You are on page 1of 53

\ MINISTERIO ,DE EDUCACIÓN NACIONAL

BTBLIOTECA .C¡.TEDR^,! ESTUDIOS -Y ENSAYOS
i
I
I
-
l

LA FIGURA DE ENEAS
i

EN HOMERO
POR

VALENTÍN GARCfA YEBRA

:

i
I

I
i
ffi
DIRECCIÓN GENERAL DE ENSEÑANZA MEDIA
MADRID
U n ¡v€ rs¡dad de Navarr¡
S e rv icio de Bibliotecag
. /2«'77133

PUBLICACIONES
DE LA

DIRECCIÓN GENERAL
DE

ENSEÑANZA MEDIA

Director de ediciones: Dacto RoDRfcuEz LESM.ES NOTA PREVIA

No427
Desde hace varios años, nuestros alumnos de la sec-
ción de I-etras del curso Preuniversitario estudian la
Eneidiz y la llíada como libros de traducción de latín y
griego. EI personaje capital de la Eneida es, naturalmente,
@ Dirección Gene¡al de Enseñanza Eneas, Ayudará, por consiguiente, a que nuestros mucha-
Media chos comprendan mejor la gran epopeya latina todo lo
Es propiedad que contribuya a esclarecer la figura de su protagonista.
Prohibida la reproducción tota¡ Este es el objeto del presente trabajo: estudiar en sus
o parcial
fuentes, es decir, en la llíada, y subsidiariamente en el
Himno homérico a Af rodita, los rasgos primitivos de la
figura central de la Eneida. ¡
El influjo de la lliada en la'Eneida"És reconocido por
todos. La dependencia de Virgilio con relación a Homero
Dep. legal: M. 14715-1964 ha sido analizada desde antiguo hasta en los más peque
N.o de registro: 5248-64 ños detalles, a veces con maligna complacencia. La crítica
I

tendenciosa gomenzó ya en vida del poeta latino. Pero
las pruebas acumuladas para demostrar la falta de origi-
I
Di¡ección: Publicaciones de la Dirección General de Enseñanza nalidad de Virgilio no lograron reducir su prestigio ni
Media.
- Atocha, 81, 2." Teléfono 230 43 00. _ Madrid_ls mermar su popularidad inigualada. Tácito cuenta que oel
¡
I -
pueblo, habiendo oído en eI teatro unos versos de Vir-
'Gráficas Cóndor, S
I
I
A.
-Aviador Li¡dbergh, 5. - Madrid-2 2362& gilio, se levantó un¿i¡rimemente y tributó al poeta, que
I
I
I ..7
i
!,

I
8 L,a Eneas en Homero
figura d.e
por azar asistía al espectáculo, muestras de veneración
semejante a Ia que tributaba a Augusto, r.
No intentaremos defender aquí lo que no necesita de-
fensa. La admiración. entusiasta de Virgilio, especialmente
como autor de la Eneida, permaneció incólume hastá Ia
época moderna, situándole incluso por encima de Homero.
Se atribuye a Voltaire la siguiente frase: «Si Virgilio es
obra de Homero, es sin duda su mejor obra». J. W. Mac- LA FIGURA HOME,RICA DE ENEAS
kail ha dicho que la Eneid.a, «con todo lo que debe a la
Ilíada y a la Odisea, es, no menos que ellas, una unidad.
orgánica y una obra maestra original de arte creador» 2.
Eneas es, en algunos aspectos, la frgura más interesante'
En el presente trabajo no se trata d.e señalar fuentes entre los héroes homéricos. No es el más distinguido por
ni dependencias virgilianas. Lo que aquí se pretend.e es sus acciones guerreras; en ellas, del lado troyano, le aven-
sólo reunir y coordinar los rasgos originales de la figura taja Héctor, y, en el campo aqueo, le supera indiscutible-
de Eneas, dispersos y un tanto difuminados en la ltíada. mente Aquiles. Pero ninguno de los héroes que intervienen
La comparación de la imagen resultante con la que Vir- en la guerra de Troya lleva vinculado a su persona un des-
gilio ha trazado en la Eneida, puede ser, si el tiempo dis_ tino tan glorioso. Aquiles y Héctor, los dos antagonistas.
ponible lo permite, objeto del trabajo de clase. por nues_ principales de la epopeya, sucumben ante los muros de [a
tra parte, no renunciamos a escribir más adelante algunas ciudad. E1 poderoso Agamenón perecerá trágicamente,.
páginas sobre este tema.
por obra de su propia esposa, adúltera y parricida. Otros
| «Populus qui, auditis in theatro versibus Vergilii, surrexit uni- más dichosos, como Odiseo, después de mil fatigas y peli-
versus et forte praesentem spectantemque VergiliLm veneratus est gros, llegarán a su añorada patria, donde no hallarán nada
sic quasi Augustum». DiaI. 13, mejor que lo que ya tenían antes de la guerra, porque el
2 J. W. Mlcx¡rl, Virgil and. his meaning to the
tvorld ol to¿ay, tiempo no mejora nada para el hombre adulto y dichoso,
p.89; cit. por J. DE EcHAvE SusraEra, Vitgilio, ¿d,. Labor, 194'1,
reimpr. de 1956, p. ll0 '\\ y, dur'ante su ausencia, la fiel Penélope, aunque había acri-
solado sus virtudes de esposa, había perdido para siempre
los mejores lustros de su vida joven. Sólo Eneas sale ga-
nando al fin con la ruina de Troya, La destrucción de la
I ciudad y el derrumbamiento de la familia reinante son
para é1, sin mengua de su honor, pues ha hecho todo lo.
posible para defender a su patria, el comienzo de la s_u-
bida a los altísimos destinos que el poderoso Zeus, origen
de su estirpe, le tenía reservados.

tr0 La figura de Eneas en Homero
La figura de Eneas, tal como se presenta en la epope
ya homérica, no tiene rasgos totalmente precisos. Aparebe,
sin embargo, dibujada con los trazos necesarios para cons-
tituir un personaje acabado e inconfundible. Es semejante
¿ esos retratos en que el pintor dibuja claramente las
Iineas que caracterizan al retratado, pero difumina el con-
torno, de suert€ que el espectador reconoce perfectamente
a la persona representada, pero no discierne los objetos ORIGEN DIVINO DE ENEAS
que la rodean, ni siquiera percibe bien dónde comienzan
o terminan las líneas extremas del retrato.
No tenemos bastantes elementos de juicio para con-
vencernos de que la imprecisión de contornos del Eneas La ascendencia de Eneas es de origen divino por am-
homérico se deba a una técnica deliberadamente aplicada; bas líneas. Por el lado paterno, es el último representante
pero tampoco se puede excluir sin apelación la voluntad de la rama más joven de Ia familia real establecida en
poética de nimbar con un.halo de misterio esta figura, la Tróade, cuyo árbol genealógico, según refiere el propio
que, por su estrecha vinculación a 1o divino, mejor que Eneas en Il. X)(, 215 ss., es el siguiente :
inundada de luz cruda, queda envuelta en un discreto Zeus
claroscuro. J
Dárdano
Pero no anticipemos conclusiones. Veamos primero qué
es lo que sobre Eneas nos dice Homero, intentando al J
Erictonio
mismo tiempo una interpretación de los datos obtenidos. J
,Consideraremos fundamentalmeqte las manifestaciones que Tros
sobre el héroe se hacen, en la llíada, y !ólo subsidiaria- .t J J
mente lo que de él se dice en el '( imno homérico a Afro-
Ilo Asáraco Ganimedes
.dita. . {
JJ Capis
\ J.IJ
Titono Príamo Anqüises
JJ
-Laomedonte
Héctor Eneas

Por la línea materna, Eneas enlaza directamente con Ia
divinidad, como hijo de la diosa Afrodita. Esta diosa,
cuyos orígenes y filiación, así como su introducción en el
panteón griego, no están del todo claros, es, según la

t2 La ligura de Eneas en Homero Origen divino de Eneas l3
Ilíada, hija de Zeus y de Dione. Por consiguiente, Eneas Y todavía se podría citar el pasaje de V, 311 ss., en que
entronca también por el lado materno con el más pode- el poeta nos dice que Eneas habría perecido, al caer de-
roso de los dioses, con un parentesco tan próximo como rribado por el terrible golpe que le diera Diomedes con
es el de nieto y abuelo. una gran piedra, "si no lo hubiera advertido aI punto su
La afirmación de este origen divino, especialmente en madre, la hija de Zeus, Afrodita, que lo concibió de An-
lo relativo a la maternidad de Afrodita, se repite en la quises, pastor de vacas,:
Ilíada cor, cierta insistencia: en II, 820 s., la primera vez
que en la epopeya se menciona a Eneas, se hace en tér- et ¡rt¡ d.p' ó§ü vór¡oe Aróg Ouyátr¡p 'AQpo6ttr¡,
minos solemnes, poniendo de relieve el carácter divino UúrIp, ñ ¡rLv ót' 'Ay¡[o¡ réxe pouxo].éovrr.
de la madre del héroe: "Eneas, al que concibió de An-
quises la divina Afrodita, habiéndose unido diosa a mortal Incluso un dios, Apolo, aunque disfrazado con la aparien-
en las boscosas cumbres del Idar: cia de un mortal, alude en XX, 105 s. a este origen divino
de Eneas: npqes dicen que has nacido de Afrodita, hija
Alve[ag, róv úr' 'AyXto¡ tÉxe 6t' 'AqpbStin,
-l6r¡q Év xv¡¡-roioL Oed ppotQ eóvr¡Oeiocr. de Zeus":

xcl 6é oÉ q«ot Aróq xoúp¡q 'Agpo8ttr¡q
En Y, 247 s. se pone de manifiesto que la filiación divina éxyeyá¡rev.
de Eneas era conocida, no sólo por los troyanos y sus
aliados, sino también por los sitiadores de Troya. En
efecto, Esténelo, hijo de Capaneo, puede decir al Tidida El llamado «Himno homérico a Afrodita,, de cuya pos-
Diomedes : oEnéas se gloría de ser hijo del magnánimo
.
terioridad con relación a la llíada no cabe duda, como
Anquises, y su madre es $frodita,: tampoco de su procedencia de un poeta distinto 1,, cuenta
con mucho detalle cómo sucedió el encuentro y la unión
' Atve[«q 6' utóq Uey«].íropoq 'Ay¡lo«o de Afrodita y Anquises. En los vv. 196-9, la diosa, diri-
e6¡et«L éxyeyá¡rrv, ¡rril¡n 6é ot Éor' 'AQpoñtrI. giéndose al noble vaquero amado por ella, no sólo le
anuncia el nacimiento de un hijo de ambos, sino que le
\ profetiza incluso el regio destino del recién concebido, al
Palabras repetidas casi exactamente por el propio Eneas
en XX, 208 s., en el momento decisivo en que el héroe cual impone ya el nombre: "Te daré un hijo querido, que
va a enfrentarse en singular combate con Aquiles: «Pero reinará sobre los troyanos, y de sus hijos nacerán hijos
yo me glorío de ser hijo del magnánimo Anquises, y mi por siempre. Su nombre será Eneas, porque una aflicción
madre es Afrodita» :
I Cfr. el Prólogo de J. HUMBERT a su edición de los Himnos
«ürdp éyóv utóg ¡raycrL{ropoq 'Ay¡[o«o homéricos: Hom¿ra: Hyt?tnes, Soc. d'Ed. nl-es Belles Lettres,, Paris,
1951, y OTr{MAR ZUMB^R, Neuerungen in der Sprache der homeri-
eü¡o¡.rar éxyeyd¡rev, Urjrnp 6é ¡ro[ éot' 'Aqpobtt¡. schen Hymnen (Tesis). VII + 66 pp. Winterthur, 1955.

ritop.. XX. i ' La lliáda conoce los amores de Anquises con Afrodita en las cumbres boscosas del Ida (II. de la estirpe que Zeus había regalado a Tros como com- pensación por haberle quitado a su hijo Ganimedes. 247 ss. § XX. al ayuntar sub. 268). ncri6« 6' r)nó (óv¡ E0é¡l¡v ppore eüv¡0eio«. sino tan sólo expuesta como una manifestación de astucia y como explicación del ori- gen de los magníficos corceles que arrastran el ca¡ro de guerra de Eneas. repticiamente yeguas suyas con caballos de Laomedonte. parecia llamado. a desempeñar un papel importante en la vida pública de la ciudad sitiada. Éver« pporoO dvépoq É¡rreoov eóvfl.oq utóq. Y. 468. aplicándole calificativos sumamente honoríñcos: «de gran corazón (¡reya). En nin- gún momento de la acción épica interviene este personaje. V. sin embargo. Acaso este retiro absoluto de . oüvex& ¡r' «lvóv ÉoXev dXoq. fruto de mi unión con u¡ hombre mortal» : I Sobre el padre de Eneas son escasísimos los datos que. hay que buscarla en el Himno a Afrodita. Pero esta acción no es censurada.. EL MISTERIOSO ANQUISES Y en el v. «príncipe de hombres" (tivctl <iv6p6v. V . r«l nai6eq r¡«[6eoor 8r«¡rnapéq ÉxyeyáovrcL. 255 insiste la diosa: «He concebido un hijo. 6q év Tpóeoorv dvdseL. que. Lo nombra siempre con gran respeto. 208 ss. por su parentesco con Príamo. 20S). TQ 6A xai Alvel«q 6vo¿r' Éooetcrt. 820 ss. quizá más importante que'lo que se dice de Anquises es el silencio un tanto extraño acerca de su persona.l+ La figura de Eneas en Homero terrible se ha apoderado de mí por haber entrado en el lecho de un hombre mortal» : Iot 6' Bor«L qt).. En este último pasaje se le presenta como autor de un fraude. nos da la llíada.). En la llíada. Pero la descripción detallada de estos amores.247.

de otra índole. a Virgilio. gadores. que no se hubiera reservado al pri- por una causa semejante. 286-288). incluso rrrr sordo rencor. El eco de esta tradición resuena hacia el fin d.o fricción entre ambas ramas de la familia existiría proba- a Príamo. 2 - . 146_60 hay una escena rnogénito de Tros su posesión exclusiva. que. utilizados por la vejez para(l combat". Este motivo de en que resulta extraña la dusencia de Anquises: rod.o¡. te fulminará con su ardiente rayo». ni siquiera dice que habría sido natural entre parientes bien avenidos. del padre de Príamo eran poco amistosas las relaciones 'Io . al futuro rey de la poderosa Ilión heriría hondamente el orgullo del joven principe. El 6é xsv §€etnnq xai énerl{e«L dqpovL 0u¡_re ¿Cuáles podían ser las causas de la desavenencia entre Év gr). El inci- Bcr¡. Puede pensarse razonablemente que castigo de haberse gloriado de sus amores con Afrodita. Ya el hecho de que Afrodita hubiera concedido su amoroso tert[yeooLv Éorxóteq. sino también en la pintura y en Anquises furtivamente una acción que podía haberse lle- la escultura. cl rey y unos deudos tan allegados? La rivalidad entre las Z xúg ae XoLcooá¡rsvog tlt. Y a esta humillación personal Anquises paralítico.. De lo contrario. por lo demás."o_ a causa del hurto cometido por éste. enco_ sc nos advierte que el héroe siempre estaba irritado con lerizado. ü]. vv. en la torre que se.: Príamo contra Anquises es el origen divino de Eneas.¡v favor al vástago de la rama secundaria de la familia y no 6ev6pÉq Éqs(ó¡rsvoL 6n« ). que amplifica en la conmovedora escena del 1ibro II de la cntre ambas familias. Zeus..¡s ramas de dardánidas e¡a sin duda antigua.. p". ló La figura de Eneas en Ho mefo lil misterioso Anquises t7 Anquises sea el fundamento de la tradición que le supone rh:l espectáculo guerrero y de la amena conversación de privado del uso de sus piernas por el rayo de Zeus.eLpLóeooav leioLv. se extendía "Pero si descubres el secreto y te glorías neciamente de tlmbién a Eneas. o incluso conocería ya oscuramente E\'EAS.. a la muerte de Tros. como puede verse en XIII. donde haberte unido en el amor a Citerea Coronada. novándose durante la iuventud de Príamo y de Anquises. incluso supuesto castigo de Anquises. of te xaO. En III. blemente desde su bifurcación.. re- están sentados los más nobies ahcianos de la ciudad. no sabe nada de este vado a cabo con el consentimiento de Laomedonte. por achaque natural o por castigo di_ se añadiría lo que pudiera llamarse una razón de Estado: vino.el Himno a {u constante ausencia se debe a razones . dcnte de las yeguas ayuntadas por Anquises con los divi- Y se repite luego constantemente. in.460 s. a través de la anti_ nos corceles de Laomedonte parece indicar que ya en vida güedad.óEvrt xep«uve. su falta de reta_ tan sencillo el procedimiento para obtener caballos de esta 'ciones con Príamo no quedaría suficientemente explicada raza extraordinaria. en la amonestación de la diosa: Sin duda había entre él y Príamo cierta tirantez.eand. hasta llegar. no habría realizado Eneid.707 ss. La llíada. por parte de Príamo.órr¡tr ¡rLyfrv«L éúoreqávqr Ku0epef¡. hacen sonar por el bosque su melodiosa voz. siendo su- friera parálisis natural.. no sólo en la poesía. Afrodita (lv. en los nobles de su edad.o.. sin ernbargo.a. posadas en Otra de las razones que pueden explicar el rencor de un árbol.érr q. podría haber sido llevado a la torre y participar allí Príamo barruntaría. alza sobre las puertas Esceas.. «semejantes a cigarias que.". Príamo porque éste no le honraba como su valor merecía.

): su¡a recibida de los dioses (O¿6v tino xá|Loq éXovrcr. sino también a ncll.oioLv. v. como in- precisos. el primero para serrir Se copero a Zeus. 183). no se avergonzaria ella de sería algún día solemnemente profetizado por un dios ¡'r¡cibirle para siempre con el nombre de esposo (vv.los inmo¡. . v. peya. aunqlre no siempre concordes con Ios de la epo. v. de su padre. el segund. si él pudiera vivir eternamente tan her- reservado para Eneas y sus descendientes. El Himno lnmérico a Afrodita des.18 La figura d.. oloq <in' d).n«. XX 30ó-308).había-y este ma- darle a Anquises que «de entre todos los hombres morta.tor« x«ra0v¡t6v dvOpón<lv La diosa se le presenta como una virgen casadera.e Eneas en Homero 8l misterioso Anquises 19 el hundimiento de su propia estirpe y el desti¡o glorioso Y le asegura que. oüx dv é¡eLrú $' dXoS nuxtvcq qpÉv«q d¡rQLxcr).eL¡r¡révoq. .69 Tpoot Oeóq áiq rtero Cuando Afrodita.únror.34 s. oficio que explícitos de la llíada. 75). 16l) estaba rica- arrebatados ambos por los dioses a causa de su hermq mente aderezado: sobre él habÍa tendidos. 200 ss. dica el sufijo del verbo usado por el poeta (pouxo). según parece indicar el hecho de que. 'Ay¡[0eoL 6A ¡rá). En el Himno se esboza eI retrato físico del perso. con una hermo. a falta de datos cosas cumbres del Ida cuidando vacas (v. como un dios» (XI.d :rpóoo. los más parecidos a los dioses en belleza y estatura son siempre de vuestra estirpe»' (w. es «semejante a. tranquilamente y tañendo la cítara (w.. se presenta a Anquises.éeorcev). detalle nos lo muestra como valiente cazador. blandos cobertores. 6 6¿ oroO¡loior Le ).)rov. que el propio Anquises haberse manifestado ya como diosa. todo lo cual nloso y esbelto como entonces. bajo la figura de una doncella ena- 6ri¡rqr. igérepóg ra nóorq xexL¡¡révoq ei¡q.elt' Ev0cr x«t év0« 8LanpóoLov xL0op[(cov. tado en los altos montes (v. éste se halla en las bos- Pero todo esto se basa en conjeturas. Esto no puede extra- ñarnos : era de la misma esti[pe que Ganimedes y Titono. mientras los demás Anquises. a pesar de 'AII' et ¡rév roro0roq Eóv el6óq te 6É¡l«9 re ser por todos conocida la mala voluntad de príamo para Eneas. Y esta ocupación era para él habitual. se nos habla de sus actividadei e incluso se perfila eünoLrjrouq. desea ser su legítima esposa y darle hijos espléndidos. cuidaban el ganado. 241- (cfr. y sin duda era el jefe de los pastores su carácter. paseando tales» (6¿Uds d§«v&roLoLv ÉoLxóq. Su lecho bien construido (eüno[r¡rov. 160): les. que atei dq' ú¡rerép¡q yevefrg et6óq re Quriv te. después de osos y de rugidores leones. 55). para el reposo sura. Tenía en el monte una tienda bien construida (xtrLolaq naje. morada..78) y que no sólo da re{ce a su talla.o del príncipe. se complace en recor.. cn aquellos tiempos no desdecía de la dignidad de un arrolla la ñgura de Anquises con datos más abundantes y prfncipe.): roüg «r1tóq KcrréTEQv€v Ev oüpeorv ó{q}. éste «era públicamente venerado por los troyanos (óorq. pues podía permitirse. y sin duda se rumoreaba ya entre el 43): pueblo. por su estatura. Afrodita misma. su rostro (xo). 58): Atvelqv 0'. quedar solo en el aprisco..). 79 s. v. v. y lo cubrían pieles de para ser esposo de la Aurora.

