You are on page 1of 3

“Evangelio”

Para nosotros el evangelio designa ya el escrito que narra la vida de Jesús, ya el pasaje
del mismo que se suele leer en la misa. En griego profano, evangelio significaba «buena
nueva», particularmente anuncio de victoria. La paz romana, los principales
acontecimientos de la vida del emperador, dios y salvador, se celebraban como otros tantos
evangelios. Sin embargo, la palabra «evangelizar» fue tomada sin duda por el lenguaje
cristiano, del AT, con el sentido particular que ya entonces poseía: anunciar la salvación.

I. ANTIGUO TESTAMENTO

El hebreo disponía de una palabra para significar el anuncio de las buenas nuevas, de la
vida privada o nacional: muerte de un enemigo 2Sa 18,19s.26, la victoria Sal 68,12, la salvación
de Judá Nah 2,1. Esta palabra adquiere valor propiamente religioso en Is 40-66. El «mensajero
de buena nueva» anuncia entonces con el fin del exilio la venida del reino de Dios Is 52,7: su
mensaje es consolación, perdón del pecado, vuelta de Dios a Sión 40,1s.9. Este «evangelio»
es una fuerza divina en acción 52,1s. Gritado sobre la montaña 40,9, interesa a todas
las naciones 52,10 Sal 96,2. Rebasa incluso el horizonte del siglo. Más allá del retorno del
exilio, anuncia la victoria y el reinado definitivos de Dios.

II. JESÚS
1. El mensajero de buena nueva.

En su respuesta a los enviados del Bautista Mt 11,4s p, como en la escena de la sinagoga


de Nazaret Lc 4,16-21, se aplica Jesús a sí mismo el texto de Is 61,1s: «Ungido por Dios con el
Espíritu Santo y con poder» Act 10,38 Mt 3,16s, viene a «evangelizar a los pobres».

2. La buena nueva.

«Cumplido es el tiempo y el reino de Dios está cercano» Mc 1,15, esto es lo esencial del
mensaje. Pero esta vez la persona misma del mensajero se convierte en el centro de la
buena nueva. El evangelio es Jesús Mc 1,1. Los ángeles anunciaron su nacimiento como un
evangelio Lc 2,10s. Con él está presente el reino de Dios Mt 12,28. El que abandone todo a
causa de Jesús y «a causa del evangelio» recibirá «desde ahora el céntuplo» Mc 10,30. Así
se ve a las muchedumbres correr presurosas en torno al mensajero de buena nueva y
esforzarse por retenerlo. Pero el evangelio debe propagarse: «también a las otras ciudades
debo anunciar la buena nueva del reino de Dios, pues para eso he sido enviado» Lc 4,43.

3. La respuesta al evangelio será penitencia y fe Mc 1,15. Dios ofrece una gracia de


perdón Mc 2,10 p 2,17 p, de renovación Mc 2,21s. Espera del hombre que, confesando y
renegando su pecado, ponga su vida en función del evangelio: «El que quiera salvar su
vida la perderá, pero el que pierda su vida por causa mía y del evangelio, la salvará» Mc 8,35.
Los clientes natos del evangelio son los «pobres de espíritu» Mt 5,3 p Mc 10,17-23 p, los
«pequeños» Mt 11,28 Lc 9,48 10,21, hasta los pecadores Lc 15,1s 18,9-14Mt 21,31, e incluso los
paganos Mt 8,10s 15,21-28 p. El sentimiento de su indigencia los predispone para oírlo y para
percibir la compasión divina de la que procede Mt 9,3614,14 p Lc 7,47-50 19,1-10.
III. LOS APÓSTOLES
1. Los mensajeros.

Jesús resucitado prescribe a sus apóstoles que «vayan por todo el mundo a proclamar
el evangelio a toda la creación» Mc 16,15, «a todas las naciones» Mc 13,10. El libro de los
Hechos describe las etapas de esta proclamación (o kerygma). Pese a los obstáculos, la
buena nueva se extiende «hasta los confines de la tierra» Act 1,8. Por la gracia del Espíritu,
la Iglesia la anuncia «con seguridad» 2,29 4,13.31 28,31. Esta función es tan importante que
basta para calificar a los que la desempeñan; así, al diácono Felipe se le llama
«evangelista» Act 21,8 Ef 4,11 2Tim 4,5.

2. El mensaje.

La buena nueva es siempre la del reino de Dios Act 8,12 14,21s 19,8 20,25 28,23; anuncia que
«se ha cumplido la promesa hecha a nuestros pares» 13,32. Es gracia de perdón, don del
Espíritu 2,38 3,26 10,43 13,38 17,30. Pero ahora es ya igualmente «la buena nueva de
Jesús» 8,35 17,18, «del nombre de Jesucristo» 8,12, «del SeñorJesús» 11,20, «de la paz por
Jesucristo» 10,36. La resurrección de Cristo pasa al centro del evangelio.

