
aquello era un resbalón y no una caída.”

“Hagas lo que hagas, hazlo bien”

“No le temas al fracaso, que no te hará más débil, sino más fuerte”.

SU APORTACIÓN POLÍTICA

Durante su presidencia contribuyó a fortalecer los Estados Unidos con la


derrota de los secesionistas Estados Confederados de América en la Guerra Civil
Estadounidense. Introdujo medidas que dieron como resultado la abolición de la
esclavitud, a través de su Proclamación de Emancipación en 1863 y la promoción
de la aprobación de la Decimotercera Enmienda a la Constitución en 1865.

Lincoln supervisó estrechamente el resultado de la guerra hasta que llegó a su


fin. Movilizó con éxito a la opinión pública a través de su retórica y discursos (es
famoso su discurso de Gettysburg). Al finalizar la guerra, Lincoln estableció la
reconstrucción, tratando de reunir rápidamente al país a través de una generosa
política de reconciliación. Su asesinato en 1865 fue el primer magnicidio en
Estados Unidos.
PERDER NO ES FRACASAR

Como vemos, la biografía de A. Lincoln está jalonada de fracasos,


decepciones y pérdidas; sin embargo él nunca dejó de seguir intentándolo y
luchando por sus ideales. Su fe y su lucha fue lo que finalmente le llevó a ser
nominado por su partido como candidato y finalmente lograr ganar las elecciones
en 1860. Si tras la primera derrota electoral en su carrera al congreso hubiera
abandonado hubiera sido un fracasado, pero Lincoln lo siguió intentando (fue
derrotado tres veces en las elecciones al Congreso). Hizo de cada pérdida una
fortaleza, supo convertir cada derrota en un nuevo reto. Y lo logró.

Como en el caso de Lincoln, lograr el éxito, triunfar en los negocios, en la


vida,…. es una suma de fracasos. Pero como él sólo levantándose tras la caída
se logra un verdadero avance y así hasta lograr la meta. No hay que tirar la toalla
ante la primera adversidad. Es necesario hacerse fuerte, retomar aire y continuar
con el plan fijado. El emprendedor debe saber que el camino hacia el éxito (la
busca de la felicidad de Chris Gardner) es duro, pedregoso y con caídas. Lincoln
nos enseñó con su tesón y perseverancia que todo esfuerzo y lucha conlleva
recompensa.
Breve reseña histórica del presidente Abraham Lincoln

Vida resumida de Abraham Lincoln

Abraham Lincoln fue un abogado y político norteamericano, de origen muy


humilde que alcanzo la presidencia de su país, partidario de la abolición de la
esclavitud, con su llegada a la presidencia inicio la guerra de secesión por parte
de los estados del sur que pretendían mantener la esclavitud y extenderla a todos
los estados del país, al final de la guerra fue reelegido presidente, fue asesinado
por un fanático sudista en Washington.

Vida resumida de Abraham Lincoln Carrera política

• Su educación fue autodidacta y llego a ejercer la abogacía.

• Inicio su carrera política en la cámara de representantes de Illinois, en


1847 llego a ser representante o diputado en la cámara de representantes de la
cámara de congreso de los Estados Unidos.

• En 1854 fue miembro fundador del partido republicano, en 1856 perdió la


nominación a la vicepresidencia, en 1860 gano la candidatura oficial del partido
republicano a la presidencia de los estados unidos misma que gano ese año.

Guerra de secesión

• La razón principal de la guerra fue la oposición del sur a abandonar la


esclavitud, la guerra duro de 1861 a 1865, produciendo muchas bajas para
ambos bandos.

• Lincoln libero a los esclavos en 1863 mediante la proclama de


emancipación de los esclavos y aprobó la 13ª enmienda de la constitución que
abolía la esclavitud, terminada la guerra propugno la reconciliación nacional.

Asesinato

• Lincoln fue reelegido presidente en 1864, iniciando su nuevo mandato en


1865, el 15 de abril de ese año asistió junto con su esposa al teatro Ford para
ver la comedia musical our american cousin, cuando tomo asiento en su palco,
un fanático sudista llamado John Wilkes Booth, le asesino por la espalda de un
disparo, hiriendo mortalmente al presidente quien moriría 10 horas más tarde.

