You are on page 1of 223

revista de ciencias sociales
segunda época

SUMARIO
año 5 / número 23 / otoño de 2013 / publicación semestral
Roque Sáenz Peña 352, Bernal, Buenos Aires / issn 0328-2643

Revista de Ciencias Sociales, segunda época
Presentación del Director / 3

DO S S I ER | A L A BOR DAJ E DE L A MISCELÁNEAS
COM U N IC ACI ÓN CON T E M P OR Á N E A .
C U LTU R A , L E NGUAJ E Y SO C I E DA D José Alberto Sbattella, Pablo Ignacio Chena,
EN LOS M U N D OS DE L A M E DIAC IÓ N Pilar Palmieri, Leandro Marcelo Bona
DIGI T A L Excedente económico y distribución
del ingreso en la Argentina de
S e c c i ó n P e r sp e c t i va s la posconvertibilidad / 123
Rosalía Winocur
Etnografías multisituadas de la Noemí M. Girbal-Blacha
intimidad online y offline. Diversidad y Acerca de la memoria y la
perspectiva del actor: compromisos reflexión histórica en la Argentina
claves en cualquier etnografía bicentenaria / 145
de lo "real" y de lo "virtual" / 7
Luis Ernesto Blacha
Sara I. Pérez Certezas e incertidumbres
Tecnologías digitales, análisis del discurso de lo social. Las perspectivas
y multimodalidad: de la lingüística culturalista y figuracional / 169
crítica a la semiótica social / 29

Federico Gobato
La interacción social en la DOCUMENTOS POLÍTICOS
comunicación contemporánea / 49 DE COYUNTURA

S e c c i ó n E x p l o r ac i o n e s Presentación / 187
Luz María Garay Cruz
Estudiantes, usos de tecnologías digitales Carlos La Serna
en ámbitos de vida cotidiana y escolar. Imaginarios y materialidades en
Retos de formación para los docentes / 71 la transformación del Estado en la
Argentina de la última década / 189
Lucía Cantamutto
La recursividad de las interacciones
contemporáneas. Límites teórico-
metodológicos del estudio de los EXPRESIONES ARTÍSTICAS
sms como conversación / 83
Diego Narváez
Renato de Almeida Arao Galhardi Coordenadas antárticas / 205
Buscando la mexicanidad en una
posmodernidad digital. La mexicanidad
en la presentación de mexicano-
americanos en Facebook / 105 RESÚMENES / 213

segunda añ o 5 / n ú m e ro 23 / oto ñ o d e 201 3 / p u b l i c a ci ó n s e m e s t r a l

época Ro q u e S á e nz Pe ñ a 352, B e r n al , B u e n os A i re s / i s s n 0 3 2 8 - 2 6 4 3

revista de ciencias sociales
Director
Carlos H. Fidel

Secretario de redacción
Juan Pablo Ringelheim

Rector Consejo editorial
Mario E. Lozano Martín Becerra
Alejandro Blanco
Cristina Carballo
Vicerrector
Jorge Flores
Aleajandro Villar Osvaldo Graciano
Sara Isabel Pérez

Arte editorial Consejo académico
Producción: Editorial UNQ Carlos Altamirano (Conicet, unq)
Diseño: Hernán Morfese Daniel Aspiazu (Conicet, flacso-Argentina,
1948-2011)
Dora Barrancos (uba, unq, Conicet)
Elena Chiozza (unlu, 1920-2011)
Revista de Ciencias Sociales
Emilio de Ípola (uba)
UNQ / Departamento de Ciencias Sociales Carlos De Mattos (Pontificia Universidad Católica
Roque Sáenz Peña 352 (B1876BXD) Bernal, de Chile)
Provincia de Buenos Aires. República Argentina José Déniz (ucm)
Dirección electrónica: revistacs@unq.edu.ar Emilio Duhau (uam-a, Conacyt)
Noemí Girbal (unq, Conicet)
Publicación propiedad de
Anete Ivo (ufba)
Noé Jitrik (ilh, fll, uba)
Universidad Nacional de Quilmes
Bernardo Kosacoff (unq)
Roque Sáenz Peña 352 (B1876BXD) Bernal, Pedro Krotsch (uba, 1942-2009)
Provincia de Buenos Aires. República Argentina Jorge Lanzaro (icp, uru)
www.unq.edu.ar Jorge Lara Castro (Relaciones Exteriores, Paraguay)
Ernesto López (unq)
Nº de registro papel 5091021 Armand Mattelart (up 8)
Nº de registro internet en trámite Adriana Puiggrós (Diputada Nacional, Conicet)
Alfredo Rodríguez (sur-Chile)
Alejandro Rofman (uba, ceur, Conicet)
El contenido y las opiniones vertidas en cada uno de los
artículos son de exclusiva responsabilidad de sus autores.
Héctor Schmucler (profesor emérito de la unc)
Para su publicación, los artículos son evaluados por parte del Miguel Talento (uba)
Consejo editorial, del Consejo académico, y árbitros externos. Alicia Ziccardi (puec, unam)

segunda época Presentación del Director La publicación que presentamos expresa El dossier contiene seis artículos que un esfuerzo que congrega a un conjunto establecen entre sí una suerte de diálogo. otros en distintos cen. El dossier combina reflexiones teóri- de diversas perspectivas y. tensiones y conflictos sociales en la elaboración de este número. el lenguaje. la lingüística y la tros académicos del país y del exterior. pp. 3-4 . al mismo tiem. educativa. la lingüística. otoño de 2013. cuyos autores son Luz María el resultado de diversas investigaciones que Garay Cruz. reunidos en la sección gadores del ámbito de reflexión de las cien. y cuyos autores son Rosalía cias sociales. “Ex- En el dossier de este número se presenta ploraciones”. Almeida Arao Galhardi. 3 revista de ciencias sociales. analizable des. Las actuales tecno. objeto de estudio relevante. que conjuntamente presentan propicias para el análisis. lógicos de la etnografía.Revista de Ciencias Sociales. Lucía Cantamutto y Renato de abordan la comunicación. algunos de ellos desarrollan Winocur. la sociología y El dossier fue organizado por el profesor los estudios de la comunicación– el dossier e investigador de la unq Federico Gobato. Sara I. la sociolingüística interaccional logías digitales se han constituido en un y la microsociología. sociología. la so. que presentamos busca contribuir al deba. sus actividades en la Universidad Nacional abordan problemas teóricos y metodo- de Quilmes (unq). antropología. cas y metodológicas. los resultados de sus investigaciones. como investigaciones po. Pérez y Federico Gobato. segunda época Nº 23. Los primeros tres. las tecnologías disponen nuevos objetos originales. A partir de diferentes enfoques bre las nuevas tecnologías llevados a cabo que provienen de distintas disciplinas –la en el ámbito académico argentino. amplio y diverso de intelectuales e investi. presentan investi- ciedad y la cultura en los mundos concretos gaciones originales desde la comunicación de la mediación digital. a quien agra- te sobre las estrategias de abordaje de los decemos su amplia y generosa disposición fenómenos. que proponen perspectivas que de estudio o conducen a reformular los ya buscan realizar un aporte a los estudios so- existentes. como sentido presentamos los resultados de un también abrir espacios para explorar qué grupo de investigadores radicados en la unq teorías y metodologías se presentan como y del exterior. Los de la segunda sección. “Perspectivas”. un especialista en la materia. En ese vinculados a las nuevas tecnologías.

Y. Carlos Fidel revista de ciencias sociales. pp. segunda época Nº 23. por último. con- diversidad de temas. 3-4 4 Carlos Fidel Revista de Ciencias Sociales. En un segundo bloque se incluye una autoridades del rectorado de la unq. y a los especialistas que aportaron los La concreción de este número fue po. Por eso agradecemos especialmente a los pero no por eso menos importante. comentarios y la evaluación de los trabajos sible por el valioso apoyo y estímulo de las que se publican en este número. segunda época . yuntura política nacional. mico. Posteriormente se juntamente con el profesor Jorge Flores y presenta un eje temático que aborda la co. hay una miembros de los consejos editorial y acadé- sección artística. el equipo de la editorial de la universidad. otoño de 2013.

CULTURA. DOSSIER revista de ciencias sociales segunda época AL ABORDAJE DE LA COMUNICACIÓN CONTEMPORÁNEA. LENGUAJE Y SOCIEDAD EN LOS MUNDOS DE L A MEDI ACIÓN DIGI TA L .

.

de interactuar en las redes sociales–. otoño de 2013. no ha sido un mero coleccionista de rare- zas. En resumen. Diversidad y perspectiva del actor: compromisos claves en cualquier etnografía de lo “real” y de lo “virtual” Hace más de dos décadas. sea en la propia– que le permita supe- rar los límites tanto del sentido común como de los siempre per- fectibles paradigmas teóricos. de elegir un jefe. el antropólogo social ha buscado ya centenariamente una alteridad –sea en otras sociedades. de sanar a un paciente. y cuando internet era todavía el privile- gio de unos pocos. la antropóloga Rosana Guber (1991) escribió un libro profundamente reflexivo sobre la teoría y práctica antro- pológica que no ha perdido actualidad porque los compromisos epistemológicos allí esgrimidos son perfectamente válidos tam- bién para la antropología de la red y en la red: El antropólogo social como elaborador de conocimiento científico se ha ocupado fundamentalmente de distancias culturales –que son también sociales–. para lograr un conocimiento superador de sociocentrismos y etnocentrismos. aunque estos referentes constituyen la materia prima de 7 revista de ciencias sociales. sino que se ha revelado profundamente preocupado en fami- liarizarse con mundos diversos. en exotizar los mundos familiares y virtuales. SECCIÓN PERSPECTIVAS Rosalía Winocur Etnografías multisituadas de la intimidad online y offline. 7-27 . […] cuando hablamos de diversidad no aludimos a meras referencias empíricas –por ejemplo formas de vestir. gracias al descentramiento de sus propios parámetros. segunda época Nº 23. pp. y más recientemente. El antropólogo social se ocupa de producir la diversidad.

p. en otros rechazándolo y en otros mutando sus sentidos. 7-27 8 Rosalía Winocur Etnografías multisituadas de la intimidad online y offline . sino en modos paradojales de actuación y de relación con los nuestros y con los otros. segunda época Nº 23. Reconocer el valor epistemológico de la diversidad tampoco pasa por asumir la contradicción como una condición natural de la rela- ción de los sujetos con las diferencias. la investigación antropológica. imbricando tres procesos que pueden darse en forma simultánea o superpuesta: a) según el contexto de actuación. lo local y lo global. pp. Muchas de las investigaciones sobre las prácticas digitales e inte- racciones virtuales tienden a fragmentar la biografía de los sujetos. b) ambos significados pueden convivir en la misma situación sin que eso re- presente un conflicto de sentido. y al mismo tiempo trascienden. la heterogeneidad es regularmente en- tendida como la variación dentro de las prácticas y los imaginarios que corresponden a cada mundo. lo nativo y lo extranjero. a la construc- ción teórica que asigna a la diversidad algún papel en la explica- ción (Guber. con otros espacios y referencias de la biogra- fía de los sujetos. más bien. la condición online/offline: 1. lo familiar y lo extraño. y c) la reelaboración de una estruc- tura tradicional de alteridad no necesariamente deriva en adhesión o rechazo a sus formas tradicionales. Aludimos. una estructura de alteridad puede asumir un sentido u otro. los diferentes. los contrastes revista de ciencias sociales. lo tradicional y lo emergente. En estos estudios. 1991. etc. quisiéramos plantear tres compromisos epistemológicos de asumir la diversidad como un constructo antropológico para estudiar la complejidad de las prác- ticas y los imaginarios en los universos reales y virtuales que inclu- yen. otoño de 2013. lo real y lo virtual. En el sentido expuesto. ignorando u oponiendo el otro mundo como si los sujetos vivieran en realidades paralelas que no se tocan. las cursivas son nuestras). Cuando hablo de “mutar” no me refiero solo a la operación simbó- lica de invertir los significados (lo que antes era íntimo o privado ahora puede ser público). y crean una condición epistemológica particular para su objeto de estudio en el mundo online u offline. lo de adentro y lo de afuera. 73. El estudio de la diversidad en las sociedades contemporáneas es fundamentalmente el estudio de la complejidad de las nuevas for- mas de alteridad que hicieron estallar los referentes tradicionales que organizaban en el imaginario lo íntimo y lo público. asumiendo de forma explícita o implícita que dentro de la variación no existe coherencia (o no es relevante estudiarla). En algunos casos reelaborando el sentido de la alteridad. sino a las diversas situaciones de hibrida- ción entre lo público y lo privado que se despliegan según las cir- cunstancias. 2. lo propio y lo ajeno.

2011. sino por comprender bajo qué condiciones. 2008.invertidos o las dicotomías alteradas. 2010). particularmente aquellos que a la luz de la observación nos resultan contradictorios o paradojales: Esta noción de diversidad está profundamente imbricada en nuestra concepción de la naturaleza del mundo social y en la importancia que otorgamos al papel de la perspectiva del actor en la explicación socioantropológica. la situación de entrevista online no solo. Arriazu Muñoz. En estos casos el informante no se siente obligado a escribir sobre su actuación para Rosalía Winocur Etnografías multisituadas de la intimidad online y offline 9 revista de ciencias sociales. En ese sentido. segunda época Nº 23. Urraco Solanilla. Como señalan varios autores (Carmona Jiménez. 84). donde la co- municación empática y espontánea fluye mejor. 2007. Rybas y Gajjala. Ardévol et al. conductas y representaciones (Guber. esas aparentes contradicciones y pa- radojas se vuelven consistentes dentro de los mundos de vida. A veces se requiere del encuentro cara a cara. 1991. lo hemos denominado “perspectiva del actor” (Guber. se integran en él prácticas y nociones. 1991. y no siempre. otoño de 2013. pp. las cursivas son nuestras). sino también de la significación que los actores le asignan a su entorno y a la trama de acciones que los involucra. como bien lo señala Rossana Reguillo (2010). adquieren un valor heurístico clave para descifrar la complejidad de las prácticas online y offline. En mi propia experiencia y en la de muchos investigadores que conozco. 7-27 . 74-75. Domínguez Figaredo. y de qué forma. pp. 2007. 2008.. nociones y sentido organizados por la interpretación y actividad de los sujetos sociales. es bastante cuestio- nable considerar la simple observación de conductas y rutinas en las redes sociales como un registro etnográfico sin interrogar a los sujetos por los significados que le otorgan a sus prácticas: El campo de una investigación es su referente empírico. ayuda a comprender dichos signifi- cados. si no se le reconoce la misma importancia a la recuperación de la perspectiva del actor para comprender los diversos modos de actuación y de relación de los sujetos. Y es allí donde las trayectorias biográficas. […] A ese universo de referencias compartido –no siempre verbalizable–­­que subyace y articula el conjunto de prácticas. p. […] lo real se compone no solo de fenómenos observables. También resulta bastante dudosa la estrategia de reconstruir el significado de las interacciones y prácticas virtuales entrevistando a los sujetos a través de un cuestionario que se les envía por mail o a través de las redes sociales. no se puede comprender plenamente la relevancia epistemológica de la diversidad como constructo antropológico.

p. Estos talleres tenían por objeto explorar las intimidades metropolitanas. 65-66). teoría. Lógicas de producción/con- sumo en las culturas de la red” (Cruces. y los compromisos teóricos que implicaba dicha mirada. sicionado en su propia intimidad. El yo y la (Cruces. hacer un recorrido por el espacio. campo de observación y reflexividad del 1995). Otras veces el estudio de la intimidad puede requerir autoetno- grafías. muestra el estrecho vínculo entre sociedad en la época contem- poránea. Stan- tir de la relación de implicación con los informantes: “El investiga- ford. coordinadas por un miembro del equipo a las que pro- ponemos alguna tarea que facilite el intercambio de experiencias y miradas […]. Se trata de sesiones de dos o tres horas de duración.1 Lo cual evidencia. una investigación anónima. la mayoría de las veces sin conocer a su interlocutor. que por supuesto incluían las prácticas online. pp. como bien lo indica el título de los talleres: “Prosumidores. 7-27 10 Rosalía Winocur Etnografías multisituadas de la intimidad online y offline . espacio doméstico y autorrelato del yo constituye el principal ha- llazgo del estudio sobre la intimidad metropolitana de jóvenes-y- no-tan-jóvenes en los talleres de autoexploración colectiva” (Cru- ces. revista de ciencias sociales. 66-67): Los talleres se definieron como una exploración colectiva de ca- rácter autoetnográfico. como lo resolvió el antropólogo Francisco Cruces en sus ta- lleres de “autoexploración colectiva” en la ciudad de Madrid. pp. cocinar. no como un observador neutro” dad e identidad del yo. dor se arriesga a participar desde su experiencia como sujeto po- 1991 (en castellano: Moderni. básicamente apuntalados por Giddens y sus narrativas del yo: “En términos del sociólogo Anthony Giddens. otoño de 2013. cuerpo y autonarración: “Esa relación estrecha entre esfera íntima. hacer un plano de equipamientos domésticos (Cruces. 2012. 2012. por otra. ‘las narrativas del yo’ permiten a las personas pensarse como proyecto abierto permanentemente tensionado hacia una ‘colonización del futuro’” (Cruces. 2012. 65). Barcelona. La estrategia metodológica seguida fue absolutamente coherente con la mirada del investigador sobre la relación entre intimidad. ni está exenta de sufrir modificaciones en su diseño a par- Self-Identity: Self and Society in the Late Modern Age. 64). referente empírico. contar historias. 2012. Península. contradiciendo la propia naturaleza de la experiencia que es el goce narcisista de escribir sobre sus estados anímicos en las redes sociales para un auditorio que le garantiza trascendencia aunque no lo lea y que no le pide explicaciones acerca del sentido de lo que escribe. p. Las actividades realizadas comprendieron entre otras: aportar textos propios y ajenos. bailar. por una parte. realizar y mostrar fotogra- fías. 2012. que la de- 1 El libro de Giddens citado cisión de asumir un tipo u otro de etnografía no preexiste al objeto por Cruces es Modernity and mismo. pintar. etnógrafo. p. escuchar música. segunda época Nº 23. pp. Stanford University Press. y. 66).

sin que eso tenga su correlato en la indagación de la perspectiva de los sujetos acerca de lo que está pasando con su intimidad. plantear una etnogra- fía de la intimidad en las redes sociales cuando la exhibición cruda de los pesares y pudores de sus usuarios cuestiona todas las condi- ciones para la preservación de la privacidad según se las entiende tradicionalmente. También podría resultar contradictorio desde la tradición antropológica realizar una etnografía en ausencia del contacto cara a cara con el otro. cuando en realidad la abrumadora (Área de Investigación Básica mayoría de las personas muestra muy poco de sus pensamientos e Interdisciplinaria. Existe una sobredeterminación de interpretación sobre el comportamiento visible de los sujetos. que por una parte lleva a 2 La investigación se realizó ignorar la manera como construyeron subjetivamente esos actos. Intimidad y extimidad en las redes sociales Podría parecer paradójico. sin amarrar al sujeto y a sus circunstancias. y de hecho lo es. otoño de 2013. dar cuenta de las nuevas formas de sociabilidad e inclusión social entre jóvenes de 16 a 35 años usuarios de las redes sociales. 1991). y dentro del proyecto “Redes virtuales y comunidades me- cómo se los representan en términos de su intimidad. realizada en la ciudad de México en el año 2007. La primera investigación. A continuación presentaremos algunos ejemplos de nuestras propias investigaciones. ambas etnografías son posibles si recuperamos el compromiso epistemológico de la antropología con la diversidad y la perspectiva del actor (Guber. sino con el de profundizar en su di- mensión simbólica y subjetiva. Los objetos de estudio implicaron en cada caso diseñar estrategias de registro etnográfico diversas que se fueron desplegando en la medida que se profundizaba el co- nocimiento de los sujetos de estudio. no tanto con el ánimo de desmentir la evidencia de esos cambios. En ese sentido. 7-27 . Sorprende con qué facilidad algunas especulaciones sobre la pérdida de la intimidad y la invasión de la privacidad en las re- des sociales se da por descontada. en ninguna con- dición física. por otra.2 tuvo por objeto reconstruir las prácticas y representaciones de los jóvenes univer- sitarios en internet a través de entrevistas en profundidad cara a cara. y. Rosalía Winocur Etnografías multisituadas de la intimidad online y offline 11 revista de ciencias sociales. cación. in. diáticas: nuevos núcleos de duce a pensar que los casos excepcionales son casos paradigmáticos sociabilidad y pertenencia” de la erosión de la privacidad. virtual o situacional particular que pudiera otorgarle un carácter esencialista a la descripción etnográfica. más precisamente de algunos sujetos que aparentemente exhiben todos los rincones de su intimidad en internet. pp. Sin embargo. la segunda. Departa- mento de Educación y Comuni- más íntimos en las redes sociales. segunda época Nº 23. coincido con Ros. Universidad Autónoma sana Reguillo en que “las tecnologías digitales no anulan o hacen Metropolitana-Xochimilco).

p. 2005). Facebook. p. chismes. 4 A pesar de que en el año Lo íntimo es tu habitación. Y para responder esta pregun- ta parece pertinente abandonar el presupuesto y lugar teórico de referencia de todo lo que tradicionalmente se considera parte del reino de la privacidad. estados anímicos y comunicación del malestar físico o psicológico. 25 años. Una mirada rápida y superficial de la página de cualquier usua- rio medio de una red social induce a pensar que allí se encuentran exhibidos. para entender el sen- tido de esta nueva clase de “intimidad pública” (Arfuch. lo privado y lo público. y lo privado tiva en la red. segunda época Nº 23. otoño de 2013. anonimato y seguridad. le pregun- tamos a nuestros entrevistados de entre 19 a 25 años cuáles eran 3 Se las cosas íntimas-privadas y cuáles las públicas en la vida de las trata de un juego de pa- labras que propone la autora. 2006). pero consistente en exponer la curiosamente ninguna respuesta mencionó la red. lugares comunes a entrevistados no pertenecían a las redes sociales. fotos familiares. sas comunidades virtuales. tus cosas personales. estudiante de medicina). no basta con registrar “lo ob- vio” ni tampoco descartarlo por “obvio” (Mayans i Planells. que celosamente guardamos y que desconfiamos de ‘colgar’ en la red” (Mónica. 2008. desaparecer la relación entre privacidad. con distinta intensidad y grado de audacia. y estar abiertos a que las respuestas traigan nuevas definiciones sobre lo íntimo. No obstante. conversaciones cotidianas. propia intimidad en las vitri- nas globales de la red. posteaban en diferentes foros y muchos de ellos tenían su Las cosas públicas son aquellas que la misma persona quiera di- propio blog. pero como la cocina. Cecilia. fundir. 94). pertenecían a diver. 29 años). todo lo que tradicionalmente se consideraba parte del reino de la intimidad: diálogos amorosos. especialmente con los blogs y las redes sociales. pero siempre quedará algo en la parte privada. populares.4 La pregunta se planteó de forma general con toda la in- que busca dar cuenta de las tención de comprobar si los espacios virtuales aparecían espontá- paradojas de esta novedad. 16). pp. personas. En el primer estudio mencionado (Winocur. Y lo público co- 2007 la mayoría de nuestros mienza en la misma casa. 20 años. ¿no? Pero eso ya depende de cada persona (Ana senger. o “extimidad” 3 (Sibilia. que hoy son muy estudiante de psicología). neamente como referencia para definir lo íntimo y lo público. sino que es necesario preguntarse por el significado que tiene para los sujetos a partir de su experiencia en internet. pues yo creo revista de ciencias sociales. […] Y las íntimas las que no quiere decir. referencias eróticas. sino que la reformulan” (2012. uno puede publicar de pe a pa su vida en la red. el participar en todas las redes sociales no es señal de estar visible. 2011). como toda la gente que vive ahí donde estén en relación (Víctor. todos tenían una participación social muy ac- Yo creo que lo público es todo lo que quieres dejar ver. que no necesariamente implican una pérdida de la intimidad en la pers- pectiva de los sujetos: “Para mí. Hacían un uso intenso del mail y del Mes. 7-27 12 Rosalía Winocur Etnografías multisituadas de la intimidad online y offline . pues lo contrario.

2009). una cuestión de voluntad”. otoño de 2013. Este marco comprende el conjunto de los espacios. La consecuencia que esto ten- dría para el diseño de una entrevista es que. en ese sentido. ya que tenemos menos control sobre la privacidad de lo que allí guardamos. a construir o a utili- zar diversos lenguajes disponibles en la red para marcar nuestros estados anímicos y la disponibilidad para interactuar (Winocur. Pues yo creo que las cosas públicas en la vida de las personas son las cosas que la persona está dispuesta a decir y dar a conocer. La última frase del testimonio de Loana es bastante ilustrativa res- pecto de la reflexividad que caracteriza a los nuevos discursos so- bre la intimidad: “Creo que esa es la distinción. porque en sus prácticas cotidianas y en sus universos significativos ninguno de estos ámbitos existe ni funciona sin la presencia del otro (Winocur. Creo que esa es la distinción. una cuestión de volun- tad (Loana. pp. pero las múl- tiples puertas y ventanas virtuales que están a nuestra disposición vulneran con más facilidad los candados de nuestra intimidad. y requiere el diseño de una combinación de técnicas de observación e indagación de las prácticas online y offline para poder recuperar los significados que esas prácticas tienen para los sujetos. Es un hecho que los jóvenes no tienen necesidad de separar la vida online de la vida offline. 2011a). 2012). ya no puede darse por he- cho. desde el punto de vista metodológico. estudiante de diseño). o no quieres que los demás sepan. ya no forma parte de los como si de la vida cotidiana. lo cual nos obliga a decidir permanentemente cuándo estar visibles y cuándo no y. podría no querer dar explicaciones (Alma. que podría no querer decir su edad. Las cosas íntimas son las que. que para entender el signi- ficado de la exhibición de la intimidad en la red es necesario ubi- car el problema en un marco de observación e interpretación más amplio que los escenarios de internet (Winocur. es algo que voluntariamente hay que construir. Esto sugiere. segunda época Nº 23. o no quieres decir. y no solo los virtuales. podría omitir su ocupación. estudiante de letras hispánicas). Una sólida puerta de madera ce- rrada de una casa o habitación era un claro símbolo de que “aquí comienza la intimidad de mi hogar o de mi persona”. tiempos y actividades de la vida cotidiana. 20 años. lo cual requiere invertir una cantidad considerable de energía. necesitamos hacer (y hacernos) preguntas que involucren a los dos mundos. 7-27 . La intimidad. 23 años. Rosalía Winocur Etnografías multisituadas de la intimidad online y offline 13 revista de ciencias sociales. independientemente de que nuestro objeto de estudio esté ubicado en un universo o en otro. en consecuencia.

Y en ese sentido. no nos cuestionamos acerca del estatus de su actuación y damos por hecho que está haciendo una exhibición descarnada de su intimidad. las realidades que desde el sentido común consi- deramos autoevidentes pueden distorsionar considerablemente la interpretación de un fenómeno. el protocolo de entrevista. En el caso particular de nuestra investigación. ellos hicieron mucho hinca- pié en marcar que en ciertas circunstancias que van cambiando con la edad. en determinando contexto o a cierta edad. y uno de esos cambios se expresa en el desdoblamiento de su naturaleza en una “intimidad pública” (Arfuch. la exhibición de la intimidad en las redes sociales. pp. lo público y lo privado-íntimo siguen representando dos ámbitos que pueden distinguirse en la experiencia cotidiana y biográfica. y en otros inadecuadas. o para hablar de alguno de ellos sin referirse inmediatamente a su contrapar- te (mi cuarto es parte de mi intimidad. Tal vez los jóvenes tengan dificultades para de- finir en abstracto lo que significa un espacio u otro. las mudanzas o diversos espacios de socialización. en lugar de eludir o eliminar la contradicción. 2012). pero pueden dar múltiples ejemplos en su biografía de lo que am- bos representan situados en distintos escenarios de su vida diaria y en diferentes momentos de su historia (Winocur. 27 años). Cuando un joven describe en su muro un acto de masturbación. 2002) y otra privada. otoño de 2013. Lo de “situados” reviste particular importancia en sus relatos. tiene que explorar esos diversos escenarios para ver cómo el sujeto sutura diversas experiencias –aparentemente contradictorias o paradojales– para que resulten consistentes den- tro de su mundo de vida. En con- secuencia. por lo cual no considera- mos necesario requerir su punto de vista o interpretación sobre lo que acaba de mostrar. donde los mis- mos actos pueden ser objeto y expresión de ambos tipos de inti- midad. revista de ciencias sociales. porque respecto al tema que nos interesaba. en ocasiones mantenerse cuidadosamente separadas y en otras confundirse. algo que en algún momento fue considerado de carácter íntimo puede hacerse público y a la inversa. segunda época Nº 23. pero al mismo tiempo se vuelve público cuando chateo. Lo anterior implica la necesi- dad de admitir que ciertas afirmaciones de nuestros informantes pueden ser consideradas adecuadas para un momento específico. o hablo por Skype en mi compu). 7-27 14 Rosalía Winocur Etnografías multisituadas de la intimidad online y offline . Por otra parte. tengo semen en el pelo (Leandro. —Estoy como en la peli loco por mary. contradiciendo todos los dichos y afirmaciones anteriores. una indagación de esta naturaleza evidenció que la intimidad más que desapare- cer ha sufrido una transformación de sus sentidos.

a diferencia de lo que ocurre en el mundo offline. pp. sino que requiere en cada momento pensar a quién va dirigido. no cuando la exhibe.: espero que estés hablando de algún trabajo rural que estés haciendo. No obstante. p. quiénes serán testi- gos y qué efectos puede causar: Yo comparto muchas intimidades pero de maneras más sutiles. más elabo- rado y preparado suele ser. 19 años). ¡igual de pendejos!!”. Eso sería si estuvie- ra realmente enojada.D. son comportamientos com- pletamente aceptados porque garantizan la condición de visibili- dad siempre y cuando el voyeur no se extralimite en su intento de pasar “del otro lado del espejo”. sino cuando esta es profanada: “Por lo menos en mi caso me he sentido desnudada. Una pro- ducción de sí mismo donde lo que importa es la “verosimilitud del personaje” (Mayans i Planells. 24 años). Se trata de una intervención calculada y en ocasiones cuidadosamente preparada. A diferencia de lo que se piensa. —nahhhh!!! NOOOO!!! no podes tirar éstos comentarios!!! noooo :O P. mientras más audaz es el acto de exhibición. que es algo muy distinto. es un idiota” (Valeria. he sentido que me han des- pojado de la posibilidad que tengo de ser sujeto. si me peleo con Jor- ge un día. Rosalía Winocur Etnografías multisituadas de la intimidad online y offline 15 revista de ciencias sociales. 7-27 . 25 años). in- tento que tengan ingenio y que no describan exactamente lo que pasó. Lo digo de esta manera porque una persona me ha privado de la libertad de tener mi intimidad metiéndose a mi Facebook” (Ana. otoño de 2013. 2002. Lo que se escribe o lo que se muestra no es producto de un acto espontáneo e irreflexivo. Por ejemplo. — Asas Florencia a todo hombre le ha pasado al menos una vez en su vida jajaja (Leandro. (tapándome los oidos y los ojos para no enterarme de lo que vas a contestar) (Fabiola. en nuestra indagación pudimos comprobar que Leandro no estaba exhibiendo su intimidad sino haciendo de su intimidad una actuación. 27 años). pero NUNCA pondría algo como “me peleé con Jorge. cuyo material lo toma del repertorio de escenas íntimas de su vida privada y la composición está inspirada en las múltiples narrativas que consume en internet. pondría algo como “vaya que es cierto eso de que todos los hombre son iguales. o deja comentarios ofensivos en el muro de alguien. 193). es decir. cuando intenta hackear una cuenta. Exhibirse y practicar el voyeurismo es parte del juego y. Es en ese momento que la persona siente vulnerada su intimidad.. segunda época Nº 23. sino solo contar una parte. y en los medios electrónicos. para ser objeto.

resultó el significado que le daba a sus búsquedas y juegos virtuales en el transcurso de la entrevista en profundidad. Los jóvenes admiten que tienen necesidad de “mostrarse” en la red. En su percepción. pero también los adultos de más de cuarenta años. es decir. 2012). sino produciendo una actuación con el objetivo de estar visible en los espacios significativos donde transcurre la sociabilidad –tanto online como offline–. marcada por la incertidumbre y la amena- za de fragmentación biográfica. Dicho caso. controlan su intimidad mientras nadie violente la vulnerabilidad de los límites. pp. inten- te romper o traspasar la pared “trasparente” que lo separa de la intimidad del otro. el dualismo entre etnogra- fía de lo real y etnografía de lo virtual. 7-27 16 Rosalía Winocur Etnografías multisituadas de la intimidad online y offline . sino que la seleccionamos porque es especialmente emblemática del tipo de dispositivo simbólico que instaura internet en la subje- tividad contemporánea. que se estudió en el contexto de una investiga- ción sobre diversas formas de expresión del sufrimiento en inter- net. donde no la interrogamos acerca de sus competencias. La estrategia metodológica para abordar el caso trascendió. y que al mostrarse no están necesariamente desnudando su intimidad. más importante que observar lo que ella hacía en la red. sino de su experiencia virtual en el contexto de su vida como exiliada (Winocur. pero no reconocen que eso signifique exhibir o violentar su intimidad. Obviamente no representa todas las historias posibles de reencuentros en la red. los cuales constituyen escenarios clave de re- creación y dramatización de las nuevas formas de inclusión social (Winocur. presentaremos un caso significativo del proceso de reconstrucción biográfica que los migrantes y exiliados establecen a menudo en la red. trata de la historia de una pareja que se reencontró a través del mail después de treinta y seis años de no verse. nos revista de ciencias sociales. preferencias e interacciones. En esta dirección. La idea era que ella pudiera gobernar en el relato el sentido de la experiencia y dotarla de significados desde su intimidad y sus ne- cesidades afectivas. Etnografía de una intimidad online recuperada offline En lo que sigue. segunda época Nº 23. otoño de 2013. y se situó en la experiencia subjetiva de la entrevistada a partir de documentar su doloroso proceso de reconstrucción biográfica. Con lo cual podemos concluir que el deseo de comunicarse es mucho más fuerte que el de mostrarse. 2011b). desde el punto de vista epistemológico. y no como resultado de las exigencias prácti- cas que le planteó el manejo de la tecnología. Para lo cual.

tortura y muerte de su marido. y lo hace sin mencionar a la computadora: co- nectarse con los antiguos y recientes conocidos tanto reales como virtuales. conectarse con el pasado y con el futuro. como que yo me recordaba dentro del partido o me recordaba post en España. sino los que le ha- cen sentido en el presente. sus amigos de la secundaria. no tenía casi recuerdos. 7-27 . yo no recordaba cómo era. donde internet. las huellas y las marcas del pasado para volverlos a dotar de significado. otoño de 2013. pp. por una parte. Luego de una tera- pia psicológica en un centro especializado para víctimas de la tor- tura y la represión. no el que tuvieron en el pasado. por otra. pero ni cómo me vestía. La palabra clave que usa Alicia para explicar su ruptura con el pasa- do es “desconexión”. sus compañeros de la universidad y su primer amor de adolescencia. Rosalía Winocur Etnografías multisituadas de la intimidad online y offline 17 revista de ciencias sociales. yo no sabía cómo era antes de la militancia […]. reuniendo los fragmentos dispersos. pero sobre todo conectarse consigo misma. perdió el eslabón que la unía a un pasado de terror. le permitió construir un puente imaginario entre el presente y el pasado: En todo este proceso de empezar el puente que yo necesito es co- nectarme conmigo. Y volver a conectarlo requería una ope- ración de manipulación de su biografía. conmigo misma. Alicia recuperó su historia a través de internet treinta y cinco años más tarde. catarsis y recuperación de los lazos que la unían al pasado y. Pero junto con ello ex- travió su niñez. también res- ponsables de la desaparición.parece importante para los objetivos de este artículo describir las diversas operaciones epistemológicas que se siguieron en el trans- curso de la entrevista. actuó como un mediador en su sufrimiento. muerte y desapariciones en la época de la dictadura. Primera operación epistemológica: ubicarnos en la experiencia subjetiva de la informante y no en su experiencia pragmática con las tic Alicia. Incluso yo no tenía casi recuerdos. es decir. Pero el proceso que referiremos aquí alude al aspecto más íntimo de re- construcción de su biografía. estaba todo borrado. Alicia declaró en los juicios como sobreviviente acusando a sus captores y represores. Su insistencia en marcar que esta des- conexión es “consigo misma” nos muestra claramente que lo que perdió no es externo a ella. Es que yo había per- dido incluso mi propia conciencia de mí misma. una exiliada argentina que vive en España desde hace trein- ta años. segunda época Nº 23.

tiene lugar en el con- revista de ciencias sociales. p. Sin embargo. En su relato jamás aparece ninguna referencia a las posibilidades operativas de los sistemas y paquetería que utiliza. y que solo hacen sentido en el uni- verso simbólico y en la biografía personal de quienes lo utilizan: “Los medios técnicos son el sustrato material de las formas sim- bólicas […]. Los oráculos. aparte para mí es como una persona que está en mi casa porque le puedo ha- cer preguntas”. otoño de 2013. 2009). 1998. sino hacia el interior de sí misma. se convirtió en una ampliación de su propia intimidad. más que información nos dan claves para reconstruir el rompecabezas de nuestras vidas. Alicia se refiere a internet como el “oráculo”. voy a consultar al Señor Google ¡El Oráculo! [risas]. 36). El extraña- miento que le produjo el acercamiento a la nueva tecnología. y las propiedades de los diferentes soportes técnicos facilitan y cir- cunscriben a su vez los tipos de producción simbólica y posibles intercambios” (Thompson. Alicia tuvo que desarrollar ciertas habilidades para manejar algunos programas y aplicaciones. internet nunca se comporta para quienes lo utilizan como un gran espacio abstracto y neutral de información (Winocur. entender los acertijos no resueltos del pasado y adivinar qué nos depara el fu- turo. pero no son estas las ventajas que advierte para rehacer su biografía. en la medida en que puede ser usado y significado a partir de necesidades y experiencias individuales o compartidas colectivamente. La apropiación que Alicia hizo de internet se produjo en un espacio de mediación simbólica entre ella y la com- putadora. En ese sentido. En el caso de internet. 7-27 18 Rosalía Winocur Etnografías multisituadas de la intimidad online y offline . El proyecto reflexivo de sí mismo. donde necesariamente esta debió ser humanizada para volverse una interlocutora válida: “Yo le digo el Señor Google. Y la metáfora no puede ser más acertada para reconstruir el sentido de estas búsquedas. No hay manera de estar en internet sin reflexionar sobre el sí mismo y sobre los otros: “La autoidentidad se convierte en esfuerzo reflexivamente organizado. cual espejo de nosotros mismos. pp. ni siquiera sabe cuáles son. fue resuelto. segunda época Nº 23. internet es. pero que no se extiende hacia afuera de sí misma. En el imaginario y en las prácticas de apropia- ción de la red. Sí. igual que a la mayoría de los adultos de más de cuarenta años. expresión muy utilizada por los usuarios habituales de los motores de búsqueda como Google o Yahoo. que consiste en el mantenimiento de la coherencia en las narraciones biográficas. la naturaleza de los soportes técnicos difiere enormemente de un tipo de producción simbólica a otro. la emergencia de dicho proceso se expresa en la recreación y amplia- ción de la intimidad que permite un viaje hacia las profundidades de la memoria mediante un ejercicio de autoreflexividad constan- te. a pesar de su continua revisión.

asignatura pendiente por la irrupción de la militancia política en su vida: En enero del 2006 se me ocurrió por primera vez poner el nom- bre de él en Google. a diferencia de lo que ocurre en la vida cotidiana. Y veo una carta en el correo de lectores que había aparecido en el periódico […] con una dirección de e-mail. Después de varios meses de intercambios virtuales. pp. porque solo la gente de izquier- da habla de los dinosaurios” […]. Alicia. Desde sus formas más elementales hasta sus formas más elabo- radas. Entonces yo mandé un e-mail que decía algo así como “estoy buscando a Gustavo. El primer encuentro fueron siete horas sentados en la Rosalía Winocur Etnografías multisituadas de la intimidad online y offline 19 revista de ciencias sociales. Necesidad del presente pero anclada imaginariamente en el pasado como asigna- tura pendiente: “Por internet lo armamos y detallamos. sino que había habido una historia de amor muy profunda que había quedado congelada… y que esa historia y el paso de los 35 años habían hecho a cada uno procesar las cosas. segunda época Nº 23. como a las 5 de la tarde recibo una carta de cuatro páginas… que empieza diciéndome “sí. seguro. A pesar de las múltiples opciones que nos presenta para crear y editar cualquier clase de texto o imágenes. alentada por sus descubrimientos en la página de Yahoo. chatear. soy yo…. otoño de 2013. escribir. postear. p. la persona que yo busco cursaba filosofía a finales de los 60 […] y firmo Alicia. […] Y eso lo mando a las 8 de la mañana de España. No existe un habitus en el sentido de Bourdieu (1998) que nos habilite a usarlas sin producir un acto de reflexivi- dad explícito. digo “este es de izquierda. No fue que nos encontramos desde la nostalgia […]. pasar por distintos lugares. decide que es hora de buscar a su primer amor de adolescencia. no están dadas. sino una realidad que puede ser reeditada luego de 35 años. Además de contar con las habilidades informáticas necesarias. internet requiere de un proceso de reflexividad explícito para ser utilizado. es decir nos hablamos todo y nos contamos todo con fotos (antes del encuentro cara a cara). entonces me meto y aparecen cinco personas con ese nombre […]. ninguna de ellas “están dadas”. 38). participar. responder e incluso hablar a través de una cámara implican seleccionar una forma de organizar y comunicar las ideas entre muchas posibilidades que.” […]. soy una vieja amiga (no iba a decir la novia de 17 años). 1996. 7-27 .texto de las múltiples posibilidades filtradas a través de los siste- mas abstractos” (Giddens. Alicia y Gusta- vo se encuentran en Argentina y necesitan confirmarse que todo lo que se dijeron a través de la red no ha sido un espejismo. Cuando vi el tono y el texto y vi el nombre de “viejodinosaurio@”.

mesa con el café […] hasta que un mes después de volver a España
nos declaramos los dos lo que nos estaba pasando”.
A diferencia de los medios electrónicos, las nuevas tecnologías
de información y comunicación le permiten a los sujetos reorgani-
zar las circunstancias espaciales y temporales de su biografía para
que hablen en su nombre en lugar de que ellas solo los representen
en los relatos mediáticos de su época. Alicia y Gustavo manipula-
ron el tiempo y el espacio en dos sentidos: por una parte, crearon
un espacio propio para encontrarse en la red que no reconocía la
distancia que los separaba; y por otra, condensaron el pasado y el
presente en un tiempo inexistente en sus vidas:

Internet nos ha permitido desarrollar distintos planos de relación
[…]. Tenemos juegos de personajes que hemos ido creando que se
escriben entre sí, es paralelo a que nosotros nos escribimos como
Gustavo y Alicia. […] cuando hablo para los demás digo e-mail,
pero para mí un e-mail es cuando pasas un documento, pero cuan-
do escribes páginas y páginas y páginas son cartas pero llegan
rápido, vuelan […]. Internet es nuestra vía para contarnos todo
desde lo que me pasa a mí hoy, de mis dudas con respecto a todo,
de mis miedos respecto a todo.

Todo lo que ocurrió entre el momento de su despedida a los 20
años y el reencuentro a los 55 años perdió su propia historicidad
para convertirse en el tiempo que debió pasar para posibilitar el
reencuentro. Los treinta y cinco años de separación, en lo que nin-
guno supo ni necesitó del otro, fueron reinterpretados a la luz del
reencuentro. Internet les permitió manipular, en sentido real y en
sentido metafórico, la biografía de cada uno para poder realizar
una operación de sutura entre el pasado y el presente que los unía.

Segundo desplazamiento epistemológico: superar
la dicotomía de las prácticas offline-online para
explicar la condensación simbólica entre las realidades
presenciales y virtuales con su intimidad

La bibliografía dominante que se ocupa del tema separa en dos ám-
bitos, online y offline, la relación de los sujetos con las tecnologías
digitales. Alicia y Gustavo, en sus relatos y en sus prácticas, nunca
separan su intimidad amorosa de sus juegos en internet. Aunque
reconozcan las diferencias entre ambos mundos y sus formas de
comunicación, la experiencia los integra subjetivamente y les da
un sentido que trasciende esas diferencias. En el proceso de bucear

revista de ciencias sociales, segunda época
Nº 23, otoño de 2013, pp. 7-27 20 Rosalía Winocur
Etnografías multisituadas de la intimidad online y offline

en su pasado y darle un sentido desde su presente, Alicia va y vie-
ne entre sus realidades offline y online, y las operaciones realizadas
en internet se van amalgamando con su propio proceso interno de
abrir y cerrar puertas entre el pasado y el presente. “Estar conecta-
da”, “recuperar la conexión” o “volver a conectarme” son expresio-
nes que aluden al mismo tiempo al proceso físico de relación con
la máquina y al proceso emotivo de su duelo.
En la perspectiva expuesta, lo “real” y lo “virtual”, considerados
en relación a la experiencia de los sujetos, manifiestan la dificultad
de ser analizados como mundos paralelos en los cuales se está o
se deja de estar a través del procedimiento mediado por la tecno-
logía de conectarse y desconectarse. Entre ambos mundos existe
una multiplicidad de referencias afectivas y simbólicas que los im-
brican más allá de que la computadora esté encendida o apagada.
El espacio de integración de la operación física y emocional de co-
nectarse no se da en la máquina, sino en el sujeto. Con lo dicho no
estamos negando la mediación del soporte tecnológico con todas
sus aplicaciones y posibilidades técnicas, sino haciendo hincapié
en que el lugar donde esta mediación adquiere realidad y sentido
para el sujeto no es en el artefacto de la computadora, sino en el
ritual cotidiano que recrea internamente su carácter fundacional.
De ahí que la mayoría de las personas no estén muy preocupadas
ni se pregunten por el origen de las computadoras ni de internet,
sino que las hayan aceptado e incorporado como algo que debía
llegar para expresar el sino de los tiempos que les tocó vivir.

Tercer desplazamiento epistemológico: en el análisis
trascender la explicación causa y efecto entre tecnologías y
usuarios, para situarse en el marco de las transformaciones
culturales más amplias donde se inscriben estas relaciones

La experiencia con la computadora, internet y el móvil no solo se
explica como un impacto de las múltiples posibilidades que brin-
dan sus programas y aplicaciones, sino también como consecuen-
cia de una impronta social y cultural que encontró en dichas tecno-
logías un soporte simbólico ideal para expresarse. Esta impronta
cultural, que en términos de Giddens (1996) caracteriza a la mo-
dernidad tardía, alteró radicalmente la naturaleza de la vida coti-
diana y afectó las dimensiones más íntimas de nuestra experiencia:

Tras su reflexividad institucional, la vida social moderna está ca-
racterizada por un profundo proceso de reorganización del tiem-
po y del espacio, emparejado con la expansión de mecanismos de

Rosalía Winocur
Etnografías multisituadas de la intimidad online y offline 21 revista de ciencias sociales, segunda época
Nº 23, otoño de 2013, pp. 7-27

desmembración –mecanismos que liberan a las relaciones sociales
de la influencia de los emplazamientos locales recombinándolas
a través de amplias distancias espacio-temporales. La reorganiza-
ción del tiempo y del espacio añadida a los mecanismos de des-
membración radicalizan y globalizan los rasgos institucionales
de la modernidad; transforman el contenido y la naturaleza de la
vida cotidiana (Giddens, 1996, p. 35).

De ahí la importancia de abordar la relación con internet y el móvil
más en su carácter existencial que instrumental: como escenarios
simbólicos constitutivos de nuevas formas de sociabilidad y en-
tretenimiento, como espacios reales e ilusorios para controlar la
incertidumbre, como territorios imaginarios para fijar el lugar –en
el sentido antropológico– amenazado por la dispersión y la deslo-
calización del ámbito doméstico, y como un recurso para sostener,
acercar y reinventar la presencia de los nuestros y de los otros (Wi-
nocur, 2009, p. 14).
Las palabras “red” y “conexión” preexisten a la computadora y a
internet en varios sentidos literales y metafóricos. La novedad aho-
ra es que a partir de internet nunca habían expresado de manera
tan explícita diversas realidades de inclusión y exclusión, compren-
dida la digital, y nunca habían denotado tanto la naturaleza de los
vínculos sociales. Pero en cualquier caso el impulso de conectarse y
de entrar en conexión con otros no obedece intrínsecamente a ne-
cesidades sistémicas de la red, sino a nuevas formas de ensamblar
lo social que desafían nuestra mirada como investigadores de las
ciencias sociales:

Al retomar el proyecto de las ciencias sociales y volverlo a la fuente
del asombro de la que surgió, es importante recuperar la sensibi-
lidad con respecto a tipos muy extraños de ensamblados. Cuando
creíamos ser modernos, podíamos contentarnos con los ensambla-
dos de la sociedad y la naturaleza. Pero hoy tenemos que volver a in-
vestigar de qué estamos hechos y extender el repertorio de vínculos y
la cantidad de asociaciones mucho más allá del repertorio propuesto
por las explicaciones sociales (Latour, 2008, p. 347).

El tipo, o mejor dicho, los tipos nuevos de ensamblados que nos
plantea la red como objetos de estudio representan un desafío so-
cioantropológico de primera magnitud: en cierto sentido consti-
tuyen formas novedosas de ensamblados y, también, reproducen
formas tradicionales de poder y de relación entre los actores so-
ciales. De ahí que mucho más complejo que determinar el estatus
sociotecnológico de la red sea reconstruir los hilos invisibles que

revista de ciencias sociales, segunda época
Nº 23, otoño de 2013, pp. 7-27 22 Rosalía Winocur
Etnografías multisituadas de la intimidad online y offline

amarran ambos mundos en la subjetividad individual y colectiva
contemporáneas.
Ilusoriamente la red representa el máximo de posibilidades
imaginarias de abarcar nuestras circunstancias, nuestra historia y
nuestro pasado manipulando una gran cantidad de aplicaciones
disponibles. No obstante, el amor y los afectos no son un stock dis-
ponible de sentimientos en el que las personas se meten a bucear
dentro de la caja de Pandora digital, aunque la acción explícita y
la intención declarada sea esa. Internet no es algo que ocurre fue-
ra de las personas ni tiene una externalidad ajena a la experiencia
humana aunque esté mediada por un soporte tecnológico. En el
sentido expuesto, no coincido con las opiniones compartidas de
que las relaciones en internet se caracterizan por su bajo nivel de
compromiso y volatilidad. Más bien constituyen la forma más ra-
dical de lo que Giddens (1996) denomina “las relaciones puras”,
propias del período más avanzado de la modernidad. Internet se
amalgama muy bien con lo que este autor denomina el proceso de
“transformación de la intimidad”:

Una relación pura conlleva la disolución de los criterios externos:
la relación pura existe meramente por todo lo gratificante que ella
pueda proporcionar. En el contexto de la relación pura, la confian-
za puede ser movilizada únicamente por un proceso de apertura
mutua. La confianza, en otras palabras, no puede estar anclada
en criterios externos a la propia relación –como los criterios de
parentesco, deber social u obligación tradicional. Como la autoi-
dentidad con la que se encuentra profundamente entrelazada, la
relación pura tiene que ser reflexivamente controlada a la larga
frente al soporte de las transiciones y transformaciones externas”
(1996, p. 40).

Etnografías multisituadas y
diversamente comunicadas
No existe una manera específica y unívoca de hacer etnografía.
Ni sujetos ni realidades que la amarren en alguna condición real,
virtual o existencial en particular. La etnografía virtual es un ca-
mino posible de indagación –entre otros igualmente válidos– que
necesita nutrirse en cada caso de las características del objeto de
estudio, de los interrogantes de la investigación, de la experiencia
concreta del campo, de las perspectivas teóricas para pensar la rea-
lidad y del proceso de reflexividad del investigador. Si recuperamos
su compromiso con la diversidad y la perspectiva del actor, va en con-

Rosalía Winocur
Etnografías multisituadas de la intimidad online y offline 23 revista de ciencias sociales, segunda época
Nº 23, otoño de 2013, pp. 7-27

además de tiempo. p. Es el objeto de estudio. o cuestionar su capacidad hermenéutica en ausencia de los sujetos de carne y hueso. p. y descartamos ex- plorar su significado en el mundo offline porque consideramos los dichos del sujeto en el muro de Facebook como verdades “autoevi- dentes”. 3) en que “la etnografía virtual más que un proyecto acabado es la búsqueda de la etnografía desde un escenario mul- tisituado” (citado por Hine. registro. tampoco existe una única manera de escribirla. me gustaría agregar una reflexión sobre la manera de comunicar los resultados de la investigación. interrogación y reflexividad sobre el objeto de estudio. 2004. y no la etnografía. pudimos comprobar que el sentido común se puede colar muy fácilmente en el modo de concebir el recorte empírico o en la manera de observar la realidad en estudio. Y de paso no estaría mal precisar que la profundidad de una entrevista no está dada por las respuestas abiertas a nuestras preguntas –como erróneamente se cree–. como en el caso de Alicia. revista de ciencias sociales. si un investigador declara la imposibilidad de la etnografía virtual por la ausencia de interacción cara a cara con el sujeto está restringiendo la comprensión de la subjetividad en las realidades virtuales que tiene su propia densidad simbólica y formas particulares de ensamblaje. que no solo incluye las diversas representaciones y actuaciones de los sujetos de estudio. prescindimos de ambos. En este sentido. sino también las del investigador. Por último. segunda época Nº 23. cambiar la forma de hacer (y hacer- nos) las preguntas y la estrategia de exploración. que no constituye un detalle meramente formal. sino por el proceso articulado de observación. si prescinde por completo de los signifi- cados que el actor le otorga a su experiencia para interpretar sus prácticas e intenciones en la red. En el estudio acerca de la exhibición de la intimidad en las re- des sociales. individuales o colectivas. el que requiere ser estudiado en escenarios reales o virtuales. Así como no hay una sola forma de hacer etnografía. 191). coincido con Mar- cus (1998. porque aislados de la ex- periencia subjetiva de la entrevistada o al margen de su proceso de reconstrucción biográfica tenían poco que decir. que puede requerir. Del mismo modo que también limita su comprensión. 7-27 24 Rosalía Winocur Etnografías multisituadas de la intimidad online y offline . tra de su condición epistemológica etiquetarla a priori como real o virtual. otoño de 2013. En síntesis. pp. y eso determinará en gran medida si necesitamos ambos escenarios de observación y análisis. si nos ubicamos en uno u otro. sino que es profundamente consti- tutivo del registro etnográfico. es necesario diseñar una estrategia de llegada al campo que combine la observación sistemática de los intercambios online en las redes sociales con entrevistas a profun- didad cara a cara. que podría llevar a conclusiones prematuras y prejuiciosas. o. Para evitar dicho sesgo.

Pierre (1988). aunque lógicamente edité gran parte de la transcripción de su entrevista. “¿Nuevos medios o nuevas formas de inda- gación?: una propuesta metodológica para la investigación social on-line a través del foro de discusión”. forum: Qualitative Social Research. la de la práctica en el campo. 8.es/wp-content/uploads/05_vo- lumen_mediaciones. De ese modo. para ha- cerlo me conecté emotivamente con ella a través de la experiencia del exilio que no me es ajena y tiene resonancias dolorosas para mí. Nº 13. R. (2007). un marco teórico. traté de acompañarla por el derrotero de sus emociones sin imponerle un corsé teórico para interpretarla.pdf>. Valparaíso. Dis- ponible en <http://mediacciones. La distinción. para poder escribir sobre ella la dejé que hablara con todas las voces que acudieron en mi interior en el proceso de la in- terpretación: la del objeto de estudio. segunda época Nº 23. se divorcia de las condiciones epistemológicas de la producción del objeto de conocimiento y de nuestro pro- pio proceso de involucramiento en la interpretación del texto. F@ro. cuando redactamos.php/fqs/article/view/275>.qualitative-re- search. Universidad de Playa Rosalía Winocur Etnografías multisituadas de la intimidad online y offline 25 revista de ciencias sociales. Carmona Jiménez. Arriazu Muñoz. Barcelona. Adolfo Estalella y Daniel Domínguez (2008). en cada caso su expresión depende de la naturaleza del objeto. la de la teoría y la de los sentimientos. del proceso de negociación de sentidos con los infor- mantes y del reconocimiento de nuestra implicación en el texto.Nuevamente. Ankulegi antropología elkartea. la recuperación de la subjetividad y la reflexividad del in- vestigador. Elisenda. Asi- mismo. 7-27 . vol. pp. Adolfo Estalella y Daniel Do- mínguez (coordinadores). En síntesis. “Tensiones de la etnografía virtual: teoría. semestre i. En la etnografía de Alicia. Disponible en <http://www. J. la escritura signada por la exigencia formal de presentar una intro- ducción. nos cuesta liberarnos de la pesada carga del positivismo para comunicar las ideas. metodología y ética en el estudio de la comunicación mediada por computador”. y lo hice bajo mis propios criterios y no los de Alicia. Bibliografía Ardévol. Taurus.net/index. La mediación tecnológica en la práctica etnográfica. una presentación de los resultados y unas conclusiones. en Ardévol. (2011). Revista Teórica de la Facultad de Ciencias Sociales. San Sebastián. otoño de 2013. Elisenda. A pesar de nuestro compromiso con la hermenéutica de los signi- ficados. aunque el análisis estuvo enfocado a responder mis inte- rrogantes de investigación –que tampoco son los suyos–. Nº 3. “Intro- ducción”. Bourdieu. año 7.

México. Nº 3. Gajjala (2007). segunda época Nº 23.. Disponible en <http://www. Anthony et al. y R. vol. 20 de noviembre al 3 de diciembre de 200. —— (2012).php?id=772&llengua=es>. 60-69. El salvaje metropolitano. Fondo de Cultura Económica. en Rossana Re- guillo (coord.com/seccion=1266&idioma=es_ ES&id=2012102310570001&activo=6. vol. la tienda de campaña era una aldea virtual (y global). Ancha. Madrid. octubre-diciembre de 2012. Barcelona. pp. Las consecuencias perversas de la modernidad.com/DYC/TELOS/Resultado- BsquedaTELOS/DetalleArticuloTelos_93TELOS_DOSSIER2/ seccion=1227&idioma=es_ES&id=2012102310550002&activo=6. pp. Gedisa. otoño de 2013. N° 93. (2007).do>. Francisco (2012). Intimidades metro- politanas”. Anthropos. TELOS. Disponible en <http://sociedadinfor- macion. Domínguez Figaredo. J. Espacio inmunitario en la me- trópolis”. “Cuando despertó. “La condición juvenil en el México contem- poráneo.telefonica. Biografías. <http:// campus. en Giddens. Reguillo.net/congres2006/ gts/comunicacio. 24. Disponible en <http://www. Thompson. Funda- ción Telefónica.8. pp. Urraco Solanilla. Bar- celona. R. Gazeta de Antro- pología. Nº 1. TELOS. Giddens. Anthony (1996).telefonica.pdf>. N° 93. Cuadernos de Comunicación.usal. “Developing Cyberethnographic Research Methods for Understanding Digitally Mediated Identities”. (2008). octubre-di- ciembre 2012.es/~pwlac/ G24_42Mariano_Urraco_Solanilla. (2008).php/fqs/article/view/282/620>. Educación y Cultura en la Sociedad de la Información.pdf>. Una introducción a la teoría del actor-red. forum: Qualitative Social Research.cl/revistafaro/n13/art03. Disponible en <http://web. revista de ciencias sociales. “Sobre la intención de la etnografía vir- tual”. incertidumbres y lugares”.fundacion. N. Latour.net/index. Paidós. “Intimidades selectivas. Revista Electrónica Teoría de la Educación. Tecnología y Sociedad. (2002). B. hmt>. Buenos Aires. (1998). Género Chat o cómo la etnografía puso un pie en el ciberespacio. <http://www. Buenos Aires. 7-27 26 Rosalía Winocur Etnografías multisituadas de la intimidad online y offline . J. Nº 2. “Etnografía virtual.cibersociedad. “Modernidad y autoidentidad”.8.. —— (2006). M..do>. Conocimiento Abierto.ugr. Reflexiones en torno a la ‘etnografía virtual’”. etnografía banal. Sociedad Libre. Madrid. “La intimidad soy yo. III Congreso Online . Rybas. De lo novedoso y lo que no lo es tan- to.upla. qualitative-research. La relevancia de lo intranscendente en la investigación y la comprensión de lo ciber- social”. Legasa. Reensamblar lo social. Barcelona. Guber. vol.Observatorio de la Cibersociedad. 93-95. D. Cruces.fundacion. Manantial. Disponible en <http://sociedadin- formacion. Los media y la modernidad. Fundación Telefónica. Mayans i Planells. Cuadernos de Comunicación. Los jóvenes en México. Rossana (2010). (1991). Tecnología y Sociedad.es/~teoriaeducacion/rev_numero_08_01/n8_01_do- minguez_figaredo.. mayo de 2007.).

edición digital. N° 91. “O lugar da intimidade nas práticas de sociabilidade dos jo- ven”. Nº 23. Rosalía Winocur Etnografías multisituadas de la intimidad online y offline 27 revista de ciencias sociales. año 4. Ber- nal. En línea: <http://www.) (Evaluado el 1 de marzo de 2013. Cómo citar este artículo Winocur. “Transformaciones en el espacio público y privado. php/matrizes/article/view/51>.matrizes.do>.unq. junio. —— (2011b).fundacion. MATRIZes. otoño de 2013.) Autora Rosalía Winocur. otoño de 2013. pp. (Recibido el 12 de febrero de 2013. Instituto de Altos Estudios de la Universidad Nacional de San Martín. (2009). N° 5.ar/catalogo/311-revista-de-cien- cias-sociales-n-23.br/index. “Etnografía de un proceso de reconstrucción biográfica en internet”. La conexión como es- pacio de control de la incertidumbre. México. Etnografías Contemporáneas. Especialista en la apropiación de los medios electrónicos y digita- les en la vida cotidiana de diversos sectores socio-culturales. R.telefo- nica. abril-junio. y miembro del Sistema Nacional de Investigadores de México. 165-175. Siglo XXI editores. 2002. Siglo XXI. pp. Universidad de San Pablo. México. Gedisa. 7-27.. —— Robinson Crusoe ya tiene celular.php>.edu. Cuadernos de Comunicación. Rosalía. TELOS. La inti- midad de los jóvenes en las redes sociales”. 79-88. —— (2012). Tecnología y Sociedad. México. N° 1. “Etnografías multisituadas de la intimidad online y offline”. Disponible en <http://www. Revista de Ciencias Sociales. Disponible en <http://sociedadinformacion. pp. Buenos Aires.usp. 2009. docente e investigadora en el Departamento de Edu- cación y Comunicación de la Universidad Autónoma Metropolitana (México). 5.com/DYC/TELOSonline/SOBRETELOS/Nmerosanteriores/ DYC/TELOSonline/SOBRETELOS/Nmerosanteriores/Nmero91/ seccion=1282&idioma=es_ES. vol. segunda época Nº 23. Doctora en Antropología Social. San Pablo. 7-27 . pp.Winocur. Robinson Crusoe ya tiene celular. segunda época. —— (2011a). Universidad Nacional de Quilmes. Publicaciones destacadas: —— Ciudadanos mediáticos: la construcción de lo público en la radio. 179-193. pp.

.

Sara Isabel Pérez Tecnologías digitales. y como herramientas que tornan más exhaustivas y rigurosas algu- nas técnicas de investigación. que implican fenómenos como la red. El lenguaje e 29 revista de ciencias sociales. Encon- tramos disciplinas que se han configurado en torno a estos avances para realizar sus aportes. internet. pp. La lingüística del corpus y los estu- dios de adquisición del lenguaje. como lo es la lingüística computacional. han visto multiplica- das geométricamente sus posibilidades de indagación. el chat. los sms. los blogs. 29-47 . y vemos también cómo las distintas ramas los han incorporado como instrumentos de programación y análisis de la información. los videojuegos. Esto ha llevado a investigadores de distinto origen disciplinar y teórico a preguntarse por los cambios sociales y discursivos. análisis del discurso y multimodalidad: de la lingüística crítica a la semiótica social Introducción Las tecnologías digitales y su rápida expansión han actuado como un factor condicionante de transformaciones en las prácticas y los procesos comunicacionales en distintos ámbitos de la esfera pú- blica y la vida social. entre otros. otoño de 2013. en particular. entre otros. segunda época Nº 23. Una obra ineludible que marca la importancia del impacto de internet en la lingüística es el libro de David Crystal. En el campo de la lingüística los procesos de incorporación y apropiación de estas nuevas tecnologías han sido variados.

internet (2001). atribuibles estric- tamente a la naturaleza novedosa del objeto u objetos de estudio que la irrupción de las tecnologías digitales impone o propone a la semiótica. Hodge (Hodge y Kress. A. los trabajos primeros de S. cuyas bases se asientan en la lingüística sistémico- funcional de M. análisis del discurso y multimodalidad . otoño de 2013. 1988). los nuevos usos y las nuevas formas tex- tuales puede verse de manifiesto en las obras que han aparecido dedicadas al tema. Lemke (2002) y K. Herring sobre lo que se denominó. 1998). desde el punto de vista académico. Los estudios sobre escritura y alfabetización. entre las que se destacan. en un principio. la aparición del Journal of Computer-Mediated-Communication y la creciente pro- ducción académica sobre estos temas en las distintas revistas de la especialidad. revista de ciencias sociales. y en particular en el de los estudios críticos del discurso. Van Leeuwen (1996. 2001). pone en cuestionamiento los principios teóricos centrales de lo que de- nomina la “semiótica tradicional”. Kamil et al. Advierte allí el autor que recién entre 1996 y 2000 encontramos una producción relevante. en particular. es- pacio interdisciplinario en el que la lingüística ha tenido un rol protagónico. la preocupación por las nuevas prácticas. la teoría de la mediación. ya que es en el marco de esta teoría que podemos observar cambios epistemológicos centrales. Kress y T. segunda época Nº 23. podemos encontrar también diversidad de miradas sobre el fenómeno. pp. textos. por su importancia teórica y su difusión. Ha sido la semiótica social... la que concentra un mayor interés.. en ocasiones denomi- nada “semiótica multimodal”. Halliday (1994). En sus diferentes campos y teorías. junto a otros como B. La comunicación contemporánea mediada por tecnologías di- gitales configura espacios de prácticas. de la mano de estos dos últimos au- tores. cuyos principales referentes son G. en particular el análisis mediacional desa- rrollado por R. han comenzado a problematizar su objeto mismo a partir de los cambios estructurales que en esta coyuntura histórica y cultural se ponen de manifiesto (Coiro et al. discursos y agencias que han llevado a la teoría semiótica social. sobre todo. K. pero que. la “comunicación mediada por computadoras” (cmc). Reinking et al. a construir un nuevo edificio teóri- co y analítico. En el campo del análisis del discurso. 2008. J. 29-47 30 Sara Isabel Pérez Tecnologías digitales. 2000. Menciona como un hito relevante. que es el que abordaremos en este artículo. entre otros. en el ámbito de los estudios críticos del discurso. centralmente. de lo que acontecía en el campo de los problemas del lenguaje en relación con internet y con las tecnologías digitales. O’Halloran (2004). Scollon (2004) y los estudios sobre semiótica so- cial multimodal.