rxt¡v Cxéx«oro xd). separado de los demás pastores. ni §iquiera con diosas- aúi no había tenido hijos: "No me hagas vivir impotenie entre los hc¡m_ bres tembloroso-. cuando se. 429_33): he considerado digno de tener conmigo un hijo. tiernamente vinidad. hay otros rasgos de la figura mo¡al de Anquises qlue el Himno ri¡v nspl Kipr Qi). 'AyX(o¡.):dice_ ha sido conducida hasta él por Y no podemos pensar que esta hija y las otras le nacieran I Anquises después de su encuentro con Afrodita. en labores y en talento.. y. porque labras en el verso 192. Énei oú pro0áIgroq árip hombres mortaleso (v.I 20 La ligttra de Eneas an Homero 8l misterioso Anquises 2l y con este fin Hermes (w.ed.de Ánquises.ÉaLp'.Io€ :rcri¡p xai nótvra g4r¡p pone de relieve.xcl EpyotoLv t6i qpso(. se casó en un sentido lelativo. según 11.l:rro6ágercv. el más glorioso de los vcletv.' É]. 12ó -les. que tuviera hijos fuera del matrimonio. xrtf . está dotado de considerable nobleza y simpatía. sobre el que hemos de volver más adelante. pues 'AyXloeo bÉ ¡re qáoxe n«poi )..re (6vt' <i¡_revqvóv év dv0pónororv éáo¡q la diosa cuando le llama «Anquises. al que (n. 'ppr toclo lo cual ". Anquises es sensible a la . Cuando Afrodita se encuentra con él en Ev ¡reyáprp' ndoav yap é¡_r4). Sin hacer hincapié en esta reiterada alabanza. 6q re Oe«tq eúvá(et«L d0cvir¡oL.ec" d"_ ducirse que él era un muchacho soltero. ooi 6' dy]. renglón seguido miente sin reparo negando su propia di- damia. XIII. El carácter de Anquises. Cierto que no podemos tomar muy en serio el elogio que le dirige ¡rÍ¡ ¡.«« ¡Éxvq crió a Eneas en casa de su marido Alcátoo. rotívex« xcrl ptv el aprisco. pues -ruega no llega a ver florecer su r¡icla el que duerme iio"u.éeo0qL xoupL6[¡v &LoXov. ten compasión de mi. y de Ia súplica Anquises quiso ocultar a su esposa la gran aventura del que An- quises le dirige después cle haberta conocicü. hay que enten<ier la expresión sura. 465 s.repiten exactamente las mismas pa- querida por su padre y por su venerable madre. como si Afrodita dijera : Para mí con ella Alcátoo. artística: pasea de un lado a otro.. la mayor de las hijas . el único. Este pasaje. tal como se refleja en el Him- inmortales" (w.a. el varón más ilüstre de la ancha Tróade eres tú el más glorioso de los hombres. el joven se halla entregado a una ocupación yfr¡rev <ivi¡p óptotoq Évl Tpot¡ erlpet¡.). 192): ylyver«t.éXsoLv dc Hipodamia veremos luego que. donde la situación exige que la superaba a todas las muchachai de su edad h".*o. d]. rexetoOor. :rpeoputát¡r 6' 6¡ure 0uyorp6v . 188-90): "o. Ida o que la esposa legítima no aceptaba que su marido pa. diosa hable con s. xo). El hecho de que Eneas fuera confiado durante su nlñez a su cuñado y a su hermana parece indicar o que De esta proposición de la diosa. tañendo la cítara. que nos habla de Hipo. rúbrore xarc0v¡r6v <ivOpónov.inceridad. no.]. pues Afrodita está aqui enamorando a un hombre y a está en contradicción con la llíad.

bre de esposa mía. yúvar Éixul« 0efloL. Al ver ante sla tle amor y deseo. ¿Ut 6' citroXog xex).ev (v. 109): <te Afrodita su mirada y. y que alcance una vejez extrema» (w. plegar ta. d0«vár¡orv Étoxerg. que poutrot¡-r¡v xev énettcr. o de Ias que ll amor ahora mismo. 145-148): diatamente se sobrepone su sentido religioso. sup ¡¡s5e. 22 mlsterioso Aiquises 23 La figura de Eneas en Hotn muslca y más sensible aún al amor. al despertar. después. A ti. más tarde. reforzada ahora por el terror que le pro Pero.Si es verdad que eres mortal y que la madre reacción nace de su vi¡ilidad. cualquiera que seas de las bienaventuradas Arte- . llevarás para siempre el diente deseo : 'AyXlor¡v 6 ' Épog el). es en pri- mer lugar oración de alabanza' luego o ración impetrato. te erigiré un altar. Estf. haz que. vuelve a su primera actitud sólo en tercer lugar picie u na vida larga y dichosa. o una de las Ninfas que hombres mortales podrá ya impedir que me una a ti en moran en los hermosos bosques sagrados. o quizá tú. . 149-51): habitan este bello monte. (l'v. añade: «y ninguno de los dioses ni de los y llevan el nombre de inmortales. que enciende en él un a te dio a luz es una mujer. en su !egunda parte.1¡oe«L íi¡r«ta ndvrcr. que le pensar que tal belleza no puede ser humana.r. 9l ). pagaría con gusto v que yo mismo vi va dichoso ¡nuchos años y contemple la cste precio (w. nptv oñ Qttrórnrt UtYnvcrt mosos sacrificios en todas las estaciones. que llegas a esta morada. florezca mi descendencia. .¡rrrastrado por un ardor que le torna incluso irreverente eres una de las Gracias. pero inme. Aunque ello hubiera de costarle la vida.e Mas. en un lugar visible oú rtq ÉrEtra 0e6v oÚr¿ 0v¡t6v <lv0pónc:v desde todas partes. y entonces Et ¡rév Ovr¡tl¡ t' Éool . ofrq eúvflq éntp«g 60vat 6ó¡rov "Ai6oq eioo' )q rra. pero es tam bién mente se alzra en el pecho de Anquises una llama- hombre profundamente religioso. (w. yuvi¡ 6é oe ye[vmo g{t¡p ' Anquises dirige a la he rmosísima esta oración llena de ternura y poesía: tSalve.. cuando. l. se oü r[§ ror Oeóg el¡_rt. y te ofreceré her_ év0ú6e ¡re o¡rloet. pone de manifiesto. las fuentes de sus ríos y sus verdes praderas.r¡rev«r Civ6p«). 153 s'): luz del sol. una prole brillante. misa o Letona o la dorada Afrodita o la . que acompanan a todos los dioses 3on los dioses. que hace exclamar a este muchacho doncella hermosísima y ricamente ataviada. de veneración. rico en medio de mi pueblo. con un gesto profundamente religioso.. oh Soberana. y <rütlxcr v0Y' deme benigna q ue sea yo entre los troyanos tú concó un varón ilustre. que recuerda el de Moisés en el monte Horeb. 92-106).. sobre una altura. que se ha unido a una diosa. noble Tetis o Atenea de lucientes ojos.ti cubre el rostro con la ropa del lecho' Pero la diosa le ¡. las aspira- crone s del joven Anquises: ante todo quier.. al hacerle creer Afrodita que no tiene duce lo que él considera involuntario sacrilegio' Aparta ante sus ojos a una diosa (v. que has venido aqui. comprende ya sin lugar a duda Ia gloria (ciprnpenÉcr É¡.

pero no se narran como suceso acaecido. Y lo poco que nos dicen no está exento de contradicciones.of g.i".. puesto que _ los dioses te aman» (r. oü-yáp roi rL 6éo9 n«Oéetv x«xóv Es é¡réeev ye. Éneri¡ gt).24 4 figura de Eneas en Hom efo tranquiliza : oNada tienes que temer de mí ni de los de. Ni la Iliada ¡i el Himno saben mucho de los primeros tiempos del héroe.ov ¡.. 256-58): róv ¡rAv Éti¡v 6i¡ tp6tov i6n qáog {e}.r«xdp<»v . Tan pronto como nazca. sino como objeto de pre- dicción por parte de Afrodita. oó6 ' Ci).' INFANCIA Y PRIMERA JUVENTUD DE ENEAS El nacimiento y los primeros años de Eneas están en- vueltos en densa niebla.l.tr¡v. 465 s. Nú¡rqoL ¡-rLv OpérpouoLv ópeoxQoL pa0úxo).v. . 193-95): 0ápoeL. Ert el Himno se nos dan más pormenores. Es como si el carácter marcada- mente religioso del personaje pidiera que su venida al mundo y sus primeros pasos por la vida perteneciesen a los dominios del misterio. «serán sus nodrizas las montañesas Ninfas de hermosos bustos que habitan esta grande y sagrada montaña» (w. La diosa misma instruye § a Anquises sobre los primeros años del niño. Eneas pasó la niñez en casa de su cuñado Alcátoo. más bienaventurados.noL '«t tó5e v«LerúouoLv 6poq ¡réya re (áOeóv re.[oro.. La única información expresa de la llíada sobre la lnfancia de Eneas se halla en XIII. ¡r¡6É rr oñor ¡rera qpeol 6st6L0r ). Según este pa- saje.oq i.

Antes de separarse de Anquises. xrrt a. a una flor. La variante parece y adolescencia tampoco nos informa ninguna de las dos conforme con una tradición asiática. en el s. le ful- róv ¡rév ért¡v 6t¡ np6rov I6¡q 0á). Paris de los hombres de aquella estirpe-.¡ :ro). Pero inmediatamente después (vv.ción del niño a su padre. se daba [el niño] ante los ojos de su padre. 136. las partir del momento en que sea confiado a su padre: éste . de C. irritado. si alguien le pregunta por.rov f¡va¡róeoocrv. se alegrará en su corazón.¡. Pero ni la llíada ni el Himno dicen que Anquises incumpliera el mandato de la diosa. verdaderamente semejante a un dios al ró6e vqLetáouoLv 6poq xarost¡rÉvov ü)..). si ya la estirpe paterna podía gloriarse de haben producido los hombres Esta amenaza de la diosa fue sin duda el origen de la más hermosos de cuantos habíE nacido en la tierra. Zeus. al verlo. minará con su ardiente rayo (r. 276 s. Podemos suponer que sería aproximadamente Ia (Hdto.oq óQ0«). según dictaminarÍa ' pocos años más tarde Anquises. la más .) : Si Anquises incumple este mandato. sobre la presenta.¡roior. tradición relativa a la parálisis o incluso a la ceguera de Afrodita era.c ydp 0eoetxa)..ooá¡. tanto . Recuér&se Sobre la educación recibida por el héroe en su infancia ambos y educados por el centauro Quirón. I: oantes de alcanzar los cinco años. de las que habitan este monte vestido de ár- Bq né¡rnrov Érog aürrg étreóoo¡r«t utóv Ciyouoa. es decir. Zeóg oe ¡o). a los hijos varones de las familias aristocráticas. Cilouolv toL 6e0po Oeo[. 288): y¡OrloeLq ópóov' ¡rd).e Eneas en Hometo Infancia y primera iutentud de Eneas 27 Viene luego un pasaje contradictorio. Afrodita le manifiesta En los ve¡sos 274 s. (w. será muy hermoso.oq ¿or«r. dentro de cinco años 1: secreto el nombre de la madre. Sin duda se han fundido aquí -uno hermosa de las diosas. I Que el pequeño Eneas sea criado por las Ninfas hasta la ado- lescencia está de acuerdo con otros casos célebr'es de la leyenda la infancia de Aquiles o la de Jasón. pues el niño O«o[v roL vóUQnq KqIuKórL6oq éxyovov eiv«t. ¡-rév Ci{eLg 6' «ür[rq vLv noti " l]. pues. dos versiones del Himno sin unificar los datos divergentes.tevog p«).diosas nutricias se lo llevarán allí mismo : debe llevarlo inmediatamente a la ventosa Itión (v... atestiguada para los persas fuentes. no se presenta que por entonces.foLóevtt xepcuvQ Era de esperar tanta hermosura.u¡p«tog iip¡. boles» (rv. I I I l :26 La figura d. 284 s. 6e[Qouo[ te rrcri6<r. Afrodita le dice a Anquises que.. 278 s. el origen de aquel niño. tan su voluntad sobre dos aspectos de la vida de Eneas a pronto como Eneas alcance la encantadora juventud. y. la diosa promete Anquises debe contestar de manera que no sólo quede en volver ella misma con el niño. sino que permanece conti¡ua- mente con las mujeres»). criados griega.éer r. 280): róv éni¡v 6l np6tov é).): El padre. sino incluso su propia paternidad: «Dicen que es hijo de una Ninfa semejante oot 6' Éyó .

II. roüg ¡rAv téoocrp«g oüróq É¡ov drír«LL' énl gótv¡.na Zeúg ron entre la muerte de Laomedonte y la guerra de Troya. 1 mejor de su juventud. Estas yeguas le parieron seis potros. iq Tpot :rep eúpúo. padre de Príamo.r¡' rarse de los caballos de Eneas. En Il. tlg yevefrq ¿K¡. finalmente. 295 y 328)-. oüvex'&ptotoL Tenemos en la llíada y en el Himno algunos indicios que nos permiten pensar con fundamento que en Inro:v 6oooL Écrorv ün' i6 t' lé).ar. iniciarle e. Ignoramos cuántos años media- rqq yáp tor ysvefrg. 134. 6(6ou 6é o[ uiog dnoLva ¡-rLv acos- tumbrarle a hacer uso elocuente de la palabra.tóv te. quq debían de ser famosos.): infancia. el intrépido Diomed. a comienzos del décimo año de glrerra ---que fue cuando sucedieron los episodios canta- 2 LuIs GL. Y. sin la cual sería difícil o poco eficaz la in_ cuales él crió regaladamente cuatro en sus establos «y tervención en la vida política y en Ias asambleas del ejér_ csos dos se los dio a Eneas. la música y la danza» 2._u. 28 La figura de Eneas en Homero lnlttncia y primera juventud de Eneas 29 entre los aqueos como en la misma Troya. de los que llevan a los inmortales perte- necían era más o menos el mismo.Eneas. que. Así lo alirma el ya canoso Idomeneo . dvDp6v 'AyXior¡q. 210 s.ro. hijo de Capaneo.Erlrsv civ«€." (vv. lnnouq dpotno6«q. El papel quc. to[ t' riO«vároug Qopéouor. «Familia e individuo». de los la elocuencia.fieus habia reqalado a Tros para consolarle del rapto üe su hijo Giime¿es Hay que observar aqui que la furtiva adquisición fue lle- (w. Pero sabemos que. éyévovro évi ¡-reyápoLoL yevé0). «pasada tu p. y. r6v oi E€.266 s. la edu- cación de Eneas se cuidarían los tres aspectos que re_ Diomedes sabe incluso de qué treta se valió Anquises para quería la de un muchacho de su alcurnia: los ejercicios hacerse con caballos de aquella raza divina: ayuntó fur- deportivos ordenados a desarrollar la fuerza y agilidad tivamente yeguas de su propiedad con los corceles de del cuerpo necesarias a un buen guerrero. puesto que también los aqueos coriocían su historia. y. en un plano ya de estricta relación social.): ha_ bilidades bomo el canto.es manifiesta a ). temible guerrero" (w. Estos tó 6é 6ú' Alvelg 66rcev. era menester enseñarle al niño gradualmente el manejo de las armas. Y. ¡rriotopr qópoLo. su árdiente deseo de apode.): vada a cabo por Anquises durante el reinado de Laome- donte. adiestrarle en los deportes y Koi Zsüg E). 66¡' uioq noLvi¡v I-rvu¡rri6eog. 260-73.i. Regalo digno de Zeus. refinada. 369.É¡oe.268-72): cito. eran cor- habían de desempeñar en la sociedad feudal a que celes velocísimos..á0p¡ Aoo¡ré8ovroq ünoo¡óv Ori). a caballos descendían de los que . según nos informa el Himno a Afrodita. de cortesia y buen vivir en uso en una sociedad. los . dos por la lliada (cfr. estaba en lo t. 265 s. la adquisición de hábitos cortesanos que le permitieran brillar en las fiestas de la nobleza. eD Introducción a Homero. «porque son los mejores caballos y el realzar sus encantos personales con una serie de que hay bajo la aurora y el sol» (Il.eag írnouq. ta practira ae Laomedonte. Esténelo.

al comenzar dfas felices a la penosa duración de los tiempos aciagos.o de esta res de caballos. mdntíca 19 (1955) 8l-ll0). en vida de Laomedonte. 243 ss. 91 se nos dice concretamente que cuidaba vacasr nacieron no podía tener Eneas más de doce o trece años.. años dichosos no serían menos que los desgraciad. interesaban más las primeras. c. cía en el Ida. como antaño su padre. Ahora bien. Pero. (pouoiv f¡¡retdp¡orv). Auuque en ninguno de los dos [. que desarrollaba la fuerza física y de un período de esplendor que Aquiles contrapone a los también el valor personal. 6 re rpdtoq éori ¡rÉyLorov.30 La figura de Eneas en Homero Infancia y primera iut. sino que más bien Eneas sería pastor desde su temprana juventud. demos que Eneas no vivía con su padre. valió a los habitantes de la Tróade el epíteto de «domado- en todo caso. como se deduce de los pasajes citados. partiend. sobda y castiza. pues. Eneas Sabemos también por 11. sino que éste se los regaló a su hijo (recor. como ambos pasajes se refie¡en al En Ios versos 271 s. Énl qúrv¡ otorga RuIz BUENo ("Versiones castellanas de la llíado". con frecuencia los pastores te- tiempos luctuosos pará el viejo rey. no se hablaría de ellos..a contraposición indica que estos dos no fueron criados pasajes se determinara el género de pouotv y po6v. XX. pues. pues en una ecc norDla fundamentalmente ganadera y poco agricultora. la guerra de Troya 3. cabe pensar que los nÍan que defender sus ganados luchando contra las fieras. . l. Eneag juventud. en muchos de sus aciertos. Io contrario. según XXIV. que ¡e roüq ¡rAv rÉooapag «r1róg é¡<.). (Recordemos las.os. quince años. en el segundo pasaje.. sin determinar el género. En varias ocasiones se le llama Tpócrv que Anquises regaló a su hijo fueron engendrados. En XX. se cdntrapone el destino de los mismo acoDtecimiento. conjeturar con fundamento que entre la subida de Príamo al trono y el comienzo de la guerra pa. segr-in Y. Podemos. sería más por Anquises. cuya traducción me- rece en general la calificación de «exacta. y todavía darían pie a Aquiles para contraponer la fugacidad de los lo era. de que poblaban los montes de Asia Menor. 269. no después de los treinta. uinfiel y novelescar. La juventud de un héroe de aquellos tiempos y latitudes que a tan temprana edad sefia ya diestro en el oficio que florecería sin duda entre los veinte y los veinticinco años.. última cifra y descontando nueve años de guerra. (Rurz BuENo. donde dice que Eneas otiene la flor de la !u cuñado Alcátoo) poco después de.:v drtrcr]. traduciendo Po6v por «rebaños». 188 se habla simplemente de po6v. incluso entre los pieles de osos y leones que cubrían eI lecho de Anquises). El hecho indica gran interés educacional por parte del padre y capacidad deportiva en el muchacho. escurre el bulto. calcada literal- tó 6A 6ú'Alvs(g 66rev. que nacieran. cuando la fuerza es más grande»: lería. Por consiguiente.) y. traduzca la primera vez por «vacas» y al de los dos que regaló a Eneas: la segunda por obueyes. ral 6' ÉXeL ijp¡q dveoq.9l y 188 que Eneas ejer- tendrÍa al comenzar ésta a lo sumo veintiún años.484. mente sobre la de Segalá. como la. el oficio de pastor.entud de Eneas 3f en XIII. La versión de Bergua. sino en casa de troyatra. aqueos. razonable traducir por «vacas» que por nbueyes.. dueño de los dos potros antes de cumplir los. los caballor cia de Eneas. Príamo disfrutó antes de la guerra Era un buen ejercicio. como de una época brillante. Comr¡. es evidente que se trata también del mismo cuatro potrillos que se reservó Anquises: ganado. cuando 3 En XX. en Hel-. Tenemos en la llíada datos acreditativos de la elocuen- sarían aI menos ocho o diez años... Por eso resulta extrai¡o que Segalá.

abundan en ella los más va_ En estas reuniones de Ia mejor sociedad troyana bri- ¡iados dichos. para exci- tar a . de entre los troyanos y los licios (representan. sino el terrible Aquiles (XX. 32 La figura de Eneas en Homero Infancia y primera juventud de Eneas 33 pou). cuenta y ocho hexámet¡os. 485.6oo' Éort ppor6v. noD tou rineL].).¡Qópe.. pued.as»? (w.et6eo'AXt).oq 6é re x«l t& xe]. que no es otro fiestas de la aristocracia troyana.de mucho. Agamenón (11.¡oL ¡réor¡v éq tiyuLov loDocrt.78 q. y el campo de las palabras es amplio en llaría Eneas no sólo por las cualidades físicas heredadas todas direcciones. según veremos.). 'ser considerado como la glorificación de Eneas. sejero del pueblo o del ejército en las asambleas» y pre- supone el hábito de hablar en público de manera con. como suelen hacer las mujeres. noLéaq 6'Évr ¡rOgot epiteto. Cuales sean las que uno diga.tj. denada. Apolo.24. de los adivinos. En XX. que tenía sen- ENEAS. sabemos que Eneas tomaba parte en las responder debidamente a su adversario. con ¿Qué necesidad tenemos tú y yo dice a Aquiles. ALve[« Tpóov pou). hijo de príamo y «el mejor. que no es fI¡). ó¡notóv x' aln¡o0« É:roq. 200-202): adoptando la figura de Licaón.« quetes ante los nobles de Troya. que en la epopeya se aplica a caudilios como n«vtotot.r:|. { cuerpo a cuerpo con el Pelida Aquiles?»: Y. En VI.e¡r[(eLv. (w. Héleno.froq év«vríptov no). en los cuales hay verdaderas éiq Tpóo:v pcoLLe0oLv ü'n(oXeo olvonotá(ov. le responde sin'ppjarse arrastrar por él al terreno de las injurias.et6r¡.e 'ró). XIII. salen a insultarse tes aquí de todos los aliados de Troya). 180.ooá¡revaL épL6oq . roióv x' Én«xor5o«Lq. 3 - . Héctor son. enfurecidas en la enconada riña. con un\ Iargo parlamento de cin. ¿qué É). 83).JT:l «l te Xo). afirma que Eneas y -le zaherirnos con palabras. pues sobresalen. XX. que revela un interés especial por la materia. consejero de los troyanos. hijo de Príamo.rÉpL 0u¡ropópoLo veLxeOo' d). 248-50) : ción cortesana. 253-55): ndocrv Én' toúv Éote $&x€oodt . el héroe se muestra consciente de su facilidad de palabra para Por último.L' éreá re x«l oüx['¡ó]. Énéov 6ts notrüg vo¡róq Ev0c xcrt Ev0cr. tales de tal padre y de tal madre. significa aproximadamente «qq¡.ri). Anquises. «que. En el pasaje de la Ilíada que. etc.¡qópe (V. gi ¡i U' inéeoo[ ye vr¡nútrcv 6q estos términos: «Eneas. en efecto. los dos que más en medio de la calle. 463. sino también por su educa- pueden ser las que oiga. Én¿l o&q« oi6u xai «óróq ha sido de aquellas bravatas que proferías en los ban- r]¡rév xepto¡-riaq fi6' aioul.erieL. ora se trate de combatir o de razonar: la cólera inspira también ésl. máximas sobre la moderación en el hablar.rt'. XVII. Y a continuación pone un ejemplo de elocuencia desor- vincente. asegurando que pelearías _ ¡ruOrjo«oO«1.Eneas a luchar contra Aquiles. se dirige a él en fl4). de Ilión. Este orperrl 6A y). con verdades y con mentiras. 83-85.q[.neo 6et6í{eo0«1. una de las cualidades menores de la elocuencia: «Voluble es la lengua de los mortales. sin duda refinada.

