You are on page 1of 32

Transformaciones estructurales

de la esfera pública

John Keane

Genealogía

E L TÉRMINO "ESFERA PÚBLICA" es uno de los más populares en los estu-
dios contemporáneos sobre los medios de comunicación y la política.
De hecho, ha llegado a formar una parte tan intrínseca de su vocabula-
rio que, por lo general, la genealogía del término suele pasarse por alto.
De manera general, en los tiempos modernos el proceso de invención,
refinamiento y popularización de este concepto y de otros términos "aso-
ciados" a él, tales como opinión pública, vida pública y bienes públi-
cos, ha pasado por tres fases históricas que se traslapan. Resulta im-
prescindible recordar esta genealogía, pues comprender la historia de
dichos conceptos nos permite apreciar más profundamente sus múlti-
ples significados, su utilidad empírica y su potencial normativo, así como
las trampas políticas en las que se puede caer al emplear términos acu-
ñados en los inicios de la era moderna, como el de "la esfera pública",
en el tan diferente contexto de finales del siglo xx.

7) El predominio, en la época moderna, del concepto de esfera pública
estuvo inicialmente vinculado a la lucha contra los Estados despóticos
de la región europea. Términos tales como "el público", "virtud públi-
ca" y "opinión pública" eran un arma que se esgrimía en favor de la
"libertad de prensa" y otras libertades públicas. El hecho de hablar de
"el público" era un acto dirigido en contra de los monarcas y sus cortes
acusados de actuar con arbitrariedad, de abusar de su poder y de perse-
guir sus intereses "privados" y egoístas, en detrimento del reino. Du-
rante los siglos xvn y XVIII, el ideal normativo de la esfera pública —un
ámbito de la vida en el cual los ciudadanos inventaban sus identidades
bajo la sombra del poder estatal— fue un tema central de la política

47

48 ESTUDIOS SOCIOLÓGICOS X V : 4 3 , 1 9 9 7

republicana de las clases medias. Ciertos republicanos, como los "Hom-
bres de la Commonwealth", volvían simultáneamente la mirada a la
pasada república romana (y en ocasiones a la p o l i s griega) y a un mun-
do futuro en el que no habría un poder ejecutivo mal intencionado, ejér-
1
citos en guardia permanente y clericalismo. Los republicanos critica-
ban ferozmente el hecho de que el absolutismo indujera a sus súbditos
a la apatía, fomentara el conformismo frente a la religión y las argucias
estatales, y corrompiera a tal grado a los gobernantes que, como lo ob-
servó Molesworth en su censura del absolutismo danés, que incluso los
relojes de la ciudad de Copenhage campaneaban al unísono con los de
palacio. Consecuentemente, los republicanos subrayaban la importan-
cia de cultivar la virtud y el espíritu públicos y anhelaban que las polí-
ticas existentes fueran radicalmente reformadas, mediante el derecho a
la libre expresión de los ciudadanos y de recursos constitucionales que
permitieran garantizar el imperio de la lev un gobierno mixto v liber-
tad respecto de "partidos" y "facciones" especialmente de aquellas que
fomentaban disensiones internas y los designios "privados" de los mo-
narcas, ministros y ambiciosos hombres acaudalados.

2) Con el creciente poder y dinamismo de las economías capitalistas
modernas, el ideal de la esfera pública empezó a ser utilizado principal-
mente para atacar la garra monopólica de la producción y el consumo
de bienes, sobre áreas de la vida que se consideraba debían ser protegi-
das de la especulación sobre pérdidas y ganancias racionalmente calcu-
ladas. En mi libro P u b l i c Ufe and l a t e c a p i t a l i s m (1984), seguí el rastro
de la creciente inquietud que imperó en el pensamiento político alemán
del siglo xx, especialmente después de la muerte de Max Weber, por
definir y proteger a la esfera pública del poder expansivo del capitalis-
mo organizado, las agencias publicitarias y otros organismos profesio-
nales dedicados a dividir a la "opinión pública" y hacerla hablar en su
favor. La obra K r i t i k der öffentlichen Meinung (1922), de Ferdinand
Tönnies, señalaba los peligros que implicaba el deificar a la opinión
pública en una era en que los intereses organizados, especialmente la
prensa capitalista, sacaban ventaja de su manipulación. Por su parte,
Karl Jaspers destacaba el valor de la "comunicación ilimitada" en una

1
Caroline Robbins, T h e Eighteenth-Century Commonwealthmen: Studies i n the
Transmission, Development and Circumstances of E n g l i s h L i b e r a l T h o u g h t f r o m the
Restoration of Charles II U n t i l the W a r with the T h i r t e e n Colonies, Cambridge, Mass.,
Harvard University Press, 1959.

K E A N E : TRANSFORMACIONES DE LA ESFERA PÚBLICA 49

época marcada por el cálculo racionalista y mercantilista, mientras que
Hannah Arendt, en su volumen Vita A c t i v a (1958), lamentaba que en
los tiempos modernos se hubiera perdido la vida pública, entendida ésta
como la capacidad de los ciudadanos para hablar e interactuar con el
propósito de definir y redefinir cómo desean que sea su vida en común.
En opinión de Arendt, en la época moderna tal interacción pública ha
sido gradualmente corroída por el ácido del consumismo, el cual se
ha infiltrado en una sociedad de trabajadores que ignoran la dicha y
libertad que resulta de comunicarse públicamente sobre asuntos que tie-
nen una importancia pública. El libro de Jürgen Habermas, Strukturwandel
der Öffentlichkeit (1962), redefinió y amplió esa tesis pesimista, al tra-
zar el surgimiento en los primeros tiempos de la Europa moderna, de
una esfera pública burguesa y la consecuente "sustitución de un públi-
co lector que debatía críticamente sobre asuntos de cultura, por la masa
pública de consumidores de cultura". Todas estas interpretaciones de la
vida pública tienen en común el hecho de insistir en que las economías
que se estructuran en los bienes de consumo fomentan el egoísmo mo-
ral v el desinterés por el bien público- incrementan el tiempo aue los
ciudadanos están compulsivamente atados a un trabajo pagado lo que
les hace difícil involucrarse como ciudadadanos en la vida pública, y
oromueven la ignorancia v el ensaño mediante la manipulación aue
ejercen los medios de comunicación en su provecho.

3) Las primeras dos fases de la definición y defensa de la esfera pública
resaltaban, respectivamente, los singulares problemas modernos del
poder estatal territorialmente definido, sobre el cual los ciudadanos no
tienen injerencia alguna, así como el egoísmo con sesgo empresarial
del capitalismo de mercado organizado. Durante la tercera y más re-
ciente fase en que se ha utilizado el concepto de esfera pública, estos
dos problemas gemelos, característicos de las sociedades modernas, se
enfatizan simultáneamente, y el ideal de esfera pública es vinculado
con la institución de la radiodifusión de servicio público, la cual se con-
sidera que tiene una afinidad electiva con la vida pública y constituye
la mejor garantía para la supervivencia de ésta, en una era de capitalis¬
mo consumista y organizado por el Estado.
La "Escuela de Westminster" de Nicholas Garnham, Paddy Scannell
y otros investigadores es, sin duda, la que más ha contribuido al proce-
so de invención, redefinición y popularización de esta tercera versión
de la teoría de la esfera pública. Entre sus aportaciones más relevantes
se encuentran varios ensayos de Nicholas Garnham, quien plantea la
tesis de que el debate sobre las políticas de la radiodifusión se ha man-
tenido hasta ahora en un ámbito muy estrecho, entre la dualidad Esta-

Londres. Del mismo autor. en Craig Calhoun (comp. "The Media and the Public Sphere". Si bien Garnham admite que la práctica real de la radiodifusión de ser- vicio público es una realización imperfecta del ideal habermasiano de una esfera pública de ciudadanos que deliberan. con el propósito analítico-empírico y normativo de identificar un "espacio para una política racional y universalista. 104-114 y 115-135. pp. provenientes 2 Nicholas Garnham. el autor defiende con firmeza su superioridad "respecto del mercado como un recurso aue proporciona a todos los ciudadanos. Tomando prestado en forma explícita un concepto de Ha- bermas (quien. curiosamente. "The Media and the Public Sphere" y "Public Service ver- sus the Market". y Londres. ajena tanto a la eco- nomía como al Estado". "la esfera públi- ca". en Capitalism and C o m m u n i c a t i o n : G l o b a l C u l t u r e and the Economics o f I n f o r m a t i o n . 359-376. 1922.50 ESTUDIOS SOCIOLÓGICOS X V : 4 3 . Mass. 1 9 9 7 2 do-mercado. ignoraba el modelo de radiodifusión de servicio público). 1990. cualesquiera sea su situación eco- nómica o seosráfica un acceso igual a una amplia eama de entreteni- mientos información y educación de alta calidad y como un medio para garantizar que el objetivo del productor de la programación sea satisfacer a todo un mosaico de gustos diversos y no sólo a aquellos aue producen las mavores ganacias" Los medios de comunicación mer- cantilistas insiste Garnham son enemigos de la vida pública A dife- rencia de la radiodifusión de' servicio público los medios de comunica- ción mercantilistas reducen el espectro de lo aue se puede decir Públicamente v el número de empresas que contraían (o determinan en eran medida) la x ^ u ^ y i J ^ ^ T M ^ ^ a y la cultu- ra g e n e r a d tes rSoDoUtmas vTas c u l t u r a d ^ d e S d e H K d M n d ^ v periféricas v e s S fsuTez ^ segure°^C^^^^tm^^Ti^SS^^\Z de los Apuestos garantizados. Garnham propone un tercer término. Cambridge. el cual esta- ría diseñado para mediar y hacer contrapeso al poder estatal y corpora- tivo.). Garnham insiste en que el mejor garante de tal política es el modelo de radiodifusión de servicio público. H a b e r m a s and the P u b l i c Sphere. pp. Sage. . lo que efectivamente lograría dado que no está constreñido por los imperativos de maximización ni del poder político ni de las ganancias.