N. reconoce distintos tipos de antecedentes. que es la semiótica social o semiótica multimodal. tanto desde el punto de vista teórico como por su proyección y difusión. Todos ellos coinciden al destacar que el análisis crítico del discurso no constituye una escuela monolítica teórica o metodológicamente. lo que llevó a enriquecer las discusiones teóricas y metodológicas. Un hecho relevante es que en esta línea confluyen estudiosos de la gramática textual. Años después. (ii) el discurso constituye la sociedad y la cultura. (iv) el discurso es histórico. Sara Isabel Pérez Tecnologías digitales. A lo largo del artículo expondremos primero un panorama acerca del análisis crítico del discurso (acd). la tradición de estudios iniciada por Gunther Kress. Scollon. Roger Fowler. 29-47 . las relaciones de poder son discursivas. Ruth Wodak. El análisis crítico del discurso El análisis crítico del discurso. se con- figura como espacio académico a inicios de la década de 1990 en Europa. luego revisaremos brevemente las aproximaciones y los estudios realizados por Ron Scollon y S. el análisis del discurso estruc- tural. la necesidad de una investigación interdisciplina- ria y la búsqueda de una teoría crítica del lenguaje que contemple la construcción social de los significados y la concepción del discurso como acción social. (iii) el discurso hace trabajo ideológico. (vii) el discurso es una forma de acción social. además. la pragmática. Fairclough (1992). Además de ellos. (v) la relación entre texto y sociedad está mediada. R. a los que clasifica en antecedentes críticos y antecedentes no críticos. En un artículo publicado en 1997. entre los principios constitutivos del acd los siguientes: (i) el análisis crítico del discurso estudia problemas sociales. Bob Hodge y Tony Trew puede articularse claramente como el antecedente central de este espacio. nos concentraremos en la propuesta más relevante. el análisis conversacional. Gunther Kress y Norman Fairclough son algunos de los referentes teóricos más reconocidos. la sintaxis. pp. Herring. otoño de 2013. (vi) el análisis del discurso es interpretativo y explicativo. N. segunda época Nº 23. sino que se caracteriza por reunir a estudiosos de fenómenos discursivos que abordan el lenguaje en su dimensión social. por su parte. la sociolingüística. la semántica y la lingüística sistémico-funcional. Ronald Scollon. Finalmente. destacándose entre los primeros la lingüística crítica y la escuela francesa de análisis del discurso. Autores como Teun Van Dijk. y luego la propuesta de S. Fairclough y Ruth Wodak describen. Wodak (2004) reivindica como preocupaciones del acd. como conjunto de estudios sobre el lenguaje desde una perspectiva social y política específica. análisis del discurso y multimodalidad 31 revista de ciencias sociales.

Van Dijk y R. pp. ciertas preocu- paciones de orden cognitivo. Al igual que la mayoría de los autores de esta tradición. por el otro lado. debe destacarse aquí que. el discurso es socialmente constitutivo. otoño de 2013. La práctica discursiva es constitutiva en un modo convencional y creativo: contribuye a reproducir la sociedad (identidades socia- les. análisis del discurso y multimodalidad . cultural. tres aspectos de los efectos constructivos del discurso: (i) el discurso contribuye a la construcción de identidades sociales y de “posiciones de sujeto” para los sujetos sociales. 29-47 32 Sara Isabel Pérez Tecnologías digitales. Otros autores que se han destacado en esta escuela. lo que caracteriza a los estudios críticos del revista de ciencias sociales. en particular. Estos tres efectos corresponden res- pectivamente a las tres funciones del lenguaje y dimensiones del significado que coexisten e interactúan en todo discurso: la identi- dad. Fairclough y pro- mueve una semántica textual y discursiva que ve en los estudios de la cognición social una interfaz fundamental para el estudio de la relación entre lenguaje. Fair- clough propone analizar el uso del lenguaje como un tipo de prác- tica social. Por otro lado. segunda época Nº 23. por su parte. ideología y sociedad. tal como se advirtiera en la reunión fundacional a principios de los noventa y en sucesivos espacios académicos. han incorporado. (ii) ayuda a construir las relaciones so- ciales entre la gente. directa o indirectamente. relaciones sociales. se aleja de la posición sistémico-funcional que defiende N. además. sistemas de conocimiento y creencias) tal como es y también contribuye a transformar la sociedad. que coinciden parcialmente con las tradicionales funciones propuestas por Halliday (1994). Sin embargo. T. Podemos distinguir. como T. Un evento discursivo específico varía en su determinación es- tructural de acuerdo con el dominio social particular o el mar- co institucional en el que se genera. en todos los niveles. el discurso es formado y determinado por la estructu- ra social en el amplio sentido de la palabra. Wodak. tiene diversas orientaciones –económica. Esto implica que el dis- curso es un modo de acción así como un modo de representación y que hay una relación dialéctica entre discurso y estructura social. Van Dijk. el discurso contribuye a la constitución de todas aquellas dimensiones de la estructura social que la configuran y la determinan. La prác- tica social. política. Es el dis- curso como un modo de práctica ideológica y política lo que cons- tituye el objeto de las preocupaciones de N. N. la relacional y la ideacional. (iii) contribuye a la construcción de sistemas de conocimiento y creencias. según estos autores. Por un lado. Fairclough. más que como una actividad puramente individual o como el mero reflejo de variables sociales. ideológica– y el discurso puede estar implicado en todas ellas sin que ninguna sea reducible al discurso.

volcaron su mi- rada a los procesos y prácticas discursivas que emergieron con las tecnologías digitales y el mundo de internet. poder y sociedad. De allí que se insiste en esta etapa en que este tipo de comunicación es distinta a la de la oralidad y tam- bién a la de la escritura. 626) que de allí emergen. 29-47 . y no así la homogeneidad teórica y epistemológica. Herring destaca que las redes de compu- tadoras son consideradas en este campo como un médium que po- see efectos en la comunicación. Universidad de Georgetown. en la Mesa Redonda sobre tecnologías habilita la posibilidad de disponer de nuevos recursos Lenguajes y Lingüística. se ha demostrado que puede ser igualmente expresiva que en los otros casos. velocidad de interacción. nuevos problemas. p. La naturaleza semiótica y los modos puestos afirma que esta denominación en juego variarán en la medida en que la incorporación de nuevas surgió como etiqueta en 1995. y que las diferencias no se restringen a los modos de “tipeo”. Se entiende aquí que el cmd incluye no solo la escritura por medio de máquinas. Al momento de escribir ese artículo. en tanto solo trans- mite información por canal visual. Los ritmos y la profundidad de los cambios tecnológicos han dejado algunas afirmaciones sin sustento. Si bien. S. táctil.1 del cual es la referente más importante. La autora fue quien comenzó a manifestar la necesidad de conside- rar la mediación tecnológica como una variable de análisis relevan- te y al tipo de discurso que emergía en las nuevas prácticas como una variedad específica. nuevos abordajes analíticos En un artículo publicado en el Handbook of Discourse Analysis. advierte la autora. Herring (2001. de la semióticos. análisis del discurso y multimodalidad 33 revista de ciencias sociales. cantidad de participantes simultáneos. entre otras. nuevas prácticas discursivas.). este relevamiento de la situación de comunicación y del cmd nos per- mite dar cuenta de los cambios ocurridos y de la estrecha relación que se pone de manifiesto entre las potencialidades de los medios tecnológicos y las posibilidades semióticas y comunicacionales 1 S. segunda época Nº 23. la autora advierte que una de las diferencias con la oralidad es que la información disponible en la oralidad cara a cara se transmite por diversos canales (visual. no obstante lo cual. mientras que –en ese momento– la comu- nicación mediada por computadoras es pobre. pp. audi- tivo. en redes. sino a condiciones de distribución. En el siguiente apartado abordaremos dos de las propuestas de investigación que.discurso es la concepción básica de la relación entre discurso. Susan Herring (2001) presenta un panorama sobre los inicios y las líneas principales de los estudios en el campo conocido como computer- mediated-discourse (cmd). enmarcadas en esta perspectiva. otoño de 2013. Internet. etc. gestual. sino la comunicación por vía electrónica. Sara Isabel Pérez Tecnologías digitales.

de dos vías). análisis del discurso y multimodalidad . Se reconocen las diferencias culturales de las distintas prácticas y formas de interacción mediada. pero fue un punto de partida muy productivo para abordar este tipo de discursos. el icq. como primera estrategia. Encontramos actualmente diversas investigaciones que. antes aun de la gran expansión de internet. encontramos los trabajos de R. ejemplo de comunicación sincrónica. Una de las características de estos estudios es el foco en la me- diación como definitorio del objeto y cierta heterogeneidad en el recurso a categorías pragmáticas para los estudios de orden inte- raccional. Scollon y S. La compleja relación entre oralidad y escritura ha sido un tema recurrente que aparece relativamente problematizado. Herring. el chat. identificar y clasificar los distintos mo- dos de comunicación y discursos mediados por computadoras. Otro tipo de clasificación atendía a las categorías culturalmente reconocidas (emic) como tales. en la cercanía/ distancia con la oralidad y la escritura. quienes analizan las in- revista de ciencias sociales. Facebook.0. Desde un enfoque de raigambre más etnográfica. en este sentido. si el mensaje como unidad era reconocido como tal por el receptor una vez que había sido completado y enviado o si los participantes podían leer/escuchar el mensaje al tiempo que este se iba produciendo (en este último caso se incluía. pp. Respecto de las características formales. el análisis con- versacional clásico (Sacks et al. clasificando también los nuevos géneros que emergen con la aparición de la web 2.. es decir. que los inicios de las investigaciones pueden rastrearse hasta mediados de la década de 1980. segunda época Nº 23. otoño de 2013. las que además poseen una historia particular. pero no abordado en su total complejidad. 1974) tomado al principio como referencia generó ciertas dificultades. por ejemplo. han incor- porado y ampliado este tipo de estudios en español. por un lado. Twitter. entre otros. los entornos virtuales. Una clasificación de los tipos de cmd de acuerdo con los mé- diums tomaba como parámetros si estos eran sincrónicos o asincró- nicos. la discusión se centró en la capacidad expresiva de este tipo de discurso. que es bastante novedosa. toman- do como antecendentes las propuestas de S. Trabajos como el de Francisco Yus (2010). y en la identificación de variables que intervienen en las variedades y estrategias a las que recurren los participantes para comunicarse. Otro aspecto relevante y que ha sido objeto de análisis es el de la estructura interaccional. Es importante destacar. por ejem- plo. en el marco de la pragmática cognitiva. Scollon (2004). 29-47 34 Sara Isabel Pérez Tecnologías digitales. han incur- sionado en el estudio de los nuevos géneros que surgen con la web 2. Las investigacio- nes realizadas entre esa fecha y el inicio del siglo xxi intentaron.0. y si permitían transmisión de “una vía” o “dos vías”.

de la sociolingüística interaccional y la lingüística antropoló- gica recuperan la preocupación o el foco en las interacciones en tiempo real y las inferencias que los individuos necesitan hacer para construir e interpretar significados. En este sentido. como se reconoce a este enfo- que. tal como ocurriera en el caso de los trabajos sobre cmd. Se trata de aquí de un principio teórico que estructura esta propuesta. el momento de acción. así como para hacer visibles los modos en que las transformaciones en los discursos. segunda época Nº 23. El análisis de los nexos (nexus analysis) consiste en abrir la circunferencia de análisis alrededor de los momentos de la acción para comenzar a ver las líneas de los procesos sociales e históricos por los cuales los discursos llegan conjuntamente en el momento particular de la acción humana. en el que se articu- lan concretamente el individuo como actor social y los grupos o ins- tituciones a través de instrumentos de mediación. a fines de los ochenta–. definen la práctica como una acumulación histórica en el habitus/ cuerpo histórico del actor social de acciones mediadas llevadas a cabo en su vida (experiencia) y que son reconocidas por otros acto- res sociales como “la misma” acción social (Scollon. otoño de 2013. 2004. Sus presentaciones llamaron a la reflexión sobre distintas dimensiones discursivas. p. pp. ni surge de la mediación tecnológica. tiene como eje el estudio de la relación entre discurso y acción social y cómo esta se configura en situaciones sociales complejas. El entramado teórico en el que se enmarcan los estudios de esta línea articula y pone en diálogo la etnografía de la comunicación. El análisis del discurso mediado. 2004). Del acd toma esta teoría la preocupación por tratar temas vin- culados con el conflicto y el cambio social y el principio teórico de entender a las prácticas discursivas como prácticas sociales. lingüísticas y sociales que se ponían en juego en estas nuevas prácticas. Al centrarse en la acción mediada como unidad de análisis. sus trabajos son pioneros en el campo y se retrotraen a los noventa –y refieren a sus propias prácti- cas en Alaska. 29-47 . el análisis de la conversación. que hace de la mediación y el nexo el foco de estudio de la (inter)acción social. a partir de la incorporación del correo electrónico. a las prácticas educativas universitarias de Alaska. 2004). en los actores sociales y en los recursos mediacionales emanan de esos momentos de acción (Scollon. Si bien su obra más importante centrada en las prácticas discur- sivas emergentes a partir de la existencia de internet es publicada en 2004 (Scollon y Scollon. análisis del discurso y multimodalidad 35 revista de ciencias sociales. primero.teracciones sociales y lingüísticas que se dan en los ochenta. y de otras tecno- logías. Sara Isabel Pérez Tecnologías digitales. destacan la necesi- dad de estudiar el punto. la sociolingüística interaccional y el acd. Por otro lado. 240). Es de destacar que el concepto de mediación con el que traba- ja esta tradición teórica no se restringe a. después.

es fundamental considerar que. que co- menzaron en los tempranos ochenta. Por último. Se plantean un interrogante más específico. son estudiadas a la luz de las propias definiciones teóricas que surgen del análisis mediacional –inspirado. 250). sino a la acción mediada. Concluyen sus investigaciones demostrando la importancia y potencialidad que tienen estos nue- vos medios y estas nuevas prácticas en la medida en que pueden ser apropiadas por los sujetos y permiten nuevas experiencias his- tóricas de comunicación. 2004. segunda época Nº 23. a partir del estudio de los ciclos de discurso. Goffman. Los instrumentos de mediación pueden ser cualquier cosa ac- cesible a los actores sociales. por otro lado. como conclusión de sus investigaciones Scollon y Scollon prefieren ver en su pro- puesta teórica no solo un modo de investigación. que estas prácticas afectan también a las estructuras y modos de interacción institucionales (gubernamentales y univer- sitarias. Advierten además. Scollon y Scollon abordan mediante el análisis de nexos las interacciones mediadas en las que participaron en Alaska. entre otras) en las que emergen y con las que se articulan. sino un modo de intervención. no se trata de un análisis que tenga al discurso en el centro. En este sentido. en este sentido. Al abocarse al estudio de las prácticas comunicativas. al igual que las acciones y las prácticas. Las unida- des y categorías de análisis de los textos no son aquí el objeto de preocupación o de definición. incluyendo los sistemas simbólicos como el lenguaje. en los modos de ad- ministración y gobierno. p. análisis del discurso y multimodalidad . siempre atravesados por la dimensión sociocultural. en otras prácticas institucionales. entre otras–. destacan que estas nuevas formas de inte- racción permitían reconfigurar las posiciones en el orden social de la interacción y facilitaban el acceso a nuevas prácticas discursivas a sujetos sin experiencias comunicacionales en el marco institucional universitario. pp. y es si estos cambios tecnológicos generarán en el corto plazo rupturas o reordenamientos sociales y si la reestructuración de estas prácticas comunicacionales tendrá efectos profundos en otras prácticas sociales. mediante el uso de correos electrónicos. más rudimentarios en los inicios y con características del orden in- teraccional específicas y las posteriores prácticas. es necesario mantener abierta la discusión revista de ciencias sociales. concluyen. Las interacciones. como se dijo. en contextos más adelantados tecnológicamente y cuyos cambios repercutieron en el tipo de actividades realizadas. Sus estudios. 29-47 36 Sara Isabel Pérez Tecnologías digitales. se preguntan cuáles serán los modos más apropiados para investigar los usos de las tecnologías con- temporáneas de comunicación y sus consecuencias. Es de destacar que si bien se trata de un enfoque que se enmarca en el acd. otoño de 2013. el autor propone estudiar los instrumentos de mediación desde los puntos de vista de los participantes (Scollon. Y. en la propuesta teórica de E.

reafirman la necesidad de articular el campo de los estu- dios sobre lenguaje y sociedad con las teorías que hablan sobre el lenguaje y la mente o el lenguaje y el pensamiento. se apoyan en las investigaciones que realizó B. Este grupo. p. ciencia e ideología. en términos ge- nerales. K. a la conformación de una teoría cuyos cimientos teó- ricos se alejan significativamente de la tradición semiótica tradicional y discuten los conceptos centrales formulados por F. Sentaban en esa obra los principios de lo que denominarían de allí en más “lingüística crítica”. 151) y el análisis del discurso debe ubicarse en las zonas signifi- cativas de identificación para poder interrogarse y participar en los cambios sociales en curso. De la lingüística crítica a la semiótica social: removiendo los cimientos A fines de 1970. publicados luego bajo el título Lenguaje y control (Fowler et al. Siguiendo la propuesta de este autor sobre la relación entre ciencia y metafísica. 1983). así como de la semiótica social. Tony Trew y Bob Hodge constituyó uno de los antecedentes centrales del aná- lisis crítico del discurso. paulatinamente primero y más vertiginosa- mente después. otoño de 2013. 29-47 . 2004. ven en el lenguaje uno de los instrumentos privilegiados de socialización y afirman que su estudio es indispensable para el conocimiento de la sociedad. Sara Isabel Pérez Tecnologías digitales. una precondición para casi toda la vida social y es el medio por el cual se organizan los procesos del pensamiento y de la co- municación. A. Ya en sus primeros trabajos (Hodge y Kress. Una de las características centrales de esta teoría es que la preocu- pación por trabajar con nuevos discursos desde un paradigma teórico alternativo ha conducido. constituido por Gunther Kress. Lee Whorf en la década de 1930. los autores de la lingüística crítica sostienen que el lenguaje es. 1979).y la reflexión de manera crítica y continua (Scollon y Scollon. segunda época Nº 23. En este campo. Siguiendo a M. Roger Fowler. los investigadores de la lingüística crítica la llevan aún más a fondo cuando discuten la rela- ción entre lengua. que el lenguaje juega un papel central y determinante en la percepción y representación del mundo. Halliday. Por otro lado. de Saussure y sus discípulos. desde una mirada antropológica. pp.. análisis del discurso y multimodalidad 37 revista de ciencias sociales. A partir de sus primeras investigaciones comienzan a generarse una serie de reflexiones teóricas y metodológicas que concluyen en lo que hoy se conoce como “semiótica social multimodal” o “análisis de discursos multimodales”. un grupo de lingüistas desarrolló en East Anglia una serie de estudios. Este autor sostuvo.

se proponen ir de la lingüística a la semiótica. De esto infieren que el análisis lingüístico debe ser una herramienta poderosa para el estudio de los procesos ideológicos que mediatizan las relaciones de poder y de control. Entre los principios centrales que destacan y con los que polemizan con este autor está el de reivindicar la naturaleza material del signo. Robert Hodge y Gunther Kress realizan los primeros movimientos epistemológicos y publican un libro titulado Social Semiotics. Para los autores de la lingüística crítica. segunda época Nº 23. La interpretación es el proceso de recupera- ción de significados sociales expresados en el discurso mediante el análisis de las estructuras lingüísticas a la luz de sus contextos interactivos más amplios. análisis del discurso y multimodalidad . La lingüística crítica toma como materia –en sentido sau- ssureano– textos socialmente situados. en este marco. Allí plantean la necesidad de realizar una mirada a la to- talidad de los sistemas de signos. de Saussure como “antiguía” (Hodge y Kres. Por esto. en el pla- no de las dicotomías saussureanas. Al respecto afirma que los signos son siempre motivados por el interés del produc- revista de ciencias sociales. otoño de 2013. 1979). Este supuesto se ha mantenido a lo largo de más de 30 años y es uno de los pilares de la semiótica social. En el año 1993. Gunther Kress publica un artículo en el que ma- nifiesta abiertamente su propia posición respecto de la naturaleza y los modos de funcionamiento de los signos. de Saussure. extendiendo a la segunda los principios teóricos y algunas de las categorías de la primera. la sociedad y la política son in- herentes a la semiótica. los principios de la lingüística general y de la sociolingüística son fuer- temente cuestionados. pp. a los que concibe como parte de complejas interacciones comunicativas. los papeles de los participantes que a su vez son producto de la estructura econó- mica (vale notar aquí la fuerte impronta de una visión marxista ingenua y clásica). es necesaria una lingüística crítica (Fowler y Kress. Haciendo uso de la obra de F. Volóshinov a la teoría del signo y discuten abiertamente los planteos de F. el habla frente a la lengua. los procesos frente a las estructuras y darle un lugar protagónico al tiempo y a la historia. privilegiar la diacronía frente a la sincronía. 29-47 38 Sara Isabel Pérez Tecnologías digitales. de allí el adjetivo “crítica” que acompañará su propuesta teórica. la importancia de estudiar las prácticas concretas de significación y la concepción de que la cultura. el significado lingüís- tico es inseparable de la ideología y ambos dependen de la estruc- tura social. En 1988. p. En un gesto saussureano pero con supuestos teóricos claramente antisaussureanos. Pri- vilegian la aproximación marxista de V. 18) proponen. afir- man. Cabe destacar que desde los primeros trabajos del grupo. La estructura del discurso refleja y expresa. 1988.

p. todo sistema semiótico humano es siempre motivado y no es nunca arbitrario (Kress. afirma el autor. Por un lado. con la emergencia de los discursos multimodales. producción y distribución. en el proceso continuo de construcción y reconstrucción social de significados. Halliday. problematizan la instancia de producción de los discursos. los signos codifican posiciones ideológicas y. como tales. Los autores recuperan aquí una reflexión previa de G. Volóshinov (1992) para afirmar que la forma del signo está condicionada. K. 1993. así como su posición social. además. En Multimodal Discourse (2001). 5). Esta teoría se concentra en dos ejes. por lo que se impone considerar las historias sociales y culturales de los individuos que producen los signos. Uno de los aportes principales de la teoría que aparece en este momento consiste en proponer el análisis de los strata de estas prácticas: discurso. Afirma que todos los signos son. sobre todo. siguiendo la propues- ta de M. Kress. No se hablará entonces de dos niveles de construcción de los sintagmas. años más tarde. Es decir. A. 2001. también están su- jetos a lecturas críticas por parte de todos los actores sociales. en algún sentido. En este sentido. se extiende la noción de “interés” de un alcance individual a hablar de individuos totalmente socializados. Kress y Van Leeuwen comienzan a definir con más precisión lo que denomi- narán entonces una “teoría multimodal de la comunicación”. por la organización social de los participados. y las prácticas comu- nicativas en las que estos recursos son usados. esta propuesta a la articulación y realización de discursos multimodales como unida- des cuyo significado se va enriqueciendo o componiendo en cada estrato. 173). los medios y los modos usados. o producción). Goff- man. Continúan aquí consolidándose las críticas y los distanciamien- tos de la teoría lingüística tradicional. dise- ño. metáforas y desprende de esta afirmación dos consecuencias para el análi- sis crítico del discurso. los recursos semióticos de la co- municación. pp. no podemos hablar ya de doble articulación. extendiendo. es decir.tor. otoño de 2013. p. Se construye significado en cada uno de los estratos o momentos de la práctica comunica- tiva. sino de estratos de realización. Y es este interés el que determina las características que serán seleccionadas para representar al objeto. segunda época Nº 23. al ser metáforas. 29-47 . Así. como un texto cuyo significado se construye en múltiples articulaciones (Kress y Van Leeuwen. siguiendo la tradición de E. Retoma. la teoría de V. en el mismo senti- do. Sara Isabel Pérez Tecnologías digitales. dicen explícitamente los autores. análisis del discurso y multimodalidad 39 revista de ciencias sociales. quien afirma que es la aparición de la escritura la que permite de alguna manera la “separación” entre discurso y realización (o expresión.

otoño de 2013. Así. y más aún. Van Leeuwen se refieren a los re- cursos semióticos que son los que intervienen en este proceso de producción. entendidas ya no como conjunto fijo y abstracto de reglas. la escritura comienza a someterse a impor- tantes cambios. En este punto. los efectos de los nuevos medios y modos muestran la necesidad de reflexionar nuevamente sobre su materialidad y su funcionamiento en términos semióticos. en algunos casos. incluso. por ejemplo. que comienza a consolidarse con más claridad la idea de que la gramáti- ca es el producto de un proceso histórico. Una vez que un modo se ha gramaticalizado. Proponen una mirada alternativa a los modos. En una obra centrada en la alfabetización. es un conjunto de recursos semióticos “lexicalmente” organizados para otros usua- rios. permite un metalenguaje que facilita tanto su enseñanza y repro- ducción. las gramáticas. Por otro lado. Kress (2003) advertirá sobre la importancia semiótica que adquiere el predominio de la pantalla sobre el papel. revista de ciencias sociales. G. pero sobre todo el predomi- nio de las pantallas lo que conducirá a la revisión y sistematización de los principios centrales de la semiótica social y a la necesidad de revisar. 29-47 40 Sara Isabel Pérez Tecnologías digitales. el espacio y la luz. Por otro lado. Es en 2001. análisis del discurso y multimodalidad . a la tradición teórica saussureana binaria en torno a la arbitrariedad. Los autores reflexionan sobre la necesidad de referirse a los recursos como elementos que intervienen en una interacción y a los modos como los recursos semióticos que permi- ten la realización de los discursos. la distinción entre medios y modos constituye uno de los ejes analíticos centrales para el avance teórico. sociales y culturales. será la llegada de internet. Si bien conserva su fuerte relación con el sonido. Afirma allí que la cons- telación del medio libro y del modo escritura. tal como se conoce. cuyo estudio requiere de nuevas teorías y categorías. segunda época Nº 23. los supuestos de trabajo en curso en esta teoría. G. social y cultural. Advierten que es posible que sean los modos más gramatica- lizados los que hayan adquirido mayor relevancia social y política a lo largo de la historia. como en el diseño gráfico o de tipografías. sino como repertorio de signos. en esta etapa ya advierten que el conocimiento de estas “gramáticas” o reglas que estipulan el uso de los recursos no es simé- trico. Es la aparición de internet y el predominio de los medios digi- tales lo que lleva a profundizar los ejes de la teoría multimodal y conduce paulatinamente a la necesidad de realizar algunas precisio- nes epistemológicas. Y aquí se recuperan los fuertes cuestionamientos a la definición de signo de la semiótica estructural y de la semiótica peirceana. Kress y T. es decir. lo que para algunos usuarios expertos es un sistema gobernado por reglas y estructurado de algún modo. normalización y teorización. como su organización. pp. Así pues. entonces. está dejando lugar a la articulación entre el modo imagen y el medio pantalla.

segunda época Nº 23. lo que si- gue la tradición de los estudios críticos del discurso. se analizan textos multimo- dales. p. • Todos los textos son. 38). Resumiendo. que debe ser pensada como parte de una teoría social de la comunicación (Kress. propone una representa- ción del mundo–. Además. se afirma también que todo texto realiza. cualquiera sea el modo al que se recurra. Es el sitio social de la emergencia de discursos inmateriales (Kress. que emergen en prácticas sociales específicas y que en todos los casos significan –activamente– algo acerca del mundo o del es- Sara Isabel Pérez Tecnologías digitales. siguiendo los principio teóricos ya propuestos por M. el modo en que estas ac- ciones se llevan a cabo. por co con otros. también pensamos la producción e interpre- tación en tanto prácticas sociales. algunos principios teóricos que com- parten los autores de la semiótica social que se han concentrado en el desarrollo de estudios multimodales son los siguientes: • La comunicación. en algún sentido. Kress adiverte sobre la necesi- dad de entender la multimodalidad como un dominio. La emergencia de la multimodalidad como novedad en el cam- po de la lingüística y los estudios críticos del discurso y la consti- tución como objeto central de los “discursos multimodales” con- dujo a una percepción errónea respecto de la naturaleza de este fenómeno discursivo y semiótico. 2005). Una definición fundamental que debió ser revisada es la propia concepción de multimodalidad. las tres metafun- ciones semióticas: ideacional –construye. 29-47 . 1993. interpersonal –despliega y configura identida- des y relaciones sociales– y textual –se presenta como una unidad coherente y cohesiva de sentido. los recursos necesarios para llevarlas a cabo y el tiempo y el lugar en el que transcurre la acción” (Van Leeuwen. G. 2011). análisis del discurso y multimodalidad 41 revista de ciencias sociales. Halliday en su modelo sistémico funcional (1994). cuando se analiza desde una perspectiva semiótica cualquier fenómeno o práctica social. p. 184). Las prácticas sociales tienen lugar en campos de poder (Kress. los actores que participan en las acciones. entonces. Un texto es el resultado de la acción social semiótica de representación. 2003). Por lo tanto. A. 2001). K. ocu- rre siempre por medio de textos. al mismo tiempo. otoño de 2013. Al pensar los textos como emergentes de prácticas discursivas. en la medida en que siguen patrones reconocibles. Los elementos principales de las prácticas sociales son las acciones las constituyen. • Se entiende en esta teoría como prácticas sociales a las cosas que la gente hace para. pp. Es la semiótica social. multimodales (Kress y Van Leeuwen. como un campo de trabajo de la semiótica en el que se observan recursos y significados (2011.

Tienen un determinado– del rethor o autor. es el corolario permisividades y potencialida- des específicas. esta teoría revisa el principio de arbitrariedad del signo. Por lo tanto será el sujeto que tiene interés en significar. En primer lugar. dose en la teoría durante los últimos 15 años ponen de manifiesto ral y socialmente configurado –y así lo han mencionado sus autores explícitamente– que la se- para la representación y la miótica social multimodal cuestiona de raíz algunas de las nocio- comunicación. cosas. entre otras El eje central y articulador es la discusión en torno al “signo”. Quien produce un texto elige. dispone una serie de recursos semióticos. Ahora bien. siempre parcialmente. La represen- tación es siempre parcial. el desplazamiento de la noción de sintaxis)” (Kress. y opaco. en cual- quier sentido. para el lector. Cada modo tiene un potencial p. supone una práctica discursiva de diseño. Contra la corriente. que articula en un proceso de diseño primero y de realización después para comunicar aquello que desea comunicar. el acto de significación. producidos fisiológica o esa motivación descansa en el interés –socialmente configurado y tecnológicamente. para el productor. como vimos. Este desplazamiento. 29-47 42 Sara Isabel Pérez Tecnologías digitales. como sostiene Kress (2010. “signo” por la de recurso semiótico o. Se afirma que todo signo es motivado. semióticos son las acciones. p. sino que estamos ante situaciones semióticas los cuales serán actualizados inestables. 62). la lingüística estructural. Y mos con propósitos comunica- tivos. el dejar de hablar del uso del signo para hablar de la cons- de significado diferente. donde su uso esté sujeto a algún régimen semiótico (Van cesariamente es un signo ya disponible. 2005. p. tan caro a objetos y artefactos que usa. Esto implica que el signo es transparente. lo que se representa es lo que es central para el diseñador/productor de signos en un momento particular (Kress. el sello de las regula- ridades de organización (la su naturaleza y propiedades. 54). una unidad estable. de producción y de distribución. En la diversidad de prácticas con- en contextos sociales concre. significado potencial basado Por otro lado. posee trucción del signo. los signos y los códigos Los principios teóricos que fueron construyéndose y sistematizán- 2 “El modo es un recurso cultu. segunda época Nº 23. la construcción de signifi- cado en una interacción. pp. 1993). se destaca. de alguna gramática pre- Leeuwen. Los recursos de una serie de cambios epistemológicos nodales. 1993. análisis del discurso y multimodalidad . revista de ciencias sociales. frágiles y cambiantes. Tiene aspectos materiales y lleva en todas nes y supuestos de lo que Hodge y Kress (1988) denominan la “se- partes el sello del pasado miótica tradicional”. existente. y esto como un efecto claro de las con- en sus usos anteriores y un conjunto de potencialidades diciones contemporáneas de la comunicación. otoño de 2013. tado de cosas del mundo y algo acerca de quién lo produjo y de su relación con los/as otros/as por medio de recursos semióticos diversos que ese/a hablante seleccionó para tal fin. 285). trabajo cultural y. temporáneas. de distintos modos. lo que constituye un recurso para significar no ne- tos. que el signo no es basadas en sus usos posibles. La semiótica social. El rethor debe deci- dir cuáles son los modos2 más apropiados para expresar aquello que se quiere significar en la situación de comunicación específica.

Las gramáticas darían cuenta de las sucesivas elecciones de los sujetos que interactúan socialmente. afirma. Esta concepción pone en tela de juicio también una concepción fija de la gramática. Y más aún. Los modos. el que decidirá el recurso. G.el rethor. Peirce. cada modo necesita Sara Isabel Pérez Tecnologías digitales. Y de aquí se deriva otro de los supuestos de la teoría. p. El hablar de multimodalidad supone considerar a todos los modos como iguales. La semiótica social. en una de las tríadas. Kress se pregunta si no es momento de pensar en la existencia de dos modos diferentes. los modos y el medio más apro- piado para comunicar aquello que quiere significar. hablar de multimodalidad supone afirmar que el lenguaje es solo uno de los muchos recursos para hacer significado. pues afirma que la posibilidad de existencia de arbitrariedad. En el mismo sentido. potencialmente. 45). Kress cuestiona además la misma propuesta de C. quien desde un paradig- ma totalmente opuesto propone una clasificación de signos que reconoce. 2012. 2010. pp. Y aquí la teoría de nuevo avanza en una con- cepción más histórica y social. no hace uso del modelo peirceano tampoco (Kress. entonces. aunque sea en un conjunto relativo de signos –los símbolos–. en la medida en que atiende al tipo de vínculo –o de motivación– a partir de la relación entre significante (signo) y significado (objeto) y esta fundamentación neutraliza la fuerza explicativa que adquiere el principio de que el signo está motivado por el interés de quien construye el texto-signo. en su capacidad para contribuir al signifi- cado de una entidad semiótica compleja. son el resultado de la formación social y comparten los trazos del trabajo de constante selección en muchos entornos (Kress. análisis del discurso y multimodalidad 43 revista de ciencias sociales. Para el autor postular la relación entre signo-sujeto constructor de signos- mundo es central para poder dar cuenta de todo proceso de repre- sentación y comunicación. p. otoño de 2013. ni siquiera de recuperar las refor- mulaciones propuestas por R. un texto. de Saussure. a su vez. segunda época Nº 23. la equipo- tencialidad de significados que se presume de los modos. la posibilidad de existencia de sig- nos convencionales o arbitrarios. Pero el princi- pio teórico que sustenta las definiciones y principios enunciados descansa en el cuestionamiento radical a la arbitrariedad del signo como propiedad que lo define. 65). Barthes (1990). En este sentido. y que han privilegiado unos modos sobre otros y unos recursos sobre otros para significar distintas esferas de la acti- vidad social. No solo se trata aquí de relativizar la afirmación de F. 29-47 . critica además esta clasificación. Es decir. en su libro Multimodalidad G. atenta con una perspectiva social de la semiosis. la lengua hablada o el lenguaje y la escritura. al concebir a las gramáticas como el producto de procesos de regularización y convencionalización del uso de los modos. en una cul- tura específica.

sino ante repertorios de recursos semióticos y modos. producción y distribución. La primera operación teórica. no estamos ante sistemas o códigos de signos. Por lo tanto. Y aquí equipara escritura a música. 2003). entre medios y modos. del predominio del papel y del libro al de la pantalla (Kress. segunda época Nº 23. imagen. 29-47 44 Sara Isabel Pérez Tecnologías digitales. Kress destaca que las características de la comunicación contemporánea es haber pasado. 1992). imagen en movimiento. que son elegidos y utilizados por los sujetos dependiendo de sus potencialidades y posibilidades. Y luego. Reflexiones finales La aparición de las tecnologías digitales y la complejidad de las nuevas formas de comunicación mediadas por estas tecnologías no solo han reconfigurado prácticas sociales y discursivas en la vida social. Por último. de las condiciones y elec- ciones culturales históricas de la sociedad de la que forma parte. no hablamos aquí ya de “condiciones de producción” (Fairclough. con fuer- tes repercusiones analíticas. sino de dimensiones o strata de la práctica comunicativa. otoño de 2013. destaca el predominio de la imagen en el funcionamiento de discursos constitutivamente multimodales. ha sido la distinción entre medios y modos y la discriminación sobre los cambios y transformaciones sociales que acontecieron en cada uno de estos. como característica semiótica central. revista de ciencias sociales. en el dominio de los modos. como aporte significativo que profundiza miradas previas sobre las prácticas discursivas. discurso. pp. diseño. disemi- nación/circulación) que constituyen cualquier acto de producción de significado. sino que también han tenido efectos epistemológicos en el campo de la lingüística y la semiótica. cada una de las cuales supone la posibi- lidad de “construir” o “hacer” significado. Se proyecta la noción de strata de la lingüística sistémico-funcional. entre otros. En resumen. Se habla de cuatro strata. gestualidad. G. y de acuerdo con el interés que dicho sujeto pone en juego una vez evaluada la situación concreta de comunicación. de los signifi- cados como recursos) y de semiosis (diseño y producción. se complejiza aún más la instancia de producción y de interpretación. de configurar parte del sentido del texto que emerge en la interacción. ser estudiado y requiere categorías descriptivas aptas que surjan de su especificidad y su potencial material de significado. or- ganizados por reglas. en el ámbito de los medios. que se desplie- gan en los procesos retóricos (elección del discurso. análisis del discurso y multimodalidad . producto de las tecnologías digitales de comunicación.

A. The Routledge Handbook of Multimodal Analysis. México. Fondo de Cultura Económica. Cornell University Press. en Schiffin. produce y difunde un texto multimodal. et al. pp. Roland (1990). Hodge. Kress (1979). (eds. Deborah. A. R. M. (1983). y lo más importante.) (2009). Fondo de Cultura Económica. “Lingüística crítica”. sociales. El rethor puede ser. 612-634. 367-404. Lenguaje y control. Hamilton (eds.. pero estas tareas pueden estar distribuidas en- tre distintos individuos. en cada caso. “Análisis crítico del discurso”. London-Nueva York. Por otro lado.) (2008). Halliday. Lawrence Erlbaum Associates. Bibliografía Barthes. Gedisa. Arnold. Sara Isabel Pérez Tecnologías digitales. vol. 2a ed. Buenos Aires. Fairclough. Herring. los efectos serán distintos. Crystal. 29-47 . et al. Jewitt. Lenguaje y control. (1994).). Nueva York. en Fowler. Norman (1992).). a un tiempo. Paidós. segunda época Nº 23. David (2001). los cambios tecnoló- gicos. pero no podemos dejar de saludar que. Routledge. en T. (1983) [1979]. grupos o instituciones y. R. Ithaca. Polity Press. (2001). otoño de 2013. Susan C. Robert y Gunther Kress (1988). quien diseña. et al. Tannen y H. An Introduction to Functional Grammar. pp. Oxford. Por último. México. “Elementos de semiología”. pp. Roger y G. Barcelona. Cambridge University Press. Discourse and Social Change. Handbook of Research on New Literacies. Londres. la idea de distintas operaciones discursivas o pro- cesos retóricos y semióticos permite distinguir analíticamente los procesos materiales de producción de sentido y las diferentes agen- cias que pueden involucrar a los participantes en la interacción. Social Semiotics. la existencia de objetos semió- ticos complejos como los discursos multimodales que emergen en las interacciones mediadas por tecnologías digitales ha permitido poner en cuestión principios teóricos y metodológicos hasta ahora indiscutibles en la teoría lingüística y semiótica contemporánea. culturales y discursivos obligan a las disciplinas y a las teorías a repensarse y a repensar sus objetos y sus categorías. La aventura semiológica. análisis del discurso y multimodalidad 45 revista de ciencias sociales. Norman y Ruth Wodak (1997). Madrid. una vez más. Fairclough. Carey (ed. Coiro. Fowler. “Computer-mediated Discourse”. van Dijk (ed. 2. El discurso como interacción social. El lenguaje e internet. Londres-Nueva York. Blackwell Pub. The Handbook of Dis- course Analysis. J. Malden. Fowler. K. Entendemos que este es un debate que recién comienza. D.

). “De qué trata el análisis crítico del discurso (acd). Mé- todos y herramientas para el lingüista del siglo xxi. 1. Lavid. pp. The Routledge Handbook of Discourse Analysis. Handbook of Reading Research. vol. Handbook of Literacy and Technology: Trans- formations in a Post-typographic World. Jefferson (1974). Schiffin. The Modes and Me- dia of Contemporary Communication. Systemic Functional Perspective. Wodak y M. Malden. pp. Nueva York. en Gee. Sacks. Van Leeuwen. New Jersey. “Multimodal Discourse Analysis”. Visual Communication. aled. segunda época Nº 23. “Mediated Discourse Analysis”. —— (2003). —— (2012). J.. A. en Gee. Santiago de Chile. 696-735. 4. “Travels in Hypermodality”. Language. —— y Theo Van Leeuwen (2001).) (2001). The Routledge Handbook of Discourse Analyisis. Londres. James Paul y Michael Handford. sus conceptos fundamentales y sus desa- rrollos”. O’Halloran. (2002). pp. Tannen y H. et al. Routledge. Multimodality. Suzie W. Williamson. (eds. Ron y Suzie W. Gedisa. Scollon. vol. et al (eds. M. The Handbook of Discourse Analysis. Wodak. Kamil. Nº 3. Métodos de análisis crítico del discurso. Lenguaje y nuevas tecnologías. Arnold Pub. pp. Continuum. D. pp. E. en R. Blackwell Pub. Scollon. Multimodal Discourse. Oxford. Routledge. Deborah. Reinking. The Social Production of the Sign as a Foundational Issue of Critical Discourse Analysis”. “¿A qué le llamamos discurso desde una perspectiva multimodal? Los desafíos de una nueva semiótica”. Londres. otoño de 2013. 205-266. Métodos de análisis crítico del discurso. Kay (2004). Multimodal Discourse Analysis. Actas del VI Congreso de la Asociación Latinoamericana de Estudios del Discurso. Londres-Nueva York. Madrid. Routledge. Routledge. Scollon (2004). Nueva York. 29-47 46 Sara Isabel Pérez Tecnologías digitales. Lawrence Erlbaun Associates. vol.). pp. Londres. pp. Londres. Cátedra. L. revista de ciencias sociales. Ruth (2004). Discourse and the Emerging Internet. Routledge. Theo (2005). 50. vol. Resumen de su historia. A Social Semiotic Approach to Contemporary Communication. Mahwah. Ron (2004). Hamilton (eds. Routledge. 169-191. “A Simplest Systematics for the Organization of Turn-taking for Conversation”. Scollon. The Grammar of Visual Design. “Against Arbitrariness. Discourse & Society.) (2000). —— (2010). Introducing Social Semiotics. e Ingrid de Saint-Georges (2012). Me- yer (eds. 299-325. Routledge. Rodney (2005). Barcelona. iii. Nuevas perspectivas. Ruth y Michael Meyer (comps. 35-50. 66-78. —— y Theo Van Leeuwen (1996). Lemke. Schegloff y G. Julia (2005).) (1998). Literacy in the New Media Age. James Paul y Mi- chael Handford. Nexus Analysis. en Wodak. Kress. Reading Images. Barcelona. Gedisa. análisis del discurso y multimodalidad . Londres. Londres. D. Gunther (1993). Lawrence Erl- baum Associates. H. el análisis mediato del discurso y el problema de la acción social”. “Acción y texto: para una comprensión conjunta del lugar del texto en la (inter)acción social.

29-47. Tandil. Sara Isabel. Sara Isabel Pérez Tecnologías digitales. Francisco (2011).php>. Publicaciones recientes vinculadas al tema de su colaboración en este dossier: — “Prácticas de lectura y escritura en educación superior en entornos virtuales de aprendizaje. “Tecnologías digitales. Actualmente se desempeña como Profesora Asociada en el Departamento de Ciencias Sociales de la unq. segunda época. Cómo citar este artículo Pérez.0. educación y comunicación: perspectivas discursivas. donde dirige el Programa de I+D “Tecnologías digitales. unq. Ariel.) (Evaluado el 4 de marzo de 2013. Nº 23.unq. Universidad Nacional de Quilmes. En línea: <http://www. sociales y culturales”. Bernal. Universidad Nacional del Centro.Yus. otoño de 2013. Revista de Ciencias Socia- les. un estu- dio exploratorio”. otoño de 2013. rueda.. Nuevos usos del lenguaje en In- ternet. cin. análisis del discurso y multimoda- lidad: de la lingüística crítica a la semiótica social”. Asimismo. pp. edición digital. Bernal. 2010. Ciberpragmática 2. segunda época Nº 23. 29-47 . Es profesora de las materias Fundamentos de Semiótica y Lingüística y Semiótica y el Seminario de Análisis del Discurso. en Actas del V Seminario Internacional Red Universitaria de Educación a Distancia.) Autora Sara Isabel Pérez es doctora en Lingüística. 2009. año 4. (Recibido el 12 de febrero de 2013. Madrid. donde se incluye también su artículo “Los medios y los modos: una mirada semiótica a los entornos virtuales de aprendizaje”. dicta cursos regulares en la Maestría en Ciencias Sociales y Humanidades y en el Doctorado en Ciencias Sociales de la unq. pp. ar/catalogo/311-revista-de-ciencias-sociales-n-23. análisis del discurso y multimodalidad 47 revista de ciencias sociales. — (compilación) Comunicación y educación en entornos virtuales de aprendizaje: perspectivas teórico-meto- dológicas.edu.

.

ofrece un fecundo legado al investigador inte- resado en los fenómenos emergentes de la comunicación digital. como desde la teoría de sistemas. otoño de 2013. La difusión de la comunicación a través de medios técnicos rompe con esa premisa: involucra. la remisión consecuente y consensuada a la copresencia como requisito central para el de- sarrollo de la actividad interaccional no deja de ser sorprendente y. sin embargo. desde el inicio. entendida como la manifestación y percepción recíproca del cuerpo. etnometodológi- co o dramatúrgico. Un escollo de envergadura surge. segunda época Nº 23. entre muchas otras disposicio- nes técnicas. Tanto en las corrientes de análisis simbólico. 49-69 . a la vez. un duro desafío para las pretensiones interpretativas de investigadores e investigadoras seducidos por los procesos so- cioculturales relacionados con los medios y las tecnologías de la comunicación. pp. fértiles para indagar en aquellas tramas de la experiencia contemporánea donde la interac- ción acaece mediada por las computadoras personales. Su vasto repertorio teórico-metodológico brinda puntos de mira diversos y atractivas opciones heurísticas. en cualquie- ra de sus enfoques. En una disciplina científica signada por el “desacuerdo endémico”. los teléfonos celulares y los múltiples tipos funcionales de dispositivos móviles. en una situación de in- tercambio cara a cara (face-to-face). al verificar que buena parte de esa tradición limita la observación de la in- teracción a los vínculos entre presentes. una 49 revista de ciencias sociales.Federico Gobato La interacción social en la comunicación contemporánea La tradición sociológica de análisis de la “interacción”. el sentido y alcance de la noción de “interacción” está sujeto a la copresencia- lidad. las redes que las interconectan.

revista de ciencias sociales. segunda época Nº 23. ampliamente utilizada por la teoría de medios e incluso por la cibernética. sin más. ¿por qué no abandonar. la noción de interacción para formu- lar una nueva y distinta. perviva aún desgarrada la situación de copresencialidad? ¿Es posible la definición de límites situacionales más allá de la percepción del otro como cuerpo? Y en un plano de presuposición teórica. Así. ¿Es admisible que la interacción. deudora directa de los fenómenos cuya interpretación se persigue? En este ensayo intentaré argumentar e ilustrar la posibilidad cierta de datar la interacción por fuera de las relaciones cara a cara. La re- cursividad y reflexividad de la comunicación le dan su carácter autorrealizativo y la dotan de –la hacen contener– toda la com- plejidad de lo social. algo que es posible describir. conjugada con aportes diversos de los estudios de la palabra y la comunicación. como opera- ción característica de los sistemas sociales. otoño de 2013. comprender es el acto por el que se rea- liza la comunicación. al postular que la comunicación se realiza en el momen- to de su recepción. pp. La perspectiva teórica básica que asumo para estos propósitos combina la teoría de los sistemas sociales de Niklas Luhmann y el análisis de la in- teracción y de los marcos de la experiencia de Erving Goffman. Luhmann efectiviza una reinversión crítica respecto a las ideas convencionales. 49-69 50 Federico Gobato La interacción social en la comunicación contemporánea . toda vez que supone que la comunicación es tal. sino de encontrar en sus propios desarrollos. El concepto de comunicación. y no se configura como una noción estática. la selección del acto de dar-a-conocer y la selección que se realiza en el acto de comprender (o no comprender) la información y el acto de darla-a-co- nocer. al menos. Si la forma básica de la comunicación reside en la distinción información/dar-a-conocer. La hipótesis de Luhmann acerca de la centralidad de la comuni- cación. La comunica- ción es una manera de observar el mundo que solo ocurre en el sistema –polo donde se data al observador– como síntesis de tres diferentes selecciones: la selección de la información. como proceso de selección de un significado entre las posi- bilidades dadas por un universo plural de opciones. es el paraguas bajo el que se aglutinan el resto de las perspectivas. cuando provoca otra comunicación. reconstrucción de la presencia en el tamiz de la distancia. sino sujeta a los avatares del proceso evolutivo. desde la invención de la escritura y que se refuerza con cada innovación técnica. No se trata simplemente de polemizar con la tradición. se construye por opo- sición a la metáfora de la trasmisión. aperturas y simientes que permiten pen- sar la interacción en otros horizontes de realización. tal como ha sido descrita.

Aun cuando se considere que los eventos interaccionales se suceden. por lo demás. La utilización de los medios de comunicación. La escritura implica un esfuerzo renovado para la comunicación. Respecto de la oralidad. “Sin presencia corporal no es fácil expresar que se participa del grupo y reafirmar la propia identidad como miembro. pp. que pone de relieve la capacidad adaptativa de los sistemas de interacción. entonces. p. En la perspectiva general que aquí propongo esa convicción es. pp. 49-69 . encadenan y solapan unos con otros. lo que supone que los individuos pueden relacionarse unos con otros incluso sin compartir una ubicación espacio-temporal común. 80). segunda época Nº 23. 1998. En la raíz de este abordaje de la interacción existe. 116). la escritura debe hacer frente a la ausencia de soportes extralingüísticos en la interacción y cons- truir la situación sin contar con el auxilio de un contexto espa- cial compartido por los interlocutores. la convicción de que la oralidad es la forma auténtica de la comunicación. 79-93). pero la escritura gana en Federico Gobato La interacción social en la comunicación contemporánea 51 revista de ciencias sociales. otoño de 2013. p. Quienes. la interacción social se ha separado del espacio físico. discutida.Elementos para una tipología y diferenciación de la interacción Sugiere John B. La focalización en la condición oral copresente restringe la potencialidad de la interac- ción al término temporal del encuentro. La constatación de esta am- pliación del campo de la interacción no debe ser reducida al efecto de los medios de comunicación desarrollados durante el siglo xx: la escritura. Thompson que “con el desarrollo de los medios de comunicación. afirman que la presencia es insustituible para que la interacción se verifique. y que muestran un amplio conjunto de características que los diferencian de la interacción cara a cara” (Thompson. los detalles extralin- güísticos y la intensidad de la experiencia. se basan en realzar tres elementos: la oralidad. afirma Collins (2009. la imprenta y todas las formas en que la palabra se ha tecnologizado en el transcurso de la historia son adquisiciones evolutivas que progresivamente irritan y extienden los modos in- teraccionales. da lugar a nuevas formas de interacción que se extienden en el espacio (y quizá también en el tiempo). no hay posibilidad de observarlos –ni de que ellos mismos se observen en cuanto tales– más allá del lapso temporal y del afincamiento espacial del suceso. La aparición de la escritura y de la im- prenta hacen mella en el carácter restrictivo de la distancia y de los límites espaciales. como Collins (2009. La interacción cara a cara implica centralmente a la comunica- ción oral. cuanto menos. Sobre todo faltarían los microdetalles experienciales”.

también existe un proceso de autonomización del texto escrito respecto de la experiencia material. las tecnologías de la comunicación. impone a la oralidad nuevos horizontes de realización. segunda época Nº 23. otoño de 2013. que provee la teoría de sistemas. p. solo el acto de compren- der hace emerger la comunicación. 148). pp. El contexto. El sustrato medial que posibi- lita el acto de comprender. Se verifica una “paulatina desmaterializa- ción del texto. el texto en sí no se iden- tifica con su base de sustentación” (Ginzburg. la operación indexical. aunque aquel debe proveer algunos arreglos específicos para selec- cionar la información y conducir exitosamente su difusión. 21) y que. no representa una dificultad. en la oralidad. frente a la volatilidad de la oralidad. crean así un doble efecto paradojal por el que invisibilizan el contexto y lo traducen y. La utilización funcional de la deixis sustenta. la base sensible de sustentación de la comunica- ción. para lidiar con la radical autonomía que el texto/libro permite (Esposito. incluso. progresivamente depurado de toda referencia a lo sensible: si bien la existencia de algún tipo de relación sensible es indispensable para que el texto sobreviva. p. se invisibilizan como sustrato medial. La inversión interpretativa del orden cronológico de la comu- nicación. permanencia al fijar la comunicación en un soporte. en especial. esta “no puede alimentar a la va- riedad del medioambiente. traducción propia). p. Toda una serie de fórmulas y organizaciones del texto cooperan para lograr este propósito de autosuficiencia. 49-69 52 Federico Gobato La interacción social en la comunicación contemporánea . no está ausente en la producción comunicativa mediante la escritura: está inscrito en el texto. Pero. 14. los modos de la participación en la comunicación. 1994. La escritura transforma la espacialidad y la referencia a través de operaciones que transfiguran. por ejemplo. Para el caso de la escritura. en cualquier caso. 2004. revista de ciencias sociales. pero conducen el contenido de la referencia en toda su artefactualidad. ya que está definitivamente despojada del contexto y amarrada a una rígida autodisciplina. como señala Carlo Ginzburg (1994). La escritura debe ser coherente. 2004. a un tiempo. Es esta idea de la desconexión entre el relato y su fuente sensible lo que otorga al primero autonomía para presentarse como verdadero. pero también lo libra a la suerte de que el receptor haya incorpora- do las habilidades suficientes para afrontar el nuevo tipo de comu- nicación. en especial. Los medios. mediante recursos paratextuales. en el sentido de que todas sus partes deben apo- yarse mutuamente sin contrastes ni contradicciones porque no hay ningún contexto externo al que recurrir para resolver cualquier in- consistencia” (Esposito. medie o no la copresencia. entonces. permite afirmar que. literariamente. para lo que requiere toda una serie de operaciones excelsamente conscientes y coherentes.

otoño de 2013. No abundaré en detalles sobre la interacción cara a cara por dos razones: la primera. nutrido además en los desarrollos de otras disciplinas como la antropología y la lingüísti- ca. algo que no va en desme- dro de su autenticidad. 53 y ss. Luego. Para las tecnologías digitales contemporáneas es preci- so explorar los alcances de una serie de ideas. es que se trata del tipo interaccional más tra- bajado y conocido de la teoría sociológica. lo siguiente: para los medios de comunicación de masas. mediante la complexión al artificio comunicativo compartido. Sin embargo. y el abigarrado palimpsesto de géneros y soportes de que se sirve (y que ofrece) la comunicación digital. los ribetes más espinosos y abiertos al debate analítico.) y de “ora- lidad secundaria” (Ong. En primer lugar. tres de ellos –en sentido estric- to– al influjo de los medios técnicos. las tres siguientes implican la mediación técnica. ha de sumarse. asegura la continuidad ante Federico Gobato La interacción social en la comunicación contemporánea 53 revista de ciencias sociales. otras. como tal. al menos conjeturalmente. sino en la forma en que condicionan la operación indexical y especifican la conforma- ción de marcos para la interacción. La segunda es que iré recuperando sus características cardinales en las descripciones del resto de los tipos. por contraste. pp. la interacción a través de la mediación de los medios electrónicos de comunicación de masas y. la interacción a través de los dispositivos técnicos de la comunicación digital o virtual. las nociones de “simultanei- dad desespacializada” (Thompson. de repetición formulaica. Por el contrario. las transformaciones que habili- tan observar la experiencia de la deslocalización y la ubicuidad. 1998. En un ejercicio de simplificación es posible diferenciar cuatro modos o tipos de la interacción. de algún grado de novedad: la “interactividad”. consagran- do a los participantes en tanto estos resguardan su respeto a las fórmulas comunicacionales. A las operaciones deícticas de la oralidad y a las fórmulas literarias (textuales y paratextua- les) de las que la escritura se sirve para traducir la experiencia. entrega las caracterís- ticas capitales de la experiencia interaccional y. La ritualización estabiliza y enmarca la experiencia. El ritual es cuestión de enmarcamien- to y. a saber: la interacción a través de la mediación de la escritura y de la imprenta. Es el modo fundante. 1987) que permiten recomponer los modos en que la interacción se activa a través de estos medios técnicos. la interacción cara a cara. El trasfondo de esta cuádruple distinción no está basado en el orden técnico de los sustratos mediales. algunas con larga tradición en la teoría de la comunicación y. pp. también. segunda época Nº 23. 49-69 . es preciso puntualizar algunas cuestiones acerca del carácter ritual del pro- ceso interaccional que dan cuenta de su raigambre explícitamente comunicativa. por último.

Para Collins tación. no está garantizada. 3) el ritual de interacción ejerce presión sobre los participantes. es posible retirarse de ellas. el “sí mis- mo” y el orden interaccional. no creer en ellas. sino de comunicación. confun- dirlas convenientemente y trasmitirlas con tacto” (1970. el enfoque goffmaniano de los rituales de interacción puede sintetizarse en cinco criterios determinantes para su estudio (Collins. para mantener o recrear la solidaridad. 1970. no a los hechos y a las cosas. pp. 4) hay un componente de sacralidad. Los rituales de interacción preservan. Las comunicaciones perte- necen a un esquema menos punitivo que los hechos. 5) esa sacralidad. segunda época Nº 23. es preciso un proceso de interacción enfocada. pórea facilita que los humanos copresentes capten sus respectivas revista de ciencias sociales. El ritual no es cuestión de hechos.). 44). p. 2009. 2009. pp. Según Randall Collins. y en lo cual invierte sus sentimientos. Pero aquello que la persona defiende y protege. Se trata de definir la situación o. Dicho en modo sistémico. 49-69 54 Federico Gobato La interacción social en la comunicación contemporánea . a un tiempo. Para que esto suceda. sino dinámico. autoevidente en los esfuerzos de preservación de la cara y en la complexión a la etique- ta. renueva y actualiza cada vez. de asegurar la demarcación de los límites del sistema. sino a las comunicaciones. según líneas de adap.1 Es por esta razón y porque crea referencias sim- bólicas recíprocas. el fracaso o la denegación. por sí sola la copresencia no asegura el encuentro ritual. de modo que las imá. por lo demás. organizándolos en rededor de un foco simbólico común de emoción y atención que crea una rea- lidad temporalmente compartida (Collins. otoño de 2013. acaece en las condiciones de copresencia situacional. 2) sin embargo. es una idea acerca de sí mismo. pues pueden ser eludidas. en especial. que la rutina del ritual no puede entenderse en un sentido estático. 21 y ss. aunque dicho foco de atención en común pueda ser variable en su intensidad y obli- gación. para Goffman el orden ritual también posee un compo- nente adaptativo. algunos de las cuales se han revisado aquí: 1) la interacción. 42-45). En consonancia con la caracterización luhmanniana de los sistemas sociales. y las ideas son vulnerables. por medio de un esfuerzo diligente se los pue- de alterar. 45). llama la “intensidad” de la experiencia interaccional. “Los hechos –apunta Goffman– pertenecen al mundo del escolar. p. se trata del mecanismo interaccional de autocontrol de la comu- nicación. en tanto ritual. Hay. pp. en términos sistémicos. un elemento destacado por Collins en su defensa de la copresencialidad como único entorno posible de 1 “El orden ritual parece estar organizado. que no puede ser soslayado: se trata de lo que él tal. pero no es posible evitarlos. en lo fundamen- la interacción. que el ritual crea. el ritual de interacción es exitoso y eficaz en tanto alcance altos genes usadas para pensar en grados de intensidad y esta posibilidad se correlaciona directa- otros tipos de orden social no son del todo adecuadas para mente con el efecto de la presencia corporal: “La presencia cor- él” (Goffman.

2009. confío. en todas sus formas– es la adquisición evolutiva que excluyó la interacción entre presentes “ya que multiplicó el acer- vo de materiales escritos con tal fuerza. afirma el jesuita. para refrendar el papel del esfuerzo comunicativo por construir el vínculo interaccional a través del medio técnico. cómo la mediación técnica afronta el problema de la intensidad y cómo lo reconfigura. al menos. 60-61. La imprenta –y con ella. Complementariamente. Como se aprecia. que hizo que los efectos producidos por todos los participantes ya no fueran ni efectivos ni Federico Gobato La interacción social en la comunicación contemporánea 55 revista de ciencias sociales. Esto significa. un desafío para la proposi- ción de los cuatros tipos de interacción que aquí se sostiene. pp. el efecto sería el mismo que en situación de copresencia corpórea” (Collins. es improbable la comprensión de un texto si el lector solo se aferra a sus condiciones circundantes. que compartan igual ritmo y se abismen en movimientos y emociones recíprocos. 92-93). es preciso que comprenda también la “organización textual de la ex- periencia”. la paulatina difusión ampliada de la literatura. Algunas de sus características especiales –por contraposición a la oralidad– ya han sido esbozadas. sin duda. En este juego de imaginación doblemente referida estriba buena parte de las fórmulas literarias que recrean y traducen el vínculo interaccional. pp. Pero el texto y su lectura no excluyen definitivamente el contexto de recepción dado que desde allí también se amplían las posibilidades de interpretación y la producción renovada de la comunicación. Es oportuno completar esas precisiones auscultando una interesante sugerencia de Walter Ong: “Toda audiencia es una ficción”. la audiencia debe correspon- derle ficcionalizándose ella misma. Si fuere posi- ble teleacoplar directamente sistemas nerviosos. algo que rara vez coincide con el rol que desempeña en su vida real” (Ong. más allá de la sujeción de tiempo y espa- cio.. la exis- tencia de un estado de intersubjetividad. 1977. pp. con claridad o vagamente. segunda época Nº 23. En el examen de los tres restantes se podrá observar. cuya traducción medial es improbable.. 49-69 . La interacción a través de la escritura y de la imprenta ha sido lar- gamente estudiada. una audiencia a la que le asigne algún tipo de rol. en su visión hay un fundamento físi- co –incluso biológico– de la interacción.] Luego. otoño de 2013. [. traducción propia). dos cuestiones: “Primero. El punto es. por tanto. desde diversas perspectivas disciplinares y pun- tos de vista teóricos. La mutua sintonización de los sistemas nerviosos humanos es la clave […]. Un lector ha de desempeñar el papel que el autor le ha asignado. que signifiquen y corroboren su coincidente foco de atención y. el escritor debe construir imagi- nariamente.señales y expresiones corporales.

pp.)– no cambia ella misma. Las palabras pierden la futilidad que les otorgaba el medio oral. Evidentemente. lo que permite el despliegue de una amplia dinámica de recursividad entre los participantes y la posibilidad de múlti- ples interpretaciones: en general con la escritura. segunda época Nº 23. en parte. incluso. sin embargo. el éxito de la comunicación planificada ya no depende de ella” (Luhmann. pp. pero en especial con la imprenta. su dependencia de las indicaciones contextuales y se materializan ahora en el papel. a la comunicación proveyendo su conserva- ción material y su inalterabilidad tipográfica (Eisenstein. p. pero permite su con- tinua interpretación y reinterpretación. pero no puede establecer comunicación con los presen- tes. porque “la escritura hace que las ‘palabras’ parezcan semejantes a las cosas porque concebimos las palabras como marcas visibles que señalan las palabras a los decodificadores: podemos ver y tocar tales ‘palabras’ inscritas en textos y libros” (Ong. la escritura crea un orden de realidad distinto a la realidad copre- sente pero acoplado a ella. además. se les asigna una etimología precisa y juegan protegidas por el cerco de la normatividad gramática. la escritura las encierra tiránicamente para siempre en un campo visual […]. por exigencia del me- dio. para la interacción: la ins- cripción de la palabra en el espacio modifica las modalidades de la percepción y especifica los significados. Tras otros objetivos. dos tipos de interacción: la “interacción mediática” y la “cuasi interac- ción mediática”. las cursivas proceden del texto original). Una cuestión más debe ser puntualizada respecto de la radical novedad que entrañan la escritura y la imprenta para las dinámicas comunicacionales y. Adquieren materialidad. 1987. La imprenta contribuye. a la emergencia de nue- vas formas de contingencia. la comunicación oral permanece como reac- ción a la comunicación impresa o emitida. sus precisiones se solapan en par- te con lo que aquí he propuesto como interacción a través de la me- diación de la escritura y de la imprenta y. […] El quantum de la presencia puede ser interpretado y descrito. Así. 13 y ss. 23-24. la comunicación –como bien apunta Esposito (2004. 21). Así. otoño de 2013. con la interacción revista de ciencias sociales.) distingue además de la copresente. Thomp- son (1998. 20). pp. precisándolos mediante su remisión visual al texto escrito. pp. en consecuencia.). visibles. De algún modo. 116 y ss. abriendo el horizonte de posibilidades a la contingencia e. p. “aunque las palabras están fun- dadas en el habla oral. Una persona que ha aprendido a leer no puede recuperar plenamente el sentido de lo que la palabra significa para la gente que solo se comunica de manera oral” (Ong. Allí también. 2000. pp. 49-69 56 Federico Gobato La interacción social en la comunicación contemporánea . 1994. 83 y ss. 1987. pero bajo consideraciones análogas sobre los efectos de los sustratos mediales de la comunicación.

Al extenderme sobre esta cuestión se verán puntualizados los aspectos centrales del tercer tipo de interacción –la que ocurre a través de los medios electrónicos de comunicación de masas– que conforma la tipología que aquí se propone. sino operativo. segunda época Nº 23. Hay un punto. “Es ‘inte- racción’ –explica Thompson– porque implica individuos que se comunican con otros. el tipo de articula- ción interaccional propio de la comunicación contemporánea. La “interacción mediática” “implica el uso de medios técnicos (papel. dispersas en el tiempo y en el espacio. se refrenda así la proposición de que la distinción de las formas interaccionales aquí propuesta no tiene fundamento técnico. Supone. Así. las conversaciones epistolares o tele- fónicas. afecto o lealtad con ellos. El caso de la “cuasi interacción mediática” guarda. 49-69 . otoño de 2013. es oportuno describirlas sucintamente dado que una serie de sus elementos pueden reconsiderarse para los tipos de interacción que he propuesto. sin embargo.) que per- miten transmitir información o contenido simbólico a individuos que están en lugares distantes. que focaliza la diferencia entre la interacción de la lectura y la de los medios electrónicos de masas. 117). Es oportuno advertir que la “interacción mediá- tica” de Thompson no refiere. implican una opera- ción interactiva como la que se pondrá de relieve para la interacción a través de la comunicación digital o virtual. En efecto. y que pueden formar lazos de amistad. alejados en el tiempo o ambos ca- sos” (1998. cables eléctricos. p. ondas electromagnéticas. quienes a su vez responden de ciertas maneras. De cualquier modo. Pero es cuasi interacción en la medida en que el flu- jo de comunicación es predominantemente unidireccional y los modos de respuesta a través de los cuales los receptores pueden comunicarse con el principal comunicador son estrictamente li- mitados” (2002. aunque con alcances diferentes. es el mismo Thompson (1998) quien proporciona una noción para la evaluación analítica de este aspecto: la idea de Federico Gobato La interacción social en la comunicación contemporánea 57 revista de ciencias sociales. una relación de solapamiento con los tipos de interacción media- da por tecnología que aquí se han descripto. p. al tipo de intercambio interaccional que se ha determinado para el caso del texto impreso y que. pp. también. el desprendimiento de la sujeción espacio-temporal. Es claro que se sirven de medios técnicos no digitales. también.a través de la mediación de los medios electrónicos de comunicación de masas. pero sus características y efectos preanuncian. inspirando la necesidad de distinguirlos: se trata de la clara per- cepción de la distancia espacial y de la simultaneidad temporal que operan los segundos. involucra centralmente a las operaciones literarias. etc. Como sea. 332). en la perspectiva de este estudio. directamente.