\ análisis de la llíada llevado hasta sus últimas consecuen- cias demostraría que una de las intenciones fundamen- tales de la epopeya. es la glorificación de Eneas y de sus descendientes. uEra preciso inculcar bien aI joven e1 código del honor. Y la crianza de Eneas por su cuñado contribui¡ía a inculcarle buenos modales. en una palabra. «el hombre más dis- tinguido de la vasta Tróade». no des- cuidaría esta faceta de la educación de su hijo. «ltv dptoteúeLv x«L ÚnelpoXov É¡rpev«L d]']'cov» tervención de dioses. l. Del ímpetu de estos dos guerreros a' sólo pudo salvar a Eneas. Por lo demás. la conciencia de su valia personal. . la reiterada in- . como hemos visto. en el de Peleo a Aquiles: cluso como Diomedes. hacerle sentir apasio. p. Esta opinión se basa probablemente el amor a la fama. la i figura más interesante entre los héroes homéricos. entre los troyanos. el espacio que se le dedica en la narración épica es mucho más reducido que Que Eneas supo asimilar bien estas enseñanzas. especialmente para la música. en el consejo de Hipóloco a Glauco compararse con las de héroes aqueos como Aquiles o in- .. ENEAS EN LA ILfADA Pero la educación de un muchacho como Eneas no podía limitarse a lo físico y a lo social. como veremos. tiene justificación plena la afirmación ini- precrsos. en el hecho de que sus acciones bélicas no son tan bri- nadamente los ideales heroicos resumidos. Tenía que llegar más al interior de la persona. 370. cual ya tenemos en la lliadd testimonios abundantes v No obstante. pues Alcátoo era. Estucliemos primero los rasgos que van per- frlando la figura del héroe a lo largo del relato homérico.I I I l 34 La figura de Eneas en Homero sibilidad artística. ni pueden escueto como certero. Un 4 Lurs GIL. Pero no anticipemos las conclusiones. cial de este trabajo: Eneas es. si no la principal. c. despertar su espíritu de Se ha dicho y repetido que Eneas es en la llíada w cmulación. el que ocupan las gestas de varios personajes de ambos mos en 'el comportamiento de su edad adulta. sobre la campos. de modo tan llantes como las de Héctor. su arrojo. Io vere. en algunos aspectos. aunque no lo albergara en su propia casa.. personaje secundario.

que ponen de relieve sus cualidades psiquicas y. Acaso la mejor equivalencia sea. dic.311. 819. A Eneas se le aplica en V. son como el fondo que ilumina u oscurece la figura del adjetivo 3o0). I En Y . 461 y en XX. La expresión se repite. Este epíteto se le atribuye de nuevo objeto realzar al héroe de una manera general. usados en nuestras traducciones. Ares. «noble. Inloger¡nanisches Etymologisches Wótterbuch. y que acaso pueda traducirse con cierta aproxima- zadoras de Eneas en cuatro grrupos: los que tienen por ción por «excelente»2. Eneas en la llíada 3t te». . bella imagen tomada del pas- toreo real y verdadero.. por el sentido dro. implica una relación afectiva que 1 Cfr. Zeus. valien- 2 étcipov. suele traducirse por obueno. El adjetivo ÉÚs o ñúq. finalmen. indoeuropeo ¿s¿r-s !. era (lat. oamigo. y más aún e inmediatamente después. no incluye forzosamente éTcipoq. más que «amigo.e refiriéndose al hijo de va creándose en torno al personaje mediante los epítetos Anquises: «yace en tierra un hombre a quien honrábamos caracterizadores que se le aplican. aplicada a Eneas. es aquf «compañero de armas». 570 y XX. «pastor de pueblos. subrayan su fuerza física o lus dotes guerreras. reciben este título los reyes y los gran- des héroes. fem. En V. Es cierto que los epí.óq. pues muchas veces vienen a ser como meras fórmu' xeitaL dvi¡p 6v r' toov Étlo¡rev "Exropt . I caudillo de los tracios (notemos de paso cuántas veces Consideremos en primer lugar la atmósfera poética que enaltecen los dioses a Eneas).6[q. éroipov. p. más amplio que los habitualmente del héroe. en español.. en el verso 469. "Av«§ es un titulo honorífico que Homero da con fre- cuencia a dioses. J.513. PoKoRNY. si efectivamente está relacionado con el latín er¿¿s «señor». esa). el poeta se refiere a Eneas como Torpilv te. a. más ilustres. se le llama éüg táLq 'AyXio«o. 491..{MBIENTE CARACTERIZADOR entre los hombres. esta expre. 312. «bueno». la primera vez que se menciona a Eneas cuentemente a los reyes más poderosos o a los héroes en la lliada. le llama ¿o§)róv su conjunto. los que se refreren a su funcl$n social. sirve en cierto modo para enmarcar el cua. incluso al más poderoso de todos. . el sentido etimológico será más amplio que la implicación moral de «bueno» o la guerrera de «valiente». los que en XIII. y que en Homero se aplica fre- En II. 342. Berna. «no- Podemos agrupar los epítetos o expresiones caracteri' ble». que ha tomado la figura de Acamante. trcr§v. en sión se repite en XVII. 110. pero. como al divino Héctor»: tetos homéricos no pueden interpretarse en sentido es- tricto. otra expresión dificil de traducir. 1950 ss. «valiente». Pero su reiteración. 467 . las de cortesia poética. enemiga irreconciliable de los troyanos. (según traduce Segalá). del V. aquí por boca de una diosa. los la potente Hera.

hijo de Príamo-.ov. y del adjetivo los troyanos»: Ooóq..a x«ptepóq Éort ¡rá¡¡ ÉvL q6r«g Év«lpeLv. en cierta ocasión se salvó por pies de»: "EKropá t' <i¡rQt ¡rÉycrv. "corredor. en XX. pues.571 se dice de él que es Ooóq no).cvtoL 'Ap¡r. dios de la guerra: de Licaón. se le aplica a Eneas e¡ XIII. y.r E¡ Y. Ambos nombres encabe. el valiente Idomeneo califica a Eneas de nó6«q rcrXúv. 513. zan dos versos seguidos. En V.T-----------n 38 La figura de Eneas en Homero Eneas en la llíada 39 El verso 58 del canto XI constituye un elogio de Eneas sentido se aproxima mucho a dp¡toooq. destacándolos entre todos los demás Finalmente. lao. es nada menos que «el fuerte Diomedes" de guerreros. expre5ión afín a la que habitualmente se Alvetov 0' aplica a Aquiles: ró6crq óxrJqi en efecto. de boca del rriedo". Este epíteto lo reciben al quien califica a Eneas de ¡rriorr»p gópoLo. mientras que de Eneas de su temible lanza.nticamente al cualidades guerreras de Eneas. oI Tpóov etolv Ciptotor. que incluimos aquí entre las expresiones caracterizadoras de la figura de Eneas. <irá]. "rápido en el ya de suyo hiperbólico. el 57 y el 58: En el mismo canto. r Alve[«g te x«t 'l6opeveúq. y significa propiamente oque acude veloz aI grito de combate» (por su formación y por su "Exrc»p Alve[«g 0'. 272. «el más valienter. de este mismo canto se tributa una un alcance mucho más amplio. \ positivo dy«oóg. "inspirador de mismo tiempo Héctor y Eneas. quien califica a Eneas de «héroe».e¡rLotriq.. . quien. vinculado semiá. ñp<¡q. «rá- "Exropú t' pido de pies.. versario Idomeneo. 104. especialmente «grito de guerra». ágil». pocos versos más adelante (482). dolos con el plopio Ares. tiene En los versos 499 s. y comparán- tido de figura humana que ha tomado el aspecto -Apolo.. 69 ¡rú). significa «el mejor» en algo. He aquí ahora epítetos o exqresiones que ponen de relieve la fuerza física. en XVII. ante los dos Ayantes y Mene- «ágil combatiente». 69 Tparol Oeóq 6q rtero 6{gq. la agiliQ4d.477. como Pero el poeta se limita a llamar a Héctor yÉyav ogran- veremos más adelante. gorg6oa es un compuesto de póri. aqueo Automedonte.. es nuevamente un dios reves- como combatientes: dpiror É{o¡ov dl}. Ia ligereza de Eneas no debía de ir en zaga a la del Pelida. también por «belicoso»). y hemos de volver sobre alabanza común al valor guerrero de Eneas y de su ad- él cuando estudiemos las relaciones de Eneas con Príamo. pero que aquí resalta más aún combate. proclama a ambos adversarios «los más valientes dc «grito». la valentía u otras El superlativo Ciprorog. El contenido de este verso. Idome- nos dice que «era honrado públicamente por los troyanos neo completa el elogio de Eneas como guerrero diciendo cgmo un dios»: que <(es muy fuerte para matar hombres en el combate»: Alvelcxv 0'. A en el verso siguiente (483). habland<. otro compuesto homérico que suele traducirse por la comparación con Héctor.

las vacas de redondeados pies" 3.óq ! Ciprorog. sino toro (Il.v. razót». en el verso 267 del mismo canto XX. que se aplica a Eneas los dos ejércitos anhelando combatir. 83 En V. Por todas estas razones. XVII. iban a encontrarse en medio de Sentido afin es el de ¡reycr). «magná- de A. Signifrca exactamente «de gran co- éq ¡. Éo0). cho los más valientes.Lnó6eooL Bó€ool. usa no viene a cuento. ingenioso. discreto.:v ouv[tr¡v ¡re¡rcr6re gú¡eo0aL. 121. 485. bueyes Lo de ntourner les jambes en marchant. culminan los XIII. como no se trata de establecer una distinción rigu. tampoco se aplióa bien a las vacas que pastan I Son muy variadas las interpretaciones del adjetivo ell. Suele aplicar Homero los catalogados en los dos grupos anteriores podrían igual. rey de los feacios. En el cuarto y último grupo podemos situar dos epíte- tualmente a un guerrero para expresar su valentía. Bailly). el buey sólo es útil en las primitivas economlas labradoras). roso. en los versos 175.ñeren a cualidades anímicas. refiere a la calidad mental y puede traducirse por «pru- ren más directamente a cualidades psíquicas. y nuevamente en XIII. si¡o a la . el Anquisiada Eneas en tres pasajes de 11. con mu.dos guerreros. En más precisa se re. I I . 463. así en Od. signiñca elogios a su valentía con el que el poeta les tributa junta. propio de los bueyes o vacas de labor. prudencia. hemos tos que se refreren más bien a la categoría social de Eneas reservado para este apartado sólo los que de una manera o a la función desempeñada por él entre los troyanos. se' caiiflca a Eneas de 6atqpov.inouq: libremente en el campo. !16¡¡9¡6 aplica este adjetii/o en cierta ocasión a un saje en cuestión. de Pabón-Echauri). e incluso a los toros.. 488). "entre los flexipedes bueyes» traduce Segalá el pa- nimo». Yo creo que aquí no se trata de «bucyes». pues ni suele haber rebaños de bueyes (y menos los referirse al valor o a la acometilXdad de este animal. en parlsnt des b@ufs (Dict forma de los pies de las vacas. por otra parte. hay q!¡e pensar . que en sentido propio se Consideremos en tercer lugar los epítetos que se refie. como ve- 6úo 5' dvÉpeq É(oX' &pLotoL remos más adelante. XVI. puede consi- derarse como el canto glorificador de Eneas.ietivos o bien tienen una amplitud significativa muy grande o bien se aplican habi.rirop. ni se ve qué pintaría un toro en un rebaño de que experimenta el toro Év el). Alcínoo. y XX.e Eneas en Homero Eneas en la lliada 4I ¡reyá0u¡roq para calificar a dioses. como veremos luego. (rv. «noble. hábil». y. por boca de Posidón. como en lalín magndnim¿¿s. uno de los dioses enemigos de los troyanos.qui tourne les jambes en marchant. 158-ó0): la segunda vez.). referido a Atenea. y en allí cae sin lucha bajo las mandibulas de un león. que. y sl sg¡ «de paso tardo». 534 se califica a Eneas de ¡reyúOu¡roq.eúq.' Finalmente. XX. por ejemplo ér5q. cuya economía era esencialmente ganadera. en un conté¡to en que apenas puede de «vacas». 40 La ligura d. Algunos de dente. como Odiseo o su hijo Telémaco.. generalmente. esos ad.rÉoov dFQorépr. y el divino Aquiles. defecto que tanto "entre puede afectar a los bueyes como a las vacas. este adjetivo a personajes célebres por su astucia o su mente incluirse aquí. 487 se dice que el león se ha presentado nen medio del re' bien pone de relieve la noble sensación de superioridad baño" (dyéI¡Or). En otras ocasiones. V. o el noble Pero. 180. Aplicado a hombres. de paso tardo' (Dicc.que arrastra los pies.. gene- mente a él y al terrible Aquiles: . rosa. más el v. de elevados sentimtentos». VIII. que el adjetivo etLlnouq no se refiere al moümiento. Alvsicrg t''AylLoLá8¡q Kqt 6toq'AyL). 520 y Y en el canto XX. que habria en la Tróade. pero no de Eneas.293 y 323.

42 La ligura de Eneas en Homero (aquí por boca de Apolo. ti¡-ra tQ ye 6ó<» 'Avrrjvopoq uie. "caudillo". ¡rá¡¡q e6 el6óre náor¡q Este pasaje viene a continuación de la llamada poLc»rlcr o xardtroyoq r6v ve6v. 'Ap¡é). en que el poeta hace el recuento de las fuerzas contendientes. Ciyoq equivale al térmi- oo latino d¿¿r. Tpóov ¿tyoq ENEAS. Pero el dato relativo a Eneas y a los dárdanos no . Eneas. Compartían el mando con él nlos dos hijos de Antenor. 819-21): Acrp6«viov o0t' flpXev Éüg nriLg 'AyX[oao Alve[aq. tóv ün' 'AyX(o¡ rÉxe 6i' 'AQpobtr¡. diestros en \ toda clase de luchas" (w. La primera vez gue se menciona a Eneas en la llíada se le menciona como caudillo. 822 s. viene a significar «consejero del pueblo o del ejército en las asambleasr.o¡óq r' 'Axd¡r«q te. Eneas aparece aquí como el jefe principal de los dárdanos. como ya hemos dicho. Arquéloco y Acamante. "16¡q Év xv¡¡-toiot Oed pporQ eóvqOetocr.): 11 oüx oiog. nA los dárdanos los man- daba el noble hijo de Anquises. habiéndose unido diosa a mortal en las boscosas cumbres del lda. bajo Ia figura de Licaón). La enumeración es más de- tallada y precisa para las tropas aqueas que para las tro yanas. pero no como el único. Este epíteto. CAUDILLO DE LOS DARDANOS <V. se llama a Eneas Tpóc¡v pou). El segundo calificativo de este grupo. «jefe».217) es de significación clara. al cual concibió de Anquises la divina Afrodita. como título o tratamiento dado directamente a la persona con quien se habla.¡qópe. siempre en vocativo. «conductor». (II.

uté ¡.reu. está leios de la ciudad (v. tido estricto. hijo que Dárdano. cundado por los dos Antenóridas: Dardania estaba. 41 La figura de Eneas en Homero Eneas. o. y junto con él los dos hiios de Ida. los señores de la antigua Dar. .. adonde habrá que ir a buscar la leña pára la manera de comenzar Héctor su arenga al conjunto de las pira. tuviera.. En XXIV. 98-100: cuando los troyanos y sus aliados. inme. bastantes datos. Así se desprende de la el monte. sino que habitaban del poeta. ür<¡petcq "I6¡9. se. es evidente 'Ap¡ÉIo¡óq r' 'AKá$dq rs. favorecidos por la suerte de las armas. ciu. se proponen cruzar el foso xrtooe 6é A«pbavlr¡v.. pues. La llíada no nos dice quién fue el fundador de Troya.uní. xÉx).ioto. Príamo basa tcs dárdanos. Que Dar- r6v 6é teráprrov fipXev Éüg ráLg 'AyX[o«o dania. Estos guerreros parecen haber sido. Pero también cabe pensar que éste. para los honras fúnebres de Héctor en el hecho de que portantes defensores de Troya. 216-18 se nos dice. el cuarto grupo de guerreros lo manda Eneas. situada a orillas del Helesponto. 6ó0 ss. caudillo de los dárdanos 45 puede atribuirse a inspiración u ocurrencia momentánea dad de hombres de inteligente mirada. Év ns6trp. eran indudablemente los jefes de los combatien. "Escuchadme. como la antigua Dardania. no son Alve(crg.rlxoupoL.. pues aún de Erictonio. mientras que Ilión fue ediflcada Antenor. É'nei oü rro " I ]. El nombre de la ciu- En XX.. hijo de Zeus. rrótrLg gspónov dvOpónov.: t¡). en una ladera del Ida. . UúXnq sú et6óte náo¡q. Tp6eq xai Aág5«voL f¡6' é. más bien. por boca del propio Eneas. No podria aducirse esta razón si la ciudad de Príamo es- Esta situación. Sólo indica que sus muros fueron construidos durante el dania?1. dad nos induce a creer que su fundador sería Tros. dII ' É0 ' ünrope[ag rilxsov no].. en una ladera del fícil problema. pues se repite casi con las mismas palabras en todavía al pie del Ida.. una sola ciudad con tres nombres distintos. troyanos y dárdanos y auxiliares. por una parte. por otra. óó2 s. 497l. abundante en fuentes": XII. se nos dice en XX. para cuya solución tonvincente no tenemos monte.446). plantea un di.fundó a Dardania.. la petición que hace a Aquiles de una tregua de once días ll cliatamerlte después de los propios troyanos. 6q 6n dqvetót¿xroq Yév€ro 0v¡t6v tiv0pónolv. de quien no había sido edificada en la llanura la fuerte Ilión.. en la llanura. naves. reinado de Laomedonte (XXI.): tropas en Ylll. los más im.6«xog " I 6qg. por lo que nos dice el texto citado. según e1 cual Dardania fue fundada en sitio distinto del que más tarde ocupó la No puede pensarse que sea casual un dato repetido a nueva ciudad: Dardania estaba situada en una ladera del tanta distancia..ó01 6'útr¡ d§É¡rev é{ 6peoq . aparentemente '§encilla. á¡r« rQ ye 6óo 'Avrrjvopog uie.toq ipi que protege eI campamento aqueo y prender fuego a las év re6[E ¡eÍó]. ¿Eran Anquises y\Bneas troyanos en sen. y Troya o IIión. 220 que "llegó a ser el más rico de los hombres mortales» : r Advirtamos ya aquí que esta Dardania no debe confundirse con la Dárdanos histórica. Eneas.