provecto que con frecuencia ha enfrentado graves problemas técnicos y limitaciones financieras apremiantes -como lo han afirmado Garnham y muchos otros estudiosos—. constituye una importante contribución a la tarea de clarificar y amplificar las inquietudes públi- cas en relación con el futuro que tendrán los medios electrónicos en las antiguas democracias de países tales como Gran Bretaña. Francia y los Países Bajos. Más aún. el modelo de servicio público obligó a que se aplicaran re¬ glas nacionales específicas relativas a asuntos "ales como 1H Ccintidcid y el tino He nnhlirirfaH nresentada el arreso nnlíriro una transmisión "eauüib^ empleo en"as i n E r i a d e t ^ S s t ó n ^ ^ a l ^ S S ta es como SSTosPaísesS r rAlemana El m o S a Pero si bien estos logros del modelo de servicio público son impre- sionantes.K E A N E : TRANSFORMACIONES DE LA ESFERA PÚBLICA 51 El ocaso de la radiodifusión de servicio público La defensa propuesta de la esfera pública mediante medios de comuni- cación de servicio público apunta con precisión a las limitaciones de la retórica y la práctica mercantil. tal defensa de la vida pública sirve como re- cordatorio vital de los importantes logros prácticos que han alcanzado los medios de comunicación de servicio público. como lo expresa el Tribunal Federal Constitucional ale- mán) contribuyó a d e s n r o d u c t i z a r los medios electrónicos al aminorar el peso de las consideraciones presupuéstales y de la codicia empresa- rial como elementos principales en la administración de los medios. Asimismo. Asimismo. Por razones de espacio omitiré expresar mi opinión sobre las . El proyecto del siglo xx de ofrecer un servicio de programación variada y accesible a todos los ciudadanos a través de los canales de radio y televisión nacionales. la afirmación de que los medios de servicio público constitu- yen un baluarte de la esfera pública contiene en sí misma serios proble- mas. ha mantenido vivo el espíritu público y ha ampliado los horizontes de la conciencia de los ciudadanos sobre el mundo Durante medio siglo la "provisión de servicios básicos" (Grund¬ v e r s o r g u n g .

los cuales han tenido que encarar una constante inseguridad respecto de sus bases financieras. Aunada a una gran incertidumbre en cuanto a sus fuentes de financia- miento y el alcance y naturaleza de su papel político actual.52 ESTUDIOS SOCIOLÓGICOS X V : 4 3 . El malestar contemporáneo de la radiodifusión de servicio público tiene varias causas muy arraigadas. Los medios de servicio público en Europa y el resto del mundo están experimentando una profunda crisis de identidad. el cual consiste en que los partidos políticos. tales como su silencio respecto al surgimiento y la supervivencia de la controversia pública d e n t r o del sector mercantilista de los medios im- presos y de radio y televisión. se refiere al objetivo perseguido o a la práctica real de la radiodifusión de servicio público en su auge. Asimismo. las asociaciones de profesio- nales los sindicatos las iglesias y demás medios que sirven para defi- nir proyectar y re-presentar la opinión de los ciudadanos a los fórmula- dores de políticas están perdiendo vitalidad o bien generando nuevos debates en torno a su propio grado de "representatividad". por lo tanto. su estatuto legal y su papel público. ignoraré deliberada- mente otros tantos problemas que presenta el recuento de Garnham. En lugar de ello me concentraré por un momento en las dificultades cada día más grandes que enfrenta la radiodifusión de servicio público contemporánea y. que se evidencia en todas las antiguas democracias. Tales con- troversias sobre cuál es la mejor manera de representar públicamente la opinión de los ciudadanos son sintomáticas de que la revolución demo- crática moderna está dando un naso hacia arriba lo oue Tocoueville fue el primero en señalar Contrariamente a las predicciones de muchos observadores occidentales la derrota del imperio soviético el principal enemigo de la democracia parlamentaria no ha provocado arranques espontáneos de aplausos autocomplacientes en las antiguas democra- cias sino fuertes cuestionaremos sobre la legitimidad y eficacia de los procedimientos atrincherados en la democracia liberal. en la peligrosa estrategia que intenta relacionar la fortuna del ideal de la esfera pública y el de una institu- ción enferma. o bien la duda sobre si. crisis que ha acechado desde el principio a los medios de servicio público estadouni- denses. 1 9 9 7 debilidades evidentes en la tentativa de Garnham por hacer una síntesis entre un ideal nacido en los siglos xvn y xvm y la singular práctica de la radiodifusión electrónica del siglo xx. tres de las cuales se refieren direc- tamente a la teoría de la esfera pública: . cuando habla de una "política racional y universalista". Actualmente el modelo de servico público está amenazado por una crisis de largo plazo y el s t a t u q u o ha empezado a dejar de ser una opción. los medios de servicio público europeos están enfrentando un problema político todavía mayor.

1991. Broadcasting F i n a n c e in Transition: A Comparative Handbook. el inicio de la inflación. . Blumler y T. Oxford University Press. en Jay G. La prolongada estrechez económica también imüidió aue los radiodifusores de servicio público pudieran participar de lleno en la actual revolución tecnológica. sufrieron 3 una estrepitosa caída durante la década de los setenta. Por una parte.K E A N E : TRANSFORMACIONES DE LA ESFERA PÚBLICA 53 \.). Con la satura- ción de los hogares de televisores y radios. J. pp. salvo por unos cuantos c&sos aislados. tal estrechez económica anuló la posibilidad de que el servicio público pudiera dar una vigorosa res- puesta contra aquellos críticos que estaban en favor de la "desregulación" y para quienes la competencia de mercado y una mayor publicidad cons- tituyen la condición clave para la libertad de prensa y de radiodifusión entendida ésta como la libertad de los radiodifusores privados respecto de la injerencia estatal. los consecuentes aumentos exorbitantes de los costos de producción de la programación y los recortes gubernamentales. los ingresos por el otor- gamiento de derechos de licencia empezaron a disminuir en términos reales. Blumler y otros. tales como las modestas iniciativas de teletexto o de servicios satelitales operados por la BBC V las emisoras alemanas ARD v ZDF Consecuentemente la mayoría de las iniciativas pioneras en el cam- po de las comunicaciones se dejaron en manos de los empresarios pri- vados nacionales e internacionales. que durante gran parte del periodo de la posguerra resultaron de la propagación constante entre la sociedad civil con televisores en blanco y negro y. en color. más tarde. "Television in Sweden 1986: Position and Prospects". en donde se redujeron 30% entre 1972-1973 y 1983-1984. Nossiter (comps. uno de cuyos ejemplos fue la inca- nacidad de laBSB la operación satelital británica a la aue la Indenendent Broadcasting Authority otorgó licencia para operar como un servicio público para sobrevivir a la feroz competencia financiera con la Skvrelevkinn de Runert Mnrdnrh Finalmente la nrnloncrada estrechez finanderTíos rXc^fusor^s de ervicio público los ha obligado a rmar más convenio Tcoproducctó^ g™spTes^™ detpar en ^^^^^ 3 Kjell Nowak. Nueva York y Oxford. Como lo han demostrado Nowak. los incrementos de los ingresos por el otorga- miento de derechos de licencia. E s t r e c h e z financiera Actualmente las bases financieras de la radiodifusión de servicio públi- co en la región europea están derrumbándose. 235-259. como en el caso de Suecia.

los radiodifusores de servicio público perciben que el repertorio de programas transmitidos a través de los medios de servicio público existentes no pueden satisfacer a la multitud de opiniones de una sociedad compleja (si bien no total- mente pluralista) y en constante movimiento. Por su parte. cuyos disgustos son a menudo tan fuertes como sus gustos. al desdibujar la singularidad de su programación y dar fuerza a los promotores de la desregulación en su cruzada para marginar a los medios públicos. Si bien. dado que no existe un solo país en el que haya habido en el pasado una cultura musical nacional y. en principio. Por lo general. Es evidente que tales tendencias hacia la "autocomercialización" debilitan la legitimidad del modelo de servicio público. en el largo plazo. tanto audiencias como emisores sienten que el reclamo de representatividad del servicio público es. la música siempre ha ocupado la mayor parte del tiempo de la radio. En otras palabras. tampoco la hay en el presente. se ha apreciado que a las radioemisoras de servicio público les resulta imposible. los de- fensores del modelo existente de servicio público suelen desdeñar el hecho de que ciertas audiencias consideran que los estándares de "equi- librio" y "calidad". Lo que se hace es atraer musical- mente de diferentes formas a diversos tipos de público. cierta- mente. P r o b l e m a s de l e g i t i m i d a d Los radiodifusores de servicio público podrían. de hecho. así como el universalismo de los medios de servicio público no son "representativos". Y el cor- sé se aprieta aún más por el hecho de que ciertas audiencias consideran . Las tendencias en el mundo de la música ilustran el punto central: tal modelo de servicio público encorseta a sus audiencias y viola regularmente su propio principio de igualdad de acceso para todos al entretenimiento. 2. a hablar el mismo idioma que los ejecutivos ávidos de ga- nancias. y es por ello que la historia de la radio de servicio público en el siglo xx ha sido la historia de la aceptación gradual de que las audiencias masivas se encuentran frag- mentadas en públicos con gustos diversos. una defensa de la representación v i r - t u a l de un todo ficticio. ejercer su opción de lanzar una campaña pública para renovar el atractivo de sus actividades. pero en la práctica estos contraataques tienden a ser parali- zados por un creciente problema de legitimidad. ofrecer una programa- ción que sea del gusto general. por obvias razones. un recurso para programar aquello que s i m u l a las opiniones y gustos reales de a l g u n o s de aquellos a quienes se dirige. El desarrollo de la programación musical en las radioemisoras de servicio público puede ilustrar este problema de legitimidad. las noticias de actua- lidad y la programación cultural en un ámbito público común. 1997 generales.54 ESTUDIOS SOCIOLÓGICOS X V : 43.