Fue po- sible experimentar acontecimientos de manera simultánea a pesar del hecho de que sucediesen en lugares espacialmente lejanos. de un modo análogo. es decir. con los motivos.). En contraste con la exactitud del aquí y el ahora. a través de la producción medial de estandarizaciones elegibles. lo mismo que parte de las operaciones que los distin- guen. donde sus distinciones propias alcanzan un grado de complejidad inaudito. p. pp. de su rechazo (Luhmann. es establecer cómo se adecua esta remisión de la obser- vación a los medios electrónicos de comunicación de masas. el individuo podrá especificar y seleccionar el sentido de su participación en la comunicación –o. al tomar parte de la comunicación. pp. merced a su recursividad. la tesis de la “oralidad secundaria” propuesta por Ong es altamente ilustrativa de este proceso. pues contiene remisiones y reintroducciones de las características de las tecnologías de la revista de ciencias sociales. “la posibilidad de hacer justicia en la comunicación social. Esta dinámica ocurre. segunda época Nº 23. por supuesto. Luhmann propone que la estructura de esta adecuación –en los términos de este trabajo. lo que permite seguir pensando la interacción del lado del individuo– es la “interpenetración”. para que la comunicación pueda proseguir en referencia a los individuos” (Luhmann. otoño de 2013. focos de atención y respuestas individuales. a la conformación de la conciencia individual. Es preciso insistir. 49-69 58 Federico Gobato La interacción social en la comunicación contemporánea . 108 y ss. “la experiencia de la simultanei- dad se separó de la condición espacial de un lugar común. 2000. En otras palabras. el distanciamiento es- pacial se intensifica. operativamente. la solución del proble- ma toma la forma de paradoja: los individuos. 53). Tal como. “simultaneidad despacializada”. mientras los retrasos temporales se vuelven cada vez más imperceptibles. 107-108). Este proceso de solapamiento no es fortuito: la tipología pro- puesta puede verse como un especial proceso de diferenciación. Así. en el marco de la interacción. A partir de ese menú. algunos aspectos característicos de cada tipo se traslapan. también sucede en la comunicación escrita mediante la autoficcionalización de la au- diencia que describe Ong. que la tipología de la interac- ción que aquí se propone no está fundada ni el tipo de los sustratos mediales. p. se unifor- man y se ficcionalizan. Para el caso de la interacción a través de la mediación de los medios electrónicos de comunicación de masas. una vez más. La telecomunicación hace emer- ger la experiencia de la disociación entre espacio y tiempo. Como ha quedado explicitado. 2000. ni el orden cronológico de aparición de estos. y se desindividualizan. 1998. surgió un sentido del ‘ahora’ que nada tiene que ver con el hecho de estar ubicado en un lugar concreto” (Thompson. En todos los casos. se individualizan. para la posibilidad de continuidad de la in- teracción. La contrariedad.

que es deudor. de la noción de “simultanei. pp. en tanto recuperan y reelaboran la potencialidad de los 2 Huelga aquí. interaccional que logran. trazar los para- Mediante esas reintroducciones y reelaboraciones. la sociología. como materialización operativa de la dinámica comunicacional de los medios electróni- cos de masas. un grado mayor de sometimiento de la palabra al espacio: un proceso iniciado por la escritura y profundizado por la imprenta. En un los dispositivos móviles. dado que son medios técnicos precedentes. otoño de 2013. la antropo- de nuevos sustratos mediales y medios técnicos: la computadora. 2009). por supuesto. La búsqueda de la respuesta a las desconfianzas organización grupal actualiza el interés por lo social. tal como en de Collins sobre la intensidad la oralidad primaria. He reser. la “oralidad secundaria”. como la escritura. en el intercambio comunicacio- do el tiempo de la mediación de la escritura: “A diferencia de los nal. 2008). logía y la semiótica. “in- teractividad” (Esposito. producción de un entramado témporo-espacial original. evidentes. en forma más amplia. p. mediante la trans- formación electrónica de la expresión verbal. su concentración en el momento presente. los mediaciones técnicas. nar. las formalidades del cuidado de la etiqueta. “Esta nueva oralidad –explica Ong– posee asombrosas similitudes con la antigua en cuanto a su mística de la participación. entramado complejo para ticulación en red de las computadoras y una pluralidad con la que definirla se vinculan diversos difícilmente se pueda construir un catálogo exhaustivo. pero menos indicativo. basada permanentemente en el uso de la escritura y del material impreso” (1987. los medios de comu- nicación de masas dotan a la interacción de su potencialidad in- trínseca. p. y a la vez se diferencia. 2004). “artefacto téc- elementos característicos de la comunicación contemporánea: a la nico” (Broncano. donde el interior” (Ong. “soporte La presunción es que los sistemas de interacción organizados técnico” (Stiegler. 134). los objetos virtuales que posibilitan la ar. po. miembros de una cultura oral primaria. es motivo de investigación y conceptualización en otro ción. 2001. Kiousis. de la interacción cara a cara. 2004). 49-69 . por esta mediación vinculan su operación y continuidad a tres 2003b. la tipografía y. que tienden hacia lo exter. Como adquisición evolutiva. marcado Rafaeli. 2 Pero en esencia se trata de una oralidad más deliberada y formal. solo a modo meramente municación digital o virtual –o. nosotros tendemos hacia lo externo porque hemos buscado trabajo (en prensa). su insistencia en un sentido comunitario. implican una doble reintroducción: de la escritura y de la oralidad. Federico Gobato La interacción social en la comunicación contemporánea 59 revista de ciencias sociales. se redefinen lelos con las características también los límites de los sistemas de interacción recreando el sen. nociones de “objeto social” (Ferraris. segunda época Nº 23. realizo aproximaciones des- En las últimas dos décadas se asiste a la introducción ampliada de la filosofía.comunicación precedentes. tido de grupo. Scolari. 3 La definición de esta noción no porque han tenido poca oportunidad de practicar la introspec. conceptos e hipótesis inter- pretativas: una lista prelimi- vado para ellos una etiqueta: “interfaces artefactuales”3 de la co. la comunicación. a un mismo tiem- pero peculiarmente sólida. 1988. 2001. 135). Valga también como somera. 2003a. e incluso su empleo de fórmulas. En este sentido. 1987. la misma oralidad. pero ahora como efecto de haber atravesa. 2002) por la deslocalización y la ubicuidad de los logros interaccionales e “interfaz” (Esposito. “contemporánea”. valorizando la espontaneidad y. la constituyen las específica. La “era de la oralidad secundaria” implica.

Una versión de la interacción al tamiz de la interactividad Intento escapar a la tentación de poner a prueba los elementos constitutivos de la interacción copresencial trasvasados al tipo de intercambios que tienen lugar en la trama de “interfaces artefac- tuales” que posibilita la comunicación digital. se verifica una comprensión común que refiere a un cúmulo de conocimientos compartidos. Al integrarlos. otoño de 2013. sino que los redefine otorgándoles la posibilidad de nuevas autodescripciones: como la escritura con la oralidad. ampliativas o culturales (Broncato. que configuran en forma nodal a la in- teracción a través de las mediaciones de la comunicación digital o virtual. Pero. Es la misma en tanto supone la continui- dad operativa de un conjunto de observaciones clave. pp. por otro lado. dad despacializada”. sin embargo. y. am- plía su campo de posibilidades. distinto del actor y en tanto se las considera así. es preciso apuntar que la “interactividad” no es exclusiva de las “interfaces artefactuales”.). vé. pero que es otra. al modo de prótesis ase Ong (1967. En la formulación de este principio emerge por sí misma la conjetura que performa estos afanes. y es –especial 4 Acerca de la permanencia y precisamente– otra porque una serie de adquisiciones evolutivas de la escritura y lo impreso en la comunicación de los articulan de modo diferencial los procesos y contenidos de defini- medios electrónicos y de la ción de la situación interaccional. En ellas. Antes que nada. 49-69 60 Federico Gobato La interacción social en la comunicación contemporánea .4 He reservado el próximo apartado para una exploración del orden semántico de estas reintroducciones y un breve análisis de la noción de “interactividad”. es evidente cierta ambivalencia: se trata de la misma inte- racción. se actúa para preservar la “cara” y se confía en que así sigue. pp. se sostiene que hay interacción más allá de la copresencia: en las situaciones mediadas por la tecnología de la co- municación se crean y siguen rituales. por último. a una espe- cífica materialización medial de las alternativas comunicacionales: la “interactividad”. segunda época Nº 23. a la emergencia de un género comunicativo específico que se configura como una amalgama recursiva de ora- lidad. recurrencia entre los nuevos Es la misma porque las “interfaces artefactuales” no son algo y los anteriores modos de las tecnologías de la palabra. todo lo que comunican revista de ciencias sociales. 89 y ss. en una operación convergente y de remediación. escritura y medios audiovisuales. 2009). al tiempo que reconfiguran los dinámica de solapamiento y objetos de referencia. no los hace sucumbir. Por un lado. tanto como las trasmutaciones a las que debe hacer frente. los medios electrónicos masivos con la literatura y así sigue (segui- rá…). permitiendo la emergencia de un tipo de interacción que parece integrar a todos los tipos anteriores.

Esta bifurca- ción del espacio y el tiempo admite formas diferentes según el tipo técnico de la mediación: en la escritura y en especial en lo impreso. sin embargo. En la comunicación digital asistimos a la reintroducción de la coincidencia espacio-temporal. compele la novedad. paradojalmente. y la comunicación digital. dos significados para la interacción: la interacción entre el Federico Gobato La interacción social en la comunicación contemporánea 61 revista de ciencias sociales. La comunicación asume modos dife- rentes. 49-69 . asume mane- ras especiales de realizar el acto de comprender y de presentarlo. en particular evidenciada en los procesos interaccionales. El tratamiento del tiempo y de la novedad implica un punto de diferenciación entre los modos anteriores de la comunicación. en ocasiones.no es otra cosa que el propio individuo. pp. como el lenguaje y la capacidad comunicativa. no son exclu- sivas de las tecnologías comunicacionales contemporáneas. Como afirma Broncano. fruto tanto de reinscribir y resignificar los ya conocidos. Este estatus explica que puedan desarrollar capacidades que biológicamente no habrían alcanzado. La particularidad de ese enlace está dada. la capacidad de pensamiento conceptual y otras tantas propias de la especie humana” (2009. especialmente la comunicación masiva. pero alcanzan a través de ellas particularidades que definen un orden comunicacional diferente. dado que admite. segunda época Nº 23. signados por los alcances precisos de la técnica. al menos. En los medios electrónicos de comunicación masiva. la “simultaneidad despacializada” muestra cómo se difiere el espacio y se contrae el tiempo. como de la creatividad a que. tanto para el productor/emisor como para el receptor. la vinculación entre el pasado y el futuro y la propia relación entre el tiempo y el espacio. Es otra dado que los objetos que materializan a las “interfaces artefactuales”. No hay ausencia en la relación interaccional que acontece entre distantes protésicamente comunicados o enlazados. p. Emergen modos de saber y de comunicar inéditos. Estas alteraciones. los pro- pios individuos sean en parte ‘artefactos’. El cuerpo. es posible considerar que “en un sentido muy particular. discipli- nan y constriñen al cuerpo. 51). al tiempo que conducen la comunicación. Es una relación dialéc- tica que vincula al quien y al qué de la comunicación interaccional con todo el conjunto complejo a lo que esto remite: al menos. compelido por las formas de los artefactos técnicos. por la des- conexión espacio-temporal del proceso comunicativo. aunque en ambas –y en forma constante e incremental desde la introducción de la escritura– la temporalidad se especifica en su vínculo con el tratamiento de otro aspecto crítico: el espacio. ambos están diferidos. En la operación de conducción emer- gen formas nuevas para el procesamiento de la información y para el proceso de darla a conocer. la capa- cidad de diseño técnico. otoño de 2013.

deconstruye también la ruptura entre producción y re- cepción: no solo porque la respuesta ahora puede ser inmediata. por su articulación en red. incorporando ahora al actor individual en la construcción mediada de la realidad social. individuo y la máquina y la interacción entre individuos. que es puerta de entrada para un procesamiento y devolución de la infor- mación que se realiza en lo profundo e inaccesible de la máquina que procesa y computa. Por ellas mismas. 1998) aumenta las fuentes de irritación de la comunica- ción. 49-69 62 Federico Gobato La interacción social en la comunicación contemporánea . una curiosa hibridez entre la complejidad cultural tecnológica y una recidiva artesanal (Cafassi. la raigambre dramatúrgica de la idea de escenario. para la diversificación de su posibilidad–. El espacio de despliegue donde se opera la comunicación (para decirlo sin más: la pantalla) es el escenario común de los interlocu- tores mediados por las “interfaces artefactuales”. Si la “simultanei- dad despacializada” de los medios de masas creaba una percepción del “ahora” no atada al tiempo y un ámbito desligado del espacio que se nomina “global”. Son incontables las aperturas que el modelo de la red provee para la comunicación –en un sentido estricto. la comunicación digital relocaliza la des- pacialización mediante la noción de ubicuidad y recrea el tiempo de modos imprevistos. En los intersticios de los flujos de comunicación. para la interacción –en un sentido amplio. como ningún otro espacio social. con sus regiones anteriores y posteriores. con su proscenio y su platea. Es oportuno advertir. En la comunicación digital hay una espacialidad específica y original: lo virtual es en sí mismo un escenario –quizá denote. con todo. Esta dualidad permite y a la vez com- plejiza la reintroducción de la simultaneidad. Implica además una actualización específica de la relación entre superficie y profundidad. claro que no absoluta. La comunicación digital se caracteriza por su organización en red. a la di- fuminación de las jerarquías y a la condición de reciprocidad am- pliada. permiten el procesamiento de la información. también porque el receptor funge en productor. que la distancia continuará siendo un nomenclador de esas interacciones: la comunicación mediadas por las “interfaces artefac- revista de ciencias sociales. específicamente. para la intensifica- ción de su improbabilidad– y. Redescribiendo la diferencia espacio- temporal. otoño de 2013. segunda época Nº 23. de las instancias de producción y recepción. mediada por la “interfaz artefactual”. En el orden de su reciprocidad ampliada puede considerarse la ya enunciada probabilidad de reunificación. abren canales para su difusión ampliada. pp. Las tecnologías comunicacionales contemporáneas no son máquinas triviales. entre lo visible y lo invi- sible: el sujeto opera la comunicación sobre una superficie. una idea que es plétora de remisiones a la recursividad.

En especial en el campo de la teoría y de los estudios de la comunicación. […] Sus principios rectores son la intensidad. al menos. 342). segunda época Nº 23.tuales” contemporáneas es “intensa y de breve duración. ahora ya no como externalidad posibilitante. intentaré capturar peculiaridades e indicios que permitan narrar las formas en que la “interactividad” participa en la comuni- cación y en el juego interaccional mediado por las “interfaces arte- factuales” de la comunicación digital. La con- troversia gira en torno a su definición y composición teórica. La noción de “interactividad” es un concepto en disputa. es la unidad existencia de. tanto como a su alcance empírico. con sus posibilidades para la reintro- ducción de la inmediatez en la interacción mediada. de vincu- comunicación. lo que se evidencia en las múltiples respuestas a una interrogante inicial: la que inquie- re acerca del lugar donde reside o se despliega la “interactividad”. de señalar con ella la el ‘acto social’. de otro. sino a distancia [que] implica la procedencia distante de la comunicación. Aquí no trataré de dar cuenta de una posible resolución del proble- ma conceptual que arrastra la noción. de un lado. 5 La metáfora de la red. Antes que eso. Las comunicaciones no refieren a la cultura en proxi- midad. un grado de reciprocidad entre los par. Federico Gobato La interacción social en la comunicación contemporánea 63 revista de ciencias sociales. en los medios de masas. otoño de 2013. referencias empíricas y campos disciplinares. pero también se recurre a ella en otras arenas disciplina- res como la informática y el diseño. 49-69 . ha suscitado un largo e intenso debate. sino como condición interna y participante: en esto ha de reconocer- se una especificidad de las “interfaces artefactuales” contempo- ráneas consideradas como prótesis ampliativas. ni tan siquiera se intentará zanjar la pregunta por su locus. 5Y agrega. Propongo perseguir esta idea bajo la tesis de una reintroducción del aparato técnico en la co- municación. permite reconsiderar la caracterización de la realidad construida por la comunicación y que. es la “interactividad”. contemporánea de análisis”. pp. y acaso ya no larla con las tecnologías digitales. algo que extravía la potencialidad heurística de la noción en el derrotero de una voluta sin fin. El supuesto tras esta remisión a la técnica. vale reconside- rar el estatus del sustrato maquinal o artefactual que condiciona la realización de sus operaciones. La idea de “interactividad” es una categoría de encrucijada. se revelaba doble: construcción de sus operaciones y construcción de su versado in- terpretativo del mundo. p. Para el interés inmediato. que solapa perspectivas teoréticas. Las comu- nicaciones rompen con la narración en beneficio de la brevedad del mensaje […]. tras buena parte de las especificidades que se han denotado para la comunicación digital y en especial tras todo atrevimiento especulativo sobre las “interfaces artefac- tuales”. 2005. la bre- vedad y la ausencia de continuidad narrativa” (Lash. acto seguido: “La Un acuerdo general radica en el hecho.

Para Spiro Kiousis. 49-69 64 Federico Gobato La interacción social en la comunicación contemporánea . ticipantes de la comunicación mediada y la idea. en el sentido de que la “interactividad” se define por su diferencia comparativa y no por las operaciones que crea. 372. y permite la creación de conteni- dos adicionales. o mu- chos a muchos). del papel activo del receptor. contenidos y usuarios. y 3) el modo de la interactividad como experiencia subjetiva. vin- culan estas modalizaciones y las sintetizan. contenidos distinciones interpretativas que realizan varios investi. p. especialmente ligada a la percepción y la actividad del individuo (usuario). Estos modos indican la organización de recursos abiertos a otras modalizaciones y. Kiousis (2002). pp. en parte. 2) el modo de la interactividad como organización de la relacionalidad comunicacional. La exploración de esas diferencias en la definición de la no- ción pueden organizarse mediante una triple distinción en lo que propongo denominar modos de la “interactividad”:6 1) el modo de la interactividad como propiedad de los artefactos técnicos. permite o actualiza por sí misma. uno-a-muchos y muchos-a-muchos). también. entre otros. las gadores en sus análisis de la cursivas proceden del texto original). la “interactividad” puede concebirse […] como el grado en el que una tecnología de comunicación pue- de crear un entorno mediado en el que los participantes pueden comunicarse (uno-a-uno. además refiere a la capacidad de percibir la experiencia como una simulación de la comunicación interperso- nal y aumentar su conocimiento en la telepresencia (2002. uno a muchos. de forma sincrónica y asincrónica. En este sentido. historia del concepto. más difusa. Con respecto a los usuarios humanos. p. Se trata de un proceso dinámico e interrelaciona- 6 La tríada. Por su parte. y participar en intercambios de mensajes recíprocos (third-order dependency). cada una con sus énfasis. Bucy (2004). otoño de 2013. surge de do. La “interactividad” en red admite la comunicación de la presencia Stromer-Galley (2004). Véanse. la existencia de vínculos trasla- pados entre ellas. 532. es posible recuperar dos defi- niciones de la “interactividad” que. segunda época Nº 23. para Russell Richards la interactividad es una funcionalidad contextual que media entre entornos. en múltiples espacios: en los definidos de manera sensible (tra- revista de ciencias sociales. y posiciones (Bourdieu) ocupadas por el usuario (2006. traducción propia). en dos variantes: entre el individuo (usuario) y el artefacto. y entre individuos (uno a uno. Los modos interactivos ponen a disposición contextos cualita- reformular y reconstruir las tivamente diferentes respecto de los tipos de entornos. Richards (2006). Esto último evidencia cierta dependencia con los regímenes comunicacionales previos.

La “interactividad”. pero ahora en claro acoplamiento con los modos de la comunicación masiva. Trabajando en la superficie de la interfaz. En tanto estas recuperaciones se articulan de un modo dado por las posibilidades operativas de la computadora en tanto dispositi- vo interactivo. generando así ambientes traslapados de experiencia presencial y virtual. Se trata de la “convergencia entre la comunicación uno-a-uno (como el teléfono. es decir la comunicación de masas. 49-69 . competiciones de carácter y acción seria. Como en toda comunicación. Las interfaces artefactuales reintroducen en la interacción me- diada. Un indicio para ilustrar esta cuestión es la sugerencia de Goff- man acerca de la “experiencia vicaria” que conceden los medios de masas. Pero lo hace. pero obvia- mente sobre todo como el diálogo entre presentes) y uno-a-todos. con sus funcionalidades Federico Gobato La interacción social en la comunicación contemporánea 65 revista de ciencias sociales. 2001. merced a las operaciones conmutadas por el artefacto invisible. pp. las propiedades de la interacción cara a cara. 189. y de participar en esas situaciones de forma vicaria” (Goffman. sin arries- gar el cuidado de la cara. Pero en apariencia siempre se presenta el mismo catálogo muer- to de exhibiciones vivas. segunda época Nº 23. Las experiencias vicarias “describen jue- gos de azar prácticos. el catálogo adquiere vida y ya no da cuenta de todas las exhibiciones vivas posibles. el individuo crea vínculos traslapados de comunicación e interacción: atraviesa el tiempo instantáneamen- te. 1970. Todo esto puede implicar una ficción. por cierto. p. desde su contexto y ambiente presencial. una biografía o la visión de la actividad fatal desarrollada en ese momento por algún otro.dicional) y en los configurados por la virtualidad. otoño de 2013. y esto principalmente porque se ha creado un nuevo ‘partner comunicativo’ (la terminal de com- putadora). este tipo de interacción asume un particular sentido de intensidad. Recupera los géneros de la oralidad. los géneros permiten establecer estilísticamente diferenciaciones internas para producir nuevas irritaciones. para que sostengan expresiva y cognitivamente la autocomprensión de su fachada–. produce la ubicuidad de su presencia. En todas partes se nos proporciona la oportunidad de identificarnos con personas reales o ficticias de- dicadas a actividades fatales de diversas clases. traducción propia). se presenta a otros y selecciona comu- nicaciones de forma pública. Pero en tanto a través de ella el sujeto se da a conocer. dado que en gran medida se realiza desde los mundos protegidos de la intimidad. sino que se expo- ne a la contingencia y a la imprevisibilidad. La interacción mediante la “interactividad” es solo en parte una experiencia vicaria. pp. 230-231). Se trata de una solución para que los interactuantes mantengan el carácter alto –esto es. que es capaz de asumir tanto un papel reactivo como de consulta” (Esposito.

el flujo y reflujo de la co- municación sistémica. estabilización y dinamización de la experiencia social. la emergencia de nuevas observaciones. es precisa la recuperación crítica del propio estatus teorético del problema de la interacción: al diferenciar la interacción en una tipología que la libera del corsé de la copresen- revista de ciencias sociales. así. sino también una oportunidad para el repliegue sobre la subjetividad –y con esto. la intensidad es un problema del medio donde se realiza el proceso y procede de la dis- tinción entre “medios fríos” y “medios calientes” (McLuhan. permite no darlo por supuesto y. 49-69 66 Federico Gobato La interacción social en la comunicación contemporánea . no ya la de los rituales copresenciales. Invisibiliza el medio. las interfaces artefactuales. instantánea y ubicua. Aperturas Contar con una noción apropiada de los procesos interaccionales que ocurren bajo las condiciones de la comunicación contempo- ránea –tarea a la que intento contribuir aquí. debe destacarse que la “interactividad” de las inter- faces artefactuales no representan solamente una herramienta para la interacción ampliada. conjeturo que los procesos socioculturales de la co- municación contemporánea tienen ocurrencia y pueden observar- se principalmente en el marco de operación de los sistemas de in- teracción. pp. refunda la intensidad. segunda época Nº 23. otoño de 2013. crea nuevas perspectivas para construir disonancias: aumenta. El desliz de Collins en sus objeciones sobre la falta de intensidad de las inte- racciones mediadas es presuponer que aquella es una propiedad de la interacción: como se sabe con McLuhan. sino la de las interacciones virtuales. En efecto.. Y. al menos mostran- do caminos para ese debate– es una condición sustantiva para el propósito de observar la operación de unas tecnologías de la comunicación específicas. en su aco- plamiento problemático con toda la serie de modalidades me- tódicas para la mediación. para esto. con ello. p. 1969. pp.. el uso de los medios de comunicación puede ofrecer oportu- nidades para la introspección y no solo de inspección del mundo” (1988. 46-67). 129). ¿La presencia de disposiciones interactivas en algunos medios de comunicación convertirá esta proverbial ventana también en un espejo? A través de la interacti- vidad.]. Como explicita Rafaeli: “Tanto los propios medios de comunicación como la experiencia de la exposición a la comunicación de masas han sido descriptos como ‘una ventana al mundo’ [. exigidas de autoevidencia y con la producción comunicacional de palimpsestos expresivos que permite. Por último.

Bucy. El examen de los distintos modos de la comunicación en los sistemas y rituales de interacción configura una descripción teórica de ese proceso de transformación. la de los contextos y mundos traslapados que permite la comunicación digital y donde la interacción encuen- tra un nuevo horizonte de realización. en este caso. (2009).). The Information Society. pp. Nº 5. se resignifica e innova. Bajo el signo de estas transformaciones y de las características propias de la comunicación digital se crean las semánticas que hacen posible la emergencia de la comunicación en procesos in- teraccionales deslocalizados: la indexicalidad interactiva permite logros prácticos ubicuos. fundados en tal concu- rrencia de tecnologías comunicacionales. (1998). se disloca. Barcelona. Barcelona. Federico Gobato La interacción social en la comunicación contemporánea 67 revista de ciencias sociales. Eisenstein. Universidad Nacional Autónoma de México. (1994). he intentado mostrar el carácter histó- rico y contextual de la interacción y de sus elementos constitutivos. asegurados por marcos de experiencia cuya construcción es azuzada por un tipo de especial de tecnología de la comunicación. Cadenas de rituales de interacción. México. Mezzi per comunicare e modi di di- menticare. Bibliografía Broncano. En el género de la comunicación contemporá- nea convergen la oralidad. no es una operación cerrada sobre sí. (2004). Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. E. Laterza. podremos describir los modos en que el dispositivo etnometodológico de los actores se acopla. F.cia. Esposito. 49-69 . puntualizando los sucesivos cambios y transformaciones en el dispositivo de métodos con los que los actores producen y mantie- nen un orden interaccional. 20. “Interactivity in Society: Locating an Elusive Concept”. como propiedad de la interacción mediada por las interfaces artefactuales. Roma-Bari. otoño de 2013. Universidad Nacional de Colombia. E. Buenos Aires. E. Collins. La revolución de la imprenta en la Edad Moderna europea. en Cafassi. Los géneros construyen la realidad. E. la escritura y los medios masivos para dar cauce a géneros expresivos originales. Taylor & Francis Inc. La melancolía del ciborg. vol. Lazos virtuales. (2001). “En los umbrales”. (2009). Herder. La indexicalidad. (comp. La memoria sociale. R. Cuando la atención se posa sobre las alternativas que se expanden bajo la operación de la interactividad. E. Akal. Biblos. segunda época Nº 23. Anthro- pos. México. sino que está abierta a permutaciones operativas que devienen de los sustratos mediales de los que la comunicación se sirve para emerger. Bogotá. Universidad Autónoma Metropolitana. Cafassi. Madrid. por caso.

(2008). El tiempo del cine y la cuestión del ma- lestar. Some Prolegomena for Cultural and Religious History. ¿Dónde estás? Ontología del teléfono móvil. (1982). New Media & Society. sage. interactivity and generation”. El pecado de Epimeteo. Lash. Anthropos. Ritual de interacción. vol. México. Organization. (2002). The Presence of the Word. Hacia una sociosemiótica de las interacciones digitales. C. —— (2006). “Modes of Communication and Society”. The Diffe- rentiation of Society. La sociedad de la sociedad. Hacer clic. Londres. México. Guadalajara. M. 49-69 68 Federico Gobato La interacción social en la comunicación contemporánea . J.. (1970). 8. Buenos Aires. La técnica y el tiempo. P. Barcelona. Columbia University Press. (1994). and Society”. Hon- darribia. S. —— (1994). Tiempo Contem- poráneo. New Media & So- ciety. Goffman. 2. B. (2005). Barcelona. E. (2003a). Siglo XXI editores. Advancing Communi- cation Science: Merging Mass and Interpersonal Processes. xx. Gedisa. Tecnologías de la palabra. (1967). en Hawkings. —— (1977). La desorientación. Luhmann. Los marcos de la experiencia. The Univeristy of Chicago Press. Hiru. vol. Nº 1. Nº 3. M. Hondarribia. (1969). México. “Users. vol. S. La técnica y el tiempo. Buenos Aires. “Interactivity: a concept explication”. Hiru. Richards. New Haven. (1988). —— (1990). —— (2004). México. en Alexander. Estudios Sociológicos. “Indi- cios. Diana. Yale University Press. S. 31. J. Barcelona. La técnica y el tiempo. Oralidad y escritura. R. “Interaction. El Colegio de México. México. (2006). —— (2007). Stiegler. Universidad de Guadalajara-Gamma Editorial —— (2000). pp. (2004). cis. “La forma escritura”. 1. Kiousis. Nº 58. Madrid. Wieman y S. otoño de 2013. México. 3. Ithaca. —— (2003b). Fondo de Cultura Económica. Londres. Critical Inquiry. vol. Hiru. Studies in the Evolution of Consciousness and Culture. Scolari. Nueva York. revista de ciencias sociales. Pingree. Nº 4. Thousand Oaks y Nueva Delhi. Universidad Iberoamericana. N. et al. sage. Nueva York. Ong. Raíces de un paradigma de inferencias indiciales”. Londres. Frame Analysis. Essays on Self-Refe- rence. 4. Marbot. segunda época Nº 23. La realidad de los medios de masas. W. R. “The Arts of Contingency”. —— (2002). Newbury Park.. Barcelona. Herder-Universidad Ibe- roamericana. Cornell University Press. —— (1987). M. Rafaeli. emblemas e indicios. Crítica de la información. Ginzburg. Gedisa. La comprensión de los medios como las extensiones del hombre. Ferraris. Amorrortu. Mitos. C. —— (2004). Columbia University Press. McLuhan. El vínculo micro-macro. “Interactivity: From New Media to Communication”. “La diferenciación evolutiva entre sociedad e interacción”. Thousand Oaks y Nueva Delhi. Hondarribia. London. sage. Interfaces of the Word.

(coords. (Recibido el 12 de febrero de 2013. 20. Universidad Na- cional de Quilmes. cuerpo e interacción”. Paidós. Los media y la modernidad. Teoría crítica social en la era de la comunicación de masas.unq. Flacso México. “La interacción social en la comunicación contemporánea”. Torrentera (coords. et al.edu. The Information Society.Stromer-Galley. Filosofía y antropología: interconexiones. otoño de 2013. edición digital. J. (en prensa). Una teoría de los medios de comunicación. Barcelona.). México). Taylor & Francis Inc. Federico Gobato La interacción social en la comunicación contemporánea 69 revista de ciencias sociales. en Méndez.). y A. J. segunda época Nº 23.ar/catalogo/311-revista-de-ciencias-sociales-n-23. Avatares en la construcción de un tema y un problema de investigación”. en Cortés. L. vol. 49-69 . México.php>.) Autor Federico Gobato es maestro en Ciencias Sociales (Flacso. Federico. El helicoide de la investigación: metodología en Tesis de Ciencias Sociales. 49-69. “Interactivity-as-Product and Interactivity-as- Process”. B. otoño de 2013. CIESAS. Nº 5. (1998). J. comunicación y tecnología. docente e investigador en el De- partamento de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Quilmes. Nº 23. Cómo citar este artículo Gobato. México. pp. —— (2002). año 4. Publicaciones recientes: — “Los giros del helicoide. 2012 —“Interfaces artefactuales. pp.) (Evaluado el 1 de marzo de 2013. Investiga sobre los problemas asociados a la relación entre sociedad. Ideología y cultura moderna. Universidad Autónoma Metropo- litana. Jitanjáfora. Thompson. desde las perspectivas de la sociología cultural y la teoría de sistemas. Revista de Ciencias Sociales. segunda época. México. Bernal. En línea: <http:// www. (2004). F.

.

pp. especialmente de la computadora y la red internet en sus prácticas escolares. 71-81 . se imparten cursos para diseñar estrategias didácticas que les faciliten el trabajo. internet y sus diversos entornos) a fin de que logren integrarlos en su práctica docente. SECCIÓN EXPLORACIONES Luz María Garay Cruz Estudiantes. segunda época Nº 23. Sin embargo. usos de tecnologías digitales en ámbitos de vida cotidiana y escolar. En las escuelas se hacen esfuerzos para que los docentes usen los recursos tecnológicos digitales (computadoras. entretenerse y malgastar sus recursos. 71 revista de ciencias sociales. en especial de internet (páginas web). porque copian y pegan información en los trabajos escolares. mientras que otros ni siquiera demuestran interés por los usos y la presencia que tienen las tecnologías de información y comunicación (tic) en la vida cotidiana y escolar de sus estudiantes. otoño de 2013. no se ha logrado del todo esa inserción de las tic en las prácticas escolares y tampoco se ha gene- rado (en términos generales) que los docentes acepten los diversos usos que los niños y jóvenes hacen de esas herramientas. Las quejas más constantes son que los niños y los jóvenes usan las tecnologías solo para “perder el tiempo”. Algunos profesores opinan que hacen un mal uso de dichas tecnologías. Retos de formación para los docentes Introducción Uno de los problemas que frecuentemente se escuchan en sesiones de trabajo colegiado entre los docentes de distintos niveles educa- tivos está relacionado con el uso que hacen los estudiantes de los recursos tecnológicos digitales.

entendido este como uso de texto. Lo hasta aquí descrito no es una novedad. revista de ciencias sociales. siempre y cuando exista la tecnología de soporte para ello. gracias al fenómeno de la convergencia digital. En dicho sentido una primera reflexión en este texto está relacionada con las dinámicas comu- nicativas que se han generado especialmente entre los jóvenes. per- miten a los usuarios elaborar complejos productos que pueden ser compartidos en línea o enviados de manera casi simultánea. en sus propios espacios. Prueba de ello son los diversos entornos digitales que promueven la formación de redes sociales. en referencia directa a la posibilidad que ellos tienen actualmente de poder usar tecnologías de información y comuni- cación para la elaboración de sus propios mensajes. por ejemplo. Ahora bien. entender más rápidamente imágenes que texto. pp. Otra forma como se ha denominado a estos jóvenes es media generation. iPods. Los nativos digitales son generalmente jóvenes “multitarea”. teléfonos celulares. 71-81 72 Luz María Garay Cruz Estudiantes. como cámaras digitales. 2009). no es solamente la aparición de estos espacios lo que posibilita la construcción de espacios propios. al parecer. segunda época Nº 23. entre otros espacios expositivos como los blogs y las páginas personales. también buscan gratificaciones casi instantáneas (Prensky. . es una situación cons- tante en las escuelas. lo cual significa que ellos. en especial aquellos que han sido llamados nativos digitales. Existen diversas posibilidades para analizar esta problemáti- ca actual en el entorno educativo. otoño de 2013. como escuchar música y es- cribir un texto mientras mantienen una o más conversaciones en el Messenger. 2001). esos productos pueden ser expuestos a los ojos del mundo entero. Asimismo. como Facebook y Twit- ter. pueden estar realizando de manera simultánea varias tareas. Antes de iniciar esta reflexión vale la pena recordar algunas de las ca- racterísticas que Marc Prensky (2001) mencionó para definir a los nativos digitales. Muchas preguntas están en el aire y los retos tanto para las instituciones educativas como para los docentes siguen presentes. estos individuos se caracterizan por ser más gráficos que textuales. ellos aparentemente funcionan mejor al trabajar conectados en la red y. En todos estos entornos los jóvenes tienen la posibili- dad de montar la información que quieren en distintos formatos haciendo uso del lenguaje multimedia. institutos y universidades. usos de tecnologías digitales en ámbitos de vida cotidiana y escolar. En resumen. memorias portáti- les. imagen y sonido (Hidalgo. sino que de igual forma esto se debe a la creciente oferta de equipo. agendas electrónicas y un largo etcétera de gadgets tecnoló- gicos que. preferir la lectura de documentos hipertextuales.

Si nos guiamos por una definición muy sencilla de lo que es una red (y la entendemos como una forma Luz María Garay Cruz Estudiantes. ya que ellos hacen uso de la red y gadgets tecnológicos como parte de su rutina de vida diaria. 7) que están acos- tumbrados al engranaje mediático. 73 revista de ciencias sociales. podríamos decir que 1) son creativos. etcétera). 6) que son multitasking (multitarea). ¿qué pasa en realidad con las redes sociales de estos jóve- nes?. 5) que adoptaron como suyas las tecnologías móviles e internet. La definición de los nativos digitales ha generado mucha con- troversia. bajar y almacenar música. siempre será necesario ubicar los contextos socioculturales y los momentos históricos de los sujetos para poder entender la dinámi- ca de sus prácticas sociales. pero sí de un alto porcentaje que puede ajustarse al perfil que brevemente hemos descrito en párra- fos anteriores. y como el fin de este texto no es entrar en ella. sí existe una cierta consistencia en cuanto a los hábitos de uso de estos jóvenes internautas y algunas características que ha mencionado Prens- ky (2001) acerca de los nativos digitales. usos de tecnologías digitales en ámbitos de vida cotidiana y escolar. Es a esto a lo que los jóvenes por diversos motivos dedican un buen número de horas al día: buscan información para tareas escolares. ¿serán espacios reales de interacción o se están convirtiendo más en un escaparate de fotos. segunda época Nº 23. se apoyan en la red para planear muchas cosas de su vida cotidiana (comprar boletos de cine. me interesa destacar las siguientes: ¿de qué forma está cambiando la conducta humana la interacción con computadoras. Sin embargo. ¿Qué pasa con las formas de interactuar? De entre la gran cantidad de preguntas que surgen al reflexionar en torno de estos temas. otoño de 2013. adquirir discos. pp. 3) que nacieron y crecieron con medios interactivos e inalámbricos. Es muy claro que no es posible hablar de la generalidad de los jóvenes. 71-81 . y 8) que tienen interés en la interconexión. los dispositivos móviles y la conexión permanente a la red?. para organizar actividades de esparcimiento. solo men- cionaremos que coincidimos en varios puntos de vista con Pren- sky en la caracterización que hace de esos sujetos. manejar sus agendas. subir fotos.Usuarios jóvenes de internet Si bien no se puede hablar de una generalidad de uso. Si tuviéramos que dar algunas características de los jóvenes in- ternautas nativos digitales. 4) que poseen gran número de medios portátiles propios. 2) curiosos. avisos y recordatorios de eventos? Las respuestas no son fáciles.

Las redes sociales pueden dar al anónimo popularidad. etcétera. . grupos de pertenencia y demás elementos que le permiten a los visitantes de las páginas saber cosas de ellos. preocupaciones o necesidades. lo cual suele ma- nifestarse en retraimiento y. pp. Pero no sería justo quedarse en este nivel. porque rompe el aislamiento que puede aquejar a un gran número de jóvenes. de interacción social que está definida por un intercambio dinámi- co entre personas. compar- tir intereses sin fines de lucro. en excesiva vida social sin afectos comprometidos. grupos e instituciones en contextos muy com- plejos. de tal forma que cada nuevo miem- bro que ingresa transforma al grupo en otro nuevo. qué encuestas contestar y cuáles no? Este es un interrogante sobre cuya respuesta es necesario avanzar. podríamos decir que. en efecto. al diferente igualdad. qué videos ubicar en sus espacios. segunda época Nº 23. buscar pareja. Esto da pie a una reflexión más profunda que. Las redes permiten a los jóvenes hallar a otros con quienes com- partir intereses. Quizá justo por ello es que estos jóvenes prefieren utilizar su verdadera identidad: sus perfiles son fuentes de infor- mación acerca de edades. otoño de 2013. debido al uso que hacen la mayoría de los jóvenes. las opciones que tienen para personalizar esos espacios son casi inimaginables. pues ellas también se dedican a propi- ciar contactos afectivos nuevos. Un punto más a destacar es que. Por supuesto. otras veces. por ejemplo. se trata de datos que se quieren compartir. qué fotos subir. esto es. gustos. En las redes sociales es posible interactuar con otras personas aunque no las conozcamos. amistades. el sistema es abierto y se va construyendo obviamente con lo que cada suscriptor aporta a la red. como sistemas abiertos y en construcción perma- nente que involucra a conjuntos que se identifican en las mismas necesidades y problemáticas y que se organizan para potenciar sus recursos). si bien en muchos casos los jó- venes utilizan identidades diferentes. usos de tecnologías digitales en ámbitos de vida cotidiana y escolar. qué mascota virtual poner. y aunque no suce- diera más que esto ya sería mucho. en virtud de que esas de- cisiones están directamente vinculadas a los objetivos o propósitos de comunicación que tienen los jóvenes y constituyen parte de su revista de ciencias sociales. escuelas. ¿Cómo escogen los jóvenes qué información compartir. Es acertado afirmar que los espacios en internet que permiten la conformación de redes sociales ofrecen otras posibilidades co- municativas a los jóvenes. se puede afirmar que en tér- minos generales no lo hacen. es necesario concebir como un tema pendiente de investigación. 71-81 74 Luz María Garay Cruz Estudiantes. sin duda. De ahí que espacios como Facebook y Twitter sean escenarios en los cuales los protagonistas son ellos. estas redes se están convirtiendo más en un espacio de exposición que de comunicación. al discriminado integración.

otoño de 2013. pero la selección de fotos. asomarse y ver por una ventana la casa del vecino. ¿De verdad será tan importante el número de amigos que tienen en sus redes? ¿Es más importante quiénes están en sus redes? ¿Cuántas veces son “etiquetados”? ¿Quiénes escriben en sus muros? ¿Cuál es el núme- ro de comentarios que tienen sus fotos? ¿Cuáles los regalos que les mandan? Una cuestión que es necesario e importante tener presente es que todo. de todos los datos elegidos para compartir. los avisos son otros recursos que ofrecen a los chicos distintas maneras de estar en contacto. la diferencia es que en estos espacios todos deciden qué exponen y con quiénes se comunican. Los espacios de las redes sociales tienen varios recursos inter- nos que. pp. segunda época Nº 23. sumados al uso de los gadgets tecnológicos digitales que hemos mencionado. y ellos lo saben. qué formas de comunicarse establecen. las cámaras digitales y el iPod. la cual se ve reflejada en sus espacios. ya que el acceso a tales ambientes es libre. man- tienen una conversación sincrónica a través de un mensajero ins- tantáneo (como en Facebook). absolutamente todo. etcétera. está disponible a la mirada de quienes estén interesados en saber. intercambian mensajes en los muros (espacio en donde se puede establecer un ir y venir de saludos. música. es decir. para aque- llos que forman parte de la misma red. Es en este punto en el cual el fenómeno de la interacción comienza a cobrar más sentido para nosotros. Por ejemplo. Luz María Garay Cruz Estudiantes. lo cual nos llevaría a otra reflexión muy diferente. 75 revista de ciencias sociales. la intención es observar qué uso hacen de esas redes los jóvenes. el espacio de mensajes. como el teléfono celular. usos de tecnologías digitales en ámbitos de vida cotidiana y escolar. Tal vez no se ha hecho ya del todo evidente para ellos. 71-81 . Es en estos ambientes digitales donde se materializa de forma muy evidente la concepción y la ruptura del espacio temporal de la comunicación y la circulación de la información. Por otro lado. Los álbumes fotográficos en donde pueden comentar sus fotos.identidad. Cabe aclarar aquí que el tema no se refiere a un asunto de conte- nido. cómo priorizan sus intereses. comentarios y algunas breves y fragmentadas conversaciones asíncronas). Este comple- jo fenómeno ahí se materializa. Sin embargo. cobra mucho sentido y posee varios niveles de interpre- tación a los ojos de un análisis más riguroso. habría que preguntarnos también qué tan im- portante son las redes sociales como para que los jóvenes midan a través de ellas sus propios índices de popularidad. pues en estos espacios existe un proceso comunicativo asíncrono entre varios usuarios. han permitido que los jóvenes usuarios den rienda suel- ta a su creatividad para exponer y compartir información con sus pares. es visible para los demás.

hacer uso de redes sociales. es decir. abren espacios para la crea- ción de grupos virtuales en los cuales basta con ser amigo de un amigo para ser aceptado. Vemos pues que en estos espacios los jóvenes pueden compartir aquellos aspectos de su vida cotidiana que consideran importan- tes. Usos de entornos digitales de internet entre jóvenes universitarios En este apartado del texto se presentarán algunos datos. uso del correo electrónico. chatear. ver videos y películas. usos de tecnologías digitales en ámbitos de vida cotidiana y escolar. con jóvenes estudiantes de la Universidad Pedagógica Nacional (upn). y por supuesto una de ellas está relacionada con el uso que hacen o pueden hacer los niños y jóvenes de estos recursos tecnológicos en los espacios educativos. Es difícil llegar a abarcar todas las temáticas que van surgiendo alrededor de este tema tan complejo.. Entre las tareas que tenemos pendientes. opinan lo siguiente: revista de ciencias sociales. otoño de 2013. realización de actividades escolares. pues es obvio que mientras se escriben estas líneas seguramente las redes se están modificando. que nos permitirán identificar y ejemplificar algu- nos de los usos que los jóvenes hacen de los recursos digitales en entornos escolares. 71-81 76 Luz María Garay Cruz Estudiantes. Para empezar era importante conocer las principales activida- des que realizan los jóvenes estudiantes en internet. por el otro. Dicha tarea ofrece varias líneas interesantes de reflexión. las redes digitales fortalecen las re- des sociales presenciales y. segunda época Nº 23. Los jóvenes reportan la realización de actividades escolares en tercer lugar. De tal forma. coordinada por Luz Ma- ría Garay C. uso de redes sociales. uso de Messenger. revisar y descargar documentos. contactos con amigos. . revisar el co- rreo electrónico. por un lado. más allá de cómo lla- memos a esta generación de jóvenes usuarios de la red. Ello se debe a que encuentran ventajas en la red: ob- tención de información de una manera más rápida y actualizada. resultado de una investigación realizada en 2011. pp. de sus páginas personales y sus redes sociales. Al ser cuestionados sobre la importancia de la computadora e internet en su formación académica. diversidad de material para consultar. Las actividades que dicen realizar con más frecuencia en relación con las actividades escolares son: elaborar tareas. es cons- truir por lo menos un registro y noción de sus actividades en la red. se están creando nuevos usos de las mismas y generándose nuevas estrategias para su apropiación. Estas fueron: búsqueda de información.

e internet para complementar la información que me proporcionan los profesores (Jazmín). pues nos facilita el trabajo de buscar la in- formación. si pertenece a académicos o investigadores. libros digitales. al igual que el correo electrónico (Jazmín). Al respec- to dicen lo siguiente: Facebook empezó como entretenimiento. si se encuentra en páginas especiali- zadas o si es recomendada por profesores. dividen el Luz María Garay Cruz Estudiantes. otoño de 2013. canales de video (Youtube). hasta la organización para traba- jos escolares en el caso de los estudiantes universitarios. Al indagar sobre los recursos que emplean para obtener informa- ción. reportan hacer uso de periódicos y revistas en línea. avisos. afirman que los profesores acuden al correo electrónico para enviar tareas. También era importante saber si los estudiantes siguen algún criterio para elegir la información más conveniente para sus traba- jos. Facebook para platicar con mis amigos (Salvador). etcétera. Facebook y Hotmail. 77 revista de ciencias sociales. además nos ahorra tiempo (Alejandra). Twitter amigos y periódicos (Melissa). Además. Facebook y Twitter para relacionarme con otras personas y des- ahogarme (Alejandra). Respondieron que algunas valoraciones son la fuente de la que proviene. Sobre las redes sociales. Sobre todo para fines escolares. La mayoría coincidió en que primero se re- únen para discutir el tema a investigar. posteriormente fue un medio para organizar trabajos en equipo. [Es] muy importante. segunda época Nº 23. desde el entrete- nimiento y contacto con amigos. si es respal- dada por alguna institución. posteriormente. usos de tecnologías digitales en ámbitos de vida cotidiana y escolar. reportan varios usos. pues la computadora la utilizo para realizar mis tareas. no me gusta conectarme para platicar (Pamela). la mayoría de los entrevistados utilizan Facebook y correo electrónico para organizar los trabajos. pp. Como es evidente. se les preguntó a los alumnos cómo realizan el trabajo en equipo vía internet. Dado que utilizan las redes mencionadas para las tareas esco- lares. lecturas. 71-81 . Facebook para amigos y tareas. msn para tareas. [Es] muy importante. blogs especializados.

segunda época Nº 23. Sí. Algunas respuestas fueron: Sí. pues les permite realizar sus tareas e investigaciones de una manera más rápida. pero también como medio de organización para traba- jos escolares. 71-81 78 Luz María Garay Cruz Estudiantes. por lo tanto están aprendiendo a ser selectivos con los documentos y materiales que necesitan para la realización de sus tareas académicas. Es claro que antes han pasado por procesos de apropiación de estos entornos. Utilizan las redes sociales y el correo electrónico como un medio de comunicación con sus amistades. Además. otoño de 2013. pero depende de cómo se utilice. por el acceso. ya que no les deja algo significativo. un integrante es el encarga- do de reunir. unificar y reenviar la información al resto del equipo para verificar que el trabajo esté bien elaborado. trabajo y acuerdan un horario para conectarse a la red (Facebook. revisar las fuentes de infor- mación y no utilizar las primeras que señala el buscador (Melissa). pues no les sirve. Por último. Sin embargo. y los usos que hacen de estos recursos digitales para sus actividades revista de ciencias sociales. . tal como lo plantea Silvia Bacher (2009). es difícil ser clara mediante una com- putadora (Pamela). Es evidente que los jóvenes estudiantes universitarios consideran muy importante la computadora e internet en su formación acadé- mica. msn o correo electrónico). Sí. nos en- seña a ser selectivo y a sintetizar la información (Salvador). siempre y cuando se compare información y sepa- mos seleccionar la que nos es útil y descartar la que no es fiable (Alejandra). son conscientes de los riesgos al elegir sus materiales. les permite consultar diversos docu- mentos que complementan a los libros. porque en la actualidad nos ofrece mucha información. porque cuesta un poco de trabajo expresar todo lo que se quiere decir. pp. Pero en mi caso busco infor- mación para complementar y ver las cosas de diferentes perspec- tivas. además nos enseña un panorama más amplio de los temas (Jazmín). Sí. No. pues forman parte de su vida cotidiana. usos de tecnologías digitales en ámbitos de vida cotidiana y escolar. Las tic son parte central de su mundo. bueno. y no. siempre que se haga con cuidado. Si la utilizan alumnos de se- cundaria solo para copiar y pegar la información. Otro aspecto importante era conocer si la red es considerada por los estudiantes universitarios como una herramienta eficaz para estudiar y por qué.

usos de tecnologías digitales en ámbitos de vida cotidiana y escolar. pp. 79 revista de ciencias sociales. La tarea pendiente en este rubro será indagar con otras estrategias metodológicas qué estrategias de aprendizaje emplean para usar estos recursos. sino cognitivas. por lo menos en los procesos educativos formales. Hay un componente social (la familia y los amigos) que les enseña de manera informal a hacer uso de los recursos. Reflexiones finales Los resultados que se obtuvieron de la población estudiantil de la upn nos permiten ver (y tratar de generalizar) claramente el nivel de importancia que tienen las tic para las actividades cotidianas de aquellos jóvenes que tienen acceso a computadoras e internet en sus casas y escuelas. si bien en las escuelas se brinda acceso a los equipos. o cursos introductorios de informática en el nivel medio. otoño de 2013. segunda época Nº 23. La tarea principal en las escuelas y universidades es realizar un trabajo más sistemático para lograr que los profesores compren- dan mejor la importancia de las tecnologías digitales en la vida cotidiana de los estudiantes y generen estrategias que les permitan Luz María Garay Cruz Estudiantes. Cabe señalar que es común encontrar que se ofrecen cursos de paquetería básica. si bien reconocen que los usan para estar en contacto con familiares y amigos. es necesaria la guía de los docentes que los acompañan. lo cual matiza la idea de que los jóvenes solamente emplean las tic para su entretenimiento. En relación con los usos que dan a la computadora e internet. también les dan un uso educativo. El reto está en lograr articular los esfuerzos de la escuela y los docentes con las necesidades de formación de ambos. parecieran no existir estrategias de formación sobre cómo utilizar- los. es claro que estas necesidades no son necesariamente habilidades tecnológicas. por lo menos para la búsqueda de información y la elaboración de tareas. Desde nuestro punto de vista. 71-81 . se abre una interesante línea de investiga- ción para detectar qué tanto la escuela de manera formal y a través de cursos complementarios está promoviendo el desarrollo de ha- bilidades digitales entre los jóvenes. pero estos forman parte de cursos obligatorios. Este dato nos lleva a pensar que. Resulta interesante encontrar que los jóvenes reportan que el aprendizaje para usar los recursos no fue necesariamente formal. por lo menos en un nivel básico. Esto resulta importante pues ellos han logrado incorporar el uso de las tic en su formación.académicas responden a una experiencia solitaria y empírica. y reconocen a las tic como herramientas necesarias para su trabajo escolar.

org. Hábitos de los usuarios de internet en México. Tatuados por los medios. consultado el 15 julio de 2008. Dispo- nible en <http://www. MCB University Press. Disponible en <http://www. pp. Peña. Tecnologías de información y comunicación.consulta. A. —— (2007). México. México. pdf>. (2008) “Cuando el destino nos alcance. es un trabajo en el cual la partici- pación de los dos actores (estudiantes y profesores) es clave.org. . 9.pdf>.mx/interiores/99_ pdfs/12_mexicanos_pdf/20071210_NA_DestinoAlcanza_AMAI. usos de tecnologías digitales en ámbitos de vida cotidiana y escolar. Hidalgo. Universidad Pedagógica Nacional. incorporarlas a las prácticas escolares y obtener los mejores bene- ficios de ellas. Consulta Mitofsky. Peña. “Consideraciones y desafíos educomunicacionales para una alfabetización hipermedial”. 2007.marcprensky. La tecnología cotidiana”. También es importante que los jóvenes estudiantes desarrollen estrategias de uso de las tic que los favorezcan en su proceso de aprendizaje.) revista de ciencias sociales. 71-81 80 Luz María Garay Cruz Estudiantes. Jorge (2009).mx/temp/pdf- 0315967001193426740OB. Luz María. Disponible en <http://amipci. Asociación Mexicana de Internet y Dirección Comercial Televisa Digital. octubre de 2001.amipci. Paidós. (Recibido el 12 de febrero de 2013. Silvia (2009). Nº 5. C. Bibliografía Bacher. Digital Immigrants” .pdf>. segunda época Nº 23. en Garay Cruz. vol.mx/temp/estu- dio_amipci_2006_version_web-0788830001163608326OB. otoño de 2013.%20Digital%20Immigrants%20-%20Part1. consultado el 21 de abril de 2008. <http://www. Prenski. Dilemas de la educación en la era digital. Sin duda. (2006).) (Evaluado el 5 de marzo de 2013. Marc (2001). consultado el 15 julio de 2008. México. Horizontes interdiscipli- narios y temas de investigación.com/writing/Prensky%20-%20 Digital%20Natives. On the Ho- rizon. Buenos Aires.pdf>. de otra manera las prácticas de cada uno de ellos seguirán desarrollándose de manera independiente y no se logrará una buena articulación de esfuerzos que los beneficie a ambos en el proceso educativo. Asociación Mexicana de Internet y Dirección Comercial Tele- visa Digital. “Digital Natives.com. consultado el 24 de junio de 2008. 2006. Hábitos de los usuarios de internet en México.

Bernal. “Estudiantes. Luz María Garay Cruz Estudiantes. ¿Comunicación posmasiva? Revisando los entramados comuni- cacionales y los paradigmas teóricos para comprenderlos. Nº 7.). otoño de 2013. usos de tecnologías digitales en ámbitos de vida cotidiana y escolar. amic. Universidad Nacio- nal de Quilmes. Nº 23. Educare. en Portillo.php>. Ajusco (México). Nueva época. 81 revista de ciencias sociales. Cómo citar este artículo Garay Cruz. Publicaciones recientes: — “Usos y percepción de recursos digitales de internet entre académicos universitarios. año 4. 71-81 . Retos de formación para los docentes”. otoño de 2013. segunda época Nº 23.edu. 2011. México. Caso de la UPN- Ajusco”. 2012. e I. pp. edición digital. segunda época. usos de tecnologías digitales en ámbi- tos de vida cotidiana y escolar. Cornejo (coord. En línea: <http:// www.Autora Luz María Garay Cruz es doctora en Ciencias Políticas y Sociales con orientación en Comunicación. M. sep. uia. 71-81. Revista de Ciencias Sociales.unq. — “Brecha digital y desarrollo de habilidades digitales”. pp. Su proyecto de investigación en curso versa sobre los usos y apropiación de tic entre la planta docente de la esa misma institución. Profesora-investigadora de tiempo completo en el Área académica Tecnologías de información y mode- los alternativos. de la Universidad Pedagógica Nacional. México.ar/catalogo/311-revista-de-ciencias-sociales-n-23. Luz María.

.

en par. 83-103 . Optamos por esta Al comienzo de nuestra investigación. se La complejidad propia del tema promovió. Tagg. velocidad de las posibilidades de conectividad de cada interactuante. subyace la destinatario unos segundos concepción de que las comunicaciones se desarrollan de manera más tarde de enviarlo desde 83 revista de ciencias sociales. “te mando un texto”. con las prácticas lingüísticas y sociales propias de la comu.1 Fueron objeto de estudio de nombrar este objeto de tanto la percepción de los hablantes/usuarios como algunos de los estudio (Panckrust. 2009. puede de la conexión. 2 Como señala Cassany. que causa que un men- saje llegue al ordenador del nica. saje). bilidad de reconstruir los contextos de enunciación de los sms es. Ante la potencial comunicabilidad/conectividad. pp. peso del men- establecerse algún tipo de comunicación de índole (casi)2 sincró. de la comunicación por sms. Límites teórico-metodológicos del estudio de los sms como conversación Presentación 1 sms: sigla en inglés que corresponde a short message service. se registra recientes. por el tráfico de la red (volu- vés de alguno de los distintos medios electrónicos y que. tempranamente. segunda época Nº 23. partimos del supuesto de que estas nuevas (Padilla. a partir men de internautas. Y. 1). aún consenso en la forma nicación por mensajes de texto (sms). más generalizado en el uso de los hablantes de la ciudad tudiados. en los estudios sobre el te- ma. en los distintos niveles de lengua. p. 2009. comprueba la forma elíptica reflexiones metodológicas sobre el estudio de los sms. 35. 2008. otoño de 2013. En el principales rasgos lingüísticos. en el español bonaerense. nos dedicamos a relevar y denominación por ser la de describir fenómenos emergentes en relación con las interacciones empleo más generalizado mediadas por dispositivos de comunicación tecnológicos y. (“te confirmo por mensajito”). Al ser una “mensaje” o “mensajito” pa- ra referirse al hecho de enviar temática incipiente. 135) formas de relacionarnos suponen la interacción entre dos o se refiere al retraso provocado más hablantes/usuarios que realizan emisiones asincrónicas a tra.Lucía Cantamutto La recursividad de las interacciones contemporáneas. p. gran parte de la literatura afín no profundiza mensajes de texto por celular en los métodos de recolección de datos como tampoco en la facti. “‘casi’ p. Coincidiendo con la mayor parte de las investigaciones de Buenos Aires. Sin embargo. no existe ticular. uso cotidiano de la lengua.

la conversación “es una combinación de ele- mentos psicosociales y lingüísticos […]. Así. Por tanto. Sin embargo. situado de los recursos comunicativos provistos por una lengua sajes pueden llegar al destina- tario en un orden distinto del determinada dentro de su propio sistema sociocultural y la percep- que fueron escritos” (2012. 1994. pero que a veces y Briz. Bynon (1989). por sms. esta potencial conectividad se desarrolla en dife- rentes entornos: el usuario se asemeja a una terminal de múltiples redes (Baudrillard. comunicado y a la vez que un oyente recibe e interpreta lo codifi- presencia impide que ambos cado y mostrado por aquel en unas circunstancias comunicativas interactuantes estructuren simultánea e idénticamente la determinadas” (Briz. 2009) para describir el uso provoca desórdenes: los men. (1998). p. D’Andrea. cos asumen que “[…] junto al contenido comunicado. “hablamos por sms”). otoño de 2013. ción de los hablantes (Bravo. 13) o a un nodo de interacciones (Yus. Los estudios pragmáti- 71). Yus se- aportes teóricos referidos a la relación oralidad/escritura. simultánea y progresiva a través de diferentes interfaces como si fueran conversaciones. desde una perspectiva interaccional. interacción.3 Así “más que conectarse a las comunidades virtuales. 437). En el presente trabajo continúo revisando cuestiones metodo- lógicas atinentes a las investigaciones sobre la comunicación en medios electrónicos y. que este manifiesta una actitud ante lo rar el intercambio. una proble- mática emergente del estudio de la comunicación en entornos virtuales constituye la factibilidad de recoger y reconstruir los intercambios realizados entre los hablantes que revelen. 51). 2005. evi- dándose” (2010. Galindo Cáceres (y todos los otros dispositivos) están “imbricándose e hibri. Asimismo. Esta afirmación manifies. 32). p. fundamentalmente. p. 17). Bravo. que no impide el Adscribimos también a la pragmática sociocultural (Bravo intercambio. […] existe ta la dificultad para establecer los turnos de habla y estructu- un hablante que comunica. resultan relevantes para nuestra investigación los 3 En una nota al pie. 2009. 2002. 33). No puede ser considerada solo como una unidad lingüística: es inherentemente contextual y el ordenador del autor. den- ñala que internet con el móvil tro de las líneas de Ong (1989). La no co. preci- samente. 2004. 83-103 84 Lucía Cantamutto La recursividad de las interacciones contemporáneas . Es un es un tipo de interacción social” (Meneses. pp. Apuntes teórico-metodológicos El análisis de la conversación ha delimitado –precariamente– las unidades de análisis de la comunicación cara a cara y la conversa- ción coloquial. 2010). hoy en día las personas viven múltiples posibilidades de interacción y socialización en forma de redes personales que forman una inte- racción en el individuo como nodo” (2010. p. p. segunda época Nº 23. las características intrínsecas de toda interacción como conversación y cómo los usuarios la conceptualizan (“hablamos por chat”. retraso leve. a favor revista de ciencias sociales. p. p. 2002. Sin embargo. tando “caer en la visión dicotómica de oralidad/escritura. Crystal (2006 y 2008) y Gobato (2010).

Cada enunciado está condicionado por el entorno y por las características propias del dispositivo donde se produce. me basé en los lineamientos generales propuestos por Hutchby y Tanna (2008) y Tagg (2009). considero pertinente verificar una tercera arista que complejice esta relación binaria. 83-103 . Lucía Cantamutto La recursividad de las interacciones contemporáneas 85 revista de ciencias sociales. propongo un prisma para explicar fenó- menos propios del nivel pragmático y señalar las influencias recí- procas de los modos de realización de la lengua (Vela Delfa. en canales escritos. a veces. segunda época Nº 23. Coincido con Kress (2003. se desarrolla des- de lo fónico o gráfico (Koch y Oesterreicher. recupero las tempranas reflexiones de Gunther Kress: “Tanto la significación de la escritura como la significación de la lectura tienen que ser nuevamente pensados” (2003. se pueden conside- rar tres modos de realización que reflejan el carácter pragmático y performático de algunas prácticas lingüísticas y sociales observadas. entre otras”. performá- tico. pero. En este sentido. p. emoticones). En tal sentido. Conformación del corpus Durante el proceso de recolección de datos y conformación del corpus. la traducción es propia). otoño de 2013. pero opera de manera diferente: por su posibilidad de simbolización que trascienden el canal. advirtiendo a) los condi- cionantes del soporte. 241). p. Es multimodal. el género. que favorecen. 358). b) los contextos comunicacionales y c) las variables sociolingüísticas. pp. p. 2007. la aparición de marcas de oralidad (a través de estrategias visuales: uso de mayúsculas. escrito o tecnológico) y dentro de su volumen las realizaciones de la lengua que se desarrollan. También Yus (2010. En investigaciones previas. 35) indica la coexistencia de dos ejes. p. en cada uno de sus vértices con- tiene un modo (oral. Recuperamos lo que señala Gobato (2010. 35-36) en la necesidad de estudiar los entornos electrónicos a partir de un desplazamiento teórico des- de la lingüística a la semiótica. hipertextual. El modo tecnológico incluye las realizaciones a través (y a partir) de dispositivos electrónicos que enuncian por el usuario su discurso y lo transforman.de una postura en la que ambas puedan tener una serie de carac- terísticas dependientes de la situación comunicativa. 35. pp. Como figura esquemática. el oral/escrito junto al visual/verbal. el propósito de la comunicación. 208-209): “[…] confi- gura la serie de cuestiones críticas vinculadas al médium perceptivo que hace posible la observación y la comunicación digitales: ni acús- tico ni óptico. por los condicionamientos (desconocidos) del entorno receptor. pp. además. 2005. óptico y acústico a la vez”. El modo de realización tecnológico.

realizamos entrevistas semiestructuradas para 6 En la transcripción de los ca- establecer la extracción socioeducacional de la familia (años sos del corpus se señalan tres de escolarización de padres y alumnos)6 y la identificación con niveles: primario. sin marca. 7 Nokia. Samsung. De todas maneras. hora y fecha oficial). la Escuela de En- señanza Media Nº 5. A pesar de no haber estudiado en profundidad la composición poblacional. por otro. 2009. coincidimos con Andrade revista de ciencias sociales. 5 Precisamente.5 sideramos que estos datos Por razones de ética. Por un lado. texto pre. 82). cuya composición poblacional responde a dos es- tratos socioeducativos diferentes. español bonaerense. 83-103 86 Lucía Cantamutto La recursividad de las interacciones contemporáneas . ex Ciclo Básico– (grupo A). de escritura. y. tampoco es de salvaguardar la identidad de los hablantes. predominan las llamado Snapkeys que debe. los colaboradores firmaron un consenti- podrían permitir el estable- cimiento de los turnos de ha- miento informado (Tagg. producciones realizadas por adolescentes del grupo etario 1 (entre rá ser estudiado: conjuga el 12 y 15 años) y del 2 (entre 16 y 18 años). otoño de 2013. primó el nivel socioeducativo de los padres para 4 De establecer el recorte. segunda época Nº 23. y universitario o terciario. en planillas de papel (identificadas con un códi- lingüísticos y cotextuales no go) y a partir de instrucciones precisas sobre el modo de realizarlo. que atien- dictivo o teclado qwerty den a los parámetros sociolingüísticos y a la región dialectal del (Cantamutto. fecha y hora características sociolingüistas de los interactuantes. Además.. de amistad cuatro teclas y doce letras y educativo. dentro de un gru- palabras. ubicada en un barrio periférico (grupo B). Motorola. En este sentido. interacción cuando los datos transcribiendo. las situaciones de envío y recepción. pp. po restringido e íntimo. Asimismo. las escuelas medias pertenecientes a la Universidad Nacional del Sur (emuns) –Escuela Normal Superior “Vicente Fatone” y la Escuela “Ezequiel Martínez Estrada”. Recientemente se introdujo al mercado un sistema de joven-adulto. se intentó reconstruir el contexto de la Alumnos de diferentes cursos colaboraron voluntariamente. sin embargo. secundario. entre otros). Principalmente los jóve- teclado alfanumérico con un alto grado de predicción de nes intercambian sms con personas de su edad. mientras que en la escuela B solo algunos familia- res habían finalizado los estudios secundarios. así como también no se dio dependerá de la configura- ción de cada usuario (es decir. especificando las situación comunicativa. ZTE.8 Blackberry. interactivas planteadas4 y los datos temporales del teléfono móvil. consecutivos entre sí. mientras que el grupo A se conforma por alumnos provenientes de diferen- tes barrios de la ciudad cuya extracción sociocultural es heterogé- nea. a fines bla. El trabajo de campo se realizó en dos escuelas de Bahía Blan- ca (Argentina). 2011 y 2012). clubes. Con. se mantuvo el anoni- totalmente confiable ya que mato de la totalidad de los implicados. permitieran dar cuenta de la sms enviados y recibidos. Corresponden a los vínculos joven-joven. se anotó la marca de celular que utilizaban7 y el modo LG. p. Por las circunstancias de recolección. grupos de pertenencia (bandas musicales. De manera que la pertenencia al barrio periférico y el bajo nivel socioeducativo de los padres estableció el criterio para delimitar el grupo B. Haweii. dentro de los dominios de uso familiar. El corpus definitivo está conformado por 969 sms. a conocer información de carácter privado. esta manera. En este caso. iPhone 8 Letra por letra. a partir de las entrevistas observamos que en la es- cuela A la mayoría de los padres han alcanzado estudios terciarios o universitarios.

enunciados se comprenden: ceden al enunciado estudiado. pp. p. Brown y Yule (1993) identifican algunos factores que intervienen en los procesos de producción e interpretación de enunciados (tema. forma del mensaje. otoño de 2013. 198). en la mayo. identificamos una de las mayores 9 Coseriu. 83-103 . 2002. región. Asimismo. Asimismo. tiva lingüística. asimismo. Reconstrucción del contexto El establecimiento del contexto de la enunciación. ya que. También. la índole de las comunicaciones que se desarrollan bal y extraverbal (Calsamiglia a través de los medios electrónicos no están ancladas más que en y Tusón. 107). ver- ría de los casos. sociocul- tural y cognitivo. contexto contexto situacional en el cual se desarrolla la comunicación es y universo de discurso. Para difícil de verificar hasta para el mismo usuario. p. características de los participantes) a los que le suman el cotexto. como los hablantes colaboradores son compañeros de curso. los enunciados inmediatos al enunciado o emi- sión que se está analizando. Según la óptica de los diferen- tes autores de la teoría pragmática y del análisis del discurso. Lucía Cantamutto La recursividad de las interacciones contemporáneas 87 revista de ciencias sociales. implica.9 Inicialmente. resulta axiomático tener en cuenta el espacio y el tiempo como algunos de los factores fundamentales del contexto enunciativo. para los estudios realizados desde una pers- pectiva pragmática o de análisis del discurso. segunda época Nº 23.Hidalgo (2008) sobre la importancia de las redes sociales juveniles y las redes personales de interacción física-virtual propuesta por Yus (2010). En tal sentido. situacional. señala que tudio pragmático de los sms (y de las interacciones producidas en hay cuatro tipos de entornos a partir de los cuales los los entornos electrónicos): los enunciados que preceden y pro. desde la perspec- problemáticas a las que debe enfrentarse el investigador en el es. observar una serie de elementos que lo conforman. código. este autor. identificar cuáles son los rasgos del contexto relevantes para cada interacción. el contexto se define en mayor o menor grado por diferentes niveles (Calsamiglia y Tusón. canal. el establecimiento del situación. es posible verificar la fidelidad de la transcripción de los intercambios tras cotejar las planillas de ambos interactuantes. el contexto se subdivide en idiomático. Es necesario. la rele- vancia o no de los rasgos contextuales estará determinada por la naturaleza del enunciado que se esté estudiando. cuando ambos participaron de la inves- tigación. marco. es decir. Es así que el contexto puede dividirse en cuatro tipos: espacio-temporal. tipo de evento co- municativo. Sin embargo. en los entornos electrónicos. A la luz de esta categoría. en un número importante de casos dentro del cor- pus. es posible leer la secuencia completa entre amigos o compa- ñeros de escuela a partir del envío y recepción de sms en una y otra dirección de la díada. 2002.