• Sus restos descansan actualmente en el cementerio de oakridge, en


Springfield, Illinois.
PERSONJES PRINCIPAL DE LA HISTORIA

¿Quién fue Abraham Lincoln?

Fue un político íntegro

Su gran reputación como persona honrada está más allá de cualquier duda.
Y ello a pesar de haber trabajado durante años como abogado corporativo y de
defender los intereses de los grandes empresarios del ferrocarril. Su integridad
se extendió a sus años como legislador en la Asamblea estatal de Illinois y como
miembro de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos. Y por su
puesto a su etapa como Presidente.

PERSONAJES SECUNDARIOS

Lo mismo no puede ser dicho de su esposa Mary Todd a la que se acusó de


incurrir en grandes gastos durante sus años como Primera Dama y a intentar
esconderlos de un modo no ético.

Puso fin legalmente a la esclavitud

Mediante la Proclamación de Emancipación el presidente Lincoln estableció


que a partir del 1 de enero de 1863 todos los esclavos en los territorios rebeldes
serían, para siempre, libres. Más que liberar esclavos inmediatamente, la
Proclamación sirvió para cambiar mentalidades, tanto entre los blancos, que
comenzaron a aceptar un hecho, como entre los negros, a los que dio esperanza
de un futuro mejor.

Fue un gran orador

Fruto de su entrenamiento como abogado, Lincoln ha pasado a la historia


como un gran orador. Era famoso por contar historias, utilizar metáforas y saber
llamar la atención de los oyentes. Entre sus discursos que han pasado a la
historia destacan:

Como anécdota decir que Lincoln viajó desde Illinois a Washington DC con el
discurso ya escrito, que estaba a cuidado de su hijo Robert. En un momento
dado este lo traspapeló y Lincoln en persona tuvo que buscarlo, guardándolo
consigo hasta llegar a la capital.

Como fueron sus discursos

El discurso de la primera inauguración de su presidencia (1861): Dado en


tono conciliatorio y dirigido principalmente a los siete estados rebeldes de la
Confederación, Lincoln aseguró que no tenía intención de intervenir directa o
indirectamente con la institución de la esclavitud en los estados en los que
existía. Pero que si el Sur se rebelaba con armas contra el Gobierno federal,
entonces se respondería con fuerza.

El discurso de la segunda inauguración de su presidencia (1864): es


considerado uno de los grandes discursos políticos de todos los tiempos y en
cualquier idioma. Destaca que a pesar de ser pronunciado cuando el fin de la
Guerra de Secesión era inminente y con ella, el fin de la esclavitud, su tono no
es triunfalista, hay numerosas referencias al Antiguo y al Nuevo Testamento y
un tema recurrente es que no podemos conocer las intenciones de Dios.
Curiosamente, el asesino de Lincoln, John Wilkes Booth, se encontraba entre el
público escuchando al presidente.

El discurso de Gettysburg (19 de noviembre de 1863): Es uno de los más


conocidos. En apenas dos minutos el presidente hace referencias a la igualdad
de los seres humanos, al mantenimiento de la Unión americana y a la
democracia representativa como forma de gobierno de los Estados Unidos. En
concreto asegurando que “un gobierno de la gente, para la gente y por la gente
no perecerá en la Tierra”.

PERSONAJES TERCIARIOS

Como fue asesinado

Fue el primer presidente de Estados Unidos en morir asesinado

Cuatro días más tarde de la rendición del ejército confederado del general
Robert E. Lee, el presidente Lincoln fue asesinado en el teatro Ford, en
Washington DC, el 14 de abril de 1865 por el actor John Wilkes Booth, un
simpatizante de los estados rebeldes del sur y de la esclavitud.

El presidente falleció tras una larga agonía al día siguiente de recibir un


disparo por detrás en la cabeza. En el mismo atentado se hirió de gravedad al
secretario de Estado William Seeward, resultando ileso el vicepresidente Andrew
Johnson.

Booth consiguió escapar, pero fue encontrado doce días más tarde por el
Ejército, muriendo del disparo de un soldado. Al final ocho personas fueron
detenidas y cuatro fueron condenados a morir en la horca por el magnicidio.

El asesinato de Lincoln causó un auténtico duelo en el país. Su cuerpo fue


llevado en tren hasta Illinois en un viaje de 13 días. Se estima que más de 30
millones de personas se acercaron a las vías de tren cuando pasaba el cortejo
fúnebre para presentar así sus respetos al presidente fallecido.

