You are on page 1of 73

Anatomofisiología

AF
01
1. Estudio de la célula. Citología e histología 7
1.1. Introducción 7
1.2. Estructura y función celular 7
1.2.1. Membrana plasmática 7
1.2.2. Citoplasma 8
1.2.3. Núcleo celular 8
1.3. Estudio del ADN y síntesis de proteínas 9
1.3.1. Bases del estudio del código genético 9
1.3.2. Composición del ADN y ARN (ácidos nucleicos) 9
1.4. Mecanismos de división celular 10
1.4.1. Mitosis o cariocinesis 10
1.4.2. Meiosis 10
1.4.3. Ciclo celular 12
1.4.4. Crecimiento celular 12
1.5. Estudio de los tejidos celulares 12
1.5.1. Tejido celular 12
1.5.2. Histogénesis 12
1.5.3. Tipos de tejidos celulares 13

2. Hematología 14
2.1. Introducción 14
2.2. Composición de la sangre 14
2.3. Elementos formes de la sangre 14
2.3.1. Eritrocitos o hematíes 14
2.3.2. Leucocitos 15
2.3.3. Plaquetas 16
2.4. Hemostasia 16

3. Aparato locomotor 17
3.1. Tejidos esqueléticos 17
3.1.1. Cartílago 17
ÍNDICE

3.1.2. Hueso 18
3.1.3. Articulaciones 18
Anatomofisiología

3.2. Anatomía macroscópica del esqueleto humano 20


3.2.1. Partes del esqueleto 20
3.3. Tejido muscular 22
3.3.1. Ultraestructura del músculo esquelético 23
3.3.2. Tipos de tejido muscular 23
3.3.3. Contracción muscular 23
3.3.4. Espacios anatómicos 25
3.3.5. Principales músculos del esqueleto 25

4. Sistema nervioso 29
4.1. Introducción 29
4.2. Estructura del sistema nervioso 29
4.3. Neurohistología 30
4.3.1. Neurona 30
4.3.2. Sinapsis 30
4.3.3. Neuroglia 30
4.3.4. Meninges, ventrículos cerebrales y LCR 31
4.3.5. Receptores sensoriales 31
AF

4.4. Sistema nervioso vegetativo o autónomo (SNV) 32


4.5. Anatomía macroscópica del sistema nervioso 32
4.5.1. Sistema nervioso central (SNC) 32
4.5.2. Sistema nervioso periférico (SNP) 35

5. Aparato cardiocirculatorio 37
5.1. Anatomía cardíaca 37
5.1.1. Organización general del corazón 37
5.2. Fisiología cardíaca 38
5.2.1. Sistema de conducción cardíaca 38
5.2.2. Excitabilidad y conducción cardíaca 39
5.2.3. Bases celulares de la contracción cardíaca 39
5.2.4. Mecanismos de contracción cardíaca 39
5.2.5. Hemodinámica 40
5.2.6. Ciclo cardíaco 41
5.3. Anatomía del sistema circulatorio 41
5.3.1. Sistema arterial 41
5.3.2. Sistema venoso 42
5.3.3. Sistema vascular linfático 43
5.4. Circulación fetal 43
5.4.1. Circulación de la sangre despúes del nacimiento 44
5.5. Estructura de los vasos sanguíneos 44
5.6. Órganos y estructuras vasculares especiales 45
5.6.1. Sistema de vasos porta 45
5.6.2. Anastomosis arteriovenosas 45
5.6.3. Glomus carotídeo 45
5.7. Mecanismos de regulación de la presión arterial 46

6. Órganos linfoides. Sistema inmunitario 47


6.1. Tejido linfático. Órganos linfoides 47
6.2. Mecanismos de defensa del organismo 47
6.2.1. Fenómenos de protección de superficies 47
6.2.2. Respuesta celular inespecífica 48
6.2.3. Respuesta inmunitaria específica 48
6.3. Tipos de inmunización 48
6.4. Inmunohematología 49
6.4.1. Sistemas de grupo sanguíneo 49

7. Sistema respiratorio 50
7.1. Introducción 50
7.2. Componentes del aparato respiratorio 50
7.2.1. Tracto respiratorio superior 50
7.2.2. Tracto respiratorio inferior 51
7.3. Mecánica respiratoria 52
7.4. Control de la respiración 53
7.5. Exploración funcional respiratoria 53
7.6. Valores de las presiones de los gases de intercambio 53

8. Sistema digestivo 54
8.1. Introducción 54
8.2. Anatomía topográfica de la región abdominal 54
01
8.3. Estructura general del tracto digestivo 54
8.4. Formas básicas de la mucosa del tracto digestivo 55
8.5. Componentes del tracto digestivo 55
8.5.1. Boca 55
8.5.2. Lengua  55
8.5.3. Faringe 55
8.5.4. Esófago 56
8.5.5. Estómago 56
8.5.6. Intestino delgado (ID) 56
8.5.6. Intestino grueso (IG) 57
8.6. Glándulas digestivas anexas: hígado y páncreas 57
8.6.1. Hígado 57
8.6.2. Sistema venoso portal 58
8.6.3. Páncreas exocrino 58
8.7. Nutrición 59
8.8. Vascularización del tracto gastrointestinal 59

9. Aparato urinario 60
9.1. Introducción 60
9.2. Componentes del aparato urinario 60
9.2.1. Riñones 60
9.2.2. Uréteres 61
9.2.3. Vejiga urinaria 61
9.2.4. Uretra 61
9.3. Nefrona 61
9.3.1. Corpúsculo renal 61
9.3.2. Túbulo renal 62
9.4. Equilibrio hidroelectrolítico 62

10. Glándulas endocrinas 63


10.1. Introducción 63
10.2. Hipófisis 63
10.2.1. Adenohipófisis 63
10.2.2. Neurohipófisis 64
10.3. Glándula pineal o epífisis 64
10.4. Tiroides 64
10.5. Glándulas paratiroides 64
10.6. Glándulas adrenales o suprarrenales 65
10.6.1. Corteza suprarrenal 65
10.6.2. Médula suprarrenal 66
10.7. Páncreas endocrino 66
10.8. Sistema endocrino gastrointestinal 66

11. Aparato reproductor 67


11.1. Aparato reproductor masculino 67
11.1.1. Testículos 67
11.1.2. Sistema de conductos 68
11.1.3. Glándula 68
11.1.4. Pene 68
11.2. Aparato reproductor femenino 68
11.2.1. Aparato reproductor interno 68
11.2.2. Áparato reproductor externo 69
11.2.3. Mamas 69
AF

12. Órganos especiales de los sentidos 70


12.1. Sentido del gusto 70
12.2. Sentido del olfato 70
12.3. Sentido del oído y del equilibrio 70
12.4. Sentido de la visión 71
12.4.1. Globo ocular 71
12.4.2. Vías ópticas 72
12.4.3. Anejos 72

Conceptos clave 74

Bibliografía 74
01
1.1. Introducción TEMA

1
El término anatomía (del griego anatomeo: descuartizar) es el estudio de la forma y de la estructura de los
organismos vivos:
• Anatomía macroscópica: estudio de las características topográficas y estructurales de un organismo.
• Anatomía microscópica: estudio de las características de los elementos ultraestructurales que compo-
nen un organismo, con ayuda de la microscopía y de técnicas de tinción.

La fisiología se define como el estudio de las funciones del cuerpo humano normal.

La histología (del griego histos: tejido de telar; logos: palabra o aprendizaje) es el estudio de la estructura y
Estudio
de la interrelación de los diferentes tipos celulares que se agrupan para realizar una función determinada.
de la célula.
Citología
La citología (del griego kytos: espacio hueco o celda) se encarga de analizar la forma y la estructura de los
diferentes tipos celulares.

e histología
1.2. Estructura y función celular

La célula es la unidad funcional mínima que forma los tejidos, capaz de realizar todas las funciones vitales
individualmente.

En una célula eucariota, donde el material genético se encuentra aislado del resto de componentes
intracelulares, se pueden distinguir tres partes bien diferenciadas: la membrana plasmática o citoplas-
mática, el citoplasma y el núcleo celular (lugar de la célula en el que se encuentra el material genético)
(Figura 1).

Figura 1. Componentes de la célula eucariota

1.2.1. Membrana plasmática


La membrana plasmática es la doble capa lipídica que limita la célula, evitando la penetración del agua y a
través de la cual se realiza el intercambio de metabolitos entre la célula y su entorno.

Su función es mantener en el interior de la célula unas condiciones ambientales específicas. Por ello y gra-
cias a la membrana plasmática, las concentraciones de las diferentes moléculas a uno y otro lado de la
misma son distintas.

7
Líquidos del organismo • Retículo endoplasmático liso o agranular (REL): red irregular de tú-
bulos y vesículas desprovistas de ribosomas. A este nivel se realiza la
En su mayoría, el organismo está compuesto por agua y solventes nece- biosíntesis y el transporte intracelular de lípidos y la eliminación de
sarios para la vida. El agua se encuentra tanto en el interior de las células, algunas toxinas.
formando el líquido intracelular que representa el 50% del peso corporal, • Aparato de Golgi (AG): sistema de cisternas apiladas que se locali-
como en el exterior, formando el líquido intersticial. El líquido intersticial zan entre el REL y el núcleo celular. Las proteínas sintetizadas en los
constituye la base sobre la que asientan las células y donde se realizan ribosomas unidos al RER son transportadas a través del REL hacia el
las funciones de oxigenación y desecho. El agua también forma parte del aparato de Golgi, donde quedan almacenadas en forma de vesícu-
plasma sanguíneo que funciona como un sistema de transporte de sus- las que posteriormente serán secretadas, denominándose gránulos
tancias. secretores.
• Lisosomas: organelas vesiculares rodeadas por una membrana, que
En el líquido extracelular, la concentración de Na+ es mucho mayor que en en su interior contienen enzimas hidrolíticas capaces de degradar casi
el interior de la célula, siendo el Na+ el ion que se encargará de mantener la totalidad de macromoléculas biológicas (proteínas, lípidos, glúci-
la osmolaridad del espacio extracelular. Al contrario de lo que ocurre con dos, ácidos nucleicos). Son liberados por el aparato de Golgi. Su prin-
el Na+, el K+ se encuentra en concentraciones mucho mayores a nivel in- cipal función es la digestión celular.
tracelular que en el espacio extracelular. El movimiento de iones y agua se • Centrosoma y centríolos: en la parte central de la célula se localiza
regula basándose en los siguientes principios: una zona de citoplasma especializado, el centrosoma o centro celu-
• La membrana capilar que separa el plasma del líquido intersticial es lar, que contiene un par de gránulos, los centríolos. Éstos desempe-
permeable al agua y a los electrólitos, pero restringe el flujo de las pro- ñan un papel importante en la división celular y en la formación de
teínas. cilios.
• El agua difunde libremente a través de las membranas celulares por
ósmosis, mientras que el movimiento de iones y sustancias neutras se Matriz citoplasmática o citoesqueleto
encuentra restringido.
• Los volúmenes de los compartimentos del líquido extracelular e intra- El citoesqueleto es la estructura constituida por túbulos y filamentos que
celular dependen de la cantidad de sustancias osmóticamente activas proporcionan estabilidad a la estructura celular. Su organización viene re-
en cada uno de los espacios. gulada por el centrosoma. Se organiza en tres componentes principales:
• En el líquido extracelular la distribución del agua depende de la con- • Microfilamentos: moléculas alargadas de actina, asociadas habitual-
centración de proteínas. Esto se debe a la presión osmótica de las pro- mente a un ATP. En la célula muscular, las moléculas de actina se en-
teínas que tienden a retener el agua. Al ser la albúmina la proteína más trecruzan con moléculas de miosina, permitiendo la contracción de la
abundante del plasma es la que más contribuye en la distribución del fibra muscular.
líquido extracelular. • Microtúbulos: constituidos por moléculas de tubulina, de mayor diá-
metro que los microfilamentos.
• Filamentos intermedios: forman parte de la matriz del citoesqueleto.
1.2.2. Citoplasma
Las funciones básicas del citoesqueleto son las siguientes:
El citoplasma es el espacio intracelular donde se realizan la mayoría de pro- • Mantener la estructura celular.
cesos metabólicos celulares. Está separado del núcleo por la membrana nu- • Permitir el movimiento de las organelas por el citoplasma.
clear. En este nivel, se encuentran una serie de organelas suspendidas en • Proporcionar los movimientos: ameboide, ciliar y flagelar de la célula.
una matriz citoplasmática o citoesqueleto.
Es la responsable de la contractilidad de los tejidos especializados (es de-
Organelas citoplasmáticas cir, del tejido muscular).