r. FR-ANKE. pues la expresión é€ oD tó " ILrov. XllI. Berlin. de Ia Tróade (así. Tp6eq debc entenderse aquí en el ciudad el primogénito. nota al v.. Ilión. semejante "l). 230.. XX.>ptr. Por otra parte.593. u. cuando pudiera haber quizá también algún fundamento en la ex. puede aplicarse razonablemente al origen. caudillo de los dárdanos 47 insatisfecho quizá de la modestia de Dardania y de su decir. Cfr.. Asáraco. . la ciudad de Troya. Erictonio y Dardania desde el principio. es besorgt von F.iqueza. É( o0 ró to de los dominios paternos entre los hijos. en todo caso. Cualquiera de las dos primeras hi- de Troya".ov). sólo menciona la Por su situación y por su r. en II. la juventud de Tros. si el último aparece como Tpóroorv lo demuestra el hccho de que ocupase el trono de esta &vo. del texto citado en apoyo. Se trataría de un repar- rept rtv " I6¡v X<. Al suceder Ilo a su padre Tros. la primacía estaba ya ciertamente en Troya. Asi) el epónimo de Troya al que solían hacer los reyes y los señores feudales de se retrotrae en la leyenda griega a antes de la fundación nuestra Edad Mcdia. que en Homero aparece en la forma " I 1169 recta conclusión de las indicaciones de la llíada nos la (i)'?. de.46 La figura de Eneas en Homerct Eneas. son considerados como residentes Tros. Cfr. Aquiles se gloría de haber tomado doce ciudades por mar presión de XX. y no a la inversa.' «Por quién fue fundada la posterior ca. Troya superaría a construcción de los muros por Laomedonte.' no s. habría impuesto bién sobre Dardania y otros lugares de las estribaciones. es cierto que el nombre de 2 Sólo en XV. 69 ÉpaotLeuoe r6v segundogénito de Tros. habitantes de Zelea. 328 s. cuando reinaba todavía Erictonio. igualmente. La bre.:v xat yevX§. 230). el nombre de Tpotn se aplica por ex- con sus inmensos recursos. Por lo demás. Para esta segunda hipótesis tensión a la Tróade. pero el nombre de la región procede de la ciu- Tp6« 6' 'Epr¡OóvLoq téxero Tpóeoorv dvcxrq. fiinfte Auflage. por ejemplo.'ltrrov qt¡üv ÉLotev. J. PluLy-Wrssow. si en tiempos de Tros había ya «troyanos».. dad. en honor de su hijo. más en consonancia -[6¡9.. a la ciudad el nombre de Troya. ciudad situada r5not nó6« vel<rroy cidiera fundar una nueva ciudad. 826 se llama 1p66q a los posición poco propicia para un amplio desarrollo. pero no que durante su reinado no existiera aún Una tercera hipótesis retrasa la fundación de Troya Troya. . erklaert von. como todavía en Dardania.i.ot€v. f876. hijo Ilo.l (Il.. Tp6eq se aplica en la lliada no sólo a los habitantes de FAFsI. no hay en la llítLda nada que obligue a pensar que Erictonio y Tros residieran todavía en Dardania. p. A1 frente de Dardania quedaría probablemente el ofrece Conón 12: rfi n6pl fpc¡óq. de esta tercera hipótesis se deduce que Tros reinó tam- éste sería quien. Ilo daría a Troya su segundo nom- signiñcado general de habitantes de toda la región. pital Troya-Ilión no lo dice la Iliada.Lov olrü É¡. xcrrd Tpot¡v ápt- po). Homers lliade. cfr. es que también existía ya la que parece dar a entendcr que Troya existia ya durante ciudad de Troya. dritter Band.. referida a su hasta el reinado de Ilo. ' I trov . sino también a los de la región. por ejemplo en IX. U. de la ciudad. Por consiguiente. del Ida. Strab.rov. Dardanidal. Pero esta hipótesis es vulnerable por varios pótesis sobre la fundación de Troya es conciliable con puntos. 7l aparece 'l). . sino del nombre de «Ilión». como advierte Faesi. R.: y once por tierra en la fértil Tróade. 71. aunque también podía leerse. En primer lugar. 85.

principalmente de II. GrL. Trudition ora '*"¡co in the lliad. Máxapoq E6oq.. reino de Mácar. formadas por tro- yanos en sentido estricto. es evidente por lo que ENEAS. yépov. Anquises no podría tener años y años a su servicio un funcionario de esta clase.543 ss. viejo Príamb. Es probable que. 278 pp. versos 328 s. En XXIV.oúrrp re xcri otáot Qcol xex&o0«r.. No dcbe olvidarse 9. padre de Eneas 3. *r. su hijo Príamo. anciano.M. eras antes di- escasez de recursos que hay que suponer para su fun.. Si los heraldos constituían entonces "un tipo de funcionario público.323-25. y a éste.: ratura épica medieval. entre las (cfr. e\ Intloducción a Homero. tuviera su propio heraldo.ü n).epopeya de Homero. yépov.arg ri). 432). un pasaje del canto IX. y era hijo de otro heraldo llamado Epita. cn que Aquilcs sc Oxford. &$o tQ ye ro). que ha llegado hasta la tienda del héroe rior de la ciudad de Dardania.' ed. por su aqueo para suplicarle que le entregue el cadáver de situación poco ventajosa al pie de la montaña y por Ia Héctor: nDicen que también tú.. oh anciano. 6ó6exa 6i¡ oüv v¡uoi ró). Podemos. L. y por arriba Frigia y el Heles- fuese siempre un poblado muy inferior a Troya desde ponto inmenso. por tus rique- los comienzos de la nueva ciudad. A Ilo le sucedió en mencionar a Eneas como caudillo de los dárdanos. Tampoco nos dice nada la lliada sobre la probable des- merosas y mejores» del ejército que defendíd la ciudad: trucción de Dardania por los aqueos.Acaso pudiera interprctarse también en este sentido el hecho de que Anquises. sien. que había envejecido ejer. como se desprende de varios pa.e Eneas en Homero Eneas.pLov etv«L' sajes de la lliada. Acror url)p4ooovfo. p. tanto por su riqueza zas y tus hijos»: como por el número de sus habitantes. caudillo de los tltirdanos 49 (esta nueva hipótesis de la división de los dominios de Y esta información se nos da inmediatamente antes de 'Tros entre sus hijos Ilo y Asáraco.2. El primero de estos pasajes rndica que las tropas que t6v oe.+8 La ligura d. ne(óq 6' Év6exá gri¡-u x«t« Tpr»l¡v éptBo]. tó rrpiv ¡rév dxoúo¡rsv 6).que estuviera Dardania. y XXIV.etoror x«t sino la descripción de un episodio de esta guerra: la . Perifante. po- Troyá Laomedonte. Anquises. 1950. sin embargo. 6ooov Aéopog &vo. _ 4 . Kcri Opuytn xcroúnsp0e x«i 'E).Í¡onovrog dnetpr»v. Ciertamente lo era en tiempos de Príamo. Aquiles habla en estos términos al En la lliada no se nos dice nada sobre la suerte ulte. ciendo su oficio. situiendo una tendencia fre.ov. . sobresalías tú.. cuales es probable . r«i oÉ. gloría de haber destruido durante la guerra ndoce. y a éste. cabo durante la guerra de Troya. y aseguran que en el espacio que limita por abajo . conjeturar la destrucción de la ciudad por . según nos informa XVII. évróq éépyer 543-46. ambos pueblos. Que la destrucción de estas veintitrés ciudades. dades por mar y once por tierra en la fértil Tróade. nacida en condiciones similares a las de la .ciu- cuente entre los anglosajones. los poemas homéricos con la lite. n). choso. 817 s. dÍpLoroL cólera de Aquiles y los efectos de esta cólera. se llevó a do él en Troya un simple particular. Lesbos. «eran con mucho las más nu.. BowRA. Bowra compara.ue la lliada no es una historia de la guerra de Troya.). combatían a las órdenes de Héctor.dador teniendo en cuenta su condición de inmigrante.únof ' &vOpónov. En Dardania niendo asi de relieve la diferencia entre el poderío de sucedería a Asáraco su hijo Capis.

y iranejaban obstáculo para ello la desavenencia entre los jefes de personaknente las armas.La yuxtaposición. al ser destruida Dardania. 549). pero éste \ replica al hecho del Atrida matando a los mellizás Cretón y Orsíloco. su rey y . «se- mejantes a dos leones» (oto tó ye l.Ld xct éoOl'd ENEAS. «guerreros ex- \ celentes» (Ctv6pag dplorouq. tadas al ejército común por su pueblo. v. Era natural también que Eneas br"sr. tol'L« 6' éXaorev' Los caudillos de la epopeya homérica. La gloria de Eneas -ya lo guerreras. sin que fuese palabra. lo recibía y. y é1. 554). en este pasaje. v.533 ss. . se refugiasen en esta ciudad. principalmente a sus aciiones hemos dicho_ no se debe No obstante. 330-33): «de todas ellas saqué abundante y rico botÍn. unidos a la poderosa Troya por la sangre y por taneaban a sus tropas en el sentido etimólógico de Ia la alianza. que entregué sin reserva al Atrida Agamenón. En V. en repetidas ocasiones aparecé en la llíada combatiendo bra- vamente y matando con su propia mano a guerreros aqueos muy distinguidos. hijos del magnánimo Diocles..Éovte 6úc>. era uno de los más gloriosos que siguiera ejerciendo en Troya el r¡ando de las tropas apor'' podia recibir un héroe. GUERRERO É{elógr1v. cayeron a manos de Eneas <<como altos abetos» (¿I&rnolv éoLxóreq óqr¡I¡orv. eran también guerreros. compañero de Eneas.I I 50 La figura de Eneas en Homero Aquiles dice a continuación (w. "diestrós en toda clase de combates» (F&¡¡q e6 ei6óte náo¡g. nuestras gestas heroicas. 560) abatidos por el leñador. de las acciones de Aga- menón y Eneas implica. Agamenón mata a Deicoonte Pergásida. como los de Era natural que. capi- su pueblo. yendo a la cabeza de sus hombres.tc no). en cierto modo.. v. El título de «matador de hom- ambas casas reinantes. 541). xql núvtc Qépóv 'AycgÉ¡rvovL 6óoxov 'ArpeÍ6¡' é 6' 6nLo0e ¡révov n«pd v¡uol 0ofloLv' bsfa¡revoq 6tcr naOpcr 8ao&oxeto. se reservaba la más grandeo: tá¿¡v Éx naoéov xet¡rri). que se habia quedado junto a las veloces naves. Ia superioridadt bélica del segundo. v. repartiendo siempre la menor parte. ¿y6pog6vo§.

y Yaso. q[]. pues. no retrocede e1 aqueo. Es muy vigoroso en el corrlbate para matar hombres. Deípiro. en Ilión. 335-41) : . pero el propio .. y garganta con su lanza.. cuando la fuerza es más como superior a Héctor.« xaptepóg ÉorL ¡rúX¡ Évr q6t«g év«lperv' y aliados! Es una vergiienza que entremos cobardemente xai b' ÉXsL ljpr¡q üv0oq. y hermano de Ayante.cr td qpovéov. semejantes a Ares» (v.or. 6sí61« 6' oiv6g de Eneas. para vengar al marido de su hermana. instiga el valor 6e0rs. es aún nues- Pero Eneas. roi ¡r' oirp ]¡. vv.. bríos. 6q ¡roL éneLotv. L«ol ÉnovO'. hijo bastardo de Oileo ayudadme grita*. nLó¡. (w. Afareo Caletórida (XIII. 500): oídos de Eneas la noticia. Marchemos. Idomeneo acaba de matar a tres de lo§ mejores guerre- En el feroz combate que se traba entonces en torno al ros troyanos. que se me viene encima. Acaso el mejor elogio de Eneas como guerrero sea el óq i6s ).ov Éonero ¡-ri]. EI héroe reconoce al dios. Afa. dánaos. dos hombres se distinguen por su jacta de su hazaña con sarcasmo. { se en Troya. para que no se lleven tranquilamente a las naves ban cerca. Y sigue una comparación que pone de relieve el cadáver de Patroclo. que pereciese a manos de Eneas» (1. cobrando nuevos Alvel<rv Éntóvt« nó6ag taXúv.. árbitro supremo. 492-95): ro0 6' ótpuvev gÉvog "Ap¡q. todos ellos guerreros ilustres: Ascálafo. Los teucros pretenden refugiar_ grande»: . 69 Atvelg Ou¡róg Évi orri0eooL yey{0et. a quien Eneas atravesó la reo. pero pide auxilio a cinco de sus Otros aqueos ilustres perecieron a manos de Eneas: compañeros. y se cadáver de Alcátoo.Acudid. ligero de pies. con intención de corazórt. Paris y Agenor. Mas. y el pastor se alegra en su el poeta que «Ares excitaba su coraje. Un dios ha venido a decirme que Zeus. óq ei re ¡-rerd xr[].«vroL . que estoy solo. entre ellos a Alcátoo. (xv. se dispone a vengarlos.Apr¡r . Eneas aparece. nEneas e Idomeneo. Iv« ¡epoiv ún' Alve[oo 8c¡rsiq.v. corre en busca de Idomeneo Alvelcg re xcrl ' I 6oyeveúg. 6 re xp&tog éotl ¡réyLotov.52 La ligura de Eneas en Homero Eneas. que sabe unir el valor y la prudencia. y temo horrible. Al verle avalrzar..a6v É0voq énLonó¡levov Éot aürQ. Medonte. 541). que hace su valiente adversario Idomeneo en XIII. que esta. contra Ios también a sus amigos Deífobo. grita: «¡Héctor y demás caudillos de los troyanos 6q Uá¡. adoptando la figura de un heraldo. caudillo de los atenienses -les mente a Eneas. 563 s. Meriones y Antíloco : . apenas llega a valor.. Al ver a sus jefes como siguen las ovejas al carnero para ir éste caídos a los mellizos. 332). amigos.. vencidos por los belicosos aqueos.319 ss. guerrero 53 Sigue inmediatamente otro pasaje del que se deduce el prestigio de Eneas: nEn seguida las tropas siguieron asimismo la superioridad de Eneas sobre Menelao. Y dice a beber después del pasto.\ Apolo. Así se alegró el ánimo de Eneas en su pecho. incluso está en la flor de la juventud.úr. <irú].rev' Éx poráv¡q' ydvurar 6' Cipa re gpév« nor¡r{v. llama tro protector en la batalla. y En el canto XVII. cuñado de Eneas. y. 481 ss.): al ver el grupo de hombres que le seguía" (w. abandonando el combate.

Ea. 342): nenoL0óq. 239 ss.ov fitop óIÉoo¡g. 344).). Es entonces cuando Diomedes le hiere con una piedra Eneas llegó a enfrentarse en singular combate con los enorme. etí¡et«L éxyeyú¡-rev. mata a gran número de enemigos fuertes guerreros.I 54 La figura de Eneas en Homero Eneas. (w.eren del Y no se limita Eneas a dar ánimos a los demás con sus palabras. Diomedes y el incomparable Aquiles. por entre los combatientes delanteros. advierte al esforzado héroe aqueo. * I l. sino que quiere darles ejemplo.éov 6q d). que se a Afrodita y al propio Ares. carp a mi corazón! Veo a dos portentosas hazañas. Iv' dné).. temiendo que los aqueos se apod. dotados de inmenso brío. 301): Y derriba de una lanzada al valiente Leócrito. que quieren y ni siquiera se arredra ante Ios dioses. é ¡riv rósov eE et6óq. é¡rQ reX«pLo¡réve Ou¡rQ. ünatov g{ot<. x«t p« no). Eneas y Pándaro suben al carro de temos aho¡a tan sólo que el canto V de la ltíada es el guerra y dirigen los briosoq corceles contra Diomedes. Eneas Ilega a entatrlar la dulce vida. de la exaltación de Diomedes (Arop{6ouq <ipLorela). Atvslcrq 6' ulóg ¡reyc]. Pero es Pándaro el que cae bajo la lanza del Tidida.f¡topoq'AyXtooo d). 299). uno es Pánd)fo.rv. Arisbante (v. dp¡Lqt). v. haciendo inevitable la lucha. El A1 verlos Esténelo. IlútpoxLov vr¡uoiv neL«ocrl«ro te0vr¡drt«. «16óq ¡r'üv vOv ÍiDe y'. épot dyXr :rcpcoráq. dios de Ia grlerra. retirémonos al carro. ¡r¡5é goL otítoq tQ p' tOüq Acxv«dv lo¡-rev.Lov elo«v«pftv«L dva). dando terribles gritos y "dispuesto a dig qáto.rúXcov.rpa. el otro. mengua para Eneas haber sido vencido por tal ad- de habe¡ sido engendrado por Anquises. tiXL' Ciye 6r) ¡a(ó¡reO' Éq' hn<. y Io deñen- muy por delante de los combatientes. 9¡6' oI ye Exr¡trot €úve 6ra npo¡.a:v ún' 'A¡«L6v fláv8«poq. En- tonces Eneas. ¡r{t¡p 6é oI éo¡' 'Agpo6tr¡. hijo de tóv rrá¡lsvar ¡re¡rcróq 6q rrq toO y' <ivtloq E]. a no ser por la intervención de los inmortales. que Aquiles le salga al paso. y no por- Tu6et6¡ ALó¡r¡beq. dv6p' épóro Kpcrr€pó Éni ooi peg«6te ¡láXeo0aL. hábil arquero.). Ne En V. y su madre es ve¡sario en el momento culminante de su brío y de su Afrodita. ¡rr] norq qt). y. Es el hijo de Anquises el que va en busca del pelida.xef¡ot 6«¡rÉvr«q. hace frente al ene- de «como un león confiado en su fuerza. utóg 6' qüte Aux&ovog elí¡et«L elv«1. y no me andes así gloria.ü 'npo¡r&¡<ov É(átrgevog Éor¡ matar a quien se le ponga delante» (v. no sea que pierdas Finalmente. gloría de ser hijo de Licaón. Ilegando a herir luchar contigo. Zfrv'. hijo de Capanco. que blasona pues. en el canto XX. §uerrero 55 "Exrop r' f¡b' Ci).eOpov É¡ovr«q. ¡rá¡¡q ÉnLtáppoOov eiv«r.' érr yúp rtq Qnor 0€6v.oL Tpóov dyot f¡6' énLxoúparv.xt migo" (v. realiza aquí aqueo: «¡Tidida Diomedes. salta del carro. No supone. «saltando cadáve( de su amigo. 243-50): combate singular con el irresistible Aquiles. . Eneas. embrazando el es- cudo y empuñando fuertemente la larga pica. de tal modo que Eneas hubiera perdido allí la dos héroes más temibles del ejército aqueo: el fortísimo vida. protegido y apoyado por Atenea. ().0o1. Sobre esta escena hemos de volver más adelante.

que entonces «cayó del carro. . En la época a que se refrere la llíada. Un regalo consistente en caballos era digno de reyes: Aga- \ 1F. los héroes hon'róricos tenían ai caballo en gran estima.. ó¡Éov. 'v. sobre carros. buando se formaron en los ejércitos cuerpos de caballe- ría. Do obstante. por ejemplo. donde Pándaro dispara su lanza desde el carro sin herir a Diomedes. combaten a pie: "el carro de guerra se ha convertido. en desacuerdo con 28G96. por el contrario. traduce «y bajaré del carro para combatir'. 10&102)-. 227). V. 221. Pero el caballo era entonces esencialmente un animal de tiro. En la epopeya homérica hay alusiones sueltas al no- ble bruto en función de cabalgadura. para Homero en un simple medio de transporte» l. quien. de guerra tirados por dos corceles. que Eneas reconoce al aqueo se debe a la asistencia que los dioses. si es cierto que. hiere mor- talmente a Pándaro.56 La figura de Eneas en Homero Y. el guerero dispara su lanza desde el carro. donde Eneas invita a Pándaro: «sube a mi carro» (é¡r6v óXé<. tambiétr lo es que la superioridad . Cfr. . sin duda droprjoopqr. le prestan continuamente. el caballo no tenía aún la importancia bélica que adquirió más tarde. ny yo subiré también para luchar" (éyó 6' ttnr¡v é:rtprioo¡r«L óqpa ¡<ÍXcop«t. aunque. Los héroes se dirigen al combate. 353. A veces.La imagen homérica del Estado: Ia organización militar. sólo por nueva intervención divina se libra de la lanza de su terrible adversario. Sin embargo. Que. RoDRfcuEZ ADRADoS. generalmen- te. v. p. (ipLne 6' É€. aunque LOS CORCELES DE ENEAS se glorie de ser todo de bronce. no le venceria -afrrma Aquiles fácilmente. leyendo. Su posesión era un signo de riqueza. 294). en Introdltcción a Homero.>v Énrprloeo). delante de las tropas. y especialmente Ate- nea. que Segalá. si un dios igualara las concliciones de la lucha el héroe troyano (w..

en Intr. 189): I por un heraldo. pues. como se deduce de los versos ganaderfa». como demuestra ese lleclan.rc¡ noootv Cipovto.. de su hermano: Este verso. jefe supremo de los Aqueos. 6tc 0o¡róg dvóyoL. t 58 La figura d.prcscin_ Pándaro. «alimentados Aquiles. GII. antes incluso que 266) con los presentes del rescate. de niño. cuando los animales desfa_ trata de avaricia. a veces. 281 s. 18ó-89).. en el carro tirado por mulos. ve p. 123-24): consideración a los caballos. sin duda uncidos 2I.con lo cual recobraban las fuerzas en el acto. gi¡roL 6euo[«ro qoppfrq nl-as complacencias de aquella sociedad aristocrática en riv6p6v e l). Se les tributan cuidados exqui. «de pie en el difror. No sería. que erpresa la participación moral de Pándaro en .esagraviar a padre once magníficos pares de caballos. ganadores xat ótrópoq. V. . . a Hometo. l9ó). las imaginadas privaciones de sus corceles. fue ya 4 ¿Por qué habrá tenido tan mala suerte con la posteridad este desechado pór Aristófanes y Aristarco. a personas que solían cruzar con llevada hasta el extremo de preferir la propia incomodidad a que caballerías cargadas los montes que separan el Bier¿o de Ia Mara_ sus caballos se vicran expuestos a una ración mermada.de premios. para d. atribúyer. y no se llevó ninguno a Troya «por . 279). Andrómaca en persona servÍa diariamente de Héctor. Cuando Príamo (XXIII. acostumbrados a comer hasta saciarse. lleva un carro mular (ti¡rc(«v f¡¡rLovet¡v. me a carecieran de ¡iienso en una 6ó6excr 6' [nnouq ciudad sitiada" (vv. o incluso en aguardiente.): nr¡yoüq dOilogópoug. como llevar pesos a lomo o arrastrar carros cargueros.e Eneas en Homero I Los corceles de Eneas 59 i menón.398. dativo ético.e su (Innouq 6A l-lpL&gr¡r únayov (uyóv. su Diclionnairc de la Mythologie grecque et romaine. y. a los corceles de Héctor sabroso trigo 3. desde la ciudadela de Troya. Por otra parte. héroes a sus corceles» 2.cuatro ruedas. el cadáver olvóv r' Eyxepdoooo nrriv. 3 «Y les mezclaba el vino para que bebiesen cuando tuvieran regresar a su padre. pura. y luego vierte sobre sus crines aceite perfumado de dos ruedas. of dÉO). «Economla y trabajo: a un carro de guerra. leó daban pan empapado en vino. que aquf demuestra una sensibilidad exquisita? Se Ie ha diendo de lo extraño de la cosa en si» (es decir. acompañado gana. en que Casandra. la objetiva. el noble bruto se ponen de relieve en los epítetos que le dedica el poeta y en las afeótuosas exhortaciones de los El caballo no es utilizado para servicios menos nobles. un estirtrulante parecido. que a mi me parece de una gran delicadeza. 202 s. y caballos para sí mismo a su marido (VIII. y entre . a éyxépcoev nréerv». Pándaro tenía en casa d.o¡er entre corchetes. se le reserva el btQpoq o carro de guerra. quiere entregarle magníficos presentes. que los editores suelen ir. sobre hecho de alimentar en casa con todo regalo once pares de caballos todo en vísperas de combate. La razón gramatical es más convincente que avaricia este gesto.o¡rÉvov. en vino a los corceles).\haesi observa que. el im_ posible q"e A¡drómaca diera a los corceles de su mariáo. slo0óreq É6¡revaL Ci66r¡v. no fuera que.. de . (VIII. vencedores en las carreras » (lX. como PlgneE GRhlAL.con blanca cebada y espelta» (xpi treuxóv épentó¡levor ellos ofrece al héroe «doce robustos corceles. Yo he oído. igual que se hacía con las personas des_ "o. No se gatería y de la Cabrera cómo. I tnn<»v qeLbó¡revoq. "uju se dirige a la tienda de Aquiles para rescatar el cadáver pués del baño. XXIV.sitos: Pa¿roclo lava los caballos de Aquiles con agua .). 701 s. ohabrla que esperar al menos un olvóv ¡. sino de verdadero afecto. para dos personas. y algunos. ociosos no es propio de un avaro. que se les diese tachado de guerrero mediocre.