Routledge. La gente suele pensar que los medios de servicio público no pueden transmitir ciertos asuntos. Desperately Seeking the Audience. sin duda. empresarios. según la cual los ciudadanos que se desenvuelven dentro de una esfera pública integrada pertenecen con pleno derecho a un territorio 4 Ien Ang. como es sabido por los radiodifusores gradualmente pierde su esta- tuto "ontològico". sus aspectos polémicos o escan- dalosos son acallados. o bien. la más grave. el resultado conjunto de estos efectos de encorsetamiento es disminuir la legitimidad de los me- dios de servicio público.cuya aparición regular en los medios les permiten actuar como representan- tes acreditados de la experiencia pública. no de una manera particu- lar. especialistas académicos. profesio- nales. Y la opinión de que los medios de servicio pú- blico tienden a ser "parciales" se refuerza todavía más por el hecho de que éstos —en lo que no difieren mucho de sus competidores comer- ciales— distribuyen de manera desigual los permisos para hablar y para ser escuchados y vistos. Así. contenido dentro de las fronteras de un determinado Estado-nación. al hacerse menos predecible en sus gustos y más 4 receptivo hacia las'formas comerciales de los medios de comunicación. dentro de un entorno de multicana- les. dado que con ella se invalida el argumento tradicional de que es la escasez de recursos disponibles lo que hace que la radiodifusión de servicio públi- co sea catalogada como "monopolio natural". o que cuando éstos se transmiten. la radio comuni- taria. la sexualidad y la disidencia política es demasiado tímida. sino también. Londres. El público entonces tiende a volverse inquieto y. políticos. las redes computarizadas— es. 1991. éstos han hecho surgir la me- táfora espacial profundamente codificada en el modelo del sector pú- blico. en forma menos obvia.K E A N E : TRANSFORMACIONES DE LA ESFERA PÚBLICA 55 que la representación que hace el servicio público de temas tales como la vida doméstica. integran repartos de indivi- duos —presentadores. 3. Asimismo. figuras del mundo del espectáculo. lo cual es debido a presiones por parte del gobierno. al temor a ser objeto de demandas legales y al compromiso de "equilibrar" la pro- gramación. Los cambios tecnológicos contemporáneos no implican solamente que la radiodifusión de servi- cio público haya quedado acorralada y se le haya obligado a competir con empresas de propiedad privada. . reporteros. C a m b i o s tecnológicos La tercera dificultad que enfrenta el modelo de servicio público —el advenimiento de la televisión por cable y vía satélite.

Y aún hoy día sigue defendiéndose explícitamente la presunción de que el modelo de servicio público constituye el principal foro de comunicación entre la nación entera. Londres. I m a g i n e d Communities: Reflections on the o r i g i n and spread of n a t i o n a l i s m . el cual a su vez está ubicado dentro de un sistema más amplio y com- prehensivo de Estados territorialmente definidos. como un cemento social. preser- vó intacta una metáfora geográfica similar. incorporándolos a un Estado par- lamentario democrático en el cual los medios electrónicos podrían ser- vir como motor y sostén de la vida pública dentro de un territorio deter- minado. Sin embargo. al participar en sus celebraciones y aceptar lo que éstas significan". la cual tuvo el efecto de "hacer de la nación un solo hombre" Medio siglo después sir Michael Swann presidente de la junta de gobernadores de la BBC. La premisa de que los medios de servicio público actúan como súb- ' ditos y garantes de Estados-nación territorialmente delimitados.'T 1 de hecho gran parte del trabaio realizado ñor la BBC funge de una uotra manera. . Los acontecimientos reales los servicios religiosos la transmisión de eventos denortivos v las series policiacas refuerzan' todos ellos el sentimiento de pertenen- cia a nuestta nación. tal metáfora tuvo que ser defendida po- líticamente durante la primera infancia de la radiodifusión. 1982. El célebre documento que elaboró John Reith. como se evidenció no sólo en la lucha mundial del fascismo europeo y el comu- nismo soviético por tallar la radio y la cinematografía a imagen y seme- janza de sus respectivos Estados expansionistas. durante la exhibición imperial del año anterior. inherente a los sistemas nacionalmente demarcados del periodismo impreso (como lo demostró el estudio de Benedict Anderson sobre el capitalismo impreso y los 5 Estados-nación). 56 ESTUDIOS SOCIOLÓGICOS X V : 4 3 . sino también en los desesperados intentos de los primeros emisores de servicio público para justificar públicamente el porqué los medios de radiodifusión podían organizarse como un "tercer camino". que es vigilado por el Estado-nación soberano. Verso. 1 9 9 7 claramente delimitado. como un poderoso recur- so para lograr la cohesión social al promover la unión de los diversos grupos. afirmó ante su comité anual. regiones y clases por medio de la emisión en vivo de eventos nacionales! tales como la primera transmisión del rey Jorge V . el primer director general de la BBC para el Comité Crawford en 1925 planteaba explíci- tamente este punto La radiodifusión de servicio público sostenía Reith debería funcionar como un servicio nacional. lo que se constata cuando los pre- sidentes franceses se refieren a sus servicios de radio y televisión como 5 Benedict Anderson.

pp. öffentliche M e i n u n g . "Der Sinn von Öffentlichkeit". por ejemplo. territorialmente delimitada y que era mediada a tra- vés de la radio. núm.). en el número especial de Kölner Z e i t s c h r i f t für Soziologie und Sozialpsychologie. . "Rethinking the Media as a Public Sphere". soziale Bewegungen. precisa- mente porque la metáfora espacial de la que parte ha dejado de coinci- dir con las tendencias a largo plazo de los medios de comunicación en las antiguas democracias parlamentarias. 1994. Hoy día se ha vuelto obsoleto el ideal de una esfera pública unificada así como su consecuente imagen de una república territorialmente delimitada e integrada por ciudadanos que anhelan es- tar a la altura de su concepto de bienestar público. J o u r n a l i s m and the P u b l i c Sphere i n the New M e d i a Age. figurativamente hablando la vida pública experimenta una "refeudali- zación" no en el sentido'en que Habermas utilizó este término en su Strukturwandelderóffentlichkeit. pp. los cua- les no están atados a un territorio determinado y. C u l t u r e and Society. Paddy Scannell. la prensa y los libros. "Public Service Broadcasting and Modern Public Life". M e d i a . 27-57. núm. 42-76. En lugar de ello. vol. Quisiera señalar que este tipo de discurso —el de aquellos que suponen una afinidad electiva entre la radiodifusión de servicio público y la "esfera públi- ca"— ha empezado a endurecerse y a convertirse en dogma. en Peter Dahlgren y Colin Sparks (eds. por lo tanto. la televisión. El predominio que antes tenía la vida pública estructurada en torno al Estado. Prácticamente esto mismo puede hallarse en todos los estudios académicos recientes sobre 6 el nexo entre el servicio público y la esfera pública. 1991. Vivimos una época en la que los marcos espaciales de comunicación se encuentran en un estado de turbulencia. Su hegemonía está siendo velozmente erosionada por el desarrollo de una multiplicidad de espacios entrelazados de comunicación. contenida dentro de un Estado-nación. está tocando a su fin. Communication and Citizenship. 34. o en las políticas de la BBC que reiteran el principio de que "los radiodifusores que reciben financiamiento público tienen una obligación primaria con el público" y designan a la corporación como "el instrumento nacional de radiodifusión". 1989. y James Curran. Londres y Nueva York. sino en el de la conformación de un complejo mosaico de esferas públicas de diversos tamaños que se traslapan e interconectcin y cjue nos obligan a reconsiderar radicalmente nuestros concentos sobre la vida pública v sus términos "asociados" tales como opinión pública. bienestar público y la diferenciación públi- co-privado. pp. desbor- dan v fragmentan irreversiblemente aquello que antes parecía ser una esfera pública única y espacialmente integrada. Routledge. 11. 6 Véanse. Bernhard Peters. 2. Öffentlichkeit.K E A N E : TRANSFORMACIONES DE LA ESFERA PÚBLICA 57 "la voz de Francia". 135-166.

con las características esenciales de una esfera pública. satélite. a los estratos supranacionales v globales de noder Ouisiera analizar cada una de estas esferas ñor separado y explorar sus implicaciones para una teoría política revisada sobre el papel que desempeñan las esferas públicas en las repúblicas democráticas Microesferas públicas La cafetería. las esferas públicas contemporáneas tienen un carác- ter fracturado y no existe ninguna tendencia de alcances más amplios que. tienen hoy día su pa- ralelo en una amplia variedad de espacios locales. En este sentido. contrarrestando esto. presenta un convincente argumento sobre la importancia de los ámbitos con una estructura horizontal y de pequeña escala. en los rincones y grietas de las sociedades civiles y los Esta- dos. etc. esté dando lugar a una esfera pública inte- grada A partir de los ejemplos que cito a continuación y en los que se constata su heterogene dad y diversidad de tamaños he decidido . en los cuales los ciudadanos forjan su identidad y a menudo se enfrentan a los poderes con estructu- ras verticales e "imperialistas". las esferas públicas nunca aparecen en forma pura —la siguiente descripción es el idealtypisch— y rara vez se dan de manera aislada. Si bien suelen estar interconectadas y formar parte de una red.) y entre las cuales se suscitan disputas no violentas. John Fiske. P o w e r W o r k s . en su libro P o w e r P l a y s . las n mesoesferas DÚblicas oue por lo general están integradas oor millones de personas que inter'actuán en el marco del Estado nación y las macroesferas pú- b l i c a s . fax.a riesgo de ser malinterpretado. 1 9 9 7 Aun cuando estas esferas públicas emergen en medios de diversos tamaños. durante un periodo de tiempo breve o más pro- longado.58 ESTUDIOS SOCIOLÓGICOS X V : 4 3 . que suelen estar constituidas por cientos de millones e incluso miles de millones de personas que debaten. en él ámbito del sub-Estado-nació .establecer una distinción entre las m i - croesferas DÚblicas en las aue interactúan docenas centenas v miles de adversarios. en donde los ciuda- danos debaten quién debe hacer esto y quién y cómo debería de obtener aquello. en las que se con- figuraron las primeras esferas públicas de poder. redefinir . teléfono. la junta municipal y el círculo literario. en torno a las relaciones de poder que operan dentro de su determinado medio de interacción y/o dentro de los más amplios ámbi- tos de las estructuras sociales y políticas en los que se encuentran los adversarios. por lo general vinculadas por algún medio de comunicación (tele- visión. Una esfera pública es un tipo particular de relación espacial entre dos o más perso- nas. que están empeñados en regular. radio. todas ellas constituyen fases de poder y acciones ligadas a intere- ses.