Las organelas citoplasmáticas son las que se enumeran a continuación:


• Mitocondrias: en su interior se genera la energía necesaria para 1.2.3. Núcleo celular
realizar las funciones celulares; ésta se almacena en las distintas
células en forma de ATP (adenosín trifosfato). El número de mito- En el núcleo se encuentra el material genético de la célula eucariota, el
condrias varía en función de la necesidad energética de cada tejido ácido desoxirribonucleico (ADN), donde se almacena codificada la informa-
celular. ción que condiciona la estructura y la función celular (Figura 2).
• Retículo endoplasmático rugoso o granular (RER): red anastomosa-
da de túbulos y vesículas aplanadas que se disponen habitualmente También está presente: ARN mensajero (ARNm), ARN ribosómico (ARNr) y
en paralelo. En la superficie de la membrana del RER se observan ARN de transferencia (ARNt), que dirigirán la síntesis proteica a nivel cito-
unos pequeños gránulos, los ribosomas, que le dan al RER su aspecto plasmático.
rugoso. El RER participa en la síntesis, el transporte y la secreción de
proteínas. El ADN únicamente se encuentra en el interior del núcleo celular y en pe-
• Ribosomas: elementos formados por dos subunidades, una pesada queñas cantidades a nivel de las mitocondrias (ADN mitocondrial).
y otra ligera. Cada una de ellas se compone de un filamento de ARNr
(ácido ribonucleico ribosómico) asociado a proteínas. Los ribosomas La mayoría de células posee un único núcleo. Sin embargo, es posible en-
que están unidos a la membrana del RER se encargan de la síntesis de contrar células multinucleadas, como las siguientes:
proteínas. Para que la síntesis de proteínas se realice es necesario que • Hepatocitos: dos núcleos.
las dos subunidades del ribosoma estén en contacto y que los riboso- • Osteoclastos: múltiples núcleos.
mas se dispongan en grupos, formando los polirribosomas. • Fibra muscular estriada: múltiples núcleos.

8
TEMA 1. Estudio de la célula. Citología e histología AF

1.3. Estudio del ADN


y síntesis de proteínas

1.3.1. Bases del estudio del código genético


El genoma es la dotación fija de ADN que poseen las células en su núcleo.
El genoma es idéntico en todas las células de un organismo, a excepción
de las células germinales (productoras de gametos).

Los cromosomas son la manifestación microscópica del genoma que sólo


se observan cuando una célula está en fase de división celular (el ADN se
empaqueta en pares de cromosomas gracias a unas proteínas que se de-
nominan histonas). Están compuestos por dos cromátidas, unidas por el
centrómero, con dos brazos tanto cortos como largos y cuya terminación
se denomina telómero.
Figura 2. Modelo tridimensional del ADN. En la imagen de la izquierda,
cada átomo está representado en un color. En la de la derecha, se han Cada especie tiene un número fijo de cromosomas en cada una de sus
marcado las dos cadenas con colores distintos
células. En las células somáticas humanas, el número de cromosomas es
de 46. Dado que éstos se disponen en pares, la célula somática humana
presentará 23 pares de cromosomas. A esta dotación se la denomina di-
Organelas nucleares ploide.

Las organelas nucleares son las que se enumeran a continuación: Las células germinales, productoras de gametos (espermatozoides en el
• Membrana nuclear, nucleolema o envoltura nuclear: separa el nú- hombre, óvulos en la mujer), únicamente poseen 23 cromosomas en cada
cleo del citoplasma. Esta membrana es la que diferencia a las células núcleo celular, llamándose esta dotación haploide. Cuando los gametos
procariotas de las eucariotas. se unen para formar el cigoto, se obtendrán nuevamente células con una
• Nucléolo: cuerpo con forma redondeada que participa en la síntesis dotación diploide de 23 pares de cromosomas.
de los diferentes tipos de ARN.
• Cromatina: formada por una doble cadena enrollada de ADN y unas Los cromosomas contienen el ADN y, por tanto, la información genética.
proteínas, las histonas, que ayudan a compactar el ADN. Un gen es una cadena de ADN que lleva codificada la información de una
molécula específica y la mayoría de los genes en los cromosomas de cada
En función de la fase celular en que se observa a la célula, se pueden ver par son idénticos.
las distintas formas de presentación de la cromatina:
• Interfase (célula en estado basal): la cromatina aparece en forma de El ADN se localiza en el núcleo celular, mientras que el ARN se sintetiza en
gránulos dispersos por el núcleo celular. el núcleo para ser transportado al citoplasma, donde se unirá a la super-
• Metafase (célula en estado de división celular): la cromatina creará ficie del retículo endoplasmático rugoso (RER) para poder llevar a cabo la
unas estructuras más compactas y organizadas, los cromosomas (Fi- síntesis de proteínas.
gura 3).
El paso de ADN a ARN realizado en el núcleo se denomina transcripción.

El paso de ARN a proteínas que se lleva a cabo en el citoplasma se deno-


mina traducción.

¡! Recuerda
·· La transcripción se produce en el núcleo por medio del nucléolo y es
el paso de ADN a ARN.
·· La traducción se realiza en el citoplasma, en los ribosomas, y se refiere
al paso de ARN a proteínas.

1.3.2. Composición del ADN y ARN


(ácidos nucleicos)

El ADN es un polinucleótido que está formado por una doble cadena heli-
Figura 3. Cromosoma en distintos momentos del ciclo celular
coidal de ácidos nucleicos. Cada una de las cadenas de ácido nucleico se

9
Manual CTO de Enfermería, 6.ª edición

compone de una cadena de nucleótidos. Éstos están compuestos por la se fragmenta. Al mismo tiempo, un nuevo conjunto de microtúbulos
unión de: se desarrolla desde el centrómero por donde las dos cromátidas es-
tán unidas.
Ácido fosfórico + pentosa (desoxirribosa) + base nitrogenada • Metafase: los cromosomas se sitúan en el centro celular o placa ecua-
(adenina, timina, citosina, guanina) torial del uso mitótico.
• Anafase: las dos cromátidas de cada cromosoma son arrastradas por
El ARN está constituido por una cadena de ácido nucleico donde los nu- el centrómero hacia los centríolos.
cleótidos están formados por: • Telofase: los nuevos cromosomas hijos se han separado y comienza
una nueva envoltura nuclear alrededor de cada conjunto de cromo-
Ácido fosfórico + pentosa (ribosa) + base nitrogenada (adenina, somas, así como la división del citoplasma y la repartición de las or-
uracilo, citosina, guanina) ganelas, finalizando con dos células idénticas con la misma dotación
genética, cada una con 46 cromosomas.
La unión de la doble hélice en el ADN se realiza mediante las bases nitro-
genadas. La interacción siempre se lleva a cabo entre adenina-timina (A-T)
y citosina-guanina (C-G). Cuando tiene lugar la transcripción (formación 1.4.2. Meiosis
del ARN a partir del ADN), las bases que interaccionan son adenina-uracilo
(A-U) y citosina-guanina (C-G). También denominada gametogénesis. Es el mecanismo de división celu-
lar que utilizan las células germinales (diploides) para poder obtener células

¡!
(gametos) con la mitad de la dotación genética (haploides). Tras la unión de
Recuerda los gametos masculino y femenino, la célula resultante (cigoto) tendrá de
El ADN contiene la doble cadena de nucleótidos A-T y C-G, mientras que nuevo una dotación diploide (Figura 5).
el ARN es una sola cadena de nucleótidos A-U y C-G en la que no existe
la timina. A partir de una célula madre (diploide) se obtienen cuatro células hijas
(haploides). Para ello, es necesario que se produzcan dos divisiones ce-
lulares donde únicamente en la primera división celular tendrá lugar la
duplicación del material genético.

1.4. Mecanismos de división celular

Para que a partir de una célula pueda llegar a generarse un tejido celular
es necesario que exista un mecanismo de división celular. Hay dos meca-
nismos de división celular: mitosis y meiosis.

Célula madre
(se duplica ADN)
1.4.1. Mitosis o cariocinesis
La mitosis o cariocinesis es el mecanismo de división celular que poseen
todas las células del organismo, a excepción de las células germinales (encar-
gadas de producir los gametos), mediante el cual la célula se divide en dos
4N
nuevas células.

Durante el crecimiento de la célula, y mientras no está en división, se 1.ª división meiótica


encuentra en estado de interfase, en el que se realiza la replicación del
ADN, mecanismo por el que se duplica la información genética de ma-
nera idéntica.

Durante la mitosis el material duplicado se dispondrá formando dos cro-


mátidas que permanecerán unidas a través del centrómetro, creando los 2.ª división meiótica

cromosomas.

A partir de una célula con 23 pares de cromosomas, se obtienen dos cé-


lulas idénticas a la madre con 23 pares de cromosomas cada una; es decir,
con idéntica dotación genética.

