You are on page 1of 13

La teoría general de las obligaciones en el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación

Ossola, Federico Alejandro

Fecha: 2015-03-04

Publicado: SJA 2015/03/04-3 ; JA 2015-I

(*)

I. UN LARGO Y SINUOSO CAMINO

Como bien lo indica Rivera en un reciente artículo publicado en esta Revista (1), el proceso de
recodificación del derecho privado argentino ha llegado a su culminación luego de veintisiete años, contados
desde el Proyecto de Unificación de 1987.

Más de un cuarto de siglo en el que se discutieron acaloradamente no sólo la necesidad misma de una
reforma y su método, sino también los más variados contenidos, en particular del derecho de familia y del
derecho sucesorio; aunque, también, sobre algunas cuestiones de no menor importancia vinculadas al
derecho patrimonial (nuevas maneras de contratar, daños y perjuicios, etc.). La reciente apertura hacia
nuevas miradas de la problemática de la capacidad y los derechos personalísimos ha motivado igualmente
replanteos.

Toda una generación de brillantes juristas y una no menos valiosa jurisprudencia han visto culminado su
trabajo con el nuevo Código Civil y Comercial, que, en términos generales, recoge lo que es la opinión
mayoritaria en los tópicos más importantes.

Lamentablemente, este notable trabajo de los operadores del derecho no ha tenido su correlato en el
tratamiento político que se le ha dispensado, en el Poder Legislativo, a una obra de tamaña importancia y
trascendencia para la vida institucional de nuestro país. Estamos en presencia de un hecho sin precedentes en
la historia argentina y hubiera sido deseable un mayor debate en algunas cuestiones.

La tarea de la Comisión que elaborara el Anteproyecto ha sido ímproba, y no puede menos que ser motivo de
admiración, más allá de las disidencias que se puedan expresar en una u otra cuestión.

En estas breves líneas, nos limitamos a exponer los principales lineamientos del derecho de las obligaciones
en el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación, adelantando que, sin perjuicio de varias modificaciones
de trascendencia en ciertos temas puntuales, en términos generales puede afirmarse que en nuestra materia
no se trata de un Código de ruptura, sino de continuidad; se mantiene el sistema estructural del Código de
Vélez, aggiornado en función de lo que ha sido la contribución de la doctrina y la jurisprudencia en los más
de ciento cuarenta años de vigencia de este último.

II. ALGUNAS CUESTIONES METODOLÓGICAS

1. La Teoría General de las Obligaciones se aborda, en sus principales aspectos, en el título I ("Obligaciones
en general") del Libro tercero ("Derechos personales"), entre los arts. 724 a 956, inclusive.

En dicho Libro, a partir del título II, se regulan todas las fuentes de las obligaciones (contratos,
responsabilidad civil, gestión de negocios, empleo útil, enriquecimiento sin causa, declaración unilateral de
voluntad y títulos valores).

Así, pues, se mantiene —adecuadamente— la distinción de la obligación de sus fuentes, siguiendo la notable
línea que Vélez Sarsfield trazara en el Código Civil y que explica en la nota que encabeza la parte primera de
la sección primera del Libro segundo ("De las obligaciones en general"), dando fundadas razones de por qué
se apartaba del método del Código Civil francés.

Y. 790 y ss. se regula la caducidad de los derechos. 2573 a 2586) y el derecho de retención (arts. que configura un modo extintivo de los derechos subjetivos en general. 1897 y ss. ya que. Empero. el Libro sexto. 865 a 920). En nuestra opinión. el cuarto trata sólo sobre el pago. se encuentra dividido en cuatro títulos. que claramente exceden las disposiciones "comunes" a los derechos reales y personales. hubiera sido deseable un capítulo especial destinado al incumplimiento obligacional en general (imputable y no imputable al deudor o al acreedor). A ello deben agregarse las normas sobre cláusula penal (arts. 1798 1780) multiplicidad de disposiciones vinculadas no sólo al resarcimiento de los daños derivados del incumplimiento obligacional sino —como es lógico— al incumplimiento obligacional en cuanto causa fuente de la obligación de resarcir daños.). Ante ello. . Luego. y el capítulo 2 ("Acciones y garantía común de los acreedores" . de modo similar al Código Civil.arts. intitulado "Disposiciones comunes a los derechos personales y reales" (arts. aunque trasladando ahora al Libro de los derechos reales las normas sobre usucapión. regulándose las disposiciones comunes a la prescripción liberatoria y la adquisitiva. lo cierto es que las normas de la Teoría General del Incumplimiento Obligacional debieron quedar emplazadas. en el capítulo 2 antes citado. cuestión que en el Código Civil se encontraba desperdigada en varias partes inconexas. en nuestra opinión.). en un único capítulo. plasmada en el art. en tanto que a continuación únicamente se dispone sobre la prescripción liberatoria. Las normas sobre modalidades (condición. cargo y plazo) se trasladan a la Parte general. en comparación con el Código Civil. Además. de manera orgánica. 3. en todo caso. Se destaca. tanto la adquisitiva como la liberatoria. 746 a 865). en razón de que sus normas generales son comunes a ambas. ya que la adquisitiva se encuentra emplazada en el Libro cuarto.Existen algunas innovaciones metodológicas de importancia. Por otra parte. El último título del Libro sexto se refiere a las disposiciones de derecho internacional privado. puede observarse que las disposiciones sobre mora (que es una de las variantes del incumplimiento) forman parte de la sección 2ª. y el agregado de las normas de DIP que bien podrían haber integrado un Libro final de un título único. 736 a 745). 921 a 956). En otras palabras. se ha mantenido en esta cuestión el método del Código Civil (el viejo Libro IV). existen en el capítulo de la rsponsabilidad civil (arts. dentro del capítulo del pago (arts. 955 y 956). en este punto. en tanto que el quinto y último sobre los restantes modos de extinción de las obligaciones (arts. 724 a 735). su lugar natural. lo que. asimismo. 2532 a 2671). 4. El primero trata sobre la prescripción y la caducidad. en la parte destinada a los actos jurídicos (arts. en nuestra opinión. 1716. en tanto que las de la imposibilidad de cumplimiento (imputable o no al deudor) constituyen la sección 6ª del capítulo de los modos extintivos (arts. transmisión y extinción de los derechos reales (arts. O sea.arts. en el capítulo sobre adquisición. como son los dos primeros capítulos: el capítulo 1 ("Disposiciones generales" . regular de manera orgánica la contracara del cumplimiento obligacional. en los tres primeros títulos del Libro sexto se regulan cuestiones netamente obligacionales. que bien podrían haber quedado incluidas en el título I del Libro tercero. En los dos títulos siguientes se dispone sobre dos cuestiones netamente obligacionales: los privilegios (arts. 2. debieron estar emplazadas en el título destinado a las obligaciones en general. y como novedad legislativa. entendemos que lo único que se justificaba era la regulación de la prescripción en un libro separado. situaciones que claramente constituyen parte de la tutela conservatoria del crédito y. las del resarcimiento de los daños derivados del incumplimiento en la parte destinada a la responsabilidad civil. luce adecuado. en el Libro primero. 886 a 888). más allá de la unificación de la responsabilidad contractual con la extracontractual. La metodología es. En el tercero se dispone sobre las clases de obligaciones (arts. aunque también con algunos agregados. cuestionable. luego del capítulo del pago o cumplimiento. 343 a 357). 2587 a 2593). Sin embargo. y sus diversas vicisitudes (arts. el lenguaje llano y la economía de normas. por cierto.