Si bien no lo profundizaremos ¿Cómo el usuario destinatario recibe los sms? ¿Cuáles son las en este trabajo. monológicas (Briz. 2010. la conexión a internet no es las elecciones que hace el usuario y en qué supuestos se basa para habitual (Proenza. Si bien es posible que se deba al recorte de tiempo durante el cual se realizó la recolección de sms o por cuestiones particulares de los diferentes grupos de usua- rios. el contexto que es tangible a nivel indexical (por ejemplo. Retomamos. 2012). 2010) y bajo el per.11 es notable que muchos enunciados sean solo producciones aisladas orientadas mayormente a los fines interpersonales de la interacción y ya no transaccionales. Por tanto. otoño de 2013. p. de sms con funciones apelativas o que manifiestan fórmulas de cortesía y expresiones de buenos deseos. frecuente. se manifiestan emisiones aisladas que no requieren respuesta. ¿cuánto de la función co- poráneas se desarrollan bajo la ilusión de instantaneidad municativa o de estímulos de carácter ostensivo predominan en la (Gobato. Es pro- corpus. en el corpus reacciones que implican una intervención reactiva del interactuan- se rastrearon múltiples mar- cas de deixis témporo-espa- te? ¿Es posible establecer unidades dialógicas en los sms o es con- cial que dan cuenta de que veniente que sean estudiadas a partir de las unidades de análisis las comunicaciones contem. se observan escasas interacciones que se desarrollan íntegramente por sms. la conceptualización del usua- yor frecuencia estructuras rio como nodo de Yus (2010) que subyace a lo observado en el secuenciales de sms como interacción completa. al considerar el estudio de los sms como con- rasgos específicos del evento versación. a través de la deixis). pp. Dentro de este grupo. se establezca la interacción. Es decir. Tal es el caso. hacerlas? ¿Qué resultado se obtiene en cada entorno? Todas es- revista de ciencias sociales. en el caso del grupo socioeducacional sario comprobar y reconocer otras situaciones comunicativas la- bajo (B) se observan con ma. segunda época Nº 23. tentes. 2003)? En todo caso. 83-103 88 Lucía Cantamutto La recursividad de las interacciones contemporáneas . Un sms no implica una respuesta sal- vo que haya preguntas o se trate de sms orientados a interacciones transaccionales del tipo de organización familiar o entre amigos 10 La deixis codifica los rasgos (este grupo corresponde a la orientación mayoritaria de los sms del contexto de enunciación del corpus estudiado). interpersonales. Cuando se verifican este tipo de emisiones no se encuentran respuestas de parte de los interlocu- tores. nuevamente. 20)? manente supuesto de que los Por otra parte. ¿Por qué usar un medio y no otro? ¿Cuáles son tarse.10 Dentro del corpus. Bajo este supuesto subyacen muchas de las ausencias que se ve- rifican a lo largo del corpus. la necesidad de respuesta debe ser manifiesta): también es nece- 11 Por ejemplo. comunicación por sms (Yus. no solo se establecen dificultades privativas de la si- comunicativo son brindados por los sistemas operativos tuación comunicativa que supone como marcada la intervención (hora de emisión y datos del reactiva (siempre atendiendo al grupo etario adolescente donde hablante). 1983). bable que esto se deba a la Es necesario reflexionar sobre las prácticas sociales vinculadas ausencia de otras terminales a los sms y el modo en que estas se ejecutan en las interacciones o entornos a los cuales conec. en la forma prototípica de los atendiendo al hecho de que la sms con orientación interaccional la respuesta posiblemente sea lengua primordialmente está vista como un elemento marcado y ya no una condición para que diseñada para la interacción cara a cara (Levinson.

“se organiza en una serie de uni- dades monológicas. una conversación se define como conjunto sucesivo y alternante de turnos de habla ocupados por diferentes hablantes. Briz señala que la conversación se diferencia. otoño de 2013. la conversación construye. El análisis conversacional considera. Estas unidades de análisis propuestas por Briz y el grupo Val.Es. donde tanto los participantes como el contexto no tienen restric- ciones previas para dar lugar a este tipo particular de comunica- ción (Van Dijk. el inter- cambio y el diálogo” (las cursivas son nuestras). Desde el orden externo. En tal sentido. La no pre- determinación de dicha alternancia es su característica distintiva frente a otros discursos dialogales. 83-103 . […] lo cual no significa que di- cha toma o cesión de turno no quede sometida en último extremo a ciertos principios o convenciones socioculturales (2006. y dialógicas. 51). de manera cooperativa. 1983). p. para su estudio. Las unidades de análisis de la conversación Desde la perspectiva teórica del análisis del discurso. a través de los cuales se articula y progresa. la acción y el significado a partir de la alternancia y coordinación entre los hablantes. 2002). en dos órdenes: el interno y el externo. se considera al discurso como una práctica social modulada a partir del uso lin- güístico contextualizado (Calsamiglia y Tusón. a la conver- sación como un prototipo de la interacción. al menos. el acto y la intervención. En tal sentido. Es importante atender a este aspecto a la hora de establecer parámetros para contextualizar los enunciados produ- cidos y emitidos a través de los dispositivos de comunicación elec- trónicos y las plataformas implicadas.tas preguntas subyacen a la comprensión de los usos sociales de los medios electrónicos que han modificado tanto las relaciones interpersonales así como también los lazos establecidos entre las comunidades físicas y virtuales (Yus. Lucía Cantamutto La recursividad de las interacciones contemporáneas 89 revista de ciencias sociales. segunda época Nº 23. p. en particular. se en- tiende como un tipo de interacción verbal. pp. En cuanto a la estructura interna. preferentemente oral. 17). Por tanto. 266). seña- la Briz (2000). “tener en cuenta el contexto exige observar el marco en el que se elaboran y se manifiestan las piezas discursivas” (2002. es ineludible establecer el contexto de la interac- ción. Con frecuencia.Co para la conversación coloquial deberán ser re- visadas a la luz de las nuevas formas de interacción en los medios electrónicos. 2010. p. Por su parte.

generalmente. 83-103 90 Lucía Cantamutto La recursividad de las interacciones contemporáneas . los interac- tuantes aumentarán la actividad inferencial aunque. con menor saturación contextual). En ambos interactuantes. 2010. Asimismo. al tratarse de redes En los últimos años. el contexto “nunca está sobreentendido o es un componente estático en la comunicación. 35). 2010. suelen ser miembros de una comunidad cerrada que se relaciona en entornos virtuales y en entornos físicos (Yus. Es decir. En el caso particular de las interacciones en entornos más “tex- tuales” (es decir. En tal sentido. 33). telé- fono por internet con webcam. el recíproco conocimiento de los interactuantes favo- dades que se abren para las co. p. 13 Estos entornos cognitivos reducido (Yus. En Ciberpragmática 2. De todas maneras. 24). se destaca Francisco Yus (2010). entornos basados únicamente en el texto tecleado” (Yus. mutuos no deben restringirse Sin embargo. por otro. rece que el entorno cognitivo mutuo no esté más que parcialmente municaciones contemporáneas. En todos los ca- sos. pp. pueda verse reducida: quienes interactúan por sms. el esfuerzo cognitivo para reconstruir psíquico que es manifiesto para la interacción como objeto de estudio deberá ser rectificada a par- los dos interlocutores y que am. p. con una de las miradas revista de ciencias sociales. tir de entrevistas que permitan dar cuenta de los elementos contex- bos comparten en un contexto concreto” (Yus. p. muchas veces. reponerse. tan- probable que el contexto físico to en sus características específicas como en su confrontación con de enunciación –en caso de ser relevante– sea conocido por estrategias y mecanismos propios de la interacción cara a cara.13 Los vacíos informativos podrían. p. la ausencia de estructuras prototípicas o definiciones más estables tensificarse en el conocimiento sobre los géneros discursivos de las comunicaciones virtuales. 2010. otoño de 2013.) y. muchos de estos vacíos informativos siguen vi- a “la parte del entorno físico o gentes en el corpus: es decir. se produce un desplazamiento entre lo que se desea comunicar y lo que el interactuante interpreta: los vacíos de información que deben ser llenados implican un esfuerzo cognitivo subsanado a par- tir de la actividad inferencial. compartido sobre la orientación de determinada comunicación o el conocimiento cotextual del mensaje. es electrónicos constituye una línea fructífera de investigación. tienen un amplio conocimiento compartido o entornos cognitivos mutuos. 43). sino que constituye una información mental ligada a las necesida- des comunicativas e interpretativas” (Yus. aunque no se verifique una copre- para señalar con un sustantivo colectivo el conjunto de posibili- sencia física. 2010. Yus señala que es posible ubicar cada una de las distintas “formas de comunicación”12 en una “escala de contextualización”. los aportes de la corriente de la ciberpragmá- tica proveen importantes categorías conceptuales para el estudio pragmático de las interacciones realizadas en entornos electróni- cos. etc. la interacción comunicativa en los entornos sociales de interacción. con poco 12 Nuevamente el vacío léxico esfuerzo. p. Considero que el Revisión crítica del problema entorno físico retrocede sus- tancialmente sin desaparecer ya que. 51). Máxime ante no que podrían ampliarse o in.0. tuales que participan en la comprensión del mensaje. Por tanto. en un polo se ubicarían los “entornos muy saturados de información contextual (videoconferencias. 2010. tal sentido. segunda época Nº 23. si.

Estas producciones. Estas discusiones –aún vigentes– advierten “También se trata de un en- sobre la complejidad (no siempre manifiesta) de los discursos de torno dinámico. 2007. Campano Escudero. El estado de la cuestión que presentamos a continuación mues- tra un breve recorrido por las investigaciones precedentes. Lucía Cantamutto La recursividad de las interacciones contemporáneas 91 revista de ciencias sociales. para el investigador. tecnológica y la competencia van desplegando nuevas características (a partir del desarrollo de entre marcas provocan que los recursos vayan incorpo- aplicaciones o atendiendo a las necesidades de los usuarios/ha.14 cebook incluye un servicio de Es decir. la re- 14 En palabras de Cassany: visión de las existentes. Fa- que se adscriben las producciones discursivas contemporáneas. p. aún hoy.” (2012. 2012). dinámicas. Ambos trabajos se vuelven cardinales para comenzar a comprender algunos de los discursos producidos en los entornos electrónicos. el libro digital de López Alonso y A. organizarnos y comu- nicarnos a partir de la convivencia constante con computadoras. muchas veces carecemos de marcos interpretativos para mensajería o una galería fo- abordar las características discursivas de estas producciones. rando nuevas prestaciones. en el Observatorio de la Cibersociedad. discusiones sobre la pertinencia de categorías preexis- tentes que den cuenta de la complejidad discursiva de estas nue- vas producciones. 73). al menos. quien. requieren de nuevas categorías para su análisis o. tográfica. 2007. etc. 83-103 . Asimismo. pp. Nos detenemos acá porque las diferentes conceptualizaciones ayudan a comprender algunas prácticas sociales y lingüísticas con- temporáneas como fenómenos complejos que. otoño de 2013. internet y celulares (Morley. La evolución los entornos electrónicos. Cassany. volátiles. Un número importante de textos se recogen. desde una perspectiva etnográfica. En ese contexto. 2012). tempranamen- te.más amplias de conjunto de los distintos entornos y los aportes so- bre los géneros electrónicos de Vela Delfa (2005). En algunos estudios sobre comunicación contemporánea se observa cierta dificultad para definir los mensajes producidos en los nuevos entornos de comunicación como género o tipo textual. Séré (2006) compila una serie de trabajos en torno a los tex- tos electrónicos como nuevos géneros discursivos. blantes) que. en algunos casos. se destacan las aportaciones de Mayans i Planells (2000 y 2002). Sin embargo. segunda época Nº 23. se manifiestan en la dificultad por lo que al final los géneros de dar cuenta de los géneros discursivos o tipos textuales a los van pareciéndose: el correo Gmail incorpora un chat. Vela Delfa (2005) esboza los criterios para definir el correo electrónico como un género dentro del hipertexto “textos electrónicos”. ofrece un análisis so- bre la dificultad de definir el género chat. a partir de su comparación con textos producidos en otros sopor- tes (Gómez Camacho. La apa- rición de discursos producidos en entornos virtuales ha suscitado un amplio número de trabajos que reflejan posturas diversas sobre los cambios en los modos de relacionarnos. Esta preocupación ini- cial por definir y clasificar las producciones textuales conlleva.

También estudia cómo los hablantes construyen su identidad en esta práctica. segunda época Nº 23. Asimismo. las características intrín- secas de estos entornos (mutabilidad y adaptabilidad) entorpecen o hacen insuficientes las formas prototípicas para encorsetar los fenómenos emergentes. los aportes de Herring y Zlenkauskai- te (2009) quienes realizaron un estudio sociolingüístico sobre el intercambio de sms con la televisión en Italia. quien. Por tanto. también desde la sociolingüística. diferencia entre los géneros transferidos y los autónomos. Dentro de estos podemos destacar los trabajos de Hutchby y Tanna (2008) en torno a la organización secuencial en el intercambio de sms a partir del estudio de dos usuarios en Gran Bretaña. en lapsos muy breves. la ausencia de una tipología clara para describir este dis- curso). remarca la necesidad de un enfoque multidisciplinario y cuestiona la posibilidad de definir este tipo de comunicación como género discursivo. otoño de 2013. Los segundos “dependen de las posibilidades técnicas de la red: los emergentes son evoluciones sofisticadas de los adaptados. Así se flexibilizan aquellas genea- logías poco exhaustivas que han intentado encontrar orígenes re- motos a producciones muy recientes. quien señala algunas problemáticas del estudio del sms (principal- mente. pp. pese a que es preciso adscribir. 83-103 92 Lucía Cantamutto La recursividad de las interacciones contemporáneas . 74). con escaso parecido con los géneros en papel. La comunicación por sms En el conjunto de investigaciones que abordan los discursos mediados por dispositivos tecnológicos. 2012. y la investigación. La confrontación de diferentes corpus propios muestra que. las interacciones contemporáneas a determinados géneros textuales –y así anticipar su posible estructura y las formas prototípicas en las que se desarrollará la comunicación–. los sms presentan me- nor número de estudios. Los primeros reproducen o adaptan los documentos pensados en papel. para su análisis. como el chat o las redes sociales” (Cassany. Cassany –recuperando a Yus– delinea una clasifica- ción de los géneros a partir de su vínculo con el mundo analógico. Nuestro antecedente más directo es la tesis doctoral de Tagg (2009). Esta investiga- revista de ciencias sociales. p. de Panckhurst (2009). y los autóctonos carecen de equivalente impreso. la mutación constante de los entornos comunicativos conlleva a múltiples cambios per- ceptibles al nivel estructural de los mensajes. En primera instancia. hizo un estudio lingüístico de un cor- pus de sms a partir del análisis de la práctica de texting o intercam- bio de sms como variación pragmática. en Inglaterra.

En esta dirección.ción es un antecedente de suma importancia porque demuestra el interés por los sms en otras lenguas. observación partici- pante). la tesis de maestría de Andrade Hidalgo (2008) se ocupa de la interacción de los jóvenes a través de sms en Ecuador. manifiesta que “por tradición o costumbre existen las mismas configuraciones básicas de los grupos y el móvil solo las ha delimitado o expuesto de una nueva forma en esta sociedad apoyada en la tecnología” (2008. sino a través de un medio electrónico como internet”. con quien coincidimos. existe escasa literatura sobre los problemas propios de la conformación de un corpus de sms y de la elaboración de los datos (Hutchby y Tanna. p. el re- conocimiento de usos de formas abreviadas y la importancia del factor etario a la hora de definir los contactos que se establecen mediados por estas tecnologías. Hidalgo (2010) y Bevilacqua (2012). 2009). A partir de diversas técnicas de recolección de da- tos (entrevistas. se deben tomar sucesivas decisiones con respecto al tras. Lucía Cantamutto La recursividad de las interacciones contemporáneas 93 revista de ciencias sociales. Panckhurst. Parilla (2008). con la particularidad de que se trata de interacciones llamadas ‘vir- tuales’ en tanto no se desarrollan en presencia de los interlocuto- res.15 Retomamos las palabras de Palazzo (2005): “En el chat se privilegia el entorno conversacional. 99). amigos/ compañeros). Sobre el español. 2009. De todos modos. Por último. hasta donde llega nuestro co- nocimiento. 2008. Tagg. En la Argentina existe una trayectoria de estudios sobre el dis- curso del chat. donde se observa la trans- ferencia de características propias de la variedad lingüística en el soporte digital de la computadora hacia la mediada por tec- nología celular. weblogs y el correo electrónico que sirve de antece- dente para la investigación sobre sms. La autora. es importante señalar que su trabajo se centra en la distribución del tipo de contacto. en Cantamutto (2012). se suman los aportes de Castro Rojas (2007). segunda época Nº 23. otoño de 2013. releva la relación que tienen los jóvenes con el aparato celular y con diferentes actores sociales (padres/adultos. la mayor parte de las investigaciones centra- das en la interacción virtual señalan que. encuestas. Desarrollo De manera coincidente. 83-103 . al momento de conformar un corpus. Asi- mismo. pp. no existen estudios de la índole aquí propuesta. La presente reseña muestra que. 15 Véase “Estado de la cues- paso de un determinado formato (el digital) a otro (que también tión”. queremos resaltar los estudios de Parini (2008) sobre los sms en el habla adolescente. grupos focales.

Considero. y el rechazo de otros para lle- var adelante cada una de las sucesivas interacciones. asimismo. b) conectividad: variación a partir del acceso a internet o señal de móvil. segunda época Nº 23. en muchos casos. En entrevistas complementarias algunos usuarios manifiestan la alternancia de aplicaciones para no “invadir” al inter- locutor o explicitar que la respuesta no es obligatoria (el sms parece menos “interactivo” que el WhatsApp). Del teléfono gsm a internet: los sms de carácter ostensivo Con frecuencia. Aún más: la intervención reactiva puede o no continuar por el entorno donde se inició la comunicación: los interactuantes no siempre diferencian entre la “gama de opciones o posibilidades” de interacción en línea. computado- ra. Con frecuencia. Por diferentes motivos. no se ahonda en aspectos propios de cada aparato en particular. dentro del corpus. se observa que los hablantes del grupo socioeducativo alto optan por enviar sms donde la interven- ción reactiva del interactuante (presumimos) se manifiesta en una revista de ciencias sociales. pp. se observan las transformaciones que ejer- cen los distintos dispositivos tecnológicos (teléfono vs. En los corpus complementa- rios y contrastivos he verificado que los usuarios optan por conju- gar todas las opciones que tienen para comunicarse entre sí. En todas estas variaciones es probable (aunque no determinan- te) que prime el deseo de desarrollar exitosamente la comunicación evaluando el costo para el usuario. puede ser digital pero ya ajeno a la plataforma donde se desarrolló la comunicación). se verifica que los usuarios inter- calan opciones tras evaluar la conectividad real o la extensión de los enunciados. necesario profundizar aún más en los supuestos de los usuarios que subyacen tras la elección de deter- minados dispositivos y aplicaciones. ¿Por qué los interactuantes fluctúan entre aplicaciones? Proba- blemente no sea posible identificar todos los factores que influyen en esta elección. 83-103 94 Lucía Cantamutto La recursividad de las interacciones contemporáneas . Es decir. Los nuevos dispositivos de co- municación se integran socialmente mediante las representaciones que se construyen a través de los medios de comunicación y a través de la propia experiencia de los sujetos. por ejemplo) así como los programas (chat vs. otoño de 2013. correo electróni- co) donde se desarrolla la comunicación aunque. c) límite de caracteres: en función de las necesidades del hablante. Algunos de los motivos que favorecen esta variación pueden agru- parse de la siguiente manera: a) cuestiones económicas: elección del medio en función del costo. d) accesibilidad del interactuante: adecuación a las posibilidades comunicativas del receptor. los usuarios/hablantes pueden desarrollar la comunica- ción de manera simultánea o progresiva en distintos entornos.

caso de tratarse de una inte- racción completa. al citar los ejemplos del Se el sabado llueva o truene salgo con ustedes. otoño de 2013. 17 En el desarrollo del análi- Tema: ruptura de pareja. 83-103 .(413) Jajaja xq salimos el viernes todos y no me dio bola por al que pertenece el hablante. Lucía Cantamutto La recursividad de las interacciones contemporáneas 95 revista de ciencias sociales. Viste q me pelie. i cuando me vas a contar entoncessssssssss? Jaja entre paréntesis el número de a.(411) Emisor: A-2-F Destinatario: A-2-M Vínculo: amigos. después respeto a lucho.(31)16 Emisor: A-2-F17 Destinatario: A-2-F Vínculo: ami- gas. y llevo las cosas dsd kasa. Kiss santurrona b. a corpus.(61) Emisor: A-2-F Destinatario: A-2-F Vínculo: amigas. vas a inglish? el que se inscribe (1. el hablante direcciona hacia donde se desarrollará la interac- ción posterior.(417) Cuando te vea o despues x face book a re bestia lo escribia interactuante “(1)” y “(2)”. Y nada si es femenino o masculino y. los sms envia- dos se ocupan de señalar dónde se continuará la comunicación: Ejemplo 1: a. El contexto comunicacional Ni en dope no? se explicitará en función de a. Es decir. Tema: resolver tarea escolar Ahí te mande por facebook lo que tenes que hacer para salud es tipo resumen en un power nada complicado lo necesito tipo 8 por favorrrr b. segunda época Nº 23. pp. a. En caso de Ejemplo 3: que se trate de una interacción (extracto) se señala con “a” y “b” cada uno de los interactuantes. pero el investigador solo puede suponer la continui- dad de dicha interacción en otro ámbito distinto a la comunicación por sms. Ejemplo 2: a. avi- same q me conecto elegimos el des.(415) No creo. Xq me hizo mas cositas el los datos que las planillas IDIOTA y como q rebalso el vaso de genux mas o menos y nada de transcripción provean.(63) Sisi ya lo recibi ahora me fijo si lo puedo ver orden dentro del corpus. se señalará b. me re calente mal y listo ya fue que se mate. Si estoy mejor capas. Pq adelantito??? Jaja. Adelannto no mas despues t cuento bien. sis. Tema: resolver tarea escolar.(32) Emisor: A-2-F Destinatario: A-2-F okok despues me conecto y te digooooo kisses. el grupo etario en b.(414) Malichimo q idiota. se utilizará esta notación durante todo el análisis. Como se observa en los siguientes ejemplos. el número del b.(62) Emisor: A-2-F Destinatario: A-2-F Orne te llego mi mail?????? 16 El número corresponde al a. en se- En cherio?? Pucua? (pq?) gundo lugar el grupo escolar a. alto o bajo (A o B). En ya esta. 2 o 3). los datos se consig- re mal escribia!! Con baul narán de la siguiente manera: en primer lugar. gorda esta horrible el dia y estoy terminando lo de historia.(416) Jajajaja.emisión producida en otra aplicación o a través de otro entorno. por último.(412) Emisor: A-2-M Destinatario: A-2-F sms dentro del corpus.

Dentro del móvil: el progresivo desplazamiento de los sms hacia los chats gratuitos De idéntica manera a lo que se observa en los sms anteriores. en el ejemplo 4. en otros grupos etarios y socioeconómicos el uso de los sms está en franco retroceso: se observa que quienes con- tratan planes de telefonía móvil e internet solo utilizan los sms con quienes no tienen disponible los servicios de internet o en situacio- nes donde la rapidez y efectividad de los sms favorece su elección. Dentro del corpus. Ne se depsues de ultima te llamo que te extraño tonti J b. El investigador debería realizar entrevistas suplementarias que le permitan a) definir si es una emisión interactiva.(284) Emisor: A-1-F Destinatario: A-1-F Vínculo: amigas.(418) Jsjaja face book :P daale. Yo tmb lokk! Besoo El ejemplo 3 resulta clarificador: el hablante insta al usuario/re- ceptora continuar la comunicación por otro medio distinto al sms (le sugiere continuar por Facebook para no gastar más sms o que conversen presencialmente). ebuddy. otoño de 2013. Tema: conexión a Facebook. Si bien por el grupo etario y so- cioeducativo donde se recolectó el corpus no se evidencia el uso de mensajeros gratuitos. tam- bién es posible verificar un paulatino desplazamiento de las inte- racciones por sms (que. CNECTAT AL FB! MARI Es así como. segunda época Nº 23. separado. no es posible establecer el contexto de la interacción a partir de los rasgos que el mismo enunciado exuda: sin embargo. entre otros). en la que la respuesta del usuario destina- tario fue llevada adelante dentro de las demás opciones que tienen los usuarios para desarrollar las comunicaciones y b) atender a los rasgos del nivel pragmático-discursivo que se puedan inferir a ni- vel indexical. dsp hablamos. Blackberry Mes- senger. pp. como ya hemos señalado. IM. De la misma ma- nera. están signadas por el establecimiento de un precio fijo por un número de carac- teres limitado) a interacciones realizadas en el marco de los chats gratuitos de los teléfonos celulares (WhatsApp. los interactuantes comparten suficiente información mutua como para comprender la emisión. no es posible com- probar si efectivamente esa interacción continuó. revista de ciencias sociales. 83-103 96 Lucía Cantamutto La recursividad de las interacciones contemporáneas . en el siguiente ejemplo no es posible verificar si existió o no una respuesta reactiva: Ejemplo 4: a.

Dentro de nuestro corpus solo se verifica un sms que responde a este paulatino desplazamiento de una tecnología por otra: Ejemplo 5: (386) Emisor: A-2-F Destinatario: A-2-F Vínculo: amigas. había alcanzado los 2. la aplicación gestionaba 1. p. las in- teracciones se desarrollan en simultáneo por diferentes canales o entornos sin que los usuarios pueden distinguir fehacientemente los límites entre las interacciones cara a cara (con copresencia físi- ca) de las interacciones virtuales (Yus. que si no te mando del black no res- pondes? Clara Sin embargo. con los usos de men- sajes breves y escritos en el teclado del teléfono. Por último. 2012. Tema: ausencia de respuesta.000 millones de mensa- jes al día en octubre de 2011. 2010). la dificultad inherente al estudio de las comunicaciones actuales: como un rizoma. dos años después de su lanzamien- to. 43). pp. necesariamente. En muchos casos. segunda época Nº 23. 83-103 . también se verificaban emisiones aisladas cuyo contexto interaccional no es posible reponer para su estudio pragmático-discursivo. se hace evidente reconocer que el objeto de estudio de los sms deberá contrastarse. señala que. La conjunción propia de comunicarse constantemente con personas de las redes perso- nales favorece el borrado de la distancia o la ausencia del cuerpo Lucía Cantamutto La recursividad de las interacciones contemporáneas 97 revista de ciencias sociales. Eu son gratis los mensajes. Sin embargo. Una nota publicada en diciembre de 2012 en el diario Infobae arroja datos sobre el declive de los sms en pos de los servicios de mensajería instantánea: “El ascenso de WhatsApp fue vertiginoso: en el mundo. pero ya sin una res- tricción impuesta por la ecuación costo/número de caracteres.000 millones al día”. a partir del uso masivo de smartpho- nes e internet en el teléfono móvil. presento. La recursividad de las comunicaciones Al sistematizar el corpus se verificó que la mayor parte de las inte- racciones no se desarrollan de manera continua en un mismo dis- positivo o en un mismo programa o aplicación. las aplicaciones sociales como Facebook o Google+ han optado por brindar plataformas de chats fácilmente accesibles para quienes tiene paquetes de datos en sus teléfonos (Cassany. Asimismo. Cuatro meses más tarde. a modo de cierre. otoño de 2013. el tópico y otros rasgos de la interacción podían inferirse a partir de la información que los propios hablantes indicaban a partir de datos cotextuales.

Es probable que varíen de un grupo socioeducativo a otro. observamos sms que manifiestan un desarrollo ul- terior de la comunicación a través una llamada telefónica. Dale. revista de ciencias sociales. En nuestro corpus se observa un amplio número de sms con ac- tos de habla directivos para que el interactuante se conecte o realice otra acción en alguno de los entornos disponibles. es manifies- to que esta práctica frecuente de instar al interactuante a que se conecte (a la que subyace la conectividad –casi– permanente del usuario destinatario) solo se verifica en el grupo socioeducativo más alto. el cuerpo. Ejemplo 9: a. La tecnología avanza en pos de poder re- poner los elementos contextuales necesarios y saturar de estímulos las interacciones: cada vez más elementos pueden incluirse en los entornos virtuales y cada vez más esos elementos suponen la voz. Si no me respondes antes de las 12 asumo que no tenes cred y paso 12 y 10. que mancillaban las comunicaciones virtuales en los canales públi- cos de chat. Cuando llego te llamo al cel. pp. paso cuando vos me digas. por ejemplo. otoño de 2013. Asimismo. solo resta restablecer los en- tornos a los cuales el usuario se puede “conectar”. Recuperando la temprana mención sobre el usuario como nodo y la dificultad para reconstruir la situación comunicativa.(321) Emisor: A-3-M Destinatario: A-2-F Vínculo: novio. la presencia del interactuante en la pantalla. en otro entorno. CONECTAT PLISS _ Ejemplo 8: (604) Emisor: A-1-M Destinatario: A-1-F Vínculo: amigos. Ejemplo 6: (156) Emisor: A-2-M Destinatario: A-2-M Vínculo: amigos. la intervención del hablante solo tendrá una inter- vención reactiva. sí se observan interacciones completas con todas las características propias de la conversación cara a cara a través de sms. Tema: organización encuentro. segunda época Nº 23. 83-103 98 Lucía Cantamutto La recursividad de las interacciones contemporáneas . como se señaló anteriormente. Tanto el ejemplo 6 y 7. Conectate Ejemplo 7: (291) Emisor: A-1-F Destinatario: A-1-F Vínculo: amigas. nuevamente. Contestame el chat idiota!! Más tarde te llamo En otro orden. En el grupo socioeducativo más bajo no se observan alu- siones a otros tipos de aplicaciones o plataformas desde las cuales llevar adelante la comunicación y.

Al final no me lleve la notebook porque no tengo internet. 39-40). redes personales de interacción físico-virtual” (2010. Así. Disponible en <www. La pragmática sociocultural puede constituirse. una alternativa saludable es realizar entrevistas y test de hábitos sociales complementarios a la recolección del corpus. pp. Pega tubazo entonces Ejemplo 10 : (335) Emisor: A-2-F Destinatario: A-2-F Vínculo: amigas. otoño de 2013. No te olvides que te tengo gratis. no te obligo a que me digas que si. para los estudios pragmáticos. Bibliografía Andrade Hidalgo. A modo de cierre. Minimo respuesta…. me qdo sin cred. Besos Ejemplo 11: (359) Emisor: A-2-F Destinatario: A-3-F Vínculo: madre-hija. Cual- quier cosa me llaman o mandan mensajes. “Los sms: nuevas formas de interacción ju- venil”. (2008). En tal sentido. pp. más bien. 83-103 . recuperamos la expresión de Yus sobre la ac- tualidad en las comunicaciones: “En realidad la tendencia actual es que las interacciones virtuales y las que se entablan en contextos físicos tiendan a hibridarse y mezclarse formando. volvemos sobre la discusión inicial: ¿las catego- rías propias del análisis de la conversación y de la sociolingüística interaccional son suficientes para describir el uso situado de los mensajes producidos en entornos electrónicos? ¿Cómo reponer. Tema: organización familiar. Lucía Cantamutto La recursividad de las interacciones contemporáneas 99 revista de ciencias sociales. b. Quito. flacso. para delimitar las unidades dialógicas (aquello que constituye un intercambio). los contextos de enunciación? La práctica de investigación nos indica que. segunda época Nº 23. solo prima la función interac- cional del lenguaje. O si no te torturare. El desafío metodológico será reconstruir el desarrollo de estas comunicacio- nes recursivas donde.(322) Emisor: A-2-F Destinatario: A-3-M Dale. Tema: organización de tarea. en una herramienta operativa para el análisis de las interacciones en los medios electrónicos. es necesario comprender de manera amplia el contexto de enunciación: el usuario expande sus canales de comunicación. entonces. L. tesis de doctorado. ante la dificultad intrín- seca para recolectar un corpus de emisiones en entornos electró- nicos. muchas veces.

D. segunda época Nº 23. Bahía Blanca. Homenaje a Laura Laiseca. Buenos Aires. “El uso de los mensajes de texto en el habla adolescente del español bonaerense”. pp. Bravo. sociopragmática y pragmática sociocultural del discurso de la cortesía. Bevilacqua.Es. Cantamutto. consultado en enero de 2013. “Turno y alternancia de turno en la conversación”. —— (eds. Yule (1993). D. Anagrama.pdf>. (2009). Aportes pragmáticos. Cordisco (eds. 7-61. Revista Argentina de Lingüística. Disponible en <http://res- sources-cla. pp. 9-32.pdf>. pp. Campano Escudero. socio- pragmáticos y socioculturales a los estudios de cortesía en español. Estocolmo/Bue- nos Aires. —— (2009). Visor. Ariel. Nº 8. Castro Rojas. 185- 210 Disponible en <www.es/recursos/publicaciones/26/50/014briz. —— (2006). Nuevas perspectivas. en Bravo. —— y Grupo Val. flacsoandes. (1994). Brown. Leer y escribir en la red. Tusón (2002). “Análisis lingüístico-pragmático de un corpus de mensajes sms”. tesis de grado. Una introducción”. y A. otoño de 2013. J. San Miguel de Tucumán. Actas de las IV Jornadas de Inves- tigación de Humanidades. S. consultado en junio de 2011. 6. Actas del Congreso Internacional de Léxico e In- terculturalidad. Análisis del discurso. “La estructura de la conversación. (2007). Nº 16. Disponible en <http://ifc.org/web/ies.educa. “La communication médiée par téléphone (cmt)”. Las cosas del decir. Bahía Blanca. Ariel. Dunken. Nº 1. Synergies Argentine. A. Oralia. Los mensajes de texto como expresión de las transforma- revista de ciencias sociales. 83-103 100 Lucía Cantamutto La recursividad de las interacciones contemporáneas . Orden externo y orden interno”. Anagrama. dpz. consultado en junio de 2012. Briz. Buenos Aires. L. G. Baudrillard. —— (2011).pdf>. Calsamiglia.Co (2003). Barcelona. (2005).org/comunicación/aaa/imágenes/publicaciones/ pub_293. insil (en prensa). B.. N. (2007).jaimeferran.) (2004). “Pragmática. En línea. Cassany. (2000).fr/gerflint/Argentine1/bevilacqua. Pragmática sociocultural: estudios sobre el discurso de cortesía en español. Manual de análisis del discurso¸ Barcelona. Dunken. colladovillalba/revista2>. uns (en prensa). Archivo de Filología Aragonesa. y G. vol. “Entre la escritura predictiva y la autocorrección: el léxico acotado”. (2012). Ferrán. “Un sistema de unidades para el estudio del lenguaje coloquial”. —— (2012). 117-126. Madrid. uns. “La naturalización de los usos y las prácticas tecno- lógicas. S.). Estudios sobre la (des)cortesía en español. Barcelona. consultado en marzo de 2011. pp. Hernández Flores y A. D. “La conformación de un corpus de mensajería de texto: la in- teracción mediada digitalmente”. El otro por sí mismo. noviembre de 2007. (2012). pp.madrid. H.univ-fcomte.

Séré (eds. G. Nº 13. La renovación de la palabra en el bicentenario de la Ar- gentina. 5-31. flacso. Discourse & Communication. Koch. E. Txtng: the Gr8 db8.) (2006). N° 1. Oesterreicher (2007). Cam- bridge University Press. UNCuyo. Literacy in New Media. y V. Oralidad. Gómez Camacho. London. Levison. ciones de la comunicación en la sociedad actual”. vol. O cómo la etnografía puso un pie en el ciberespacio.redalyc. tesis de maestría.sagepublications.rediris. Género chat. S. Actas del IV Coloquio de Investigadores en Estudios del Discurso y I Jor- nadas Internacionales de Discurso e Interdisciplina. P. Revista Textos de la Cibersociedad. Discourse and Comunication. M. (1983). (2003). D’Andrea. Cambridge University Press. pp. —— (2002). en Castel.es/elies24/>. en Carranza. C. consulta- do en junio de 2012. “La comunicación de la comunicación.com>. Disponible en <http://www.sagepublications. —— (2008). vol. Comunicar. Nº 29. “Schriftlichkeit und kommunikative Distanz”. (comp. Nº 35. Temas y debates. V. I. Oxford. Crystal. y L.net>. J.). Language and the Internet.jsp?iCve=15802926>. Córdoba. I. F. pp. Pragmática. A. Cambridge. Routledge. Filadelfia. (2010). Nº 1. y A. Forms of Talk. “Pragmática sociocultural: enfoque interdisciplinario de la descortesía en el ámbito virtual”.edu. University of Pennsylvania Press. (2000). Language and Social Identity. consultado en abril de 2012. Zeitschrift für Germanistische Linguistik.). consultado en septiembre de 2010. escri- tura y digitalización en los sistemas de interacción contemporá- neos”. Mendoza. pp. Nuevos géneros discursivos: los textos electrónicos. “Género confuso: género chat”. Kress. consultado en abril de 2012. y A. (2007). “La ortografía del español y los géneros electró- nicos”. Teide. “Symbolic Capital in Virtual He- terosexual Market”. xv. y W. L. Goffman. (ed) (1982). Lucía Cantamutto La recursividad de las interacciones contemporáneas 101 revista de ciencias sociales. México. (2010). Disponible en <http://rephip. Cubo de Se- verino (eds. Disponible en <http:// www. Hidalgo. Disponible en <www. Zlenkauskaite (2009). (1981). “Motivación semántico-pragmática del empleo de cláusulas de relativo en los sms”. segunda época Nº 23. Mayans i Planells. Barcelona. Los colores de la mirada lingüística. 83-103 .ar/bitstream/han- dle/2133/1488/Lanaturalizacion_de_los_usos_y_las_practicas_tec- nologicasTyD13. Tanna (2008). Cambridge. 26.org/src/inicio/ArtPdfRed. (2009).cibersocie- dad.pd?sequence=1>. ffl. Gedisa. Disponible en <www. Gobato. (2006). Disponible en <http://elies.unr. 346-375. Oxford University Press. Gumperz. D. consultado en junio de 2011. otoño de 2013. consultado en octubre de 2009. S. “Aspects of Sequential Organization in Text Message Exchange”. E. López Alonso.com>. 157-167. F. J. Madrid. Hutchby. Herring. pp.

pdf>. Disponible en <http://etheses. pour Michelle Lanvin. Disponible en <http://www. Morley. Nº 30. C. Ciberpragmática 2. Chile y Perú. F. Montpellier. mec.435-447. Ariel.). 33-52. tesis de doctorado. Rosana (coord. “La conversación como interacción social”.ac. Disponible en <http://www. Perspectivas situadas en torno a la interdisciplinariedad. Polyphonies. iteso. T.be/publication/ fichiers/tesis_cristina_vela_delfa.pdf>. Lima. “Short Message Servise (sms): typologique et pro- blemàtiques futures”. iep. Madrid. segunda época Nº 23. E. Éditions LU. “Tecnologías mediáticas y la permanente reconfi- guración del sensorium. Argentina.es/documentos/01820083002735.) revista de ciencias sociales. Tagg. Yus. vol. entrevista realizada por Igarzábal. C. Panckhurst. Onoma- zein. (2005). 83-103 102 Lucía Cantamutto La recursividad de las interacciones contemporáneas . University of Birmingham. (2012). pp. otoño de 2013. consultado en abril de 2012.uk/253/1/ Tagg09PhD. (2008). Comuni- car. (2002).bham. “Alteraciones del lenguaje en la era digital”. (2012). El impacto del acceso público a las computadoras e internet en Argentina. (coord. consultado en mayo de 2010. Territorios en recon- figuración. B. Parrilla. R. consultado en enero de 2013. A Corpus Linguistics Study of sms Text Messaging. Universidad Complutense de Madrid. Nuevos usos del lenguaje en in- ternet. pp. Barcelona.pdf>. (2012). Francisco (2010). Meneses. A.doredin. consultado en marzo de 2012. M. pp. Padilla. Su estudio en el marco de las ciencias sociales”. flacso. (2009). 131-136. D. (Recibido el 12 de febrero de 2013. (2008). Tecnología y cambio social. Proenza. “El correo electrónico: un nuevo género en naci- miento”.) (Evaluado el 4 de marzo de 2013.0. en Reguillo. del Curso de Posgrado Gestión Cultural y Nuevas Tecnologías.) (2008). México. en Arnaviellie. Vela Delfa. (2009). clase nº 7 del Módulo i. xv. Nº 7. pp.galanet. R.

“La recursividad de las interacciones contemporá- neas. Revista de Ciencias Sociales. en el marco del Doctorado en Letras. Bernal. dirigido por la doctora Elizabeth M. Cómo citar este artículo Cantamutto.unq. pp. Lucía Cantamutto La recursividad de las interacciones contemporáneas 103 revista de ciencias sociales. Publicaciones recientes: —“La conformación de un corpus de mensajería de texto: la interacción verbal mediada digitalmente”. Universidad Nacional de Quilmes. De las vías para acá. pp. — junto a Mario Ortiz y Marcelo Díaz (comps. otoño de 2013. de la misma universidad. Rigatuso. En línea: <http://www. “Estilos comunicativos en la interacción verbal del español bonaerense: construcción de identidades. 2012.ar/catalogo/311-revista-de-cien- cias-sociales-n-23. financiado por la Secretaría de Ciencia y Tecnología. 83-103 .edu.php>. segunda época. 2011. otoño de 2013. segunda época Nº 23. Cinco aproximaciones a la historia de las villas.Autora Lucía Cantamutto es licenciada y profesora en Letras de la Universidad Nacional del Sur (uns). Nº 23. Participa del Proyecto de Grupo de Investiga- ción.). Becaria doctoral de la uns para desarrollar su tesis “El discurso de los mensajes de texto en español bonaerense: uso y percepción”. valores y creencias”. Límites teórico-metodológicos del estudio de los sms como conver- sación”. año 4. 83-103. Lucía. edición digital.

.

en los últimos treinta sumamente influenciada. porque de herramientas de comunicación raramente concebidas antes. Es un medio de co- municación. posmoderno y es mucho más que una tec- cibernético aborda nuevas estructuras sociales y psicosociales. revitalizado y radicalmente el conjunto de la sociedad y. Internet es un medio cal la relación social como internet lo ha hecho. se encuentran testadas por estos nuevos Sin embargo. sente. de interacción y artículo aborda las formas en que los nuevos entornos sociales del de organización social” (Cas- siglo xxi influencian la concepción identitaria de mexicano-ameri. La vida en un mundo líquido. logía disruptiva (Christensen y Bower. la psi. La mexicanidad en la presentación de mexicano-americanos en Facebook Introducción 1 “Internet es el tejido de nuestras vidas en este mo- mento. tamos hablando de una transformación radical. a partir de la existencia de un brow- el tejido de cada vez más sociedades y realidades. de forma expansionista. como son la interacción simbólica. Es. relacionada y manipulada por esta tecno. La realidad que nos encontramos está internet se construye. pp. de hecho. No es otra cosa. otoño de 2013. ser. del world wide web) no figuración social incorpora. que nuestra con. ya sabemos qué es internet. En un poco más de para todo. con la expansión. una “red de redes” (2001). Es pre- Pocas tecnologías modernas han logrado cambiar de forma tan radi. esa tecnología entornos y referentes. 105 revista de ciencias sociales. internet ha reemplazado. No es futuro. que se trata de una relacionarnos. a pesar de ser tan cambiado la formas de comunicación del tejido de la sociedad mo. 2001). red. segunda época Nº 23.Renato de Almeida Arao Galhardi Buscando la mexicanidad en una posmodernidad digital. a partir de 1969. Este nología. 105-120 . aunque realmente. y un años. una sociedad tal (aunque. la fenomenología. reciente. una amplitud hace falta explicarlo. 1995). tanto en términos para la coherencia de la ex- de la forma de la comunicación como en términos de la forma de posición. creando. se (tic). como bien lo detalló Manuel Castells. que interactúa con dos décadas. en su forma socie- derna. tells. entre otras. más o menos. tal y como va revolución de las tecnologías de la información y la comunicación la gente lo entiende ahora. popularización y penetración de internet en constituye en 1994.1 Las teorías clásicas y tradicionales de la esfera socio. cología social. Simplemente les recuerdo. Es dentro de una nue. red de redes de ordenadores capaces de comunicarse lógica. como sabemos. entre ellos.

aquí solamente rescatamos algunos conceptos. además de un análisis a profundidad de los dis- cursos con los que se definen. Mexicanidad Empezamos nuestra discusión abordando uno de los elementos intrínsecos de la composición de mexicano-americanos: la mexi- canidad. tanto digital como la adoptada en el mundo físico. que conlleva características estructurales pro- pias. Abordamos individuos que están presentes en Facebook. Por medio de análisis de contenido. etnografía digital y la interposición de las teorías sociológicas clásicas que explican el self con las perspec- tivas que exploran estos nuevos entornos. y en el que manejan la posibilidad cons- tante de recrear su imagen. canos dentro de un entorno digital complementario a su entorno físico. Responder a la pregunta de cómo un grupo representa. 2012). expresa y concibe la mexicanidad es una tarea de ta- maño mucho mayor al que propone este trabajo. entrevistas a profundidad. segunda época Nº 23. el sitio de red social más popular en este momento (Nielsen. analizar sus presentaciones en Facebo- ok con el discurso que ellos tienen sobre quiénes son.2 Como y complejidad de pensar la forma de empezar. Presentamos las problemáticas y los principales resultados de un estudio sobre las presentaciones de mexicano- americanos en Facebook con un análisis dialógico de sus presen- taciones en línea. definiciones y discusio- nes sobre la naturaleza y composición fluida y nebulosa de la mexi- 2 Para una discusión más a canidad con el fin de esbozar justamente el grado de complejidad fondo sobre la problemática al que remite la discusión acerca de un tema tan efímero. Elegimos trabajar con universitarios mexicano-americanos que residen en Estados Unidos. que recurra a metáforas y mitos. a valores revista de ciencias sociales. Es dentro de una nueva configuración social. tanto en términos sim- bólicos como psicológicos. cana Virginia Aspe Armella: “La mexicanidad exige ante todo una tra (1987). 105-120 106 Renato de Almeida Arao Galhardi Buscando la mexicanidad en una posmodernidad digital . en el que conviven con las tensiones raciales y étnicas de la identidad en un espacio identitario híbrido. esperamos contribuir y profundizar las discusiones acerca de la identidad étnica. los jue- gos de presentaciones y la interacción simbólica en un nuevo terre- no: la vida líquida de la posmodernidad digital. argumentación análoga. véase Paz (2000). que las concepciones del “yo”. internaliza. partiendo de una óptica crítica sobre la problemática de los juegos de presentaciones que surgen y las modalidades y estrategias con las que se construye la identidad y la presentación. Por lo cual. construyendo una relación dialógica entre presentación e identidad en mundos distintos y paralelos. rescatamos la advertencia escrita por la mexi- “mexicanidad”. en sitios de redes sociales. el self. otoño de 2013. pp. Hurtado (1994) y Bar. se tornan interesantes. su presencia social.

pero también a los principios que configuran a lo mexi- cano en cuanto realidad natural” (2002.. p. 3 “Muchos mexicanos tienen manifestarse de igual modo por medio de discursos aún más sub- curiosidad de saber lo que jetivos y sublimados: los juegos de palabras. disponible en inter- nes y significados que el evento tiene para nosotros. Pensar en la mexicanidad es también pensar en su definición. de cuentos Final del juego. “Axolotl”. si desean representar este aspecto. 5 “Y sin embargo estaban forma amplia. tran embutidos en el concepto de la “mexicanidad”: los elementos antes de ser un axolotl. Nuestra interpreta. simbólica. una (Guttmann. Yo creo que era la cabeza de los axolotl. publicado en su colección de mite el rango de apertura generalizada necesaria para explorar. Sólo las maneci- no solamente nuestras futuras y consecuentes acciones y reaccio. No eran animales” (Cortázar. Renato de Almeida Arao Galhardi Buscando la mexicanidad en una posmodernidad digital 107 revista de ciencias sociales. de un mono revelan. ral que alude a lo que se entiende como la “mexicanidad” y nos per. 2) el signifi. (2011) y el cuento de Julio Cortázar. Eso mi- Herbet Blumer (1982) en 1938. significa ser mexicano […]. como mucho de la esfera identitaria. algo que solamente tiene forma en su tota- lidad y no en sus partes. pp. 2000. culmina en una sinfonía que se remite a un sistema. 12). reside en una psique imaginaria. de metá- foras y poemas. en parte. metáfora de México. en su totalidad. presentes y futuras.. Una de las formas más emblemáticas del del grupo salamandra que “mexicano” es el axolotl. corriente desarrollada por con los ojitos de oro. y elegir un lugar.literarios y poéticos. segunda época Nº 23. Los juegos de presentaciones tienen que recurrir a lo más sutil. Eso reclamaba. de 1956. y podrán. una referencia. dentro de una con- vergencia sublimada. La absoluta falta de semejanza de los axolotl con el ser humano me probó que Actuar en el mundo es interpretar el mundo. p. Armella afirma que la mexicanidad. elaboramos una definición instrumental y gene.4 un “monstruo acuático” nativo de México ha sido trabajado mucho co- que es un pez. y lleva en su piel la historia y mo metáfora del mexicano. a las influencias culturales y a convicciones comunes. Pero una lagartija tiene nes. y en nada acciones pasadas. “Axolotl”. Lo simbólicos referentes a una concepción del pueblo mexicano constituido supe el día en que me acer- subjetivamente. el espectro de contenidos simbólicos que se encuen- cerca. tas. La interacción simbólica. en cualquier interacción: 1) actuamos en base de las interpretacio. la distancia que va de ellos a Teorías de la interacción nosotros. establece tres axiomas que ocurren raba y sabía. 41). Los rasgos antropomórficos de pertenencia a un repertorio simbólicamente mediado. mi reconocimiento era válido.5 Tomando en cuenta la complejidad efímera Véase Bratra y Villadelángel de este concepto. ni tampoco se revelan verdaderamente. Se apren- Ser mexicano (como “ser” cualquier otra cosa) es tener una den y se aprenden de nuevo” definición entre muchas. de relaciones y analogías que. Podemos decir que la acción se nos parece. códices y símbolos. net bajo la licencia Creative cado es derivado y surge de la interacción social que tenemos con Commons). aunque no sea el discurso dominante y consciente del individuo. 4 El axolotl es un raro anfibio definición y una óptica. otoño de 2013. ción de los símbolos presentes en cualquier interacción condiciona que no me apoyaba en analo- gías fáciles. sino también nuestras interpretaciones del significado de las también manos así. la pregunta: ¿quién soy?3 cosas. Lo supe antes de esto. al revés de lo que cree la mayoría. Es No se nace sabiendo estas responder. 105-120 . pero también no lo es. está condicionada por la hermenéutica aplicada de la interacción esa forma triangular rosada simbólica. por medio de la cual se pretende transmitir una noción qué a ellos por primera vez.

y tenemos una explicación para esta acción. Cooley agrega a nuestra capaci- dad cognitiva de simulación imaginaria y reflexiva la articulación de las posibles implicaciones y reacciones de la esfera emotiva que desborda las acciones e interacciones sociales. Ninguna acción. cambiamos y clasifi- camos los objetos del mundo en categorías construidas cognitiva- mente que nos permiten distinguir un objeto perteneciente a una categoría como distinto de otro. De esta forma. Actuamos sobre la base de un “mo- tivo para”. 2. es decir. revista de ciencias sociales. ellos. de guía y ordenamiento del mundo no solamente para dar sentido al mundo. Eso es lo que Schütz llama el “motivo para” y el “motivo porque”. de pensar las interacciones simbólicas fu- turas y las formas en que uno puede ser interpretado por el otro. Nuestra relación hermenéutica del mundo se ordena por lo que Alfred Schütz (1972) llama la tipificación: la categorización y el or- denamiento de los objetos simbólicos de la vida en nuestra estruc- tura cognitiva subjetiva para que el mundo tenga sentido. el proceso reflexivo de imaginar cómo este otro juzgará la pare- cencia elegida. Es por medio de la tipificación que incluimos. alienación son solamente algunos de los que influyen en la construcción de los escenarios imaginados. Desarrollado por Charles H. Las acciones no están vacías de significados y propósitos. tenga un orden. p. tenga ra- zón. Construimos nuestras categorías de tipificación. Este proceso de pensamiento reflexivo sobre un futuro posible re- mite al concepto de “el espejo social del yo” (the looking glass self). otoño de 2013. sino para actuar sobre el mundo según un objetivo y un sentido. teniendo un objetivo que queremos lograr con nuestra acción. 3. y más allá de esto. de referencia. los sentimientos de vergüenza. 184). está ajena a un propósito y a una explicación. También están condi- cionadas por nuestra capacidad cognitiva de simular las acciones en un plano imaginario. pp. 3) los significados son manejados y modificados a través de un proceso interpretativo dialógico del actor con la interacción. orgullo. un “motivo porque”. segunda época Nº 23. este concepto incorpo- ra a la discusión un componente necesario para entender los pro- cesos vinculados con el actor social. Cooley (1922). según Schütz. la articulación de un sentimiento derivado del paso 2. Nuestras acciones no son solamente consecuencias de nuestra hermenéutica social y nuestra consciencia. 105-120 108 Renato de Almeida Arao Galhardi Buscando la mexicanidad en una posmodernidad digital . Coloquialmente diríamos que es la herramienta que nos permite “dar sentido al mundo”. el proceso reflexivo de imaginar cómo apareceremos para el otro. Sobre la base de los supuestos elaborados por Schütz y Blumer. como orgu- llo o vergüenza (1922. el espejo social del “yo” es el resultado de tres procesos: 1.

el self es el resultado redundante de la presencia autorreflexiva de interacción social. el self imaginado en una ciones de la conciencia.7 gicos en naturaleza. Mead señala que el I jeto” y su “self como objeto”. son actores en tiene una conformidad con el sujeto en sí. 6 En su uso de los pronombres dio de su propia auto-referencia. p. en un es lo que permite la agencia mundo atrás de la pantalla y un mundo a través de la pantalla. es posible pensar con las interacciones sim- la presentación personal como una faceta de la representación del bólicas y por la presencia del otro que se ubica en la “yo”. actúa ante una audiencia y. dentro de sus perfiles de sitios de re. fundamentado y consolidando una noción del self. (1934. una metáfora para la interacción social visible a ciones escénicas” (1959. Aquí. con muchas estrategias y dad. aquí. simultáneamente. un self que está aquí y otro que esta allá: la formación Mead explica las orienta- del self como sujeto-objeto. 254. como escri. la interacción ocurre en dos planos: el proscenio así. dad del “ser”. a la vez. un self digital que la experiencia social en sí” convive en un plano social que es dialógicamente transformado. declaró (“El mundo todo es un escenario”). El actor. pp. interacción íntima con las contingencias de las actua- cipal de actuación. p. 140. es “esencialmente una estructura social” (1934. fragmenta la concepción unitaria del self. involucrado. El segundo. Renato de Almeida Arao Galhardi Buscando la mexicanidad en una posmodernidad digital 109 revista de ciencias sociales. En sintonía con las es lo que permite averiguar demás teorías trabajadas en este artículo. otoño de 2013. como de forma reflexiva. creando una duali. lo que van de I am a that’s me cual resulta en la percepción de uno como “sujeto” y también como demuestran la propiedad y “objeto”. traducción propia). en inglés de autorreferencia. del I. En palabras traducción propia). el self convive con la materialización utiliza en la comunicación es de su propia proyección de intencionalidad. Goffman establece que cambios en la sociedad. El proscenio. como una unidad que. p. En se. así consciente de ser conscien- te: la autoconsciencia. Los individuos. esto. Las expresiones subjetivas de la concepción del self cia. to actor “no es meramente la ciente de su papel de actor. El self. simbólicamente. el I es un sujeto por ser un producto de la concien- des sociales. que se mueve mos el componente del self como sujeto-objeto. y reflexiva la presentación más adecuada para tener una perfor. construye y elige de forma estratégica representación de un efecto de actuaciones particulares. 105-120 . Cuando la concepción es con muchas elecciones de presentaciones. se diferencia. 7 Goffman señala que el atri- la presentación es estrictamente influenciada y condicionada por buto de un individuo en cuan- el escenario social. traducción pro- simultánea y paralelamente. externalizado como objeto.6 De esta forma. como una representación de la identidad. un eco de lo que Shakespeare. pia). mientras que el me es un están remitidas. acomodadamente en la socie- tor social en un mundo entre mundos. El I y el me dentro de oraciones instancia hipotética. parecen surgir de una y tras bastidores. segunda época Nº 23. Para George H. los actores son psicobioló- mance exitosa. por me. el self es el resultado de la relación dialógica de la interacción social. a una audiencia limitada y construida objeto. cons. esto desarrollaría Goffman en su teoría dramatúrgica. pero el me. muchos años antes. Mead. un escenario. y aun De este modo. los demás actores y la audiencia que asiste a la obra teatral. es la plataforma prin. 142. derivado de estar (los nodos de los nexos de “identidades” asociados a un perfil). flexión social. Pensar sobre uno mismo implica pensar-se como separado. Si a esto añadi. mientras que el me apunta a un otro generalizado viviendo La suma de las discusiones de este artículo posiciona el ac. interacción social mediada be Mead. demostrando la progresividad de una re- y externa (la interpretación social de sí mismo). el frontstage. del autor: “Lo que determina la cantidad del self que se Dentro del ciberespacio. de la comunicación interna (la autoconciencia) la conciencia. Sobre como también al propio individuo que manipula su “self como su.Nuestra hermenéutica social y consideración emocional condicio- na nuestras acciones futuras.

concebi. concepto de identidad social Las ideas y teorías sobre la interacción. cambiando el entorno referencial de la audiencia del proscenio por una audiencia compuesta de su propia conciencia. sino también de la forma en la cual se manifestará. el actor en su proscenio responde a los estímulos de la audiencia. ocultando así el proceso de su producción. en tanto que actúa estratégicamente para lograr su objetivo. 2) los acto- res planifican una presentación meticulosa para ocultar errores. La presentación. pp. atribuye al escenario en el cual se encuentra la actuación debidamente relacionada con sus “motivos para” y “motivo porque”. consolida lo que Goffman acuñó como “una identidad social”. Añadimos un grado más de compleji- que deseamos ser. mientras que lo que ocurre en un espacio ajeno al público se encuentra tras bastidores. 105-120 110 Renato de Almeida Arao Galhardi Buscando la mexicanidad en una posmodernidad digital . La identidad social taciones. el escenario es condicionan- te. La cons- trucción de una presentación idealizada de sí mismo se desregula tras bastidores. es decir. gundo plano. la construcción de un virtual e identidad social real self. El entorno. mediado por la concepciones significado subjetivo que el actor asigna a su participación en am- de una audiencia concebida. y 4) el actor puede mos dos tipos de identidades: querer ocultar cualquier tipo de referencias que lo ensucian. entonces. como una identidad social virtual y una social real. Goffman establece cuatro supuestos presentes en las actuaciones del prosce- nio: 1) los actores quieren ocultar secretos de actuaciones anterio- res que pueden perjudicar su imagen y representación. la autorreflexión del self como sujeto y objeto ante sí mismo. como buenos estudiantes de dramaturgia. otoño de 2013. no solamente de la acción que desempeñará el actor. a la vez. referenciándolos a la constitución de una identidad elegi- virtual se refiere a la concep. el espacio ocultado a la audiencia que permite al actor desarrollar actividades ajeno a la vista pública. final. La vida social es un proscenio. el backstage. dad a las teorías expuestas al analizar las relaciones e implicaciones do subjetivamente. segunda época Nº 23. y siendo consciente de esto. 3) 8 En su libro Estigma (1986). tras bastidores. el entorno y la presentación que se han expuesto nos permiten por su relevancia en la articu- lación de una presentación indagar en el significado de los elementos presentes en las presen- del self. cambiando su actuación y presentación (simbólica o física) para lograr los resultados esperados. tanto de forma virtual como real. los actores pueden sentir la necesidad de mostrar solo un producto Goffman argumenta que tene. La importancia e implicación de esta distinción remite a que el actor se mueve en dos mundos. con “motivos para y porque” diferencia- dos. revista de ciencias sociales. Retomamos el insultos o humillaciones por parte de su audiencia.8 Estableciéndose la interac- ción simbólica en un escenario compuesto de actores. es lo simbólica con sus entornos. El actor es. producto de la voluntad y producto de su deseo de ser. permite las elecciones de estrategias para la construcción de presentaciones. mientras transversales de articular esas teorías tanto en su proscenio tradi- que la identidad social real cional como en un entorno digital con la indagación del grado de es realmente lo que uno es. bos mundos. da o construida por medio de una hermenéutica de la interacción ción de quiénes somos en su idealización. ligada y vinculada con la constitución de una forma y versión del self elegido.

Independientemente con nuestra discusión acerca del adjetivo que tomemos. gusto (el mexicano aletargado a la sombra. el cambio sustancial de la composición de las sociedades. modernidad líquida (Bauman. a tal grado que audiencias. por la otra. esencial de nuestro self. el indio sanguinario. música y tenden. otoño de 2013. son condicio. intercultural. No podemos negar que esto tenga éxito. adaptado y moldeado Este modo de operar viene de- por su relación estructural con el entorno. nario exótico en el que se des- tra definida por la posmodernidad. un país caracterizado por su mezcla étnica. Zimmermann es- cribe: “Los actores.9 y es en parte por estas tensiones que se desvela un ser satu. tal manera que parece que se hubieran criado todos en EUA. La presentación. como terminado por ciertos intereses todo lo que encontramos en el ámbito social. se basa en tipifica. El flujo migratorio de mexicanos que llegan a Esta. 2000). mentado a favor de una óptica una nueva formación de paradigmas que algunos han caracteriza. La posmodernidad cuestiona los referen. Estos elementos son parte de una presentación nuo. y sobre todo norteamericano” (Zimmermann. En sintonía nombrar algunos de los rótulos principales. 2008).Posmodernidad y ciberespacio La presencia de internet. embargo. a saber. 1998a y 1998b). turalidad. la eliminación o de la reducción máxima de lo que se puede lla- rado por una conciencia étnica. pues aquí se trata de tivas. Las relaciones étnicas en los Estados expansión en el mercado. con estereotipos étnicos de mal tuyen nuestro self (elementos y características anatómicas y bioló. 1996). sin previamente formadas. el africano inge- gicas. xenófoba o racista. se consolida el hecho de que nos encon. por de Hollywood. a pesar de la multiplicidad de descripciones y adjetivos existente alude a su representar típicamente a sus forma efímera y nebulosa. Renato de Almeida Arao Galhardi Buscando la mexicanidad en una posmodernidad digital 111 revista de ciencias sociales. por ejemplo). 2003). y líquido aumenta el grado de complejidad de las inter. menos que el individuo ha. de forma real y metafísica. películas. Los periódicos. estas tipificaciones van cambiando y apropiándose alcanzar la máxima recepción mundial y. que es transformado. es todo lo contrario a cias sociales son todos elementos que influyen en la construcción lo que entendemos por intercul- de una tipificación cada vez más detallada de asociaciones subje. El entorno físico en el cual nos manejamos la mayor parte del cuando no son calumniados tiempo nos impide cambiar muchos de los elementos que consti. como espejo metafórico. las modalidades referenciales de la 10 Mead nos recuerda que “a construcción identitaria. un paso más allá del característico rótulo de la “mo. por en el mundo distinguiendo una cosa de la otra. el impacto de las representa- ciones étnicas en las películas dernidad (Hall. tando. y Unidos.). países y culturas. incremen. pp. este entorno fragmentado. la lógica del modelo occidental pretaciones de los símbolos y códigos de las sociedades. etc. describe muy bien do como era de la información (Castells. de forma consecuente. de las representaciones y las tramos en un terreno social cambiante y diferente. estos sirven en estas películas solo de esce- Partiendo de la convicción de que la esfera social se encuen. el aumento de espectadores ciones previamente hechas. como si el mundo fuera visto como un culturas respectivas. la máxima de los aprendizajes de la vida. tipificaciones que nos permiten vivir norteamericanos incultos. y la pretensión de racción social. una parte. actúan de axolotl. con eso el máximo de ganan- nadas por referentes construidos sobre la base de tipificaciones cias. 2000). 9 Klaus Zimmermann. argu- dernidad” del siglo xx. ligados a la recepción. 105-120 . envuelve una acción que sigue no-lineal. posmo. segunda época Nº 23. El siglo xxi ofrece una nueva estructura.10 La configuración identitaria de mar individualidades culturales mexicano-americanos representa una fusión de dos culturas que reales a artefactos deculturali- históricamente han tenido una relación complicada y espinosa zados nacidos de la ignorancia cultural o de la imaginación (Gracia. con ello. Aunque dos Unidos ha despertado fuertes sentimientos sobre la creciente la trama tenga lugar en otros comunidad latina en este país (Velázquez García. manifiesta. A partir de la inte.