Desde el punto de vista cronológico, la mitosis se divide en cuatro fases Gameto Gameto Gameto Gameto
(Figura 4, véase página siguiente): normal normal normal normal

• Profase: los centríolos, que se han replicado de forma similar a los


cromosomas durante la interfase, se dirigen a los polos opuestos de
la célula gracias a la formación de microtúbulos; mientras en el nú-
Figura 5. Meiosis
cleo se empiezan a condensar los cromosomas, la envoltura nuclear

10
AF

Cromatina

División
Centríolo del centríolo

Núcleo Nucléolo
Cromatina Cromosomas
condensándose con dos cromátidas
Citoplasma

CÉLULA NORMAL INTERFASE PROFASE TEMPRANA

Microtúbulos Separación
cinetocóricos de cromosomas
Envoltura nuclear Cromosomas
hijos
fragmentada Microtúbulos en placa ecuatorial
del huso
Centrómero

Migración
de centríolos
hacia los polos
Microtúbulos Microtúbulos
del áster polares Cinetocoro
Acortamiento
PROFASE TARDÍA METAFASE de microtúbulos ANAFASE

Cromosomas
en la proximidad del polo Agrupamiento
de cromosomas

Comienzo Microtúbulos
de citocinesis interzonales

Reconstrucción
Desaparición de envoltura nuclear
de microtúbulos y ásteres

TELOFASE CITOCINESIS DOS CÉLULAS HIJAS


(división del citoplasma)

Figura 4. Etapas de la mitosis

11
La meiosis es un tipo de división reduccional. Para ello es necesario que 1.5. Estudio de los tejidos celulares
se produzcan dos secuencias de división. Los cromosomas se empaque-
tan por parejas, denominándose cromosomas homólogos, como los cro-
mosomas sexuales XX para la mujer y XY para el hombre, y al final de esta
primera división cada célula hija tendrá un solo cromosoma homólogo, 1.5.1. Tejido celular
es decir únicamente 23 cromosomas y no 46. Además, en esta primera
división meiótica, se produce la recombinación genética o entrecruza- El tejido celular es la agrupación de células con la misma función específica.
miento de cromosomas, asegurando una diversidad genética para las Un grupo de células formarán un tejido celular. Dos o más tejidos celula-
generaciones posteriores. res constituirán una unidad funcional u órgano (hígado, bazo, etc.). Varios
órganos con funciones relacionadas formarán un sistema de órganos o
La segunda división meiótica es similar a la mitosis, en la que cada cro- aparato específico (respiratorio, digestivo, etc.).
mátida de un cromosoma se desplaza a polos opuestos de la célula en
división.
1.5.2. Histogénesis
1.4.3. Ciclo celular
Desarrollo embrionario
Las células poseen un patrón cíclico en vez de lineal. Cuando la célula no
está en fase de división o mitosis, se encuentra en estado de interfase. La fusión del ovocito y del espermatozoide da lugar al cigoto, que co-
Ésta tiene varias fases denominadas G1, S y G2 en las que se produce mienza a dividirse en lo que se denomina segmentación. Por tanto, la
la replicación de los centríolos y del ADN, en preparación de la división segmentación es una serie de divisiones mitóticas que provoca un aumen-
mitótica. to del número de células, denominadas blastómeras, que se tornan más
pequeñas con cada división. El tercer día, después de entre tres y cuatro
Las ciclinas son las proteínas encargadas de la regulación de estos ciclos, divisiones, el cigoto se parece a una mora, denominándose mórula (de
que están reguladas a su vez por un gen, p53, que se encarga de inacti- 12 a 16 células). Posteriormente, hacia el sexto día, aparece una cavidad
varlas. central con células en la periferia, conocida como blastocisto o blástula,
cuyas células del polo superior se dividen en internas o embrioblasto y
Todo ello tiene mucha importancia en oncología y en el estudio de la externas o trofoblasto, comenzando su anidación en la mucosa uterina al
vida celular. Una vez que una célula entra en una fase de disminución de final de la primera semana (EIR 04-05, 62) . La fase que sigue a la
tamaño, condensando su núcleo, de manera ordenada y genéticamente blástula en la tercera semana posfecundación se denomina gástrula y
programada se denomina muerte celular natural o apoptosis, que hay que la gastru-lación es el proceso formativo mediante el cual el embrión
diferenciar de la muerte patológica por falta de aporte sanguíneo, deno- adquiere tres capas germinales.
minada necrosis (EIR 09-10, 1 ; EIR 03-04, 27).
Las células del embrioblasto formarán el embrión, dividiéndose en las tres
capas germinativas (Figura 6). En la etapa embrionaria se distinguen tres
1.4.4. Crecimiento celular capas germinativas con tres tipos celulares diferentes. Estas células sufri-
rán una diferenciación y migración para poder formar parte de los distin-
Existen distintos tipos de crecimiento o proliferación celular que pueden tos órganos del futuro feto:
desarrollar los distintos tejidos del organismo: • Ectodermo: capa más externa. Del mismo derivan la epidermis, inclu-
• Hiperplasia: se produce un aumento del número de células de un teji- yendo el pelo y las uñas, el sistema nervioso, el epitelio sensorial de
do. Aunque se trata de una respuesta normal a las necesidades fisioló- oído, nariz y ojo y las glándulas: hipófisis, mamarias, sudoríparas y el
gicas, si excede ciertos límites, puede volverse patológica. esmalte de los dientes; así como el tejido nervioso.
• Metaplasia: es el proceso por el que una célula se transforma en otra • Mesodermo: capa intermedia, de la que se generan los tejidos con-
como resultado de un estímulo externo que modifica las células ma- juntivo, muscular, vascular, el bazo, la corteza suprarrenal, la dermis y
dre. Generalmente, la desaparición del estímulo produce la remisión el sistema urogenital.
de la metaplasia, aunque puede evolucio-
nar hasta convertirse en displasia.
• Displasia: crecimiento anómalo que ori-
gina células de forma, tamaño y disposi-
ción diferente a otras del mismo tejido.
Es un crecimiento benigno aunque puede
desembocar en anaplasia (EIR 06-07, 104-
M4OH).
• Anaplasia: es la formación de células indi-
ferenciadas que presentan un crecimiento
y/o disposición anormal. Son malignas por
definición.
• Neoplasia: crecimiento anormal de un teji-
do, no controlado, que sigue desarrollándo-
se incluso en ausencia de estímulo y cuyo
Figura 6. Desarrollo embrionario
crecimiento suele ser rápido.

12
TEMA 1. Estudio de la célula. Citología e histología AF

• Endodermo: capa más profunda. De ella derivan el sistema digestivo, La mayor parte de glándulas del cuerpo son de origen epitelial, ya que se
el hígado, el páncreas, el aparato respiratorio, la vejiga urinaria, la pa- generan a partir de divertículos de las superficies corporales, por lo que
ratiroides y la tiroides (EIR 04-05, 9). las glándulas son un tipo especial de epitelio, en el que las células compo-
nentes elaboran una secreción. Existen dos tipos diferentes:
En la segunda semana del desarrollo embrionario, el trofoblasto se divide • Exocrinas: liberan su contenido a través de unos conductos que se
en dos capas, el citotrofoblasto y el sincitiotrofoblasto que formarán la pla- abren a una superficie externa o interna. En función del mecanismo
centa, y a su vez se generan dos cavidades, la amniótica y el saco vitelino. de secreción, se clasifican en (Figura 7):
-- Merocrinas o epicrinas: el producto de secreción se libera solo, sin
pérdida de sustancia celular. La exocitosis pertenece a este tipo de
1.5.3. Tipos de tejidos celulares secreción. Se puede observar en el páncreas exocrino.
-- Apocrinas: se pierde una parte del citoplasma apical, junto con
Existen cuatro tipos fundamentales de tejidos, que son los siguientes: el producto de secreción. Este mecanismo sólo se encuentra en
• Epitelial. las glándulas sudoríparas apocrinas, glándula mamaria y próstata.
• Conjuntivo (se incluyen cartílago, tejido óseo y sangre). -- Holocrinas: se pierden las células enteras junto con el producto
• Muscular (se verá en el capítulo Aparato locomotor). de secreción. Sólo se observa en las glándulas sebáceas de la piel.
• Nervioso: compuesto de neuronas y células de la neuroglia.
• Endocrinas: liberan su contenido directamente a la sangre. Los produc-
Cabe señalar que las células no son los únicos componentes estructurales tos de secreción se denominan hormonas, sustancias que regulan el fun-
del organismo, ya que el tejido conjuntivo está compuesto también por cionamiento del organismo, actuando en órganos diana localizados le-
sustancias extracelulares, denominadas sustancias intercelulares. Éstas jos de donde se secretan dichas hormonas. Las glándulas endocrinas del
son las que en definitiva darán forma y dureza al organismo. cuerpo humano son: hipófisis, pineal, tiroides, paratiroides, páncreas en-
docrino, adrenales, ovarios, testículos y placenta. Este tipo de glándulas
Tejido epitelial o epitelio se estudiarán detalladamente en el capítulo dedicado a Endocrinología.

El epitelio es la capa o capas de células íntimamente unidas entre sí que tapi- Tejido conjuntivo
zan o recubren las superficies del cuerpo, tanto las externas como las internas.
El epitelio no contiene vasos, por lo que se nutre del tejido conjuntivo El tejido conjuntivo forma el esqueleto que sostiene a los distintos tejidos
subyacente. Su función es la de actuar como barrera selectiva, capaz de y órganos del cuerpo. Todo intercambio de sustancias entre células y vasos
facilitar o de dificultar el paso de sustancias a través de las superficies que sanguíneos se realiza a través del citado tejido, también denominado medio
cubren. También protegen a los tejidos subyacentes de la deshidratación interno del organismo. Este tejido se compone de células separadas por sus-
o de los deterioros químicos y mecánicos; pueden elaborar y secretar ma- tancia intercelular, que está formada por fibras dentro de una matriz amorfa y
teriales en los espacios que limitan. Finalmente, es posible que funcionen líquida, son fibras de colágeno, reticulares y elásticas.
como superficies sensoriales.
En cuanto a las células del tejido conjuntivo, algunas de ellas pertenecen
Todas las células se encuentran unidas mediante una sustancia uniforme exclusivamente a este tipo de tejido, mientras que otras, por el contrario,
denominada membrana basal. Existen varios tipos de epitelios, simples y son células sanguíneas que también podrán formar parte del mismo:
compuestos: • Células fijas: fibroblastos (las más abundantes) y adipocitos (acumulan
• Epitelio simple escamoso: como los alveólos pulmonares o el endo- lípidos).
telio de los vasos. • Células libres o migratorias: macrófagos, monocitos, linfocitos, célu-
• Epitelio simple cilíndrico: en el aparato digestivo y la mayoría de las las plasmáticas, eosinófilos y mastocitos.
glándulas.
• Epitelio simple ciliado: recubriendo los con-
ductos aéreos, trompas y conductos uterinos.
• Epitelio estratificado en la piel: al ser un
epitelio compuesto que consta de varias ca-
pas celulares.
• Epitelio de transición: en la mayor parte del
sistema urinario, también se trata de epite-
lio compuesto.

Un tipo especial de tejido epitelial son las mu-


cosas, pues están compuestas de un determina-
do epitelio (bien estratificado no queratinizado
en el aparato digestivo, o de transición en el uri-
nario) y revisten las cavidades que tienen con-
tacto con el exterior, que se debe diferenciar de
las serosas, que son capas de tejido conjuntivo
junto con una pequeña capa de tejido epitelial
que tapizan las cavidades corporales y los órga-
nos que se localicen en ellas, como el peritoneo,
Figura 7. Tipos de glándulas exocrinas, con ejemplos de patologías de las mismas
el pericardio o la pleura (EIR 10-11, 4).