499 a 501 del Código Civil. Se incorpora el principio de interpretación restrictiva respecto de los alcances de la existencia y extensión de la obligación (art. en lo sustancial. las partes pueden desistir de ella" (art. 281). Se incorpora la definición de obligación (art. 4. en el ámbito de los contratos (arts. 505 del Código Civil. 499 del Código Civil). No existe tampoco un capítulo especial destinado a las modificaciones de la obligación. 6. que tanto el plazo como la condición (no así el cargo) pueden constituir modalidades no ya de un acto jurídico. Por último. ni sobre derechos irrenunciables" (art. al consagrarse que lo entregado en función de un deber moral es irrepetible (art. inexistente en el Código Civil (2). se evidencia un mayor rigor técnico en el art. LOS INSTRUMENTOS DE LA TUTELA SATISFACTIVA Y LA TUTELA CONSERVATORIA DEL CRÉDITO En el capítulo 2 se incorporan tres innovaciones normativas de suma importancia. en los arts. 1643). las normas que las rigen deberán ser aplicadas e interpretadas a la luz de los principios y reglas de las relaciones de consumo. en materia de causa. 7. Por último. aunque con algunos ajustes reclamados por la doctrina y la jurisprudencia. Mientras el instrumento no sea presentado. LAS "DISPOSICIONES GENERALES" 1. y en la parte de los contratos se dispone sobre la cesión de derechos. tal cual se dispone en el art. que se mantiene inalterado. se establece que la homologación judicial no es condición para que produzca los efectos de cosa juzgada (art. la solución del art. 2. en nuestra opinión. sino que además permite al profano. 1641 a 1648). 1644). 3º de la ley 24. vale aclarar que si la obligación tiene su causa en una relación de consumo. la cesión y la asunción de deudas y la cesión de posición contractual (arts. en tanto que se trasladan a esta parte las normas sobre el reconocimiento de las obligaciones. 727). que el único elemento esencial de la obligación es la causa fuente o eficiente. 730 y 731 se replica. siguiéndose a la doctrina minoritaria sobre el tema (3). reiterándose en los arts. sin embargo. 914 a 920). 1094 del nuevo Código y el art. celebradas en la UBA en el año 2013. se elimina la categoría de las obligaciones naturales. y que. Se establece con claridad. que debe otorgarse por escrito y "si recae sobre derechos litigiosos sólo es eficaz a partir de la presentación del instrumento firmado por los interesados ante el juez en que tramita la causa. 726 (en comparación con el art.Cabe aclarar. En concreto. con mayor rigor técnico. Empero. La transacción se ha reubicado. IV.arts. la prescripción liberatoria pasa a constituirse ahora en un modo extintivo de la obligación y no sólo de la acción (elemento coactivo del vínculo jurídico). 728). conocer de qué se trata cuándo el Código Civil y Comercial se refiere a una "obligación" en su concepto técnico. de manera adecuada. 726 y 727 las soluciones de los arts. sino de una obligación. . Asimismo. claramente. cuestión que fue motivo de arduas discusiones en las últimas Jornadas Nacionales de Derecho Civil. cesando la profunda discusión relativa a las diversas fuentes de las obligaciones: se trata de los hechos jurídicos (art. 724). La causa final es un elemento esencial de los actos jurídicos (art. 5. III. manteniéndose en lo sustancial la regulación del Código Civil. y que no puede versar "sobre derechos en los que está comprometido el orden público. aunque sí se regula el pago con subrogación (dentro del capítulo del pago . 1614 a 1640). 257). En consecuencia. 3. 1642).240. stricto sensu. tiene la utilidad no sólo de escindir los conceptos de deber jurídico (género) y obligación (una de sus especies) —con todas las proyecciones prácticas que ello tiene—.