no sea que. a Eneas. ¡rd)."r. v. flq Tpo( nsp eüpúono Zeúq llos. pánda_ potros en su palacio. ).trata de suyas a espaldas de Laomedonte. oloetov. tfrq yeveiq gKtrsqrev dva( dv6p6v 'AyXto¡q.a» (vv. Eneas invita a pándaro _que lamenta ha_ damente conocido. si é1 galope veloz por la llanur.ov úQ' f¡vLóXp skr0ótr xo¡lnú). Troya. «echando de menos tu voz» (r€dv Qeóyyov tóv 6' cip' ép' l¡rróvcov i6e xeí¡revov Év ieXÉeooLv. que. ya nos hemos referido a ello. 222 s. 234). al contárselo. Por otra parte. el caudillo de hombres Anquises.'év0« rol Év0o 6rcoxé¡. Sin duda el hecho de que su dueño a Ios mis. Pándaro indica que eran excelentes. xr¡purá re ciotupoótr¡v. nque lo mismo saben perseguir que retirarle mente que no deje de apoderarse de ios caballos. te¡l. ó0 La figura de Eneas en llomero Los corceles de Eneds ót É3rcr¡t' év 6iqpg. oü ¡rév cúróg éX. y le ponclera origen. unos versos más adelante (265-272) con a su compañero Esténelo.221. con la ayr:da de Atenea. pues llevarán mejor el . como hemos visto. los alabe ante un hombre tan entendido en caballos como mos dioses. Aiveí«. «caballos digno de dioses. "troyano». encomendándole encarecida- satisfacción las excelencias de los caballos de Tros (IcóLoL l. se espanten y se desboquen.¡' . logra matar..rnot. pero su historia merece ser contada con más detalle. Los corceles inmortales cle Aquiles ha- bían sido regalados por posidón a peleo.a subir a su carro.eog innouq.ov &p¡_ra ). lvi« xc¡l teó Ínno¡. ber dejado en Zelea sus corceles. y esos dos se los dio cuj. Ganimedes. . Eneas caballos era digno de reyes.. y el hecho de que Eneas pueda em- se los regaló a su hijo.r. -.rro.o Áandados por el auriga a que están acostumbrados » (230_32): 66X' uiog noLvlv I-«vu¡r{6eoq. r¡ogéovre. oúvex' &pLotot Ínn<¡v 6ooor ÉcroLv ón' 116 t' i¡éItóv re.á0p¡ A«o¡rÉ6ovroq ú'nooXóv 0Í¡).u. inspirador de miedo. haciendo cubrir yeguas que es a quien en este caso se.. Estas le parieron seis combatir.): en. de esta estirpe hurtó empuñar la fanza para resistii el empuje de Diomedes. cuatro los guardó para sí y los ro.r. Hemos dicho que un regalo consistentc en. Era conocido incluso por los aqueos.). También tos caballos de Eneas plearlo sin ninguna aclaración en el sentido que aqui eran de origen divino. de Tros".rsv f¡6é gépeoe«1.: daba él mismo. qrie. tiene demuestra que el origen de sus caballos era sobra- En V. porque son los mejores entre los caballos Y le da a escoger entre guiar los caballos como auriga o que hay bajo la aurora y el sol. por lo cual ahora lucha Es precisamente Diomedes quien nos informa de este desventajosamente. Homero lo considera incluso se ¡efiere a elios diciendo que son TpóLoL írnoL. se muestra buen conocedor de la psico- logía equina: «ten tú mismo las riendas y guía tus caba_ rRq yáp roL yeveflq.ía en casa de su padre once pares de lustrosos corceles a los que sin duda crió regaladamente en su establo. El adjetivo Tpótoq significa generalmente ode s. r6v o[ Éd Éyévovro Évi ¡reyápoLoL yevÉ0]. a Eneas y a Pán- daro: «pues son descendientes de aquellos que el longi- Éntor&¡_revoL ne6ioLo vidente Zeus regaló a Tros en compensación por su hijo rp«tnv« ¡rá). El aprecio en que los hombres tenían a los caballos se Hasta aquí no es mucho lo que se nos dice de los pone de relieve con el que el poeta atribuye corceles de Eneas..

i mortales. su perpetuidad cómo Ganimedes sería inmortal y siempre joven.. 202-17). El Himno a Afrodita. y le dio. 217): engendrados por el viento Zéñro y la harpía Podarga. exactamente los leo: dO&varol te yáp elot. pero a Tros le oprimía eI corazón un dolor terrible. Zeus se compadeció forma de caballo. la reproductora no estaba excluida en principio. para que se quedara con ellos. en adeli¡1te.onó6eooLv óXetro. Los de Tros mejorarían sin duda la estirpe de I ejerciendo este oficio.rnoLoLv de]. de los mismos que llevan a los inmortales. La llíaila nos lo dice expresamente de los dos ró 6ü 6ú' Aivetg 66xev. 149 s. pr"s oo de las tres mil yeguas del padre de Tros había algunas sabía a dónde se había llevado a su hijo la tempestad tan hermosas que Bóreas se enamoró de ellas y. y Tros. Zets. mo que los dioses.. De los divinos corceles regalados a Tros por Zeus. to[ r' d0«vúrouq Qopéouor. i mejante (XVI. Es de suponer que blemente trata de desarrollar los elementos legendarios ejercerían las funciones adecuadas a corceles de tal es- cle la llíada. La Iliada misma nos habla de otro sq ron pleno éxito. esto (w. que ya en tiempos de Erictonio había ( 0o0¡r« t6etv. movido por la belleza del rubio pues si los dioses no desdeñaban la unión con mujeres. Ganimedes. 277).e Eneas óf. los dioses. por orden de Zeus. pues tal era la condición de los caballos de Diffugiunt. lejos de lamentarse. en compensación por su hijo. pero sí descendientes de los que Zeus regaló al I No podemos seguir la pista a los de Tros durante el padre de Ganimedes. oY gozaü haciéndose llevar por volaban como las brisas. Pero sí sabemos que eran in. Y Virgilio. la (v. con el fin de reservarse la posesión ex- Se los dio como regalo. de é1.). y le lloraba incesantemente. El regalo y e[ mensaje de Zeus tuvie_ s El caso no fue único. sqte tenía el corazón alegre. que habían sido regalados por Posidón a Pe- Los caballos de Eneas no solr. XXIII. y¡0óouvog 6' [.]. lo mis_ estaba asegurada. de Tros. rápidos como la tempestad» (v. se lo llevó a su morada.'. causaba la admiración de los dioses los establos reales. para llevar el carro del Exceptantque leves auras: et saepe sine ullis Coniugiís vento gravidae (mirabile dictu) rey bastaba una pareja. 1ll. Saxa per et scopulos et depressas convalles mortales. clusiva de aquella estirpe.Iar¡fo y Balío.rrjot<»pr Sóporo. reyes de Troya. 2ll): Ilíada no menciona más deécendencia que la que logró' Anquises sometiéndoles sus yeguas. 205) y era honrado por sido enriquecida con aportaciones de orden extranatural: todos ellos. le explicó con todo detalle Siendo inmortales los caballos de Zeus. l 62 Ia figura d. Ganimedes. nos cuenta con más detalle cómo sucedió I tirpe. roüq pév téoocp«q «rhóq éXov dri¡«). de Aquiles. que induda_ reinado de Ilo. sabe de yeguas que Ni la llíada ni el Himno nos dicen cuántos fue¡on los Ore omnes versae in Zephyrum stant rupibus alus caballos que Zeus regaló a Tros. Y Hermes. tomando divina. ¡.. (ró ü¡rc nvotfrot netéo0¡v). 272 ss. 221-25) 5. Es posible que los fnnouq <ipolno8crq. para que viviera I I bien podian los caballos divintrs procrear con yeguas entre los inmortales y le sirviera de copero.' ¿nt Qárvn.: toüq Etexs ZegúpQ dvÉprp &pnut« [o6úpy¡. pues. impidieran su cruzamiento.e Eneas en Homero Los corceles d. las hizo madres de doce potros (XX. «corceles velocísimos.): los corceles de Aquiles. Geórg. padre de Laomedonte. v. «habían sido sus corceles. .

reinado de príamo y los aco. d".eza. precisamenle.. ción en el renunciamiento para un hombre destinad<. ENEAS. par HENRI GoELZER. primero en quien sentimos una vida interior» l. 5 - .ntre el comienzo del.ri. tos caballos d" Eo"r. las cualidades morales que le enaltecen y en las qué. i" Ai"- sen nueva prueba de su singul4r afecto. En él se rom- la pérdida de sus caballos en VIII. 105\s. le elija para ser el continuador de la más Si los "*. . Bellessort.caballos corrientes.i". Tampoco tiene el defecto que a casi todos bases nuevas un reino mucho más duradero que el puede reprochárseles: el vivir externamente. ya vimos.. por consiguiente. en sus acciones guerreras ni. Paris. y "o_ Lo que confiere a la figura de Eneas su peculiar gran- .". lo sus dotes guerreras. su temeridad. No tiene sus bri- bate llevando-que.duda les pasaría lo mismo sin d. Eneas es el Ce sus antepasados..ro prr"á" tección especial de los dioses y de que el más poderoso ñarnos que se conservaran en plena forma. dc Pero ya hemos dicho que la gloria de Eneas todos los héroes de la epopeya. según nos dice expresame. bellísimo análisis de la figura de Eneas. que . superiores a los hombres nacidos de simples mortales. c<¡m_ t Virgite. el dios de Ia gucrra.¡ su seducción. y nes más originales y atrevidas de la poesia.. t64 La figura de Eneas en Homero Seis fueron los potros nacidos del ayuntamienio fur_ tivo con las yeguas de Anquises. hace un magistral v po.rt" el io"tu. durante el reinado de Laomedonte. con ser éstas de primer orden. por lo menos. reaparecen en el crrm.el carro de Diomedes_ pudo se.. en el que co- Diomedes y perder sus caballos sin merma de su presti- gio 6.rtecintientos cantados SEMBLANZA MORAL DE ENEAS e. pe la tradición de los héroes épicos.que tiraban del car¡o de eran los Eneas. lo que hace a nuestro héroe merecedor de la pro- en tiempos de Eneas a los . o al menos no las tiene en eI mismo grado perderlo todo antes de reconstruir sobre a que ellos. sino mismo sucede_ ría con los caballos. Zeus. sólo Héctor Ie es com- no se cifra parable. la derrota de Eneas sucede en el mismo -bate Por en que Diomedes llega a herir n do. mucho me_ Enri Goelzer. Texte établi Ares. al hablar 'de Ia educación de Eneas (p. origen semi- divino.Jtudo Eneida traducida por A.u_ hijos querida de las estirpes humanas por é1 fundadas. 30). tendrán ya pro_ bablemente más de cuatro lustros.n la llíada hay que suponer un lapso de. 1952. dos de ellos .. ballo de ahora ya no está para muchos trotes. "r.". . la inicla_ llantes cualidades. La t¡eta de Anquises se llevó a cabo. de e1los. Su derrota fue ocasión p[ra que mienza diciendo: uEneas'me parece una de las creacio- los aio.. """'i" "rrr. Por eso nuestro hérop pudo .dieciocho años. su espíritu de aventura. et traduit par Enéide . w. naturalmente. en su Introducción a la edición de la en la posesión de un par de caballos de 13s. 0 lo demás. cuando éste se enfrenta con Diomedes. ir. XII-XIII. no son de dioses y mujeres eran. A esa edad. ANDRÉ BEIjSSORT Septiéme édition. pero de los suyo.

cede!». (r oú riq roL épi(eror Év0á6e y. semejante a la de un león nos divino Pándaro. de los inmortales presta vigor a su brazo para que así mano.vv. cipadamente al homérico. p. I . No es miedo lo que le detiene. alza tus manos a Zeus y dispara contra ese hombre que así domina y tantos males causa { a los troyanos. . no porque no las medes. El pasaje de 11. ll0. o tal vez sea un dios airado contra los troyanos a causa de Ios sacrificios (v..). p. como todo hombre reservado por necesidad o lolunlariamente. Pueden decir sencillamente su verdad y su men. en medio del estruendo de las armas. en algún aspecto quizá más intensamente que Eneas. en Del Eneas homérico. va en busca del noce su fuerza. ni en toda Licia quien presu_ aplicar a cada empresa los rüedios que la razón le indi. a un nivel puramente hu. 177 s. se llega -según dice el poeta-. c. Co. TH. Lo que la franqucza de Aquiles". Trad. posea ocasiones da buena prueba de eilas-.¡ YEBRA. En cualquier caso. perdida eternamente par\ nosotros. pues a muchos valientes ha hecho ya 2 "La grandeza y la irrecuperablel unidad poética de Ios poemas doblar las rodillas» (. el hombre debe quien se compare contigo.. noO roL tó{ov l6i . 66 La figura de Eneas en Homero Semblanza noral de Eneas 67 El análisis de Goelzer se refiere al Eneas de Virgilio. esto lo demost rará en rico 1o que Goelzer dice sobre la vida interior: ningún seguida. Vire¡lio. HAncrGR.. hacerlo. Eneas piensa que las hazañas de aquel hombre. tan buen 3 «Pronto aprendió Eneas esta máxima que transmitió papel como Aquiles u Odiseo: puede fácilmente ser mal interpre. y ambas son automanifestaciones naturales. al que no conoce o no reconoce todavía. Haecker dice aquí refiriéndose al Eneas virgiliano se aplica anti- dente. cruzando por entre los combatientes.Éog. llegado su hora. Ea. ¡cede ante un dios! ¡Si descubres que un Ia tado. y se sabe protegido por los dioses. Su primer impulso fue sin duda ir a[ en- que no hace ala¡des innecesarios y de que aún no ha cuentro de aquel guerrero que tales estragos causaba. 121. no hace. Como todo hombre reservado. de tus aladas flechas y de tu gloria? No hay aquÍ después de implorar la ayuda divina.. 16ó ss. Sí se aplica plenamente al Eneas homé. Padre de Occi. esp. a posteridad: Cede deo!. V. t1 otro héroe épico la vive como ól. 171-176): homéricos.' arco. 1945. Hóctor la vive tam. Mo¡e n¡cróN REFLExIvA sería imprudente enfrentarse con é1.. dv:ip. ni con mucho. ¿qué se ha hecho de tu sabe también que no conviene mostrarse arrogante y que. tiene que decir a veces su oü6É rLq Év Aux[n oÉo y' eüXet«L etv«L d¡relvov. Una de las virtudes que caracterizan a Eneas es la Entonces Eneas. que como más apropiatlos.nrspóevreq olotol tira. Pero junto a él y le dice: «Pándaro. que Eneas se dispone a luchar contra el fortísimo Dio- tes cualidades de otros héroes épicos. no pueden rea- bién. sino Advirtió Eneas que Diomedes aniquilaba filas enteras -en porque es un hombre reservado 2. o bien alguno pero en un plano menos alto. pues las fue¡zas humanas no son comparables a las divinas:. Madrid. Y tan pronto como lo encuentra. Eneas no puede xcrl r). lo cual es difícil tratándose de la astucia de ¡Odiseo o de dios está contra ti. moderación basada en la refleíión y en la prudencia. en el doble sentido de de troyanos. ma de aventajarte. Iláv6«pe. consiste en que sus hombres pLredcn decir y dicen con toda franqueza lo que les falta y lo que tienen. HAECKER. yo cliría que no ostenta las brillan. y. triunfe. TH. verdad en palabras oscuras. de VAENTÍN G. lizarse con fuerzas meramente humanas. perfila la figura del héroe en este sentido.

no'realizaría tales haza_ un dios está prestándole ayrrda.ra yáp ¡rot ónr¡6et. Éret roLL6v te xc¡i Éo0). y el arquero. ¡eip«g dv«o¡óv.6v yoúv«r' É). 68 La ligura de Eneas en Homero §tnthlanza moral de Eneas 69 d). atacarle y medir con él sus fuerzas. 21g). Y. «Las cosas no cambiarán hasta que nosotros vaya- cluso más motivos que él para creer que allí and.oq. le re- plica Eneas.21L las riendas o las armas. ha preferido manejar ahora la crút(r' EneLr' dn' Égslo xáp¡ rá¡roL &). ALt lsrts contra tu arco? Esa actitud es propia de un niño. de suerte que el guerrero de Zelea.. v. si no hago p. . como parece. Pero si. Y él misrno le propone la solución razona- Pánda¡o confirma las sospechas de Eneas. vlsne ahora. ya! Si Iogro regresar y volver a ver con mis ojos a mi patria.' CÍye tQ6' égeq dv6pt pé). Como si le aconsejara: ¿De qué te sirve irri_ 4 Es entonces cuando Eneas invita a Pándaro a subir a su ca' rro. se deja rápoq 6' oüx éooetqt &L). y medio fuerzás de origen divino. en el escuclo cle Diomedes. y Pándaro arroja con ímpe- el gi Éyó rá6e ró(« gcreLve Év nupi oeíqv tu su potente bronce.an por nlos al encuentro de ese hombre con caballos y carro. La glorificar al Tidida Diomedes» (w. y no hizo más que espolear su brlo.). 224 s ): prueba está en que poco antes le ha disparado é1 una el 'rep dv a0te flecha que'le hirió en el hombro. valiente y fortísimo Diomedes. ya comentado. ¡En mala hora descolgué este arco el día en que. en este caso. Eneas está dispuesto a Pero tampoco éI se atrevería a jurar que no sea un dios. se irrita consigo nptv y' éni vó tQ6' <iv6pi oüv tn'notoLv x«t óXeoqtv mismo. como todo hombre que vive hacia fuera.oq. para acabar volcando su irritación. pero. que va a clavarse con violencia ¡epo[ 6L«x].uoev. En el guerrero de quien Eneas habla. me rpuse en camino hacia Tro_ t¡empo {. y hace el elogio de sus caballos.). Se produce el ataque. que no había tenido ló): suerte con las flechas. Tiene in_ §lg. 218-20) : nar como Eneas y adoptar medidas razonables. aunque sea el des. siempre tan impulsivo.cr Éopyev " Lo que debes hacer es reflexionar para ver lo que con- Tp6«q. contra lo que tiene a ma_ dvtLp(¡v étr0óv¡e oüv ÉvreoL TreLp¡0iv«t.). es preciso tomar las medidas necesarias para retirarse a para complacer a Héctor. pues dJinada me sirve!. qvv. arrastrar por la impresión del momento. a mi esposa y mi palacip. en vez de reflexio_ ¡rlobemos la suerte con las armas. exclama sin poder contener "No hables asi» (Ui 6' oüroq dyópeue. se lo hacen pensar así sus armas y sus caballos. «i córteme al punto un Un lector apresurado pudiera confundir la prudencia enemigo la cabeza. «si el mismo Zeus quiere ñas sin la ayuda especial de alguno de Ios inmortales. contra su propio arco. cree reconocer al Tidida Diome_ Si efectivamente se trata de un hombre. (w.órpLoq qóq.e¡lazos con mis manos este de Eneas con el miedo. 6q rLg 66e xpatéeL x«t 6l¡ xcx& no). Eneas ha dado a elegir a Pándaro entre manejar arco y lo echo al fuego. aunque sea el hijo de Tideo. no. Los hechos demuestran lo con- trario. aquel tiro tenia que Zeüc ént Tu6et6¡ ALo¡libei x06oq óp駡' haberle enviado al Hades. lanza.áoo«q' cive¡ró].

