You are on page 1of 10

CIENCIA:

La Ciencia (en latín scientia, de scire, que significa “conocer”), es el conjunto de


conocimientos sistemáticos sobre la naturaleza, los seres que la componen, los
fenómenos que ocurren en ella y las leyes que rigen estos fenómenos. La ciencia
es una facultad del hombre que le permite encontrar explicaciones a
los fenómenos estudiados y respuestas a las interrogantes planteadas sobre
acontecimientos determinados, mediante un conjunto de ideas que pueden ser
provisionales, pues con la actividad de búsqueda continua y el esfuerzo de hombres
y mujeres, estas explicaciones pueden variar y constituir un nuevo conocimiento.

Por medio de un método científico, la ciencia puede reunir sus conocimientos


establecidos, éste no es más que un camino o medio organizado para llegar a
un objetivo determinado. Consiste en la observación, el planteamiento de
problema, la recolección de datos, la formulación de hipótesis, la experimentación,
el análisis de resultados y la divulgación.

El conocimiento de la naturaleza logrado mediante el método científico, así como


la investigación que lo hace posible, se conoce como ciencia
pura(matemáticas, física, química, biología, etc.). Hay otros científicos que trabajan
en la investigación dirigida a obtener aplicaciones prácticas de los resultados
obtenidos por la ciencia pura, lo cual constituye la ciencia aplicada (agricultura,
ingeniería, aeronáutica, medicina, etc.).

La clasificación de la ciencia se basa en dos grupos principales: la ciencia formal


y ciencia fáctica o factual; la primera es la que se establece en el razonamiento
lógico y trabaja con objetos ideales, su método de trabajo es la deducción, entre
ella están la lógica y las matemáticas. La segunda, es aquella que en su
investigación actúa sobre la realidad, su método es la observación y la
experimentación, aunque también la deducción. Sus mayores representantes son:
la ciencia natural (física, química, biología) y la ciencia social o
cultural(psicología social, sociología, economía, ciencia política
¿QUÉ ES UNA EXPLICACIÓN CIENTÍFICA?

De manera esquemática, cabe sostener que cualquier aplicación del método


científico al estudio de un fenómeno físico conlleva encontrar una proposición que
refleje, de la forma más fiel posible, una situación dada. Semejante proposición se
amparará en factores explicativos fundamentales que, en la mayoría de los casos,
simplemente tomará como presupuestos, sin necesidad de elucidar todo el itinerario
demostrativo que, desde principios precursores, conduce hasta ellos.
Desde esta perspectiva, la elaboración de un enunciado científico puede
interpretarse como el diseño de una función que satisfaga las condiciones
impuestas por el dominio de la realidad que deseamos aprehender. Y en toda
función es necesario distinguir al menos dos elementos: el objeto sobre el que se
aplica y las reglas operativas que comporta. Por ejemplo, si aplico la segunda ley
de Newton para entender cómo afecta la fuerza de rozamiento ejercida por el suelo
al desplazamiento de un bloque de piedra a lo largo de un plano inclinado, lo que
hago es construir una función cuyo argumento reside en las variables físicas
relevantes de ese cuerpo en concreto, contextualizado en unas condiciones de
contorno que delimitan el rango del problema. La función que aplique me
proporcionará las reglas operativas que gobiernan el fenómeno. Por tanto, la función
puede equipararse, en términos más fundamentales, con las leyes de la naturaleza
(la forma del universo), mientras que el argumento converge con el objeto
específico de la naturaleza que nos afanamos en estudiar (su materia).