K E A N E : TRANSFORMACIONES DE L A ESFERA PÚBLICA 59 7 o extinguir (o "inmovilizar") la vida pública en el nivel local. por lo que desafortunadamente ignora el rico significado que tienen tales disputas localizadas para la teoría convencional de la esfera pública. Así. Estas redes subterráneas. Tem- ple University Press. enfatizar la relación con- testataria que existe entre el "poder imperialista" y los ámbitos—. Londres. Power Works. Su atención está enfocada en el hov v en él practican los cambios sociales futuros aue persiguen por lo que sus recursos de organización se valoran como fines en sí mismos Los movimientos sociales por lo general están constituidos ñ o r rede* m í e carecen de notoriedad integradas ñ o r nennefios trunos organizaciones iniciativas contactos locales y relaciones de amistad' todos"e^s inmersas en la vida cotidiana. pp. el autor no otorga el debido peso a las disputas internas que ocurren en el seno de estos ámbitos —prefiriendo. así como a ilustrar aque- llo a lo que nos referimos con el término de microesfera pública. . por ejemplo. Dos ejemplos ayudarán a aclarar estos puntos. 8 Véase Paul Mier y John Keane (eds. sino que también impug- nan al mismo tiempo los códigos masculinistas dominantes al crear con- ciencia en el resto de la sociedad sobre la importancia de reconocer simbólicamente las diferencias. y que los desafíos y cambios que se dan en el nivel micro tienen necesariamente macroefectos de más amplio alcance. "New perspectives on social movements: an interview with Alberto Melucci". Como lo han observa- do Paul Mier. Los seguidores simpatizantes y actores de los movimientos son "nómadas del presente". Verso.). y cómo preservan determinados significados entre sus 8 miembros. en lugar de ello. su actual empeño en definir y redefinir las diferen- cias simbólicas garantiza aue no van en DOS de grandiosas imágenes de un futuro orden utópico. los movimientos sociales con- temporáneos se ocupan menos de las luchas en torno a la producción y distribución de los bienes y recursos materiales. 1989. dirigiendo más su aten- ción a las formas en que las sociedades posindustriales generan y retie- nen información. 180-232. Si bien los movimientos siguen ten- dencias milenarias. las organizaciones de movimientos de mujeres no sólo plantean importantes cuestionamientos sobre las ini- quidades materiales que sufren las mujeres. Si bien Fiske (siguiendo a Foucault) destaca correctamente que estas microes- feras públicas se benefician del hecho de que todas las instituciones de gran escala dependen en última instancia de la cooperación de sus su- bordinados. Las microesferas públicas constituyen actualmente una caracterís- tica esencial de todos los movimientos sociales. Power Plays. Londres y Filadelfia. 1993. Alberto Melucci y otros. Nomads of the Present. qué 7 John Fiske.

espacio y relacio- nes interpersonales. las microesfe- ras públicas en realidad poseen todas las características de iniciativas públicas de eruoos oeaueños cuva impugnación de la distribución del poder existente logra ser efectiva precisamente porque operan con total libertad. el popular atractivo de los videojuegos les resulta incomprensible y la imagen del tablero de cuatro botones les produce una intensa sensación de tiempo desperdiciado. Las microesferas públicas también han empezado a desarrollarse entre los niños. Pero para la mayoría de los niños.60 ESTUDIOS SOCIOLÓGICOS X V : 4 3 . y de utilizar un nuevo vocabulario crítico (lleno de palabras en clave como "porque- ría". de disgusto ante la idea de que la actual ge- neración de niños sea la primera que. incluso. en los tiempos modernos. son los sitios en los que los ciudadanos cuestionan los seudoimperativos de la realidad y con- traponen a éstos experiencias alternativas de tiempo. Sin embargo/paradóji- camente. computadoras per- sonales) para cuestionar y transformar los códigos predominantes de la vida cotidiana. desarrollados y pro- bados. o plantones para protestar contra ciertos proyectos de construcción de carreteras o plantas de energía. la clínica o una plática sobre política entre un grupo de amigos o conocidos mientras toman una copa. la experiencia de divertirse con los videojuegos y crear una cultura cotidiana de historias que se narran en el salón de clases. videocaseteras. especialmente aquellos que no tienen hijos. "apestoso" y "maloliente") que les provoca fricciones con los adul- . la iglesia. la casa edi- torial. Esferas públicas tales como el círculo de discusión. dentro de sus hogares. tales como manifestaciones en favor de los derechos de los homosexuales y las lesbianas. fax. los mo- vimientos utilizan una diversidad de medios de comunicación (teléfono. videocámaras. remezclados. de ignorancia producto de la inocencia e. así como por la participación temporaria de sus miem- bros. Funcionan como esferas públicas en las que los elemen- tos de la vida diaria son mezclados. cuando menos aquellos que tienen entre ocho y dieciocho años de edad. como lo ilustra el controvertido ejemplo de los videojuegos. 1 9 9 7 se distinguen por hacer hincapié en la solidaridad y en las necesidades individuales. A muchos adultos. Dentro de estos laboratorios locales. fotocopiadora. constituyen los laboratorios en los cuales se inventan y populari- zan nuevas experiencias. De vez en cuando. entre los discretos rincones y grietas de la sociedad civil. estas esferas públicas conver- gen con eventos públicos transmitidos por los medios de comunicación. apren- dió a usar una computadora antes de aprender a leer y escribir. Inclusive cuando parecen ser "privadas" y ac- túan aleiadas de la vida pública oficial los partidos políticos v el res- plandor de la publicidad de los medios de comunicación. de intercambiar y compartir videos. estas microesferas públicas obtienen su fuerza del hecho de que son casi invisibles.

el mercado de los videojuegos en el Reino Unido. El ritmo de expansión dentro de los hogares de este tipo de microesferas públi- cas ha sido extraordinario. pero esto subestima el hecho de que la popu- laridad de los videojuegos entre los niños es elegida por los sujetos que buscan. Los videojuegos también prometen una interac- tividad y. En los últimos cinco años. aparece como una víctima 9 de secuestro que necesita ser rescatada. Video Kids: M a k i n g Sense of N i n t e n d o . el aplastar a una lombriz o el sobrealimentar un pez dorado hasta matarlo. Cambridge. ha crecido de casi cero a un volu- men de ventas de alrededor de 800 millones de libras esterlinas anua- les. se vendieron alrededor de dos millones de consolas. tan rutinaria como las anti- cuadas manifestaciones expresadas en el odio a los padres. y Londres. alientan a los usuarios a afinar su coordinación entre la vista v las manos así m m n sus habilidades de internretación R1 enfíenLseateto^^^ Ha del nroreso de anrendi^aie de Wtnra de libros en la nial Ins niñns s o n M c ^ aue r^aceptar ^ h W E e l a T d ^ S el ^SS deTuea-con un v u e c S o n t a aTnino c o n u S t a m a de S^£SiZ^l9m 9 Eugene F. . se ha vuelto parte rutinaria de la niñez. Harvard University Press. por ejemplo. 1991. el poder de codeterminar los resultados de su juego electrónicamente mediado. La tipificación de la mujer como figura sobre la cual se actúa y que. en particular. de hecho. Mass. con frecuencia. Provenzo Jr. Es verdad que la actual forma comercializada de los videojuegos generalmente frustra las elecciones de los niños. Véase. Las cifras industriales gustan de citar el poder del "gancho" publicitario para ex- plicar su éxito comercial. Sin embareo los videoiuesos desafían a los niños a aue se adapten a los nuevos medios de comunicación digital. al internarse en un mundo diferente de hombres b i ó n i c o s damiselas en desgracia invasiones galácticas v tortugas mutantes'adolescentes. aunque sea tan sólo de manera intuitiva... seis de cada diez tienen su propia consola (el hardware necesario para correr el juego en la pantalla del televisor) y. dominado por las em- presas japonesas Sega y Nintendo. el capítulo 5.K E A N E : TRANSFORMACIONES DE LA ESFERA PÚBLICA 61 tos. Su atractivo no sólo deriva del hecho de aue oor un momento el niño ouede escapar de las demandas del hogar o la escuela. es un caso típico de esto. solamente en 1992. Ocho de cada diez niños de entre once y catorce años de edad juega ahora con ellos.

De igual forma. NBC. dado que son las más conocidas de los tres tipos de esfera pública que aquí exa- minamos. Aun cuando las microesferas públicas ejercen una presión constan- te "desde abajo". No existe necesariamente una relación de suma cero entre estos ámbitos públicos de magnitud diversa. ABC y Fox). de hecho. es- cuchan o leen. su alcance en ocasiones no trasciende las regio- nes que comprenden los Estados. a que cada uno se nutre de las diferencias que tiene respecto del otro (por ejemplo. precisamen- te. por una parte. al obli- gar a los usuarios a elegir cómo avanzarán a través de un bosque de posibilidades relacionadas con el rescate y la venganza. el bien contra el mal. como en el caso de las zonas de Espa- ña donde no se habla castellano. Mesoesferas públicas El tratamiento de éstas será comparativamente más breve. la Radio de Suecia. en virtud. 1 9 9 7 Los videojuegos desvanecen las fronteras entre lector y escritor. la mise en scéne del fabricante y la capacidad de invención del niño ante el recelo o total antagonismo de los adultos hacia ese fenómeno. que poseen estructuras poderosas y bien establecidas de producción y distribución. L e M o n d e . hasta alcanzar audiencias vecinas (como en el caso de la programación y publicidad en lengua alemana que se produce en Aus- tria). las mesoesferas dan prueba de una considerable resis- tencia. los lectores de los diarios nacionales pueden leer y. tales como Cataluña y el País Vasco. tales como la emisora de radio y televisión BBC. leen las revistas o boletines que se producen localmente.62 ESTUDIOS SOCIOLÓGICOS X V : 4 3 . la RAÍ y la Radio Pública Nacional (en Estados Unidos) y la cuatro cade- nas nacionales (CBS. como por medios electrónicos de comunicación. Las mesoesferas públicas son mediadas tanto por diarios de gran circu- lación. el G l o b e a n d Mail y el diario catalán A v u i . cuya extensión puede ser la del Estado-nación o bien ampliarse más allá de sus fronteras. debido a que las mesoesferas públi- cas se mantienen gracias a medios de comunicación que atraen a grupos nacionales particulares o a grupos lingüísticos regionales. Las mesoesferas públicas son aquellos espacios de debate sobre el poder. debido. de sus discrepancias en cuanto a los temas que tratan y sus respecti- vas prioridades) y. películas y entretenimientos que refuerzan diariamente ciertos estilos y . por otra parte. acontecimientos de actualidad. y cuya única limitación son las normas que rigen en el hogar respecto del tiempo permitido de juego. las cuales preservan su probada capacidad para difundir entre millones de personas ciertos tipos de noticias. integradas por millones de personas que observan. como el New York Times. a lo ancho de un área de grandes dimensiones.