sino que basta con que se reúnan los requisitos indicados en estas normas generales. lo cual responde a la gravedad de sus efectos. existe una remisión a las soluciones de "otras leyes". 3. 736 a 738). importa en parte la consagración —a nivel de derecho sustancial— de las soluciones actualmente existentes en varios Códigos Procesales provinciales. solución que estimamos acertada. 743) (6). ya que existían algunas discusiones sobre el tópico y los efectos en el caso en que tal citación no se produjera. que se encuentran en el Libro sexto. figura que. e). La segunda es la acción subrogatoria (5) (arts. claramente. qué bienes se encuentran sustraídos de la garantía patrimonial. en tanto que se toma partido por la inembargabilidad —relativa— de los derechos erales sobre cosa ajena. que sólo es oponible a posteriores embargantes y acreedores quirografarios en el marco de las ejecuciones individuales. pues. estableciéndose una suerte de teoría general de dicha acción propia de los medios satisfactivos compulsivos. 1926. que fue objeto de un ajuste (7). 2305).1. al contrario de la acción directa. con carácter general. y se consagra la inembargabilidad de las indemnizaciones de daños derivados de lesiones a la integridad psicofísica del deudor. Se ha incorporado. y que se encuentran ubicadas en la parte general. La tercera innovación (una de las más importantes) la constituye la consagración expresa del principio que postula que "el patrimonio del deudor es la garantía común de sus acreedores" (art. extraña que en este capítulo no se incluyera la regulación de los privilegios. La primera es la acción directa (4) (arts. Incluso. de una cuestión obligacional. y pese a que se establece en el art. además. ha tenido un notable desarrollo doctrinario y. la praxis judicial nos muestra que la subrogación de los acreedores constituye un instrumento que se está empleando con más asiduidad. sino solamente la consagración de algunas acciones directas en particular (arts. en los arts. y nos parece muy conveniente disponer las condiciones y efectos de esta particular e importante acción. sino de la tutela satisfactiva. Es bueno. 744). es que no se trata de un instrumento de la tutela conservatoria del crédito. puede observarse que los dos artículos anteriores replican en gran parte (aunque también amplían algunas cuestiones) lo dispuesto en el art. cuestión que se explica por sí sola. contar con normas que dispongan sobre la acción con carácter general la que. en el anterior se dispone que sólo procede en los casos expresamente previstos por la ley. Con ello se zanja una ardua discusión sobre el tema. 739 a 742). La norma (art. 745). Como lo señaláramos más arriba. 737 cuáles son los requisitos para su procedencia. ya que el producido de la acción ingresa derechamente al patrimonio del accionante. Por cierto que. no necesita de un reconocimiento casuístico. 1591. ya que sería imposible la existencia de una única norma que determine. 740). en orden a la consagración de la función de garantía del patrimonio. 4. sea éste patrimonial o moral. Somos de la opinión que éste era el lugar adecuado para el emplazamiento de las normas que disponen sobre la protección de la vivienda. Se trata. En el Código Civil no existe tal tipo de regulación. desde que su producido ingresa al patrimonio del accionante. 1592. 1196). escuetamente regulada en el Código Civil (art. en el título III del Libro primero ("Bienes"). la obligatoriedad de la citación del deudor (art. También —al igual que en la acción directa— se ha incorporado la obligatoriedad de citación al deudor (art. 1645. De todas maneras. 244 a 256. 743. inc. adoptándose la posición que mayores consensos tiene. en su inciso final. Aunque sí se dispone sobre una preferencia que no constituye un privilegio: la prioridad del embargante (art. 373. . estableciéndose a continuación algunas exclusiones de dicha garantía. de manera exhaustiva. en estos últimos tiempos. ya que las preferencias integran la tutela conservatoria del crédito. 2.