1995. Aceptar todo conciencia. segunda época Nº 23. Por un aumento en el contacto con un lado. que paciales y formas espaciales” (Lefebvre. dan expresión a ellos mismos y encuentran revista de ciencias sociales. p. concluyeron Pensar la presentación del self en el terreno de internet es pensar que las redes de amistades en sus perfiles de Facebook son la presentación posmoderna. encontramos su experiencia. El ciberespacio complejiza el espacio social. 246. Sin mucho esfuerzo. p. dentro de un proceso globalizador que deshace auto-consciente o tener un las raíces tradicionales de la identidad. Aparte de sociales que han cambiado las formas de interactuar con el mundo su interacción social con otros y con nosotros mismos. persona. tacable de la composición inherente de la esfera posmoderna que tentes en sus vidas y funcio. como un espejo. 1934. estamos protegidos por estar removidos físicamente de las otros nos lleva a un tipo de actuaciones en línea. referencialmente. ractiva de protección y exposición. Ellison y Steinfeld a través de textos y huellas digitales de las noticias de ayer y del (2007). un individuo. conlleva. donde las diferencias son por el otro. 34). en su estudio meticu. inmerso en una gama de referentes múltiples y simultáneos. como si la pantalla de las tic fueron escudos y. él no será capaz de relacionar los contenidos de su lla nos encontramos dentro de un laberinto digital. que se desvelará el espacio so- el modelo simplista de la co. 13 “Desde el punto de vista del de distinguir el espacio social como distinto al espacio mental y conocimiento (connaissanse). p. permitiendo experiencia privado o “subje. a la necesidad (2007. como. de la conciencia que actuamos en una obra magna esto es eliminar de una vez del teatro dramatúrgico de la vida.14 En las palabras del propio autor: rrespondencia de uno a uno o ‘puntual’ de las acciones sociales y las localizaciones El espacio social “incorpora” acciones sociales. 1991. traducción propia). 5. comportamiento de su espacio es a la vez vital y mortal: dentro velará en su particularidad de él se desarrollan. El ciberespacio es un ejemplo des- réplicas de las redes preexis. un sistema espacio-temporal diferencia- nan. de visibilidad y ocultación. ven para mantener las relaciones sociales en un estado de coexis- to con su concepto) como una herramienta para el análisis tencia y de cohesión” (Lefebrve.11 En los rincones de esta estructura nebulosa. traducción propia). el 14 “El espacio social se de. atravesando la panta- individuos. dentro de una red telaraña de sinapsis electró- términos de los contenidos de nicas. Podemos averiguar el pasado 11 Lampe. p. tiempos sincrónicos y asincrónicos y de proscenios estratificados. otoño de 2013. en parte. El mundo se refleja dentro de este laberinto digital consciente de sí mismo. Desde el punto de vista de estos sujetos. 12 Adams expresa esta cua- La sustitución de una interacción cara a cara por una comunicación lidad cuando escribe que la “proliferante estructuras de mediada por computadores (cmc) construye una dialéctica inte- comunicación y información. el espacio y tiempo transformados. estamos inmersos en el mayor proscenio del mundo. historial de interacciones. tes subjetivos de los sujetos llevando a una “multiplicidad de len- guajes del self incoherentes y sin relación” (Turkle. 105-120 112 Renato de Almeida Arao Galhardi Buscando la mexicanidad en una posmodernidad digital . p. pp.13 Lefebvre aborda das en innovaciones híbridas” el tema del espacio social aludiendo. Los referentes que permiten la constitución de identidades se han fragmentado y multiplicado constituyendo un mundo saturado de este modo. físico. 324). vuelto un ob- jeto ante sí mismo. aquellas de los su- sociales. él no será por la tecnología. la exploración y construcción de nuevas formas de interacción y tivo” a sí mismo y no volvería presentación. sufren o que actúan. jetos individuales y colectivos que nacieron y que murieron. para consolidar las relaciones encontradas do.12 reconocidas. Es a partir de esta de la sociedad. una imagen recíproca y alterada de los varios ám- meramente por medios o en bitos de la sociedad. ya que posibilita las “representaciones simbólicas que sir- el espacio social trabaja (jun. exploradas. entre funciones es. cúspides culturales constan- tes. eso es. de fuera del ámbito de internet. y uni. loso sobre redes. 1991. Internet ha tocado nervios self por completo. cial como espacio de acción.” (Mead. inicialmente. 32).

co- do. en la medida en que deje de tegorización de elementos constituyentes de la mexicanidad en los ser indistinguible del espacio mental (tal y como lo definen perfiles de Facebook. otoño de 2013. de información inventada.: danah boyd. esto sucede a partir de “un nuevo entorno mediático” que “hace de la virtualidad nuestra realidad” (Castells. segunda época Nº 23. 27). cos) por un lado. en fragmentos de quiénes somos.ti. que nuevos patrones de interacción son desarrollados. pode- mos crear una presentación en un sitio de redes sociales y experi- mentar la identidad asumida. 15 N. 3) ver y acceder la lista de sus conexiones y “capitalización” de su nombre de las conexiones hechas por otros dentro del sistema. y del espacio servamos sobre la base de la definición propuesta por dos pioneras físico (tal y como lo define la en el campo de la interacción digital. 1998.danah. entonces mueren y en ese mismo espacio contienen sus tumbas (Lefebrvre. Sus razones para esta La información recabada en los perfiles de Facebook fue analiza- decisión son explicitadas en da con Atlas. articulando nuestras presentaciones correspon- dientes a nuestras retroalimentaciones sociales y motivos. El ciberespacio se presenta como un nuevo terreno social. 1991. Es dentro de un nuevo espacio social. p. del E. una nueva geografía posmo- derna. como nos pediría la posmodernidad. 105-120 . 1991. truir un perfil público o semipúblico dentro de un sistema confina. rechazan la una relación o conexión. p. así. Se implementaron dos tipos me. Metodología Esta investigación se llevó a cabo entre enero de 2009 y julio de 2010. Es esta situación la que configura nuevas formas de presenta- ción y nos da un formato y medio novedosos para experimentar con nuestra propia realidad. Logramos identificar las variables que juegan dentro de las estrategias de las presentaciones y así caracterizar las presentaciones de nuestra muestra de mexicano-americanos. multiplicando la posibilidad de nuestro self y. <http://www. co de los “limites” del nom- bre. de fotos robadas. prohibiciones.org/na- tes presentes en el sitio de la red social. El teclado nos permite crear y modifi- car quienes somos dependiendo de lo que queremos. un campo social que incluye varios espacios sociales. danah boyd15 y Nicole Ellison actividad práctico-sensorial y la percepción de la ‘natura- (2007): servicios en internet que permiten a los individuos 1) cons.html>. 33). Por medio de perfiles “falsos”. Aplicamos una metodología cualitativa por medio del análisis y ca. para las que la dentro de un argumento atípi- naturaleza de la nomenclatura varía de un sitio a otro. ha- ciendo que nos dividamos. bajo una sistematización categorial de los componen. p. Instrumentalizamos la arena en la cual ob. 2) articular una lista de otros usuarios con quienes comparten mo algunos otros. En las palabras de Castells. pp. leza’) por el otro” (Lefebvre. La estrategia que uno implementa en la forma en la cual se presenta tiene con- secuencias distintas. complementados por entrevistas semiestruc- los filósofos y los matemáti- turadas a profundidad. 408). elegida y manipulada. Renato de Almeida Arao Galhardi Buscando la mexicanidad en una posmodernidad digital 113 revista de ciencias sociales.

de análisis dentro de los perfiles: uno visual, que involucró la codifi-
cación y sistematización de las imágenes, fotos y símbolos presentes
en los varios ámbitos del perfil (el ámbito de la foto, de la “pared” y
del “Info”); y un análisis lingüístico realizado sobre el contenido de
varios espacios del perfil. Analizamos los perfiles en cuatro etapas.
En la primera se analizó la presentación proyectada en el perfil den-
tro de la pestaña “Info”, codificando los elementos constituyentes a
una presentación mediada por la mexicanidad o la no-mexicanidad.
Identificamos la inserción digital del usuario en las redes formadas
en Facebook por medio de la presencia de “páginas” y “grupos”. En-
seguida se realizó un análisis de la presencia y componentes de las
fotos agregadas como portadas del perfil (fotos principales del per-
fil), fotos de los álbumes y las fotos “etiquetadas”. Posteriormente,
se logró analizar y codificar las interacciones comunicativas dentro
del espacio interactivo del “muro”, segmentando el análisis entre
enunciados lingüísticos escritos por el usuario y los escritos por los
miembros de su red. La última etapa de esta fase del análisis fue con-
siderar la relación entre todos estos elementos y cómo se entrelazan
para crear una presentación, de cierto modo, unificada.
Por medio del programa de análisis cualitativo Atlas.ti, se logró
hacer el análisis de las entrevistas sobre la base de una codificación
16
meticulosa en siete categorías generales: lo lingüístico, visual, sim-
Los sistemas de chat uti-
lizados fueron Google Chat, bólico, político, social, cultural y cmc. De acuerdo con estas catego-
Yahoo! Chat, MSN Messen- rías, se logró identificar los elementos significativos de una articula-
ger, AOL AIM Chat, Skype ción de la mexicanidad en el contenido y formas de las interacciones
Chat, y Facebook Chat.
17 Krippendorff define el análi- visibles en el perfil por medio de interacciones textuales, visuales y
sis de contenido como “el uso simbólicas en el “muro” y los comentarios de las fotos. El propósito
de un método valido y repli- de esto era averiguar las formas y la presencia de los elementos sim-
cable para hacer inferencias
específicas de texto a otras
bólicos, directos e indirectos, que se remiten a una presentación de
formas y propiedades de su mexicano-americanos dentro de la cultura americana y mexicana.
fuente” (Krippendorff, 1969, Complementariamente al análisis de la presentación en los per-
p. 103). Se utiliza para la ave- files, entrevistamos a profundidad a trece sujetos que se identifica-
riguación de la presencia de
ciertas palabras, conceptos, ron, bajo la definición de este trabajo, como mexicano-americanos,
temas, frases dentro del texto universitarios, que residían en Estados Unidos al momento de la in-
y secuencias textuales, y para vestigación y con perfiles en Facebook. Las entrevistas fueron hechas
la cuantificación objetiva de
los mismos. De la misma for- por medios electrónicos de sistemas de chat.16 La información de
ma que se utiliza la codifica- los perfiles fue analizada desde marzo de 2009 hasta enero de 2010,
ción abierta expresada acerca aunque en algunos casos se amplió el rango de tiempo de los perfi-
de la entrevista, el análisis de
contenido agrega elementos
les por la poca presencia de información disponible. En cinco casos
de interés dentro de catego- la información fue tomada hasta noviembre de 2009. El análisis de
rías que son después analiza- las entrevistas fue guiado por la teoría fundamentada. Utilizamos un
das a partir de dos vertientes análisis de contenido para la identificación de la presencia o la au-
del análisis de contenido: el
análisis conceptual y el aná- sencia de la mexicanidad en los perfiles seleccionados.17 Analizamos
lisis de relación. e identificamos los elementos constituyentes de la articulación de la

revista de ciencias sociales, segunda época
Nº 23, otoño de 2013, pp. 105-120 114 Renato de Almeida Arao Galhardi
Buscando la mexicanidad en una posmodernidad digital

mexicanidad en el espacio social digital que realizaron los partici-
pantes de este estudio, agrupando, en primera instancia, las actua-
ciones y presentaciones, tanto simbólicas como figurativas, en cuatro
categorías: intencionalidad, intersubjetividad, escenario y audiencia.
Como se advierte, cada categoría remite a un aspecto relevante de las
teorías trabajadas anteriormente. Utilizamos el modelo de la herme-
néutica profunda propuesto por John B. Thompson (1998). Este mo- 18 Los aspectos que el enfo-
delo parte de la premisa de que los objetos estudiados bajo el corte que tripartito distingue son:
la producción y transmisión
de las ciencias sociales ya están preinterpretados y que por tanto es o difusión de las formas
necesario disminuir el sesgo haciendo una interpretación de la inter- simbólicas, la construcción
pretación por medio de un enfoque tripartito.18 Para esta investiga- del mensaje, y la recepción y
ción utilizamos el análisis de contenido conceptual19 que se comple- apropiación de los mensajes.
19 De acuerdo con autores re-
menta perfectamente con la hermenéutica profunda de Thompson. conocidos en el campo del aná-
El estado de residencia de los entrevistados más frecuente fue Ca- lisis de contenido, por ejemplo
lifornia; 10 de los 13 entrevistados residían allí. La edad promedio Neuendorf (2002), este método
nos permite un acercamiento
fue 23 años, con una desviación estándar de 3,5 años; cuatro de ellos comprensivo a las intenciones,
masculinos y los restantes nueve, femeninos. El predominio de en- prejuicios y motivos del usua-
trevistadas en esta muestra se adecúa con el predominio de mujeres rio, así como también de los
miembros de la audiencia.
en los sitios de redes sociales.20 20 Véase Pew Internet (“So-

cial Networking”).
21 El concepto de semiosis

Conclusión propuesto por Charles S. Peirce
aborda no solamente las rela-
ciones que se presentan en el
Se evidencia que el uso estratégico de la semiosis21 de la mexicani- proceso de creación de un sím-
dad tiene una estricta relación con la conformación de una tipifi- bolo, sino la relación tripartida
que existe entre la formación,
cación positiva, establecida y fortalecida por medio de relaciones producción e interpretación
constantes con la cultura mexicana. Cuando las experiencias con del significado. Según Charles
lo que se entiende subjetivamente como asociado a la mexicanidad S. Peirce, la semiosis es “una
acción, una influencia que sea,
son positivas, los usuarios de Facebook tienden a presentar este as- o suponga, una cooperación de
pecto como integral de su presentación manejando la mexicanidad tres sujetos, a saber, un signo,
como un capital social. Para lograr estas tipificaciones positivas, su objeto y su interpretante, in-
encontramos que la influencia de la familia acerca de la conforma- fluencia trirrelativa que en nin-
gún caso puede acabar en una
ción de una conciencia mexicana fue indispensable, como también acción entre parejas” (Peirce,
la interacción a lo largo del tiempo con el idioma español, la culi- 1931, p. 484). Para una discusion
naria mexicana y la participación activa en tradiciones mexicanas. más completa sobre el concep-
to, véase Colapietro (1989).
La consolidación de la mexicanidad también demostró cierta con- 22 Así, el individuo “se vuel-
gruencia con motivaciones de superación de estereotipos, concien- ve un objeto ante sí mismo
tización política y determinación académica. Encontramos que la solamente cuando toma las
actitudes de los otros indivi-
discriminación escolar fue un elemento importante que posicionó duos hacia sí mismo dentro
a los individuos en tensiones de estereotipos raciales. La evidencia de un ambiente social o en
de una discriminación en la infancia y adolescencia concretizó la el contexto de experiencia y
formación identitaria, una constitución de un self: la diferencia. En comportamiento en cual am-
bos individuos están involu-
un proceso como la discriminación hay una apertura de autocon- crados” (Mead, 1934, p. 201;
ciencia que crea la percepción del “otro”.22 Esta percepción pone traducción propia).

Renato de Almeida Arao Galhardi
Buscando la mexicanidad en una posmodernidad digital 115 revista de ciencias sociales, segunda época
Nº 23, otoño de 2013, pp. 105-120

el acento en una concepción identitaria redefinida y articulada, en
parte, por una conciencia de ser diferente y, especialmente, por la
indicación de inferioridad. La superación de esta relación y situa-
ción se vincula con sensaciones de victoria y autoestima que, a su
vez, fortalecen la presencia de la etnicidad en el self. Una conse-
cuencia visible de la discriminación es la aparición y construcción
de una conciencia politizada del mexicano y, así, del mexicano-
americano.
La presentación idealizada de mexicano-americanos que tu-
vieron contactos constantes, frecuentes y sucesivos con la narra-
tiva simbólica de la mexicanidad a lo largo de sus vidas fue evi-
denciada en sus perfiles por medios simbólicos en los espacios
visuales, lingüísticos, interactivos y asociativos en las redes de sus
perfiles. La audiencia fue un conductor del grado de presentación
de la mexicanidad, ya que fue, de acuerdo con las teorías abor-
dadas, un juez sobre la aprobación de la presencia de la semio-
sis mexicana en sus presentaciones. Por medio de interacciones
positivas con las semiosis, se fortaleció el grado de mexicanidad
presente.
Las presentaciones que enfatizaron la mexicanidad lo demos-
traron por medio de una evidencia de identificadores políticos
y educativos. Para estos usuarios, la mexicanidad no representa
solamente un recurso que se maneja como capital social, sino la
autoafirmación de una lucha contra los elementos sociales y cul-
turales que discriminan a los mexicanos. Son presentaciones que
contienen elementos de una postura contrahegemónica, solidifi-
cando la mexicanidad como elemento inherente a sus narrativas
particulares del self. Evidenciamos que, por lo general, el uso de
referentes visuales estereotípicos y populares de la cultura mexi-
cana sostenían una narrativa de la mexicanidad en sus presen-
taciones de los perfiles. Encontramos la presencia del sombrero
de charro, la virgen de Guadalupe, los colores de la bandera, la
calavera e imágenes de la cultura popular mexicana, como la Chi-
lindrina de la serie El Chavo del ocho. Tomando en cuenta que los
usuarios han señalado que se presentan de forma positiva en sus
perfiles, que no sienten “vergüenza” de sus representaciones, es-
tos símbolos representan el grado de asimilación que estos tienen
con la cultura mexicana. Nuestros participantes nos indicaron
que, además de ser elementos que contienen cierto grado de faci-
lidad en la identificación de su lugar en la semiótica de la cultura
popular mexicana, esta representaba un aspecto “bueno” o “po-
sitivo” de la mexicanidad. Además, constatamos la participación
de los padres en el desarrollo de una conciencia política acerca de
las relaciones étnicas en sus vidas, que fomenta la concretización

revista de ciencias sociales, segunda época
Nº 23, otoño de 2013, pp. 105-120 116 Renato de Almeida Arao Galhardi
Buscando la mexicanidad en una posmodernidad digital

de su mexicanidad y que, consecuentemente, se ve expresada en
un self presentado en sus perfiles. Nuestra investigación nos lleva
a concluir que la intención de articular la mexicanidad se remi-
te a cuatro estrategias no excluyentes: 1) rescatar una identidad
perdida ubicada en el imaginario familiar y personal; 2) reforzar
un elemento étnico dentro de una pluricultura; 3) articular una
imagen positiva de sí mismo; 4) reforzar el elemento multicultural del
self del usuario.
De igual modo, identificamos que, si las primeras conviven-
cias con lo que se representa como perteneciente a la “mexicani-
dad” son positivas, este componente resurge en sus presentacio-
nes como elemento presente y representado de concepciones del
self. Así, la mexicanidad es una estrategia de presentación positi-
va. Por medio del uso del spanglish, la presencia de elementos de
ambas culturas, se representa la fusión de la multiculturalidad
de sus selves en sus presentaciones. Es lo que Homi Baba articu-
la en su discusión sobre la relación entre la cultura americana
con la mexicana: “No es ni mexicana ni americana, sino más bien
mexicana y americana al mismo tiempo” (Martí-Olivella et al.,
1998, p. 3).
Los “motivos para” se encajan en las estrategias de presenta-
ciones elaboradas por Goffman acerca de la presentación del self
y los “motivos porque” son referidos al imaginario del mexica-
no construido a través de su relación biográfica con el entorno
social, que tiene como motivación rescatar un elemento signifi-
cativo de la sustancia del self. La constitución de la audiencia es
fundamental en la articulación o no de elementos constituyentes
de una mexicanidad. La interacción con la audiencia influye en la
explicitación de una mexicanidad, de la misma forma que tam-
bién la inhibe.
La presentación de mexicano-americanos representa las for-
mas en las cuales individuos presos en tensiones culturales, ubi-
cados en contextos sociales que resaltan y enfatizan la etnicidad,
en un plano inmediato de cultivo para el pensamiento crítico, con
un acceso sin precedente a la exposición de la presentación por el
uso tecnológico, configuran sus presentaciones en sitios de redes
sociales. Las relaciones sociales de sus vidas cotidianas consisten
en el elemento definidor y con mayor poder explicativo acerca de
la presencia o ausencia de un elemento étnico en sus presentacio-
nes. Es así que se consolidan la continuidad y validez de las teorías
del interaccionismo simbólico, fenomenología y psicología social,
dentro de nuevas configuraciones y modificaciones de la estruc-
tura social. Sugerimos la necesidad de profundizar la indagación
sobre el uso de la etnicidad como un elemento contrahegemónico

Renato de Almeida Arao Galhardi
Buscando la mexicanidad en una posmodernidad digital 117 revista de ciencias sociales, segunda época
Nº 23, otoño de 2013, pp. 105-120

Cambridge. boyd. Goffman y Cooley. Bartra. 13. —— (1998a). “Internet y la sociedad red”. sugerimos estudios que aproximen la presentación étnica con el capital social en un entorno de tic móviles cada vez más abstractos. México. 105-120 118 Renato de Almeida Arao Galhardi Buscando la mexicanidad en una posmodernidad digital .htm>. uy/catedras/disi/Mat. (2000). La era de la información. hacemos una última sugerencia.indiana. N° 1.php. todavía. hasta el momento. en los sitios sociales y de redes sociales en estudios futuros. Bibliografía Adams. Los fundamentos de Schütz. danah y Nicole B. Aspe Armella. Fondo de Cultura Económica. El ciberespacio no aleja las indagaciones de las perspectivas clásicas. Sage. Bar- celona. —— y Gerardo Villadelángel Viñas (2011). Journal of Computer-Mediated Communi- cation. M. (1991). El futuro. Es indudable que la ciencia ficción se está volviendo cada vez más real. La jaula de la melancolía. (1982). Mead. Ma- drid .edu/vol13/ issue1/boyd. vol. and Scholarship”. Internet toda- vía se encuentra debajo de todo su potencial. (2001). Ellison (2007). Liquid Modernity. debido a que identificamos la necesidad de trabajos que traten con mayor grado explicativo la penetración de internet dentro de una confi- guración identitaria étnica posmoderna. Vida y mito de un anfibio mexicano. Self and Social Change. M. H. “Social Network Sites: Definition. (2007). Cyberspace: first steps.%20politicas/castells-01. Z. Identidad y metamorfosis del mexicano. Hora D. febrero-septiembre. Las aporías fundamentales del periodo novo- hispano. entre otros. Grijabo. Disponible en <http://www. Castells M. Ade- más. sociedad y cultura. Disponible en <http://jcmc. conaculta-Bermejo. pp.ellison. vol. Cambridge. History. Benedikt. segunda época Nº 23. Axolotiada. nos sorprenderá. Blumer. 1.html>. Finalmente. N° 14-15. Madrid. El interaccionismo simbólico.edu. a las imaginaciones de la ciencia ficción y de unos pocos aventureros afines a pensar la fusión entre el hombre y su creación fantástica. London. Polity Press. México. son todavía relevantes y pasan por un momento in- creíble de la fusión entre el hombre y la máquina. Instituto Nacional de Antropología e Historia. Virginia (2002). Economía. Bauman. La Factoría. otoño de 2013.fing. perspectiva y método. La incorporación de herramientas digitales y corporales de interacción llevará la interacción digital a un nivel reservado. Alianza. mit University Press. Roger (1987). revista de ciencias sociales. L. Mexico.

us/ cortazar/axolotl. vol. Guillermo (1994). Clayton M. 3. Matthew C. y Joseph L. Blackwell. vol. Disponible en <http://www. segunda época Nº 23. Latin American Issues. en Gerbner. Madrid. Londres. University of Chicago Press. (1969). Nielsen. N°14.). F. Nueva York. Collected Papers of Charles Sanders Peirce.nielsen. Garden City. G. v.aspx>. (1972). “In- troduction”. O. sociedad y cultura. Renato de Almeida Arao Galhardi Buscando la mexicanidad en una posmodernidad digital 119 revista de ciencias sociales. Blackwell. Nueva York. com/nielsenwire/social/2012/>.. Self. Peirce’s Approach to the Self: A Semiotic Pers- pective on Human Subjectivity.html>. S. Hall. Charles H. C. London. Estigma. Bower (1995). Pew Internet. “The Question of Cultural Identity”. Goffman. and Society. (2000). Amorrortu. Fondo de Cultura Eco- nómica. “Dos mitos de la mexicanidad”. “Models of Messages: Three Prototypes”. (1989). México. Oxford.) (1998). Cortázar. El laberinto de la soledad. N° 1.literatura.). Alianza. “Axolotl”. N° 40. et al. (1996). Buenos Aires. México. Chicago. The Analysis of Communication Content. en Hall. Diánoia. Anchor Books. (1959). 105-120 . Gracia. K. “Disruptive techno- logies: catching the wave”. Scribner’s. The Phenomenology of the Social World. —— (ed. Questions of Cultural Identity. La sociedad red: una visión global. J. Mind. Alianza Edi- torial. Human Nature and the Social Order. y Paul du Gay (eds. (2000). Wayland-Smith (eds. (1991). Albany. J. Vincent M. Colapietro. (1931). Harvard Business Review. Mead. Cooley. The Production of Space. (eds. pp. La era de la información: economía. Paz. Peirce. (2000). Christensen. Krippendorff. Hurtado. La identidad deteriorada.) (2006). Hispanic/Latino Identity: A Philosophical Perspective. Ser hombre de verdad en la ciudad de Méxi- co: ni macho ni mandilón. vol. Schütz. Londres. George H. Heine- mann Educational Books. The Presentation of Self in Everyday Life. H. [1956]. México. Disponible en <http://blog. enero-febrero. (1934). Sage Publications. —— (1986). Cambrid- ge. S. otoño de 2013. “Social Media Report 2012”. J. xl. Disponible en <http://pewinternet. Lefevbre. Allegheny College. Guttmann.—— (1998b). 73. “Social Networking”. (1922). E. 43-53. Valerio-Holguín y G. Madrid. Harvard University Press. org/Commentary/2012/March/Pew-Internet-Social-Networking- full-detail. State University of New York Press. Wiley. A. pp. El Colegio de México. vol. Pennsilvania. Martí-Olivella.

segunda época.unq. A. dentro de los entornos digitales. Zimmermann. (1995). Thompson.co- lef. pp. Barcelona. Life on the Screen: Identity in the Age of the Internet. Cómo citar este artículo Almeida Arao Galhardi Renato de. Comu- nicación intercultural en América Latina: ¿del conflicto al diálogo?.) (Evaluado el 6 de marzo de 2013. 37-67. S. (2008). otoño de 2013. “Buscando la mexicanidad en una posmo- dernidad digital. Mario Alberto (2008). “Lenguaje y comunicación intercultural: un enfoque iberoamericano”. Turkle.). <http://www2. Asesor del gobierno brasileño en México.mx/fronteranorte/articulos/FN39/2-F39_Construccion_de_la_ imagen_de_Mexico_en_EU. 105-120. La mexicanidad en la presentación de mexicano-americanos en Facebook”. Consultor independiente. pp.pdf>. (Recibido el 12 de febrero de 2013. onli- ne. Maestro en Ciencias Sociales por la Facultad Latinoa- mericana de Ciencias Sociales.) Autor Renato de Almeida Arao Galhardi es sociólogo. “La construcción de la imagen de México en Estados Unidos desde una perspectiva de riesgo”. John B. Velázquez. en Gugenberger.edu. Eva (ed. En línea: <http://www. Ber- nal. vol. 21-42. Nueva York. 37-67. Universidad Nacional de Quilmes. pp. vol. Frankfurt del Meno. pp. Frontera norte. Revista de Ciencias Sociales.ar/catalogo/311-revista-de-ciencias- sociales-n-23.php>. otoño de 2013. segunda época Nº 23. N° 39. 105-120 120 Renato de Almeida Arao Galhardi Buscando la mexicanidad en una posmodernidad digital . Los media y la modernidad: una teoría de los me- dios de comunicación. revista de ciencias sociales. online. edición digital. año 4. 20. (1998). Simon & Schuster. Klaus (2003). Nº 23. N° 39. Velázquez García. Lang. pp. 20. Paidós. Actualmente investiga la transformación y significado del espacio para y de migrantes. “La construcción de la imagen de México en Esta- dos Unidos desde una perspectiva de riesgo”. sede México. Frontera norte.

MISCELÁNEAS revista de ciencias sociales segunda época .

.

Sin embargo.José Alberto Sbattella / Pablo Ignacio Chena Pilar Palmieri / Leandro Marcelo Bona Excedente económico y distribución del ingreso en la Argentina de la posconvertibilidad Introducción esta falencia y que. 123-145 . consecuentemente. económico (ee). revalorizar la mirada sobre el proceso temáticos (reflejados en la restricción generador de la acumulación de ca- externa y en procesos inflacionarios e pital que brindaron los economistas hiperinflacionarios) que validaron re. tibilidad (2003-2008) desde la óptica La necesidad de encontrar un enfo. La característica formas neoliberales drásticas. a tra- que de economía política que supere vés de los conceptos ee y crs. definido este último tra que la importación de recetas de los como la diferencia entre los recursos países centrales a las periferias tiene la que una sociedad genera y su costo de gran debilidad de subestimar los límites reproducción social (crs). distintiva de estos enfoques es la vin- delos redistribucionistas hallaron aside. 123 revista de ciencias sociales. tome en cuenta la relación dialéctica Los diferentes intentos de los gobiernos que existe entre el nivel de concentra- populares de la Argentina por mejorar ción del poder económico. Estos mo. otoño de 2013. que impone la estructura de poder vi. segunda época Nº 23. culación estrecha que existe entre la ro teórico en el pensamiento económico acumulación de capital y la genera- keynesiano. El presente trabajo tiene como obje- gente en la redistribución igualitaria de tivo revisar el período de la posconver- los ingresos. la dinámica ción. apropiación y usos del excedente de los acontecimientos históricos mues. pp. Para ello. fisiócratas y clásicos. la desigual- la distribución del ingreso desde los dad de ingresos y las posibilidades de inicios del siglo xx hasta la actualidad un crecimiento sostenido nos llevó a encontraron límites económicos sis. de la economía política clásica.

El excedente económico primero es el excedente económico real (o ahorro corriente). el rol institucional en mercados competitivos) negando clave que juega el Estado. pp. terminación de los precios de equilibrio tivo. Por último. L. a partir de la distribución fun. p. tanto en la la existencia del ee y de su apropiación mediación entre estas fuerzas históri. guiente manera: en la primera parte se para ocultar lo que en realidad es una presenta una revisión conceptual sobre estructura de poder que ordena verti- la noción de ee. revista de ciencias sociales. y. Tanto Adam y. necesario para llevar socialmente una mo suntuario) fue un tema central en “vida decente”. buscamos cuantificar estos conceptos los economistas clásicos. A par. potencial. zaremos por un lado las características Luego. de la apropiación del de pensamiento latinoamericano reto- ee entre capital y trabajo. anali. Smith como Ricardo y Marx incorpora- mación en relación a su apropiación/ ron años más tarde esta dimensión en distribución. a través de la inserción de tal de la organización del trabajo (la de- los trabajadores en el sistema produc. se realiza un Es recién a mediados del siglo xx que análisis. con la ayuda de los recursos productivos neración de bienes puede destinarse a utilizables. definido como “la diferencia tir de allí. como pio papel en la captación y los usos del la “función de producción agregada”. tas “leyes neutrales de la economía”. M. Palmieri. lo expandir aún más el producto social que pudiera considerarse como consumo (inversión) o a satisfacer las necesida. por otra. El concepto de definiciones de excedente económico. crearon eufemismos discursivos. do 2003-2008. vivía del excedente de producción que El segundo es el excedente económico generaba la actividad agrícola. estimado de los fisiócratas franceses por mostrar como la diferencia entre la producción que la población urbana de ese tiempo social real y el consumo efectivo corriente. que genera la socie- El estudio del excedente económico sur. I. autores de corte marxista y de la escuela cional del ingreso. la idea de que las sociedades entre la producción que podría obtener- producen más de lo que necesitan para se en un ambiente técnico natural dado reproducirse y que este “exceso” de ge. por determinados sectores. A. y por el otro. 123-145 124 J. dad capitalista bajo las condiciones eco- gió en el siglo xviii a partir del intento nómicas y políticas reinantes. man la discusión del ee y comienzan a plantear posibles mecanismos de medi- ción. 1990). 334). Con este fin camente asimétricas. a su vez. sus análisis. segunda época Nº 23. Sbattella. (Bowles y Edwards. esencial” (Baran. otoño de 2013. P. como en su pro. 1973. realizar una primera aproxi. Bona Excedente económico y distribución del ingreso en la Argentina de la posconvertibilidad . “los factores productivos” o las supues- El documento se organiza de la si. Baran de- des de estatus y opulencia de un grupo fine como consumo esencial al consumo privilegiado de la población (consu. excedente económico. Chena. los economistas neoclásicos del proceso de distribución primaria se focalizaron en la dimensión horizon- del ingreso. luego se define una calmente el proceso de trabajo y deter- metodología de estimación del crs y se mina la apropiación y uso del excedente presentan los resultados para el perío. P. En este contexto. En 1973 Paul Baran desarrolla tres 1. por una parte.

defini. fijado históricamente dentro tierra. lejos de ubicarse sino que son apropiados como ee por en su nivel de productividad. P. Furtado nivel de acumulación de capital alcan- destaca que el crs depende del nivel de zado en el pasado y de la capacidad de acumulación de capital alcanzado por la propia clase trabajadora de valorizar la sociedad hasta ese momento y de la su propio trabajo. El tercero es elexcedente económico de los factores productivos y que excede planificado es la tercera definición que a la remuneración por su trabajo empre- presenta Baran y está representado por la sarial.depreciación del ca. Bona Excedente económico y distribución del ingreso en la Argentina de la posconvertibilidad 125 revista de ciencias sociales. El dad no se traducen en mayores salarios. sus determinantes y sus posibles minado por la diferencia entre la pro. donde el sis- Prebisch el ee es únicamente al ingreso tema de precios funciona como regula- que queda en manos de los propietarios dor de la distribución del excedente. cepto. es un factor centran la propiedad del capital y de la exógeno. en la definición de de cierto contexto cultural. bién la de consumo esencial. pp. los incrementos de productivi. como lo los estratos sociales superiores. sin embargo. el excedente central indagar sobre este último con- económico de una sociedad está deter. plantea la teoría neoclásica. la supervivencia y reproducción de sus que dependen fundamentalmente del miembros. está inspirada en centrales a través de la acumulación de las ideas de Marx sobre “los elementos capital y. ducción real (pbi . Para este au. lor de la fuerza de trabajo y que depen- riferia. Según Furtado (1978). P. L. social y su determinación noamericanas. de Baran) tor los países latinoamericanos incorpo. si bien incluye a toda la población y no ran las técnicas productivas de los países solo a los trabajadores. diferencia entre el ingreso óptimo alcan- zable de manera planificada y un volumen óptimo de consumo elegido previamente. dadas las altas históricos y morales” que definen el va- tasas de desempleo que existen en la pe. definen la producti- capacidad de la clase trabajadora de va. den del grado de civilización del país. En este sentido. Palmieri. Sbattella. el costo de pital) y el costo de reproducción social reproducción social representa con- (crs) o costo básico de reproducción ceptualmente las pautas de consumo de la población como un todo. que con. 2. J. Específicamente. segunda época Nº 23. resulta de Baran. trabajadora de apropiarse de la utiliza- Es significativo también el aporte de ción del producto social (delineando así Prebisch (1981) a las reflexiones sobre el la evolución del crs). I. A. El costo de reproducción En el ámbito de las economías lati. ee al enmarcar su análisis en la dinámica Esta noción de crs (como así tam- del capitalismo periférico. Como vemos. Dichas pautas. vidad laboral y la capacidad de la clase lorizar su propio trabajo. otoño de 2013. M. Furtado (1978) desarro- lla un concepto de excedente económico Habiendo definido al ee como aquella que resulta en una posición intermedia parte de la producción que excede al entre los conceptos de ee real y potencial costo de reproducción social. 123-145 . formas de medición. salario del trabajador. básicas que establece la sociedad para do como las pautas básicas de consumo garantizar la supervivencia y reproduc- que la sociedad establece para asegurar ción de sus miembros. Chena.

parques deportivos. mientras que el durante sus períodos inactivos. obtenidos para el total de la población vivienda. 1992): 1) componente elementos históricos. y uno subjetivo. se presenta la metodología trata de bienes y servicios distribuidos de estimación del crs y los resultados por parte del Estado. P. Chena. que es la fracción del valor des. argentina para el período 2003-2008. La reproducción En definitiva. L. Para ello. de la fuerza de trabajo. te de subsistencia biológica marca el lí- bajador. límite superior está determinado por la inactividad. I. la financiación colectiva. A continuación. 2006): por dos elementos. que representa la parte del in. que incluye el resto de to. rentabilidad mínima del sistema y las cional.. al vender su fuer. trabajador de baja calificación. en tanto que implica un en su totalidad en forma directa por el componente objetivo. que es la porción del valor des. El componen- mantenimiento en la inactividad del tra. En este aspec. ción de la clase trabajadora. uno básico o de sub- 1) reconstitución de la fuerza de traba. A. y otro ideológico. Bona Excedente económico y distribución del ingreso en la Argentina de la posconvertibilidad . que representa la parte de la el grado de desarrollo de una sociedad. necesidades de acumulación (Carter. e incluye los Por otra parte. ta aproximarlo. sistencia biológica. se re. Si bien puede tomar la forma los diferentes aportes de la discusión monetaria. Luego. 2) y servicios (Wells. no existe un criterio úni- por el capitalista. P. gresos de apropiarse del producto social nentes de la producción y reproducción (Wayne. aquel que defi- capitalista. determinado por nentes (Torrado. En este sentido. el crs es un concep- de la fuerza de trabajo no es financiada to normativo. reciben un salario que al capacidad de los sectores de menores in- menos debería cubrir los tres compo. otoño de 2013. el valor que efectivamente trabajador. culturales y por salarial. 123-145 126 J. Si bien existen una sociedad concreta. sino que también interviene nimos como el componente biológico. Los trabajadores. 2) componente no co y totalmente objetivo que nos permi- salarial. sobre la base de cializados. 1986). pp. situaciones en la cual el aporte de los tra- quiere analizar los conceptos de valor de bajadores no calificados es mayor que los la fuerza de trabajo y su precio (o sala. tinada a la producción de un sustituto 1982). 2010). que es la parte del valor destinado el cual se incluyen el resto de los bienes al sustento cotidiano del trabajador. tórico dependerá de factores sociales. 3) reemplazo genera. vejez. los bienes y servicios. etcétera. mediante el mantenimiento adquiera el crs en cada momento his- y la educación del progenitor. beneficios que reciben. el crs está compuesto siguientes elementos (Torrado. M. etc. Sbattella. en jo. económicos y políticos que modifican la za de trabajo. revista de ciencias sociales. El valor de la fuerza de trabajo es el legislación social avanzada el costo de re- valor de los bienes y servicios necesarios producción es mayor que el salario de un para asegurar la producción y reproduc. en países con una rio). resulta central pre. greso redistribuido por organismos so. como educación. segunda época Nº 23. remuneración pagada directamente Por tal motivo. Palmieri. mite inferior del costo de reproducción tinada a la sobrevivencia del trabajador de la fuerza de trabajo. en la mayoría de los casos se planteada. se distinguen los siguientes compo. Parte del componente social es finan- guntarse cuáles son los mecanismos de ciado por los propios asalariados a través remuneración de la fuerza de trabajo en del pago de impuestos.

siguiendo el en- A su vez. hogar en las estrategias que constitu- perado este desafío. costo de reproducción a todos aquellos miembros que no forman parte de la población económicamente activa y no Aspectos metodológicos tienen un ingreso laboral. En estos enfoques.3. Para aproximarnos a este valor. aquel como representativo del crs el nivel de financiado por los ingresos laborales. L. de trabajar y menores. salarial. Por el lizar y estimar el valor del crs para la otro. Una vez su. mientras calificados. Sbattella. otoño de 2013. según lo que estable- Furtado (1978). esti- do por los bienes y servicios esenciales mamos el nivel de vida de los hogares distribuidos a través del estado neto de cuyo jefe es un asalariado no calificado. los individuos de los hogares cuyo jefe pertenece a la pobla- Uno de los grandes desafíos que pre. estaremos en condi. Estimación del costo vamos a trabajar de forma indepen- de reproducción social diente sobre dos segmentos poblacio- desde los microdatos nales: por un lado. las personas mayores que están en Argentina. ción potencialmente activa (ppa). incorporamos el esquema que foque de Furtado (1978). Esto nos permitirá analizar el (2002. Chena. segunda época Nº 23. pero cum- plen un rol central en la reproducción Dadas las características de las bases de familiar. 123-145 . M. y vida de los trabajadores no calificados. dad de análisis nos permite asignar un convertibilidad. los aportes tributarios realizados por los La decisión de tomar como unidad de hogares. El primer grupo representa cerca de vida de los trabajadores manuales no del 90% de la población total. de casa. por tratarse del sector de la que las personas mayores ocupan el población económicamente activa que otro 10%. J. Palmieri. utilizar el hogar como uni- económico para la Argentina de la pos. se trata de las personas que están en edad de trabajar. como son los niños y las amas datos y la metodología de estimación. “estrategias de supervivencia” desarro- a partir de la cual podamos evaluar la lladas en Torrado (2006) y los diversos dinámica del componente salarial y no trabajos desarrollados por Salvia et al. A. I. P. 2003). pp. los niños que están a su cargo. utilizamos identifica un componente salarial. Para ello nos basaremos en edad de jubilarse. P. Bona Excedente económico y distribución del ingreso en la Argentina de la posconvertibilidad 127 revista de ciencias sociales. se rol del Estado en la determinación del plantea la centralidad de la familia y el crs y la redistribución de ee. menos se beneficia de la acumulación En el caso de la población en edad destinada a formar el factor humano. ciones del estimar el crs y el excedente A su vez. conforma. yen el proceso de reproducción social. las mujeres ma- representativo de este costo básico de yores de 60 años y los hombres mayores reproducción de la población el nivel de 65.1 más senta este trabajo es poder operaciona. 1 La población potencialmente activa comprende a todas las personas mayores de 15 años y menores de 64 años. análisis al hogar se basa en el enfoque El primer desafío de esta sección es de las “estrategias familiares de vida” y definir una metodología de estimación. que considera como ce la legislación actual. un componente no salarial.

personas mayores. Ministe- ya que la información disponible per. I. porte y energía – aportes tributarios Ingresos salariales: el componente sa- larial corresponde a la parte del crs que La principal fuente de información es financiado por los capitalistas a través utilizada para estimar el componente del pago de salarios. se utilizan diversas reciben el haber mínimo. Dirección de Cuentas Nacionales. sino directamente los individuos. Luego. L. res. Estimamos el com- salarial en los hogares es la Encuesta ponente salarial del crs a partir de los revista de ciencias sociales. considera. Para poder com. rio Nacional de Educación. se pre- crs por hogar= Ingreso salarial + senta en primer lugar la estimación del costo en educación pública + costo componente salarial y luego del com- en salud pública + subsidios al trans. segunda época Nº 23. El crs de los hogares (niños y mos los siguientes beneficios recibidos: personas en edad de trabajar) los servicios de salud. primero para el yores sería el componente previsional) segmento de hogares y luego para las y el componente no salarial (no previ. De este modo el crs en nuestro del nivel de vida de un asalariado no análisis queda definido de la siguiente calificado el nivel de vida de los ho- manera: gares cuyo jefe presenta esta categoría ocupacional. el componente salarial. que es la parte financiada por el senta la estimación para el total de la Estado a través de los servicios públicos población en el período 2003-2008. y las transferencias monetarias. 1996/1997. otoño de 2013. 123-145 128 J. A continuación. Ministerio Nacional de Salud. y en el caso de las personas mayores son ticas muy distintas a la de los hogares los datos de los haberes jubilatorios de con jefe activo. M. Para aproximarnos al crs de los hoga- eneto de los aportes tributarios reali. reproducción social según sus Como hemos visto en el apartado principales componentes teórico. realizamos la estima. Bona Excedente económico y distribución del ingreso en la Argentina de la posconvertibilidad . entre las que se destacan: la la unidad de análisis no son los hoga. pami mite un mejor tratamiento de los datos y la encuesta de gasto de los hogares bajo esta modalidad. fuentes. ponente no salarial. pp. se pre- sional). Chena. Dentro del componente no salarial. componentes del crs. tomaremos como representativo zados. anses. Tomamos como representativo del estimar los componentes no salariales crs el nivel de vida de los jubilados que o no previsionales. A. P. que es la A continuación se presenta la estima- parte financiada con los ingresos labo. En este caso. en educación y los subsidios al transporte y a la energía. Sbattella. se rea- lizan las equivalencias correspondien- tes para obtener los resultados a nivel Estimación del costo de individual. para da. Palmieri. guridad Social (anses). la Administración Nacional de la Se- ción para este grupo en forma separa. el res. patibilizar las dos estimaciones. P. Dado que el crs para las personas Permanente de Hogares (eph) continua mayores presenta algunas caracterís. ción del valor anual de cada uno de los rales (para el caso de las personas ma. el crs tiene dos elementos cen- trales. Finalmente.

I. por la variación en la población que utiliza el servicio de atención médica pública. M. aumentando así la cantidad de usuarios de atención pública. 2009). de los asalariados no calificados se en- tes no salariales distribuidos a través cuentran en condición de informalidad del Estado que forman parte del crs. 6 El costo en atención pública por persona puede variar como consecuencia de dos factores: primero. servicios públicos de la salud. 123-145 . este valor fue descendiendo año tras año y en 2008 se ubicaba en el 55%. 5 Estimación propia sobre la base de la eph. 1985. Chena. se reduce la cantidad de individuos con obra social o servicios privados. segundo.4 que los subsidios benefician en forma Gasto en salud: en nuestro país el sis. entre el 55% y el 68%5 este valor por los distintos componen. Acuña y Chud- rales de los hogares cuyo jefe es un asa. por las modificaciones del gasto público. Dado que durante el pe- lariado no calificado debemos ajustar ríodo 2003-2008. En la medida que aumenta la informalidad o cae el empleo. gasto público consolidado en atención Luego estos valores serán ajustados por pública de la salud por la cantidad de los aportes que realizan los hogares al habitantes que utilizan únicamente los sistema tributario. Sbattella. de obras sociales y privado. no consideramos la inversión en empleados intensamente con el objetivo educación universitaria o terciaria. Cuando aumenta el empleo o se reduce la informalidad.ingresos totales familiares (itf). cial. se blico. es decir. En el año 2003 la informalidad laboral para los trabajadores no calificados alcanzaba el 68%. 4 Se considera como educación básica desde el jardín al polimodal. con poblaciones de referencia definidas Una vez estimados los ingresos labo. pp. L. A. 2002). gía: los mismos constituyen. ya que estamos sumando ingresos de asalariados con distinta calificación. tomaremos como representativo del man parte del consumo esencial los si. El de limitar los ajustes de precios en un costo se estima a partir de los datos del contexto de creciente inflación y man- Ministerio Nacional de Educación del tener el poder de compra de los salarios gasto por alumno en educación pública (Damill y Frenkel.2 según uno de los cuales se compone de una di- los datos de la Encuesta Permanente de versidad de efectores y de prestadores y Hogares. segunda época Nº 23. Bona Excedente económico y distribución del ingreso en la Argentina de la posconvertibilidad 129 revista de ciencias sociales. el efecto es el inverso. P. (Isuani y Mercer. otoño de 2013. afectada de modo muy directo por el nivel de empleo e informalidad laboral.3 lo tomamos como mento central de la política económica. los incrementos en las tarifas. J. durante el lificados concurre a establecimientos período de la posconvertibilidad. dividimos el subsidios al transporte y a la energía. cada trata de una transferencia al consumidor 2 Esta metodología implica considerar como representativo del nivel de vida del trabajador no calificado a los hogares donde solamente el jefe tiene esa calificación.6 Gasto en educación: ya que cerca del Los subsidios al transporte y a la ener- 70% de los hijos de trabajadores no ca. P. indirecta a los usuarios. un ele- educativos públicos. 3 Según estimaciones propias. Palmieri. Consideramos básica. novsky. salud y los estimar el costo de la salud. laboral y no tienen acceso a una obra so- Consideramos como elementos que for. a partir de la eph continua para el período de análisis. pudiendo el resto de los miembros que pertenecen a la población económicamente activa (pea) tener empleos con distinta calificación. Esto puede generar un sesgo en la estimación de los ingresos totales familiares (itf). costo de salud la atención pública. ya que evitan tema se divide en tres subsistemas: pú. representativo del costo en educación Los subsidios al sector privado fueron básica. Para guientes rubros: educación.

M. Aportes al sistema tributario: para Cada uno de estos componentes fue analizar y estimarlos. porque en nuestra man parte de lo que hemos denominado metodología el costo de manutención crs: consideramos como parte de este los durante la inactividad se calcula en va- subsidios a los trenes. energía e inspec. seguridad social. Como se observa en el cuadro ción. parte de estos bienes y servicios que medio de una familia cuyo jefe es asa- reciben los individuos son financiados lariado no calificado y la presión tri- por ellos mismos a través del pago de butaria que enfrentan. cas estaba recibiendo en el año 2003 so. P. por tanto no lo consi. obtenemos los impuestos. realizaba aportes tributarios anuales liarios y automotores. no se han publicado los datos de gasto más recientes que nos permitan reestimar la presión tributaria. los niños en edad escolar pacto de los impuestos sobre la distribu. segunda época Nº 23. us$26 que incluyen los impuestos a los bie. L. es decir. de subsidios al transporte y energía y nes personales. no calificado. No consideramos los aportes a la no todos los transportes subsidiados for. Es decir. A. 23. Ahora bien. 9 Estimación propia sobre la base de la eph. Los impuestos considerados son los us$450 en concepto de educación bá- siguientes: impuestos al patrimonio.7 presión correspondiente. Una familia de tales característi- la presión tributaria por decil de ingre. revista de ciencias sociales. de la cantidad Para ello nos basamos en el trabajo “Im. de miembros. subtes. seguridad e higiene. estimamos al decil consumo esencial. us$495 en salud pública.13%. Si bien en este período la estructura de consumo pudo haber variado. 123-145 130 J. combustibles. 8 En este trabajo la fuente de datos es la engh de 1996/1997. de itf que pertenecen y asignamos la deramos dentro del crs. Estado. 2000). a los ingresos ficativamente el aporte que realizaba al brutos.. Bona Excedente económico y distribución del ingreso en la Argentina de la posconvertibilidad . En el cuadro ción del ingreso en Argentina en 1997” 1 se encuentran los resultados obteni- (Santiere et al. debemos calcular estimado en función de las característi- la presión tributaria promedio para un cas de un hogar cuyo jefe es asalariado hogar de un asalariado no calificado. pp. I. inmobi. Chena. suponemos un uso igualitario entre todos los individuos de la población. P. Por mantener a los jubilados. Para asignar ejemplo. y el ingreso total familiar. Considerando el ingreso pro- go. micros y el lor presente. constituyen los com. dicha tendencia no solo continúa a 7 Como no tenemos información para identificar la intensidad de uso de los servicios energéticos y del transporte público según los distintos sectores de la sociedad. aportes realizados.8 donde estiman dos. al patrimonio. lo que cuesta hoy consumo energético de los hogares. los subsidios a las líneas aéreas la presión tributaria que los asalaria- no forman parte de lo que consideramos dos no calificados. recibía en servicios bienes y servicios. impuestos a los de us$621. sica. otoño de 2013. esenciales un valor que superaba signi- puesto al valor agregado. es decir. en el decil 5 de los itf. Sbattella. 2. La media del Estos tres elementos.9 por lo tanto ponentes no salariales del crs que son enfrentan una presión tributaria del financiados por el Estado. Sin embar. y no a las empresas privadas. trabajador no calificado se encuentra salud y subsidios. que incluyen el im. Palmieri. educación.

I. J. Sbattella. Ministerio de Educación. lo largo del período de estudio. mismo. para un hogar promedio. todos los hogares. A. 123-145 . salarial neto (los beneficios en salud. El costo de reproducción mayor que el itf.298 1. M. alcanzando económico. El aumento en valor del crs indica educación y subsidios.764 2. es decir. L.072 2007 1. También se observa que el crs por hogar es. o bien us$2.018 Var. sino un valor máximo en el 2008 de us$9.401 631 1. 2003-2008 289% 183% 2371% 184% 477% Fuente: elaboración propia sobre la base de la eph. Dado que cada uno de menos se benefician del proceso de acu- estos valores fue estimado por hogar.180 366 1. donde el in- sobre la base del tamaño promedio del greso per cápita esté por encima del crs. Período 2003-2008 Componente no salarial Componente Aportes no salarial neto Educación Salud Subsidios (1+2+3+-4) tributarios (1) (2) (3) (4) 2003 450 495 26 621 350 2004 568 607 26 668 532 2005 804 755 82 822 819 2006 992 915 174 1. segunda época Nº 23. Bona Excedente económico y distribución del ingreso en la Argentina de la posconvertibilidad 131 revista de ciencias sociales. se estarían El crs medido en dólares anuales ha apropiando de una parte del excedente aumentado todos los años.646 también que se profundiza. según el enfoque de Furtado. P. P. menos el pago que el nivel de vida de los trabajadores que de impuestos). en todos los años. Ministerio de Salud. otoño de 2013. no salarial son más altos que el pago de ponente salarial y el componente no impuestos.Cuadro 1. los beneficios del componente Para estimar el crs sumamos el com. A su vez. Palmieri. mulación ha ido mejorando en el tiempo. Dirección de Análisis de Gasto Público y Progra- mas Sociales (spe). Dólares anuales por hogar.555 2008 1.643 anuales por persona. pp.008 1. Componente no salarial del crs.751 1. Esto se debe a que el social de los hogares componente no salarial neto es positivo.290 1. Chena. realizamos la equivalencia por persona.

488 2007 5.018 9.646 2. crs por hogar y por persona. pp. P. (2001).291 530 412 366 2.373 1.250 289 291 26 1. P. Palmieri. Período 2003-2008 Haber Años Aportes Gasto en Variación jubilatorio Subsidios crs tributarios Salud interanual mínimo 2003 881 204 250 26 953 - 2004 1.421 937 2005 3.597 369 353 82 1. Sbattella. Dólares anuales. I. Bona Excedente económico y distribución del ingreso en la Argentina de la posconvertibilidad .611 604 557 631 3.824 422 371 174 1.195 26% Fuente: Santiere et al.555 7.539 30% 2008 2. A.198 2006 4. Dirección de Análisis de Gasto Público y Programas Sociales y anses.036 832 2004 2.890 532 3.278 34% 2005 1. Chena.627 2. 123-145 132 J.555 819 4. Ministerio de Educación. segunda época Nº 23. revista de ciencias sociales.947 17% 2007 2.576 1. Ministerio de Salud.431 1. Período 2003-2008 Componente Componente No crs crs Salarial Salarial Neto por hogar por persona (1) (2) (1+2) 2003 2. M.663 30% 2006 1. Dólares anuales.643 Fuente: elaboración propia sobra la base de la eph. Cuadro 3.072 5. L.131 1. otoño de 2013. Cuadro 2.358 1. crs por persona mayor. Componente salarial y no salarial. Dirección de Análisis de Gasto Público y Progra- mas Sociales.686 350 3.954 2008 7.

namos un crs a los niños. pp. menos los edad de trabajar. El crs para perso. valor que supera amplia- mente cualquier estimación de infla- Estimación del crs para ción para el período. nos la depreciación del capital reproduc- J. durante la inactividad. esto significa que Por último. simplemente que aquí la uni. se observa que en todos us$117. los tres com- Para estimar el crs para la población ponentes del proceso de reproducción mayor. la tasa de crecimiento los beneficios que recibe este grupo son anual del crs medida en dólares co- mayores a los aportes tributarios que rrientes desde el año 2005 va del 25% realiza. tenemos en cuenta de manera muy ríodo de análisis. en el 2008 este valor alcanza los de los hogares. El mismo lo definimos simple y a grandes rasgos la estructura como el producto bruto interno (pbi). al 36% anual. en cinco los años el crs supera a los ingresos del años prácticamente se triplicó. estamos en condiciones de cal- valor estimado para los jubilados. M. Al igual que en el caso anuales. Sbattella. Chena.733 millones. tenecen a un hogar cuyo jefe es activo. Bona Excedente económico y distribución del ingreso en la Argentina de la posconvertibilidad 133 revista de ciencias sociales. aplicar el crs por per- adultos mayores sona a toda la población equivale a esti- mar. 123-145 . 2) el mante- representados por el haber jubilatorio nimiento durante la actividad. cular el excedente económico para el pe- cir. a Una vez estimado el crs para el total de la las personas mayores le asignamos el población. ya que le asig- los ingresos del sistema previsional. Es decir. Es de. P. mayores o de los individuos que per- sultados obtenidos. expandimos el valor del crs que menos se benefician del proceso de por persona al total de los habitantes de acumulación. sumamos reemplazo generacional. Esto nos indica el total de la población una mejora no solo en el nivel de in- gresos nominales. En el cuadro 4 se encuentra la esti- dad de análisis no es el hogar. más los beneficios en ma. porque mínimo. otoño de 2013. que representa cerca del 10% de la fuerza de trabajo: 1) el costo del del total de la población. sino los mación del crs ponderando los diferen- individuos. A. hogares. segunda época Nº 23. asignamos el crs de las personas en teria de salud y subsidios. El excedente económico le asignamos el valor estimado para los en el período 2003-2008 individuos que pertenecen a hogares cuyo jefe es asalariado no calificado. 4. P. L. La meto. sino también en las Para estimar el valor del crs para toda la condiciones de vida de los individuos población.108 millones us$3.195 anuales. la Argentina para el período de análisis según el tramo de edad. A las perso- nas que no están en edad de jubilarse. en valores presentes. al agregar el crs dología es similar a la del caso de los de las personas mayores.Estimación del crs de los En definitiva. nas mayores fue para 2003 de us$953 Para el año 2003 el crs para el total de anuales. 3) el mantenimiento aportes al sistema tributario. me- demográfica. sistema previsional. I. tes valores según se trate de personas En el cuadro 3 se presentan los re. valor que alcanza en 2008 los la población fue de us$35. Palmieri.

M. Período 2003-2008 crs Años crs crs crs total Variación población (us$/ (us$/ interanual (millones de us$) Persona hogar ) Persona mayor) 2003 832 953 35.0% 2006 211. P.432 63. Dirección de Análisis de Gasto Público y Pro- gramas Sociales. Ministerio de Educación. Millones de dólares anuales.278 40.841 62. Período 2003-2008 Depreciación crs Excedente pbi del capital total población económico us$ % us$ % us$ % us$ % 2003 125.678 100% 18.1% 179.623 8. L. segunda época Nº 23.9% 96.745 9. I. Chena.452 55.954 2.705 100% 28.2% 2007 260.539 86. Palmieri.198 1.1% 86.548 10.0% 127.947 65.886 33. A.0% 77.261 9.733 36% Fuente: elaboración propia sobre la base del indec.195 117.663 52.263 100% 23. Cuadro 4.733 36.7% 2005 181. 123-145 134 J. Ministerio de Salud. Ministerio de Salud.656 29. Sbattella.4% 40. Costo de reproducción social.481 62.108 - 2004 937 1.631 57.4% 149. Dirección de Análisis de Gasto Público y Pro- gramas Sociales .656 29% 2006 1. Millones de Dólares corrientes. anses y pami. revista de ciencias sociales.886 33% 2008 2.643 3.1% Fuente: elaboración propia sobre la base de indec.569 31.520 8. P.569 25% 2007 1.108 28. Ministerio de Educación. otoño de 2013. eph.8% 65. anses y pami. eph.506 100% 16.718 26.0% 2004 151.5% 2008 325.496 100% 12. Cuadro 5.370 9.488 1. crs y excedente económico. pp.486 60.412 100% 14.8% 117.0% 112.718 16% 2005 1.0% 52.0% 35. Bona Excedente económico y distribución del ingreso en la Argentina de la posconvertibilidad .

el ee representa el 55. un tema que nos intere- pbi y el crs el 36. P. quiénes se apropian del mismo.1%. El fuerte aumento de las eroga- lisis. crs tiende a incrementar su participa. L. N. financiado a través del Estado? 6. Esto equiva. continuación presentamos un análisis to del crs. Si bien durante el período de análisis ee= pbi –depreciación del capital la estructura tributaria se ha mantenido reproductivo . Mientras base de la distribución que en el año 2003 la participación del funcional del ingreso componente no salarial en el crs era del 12%. A. a partir del año 2005 crece a de la apropiación del ee entre capital y tasas superiores que la del pbi. lo que represen. excedente económico cipación del componente no salarial del en la posconvertibilidad: crs ha ido incrementando en detrimen. Chena. un análisis sobre la to del componente salarial. público. es la distribución de este excedente. en el marco de un fuer.tivo9 y menos el costo de reproducción componente salarial desciende del 88% social para toda la población. J. I.841 millones. este valor alcanza el 21% en el año En este apartado analizaremos la apro- 2008. salud y los us$77. el mismo alcanzó ciones en materia de educación. financiado por las empresas. Bona Excedente económico y distribución del ingreso en la Argentina de la posconvertibilidad 135 revista de ciencias sociales. es decir que el crecimien.6% anual y la aplicamos al stock de capital estimado en indec hasta el año 2004.crs relativamente estable. tomamos la estimación de S. 123-145 . M. En el año 2003. La apropiación del En el cuadro 6 vemos cómo la parti. Kiefman (2007) del 5. al 79%. Sbattella. es te crecimiento económico vemos que el decir. Para aproximarnos a este problema a ción en el pbi. la tribución del excedente cconómico ha- participación del ee cae mientras que la cia los sectores que menos se benefician participación del crs en el pbi aumenta. el Estado toma un papel activo en términos de redistribu- En el cuadro 5 se encuentra el valor y la ción de ee a partir de la política de gasto evolución del ee para el período de aná. trabajo a partir de los datos de la distri- guntarnos entonces cuál es el elemento bución funcional del ingreso elaborados dinamizador de esta tendencia: ¿se trata por la Dirección Nacional de Cuentas de la evolución del componente salarial Nacionales (dncn). del proceso de acumulación. lo cual se Por su parte el peso de la depreciación refleja en el incremento del componente del capital se reduce levemente. otoño de 2013. De allí en adelante. Cabe pre. segunda época Nº 23. pp. a 9 En cuanto a la depreciación del stock de capital. Esto se debe a que el total de be- le al valor de la producción que excede al neficios no salariales entre 2003-2008 consumo necesario para que la población aumentaron a un ritmo superior que el se reproduzca como tal.1% del Ahora bien. mientras que la participación del piación del ee entre capital y trabajo. manteniendo el de los ingresos salariales y los aportes stock de capital constante. sa profundizar en este trabajo es cómo Ahora bien. año 2008. transporte permitió una efectiva redis- taba el 62% del pbi. tributarios. Palmieri. P. o del com- ponente no salarial. Hacia el no salarial del crs.

Dirección de Análisis de Gasto Público y Programas Sociales . Por el precio de productor. Período 2003-2008 Años Componente Componente no salarial Total Salarial 2003 88% 12% 100% 2004 84% 16% 100% 2005 81% 19% 100% 2006 80% 20% 100% 2007 78% 22% 100% 2008 79% 21% 100% Fuente: elaboración propia sobre la base de eph. M. Se trata del proceso de distribu. Porcentajes. productiva) o no productivos. P. Composición del crs en componente salarial y no salarial. I. a partir de la distribución funcio- ductivo y los posibles usos que este tenga. nal del ingreso del período 2003-2008. segunda época Nº 23. Palmieri. Sbattella. partir de la distribución funcional de ser con fines productivos (inversión ingreso. Ministerio de Salud. Ministerio de Educación. El uso de este exceden. en el cual no se incorpora fuga de capitales y otros. El objetivo es estudiar el pro. La principal fuente de información uti- peren el crs. se trata de ingresos laborales que su. la acción del Estado en la redistribución Sobre la base de la discusión plan- de ingresos. A. Nacional de Cuentas Nacionales. L. la apropiación del ee se da a través de la fijación de salarios que superen el Aclaraciones metodológicas ingreso del trabajador no calificado. pp. pues se destina ingresos elaborada por la Dirección al consumo no esencial o suntuario. Chena. Los usos pueden nuestro enfoque realizamos los siguientes revista de ciencias sociales. 123-145 136 J. Todos dando así lugar a la estratificación so. los valores utilizados son corrientes y a cial y desigualdad de ingresos. Cuadro 6. al crs. teada se presenta a continuación una ceso de apropiación del ee a partir de la estimación de la apropiación del exce- generación del mismo. ya que en este apar- lado del capital. como ción primaria. Por el lado de los asalariados. lizada es la cuenta de generación de te es no productivo. P. bajo. contemplando la dente económico entre el capital y el tra- inserción de los individuos al sistema pro. la gran mayoría de los mismos Para poder adaptar la información a corresponden al ee. otoño de 2013. si bien una pequeña tado no contemplamos la acción redis- porción de sus ingresos corresponde tributiva del Estado. Bona Excedente económico y distribución del ingreso en la Argentina de la posconvertibilidad .

Palmieri. el ee apropiado por los asa- capital. excedente bruto de explotación producto apropiada por los asalaria- (ebe) e ingreso bruto mixto (ibm). que la diferencia 4. para fines productivos o no. 2. tribuciones y aportes al sistema pre. M. ya que del costo de reproducción de todos los una proporción muy baja de asala- trabajadores. trabajador no calificado y el total de verso de análisis son los asalariados puestos de trabajo asalariado según la ocupados. 3. segunda época Nº 23. un asalariado no calificado. los siguientes elementos: 3. den al crs de la clase capitalista. por el lado 2. Dentro de la retribución al trabajo entre el crs y el salario medio sea más asalariado. La magni- cia del mismo en el ingreso total de tud de este ee depende centralmente de los capitalistas sea muy baja. P. En dos.supuestos y consideraciones metodológi. no consideramos las con. El costo de reproducción social (crs) Mientras que los ingresos del capital co- únicamente es estimado para los asa. A. que puede ser utilizado componente salarial del crs. pp. Los ingresos de los capitalistas los del trabajo. De todos peran el ingreso laboral promedio de modos es de esperar que la inciden. no El ee apropiado por los asalariados tenemos la información suficiente proviene de ingresos salariales que su- como para discriminarlos. una proporción de los ingre- consideraremos en su totalidad ee y sos corresponde al componente salarial depreciación del capital. que re- individuos que obtienen ingresos en sulta del producto entre el salario del el sistema productivo. La evolución relativa de los salarios: tima. suntuario. Apropiación del excedente cas respecto al uso de las bases de datos: económico en el período 2003-2008 1. Las categorías planteadas en la Cuen- ta Generación de Ingreso de la dncn 1. L. 123-145 . A diferencia del bloque anterior donde la unidad de análisis es el hogar. Chena. En el cuadro 7 se encuentra la estima- al trabajar con la distribución funcio. Técnicamente se trata del te económico. rresponden en su totalidad al exceden- lariados. do el total de empleo tiene una proporción baja de trabajadores no Definimos el ee como el ingreso total de calificados. La distribución funcional del ingreso: son: retribución al trabajo asalariado la misma determina la proporción del (rta). Es decir. dncn. Sbattella. Bona Excedente económico y distribución del ingreso en la Argentina de la posconvertibilidad 137 revista de ciencias sociales. amplia. P. salarios sea mayor. el ee tiende a aumentar. y existe cierta diferencia la economía menos la depreciación del salarial. menos el componente salarial lariados debería ser mayor. por la dificultad de asignar los en la medida que el diferencial de mismos al capital o al trabajo. el uni. Si bien una del crs y otra al ee destinado al consumo parte de estos ingresos correspon. representado por el salario riados tiene ingresos que representa promedio del trabajador no calificado. ción del componente salarial del crs nal únicamente consideramos a los para el total de los asalariados. el trabajo no será considerada esta úl. en crs. Podemos observar que este valor J. La composición del empleo: cuan- visional. otoño de 2013. I.