tales como Larry K i n g U v e . que transmite la CNN. y la sorprendente proliferación de pro- gramas televisivos en vivo y con la participación de invitados (los lla- mados t a l k . resalta el hecho —contrario a los recientes intentos por vincular la teoría de la esfera pública con la suerte de los medios de comunicación de servicio público— de que las controversias públicas sobre el poder generalmente son facilitadas por los medios de comunicación privados de la sociedad civil. Existen mu- chas evidencias de que. desaparezcan como puntales de la vida pública. contradicién- dolos. Dada su gran reputación y la fuerza de su financiamiento y distribución es poco pro- bable que los medios de comunicación de servicio público. E l ingreso en la política oficial de figuras de los medios co- merciales. colchones con resortes internos y pizzerías. les llaman "asnos".s h o w s ) . tales como Ronald Reagan y Silvio Berlusconi. alegan con el presentador. constituye uno de los desarrollos más sorpendentes y menos investigados que siguen un ca- . Además. En los ejemplos antes citados de la forma en que los medios de comunicación constitu- yen un sostén de las mesoesferas públicas. los chocolates Milky Way. existe otro motivo más sorprendente por el cual la vida públi- ca en el mesonivel difícilmente podría desaparecer. en un mar de anuncios publicitarios de productos tales como el enguaje bucal Listerine. como R i e l a L a k e . como lo son también ciertos programas populares sobre asuntos de actualidad. son casos extremos de esta tendencia. La despiadada intrusión de los tabloides bri- tánicos en la vida privada de los monarcas y políticos durante la década pasada es sintomática de esta misma tendencia. fren- te a un grupo de personas elegidas que fungiendo como público discu- ten acaloradamente entre ellas y.K E A N E : TRANSFORMACIONES DE LA ESFERA PÚBLICA 63 hábitos de comunicación sobre asuntos de interés público. si- mulan feroces disputas domésticas sobre temas que van desde el sexo y el embarazo entre los adolescentes hasta el abuso sexual de niños. en el sentido de que están obligados a abordar temas de in- terés para un público constituido por ciudadanos que son capaces de distinguir entre el "sensacionalismo" de mercado y las controversias públicas. también los medios mercantilistas están sujetos a procesos de largo plazo de auto- politización. la Unión Europea). Macroesferas públicas L a reciente expansión de las macroesferas públicas en los ámbitos mun- dial o regional (por ejemplo. pese a su autocomercialización. los cuales. con los especialistas y los entrevistados. así como los medios de servicio público están cada vez más constreñidos por las fuerzas del mercado. en medio de un alboroto. les exigen que "pongan los pies en la tierra" e insisten en que algo o alguien es un "mamón con M mayúscula".

Los macropúblicos conformados por millones de ciudadanos son el resultado (no intencio- nal) de la concentración internacional de las empresas de comunica- ción masiva. por etapas sucesivas. a lo largo del siglo. Esta incluye la existencia de cadenas que son propie- tarias de los diarios. la copropiedad de los mismos. por diversos me¬ dios tales como el cable. Las empresas de comunicación masiva que operan con difusión mundial tienen ciertas ventajas sobre sus contrapartes de alcance nacional. las revistas y los libros en rústica. británicas. tales como la News Corporation International. las firmas transnacio- nales se benefician con las economías de escala. resulta claro que los factores que motivan dicho pro- ceso. la Time-Warner y Bertelsmann. alemanas y francesas. que antes eran detentadas y operadas en el espacio del Estado-nación. las cuales dibujaron el mundo dentro de las esferas de influencia de sus respectivos gobiernos. la actual globalización de las empresas de comunicación representa una proyección en el plano internacional de dicho proceso de concentración. fue teniendo lugar una forma previa de concentración del capital de los medios de comunica- ción. El desarrollo de medios de comunicación que cubren todo el plane- ta. o bien sacar a la luz un trabajo. el vidéo. que no tiene parangón en la historia.64 ESTUDIOS SOCIOLÓGICOS X V : 4 3 . 1 9 9 7 mino opuesto a la teoría ortodoxa de la esfera pública. Es claro que. dominadas por las firmas esta- dounidenses. el desarrollo regional y global de sistemas de comunicación conectados vía satélite. Sin embargo. la televisión. pertenecen al ámbito de la economía política. sin tener que enfrentar las difíciles negociaciones sobre de- rechos de autor v los problemas de c a l e n d a n / ü c i ó n nne surgen inevita- blemente cuando están involucradas varias empresas nacionales com- . especialmente en las industrias de las revistas y los diarios y en el grupo central de las agencias noticiosas. no fue motivado por el deseo de financiar la expansión de públicos internacionales. la agencia Reuter. princi- palmente. la adquisición de los medios de comunicación por meros motivos industriales y. Una de las formas en que lo hacen es por ejemplo reasignando recursos de personal espe- cializado de comercialización y de talento periodístico desde una parte del campo de las comunicaciones hacia otra. también pueden reducir los costos y hacer innovaciones al utilizar fuerzas de trabajo especiali- zadas aue provienen de sociedades diversas De isual forma estas em- presas pueden realizar sinergias de varios tipos tales como poner a prue- ba una novela en un país y producir en otro una película basada en ella. Manejadas por un pequeño grupo de personas que se ha aficionado a "reanimar" empresas de comunicación con dificultades económicas y a hacer uso de todos sus recursos. Pese a que aún no se cuenta con investigación suficiente sobre las causas y beneficios aparentes de la globalización.

este tipo de acontecimientos. W e Keep A m e r i c a on Top of the W o r l d . Routledge. fugaz. Con frecuen- cia se critica que dichas emisiones difundan rituales de pacificación que dejan mudas a. en efecto. en el caso de las tres reuniones cumbre organizadas por Reagan y Gorbachev —en Ginebra 1985. M e d i a Events: T h e L i v e Broadcasting of History. Daniel C. Una de las principales ironías de este proceso que busca riesgos y ganancias es que se nutre del desarrollo de públicos que trascienden las fronteras del Estado-nación. El hecho de que tengan una vida breve e informal y de que cuenten con pocas fuentes de financiamiento garantizadas y pro- tección legal hace de ellas un fenómeno sumamente frágil y. Londres y Nueva York. La mayoría de estas esferas públicas están todavía en ciernes. Daniel Hallin y otros. constituyen procesos con fuertes car- gas simbólicas. Harvard University Press.K E A N E : TRANSFORMACIONES DE LA ESFERA PÚBLICA 65 petidoras. Television J o u r n a l i s m and the P u b l i c Sphere. legal o cultural. Asimismo. Como lo han demostrado Daniel Dayan. que ahora ocurren casi cada semana. las audiencias ante el fascinante espectáculo del acto y. en ocasio- nes. 1 y 8. Los actos de transmisión internacional.Washing- ton 1987 y Moscú 1 9 8 8 . si llegan a presentar- se cambios en los ambientes político. Hailing. Mass. otra factor muy importante es el ventajoso hecho de que las firmas transnacionales de comunicación a menudo pueden evadir la legislación de algún Estado-nación y reubicar las energías cen- trales de toda una operación de un mercado a otro. Cambridge. 1992.públicos de todo el mundo miraron cómo ciertas emisoras cómo la CNN el programa N i g h t l i n e de la ABC y el programa matutino soviético 9 0 M i n u t o s . tales como las reuniones cumbre. . Por ejemplo. que son cubiertos por los medios de comunicación de todo el mundo y están dirigidos primeramente a una "audiencia mun- 10 dial" ficticia.. caps. transmitían versiones de una reunión cumbre que anunciaba el fin de la "guerra fría". Elihu Katz. junto con el propósito de llegar a un público dentro del ámbito mundial. ilustran este punto. 1994. esto podría decirse justificadamente sobre las tan censura- das transmisiones de las guerras de las Malvinas v del Golfo P é r s i c o Sin embargo también existen signos de que las transmisiones mundia¬ les de las reuniones cumbre y otros acontecimientos tienden a ser con- ducidas utilizando el modo snhiiintivo fTiinntétiríVl en manto m í e ellas agudizan e n ™ lo ^políticosenel poder no tienen nada d ^ v a T o lo WurXs" a n t o p e fil de mundo depende en cierta TedMa de ^esfuerzos quesehace^ El empleo recurrente del modo subjuntivo. son factores que inci- 1 0 Daniel Dayan y Elihu Katz.