7. existen innovaciones de importancia. antes de la transferencia. 6. siendo la intención de los autores del Anteproyecto brindar una solución que se encamine "a la anhelada unificación" en la materia. Es que si la cosa. aplicable también al Estado y a los funcionarios públicos (8). 804. como en todos los procesos universales. 1. 2582) y no generales. se dispone primero sobre las obligaciones de dar cosas ciertas para constituir derechos reales. en el art. cabe destacar su defectuosa redacción. en el conflicto de privilegios). salvo disposición legal en contrario (art. CONSIDERACIONES GENERALES Analizamos más abajo separadamente (por su importancia) las obligaciones de dar dinero. éste integra el derecho de propiedad del dueño (el deudor de la obligación de dar). La regulación de las astreintes (art. lo cual. de por sí compleja y dispersa en multiplicidad de leyes particulares. se indica allí la observancia. Con relación a los privilegios (que sólo son aplicables a las ejecuciones individuales). muy cercano al del derecho concursal. 2582. en la parte destinada a los efectos de las relaciones de poder (arts.5. mejoras. En las obligaciones de dar. Aunque se mantienen. que sólo serían aplicables a los particulares. . 2577). de manera equivocada— y su contenido es idéntico al del Código Civil. cuyos efectos sí se rigen por lo dispuesto en la primera parte del art. Sin perjuicio de su notoria inconstitucionalidad. además de complejo y confuso (en particular. ha quedado notablemente simplificado. V. ya que ellos sólo son invocables en los procesos universales (art. y se incorpora una novedad que generará polémicas: en el art. Sin embargo. ya que vulnera el art. tanto en su existencia misma. Se establece con claridad que el privilegio no se extiende a ningún accesorio del crédito. 2580). En las obligaciones de dar con el fin de restituir las cosas al dueño. por un arrendamiento). tasas y contribuciones que graven un bien determinado (art. 756 y 757) (9). lo cual. 746 a 749). Además. a grandes rasgos. 790 a 803).). Entendemos que la norma —si bien es derecho dispositivo— es inconstitucional. esta última también es aplicable en caso de conflicto de acreedores en materia sucesoria. luego de un parágrafo de reglas generales (arts. a nuestro entender. ha de destacarse la consagración de un privilegio especial a los impuestos. en esta materia. con excepción de una circunstancia que fue objeto de modificación por el Poder Ejecutivo respecto del Anteproyecto: se incorporó en la norma un último párrafo en el que se dispone que "la observancia de los mandatos judiciales impartidos a las autoridades públicas se rige por las normas propias del derecho administrativo". frutos y deterioros se regula en el Libro de los derechos reales. la clasificación y la metodología del Código Civil en este punto. 754 se establece lo contrario: dichos frutos pertenecen al acreedor. 2587 a 2593) mantiene —en términos generales— los mismos lineamientos que el Código Civil. 2579). con lo cual termina el interminable debate relativo al privilegio del Fisco en las ejecuciones individuales. 754 se establece que los frutos devengados y no percibidos perteneces al acreedor. en tanto que la cuestión de los aumentos. merece reparos metodológicos: la cláusula penal integra la tutela conservatoria y la resarcitoria del crédito. generó un crédito aún no cobrado (por ejemplo. Es claro que el objetivo de esta norma es excluir al Estado y a los funcionarios públicos de la imposición de astreintes. al igual que la cláusula penal. Se mantiene la regulación anterior. 1932 y ss. se termina con la vieja superposición de normas existente en el Código Civil: en sólo tres artículos (759 a 761) se dispone sobre las normas generales y el conflicto de acreedores. respecto de la cual su emplazamiento se ha mantenido en la parte destinada a las "clases de obligaciones" (arts. en materia de frutos civiles. como en su rango y extensión. y sólo se consagran privilegios especiales (art. El derecho de retención (arts. aunque se resuelve claramente el conflicto de acreedores (arts. y no la inobservancia. es harto discutible. los privilegios se rigen por lo dispuesto en la Ley de Concursos (art. El régimen del Código Civil. CLASIFICACIÓN DE LAS OBLIGACIONES. Por último. ya que. inc. 804) se mantiene emplazada en la sección de la cláusula penal —a nuestro entender. como bien se ha señalado. c). 17 de la Carta Magna. se ha establecido en pocos artículos un sistema claro y dinámico.

856 y 857). estableciéndose —adecuadamente— que. 648 del Código Civil. en la solidaridad se separa la regulación de los efectos de la solidaridad activa de la pasiva. reconocida de manera unánime por la doctrina y la jurisprudencia. en términos generales. Metodológicamente. innovación legislativa reclamada por la doctrina y la jurisprudencia y que se encuentra detenidamente contemplada en los arts. en el que se disponía que si la prestación principal perecía "por culpa" del deudor. De todas maneras. si bien existen diferencias fenomenológicas entre ambas categorías. superándose en estas últimas el discutido art. en tal caso. En tanto que se regula con mayor prolijidad a las obligaciones alternativas (arts. pues. 2. Si bien por cuestiones de espacio no podemos extendernos en estas importantes cuestiones. podemos afirmar que se ha pretendido una suerte de mayor unificación o acercamiento entre la indivisibilidad y la solidaridad. 3. en razón de las analogías que se presentaban. como importante novedad legislativa. Por último. Entendemos que el sistema. ya que estas últimas normas son aplicables subsidiariamente a la indivisibilidad (art. lo cual motiva la necesidad de regular las obligaciones concurrentes. desde que. en el caso de deudor y acreedor singulares. resulta poco innovador y algo confuso. permite acomodar y estructurar las disímiles situaciones jurídicas que pueden presentarse en atención a la diversa naturaleza de los bienes. Se mantiene la distinción entre divisibilidad/indivisibilidad y mancomunación simple/solidaridad. en forma supletoria. 850 a 852 (10). Se incorpora. 823). Se incorpora como novedad la obligación de dar "bienes que no son cosas". tipificada. 5. 762 y 763). ya que en ambos casos la regulación está destinada a la pluralidad subjetiva. La doctrina y la jurisprudencia aplicaban. la obligación se extingue. la obligación de rendir cuentas (arts. unificándose con las "obligaciones de género" (arts. las normas que definen los efectos de la obligación son las de la divisibilidad o indivisibilidad. con vocación de unicidad. el acreedor podía pedir su valor. según sea de una u otra naturaleza (art. 858 a 864). 853 a 855). 786 a 789). y a las regulaciones específicas que en cada caso puedan existir. Se ha incorporado la indivisibilidad impropia (art. llenándose un vacío normativo. 773 a 778) y las principales y accesorias (arts. Se mantiene. 828). cuestión que no encuentra un cómodo emplazamiento en este capítulo de "clases" de obligaciones. Se ha simplificado la regulación de la mancomunación simple. la regulación de esta particular obligación se justifica sobradamente. 807). lo que es metodológicamente criticable. 824). ya que se trata de una obligación en particular. sin perjuicio de solucionar algunas desinteligencias y desajustes del Código Civil. y no de una "clase" genérica de relación obligatoria. algunas de las disposiciones de las obligaciones de dar. Se mantiene la excepcionalidad de la solidaridad (art.Se eliminan las obligaciones de dar cantidades de cosas. en rigor de verdad. la prestación debe ser cumplida de manera indivisible (art. la regulación de las obligaciones de hacer y no hacer (arts. la diferenciación jurídica no se justificaba. sin perjuicio de la responsabilidad por daños. regulándose las primeras en la sección 6ª (bajo el acápite "Obligaciones divisibles e indivisibles") y las segundas en la 7ª ("Obligaciones de sujeto plural"). 4. distinción que era criticada por la doctrina. 826). En el ámbito de las obligaciones de sujetos múltiples se producen modificaciones de importancia. o la facultativa: ahora. y sin perjuicio de las diferencias generadas por la diversa naturaleza jurídica de los bienes y los intereses jurídicos en juego. se incorporan también las obligaciones disyuntivas (arts. Constituye ésta una norma que. 779 a 785) y las facultativas (arts. . si la prestación principal se vuelve imposible (sea cual sea la responsabilidad).