Toda explicación científica nos brinda un mecanismo para comprender los


fenómenos de la naturaleza. Por mecanismo entendemos el esclarecimiento de la
secuencia espacio-temporal que, desde un punto de partida arbitrariamente fijado
hasta un punto de llegada igualmente convenido, contiene la información necesaria
y suficiente sobre los elementos de la realidad involucrados en esa situación
particular. De nuevo, en toda tentativa por desentrañar un mecanismo tratamos de
aplicar una función sobre un objeto en el contexto de unas condiciones de contorno.
El resultado de semejante operación se traduce en un dato definido con respecto a
un sistema de referencia (por ejemplo, un valor cuantitativo que se mide en un
determinado sistema de unidades). Así, y si retomamos el ejemplo anterior, la ley
de Newton sobre la relación entre fuerza, masa inercial y aceleración puede
contemplarse como la función que aplico sobre un objeto –el bloque de piedra-
situado en unas condiciones de contorno.

Si dilucido científicamente un fenómeno, lograré explicitar la información contenida


implícitamente en el escenario analizado. Pues, en el fondo, no surge información
nueva que se añada a los datos implícitos en el conocimiento ya atesorado sobre
las reglas operativas y el objeto en cuestión. Por ello, es en el descubrimiento de
nuevas leyes y de nuevos objetos donde radica el auténtico progreso de las ciencias
naturales. Identificar una nueva ley –es decir, un nuevo principio operativo- o un
nuevo objeto –esto es, un nuevo elemento de realidad- expande el radio de nuestro
conocimiento científico. También lo hace, por supuesto, el hallazgo de nuevas
constantes, pero en general estos números remiten a leyes -como la constante
universal de gravitación- o a objetos –como la masa del electrón-. En muchos casos,
la ciencia se limita a aplicar leyes conocidas sobre objetos conocidos en condiciones
de contorno cambiantes, por lo que, en último término, no genera nueva información
sustancial sobre el proceso, sino que simplemente extiende lo ya conocido para
cubrir escenarios cuyas variables explicativas fundamentales no difieren
significativamente de las sondeadas en otras situaciones.

Como consecuencia de este modelo, una explicación científica partirá de dos


grandes tipos de presupuestos: los relativos a las leyes de la naturaleza (es decir,
la subordinación de leyes particulares a leyes más fundamentales) y los asociados
a los objetos que componen la naturaleza, sobre los que se aplican esas leyes. Sin
embargo, existe un tercer presupuesto al que no siempre prestamos la atención
requerida: los principios lógicos tácitamente asumidos en cualquier formulación de
una ley de la naturaleza y en cualquier caracterización de un objeto físico. Por
ejemplo, cuando decimos que si el reloj A es síncrono con el reloj B, y el reloj B lo
es a su vez con el reloj C, entonces el reloj A es síncrono con el reloj C, esgrimimos
un principio de transitividad que se basa en el funcionamiento de la mente humana,
en las reglas lógicas que subyacen a todo ejercicio de racionalidad y de las que
difícilmente puedo eximirme, pues aunque puedan verificarse empíricamente, su
verdad se establece a priori.

La mente humana no podrá sentirse satisfecha con su investigación racional del


mundo mientras no avance en la resolución de tres grandes problemas
concomitantes a toda indagación científica: la raíz de los principios lógicos básicos,
la génesis de las leyes fundamentales de la naturaleza y el origen de los objetos
físicos elementales. Y, por encima de todo, resulta inevitable formular el interrogante
sobre su hipotética unificación, es decir, sobre cómo se entrelazan exactamente las
leyes lógicas, las leyes naturales y los constituyentes de la materia para conformar
el universo tal y como lo conocemos. La respuesta a esta pregunta arrojaría la más
ansiada de las luces y contribuiría a apuntalar la visión científica del mundo.

MÉTODO CIENTIFICO
El método científico, por lo tanto, se refiere a la serie de etapas que hay que
recorrer para obtener un conocimiento válido desde el punto de vista científico,
utilizando para esto instrumentos que resulten fiables. Lo que hace este método es
minimizar la influencia de la subjetividad del científico en su trabajo.
El método científico está basado en los preceptos de falsabilidad(indica que
cualquier proposición de la ciencia debe resultar susceptible a ser falsada)
y reproducibilidad (un experimento tiene que poder repetirse en lugares indistintos
y por un sujeto cualquiera).
En concreto, podemos establecer que el citado método científico fue una técnica o
una forma de investigar que hizo acto de aparición en el siglo XVII. Se trata de una
iniciativa que tiene como pionero al gran astrónomo italiano Galileo Galilei, que está
considerado como el padre de la ciencia gracias al conjunto de observaciones de
tipo astronómico que realizó y también a su mejora del telescopio.