haya sido la crisis de la Plaza Tiananmen. mientras que en la Unión Soviética. entre los ciudada- nos y gobiernos de diversos países. 1 9 9 7 tan la irrupción de nuevas controversias públicas relativas a la expan- sión del poder más allá de las fronteras delimitadas de las mesoesferas públicas. Tal vez el ejemplo más dramático que haya existido a la fecha so- bre la forma en que los acontecimientos transmitidos con carácter mun- dial pueden generar y generan debates públicos sobre el poder.r1 escocido a "la diosa de la democracia" como s í m h n l n rentral v nne en sns nanearías se leveran ritas de Abraham todas ellas en S T s ^ n s a n d o ^ e l ^ b ü c o ^ i d e ^ . un crimen contrarrevolucionario. sino también (según Lewis Friedland y otros autores) fue la primera ocasión en que la televisión por satélite determinaba el curso de los propios acontecimientos. Dicha emisión no sólo fue considerada la historia noticiosa más importante que hubiera cubierto la televisión internacional por vía satélite. los cuales se desarrollaban vertiginosamente en tres dimensiones: dentro de las fronteras nacionales. No es una coincidencia que ha. en la cual tuvo lugar un franco y abierto debate entre opiniones contrarias sobre las elecciones el futuro de la religión y las comparaciones entre los "estándares de vida" de Estados Unidos y la Unión Soviética.H9. a lo largo de los círcu- los diplomáticos del mundo entero y en el escenario de los debates pú- blicos internacionales aue buscaban una solución a la crisis E l COm- promiso que adquirió el servicio por cable de la CNN en cuanto a llevar a su público todas las historias relevantes desde todos los ángulos posi¬ bles del espectro político contribuyó a difundir las demandas de los estudiantes. ocurrida a finales de la primavera de 1989.muchos de los cuales habían viajado al extranjero y cono- cían trmv bien el nnrenHal n n l í r i m del medin televisivo nara crear esfe¬ ras públicas que fueran contrarias al Estado totalitario chino.. por ejemplo. debates políticos en torno a la peli- grosa proliferación de armas nucleares y convencionales. A su vez. en donde la vida pública autónoma era conside- rada.66 ESTUDIOS SOCIOLÓGICOS X V : 4 3 . en vivo y durante las veinticuatro horas del día. Así. frente a audiencias que comprenden a cientos de millones de personas. los seguidores de Boris Yeltsin fueron alentados al ver que las entrevistas que realizaron la CBS y la BBC al degradado líder del partido obligaron a Mickhail Gorbachev a responder con una conferencia de prensa televi- sada. los disidentes religiosos soviéticos tuvieron éxito en su campaña con el presidente Reagan para que éste les concediera una reunión pública. desde mucho tiempo atrás. se presentaron casi a diario y de manera simultánea. La emisión que realizó la CNN del episodio de Tiananmen. constituyó un hito en el desarrollo de las noticias transmitidas en el ámbito internacional. durante las reuniones Reagan-Gorbachev.

Por lo pronto. Los estudiantes previeron. más tarde. Las tro- 11 pas entraron cuando apagamos nuestras cámaras". que si llevaban consigo cá- maras fotográficas y teléfonos celulares (y. aumentarían sus posibilidades de sobrevivir y de ganar el reconocimiento internacional. Según narra Alee Miran. sigan transmitiendo. Friedland. la globalidad informativa y la informali¬ dad de las comunicaciones conque actualmente gozan todos los usua- rios nne se romnniran entre sí ñor un s i n n ú m e r o de r í ñ o n e s Alalinas personas "navegan" por Internet y entran en los múltiples servidores del' mundo porelsimple placer de hacerlo. durante la crisis: "La gente se nos acercaba en las calles y nos decía: 'Sigan. 5. Lo cual resultó cierto. la tan mencionada red. Nueva York. la cual terminó con la masacre de entre 400 y 800 estudiantes. una red mun- dial de computadoras. lo cual cierta- mente obtuvieron de parte de otros Estados y ciudadanos. Asimismo. Internet. 1992. pueda darse un desman- telamiento sin violencia del régimen (siguiendo las líneas de la Hun- gría de Kadar). universidades y ciudadanos ha empezado a acer- car a usuarios de todos los continentes y condiciones sociales. que contando con el financiamiento de algunos gobiernos.K E A N E : TRANSFORMACIONES DE LA ESFERA PÚBLICA 67 tal. en el largo plazo. negocios. a la falta de restricciones. comprende un estimado de tres millones de computadoras que funcionan como huéspedes y que a su vez están directamente conectadas a otros tantos millones de computadoras utili- zadas por alrededor de treinta millones de personas El número de "ciu- dadanos" de Internet está creciendo con rapidez (a un ritmo estimado de un millón de usuarios oor mes") debido oor una parte a la inmediata posibilidad de contar con una dirección en el correo electrónico y por otra. mientras que muchas em- " Citado en Lewis A. El trascendental desarrollo que ha logrado durante las últimas dos décadas el sistema internacional de redes de comunicación computari- zadas ofrece un último ejemplo de las macroesferas públicas. es casi seguro que la cobertura prolongó la vida de la protesta. Twentieth Century Fund. al dañar la reputación internacional del Partido Comunista. sobre las bicicletas). con acierto. quien fuera el productor ejecuti- vo de la CNN en China.. . porque ellos no ven- drán mientras ustedes estén en el aire'. Basada en técnicas tales como la conmutación de paquetes —que desarrolló la Advanced Research Projects Agency (ARPA) del Departamento de De- fensa de Estados Unidos en la década de los sesenta—. cámaras de vi- deo de 8 mm. es probable que la transmisión mundial de los acontecimientos de Tiananmen tam- bién haya contribuido a que. Coverint the W o r l d : I n t e r n a t i o n a l Television News Service. p.

Users' Guide and Catalogue. a menudo por receptores/emisores desconocidos) su destino último. dedicadas a brindar servi- cios avanzados de comunicación entre computadoras a bajo precio. O'Reilly and Associates. lo que da lugar a que los viajeros de la supercarretera de la información se encuentren de pronto perdidos sobre la ruta que deben seguir. Sebastopol. a comparar a sus usuarios. por ejemplo. o bien para "platicar" con un amigo que se encuentra en otro continente. y los derechos humanos. . las reglas de sus huéspedes y (dado que los mensajes con frecuencia se envían varias veces. La variedad de propósitos para los que puede utilizarse Internet.68 ESTUDIOS SOCIOLÓGICOS X V : 4 3 . que llegan a todos los puntos del planeta. cuya aproximación a los foros públicos de Internet 1 2 Ed Krol. con los viajeros del siglo xvn que buscaban alimento y posa- da en las casas a las que llegaban al caer la noche. Las emisiones televisivas de discursos y la transmisión de imágenes de mapas meteo- rológicos. más importante aún en cuanto a la inexactitud del símil es el hecho de que Internet fomenta la creación de macroesferas públicas. La Aso- ciación de Comunicaciones Progresivas (ACP). ha llevado a algunos observa- 12 dores. el símil resulta incorrecto. a un precio razonable o sin costo alguno. sobre asuntos relativos al poder y a los principios. Pero. e incluso algunos usan "la red" para obtener impresiones detalladas de informa- ción proveniente de bibliotecas. Calif. que no utilizan este medio como viajeros. la justicia económica y social. incluso cuando es correcto resaltar el carácter contractual o voluntario de las interac- ciones electrónicas. Los "netciudadanos".. Pero. como Ed Krol. sino como ciudadanos que generan controversias con otros miembros de una remota "comunidad imaginaria". las esferas de controversia pública ("foros de discu- sión pública"). con el propósito de fortalecer las redes y compartir información entre orga- nizaciones e individuos que trabajan en favor de la protección ambien- tal. tienen una presencia permanente. como también la tienen las reflexiones sobre las relaciones de poder que operan d e n t r o de las propias redes globales. pinturas y fotografías de desnudos son algo común. T h e W h o l e I n t e r n e t . 1994. dado que no considera la confusión que genera entre los usuarios la frecuente desorganización en que se presentan las fuentes de información. 1997 presas y organizaciones realizan transacciones bancarias y transmiten información financiera y administrativa mediante la red. opera como una asociación mundial de redes miembros. Existe una categoría de usuarios con una "presencia neta". Dentro del marco de la ACP. sus recursos para viajar. en términos neorro- mánticos.

que funcionaría como cámara de com- pensación para los fondos federales. cobrar cuotas de acceso muy elevadas. se han expresado temores en cuanto a que las industrias de las telecomunicaciones y el entretenimiento es- tén construyendo sistemas avanzados de comunicación que les permiti- rían controlar ciertas secciones del Internet y. Asimismo. Las esferas públicas pueden desarrollar- se y de hecho se desarrollan en diversos planos de la sociedad civil y de las instituciones estatales. La más obvia de ellas es que la tentativa neorrepubli- cana de vincular la teoría de la esfera pública con la institución de la radiodifusión de servicio público ha fracasado en los planos empírico y normativo y que. y actuaría como grupo de presión para el acceso de los ciudadanos. Actualmente hay polémicas sobre la conveniencia de que el acceso que los ciudadanos tienen a Internet sea gratuito y subsidiado por el Estado. al igual que cualquier otra línea de indagación que transgreda los límites del saber convencional. La geografía política precupuesta tanto por la teoría habermasiana como por la del modelo de servicio público de la "esfera pública" es incorrecta. las iniciativas ciudadanas. ayudaría a incrementar la densi- dad y extensibilidad de la red. por ende. la radiodifusión vía satélite y el entretenimiento de los niños con los videojuegos. por lo que han surgido propuestas (en Estados Unidos) para la creación de una Corpo- ración de Ciberdifusión Pública. a esa estrecha zona de la vida social ceñida entre el mun- do del poder y del dinero (Estado/economía) y las agrupaciones prepo- líticas de la sociedad civil. per definitionem. la circulación de diarios. entre los cuales se encuentran el territorio supuestamente enemigo de los mercados de consumo y el mundo de .K E A N E : TRANSFORMACIONES DE LA ESFERA PÚBLICA 69 exuda egoísmo —por tener una actitud de tomar. siendo más optimistas. plan- tea muchas preguntas complejas que tendrían importantes consecuen- cias para el futuro de la investigación en los campos de la política y las comunicaciones. existen razones de carácter únicamente empírico por las cuales el concepto de "esferas públicas" debería abarcar fenómenos tan dispares como las redes de computadoras. más que de dar—. suelen quejarse de que se abusa de ellos. como lo han descubierto con sorpresa y vergüenza los anunciadores no solicitados. Las esfe- ras públicas no están "alojadas" exclusivamente en los medios de co- municación de servicio público protegidos por el Estado. como tampo- co (contrariamente a Habermas) están de alguna manera ligadas. Consecuencias para la investigación La propuesta presentada en las páginas anteriores de reconsiderar radi- calmente la teoría de la esfera pública.