13
TEMA 01
2.1. Introducción

2
La sangre puede considerarse como un tejido conjuntivo fluido, ya que está compuesta por células y una
sustancia intercelular líquida, el plasma sanguíneo; circula a través de los vasos sanguíneos. El volumen de
sangre de un individuo adulto es de aproximadamente 5 l. La principal función de la sangre es la de trans-
porte de sustancias a todo el organismo (gases, nutrientes, productos metabólicos de desecho, células y
hormonas).

Hematología 2.2. Composición de la sangre

La sangre está constituida, como se ha visto anteriormente, por el plasma sanguíneo y por células. El plasma
es una solución acuosa con sales inorgánicas que está en continuo intercambio con el líquido extracelular.
Suspendido en él se encuentra un conjunto de proteínas, las proteínas plasmáticas, que se clasifican en tres
grupos:
• Albúminas (55%): se unen a metabolitos insolubles, como los ácidos grasos, actuando de proteínas
transportadoras.
• Globulinas (38%): grupo diverso de proteínas donde se encuentran los anticuerpos del sistema inmuni-
tario y las proteínas transportadoras de lípidos y de algunos metales pesados.
• Fibrinógeno (7%): proteína soluble que se polimeriza para formar una proteína insoluble, la fibrina,
durante la coagulación sanguínea.

¡! Recuerda
Las proteínas plasmáticas son las siguientes:
· Albúminas (55%).
·
· Globulinas (38%).
·
· Fibrinógeno (7%).
·
En el plasma también se localizan diferentes tipos celulares. Funcionalmente es posible distinguir tres tipos
principales de células sanguíneas:
• Eritrocitos, hematíes o glóbulos rojos: participan en el transporte de O2 y CO2.
• Leucocitos o glóbulos blancos: son una parte importante del sistema inmunitario y de defensa del
organismo.
• Plaquetas o trombocitos: son los componentes esenciales para poder realizar el fenómeno de la coa-
gulación sanguínea.

Las células sanguíneas se originan en la médula ósea gracias a un proceso denominado hematopoyesis a
partir de un mismo precursor denominado célula madre hematopoyética pluripotencial o stem cell, divi-
diéndose en dos líneas, la serie mieloide que originará la mielopoyesis e incluye la eritropoyesis, granulopo-
yesis, monopoyesis y trombopoyesis, y la estirpe linfoide que originará a los linfocitos.

Los eritrocitos y las plaquetas ejercerán su acción en el interior de los vasos sanguíneos, mientras que los
leucocitos actuarán principalmente fuera de los vasos, en los tejidos.

2.3. Elementos formes de la sangre

Los elementos formes de la sangre son: eritrocitos o hematíes, leucocitos y plaquetas.

2.3.1. Eritrocitos o hematíes


El eritrocito es el tipo celular más abundante de la sangre (4-5 millones/mm3), está adaptado a su función
que es el transporte de gases, concretamente de O2 y CO2.

14
TEMA 2. Hematología AF

La eritropoyesis se define como el proceso de formación de los eritrocitos, 2.3.2. Leucocitos


que se produce de forma ininterrumpida a un ritmo de unos 2,5 millones
de glóbulos rojos por segundo, originados en la medula ósea por la esti- Sus valores normales se sitúan entre 4.500 y 10.000 leucocitos/mm3. Exis-
mulación de una hormona denominada eritropoyetina sintetizada casi en ten cinco tipos diferentes de leucocitos que, en función de sus característi-
el 90% a nivel renal y en un 10% en el hígado, aunque no están claros los cas morfológicas, se pueden dividir en dos clases principales: granulocitos
procesos de activación enzimática de la misma. y agranulocitos (Figura 8).

¡!
Granulocitos
Recuerda
La eritropoyesis (médula ósea) está estimulada por la eritropoyetina Los granulocitos, que también se denominan leucocitos polimorfonuclea-
(origen renal). res, provienen de los mielocitos que a su vez derivan de los mieloblastos en
el tejido mieloide de la médula ósea roja de los huesos largos, el esternón,
la pelvis, las costillas, las vértebras y de partes del cráneo (EIR 03-04, 35).
Por tanto, el eritrocito tiene su origen en células precursoras de la médula
ósea. Durante el proceso de diferenciación, se sintetizan grandes canti- Tienen una vida media corta, que varía desde unas 12 h a 3 días.
dades del pigmento respiratorio hemoglobina (Hb), que contiene hierro
(el color rojo de la sangre se debe a la presencia de hemoglobina en los Muestran una presencia de gránulos citoplasmáticos y un único núcleo
eritrocitos). Antes de salir a la circulación general, el eritrocito pierde el nú- multilobulado. Existen tres tipos diferentes:
cleo, puesto que mediante un proceso de maduración degenerarán todas • Neutrófilos: leucocitos más frecuentes en la sangre (40-70%). Tienen
las organelas citoplasmáticas. un núcleo multilobulado. Se encargan de proteger al organismo fren-
te a infecciones piógenas.
Cuando sale a la circulación general procedente de la médula ósea, el eri- • Eosinófilos: en su citoplasma poseen gránulos que se tiñen de color
trocito aún es una forma inmadura, que recibe el nombre de reticulocito, naranja. Representan el 1-5% de los leucocitos en sangre. Actúan en
que tardará un día en transformarse en una célula madura. La concentra- ciertas fases de las reacciones de hipersensibilidad y en la defensa an-
ción de reticulocitos entre todos los eritrocitos de la sangre suele ser me- tiparasitaria.
nor del 1%. En la circulación, los eritrocitos maduros tienen aspecto de • Basófilos: células redondas con granulaciones basófilas en su cito-
disco bicóncavo. Cualquier suceso que implique un aumento de la síntesis plasma. Oscilan entre el 0-1%. Es el equivalente sanguíneo del masto-
de eritrocitos por la médula ósea provocará un incremento de la concen- cito o célula cebada de los tejidos.
tración de reticulocitos en sangre.
Agranulocitos
La vida media de un eritrocito es de 120 días, tras los cuales es eliminado
por los fagocitos del bazo, del hígado y de la médula ósea. No contienen gránulos visibles en su citoplasma y poseen un único núcleo
homogéneo. También se denominan leucocitos mononucleares. Su vida
El transporte de gases en el eritrocito está mediado por una enzima, la media oscila entre 100 y 300 días.
anhidrasa carbónica, mediante la reacción: • Linfocitos: son las células más pequeñas de la serie blanca y ocupan
el segundo lugar en frecuencia de los leucocitos circulantes, entre el
H2O + CO2 HCO3- + H+ 20-45% del recuento leucocitario. Funcionalmente, se distinguen los
linfocitos B, los linfocitos T y las células NK (Natural Killer). La principal
El oxígeno se transporta unido a la hemoglobina como oxígeno molecular función de los linfocitos es la de mantener y controlar los mecanismos
(2 átomos de oxígeno). Los niveles séricos de hemoglobina en el hombre inmunitarios. Su célula precursora es el linfoblasto que se forma en la
adulto son de 14-16 g/dl y de 12-14 g/dl en la mujer. médula ósea en la denominada linfopoyesis y madura a linfocitos en
el tejido linfoide, fuera de la médula ósea, que comprende los ganglios
El hematocrito informa acerca del volumen ocupado por la masa eritroci- linfáticos, las amígdalas, el bazo y el timo (véase Tema 6).
taria en relación con el volumen total de sangre. Los valores normales en • Monocitos: son las células blancas de mayor tamaño. Representan del
el hombre y en la mujer adultos oscilan entre 42-52% y 37-47%, respecti- 1-2% del recuento leucocitario. Poseen un gran núcleo excéntrico y
vamente. arriñonado. Se originan en la médula ósea (monoblastos) y su presen-

Figura 8. Tipos de leucocitos

15
Manual CTO de Enfermería, 6.ª edición

cia en sangre es pasajera, pues emigran hacia los tejidos conjuntivos Si de esta forma no es suficiente para detener la hemorragia, se activa otro
donde se denominan histiocitos o macrófagos fijos. Algunos de ellos paso en la hemostasia, la formación de un coágulo o hemostasia secun-
pueden recibir nombres específicos en función del tejido en que se daria. Tanto de la pared dañada como de las plaquetas se liberan sustan-
encuentren como: las células de Kupffer en el hígado, cias activantes, como la tromboplastina, que en presencia de Ca2+ lleva
la microglia en el sistema nervioso central o las células espumosas que a la transformación de la proteína plasmática protrombina en trombina;
fagocitan el colesterol. Se encargan de la fagocitosis o digestión de los también se liberan factores dependientes de la vitamina K en el hígado.
restos celulares procedentes del recambio celular de los tejidos. Tam- Todos éstos son los factores de la coagulación que son proteínas plasmáti-
bién están relacionados con el sistema de defensa inmunitaria. cas que se activarán para formar el coágulo y se denominan con números
romanos: I, II, III, hasta el XII (Figura 9).
Los leucocitos se forman y maduran en la médula ósea a partir de las células
mieloides (granulocitos, monocitos y algunos linfocitos) y en los órganos La trombina es una enzima que activa la transformación del fibrinógeno
linfáticos fuera de la médula ósea (linfocitos B, T, NK y células plasmáticas). plasmático en fibrina . Actúa formando una red de
largos filamentos de fibrina orientados en todas direcciones. Esta red,
Cuando en el recuento de leucocitos existe un aumento del porcentaje junto con las plaquetas, generará el coágulo. Una vez formado, el
de los polimorfonucleares o granulocitos de tipo neutrófilo, se denomina coágulo se empie-za a retraer, lo que obliga al vaso a contraerse. Al cabo
desviación a la izquierda y sugiere infecciones bacterianas agudas, esos de entre 20 y 60 minutos exuda la mayor parte del líquido del coágulo,
polimorfonucleares son células jóvenes e inmaduras con núcleos en for- el suero, que no es más que el plasma sin fibrinógeno y sin la mayor
ma de bastón que se conocen como neutrófilos en banda o cayados. parte de los factores de coagulación, por lo que no coagula.

La expresión desviación a la derecha se utiliza cuando el porcentaje de Existen dos vías distintas de activación de la transformación de protrom-
linfocitos y de monocitos se encuentra aumentado con respecto al de los bina a trombina, denominadas vía intrínseca y extrínseca, ambas interac-
polimorfonucleares (neutrófilos, eosinófilos y basófilos) y se asocia habi- túan constantemente (Figura 9):
tualmente a enfermedades víricas. • La vía extrínseca se inicia con la liberación de tromboplastina tisular
proveniente de la pared vascular dañada.
• La vía intrínseca se inicia por la activación de la tromboplastina plas-
2.3.3. Plaquetas mática por parte de las plaquetas.