No obstante, para muchos, aunque aquel fue el primero en utilizar el citado método
que nos ocupa, ya previamente a este personaje existieron otros que emplearon
técnicas para analizar la realidad que les rodeaba que se asemejaba bastante a
aquella forma. Entre estos se encontraría, por ejemplo, Leonardo da Vinci, un genio
universal y maestro del Renacimiento.

Para muchos las principales señas de identidad que definen y dan sentido al método
científico con las siguientes:

Se sustenta en leyes que han sido deducidas por el hombre, de ahí que la validez
de todo el proceso se determine a partir de la experiencia diaria de su práctica y
uso.

Utiliza a las Matemáticas como clave fundamental para establecer las


correspondientes relaciones entre las distintas variables.

Nunca toma referencia a las certezas absolutas, todo lo contrario. Se desarrolla y


funciona a partir de lo observable.

Gracias a él se pueden realizar leyes que nos permitan a los seres humanos el
conocer de manera correcta no sólo lo que fue el pasado sino también el futuro. Y
es que, dándole determinados valores, sabremos qué le va a suceder a una
variable.

Entre los pasos necesarios que conforman el método científico, se hallan


la observación (el investigador debe apelar a sus sentidos para estudiar el
fenómeno de la misma manera en que éste se muestra en la realidad),
la inducción (partiendo de las observaciones, el científico debe extraer los
principios particulares de ellas), el planteo de una hipótesis (surgido de la propia
observación), la demostración o refutación de la misma y la presentación de
la tesis (la teoría científica)
INTRODUCCION:

El método científico es una serie ordenada de procedimientos de que hace uso


la investigación científica para observar la extensión de nuestros conocimientos.
Podemos concebir el método científico como una estructura, un armazón formado
por reglas y principios coherentemente concatenados.
Quizás uno de los más útil o adecuado, capaz de proporcionarnos respuesta a
nuestras interrogantes. Respuestas que no se obtienen de inmediato de forma
verdadera, pura y completa, sin antes haber pasado por el error. Esto significa que
el método científico llega a nosotros como un proceso, no como un acto donde se
pasa de inmediato de la ignorancia a la verdad.
CONCLUSIONES:

El método científico no es investigación científica. Existe relación entre ellos, pero


también distinción. Para realizar una correcta investigación sin duda que es
imprescindible el método científico, pero éste puede y de hecho se emplea sin que
hagamos una investigación, al menos aquellas que llevamos a cabo como tesis para
licenciarnos o las que tienen lugar en centros e institutos especiales dedicados a
ello.

La actividad humana que emplea consciente o no, el método científico es actividad


científica.

El hombre interrelaciona constantemente con su medio. Hombre – medio constituye


una unidad dialéctica. El hombre requiere transformar su medio. Está consciente de
la necesidad y trascendencia de los cambios, pero el problema está en cómo
hacerlo.
RECOMENDACIONES

Las recomendaciones, en un estudio de investigación están dirigidas a proporcionar


sugerencias a la luz de los resultados, en este sentido las recomendaciones están
dirigidas:

 Sugerir, respecto a la forma de mejorar los métodos de estudio


 Sugerir acciones específicas en base a las consecuencias
 Sugerencias para futuras investigaciones
UNIVERSIDAD RAFAEL LANDIVAR

NOMBRE: EVELYN MADAY GOMEZ MATIAS

PROFESORADO EN ENSEÑANZA MEDIA

LIC: GILBERTO RAMIREZ GARCIA

CARNET 246771-8

TEMA:

METODO CIENTIFICO

FECHA: 17/03/2018
EGRAFIA

https://definicion.de/metodo-cientifico/