E l plano de la vida privada desaparece. de la elección individual o de la "naturalidad" creada ñor Dios o oor la bio¬ logia) La politización saca a la luz la arbitrariedad o convencionalismo de las definiciones tradicionales de "lo privado". la diplo- macia galante. que se extiende fuera del alcance de los Estados-nación. Pero a medida que se difunde el proceso de la publicidad medida —en los talk shows televisivos como R i c k i Lake v los niños que se divierten con videoiuegos— los fenóme- nos supuestamente privados están siendo llevados hacia los torbellinos de la controversia negociada. el mun- do hobessiano generalmente dominado por oscuros acuerdos. la idiotez) del oikos. necesariamente. un tópico que requiere de una indagación más amplia. E l primer intento moderno por hacer que los patrones de la propiedad. la guerra y los rumores de guerra. Lo mismo ha ocurrido con el supuesto más antiguo y originalmente griego de que la esfera pública de la ciudadanía necesariamente descansa en la callada vida privada (literalmente. una de las consecuencias de esta reflexión sobre el tema de la vida pública en las antiguas democra- cias es que han dejado de existir áreas de la vida social o política que estén automáticamente protegidas de las polémicas públicas sobre la distribución del poder. que constituye la marca de fábrica de los espacios públicos. Paradójicamente. Que exista o no una tendencia a largo plazo de que las esferas pú- blicas se amplíen hacia áreas de la vida previamente ajenas a las con- troversias sobre el poder es. el mismo proceso de politización también desencadena una nueva cate¬ goría de disputas sobre la conveniencia de definir o redefinir ciertas zonas de la vida snrial v nnlítira rnmn "nrivadas" v nnr ende míe nr> Lcumben a nadie S s Así las a S d a S I keales hacen núblío ei Pr^rTde^^^^ tener oculte la i d S a d de M^eUos aue h a ? s ^ S T d e ^ l S - men los^homosex^les v h a s S i a n a ? h ^ c a ^ a t o ^ l i c L oor su teporunakgTslE .70 ESTUDIOS SOCIOLÓGICOS X V : 4 3 . El proceso de politización corroe la división convencionalmente aceptada entre "lo público" (en donde se considera que las controversias por el poder son asunto de los otros) y "lo privado" (en donde se dice que tal controver- sia no tiene un papel legítimo ante los tronos de la "intimidad". 1 9 9 7 poder. Sin embargo. las condiciones del mercado. lo que hace más difí- cil (como lo están aprendiendo con dolor varias figuras de poder) iusti- ficaruna acción determinada como asunto privado. las transacciones empresariales. la vida domésti- ca y ciertos eventos como la vida y la muerte aparecieran como algo "natural" se ha debilitado gradualmente.

o lo que Garnham llama "una política racional y universalista". Algunos de sus defensores po- drán refutar que cuando menos algunas de las esferas públicas arriba mencionadas son falsas. pero esto apunta entonces a la necesidad de cuestionar el supuesto convencional de que una esfera pública es sólo aquella que persiste a lo largo del tiempo. Sprachpragmatik und Philosophie.» En SU estudio sobre los talk shows. 1 4 Sonia Livingstone y Peter Lunt. dado que ni son permanentes ni están estructu- radas con base en una argumentación racional.K E A N E : TRANSFORMACIONES DE LA ESFERA PÚBLICA 71 tanto. "Was heisst Universalpragmatik?". algunos políticos fortificados y monarcas escandalizados insis- ten también en forma pública en que los medios de comunicación no tienen cabida en sus dormitorios. T a l k and Television. Suhrkamp. E l punto acerca de la argu- mentación racional es más difícil de responder. como con las peleas (ca- raoterÍ7fldas nnr la intensidad emotiva v el emneñn nnr imnnner a rnda c o s t a l ^ m ^ n t o á ^ l v l o o r a S r t ó S o E vía SmcióTd^ S^formito S^edio de la s u ^ o s S ^ ^ t í c t ó n T k rei¿ mción SuS 1 3 Jürgen Habermas. Tales desarrollos no pueden ser correctamente comprendidos si se los mira desde el interior de la perspectiva ortodoxa sobre la esfera pública.). Audience Participation and P u b l i c Debate. aunque de nuevo resulta claro que no existe en principio una razón por la cual el concepto de esfera pública deba necesariamente estar comprometido con el tipo ideal de comunicación. Routledge. orientado a alcanzar un consenso con base en la fuerza del mejor argumento (o lo que Habermas llama v e r s t a n d i g u n g - s o r i e n t i e r t e n Handelns). 1976. casada como está con una versión de la primera división mo- derna entre "lo público" y "lo privado". Sonia Livingstone y Peter Lunt provechosamente señalan las muchas formas en que los programas de debate entre el público desafían la noción filo- sófica dominante de la racionalidad derivada de la lógica deductiva v según la cual existe un conjunto de procedimientos formales de razona- miento cjuc expresa. Londres. 1994. tácitamente reglas de inferencia relativas a la ver- dad o falsedad de las afirmaciones. Sin duda —como lo demuestra la i m p e r m a n e n t e controversia pública generada por los movimientos sociales—. . en Karl-Otto Apel (comp. independientemente del contenido 1 4 o ronrextn de ln exnresado S i í n i i e n d n las l í n e a s de las Inveitieacin- nes filosóficas de Wittgenstein Livingstone y Lunt defienden la legiti- midad^del " r a z í e n t e ord^o" o lego. Frankfurt am Main. no todos los ejemplos de vida pública citados anteriormente dan muestra de longevidad.

e insisten en ello Alexander Kluge y Oskar Negt. E l punto esencial (que se detalla en D e m o c r a c y a n d c i v i l society [1988] y en The m e d i a a n d d e m o c r a c y [1991]) es el siguiente: la petición de una comprensión pluralista de las diversas formas de co- municación que actualmente comprende la vida pública comparte una afinidad electiva con una concepción no fundamentaste de la demo- cracia. 1 9 9 7 siendo demasiado racionalistas. la petición de un recuento pluralista de la vida pública implica que no existe un criterio último para determinar oué tino particular de controversia pública es umver- salmente preferible Lo más que puede decirse normativamente hablan- do. no puedan ser considerados como medios legítima- mente potenciales de generación de conflictos de poder. Suponer que las controversias públicas sobre el poder pueden y deben desplegarse mediante una variedad de medios de comunicación no significa caer en la trampa relativista de concluir que cualquiera y toda lucha de poder constituyen una esfera pública legítima. dado que. Las primeras esferas públicas moder- nas —como lo expuse. La música. como un tipo de régimen que permite una pluralidad genuina de individuos y grupos que expresan abiertamente su solidaridad u oposi- ción hacia los ideales y formas de vida de los otros. es que un régimen democrático sano es 'aquel en el que diversos tipos de esferas públicas se desarrollan sin aue ninguna de ellas deten¬ te el monopolio en las disputas públicas sobre la distribución del poder Por el contrario ^ ^ ^ o ^ Z ^ l L ^ s V^üLZ- sión d¡eventos ' Z ^ ^ ^ Z ^ ^ l ^ ^ i Z de sus Z- lo*T «debate^ raciónale ' de ^ T s ^ d n t r i o T l o T s e i n e s Soiticos demagógicos S r a n eTúnko e . por lo que no existe entonces una razón de principio —salvo el prejuicio filosófico— por la cual sus más recientes semejan- tes del siglo xx. el alboroto simulado de los programas de R i c k i L a k e o el hipertexto de los videojuegos. desde una perspectiva posweberiana.72 ESTUDIOS SOCIOLÓGICOS X V : 4 3 . tal confrontación busca silenciar físicamente o destruir totalmente a sus adversarios. la ópera. la exuberancia de la entrega anual de premios de la MTV. A l abandonar los caminos fútiles y con frecuencia peligrosos de los supuestos i d e a l e s transhistóricos y las verdades definitivas. como lo decía la idea originalmente griega de que la guerra es externa a la p o l i s . La con- frontación violenta entre individuos no lo es. la pintura y la danza eran algunas de las formas de comunicación que fomentaban el desarrollo de la vida pública. en P u b l i c Ufe a n d l a t e c a p i t a l i s m . los deportes. con una visión neomarxista. en Öffentlichkeit u n d Erfahrung (1972)— no se apegaban al tipo ideal habermasiano de la discusión racional.

E l republicanismo supone que un grupo de ciudadanos con espíritu público pueden actuar mejor dentro de un espacio integrado y políticamente construido. meso y . cada vez menos con el lugar en el cjue nacieron. En cuanto a lo prime- ro. Podría decirse que la vida pública está actualmente experimentando un proceso de desterri- torialización. que se extiende hasta el reciente intento por vincular la vida pública al modelo de servicio público. vivieron y. meso y macroesferas públicas. Podría objetarse que el intento de categorizar la vida pública con- temporánea en espacios de amplitud o "alcance" diversos es erróneo tanto en el plano empírico como en el normativo. Dentro de la tradición republicana del pensamiento políti- co. que subrayan las fronteras inter- nas de dichos sistemas. el concepto de m o d u l a r i z a - ción constituye un útil recordatorio de los peligros que encierra el ma- terializar la distinción entre micro. a la vez que nos permite comprender la creciente complejidad de la vida pública contemporánea Pero eso no significa que las fronteras entre las esferas públicas de diversos tamaños queden definitivamente borradas. que se asemejan más a un sistema modular de superposición de redes definidas por la falta de di- ferenciación entre las esferas. meso y macroesferas públicas. cuya operación puede entonces ser entendida solamente por medio de categorías de tipos ideales.K E A N E : TRANSFORMACIONES DE LA ESFERA PÚBLICA 73 Nuestra insistencia en el pluralismo nos lleva de nuevo al tema del espacio. morirán. finalmente. suele suponerse que el poder es más eficazmente vigilado y que el abuso del mismo es mejor controlado cuando se le supervisa por medio de un debate público permanente den- tro del marco t e r r i t o r i a l del Estado-nación. como quieren implicarlo las catego- rías de micro. que en últi- ma instancia está arraigado en el l u g a r físico que ocupa el poder esta- tal Tal suposición debe ser rechazada ya que un creciente número de esferas públicas -Internet y los eventos transmitidos mundialmente. E l desarrollo reciente de las comunicaciones comoutarizadas ilustra este ounto Si bien en un principio las redes de computadoras enlazaban las terminales a la computadora central para comnartir tiempos durante las últimas dos décadas empezó a nredomi- narun patrón de estructuras distribuidas en los niveles micro. podría decirse que las esferas públicas de las que se habla en este trabajo no son espacios discretos. Por el contrario. crecieron. que fue el punto de partida para este extenso análisis de las transformaciones estructurales de la esfera pública en las antiguas de- mocracias. los sistemas modulares se nutren de la diferenciación interna. por el cual el sentimiento que comparten los ciudadanos de estar próximos unos de otros en diversos medios se relaciona. Ciertamente. se enamoraron. oor eiemplo son esvacios políticamente construidos oue no tienen una conexión inmediata con un territorio físico. trabajaron.

