You are on page 1of 2

12 de febrero de 2018

Generación literaria española del 98
Carlos Palacio Páez

COMENTARIOS SOBRE EN TORNO AL CASTICISMO DE MIGUEL DE
UNAMUNO [ESPASA-CALPE, 1952 (PRIMERA EDICIÓN: 1943)]

Consideraciones generales
En torno al casticismo, de Miguel de Unamuno (1864-1936) se presupone una
colección de “ensayos” (que ya examinaremos su cabida dentro del género, con sus
vericuetos conceptuales) publicados entre febrero y junio de 1895, cuando el autor tendría
treinta o treintaiún años. La primera recolección de los ensayos se da en 1902, por el mismo
autor, quien los agrupa bajo el título con el que se conocen. Dichos artículos, que son cinco,
fueron publicados, como ya lo dije, de febrero a junio de 1895 en la revista La España
Moderna (Madrid, 1889-1914), fundada por José Lázaro Galdeano, empresario e intelectual
español, contemporáneo de Unamuno.

Importante señalar, frente al tema de la revista, el proyecto cultural que La España
Moderna emprendió a finales del siglo XIX, no sólo como publicación periódica, sino como
editorial también. El artículo de Raquel Asún sobre este proyecto editorial es muy interesante
a luces del debate entre lo español y lo europeo. El deseo de José Lázaro Galdeano fue
siempre el de reunir lo más contemporáneo de la cultura europea en sus publicaciones, con
traducciones y colaboraciones de los más importantes escritores, filósofos y personas de
renombre en el ámbito cultural y científico europeo.

La edición que manejo para hacer mi comentario es de la editorial Espasa-Calpe,
impresa en Argentina, en el año 1952. La presente edición cuenta entonces con 146 páginas,
dividas en seis partes: una primera llamada “Advertencia preliminar”, a manera de prólogo
y firmada por el mismo Unamuno en 1916, y las cinco partes siguientes, que llevan el título

Desconozco. la presencia del pensamiento que vivo. es un prólogo hecho para reunir su obra ensayística. y con esto introduce la segunda anotación que mencioné antes. fechados todos. la fuente primaria de este prólogo. y. en sus ensayos. por otra parte. de todas maneras. pues advierte al comienzo del texto el periodo de 1894 a 1911. una suerte de esbozo de su propuesta ensayística. comenta don Miguel: “al corregir las pruebas me han entrado muchas ganas de introducir en ellos [los ensayos] sustanciales alteraciones. señala: “No va el que hoy soy yo a corregir al que fui. que cambia. algo así como lo que más adelante señalaría de la lengua como el vestido transparente del pensamiento (13). Parte 2: Ensayo I. sino en muy menudos casos de equivocaciones de hecho”. pero he resistido a semejante tentación” (9). elaborado por el mismo autor. ni tiene un apartado de notas o comentarios relacionados. Al parecer. Más adelante. Sobre la primera anotación. con el mes y el año de su edición primera. No es una edición comentada al pie de página. firmado en Salamanca. fundamentales para entender también la legitimidad del texto que nos llega en la edición. Advierte lo mucho que dista su “parecer” del que fue antes. a mi parecer. y entiende entonces.del ensayo correspondiente. que muta. la escritura ensayística como esa elaboración sobre el pensamiento. pero rescato un par de anotaciones que Unamuno hace. pues nos dice: “Sin haber pretendido nunca una absurda consecuencia doctrinal y sí tan solo una continuidad en el desarrollo de mi pensamiento” (9). salvo el último. en el mismo párrafo. en febrero de 1916. Reconoce entonces. La tradición eterna . Parte 1: Advertencia preliminar La Advertencia preliminar funciona a manera de prólogo.