acaso ni siquiera vio que Diome- nura» (w." mos caballos.. u matar a cualquiera. dvr[oq É].se atreva a acer- saben perseguir que retirarse en galope veloz por la IIa_ carse. Eneas cayó sin sentido por efecto del te- x«l Bvgq ür alkéF€v ñ6¿ Qép€oe«r.r. ordena no exponer Ia Esta de¡rota de Eneas nci tiene nada de deshonrosa.rsvoL ne6[oro Kp«{.oo a' singular entre Eneas y Diomedes.. frentará al héroe troyano con Aquiles. su clrajel (. 298) s.): o[ épuo«í«to vexpdv 'A¡cILol. i¿3ffijil'.u"i t tuye su gloria: el privilegio de haber sido elegido por el cadáver "y*q. en torno a él como un león conliado en su fuerza.trepéq. e8¡oq ü6ox«q.".e Eneas en Homero liemblanza moral de Eneas 7l : su feroz alegría : «Tienes el ijar I atravesado de parte a salta del carro.:J. *'.:'. le privaría de los ritos allá de Ia fúnebres V l" s Nótese el dativg ético ot. u. T." . y allí le hubiera rematado el enardecido le pusieran a salvo. a quien evidentemente "f "¡u.i. que él estab¡ obligado a defender. para su pesada lanza. v.o I Parte. dispuesto a matar a quien. . semejante al que en- "oe.:I.y la lan- é¡Lorá¡. ou d. npóoOe 6é ol 6ópu r' éo¡a xc¡i dor[6« návroo. en virtud sino que sirve..:"J*rí -.xt netotOóg.jl::li: ::l i::T:. v asomó la punta por . 284 s......zo daro..r""li¡.L.o la m¿ y tras raria..j'Xri:1':.' Év0« . para realzar lo que consti impedir ¿ toda costa que su a" fu .". pero ahora aqueo. É[o¡v. muerte.1í. . voz de la prudencra. .r"iJ"r"i. Tiene las riendas en -. llevando su "uigu crueldad más ".. ":: innecesariamente. y no creo que todavia resistas Grande e s la gloria que me mucho tiempo..?...0o1. en definitiva.ll I li 70 La ligura d. su amigo."r""'a"f favorecen los dioses? Eneas po puede dirigir su lanza sóIo contra Diomedes.r.éov toq d¡.i". un nutrido grupo de enemigos ¡odearía su cadáver.is- .:Ti.): des cogía una gran piedra dos de los hombres de -nque ahora». comenta el poeta.r sino que da vueltas como un león en torno al cuerpo de .. 222 s. de no haber acudido a salvarle dos clioses: su $o se trata ya de obede_ u.'. vagabundos y ur"s d" . con el cual se expresa que Eneas en pasto de perros ". que Ios aqueos le arrebataran el cadáver» (6etoaq pri róq l has dado» ( w. «no podrían llevar.. Ios dientes. con su escudo y su larga lanza.""u"u' uto cae pesadamente del carro' Del contexto resulta que no se trata aquí de un combate con gran estruendo o" au.prJá.rnT[ tóv xtá¡rev«L ¡re¡raóg 69 rrg ro8 y. Apenas caído pán- ¿Qué hará entonces Eneas? jiiuirá. que se le enfrentase» (tv.. por eso enemigo. rrible golpe. «temiend. hado. oú6é o. «y daba vueltas xeve6v« 8ra¡. zaba contra é1. que madre Afrodita y el flechador Apolo.:" á"t adversario.r" consideraba el cadáver de Pándaro como algo suyo. n. le cortó lal debajo de i.OiO. a".T:. é¡rol 6A ¡rÉy. p. dispuestos a arrastrarlo al canpamento aqueo. dispuesto blpdv Ér' <ivoXrioeo0«1. En tal situación. que sin gran esfue.H. se trata de un deber más alto: la piedad para el amigo. que. que aquí se identifica con la voluntad de Zeus. y ahora d¡rgi6' dp' oúrQ pcxive ).. con Ia !É13|n"1 ótr¡ lanza en ristre y el liso escudo bicn embrazado. vida. 299-301): Pero Diomedes ni siquiera ha sido tocado.nvd ¡rá).r"a"r.

a considerar otra relación ami§tosa de tes jefes aqueos. eI único por el portento que con él actbaban de realizar los dio_ hacerle sombra. En este mismo canto. que mueve al hombre a consi. Menelao quiere ven. vuelve Eneas a la batalla con valor y fuerzas como dech. Cada amigo es. foco y espejo' herida que le había causado el peñasco lanzado por Dio. La amistad es un afecto desinteresado. por uno de sus amigos que cae atravesado que el que arriesga la vida por su amigo' por la lanza de Menelao. v ennoblecedor. que se basa en La moderación. ni lo están ahora. en la que. No harían falia más motivos' si se tra- ses. ".i¡á a" et q. entre iodos los hijos de Príamo. a pe§ar de ser el viendo a dos excelentes guerreros unidos contra é1. avanza contra éste. cierto receló' incluso anti derar los dones recibidos gratuitamente como debidos a -Slt surgiera entre ellos para que p"ti". veneración Y afecto. cmigo.clttco t. y toaos unen a los dos amigos en la misma aureola de niéndose con temeridad al peligro. ". que deseaba hacerle sucum_ generosidad' su deli- se ponen espeáalmente de relieve su bir a manos de Eneas (rd ppovéov. enardecido por Ares. el propio Ares' dios de la . Slmblanza moral de Eneas como inaugurador de un nuevo reino. Alve[cro 6«¡re[r¡. reinaba entre ambos verdadera amis- sus propios méritos.. de relieve. ' P". . en el que. No debe. tentar su benevolencia expo. w. tad y camaradería. no i-. 72 La figura de Eneas en Home 7!. Entonces Eneas. El comportamiento de Eneas con Pándaro le acredita medes. teniendo en cuenta las circunstancias' garlos y. gn V. 564).. Eneas tenía conciencia de que Héctor Otro menos reflexivo acasg se hubiera dejaclo cegar que podía era.5ól ss. como la luz proyectada sobre un espejo: al volverá a ponerla de manifiesto. sucederán a Eneas sin interrupción .go. en vez de sufrir mengua' se am- Habiéndole curado Letona y Artemisa la tremenda plifica. a ayudar al Atrida. v.es'un súbdito leal y un guerrero excelente' juzgó prudente esperar la ddble acometida. y perfectamente compatible con un valor inmen.o -uu-o. Eneas sabe que el favo{ divino se pierde por la tara de almas menos nobles que las de Héctor y Eneas' úpprg. Eneas. cuando Eneas ha sido derribado por el terrible cantazo de Diomedes. por Ia soberbia. kt mutua estimación y simpatía' Es un sentirriento noble tlencia. a punto de acometerse. pues. que la epopeya parece complacerse gados antes. porque la dignidad de los verdaderos damentales de Eneas.nás tarde uno de los tres dioses que se repar. segúr¡ anunciará r. mata él a dos de los más valien. que eleva simultáneamente a las personas so. aparece en este pasaje como una de las virtudes fun_ iror él vinculadas. y que nunca le manifestaba aprecio. hijo clel Sabemos que Príamo miraba a Eneas con malos ojos magnánimo Néstor.eel- ten el mundo. al mismo tiempo.ri. y. qá7 ss. EN¡es. [v« caáeza y su constancia de amigo' Me refiero a su amistad Xspoiv ün.. ?a estaban con Héctor. Sabe que los dioses no estaban obli_ "-bu. a salvarle ia vida mila_ plr". Por otra parte. Al verlos muertos.los hijos de sus hijos. cuando llega Antíloco.do de amistad perfecta: no hay mejor amigo renovados. Esta amistad es conocida por todos'' grosamente. basada en la reflexión y en la pru. comunicarse al cristal.

6q tteto S.tyor. es.. 72 ss. nos presenta mandando a los troyanos.1pe. que le libran de caer Sl. v.acabamos de ver enY.. junto ton caudillos. ó No puedo desviarme aquí para demostrar que esta afirmación gran Héctor (. el oÚ ye Ou¡rQ \ ". tanto bras. no significa motivo de regocijo a nuestros enemigos. al tratar por que Héctor dude ni remotamente que Eneas esté dis- igual a los dos caudillos. Los aqueos quieren apo- xeitar dvi¡p 6v r. 488-90): rpóov x«r n..... ya que el peso de la lucha iecae un auriga inexperto. 58). Tqngo el propósito de hacer una semblanza de Héctor. una fórmula ins- riva_ lidad entre ellos. y dirigiéndose a los hijos de príamo.l:l:t"r:*T. rriliL. 69 Tpool Oeóq caudillo de los tracios.no[¡r¡v «ipr1oé¡rev. cai_ gan huyendo en brazos de sus mujeres.): tlclo. pues sois los mejores para toda empresa. golpeado por Ayante Tela- como al divino Héctor: Eneas. se presenta una situación apurada para clo y lo ha despojado de las gloriosas armas que Ie los troyanos. recorriendo ldql ñlas. 74 La figura de Eneas en Homero Scmblanza moral de Eneas 75 guerra.rjropoq... náoqv *:::: É¡' loúv Éore ¡_róryeoo«t . loov ér[o¡_rev .«tev Év«vrtpLov otávreg $crxáocoedt "Aplt' rreros antes que.ExtopL 6tq:. que 'principalmente sobre vosotros entre estaba a su lado (ÉyyÜq Éóvrcr. quiere apoderarse también de los -"¡oi a" los augures de Ilión. pirada por la exquisita delicadeza de Héctoró' ¡Y qué XI. los caudillos y el pueblo h<¡nraban igualmente en podcr del enemigo y 1o retiran del lugar del combate' a am- bos amigos. los más valientes («pLoroL) entre los teucros. y te" inmortales corceles del Eácida. Y al punto se dirige a Eneas... Entonces el priámida H¿leno.rUun''piiLn sobre la delicadeza de Héctor no es gratuita. v. Era el mismo honor que tributa- trata de excitar su valor para que acudan a salvar a bgn a Hóctor. dando Esa expresión condicional: nsi tú quisieras». que revelan una cama¡adería 1o¡¿l..Exropo ¡. 467 s. como. Fléctor. hijo del magnánimo lnonio con una piedra enorme. a "a] -otros quien Ios troyanos t on. Ilegando a lasluertas de la ciudad. 77_79): ras. 56 ss. se dirige a Eneas y o He"to. senciliamente. creo que podríamos adueñarnos de ellos. 57) y «a Eneas. Héctor. derarse del caudillo troyano. detened a los gue_ r). ró x¿v Ée). 484). énei orlx &v ÉQop¡-r¡OÉvt€ YE vót resistid aquí y..484 ss. Pero al punto le rodean ALvei«g ulóg ¡reya). tomando la figura de Acamante. oQ éOétrotq. HéIeno.. oomente como a un dios" (Atvetov 0' . no se atreverán a resistirnos y com- batir frente a frente» (w. que ha dado muerte a Patro _ En VI. ha caído al suelo sin sen- An_ quises» (w. qpouÉ. cinco de sus capitanes -Eneas uno de ellos-. En XVII.. sabe que no puede haber I puesto a secundarle. 467' . el había prestado Aquiles. conducidos entonces por 'dice: oEneás y Héctor. pues si ata- camos nosotros dos. «Si tú quisie- para combatir como para razonar (W..AyXtocro. exactamente lo mismo le había ocurrido a Eneas dn su encuentro con Diomedes. . y un vaión a quien honrábamos En XIV. con estas pala- los troyanos y los Iicios. 409 ss.exclama: uYace en tierra Eneas. el personaje más humano y .

sus gestos de ternura ante el niño. c. Baste recordar aqrrí su des- pedida de Andrómaca. en tan -"No cho (oú ydp éúo<o.76 La ligura de Encas en Homero Semblan¿a moral de Eneas 77 confianza rebosan sus otras palabras: «si atacamos nos. amigo. en XX. de cuya acción 3on protagonistas los dos cau. co. Y Eneas no olvida. <. 240. 105 ss. enfonces será el momento de poner abarcaría a todos los hombres.oL6v.449)-. 6te Tpot6<»otv ióvtc pero definitivamente reforzada por. pp. cuando ven venir al Este rasgo del carácter de Eneas. oüLov rextrr¡y6req. TH. así en el protagonista de la Eneida1. que ordena las relaciones acordarse ya de combatir» (w. sus. que son los más valien. cuando Eneas traza.. óq re qop6v véQoq Ép¡er«L f¡é xo). protegiendo sus hombros con los resistentes escudos.un sentido religioso. para c@ a grandes voces a los dos Ayantes y a Menelao: u ¡Ayan. 513): I y Príamo al divino Héctor. tes de los troyanos» (v. tal como se refleja en el elogio fúnebre 7 Cfr. nocimiento de Aquiles. ot Tpór. su propia genealogia. perseguidos ptor Eneas y Héctor. que ponen de relieve el altísimo aprecio vienen hacia mí Héctor y Eneas.. otros dos. y los o0Lov rextr¡y6req io«v. su acti.. 755-59): con los familihres y con los amigos (el mundo no conocía aún la sublime dimensión de esta piedad humana que más amable de toda la llíadq. no se atreverán a resistirnos. la confianza en eI i x[pxov. I tud. el más temible de los aqueos. concluye con tes. Menelao!. de entre los héroes troyanos.. pues estas palabras. incluso a los enemigos). que será primordial gavilán. EI canto XVII se cierra con una imagen sumamente expresiva. portador de muertqJpara las aves pequeñas.n Hclena. porque el Cronión en persona é1. Estos no pudieron adueñarse de los inmor.! Confi. trriOovto 6é XápF¡q' los dos avanzaron juntos. Y se manifiesta no sólo nes guerreros de los aqueos dando gritos siniestros. Ios jóve. en que tenía a su amigo : «Anquises me engendró a mí. con quien sólo Héctor y tales corceles de Aquiles. 6 te o¡rLkpfloL Qóvov QéPtt ópvl0eooLv. mente en el personaje homérico.: "Extcop Atvel«g 0'. flpl«¡rog 6' ÉteX' "Extop« 6iov. sin en su faceta de piedad humana. LA PIEDAD DE ENEAS dillos troyanos: «Como huyg una bandada de estorninos o grajos chillando horribleihente. Pero el aqueo Automedonte llama Finalmente. I . sino también en. en fin. la mención elogiosa de su amigo. v.anza en si. También el adversario junta en el mismo elogio a los Es el momento decisivo en que va a trabar combate con clos amigos. tarse por propio impulso. que resulta sor- relaciones con su hermano Paris. HaECKER. de relieve este rasgo de su carácter. o. pero su amistad subiría de peligroso trance. «ür«p é¡r' 'AyXior¡g. Punto con esta nueva empresa. un profundo análisis de la pietas del Eneas virgiliano en que ésta dirige al cadáver de Héctor. causante de la guerra. se atreverán a enfren- había resuelto impedirlo lo consentiré».tq tip' úr' Alveíg te xai "ExtopL xo6poL 'A¡«L6v Eneas aceptó sin vacilar la propuesta de Héctor.:v eloiv dpLorot. se maniflesta ya clara' huían entonces. había di. acudid a librarme del día cruel.

4601) pues siempre estaba irritado contü príamo.. v¡ 461).óv Éóv. El valiente fdomeneo. esta virtud de Eneas. «Te lo ha matado Idomeneo». por el injusto.cr Xp{ de Héc. á. Te lo ha matado Idomeneo. a pesar de su que. acudamos a ayuclar a AI- de copa» (óq re orrj). modo -es odio a la guerra y a pesar de la mala voluntad de Pría- todas las potencias del héroe se ponen a su servicio. Pero Eneas no podrá salvar ya la vida de Alcátoo. clavado en el corazón.424 ss- mo-. él un valiente (Éco). siendo róv 6é roL 'l8opeveüq 6oupLx). EI dios ofuscó Ios ojos del troyano e inmovilizó sus miembros. La piedad humana de Eneas irnpera en él de tal visto cómo. con Ia ayuda directa comportamiento del rey para con él y por la injusticia de Posidón. _1l_1vada v. Alcátoo ha sido para Eneas un segundo padre. el rey ono le daba la menor muestra de aprecip\ (oú tr rieoxev. 78 La figura de Eneas en Homero Semblanza moral de Eneas 79' prendente en el mundo homérico.ov. sino que quedó inmóvil una o muy necesario que deliendas a tu cuñado. Sígueme. cuñado de Eneas. sin embargo. 255. que se le habÍa do eras niño.. vOv oe p&l. si algo te im- "como columna como r. hijo de príamo y hermano predilecto Alveto Tpócov pou). Deífobo sin duda conocía muy bien a Eneas. La piedad familiar de un alindado. ahora es enemigá.rLnÉrr1).. al ilustre momentos lo encontró DeÍfobo.. a pesar de todo decir. 3 Recordemos Ese dativo ético.y de una mujer adúltera. en que la cólera mezcla con la verclad *r"Ár. en que tantos pueblos se dest¡ozaban por culpa lo ha criado de niño en su palacio. consejero.x«0órp Éncr¡-rr1vo¡-rev..""" las disputas apa- sionadas. te crió en su palacio cuan- Alcátoo cayó pesadamente. tenía que odiar Ia guerra.6q os nápog rep éu[]. luchaba como un valiente. siendo tu cuñado. Ya hemos.¡qópe. y sobre todo aquella g. sabía qué Eneas-. Idomeneo le envasó la ianza en medio a"f p!"f. e[ nep r[ oa xi6oq lxdveL. v. Alcátoo. hallamos el pasaje que mejor pone de relieve se sentiría desalentado. hombre reflexivo. En uno de esos. y Eneas no había podido sustraerse a ella. 462-67): unos momentos. famoso por su. Lo halla en la retaguardia (üor«tov d). yapl3pQ ci¡ruvÉ¡rev«r. 459). de suerte Llegó eI hijo de Príamo junto a él y le dijo estas.r«. podía retroceder ni evitar Ia acometida del lue ni palabras: oEneas. cátoo. porque. En XIII. y la lanza. relaciones con la divinidad son puramente rituales y externas. de los troyanos. 437). A veces. que es la más apa_ tesco. ha presenciado el triste suceso.o.. Deífobo. donde las arrastra en su terrible marea también a los que la odian. hace sucumbir de modo lameniable general de aquella estúpida contienda. qr" frbra debía tocarle. co_ que con él expresa todo el alcance afectivo de aquella . pero la guerra exige que Eneas acuda en su ayuda. «Si algo te importa el paren- mentiras'. ub- surda. 461). cuñador. que. cuando se trata de cumplir sus mandatos. 33. y corre en busca de Eneas.tr' Ereu. mentadas en Ia p. lleno de hastío. yc$Pp¿q Éóv éOpstpe 6ó¡rorq ÉvL rur0óv Éóvrc' v. producir el mayor efecto. tor.ou. palpitó convulsamente durante ta¡zv» {vv. v. Sus palabras están calculadas para $bo.¡ l] 6Év6peov üq.Uol porta el parentesco. quieto y sin combatir (éotcrótcr. es preciso que ahora mismo acudas a defender a tu sionada de las disputas.utüg é{evápr(ev.r". 'A). ese ro[ lo pronuncia Deífobo sabiendo las palabras de Eneas a Aquiles en XX.

comprende muy pronto que todo se lo lender aún. inmola su ritu. d¡rúvere. La pre- la lanza de Idomeneo se había clavado en el de Alcátoo.. su sentimiento de gratitud se extiende de Eneas. 166 ss. Por de. Su aspecto debía de ser terrible. por encima de esta vincula- '\ ción original con lo sagrado. de piedad religiosa. amigos. HAECTGR. no le sería posible la vida del espi la mujer más admirable de la leyenda antigua.!r 'd0 La figura de Eneas en Homero Scmblanza moral de Eneas 81 muerte.» ne ENsas En el pasaje tantas veces citado de V. dad en su vertiente puramente humana. en su derecho al descanso eterno. por la proclamación de su grandeza.. entonces. Mas. piedacl religiosa. ¿Por qué ahora. c. y. anhelando hasta el acreedor de la deuda común. 108. porque Alcátoo gratitud: el hombre que reflexiona sobre sí mismo y sobre ya no puede defende¡se a sí mismo. no pierde sus rasgos ni su esencia cuando se sumerge en 9 TI{. que se expresa en la relación individual con formar a Eneas en león para sus enemigos. caso. que estoy solo: Y temo espantosamente el ata. padres y parientes-. la divinidad. el infoi. Y. el héroe aqueo grita a sus amigos: «Acudid.o1. materna madre es Afrodita»: ¡rritrlp 6É po[ Éor' que de Eneas.. por consiguiente. Un hombre reflexivo como Eneas. y también la paterna Dárda- (w. -entendiendo todos los que le aman. a Eneas ya lo hemos visto arriesgar la suya que engendra Ia actitud piadosa. 69 ¡ror ÉneLoLv. ya por la oración de súplica. la noticia se clavará en el corazón de Eneas como el misterio de lo incomprensible y de lo divino» e. La nsllcroslo¡. qí). 215). por defender el mismo derecho para un amigo. que se fue en busca de Idomeneo. lo que le rodea. o. ni siquiera tendria la des- ya ha perdido la vida? En algo más importante que la nuda existencia. x«t ¡r' oirp. ya por el reco- nocimiento de sus favores. 6e[61« 6' cfv6q El sentimiento de piedad familiar era también. se basa en la ya está mue¡to? Precisamente por eso. que para él había sido como en busca de los cimientos de las cosas. 6e0te. 481-82): -«a . sin sus amigos por tales a vida misma. en que Eneas aconseja a Pándaro que dispare sus temibles fle- «Esta piedad. ¿Y qué podría de. Antígona. que no detiene su tunado Pándaro. pues. también a sus fender este derecho para su hermano muerto. en cuanto preside oAhora es muy necesario socorrerler. o en qué puede ser defendido por Eneas. ligero de pies. al verlo. _ 6 .. si debe a otros: sin sus padres. sino que ahonda el marido de su hermana. y Eneas conoce su origen divino por ambas líneas..209). en su Alvel«v dnLóvr« nó6«g tüXóv. que se me viene encima" 'AQpobttrl -«rni (XX. si las relaciones con los parientes y amigos. que tiene su rranantial en la familia. sidad activa. E\EAS. ya. la ayudadme. no lo engendró Zeus»: [(p§syov réxero ZeúS (XX. Eneas profesa una religio- La piedad para con sus fam\liares y amigos podía trans. Este sentimiento de dependencia agradecida es el vida joven. ¿Cómo no va a arriesgarla de nuevo por consideración en los datos de superfrcie. Surge así la actitud combatir. en fin. no tarda en des- un padre? cubrir que también los padres y los amigos lo deben Las palabras de Deifobo llenaron de dolor el pecl-ro todo. p.