se dispone: "Responsabilidad objetiva.o. siendo necesario un acto posterior para establecerlo. Este último es el "momento que corresponda tomar en cuenta para la evaluación de la deuda". complejo e intrincado. 1723 (en la parte destinada a la responsabilidad civil). Se precisa la discutida distinción entre obligaciones dinerarias y de valor a lo que constituye la única diferencia ontológica real entre ambas categorías: existen ciertas obligaciones de dar dinero en las que. 6. Si bien los autores del Anteproyecto (esta norma se mantuvo inalterada) manifiestan que han prescindido de la distinción entre obligaciones de medios y obligaciones de resultados. 765 (en lo atinente a las obligaciones de dar moneda extranjera) y no efectuó algunos ajustes de importancia. y aunque no se encuentra en el capítulo que estamos analizando. Así. y que se mantuvo inalterada (13).). VI. su quantum no se encuentra determinado. 2. se modificó el contenido de esta última norma. La prescripción liberatoria propaga sus efectos en ambos casos (indivisibilidad y solidaridad). en el sentido de que si bien la moneda extranjera no tiene curso legal. cuando. y constituye un único acto de cuantificación que deberá ser otorgado por quien corresponda (el juez en un proceso. La concurrencia es una necesidad en razón de la excepcionalidad de la solidaridad. LAS OBLIGACIONES DE DAR DINERO En esta temática (arts. surge que el deudor debe obtener un resultado determinado. se presume la segunda (art. estableciéndose que. siendo —en opinión de quien escribe estas líneas— una de las partes más logradas del Anteproyecto. 765 a 771. 814. y podría discutirse si no existe tal propagación.) se efectúan importantísimos ajustes (12). o si se aplican de manera subsidiaria las reglas de la solidaridad (art. y el subjetivo en las de medios. En otras palabras. 617 del Código Civil (t. las partes en un contrato. el PEN introdujo una modificación sustancial al Anteproyecto. 772). el Poder Ejecutivo modificó el texto del art. b). Sin embargo. se mantiene un sistema que resulta. 828). no debería hacerlo. motivo por el cual la obligación pasa a ser dineraria (art. En lo atinente a las obligaciones de dar moneda extranjera. y siempre de acuerdo al valor real y actual de la prestación a ese momento. se mantiene la inequivocidad y excepcionalidad de la solidaridad (art. Cuando de las circunstancias de la obligación. 1. se establece un sistema claramente nominalista. cuya constitucionalidad dependerá del poder adquisitivo real de nuestra moneda al tiempo de entrada en vigencia del nuevo Código. por lo establecido entre los arts.Por ejemplo. en consecuencia. 823). 765) (14). cabe apuntar que en el art. su responsabilidad es objetiva". in obligatione (cuando nacen). 818). Además. "la obligación debe considerarse como de dar cantidades de cosas y el deudor puede liberarse dando el equivalente en moneda de curso legal". Por último. Originariamente se mantenía idéntica la solución del actual art. y tal vez hubiera sido deseable establecer lo contrario: la solidaridad como regla (11). inc. 3. le es aplicable el régimen de las obligaciones de dar dinero (art. lo cual le ha restado rigor técnico. art. Sin embargo. en nuestra opinión tal diferenciación surge claramente del artículo citado y reposa. esencialmente. etc. ley 23928). . rigiéndose. pero —de manera contradictoria— en caso de duda entre la indivisibilidad y la solidaridad. En el nuevo Código. en el caso de la moneda que no sea de curso legal. por la naturaleza de la indivisibilidad. en muchas situaciones. o de lo convenido por las partes. en materia de indivisibilidad no se ha regulado de manera expresa la propagación de efectos de los modos extintivos cuando hay pluralidad pasiva (sólo en el caso de la activa. 765 y ss. la indeterminación originaria del quantum cesa. en el factor de atribución: el objetivo en las de resultado.

