You are on page 1of 4

Célula procariota

La célula procariota Los


procariotas son el grupo Célula procariota
más antiguo de
organismos sobre la
Tierra y los más
abundantes en ella.
Pueden sobrevivir en
muchos ambientes que
no toleran otras formas
de vida, por ejemplo en
las extensiones heladas
de la Antártida, en las
oscuras profundidades
del océano y en las
aguas casi hirvientes de
las fuentes termales
naturales, pueden
sobrevivir Concepto: Se llama procariotas a las células sin núcleo
sin oxígeno libre,
obteniendo su energía celular diferenciado, es decir, cuyo ADN
por procesos anaerobios no se encuentra confinado dentro de un
y si las condiciones le compartimento limitado por membranas,
son desfavorables, sino libremente en el citoplasma
pueden formar esporas
de paredes gruesas (formas resistentes inactivas), pudiendo permanecer
latentes durante años.
Contenido
[ocultar]

 1 Introducción
 2 Evolución
 3 Características
 4 Reproducción
 5 Nutrición
 6 Fuente

Introducción
El éxito de los procariotas se debe a su gran diversidad metabólica y a su
rápido ritmo de división celular. Desde un punto de vista ecológico, son los más
importantes descomponedores, que degradan el material orgánico para que
pueda ser utilizado por los vegetales. Desempeñan un papel importante en el
proceso de fijación del nitrógeno.
Aunque este abunda en la atmósfera, los eucariotas no son capaces de utilizar
el nitrógeno atmosférico, y así el primer paso crucial en la incorporación del
nitrógeno a los compuestos orgánicos depende principalmente de ciertas
especies de procariotas. Algunos procariotas son fotosintéticos, y unas pocas
especies son a la vez fotosintéticas y fijadoras de nitrógeno como es el caso de
algunas cianobacterias.

Evolución
Las células procariotas, que conforman el reino Monera, han sido las únicas
habitantes de la Tierra por más de 2.000 millones de años, hasta que
aparecieron las células eucariotas. Las que hoy existen se clasifican
en bacterias y cianobacterias (grupo de procariotas fotosintéticas). Las células
procariotas constituyen, siempre, seres vivos unicelulares que pueden, en
algunas especies, coexistir en racimos o colonias.

Características
La característica más prominente en la célula procariota es el núcleoide, la
región en la cual está situado el cromosoma. Todos los cromosomas
procariotas analizados hasta el momento han mostrado que consisten en una
sola molécula continua “circular” de ADN asociada a una pequeña cantidad
de ARN y proteínas no histónicas. La célula procariota puede contener también
uno o dos plásmidos.
El citoplasma de la mayoría de las procariotas carece relativamente de
estructura interna, aunque tiene una apariencia granulada dada por sus
muchos ribosomas, generalmente carece de orgánulos y de divisiones
citoplasmáticas. La excepción la constituyen las cianobacterias que contienen
un extenso sistema de membranas que lleva clorofila y otros pigmentos
fotosintéticos.
La membrana celular de las procariotas carece de colesterol u otros esteroides
(con excepción de los mycoplasmas, que sí los tienen). Poseen, además una
pared celular que da a los diferentes tipos sus configuraciones características;
esta pared permite la integridad de las procariotas que, al ser hipertónicas en
relación con su ambiente (con excepción de los mycoplasmas descritos en la
nota 20), estallarían de no tenerla.
Algunos tipos de bacterias tienen extensiones largas y delgadas, conocidas
como flagelos y pelos. Cada flagelo bacteriano está constituido por una
pequeñísima proteína globular, la flagelina, ensamblada en cadenas de triple
hélice con una zona central hueca, carecen de la membrana que se observa en
las eucariotas y constituyen el medio de movilidad de las células, cuando éstas
habitan en un medio acuoso. La dirección y tipo de movimiento están dados por
los gradientes de concentración de las sustancias químicas atractivas o
dañinas presentes en el medio circundante, medidos por los receptores de la
membrana celular.
Los pelos, ensamblados a las bacterias en monómeros de proteína (la pilina),
son varillas cilíndricas rígidas. Sirven para unir las bacterias a una fuente
alimenticia, a la superficie de un líquido, o a dos bacterias en conjugación. Las
formas no flageladas o pilosas se mueven deslizándose sobre la superficie de
un mucus o mucílago secretado por la misma bacteria. Pared celular: la
mayoría de las células procarióticas son hipertónicas en relación al medio que
las rodea, y presentan rodeando a la membrana plasmática una pared celular
que evita que estallen, los micoplasmas, que viven como parásitos
intracelulares en un ambiente isotónico, carecen por completo de pared. La
resistencia de la pared se debe a la presencia de peptidoglucano que consiste
en dos tipos de azúcares poco comunes unidos a péptidos cortos.
Entre las características de las células procariotas que las diferencian de las
eucariotas, podemos señalar: ADN principal desnudo (sin un denso
acompañamiento de proteínas) y lo más a menudo en forma de una sola hebra
circular; división celular por fisión binaria sin un mecanismo complejo de reparto
comparable a la mitosis de los eucariotas; carencia de orgánulos membranosos
en el citoplasma, que forma un solo compartimento; existencia, salvo en
algunos parásitos endocelulares, de un segundo compartimento acuoso
rodeando el citoplasma, el periplasma, limitado internamente por la membrana
plasmática y externamente por una segunda membrana o una pared densa. El
citoplasma no contiene objetos reconocibles, salvo granos de reserva, de
composición variada y agregados moleculares, visibles sólo con las mayores
ampliaciones del microscopio electrónico, como ribosomas o carboxisomas.
Suelen portar pared celular, cuya composición no tiene nada que ver con la de
los grupos eucarióticos que la tienen.