Desde el asesinato de Lincoln, otros tres presidentes encontraron la muerte de


igual manera: James Garfield, William McKinley y John Kennedy.

Argumento

En enero de 1865, el presidente Abraham Lincoln espera que la Guerra Civil


termine dentro de un mes. ... Lincoln cree que es imprescindible aprobar la
enmienda al final del mes, eliminando así cualquier posibilidad de que los
esclavos que ya han sido liberados puedan volver a ser esclavizados.

APRECIACION CRÍTICA

El encuentro que el historiador y periodista inglés Goldwin Smith mantuvo con


el presidente estadounidense Abraham Lincoln (1809-1865) tiene todos los
elementos de las entrevistas de la época: hay pocas palabras literales del
protagonista pero muchas apreciaciones personales del entrevistador. De hecho,
por aquel entonces, en los círculos intelectuales no se veía con buenos ojos que
se reprodujeran de forma literal los diálogos entre caballeros.

Sin embargo, pese a que el resultado es casi un monólogo del periodista


salpicado por alguna que otra contribución directa de Lincoln, resulta fascinante
pues muestra las apreciaciones típicas de la época acerca del Presidente, muy
alejadas de la imagen del estadista que actualmente tenemos.
LIBROS

ABRAHAM LINCOLN

“ABRAHAM LINCOLN (Kentucky, 1809-Washington, 1865) fue el


decimosexto presidente de los Estados Unidos de América. Durante la Guerra
Civil (1861-1865), interpretó el poder ejecutivo para salvar la Unión de la
secesión y proclamó la emancipación de los esclavos allanando el camino de la
Decimotercera Enmienda, que aboliría definitivamente la esclavitud en los
Estados Unidos. Proveniente, como él mismo recordaría, de familias sin
distinción alguna, Lincoln forjaría una educación basada en la reverencia por la
ley, que se expresaría en una escritura constitucional cuyo verdadero carácter
literario y última devoción se pondría de relieve en el Discurso de Gettysburg y
en el Segundo Discurso Inaugural.
Bibliografía

Referencias clasificadas

Actas de confiscación (en actos de decomiso)

Habeas corpus (en habeas corpus) (en Ex Parte Merryman) (en Ex Parte
Milligan)

Casos de premios (en casos de premios)

Proclamación de Acción de Gracias (en el Día de Acción de Gracias)

Plan de reconstrucción (en Reconstruction: Origins of Reconstruction) (en


Estados Unidos: plan de Lincoln)

Asesinato (en John Wilkes Booth) (en Mary Surratt)

Psicólogo. Fundador y CEO de Soy Digital Network, empresa especializada en


IT & VoIP Business Solutions. Profesor MBA en la Universidad Europea de
Canarias y en Hispanic American College (New York). Online desde 1996.
Anexos
Conclusión

La muerte del presidente Abraham Lincoln fue un shock para todos. En el


mismo día de su pronunciada muerte, se ondeaban banderas a través de
América a media asta. Todos parecían cerrarse con incredulidad, incluso
después de que la Guerra Civil terminara días antes. Cuando el cadáver de
Lincoln fue entregado en tren a Springfield, decenas de miles de
estadounidenses presentaron sus respetos a un hombre tan importante para el
desarrollo de los Estados Unidos al alinear la ruta del ferrocarril Abraham Lincoln
fue el líder que causó impacto y fue conocido por su devoción y honestidad. Su
impacto hacia este país se demostró a través de los innumerables ciudadanos
que le prestaron su respeto. Abraham Lincoln fue honrado por sus logros como
presidente, pero la mayoría de la gente desconoce las experiencias de su vida
que lo llevaron al éxito.

Experimentó mucho durante su vida, que se estableció como su motor que


alimentó sus logros y relaciones. El presidente Abraham Lincoln es sin duda una
de las figuras históricas más esenciales para caminar en el suelo de América.
Será conocido por generaciones no solo por estar en el billete de cinco dólares
y el centavo o en el Monte Rush more, sino por lo que defendió y persiguió. Sin
su determinación y ética de trabajo, la esclavitud no habría terminado como lo
hizo y Estados Unidos no estaría funcionando como lo es hoy.