no hay empresa que llegue a buen término : «Ea.I' dye xcrt oü 0eoiq dleryevér¡otv :roLe¡-rLorriq. pero su verdadero dI). 1 82 Ld ligura de Eneas en Homero §emblanza moral d.). pero reconoce que.rt .e ser mortal. elpr5o«O' .571).es bríos en el co_ «ürclp É¡ré Zeúq fazón de Eneas. V. por más fuerte de todos. qr" p^. En XX. dclanteros en busca de Aquiles..éoLq é. antes rQ oúx Éor' 'A¡L).. de disparar.e Eneas 83 chas contra Diomedes. XIII. de los dioses. que quiso salvarle: "Pero me Leuya). . 92 s. También él era "ágil combatiente" (66¿g iipr»q. que avanzó por entre los combatientes 6q ¡. 104-109): en el monte Ida mientras él se hallaba solo cuidando su vacada. y él se complace en reconocerlo y t'uega tú también a los dioses sempiternos. porque él es el la sumisión y el acatamiento : las fuerzas humanas. ¡rr¡6é oe nú¡rncv la intervención de Zeus. Eneas pronun_ ningún rencor contra esta digsa. .Por eso ú:rncoq xsv É0É).ligero de pies" (nó6aq t«¡úq. en el momento en que de ayuda divina. va a trabarse entre Aquiles y él un combate que sólo por toria. sino a dII' teüq Qépe ¡a). se encomiende a Zeus.rot Én6poe pévoq ¡.'&ye rQ6' Éqsq civ6pl péIoq.otyóv d¡rúveL. le declaren . más bien le mueve a cla ante su adversario estas palabras.et ts ¡_rrvó0eL te. sin la ayrrda «lel y«p náp« elg ye 0e6v. cree estar (v. infundió grand. la rapidez de su carrera no se debió a sus dotes naturales. Eneas confiesa que debe a potente lanza. y no dejes que (Aquiles) te atemoribe con Zeus el haberse salvado de Aquiles cuando éste le átacó tcrribles palabras y con insultos» (w. no olvida recomendarle que.o. habiendo hablado así.. nada frente a los in. Z4Z s. to*"_ considerar que los hombr". das de un himno religioso : «Zeus aumenta o disminuye mortales. 174): hnblando con Licaón. como la muerte» (w. que ha tomado la figura del priá_ ¡nida. Eneas. hijo de príamo.crrrlnpú te yoOvcr.ningún hombre puede luchar contra -concluye Aquiles. 69 l. pues Atenea.""".. (vtt. Enristra tu manifestarlo. eúXeo 482). no pueden nada contra los dioses ni Zeüq 6' <ipsri¡v Civ6peoorv óqÉ).-le .xéeooty cinorpenéro: x«t dperfr. porque. Sin duda agradaria al dios la respetuosa actitud Los dioses han dado a este varón piadoso frecuentes de Eneas para con los inmortales.le precedía dándole la vic. Este recuerdo no suscita en el corazón de Eneas lntervención divina dejará d. infundiendo brío y rapidez a mis rodillas. pues siempre está a su lado algún dios que le libra de No es extraño que hasta dioses hostiles a Troya. miren a Eneas con benevolencia. y que su única actitud razonable ante ellos es como le place el valor de los guerreros. 97-98): Posidón.¡oLv' ó ycrp xáprLorog dnávtcov. alza tus manos a Zeus y dispara contra ese hombre" t Cuando Eneas hace estas manifestaciones. Es cierto que también Aquilcs gozaba en aquel momento Puesto ya en el trance decisivo..froq Évcrvríov &v6p« ¡rúXeo0aL.): grandes que sean. lnterlocutor es Apolo. muestras de su favor. «Héroe exhorta_. Art ¡eipcrq <iv«oXóv.xóv <irerpÉcr. en aquella ocasión.: Y. . salvó Zeus. contra los protegidos de los dioses.'d).

El héroe troyano. trg toO y' dvr[oq É]. tot oúpcrvóv eÜpÜv á¡ouotv' EL FAVOR DE LOS DIOSES A esta actitud religiosa de Eneas. 303 s. 298 s. con la lanza en ristre y el liso escudo bien embrazado. cogiendo una gran piedra nque dos de los hombres actuales I no podrían llevar.): t El tópico según el cual ulos hombres antiguos eran mucho más fuertes que los de ahora» tenía ya plena vigencia en tiempos dc Homero. tóv xrá¡rev«L ¡re¡r«óq 6q. 297 ) y alaben su constancia en ofrecer udones agradables a los dioses que habitan el ancho cielo" (w. agradece los favores reci bidos. . que ha saltado del carro para defender el cadáver de Pándaro. 299-301) : { d¡rQt 6' &p' oútQ paivs ). v. Pero entonces Diomedes. proclarira la majestad de los dioses y les ofrece l constantemente dones agradabies.1 ttpóoOe 6é o[ 6ópu r' Éo1e xai <ior[6« návtoo' É[o¡v.rcomo un león confiado en su fuerza. aunque él la manejaba fácilmente» (rw. corresponden los dio_ i ses con Ia concesión de nuevos favores y librando al héroe de mayores peligros. Es preciso volver sobre el pasaje del canto V que contiene el episodio de la lucha de Eneas con Diomédes. que implora la ayu- da divina para sus empresas. . da vueltas en torno a él . dispuesto a matar a cual- quiera que se le enfrente» (w.): xeXcrpLogÉvcr 6' alsl 66p« OsoioL 6[6c¡oL.0o1.Éov 6q dlxt nsnorOóq.34 La figura de Eneas en Homero libre de culpa (<ivc[rLoq.

sabiendo que Afrodita es una divinidad asustadiza. en quien el arclor bél%o puede más que to reli. frente a los dioses. 128 ss.:v nol. la larzó contra Eneas. Ce- gado por su deseo de acabar con el héroe y despojarlo Cae el héroe de rodillas. clavándole el diametralmente opuesta a la de Eneas. y rasguña una mano de la diosa. 6ttr ¡rd).ü Retrocede entonces Diomedes. ha olvidado oque no llega a viejo el que lucha contra los in_ medes. reciben sus hijos abrazándose a sus rodillas y llalnándole padre» (w. pero otras habría perecido el señor de h<¡mbres Eneas. Tidida. al regresar de la guerra y del terrible combate. La de Eneas es la d.6. . Énet oü nota Q0). sobre todo si to' É0e). se muestra conocedof (en VI. Es natural que una madre acuda presurosa en socorro Qpá(eo. inmortales. Pero Dio' bio. v. contra dioses. mortales. no sea que alguno dri los dánaos. le gioso. donde se juntan el isquion y el fémur. cuando ata- que 10 concibió de Anquises. p.) de grito y suelta a su hijo amado. mientras una espesa niebla cubrc sus ojos' "Y alli de sus armas. en u¡a actitud manto. el más querido de todos» (6q É¡rol návr<. Ios castigos reservados a los mortales que se at¡even a combatir que 1o recoge en sus brazos y lo envuelve en espesa nube. Pero allí está Febo Apolo. la articulación de estos huesos y le rasgó los tqndones. 440-442): F)irnp. en cam- bronce en el pecho. v. apoyando su fucrte mano en el suelo. obra de las Gracias. dios. Y. hija de Zeus. si al punto no lo hubie¡a advertido su madre. le increpó el dios con voz aterra- dora: "¡Piénsalo. Con obstinación empederni- elo" é 6é ¡rLv páá náIIe xol oloq. Le dio en la parte superior del ya r«[ ttv ALi n«rpl ¡-rdXoLro. sin embargo. ni. Al sentirse herida Afrodita. con mu- cho. xcri Xá(eo. como afirma la propia Afrodita. 62. el terrible Diomedes oioL vOv ppotot -que en aquel momento «estaría dispuesto a luchar incluso contra el padre Zeus" 16q . y retírate! No pretendas igua- xq[ vó xev Év9' dT¡ótroLto üv«§ áv6p6v Aive[crq' larte a los dioses. y éste. según palabras de muslo. 362)2. tantas agitó Apolo el refulgente escudo. oó6é r[ ¡rLv rcri6eq notl yoúvcor ncnn<i(ocrotv haciendo brotar el icor. 407409) | le da alcance. Afrodita. este hijo. (w' 3l l-13): caba por cuarta vez. que nunca ha sido igual la raza de los et ¡rt¡ &p' ó(ü vó¡oe Atóq 0uyátr¡p 'AQpo6ttr¡.' oü 6¡vctóq tig d0av<ltoror ¡. que es como la sangre de los ¿I0óvr' Ért roLé¡roro rot clvfrq 6¡Lotfrtog. rasga con su impía lanza el divino peplo. I¡a diosa tiende los brazos a su hiio predilecto y le cubre con un pliegue de su níveo 2 Diomedes Dcurre aqui.el Cede deo! a que nos hemos referido arriba. «es. cierra nuevamente contra Eneas. lanza un agudo Diomedes. (vv. le rompió la asustada Afrodita-. 378).ov ó¡roiov d0«yárov re 0e6v X«¡lat épXo¡révov r' <ivOpónov. le arrangge la dulce vida. Por eso Afrodita vuela inmedia. sacando a Eneas del campo de batalla. da. Tu6et6¡. Diomedes. in¡nortales y la de los hombres que habitan la tierra.t«tóq éotrv. ii pLv ün' 'AyXto¡ téxe pouxol'éovtL.s QpovéeLv. aun sabiendo que es Apolo el que 1o protege ahora.86 La figura de Eneas en Hemero El favor de los dioses 87 6 orl 6úo y' Civ6pe QÉPottv. Tres veces asaltó a Eneas con intención de matarlo. y¡64 0eoioLv del hiio cuando lo ve en un trance difícil. para librarlo de los aqueos.rdX¡rcxL. ni siquiera a este gran dios respeta. atemorizado por el qt). pastor de vacas. lo tamente aI lado de Eneas.

madre y la hermana gemela de Apolo. en un Io saca del templo. figura de Perifante. envuelto en densa nie. Ningún dios acudió a librarle de los aqueos. que está a punto de perecer a manos de pecho con tal fuerza que el caudillo troyano cayó al suelo Menelao. la no briLla con fulgor externo muy superior al de Eneas. al verle avanzar vivo e incólume. con una piedra de las similar al de Eneas. medio se arro- sino al templo de este dios fuerte y guerrero. 382. enviado por el propio Zeus. Esta diferencia me parece simbolizar o re- tuye al combate. llega Apolo a recon- fortarle. es llevado «a su oloroso y perfumado tálamo" (Év hacia su campo. mientras los troyanos y sus aliados llevaron en brazos a su carro y. no para ser llevado a su propia casa. Héctor abre entonces los ojos..): bastante después. Cuando. y homérica de Eneas. 23ó ss. se describe un caso des: el gran Ayantb Telamonio. tido. aban. que son. hirió a Héctor en el salvar a Paris. fueron sus capitanes y soldados -entre 0«trá¡rg eüó6ai x¡óevtL. al mis- animado de gran valor" (w. sin que recobrara el sen- luchan y mueren por su culpa. Den. le encuentra ya sen- firoL tóv Ar¡tó ra xai "Apregrq toXécrLp« tado. Letona y Artemisa.88 La figura de Eneas en Hontero El lator de los dioses 89 lleva a su propio templo de la ciudadela de Troya. v. con los ojos velados por oscura noche. desde el principio al fin. év ¡reyú). En el caso de Eneas Y. sumir perfectamente el verdadero sentido de la figura y éstos se alegraron. y al punto l'uelve a caer de gran santuario. cadas ambas liberaciones! Paris. recibe de los dioses favores tan señalados. levemente herida. tan pronto como el héroe'¿ecobra sus fuerzas. aunque no del todo repuesto. el dios todo ha transcurrido. curan al héroe. 447 s. que a un nivel puramente huma' tro del gran santuario. sus prerrogativas. 332 ss. Eneas recono- . La salvación frente al enemigo y el proceso de recu- peración hasta la llegada de Apolo han sido. Ya en III 369 ss. plano divino. Allí. dos diosas. vomita negra sangre. 402 La inter-vención directa y personal de un dios para se desarrolla entre Héctor y Ayante un combate que librar a un guerrero de la muerte no es en la epopeya acaba casi exactamente igual que el de Eneas y Diome- un hecho insólito. para gozar los placeres ellos Eneas. ban y fortalecían» (V. que con grandes gritos corrieron hacia él para arra§trarlo bla. Letona y la flechadora Artemisa le cura. en XV.óv é¡ovr«. orilla del Janto. le infundl grandes bríos y lo resti. Ni siquiera Héctor. No es preciso detallar aquí las distintas ocasiones en Aiveícrg 6'éráporor ¡re0[ororo' rol 6' éXúp¡o«v. puramente humanos. ¡Pero con qué signo tan diferente quedan mar.qr d6úrg dxáovró te xúDqLvóv re. «Eneas se juntó con sus compañeros. que Apolo se aparece a Eneas para infundirle valor o' óg ei6ov (coóv te xcrl dpregéa npooróvtc darle consejos. espaldas. Cuando llegaron a la donado por su mad¡e-diosa. le condujeron hacia la ciudad. en el caso i de Héctor. con agua. sin sentido. 514-16): mo tiempo. Eneas. heraldo de Anquises. «en el dilla. con sus limitaciones. es reco. en cambio.los que le protegieron con sus armas. se le presenta bajo la x«i ¡rÉvog ÉoO). En XVII. le que procura Afrodita. Afrodita interviene en la lucha para que servían para calzat las naves. En XIV. le bajaron del carro y rociaron su rostro' gido por Apolo.

pero no una glorificación al uso muerte al héroe troyano. I Finalmente. de una nueva derrota. paradójicamente. ¿qué . sino una gloriñcación de carácter religioso.). exponer con cierto detalle el contenido de este de la lucha entre Eneas y Aquiles. to- mando la frgura de Licaón. w. '\\ En el feroz combate que sostienen aqueos y troyanos.de Eneas en la llíada. to V. muchos enemigos-. Eneas se salvó de este canto tiene por objeto describir los preparativos por manifiesto favor de «Zeus y otros dioses» (<trdp oA del combate o el combate mismo que el héroe troyano I Zeüq Éppúocrro xal Oeol dtrtror. cobrando grandes brios. Y esto pide ser tratado aparte. 194). infundiéndole valor y hablándole de este modo: «Eneas. en el momento decisivo pues. en que Eneas confiesa que Zeus le qalvó la vida dando ligereza a sus pies cuando fue atacado por Aquiles en el Ida. Esta { glorificación de Eneas. largo pasaje. Aquiles trata de abrirse paso en dirección a Héctor. 79 ss.. esta vez en forma de Licaón. t¡rol dyXL n«p«oráq. se Ie aparece de nuevo. En XX. para librar de la glorificación de Eneas. para animarle a Iuchar contra Aquiles. interviene Posidón. Pero Apolo. que es donde propiamente se contiene la uno de los dioses enemigos de Troya. en la que se pone de manifiesto la voluntad divina. esbozada ya en el canto V. hijo de Príamo. en XX.r»v« Eyvor. Conviene. incita a Eneas a oponerse al Pelida. LA GLORIFICACIÓN DE ENEAS Ya nos hemos referido al pasaje de XX. el propio sobre Eneas se halla en el canto XX.l (90 La ligura de Eneas en Homero ce al dios (Atvetcrg 6' éxor¡pó). contiene la huida de los troyanos. hijo de Príamo. 291 ss. 338). Pero este pasaje entra ya de por ejemplo.. Y no duda en manifestar a Héctor y a todo el ejército que un dios ha venido a revelarle la voluntad de Zeus (rtq Qnor 0e6v. l-74). Más de la mitad Aquiles reconoce que. a la de Diomedes en eI can- lleno en lo que podemos considerar'como la glorificación -semejante. 333 s.) y. Por lo demás.ov 'Anó). sostuvo cuerpo a cuerpo con el gran Aquiles. v. que es purarnente externa y consiste en matar a . consejero de los troyanos. pues su corazón arde en deseos de matar al mátador de Patroclo (75-78). El pasaje de la llíada donde más noticias se nos dan mientras guardaba sus vacas. que reserva al héroe para grandes destinos. 92 ss. instigados unos y otros por los dioses que se han mez- clado en la lucha (vv. v. surge. en aquella ocasión.

allnque una tarías en la lucha con el pelida Aquiles»? (79-g5). de Aquiles es una divinidad inferior. al que acosan y quieren matar teme incluso que Eneas llep$B a vencer a Aquiles (112_ los hombres de todo un pueblo. al principio (86-102). los dioses protectores de los aqueos van a sentarse Aquiles. Hagámosle retroceder. con aire amenazador. se muestra reacio a buscar esre Posidón trzrnquiliza a Hera (132-143). y. Aconseja a Eneas que divino Aquiles. a propuesta combate. hacien- paso por entre los combatientes delanteros. posidón y Atenea. 419-454) se presenta tan solem- . Eneas. Y le infunde grandes bríos para el combate. Hagá- tes. pudo refugiarse en Lirneso. fl¡Ietbr¡q 6' érépo:Oev évqvr[ov 6pto. hija de Zeus. y el Mas Apolo insiste (103-lll). y sólo gracias a Zeus. valientes. «Del otro lado salió contra él el Pelida. I-lama entonces a posidór} y a Atenea. ante los nobles de Troya. ayrrdado tremece bajo las pisadas de guerreros y caballos. ]. perseguido por la lanza del pelida y por la propia cima de la Colina Hermosa.aquellas bravatas que proferías en los banque_ sufra hoy algún daño por parte de los troyanos. mientras cada que él guardaba. tomó esta ciudad. hija de Nereo. según Aquiles mismo re. (164-166): 131). En aquella ocasión. trdg 6fr¡roq. ?etis. iban a encontrarse en medio de los dos ejér- conoce más adelante ( 194). Aivet«g r' 'AyXtotá8¡q x«i 6toq 'AXL). Atenea.). que hasta los inmortales se sienten cinea lanza. asegurando que te enfren_ mosle saber esto. Ya en otra ocasión se había enfrentado con suya. El momento que se avecina promete giendo el pecho un poderoso escudo. «dos guerreros. junto con ella. cuando el aqueo atacó la va. enardecido por las palabras del dios. y blandía la bron- ser tan grandioso. Es preciso evitar que Aquiles en este mismo canto (r. avanza contra el dypó¡revot. en el montículo llamado de Heracles ( 144-157). Adelantóse primero Eneas. citos. a fin de que no se asuste.eúq. la implacable enemiga de Troya. mientras que la madre Ég ¡réoov dgQorÉpov ouvír¡v pe¡roórs ¡r&Xeog«1. Eneas. hijo de Anquises. anhelando combatir: Eneas. Aquiles. pero a Eneas lo sálvuro. mejante a un león voraz. deidad se le ponga enfrente. Eneas tuvo que que las deidades amigas de ios troyanos se sitúan en la huir. Pelida. se abre. que. Ni siquiera eI encuentro con Héctor rosos de los inmortales. ( 158-ó0) : ruegue también él a los dioses. Hera. Llevaba prote- reluciente bronce.éov 6q y les dice: Considerad. con mucho los más de nuevo Zeus y otros dioses.v. pues tiene mayores títulos que Aquiles para ser atendido por ellos: Eneas. en el monte Ida. tras tanto (158-166). Mien- por la diosa. 92 La figura de Eneas en Homeio La glorilicación de Eneas 93 ha sido de.ha na_ 611o 6' <ivépeg E(o¡4' dpLotoL cido de Afrodita. a fin La comparación de Aquiles con un león se desarrolla a 1o de que no desfallezca y sepa que le aman los más pode. Eneas. largo de diez versos. son los principales dioses protectores de los aqueos. que infundió ligeieza a Relampaguea el bronce en la llanura y el suelo se es- sus pies. instigado por Apolo. se- impresionados. lo que puede olvr¡q. o que alguno de nosotros se ponga al lado de Aquiles y le infunda gran vigor. óv re rc«i dv8peg dnoxrápsvoL ¡re¡-rá«oLv suceder. armado de do tremolar la cimera de su fuerte casco.

tras que Eneas expresa su convicción de que la superio. Afrodita (293-308). no se considera inferior al Pelida: «Si un dios igua. ¿Acaso se haber sido engendrado por el magnánimo Anquises. rematado el combate con pueriles insultos. para que sepas cuál es mi linaje. pues con nuestros propios ojos. como Eneas. si quieres. y no esperes frente jarle. 20G258) t : ' no esperes asustarme con palabras como a «Pelida. También Héctor. ñido con la moderación y la prudencia. Ég n).« pécr un niño. que. es salvado aquí conseguirlo. nuevo. y. Conocemos nuestros respectivos linajes. y es ha decidido Eneas a luchar contra él animado por la mi madre Afrodita. después de a mí hasta que te suceda algo malo : sólo después de haber expuesto a los demás dioses la voluntad de Zeus ocurrido conoce su daño el necio» (196-98): y el futuro glorioso que reservaba aI hijo de Anquises y . por ser la fuente principal de mente. ¿Quizá no recuerda ya su fuga por el Ida. Posidón.nroq Éyvo. a Eneas. al enfrentarse o' Éyoy' dvo¡oprioqvrq xe)reúc¡ d). vLxr]oeL. i ni tú has visto a los mÍos ni yo a los tuyos. que se digna. Por lo demás. heredero. y que'tu madre muestra Eneas mucho más noblg que su adversario. ambos hé. Héctor. se reconoce de antemano inferior a é1.xeog eó¡etcL e[vcrr. pues no vamos a separarnos habiendo satez! Aun cuando Aquiles sucumbiera en este combate.. Yo me glorío de les habla en tono burlón y despbctivo (175'98). en quien. omitiré los y labranza. ei 6é Osóq nep loov te IveLev noLé¡rou rétroq. por haber oído los afamados relatos de Ios hombres mortales.). como hemos visto. unos u otros llorarán hoy esperanza de suceder en el trono a Príamo? ¡Qué insen- a su querido hijo. . te retires y te metas entre tus tropas.\En este duelo verbal se tú eres vástago del irreprochable Peleo. np[v rL x«xóv ncx0é¿Lv' peX0év 6é re vri. el valor no está re- bre.que yanos. ¡-1116' <ivrloq lorao' Egeio.á con Aquiles. dios amigo pero sería temerario esperar que ahora van a salvarlo de y defensor de Troya. al mismo tiempo. si logra matar al Pelida? Pe¡o no le será fácil versos griegos. De éstos. Zeus y otros diosés salvaron a Eneas. mien. ¡ un largo parlamento. y conocemos a I nuestros padres. ¿O es que los troyanos le han prometido un hermoso campo de frutales I Teniendo en cuenta la extensión de este pasaie. y revelarle en parte su destino (332-40). Eneas. Príamo no cometería la locura de proclamar a Eneas su aprcnde también esto. Antes de dar comienzo al te4rible combate. «Te aconsejo -concluye insultante Aquiles. sino a la intervención constante de los dioses. en contra de sus propios hijos. también yo sé proferir injurias y denuestos. la suerte de Eneas : a Héctor lo salva Apolo. oü6 ' et ncy¡á). reproducimos casi íntegra- I mente (w. olí ¡re ¡rá). De hombre a hom. Dicen que roes se cruzan duras palabras.! I 94 La figura de Eneas en Homero La glorilicación de Eneas 95 nemente.¡0üv lévcrL. aconse. Ie responde con lara las condiciones de la lucha. de la lanza de Aquiles por un dios. ridad del aqueo no se debe a factores humanos. un dios hostil a lo§ tro. aunque se glorie de ser todo de bronce» (100-103): I datos sobre su ascendencia. no me vencería fácil. Pero incluso en esta hasta que logró refugiarse en Lirneso? Cuando Aquiles manera de terminar el combate ieviste mayor grandeza tomó esta ciudad. Aqui- es la marina Tetis de hermosas trenzas.