3. La acogida del evangelio.

La buena nueva va acompañada de los «signos» prometidos por


Jesús Mc 16,17Act 4,30 5,12.16 8,6ss 19,11s. Se propaga en una atmósfera de pobreza, de
sencillez, de caridad comunitaria y de gozo Act 2,46 5,41 8,8.39. El evangelio encuentra por
todas partes corazones que están en armonía con él, «deseosos de oir la palabra de
Dios» 13,7.12, ávidos de saber lo que hay que hacer para salvarse 16,29s. Tienen este rasgo
común de «escuchar» 2,22.37 3,22s, de «acoger», aceptar 8,14 11,1 17,11, de «obedecer» 6,7.
Por el contrario, la suficiencia desdeñosa 13,41 y envidiosa 13,45s, la ligereza 17,32 cierran el
corazón de los hombres al evangelio.

IV. SAN PABLO


1. El mensajero.

Pablo es el hombre del evangelio por excelencia. Dios lo «puso aparte para el
evangelio» Rom 1,1. Le reveló a su Hijo para que «lo anunciara entre los paganos» Gal 1,15s.
Le «confió el evangelio» 1Tes 2,4. «Ministro» del evangelio Col 1,23, siente el deber de
anunciarlo 1Cor 9,16, tributando así a Dios «un culto espiritual» Rom 1,9, ejerciendo una
«función sagrada» Rom 15,16.

2. El mensaje.

A este evangelio lo llama Pablo ya el evangelio, sin más, ya el evangelio «de Dios», «de
su Hijo Jesucristo, nuestro Señor» Rom 1,3ss.9, «de Cristo» Rom 15,19s 2Cor 2,12, «de la gloria
de Cristo» 2Cor 4,4, de su «insondable riqueza» Ef 3,8.

a. Fuerza de salvación. El evangelio de Pablo, como el de toda la Iglesia, pero con


singular vigor, está centrado en la muerte y en la resurrección de Cristo 1Cor 15,1-5 y
orientado hacia su advenimiento glorioso 1Cor 15,22-28. Es la nueva economía, en cuanto que
ésta se propaga y se desarrolla por la predicación apostólica y por la energía divina que le
es interior, «es una fuerza de Dios para la salvación» Rom 1,16. «En el mundo entero fructifica
y se desarrolla el evangelio» Col 1,6. Una floración de Iglesias, una sobreabundancia
de carismas, una renovación espiritual sin precedente, todo esto, junto con la «seguridad»
sobrenatural del Apóstol mismo, da testimonio de su poder, que está en vías de conquistar
el mundo Gal 3,5 4,26s 2Cor 2,12 3,4 1Tes 1,5. Pablo trabaja con sus manos y «soporta todo...
para no crear obstáculos al evangelio de Cristo» 1Cor 9,12.

b. Cumplimiento de las Escrituras. Pablo subraya la continuidad entre el evangelio y el


AT: es «la revelación del misterio, tenido secreto en los siglos eternos, pero manifestado
ahora y dado a conocer por las Escrituras a todas las naciones» Rom 16,25s.
La promesa hecha a Abraham Gen 12,3 era un «preevangelio», que se realiza hoy en la
conversión de los paganos Gal 3,8 Ef 3,6.

3. La respuesta humana al evangelio.

El evangelio sólo ejerce su virtud salvadora si el hombre le responde por la fe: «Es fuerza
de Dios para la salvación de todo creyente... En él se revela la justicia de Dios de la fe a la
fe» Rom 1,16s 1Cor 1,18.20. Es el punto de una opción. Desplegando en la debilidad su fuerza
salvadora y prolongando el misterio de la cruz 1Cor 1,17-2,5, para unos es escándalo,
«locura» 1Cor 1,18.21.23 Rom 9,32s Gal 5,11, «permanece velado»: éstos, cegados por «el dios
de este mundo», «no ven resplandecer el evangelio de la gloria de Cristo» 2Cor 4,4. No
le obedecen 2Tes 1,8. Los otros, en cambio, reciben el evangelio en «la obediencia de la
fe» Rom 1,5 2Cor 10,5. En la gracia del evangelio «se abren al evangelio de la gracia» Act 20,24.

V. SAN JUAN

Ni el evangelio de san Juan ni las epístolas joánnicas utilizan la palabra evangelio. En su


lugar están la palabra y el testimonio: su objeto es la verdad, la vida y la luz. Pero en el
Apocalipsis tiene Juan la visión de un «ángel que vuela por medio del cielo y tiene un
evangelio eterno para pregonarlo a los moradores de la tierra» Ap 14,6s, evangelio del
advenimiento definitivo del reino de Dios.

VI. CONCLUSIÓN

Cuando durante el siglo II la palabra «evangelio» comenzó a designar la relación escrita


de la vida y de las enseñanzas de Jesús, no por eso perdió su significación primitiva.
Continuó significando la buena nueva de la salvación y del reino de Dios en Cristo. «Este
evangelio, escribe san Ireneo, primero lo predicaron los apóstoles. Luego, por voluntad de
Dios, nos lo transmitieron en Escrituras para que fuera la base y la columna de nuestra fe.»
Cuando el sacerdote o el diácopo entona en la misa la fórmula: «Secuencia del santo
evangelio...», cómo el profeta o el apóstol, anuncia, pues, al mundo la buena nueva de su
liberación por Jesucristo. En las respuestas litúrgicas: «¡Gloria a ti, Señor! ¡Alabanza a ti,
Cristo!», hay en ellas, si estamos atentos a las palabras, todo el impulso y todo el
entusiasmo del primer encuentro del mundo con la novedad del evangelio.