y el acreedor se rehúsa de manera injustificada a recibirlo. con acierto— que jurídicamente existen dos grandes clases de intereses: el compensatorio (art. debió ajustarse el art. integridad. se mantiene la solución del actual art. 5. Por otra parte. Por cierto que el art. Ahora bien: la validez de esta norma dependerá. 7. pero si quiere puede liberarse de esta otra manera. 767) y el interés por mora. claramente se establece —en nuestra opinión. las normas relativas a esta cuestión se encuentran en tres partes diferentes. el anatocismo opera desde la notificación de la demanda. 623 del Código Civil. existe un claro error material: las obligaciones de dar cantidades de cosas han sido eliminadas en el nuevo Código. lo establecen las reglamentaciones del BCRA. 769). esta última solución tiene su antecedente inmediato en el art. 770). La mora (arts. Una de las modificaciones más importantes radica —en materia de intereses moratorios— en la circunstancia de que si no han sido fijados por las partes o por las leyes. sino género (15). y la moneda extranjera no es considerada jurídicamente como dinero (no tiene dicho régimen). En segundo lugar. O sea que lo que se ha establecido es que a las obligaciones de dar moneda extranjera les son aplicables las reglas de las obligaciones de género. que se encuentran reguladas sólo tres artículos atrás. con lo cual desaparece la facultad judicial de fijarlos. 786 a 789) de origen legal: el deudor debe in obligatione la moneda extranjera bajo el régimen de las obligaciones de género. 886 a 888) está incómodamente ubicada dentro del capítulo del pago. Con relación a la mora del deudor. 772. de que la tasa de interés establecida por el BCRA se ajuste a la realidad económica imperante. se incorpora en el art. 1. . Todas estas normas son de orden público. motivo por el cual no pueden ser derogadas o modificadas por la voluntad de las partes y deben ser aplicadas de oficio por el juez. Se incorporó (no estaba en el Proyecto) una muy breve referencia a la mora del acreedor en el art. 765: es que la cuantificación de un valor debe efectuarse en dinero. 4. el "derecho" que se consagra al deudor de liberarse dando el equivalente en moneda de curso legal (debiendo entenderse que lo es al cambio oficial) es sólo de él. 721 del Proyecto de 1998. y —en nuestra opinión— importa la consagración de una obligación facultativa (arts.Por empezar. En tercer lugar. si la resultante excede desproporcionadamente el costo medio del dinero "para deudores y operaciones similares en el lugar donde se contrajo la obligación". no resulta ahora aplicable a las obligaciones de dar moneda extranjera. sin que el acreedor pueda oponerse a ello. 771 una importantísima facultad de los jueces. 886: el acreedor incurre en mora si se efectúa una oferta de pago reuniendo ésta los requisitos de identidad. 6. que puede ser moratorio (art. cual es la de reducir los intereses (o el anatocismo). ello cualquiera sea el lugar de pago de la obligación (16). claro está. aunque con el agregado de que si se demanda judicialmente el cumplimiento de la obligación. unificándose con las de género. Por último. ya que constituyen una de las bases jurídicas de nuestro sistema monetario. 768) y punitorio (art. 766 ("El deudor debe entregar la cantidad correspondiente de la especie designada") debe interpretarse en el sentido de que en las obligaciones de dar dinero debe entregarse la especie de moneda de curso legal que se haya establecido. las principales innovaciones son la consagración del principio de la mora automática (salvo únicamente los casos de plazo tácito y plazo indeterminado propiamente dicho). desde que se permite allí la cuantificación de un valor en moneda "sin curso legal que sea usada habitualmente en el tráfico". EL INCUMPLIMIENTO OBLIGACIONAL Como ya se indicara. siempre y cuando ello no tenga justificación. VII. lo que se contradice abiertamente con el art. Esta norma. claro está. En materia de anatocismo (art. puntualidad y localización.

ya que no basta con la sola interposición.2. convirtiéndose en la de pagar daños y perjuicios. . 894 a 899). todo tercero que paga (interesado o no) se subroga legalmente. nazca la responsabilidad por otros daños derivados del incumplimiento obligacional. En el pago por consignación. y no con una indemnización de daños y perjuicios. 930. como así también el anterior. En materia de pago por subrogación (arts. respecto de la consignación judicial. si es por "causas imputables al deudor". disponiéndose ahora que. 1. También ello está así dispuesto en las obligaciones de hacer (art. a fin de brindarle mayores seguridades (art. pues permite considerar ambos factores de atribución (máxime con la distinción entre obligaciones de medios y de resultados). la modificación obligatoria a la que se hace referencia únicamente puede predicarse del valor de la prestación frustrada. la confusión (arts. pero entendemos que lo relevante es la consideración de la modificación de la obligación. Con relación al pago (arts. en rigor de verdad. mediante un escribano público. pues. 910 a 913). en general. verdaderamente necesarias. 917). como el caso del art. que establece con claridad qué obligaciones no son compensables.). En tanto que. El incumplimiento absoluto se encuentra emplazado en los modos extintivos de la obligación y se establece que. y ello motivará al deudor a practicar la notificación con celeridad. además. Se establecen también mayores requisitos para la subrogación convencional por el deudor (cuando paga con fondos provistos por un tercero y subroga a este último). no se trata de un supuesto de novación. nos encontraríamos con un equivalente dinerario. En materia de compensación. de corte netamente subjetivista. LOS MODOS EXTINTIVOS DE LAS OBLIGACIONES En términos generales. sino que se convierte. que se rigen por lo dispuesto en los arts. La expresión de la norma. nace la responsabilidad de éste (art. incluyéndose normas relativas a la prueba del pago (arts. 955). se termina con la discusión relativa a la taxatividad o no de la nómina de supuestos de la subrogación legal. La compensación (arts. se han simplificado las normas del Código Civil. De todas maneras. salvo el caso del tercero no interesado que paga con oposición del deudor. 914 a 919). en comparación con la regulación del Código Civil. etc. se destaca el art. Ahora bien: ello no obsta a que. Debe recordarse que en el Código Civil. De todas maneras. 865 a 920). surte sus efectos desde el día de la notificación de la demanda. 955. 755 en las obligaciones de dar cosas ciertas. 933 a 941) no han sido objeto de mayores modificaciones sustanciales. 921 a 930). a las causas "imputables" al deudor o al acreedor (arts. es en parte contradictoria. existen algunas normas en las que se ha mantenido la expresión "con o sin culpa" que atribuimos a un error material. vale aclararlo. se establece una innovación de suma trascendencia: se consagra una nueva figura que es la consignación extrajudicial (arts. 1708 y ss. se emplean las expresiones "con culpa" y "sin culpa" del deudor. se mantiene la regulación del Código Civil. 777). que permite la renuncia convencional a su operatividad. y desde esta óptica. 3. y con excepción de lo indicado sobre la mora. reglas que trabajosamente han sido construidas por la doctrina y la jurisprudencia. VIII. 931 y 932) y la novación (17) (arts. se estructura adecuadamente —y siguiendo los lineamientos de la legislación hoy vigente— toda la teoría general del cumplimiento obligacional. lo que resulta técnicamente adecuado. De manera algo confusa se ha receptado en la norma la doctrina del id quod interest. solución que resulta adecuada. 3. pues no se señala que se extinga por la imposibilidad. 4. estableciéndose que en caso de que no sea impugnada por el acreedor o sea declarada válida. porque. 888. aunque existen algunos ajustes de importancia. 2. lo que significa que el factor de atribución puede ser subjetivo u objetivo. Es relevante el efecto de la imposibilidad absoluta imputable al deudor: la obligación modifica su objeto. En tanto que en el Código Civil y Comercial se hace referencia.