721 millones rresponde al ee. otoño de 2013. nuevamente hay un aumento en partir del 2007. pasando 2003 del 21%.453 17. Bona Excedente económico y distribución del ingreso en la Argentina de la posconvertibilidad . Período 2003-2008 2003 2004 2005 2006 2007 2008 Salario promedio neto del 1. según el sistemáticamente hasta el 2006. Esta proporción presenta un leve parte. Entre 2006- mienza a caer.388 crs ocupados 15. hasta ubicarse en el 46% a 2008. y trabajo. Excedente económico apropiado por los asalariados. I. gue siendo significativamente menor cionamos en el apartado metodológico. pp.222 34. pital se apropia durante todo el perío- mente superior al crs de los asalariados. L. valor que asciende hasta de 49% a 51% y a partir del año 2006 co.955 94.011 24. Ahora bien. A partir de estos datos. fue de us$15.130 1. do se ubica en el 74%. Chena.911 15. Dólares corrientes. Para consideramos que todo el ingreso co- el año 2003. los asalariados se apropian en el aumento entre 2003 y 2005.218 1.156 (millones us$/año) Remuneración al trabajo asalariado sin aportes 30.679 43. la participación del capital.354 75. como men.373 60. P. Palmieri.831 2.969 (Millones de us$/año) Salario excedente 15. Como contra- larial. P. Cuadro 7.942 trabajador NC (us$/año) Puestos de trabajo (miles) 13.275 51. M.047 17.587 16.724 38. que la del 2003. ubicarse en 2006 en el 26%. aumenta durante todo el período. la masa salarial es amplia. entre el 46% y el 52% de la masa sa. valor que cae los trabajadores representa.421 2.721 18. y para el año 2008 este valor ascendía a estimamos la apropiación entre capital los us$51.165 48. cuan- año.156 millones. do de la gran mayoría del ee. Sbattella.133 41.907 14.528 1.822 30.002 20. En el año El excedente económico apropiado por 2003 se apropian del 79%. 123-145 138 J. revista de ciencias sociales.551 30. A. segunda época Nº 23. si bien si- Por el lado del capital. en cada uno de los años En el gráfico 1 se observa que el ca- analizados.813 (Millones us$/año) Excedente/remuneración 49% 52% 51% 50% 46% 46% (%) Fuente: elaboración propia sobre la base de la Dirección Nacional de Cuentas Nacionales y la eph.155 23.

un crs mayor resulta de Cuentas Nacionales y otras fuentes consistente con una desigualdad sala. P. de la posconvertibilidad. en el año 2004 esta pro- Gráfico 1. la desigualdad de ingresos es nente de Hogares. Palmieri. Dentro de los resultados obtenidos. en el presente artículo trabajamos del ingreso de los asalariados destinado con microdatos de la Encuesta Perma- al ee cae. Bona Excedente económico y distribución del ingreso en la Argentina de la posconvertibilidad 139 revista de ciencias sociales. Como vemos en el conceptos como el de crs y ee. Período 2003-2008 100% 90% 21% 24% 25% 28% 26% 26% 80% 70% 79% 76% 75% 72% 74% 74% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0% 2003 2004 2005 2006 2007 2008 Capital Trabajo Fuente: elaboración propia sobre la base de la eph y dncn. complementarias durante el período rial menor. Con este gráfico 2. M. es decir. P. El ee apropiado por los trabajado. I. A. se destaca en primer lugar el fuerte in- Comentarios finales cremento de la participación del crs en el pbi y la caída de la participación del ee. económico distinto al paradigma do- res se destina a consumo suntuario. pp. Sbattella. otoño de 2013. El intento de analizar el proceso de En el año 2003 solo se destinaba el 28% acumulación a partir de un enfoque del pbi al crs. Chena. J. en la medida que el porcentaje fin. L. Apropiación del excedente económico entre capital y trabajo. segunda época Nº 23. 123-145 . lo minante implica un objetivo central que da lugar a diferencias en los niveles que es el de resolver los aspectos me- de vida y estratificación social entre los todológicos que permiten cuantificar propios asalariados. datos de la Dirección menor.

55 0. 50% de la masa salarial se destina al con- valor que en el 2008 alcanza el 21%. co teórico para pensar el proceso de Otro de los aspectos que se explora acumulación que caracteriza a la eco- en este trabajo es la apropiación del ee nomía argentina en el período de la revista de ciencias sociales. otoño de 2013. Mientras que los comienza a aumentar hasta ubicarse en asalariados destinan el ee a consumo 2008 en el 36. Por otro lado. Según nuestro En este aspecto el papel del Estado fue análisis. Finalmente. En el año 2003. segunda época Nº 23. lorizar el enfoque del ee como mar- ria no sufrió modificaciones importantes.45 0. Bona Excedente económico y distribución del ingreso en la Argentina de la posconvertibilidad . del 74%. del gasto público en materia de salud. el capital se apropia al inicio del central.35 0.50 0. Gráfico 2. La sumo suntuario). queremos destacar que educación y transporte. Porcentaje de la masa salarial destinada al excedente económico apropiado por los asalariados y desigualdad salarial (Índice de Theil).1%. 123-145 140 J. Su participación creciente en el período del 79% del ee y hacia el 2008 crs manifiesta su rol activo como agen.30 0.20 Fuente: elaboración propia sobre la base de la eph y dncn. parte de los asalariados participan del la participación del componente finan. pues durante el en este trabajo hemos intentado reva- período de análisis la estructura tributa.25 0. porción cae levemente y a partir de 2005 entre capital y trabajo. fines productivos o no. dato que se refleja en principal política que explica este com.40 0. M.1% en 2008. A. el ee pasa suntuario o no esencial. Chena. Por su parte. I. los niveles de desigualdad de ingresos portamiento es la evolución y asignación que existen en el interior de los mismos. el ee apropiado de representar el 62% del pbi en el 2003 por el capital puede ser utilizado para al 55. ee que existe en nuestro país (cerca del ciado por el Estado en el crs era del 12%. pp. Palmieri. Sbattella. Período 2004-2008 0. vimos que gran te redistribuidor del ee. P. P. L.

45. Review of Radical Political Economics. Proyecto Crisis de reproducción social en la Argentina. “Estado de la estructura social del trabajo desde los hogares. México. vol. Prebisch. Buenos Aires. V.asap. 2a edición. Centro de Comunicación y Desarrollo Andino (cenda) (2011). Lépore y J. A. Fondo de Cultura Económica. Furtado. Damill. P. Departamento de Investiga- ción Institucional. D. Departamento de Investigación Institucional. Las políticas macroeconómicas en la evolución reciente de la economía argentina. “Impacto de los impuestos sobre la dis- tribución del ingreso en la Argentina en 1997”. 214-230. 17. Gómez Sabaini y D. S. <www. 256-271. estudio preparado para la Secretaría de Programación Económica y Regional en el marco del Proyecto 3958 AR-FOSIP- Banco Mundial. A. 1-19.org>. M.posconvertibilidad. A. A. Nº.org. (1985). Santiere. pp. Capitalismo periférico: crisis y transformación. Marshall. Baran P. Lépore y B. N° 178.. Universi- dad Católica Argentina. Maccio (2002). “Determinantes del grado de desigualdad salarial en Ar- gentina: un estudio interurbano”.). Bibliografía Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (asap) (2011). R.). Buenos Aires. I. en Horowitz. pp. (1990). (1978). Salvia A. “Estadísticas fiscales”.ar>. Danielson. Salvia A. lo cual enardece la lucha un proceso de desarrollo con inclusión en torno a su apropiación. “El concepto de excedente económico”. y S. Nueva York. Chena. “Impacto de las instituciones de bienestar: salud. Prefacio a una nueva economía política. y R. Cedes. Frenkel (2009). Singh (eds. Buenos Aires. pp.. Siglo XXI. pp. (1963). Buenos Aires. Sbattella. Laia. “Some International Aspects of the Problem of Economic Development”. C. “The Concept of the Surplus in Economic Development”. Keifman. Palmieri. Bona Excedente económico y distribución del ingreso en la Argentina de la posconvertibilidad 141 revista de ciencias sociales. Encontramos que nos deja en claro que existe un gran po- existe un excedente económico muy tencial de recursos para canalizar hacia significativo. (1973). <www. “Estimaciones del IPC-7 pro- vincias”. J. segunda época Nº 23. Marx y la eco- nomía moderna. 2-3. Universidad Católica Argentina. S. (ed. L. vol. “The Concept of Surplus and the Underdeveloped Countries: Critique and Suggestions”. Desarrollo Económico. Nurkse R. otoño de 2013. vol. “Requerimientos de inversión para una estrategia de desarrollo con equidad”. J. M. J. Facultad de Ciencias Económicas de la Universi- dad de Buenos Aires. N° 1-2. y F. entre el 2 y el 5 de agosto. pp. Una estrategia nacional de desarrollo con equidad. 22. Cien años de teoría económica marxista. 123-145 . Policastro (2003). P.cenda. Rossignolo (2000). en Agarwala. (2005). pero a su vez social. Una mirada de los diferenciales regionales”. Jornadas El Plan Fénix en vísperas del Segundo Centenario. Buenos Aires. Barcelona. 281-301. Lippit.. (1981). Review of Radical Political Economics. The economics of underdevelopment. Pro- yecto Crisis de reproducción social en la Argentina. educación y mercado de trabajo”. S. Groisman (2005). Oxford University Press.

Eudeba. M. Norberto E.). por la Universidad Nacional de La Plata (unlp).. (1992).). James y Bob Russell. Pablo I. “La heterogeneidad estructural vista desde tres teorías alternativas: el caso de Argentina”. (2003). Comercio Exterior. Familia y diferenciación Social. Los dos modelos de la post-Convertibilidad”. 24. — (2011).] [Evaluado 16 de noviembre de 2012. ceil-piette. “Estimating the Surplus in the Periphery: an Application to Turkey”. pp. Do- cente en las universidades nacionales de La Plata y Lomas de Zamora. Sbattella. Nº 2. en Dickinson. Garamond Press. Palmieri. Crovetto. vol. Pablo Ignacio Chena es doctor en Economía de la Universidad de Picardie Jules Verne (Francia). I. Bona Excedente económico y distribución del ingreso en la Argentina de la posconvertibilidad . “The Function of Social Welfare in a Capitalist Economy”. Torrado. Publicaciones recientes: — (2011). pp. Chena. Investigación actual: estructura productiva argentina y empleo. México. y Demian T. y Demian T. L. Wells D. Wayne. Yeldan. (1995). (2006). 123-145 142 J. pp. miembro del Plan Fénix. apropiación y destinos del excedente económico en la Argentina de la post-convertibilidad”. Miño y Dávila. Buenos Aires. A. Ensayos en honor a Marcelo Diamand. “Consumerism and the Value of Labor Power”. — “Origen. Notas teórico-metodológicas”. Buenos Aires. en Chena.. Crovetto. Cuestiones de Método.] Autores José Alberto Sbattella es licenciado en Economía. vol. P. febrero. Panigo (coords. Pablo I. 27. P. Publicaciones recientes: — (2011). “Regulación del comercio exterior y apropiación de rentas. Unidad de proyectos estratégicos de la Universidad de Buenos Aires. Nº 2. S. 919-933. Universidad Nacional de Moreno. Universidad Nacional de Moreno. (1986). revista de ciencias sociales. Nº 6. Miño y Dávila. C. Panigo (coords. Buenos Aires. ceil-piette. “Estructura productiva desequilibrada y volatilidad macroeconómica” y “Del neomercantilis- mo al tipo de cambio múltiple para el desarrollo. 26-33. Profesor titular asociado de Introducción a la Economía y estructura económica argentina (unlp) y profesor titular ordinario de Economía II del Departamento de Sociología de la Facultad de Humanidades y Ciencia de la Educación (unlp). [Recibido 14 de octubre de 2012. Review of Radical Political Economics. pp. Las raíces del nuevo modelo de desarrollo argentino y del pensamiento económico nacional. Toronto. E. 38-72. 27. Presi- dente de la Unidad de Información Financiera. Coloquio interna- cional sobre monedas sociales y complementarias. J. París. 60. Banco de Desarrollo y Comercio Exterior de México. Ensayos en honor a Marcelo Dia- mand. “Sobre los conceptos de ‘estrategias familiares de vida’ y ‘proceso de reproducción de la fuerza de trabajo. “Surplus Creation and Extraction Under Structural Adjustment: Turkey. en Chena. 2°edición. otoño de 2013. Norberto E. Family Economy and State. N° 2. Las raíces del nuevo modelo de desarrollo argentino y del pensamiento económico nacional. Somel. vol. segunda época Nº 23. — (2010). Pasado y presente de la medida”. vol. “El rol de las monedas provinciales y la soberanía monetaria en Argentina”. Review of Radical Political Economics. Cam- bridge Journal of Economics. 1980-1992”.

segunda época. productividad del trabajo y negociaciones colectivas en la Argentina de 1997-2010”. pp.. oto- ño de 2013. Universidad Nacional de Quilmes. Rosario. P. Pablo Chena y Leandro Bona (2010). Jornadas de Economía Crítica. J. Investigadora del Instituto de Estudios Fiscales y Económicos (iefe). Sbattella. A. edición digital. L. “Excedente eco- nómico y distribución del ingreso en la Ar- gentina de la posconvertibilidad”. julio. pp. Informe ief. Maestranda en Sociología económica (idaes- unsam).unq. Jornadas de Economía Crítica. I. Leandro Marcelo Bona es licenciado en Economía (unlp) y maestrando de Economía Política (Flacso). “Salarios.ar/catalogo/311- revista-de-ciencias-sociales-n-23. Publicaciones recientes: — y Pilar Palmieri (2011).Pilar Palmieri es licenciada en Economía (unlp). — Pilar Palmieri y Pablo Chena (2010). “El excedente económico en la Argentina de la post Con- vertibilidad”.php>. “Salarios. En línea: <http://www. Nº 162. Informe iefe. Cómo citar este artículo: Sbattella. P. Bernal. Nº 23. Docente en la unlp. Revista de Ciencias Sociales. 123-145 . “El excedente económico en la Argentina de la post Convertibilidad”. 123-143. Nº 161. productividad del trabajo y negociaciones colectivas en la Argentina de 1997-2010”. otoño de 2013. Bona Excedente económico y distribución del ingreso en la Argentina de la posconvertibilidad 143 revista de ciencias sociales. “¿Minería para el desarrollo? La producción y apropiación de la renta del oro en Argen- tina”. noviembre. Investigador del Instituto de Estudios Fiscales y Económicos (iefe). Informe iefe. julio. José Alberto et al. Chena.edu. — y Leandro Bona (2011). Nº 161. M. Rosario. Palmieri. —. año 4. Publicaciones recientes: — (2011). segunda época Nº 23.

.

de los tiempos pasados en nombre de Posiblemente porque los impactos han los problemas y las curiosidades –y aun sido más violentos. las orígenes de sus quebrantos” (Revista crisis de fines del siglo xix y la multicau. 1957. profunda reflexión histórica. Girbal-Blacha Acerca de la memoria y la reflexión histórica en la Argentina bicentenaria 1. segunda época Nº 23. hace varias décadas atrás. es más que una constante interrogación dos en relación con el pasado mediato. que no y económicas que han impactado en admite verdades absolutas. en- que afectaron la estructura económica. Girbal-Blacha Acerca de la memoria y la reflexión histórica en la Argentina bicentenaria 145 revista de ciencias sociales. así como pasado y pasa la Argentina exigen una la escala de valores vigentes. de Historia. Véase Namer (1999) y Palti (1999). 3). p. de las crisis complejas su resolución (aunque sea parcial). hasta poner en ries- La construcción de la identidad1 y la go –en los albores del siglo xxi– la iden- memoria colectiva en la nación Argen. pp.. la memoria colectiva2 solo si reconocemos que es tan importante guarda recuerdos fragmentados. “la historia no cuando se plasman perfiles desconoci. Noemí M. algu. estructurales. tidad nacional. los sucesos como problema histórico. A modo de preámbulo mieron a la sociedad en el desconcierto y la fragmentación. y que su. difíci. ria– cobra cuerpo en la Argentina desde Si. para compren- sal y orgánica de la década de 1930. tonces las últimas etapas por las que ha social e institucional del país. crisis y memo. der y hacer comprender la vigencia de cha trilogía –identidad. La historia ha pretendi- tina han resultado tarea ardua en medio do dar cuenta desde miradas diversas y de las crisis institucionales. financieras trasdisciplinares de ese pasado. di. 2 El concepto “memoria colectiva” pertenece a Maurice Halbwachs (1925). un buen planteo de los problemas como nas imágenes. 2006). de las inquietudes y angustias– del tiem- les de superar y cíclicamente presentes. como lo expresara Fernand Braudel la segunda mitad de la década de 1960. otoño de 2013. 147-170 .Noemí M. y No obstante. po presente que nos rodea y nos sitia”. Es preciso 1 Identidad entendida como un proceso social complejo ligado a la autoconciencia (Di Tella et al. Más allá Existe una “vital necesidad de su- de las guerras civiles argentinas en los mergirse en el pasado para bucear los orígenes fundacionales de la nación. ambas a lo largo de su historia.

a la crisis de 1930 nar acerca de sus significados. 1965). admiten la vez resuelta en 1880 la federalización pluralidad de interrogantes. receptora de inmigración masiva y historia. para interpretar y reflexio. otoño de 2013. Recordarlas y revisarlas tras sociedades” (Bedarida. Ricoeur (2000). Sabido es que lo de prestigio social. 147-170 146 Noemí M. Ruano-Borbalan (1999). señalar diferencias. sin dar la espalda a la dora. descreídos de las grandes inter. procesos críticos camente los hitos fundamentales del pa- sado más o menos mediato de la nación De la Argentina moderna Argentina. 1995). vel.3 “La memoria participa de la contacto que le es propio y que recono- construcción de la identidad de nues. 3 Véase Hobsbawm (1972). Carcano. la salida de la aguda crisis vivida en el 2001 (Nora. Quattrocchi-Wois- son. No es extraño enton- no es solo un concepto de las ciencias ces que historia y política renueven un sociales. Girbal-Blacha Acerca de la memoria y la reflexión histórica en la Argentina bicentenaria . en un mun. Los historiadores y consolidar “los lugares de memoria” no pueden y no deben excluirse ni ser tanto como la certidumbre. Vovelle (1988). donde la posesión de la propósito de fijar objetivos nacionales y tierra otorga poder político y es símbo- regionales de largo plazo. la diver. dad construida mirando a Europa y de pretaciones y juzgando imposibles las espaldas al pasado aborigen encuentra síntesis ilusorias que ponen en peligro entonces su etapa de consolidación. con el capital externo. tante para gobernantes y gobernados cialmente porque la identidad nacional (Blacha. afirma Le Goff. 1996). 1979. excluidos de ese saludable ejercicio inte- do incierto como en el que hoy vivimos lectual. segunda época Nº 23. se organiza un poder sidad metodológica y la variedad de político fuerte. 2005b). sión de los sucesos. pone la sociedad del conocimiento que de una mirada distante y transatlántica. Raíces históricas de Este trabajo se propone reseñar críti. en medio de las pautas que im- y que para los argentinos rememora des. Las representaciones del pasado se 1995. la nación aparece existe un uso político del pasado y –tal gobernada por una élite de “liberales en vez– por esa razón la posición que hoy lo económico pero conservadores en lo comparten la mayoría de los historia. pp. ejercitando la memoria. Le Goff (1988). Una una historia comprensiva. un estudio más exhaustivo en Re- tornan fundamentales para la compren. aceptan un mosaico de notables” (Botana. como una contribución a la formulación de En la Argentina moderna. de Buenos Aires. espe. Wagner y Elejabarrieta (1996). revista de ciencias sociales. 2. político” (Mc Gann. agroexporta- políticas públicas. complementarias y acumulativas (Revel. ce lejanas raíces. pretende apostar a la inclusión social. discontinuidades y de verdades que no son necesariamente también similitudes. de las fracturas so. es decir. Su identi- dores. basado en una “alianza fuentes. Pasar revista a la historia es impor- ciopolíticas a lo largo del tiempo. Es que “la evolución de las sociedades de la segunda mitad del siglo xx deja en claro la importancia de la posición que representa la memoria colectiva”. 1999) y la críticamente es un compromiso y una historia tiene que mantener presentes necesidad colectiva. 1999.

La oferta dores (Bunge y Born.. importadores dencias comunes a otras naciones– en y agroindustriales del interior para ha. 1978. expansión del crédito y emisiones perfiles criollos de la Argentina previa a sin control del circulante –al amparo 1880. crecer ilimitadamente su endeudamien- damientos. 1968. 1979). 1982. lución desde adentro”. resultado final es óptimo para “los no- 30/04/1989. de la ley de bancos garantidos de 1887– ral conjugan sus intereses con los de los sumen al país –como expresión de ten- inversores. Duncan. 1890. Girbal-Blacha Acerca de la memoria y la reflexión histórica en la Argentina bicentenaria 147 revista de ciencias sociales. una crisis financiera y comercial. 147-170 . el 332% entre 1883 y 1891. pués. res. p. La cuestión ra financiera internacional conducen al adquiere aristas desconocidas para los “apogeo y crisis del liberalismo” hacia argentinos de entonces. Se restringe el crédito y quiebran el ria y fiscal que. 1988). la falta de crédito agrícola. el Banco Hipotecario política. Los efectos 1890. ticos modernos. ciclo crediticio” (Marichal. otoño de 2013. al Banco de la Provincia de Buenos Ai- mentado por estos hombres de la ge. Cortés Conde. El aumento en las importaciones y no” (Scobie. librio fiscal se acentúa a causa de la des- trada y dependiente de consignatarios. 1). el desequi- una comercialización cerealera concen. La continuidad El Estado se pone al frente del de. Dreyfus y Cía. cuando se desata la crisis moneta. República Argentina. el consecuente drenaje de oro deteriora Cortés Conde. se alinean paulatinamente tras a través del discurso. 1989. Girbal-Blacha. Las provincias ven la consolidación del régimen de arren. deudamiento a la cesación de pagos. segunda época Nº 23. el refugio inversor en el oro. como la Unión Cívica pendencia. que pasa del en- Se inaugura la etapa de la “paz y admi. confianza en los mercados y promueve acopiadores y cuatro grandes exporta. mientras la moneda se devalúa de la política oligárquica y la coyuntu. unida a la inestabilidad Banco Nacional. Especula- el país. la intransigencia y la revo- Noemí M. exportadores. nistración” de base positivista. tables” (Botana. Al mismo tiempo. 1997). pero desigual. monetaria crece el 150% entre 1886 y Bemberg y Huni Wormser). “la revolución $251 en 1890 y a $332 dos años des- en las pampas” y “el progreso argenti. que se es. Los sectores terratenientes del lito. Entre 1886 y 1890 la deuda el monopolio de la mecanización rural y pública argentina se triplica. que coexisten con la balanza de pagos. La crisis ocurrida la abstención. tercera sección. aunque tarde en declararlos Radical. La Nación. militantes en los partidos polí- mediano plazo– los riesgos de la de. pp. La estadística plasma el boom so. Un proceso inflacionario incontrolable fuerza por legalizar el poder y pacificar acompaña esta situación. to externo. conduce al primer llamado de Provincial y una larga moratoria afecta atención que recibe el modelo imple. O. y es vencida. que cer posible la Argentina del “progreso eclosiona en 1890 y define un “nuevo indefinido”. institucional se preserva pero la Argen- sarrollo económico y se prepara para tina ya no sería la misma y los sectores recibir el crédito externo y con él –a medios. a cioeconómico del país. El 1983.1977) que expresa la suma desigual de entre 1889 y 1893 tiene perfiles inter- voluntades provinciales y organiza una nacionales y afecta las finanzas de la estructura política de alcance nacional. estalla la “revo- neración del 80 (Ferrari. tanto como por transformar los ción. El oro se cotiza a $139 en 1886.

parativas de la agricultura argentina y nal. 147-170 148 Noemí M. Una los nexos con Inglaterra. que de. Una implementa un singular ajuste para res. coincide con los efectos del crack neo- men de conversión monetaria de 1899 yorquino de 1929 y la primera ruptura revista de ciencias sociales. cos torna poco efectiva la acción oficial. situación que induce al sector pecuario tablecer las condiciones favorables para más importante de la economía nacio- la expansión productiva. dirigente. La oposición de los frigorífi- bajo. prar a quien nos compra”. Mundial deteriora la inversión externa. enfriado). los Estados Unidos. El “control social” geneidad en las relaciones de la élite está en juego. Liquidado el Banco Nacio. El estallido de la Primera Guerra compone una y otra vez (Blacha. 1984). cambio en las exigencias de la demanda rivan en un aumento de la desocupación del mercado externo (del congelado al y migraciones internas en busca de tra. la baja en los precios internacionales Para una amortización y conversión del trigo (desde 1926) y del maíz (des- gradual de la moneda se crea la Caja de de 1928) deterioran las ventajas com- Conversión. segunda época Nº 23. La época de posguerra jaquea a la puestos internos (1891). 1920) cuya misión es regular el valor de 1912 termina por encumbrar. el acuerdo intersectorial se re. La situación situación que procura corregir el régi. Se produce en ferroviarias y la venta indiscriminada de conjunto “una suerte de teoría contesta- tierra pública. se regulariza la deuda ex. 2005a). que junto con lante y de la deuda de las provincias. tal privado.44 $ oro) (Tornquist. Sus resultados nal a pedir y obtener el auxilio estatal son: una baja del oro y la consecuente para asegurar una rentabilidad acepta- valorización del papel moneda hacia ble al productor de ganado. Donghi. En síntesis: se ganadería de la pampa húmeda. tonces las finanzas en momentos en que el descenso en los rendimientos y los al- se desconoce el monto exacto del circu. O’Connell. con la participación del capi. Hipólito (1 peso papel= 0. 1984). que asiste al mediados de la década de 1890. tar social. A esta coyuntura se Es una crisis monetaria y fiscal. y pagar sus impuestos y sa. nace en 1891 el Banco de la Nación atentan contra la racionalidad económi- Argentina. taria del progreso indefinido” (Halperin terna. que paulatinamente pasa de A pesar de esta pérdida de homo. en 1916. tos costos de producción. ca del productor rural (Girbal-Blacha. lución. otoño de 2013. que refuerza larios en papel moneda valorizado. nuestra moneda al mismo tiempo que al radicalismo en el gobierno nacional. fin de la expansión horizontal agraria. La reforma electoral de 1911. Se cancelan las concesiones 1988. la ciudad al campo. en baja. se suscribe un empréstito interno. El plan suman otros factores internos. Yrigoyen. portadores y productores agropecuarios La respuesta del sector agropecuario que deben vender sus productos a valor más encumbrado es la fórmula “com- oro. pp. el flujo migratorio y el embarque de ce- pensable para superar esta llamada “cri. se recortan los gastos y se fijan altos im. La reconciliación política se juzga indis. propuestas por su líder. reales ante la falta de bodegas y la venta- sis del progreso” que no afecta las bases josa competencia que ofrecen Canadá y productivas de la Argentina moderna. como el de reconstrucción procura sanear en. Girbal-Blacha Acerca de la memoria y la reflexión histórica en la Argentina bicentenaria . ante la reacción de los grandes ex. intenta disminuir los efectos del males- aunque no en la cima del poder.

las interés. 1966. Waldmann. en dad argentina en su conjunto (Almond. el viraje protec- cionista y el establecimiento del régi- La crisis de 1929 afecta a todo el mundo men de preferencia imperial británico occidental y especialmente a una econo. de Yerba Mate. ticas internas y la depreciación de la tes (ahorro. 1984). forman parte de aumento de la demanda y el estímulo los propósitos esenciales de las medidas de la deflación bajo la regulación es. y el Instituto Movilizador de quiebras se suceden. 1933. tatal. Pye. internacional. las mutaciones polí- alteraciones de la escala de valores vigen. En una economía receptiva a los La inflación afecta a la economía cambios de precios en el mercado mun. La mayor crisis activa los nacionalismos económi. impactan en el modelo agroexportador mía abierta como la argentina. 1981). de dependencia.del orden institucional en la Argentina. los precios de los fijar la emisión monetaria y la tasa de productos primarios se desploman. con poca capacidad de consumo interno –como ocurre en el caso argentino y otros de Latinoaméri- En tiempos del Estado interventor. En la Argentina. 147-170 . adoptadas (O’Connell. de distribu. por la cual se internacional y se fortalece el bilateralis. Se anun. a partir de da en la Argentina hacia 1932. destinado a mo- generaliza. Sostener los pre- el empirismo del New Deal de Roose. segunda época Nº 23. se activa la polarización social vilizar los activos fijos. las juntas reguladoras de Granos. La tilateral de comercio y pagos. El Estado avan- y el Estado liberal entra en crisis. como producto de factores internos y Noemí M. propiedad. las políticas deflacionistas persiguen Argentina –con capitales mixtos– para la liquidación de stocks. portaciones se conjugan con el fomento ción. moneda que acompaña al proceso de bién en la mentalidad colectiva. cios de los productos del agro. Acuerdo Anglo-Argentino de 1936. llega a su fin el paradigma del crecimien. mientras Azúcar y de Algodón. cuando (Thorp. la desocupación se Inversiones Bancarias. crean el Banco Central de la República mo. dial y a las variaciones en el comercio ocurrida el 6 de septiembre de 1930. de (1936) con su papel inductor. Los efectos no son solo del control de cambios en 1931 –refor- económico-financieros. medio del derrumbe del sistema mul- 1966. de participación y de legitimidad del bilateralismo comercial que alcanza del poder político se conjugan para dar su máxima expresión con la firma del cuenta de la magnitud de un proceso que Tratado Roca-Runciman en 1933 y el reclama cambios de parte de la socie. de Vinos. orden) y tam. za en el subsidio a la economía agraria La máxima inflexión de la crisis se y con ese objetivo se crean. dirigista y planificador la crisis internacional. se expresan en mado en 1933–. 1984). flexibilidad monetaria promueve la re- cos mundiales. ca–. Girbal-Blacha Acerca de la memoria y la reflexión histórica en la Argentina bicentenaria 149 revista de ciencias sociales. los mecanismos de transmisión de nacionalista. en pro de la ción de la moneda asegurando la renta- reactivación económica mediante el bilidad del productor. evitando velt innova el ambiente estrictamente ventas apresuradas por la desvaloriza- liberal estadounidense. Crisis de industrialización por sustitución de im- identidad. la implementación to hacia afuera. Se realinea el mercado forma bancaria de 1935. otoño de 2013. pp. cia la presencia del Estado keynesiano de Carnes.

La propuesta de una “econo- da de 1930. dan cuenta de las reformas socioeco- como lo expone Raúl Prebisch. Blacha. 1941). El mercado interno industrial. por la propia gestión gubernativa deudor y productor agrario. afirmándose en mentando el comercio con los Estados controles de precios. fortalecido por una política económica monía agroexportadora. sin rra. mos asimismo un país esencialmente luego. 147-170 150 Noemí M. Juan Domingo Perón. cialmente. Es el convierte en el centro de la planificación primer documento de Estado donde económica quinquenal de 1947 (Girbal- se procura modificar. Desde el Instituto Argentino para la cación de cuestiones políticas. do dirigista y planificador liderado por llido de la Segunda Guerra Mundial. tárquico desde 1946– permite promover revista de ciencias sociales. mejoras ción de un mercado de capitales. ticia social” se genera en las condiciones tina cobra fuerza. Una sociales. del ingreso y sobre la base del diagnósti- ternacionales” (Prebisch. 1934). pp. Hechos e Ideas. favorable –especialmente hasta 1949– tancias. Publi. severamen. pero también como la sombra de la recesión se proyecta a parte de una decisión política del Esta- fines del decenio con motivo del esta. coyuntura internacional que le resulta tre una y otra crisis. crédito destinado a la produc- propuesta tardía y vacilante. la co- y sociales. Girbal-Blacha Acerca de la memoria y la reflexión histórica en la Argentina bicentenaria . que –monopolizada por este organismo au- se ven así postergadas. porque nómicas emprendidas primero desde “no solo tenemos deudores. Posguerra. fo. un sistema financie- Unidos y promoviendo la conforma. la estrategia de desarrollo La opción mercadointernista del pe- económico vigente. 2000. Más allá de las dis. ro nacionalizado (desde 1946). se busca restaurar la hege. conciliando in. pero que ción y en el uso estratégico del sector atiende al mercado interno y procura agropecuario para dar impulso a la pe- anticiparse a los efectos de la posgue. 1984. ción de importaciones. Constitui. otoño de 2013. que pone a la Frente a un comercio mundial limitado economía al servicio de amplios secto- y una creciente importancia del sector res de la sociedad. aunque sea par. La política impone sus mercialización de los productos agrarios reglas a las decisiones económicas. económicas Promoción del Intercambio (iapi). pero nuevamente de un país acreedor. La confrontación política anula desamparar financieramente a los sec- este desafío y frustra la aprobación del tores económicos más tradicionales del Plan (Llach. los procesos críticos se repiten. queña y mediana industria nacional. la Secretaría de Trabajo y Previsión. los precios de los cereales mía cerrada” –más discursiva que real– mejoran ante la sequía estadounidense. se el Senado de la Nación en 1940. externos. Esa intención incluyente. basada en una nueva alian- se expresa en el Plan de Reactivación de za de clases entre la pequeña y media- la Economía Nacional presentado ante na burguesía industrial y los obreros. puesta al servicio de la doctrinaria “jus- La recuperación de la economía argen. segunda época Nº 23. país. 2011). las prósperas y es- respuestas en los críticos años de 1890 tables condiciones del país ante una a pesar de las notorias diferencias en. La Argentina busca algunas En la posguerra. peronista. co efectuado por el Consejo Nacional de Pasado el primer trienio de la déca. en favor de la redistribución te golpeado por la baja de los precios in. y. ronismo avanza más allá de la sustitu- dustrialización y economía abierta.

En 1952. Resulta difícil la importación plementación de algunas estrategias de de insumos para seguir sosteniendo la la planificación quinquenal (1947-1951). cuando la diferencia entre del Estado de bienestar”. te segundo gobierno de Perón aparece da en materia de política exterior por el jaqueado por la crisis. Se trata de una coyuntura oficial– en un organismo de subsidio al a la cual no resulta ajena la interven- sector rural. redoblando la apuesta la economía. pp. tabilización en los precios nominales. Los proyectos de reforma co acompaña la oscilante economía del agraria anunciados por el peronismo du. industria nacional. oficiales y en 1952 se produce el “crack sos genuinos. 3). “la Argentina tor rural por el iapi es derivada al sistema solo podía pagar sus importaciones a bancario nacionalizado y –a su vez– dis.la industria argentina liviana con recur. Schvarzer. p. pp. La consigna gubernamental diri- empresarial nacional. (Arnaudo. Suplemento de interés y largos plazos de reintegro. Se prolonga la política de ran a la sociedad argentina entre pero- suspensión de los desalojos de campos. Seoane. Se busca entonces la es- el iapi revierte su función de fomento in. p. 1998. permitió el surgimiento y la capitaliza. 16/12/2001. 1996. Girbal-Blacha Acerca de la memoria y la reflexión histórica en la Argentina bicentenaria 151 revista de ciencias sociales. otoño de 2013. más allá de la manteniendo estables las propuestas destitución del gobierno constitucional del Estatuto del Peón (1944). La inflación se los altos precios internacionales agrícolas hace presente en la economía argentina. 1987. Rougier. ción (¿sobrecapitalización?) de una clase 2012). 1952. que procura ser peronismo– decae y el gobierno nacional contrarrestada con el Plan de Emergen- recurre al capital externo para encauzar cia Económica. el frágil equilibrio políti- intercambio. Barsky y Gelman. Sidicaro. 163. pero sin duda fue gida al conjunto de la sociedad argenti- incapaz de establecer un mecanismo per. 1996). país. segunda época Nº 23. ción del Banco Central. 29-88. sequía. 2001. el flaman- La pendular “tercera posición” –sosteni. “la financiación subsidiada la Nación. según la opinión del ingenie- condiciones ventajosas: con bajas tasas ro Jorge Schvarzer (Clarín. dustrial para convertirse –con un fuerte en medio de un proceso inflacionario endeudamiento con el sistema bancario que no cede. 147-170 . la cepal (Di Tella y Zymel- Noemí M. pero la produc- Hacia 1950 la coyuntura mundial ción agrícola aparece diezmada por la cambia y se suma a las dificultades de im. y los precios mínimos pagados al produc. través de sus exportaciones de materias tribuido como crédito a la producción en primas”. 190-224. na es entonces producir y ahorrar más. Zona. nistas y antiperonistas. manente de financiación a largo plazo” consumiendo menos. Secretaría de Informaciones. con prolongados y cada vez más rante la campaña electoral y desde 1944 agudos períodos de crisis que fractu- son una utopía. Sin crédito internacional. supe- rando el deterioro en los términos del Desde 1955. Al promediar la década (1950-1951) frustran las expectativas de de 1950. pp. mientras de Juan Perón. Una situación queda al de la “vuelta al campo” (Presidencia de descubierto. El campo se constituye Tiempos de fragilidad y –una vez más– en la alternativa para la rupturas institucionales reorientación económica del país. para financiar Dos malas cosechas consecutivas el déficit fiscal.

Ras. man.. ra externa y de las políticas populistas cada de 1970 marca una nueva etapa aplicadas. política que económica– afecta a la so. que opera como un el exilio (Portantiero. Krieger Vasena lidera este sector de la camiento del campo. que no logra recons. La postura industrialista desgaste de los hombres que lideraran y proestatal. para 1962 una nueva crisis –más de los tiempos” (primero el económico. balanzas de pagos. Prima la “teoría gantes. Girbal-Bla. En la década de 1960. su crecimiento en forma de créditos tagonistas. En Análisis). sección bancarios a tasas de interés flotantes. salario y ocupan los escalones más bajos lo desde el cual se formulen los interro. de la pirámide social. de la opep. 1966. la Argentina los efectos de la coyuntu- La situación mundial durante la dé. 147-170 152 Noemí M. los re. así como la muerte de Juan D. Monetario Internacional (fmi). géticos que se disparan desde los países 1998. Neffa. Girbal-Blacha Acerca de la memoria y la reflexión histórica en la Argentina bicentenaria . pliega su accionar entre 1966 y 1973. es un de. pp. cualquiera sea el ángu. se unen a la del sistema: el derrumbe del orden mo. Nº 109. los países en desarrollo es creciente y jaqueado por los militares y por el poder fluido. Coexiste con una vertiginosa fuga a distancia que ejerce Juan Perón desde de capitales nativos. luego el social y por último el político) ciedad argentina. puja con los sindicatos y se expresan en netario de Bretton Woods. 2006. 1970. otoño de 2013. 1989. Perón (el 1 de julio de 1974) y la falta de Se frena drásticamente el crecimiento apoyo político intersectorial para con su económico internacional y se empren. 31/10/1999. Estado burocrático autoritario que des- logía rural. Díaz Alejandro. Rapoport et al. 1998. en su explicación sobre el expectativas inflacionarias. Desde 1973 el flujo de capital hacia safío para el presidente Arturo Frondizi. mientras reclama el aumento de la los términos del intercambio y obligan producción agraria y el descenso en los a cambiar los objetivos e instrumentos costos de producción. cuando en junio revista de ciencias sociales. líticos. Noticias y pro. propone como de la política económica en tiempos de herramienta un uso mayor de la tecno. incrementos en los precios de los ener- 1977. que alimentará el conflicto social y la tituir su hegemonía y sufre los efectos crítica de los más diversos partidos po- perniciosos de una inflación en aumen. El presentantes de los grandes productores monetarismo y la economía ortodoxa rurales. Semanario factor importante a la hora de sostener de Información y Opinión. que finalmente provocarían un to desde 1959. junto con los vaivenes de los Latina. crítica para países como la Argentina. sucesora en el cargo. 2001). olvidándose de los gestión de la Revolución Argentina. que brega por una fuerte este proceso gubernamental gestado de entrada de capital externo y responde espaldas a la Constitución Nacional y en gran medida al mandato del Fondo sin legitimidad alguna. la presidente María de un ajuste para afrontar los reveses Estela Martínez de Perón. segunda época Nº 23. acusan a la política peronista de devalúan la moneda nacional y Adalbert la descapitalización del agro y del estan. tener en cuenta a quienes viven de un No obstante. Son estas estancamiento económico de América variables. y el abrupto ascenso de las cha. los bruscos el llamado “rodrigazo”. responsabiliza de ese efecto a mercados financieros mundiales y las la estructura de la propiedad de la tie. los que inciden en rra. Gerchunoff y Llach. sin ventajosos créditos recibidos.

y. 1988. en Clarín. en 1982 se asocia a la política del ruralista José asciende a 40.500 millones de dólares. 1981. terna (pública y privada) alcanzaba los Para varios especialistas esta crisis 12. rés que aumentan sustancialmente. conducentes a una puede restablecerse la confianza interna caída en el flujo de capital desde 1981. finalmente. Bekerman. 1977-1978. que no logra 1976. retroceso en el proceso de crecimien.de 1975 la devaluación del peso licúa los ocupan las Islas Malvinas. se deteriora es ajena a la estrategia de reestructura- la competitividad. sostenida en una devaluación de. el 0. 16/12/2001. suplemento Zona. La Argentina pasa por table de la magnitud de la crisis que se cuatro claras recesiones.700 millones de dólares Alfredo Martínez de Hoz. otoño de 2013. finalmente. Latinoamérica. la inflación co de la Argentina.6% anual promedio y el aumento les en dólares y las tasas reales de inte. medio de los precios del 166. Banco Central para permitir este traspa- Se origina una declinación en el cambio so deudor que paga el conjunto de la so- real (se devalúa por debajo del aumento ciedad argentina. 147-170 . nión del economista Mario Damill. 3). p. Clarín. biaria. tos del aumento en las deudas privadas. Una vez más el Estado paga los cos- 1978 “la tablita” sustenta la pauta cam. para sostener el crecimiento económi. generan parte de ese deterioro crecien- La situación cambia bruscamente te. 1988. Entre 1973 y 1983 el crecimiento del en 1981. A pesar de los ajustes. ción de la misma. aumenta la nece. que se creciente como recurso antiinflaciona. consecuencia del conflicto con Gran Convulsión y estancamiento primero.5% anual. Lorenzo Sigaut. 1980-1982 y la que se reconstituir las bases de la hegemonía origina durante el retorno a la demo- (opinión del economista Mario Da. el error más costoso fue Noemí M. pp. endeudamiento después. El 20 de diciembre de 3). cracia con el fracaso del Plan Austral mill. Los errores de la política interna Zona. gesta y lleva adelante su- “desborde inflacionario y manifiesto cesivas devaluaciones que. suman a la deuda pública. quien desde (Maddison. mientras las tropas argentinas caso argentino. Bretaña. social. cuando a la fuga de capitales producto bruto interno (pbi) es de solo se añade la baja de los precios mundia. aislado del mercado de capitales como flación en el último semestre de ese año. absorbiendo parte de las mismas. El nuevo ministro de Economía. Mientras en 1978 la deuda ex- 1986). La situación creada no en los precios mayoristas). desplegada por el fmi sidad de financiamiento externo y no y el Banco Mundial. 16/12/2001. En No son pocos los que opinan que “en el 1982. zación Nacional. suplemento (1985). En 1980 la quiebra no se detiene y se acrecienta la caída de del importante Banco de Intercambio la producción y el desempleo en toda Regional (bir) es un síntoma incontras. empeoran la situación socioeconómica to” terminan por afectar la producción de los argentinos y amplían la brecha y la distribución (Ferrer. p. que van más aproxima dejando huellas indelebles allá de la coyuntura internacional: 1974- en la sociedad argentina. opi- 1976 orienta los planes económico. Di Tella. en financieros del Proceso de Reorgani. el país se ve salarios reales y promueve el 160% de in. Nuevas nor- rio y acorde a los principios de la Ley de mas y regulaciones rigen la acción del Inversiones Financieras del año anterior. segunda época Nº 23. Girbal-Blacha Acerca de la memoria y la reflexión histórica en la Argentina bicentenaria 153 revista de ciencias sociales.

bienes y servicios y la actividad financie. un retroceso en el rango de importancia ra. Los salarios una solución precaria que el retorno a la reales se reducen y se incrementa el défi. no al buen nivel de actividad económi- pansionista. neoliberalismo. y la da en 1978-1981. 1988). del país”. países desarrollados modifican ya desde Entre 1983 y 1989. la liquidación de entidades financieras La “restauración ortodoxa” conduce a entre 1980-1981 son solo el principio de una devaluación sustancial. se acentúa en los rubros indus- con fuertes obligaciones de intereses y triales. El retorno a la democracia. sus productos. La inflación acumulada ventajas. Más que en masiva de capital” (Maddison. A fines de la década de 1980 un informe junto a nuevos desequilibrios en las fi. Los bancos extranjeros son cautelo. bajan los arance. exterior. le sucede desde 1976 lidación de las deudas empresarias y el monetarismo friedmaniano en boga. el estilo tecnológico pampeano y gobernabilidad que ha padecido la Ar- adoptado en las economías del interior gentina durante el último medio siglo y la exportación de alimentos por los largo de su historia. mientras se abando. otras etapas históricas. del extraordinario endeudamiento ex- La transnacionalización de la agri. con doxo de ajuste. nan los precios regulados. se asocia a la estabilidad de precios y A una política monetaria y fiscal ex. con la desregulación institucional. se suprimen los subsidios y se adopta una política monetaria restrictiva. aumentos salariales y con. La eco. 1988. Girbal-Blacha Acerca de la memoria y la reflexión histórica en la Argentina bicentenaria . por las causas enunciadas y por mientras la crisis de hegemonía se hace las que se han añadido como producto más aguda. El deterioro del sistema financiero troles de precios que caracterizan a la diseñado en 1977 se acelera. moneda respecto del dólar alcanza al revista de ciencias sociales. la sobrevaluación extrema de la mone. sus efectos. en comparación con acentúa y se localiza entre el sector de los correspondientes al resto del mundo. noventa. terno y de la crisis de representatividad cultura. pp. el retorno terísticas del mercado y estrangulan las a las políticas keynesianas alienta la posibilidades habituales de los países implementación de un programa orto- agropecuarios para comercializar. a pesar de haber- los años setenta las tradicionales carac. la estabilización vallo y Doménech. el les y se liberaliza el control de cambio. de la Universidad Argentina de la Em- nanzas públicas y en el balance de pagos presa señala que “en los últimos sesenta que genera mayor desigualdad social y años los indicadores estadísticos de la deterioro laboral. pecuario hasta mediados de los años nomía entra en una recesión profunda. La puja distributiva se Argentina revelan. se recuperado la ciudadanía. remontar fácilmente. Ca. A esta coyuntu. consumo energético y comercio retrasos en el pago de la deuda externa. es del 664. El “proyecto industrialista” es demolido La crisis del 2001 y se inaugura un proceso de profundos cambios en la estructura productiva. ca. que provocó una fuga persistencia de la inflación. otoño de 2013. democracia ocurrido en 1983 no podrá cit gubernamental. segunda época Nº 23. con excepción del sector agro- sos en el acuerdo de préstamos. 147-170 154 Noemí M. la conso- gestión peronista.801% y la devaluación de la ra se agregan: la sofisticación financiera.

a la alta burguesía argentina y al capital vía promociones industriales y estatiza. se da mediante privatizaciones y reduc- so de los grupos económicos nacionales ción de gastos. El capital nacional comienza anticipada del presidente Raúl Alfonsín a ser repatriado. región pampeana se hace más notoria. cambio y se cubre en su totalidad la base Desde 1989 la situación empeora monetaria. ta Martín Schorr. tro de Economía Domingo F. La respuesta gubernamental del ingreso nacional. 2006). p. Al capital con. el 10 por cien.627. La conciliación de intereses entre Mantener el buen nivel de rentabilidad grupos económicos nacionales y acree- y los saldos exportables crecientes son dores externos forma parte de la estrate- consignas ineludibles para capitalizarse gia menemista y se explicita en los con- y sostener la “inalterable alianza entre sorcios que se adjudican las principales el Estado y el campo argentino” (Carlos privatizaciones (opinión del economis- Menem. El Plan Austral “identifica rindes y la rentabilidad. En 1994 la coyuntu- –heredero de los dilemas del Proceso de ra internacional deja al descubierto las Reorganización Nacional– y el ascenso debilidades del programa al producirse al Ejecutivo de la Nación de Carlos Me. de precios”. 2002. Una nueva alianza de clases co- los acreedores externos. el Estado le transfirió. pobreza y mar- to del pbi. nivel mundial. aceptando el la inercia inflacionaria como la causa desafío de la hora (Girbal-Blacha. 3). El sector agrario mejora los deja crecer su endeudamiento para mi- Noemí M. rar la recesión que afecta a la economía suplemento Zona. más importante del aumento sostenido Rapoport et al.. Desocupación.1. en Clarín. se concentra en beneficio de la banca frida por los trabajadores en el conjunto extranjera. segunda época Nº 23. sus colaboradores de la Fundación Me- 2001). cuando el modelo libe- ses de la deuda”. externo (especialmente de los Estados ción de la deuda externa. 28/08/1989. El Estado pasa dere que “la del 80 es una década ‘per. Cavallo y lemas del alfonsinismo” (Girbal-Blacha. p. un verdadero programa la Argentina produce 6% menos que en de estabilización que no repara en los 1983. 4. Durante los denses.429%. y de vincias. de la Argentina. a disciplinar a los actores económicos dida’ en términos de crecimiento” (La para que puedan ser competitivos a Nación. pp. No extraña entonces que se consi. costos sociales a futuro. 147-170 . 14/8/1993) si se quiere supe. vertibilidad. Girbal-Blacha Acerca de la memoria y la reflexión histórica en la Argentina bicentenaria 155 revista de ciencias sociales. bra cuerpo y el menemismo se aproxima centrado interno. especialmente en las pro- y extranjeros radicados en el país. 23/04/1989. en julio de ese año. 16/06/1989. Se fija por ley el tipo de p. El sistema financiero se recu- sensiblemente y la hiperinflación es el pera y se procede a refinanciar la deuda detonante que deriva en la crítica salida externa. El gobierno nacional. p. 9). y a los acreedores externos el ginalidad son los rasgos de la otra cara 4 por ciento a través del pago de intere. mientras el sistema financiero años ochenta y a costa de la pérdida su. En 1988. El ajuste heterodoxo y la Ya a fines de 1991 el nuevo minis- deuda externa forman parte de los “di. La tradicional tenden. 16/12/2001. ral menemista muestra sus limitaciones cia a la concentración productiva en la más agudas. Unidos). Clarín. “el Estado fue pre. el alza en las tasas de interés estadouni- nem. otoño de 2013. cuando los marginados diterránea proponen el Plan de Con- sociales totalizan unos diez millones. 22.

Nueva. con casi el 50% de su pobla- ciones. que sufre un descreída. ahora en un contexto demo. en directa gistratura. ca. La identidad nacional marginalidad que hacen temer por la está en juego en medio de la anestesia disolución social. que se refería a la existencia de los ar- cultades para asegurar la gobernabili. crático (Rapoport et al. otoño de 2013. segunda época Nº 23. la lucha pero en su gestión no atina a dar cum. Clarín. función social y económica que todo y por último. de la sociedad argentina. pleada o sin trabajo. la falta de hegemonía y las difi. la identidad y la memoria de los tina se debate. fragmentada en saqueo casi permanente de sus aspira. el deterioro de capitales y la desarticulación de la de su prestigio casi al mismo tiempo. tras el lema “piquete y cacerola. pp. gentinos al mismo tiempo que ponía en dad de la nación Argentina quedan al duda la existencia de la Argentina como desnudo. la desconfianza. 147-170 156 Noemí M. la pérdida de valo- sa.. sacude la vida de la gente” y la Argen- mente. Girbal-Blacha Acerca de la memoria y la reflexión histórica en la Argentina bicentenaria . aún es el desprestigio de la clase políti- tento a su gobierno. se fractura y colap. es una sola”. Se alienta la esperanza que adormece a la sociedad argentina y de un gobierno democrático de transi- a la memoria colectiva. de Fernando de la Rúa para conducir embanderándose por un breve tiempo los destinos de la República Argentina. la ausencia de un mercado interno Carlos Alvarez. como la educa. en medio de una Hacia mediados del 2001 los medios sociedad que vuelve a ser objeto de la periodísticos advertían que “la gran de- violencia. sus bases. 2006). La Alianza que diera sus. y que acorralara e incautara los ahorros de los comienza a estar ausente en esta “Argen- argentinos y redujera el 13% los salarios tina del vidrio y el cartón”. y empobrecida. damente su renuncia. parafrasean- Tras la salida del presidente De la do al politólogo francés Alain Touraine Rúa. que no se resigna a per- ne –en el filo del nuevo siglo– la figura der su desarticulada identidad nacional. tigar la fuga de capitales y solo atiende desprestigio de la dirigencia política en intereses parciales –los más poderosos– una Argentina huérfana de liderazgos. La sociedad advierte sobre el nación (Teubal. revista de ciencias sociales. propios de su estilo político lo condu. presión económica devora la política. como “este país no existe”. acuñando expresiones argentinos son puestas a prueba. y medios de la sociedad argentina. sino de mía y el empleo nacional. pleo superior al 25% y altos niveles de ción y el trabajo. El acoso de la deuda externa es gran- cen hacia profundas contradicciones no de y pesado. al re- so que lo llevara a ocupar la primera ma. de los cuales de los empleados públicos lo sumen en vive gran parte de su población subem- una profunda soledad e impulsan rápi. Los vaivenes y postergaciones alusión a la clase política dirigente. capaz de devolver la esperanza y la El retorno de los radicales aliados a certidumbre a una sociedad fracturada un espectro político más amplio impo. alejadas de mecanismos básicos ción sumida en la pobreza. la debacle financiera que sistema financiero debe cumplir. un desem- para el ascenso social. escéptica. 2011. primero. Conspira contra la econo- solo en el campo de la política. ción. 3/6/2001. clamar “que se vayan todos”. El alejamiento de su vicepresidente res. que procuraba dar consis- plimiento a su programa electoral y tencia a la protesta de los sectores bajos pierde con inusual celeridad el consen. pero mayor la economía.

2006). se suspende el pago de la deuda lógico y a mayores niveles de eficien- externa. los cambios erráticos de condiciones de modernización y globa- la política económica reflejan tanto la lización imperantes (Trigo et al. una vez vés de la trama de la frustrada “revo. el apoyo oficial. En de la adecuación del sector rural a las todos los casos. Las circunstancias han cambiado aun para los omnipre- sociopolíticas son diferentes a períodos sentes sectores rurales. 5). que deja caer todo el peso de sus vigente la tradicional importancia de la efectos negativos en los sectores asalaria.suplemento Zona). el 17.8% de la población total. la vertibilidad– se produce la temida de.. producción típica de la pampa húmeda. 2003). que no son ajenas a la los mercados se acentúa. da. cia. pp. el patrimonio personal y nacio. Monti Hughes. pero en esta ocasión se pasa gencias coyunturales pero no rompe los de una economía dolarizada a una pesi. que está ausente. pro.5 millones de personas. sociedad a pesar de ser la Argentina uno porque hay incluidos y excluidos. al sistema constituidas en el siglo xix o en los al- financiero y a los contratos. formadas como parte nómica” (Cortés Conde. otras más nuevas. Argentina agrícola se ajusta a las exi- valuación. en que vive desde hace años la eficiencia agraria. que alcanza estancados o en descenso como conse- en el 2002 a 6. 2002. 2002. Nuestro país inestabilidad a veces explícita y otras. y cuando Néstor En enero de 2002 –después de pasar Kirchner –con escaso caudal electoral– por un largo período de sostenida con. Girbal-Blacha Acerca de la memoria y la reflexión histórica en la Argentina bicentenaria 157 revista de ciencias sociales. identidad es lo que se debate y en esa El hambre acompaña a esta parte de la discusión hay ganadores y perdedores. cuencia de la desocupación. Desde tiempos del bicentenario obliga a un ba- la devaluación. dependiendo progresivamente del nal resulta afectado por la interferencia cultivo de la soja que ocupa alrededor estatal en los contratos acordados entre del 50% de la superficie total cultiva- ahorristas y entidades financieras. Una cuestión de es decir.. pero los tiempos lución productiva”. Al mismo tiempo. 2008). se hace cargo del Ejecutivo Nacional. Busca. p. La cercanía a los anteriores de nuestra historia.. 2012). que suman su acción al de en una notable caída de la actividad eco. más. También expresa continuidad en la vocando una aguda crisis de confianza permanencia de corporaciones agrarias que se extiende “a la moneda. reducir el proteccionismo internacional La crisis de estancamiento es el re. la canasta básica de ali. El sector Noemí M. Se produce un La alineación de los precios internos aumento extraordinario y constante en con los internacionales deja sentir sus el número de argentinos que viven bajo efectos en una coyuntura de salarios la línea de pobreza extrema. de los principales países proveedores de gica del mercado suplanta a la del Esta. y desarticulación de las decisiones po. La competencia por la provisión de líticas internas. 147-170 . otoño de 2013. (Regunaga et al. presión externa como la ambigüedad Rapoport et al. se ve obligado a ser creativo y aumentar encubierta. segunda época Nº 23. mentos crece casi el 35%. lazos con sus orígenes. La ló. De ellos conserva ficada. alimentos en el mundo (Bekerman y do que adquiere expresiones mínimas. lance (Fernández Bugna y Porta. mientras brega por la sociedad argentina (Gálvez. dos de la sociedad argentina. Al mismo aunque ahora asociada al avance tecno- tiempo. resultando bores del xx. 2011).

Ocurría en julio del 2006. como un imán para los argentinos. p. Argentina. como la Sociedad Rural Ar- Se advierte como necesaria y ur. creada en 1866. Colombia y Ve. La historia Así asumía el Ejecutivo Nacional el san. Nº 85). un “alto crecimiento con bajos salarios”. ción del ingreso. otoño de 2013. p. De ahí que la decisión de un régimen de financiamiento de la ac- implantar impuestos a las exportacio. 28/5/2002. asegu. una mejo- la indigencia. que –sin duda– también obliga de los inversores extranjeros en nuestro a refundar el sistema político para que medio rural. provee. 2003. El se perciben como tales más allá de la rea- informe 2003 de la cepal. julio de 2006. Bue- ordena al Estado asistir a los aborígenes nos Aires. importancia de sus orígenes y hacen peración del aparato productivo y de uso del pasado a la hora de justificar crecimiento del empleo como parte sus raíces y sus reclamos ante el Estado. 1). p. raciones. Clarín. llones) no reciben las calorías necesa. que condiciona la tan ansiada “sociedad El dilema del trabajo en el país vincula global para el desarrollo” (La Nación. la clase media opera 2011. ta crisis del 2001. en medio de Las grandes y tradicionales corpo- este complejo panorama nacional. gentina. saben de la gente una política integral de recu. nota Cristian Alarcón). 147-170 158 Noemí M. p. tividad política con un control efectivo nes agrarias se convierta en un elemen. por la importancia crisis. Girbal-Blacha Acerca de la memoria y la reflexión histórica en la Argentina bicentenaria . 8. año viii. los pobres aumentaron de 200 a 225 en la Argentina los más ricos ganan 36 millones y un centenar de ellos viven en veces más que los más pobres. Más allá de los efectos de la abrup- rias para un desarrollo normal (Arceo. lidad que afrontan.7 mi. agropecuario (productores. En el último lustro ba que más allá del control de la crisis. alta tasa de crecimiento del pbi en la que según la Organización Mundial de capital y las provincias patagónicas no la Salud (oms) muestra que 3 de cada implica una más equitativa redistribu- 10 niños argentinos (es decir. 2. rando instrumentos fuertes de control dores de insumos y agentes de comer. Por que reconocen su historia desde tres dé- entonces la Corte Suprema de Justicia cadas atrás (Le Monde Diplomatique. historia política del trabajo. y sanciones reales. pp. para lo. medida cuantitativa- sostiene que América Latina no logra mente. 4). cuando se registran casi una Productividad. sabiendo que “las to sustantivo para contribuir a generar ideas existen y tienen poder” (Clarín. de una estrategia para ser ejecutada en aunque ya no tengan el poder que his- beneficio de una salida exitosa de la tóricamente tenían. tacruceño Néstor Kirchner. 6. pueda recuperar su legitimidad. Página/12. corresponden a la hora de plantear una poniendo en juego el derecho a la vida. chaqueños. sección Enfoques. cuando “el gobierno dejó sin funcio- revista de ciencias sociales. que 24/5/2002. En julio del 2006 el indec indica- reducir la pobreza. Badiou. ría sin duda si se lo compara con el 2003 nezuela encabezan esta triste estadística cuando esa diferencia era de 56 veces. y participación ciudadana en todos los cialización) “se apropian de beneficios niveles que mejoren la implementa- extraordinarios” a pesar del aumento de ción de políticas públicas y aseguren los insumos. 17/4/2002. segunda época Nº 23. por su parte. da cuenta de estos desequilibrios. La grar revertir la “geografía del hambre”. 30/11/12. la reclamada equidad social. empleo y bienestar no se docena de muertes por desnutrición.

se. el tiempo.9% de los vo- Noemí M. soja. cultivo de soja so- subsidios alcanzaría también –más allá bre rastrojo de maíz. en la plo– el ingeniero agrónomo de Carlos primera Exposición Rural. Los números de su vinculación a la tecnología de alto del campo indicaban que el 54. 17/3/2007. de la Nación. El primero aparece en- el discurso que leyó (de los dos que ha. bicombustibles. ne las retenciones a las exportaciones y guida de lejos por el trigo (15. Uno de los ejemplos lo cons- El Estado nacional dejaba expuesta su tituye el agro argentino. p. pp. sección Rural. 19). mejora del trigo del discurso– a los sectores del agro. 7/3/2006. superficie plantada y la mayor inversión A fines del 2007 el gobierno sostie- por hectárea correspondían a la soja. la Exposición que anualmente se 31/3/2007. fiel al estilo corporativo. Así. 9/2/2007). por un fun. tanto Una sustancial mejora en la refinan. tras irrefutables de las permanencias deroso sector del campo explicitando que el discurso. de una misma ecuación en el concierto evitaba confrontar apelando casi al final nacional vigente. las acciones la tensión existente. decir. sección Rural).05% de la nivel (Clarín. precios de las carnes son una respuesta contundente desde el gobierno a los pe- didos del agro (Infobae. 147-170 . es oportuna (Clarín. resul- y una situación inocultable: que en la tara elegido por Harvard. 30/7/2006. segunda época Nº 23. 2007). p. 2). Girbal-Blacha Acerca de la memoria y la reflexión histórica en la Argentina bicentenaria 159 revista de ciencias sociales. Las compensaciones estatales al una mujer resultaría electa presidenta sector se postulan como la salida más de los argentinos con el 43. que da mues- resistencia a los reclamos de este po. 10/11/2007. en octubre de 2007 local. lazado en los últimos años a la sociedad bía llevado preparados) se iniciaba con del conocimiento. 3).93%) y el establece nuevas alícuotas: 35% para la maíz (14. en el 2007. que trabaja unas 110. 3-4). otoño de 2013.narios la inauguración de La Rural”. De “la profundización” del modelo Los productores insisten en los precios a “la sintonía fina” (2007-2011) diferenciados. son desa- ciación de los pasivos de unos 4. los gestos. engorde En febrero de 2007 la ampliación de de ganado a granos.08%) (Clarín. 10/3/2007. Uruguay y Paraguay. aquella que vincula el de sus palabras inaugurales al diálogo. Aunque el titular y aun las imágenes registran como parte de la entidad. históricamente. que distinga entre la ex- portación y quienes surten al mercado Por primera vez. 3). El pasado y el presente suelen mos- ces– una situación inédita en 120 años trar continuidades. reúne en Palermo y que viviría –enton. el agro no como “uno de los casos de negocios del podía ser omitido por el poder político año” (Clarín. cuando –por ejem- largos párrafos dichos en 1875. 28% para el trigo y 25% para el maíz Una situación que se ha mantenido en (Clarín. 24. producto (Clarín. Argentina. agro y la política. 6/4/2007.000 hectáreas en ponía de manifiesto la ausencia oficial Argentina. p. pp. 30/7/2006. Casares y uno de los mayores empresa- cionario del por entonces presidente rios de la soja. como los cultivos asociados. p. Gustavo Grobocopatel. 17). Agronegocios. Nicolás Avellaneda. además de algunas de la muestra (Clarín. p.com. y el maíz en el Norte Argentino.500 fíos incluidos en la agenda pública del productores rurales y los ajustes en los oficialismo hasta hoy (Brieva. p. fracturas.

otoño de 2013. 29/10/2007. p. pp. según estadísticas del indec y apostar al equilibrio fiscal y profundizar la cuando los instrumentos técnicos tradi- política que sostiene un Estado reparador cionales son insuficientes para medir las de las desigualdades sociales procurando nuevas expresiones de la marginalidad y trascender los planes de ayuda social. iría de la mano de la candi. dica ahora en otras corporaciones menos no bonaerense (430 boletas en los 134 tradicionales. y tam- cialismo y para el empresariado –que se bién del actual –cuando la presidenta satisfacen por la continuidad del modelo Cristina Fernández de Kirchner ha sido K– la noticia resulta auspiciosa. La la pobreza. 38-39). Elisa Carrió de Economía). esperan una mayor equi- es reforzar el modelo de inclusión que se dad social. centro de su discurso y sus acciones de En el horizonte de entonces se pre. asistencia social. 10) y lo ha Se retoma en gran parte la retórica que vuelto a plantear en noviembre de 2011 permitiera superar los efectos del 2001. del primero. Así lo expresaba ya el en- Santiago del Estero) y también donde el tonces titular del Ejecutivo Nacional en matrimonio Kirchner se lanzara a la are. Cristina Fernández de Kirchner se mos 10 años respecto de la productividad impuso por más de 20 puntos a quien la y la suba de precios (según el Ministerio siguiera en número de votos. aunque reelecta. 2001 en más del 43%. 29/10/2007. con el 54% no siempre lo sea para la confrontación de los votos–. El triunfo impactante del kirch. pero la decisión de habitantes. más tecnológicas y asocia- municipios bonaerenses fueron aliadas das a la innovación productiva. es donde el clientelismo político. Se para “reconstruir el capitalismo nacional”. segunda época Nº 23. Santa Cruz (en la Patagonia las 340 empresas que más facturan en Austral) (Clarín. a una cooperación entre el capital za y la marginalidad tienen los valores y el trabajo. senta un dólar que deja de ser la moneda Hoy. Luis. 10 millones de pobres e in- concentración del ingreso conspira contra digentes en una nación de 40 millones los objetivos de inclusión. para especial satisfacción más altos (Formosa. el costo sala. del Frente para la Victoria). Para el ofi. El kirchnerismo domina el términos absolutos desde la crisis del Congreso Nacional (Clarín. que el Ejecutivo coloca en el sostiene desde el discurso. en pocas manos separa a los dueños del revista de ciencias sociales. la tradicional Sociedad Rural Argentina. récord agrícola que supera los 92 millones nerismo. Salta. data triunfante y con su auxilio ganaron que ve decrecer su poder político. pp. en octubre del 2011. El discurso oficial pp. 10/9/2007. Misiones. la actual presidenta de la República. es reconstruir el Estado y de ideas y proyectos propios de un país redistribuir el ingreso que ha crecido en republicano. registran. cuando la soja pone en el tapete codiciada a nivel mundial aunque lo siga de las discusiones los beneficios y per- siendo para los argentinos. tos. Girbal-Blacha Acerca de la memoria y la reflexión histórica en la Argentina bicentenaria . El desafío de esos momentos. Córdoba y la Ciudad Autónoma de aun en medio de las tensas relaciones con Buenos Aires. pero también se destaca un (21.6%). decir. que ra- casi todos los intendentes del conurba. la pobre. que solo fue derrotado en San de toneladas de cereales y oleaginosas. 147-170 160 Noemí M. juicios de un cultivo que concentrado rial de la industria cae el 20% en los últi. 38-39) y los porcentuales de votos llama –al mejor estilo peronista– a con- superan el 70% en aquellas provincias ciliar empresariado y trabajadores. el encuentro de septiembre de 2007 con na política. el país (Clarín.