Las plaquetas o trombocitos son pequeñas células anucleadas que se for- Una vez reparado el defecto de pared, el plasminógeno se activará para
man en la médula ósea por desprendimiento del citoplasma de células ma- que el producto resultante, la plasmina o fibrinolisina, enzima proteolíti-
yores, denominadas megacariocitos. La función de las plaquetas es la de ca, inicie la disolución de la fibrina. La activación del plasminógeno tiene
actuar en la hemostasia o detención de la hemorragia. Participan en la lugar un día después y una vez que se ha detenido la hemorragia.
coagulación de dos maneras:

¡!
• En primer lugar, en los tejidos normales, las plaquetas se agrupan para
tapar los pequeños defectos que aparecen en las paredes de los vasos Recuerda
de la microcirculación. La hemostasia es la reparación de las lesiones hemorrágicas cuyo
• En segundo lugar, cuando los vasos sanguíneos se dañan, las plaque- objetivo final es la producción de un coágulo a través de dos vías
tas contribuyen al proceso de formación del coágulo y de la retracción. de activación de la trombina, donde actúan diversos factores de la
coagulación para producir fibrina que formará la malla del coágulo y
una vez reparada la lesión se iniciará la lisis del coágulo mediante la
Tienen una vida media de 8 a 12 días. Se eliminan principalmente por plasmina.
los macrófagos del bazo. Los valores normales de plaquetas se sitúan en
150.000-400.000/mm3. Por debajo de 100.000/mm3 aproximadamente
se denomina trombopenia o plaquetopenia (con riesgo de sangrado).

2.4. Hemostasia

Cuando se produce la rotura de un vaso sanguíneo se inicia la hemostasia


primaria, de manera que el citado vaso se contrae inmediatamente para
intentar detener la hemorragia y comienza la adhesión plaquetaria. Cuan-
do las plaquetas contactan con las fibras de colágeno de la pared vascular
dañada, se unen a ellas y activan otras plaquetas cercanas al daño tisular.
Este proceso lleva a la formación de una placa, la placa trombótica o tapón
plaquetario, que intentará tapar el defecto o la solución de continuidad de
Figura 9. Esquema de la hemostasia
la pared del vaso.

16
01
Dentro de este tema se van a estudiar varios tipos de tejidos, el tejido esquelético, el tejido muscular y el
tejido de fibrocolágeno de las articulaciones. La interrelación entre ambos permite a un organismo desen-
volverse en su medio.
TEMA

3.1. Tejidos esqueléticos 3


El sistema esquelético está formado por distintos tejidos conjuntivos especializados:
• El hueso proporciona una red protectora y de soporte para la mayoría de tejidos blandos del organismo.
También es el lugar de asiento de la médula ósea, donde se producen las células sanguíneas, y que se
Aparato
estructura en médula ósea roja y amarilla:
- Médula ósea roja: posee más capacidad de hematopoyesis.
locomotor
-
- Médula ósea amarilla: tiene mayor desarrollo de tejido adiposo.
-
• El cartílago constituye un soporte semirrígido, situado en algunas zonas como el árbol respiratorio y el
pabellón auricular.
• Las articulaciones son estructuras compuestas que unen a los huesos del esqueleto. Dependiendo de
su estructura, permitirán diferentes grados de movimiento.
• Los ligamentos son bandas flexibles que estabilizan las articulaciones.
• Los tendones proporcionan conexiones potentes y flexibles entre los músculos y su zona de unión con
el hueso. En algunas articulaciones foman los refuerzos de las mismas.

Por tanto, las funciones del tejido esquelético son las siguientes:
• Protección y sostén para los tejidos blandos, dando forma al cuerpo humano.
• Protección a órganos internos vitales.
• Almacén de calcio y de otros iones inorgánicos como el fósforo.
• Anclaje a la mayoría de los músculos.
• Contiene la médula ósea y, por consiguiente, se encarga de la producción de células sanguíneas y del
almacenamiento de triglicéridos en la médula ósea amarilla (EIR 08-09, 4).

¡! Recuerda
Los tejidos conjuntivos especializados del sistema esquelético son:
· Hueso:
·
- Médula ósea roja.
-
- Médula ósea amarilla.
-
· Cartílago.
·
· Articulaciones.
·
· Ligamentos.
·
· Tendones.
·
3.1.1. Cartílago
El cartílago es una forma semirrígida de tejido conjuntivo originada por unas células, los condrocitos, que se
encuentran aisladas en pequeños espacios de la matriz extracelular, mucho más abundante. El cartílago no
contiene vasos sanguíneos, nutriéndose sus células por un mecanismo de difusión a través de la sustancia
fundamental.

La célula formadora de cartílago es el condroblasto. A medida que va madurando, queda envuelto por ma-
triz extracelular, pasando a denominarse condrocito. El pericondrio es una capa de tejido conjuntivo que
envuelve a todo el cartílago, con excepción del cartílago articular.

Existen tres tipos de cartílago:


• Hialino: de aspecto vidrioso y color azulado. Es el más abundante, encontrándose en los cartílagos
de las costillas, parte del esqueleto nasal, laringe, tráquea, bronquios y en las superficies articu-
lares.
• Elástico: se sitúa en la epiglotis, en las paredes del conducto auditivo externo y en la trompa de Eus-
taquio.

17
Manual CTO de Enfermería, 6.ª edición

• Fibroso o fibrocartílago: es una forma de transición entre el tejido Organización macroscópica del tejido óseo
conjuntivo denso y el cartílago hialino. Constituido por una combi-
nación de fibras de colágeno y de células cartilaginosas ubicadas en Existen dos tipos de organización del tejido óseo en los huesos:
lagunas rodeadas de matriz hialina. Se encuentra básicamente en los • Tejido o sustancia esponjosa: formado por una serie de trabéculas que
discos intervertebrales, en la sínfisis púbica, en algunas articulaciones al entrecruzarse dejan unos espacios huecos intercomunicados donde
y en los meniscos. se aloja la médula ósea, lugar donde se realiza la hematopoyesis.
• Tejido o sustancia compacta: masa compacta sin espacios huecos
visibles.
3.1.2. Hueso
Todos los huesos están recubiertos por una capa vascularizada de tejido
El hueso es la forma especializada de tejido conjuntivo donde los com- conjuntivo, íntimamente adherida al hueso, donde se insertan músculos,
ponentes extracelulares están mineralizados, lo que le confiere rigidez y tendones y ligamentos, denominada periostio.
cierta elasticidad. Además de las funciones de soporte y de protección,
el hueso constituye un almacén de calcio y de otros iones orgánicos. Los extremos de los huesos largos se denominan epífisis. El tallo o parte
Cada hueso está modelado para poder soportar niveles máximos de media se conoce como diáfisis y la parte cartilaginosa, entre la diáfisis y
tensión mecánica con la menor masa de hueso posible, de manera que la epífisis, se llama metáfisis, que es la que permite el crecimiento de los
los huesos presentan una fase dinámica de crecimiento, mediante car- huesos (Figura 11).
tílagos de crecimiento, y de resorción durante toda la vida. Los tipos
de huesos son los siguientes: largos (fémur), planos (escápula) y cortos
(escafoides).

Organización microscópica del tejido óseo

El hueso está compuesto por múltiples cilindros de laminillas concéntri-


cas, con espacios entre ellas que contienen las células óseas, alrededor
de un canal central que contiene nervios y vasos sanguíneos, junto con
canalículos que comunican las lagunas o espacios con el canal central,
constituyendo el sistema de Havers.

Las células formadoras de hueso o matriz ósea se denominan osteo-


blastos. Cuando estas células quedan atrapadas entre la matriz ósea,
se transforman en osteocitos, que son las verdaderas células óseas y se
encargarán del mantenimiento de la matriz ósea. Los osteoclastos son
células multinucleadas que se encargan de la resorción ósea (Figura
10).

Osteonas

Figura 11. Organización macroscópica del hueso

Periostio 3.1.3. Articulaciones


Las articulaciones son la relación de contigüidad entre dos o más partes
Hueso
esqueléticas, que pueden ser huesos o cartílagos. La principal función es
esponjoso
la de permitir movimientos, aunque hay articulaciones rígidas sin movi-
miento como las de los huesos del cráneo.
Arteria nutricia
Conducto
de Havers
Existen tres tipos de articulaciones:
• Inmóviles o sinartrosis (fibrosas): mantienen el contacto directo entre
las superficies articulares; por ejemplo, las suturas que unen los hue-
sos del cráneo.
Hueso
Agujero nutricio compacto • Semimóviles o anfiartrosis (cartilaginosas): permiten pequeños mo-
vimientos. Es el caso de la sínfisis púbica y de los discos interverte-
brales.
• Móviles o diartrosis (sinoviales): posibilitan una amplia variedad de
Figura 10. Organización microscópica del hueso
movimientos.

18
TEMA 3. Aparato locomotor AF

Diartrosis • Articulación en silla de montar (de encaje recíproco): por ejemplo,


trapeciometacarpiana del primer dedo, esternoclavicular.
La diartrosis se mantiene estable gracias a la presencia de una cápsula
fibrosa y de los ligamentos. La superficie interna de la cápsula fibrosa
está tapizada por la membrana sinovial, menos en las superficies arti-
culares, que están recubiertas de cartílago hialino, el cartílago articular,
de manera que las superficies articulares no están en contacto. Toda
la cavidad articular está rellena de un líquido que produce la mem-
brana sinovial, el líquido sinovial, encargado de nutrir a las estructuras
intraarticulares. La cápsula fibrosa es una capa que rodea las articula-
ciones por fuera de la membrana sinovial. Los ligamentos articulares
se encargan de reforzar la articulación. La rodilla y la articulación tem-
poromandibular entre otras, como la acromioclavicular del hombro y
la esternocostoclavicular, presentan unas almohadillas cartilaginosas,
los meniscos, encargados de disminuir al máximo la fricción durante el
movimiento (Figura 12).

Figura 12. Esquema de una diartrosis

Figura 13. Tipos de diartrosis


Dentro de las diartrosis se distinguen los seis tipos siguientes, organizados
en función de las superficies articulares (Figura 13):
• Artrodias: superficies articulares planas. Por ejemplo, entre los Las articulaciones móviles se clasifican en uniaxiales, biaxiales y mul-
huesos del carpo o pie, escafoideocuneal. tiaxiales, en función del número de ejes en los que puede realizar un mo-
• Enartrosis: las superficies articulares son segmentos de esfera, uno vimiento.
cóncavo y otro convexo; por ejemplo, coxofemoral, escapulohume- • Un eje: tróclea/trocoide.
ral • Dos ejes: condíleas/silla de montar.
• Condíleas: las superficies articulares son segmentos de elipse; por • Tres ejes: enartrosis/artrodias.
ejemplo, radiohumeral, radiocarpal, temporomandibular (que en
realidad es bicondiílea con un menisco en el interior) Conviene tener presente los movimientos de las articulaciones sinoviales
21). y sus nomenclaturas, que se citan a continuación:
• Gínglimos o trócleas: una de las superficies es una polea produ- • Movimientos angulares: flexión y extensión.
ciendo movimientos de flexoextensión; por ejemplo, cubitohume- • De acercamiento (adducción) o alejamiento (abducción) de la línea
ral, interfalángicas ). media ).
• Trocoide o trochus: las superficies articulares son segmentos ci- • La pronosupinación, que combina los movimientos circulares con los
líndricos, uno cóncavo y otro convexo; por ejemplo, radiocubital de deslizamiento.
proximal que produce movimiento de pronosupinación del ante- • Algunos movimientos especiales: elevación-depresión, inversión-
brazo . eversión.

