You are on page 1of 3

Musica y Danza

Música de los pueblos originarios
Los pueblos originarios todavía conservan su música, unque con posibilidades escasas de
difusión masiva. La tradición oral de chiriguanos, chorotes, mapuches, pilagás, tehuelches,
tobas, wichíes –entre otras comunidades originarias– ha sido recopilada con trabajos de
campo desde 1931 por parte de investigadores del Instituto Nacional de Musicología
Carlos Vega.

Música folklórica

Sobre la base de los estilos musicales de los pueblos originarios y el aporte de aquellos
traídos por la etnias europeas (principalmente españolas) y africanas a partir de
la Conquista de América, se fue conformando lo que se conoce como la música folklórica
argentina, destacándose géneros como la vidala, el gato zamba, el chamamé,
la chacarera, el carnavalito o el pericón. Muchos de estos los género del folklore argentino
son regionales y están compartidos con los países vecinos, influenciándose mutuamente.
Sobre la base de estos géneros y danzas de creación colectiva y anónima, a partir del siglo
XX surgió una corriente denominada originalmente como "música nativa", que a partir de
la década de 1940 se consolidó como uno de estilos más exitosos de la música argentina.
Algunos de los artistas más destacados a lo largo de su historia han sido Atahualpa
Yupanqui, Antonio Tormo, Mercedes Sosa, Los Chalchaleros, Ariel Ramírez, Armando Tejada
Gómez, Tránsito Cocomarola, Tarragó Ros, Ramona Galarza, el Chango Farías
Gómez, Linares Cardozo, el Cuchi Leguizamón, Jaime Torres, Teresa Parodi, Los hermanos
Chillado Biaus, Soledad Pastorutti y Abel Pintos, entre muchos otros. Recientemente, para
su interpretación se han agregado instrumentos no convencionales como saxo, flauta
traversa, órgano, teclados y batería, innovación que va ganando adeptos de manera
paulatina

Tango
A partir de 1880, con la incorporación de corrientes de inmigrantes, su música se
enriquece. Con su contribución, en los suburbios de Buenos Aires se fue modelando
el tango en arrabales y prostíbulos. En tiempos iniciales se interpretaba con violín, guitarra
y flauta, pero hacia 1900 ésta fue reemplazada por el bandoneón, traído por los
inmigrantes alemanes.
La danza fue un elemento esencial para la difusión del género y se desarrolló sobre dos
vertientes: la de ritmo alegre, veloz y vivaz; y la triste, sentimental y reconcentrada. En
esta segunda etapa cobró importancia la letra, a la que daba su impronta personal cada
cantante. Entre los más destacados brilló Carlos Gardel, "el zorzal criollo", incuestionable
divulgador del tango.

La Murga
Es otro género significativo de la cultura urbana, fuerte expresión de los sectores
populares en los carnavales. Su origen es incierto, aunque se inscribe en la tradición
carnestolenda del exceso y la liberación de los cuerpos, acrisolada con
el candombe (surgido en el Río de la Plata y patrimonio de los esclavos traídos desde
África). La última dictadura militar argentina prohibió tales festejos, pero
las murgas barriales sobrevivieron y con la conquista de la democracia renovaron su
gracia y su brío.

• https://es.wikipedia.org/wiki/M%C3%BAsica_de_Argentina#cite_note-11

Peso (moneda de Argentina)

El peso (símbolo: $, ISO 4217: ARS) es la moneda nacional de la República
Argentina desde 1992, cuando reemplazó al austral. También fue conocido como peso
convertible debido a su paridad con el dólar hasta la modificación de la ley de
convertibilidad en 2002. Comenzó a circular el 1 de enero de 1992 bajo la mencionada ley
de 1991.

Cada peso equivalía a 10.000 australes, debido a la hiperinflación que se produjo durante
la presidencia de Raúl Alfonsín (1983-1989) y en menor medida en el primer año de
gestión de Carlos Menem (1989-1999). Desde entonces y hasta el 7 de enero de 2002,
tuvo un valor monetario igual a 1 dólar estadounidense por peso. A partir de la derogación
parcial de la Ley de Convertibilidad en el año 2002, bajo el gobierno de Eduardo Duhalde,
debido a la fuerte crisis política y económica, el peso se devaluó 236,25% (de 1 peso a
3,3625 pesos/dólar)5 llegando a perder las tres cuartas partes de su valor frente a la
moneda norteamericana, cayendo el 25 de marzo de 2002 al piso de 4,00 unidades por
dólar. No obstante con la recuperación de la economía local en los meses finales de la
presidencia de Duhalde el peso experimentó una revaluación, llegando al valor de 2,80
pesos/dólar a principios de mayo de 2003.
Durante los mandatos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner, el peso se
devaluó 9% (de 2,87 a 3,13 pesos por dólar) y 211% (de 3,13 a 9,74 pesos por dólar)
respectivamente, enmarcándose en la política de "flotación administrada"10 llevada a
cabo por el Banco Central de la República Argentina, con el mandato de preservar reservas
monetarias y garantizar la competitividad cambiaria.11
A fines del año 2011 fueron implementadas medidas de control de cambios, que lograron
reducir en un 85% la fuga de capitales, aunque también disminuyeron las reservas
internacionales del BCRA 13en relación con el récord histórico del 26 de enero de 2011,
cuando se ubicaban en 52.654 millones de dólares, alcanzando 31.433 millones
de dólares al 5 de enero de 2015. Una consecuencia de dichas medidas fue la aparición de
tipos de cambio múltiples y un mercado paralelo (llamado coloquialmente dólar blue), al
que accedían particulares y empresas.
El 24 de enero de 2014, tras una fuerte devaluación en las jornadas previas, el Jefe de
Gabinete de Ministros Jorge Capitanich y el Ministro de Economía Axel Kicillof anunciaron
que a partir del 27 de enero los particulares cuyos ingresos estén declarados ante
la Administración Federal de Ingresos Públicos podrían volver a cambiar pesos por divisas
extranjeras para atesoramiento en bancos y casas de cambio. El monto de compra
autorizado o cupo era determinado por la AFIP de acuerdo a la capacidad contributiva del
interesado, no pudiendo exceder el 20% de sus ingresos mensuales registrados. Era
requisito excluyente percibir mensualmente el equivalente a dos salarios mínimos para
poder acceder a este sistema.
En febrero de 2015 según el Banco Central el 66,5% de los billetes circulantes en
Argentina eran de 100 pesos, debido a la devaluación del tipo de cambio, el billete de
mayor denominación perdió aproximadamente un 90% de poder adquisitivo en doce años.
El 17 de diciembre de 2015, a una semana de la asunción de Mauricio Macri como
presidente, se liberó el tipo de cambio y se flexibilizó la adquisición de moneda extranjera
a la población. Ese día, el peso experimentó una devaluación del 42% en el mercado
oficial, al pasar de 9,83 a 13,95 por dólar, equiparándose con el dólar blue. Fue la mayor
devaluación registrada del peso argentino desde 2002, cuando se puso fin a la
convertibilidad. A partir de ese momento, el tipo de cambio pasó a ser flotante bajo
administración. En julio de 2017, el peso cotizaba a 17,66 por dólar, sufriendo una
devaluación cercana al 82% desde la liberalización del mercado cambiario.

• https://es.wikipedia.org/wiki/Peso_(moneda_de_Argentina)