Nº 11) dría superarse. Resultaba insuficiente pensar 2009” (Asiain. Clarín. cada La “sintonía fina” se impone como vez más graves. Ejecutivo Nacional ante el Congreso de 6). 2008. la economía nacional (Ferrer. La crisis del 2001 fue un duro rural parece distinguir jerárquica y de. sistema financie- forme al rango del productor. 28/4/2002. pleo que rondaba el 23% (a diferencia del tores. agosto-septiembre de 2009. cuan. Cla. como uno de los pilares de su política Las circunstancias no son siempre las económica. Corti. Desde la Primera Guerra Mundial –es do los bajos precios pagados por la pro. y para con el empleo de parte de esa estrategia discursiva que recetas repetitivas que técnicamente augura consideraciones sobre la posibili. y que culminara en la aborta. xxi– la imagen de una nación sumida en da resolución 125. En el 2001. tinos para con las crisis recurrentes. pp. Los pequeños y medianos agricul. así como en el superávit comercial. Girbal-Blacha Acerca de la memoria y la reflexión histórica en la Argentina bicentenaria 161 revista de ciencias sociales. de espaldas a las repercusiones ambien. decir casi desde el centenario– los eco- ducción lechera atrofia el sector. 2008. “los espejos históricos de la crisis argen- rregido. la Argentina límites. aplicadas no se sostienen en el mediano dad de financiación del Estado. más agudos de las crisis argentinas del lo posconvertibilidad se sostiene en los último siglo. La soja ro quebrado y problemas institucionales se convertía en “la gran apuesta del año agudos. coronó con mayores un deterioro profundo. finalmente excluidos de algunos 8% registrado en la década de 1930). Reflexiones finales de argentinos y extranjeros. con una duración que siendo una opción imprescindible para nunca supera los tres años. 2009. con la pesada herencia de un período de rín. sabiendo que el mode. en medio de una retenciones a las exportaciones agrarias completa orfandad internacional. permiten reconocer de los gastos y la acumulación de reservas similitudes y diferencias en los procesos del Banco Central. 2009. p. llamado a la realidad y una apelación a finitivamente la agricultura familiar de la memoria colectiva y a la necesidad de los agronegocios a los cuales apuesta reconstituir la identidad nacional. fault público y privado. Revista rural. en beneficios que planteara el proyecto co. nomistas dan cuenta de 18 ciclos rece- po –de la mano de la tecnología– sigue sivos en el país. que durante 2008 presentara el tina” (Vitelli. pero la obstinación de y también de estos tiempos del bicente. pero la coherencia de los argen- y Hernández. el destino y en el largo plazo. segunda época Nº 23. el cam. Nº recesión profunda y un índice de desem- 4). competitivo y evite la fuga de capitales. de- pero también desdobló las cargas con. De cualquier modo. cuando las desde la historia inundaciones o sequías han obligado a reorientar la producción agraria. 2009). Clarín. aparece –con los inicios de este siglo la Nación. que con políticas ortodoxas la crisis po- ral. la dirigencia argentina parece no tener nario. cuando la ganadería argentina sufre el impacto de los cam- bios en la demanda externa y en la dieta 3. tales y ecológicas. Revista ru. 147-170 .suelo de los productores y exportadores. junio-julio de 2008. así como la importancia de saldos positivos de las cuentas fiscales y un análisis histórico preciso para poder con un tipo de cambio real que resulte elaborar un diagnóstico de situaciones Noemí M. más allá del discurso (Gras mismas. otoño de 2013.

137-171. se mía (Arnaudo. y no pocas economías re- y Allami. pero interna y externa. una importante deuda monetaria y un aumento del gasto. 4/7/1999. La dirigencia sistema financiero argentino se deteriora argentina se enlaza con el modelo de profundamente y sus consecuencias son país agroexportador en sus distintos difíciles de superar. prender por qué un país que figura en ner en cuenta la productividad social. La productividad negativa del masiva de dinero. en el cual algunas fortunas perso- grado de monetización de nuestra econo. Mientras esta crisis se sector público y una acotada capacidad origina en los países centrales. jalonan el itinerario pasado. en las marchas y contramarchas en las polí- 1930 la caída del comercio mundial pro. la caída del poder duce una baja en los ingresos fiscales y adquisitivo. pasado es importante para poder com- rado altos beneficios individuales sin te. pp. ticas implementadas. nales o sectoriales se salvaguardan. políticos. Girbal-Blacha Acerca de la memoria y la reflexión histórica en la Argentina bicentenaria . sección Debates). se históricamente desde la perspectiva zación de la economía no se altera. La eficiencia social del gionales se empobrecen. sus los primeros rangos como productor revista de ciencias sociales.44$ oro). la de la real de pago completan un complejo pa- década de 1970 se inicia en los países norama que deteriora de manera sosteni- productores de petróleo (opep) y sus da el pbi (Semanario de Información y Opi- efectos se dejan sentir en todo el mun. que sume en el pesimismo a la sociedad rada en su esencia y no se genera salida argentina. y como estas actividades han gene. pp. las sociedad argentina. la treinta la confianza en el sistema no se continuidad entre el pretérito y el pre- deteriora. rural. segunda época Nº 23. extrae los beneficios. Mientras que en consecuencias han sido la especulación. En los años nales. Más allá de los cambios institucio- tados también son distintos. otoño de 2013. 2010). neidad de los argentinos. El rastreo de este vicios. se nu- financiera requiere cada vez con más tre de sus ganancias. En la década de 1930 quien paga Nº 92. Noticias y protagonistas. 1890 la crisis es monetaria y fiscal. más o menos recientes. por ejemplo. haciendo un simple En 1982 la estadística indica que el repaso de los hitos fundamentales que sistema financiero queda en estado crí. La confianza no resulta alte. 1987. La memo- tico. ruptura en la cadena se continúan pagando las obligaciones productiva y un proceso inflacionario externas. Cibils acrecientan. pero no siempre asiduidad recursos crecientes que están reinvierte en las regiones de las cuales alejados de la producción de bienes y ser. las tasas nominales de interés sente de la Argentina puede construir- las fija el mercado y el grado de moneti. do. argentina en terapia intensiva y descalifi- blecida en 1899 (1$ papel = 0. que avanza entre la repercusiones sociales son aún mayores realidad y el desconcierto. el desconcierto. se subsidia a los deudores mediante ria debe nutrirse de ellos para dar con- tasas nominales de interés inferiores a sistencia a este “modelo para armar” del la inflación y se reduce drásticamente el país. cada por la invasión de bonos provincia- La devaluación permite una expansión les y nacionales. No se trata solo las consecuencias de la crisis es toda la de efectos negativos en las finanzas. nión. una moneda obliga a salir de la convertibilidad esta. financieros y sociales. La intermediación rangos y grados de evolución. En los inicios y la incertidumbre acompaña la cotidia- del decenio de 1980 lo hacen los deposi. 147-170 162 Noemí M. tantes del sistema financiero. Los resul.

toria y a la memoria. como instrumentos para el ascenso que dieran consistencia hasta los albores social. Nº 13). el sector tiene por lo menos tres dinámico de nuestra economía. con las alianzas entre el agro. 9) y de un asociado a él –que hoy profesionaliza la auténtico “revisionismo” histórico. en tanto “guías para la acción”. equidad social. merece ser jerarquizada tan “profesar una ortodoxia para con desde los sectores dirigentes y por la so- los mandatos de la realidad. Girbal-Blacha Acerca de la memoria y la reflexión histórica en la Argentina bicentenaria 163 revista de ciencias sociales. otoño de 2013. (Scobie. su heterogeneidad con “los usos de la historia en la toma de de- una creciente aproximación al quehacer cisiones”. 1989. la ción. tivo pero también un empobrecimiento na donde la educación y el trabajo han que recae sobre las atenuadas ganancias perdido gran parte de su significado de los pequeños y medianos productores. ciales y particularmente los historiadores El desafío actual es entender la cues. 24). Clarín. 147-170 . políticas tencia a la democracia en acción. En esta coyuntura. las políticas productos con mayor valor agregado. podría decirse que es la ade. de largo plazo y la institucionalización La reconstrucción del país –que pro. en una Argenti. El reto no 2003– es necesaria para encontrar nue. Más allá de 2010 y rumbo rio y agroindustrial como un elemento a 2016. nuidades y corregir errores fundamen. que vive un avance tecnológico significa- Al mismo tiempo. p. la reflexión histórica basada en la gene- tales que permitan promover y ejecutar ración de conocimiento para dar consis- auténticas políticas de estado. Es importante destacar do económico. preservar valiosas conti. Revista rural. A las puertas de los bicentenarios. la industria 1986. procuramos contribuir a la comprensión tión socioeconómica en perspectiva. niños con serios problemas de desnutri. sección Rural. segunda época Nº 23. científico-tecnológico como parte de sus es decir. efectuar diagnósticos cuando se piensa en la “bio” Argentina y proponer alternativas frente a las cues- asociada a los combustibles. contrastar con las ortodoxias doctrina. tración de la renta frente a una reducción co para los sectores poblacionales que del trabajo. p. más allá de la política de asistencia Argentina muestra aun una gran concen- social propiciada desde el ámbito públi. 2010. Carrera Damas. su coherencia para de las políticas públicas (Neustad y May. especialmente en el campo. disolución social. vincula- que. como señalara Arturo Jauretche da al ejercicio pleno de la ciudadanía y la hace más de medio siglo atrás. di- de pobreza y a un alto porcentaje de sus ciembre 2009-enero 2010. pp. Clarín. gresivamente se lleva a cabo desde el 7/7/2007. permi. pero también debe rescatar función del historiador en la formulación sus continuidades. sufren mayores carencias. 2009. 1968). como parte de la recreación de la negocios. los científicos so- rias” (citado en Girbal-Blacha. puede emprenderse de espaldas a la his- vos rumbos. para poder tiones que contribuyen a promover la caracterizar la complejidad del mun. de los problemas. Noemí M. 1993). que asignaturas pendientes: el acuerdo en- presenta dificultades para exportar tre lo público y lo privado. Por estas razones. del mercado (Michelena. del siglo xx –aunque con actores dife- cuación a los tiempos el perfil que con rentes– a la “revolución en las pampas” mayor claridad muestra al sector agra. que suelen ciedad en su conjunto.internacional de alimentos tiene al 30% gestión– y los gobiernos de turno (Tole- de su población en el límite de la línea do López.

119. 27/7/2003. segunda época Nº 23. 1981. 254. Aldo (1987). 28-55. Arnaudo. Cla. mayo-junio. “Los flujos de capital hacia América Latina y la reestructuración de las economías centrales”. dirigente no ha desempeñado eficaz. París. James S. 119-137. 2003. Gabriel A. octubre-diciembre. The Politics of the Developing Areas. 11/8/2007. Es preciso cial. Desarrollo Económico. segundo semestre. pp. pp. consultado el 27 de junio de 2012. 30/11/2003. “Los individuos en el contexto de la flexibilidad de la red como forma de orga- nización”. en Ruano-Borbalan. p. 2-3. Princeton. 147-170 164 Noemí M. Revista del Centro de Estudios Avanzados. Arceo. Estudios. La sociedad argentina está acostum. 10/8/1989. —— y Nicolás Monti Hughes (2012). Realidad Económica. p. “L´Histoire. Nouveaux objets de recherché. Courants et débats. “Re-tensiones a la exportación. 1-2. Alain (2003). Nicolás (2011). Asiain. Girbal-Blacha Acerca de la memoria y la reflexión histórica en la Argentina bicentenaria . Entre Science et Mémoire?”. 236. 8/8/1989. 63-81. Clarín. Universidad Nacional de Córdoba/cea. Blacha. viii y ix. pp. “no será posible crecer sin estabilidad ni 35). sección Enfoques. François (1999). p. La Nación. porque el sector mento Económico. p. La Na- ción. vol. pp. “¿Élite o clase política? Algunas precisiones terminológicas”. 257. en Coleman. (1966). se. 32). Luis Ernesto (2005a). “Alain Badiou: ‘Las ideas existen y tienen poder’” (entrevista). sirviendo al desarrollo nacional”. Cincuenta años de política financiera argentina (1934-1983). especialmente davía se piensa –en varios ámbitos– que cuando el descenso de la pobreza no los precios de los granos o de la soja “son implica una menor desigualdad social. pendientes. Ferrer. la mejor defensa para enfrentar la crisis” como lo explicita el propio discurso ofi- (Clarín. sección Cultura mente su papel. <http://redalyc. mx/src/inicio/ArtPdfRed. Osvaldo y Jorge Gelman (2001). Buenos Aires. 10. p. “Introduction: A Functional Approach to Comparative Politics”. La Nación. suple- brada al paternalismo. 14/9/1989. otoño de 2013. rín. Marta (1988). revista de ciencias sociales. Página/12. To. Buenos Aires. revista electrónica en línea. p. Theomai/ Theomai Journal. Bedarida. 8-29. xos de continuidad pero también con- pp. cuando se hace cargo de las deudas entender la política como forma de me. pp. Realidad Económica.uaemex. 18/6/1989. pp. agosto-septiembre. 3/9/1989. 2003. Referencias bibliográficas Almond. En este sentido y recono- diación en una sociedad para advertir y ciendo que “no hay identidad social ni reconocer que el país ha cambiado y que individual sin memoria” (Jelin. —— (2005b). El Ateneo. L´histoire aujourd´hui. 28. 111. Andrés (2008). el análisis histórico y la preserva- derrotar la inflación sin crecimiento” ción de la memoria pueden sugerir ne- (Sidicaro. caps. 12. 17. Reali- dad Económica. 1). Bekerman. 5. p. “siendo capaz de servir. Jean-Claude (1999). y Nación. Córdoba. 3. enero-febrero. 335-342. Editions Sciences Humaines. Grijalbo-Mondadori. vertirse en claves para el cambio. Más allá de la cuestión fiscal”. “Consolidación de la expansión agrícola en la posconvertibilidad”. (1966). Historia del agro argentino. Badiou. Le métier d´historien.jsp?iCve=12401210>. Barsky. pp. Desde la Conquista hasta fines del siglo xx. “Estrategias inclusivas en la lucha contra la pobreza”.

247. enero- febrero. New Haven. 25. La Nación. Germán (1989). desde 1970 a la actualidad. Apogeo y crisis del liberalismo 1886-1890. 28. Nuevo régimen sin cambio estructural”. Tim (1983). —— (2008). flacso. Buenos Aires. abril-junio. Buenos Aires. 147-170 . Carrera Damas. La revolución por los comicios. Brieva. Miguel Ángel (1977). pp. fecic. —— (2002). pp. Di Tella. Sudamericana. Cecilia y Fernando Porta (2008). Yale University Press (en castellano: Ensayos sobre la historia económica argen- tina. deuda y crisis. pp. “La política fiscal durante el gobierno de Juárez Celman. 62-72. Sudamericana. 5. Di Tella. Dinero. 107-133. vol. “Las políticas macroeconómicas y el tipo de cambio real. Noemí M. 14-36. segunda época Nº 23. “El sistema financiero argentino desde la reforma de 1977 hasta la actualidad”. “El crecimiento reciente de la industria argentina. “La salida de la convertibilidad en otras crisis argentinas”. 23. Gálvez. Susana (2007). Sudamericana/Instituto Di Tella. 1. Realidad Económica. La Bastilla. Gerchunoff. (1982). Torcuato S. pp. Eudeba. noviembre- diciembre. 375-400. Estado. Newsletter. Roberto (1989). enero-febrero. 233. 177-195. El ciclo de la ilusión y el desencanto. 240. clah. Aldo (1981). Díaz Alejandro. Carcano. 15/3. 17-48. Buenos Aires. 1975). Eduardo (2011). Pablo y Lucas Llach (1998). “El papel del historiador en la formulación de políticas pú- blicas”. Buenos Aires. —— (1997). et al. Buenos Aires. Argentina. octubre-noviembre. Realidad Económica. 346-353. —— y Manuel Zymelman (1966). pp. Evolución fiscal y monetaria en la Argen- tina. abril. El devenir de una ilusión. Argentina. Sudamericana. Buenos Aires. Ariel. Realidad Económica. Noemí M. vol. Natalio (1979). Cavallo. Diccionario de Ciencias Sociales y Políticas. 1886-1890. 26. Ferrer. Sáenz Peña. abril-junio. vol. Desarrollo Económico. pp. 11-34. La industria argentina desde 1930 hasta nuestros días. “Retenciones a la exportación de productos agrícolas”. 7-28. octubre-diciem- bre. “La estrategia del desarrollo indirecto veinte años después”. (2009). Un siglo de políticas económicas argentinas. Duncan. 111. en Di Tella. (1966). Historia de la agricultura argentina a fines del siglo XIX (1890-1900). 249. “Etapas del desarrollo económico argentino”. Buenos Aires. Buenos Aires. Ariel. otoño de 2013. Buenos Aires. Amorrortu. Realidad Económica. Alan y Cecilia Allami (2010). El orden conservador. 1913-1984”. Fernández Bugna. La política argentina entre 1880 y 1916. Girbal-Blacha Acerca de la memoria y la reflexión histórica en la Argentina bicentenaria 165 revista de ciencias sociales. sociedad de masas. pp. — (1988). 89. cap. Domingo y Roberto Doménech (1988). Carlos (1970). Ensayos de historia económica de los siglos xix y xx. 258. Cibils. ceal. Gustavo (1978). Essays on the Economic History of the Argentine Republic. Una audaz estrategia financiera internacional”. Girbal-Blacha. Arístides Horacio M. febrero-marzo. vol. Cortés Conde. La economía argentina en el largo plazo. 101. Realidad Económica. Corti. 2a edición. (2006). Torcuato S. Buenos Aires. pp. “La Argentina en el mundo que se viene”. pp. Buenos Aires. chacareros y terratenientes (1916-1930). Buenos Aires. Buenos Aires. et al. Ferrari. Guido (1986). Dinámica sociotécnica de la producción agrícola en países periféricos: configuración y reconfiguración tecnológica en la producción de semillas de trigo y soja en Argentina. “Las ideas económicas dominantes en la clase dominante argentina a fines del siglo xx (1989-2001)”. Eudeba.Botana. Desarro- llo Económico. Desarrollo Económico. pp.

Marichal. McGann. The Americas.). Pierre (1999). Realidad Económica. Publicación de cuestiones políticas. 349-351. Historia de la deuda externa de América Latina. revista de ciencias sociales. Nº 55. 23. enero. La Argentina rural. cap. 24-34. 1ª reimpr. 515-558. “Canción de otoño en primavera: previsiones sobre la crisis de la agricultura cerealera argentina (1894-1930)”. Ariel. pp. “La Argentina en la Depresión: los problemas de una economía abierta”. Neustad. pp. Elías (1999). Nouveaux objets de recherché. Carla y Valeria Hernández (coords. pp. vol. x. Una in- terpretación histórica de sus decisiones político-económicas. (1972). enero. Juan José (1984). 343-348. 23. Gestión del Doctor Arturo Jauretche (1946-1950). Buenos Aires. “Les lieux de Mémoire”. Editions Sciences Humaines. Buenos Aires. Nº 56. Grupo Editor Latinoamericano. Carlos (1988). Girbal-Blacha Acerca de la memoria y la reflexión histórica en la Argentina bicentenaria . noviembre-diciembre. Palti. Argentina. pp. pp. Neffa. De la agricultura fami- liar a los agronegocios. Mitos. Carlos (ed. t. Hechos e Ideas. Gerard (1999). México. 368-386. Eric J. Reflexio- nes desde la perspectiva histórica”. Gabriel (2009). Buenos Aires. “No hay identidad social ni individual sin memoria” (entrevista). Nouveaux objets de recherché. Estados Unidos y el Sistema Interamericano 1880-1914. Banco de la Provincia de Buenos Aires. Estado. Tulio (1984). y Ernest R. Arturo (1984). económicas y sociales (1941). pp. Gras. su significado histórico y los orígenes de la eco- nomía política del peronismo”. 5. 24. “Les cadres sociaux de la mémoire”. Clarín. Michelena. Elizabeth (2003). Modos de regulación. pp. Thomas (1965). Desarrollo Económico. Nº 38-39. “El legado como problema”. “Acerca de la vigencia de la Argentina agropecuaria. Adrián G. Bernal. Richard E. Biblos. Jean-Clau- de. regímenes de acumulación y sus crisis en Argen- tina (1880-1996). Desarrollo Económico. octubre-diciembre. Alianza. 147-170 166 Noemí M.). “The Social Function of the Past: Some Questions”. 3-17. 479-514. Bernal. vol. — (2000). Juicio a la memoria y la identidad nacional. Courants et débats. 92. Desarrollo Económico. París. París. 9-28. Universi- dad Nacional de Quilmes. Halperin Donghi. Zarrilli.. Hobsbawm. — (coord. Editions Sciences Humaines. otoño de 2013. “El Plan Pinedo de 1940. — (2002). Buenos Aires. L´histoire aujourd´hui. Buenos Aires. La Argentina en el siglo xx. enero-marzo. Jean-Claude. Jacques (1988). Eudeba. y Balsa. enero-marzo. 83-106. — (1993). Universidad Nacional de Quilmes. Fondo de Cul- tura Económica. edición dedicada al estudio de la recuperación de la economía nacional. 92. 9/11/2003. Uni- versidad Nacional de Quilmes. Eudeba. Dos crisis: América y Asia 1929-1938-1983. Jelin. 248. pp. Le métier d´historien. Los usos de la historia en la toma de decisiones. número especial. paradojas y realidades en la Argentina peronista (1946-1955). segunda época Nº 23. 77-102. Pa- rís. (2001). vol. Buenos Aires. Una contribución a su estudio desde la teoría de la regulación. en Ruano-Borbalan. Histoire et mémoire. O´Connell. — (2011) [2003]. en Ruano-Borbalan. Llach. Buenos Aires. “Las crisis en la Argentina. Angus (1988). Historia del Banco de la Provincia de Buenos Aires. Estado y crédito al agro duran- te la gestión peronista (1946-1955)”.) (2009). 3. Gallimard. Madrid. sociedad y economía en la Argen- tina 1930-1997. vol. Le Goff. May (1986). Namer. “La evolución de la tasa de ganancia en la Argentina (1960-2007): caída y recuperación”. Theomai. L´histoire aujourd´hui. Julio César (1998). pp. Maddison. en Altamirano. pp. Past and Pre- sent. Courants et débats. Nora. invierno. Juan J. 95. pp. Bernal. Le métier d´historien.

Raúl (1934). Ariel. Boston. James R. Macmillan. iehs/Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional del Centro de la Pro- vincia de Buenos Aires. (1968). “Histoire et representations”. “Los retrasos de la economía argentina frente a las naciones más ricas e industrializadas”. pp. 42-66. Historia y política en la Argenti- na.) (1996). María (1998). Nouveaux objets de recherché. Paul (2000). E. La micro-analyse à l´expérience. Seuil. Sudamericana. Ernesto (1920). “La crisis de 2001-2002 y el colapso del neoliberalismo en la Argenti- na”. Buenos Aires. El burgués maldito. Regunaga. Jean-Claude (1999). París. Historia social del trigo argentino. Londres. Michel (1999). Jacques (1995). Girbal-Blacha Acerca de la memoria y la reflexión histórica en la Argentina bicentenaria 167 revista de ciencias sociales. Courants et débats. Historia económica. Una historia con final abierto. Marcelo (2012). Waldo y José Luis Moreno. Fondo de Cultura Económica. Vovelle. Realidad Económica. Buenos Aires. 1860- 1910. Estado y sociedad en el pensamiento nacional. París. Buenos Aires. Revista de Historia (1957). Buenos Aires. Realidad Económica. otoño de 2013. Buenos Aires. l´histoire. Scobie. Seoane. Tandil. La mémoire. Pye. 10. Secretaría de Informaciones (1952). “Entrevista a Roger Chartier sobre ‘Les représentations du passé’”. —— (dir. Los males de la memoria. “Economía y política en la crisis argentina (1958-1973)”. Foro Argentino de Biotecnología. 261. Buenos Aires. Trigo. 116-145. Buenos Aires. Libros del Zorzal-iica. Norberto (1977). Marcelo. Buenos Aires. 301-346. El impacto de los cultivos genéticamente modificados en la agricultura argentina. Tornquist. Aspects of Political Development. Eduardo et al. Latin America in the 1930´s: The Role of the Periphery in World Crisis. Una perspectiva histórica. Sandra Fernández y Germán Opacak (2003). Ricoeur. Editions Sciences Humaines. Rosario. 256. París. Juan Carlos (1989). Buenos Aires. julio-agosto. Buenos Aires. Nº 1. Miguel (2011). L´histoire aujourd´hui. Le métier d´historien. El desarrollo de la República Argentina en los últimos cincuenta años. Bue- nos Aires. Planeta. Gallimard/Seuil. “El boom del biodiésel”.Portantiero. Little. La economía del peronismo. Prebisch. Jean-Claude. Buenos Aires. pp. pp. Bue- nos Aires. l´oubli. Ltda. 125. segunda época Nº 23. Guillermo (2009). Ricardo (1996). Planeta. febrero-marzo. 147-170 . “La inflación escolástica y la moneda argentina”. Solar/Hachette. Jorge (1996). Revolución en las pampas. “Micro-análisis y construcción de lo social”. Anuario IEHS. Noemí M. Schvarzer. en Ansaldi. Emecé. Rosemary (comp. Toledo López. 242. Revel. pp. Virginia (2010). —— (2003). 16-19. Ruano-Borbalan. Libros del Rojas. (2002). Buenos Aires. Teubal. noviembre- diciembre. Rapoport. política y social de la Argentina (1880- 2003). Lucien W. primer trimestre. (2006). Realidad Económica. An analytic study. Diana (1995). Una interpretación sobre el desarrollo agropecuario en la Argentina. Presidencia de la Nación. pp. Vitelli. (1966). Jeux d´échelles. Boletín Oficial de la Bolsa de Comercio del Rosario. Los transgénicos en la agricultura argentina. pp. Una historia político social de la industria argentina. 58-84. Tornquist y Cía. Sidicaro.143. Buenos Aires. pp. Rougier. Ras. en Ruano-Borbalan.) (1984). Perón anuncia el Plan Económi- co de 1952 y los precios de la cosecha. Mario et al. Cántaro. Juan Domingo Perón. Quattrocchi-Woisson. La crisis del Estado y los actores políticos y socioeconómicos en la Argentina (1989- 2001). Thorp. La industria que supimos conseguir. Hemisferio Sur.

t. savoir. sujetos sociales y políticas públicas”. — (2011). (Recibido el 22 de agosto de 2012. Nouveaux objets de recherché. xlv. Ismèa Les Presses.. “Representaciones sociales”. y F. El Gran Chaco Argentino en la primera mitad del siglo xx. unq. edición digital. pp. “La historia regional argentina y los desafío del Bicentenario (1810-2010)”. Girbal-Blacha es doctora en Historia (Universidad Nacional de La Plata. Francisco J. Prehistoria. Editions Sciences Humaines. “Acerca de la me- moria y la reflexión histórica en la Argentina bicentenaria”. 817-822. pp. investigado- ra superior del Conicet. en Morales. Wagner. Nº 9. pp. Cómo citar este artículo: Girbal-Blacha. En línea: <http://www. segunda época Nº 23. Psicología social. otoño de 2013. pouvoir et bureaucratie: le déséquilibre régional agraire argentin 1880-1960”. Girbal-Blacha Acerca de la memoria y la reflexión histórica en la Argentina bicentenaria . Le métier d´historien.edu. 145- 168.php>. Buenos Aires. Waldmann. Nº 23.) (Aprobado el 28 de noviembre de 2012. otoño de 2013. Noemí y Beatriz Moreyra. 45-49. Resolución 130/2012. (coords. Graw-Hill. Universidad Nacional de Quilmes.). 44. Courants et débats. Bernal.ar/catalogo/311-revista-de-ciencias- sociales-n-23. Docteur Honoris Causa de l´Université de Pau et Pays de l´Adour (Francia). —(2011).) Autora Noemí M. Elejabarrieta (1996). políticas públicas y conflictos sociales. Vivir en los márgenes. París. Publicaciones recientes: — (2011). revista de ciencias sociales. Noemí M. octubre de 2007. Madrid. París. 147-170 168 Noemí M. Tecnología e Innovación Productiva. El peronismo 1943-1955. et al. Buenos Aires. Producción de conocimiento y transferencia en las Ciencias Sociales. 1972). se- gunda época. “État. pp. Imago Mundi. año 4. Línea de investigación actual: “La Argentina rural del siglo xx: espacios regionales. 1601-1626. Revista de Ciencias Sociales. septiembre. vol. Estado. Premio Bernardo Houssay Trayectoria 2011. profesora titular y directora del Centro de Estudios de la Argentina Rural de la Universidad Nacional de Quilmes. Peter (1981). L´histoire aujourd´hui. Rosario. otorgado por el Ministerio de Ciencia. 37-52. en Girbal-Blacha. Sudamericana. mención Ciencias Humanas. pp. W. Économies et sociétés. pp.

la incorporación de dos términos que Este enfoque implica cierto grado de in. Esta cuestión es de central impor. can cierto cúmulo de certezas compar- cada preocupación por los elementos tidas que transforman en sociales a las culturales al posibilitar y delimitar la acciones individuales. donde Este estudio propone establecer se evidencia paralelamente a la consti. Las perspectivas culturalista y figuracional 169 revista de ciencias sociales. El desarrollo del Bourdieu con referencia a las certezas proceso civilizatorio supone la conso. Los esquemas de percepción y sociedad. Elias y el enfoque culturalista de Pierre vas del Estado racional. con escala geográfica occidental. La actualización interacción entre el sujeto y el entra. cialmente determinadas que reflejan las tancia analítica en tanto que el poder relaciones de poder imperantes en una media la relación entre el individuo y la sociedad.Luis Ernesto Blacha Certezas e incertidumbres de lo social. en las perspectivas pensamiento generan habitus que impli- sociológicas contemporáneas hay mar. tudio de estructuras estructurantes so- ción. e incertidumbres que caracterizan a lidación de un marco de certezas com. nes pasadas que ofician de telón de fon- La sociología figuracional acuñada do de lo social. puntos de contacto y diferencias entre tución del sujeto moderno el estableci. la perspectiva figuracional de Norbert miento de las estructuras administrati. El estudio se complejiza con partidas y socialmente determinadas. 171-185 . A su vez. da por Pierre Bourdieu resulta en el es- cionales al orden social y su legitima. otoño de 2013. y reactualización de estas estructuras mado de relaciones que conforma la conforman un conjunto de interaccio- sociedad. pp. lo social. enriquecen la perspectiva teórica pro- certidumbre inherente a las interaccio. Las perspectivas culturalista y figuracional Presentación del dinamismo de los procesos de psico- y sociogénesis. en donde se conjugan los por Norbert Elias supone un estudio elementos culturales disponibles con las cultural de amplio alcance temporal interacciones de poder. puesta: el carácter potencial del poder nes sociales como parte constituyente del enfoque radical de Steven Lukes y el Luis Ernesto Blacha Certezas e incertidumbres de lo social. segunda época Nº 23. La sociología como disciplina científica La perspectiva culturalista presenta- tiene entre sus preocupaciones funda.

ineludible para comprender la organiza- lación con otras personas” (Elias. figuraciones. conducen al monopolio de la violencia El concepto de configuración o figu- legítima. p. Por configura- viduo sin sociedad” (Elias. con inestables equilibrios El objetivo es arribar a una caracteriza. El conoci- “configuraciones de hombres interde. de Norbert Elias La mayor individualización solo es posi- ble a través de la interdependencia sub- La perspectiva figuracional de Norbert jetiva. Las estructuras individuales viduales se desarrolla paralelamente al y las sociales deben investigarse como establecimiento de las estructuras ad. La configuración puede situarse como una bisagra entre también permite superar el dualismo las teorías sociológicas clásicas y las con. en una concepción analítica que ca. 93). los hombres con las configuraciones Es una perspectiva que por una cuestión que constituyen. La evolución del autocontrol cial. ción debe entender un orden de indi- Su caracterización de la sociedad encie. 1996. 31). ciencia políti. “algo mutable. 32). saltando la capacidad predictiva propia La sociedad es caracterizada como de los hombres socializados. Elias propone un estudio del proceso civilizatorio como un aspecto básico de la La sociología figuracional sociología figuracional (Weiler. Las perspectivas culturalista y figuracional . p. concepto de reflexividad de la teoría de rra entramados de interdependencia o la estructuración de Anthony Giddens. 1997. sociología y psicología. en posteriores formas de organización nar. Para Elias es imposible anali. tura social. que combina historia. Es un enfoque de carácter dinámico individual. desde las más ‘micro’ hasta racional equipara el carácter social de las más ‘macro’” (Heinich. analítico entre individuo y sociedad. sociológico. La realidad social es un pro- una tensión inherente del pensamiento ceso que se constituye dinámicamente. como algo que está en ministrativas con alcance nacional que flujo continuo” (Elias. 41). otoño de 2013. destacando la interde- histórica y por sus intereses analíticos pendencia subjetiva. de los monopolios fiscales y donde los individuos y la sociedad se en. individual con el desarrollo de la estruc- ra de amplio alcance temporal y espa. vinculando pasado. segunda época Nº 23. p. La originalidad de esta propuesta sado cobra una influencia determinante consiste en su perspectiva multidiscipli. 1990. presente y futuro. capacidad de trabajar sobre formas muy El dinamismo de la sociología figu- diferentes. ración recorre transversalmente toda la zar “la sociedad sin individuos. 1999. 1998). relacionando la mayor libertad Elias supone una sociología de la cultu. re- temporáneas. El pa- p. social. 171-185 170 Luis Ernesto Blacha Certezas e incertidumbres de lo social. La de. p. miento social solo es posible mediante pendientes” (Elias. partidas. el indi. 16). 1990. viduos interdependientes que es “más revista de ciencias sociales. pp. de la violencia legítima por parte del Es- cuentran “constantemente formándose tado constituye un marco de referencia y transformándose en el seno de su re. un marco de certezas socialmente com- limitación social de las conductas indi. así como “su combina continuidades y novedades. teoría de Norbert Elias. ción de las sociedades modernas. variables de poder y diversos tipos de or- ción de lo social a través de un análisis ganización al interior del grupo de per- de las certezas e incertidumbres como tenencia.

p. El individuo construye un es. El hombre es sible a partir de conductas individua. segunda época Nº 23. fondo de la acción social e incluye tanto cambios sociales generales que compren- certezas como incertidumbres. el carácter de objeto concluido que tiene mientras se multiplican los controles in. un sujeto civilizable que conforma un les regulares y estables que resultan de proceso de larga data y con las amplias aquellos procesos sociales que moldean fronteras de la civilización occidental. con el proceso complementario ción individual y multiplicación de las de una diferenciación también progre- funciones sociales. Esta última refiere a un proceso la estabilidad creciente de los órganos en constante movimiento cuya pers- sociales centrales” (Elias. el comportamiento subjetivo desde los Su carácter procesal se presenta al indi- primeros años de vida. 1997. Este que resultan en autocoacciones cons. otoño de 2013. La in. Las perspectivas culturalista y figuracional 171 revista de ciencias sociales. sociales imperantes. dada que constituye dinámicamente a jetiva de los controles sociales externos los actores inmersos en ese proceso. El dinamismo viduo como una realidad socialmente social promueve la internalización sub. a través tos de cultura y civilización. ciones” (Elias. nes gubernamentales imperantes en la vigilancia de su conducta. El proceso civilizatorio. cultura. p. mantiene siempre una única do de la sociedad. Este autocon. 1997. 452). segunda mitad del siglo xviii. p. de la civilización. Elias rastrea el origen de los concep- cial que se internaliza.fuerte y más coactivo que la voluntad y ma un aspecto destacado del fundamen- la razón de los individuos aislados que to de las relaciones de poder y tiene una lo constituyen” (Elias. 58). Estado. 1997. Destaca trol posibilita la diferenciación social. p. de las sociedades de masas modernas considerado a largo plazo. 171-185 . portamiento adquieren un carácter so. de la clase media europea a los regíme- quema de la realidad mediante la auto. Ambos den “una ola secular de integración pro- autores coinciden en la existencia de gresiva. Es una característica siva. pectiva hacia adelante conlleva “los va- El entramado social se complejiza y las lores que pueda tener un ser humano” funciones sociales se multiplican. también. 450). es un cambio de composición que. 1997. 1997. a los que de “una barrera de miedos” (Elias. dinamismo “jamás se da de modo rectilí- tantes y naturalizadas que se presentan neo” (Elias. se multiplican al individuo como inevitables. el término alemán de cultura y le opo- dividuales del propio comportamiento ne el dinamismo propio de la civiliza- produciendo una “íntima relación con ción. A diferencia de la ternalización de la norma social confor. dirección a lo largo de muchas genera- La diferenciación social solo es po. 225). un proceso de construcción del una relación directa entre la diferencia. (Elias. Esta interacción continua con las estructuras definición comparte criterios con la de. finición de sociedad que acuña Emile Estas transformaciones pueden anali- Durkheim aunque en Elias el carácter zarse conjuntamente a través del estudio dinámico de lo social constituye el tras. cias resultantes. 12). en sus movimientos progresivos y individuos que conforman el entrama. pp. identifica como parte de la oposición p. regresivos. Estas los resultados esperados y las consecuen- profundas transformaciones del com. en su ir y ve- que potencia la interdependencia de los nir. la civilización refiere a conduc- Luis Ernesto Blacha Certezas e incertidumbres de lo social. 1997. p. 453).

se es- padre de psicoanálisis puede rastrearse tablece una continuidad con el pasado en la internalización de las normas so. presente en un contexto general donde portancia a “las capacidades extraordi. 129). el poder adquiere un carácter ciando sus consecuencias y multipli. luego. esta. dado analíticamente sin tener en cuenta Las transformaciones que confor. del self control” (Elias. El proceso civilizatorio supone una De forma simultánea a estos cam- “evolución que puede observarse no bios de escala individual. p. que escapa al pleno control subjetivo 225). incertidumbres. p. 171-185 172 Luis Ernesto Blacha Certezas e incertidumbres de lo social. las estructuras sociales. esferas individual y social. En tinuidades y rupturas entre pasado y relación a Max Weber. 1999. pp. Elias realiza solo en el nivel colectivo –la ‘sociogéne. A partir de –la ‘psicogénesis’–” (Heinich. ciales que Elias lleva a cabo desde una A su vez. 1997. y 2009. en autocoacciones que conducen “a una La psicogénesis reseña los cambios regulación o administración de la vida en el interior de los individuos identi- afectiva bajo la forma de la autoedu. poten. La conducta subjetiva se inserta e institucional. sociales de escala europea. p. La civilización man el proceso civilizatorio resultan no solo tiene un carácter dinámico. pp. que no puede ser determinada a priori. p. en tanto con los mis- La sociología figuracional parte de la mos elementos culturales disponibles caracterización weberiana del Estado y pueden realizarse diferentes interac- la combina con el super yo de Sigmund ciones sociales. las cuales se dividuo con sus espacios socialmente hallan mutuamente determinadas en el delimitados. potencial que conjuga certezas –como cando las influencias y motivaciones de reproducción de prácticas sociales– e la acción individual. primero. una psicogénesis del Estado a la cual sis’– sino también en el nivel individual denomina “sociogénesis”. también supone la articulación de las tamientos públicos y privados del in. de la violencia legítima reduce las ame- 2007. 17). segunda época Nº 23. La influencia del por las interacciones precedentes. El monopolio transformar la historia” (Zabludovsky. reconstruye la historia de la ci- revista de ciencias sociales. una moderación de los cambios sociales génesis y sociogénesis. 1999. En esta teoría socio- en un entramado social amplio. El estado actual de lo Freud como fundamento de las relacio. social está profundamente influenciado nes sociales de poder. lo cual no puede ser abor- occidental. otoño de 2013. quedan relega- niscencias del Max Weber de Economía y das las situaciones violentas a los bas- sociedad y del Freud de El malestar en la tidores de la vida social y se promueve cultura a través de dos conceptos: psico. las oscilaciones en el comportamiento narias de los líderes carismáticos para individual se moderan. nazas de otros hombres. el propio carácter dinámico de perspectiva que “desnaturaliza esos lo social promueve la existencia de con- conceptos” (Heinich. en una diferenciación de los compor. ficados en una dirección determinada cación. Elias resta im. Este último proceso supone la “for- de corte mayoritariamente individual y mación y transformación de los habi- gradualmente adquieren implicancias tus a través del tiempo” (Tenti Fanfani. Las perspectivas culturalista y figuracional . Las coacciones devienen enfoque figuracional. bruscos. lógica. 46-47) y da cuenta de las remi. tas específicas que en sus orígenes son 12).

que transforma a ser determinados a priori y que conlle. también supone una La incertidumbre se incrementa a autocoacción que permite una mayor medida que se fortalece el marco de cer. a través del surgimiento de un aparato distanciamiento respecto de los mun. otoño de 2013. aislados en su fuero interno. historia del proceso civilizatorio europeo cesos de psicogénesis generan un auto. segunda época Nº 23. que se cíficas en función del dinero y el presti- inicia en relación con la naturaleza y au. Esta conforman un “‘super yo’ estrictamente autoconciencia individual. El poder no solo es una re- está profundamente imbricando con el lación social. p. cialmente compartidas parecieran con. del fenómeno –la formación del Estado La internalización de las normas a través de los diferentes monopolios– sociales que conlleva la civilización da y a su desarrollo –sus efectos sobre la cuenta no solo de la mediación que su- gestión de los afectos–” (Heinich. a la vez de la cultura en la consolidación de las que las normas y prohibiciones sociales propias necesidades subjetivas. El control del individuo se mantiene conocimiento objetivo. este proceso que separa las conductas de mente al desarrollo del proceso civiliza. aunque los 126) mientras que se refuerza el control Luis Ernesto Blacha Certezas e incertidumbres de lo social. sino también la influencia no desaparecen por completo. social que internaliza las normas socia- dos natural y social que les permite un les. ponen las relaciones de poder entre un p. 1999. 171-185 . ción para generar barbarie. tible a escala colectiva” (Elias. p. por su parte. gía con la cual dialoga. 15). El procesos de psicogénesis denotan la in- análisis del proceso civilizatorio se fluencia de la sociedad en la construc- transforma en “una doble dimensión ción y consolidación de ciertos esque- vinculada a la vez a la reconstrucción mas subjetivos. El dinamis. a través del regulado” (Elias. Elias reconstruye la Los individuos socializados en pro. mundo social. La educación forma parte de menta el conocimiento social. la psicogénesis en un fenómeno “percep- van una novedad para la teoría sociolo. acciones sociales. El estudio de la psicosociogénesis los adultos. paralela. Las perspectivas culturalista y figuracional 173 revista de ciencias sociales. 13). 1997. gio social. sino que cobra la forma de dinamismo y cierta evolución de estos una socialización constante donde con- mismos procesos. La sociogénesis. viven certezas e incertidumbres. El autocontrol de la coacciones resul- mo propuesto por Elias da cuenta de ta el fundamento último de las implican- resultados identificables que no pueden cias sociales del poder. A partir de ella.vilización Europa desde el siglo xi. individuo aislado y el resto de su en- nalizan las situaciones violentas. 1997. Gradualmente mediante coacciones permanentes y pa- aumenta este distanciamiento. 1997. jóvenes e infantes de aquellas que tienen torio. distancia reflexiva al individuo de sus tezas compartidas donde se insertan las propios asuntos y de su ámbito social. Las experiencias so. pp. consis- tener una distancia subjetiva que separa te en “un proceso en el que las socieda- a los miembros del grupo en individuos des van pacificándose” (Elias. La propia consolidación de las certezas el proceso civilizatorio posibilita mo. que torno social. A partir de este proceso se ca. p. A nivel sociogénetico. 226). distanciamiento. sociales supone que se generan nue- mentos “descivilizados” que contarán vas herramientas para el análisis de ese con los medios técnicos de la civiliza.

La compartidas y socialmente delimitadas. interdependencia entre los individuos p. con la importancia que en ambas teo- cial no solo lleva a una mayor división rías tienen “las representaciones en el de funciones. otoño de 2013. A través de las interaccio- nes del poder pueden relacionarse los La perspectiva culturalista cambios subjetivos con aquellos de es. mayor estabilidad de lo social y su con. flexibilidad como un aspecto típico de lo minan las acciones con implicancias social es compartido por Bourdieu y por para la totalidad del entramado social. sino que se potencia la análisis sociológico” (Bonnewitz. 171-185 174 Luis Ernesto Blacha Certezas e incertidumbres de lo social. y en esa misma damente. ducidos en el contexto de interacción. Bourdieu en su sociología de la cultura. La acción y del entorno en que se inserta. El monopolio y la centralización interactuantes. sociedad más pacífica vuelven más in. Las perspectivas culturalista y figuracional . mento de la asimetría de las relaciones de poder. Sus huellas solo pueden rastrearse en Esta perspectiva resulta en una instan- una mirada temporalmente amplia y cia superadora del estructural funcio- geográficamente vasta y por este mo. social. ya que la do- génesis y la sociogénesis no puede ser minación cultural conlleva y refleja la analizadas de forma independiente. cial subrayado por Elias no se reduce. La sente y expectativas futuras que deter. p. pp. 20). la sociología figuracional. 2009). pre. nalismo al subrayar la importancia del tivo Elias realiza un estudio cultural conocimiento individual sobre la propia de gran alcance e implicancias. comportamientos sociales en ciertas las posibilidades de una muerte los que pueden identificarse estructuras violenta en individuos socializados. rastrearse la influencia de la sociología llarse paralelamente. Es necesario un marco de la violencia física legítima reducen de certezas para que tan vasto conjunto los peligros de muerte que “se han he. de Pierre Bourdieu cala social. En este enfoque culturalista puede güenza y miedo parecieran desarro. El carácter dinámico de la realidad so- siguiente desarrollo individual transfor. configuración como ámbito en donde También destaca la capacidad adaptativa transcurren las interacciones sociales de los actores sociales a los cambios pro- supone la conjunción de pasado. comprensiva de Max Weber en relación La complejización del entramado so. Las certezas de una excesivamente especializados. La certeza de la interacción medida se ha atemperado la necesidad también supone la incertidumbre de de poderes protectores sobrenaturales” la división de funciones con individuos (Elias. 28). dominación material (Scribano. de individuos pueda actuar coordina- cho más previsibles. 2009. miento como los que teoriza Pierre ciación social y constituye el funda. Estado nacional y sentimientos de ver. entonces. La psico. 2006. sino que pareciera ser complementado La autocoacción también puede ser por esquemas de percepción y pensa- caracterizada como parte de la diferen. una sociología política. segunda época Nº 23. La capacidad explicativa que los revista de ciencias sociales. Surgen. man en inciertos los peligros. Internalización y estructu- ras administrativas aumentan paralela La sociología de la cultura desarrollada y paulatinamente su rol central en las por Pierre Bourdieu supone también interacciones de los sujetos.

90). ra. periencias” (Bourdieu. En la interacción entre prácticas pre- ras y transferibles. La regularidad ducen habitus con implicancias del pa. es decir. ya que “asegura la coherencia entre su ción simbólica con implicancias mate. el habitus constituye radas predispuestas a funcionar como un marco de certezas que producen una estructuras estructurantes. En el caso de Bour. dades –y la consiguiente posibilidad tivas de corte racional que permiten in. 171-185 . constituyentes de la sociedad. estableciendo continui- el desarrollo de estructuras administra. como capacidad indivi. A través de los habitus se “asegura cuenta de la importancia que la repro- la presencia activa de las experiencias ductividad tiene en la teoría social de pasadas” en las interacciones presentes. donde “la libertad condicionada y con- dual con implicancias sociales. en la experiencia pasada. ya que las prácticas sociales pro. segunda época Nº 23. De modo similar a lo planteado que subyace a su sociología de la cultu- por Norbert Elias. Sin prácticas. 2007. Se genera una situación La acción. está íntimamente relacionada con la in. dicional que él asegura está tan alejada mental para la constitución del mundo de una creación de novedad imprevisi- social. “suerte de hipótesis prácticas fundadas como principios generadores y organi. 88). la mediación entre lo indivi- afirmar que esta capacidad individual dual y lo colectivo” (Bonnewitz. p. Esta perspectiva práctica define ble como de una simple reproducción el carácter dinámico de la sociología de mecánica de los condicionamientos la cultura de Bourdieu. lo iniciales” (Bourdieu. portante de la sociología de Bourdieu. 2006. estructuras estructu. Si el habitus no se utiliza pierde sus y actualizan las estructuras sociales que características prácticas y es suplantado permiten la acción social. social perdería sus atributos caracterís. 2007. Asegura la reproducción del ternalización de normas sociales y con orden social. 2007. Los habitus combinan el carácter de vias constituyen e influencian al mundo previamente realizado de las experiencias social actual. Bourdieu coincide con Elias al ticulación. constituido. las interacciones pre. Son “sistemas de disposiciones durade. otoño de 2013. gar sus acciones con implicancias socia- tores son determinantes pues originan les. 86). teracciones de referencia. peso desmesurado a las primeras ex- nes” (Bourdieu. acciones sociales en el entramado de in- toria. les que la contienen genera una produc. Pierre Bourdieu. es funda. anteriores con la capacidad de realizable. de ruptura– entre distintos momentos terpretar la diversidad de las sociedades de un continuo histórico socialmente de masas modernas. las capacidades prácticas de los ac. concepción de la sociedad y la del agen- riales. confieren un zadores de prácticas y de representacio. A Luis Ernesto Blacha Certezas e incertidumbres de lo social. Las perspectivas culturalista y figuracional 175 revista de ciencias sociales. A te social individual: proporciona la ar- su vez. Ambas perspectivas seña. tos que utilizan los actores para desple- dieu. Bourdieu destaca el sentido práctico ticos. p. regulada que posibilitan los habitus da sado. téritas y presentes. p. p.actores poseen sobre su propia acción y El habitus es el concepto más im- sobre el entramado de relaciones socia. lan la continuidad y el dinamismo de pues influyen en las visiones y elemen- las acciones sociales. por otro habitus que pueda ser emplea- Esta sociología de la cultura está do de manera adecuada para realizar profundamente influenciada por la his. pp. 63).

El carácter práctico de revista de ciencias sociales. estos pueden ser estudio de aquellos sentimientos com. gina en la interiorización subjetiva de tido práctico que “como dominio prác. 2007. que los rodea. La internali. otoño de 2013. sino El habitus como acción concreta que destaca el carácter dinámico de lo supone. en la constitución de los sujetos. te constituyente de la interacción social. 2007. determinados automáticamente y sin partidos y establecidos socialmente. con la incertidumbre de los resultados tiva que son las estructuras objetivas al. A través social tiene su punto de partida en el de la socialización. 414). través de estos pueden anticiparse re. Estos influyen profundamen- que va en el mismo sentido. mas individuales. 27). p. pp. definiéndolos y de- se combina al menos groseramente sin terminando la imagen del mundo social dejar de ajustarse a los fines persegui. presentes y fu- de apropiación que es necesario para turas. terísticas sociales” (Bonnewitz. la cuestionamientos. esperados. p. tensión entre novedades y continuida. de Norbert Elias. Las perspectivas culturalista y figuracional . Bour- disposiciones duraderas y ajustadas que dieu sostiene que el habitus supone tan- son la condición de su funcionamiento” to una internalización individual como (Bourdieu. social y sus prácticas. efectividad como componente de las blemática del poder. un sentido “objetiva. p. La terísticos de una sociedad determinada. todo lo que te en los individuos. ceso continuo que refuerza la influencia Cuando Pierre Bourdieu afirma que de las estructuras sociales en los esque- “la producción del discurso de los indi. cancen a reproducirse bajo la forma de En referencia al orden social. 2006. 171-185 176 Luis Ernesto Blacha Certezas e incertidumbres de lo social. El orden social es do en las instituciones: [el habitus es] interpelado a través del continuo entre producto del trabajo de inculcación y las interacciones previas. una naturalización de las estructuras zación de las pautas sociales relaciona sociales adquiridas subjetivamente. El tejido social no solo ción social del término figuracional de cobra una importancia determinante configuración. desarrolla un enfoque que parecie- Bourdieu subraya el carácter de prácti. La posibilidad de que surjan un proceso de socialización. normas sociales que conllevan a modos tico del sentido de las prácticas y de los de percepción de la realidad a través de objetos permite acumular todo aquello esquemas. distintos tipos de capital –como el eco- tuamente conformados por certezas e nómico y el cultural/simbólico– carac- incertidumbres propias de lo social. relaciones de poder deriva de su carác- El análisis sociológico del orden ter de disposición duradera. 93). que reflejan cambios y de que exista continuidad de las asimetrías en la distribución de los lo establecido se presentan como mu. ra acercarlo a la perspectiva figuracional cas concretas que resulta de la constitu. Su esta perspectiva culturalista con la pro. lo que resulta en la distribución de diversos tipos de capital reproducción de las estructuras sociales contribuye a la perpetuación de asime. segunda época Nº 23. La naturalización del habitus se ori- des adquiere gran relevancia en el sen. El poder trías como efecto material y también se convierte en una relación social y en simbólico. Las certezas pasadas se conjugan que esos productos de la historia colec. viduos no es independiente de sus carac- sultados habituales posibles como par. subjetivamente aprehendidas. también. El habitus supone un pro- dos” (Bourdieu.

pectos certeramente inmutables y otros El perfil dinámico de la teoría acu- dinámicamente variables. Además. independien. modernas como conformadas por dis- Bourdieu destaca el significado del ca. A su vez. tintos campos que interactúan entre sí. hay sus fronteras. de de la posición de estos en el espacio ticulación de los distintos campos es el social: por lo tanto. sino que supone que el entramado de limitado. cios y que pueden ser analizados inde- tos espacios de interacción. entre la estructura social y los campos temente de que cada uno de ellos tenga sociales” (Bonnewitz. 53). La interpenetración y la ar. que suponen una adaptación a ta permite caracterizar a las sociedades los cambios imperantes en la sociedad. sus propias normas y códigos. sino que lo constituye. interacción subjetiva con el entramado dumbres que solo podrán desarrollarse de relaciones sociales solo es posible a a través de certezas socialmente delimi. a pesar de que su lo acerca a la sociología figuracional. 34). A través de la cultura es mediados por la cultura y. especialmen. cuyas fron. En este senti. permitiendo que se arti- una homología entre la estructura so. Un las estrategias dictadas por el capital análisis sociológico de corte culturalis- cultural. 53). ñada por Bourdieu supone un modelo do. bitus. “cuyas propiedades o ámbitos de interacción que la compo. los agentes sociales en un campo depen- 2006. Además. autonomía de los campos y flexibiliza tos en el espacio social: por lo tanto. La interacción entre los distintos El habitus también supone una es. El posición de los agentes sociales en un carácter dinámico de lo social reduce la campo “depende de la posición de es. Bourdieu denomina campos a es. Las perspectivas culturalista y figuracional 177 revista de ciencias sociales. según Bourdieu. pp. Además. el individuo es un actor que siempre interdependiente. El poder es una rela- y selección de individuos para ocupar ción social de carácter práctico que se posiciones burocráticas de importancia. tadas. 2006. pital simbólico como una vía de acceso influenciándose. dependen de su posición en esos espa- nen. “la posición de cial y los campos sociales” (Bonnewitz. campos demuestra la interdependen- tructura de reproducción de paráme. través de la mediación que supone la Luis Ernesto Blacha Certezas e incertidumbres de lo social. culen entre sí. Este enfoque no solo tiene la última palabra. no sus ocupantes (en parte determinadas son totalmente autónomos. cia propia de las sociedades con una tros y estatus social que es influido por avanzada división social del trabajo. la actuar de otra manera genera incerti. cristaliza en estructuras socialmente Los planos material y simbólico están compartidas. que el individuo. puede ser dividido en distintos campos La actualización regular del habitus sociales que interactúan.la sociología de Bourdieu se hace pre. por las prácticas culturales social. p. vida su carácter adverso en la asimetría mente compartidas. pendientemente de las características de teras son permeables y. hay una homología rasgo clave que los define. ol- te. Este carácter dual no limita al ha- sente al destacar que en lo social hay as. Este es el carácter inercial del relaciones que conforma a la sociedad habitus y sus propiedades actualizables. la por ellas)” (Bonnewitz. p. La posibilidad de de las relaciones de poder. por lo tanto. 171-185 . p. 2006. segunda época Nº 23. otoño de 2013. espectro decisorio esté socialmente de. estos da cuenta de las propiedades dinámicas campos son espacios estructurados con de la sociedad y de sus diferentes esferas sus propios puestos.

cultura. A pesar de este carácter diná- teoría de la estructuración de Anthony
mico, “numerosos sociólogos reprochan Giddens. El objetivo es arribar a una ca-
a Bourdieu su determinismo, que nie- racterización más amplia y precisa de la
ga toda libertad al actor social” (Bon- tensión entre certezas e incertidumbre
newitz, 2006, p. 118). Por este motivo el como constituyentes de lo social.
estudio de esta perspectiva puede foca- La internalización de las normas so-
lizarse a partir del análisis de la tensión ciales como autocoacción, contenidas
entre certezas e incertidumbres no solo tanto en la psicosociogénesis como en
como parte del dinamismo caracterís- el sentido práctico del habitus, sitúa al
tico de lo social, sino para ensayar una poder en un lugar constitutivo de lo so-
lectura donde se conjuguen aspectos cial. Este carácter fundante del poder se
culturales con aquellos vinculados con combina con su capacidad transforma-
las interacciones de poder. dora al delinear –pero no determinar–
Pierre Bourdieu y Norbert Elias des- las interacciones sociales. El carácter
tacan la red de relaciones intersubjeti- práctico de la sociología de Bourdieu
vas que constituyen la sociedad como dialoga con la perspectiva figuracional,
un proceso socialmente compartido y ya que ambas reconocen la influencia
delimitado. La importancia otorgada al del entramado en las acciones subjeti-
contexto de la sociología figuracional vas. Se genera un proceso de continua
se complementa con los esquemas de retroalimentación entre los resultados
percepción compartidos, que delimitan individualmente producidos y el cúmu-
a los individuos. Ambos autores coinci- lo social de experiencias realizadas.
den en el establecimiento de un marco La interacción individuo-entramado
de pautas comunes que tiene la particu- social modifica a ambos y promueve las
laridad de combinar certezas con incer- actualizaciones de los habitus sobre los
tidumbres. El carácter determinista que que teoriza Bourdieu. Los individuos
se le reprocha a Bourdieu podría mini- logran un control de este flujo de cons-
mizarse no solo mediante sus puntos trucciones y reconstrucciones de lo so-
de contacto con la teoría figuracional, cial, proceso en el cual también está en
sino también a través de un diálogo con juego la propia constitución subjetiva.
la ciencia política y con otras corrientes Este accionar adquiere características
dentro de la sociología contemporánea. reflexivas, entendidas como la “autoca-
pacidad del individuo de tomar su pro-
pia acción como un objeto analítico en
La potencialidad del el medio particular que implica su dis-
poder y la reflexividad curso sobre sí mismo” (Scribano, 2009,
de la acción social pp. 28-29).
La actitud reflexiva del sujeto supone
Las teorías sociológicas previamente que la acción individual con implican-
analizadas pueden ser reinterpretadas cias sociales se inserta en “el flujo de la
mediante una lectura que incluya dos conducta cotidiana en los contextos de
aportes contemporáneos de la cien- una actividad social” (Giddens, 1998, p.
cia social: el enfoque radical del poder 24). Anthony Giddens y Pierre Bourdieu
de Steven Lukes y la reflexividad de la coinciden en destacar el conocimiento

revista de ciencias sociales, segunda época
Nº 23, otoño de 2013, pp. 171-185 178 Luis Ernesto Blacha
Certezas e incertidumbres de lo social. Las perspectivas culturalista y figuracional

que poseen los sujetos y que ponen en reflexivamente se van actualizando los
juego en cada interacción social. El ca- elementos constitutivos de lo social. La
rácter socialmente constituido de los certeza de utilizar las herramientas so-
esquemas de pensamiento utilizados no cialmente disponibles se combina con
solo permite el autocontrol individual a la incertidumbre de si estas no se han
través de la internalización de normas, modificado o si los resultados que se ob-
sino que también demanda una actitud tendrán serán los esperados.
práctica de constante regulación sobre El carácter reflexivo del sujeto mo-
la propia acción. La certeza de este mo- derno se presenta como “duda metó-
nitoreo constante como una actividad dica” (Giddens, 1997b, p. 109) que se
automática es la reflexividad y sus impli- ubica en el fundamento de las certezas
cancias son –y solo pueden ser– sociales. sociales. Una vez identificado este carác-
El carácter reflexivo de los sujetos ter actualizable de lo social, son necesa-
socialmente constituidos –a partir de la rias prácticas que establezcan continui-
psicosociogénesis o de las estructuras dades con las interacciones precedentes.
estructurantes de los habitus– genera Es un cúmulo de experiencias donde
un marco de certezas compartidas. La siempre está latente la posibilidad de
capacidad individual de modificar la que surjan resultados divergentes a los
propia acción también incluye el salirse originalmente esperados. Las estructu-
de los modos previamente estipulados. ras sociales, por su parte, ofrecen ciertos
La perspectiva acuñada por Anthony marcos de predictibilidad que en su ori-
Giddens no solo toma en cuenta las gen albergan la posibilidad de que ocu-
consecuencias no buscadas de la ac- rra lo imprevisto.
ción, sino que plantea una tensión entre El dinamismo de la red de interaccio-
certezas e incertidumbres como un as- nes que conforman la sociedad requiere
pecto reflexivamente constituido de lo una nueva caracterización del poder. Se
social. La reflexividad va más allá de la trata de una que destaque tanto el ca-
autoconciencia, es “como el carácter re- rácter condicional del contexto de inte-
gistrado del fluir corriente de una vida racción como la ampliación temporal y
social” (Giddens, 1998, pp. 40-41). Las geográfica de las relaciones de poder. Es
consecuencias sociales de la reflexividad necesario un enfoque radicalmente dis-
se relacionan con cierta reciprocidad tinto del poder que aborda la sociología,
que el individuo espera de sus seme- tal como el que propone el politólogo
jantes, dado que estos también llevan a Steven Lukes.
cabo procesos de continuo monitoreo El poder es interpelado como “una
de sus acciones. capacidad, no el ejercicio de esa capa-
La internalización de la norma social cidad” (Lukes, 2007, p. xxv). Adquiere
como fundamento de las relaciones de carácter omnipresente producto de su
poder se completa con el autocontrol potencialidad y del hecho de que puede
continuo de la propia acción. La consti- no presentarse; los gobernantes pueden
tución simultánea del individuo y las es- no utilizarlo y los gobernados pueden
tructuras sociales que advierten Elias y fingir su apoyo al régimen imperante.
Bourdieu desarrolla psico- y sociogéne- El poder deviene un marco de certezas
sis como habitus en un proceso donde en el cual la incertidumbre no es su con-

Luis Ernesto Blacha
Certezas e incertidumbres de lo social. Las perspectivas culturalista y figuracional 179 revista de ciencias sociales, segunda época
Nº 23, otoño de 2013, pp. 171-185

trafigura, sino parte integral del entra- interdependencia entre ambos procesos
mado intersubjetivo. Con él, las acciones y conllevan a la potencialidad reflexiva
individuales se transforman en sociales. del poder que los influye. El orden social
Esta relación entre certeza e incertidum- se legitima por la efectividad del carác-
bre es también constitutiva del proceso ter potencial del poder, actualizándose y
civilizatorio que las contiene con escala reconstituyéndose.
occidental, y las orienta en un sentido El dinamismo propio de la sociedad
determinado y coherente con la estruc- limita el alcance de las certidumbres
tura social de pertenencia. constituidas reflexivamente, a la vez
El origen del poder como poten- que los aspectos potenciales del poder
cialidad puede rastrearse hasta el actualizan el marco de certezas com-
Tractatus politicus de Baruch Spinoza partidas. La relación entre la sociología
(1632-1677), quien diferencia entre las y su objeto de estudio debe dar cuenta
palabras latinas potentia y potestas. La del carácter constructo de este último,
primera refiere al “poder de las cosas que conduce a una “doble hermeneúti-
en la naturaleza, incluidas las personas, ca” (Giddens, 1997a, p. 27). El análisis
‘de existir y actuar’” (Lukes, 2007, p. 81), del conjunto de interacciones sociales
mientras que potestas se utiliza para lleva a resultados que modificarán al
enunciar la capacidad para conseguir objeto de estudio. Ambos se encuentran
determinados resultados producto de mutuamente delimitados, ya que los
un poder sobre otro. cambios producidos en una parte reper-
La potencialidad inherente al poder cuten en la otra. Las certezas y las incer-
que destaca este enfoque no supone una tidumbres se combinan en el abordaje
dirección previamente delimitada de las característico de lo social que desarro-
interacciones sociales. Además, su ca- lla la sociología. Así como el individuo
rácter omnipresente puede invisibilizarlo y la sociedad adquieren paralelamente
aumentando la posibilidad de que el po- potencialidades, ambos se encuentran
der no se presente y que los gobernantes con mayores herramientas para poder
no lo utilicen. El marco de certeza puede actuar libremente.
incluir la incertidumbre, aumentando
tanto la reflexividad de los individuos
como la indeterminación a priori del re- Conclusiones, entre
sultado de la acción individual. certezas e incertidumbres
La calculabilidad propia de lo social
que destacan tanto Elias como Bour- La sociología figuracional de Elias per-
dieu y que potencia la reflexividad ac- mite delimitar un contexto de alcan-
túa como una pauta de entendimiento ce occidental, que es en sí mismo un
básica que hace posible la interacción proceso que los individuos actualizan
social. Producto de esta predictibili- constantemente, tal como el que propo-
dad es la constitución simultánea de ne Pierre Bourdieu. Sin una dirección
las estructuras estructurantes de escala predeterminada, este proceso civiliza-
individual, que supone la psicogénesis torio permite identificar una línea de
y el aparato administrativo que refleja continuidad que se extiende desde los
la sociogénesis. Los habitus destacan la estados europeos del siglo xi hasta la

revista de ciencias sociales, segunda época
Nº 23, otoño de 2013, pp. 171-185 180 Luis Ernesto Blacha
Certezas e incertidumbres de lo social. Las perspectivas culturalista y figuracional

actualidad. En esta perspectiva, el con- centralidad en el abordaje sociológico
cepto de configuración posibilita –y realizado. No solo supone una cons-
engloba– las implicancias sociales de trucción reflexiva de las certezas social-
las acciones individuales. A su vez, los mente disponibles, sino que también
sujetos –diferenciados individualmente subraya el carácter siempre latente de
e integrados socialmente– se vuelven la incertidumbre. Norbert Elias es par-
más conocedores de su entorno social y ticularmente sensible a la tensión entre
comienzan de forma reflexiva a pensar certezas/incertidumbres al destacar que
sociológicamente. La civilización destaca el carácter potencial del poder también
la capacidad potencial y omnipresente incluye la posibilidad de que los indivi-
del poder como parte constitutiva de las duos actúen de otra forma. Las impli-
relaciones sociales. cancias se complejizan como parte del
En la perspectiva desarrollada por proceso civilizatorio que también inclu-
Bourdieu, la socialización se transfor- ye momentos de “descivilización” (Hei-
ma en fundamento y legitimación de nich, 1999, p. 127).
las relaciones de poder. Los elementos El monopolio de la violencia legíti-
que utilizan los actores para construir ma que resulta de la consolidación de
la realidad social y sus esquemas de per- los estados nacionales no excluye la exis-
cepción están influenciados por los co- tencia de focos de violencia no legítima.
nocimientos socialmente constituidos La situación adquiere mayor gravedad
que reflejan la asimetría de la relaciones cuando se utilizan los esquemas de la
de poder. La potencialidad de este últi- civilización para acciones “desciviliza-
mo se multiplica en cada actualización, das”. Los resultados bárbaros adquieren
es decir, en cada interacción social. A su una dimensión mayor, producto de los
vez, los habitus dan cuenta de estruc- medios técnicos que tienen a su disposi-
turas socialmente estructurantes que ción y del dinamismo que se imprime a
posibilitan y delimitan los esquemas de las relaciones sociales existentes. En este
precepción de los sujetos. sentido, podría afirmarse que los alcan-
Ambos autores coinciden en la im- ces de la “descivilización” parecieran
portancia de cierta predictibilidad superar a los de la propia civilización.
como inherente a lo social. Las interac- La certera pacificación de la sociedad
ciones producidas generan un cúmulo sobre la que teoriza Elias posibilita que
de acciones precedentes que establecen la internalización de las pautas sociales
un continuo temporal entre pasado, pueda ser puesta en suspenso y que los
presente y futuro. Se establece un mar- conocimientos socialmente adquiridos
co de certezas socialmente construidas se utilicen para satisfacer las necesida-
que transforman en sociales las acciones des reprimidas más nefastas. A su vez,
individuales y cuyos resultados confor- el esquema interdependiente dificulta-
man el contexto de interacción. La po- rá poner un freno a la “descivilización”,
tencialidad de las relaciones de poder aumentando las incertidumbres propias
está íntimamente relacionada con este de lo social.
cúmulo de certezas compartidas. El carácter estructurante de los ha-
La socialización como proceso cons- bitus también dota de implicancias
tante, variable y repetible adquiere sociales a las acciones individuales. Se

Luis Ernesto Blacha
Certezas e incertidumbres de lo social. Las perspectivas culturalista y figuracional 181 revista de ciencias sociales, segunda época
Nº 23, otoño de 2013, pp. 171-185

México. —— (1998). Weiler. Hambermas y Melucci. Fon- do de Cultura Económica. Amorrortu. otoño de 2013. Elias. En toda actualización siempre vés de un marco de certezas socialmente está latente la posibilidad de producir delimitado. prácticas sociales y proceso civilizador. El sentido práctico. —— (2009). Alianza. aunque Bourdieu habitus supone tanto la internalización atribuye un carácter determinante a la de pautas comunes de entendimiento influencia de la socialización en el ac. Buenos Aires. como un autocontrol de la conducta in- cionar individual. genera un marco de certezas compar. Península.) (Evaluado el 15 de diciembre de 2012. México. Zabludovsky. “Lecciones sociológicas de Norbert Elias”. Un enfoque radical. Carina V. El yo y la sociedad en la época contemporánea. Bases para la teoría de la estructuración. Buenos Aires. México. y Victoria Orce (2009) (coords. El poder. Tenti Fanfani. Estudios sobre teoría social contemporánea: Bhaskar. La constitución de la sociedad. Lukes. Emilio (2009). Siglo XXI. —— (1997b). Buenos Aires. Consecuencias de la modernidad. sociogénesis en la conformación de los teracciones sociales. pp. Utópica.) revista de ciencias sociales. Buenos Aires. Norbert Elias y los problemas actuales de la sociología. ciales pasadas. Fondo de Cultura Económica. Madrid.) (1998). Madrid. zas e incertidumbres. La sociología de Pierre Bourdieu. Buenos Aires.). Buenos Aires. La sociedad. Heinich. transforma en una canalización interde- construyen y actualizan el entramado pendiente de las incertidumbres a tra- social. Figuraciones en proceso. La soledad de los moribundos. Modernidad e identidad del yo. Adrián (2009). Nueva Visión. La sociedad cortesana. Fondo de Cultura Económica. circunscrita por la tensión entre certe- como entramado de interacciones so. La socialización cobra sentido Las características reflexivas de los al insertarse en una configuración so- actores multiplican la potencialidad cialmente delimitada que se encuentra de la relaciones de poder. Steven (2007). presentes y futuras se tidas a partir del cual los sujetos re. Patrice (2006). Siglo XXI. Nathalie (1999). Nueva Visión. Pierre (2007). (Recibido el 29 de noviembre de 2012. Los usos de Norbert Elias. segunda época Nº 23. Norbert (1990). La influencia de la psico- modificaciones en el conjunto de in. Bordieu. Península. Vera (comp. Giddens. El proceso de la civilización. Barcelona. dividual. Bogotá. Ciccus. Investigaciones sociogenéticas y psicogenéticas. La sociedad de los individuos. Anthony (1997a). Norbert Elias. Poder. Giddens. Historia y cultura en Occidente. Scribano. Noveduc. en Kaplan. Fondo de Cultura Económica. —— (1996). Las perspectivas culturalista y figuracional . Bibliografía Bonnewitz. Bogotá. Barcelona. Gina (2007). 171-185 182 Luis Ernesto Blacha Certezas e incertidumbres de lo social. —— (1997). Bourdieu.

edición digital. 103-124. El caso de la liga patriótica argentina (1930-1943)”. año 4. segunda época Nº 23. Nº 14. “El poder: continuidades y rupturas. Las perspectivas culturalista y figuracional”. Las perspectivas culturalista y figuracional 183 revista de ciencias sociales. Profesor adjunto interino en la unq. — (2011). En línea: <http://www. Publicaciones recientes: — (2011). Aalborg. Nº 20. — y Martha Ruffini (2011) (comps. otoño de 2013. Sociedad y Discurso. pp. pp. Universidad Nacional de Quilmes.edu. Una aproximación a la teoría de Norbert Elias para las sociedades ‘nuevas’”.php>. Rosario. Pro- historia. “El Estado interventor y el ‘control social’.ar/catalogo/311-revista-de-ciencias- sociales-n-23. Viedma. Nº 23. Investigación actual: “Política. “Certezas e incertidum- bres de lo social. Pilquen.Autor Luis Ernesto Blacha es doctor en Ciencias Sociales (Universidad de Buenos Aires) y magíster en Cien- cia Política (idaes-unsam). Cómo citar este artículo: Blacha. Burocracia. Luis Ernesto. poder y oposición en tiempos del peronismo histórico (1943-1955)”. 1-20. 169- 183. unq. Revista de Ciencias Sociales. pp. otoño de 2013. cear. Dinamarca. pp. Bernal. Luis Ernesto Blacha Certezas e incertidumbres de lo social. se- gunda época.). cultura. Investigador asistente en Conicet. 171-185 . Sección Ciencias Sociales. unq. tecnología y agro en espacio marginales.