Los do§ podríamos decirnos tantos dones de los dioses no pueden ser destruidos por los denuestos. que el Pelida se a su vez.pien bancos de remeros no mortales ni ceden a sus fuerzas. vigoroso». y viviera entre los inmortales.. pues aún no había sido edificada en ia llanura las palabras es amplio en todas direcciones. engendró a Dárdano. suelo. según le place. (Sigue la descripción del combate singular' en hermoso cle los mortales. Apenas acabó de habiar. ciudad de hombres de inteligente mi. les. Dárclano engendró a su hijo.. de otra. por W. levantando eI escudo' La la¡za tra hasta qué punto es formulario el uso de estos cpítetos en la del Pelida voló sobre su espalda y fue a hincarse en el Jtíada.Literaturzeiturlg. se encoge... Eneas lanzó su poderosa lan- chable 3 Laomedonte. ataquémonos ya con las broncÍneas Ilo. u¡ resumeD conciso y olaro sobre el problema de los dos había sido fabricado Por Hefesto' signiñcados principales de t€póq: "rápido. retoño de Ares. I La figura de Eneas en Homero 97 I 96 La glorificación d.. Só1o su reiteración puede tener verdadero valor calificativo. mue§- evitar el tiro. salen a insultarse en medio de la calle. 221-29). (Sigue la descripción de la yeguada de Erictonio. como mujeres que. en ella los más variados dichos. abun. y Laomedonte engendró a Titono. en Deutsche . sino que habitaban todavía aI pie dei Ida. Por eso la pesada lanza \ de Eneas no perforó entonces el escudo de Aquiles. Zeus. a Clitio y a Hicetaón. Pero Zeus aumenta o disminuye. las que uno diga. lü'28. Primero. pp. que fue el más rico de los hombres mor. enfurecidas en la encona- rey Erictonio. BRANDENSTETN. Asáraco y Ganimedes. dades y con mentiras. para que escanciara el néctar a Zeus versario. a causa de su belleza lo arre' que ambos contendientes se muestran dignos de su ad- bataron los dioses. sin acordarse de que los eximios tlel campo de batalla. y Anquises me engendró a mí. za. el e injurias. 7 - . febrero de l9(A. el valor de los guerreros. que fue a clavarse con ímpetu en el escüdo de Aqui- a Príamo. porqpe es el más fuerte de todos' creyendo que la larga lanza del magnánimo Eneas lo atra- Ea. da riña. y el campo de Dardania. en la res. que una nave de.e Eneas I por muchos hombres conocido. engendró a Capis. superior. Asáraco. Resonó el escudo de tal modo. y éste engendró a su hijo asustó y to desvió instintivamente (v' 261 s): Anquises. de uná parte. Y Tros tuvo tre! hi¡os irreprochables: luchar contigo. amonto. que 2 Cfr. y éste fundó a ab. habiéndola evitado.rda. y cuales sean Ia poderosa 2 Ilión. del Griechisches etlmologisches da en el escudo de Eneas y lo atraviesa cerca del borde 'W¿jrterbuch de HJALNIAR FRISK. Es ahora Aquiles el que dispara su enorme lanza' que y . haciéndolo resonar con eI golpe' Eneas. w. podría con su pe§o. De esta estirpe y de esta sangre nlleibrlq 6é oáxog ¡rlv d:ró Eo ¡eLpi ncnlet¡ me glorío de ser. no sigamos hablando como niños. Ilo engendró al irrepro. 259-91). Voluble es la lengua de los mortales. El hijo de Anquises. taled pueden ser las que oiga' Mas ¿que rada. semejante a un dios. Ea. pues Ia cólera inspira también vv. necesidad tenemos tú y yo de zaherirnos con altercados dante en mánantiales.. parados en medio vesaría con facilidad. empedernido que- 'brantador de sus promesas y violador de la palabra dada. con ver- tales".sagrado. y Príamo en- gendró al divino Héctor. el más lanzas. ÉoXero taPPrio«q. para 3 Esta calificación elogiosa de Laomedonte. naclor de nubes. quedó in- ENEAS. «Erictonio engendró a Tros como príncipe éstas? ius palabras no me quitarán valor ni el deseo de para los troyanos.

y entonces el pelida le habría arran.-IáZZ. siempre ofrece dones agradables a los dioses que habitan en la armonia lilrmal de los versos tanto como el ancho cielo? Ea. besorgt von F.--. si Aquiles lo mata.". ". sea que se irrite el Cronida. ¡Insensatol Ese clios no le librará ¡r¡t isfacción al gusto de apresurados de la triste muerte. S". que preceden tino quiere que se salve. Reacciona Eneas. a quien el (l Pelida habría arrancado Ia vida a Eneas Cronida amó más que a todos los hijos nacidos de él con la espada. pues hasta los que combaten a Troya lllnftc Auflage. como hace el mismo Faesi en Ia nota citada. y Iqsl hijos de sus hijos que naz- micntos que. poemas para dar a las palabras de Apolo.""ra. con gran espanto en los ojos.llr. aunque él la manejaba Crlticos racionalistas. 98 La figura de Eneas en Homero lt glorificación de Eneas 99 móvil. Posidón. de Hera. "Pués el Cronión aborreció ya la rl l. n. dos hombres de los de ahora. la verd-adera- cado la vida con la espada. y en tondiciones de escuchar con pleno agrado los raiona_ nará sob¡e los troyanos. que pronto.:I. to[ xev ¡rerónLo0e yÉvovrcrL. U. si no lo hubie¡a advertido acción salva_ rkrra de Posidón se ve impedida largo tiempo. vDv 6A 6i¡ Alv¿Íqo pt¡ TpósooLv dvú{er .r^. por las palabrá...nte crítico del combate. y profetizan el d-estino gto coge una piedra enorme.. Esta es la auténtica glorificación de Eneas..."i2. que habrían alejado de pocta pone en boca de posidón en el momento el él la triste muerte.. Al hacer .. Según ellos. Pero Aquiles. por haber hecho caso lrJr Ia ¡espuesta.osidón no lo hubiera advertido. no p. eso el valiente Eneas rei_ versos. lectores _od"-o".íamo.ro tenían tn cuenta que Homero no compuso"rt. Clr. cuando se ii"" q. que dijo a los demás dioses : ¡ Oh. El des- r n. le proclaman se había clavado. d"l . "n. ". continuadores de la estirpe ii6e ydp liptá¡_rou yevei¡v ij¡O¡pe Kpov[o:v. ción basada.. especialmente en el siglo fácilmente». más amada por Zcus entre todas las que habían t"rrido o.r" dencia ni se extinga el linaje de Dárdano. para que no perezca sin descen_ n las primeras palabras de posidón. Los oyentes del aedo yn quedaban tranquilizados por estos dos descendencia de Pr. F^Esr. . lnoccnte. éste. a"." :"""'"1"::y:"i":ffi_ brrtc ya está jndicado en los versos "i290_91. "ortla .*" favor de los dioses. desnudando la espada.# "r. no en la fuerza de las armas. tl v. r o demás. que es inocente y y los oyentes se complacían en el ritmo y recitación. y y ro dipponen a salvar su vida. rnr. 306-30$: Ia tilccna está planeada para glorificar a Eneas y a sus des_ (!(ndientes."^.. sino en el . dolor! Me eI " tlcseo de los Iectores. FRANKE. vencido por el Pelión.. l. librémosle nosotros de la muerte.r¡s cantos homéricos estaban destinados a la a causa de inquietudes ajenas. R. utnorcs con mujeres. Mas ¿por qué ha de suf¡ir dolores.. al ver cuán cerca {e muestran propicios al hijo de Anquises. y de mujeres mortales. y da pena del magnánimo Eneas.el poeta ponía en boca áel dios. Y habría golpeado con la piedra a su adver_ fasa_ rlo.. vierter Band. glorifica_ que. Honrcrs lliade. Toda can en el futuro» (w. erklaert lon J. Por. «que difícilmente podrían llevar I'loso que les está reservado a él y a . alaban su constante y perfecta religiosidaa salta hacia él con horribles gritos. D3.rr"iu.i.ig".r" x«t n«[6ov nol6eq. tacharon de inoportuno este largo aiscursá que sario en eI casco o en el escudo. sus""arauaa. va a descender al Hades.. "n Tampoco se puede achacar a despreocupación del poe_ l¡1. .

inquieta por lo que pu. acercándose mu- prender que es amado por los dioses más potentes. Posidón y Atenea. haciéndole com. Apolo. que es más fuerte que tú y más amado por los te irrites innecesariamente. no Pelión. inmediatamente iremos también nosotros a lu- podía esperar aquí su salvación el héroe. haga intervenir a uno de los dioses comienzan la lucha. le dice: "Eneas. retirarse y volver al Olimpo a reunirse con 'los otros dio- debe observarse que la intervención de Posidón pone ses. návreq 6' OúLó¡rnoro x qT¡ \. advierte amenazadoramente : «Si Ares o Febo Apolo pues ningún otro aqueo ha de matarte. propone a Posidón y a y la deposita ante los pies de su dueño. bate. ¿cuál de los dioses te ha incitado a cometer la locura de luchar contra el altivo En los versos 133-43. del Pelida Aquiles. En primer lugar. incluso contra el destino. al mismo tiem. sim. intenciones. arranca su lanza del escudo de Eneas rliera ocurrir al héroe aqueo. su suerte.r{ rL Ft rd TpóeooL náO¡otv mente a un hijo travieso que acaba de exponerse a un orj¡. que somos que. para que Aquiles no sufra hoy ningún daño por parte de los rQ 6é troyanos» (vv. Con el consentimiento de Hera y de Atenea. don- poderoso t¡io formado por ella y estos dos dioses se de los caucones se estaban armando para entrar en com- ponga al lado de Aquiles y le dé ánimos. Y entonces el dios hostil a Troya." Universidad de Navarra Servic¡o de B¡bliotecas . y. lucha entonces audazmente entre los primeros. más de relieve la importancia que entre las deidades se que contemplaba el combate desde otra altura. siguiendo guerra. se adelanta en el momento decisivo para salvar a Eneas- se especialmente los versos 119-26. [v« ¡.ar a Eneas contra Aquiles. como reprendiendo cariñosa- rfro6e ¡. quier otro dios que trate de amenazar a Aquiles o. es decir. po. donde Hera. mientras que el dios de quien más combatir. cuando Aquiles haya muerto. vencidos por ia fuerza de nuestras manosr. No quisiera yo que la lucha inmortales? Retírate siempre que lo encuentres. char contra ellos. de estorbarle en su lucha contra Eneas. no otra parte. desciendas a la mansión lt los más fuertes. 100 La figura de Eneas en Homero La glorificación de Eneas l0r para salvar a Eneas. que se ocupen los hombres". Mas. al ver Llega junto a los dos guerreros y cubre de niebla los ojos avarlz.ráXr¡q. la ausencia de Apolo se explica perfectamente ignoraba la proximidad de estos dioses. o detienen a Aquiles y no le dejan hostiles a Troya. Levanta por los Atenea o bien hacer retroceder a Eneas o que alguno del aires al héroe troyano y lo lleva hasta la retaguardia.0opev dvrróovteq en actitud casi paternal. 125-27) : ¡iáI' ÉyyúOev fitr0e floost8árov évoo(¡0cov. sólo ocultos para por el contenido 'de los versos 115-152. Pero. de la de Hades. Posidón plemente. Por I alejada de la que ocupaban Hera. Posidón la tranquiliza: «Hera. y creo que muy pronto tendrán que «permanece ausente sin ningún motivo». Véan. no muy concede a la vida de Eneas y a sus regios destinos. y conocía sus amigos de los aqueos se disponen a combatir contra cual. ). Apolo.repov. «todos cho al héroe (v. en que los dioses los mortales por la nube que los envolvía. Sentémonos en aquella altura. 330): hemos bajado del Olimpo a combatir en esta lucha. no sea entre Ios dioses fueée promovida por nosotros. grave peligro.

advierte amenazadoramente : «Si Ar(. lucha entonces audazmente entre los primeros. la ausencia de Apolo se expllctt noraba la proximidad de estos dioses. Levanta por los Atenea o bien hacer retroceder a Encas o qU€ trlres al héroe troyano y lo lleva hasta la retaguardia.$ li ¡s adelanta en el momento decisivo para salvar a Eneas- se especialmente los versos 119-2ó. Posidón la tranqulllrnl I Pclión. APoIo. grave peligro. de estorbarle en su lucha conlt. quier otro dios que trate de amenazar a AqUl Con eI consentimiento de Hera y de Atenea. que es más fuerte que tú y más amado por los te irrites innecesariamente. o detienen a Aquiles y no le dejan hostiles a Troya. dontlo [Jcga junto a los dos guerreros y cubre de niebla los ojos avar:zali a Eneas contra Aquiles. mientras que el dios tlrr. inquicta pot' le ¡lcl Pelida Aquiles." Un ivers ¡da d de Navarra Servic¡o de B¡bl¡otecas . 330): hemos bajado del Olimpo a combatir cn ortt I que Aquiles no sufra hoy ningún daño pol tQ 6ü gáI' éyyÚ0ev fltrOe flooeL6dov Évoo(¡Or»v. como reprendiendo cariñosa- rfro6e ¡rá¡¡q. desciendas a la mansión los más fuertes. No quisiera yo dlll lnmortales? Retírate siempre que lo encuentres. troyanos» (vv. ivc ¡-rri rL . hno bote. le dice: oEneas. mbatir. po. no muy concede a la vida de Eneas y a sus rcg[ox y ClcJada de la que ocupaban Hera. acercándose mu- prender que es amado por los dioses más Follfi cho al héroe (v. más de relieve la importancia que entro ls¡ qttc contemplaba el combate desde otra altura. que se ocupen los hombres». haga intervenir a uno (lÉ lcnzan la lucha. siguiendo guerra.¡ lt pues ningún otro aqueo ha de matarte.roto xdr{). don- poderoso trio formado por ella y estor dot tlc los caucones se estaban armando para entrar en com- ponga al lado de Aquiles y le dé ánimos. Posidón plemente. sóIo ocultos para por el contenido 'de los versos 115-152. y cono cía sus amigos de los aqueos se disponen a combnllf lntcnciones.0o¡rev dvrr cn actitud casi paternal. cuando Aquiles haya muerto. ¿cuál de los dioses te ha lncitado a cometer la locura de luchar contra el altivo En los versos 133-43. 100 La ligura de Ensul gl<trit'icación cle Eneas 10i para salvar a Eneas. arranca su lanza del escudo de Eneas diera ocr¡rrir al héroe aqueo. en qu¡ hl¡ mortales por la nube que los envolvía. En lur contra ellos. Y entonces el dios hostil a Troya. no sea entre los dioses fueée promovida por nos(llf(ltl que. no otra parte. Mas. proponc á y la deposita ante los pies de su dueño. Al t|t 8u suerte. y creo que muy pronto tendrán que tlrarse y volver al Olimpo a reunirse con los otros dio- debe observarse que la intervención clc l$r. Posidón Atenea. Sentémonos en aquclla ullultr de Hades. or «permanece ausente sin ningún motivr¡». inmediatamente iremos también nosotros a Iu- il podía esperar aqui su salvación el héroc. vencidos por la fuerza de nuestras manosr.pet« TpóEott lnente a un hijo travieso que acaba de exponerse a un origepov. incluso contra el destino. Pero. 125-27 l: návteg 6' OúLúp.

^. .Les Beltes te¡tres. O" Homero es diferente de tod..i^-. il sin duda . at haülar de Ia fundación á"' e.1. que ya en XI. cit. *ll$.. HUMBERT. llegó el exterminio.: Li' a.l Unlversidad de Navarra Servic¡o de'Bibliotecas .á . ¡rv úrúp ¡rLv Eqr¡v ¡rarp «útroq eóXstáaooar. pero después Ia escapa a su lanza po. 3onservaron el titulo de reyes y tenÍan pr"r.nlu"."rlffi#"" 11?'. -is-o.. ".-." f vlvlan democráticamente.. tarde si te "r"r"ni--y de los dioses». por J.18""i"0".u_üi¿ Dor. estaban vinculados po.. Este comprendo íla sobre su país en el futuro. ".y se dice que estas á.üv ¡póvov "i"..4_ otor ouve¡oLrreúO¡ocrv cútoig x«t 6¡¡roxpatrx'6q 6*our. fi pa. Luego se les unieron politi"am"nü-lo-s* .".í"". a" . a la que está reservada por la providencia la sobe- de Aquiles.L.ijrp. lSSf. Sin embargo. ^.re-.. .362-61 Diomedes a Héctor. lo : «Q1¡¿ vez ha¡ evitado la muerte.Aparece". Ciertam. d'Ed..""rru "r.' tql 6L.o. sitúan dirige la .iiJ: fl:y".'¡.""".'J"iriá.. ¿.«'-mrf. i¿+.['."rffji:..i've.nltim"..o yév¡ ro0t« pcor)\eüoar no). también Eneas es caro a poGta tenía conocimiento de una familia de Enéadas que."t".a Cults !1. duronre mucho'tiempo." -comentario cuando Hécto( 449-53). ¡lrlc¡roas ruesen los anteDasados de aquellos a quienes se refiers !¡11UOn tfOZ ss.q r¡úq. m]ts.":: "t :::::'-"" ."riirli.xct AlveIcq qt].._ "tua"a . >^iü. .i. ¡y yo creía que se jactaba de ello sin ducños del país.Il.oq <iOcvároroL 0eoiorv . que son ras ."r-"t""r"...:. yatql F€rd rdorq 6' elg ó). Soc.u"r. 1.Éf . - id¡.tguii. i.._"" "." trata simplemeite de un aplazamiento ". ¡reréotr¡oav.e Eneas 103 Dicho esto.."r::.]ii.I.to. . de Encas: .:t#::Trff.l: Leídas a la luz de este pasaje de la ltíada. asÍ como entonces que allí acaba de realizarse un gran prodigio."* que envuerve ra figura ." . troyanos.os..Ly«p¡(«v "n- las armas arrojadizas. profecía que le concierne. Hom¿r€: Eynr_ p. descubren su honda verdad estas palabras de Farnell: . de un misterio religioso. 1..¡.q oú6tv ñttov ixq).". el adve¡sario se Iimita a expresar un gran asombro v s¡rs palabras. paris. Estas palabras.. r"..q"áil"'."tlTiJ..).. 102 La figura de Eneas en Homero ilicación d..j. el diós desapareció y disipó a niebla de los ojos de Ia vrsta de Eneas... y a" Ár""nio. sólo pueden explicarse si el exclama : «Ve¡daderamente.".... 63g..rl..f."r... hrlo...^:.-¡ijo irritado que hace más adelante (w...í motivoJ» (w. dró too yévor.. ¿" ir'iiJd. En el caso de Eneas..r-..¡a oligarquia. 347 s.. pe¡o te :"' "i"r'J'..'¿_ "uo. inte*"r"ió" O"ir.oovro páo.ü".". E. á".): tbuclos míticos a un culto determinado» s. _Inte¡esa comparar esta conclusión de Aquiles con el g6tccndientes de Escamandrio hijo de Héctor. dioses in mortales. Su carácter. .i" o" Héctor."". . p". p..ii. .In"*. o po.".

' 80 a E[ favor de los dioses .."". . ir Nota previa 7 ct La figura homérica de Eneas . 85 La glorificación de Eneas ....a á" s..... amigo leal 73 ( La piedad de Eneas 77 \ i. iáiiglárl¿... l0: en ex di fn ÍNolcr I Págs. l5 si Infancia y primera juventud de Eneas ... . 25 l¿ Eneas en la Ilíada 35 tt Ambiente caracterizador 36 d Eneas. . .. .. guerrero 51 t Los corceles de Eneas 57 I Semblanza moral de Eneas 65 ( Moderación reflexiva 66 i \ Eneas... 9l . 43 T Eneas.. caudillo de los dárdanos .. . 9 Ic Origen diüno de Eneas 11 lt El misterioso Anquises ..'.

otoq 33 12 to0oqt lc Io0oqr 5l 14 Atrida Atrida II ó5 10 Enri Henri Si l¿ tí d T t I € Í { ( .t \ . a^ v en ex di m ERRATAS ADVERTIDAS Pdgina ir Línea Dige I¿ase 19 cl 19 oloq.