You are on page 1of 1

Las Riquezas y la Juventud

Pasajes introductorios claves: Mateo 19:16-22 (Lucas 18:18-30 – Marcos 10:17-31)

¿Por qué Jesús le preguntó acerca de: ..por qué me llamas bueno..?

La respuesta inmediata de Jesús fue: “Uno solo es bueno”, y luego, Jesús lo orienta hacia el
cumplimiento de los mandamientos.
Si la respuesta del joven fue ..¿Cual?..; deberíamos pensar que no sabía a qué mandamientos se
refería, pero: ¿acaso Jesús tampoco sabía los mandamientos?, ¿por qué cita una parte de ellos?
-No matarás
-No adulterarás
-No hurtarás
-No dirás falso testimonio
-Honra a tu padre y a tu madre
-Amarás a tu prójimo como a ti mismo

¿Cuáles de los mandamientos no citó?
_______________________________________________________________________________
_______________________________________________________________________________

El joven inmediatamente contestó: “todo esto lo he cumplido desde mi juventud”, pero agregó:
¿Qué más me falta?. Evidentemente no estaba conforme con la respuesta de Jesús ni con su vida
personal. Algo le estaba faltando hacer pero no sabía qué mas.
Entonces Jesús, tocó justo donde antes no había preguntado ni advertido:
v21“Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes y dáselo a los pobres,
y tendrás un tesoro en el cielo. Después de eso, ven y sígueme”

Muchos se acercan a Dios en busca de saciar sus necesidades personales egoístas, piensan que para
ganarse la vida eterna es necesario hacer “algo”, y algunos hasta piensan que pueden comprarla con
bienes personales.

Esta historia del joven rico nos debe hacer reflexionar acerca del ¿Cómo nos acercamos a Dios? y
¿Cuáles son nuestras expectativas?. Como pudimos ver, el joven aferraba su corazón a las cosas
materiales y no a Dios y ni a Su voluntad, ¿Cómo iba a dejarlo todo y seguirlo a Jesús? ¿Darle
todas “sus posesiones” a los pobres?
¿De que se dio cuenta el joven que lo puso triste? ¿Acaso no podía cumplir con aquel simple
mandato de Jesús ..vende todo, dalo a los pobres y sígueme..?
________________________________________________________________________________

Según Santiago 4:6, y lo que Jesús le respondió a este joven: ¿Qué es lo que estaba haciendo Jesús?
________________________________________________________________________________
________________________________________________________________________________

Si seguimos leyendo Santiago 4:9-10, y le sumamos los versículos de Mateo 19:23, 29. y también
Isaías 66:1-2.
¿Qué es lo que Dios esta queriendo de cada uno que se acerca a Él?
________________________________________________________________________________
¿De qué está lleno nuestro corazón para ofrecer a Dios? ¿Hay algo que podamos ofrecerle a diario?
________________________________________________________________________________

Pasajes para reflexionar:
Proverbios 20:6 – Salmo 25 – Salmo 34 – Salmo 100