19
3.2. Anatomía macroscópica • Occipital: se encuentra en la parte posterior, atravesado por el agujero
magno, que comunica con el espacio medular, con dos carillas para
del esqueleto humano articularse con el atlas (la primera vértebra cervical) y la sutura lamboi-
dea que contacta con los parietales.
• Parietal: a los lados del cráneo, con surcos intraparietales para las ar-
Para el estudio de la anatomía descriptiva del cuerpo humano es nece- terias meníngeas medias, y entre los dos parietales, la sutura sagital.
sario que exista una norma universal para poder referirse a las diferentes • Temporal: presenta tres porciones: la porción petrosa, que aloja en
ubicaciones de sus componentes. La posición anatómica es la postura es- su interior el órgano del oído; la escamosa, con la apófisis cigomática
tándar en que se dispone al cuerpo humano para la correcta descripción para el hueso malar; y la porción mastoidea, donde se encuentra la
de sus componentes; se define como aquella posición en la que el individuo apófisis mastoides, con celdillas aéreas en su interior.
se encuentra de pie en bipedestación, frente al observador, mirando al infini- • Frontal: el más anterior, con rebordes supraorbitarios y escotadura
to, con los miembros superiores colgando a ambos lados del cuerpo, con las para los vasos y nervios de la parte superior del globo ocular, forman-
palmas orientadas al frente y los miembros inferiores juntos separando los do la sutura frontal o coronal con los huesos parietales.
pies formando un ángulo de 45º. • Esfenoides: tiene forma de murciélago en la base del cráneo, desta-
cando sus alas grandes y pequeñas y las apófisis pterigoides, presen-
Como el organismo es una representación tridimensional, se definen una tando la silla turca para la glándula hipófisis, y los senos esfenoidales
serie de ejes y planos que facilitan su estudio. Hay tres tipos de planos: en su interior.
• Plano medio-sagital: que divide al cuerpo en dos partes iguales. Se • Etmoides: situado en el techo de las fosas nasales, relleno de huecos
habla de medial cuando se aproxima a la línea media del cuerpo y de para los senos etmoidales, de donde salen los cornetes superior y
parasagital cuando se aleja de ella. medio en la zona lateral, con una lámina perpendicular que forma el
• Plano transversal u horizontal: se habla de craneal hacia la zona su- tabique nasal y la lámina cribosa para los nervios olfatorios. La lámina
perior o la cabeza y de caudal hacia la zona inferior del plano o alejada cribosa tiene en la línea media, en su cara superior, una elevación en
del eje del cuerpo. forma de cresta, la apófisis crista galli.
• Plano frontal o coronal: que divide el cuerpo humano en ventral o

¡!
anterior y dorsal o posterior
Recuerda
También según la profundidad del cuerpo se habla de profundo o de super- Los huesos del cráneo que forman la base del cráneo, en donde se
ficial, según la luz interna de las cavidades de interno hacia la luz o externo asienta el cerebro, son: frontal, temporal, esfenoides, occipital y la zona
hacia fuera, y en las extremidades de proximal cuando se acerca a la raíz de superior del etmoides.
Los huesos que generan el reborde orbitario son el frontal, el malar o
implantación del miembro o distal cuando se aleja de la misma. Todos los
cigomático y el maxilar superior, y en su interior el esfenoides, etmoides,
huesos del cuerpo, a excepción de los sesamoideos, gozan de nombre pro- hueso lagrimal, unguis y la apófisis orbitaria del hueso palatino.
pio (que se deben conocer, así como sus relaciones y características propias).

Los huesos presentan diversos relieves que en


algunos casos los hacen únicos. Los nombres ge-
néricos de los relieves óseos están referidos a su
morfología y serán de utilidad para recordar grá-
ficamente su localización. Los más frecuentes son
los siguientes: ángulo, apófisis (zona elevada),
cabeza (epífisis al extremo de un cuello), cuello
(parte estrecha en la base de una cabeza), cresta,
espina (de mayor relieve que la cresta), cóndilo
(protuberancia redondeada destinada a arti-
cularse, por ejemplo, el cóndilo femoral que se
articula con el cotilo, constituido por los huesos
ilíacos), epicóndilo (protuberancia superior a un
cóndilo), escotadura (depresión en “V”), foramen
(agujero), meato (obertura de un canal), seno (ca-
vidad aérea dentro de un hueso), trocánter (gran
prominencia de inserción muscular o tendinosa)
y tuberosidad (prominencia más pequeña).

3.2.1. Partes del esqueleto

Huesos del cráneo

El cráneo consta de ocho huesos: occipital, dos


parietales, dos temporales, frontal, esfenoides y
Figura 14. Huesos del cráneo
etmoides (Figura 14).

20
TEMA 3. Aparato locomotor AF

Cara • Costillas: hay 12 pares. De las 12 costillas que hay en cada lado, las
siete primeras son verdaderas (se articulan directamente al esternón),
La cara está compuesta por 14 huesos, todos inmóviles, excepto la man- las tres siguientes son falsas (no contactan con el esternón, estando
díbula. Son los siguientes: dos nasales, dos palatinos, dos lagrimales, dos unidas por un cartílago común) y las dos inferiores son flotantes (son
cigomáticos o malares, el vómer, dos cornetes inferiores, dos maxilares casi residuales).
superiores y uno inferior o mandíbula (Figura 14).
Extremidad superior
Columna vertebral
Está constituida por los siguientes huesos (Figura 16):
Formada por siete vértebras cervicales, 12 torácicas, cinco lumbares, el sacro • Omóplato o escápula: con tres relieves importantes, que son: la cavi-
y el cóccix. Todas las vértebras poseen características comunes, como la pre- dad glenoidea, para articularse con el húmero; la apófisis coracoides
sencia de las apófisis articulares, las apófisis espinosas y el agujero raquídeo, y el acromion (prolongación de la espina de la escápula), para articu-
aunque también presentan características propias de cada grupo (Figura 15). larse con la clavícula.
• Clavícula: está articulada con el acromion y el esternón.
Las vértebras cervicales son el grupo más heterogéneo dadas las impor- • Húmero: a nivel proximal consta de cabeza, cuello quirúrgico, troquí-
tantes diferencias que existen entre ellas. La primera vértebra cervical (C1) ter y troquín, y en la epífisis distal se encuentra el cóndilo (externo) y
se denomina atlas y la segunda (C2) axis. El atlas (C1) no tiene cuerpo la tróclea (interna), el epicóndilo y la epitróclea (o epicóndilo medial).
vertebral, posee dos láminas que unen las masas laterales, donde se en-
cuentran las carillas articulares superiores para el occipital y en su zona
inferior para el axis. En la cara interna de la lámina anterior, posee además
una carilla articular para la apófisis odontoides del axis (C2). Las curvaturas
fisiológicas de la columna son la lordosis cervical, la cifosis dorsal, la lordo-
sis lumbar y la cifosis sacra.

Figura 15. Estructura de una vértebra tipo

Cuello

Además de las vértebras cervicales, en su cara anterior encontramos el


Figura 16. Huesos de la extremidad superior
hueso hioides, que forma la parte superior de la laringe. El hioides es el
único hueso móvil, impar, medio y simétrico en la cara anterior del cuello
no articulado a ningún otro hueso (EIR 03-04, 22). • Radio: está situado en la parte externa del antebrazo. Se distingue
su cabeza, que se articula, proximalmente, con el cóndilo humeral y
Tórax distalmente con la apófisis estiloides y las carillas articulares para los
huesos escafoides y semilunar.
El tórax está formado por: • Cúbito: se articula con la tróclea humeral por su parte anterior, apófisis
• Esternón: consta de tres porciones: el manubrio, el cuerpo y la apófisis coronoides, y presentan en su cara posterior el olécranon, que forma
xifoides. el relieve del codo. Junto con el radio presenta la articulación radiocu-

21
Manual CTO de Enfermería, 6.ª edición

bital proximal a nivel del codo y la articulación radiocubital distal en la • Fémur: es el hueso más largo del cuerpo humano, con la cabeza aloja-
muñeca, encontrándose entre los dos huesos la membrana interósea. da en el acetábulo o cotilo, con ayuda del ligamento redondo dentro
• Carpo: formado por ocho huesos cortos en dos hileras: la proximal, de la articulación, cuello, trocánter mayor y menor y los cóndilos fe-
con escafoides, semilunar, piramidal y pisiforme; y la más distal, con morales a nivel de la rodilla. En su cara posterior presenta un relieve
los huesos trapecio, trapezoide, grande y ganchoso . óseo denominado línea áspera.
• Metacarpianos: hasta un total de cinco por mano, y falanges, un con- • Rótula: es un hueso triangular y aplanado que participa en la articula-
junto de 14, tres en cada dedo, excepto en el primero o pulgar, que ción de la rodilla, situándose en un plano anterior, articulándose con
sólo tiene dos. el fémur con la articulación femoropatelar. En ella se inserta el tendón
cuadricipital rotuliano o patelar, por lo que interviene en el movimien-
Extremidad inferior to de flexión y de extensión de la rodilla.
• Tibia: se articula con el fémur a través de su meseta tibial, con dos relieves
Que se compone de (Figura 17): para los ligamentos cruzados anterior y posterior de la rodilla, y a nivel
• Pelvis: constituida por los huesos ilíacos, sacro y coxis con forma de distal, la articulación tibioperonea y su carilla articular inferior o distal
embudo, posee una gran importancia en los diámetros internos para para el astrágalo por su maléolo interno.
el paso de la cabeza fetal. La configuración interna está dividida por el • Peroné: situada en la parte externa de la pierna, no participa en la ar-
estrecho superior de la pelvis en pelvis mayor o falsa y pelvis menor ticulación de la rodilla, pero sí en la del tobillo, formando el maléolo
verdadera cuyos límites son, por la zona posterior, el promontorio del externo.
sacro, los bordes laterales por las líneas innominadas del hueso ilíaco • Tarso: compuesto por siete huesos cortos: el astrágalo, proximalmen-
y la sínfisis del pubis en su límite anterior. te articulado con la tibia y el peroné, caudalmente con el calcáneo
y hacia delante con el escafoides tarsiano; el calcáneo, que forma el
talón del pie, que ventralmente se articula con el cuboides; el escafoi-
des tarsiano, articulado entre el astrágalo y las cuñas; los tres huesos
cuneiformes (o cuñas), que articulan, al igual que el cuboides, con las
bases de los metatarsianos.
• Metatarsianos y falanges: con una distribución similar a los de la
mano.

Figura 18. Hueso ilíaco

3.3. Tejido muscular


Figura 17. Huesos de la extremidad inferior

El tejido muscular es un tejido especializado en la contracción, que produ-


• Hueso ilíaco: forma la cintura pélvica, articulándose con el sacro y con ce los movimientos del cuerpo y de sus partes.. Este tejido está constituido
el otro ilíaco mediante la sínfisis pubiana; presenta en su cara externa por unas células alargadas especializadas en la contracción. Por tanto, la
el acetábulo para la articulación coxofemoral y el agujero obturador. contractilidad es una propiedad fundamental de este tipo de células, ne-
Está formado por el ilion, isquion y pubis (Figura 18). cesaria para poder realizar funciones básicas.