"Civil Religion in America". expresaba a grandes líneas la queja de que las sociedades modernas están marcadas por la fragmentación de la vida pública. que pue- den llegar a cubrir varios continentes. num. "La necesidad esencial —aña- día— es mejorar un sistema unificado de métodos y condiciones para 15 el debate. de John Dewey. 116. escribió Dewey. cuando se inició la era de la radiodifusión. Nueva York. L a production de l'espace. territorialmente delimitado. p. 1-21. E l republicanismo ortodoxo también ig- nora las consecuencias antidemocráticas de su propio anhelo de una esfera pública unificada La presunción de que todas las disputas por el poder pueden en última instancia situarse en el ámbito del Estado-na- ción. por su nombre en inglés). Este tipo de llamado a revivir el republicanismo (que Robert Bellah 16 y otros repitieron en fecha más reciente) resulta cuestionable. por lo tanto. en las próximas décadas. 1974.. . 142. 1 9 9 7 macro. pues no alcanza a comprender la escasa probabilidad de que. Holt and Co. Sin embargo. H . pp. el célebre libro The P u b l i c and Its P r o b l e m s . Éditions Anthropos. 1 6 E l texto clásico es el de Robert N . es una reminiscencia de la era de cons- trucción del Estado y de las consecuentes luchas de sus habitantes por 1 5 John Dewey. que con frecuencia están asociadas a un "tele- puerto" de platos satelitales y a redes de área amplia (WANS). T h e P u b l i c and I t s Problems. 1927. 96. Daedalus. La distinción triàdica entre las esferas públicas de distintos tama- ños puede también objetarse sobre bases normativas. meso y macro sigue siendo una característica esencial del sistema en su conjunto. como lo predijera Henri Lefebvre. Bellah. Nos estamos desplazan- do. que ofre- cían una comunicación de datos a alta velocidad dentro de una organi- zación. y posteriormente éstas fueron conectadas a redes de área metropolitana (MANS). hacia otra en la que existen constan- 17 tes "tentativas de espacio". de una sociedad en la que el espacio es visto como "absoluto". Durante la década de los ochenta se popularizaron vertiginosa- mente las redes de área local (LANS. p. ése es el problema del público". Paris. la diferenciación entre los planos micro. no se lleve a cabo la diferenciación estructural de los espacios públicos y que. discusión y persuasión.74 ESTUDIOS SOCIOLÓGICOS X V : 4 3 . "Existen demasiados públicos y demasiada inquietud pública para que nuestros recursos existentes puedan darse abasto". Durante los pri- meros años del siglo xx. el continuar utilizando "el" ideal de esfera pública está condenado a vaciarlo de contenido empírico y a convertir el ideal en una utopía nostálgica e irrealizable. 1 7 Henri Lefebvre. invierno de 1967.

se distingue por formas dominantes de medios de comunicación que absorben. por ende. la proliferación de un mosaico de esferas públicas de dife- rentes tamaños debería ser recibida con gusto y fortalecida práctica- mente. Como lo señalara alguna vez Harold Innis. todas las clases polí- ticas han buscado incrementar su poder haciendo uso de ciertos medios de comunicación para definir y controlar los espacios en los que viven 18 sus súbditos. "The Problem of Space". Innis dudaba que la lucha de los grupos de poder dominantes por controlar el espacio vital de sus súbdi- tos pudiera ser resistida. Las estatuas de los héroes militares y políticos que se alzan en las plazas públicas no son sino el ejemplo más obvio de una historia mucho más antigua y compleja del intento de los gobernantes por definir un espacio en su honor y. por tanto. precisamente. el dinero y mejores formas de comunicación. por medio de la lucha política. En la era actual de licencias universales. Desde esta perspectiva. a su capacidad para supervisar el ejercicio del poder desde una diversidad de puntos dentro del Estado y de las instituciones sociales. por el contrario.K E A N E : TRANSFORMACIONES DE LA ESFERA PÚBLICA 75 ampliar el otorgamiento de licencias y. University of Toronto Press. tendencias. no importa tanto quién vota. las leyes. al igual que las épocas anteriores. en T h e Bias of C o m m u n i c a t i o n . por lo tanto. Debido. pp. Al reflexionar sobre el siglo xx. Aceptamos que las tendencias que describimos en este trabajo son sólo eso. En su opinión. 1991. Dentro de las antiguas democracias existen mu- chas contra-tendencias antidemocráticas y. ¿Tal convicción global de Innis era correcta? ¿Acaso la modernidad. . de dirigir las contro- versias públicas principalmente contra las operaciones del Estado so- berano. como la prensa y las radioemisiones. 92-131. un medio de comunicación con una parcialidad espacial. no debemos pensar que estamos al principio del fin de la era del uso irrestricto del poder. pues lo que se está convirtiendo en un tema central de la política democrática es dónde vota la gente. re- gistran y transforman la información en sistemas de conocimiento acor- des con las estructuras institucionales de poder dominantes? ¿Es posi- ble que esta era que se extiende más allá de la radiodifusión de servicio 1 8 Harold Innis. Toronto. inspirar devoción entre sus súbditos al hacer aparecer el ejercicio del poder como inmaculado e incontestable. en realidad lleva en sí nuevas formas de dominación. las esferas públicas garanti- zan que nadie "detente" el poder y elevan las probabilidades de que en el ejercicio del mismo tengan más injerencia aquellos a quienes éste afecta directa o indirectamente. pese a su promesa de democratizar la información.

Keane. (Edición inglesa: The s t r u c t u r a l t r a n s f o r m a t i o n of t h e p u b l i c sphere: An inquiry i n t o a c a t e g o r y of b o u r g e o i s society. HMSO. Cambridge University Press.76 ESTUDIOS SOCIOLÓGICOS X V : 4 3 . Mass. Karl ( \ 9 6 9 ) . Jürgen (1962). 1. o bien son altamente especulativas. fuera del alcance. Arendt. num. John (1984). a n d t h e p r o b l e m of c o n t r o l l i n g s o c i a l a n d p o l i t i c a l p o w e r .) Jaspers. t h e prospects f o r d e m o c r a c y . Harcourt. D e m o c r a c y and c i v i l society: O n t h e p r e d i c a m e n t s of E u r o p e a n s o c i a l i s m .. pp. MIT Press. influyendo no sólo nuevos modos de domi- nación. . Recibido y revisado en enero de 1996 Correspondencia: University of Westminster/ Centre for the Study of Democ- racy/ Faculty of Business. P h i l o s o p h y is f o r every m a n : A s h o r t c o u r s e i n p h i l o s o p h i c a l t h i n k i n g . Kohlhammer. E u r o p e a n J o u r n a l of C o m m u n i c a t i o n . por definición. Tal vez lo más que podría decirse a la fecha es que la teoría de la vida pública que se aferra dogmáticamente a la visión de una esfera pública unificada. Stuttgart. (1988). Haberman. 3. Luchterhand. Londres. 1 9 9 7 público finalmente muestre poca simpatía por la vida pública? ¿Acaso la visión de una pluralidad democrática de las esferas públicas no es algo más que una errónea utopía? ¿O verá el futuro una diversidad de tendencias contradictorias. en la que se definen la "opinión pública" v "el interés público" es una quimera y que por el bien de la democra- cia dicha teoría debe ser ahora arrojada al mar. S t r u k t u r w a n d e l der Öffentlichkeit: U n t e r s u c h u n g e n zu e i n e r k a t e g o r i e der bürgerlichen Gesellschaft. Londres. W. Blumler. 343-364. a la vez que las respuestas tentativas que éstas ofrecen están. Jay (1985). "Broadcasting finance and programme quality: A n international review". Cambridge. R e p o r t of'the commute o n t h e f u t u r e of b r o a d c a s t i n g . sino también batallas públicas sin precedente para definir y con- trolar los espacios en los que aparecen los ciudadanos? Tales preguntas apenas si se han formulado actualmente en las disciplinas de la política y las comunicaciones. Hannah (1960). Grace and World. 1989. vol. Cambridge y Nueva York. Verso. Neuwied. P u b l i c life and l a t e c a p i t a l i s m : T o w a r d a s o c i a l i s t theory of d e m o c r a c y . Management and Social Studies/ 70 Great Portland Street/ London WIN 5AL/ fax (071) 911-5164 Bibliografía Annan Committe (1977). Nueva York. Vita a c t i v a .

Blackwell. Reith. The m e d i a and d e m o c r a c y . Caversham. Polity Press. Öffenüichkeit und Erfahrung: Zur O r g n a i s a t i o n s a n a l y s e v o n bürgerlicher und p r o l e t a r i s c h e r Öffentlichkeit. Tönnies. Tempus Books. Ludwig ( 1 9 5 3 ) . Berlín. Negt. J. (1987). John (1925)..K E A N E : TRANSFORMACIONES DE LA ESFERA PÚBLICA 77 (1991). Archivos escritos de la BBC. P h i l o s o p h i c a l i n v e s t i g a t i o n s . Ferdinand (1922). Oxford. Memorandum of information of the scope and conduct of the broadcasting service. K r i t k der öffentlichen M e i n u n g . Springer. Frankfurt and Main. Theodor H. Cambridge. Wash. Redmond. Gran Bretaña. Wittgenstein. Oskar y Alexander Kluge (1972). . Nelson. C o m p u t e r l i b : d r e a m m a c h i n e s . Suhrkamp.