You are on page 1of 1

¿QUÉ DICE LA BIBLIA ACERCA

DE LA NAVIDAD?

La respuesta que da la Biblia
La Biblia no revela la fecha en que nació Jesús, ni dice que debamos celebrar ese acontecimiento.
Una reconocida obra de consulta señala: “La celebración de la Navidad no es un mandato divino,
ni tiene su origen en el Nuevo Testamento” (Cyclopedia of Biblical, Theological, and Ecclesiastical
Literature, de John McClintock y James Strong).
Repasar la historia de la Navidad deja claro que dicha celebración hunde sus raíces en ritos
paganos. La Biblia muestra que si adoramos a Dios de un modo que él no aprueba, en realidad lo
ofendemos (Éxodo 32:5-7).

Historia de las costumbres navideñas
1. Celebración del nacimiento de Jesús. Los primeros cristianos no celebraban el cumpleaños de
Cristo porque “consideraban estas festividades [...] como reliquias de las prácticas paganas” (Las
cosas nuestras de cada día).
2. El 25 de diciembre. No hay prueba de que Jesús haya nacido en esa fecha. Al parecer, los líderes
de la Iglesia eligieron una fecha que coincidiera con la época de las celebraciones paganas del
solsticio de invierno.
3. Regalos, banquetes y fiestas. “Las Saturnales, fiestas romanas que se celebraban a mediados
de diciembre, sentaron en muchos aspectos el modelo para el jolgorio navideño. De ellas se
tomaron, por ejemplo, los banquetes, la entrega de regalos y el encendido de
velas.” (The Encyclopedia Americana.) A este respecto, el Diccionario de historia de la
Iglesia reconoce: “El jolgorio y el intercambio de regalos tienen origen en el festival romano de las
Saturnales (17-24 de diciembre)”. Además, la Encyclopædia Britannica dice que durante las
Saturnales se suspendían todas las labores.
4. Luces navideñas. De acuerdo con The Encyclopedia of Religion, las familias europeas
decoraban sus hogares “con luces y hojas perennes de todo tipo” para celebrar el solsticio de
invierno y para protegerse de los malos espíritus. Y el Diccionario de historia de la Iglesia afirma:
“Los arbustos verdes y las luces vienen de las Calendas de enero (1 de en., el nuevo año) con
asociación con el sol”.
5. Adornos hechos con acebo y muérdago. “Los druidas atribuían poderes mágicos al muérdago
en particular. Las hojas de acebo eran veneradas como una promesa del retorno del
Sol.” (The Encyclopedia Americana.)
6. Árbol de Navidad. La Encyclopædia Britannica señala: “El culto a los árboles era común entre los
europeos paganos y sobrevivió a la conversión de estos al cristianismo”. Una de las prácticas
derivadas de este culto es “colocar un árbol de Navidad a la entrada o en el interior de la casa
durante la fiesta invernal”.