22
TEMA 3. Aparato locomotor AF

En los seres multicelulares, algunas células se especializan para realizar el nervioso vegetativo y hormonal, recibiendo el nombre de musculatu-
movimiento de órganos o tejidos, estas células pueden funcionar como ra involuntaria. Este músculo no presenta estriaciones por lo que tam-
una sola unidad contráctil o es posible que estén reunidas para formar bién se denomina músculo liso.
músculos que realizan el movimiento de estructuras más grandes. • Músculo cardíaco: es un tejido muscular estriado autónomo con iner-
vación propia. Es el encargado de realizar la contracción cardíaca.

3.3.1. Ultraestructura del músculo esquelético


Los músculos constan de vientre muscular recubierto de una lámina de
¡! Recuerda
El músculo se diferencia en esquelético voluntario y estriado, liso que es
tejido conjuntivo, perimisio, tendones que son los extremos de tejido con- involuntario y no estriado y el músculo cardíaco, involuntario y estriado.
juntivo fibroso y de elementos auxiliares como las bolsas serosas y las vai-
nas sinoviales llenas de líquido para evitar el roce del tendón con el hueso.

Los músculos se dividen en los siguientes tipos:


• Simples: largos, cortos y anchos.
• Compuestos: digástrico con dos vientres, poligástrico, como el múscu-
lo recto anterior del abdomen.

La unidad mínima funcional y estructural del músculo esquelético es la fibra


muscular que es una célula larga multinucleada. Las fibras musculares
forman parte de los haces o fascículos que constituirán los distintos tipos
musculares. La fibra muscular contiene fibrillas finas, paralelas, con estrías
transversales, denominadas miofibrillas. Las estrías que se observan en
las miofibrillas permiten describir una serie de bandas y líneas, como por
ejemplo las líneas Z. El segmento entre dos líneas Z sucesivas se denomina
sarcómero y es la unidad estructural y funcional de la miofibrilla (Figura
19). En el sarcómero se encuentran los miofilamentos de actina y miosina;
ambas son las proteínas que realizan la contracción, mientras que la tro-
pomiosina y la troponina son las proteínas moduladoras de la contracción;
éstas tienen importancia en la detección de proteínas específicas del mús-
culo cardíaco cuando se produce necrosis miocárdica.

El sarcómero es una estructura que se acorta con la contracción muscular


y vuelve al estado basal con la relajación muscular. Este fenómeno depen-
derá de los diferentes estados de interacción entre los miofilamentos de
actina y de miosina (Figura 19).

3.3.2. Tipos de tejido muscular


Los tipos de tejido muscular son los que se citan a continuación:
• Músculo esquelético: es el responsable del movimiento del esqueleto
y de los órganos (como, por ejemplo, el ojo o la lengua). El músculo
esquelético también se denomina músculo voluntario, ya que se puede
controlar voluntariamente. Está inervado por el sistema nervioso so-
mático. La disposición de las proteínas contráctiles, actina y miosina,
da lugar a la aparición de estriaciones transversales cuando se miran
las preparaciones histológicas, de aquí el nombre de músculo estriado.

Los diferentes músculos esqueléticos poseen una gran variedad de


Figura 19. Histología del músculo esquelético
morfologías y formas de acción; sin embargo, todos tienen la misma
estructura básica compuesta por células multinucleadas muy largas,
las fibras musculares. La contracción del músculo esquelético se en-
cuentra controlada por los grandes nervios motores (motoneuronas), 3.3.3. Contracción muscular
cuyas fibras nerviosas se ramifican en el interior del músculo para iner-
var un grupo de fibras musculares, denominándose unidad motora. La contractilidad, que es la propiedad fundamental que define al tejido
La excitación de un nervio motor produce la contracción simultánea muscular, es un fenómeno reversible. Para poder realizarse, es necesario el
de todas las fibras musculares de la unidad motora correspondiente. consumo de grandes cantidades de energía, que aportará el ATP.
• Músculo liso o visceral: es el componente muscular de las paredes
de diversas estructuras viscerales tales como los vasos sanguíneos, el Para explicar el fenómeno de la contracción muscular se utiliza el ejem-
aparato digestivo y la vejiga urinaria. Está controlado por el sistema plo del músculo esquelético. Cuando una motoneurona envía una or-

23
den para realizar una contracción en un grupo de fibras musculares, el sin producir movimiento. Un ejemplo sería la flexión del antebrazo so-
impulso nervioso viaja a través de las fibras nerviosas hasta llegar a la bre el brazo contrarresistencia sin poder vencerla.
unión neuromuscular, que se denomina placa motora. Al llegar el im- • Contracción isotónica: el músculo se acorta manteniéndose cons-
pulso nervioso a la terminación nerviosa, se libera una serie de media- tante la tensión muscular. Los sarcómeros se contraen. En el mismo
dores químicos, los neurotransmisores, que tendrán que unirse a unos ejemplo anterior, un bíceps que supera sin esfuerzo una resistencia
receptores específicos, localizados en la membrana de la célula muscu- se moverá sin tener que modificar la tonicidad o la intensidad de la
lar. Cuando se produce la unión del neurotransmisor con su receptor, fuerza que realiza.
la membrana celular sufre una despolarización, permitiendo un flujo
de iones de Na+ hacia el interior de la célula; esta despolarización hace Para el trabajo muscular en equipo, los músculos se clasifican en agonis-
que se activen una serie de mecanismos intracelulares que permitirán tas o responsables del movimiento, antagonistas que se oponen al movi-
la interacción de actina y de miosina, produciéndose la contracción de miento y sinergistas, que colaboran al mismo ).
los sarcómeros, con el consecuente acortamiento de la fibra muscular
(Figura 20). Tipos de fibras musculares

Existen varios tipos de fibras dependiendo de la composición y de la fun-


ción de las mismas, que son los siguientes:
• Las fibras de resistencia se denominan fibras rojas o de tipo I: poseen
abundante irrigación en el endomisio, gran contenido de la proteína
mioglobina en su interior y poca acumulación de glicógeno. Se de-
nominan rojas, ya que la mioglobina es una proteína intracelular que
capta oxígeno y proporciona una coloración rojiza. El oxígeno es fun-
damental en este tipo de fibras puesto que realizan un metabolismo
de tipo aeróbico mediante el ciclo de Krebs y de la fosforilación oxida-
tiva. Son fibras de contracción lenta, pero que no se fatigan.
• Las fibras de potencia se denominan fibras blancas o de tipo II: tienen
menor irrigación que las rojas, menos mioglobina, mayor acumula-
ción de glicógeno, se fatigan rápidamente, son de contracción rápida
y ocupan una vía metabólica anaerobia (glicólisis) por lo que se acu-
mula ácido láctico. Existen dos variedades, las del subtipo II A, que
se requieren en ejercicios o actividades motrices de duración breve
o rápida, mientras que las II B son demandadas en actividades o ejer-
cicios muy intensos y rápidos con muy poco acúmulo de glicógeno y
Figura 20. Contracción muscular
de lípidos.

El neurotransmisor que se libera en la placa motora es la acetilcolina (Ach) Las articulaciones van a permitir la interacción de los huesos del esque-
(EIR 03-04, 26). Para que se produzca la contracción es necesaria la libera- leto con los músculos correspondientes para poder realizar todo tipo de
ción de Ca2+ en el citoplasma celular o sarcoplasma, que se produce al esti- movimientos. Conociendo los movimientos que se realizan en una articu-
mularse la membrana muscular o sarcolema por la Ach, así como grandes lación determinada y sabiendo localizar anatómicamente el lugar donde
cantidades de ATP (EIR 04-05, 5). Ese continuo traslado del ion Ca2+ preci- se produce el movimiento, es posible deducir en la mayoría de ocasiones
sa una importante organización de cisternas celulares, por lo que las fibras el nombre de un músculo determinado.
musculares están repletas de retículo endoplas-
mático liso o retículo sarcoplásmico y de unas
extensiones del sarcolema, denominados túbu-
los T. Para que se pueda relajar la fibra muscular,
es preciso que el neurotransmisor se libere del
receptor y se elimine del espacio sináptico. La
degradación de la Ach en el espacio sináptico la
realiza una enzima llamada acetilcolinesterasa.

Tipos de contracción muscular

Existen dos formas por las que una fibra mus-


cular puede contraerse. Aunque para entender-
las conceptualmente se explican por separado,
cabe recordar que el movimiento que produce
un músculo concreto es el producto de la com-
binación de ambos tipos de contracción.
• Contracción isométrica: el músculo no se
acorta mientras dura la contracción, el sar-
cómero no cambia de tamaño. Este tipo de
Figura 21. Placa motora
contracción mantiene el músculo en tensión

24
TEMA 3. Aparato locomotor AF

3.3.4. Espacios anatómicos


Hay unas zonas bien delimitadas en la anatomía
que se deben resaltar por las relaciones y pa-
tologías que sobre ellas se asientan, conocidas
como espacios anatómicos, que son las que se
enumeran a continuación:
• Triángulo de los escalenos o supraclavicu-
lar: por detrás del músculo esternocleido-
mastoideo, donde asienta el plexo braquial
y la arteria subclavia.
• Triángulos del cuello: uno anterior, delimi-
tado por el músculo esternocleidomastoi-
deo en su parte posterior (Figura 22), ante-
riormente por una línea central imaginaria,
y en su parte superior por la mandíbula. Su
vértice inferior es el borde superior del ma-
nubrio esternal. Este triángulo, a su vez, se
divide en otros dos:
Figura 22. Triángulos anatómicos del cuello
-- El triángulo submandibular o suprahioi-
deo, que contiene la glándula submandi-
bular y las estructuras de la zona superior del cuello.

El músculo esternocleidomastoideo tapa el paquete vascular del


cuello formado por la arteria carótida y la vena yugular, así como
las estructuras nerviosas cervicales.

-- El triángulo infrahioideo, que comprende los músculos flexores


de la zona ventral del cuello que limitan el rombo de la traqueoto-
mía y glándula tiroides.

Y otro posterior, con base inferior en la clavícula, que se delimita por


el músculo trapecio en su zona posterior y por el esternocleidomastoi-
deo en su parte anterior.

• Axila: hueco entre el brazo y la pared del tórax, conteniendo los vasos
axilares, nervios y ganglios que van al miembro superior.
• Fosa anterior del codo: en el pliegue de flexión del codo, delimitada por
el supinador largo por fuera y el pronador redondo medialmente, y que
contiene la arteria humeral (para la pulsación a la hora de tomar la pre-
sión arterial), el nervio mediano y el tendón del músculo bíceps braquial.
• La región lumbar: es un área anatómica comprendida entre el borde
de la 12.ª costilla por arriba y la cresta ilíaca por debajo, medialmente
por el músculo dorsal ancho y lateralmente por el borde posterior del
oblicuo externo.

En ella se localizan el triángulo anatómico, inferior de Le Petit y el


cuadrilatero superior de Grynfelt, y al ser una zona más débil pueden
aparecer hernias.