Reproducción
La mayoría de los procariotas se reproducen por división celular simple,
también llamada fisión binaria.
Una vez que se produce la replicación del ADN, se forma la pared transversa
por crecimiento de la membrana y de la pared celular.

Cuando se multiplican los procariotas, se producen clones de células


genéticamente idénticas. Sin embargo, suelen ocurrir mutaciones y estas,
combinadas con el rápido tiempo de generación de los procariotas, son
responsables de su extraordinaria adaptabilidad. Una adaptabilidad adicional
es provista por las recombinaciones genéticas que son resultado de procesos
de conjugación, transformación y transducción. En la transformación los
fragmentos de DNA liberados por una célula rota son tomados por otra célula
bacteriana.
En la conjugación dos células con distinto tipo de apareamiento, se reúnen e
intercambian sus materiales genéticos, a través de las vellosidades sexuales o
vellosidades F que son pelos largos y delgados, que presentan un hueco axial
por el que pasan los fragmentos de DNA de una bacteria a otra. En el tercer
proceso de transferencia de genes, la transducción, el material genético de una
bacteria es llevado hasta la otra por medio de un bacteriófago (virus que infecta
a la bacteria).

Nutrición
La mayoría de los procariotas son heterótrofos (obtienen compuestos orgánicos
presintetizados por otros organismos). De ellos la gran mayoría son saprobios,
es decir se alimentan de materia orgánica muerta. De este modo las bacterias y
otros microorganismos son responsables de la degradación y recirculación del
material orgánico en el suelo, son una parte esencial de los sistemas
ecológicos. Algunas de estas bacterias heterótrofas son causantes de
enfermedades (bacterias patógenas), otras tienen poco efecto sobre sus
hospedadores y otras son realmente beneficiosas.
Las vacas y otros rumiantes pueden utilizar celulosa sólo porque sus
estómagos contienen bacterias y protistas que tienen enzimas que digieren
celulosa. Nuestros propios intestinos contienen diversos tipos de bacterias
generalmente inofensivas que incluyen a la E. coli. Algunas suministran
vitamina K, necesaria para la coagulación de la sangre .Otras evitan que
desarrollemos infecciones serias. Después de una prolongada terapia con
antibióticos, nuestros tejidos son más vulnerables a los microorganismos
causantes de enfermedades, ya que se destruyen los habitantes bacterianos
normales.