.

DOCUMENTOS POLÍTICOS DE COYUNTURA revista de ciencias sociales segunda época .

.

como propuesta de publicación de diversas expresiones y posiciones acerca de problemáticas políticas sin restricción de las posiciones o matices que manifiesten proyectos. Tal vez el lector pueda compartir la arriesgada pregunta: ¿por qué en una revista científica y académica. un muro que separe ni una frontera infran- queable entre la ciencia y la ideología. participativas y de texturas emancipativas. regional o internacional. promover debates que contribuyan a la evolución de la pluralidad de voces que emergen desde la urgencia de la inmediatez de los tiempos de la coyuntura política. segunda época Nº 23. construirse con varias líneas argumentales. reflexiones. presentada por una universidad pú- blica. se reserva una porción de su espacio para la enunciación política. Desde este presupuesto. el compromiso de la revista es dar un lugar abierto a la multiplicidad de las posiciones po- líticas. profesor titular del Instituto de Investigación y Formación en Administra- ción Pública (iifap) de la Universidad Nacional de Córdoba y director aca- démico del Doctorado en Administración y Política Pública de la misma universidad. otoño de 2013. críticas. tal como lo teorizó hace ya más de siete décadas Max Horkheimer. necesarias para la profundización y superación de las exposiciones democráticas. incomodidades o incertidum- bres referidas al nivel local. eventualmente. que conlleve a la convivencia con bienestar e igualdad de los seres humanos. no podría haber. Las reflexiones que publicamos en esta ocasión son expresiones de un investigador de temas vinculados a las políticas públicas de la Argentina. pp. adhesiones. envuelta en las fuerzas ideológicas que aparecen al calor del momento actual? Las controvertidas respuestas pueden surgir desde distintos luga- res. El objetivo es cooperar y.Presentación El director y el secretario de redacción vuelven a presentar esta sección. 189 . pro- puestas. “Documentos políticos de coyuntura”. Nuestro punto de vista es que no hay. 187 revista de ciencias sociales.

.

El caso argentino en el período 2001-2011”. 1992. principio que ha consti- tuido una de las más cristalizadas y constrictivas reglas que encuadraran las interpretaciones y prácticas subjetivas y colectivas que dan sustento a 1 Una primera versión de este trabajo fue presentada en las Jornadas de Investigación en Políticas Públicas y Gobierno realizadas en la Universidad Nacional de Río Negro. Giddens. de contextos. 191-203 .Imaginarios y materialidades en la transformación del Estado en la Argentina de la última década1 Carlos La Serna2 Introducción El Estado argentino se ha visto transformado en el último cuarto de siglo a partir. 1998). 189 revista de ciencias sociales.carlos@gmail. de principios diferenciados de organización. 2 Profesor titular del iifap de la Universidad Nacional de Córdoba. es claro. segunda época Nº 23. Puede decirse que este complejo proceso tiene que ver con la denominada ra- cionalidad jerárquica (Offe. En ambos casos pasajes de este ensayo son deudores de los intercambios mantenidos en el interior del proyecto de investigación “La transformación del Estado nación. Luego de los cambios destructivos impulsados por el neoliberalismo y de la eclosión que sus políticas produjeran alrededor del 2001. la sociedad ha sido tes- tigo y protagonista en buena medida del desarrollo de una nueva trans- formación estatal de signo francamente contrario. Contribuir a la com- prensión de este proceso. relaciones y simbolismos que han dado lugar a la construcción de una renovada narrativa es el objetivo del presente trabajo. los días 27 y 28 de noviembre de 2012. otoño de 2013. director académico del Doctorado en Administración y Política Pública de la Universidad Nacional de Córdoba. E-mail: <laserna. sede Atlántica. Un primer acercamiento a esta cuestión viene de interpretar que estamos frente a un período en el decurso del capitalismo que registra tendencias inmanentes tan contradictorias como desproporcionadas en términos de los recursos y poderes que detentan sus impulsores. con sede en el Instituto de Investigación y Formación en Administración Pública (iifap) de la Universidad Nacional de Córdoba.com>. pp.

1992). revista de ciencias sociales. paso que a la luz de los procesos de shock en marcha podemos llamar de “ajuste suave”. luego de su arrasador paso por La- tinoamérica. y en lo que constituye su efecto colateral. la economía solidaria. subjetiva. en el doble sentido de que pudo asegurar a la vez que el crecimiento a largo plazo de la economía de mercado el control del conflicto social a partir del reconocimiento del trabajo y de sus aspiraciones redistributivas. que se construye en el seno de los acuerdos de paz que en la posguerra reunieron al Estado. da progresivo paso a una sociedad que se ha “desencuadrado”. religiosa. por el avance de las formas de “acumulación por desposesión” (Harvey. 2004) que. valores y prác- ticas todas estas que se asocian a la larvada construcción de un régimen político del mundo de vida (Offe. los cuales frente al “reti- ro”4 del Estado vienen asumiendo la construcción de una renovada esfera pública alrededor de valores transversales a las categorías sociales. pero también aquellas interpretaciones ancla- 3 Un primer paso en el mundo desarrollado fue bajo el thatcherismo-reaganismo. una sociedad que viene a ser conmovida por un doble proceso. luego al neolibera- lismo. Por un lado. etc. Por otro lado. a diversas experiencias con apego en valores públicos –los derechos humanos. la igualdad en la diversidad en las relaciones de género. En el caso del régimen bienestarista se trata de una racionalidad jerár- quica incluyente. que pueden ser inscritas en esta amplia interpretación. la crítica a la demo- cracia “realmente existente”. a aquella del bienestar. al empresariado. dan- do lugar a un capitalismo legitimado y así estabilizado –sus treinta glorio- sos–. pero también de una ciudadanía tan intermediada como vigilada por las organizaciones de interés que activaran tales acuerdos. La fragilización de este principio. Los nuevos movimientos sociales representan un extendido fenó- meno por el cual se transita desde las reglas de la racionalidad jerárquica excluyente. que se acelera con la debacle de los pilares del Estado de bienestar. pp. la preservación del ambiente. encarnado en los nuevos movimientos sociales. la denuncia de la violencia y de la vigilancia. en realidad cambia de roles y pasa a promover activamente un régimen hegemonizado por un renovado neoliberalismo. segunda época Nº 23. sea esta de tipo estructural. la incertidumbre. Es en este marco interpretativo que se llega a proponer que ninguna determinación esencial.–. la contingencia. otoño de 2013. radicalizan la sobredeterminación. al sindicalismo. que son propias del nuevo capitalismo financiero. económi- ca. y se postula una diversidad y pluralidad de significaciones que cuestiona la centralidad del mercado. 191-203 190 Carlos La Serna Imaginarios y materialidades en la transformación del Estado en la Argentina . Diversas contribuciones. por cierto. bajo diferenciados valores y simbolismos. 4 El Estado no se retira. se produce un larvado pero persis- tente cambio cultural que da cauce al desarrollo de un activismo social. se reinstauran3 en las sociedades de mayor desarrollo dando cuenta de lo que resta de los arreglos bienestaristas. la institucionalidad capitalista. puede permitir comprender la sociedad en curso.

Un capitalismo endógeno y competitivo de inclusión social Una breve referencia al contexto económico global muestra que la crisis en marcha no es coyuntural. 1998). en el estado generativo y en la democracia dialogante una modalidad al- ternativa de procesar la contingencia y la incertidumbre de la denominada “sociedad del riesgo” (Giddens. ni financiera.das en las versiones vulgares del materialismo histórico. La teoría de la estructuración ve en la emancipación de la política de vida. un proceso en el cual diversas configuraciones asociativas van dando sucesivas respuesta a aquel “desencuadre” median- te formas de autoorganización que crearon y siguen creando significacio- nes alternativas que impulsan procesos de cambio en una política estatal. cuyo eje estructurante es no solo pero sí relevantemente el surgimiento en esta parte del mundo de expe- riencias económicas tan posneoliberales como posbienestaristas. Para Castoriadis (2008) se trata del incesante “movi- miento democrático” al interior de un tensionado juego entre lo institui- do y lo instituyente que enfrenta a imaginarios alternativos. Asimismo. 2010). pp. segunda época Nº 23. Esta interpretación es ampliamente compartida en el campo de las ciencias sociales. 191-203 . regímenes que si bien han perdido la hegemonía detentan todavía importantes resortes del poder económico. El proceso instituyente que significamos de este modo se desarrolla a lo largo de los últimos cuarenta años. Es una crisis profunda del sistema del capital en general en cuanto a la base financie- ra-especulativa que lo estructura. Lo nuevo de la sociedad del presente es. Pero las cuestiones de fondo a que estos procesos se enfrentan articulan la Carlos La Serna Imaginarios y materialidades en la transformación del Estado en la Argentina 191 revista de ciencias sociales. al agotamiento de la matriz energética. político y cultural. ni solo europea. tras la construcción de regímenes hegemónicos. sociales y políticas. la crisis ha llevado a su vez a la fragmentación del mercado mundial y a la emergencia política de paradigmas societales divergentes. Se trata de interpretar. Luego de estos suce- sivos y referenciales apartados. La primera parte de lo que sigue pretende caracterizar este proceso en sus dimensiones económicas. constituyendo el profundo y a veces poco visible sustrato de las sucesivas crisis de las matrices bienestarista y neoliberal. En la teoría del discurso crítico los procesos de articulación no son sino “formaciones dis- cursivas” que tienden a poner un límite a la “proliferación de significados” (Laclau y Mouffe. que deviene heterogénea en sus valores y necesidades subjetivas y colectivas. lo cual la impele a encontrar nuevas referencias identitarias y principios organizativos. pues. a la transformación del mundo del trabajo. intentaremos a modo de cierre caracteri- zar el imaginario que otorga legitimidad a lo instituido. pues. cuya complejidad debe buscarse en las fuertes tensiones que desata. otoño de 2013.

La apuesta a la primacía del desarrollo endógeno ha requerido. Es ese itinerario de políticas el que desata fuertes presiones originadas en la crisis del capitalismo financiarizado. que instala cierta selectividad en los flujos co- merciales internacionales. A ello apuntan. revista de ciencias sociales. atenuación de la regresividad tributaria y una firme política fiscal que ha logrado mejoras sustanciales en los ingresos tributarios). segunda época Nº 23. la búsqueda de una inserción competitiva en el comercio internacio- nal. en ese contexto conflictivo. esto es. de ciertas precondiciones que fueron creadas a partir de un conjunto de decisiones políticas que han permitido restituir la capacidad del Estado. de un imaginario cohesivo. estatización del sistema previsional. la distribución masiva de netbooks a niños y jóvenes en edad escolar. La política económica que se inicia en los primeros años del siglo re- quirió. el impulso al desarrollo del “capital humano” presente en 35 Una lectura neoinstitucionalista sobre este tipo de estrategia (“Estado enraizado”) ha sido realizada para el caso de los países del sudeste asiático. con distinto nivel de especificidad. pues. por buena parte de la oposición política interna. Tales precondiciones. en fin. etcétera). en el clásico trabajo de Peter Evans (1992). cuyas premisas son asumidas. han permitido arti- cular una política económica que apunta en el corto plazo a otorgar un rol creciente al Estado en relación con la regulación de la economía nacional. todo un marco de políticas orientadas al fortalecimiento de los recursos en mano del Estado (reservas monetarias de libre disponibilidad. a la au- sencia. 191-203 192 Carlos La Serna Imaginarios y materialidades en la transformación del Estado en la Argentina .5 Tal apertura se desa- rrolla intentando fortalecer tanto el mercado regional (Mercosur. diversos intentos tienden a incrementar la competitividad de la produc- ción industrial en el mercado mundial. países del Medio Oriente. bajo un programa cuyo círculo virtuoso recorre el impulso de la demanda vía el incremento del salario y el subsidio al consumo. asean. nacionalización de la mayoría accio- naria de ypf. problemática de la regulación no ortodoxa de la acumulación de capital con la cuestión política. Pero el desarrollo endógeno ha requerido también tomar franca distan- cia de los organismos multilaterales de crédito mediante un programa de desendeudamiento que ha potenciado la autonomía del Estado. dirigida a proteger a sectores de la producción nacional en situación de desventaja competitiva. con un campo en el que la disconfor- midad social con el neoliberalismo se extiende al distanciamiento social frente al sistema de partidos. diríamos mecánicamente. a la desconfianza frente al Estado. el incremento de la ocupación… La orientación hacia el mercado interno se combina con una apertura regulada de la economía. pp. Banco del Sur) como mediante acuerdos con los nuevos actores del mercado mundial (brics. en efecto. otoño de 2013. lideradas por aquellos organismos internacionales que Giddens (1998) denomina los “batallones del neoli- beralismo”. la promoción indus- trial. En lo que pareciera representar un complejo objetivo de largo plazo.

distintos programas del Ministerio de Trabajo, programas específicos de
la Secretaría de Industria. La complejidad de este propósito no tiene que
ver solo con cuestiones de actualización tecnológica del trabajo, de in-
versión y desarrollo de tecnología y de cyt, está también relacionada a
una cultura rentista y especultativa del empresariado local, cultura que
ha sido promovida particularmente durante los años del neoliberalismo6
bajo el que toma forma una fuerte concentración de la producción y la
distribución.

Los avances hacia la inclusión social
En el crucial campo del trabajo, la política laboral se inscribe en la confi-
guración de un mercado de trabajo que denominamos de “plena ocupa-
ción”. Se trata en efecto de una situación diferenciada del pleno empleo,
ya que es bajo el índice de desempleo (7,4%), pero es alta la tasa de preca-
rización (32,5%). Como en diversos países del mundo, esta precarización
es atenuada por políticas sustitutivas del ingreso, que en el caso argentino
toman la forma de la relevante iniciativa gubernamental que conocemos
como Asignación Universal por Hijo (auh). Debe apuntarse que la preca-
rización es una consecuencia típica de la búsqueda de mayores beneficios
bajo el neoliberalismo, lo cual ha llevado a hablar del “precarizado” (Cas-
tel, 1997), categoría que da cuenta de la extensión y cristalización de este
fenómeno en el interior del mundo del trabajo, no solo nacional.
La reactivación de la negociación colectiva, aunada a la persistencia de
subsidios al consumo de servicios –energía, transporte, agua potable–, a
la inversión en el campo de las políticas de educación y salud, a la ya men-
cionada auh, llevan a un nivel de redistribución cuya progresividad está
limitada tanto por la estructura tributaria como por el incremento de los
precios que alienta la vía de crecimiento vigente.7
Por otro lado, y en lo que se refiere a la distribución primaria, esto es,
la distribución entre trabajo y capital de los valores producidos, se obser-
va una marcada recuperación en el período que corre entre los años 2003
y 2008, un retroceso en el año 2009 y un nuevo avance a partir del 2009,
producto de la aplicación de la auh. Esta recuperación se materializa tanto
en el coeficiente de Gini como en las brechas de ingreso (Born, 2010), lo
cual puede observarse en el gráfico 1.

6 Es esta cultura la que brega por la devaluación como modo de ganar competitividad en el mercado global, sin importar las
consecuencias sobre el nivel de vida del 75% de la sociedad cuyos ingresos son salariales.
7 El gasto social para el actual período presupuestario 2012 llega al 60% del gasto total, lo que representará un incremento del

20,6% en comparación con lo previsto para 2011. Por otro lado, el monto de transferencias para financiar los gastos corrientes de
los sectores privado, público y externo tendrá un incremento del 14,4% en relación con lo previsto para este año (141.572 millones
de pesos), lo que implicará el 28,0% del gasto total. Dentro de los subsidios, el sector privado se llevará el 53,4% de los recursos.

Carlos La Serna
Imaginarios y materialidades en la transformación del Estado en la Argentina 193 revista de ciencias sociales, segunda época
Nº 23, otoño de 2013, pp. 191-203

Gráfico 1
56
51,3
52
52,8 47,3

Brechas: Cantidad de veces / Gini: Porcentaje
48 45,9
48,7 46,0 44,6
44
45,0
40
37,0
36
32,0
32
27,3
28
28,7 23,5 22,0
24
20,4 20,2 23,6
20
14,8 14,0 18,3
16
13,0 11,9 12,5
12
10,3
8
3ºT 2ºT 2ºT 2ºT 2ºT 2ºT 2ºT 2ºT
2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2009
c/Asig
Gini Brecha deciles 10/1 Brecha quintiles 5/1

Tomado de Born (2010).

Si las aspiraciones de la política económica y social son aquellas de la
movilidad social, diversos estudios muestran las dificultades a las que se
enfrentan estos propósitos. Respecto a la primera cuestión, un trabajo
de Quartilli y Salvia mostraba en un análisis por estratos sociales para el
período 2007-2009 “[…] una dinámica de movilidad asociada a dos pro-
cesos significativos de cambio social: a) una estratificación relativamente
‘abierta’ en los estratos medios,8 b) una estratificación relativamente ‘ce-
rrada’ en los extremos sociales”.9
En el marco de estos avances reseñados, no puede dejar de puntua-
lizarse la persistencia de ciertos “legados” del neoliberalismo, que se ex-
presan, particularmente, en la mencionada cristalización de la precarie-
dad laboral, la cual ha descendido pero no con la fuerza que los objetivos
gubernamentales parecieran haberse propuesto. Ello –si bien ha sido ate-
nuado por la aplicación de la auh, que alcanza a trabajadores no registra-
dos con ingresos bajos y a aquellos en situación de desempleo– plantea
el riesgo de conformar un mercado de trabajo de segunda categoría, en
el cual las empresas abrevan obteniendo fuertes incrementos en su ren-
tabilidad a costa de la subordinación de una amplia franja de trabajadores.
Por otro lado, dos problemas adicionales ofrecen serios obstáculos al
logro de una incrementada redistribución. Uno es la alta concentración
productiva y comercial, la cual permite, vía precios, el traslado a los sala-
rios de costos no siempre reales, conspirando seriamente contra la estabi-
lidad de precios. El otro es la vigencia de exenciones en el sistema tributa-

8 Asalariado calificado y cuenta propia calificado.
9 Profesional o empleador en la cima, y trabajador no calificado o eventual en la base.

revista de ciencias sociales, segunda época
Nº 23, otoño de 2013, pp. 191-203 194 Carlos La Serna
Imaginarios y materialidades en la transformación del Estado en la Argentina

rio, particularmente aquellas relacionadas con el impuesto a las ganancias
sobre las transacciones financieras y sobre los beneficios de la venta de
activos, y, aunque de mucha menor magnitud, la que toca a los miembros
de la poderosa corporación judicial.
Como es obvio, la política social toca otros aspectos sensibles a las
condiciones existenciales, aquellos vinculados a los bienes no salariales.
Campos muy significativos son aquellos de la educación y de la salud.
Recientes resultados de la eph muestran importantes avances en el pri-
mero de ellos. Se verifica el logro de la escolaridad casi total en niños de
5 a 13 años, la reducción del 66% de niños que trabajan y del 25% de los
adolescentes (fruto de la Ley 26.390/08 de Prohibición del Trabajo Infantil
y Protección del Trabajo Adolescente, como de la posterior Asignación
Universal por Hijo), la construcción de 1.000 escuelas desde 2003 para
acá, la distribución masiva de netbooks, el importante incremento del
presupuesto educativo, etc. En ese itinerario, es significativo sin duda el
programa quinquenal destinado a la mejora de la oferta educativa pública
lanzado por el gobierno en enero de 2013. El plan –que fue acordado con
todas las jurisdicciones provinciales– pretende entre otros proyectos am-
pliar la inclusión educativa a niños de 4 años, multiplicar la jornada escolar
extendida en establecimientos insertos en sectores vulnerables, y ampliar
escuelas mediante la construcción de aulas.
No podemos olvidar que el neoliberalismo de la década de 1990 des-
centralizó el sistema de educación, salvo las universidades, sin transferir
a las provincias los recursos necesarios a su sostenimiento. Se crearon así
fuertes desigualdades interprovinciales, agudizadas por la diferencial ca-
pacidad de gestión educativa que registraban y registran las provincias. El
Estado nacional se desentendió en aquel tiempo de un servicio que –más
allá de las críticas de que es susceptible– cumplió y cumple el rol de consti-
tuir el espacio institucional con mayor capacidad de inclusión social. Aquel
neoliberalismo que de este modo buscó llevar un sistema así deteriorado a
la competencia del mercado ha recibido otra firme respuesta del gobierno,
que vuelve a asumir sin dudar su responsabilidad nacional en la materia.
La salud pública es un espacio por demás complejo. Su fragmentación
–pública, privada y aquella intermediada financieramente por las obras so-
ciales sindicales y las aseguradoras privadas– genera a la vez que un irracio-
nal gasto en salud una inequidad en la cobertura y calidad de los servicios.
Un nudo problemático principal lo constituyen sin duda las obras sociales
sindicales, cuyo manejo ha sido, subrayemos, bajo este gobierno, objeto de
procesos judiciales, el más notorio de los cuales llevó a la cárcel a Juan José
Zanola, secretario general de la gremial bancaria. Fuente de enriquecimien-
to y de espurios arreglos con los gobiernos de turno, la constitución de un
sistema nacional de salud provocó fuertes conflictos bajo el corto gobierno
de Cámpora y luego bajo el retorno a la democracia que presidiera Alfonsín.
No es casual que uno de los ejes del conflicto actual entre el sindicalismo

Carlos La Serna
Imaginarios y materialidades en la transformación del Estado en la Argentina 195 revista de ciencias sociales, segunda época
Nº 23, otoño de 2013, pp. 191-203

tradicional y el gobierno sea la mora de este último en las transferencias de
fondos a dichas obras sociales. ¿Es que el gobierno pretende de este modo,
al menos, disminuir el volumen de negocios que este sistema permite a
las jerarquías sindicales? De todas maneras, la población aspira y espera
silenciosamente por el desarrollo de un sistema de mayor universalidad e
igualdad, lo cual comporta ir contra intereses muy arraigados como aque-
llos de los laboratorios, la corporación médica, el sector financiarizado de
estos servicios. Ese silencio y esos poderes son quizás causas centrales de
la ausencia de una política sustancial, que debemos reconocer ha contado
hasta ahora con inversiones importantes en la infraestructura del sector pú-
blico y con programas entre los que por su carácter transformador destaca
la acordada de la Corte Suprema en materia de aborto no punible, acordada
que fuera vigorosamente impulsada por organizaciones autónomamente
construidas que hicieron de ello una cuestión pública.

La activación de la democracia
Pero la fuerza, siempre relativa, que las políticas reseñadas han detentado
y detentan no sería tal sin un proceso de renovación de la democracia
como el que se verifica en el período que analizamos. Una vía analítica que
permite dar cuenta de lo señalado surge de la distinción categorial entre
“la” política y “lo” político que entendemos a partir de Castoriadis (2008).
El régimen político en el gobierno ha asentado la construcción de su
base social y política en la ciudadanía desplazada en sus derechos por el
neoliberalismo. La articulación con tales amplias franjas sociales ha con-
sistido, por un lado, en el reconocimiento de derechos de segunda ge-
neración; por el otro, en la restitución o mejora de aquellos de primera
generación, a los que hemos aludido, gravemente menoscabados en el
período que se inicia con la dictadura militar. El reconocimiento de los
derechos de nueva generación (derechos humanos, de género, de partici-
pación política, de ingreso, etc.), sostenidos e impulsados frecuentemen-
te por nuevos movimientos sociales, ha sido paralelo a una interpelación
a la juventud en términos de su involucramiento y participación en los
procesos políticos.
De este modo la base social a la que nos referimos está en buena me-
dida agrupada en los nuevos movimientos sociales, en el trabajador, en la
juventud, respondiendo a lo que podemos llamar el horizonte de conteni-
do ético que entendemos propio del régimen político de gobierno. Pero
junto a ello, otros acuerdos responden más bien a un interés estratégico
relacionado con la capacidad de gobierno integrada básicamente por la
corporación industrial y por sectores de una corporación sindical que se
ha pluralizado, habiendo perdido aquella constrictiva unidad que se forza-
ra bajo la primera presidencia peronista.

revista de ciencias sociales, segunda época
Nº 23, otoño de 2013, pp. 191-203 196 Carlos La Serna
Imaginarios y materialidades en la transformación del Estado en la Argentina

y por tanto la posibilidad y la aspiración al establecimiento 10 A lo que deben agregarse las fuertes tensiones con el Poder Judicial. existe una distancia. pero que se autodefine frente a las significaciones que trasunta la jerárquica ofensiva neoliberal-conservadora que hace todavía pie en nuestro territorio y se enseñorea en el mundo capitalista de nuestros días. aquella alian- za que otorgara un sentido fuertemente jerárquico al orden social. sino relacional. es legitimado sin duda aquel imaginario que encuentra en el simbolismo nacional. La autonomía compor- taría en este sentido la exigencia de reconocimiento de un nosotros en construcción. En tal confrontación. El imaginario instituido En el centro del régimen que analizamos hay una cuestión de fondo. futuro– como algo que. 191-203 . En concreto se revaloriza la nación11 y lo nacional en abierto conflicto con los procesos de desnacionalización y transnacionalización promovidos por el neoliberalismo (Jessop. Esta narración hace del Estado. interpre- tamos. una instancia de acción colectiva que construye una narrativa contra- tendencial respecto a tres parámetros típicos del aún presente “ideario” neoliberal. cual es la de la disputa por la hegemonía política. entendida como un espacio que se legitima por su sentido y contenido públicos. frente a las corporaciones (rurales. Este conflicto se da en el marco de un amplio movimiento interno de jueces y funcionarios que cuestiona las prácticas tradicionales del aparato judicial. pp. no se reedita como bajo el viejo intervencionismo bienestarista la alianza entre el Estado y las corporaciones. comporta el reconocimiento del espacio y del tiempo –pasado. Por otro lado. en cuanto comunidad política imagina- da. otoño de 2013. segunda época Nº 23. empresarias). eclesiásticas. en- tendida no en un sentido absoluto. se significa bajo nuevos sentidos y capacidades a un Estado que había sido abierta- mente menospreciado. dado que es común. La discursividad de la construcción imaginaria en marcha engloba es- tos planos bajo un eje simbólico abarcador cual es el de la autonomía. Finalmente. En otros términos. popular y democrático sus bases constitutivas. se entiende la inserción en el campo internacional bajo un simbolismo que confronta con aquel que sometiera al poder del capital global la política nacional. poniendo bajo la lupa de lo público una institución central de aquel orden jerárquico al que nos venimos refiriendo. presente. Carlos La Serna Imaginarios y materialidades en la transformación del Estado en la Argentina 197 revista de ciencias sociales. está atravesado por el conflicto. variable pero generalizada. alentadas por la complicidad de juzgados y altos tribu- nales con sectores concentrados de la economía y los medios de comunicación. A la hora de cerrar este artículo el gobierno nacional anunciaba el envío al Congreso de una serie de proyectos tendientes a democratizar la justicia. disputa que en tér- minos de Gramsci comporta una confrontación de base intelectual y moral. sindicales. Por el contrario. s/f). 11 Los festejos por el bicentenario representaron un paradigmático espacio de construcción de una idea de nación que. a distancia de buena par- te de intereses particularistas.10 lo cual es paralelo a la activación de la democracia.

pareciera establecer un límite político e ideológico y por tanto cierta distancia y tensión. frente a las expectativas de los sectores más radi- calizados del bloque en el poder. a la mujer. a las abuelas/madres/hijos. la construcción discursiva guber- namental tiende a dar forma a un imaginario que encuentra nuevamen- te uno de sus ejes estructurantes alrededor de la autonomía frente a los poderes globales e internos. a la generación masiva de puestos de trabajo. La relevante materialidad que este discurso alcanza ha logrado construir una sólida legitimidad social respecto de las políticas estatales. No obstante. que tiene base en dicha autonomía. segunda época Nº 23. la fuerte precarización del trabajo y sus efectos sobre los derechos de este amplio sector del trabajo. El Estado se entiende como un actor. de un contexto relacional que hace pie en la soberanía.12 Es en estos sentidos que la construcción de este imaginario interpela discursivamente a la multi- plicidad de identidades que son propias de nuestro presente: al pobre. dado que es paralelo a la interpelación a empresarios y trabajadores alrededor del logro de una mayor competi- tividad de la economía en los mercados internacionales. que siguen siendo no obstante el motor de los más significativos avances democráticos. en la progresividad distributiva. 191-203 198 Carlos La Serna Imaginarios y materialidades en la transformación del Estado en la Argentina . En relación con el espacio político. el discurso –que encuentra su “curso” material y concreto tanto en un nivel relevante de realizaciones como en las “deudas” apuntadas antes– levanta un ideario basado en el desarrollo endógeno. habría que decir constructiva. a la universalización y actualización de los beneficios previsionales. al trabajador. revista de ciencias sociales. pero bajo un sentido no absoluto. en el ascenso social. a la Asignación Universal por Hijo. Esta modalidad de actuación se 12Quizás los casos de mayor peso sean aquellos vinculados a las identidades y relaciones de género. Ello se escenifica y materializa en un ejercicio del poder de gobierno que articula “la” política y “lo” político. Pero la narrativa social resignifica otras áreas y franjas sociales. a las reconstituidas familias. otoño de 2013. a la juventud. como aquellas vinculadas a las diversidades identitarias y a los daños sociales y económicos causados por el neoliberalismo. esto es. aquello que hemos denominado “plena ocupación”. protector y sustitutivo. pp. lo cual en el contexto de la economía de nuestros días comporta una fuerte apuesta a la producción frente a su cada vez más excluyente financiarización. al empresariado nacional. Paralelamente el ca- pitalismo en serio. al impulso a los procesos de juzgamiento por violaciones a los derechos humanos. cabe observar los límites que opone la herencia que se recibe de la década de 1990. En el campo de la economía. Este simbolismo genérico atraviesa diversos espacios de la vida social. lo cual comporta la recuperación de la soberanía y la reestructuración de su modo de actuación. metáfora de ese imaginario. al científico. Una consigna repetida en el discurso presidencial alude al propósito de construcción de un “capitalismo en serio”. La narrativa social hace eje por su parte en el “pleno empleo”.

pp. a la vez que resignifica al Estado en su dimensión de representante del interés público. Carlos La Serna Imaginarios y materialidades en la transformación del Estado en la Argentina 199 revista de ciencias sociales. con los cultivos transgénicos. asumiendo proyectos normativos y legales. Hugo Chávez. La reconstitución de “lo” político instituido tiene que ver con un Esta- do que reasume una racionalidad que le permite. Vaya pues nuestro homenaje frente a su reciente y lamentable fallecimiento. de aspiraciones sociales significadas y legitimadas por su carácter público. sino también cultural. Una narrativa de la articulación reconoce. reconstitu- yendo un conjunto de renovadas normas y reglas sociales que dan senti- 13 Aludimos con ello al filtro que opone la selectividad del Estado a las demandas de organizaciones ambientalistas relacionadas con la explotación minera. en tal narrativa. El discurso gubernamental construye así en amplias franjas so- ciales un imaginario que asume como propia una historia que reside en el común devenir colonial y que se sitúa a contramano de esa suerte de occidentalismo que ha caracterizado a la sociedad argentina. no sin ejercer cierta selectividad estratégica.13 dinamiza estas alianzas. El Estado. 191-203 . pues. el espa- cio de un simbolismo no solo económico y político. Este itinerario ha permitido dar respuesta a aquel “desencuadre”. La categoría selectividad estructural es propuesta por Jessop (2010). Ha sido así frecuente la exposición al espa- cio público de las cuestiones demandadas.14 Puede decirse. segunda época Nº 23. en los nuevos movi- mientos sociales a agentes colectivos con capacidad de construir una re- novada esfera pública. que resitúa al Estado argentino en el marco de las relaciones globales. asociadas todas ellas a la cuestión aún no pública de los límites al crecimiento. es decir. lo cual ha permitido revitalizar el espacio político. 2010). con la depredación de la naturaleza en general. a ese “sentido heterónomo” del orden social. 14 El rol jugado por el presidente de Venezuela. pues. Se trata de un significativo avance en relación con objetivos de una economía y de una política social más amplias e in- clusivas (Jessop. rechazar el entendimiento jerárquico con los poderes corporativos. bajo la forma de una suerte de coalición política internacional cuya simbólica expresión es Unasur y un Mercosur ampliado. otoño de 2013. Latinoamérica es. La esfera pública resulta así amplia- da en el plano discursivo y material. que el régimen político en desarrollo constituye una expresión de las posibilidades de reorganización y de resocietaliza- ción del Estado nacional. y promoviendo su tratamiento legislativo. pues. no solo en sus sectores dominantes. a la vez que posicionarse por arriba de intereses sectoriales. ha sido crucial en estas y otras iniciativas que han fortalecido a Latinoamérica como región constructora de una alternativa que conmueve los cenáculos del orden dominante. El imaginario transcurre también alrededor de una nueva modalidad de inserción política en la región. ventilando enconadas resistencias que sectores y agru- pamientos conservadores ofrecen a iniciativas tendientes a la implanta- ción de nuevos derechos como a aquellos tan viejos como los derechos a la redistribución justa de los resultados del trabajo.observa en el aliento del Estado (lo político) a los movimientos sociales (la política) en torno a una tarea de activación de nuevos derechos.

motores de muchas de aquellas decisiones. por la fragmentación del poder mundial y por la consecuente constitución de una suerte de poliarquía que cuestiona la dura hegemonía global de los Estados Unidos. Esto es. La acción colectiva está enraizada en aquellos sectores no corpora- tivos de la sociedad civil. El contexto singular que ha ensanchado tales posibilidades está dado por la crisis del capitalismo. Para finalizar. que la reducen a sus procedimientos formales. como ha sido remarcado. pero también en viejas y nuevas aspiraciones representadas y exigidas por los nuevos movimientos sociales o por grupos o franjas sociales vulnera- das. pp. asume un marcado intervencionismo. ¿frente a qué tipo de Estado estamos? El interrogante no tiene una respuesta evidente. sean estos nacionales o globales. a los que en numerosos casos este Estado ha dado aliento. la acción gubernamental obedece a iniciativas que encuentran impulso en su propia cosecha como partido de gobierno. se tra- taría de un Estado que junto al ejercicio de su capacidad para la adopción autónoma de decisiones vinculantes desarrolla una estrategia tendiente a politizar la sociedad y a promover los espacios público-asociativos de los nuevos movimientos sociales. sección “Estudios de Economía Política y Sistema Mundial”. a un acuerdo jerárquico te- jido con las corporaciones. otoño de 2013. como bajo el intervencionismo que siguió a la crisis de 1930. contrariamente al modo distante con que opera frente a los intereses corporativos. Tres rasgos políticos se deducen de lo anterior: la autonomía ganada frente a los poderes de siempre. “Evolución de la distribución del ingreso per cápita familiar (2003-2009) y estimación del impacto distributivo de la universalización de las asignaciones familiares por hijo”. haciendo revivir su responsabilidad en la materia y alentando a ese tercer actor sin cuya presencia el Estado no habría sido tocado como expresión concentrada de distintas formas de constrictivas jerarquías. Se trata de una estatalidad que. o al que une Estado con capital financiarizado. Diego (2010). el espacio interno es también connota- do por una política opositora que no logra articular una narrativa ni una acción que sea alternativa respecto de la que hemos tratado de caracte- rizar. Es este metabolismo de la acción estatal lo que nos lleva a suponer que se trata de un Estado que ensancha el espacio público. la ampliación sustantiva de la democra- cia. do autónomo a dicho orden. revista de ciencias sociales. Paralelamente. el carácter generativo de buena parte de su actuación. 191-203 200 Carlos La Serna Imaginarios y materialidades en la transformación del Estado en la Argentina . N° 9/10. En primer lugar. mayo-diciem- bre. acuerdos que niegan la democracia. segunda época Nº 23. No obstante. Por el contrario. a pesar de mantener aún amplios poderes sectoriales. no responde. no es ese su rasgo principal. Bibliografía Born. sentido que encuentra crecientes niveles de legitimidad social. La revista del CCC.

Castel. Buenos Aires. Fondo de Cultura Econó- mica. 1992. Robert (1997). puntos a considerar acerca del replanteo de la regulación y la re-invención de la gobernancia”. Observatorio de la Deuda Social-Universidad Pontificia Católica Argentina y Programa Cambio Estructural y Desigualdad Social-Instituto Gino Germani- Facultad de Ciencias Sociales-Universidad de Buenos Aires. Madrid. “¿Narrando el futuro de la economía nacional y el estado nacional?. Revista de Ciencias Sociales. Buenos Aires. D. Laclau. Peter (1992). 191-203 . Embedded Autonomy. lnternational Cons- traints. Castoriadis. Harvey. Sistema. Princeton University Press. 189-201.ar/ catalogo/311-revista-de-ciencias-so- ciales-n-23. —— (s/f). Offe. “Imaginarios y ma- terialidades en la transformación del Estado en la Argentina de la última década”. Evans. “La movilidad y la estratificación socio- ocupacional en la Argentina. otoño de 2013. Raufman (comps. Capitalismos. Caronte Fi- losofía. Hacia una radicalización de la democracia. David (2004). año 4. Bernal. Cornelius (2008). edición digital. Un análisis de las desigualdades de origen”. Editorial UCC. Carlos la. otoño de 2013. Madrid. Socialist Register Jessop.edu.php>. Ernesto y Chantal Mouffe (2010). Claus (1992). Uni- versidad Nacional de Quilmes. and the State. Una crónica del salaria- do. segunda época Nº 23. and Structural Change". publicado en su versión inglesa como "The State as Problem and Solution: Predation. capítulo 3 de Stephan Haggard y Robert R. Cátedra. La metamorfosis de la cuestión social.) The Politics of Economic Adjustment. Bob (2010). “El Estado como problema y como solución”. Nº 23. Carlos La Serna Imaginarios y materialidades en la transformación del Estado en la Argentina 201 revista de ciencias sociales. Partidos políticos y nuevos movimientos sociales. pp. Giddens. Más allá de la izquierda y la derecha. En línea: <http://www. se- gunda época. Un mundo fragmentado. Córdoba. Quartulli. “El ‘nuevo’ imperialismo: Acumulación por desposesión”. “Los nuevos movimientos sociales cuestionan los límites de la política insti- tucional”. Hegemonía y estrategia socialista. Anthony (1998). pp. Universidad de Lancaster. y Agustin Salvia (2012). Buenos Aires. Distributive Conflicts. Cómo citar este artículo: Serna.unq. Paidós. Departamento de Sociología.

.

EXPRESIONES ARTÍSTICAS revista de ciencias sociales segunda época .

.

visto como un mapa. que fragmenté y coloqué sobre el papel. El mar se abría camino por el hielo y nuestra visión no abarcaba más que una pequeña porción de ese inmenso lugar. y el buque Goluvnin tuvo que detenerse en el camino debido al exceso de hie- lo en el mar. organizada por la Dirección Nacional del Antártico de Argentina. Antártica. El paisaje se rompía y el territorio. Placas de hielo se esparcían como rompecabezas en ritmos y patrones siempre cambiantes. 205 revista de ciencias sociales. El fotógrafo realizó la serie durante la residencia organizada por la Dirección Nacional del Antártico de Argentina. por lo que debimos continuar nuestro trayecto en helicóptero hasta la Base Marambio. Terminaba la residencia en bases antárticas argen- tinas. se dislo- caba. segunda época Nº 23. ¿Cómo podemos relacionarnos con el paisaje siempre cambiante de la Antártica y del que solo podemos percibir una pequeña porción? ¿Qué relación guarda el mapa con la pintura de paisaje bajo estas condiciones? Para este conjunto de piezas trabajé con placas de hielo. pp. otoño de 2013.f o t o g r a f í a DIEGO NARVÁEZ Coordenadas antárticas Esta serie surge del encuentro con el paisaje duran- te el repliegue desde la Base Esperanza. Posteriormente derramé pintura para generar una analogía con la aleatoriedad de formas que surgen al romperse el hielo en el mar antártico. 207-212 .

pp. otoño de 2013.70 x 50 cm. 56°25’O (de la serie Coordenadas antárticas) Hielo y acrílico / papel . segunda época Nº 23. 207-212 206 Diego Narváez Fotografía . 2012 revista de ciencias sociales. 63°55’S.

207-212 . 56°54'O (de la serie Coordenadas antárticas) Hielo y acrílico / papel 50 x 70 cm 2012 Diego Naváez Fotografía 207 revista de ciencias sociales. 57°06’O (de la serie Coordenadas antárticas) Hielo y acrílico / papel . 64°03’S.50 x 70 cm. pp. segunda época Nº 23. otoño de 2013. 2012 64°08'S.

segunda época Nº 23. 64°11’S. pp. 207-212 208 Diego Narváez Fotografía . otoño de 2013. 56°53’O (de la serie Coordenadas antárticas) Hielo y acrílico / papel 70 x 50 cm 2012 revista de ciencias sociales. 56°44’O (de la serie Coordenadas antárticas) Hielo y acrílico / papel 70 x 50 cm 2012 63°24’S.

207-212 . segunda época Nº 23. 63°27’S. 56°46’O (de la serie Coordenadas antárticas) Hielo y acrílico / papel . otoño de 2013.70 x 50 cm. 2012 Diego Naváez Fotografía 209 revista de ciencias sociales. pp.

revista de ciencias sociales. Recibió el apoyo del Programa Jóvenes Crea- dores del Fondo Nacional para la Cultura y Las Artes en dos ocasiones (2010 y 2012). entre las que destacan: Sur Polar IV. 56°43'O (de la serie Coordenadas antárticas) Hielo y acrílico / papel . pp. México D. 1984) vive y trabaja en la Ciudad de Méxi- co. 2012. 207-212 210 Diego Narváez Fotografía .50 x 70 cm. Argentina. Transiciones. F. Buenos Aires. Realidades compartidas. Banco de México.. en el Instituto Tecnológico Autónomo de México. otoño de 2013. Museo de Arte Tigre. Cuenta con una exposición individual. Artistas por el Medio Ambiente. Estudió la Licenciatura en Artes Visuales en la Escuela Nacional de Artes Plásticas (enap) de la Universidad Nacional Autónoma de México (unam) (2004-2008). México D. México).F. y varias colectivas. Participó en el Seminario de Pintura Contemporá- nea en la Enap (2008-2010). F. Galería Aldama Fine Art. Obtuvo una Mención Honorífica en la VIII Bienal Nacional de Pintura y Grabado Alfredo Zalce (2011) y participó en la I Bienal de Pintura y Grabado Pedro Coronel. 63°37'S. segunda época Nº 23. F. Galería Hécaro. (Zacatecas. Hacia una Nueva Figuración en la Pintura Contemporánea Mexicana.. 2012 Diego Narváez (México D. México D..

RESÚMENES revista de ciencias sociales segunda época .

.

tempranamente. diversidad. pers- pectiva del actor. luego. segunda época Nº 23. intimidad. Kress y T. cuyos principales referentes son G. present in most research on the topic.Rosalía Winocur Etnografías multisituadas de la intimidad online y offline Resumen En este artículo se analiza críticamente el estatus epistemológico de las denominadas etnografías de lo virtual y de lo real a partir de la reflexión teórico-metodológica sobre diversas formas de abordar el estudio de la intimidad. que ha revolucionado la comunicación contemporánea de los estudios críticos del discurso (también denominado análisis crítico del discurso) y la semiótica social. Palabras clave: etnografía. Sara Isabel Pérez Tecnologías digitales. diversity. con sus estudios sobre la comunicación mediada por computado- ras (cmc). y el discurso mediado por tecnologías digitales. que incluyen y trascienden al mismo tiempo la dicotomía online/offline presente en la mayoría de las investigaciones sobre el tema. “real”. En este artículo se presentan algunas de las miradas teóricas y analíticas que se han propuesto sobre este nuevo fenóme- no. Abstract This article critically examines the epistemological status of the denomi- nated ethnographies of the virtual and the real. pp. otoño de 2013. Van Resúmenes 213 revista de ciencias sociales. the actor perspective. intimacy. Special emphasis is placed on the heuristic value of diversity and the actor perspective as anthropological constructs to unders- tand this phenomenon. Se presenta un breve panorama de las propuestas de Susan Herring. which simultaneously include and transcend the online / offline dichotomy. stemming from a theo- retical and methodological reflection on the diverse ways to approach the study of intimacy. el análisis mediacional desarrollado por R. Keywords: ethnography. primero. análisis del discurso y multimodalidad: de la lingüística crítica a la semiótica social Resumen Las tecnologías digitales hicieron su aparición en la escena lingüística de ma- neras diversas. “virtual”. Se hace especial énfasis en el valor heurístico de la diversidad y la perspectiva del actor como constructos antropológicos para entender di- cho fenómeno. 215-223 . “real”. Scollon y los estudios sobre se- miótica social multimodal. “virtual”.

followed by the Digital Technological Mediated Discourse. Ha sido la semiótica social. J. 215-223 214 Resúmenes . tecnologías digitales. O’Halloran. nexus analysis developed by R. Lemke y K. whose main references are G. Keywords: discourse. junto a otros como B. Federico Gobato La interacción social en la comunicación contemporánea Resumen El presente ensayo explora y presenta alternativas teóricas para la defi- nición de una noción sociológica de “interacción”. J. O’Halloran. along with others such as B. El artículo se centra en esta teoría y busca exponer sus ejes centra- les. as well as discussions and debates with the traditional linguistics and semiotics theories. semiótica social. Kress and T. Abstract Digital technologies appeared early in the linguistics field in different ways. Van Leeuwen. otoño de 2013. pp. segunda época Nº 23. digital technologies.proposes central epistemological changes strictly attributable to the innovative nature of the object or ob- jects of study that the emergence of digital technologies imposes or pro- poses to semiotics and becomes an unavoidable challenge for the study of discursive processes and practices in contemporary communication. This article presents some theoretical and analytical perspectives of this new phenomenon that has revolutionized contemporary communication of critical discourse studies (also called critical discourse analysis) and so- cial semiotics. Palabras clave: discurso. ajustada a los inter- cambios emergentes en los escenarios deslocalizados de la comunicación revista de ciencias sociales. L. Hodge. Social semiotics. multimodalidad. Scollon to finally address multimodal social semiotic studies. her studies on Computer Mediated Communication (cmc). Lemke. multimodality. -from the hand of Kress and Van Leeuwen. Leeuwen. centralmente. la teoría que propone cambios epistemológicos cen- trales. and consequently. social semiotics. Unsworth and K. This article focuses on social semiotics and seeks to expose their central assumptions. así como las discusiones y debates que propone a los enfoques tradicio- nales de la lingüística y la semiótica. atribuibles estrictamente a la naturaleza novedosa del objeto u objetos de estudio que la irrupción de las tecnologías digitales impone o propone a la semiótica y que se convierten en un desafío ineludible para el estudio de los procesos y prácticas discursivas en la comunicación contemporánea. We begin by presenting a brief overview of the proposals by Susan Herring. Hodge. de la mano de estos dos últimos autores.

the criteria of co-presence (face-to-face) define the notion of interaction. los docentes se enfrentan a nuevos retos de for- mación para lograr insertar los recursos digitales en sus aulas y en sus prác- ticas de enseñanza. La perspectiva teórica que funge de base para estos propósitos combina la teoría de los sistemas sociales de Niklas Luhmann y el análisis de la interacción y de los marcos de la experiencia de Erving Goffman. Luz María Garay Cruz Estudiantes. mixed with input from various studies of word and communication. permite superar el corsé de la presencialidad física y conjeturar otros horizontes de realización para los procesos interaccionales. segunda época Nº 23.digital contemporánea. comunicación. Resúmenes 215 revista de ciencias sociales. se propone una tipología de la interacción que. Su di- námica académica se ha visto modificada a partir del uso de los recursos tecnológicos. la sujeción de la noción al criterio de copre- sencia. Abstract This paper explores and presents theoretical alternatives for the defini- tion of a sociological notion of ‘interaction’. tecnología digital y usos escolares. Keywords: interaction. basada en las dife- rentes adquisiciones evolutivas de las tecnologías de la palabra. en la tradición sociológica de estudios de la interacción. Retos de formación para los docentes Resumen Las tecnologías de la información y la comunicación (tic) se han introdu- cido de manera sistemática en la vida cotidiana y escolar de un creciente número de jóvenes. enables other horizons conjecture for interaction processes. Palabras clave: interacción. set to the delocalized scena- rios of digital communication. We propose a typology of the interaction. communication. Esto ha generado nuevas formas de interacción y pau- latinamente ha cambiado algunas prácticas de su actividad escolar. interactividad. Palabras clave: jóvenes. conjugados con aportes diversos de los estudios de la palabra y la comunicación. El texto presenta una somera revisión de usos de las tic por parte de los jóvenes y algunas ideas para la formación de los docentes. interactivity. A partir de verificar. otoño de 2013. pp. based on different evolutionary acquisitions of word technologies. usos de tecnologías digitales en ámbitos de vida cotidiana y escolar. In the sociological tradition. Por otro lado. The theoretical framework of this study combines the social systems theory of Niklas Luhmann and the Goffman frame analysis’. 215-223 .

teachers now face new teaching challenges to include digital resources in their classrooms and in their teaching practices. el abordaje desde la pragmática de los distintos tipos de emisiones que se llevan adelante en estas comunica- ciones introduce. Bravo y Briz). digital technology and educational practices. De esta manera. como señala Yus. para el investigador. 215-223 216 Resúmenes . los usuarios se han convertido en un nodo de interacciones y sus comunicaciones se desarrollan de ma- nera progresiva y simultánea en diferentes entornos. un desafío: la reconstrucción del contexto de enunciación en la elaboración del corpus. Partimos del aná- lisis de un corpus sms de la variedad dialectal del español bonaerense para ilustrar algunas prácticas generadas por la conectividad permanen- te de los usuarios. Ante la perspectiva interaccional. Abstract The use of categories such as “conversation” to describe interactions pro- duced via technological devices poses a series of problems for the theo- revista de ciencias sociales. Asimismo. Abstract Information and Communication Technologies (icts) have been systema- tically introduced in the school and everyday life of a growing number of young people. español bonaerense. pp. generating new ways of interaction and gradually changing some of their school related practices. a partir del análisis concreto de sms delineamos desafíos metodológicos para los estudios pragmáticos de la comunicación. Keywords: young people. Esta investigación se adscribe teórica y metodológicamente a la sociolingüística interaccio- nal (Gumperz) e integra herramientas de pragmática –en su vertiente sociocultural (Bravo) y ciberpragmática (Yus)– y análisis de la conversa- ción (Briz. pragmática. este trabajo intenta especificar algunas problemáticas metodológicas y teóricas emergentes. otoño de 2013. Límites teórico-metodológicos del estudio de los sms como conversación Resumen La transposición de categorías como “conversación” a las interacciones que se dan a través de dispositivos tecnológicos genera una serie de problemas en torno a las categorías teóricas utilizadas para definir las intervenciones de los interactuantes. The text presents a brief review of ict usage by young people and some ideas for teacher training. Moreover. segunda época Nº 23. Lucía Cantamutto La recursividad de las interacciones contemporáneas. Palabras clave: sms.

revitalizamos las discusiones acerca de las estrategias de la articulación de la etnicidad como componente de sus presentaciones en un espacio estratificado. presentación. dentro de un entorno digital posmoderno. In this work. in- vestigamos cómo mexicanos-americanos se presentan en un sitio de redes sociales particular. Accordingly. la presentación dra- matúrgica. this work underlines methodological challenges posed for prag- matic studies of communication. users have become a node for interactions and their exchanges take place progressively and simultaneously in different environments. la psicología social y las teorías que remiten a una constitución del self. this work aims to specify some emerging methodological and theoretical problems. Buenos Aires Dialect. Por medio de la etnografía digital y entrevis- tas a profundidad. Utilizando el enfoque del interaccionismo simbólico. Facebook.retical labeling used to define these interventions. pp. The present research is theoretically and methodologically framed in Inte- ractional Sociolinguistics (Gumperz) and includes tools from Pragmatics –specifically from the subfields of Sociocultural Pragmatics and Cyeber- pragmatics (Yus)–. Bravo and Briz). Renato de Almeida Arao Galhardi Buscando la mexicanidad en una postmodernidad digital. Palabras clave: internet. otoño de 2013. Pragmatics. 215-223 . by using a pragmatics-based approach for the different types of messages produced in this kind of communication the researcher is confronted with a challenge: reconstructing the enuncia- tion context in the corpus creation. Through Resúmenes 217 revista de ciencias sociales. Keywords: SMS. La mexicanidad en la presentación de mexicano-americanos en Facebook Resumen El presente trabajo presenta las discusiones y resultados de reflexionar sobre la composición de una identidad étnica en el ámbito social digital. autorreferencial. From the interactional perspective. Abstract This work presents the discussions and results of considering the com- position of an ethnic identity in a social and digital environment. through an SMS analysis. Likewise. I analyze SMS corpus in the dialectal variety of Buenos Aires Spanish in order to illustrate some of the practices emerging as a result of the users’ permanent connectivity: as Yus points out. posmoderno y digital. la fenomenología. mexicanidad. posmodernidad. segunda época Nº 23. and Conversation Analysis (Briz. self.

such concepts revista de ciencias sociales. we researched how Mexican-Americans present themselves in a particular social networking site. José Alberto Sbattella / Pablo Ignacio Chena / Pilar Palmieri / Leandro Marcelo Bona Excedente económico y distribución del ingreso en la Argentina de la posconvertibilidad Resumen El presente artículo tiene como objetivo revisar el período de poscon- vertibilidad (2003-2008) desde la óptica de la economía política clásica para determinar la evolución del excedente económico y su vinculación con la acumulación de capital. presentation. At a methodological level. self-referential. we reinvigorate the discussions surrounding the strategies of articulating ethnicity as a component of one’s presentation in a tiered. an innovative scheme is presented. which allows quantifying. In this context. como así también en el rol del Estado en la determinación del costo de reproducción social. Facebook. A nivel metodológico. to establish the development of the economic surplus and its relation with the capital ac- cumulation. la investigación se foca- liza en la relación estrecha que existe entre la generación de excedente económico y las condiciones de inserción de las personas en el mercado de trabajo. social psychology. desde el microdato. En este contexto. Key Words: Internet. pp. the investigation focuses in the close relation between the generation of economic surplus and conditions of labour market insertion. By means of digital ethnography and in depth interviews. within a digital and postmodern environment. from the classic political economy perspective. theatrical presentation. Palabras clave: excedente económico. Self. and theories that refer to the construction of “Self”. poscon- vertibilidad. phenome- nology. Mexicanness. otoño de 2013. distribución del ingreso. postmodern digital space. segunda época Nº 23. postmodernity. se presenta un esquema innovador que permite cuantificar. as well as the role of the State in determining the cost of social reproduction. the optic of symbolic interactionism. dichos conceptos y la apropiación del excedente económico entre capital y tra- bajo durante el período en estudio. as from microdata. 215-223 218 Resúmenes . Abstract The aim of this paper is to review the post-convertibility period (2003- 2008).

es decir. methodological diversity and variety of sources. Income distribution. Resúmenes 219 revista de ciencias sociales. No es extraño entonces que historia y política renueven un contacto que les es propio y que reconoce lejanas raíces. Abstract This article critically reviews the key milestones in recent past of the Ar- gentina nation. con el propósito de fijar objetivos nacionales y regionales de largo plazo. pp. accepting a mosaic of truths that are not necessarily complementary and cumulative. 215-223 . Pasar revista a la historia es importante para gobernantes y gobernados. otoño de 2013. Argentina bicentenaria. aceptan un mosaico de verdades que no son necesariamente complementarias y acumulativas. perhaps. identidad. Post-convertibility. Palabras clave: memoria. Noemí M. Recordarlas y revisarlas críticamente es un compromiso y una necesidad colectiva. the main objective is to contribute in formulation of national and regional long term public policies that take into account the need to exercise historical memory.and appropriation of the economic surplus between capital and labour during the period under analysis. Keywords: Economic Surplus. como una contribución a la formulación de las políticas públicas –basadas en la historia pero ejercitando la memoria–. historia. There is a political use of the past and. By interpreting and reflecting on their meanings. la diversidad metodológica y la variedad de fuentes. segunda época Nº 23. for that reason the position now shared by most historians –unbelieving of great performances and judging syntheses impossible. illusory and endangering a comprehensive History– admit the plurality of questions. descreídos de las grandes interpretaciones y juzgando imposibles las síntesis ilusorias que ponen en peligro una historia comprensiva. en medio de las pautas que impone la sociedad del conocimiento que pre- tende apostar a la inclusión social. Girbal-Blacha Acerca de la memoria y la reflexión histórica en la Argentina bicentenaria Resumen Este trabajo reseña críticamente los hitos fundamentales del pasado más o menos mediato de la Nación Argentina para interpretar y reflexionar acerca de sus significados. admiten la pluralidad de interrogan- tes. Existe un uso político del pasado y –tal vez– por esa razón la posición que hoy comparten la mayoría de los historiadores.

El desarrollo del proceso civilizatorio supone la consolidación de un marco de certezas compartidas y socialmente de- terminadas. Keywords: Memory. Los esquemas de percepción y pensamiento generan habitus que implican un cúmulo de certezas compartidas que transforman en sociales a las acciones individuales. Bourdieu. The connection bet- ween History and Politics is constantly renewed and recognizes ancient roots. Reviewing History is important for rulers and ruled. La perspectiva culturalista de Pierre Bourdieu supone el estudio de es- tructuras estructurantes socialmente determinadas que reflejan las rela- ciones de poder imperantes. Identity. incertidumbre. El estudio se complejiza con la incorporación de dos términos que enriquecen la perspectiva teórica propuesta: el carácter potencial del po- der del enfoque radical de Steven Lukes y el concepto de reflexividad de la teoría de la estructuración de Anthony Giddens. segunda época Nº 23.y sociogénesis. Este enfoque implica cierto grado de incertidumbre inheren- te a las interacciones sociales como constitutivas del dinamismo de los procesos de psico. 215-223 220 Resúmenes . Abstract revista de ciencias sociales. Bicentenary Argentina. La actualización de estas estructuras conforma un conjunto de interacciones pasadas que ofician de telón de fondo de lo social donde se conjugan los elementos culturales disponibles con las interacciones de poder. Elias. To remember these links and examine them critically is a collective commitment and a need amidst guidelines imposed “knowledge society” aimed at social inclusion bet. History. Luis Ernesto Blacha Certezas e incertidumbres de lo social. Palabras clave: certeza. Las perspectivas culturalista y figuracional Resumen La sociología figuracional de Norbert Elias propone un estudio cultural de amplio alcance temporal en el que se evidencia paralelamente a la consti- tución del sujeto moderno el establecimiento de las estructuras adminis- trativas del Estado racional. El objetivo es arribar a una caracterización de lo social a través de un análisis de las certezas e in- certidumbres como una tensión inherente del pensamiento sociológico. otoño de 2013. Este estudio propone establecer puntos de contacto y diferencias entre la perspectiva figuracional de Norbert Elias y el enfoque culturalista de Pie- rre Bourdieu con referencia a las certezas e incertidumbres propias de lo social. pp.

215-223 . segunda época Nº 23. It functions as a backdrop of “the social network” which combines the cultural elements available with power interactions. Resúmenes 221 revista de ciencias sociales. Schemes of perception and thought generate a habitus: a cluster of shared certainties that turn individual actions into social ones. Bourdieu.Figurational sociology. Uncertainties. this approach involves some degree of uncertainty inherent to social in- teractions as a constituent part of the dynamic processes of psycho and sociogenesis. Keywords: Certainties. The culturalist perspective by Pierre Bourdieu concentrates in the study of certain socially structuring structures that reflect prevailing power rela- tions in a society. This study intends to establish contact points and differences between figurational perspective of Norbert Elias and Pierre Bourdieu´s culturalist approach referring to the certainties and uncertainties of “the social”. pp. developed by Norbert Elias proposes a compre- hensive cultural study within western world and in the long term. by Anthony Giddens. Also. Elias. So as to add complexity to this essay two more concepts are included: the potentiality of power –from the radical approach by Steven Lukes– and the notion of reflexivity from structuration theory. otoño de 2013. The development of the civilizing process involves the con- solidation of a shared framework of certainty socially determined. The aim is to arrive at a characterization of “the social” through an analysis of the certainties and uncertainties as an inherent tension of sociological thought. the constitution of the “modern” subject takes place at the same time administrative structures of the rational state are established. Upgrading and updating of these structures form a cluster of past interac- tions. In this theoretical perspective.