955 y 956). La renuncia de derechos y la remisión de la deuda han sido ahora reguladas en una única sección (arts. ya que varias legislaciones provinciales (de manera inconstitucional) disponen sobre estas materias. ya que. integra la Teoría General del Incumplimiento Obligacional. 2548) y petición judicial (art. la prescripción liberatoria (que no se encuentra definida) se constituye en un nuevo modo extintivo de las obligaciones. IX. 2. 2560). 4. técnicamente inapropiada. es seriamente objetable. de lo contario. pese a lo cual —casi con seguridad— se generarán nuevos conflictos. claro está) causa la extinción del derecho. De todas maneras. . 5. incluso cuando se trata de regulaciones concernientes a materias de derecho público local"(19). en nuestra opinión. Las causales de suspensión (con varias modificaciones) se encuentran en los arts. La interrupción de la prescripción se produce por reconocimiento (art. 946. los arts. se ha mantenido la estructura del Código Civil. 6. 5. Sin perjuicio de esto último. de manera exclusiva. el derecho no quedará extinguido. emplazada en los modos extintivos. La Corte Suprema. Esta norma no se encontraba en el Proyecto originario. lo que más llama nuestra atención es la consagración de la bilateralidad de la renuncia en el art. NUEVO MODO EXTINTIVO DE LAS OBLIGACIONES En razón de la eliminación de la categoría de las obligaciones naturales (art. particularmente en materia procesal: el desistimiento del derecho necesitará ahora de la conformidad del demandado. La suspensión de la prescripción por "interpelación fehaciente" opera por seis meses o el plazo menor de prescripción. se establece que el pago espontáneo de una obligación prescripta no es repetible (art. aunque en una sola sección. que postula la unilateralidad de la renuncia. 2532). En nuestra opinión. y dejar para los modos extintivos de las obligaciones. señaló que "Las legislaciones provinciales que reglamentan la prescripción de los tributos en forma contraria a lo dispuesto en el Código Civil son inválidas. lo adecuado —metodológicamente— hubiera sido crear un título en la parte general en el que se disponga sobre los modos extintivos de los derechos (caso fortuito. salvo que exista uno especial. lo cual. consolidación. se destaca la aplicación supletoria de estas normas en el caso de la novación legal (art. aun en los casos en que exista un beneficiario. 3982 bis del Código Civil). 3. 2545). arbitraje (art.Respecto de la novación. 726). la imposibilidad de cumplimiento (arts. Se han producido varias modificaciones en el tránsito del Proyecto hasta el texto definitivo y —por cuestiones de espacio— sólo indicamos los rasgos más salientes: 1. no existe más la suspensión de la prescripción por querella criminal (art. 3986 del Código Civil. LA PRESCRIPCIÓN LIBERATORIA. las disposiciones sobre la remisión de la deuda. 2546). Como ya se ha indicado. renuncia y caducidad). Ello va a contrapelo de la doctrina abrumadoramente mayoritaria (18). suspensión y dispensa). en un conocido precedente —cuya doctrina se mantuvo con posterioridad—. 944 a 954). ya que las provincias carecen de facultades para establecer normas que importen apartarse de la aludida legislación de fondo. Las legislaciones locales pueden fijar el plazo de prescripción en materia tributaria (art. 2542 y 2543. Cabe apuntar que nada se indica sobre el cómputo de la prescripción ni sus vicisitudes (interrupción. y ocasionará no pocos problemas. ya que se dispone allí que su aceptación por el beneficiario (cuando éste existe. 941). 2538). 2561 a 2564 establecen plazos particulares. Se ha abandonado la locución "constitución en mora del deudor" del art. lo que es —en nuestra opinión— cuestionable. Sin embargo. El plazo genérico de prescripción es de cinco años (art.

Juez de 1ª Instancia en lo Civil y Comercial de la Ciudad de Córdoba. adecuadamente. no existen innovaciones troncales. y la doctrina y la jurisprudencia irán perfilando el sentido y alcance de estas nuevas normas. en su primera presentación (art. algunas producidas por el PEN (la más notable es la relativa a las obligaciones de dar moneda extranjera). y Vallespinos. REFLEXIONES FINALES Pese a nuestras observaciones de tipo metodológico. pero todo en el marco de la opinión mayoritaria de la doctrina y la jurisprudencia. señala que se abstiene de definir a la obligación. aunque no tantas en materia de obligaciones. otras por la Comisión Bicameral y otras aparentemente durante el tránsito por las dos Cámaras en el Poder Legislativo. 1. vencidos dichos términos. 2552). los privilegios y las obligaciones de dar dinero. "Significación del nuevo Código Civil y Comercial". incluso corrigiéndose errores o algunas discordancias del Anteproyecto (20). puede oponerse como excepción. 7. la prohibición de que el juez la declare de oficio (art. SJA del 22/10/2014. La dispensa de la prescripción cumplida puede ahora hacerse valer hasta los seis meses de la cesación de los obstáculos (art. 11. pero no como regla absoluta. El plazo de tres meses del art. en el sentido de asignar efecto interruptivo no sólo a la "demanda" (art. 3980 del Código Civil se consideraba exiguo. los terceros interesados. y a algunas disidencias que hemos puesto de manifiesto.Con relación a esta última. la puesta en marcha del nuevo Código motivará la necesidad de nuevos ajustes. Con excepción de la prescripción liberatoria. 2551). sino a las presentaciones judiciales que exterioricen la intención de no abandonar el derecho (real o personal). (3) Pizarro. t. 3. Se establece que la interrupción de la prescripción se tiene por ocurrida si la demanda es presentada en el plazo de gracia procesal (art. 2553). se ha recogido el criterio mayoritario. en la nota al art. sino más bien ajustes y algunas incorporaciones novedosas (como la consignación extrajudicial). p. (2) Debe recordarse que Vélez Sarfield. X. 8. . 6. 3986 del Código Civil). Casi con seguridad. (*) Doctor en Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Córdoba. Recogiéndose la doctrina unánime sobre la cuestión. Se regula con mayor detalle el comienzo del cómputo de la prescripción (arts. Carlos G. 2546. in fine).Obligaciones en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de dicha Universidad. pero también puede el interesado interponer la acción declarativa de prescripción (art. Hammurabi. 10.. La prescripción debe oponerse dentro del plazo para contestar la demanda u oponer excepciones (en los juicios ejecutivos). 495 del Código Civil.Obligaciones". Buenos Aires. a las ideas que reúnan exactamente todas las condiciones establecidas en la ley". Han existido modificaciones al Anteproyecto. (1) Rivera. Julio César. p. Profesor adjunto de Derecho Privado II . 2554 a 2559). Ramón D. 9. con lo cual se pone punto final a una acalorada discusión sobre el problema. concluimos que —en términos generales— la regulación de las obligaciones en el Código Civil y Comercial constituye un mejoramiento de la regulación actualmente existente. ya que las considera necesarias cuando "tenga por objeto restringir del término de que se sirva. 213. 2550). Ed. Se mantiene. "Instituciones de derecho privado . porque las definiciones son impropias de un Código de leyes. 1999.

"Las obligaciones en moneda extranjera en el Proyecto de Código Civil y Comercial unificado". (13) Sin perjuicio de una modificación verbal efectuada por la Comisión Bicameral (se cambió podrá por puede en la última frase).com.. la norma que cuestionamos no sería aplicable al caso del Argentino Oro. "El patrimonio. (7) En el inc. "La 'acción' subrogatoria u oblicua y el proyecto de reformas al Código Civil. p. 1. Necesidad de un replanteo. elDial.. Marcelo U. (9) El problema. Buenos Aires. La cuestión en el derecho vigente y en el Proyecto de 2012". p. "Obligaciones solidarias y concurrentes. Félix A. sin adecuarlas a los efectos de la registración declarativa y constitutiva. Finalmente. 2157 y 2178 se establecían soluciones contrarias. E. "El anteproyecto de Código Civil. LL 2012-E-1375. cuando en los arts. Javier J. LL del 11/12/2012. y Salerno. RCyS 2012-XI-5. Marcelo J. (12) Trigo Represas. y con anterioridad respecto de los bienes muebles registrables (de inscripción constitutiva). La Ley. Eduardo. Pablo L. al momento de constitución de la obligación. "Inconstitucionalidad de la 'pesificación' prevista por el Proyecto de Código Civil y Comercial"..). Ed. LL del 12/12/2012. la habitación y las servidumbres prediales eran inembargables. RCyS 2014-9-5. en el Proyecto. como prenda común de los acreedores".com. (Algunos desarrollos en pro de su mejor conocimiento y empleo y del análisis de la reforma proyectada en esta materia)".. (14) "La obligación es de dar dinero si el deudor debe cierta cantidad de moneda. aunque limitadas.. Si por el acto por el que se ha constituido la obligación. Julio César (dir. se había generado luego de la sanción de la ley 17801 para los inmuebles.(4) Salerno. Norma O. María C. (11) Ossola. "La teoría del patrimonio y la acción directa en el Proyecto de Código". 545. en el Código Civil. se estipuló dar moneda que no sea de curso legal en la República. DC1988. . (15) Además. y Maglio. Ramón D. "Comentarios al Proyecto de Código Civil y Comercial de 2012". (10) Silvestre. DC18A8. la moneda y la indexación". en Rivera. publicado el 15/6/2012. se corrigió tal discordancia.. ya que se mantuvieron las normas originarias redactadas por Vélez Sarsfield. Federico A. p. Julio. ya que tiene curso legal. determinada o determinable. 2144. Conesa. (6) Chiappini. (5) López Mesa. Manili. la obligación debe considerarse como de dar sumas de dinero". (8) Pizarro. LL 2012-E-1027. 1. el uso. "Obligaciones concurrentes en el Proyecto de Código". 2012. elDial. e) del texto del Proyecto se establecía que el usufructo. publicado el 6/11/2012.

Federico A. LL 2012-E-872. 2012. LL del 14/11/2012 p. "Novación objetiva.. Buenos Aires. inc. Fallos 326:3899. y finalmente se consignó que ello operaba a favor del "heredero con responsabilidad limitada". en el pago con subrogación se indicaba en el Anteproyecto que el "heredero aceptante con beneficio de inventario" se subrogaba legalmente (art. . (20) Por ejemplo. (18) Nos hemos pronunciado decididamente por la unilateralidad de la renuncia de los derechos en Ossola. 1.. Leonardo F. 30/9/2003. d). "Tratado de la renuncia de los derechos y las obligaciones". La Ley.(16) Pizarro. "La mora del deudor en el Proyecto de Código".. En el Código Civil y en el Proyecto". o también en el ya citado caso de la inembargabilidad de los derechos reales sobre cosa ajena.A s/quiebra s/incidente de verificación de Municipalidad de Avellaneda". (19) "Filcrosa S. 915. Ramón D. (17) Fernández. Ed.