• El triángulo femoral o de Scarpa: cuya base es el ligamento inguinal,


Figura 23. Triangulo femoral
por fuera el músculo sartorio y medialmente el aductor del muslo, en-
globa a los vasos femorales, al nervio crural y a los ganglios inguinales
(Figura 23).
• El conducto de Hunter mediano y fondo del músculo pectíneo: por 3.3.5. Principales músculos del esqueleto
donde discurren los vasos femorales, entre el músculo aductor mayor
y el vasto interno del músculo cuádriceps.
• El hueco poplíteo: en la parte posterior de la rodilla en forma de rom- Cabeza
bo, por el que pasan los vasos poplíteos de la pierna y el nervio ciático.
Formado por los músculos semimembranoso, bíceps femoral y los dos • M. temporal: inserción en apófisis coronoides de la mandíbula. Mús-
gastrocnemios (gemelos). culo elevador de la mandíbula.

25
Manual CTO de Enfermería, 6.ª edición

• M. buccinador: inserción en comisura bucal. Deglución. Mímica facial


(sonrisa) y soplar.
• M. cigomático: mímica facial (músculo de la risa).
• M. masetero: inserción en el ángulo de la cara externa de la mandíbu-
la. Elevador mandibular.
• M. orbiculares de los párpados y la boca: esfínteres de párpados y
boca.
• M. frontal: tensor de aponeurosis epicraneal.
• M. elevador del labio superior.
• M. risorio: antagonista del zigomático.
• M. pterigoideo interno y externo: que son músculos masticadores.

Cuello

• M. digástrico: descenso de la mandíbula.


• M. esternohioideo: descenso del hioides, laringe y lengua.
• M. omohioideo: tensor de las fascias cervicales.
• M. esternocleidomastoideo: rota la cabeza hacia el lado opuesto, con
inclinación de la misma al lado del músculo que se contrae.
• M. trapecio: aproxima las escápulas a la línea media y permite la ele-
vación del hombro.
• M. escaleno anterior, medio y posterior: músculos profundos en cara
lateral que elevan la primera costilla. Contracción bilateral que provo-
ca la flexión de la columna cervical.
• M. cutáneo del cuello: tensa la piel del cuello.
• M. recto lateral: fija o flexiona el cuello a nivel cervical.
Figura 24. Músculos escaleno prevertebrales
• M. suprahioideos: el más importante es el músculo genihioideo y el
músculo milohioideo que forma el suelo de
la boca y, al elevar el hueso hioides, permi-
te al deglución.

Tórax

• M. pectoral mayor: aproxima el rotador in-


terno y el flexor del brazo y levanta las cos-
tillas.
• M. pectoral menor: baja el hombro y eleva
las costillas.
• M. intercostales internos: relacionados con
la espiración forzada.
• M. intercostales externos: para la inspira-
ción.
• M. diafragma: inserciones y movimientos
complejos, aumenta el diámetro vertical
del tórax, separa el tórax del abdomen y
es el músculo más importante de la respi-
ración.
• M. dorsal ancho: rotador interno, músculo
de la espalda que aproxima el hombro y lo
lleva hacia atrás (retropropulsión).
• M. romboides: dorsal profundo al trapecio
que aproxima y eleva las escápulas y rota la
cavidad glenoidea.
• M. subclavio: que baja la clavícula.
• M. serrato: movimientos costales y lleva la
escápula hacia delante y hacia abajo.

Columna vertebral

Todos los músculos se resumen en la Figuras 24,


Figura 25. Visión general del sistema transversoespinoso
25 y 26.

26
TEMA 3. Aparato locomotor AF

• Codo:
- Flexión: m. bíceps braquial, m. braquial anterior y m. flexores del

-
antebrazo (m. cubital anterior, m. flexor común superficial de los
dedos y m. supinador largo).
- Extensión: m. tríceps y m. ancóneo.

-
- Pronación: m. pronador redondo, m. pronador cuadrado y m. pal-

-
mar mayor.
- Supinación: m. bíceps, m. supinadores corto, largo y primer y se-

-
gundo radial.
- Rotación interna: m. redondo mayor, m. dorsal ancho, m. subesca-

-
pular y m. pectoral mayor.
• Muñeca:
- Flexión: m. palmar mayor y menor, m. cubital anterior, flexores co-

-
munes superficial y profundo de los dedos, flexor largo del pulgar,
extensor corto del pulgar y abductor largo del pulgar.
- Extensión: músculos que cruzan la parte dorsal de la muñeca.

-
- Aducción radial: m. palmar mayor, m. flexor, m. flexor largo del pul-

-
gar, m. extensor corto y largo del pulgar, m. abductor largo del
pulgar y m. primer y segundo radial.
- Abducción cubital: m. cubital anterior, m. cubital posterior, m.

-
flexor común profundo de los dedos y m.extensor del meñique.

Extremidad inferior

• Cadera:
- Flexión (cara anterior): m. psoasilíaco, m. recto anterior del cuadri-
-
ceps, sartorio y el m. pectíneo. Como al sentarse en una silla o el
movimiento final al pegar una patada a un balón ).
- Extensión (cara posterior): m. glúteo mayor, que se inserta en la
-
cara posterior del fémur y otros en menor medida como el m.
glúteo medio y menor, m. obturador interno y los gemelos, m. pi-
Figura 26. Tracto medial del músculo erector de la columna vertebral: ramidal y m. isquiotibiales.
sistema transverso-espinoso
- Abducción: m. glúteo mediano, m. glúteo menor y mayor.
-
- Aducción: músculos aductores de la parte interna del muslo.
-
- Rotación interna: m. glúteo menor.
-
Abdomen - Rotación externa: m. glúteo mayor, m. psoas, m. sartorio y m. cua-
-
drado crural.
• M. recto: abdominal flexor del tronco. - M. sartorio: este músculo merece una mención especial y es ne-
-
• M. oblicuo mayor: el más superficial es rotador contralateral del tronco. cesario conocerlo con mayor profundidad. Se origina en la es-
• M. oblicuo menor: también para flexión y rotador lateral del tronco. pina ilíaca anterosuperior, adoptando una trayectoria curvilínea
• M. transverso: el más profundo y forma la faja abdominal. por encima del m. cuádriceps, insertándose en la cara interna
• M. piramidal del abdomen: músculo pequeño por encima del pubis y de la tibia junto con el m. recto interno y el m. semitendinoso,
delante del recto mayor. formando la pata de ganso superficial. Es el músculo más largo
• M. cuadrado de los lomos: o extensión de la columna. Inserción en del organismo y sus funciones son la flexión, la abducción y la
cresta ilíaca. La inclina al mismo lado. rotación externa de la cadera y la flexión y rotador interno de la
• M. psoas ilíaco: músculo que se encarga de la flexión de la cadera y ro- rodilla.
tación externa, pero se origina en la columna lumbar y fosa ilíaca y se
inserta en el troncánter menor del fémur y se encarga de la estabiliza- • Rodilla:
ción de la columna lumbar y la flexiona. Se usa para levantarse de la silla. - Flexión (cara posterior): m. bíceps femoral, m. semimembranoso,
-
m. semitendinoso, m. gemelos, sartorio, m. recto interno y poplí-
Extremidad superior teo.
- Extensión (cara anterior): m. cuádriceps femoral.
-
• Hombro: - Rotación interna: m. poplíteo.
-
- Abducción: m. supraespinoso y m. deltoides. - Rotación externa: m. tensor de la fascia lata.
-
-
- Aducción: m. pectoral mayor, m. dorsal ancho y m. subescapular.
-
- Anteversión o antepulsión: m. pectoral mayor y m. deltoides (por- • Tobillo:
-
ción anterior). - Flexión dorsal: m. tibial anterior, m. extensores de los dedos de la
-
- Retropulsión: m. redondo mayor, m. dorsal ancho, m. deltoides, (por- cara anterior de la pierna.
-
ción posterior), el manguito de los rotadores formado por los mús- - Flexión plantar: m. gastrocnemios o m. gemelos, m. soleo, flexores
-
culos supraespinoso, infraespinoso, subescapular y redondo menor. de los dedos de la cara posterior de la pierna, m. tibial posterior y
- Rotación externa : m. infraespinoso y redondo mayor. m. peroneo lateral corto y lateral largo.
-
27
Manual CTO de Enfermería, 6.ª edición

Figura 27. Localización de los principales músculos del organismo

28
01
4.1. Introducción TEMA

4
Para que un organismo vivo pueda reaccionar ante un estímulo es necesario que exista un sistema que
regule y coordine una respuesta frente a dicho estímulo. En el cuerpo humano se encargan el sistema en-
docrino y el sistema nervioso. El sistema endocrino interviene en reacciones relativamente lentas, difusas y
duraderas, regula el funcionamiento interno de las vísceras del organismo, mientras que el sistema nervioso
actúa de manera más rápida y precisa.

Así pues, el sistema nervioso recibe un estímulo externo o interno, lo analiza y emite órdenes para poder
ejecutar una respuesta específica. Para ello, se compone de una compleja red intercomunicante formada
por células especializadas, las neuronas, que poseen una propiedad específica que las hace especiales: la
Sistema
excitabilidad o capacidad de transmitir un impulso nervioso.
nervioso
El paso de información de neurona a neurona se realiza en un espacio denominado sinapsis. Es a este nivel
donde la neurona presináptica liberará una serie de mediadores químicos, los neurotransmisores, que una
vez unidos a receptores específicos de la neurona postsináptica, desencadenarán una despolarización de la
membrana, transmitiendo el impulso nervioso.

4.2. Estructura del sistema nervioso

Desde el punto de vista anatómico, el sistema nervioso se divide en sistema nervioso central (SNC) y en sis-
tema nervioso periférico (SNP):
• El SNC está formado por el encéfalo, contenido en el cráneo, y la médula espinal, que discurre a través del canal
raquídeo. En el SNC los cuerpos neuronales se encuentran agrupados formando núcleos, láminas o columnas.
Las prolongaciones citoplasmáticas (axones) se denominan fibras nerviosas. Un conjunto de fibras nerviosas
que transcurren unidas de una parte a otra del sistema nervioso se llaman fascículos o haces de fibras.
• El SNP está constituido por todo el tejido nervioso fuera del encéfalo y de la médula espinal. Sus principa-
les componentes son los ganglios (grupos de células nerviosas), los plexos nerviosos (entrecruzamiento
de fibras nerviosas) y los nervios o raíces nerviosas (grupos de fibras nerviosas que corren en paralelo).

Los nervios parten a pares del SNC, uno para cada lado del cuerpo. Los que salen del encéfalo se denominan
pares craneales (PC) (son un total de 12 pares craneales). Los que lo hacen de la médula espinal se llaman
nervios espinales o raquídeos.

Las fibras nerviosas que llevan la información que integra el SNC se denominan eferentes o motoras. Las
formadas por las prolongaciones de las neuronas de los ganglios del SNP se conocen como aferentes o
sen-sitivas (EIR 09-10, 3) , ya que son portadoras de la información desde la periferia hacia el SNC.
Ambos grupos de fibras discurren entremezcladas en los nervios.

A medida que un nervio se dirige hacia la periferia, se va ramificando, hasta acabar libremente en forma de
terminaciones nerviosas o finalizar relacionándose con órganos terminales especializados.

En el sistema nervioso también se encuentran células de sostén y tejido conjuntivo:


• Células de sostén o neuroglia:
- Neuroglia del SNC.
-
- Células ependimarias, que recubren los espacios huecos del cerebro y de la médula espinal.
-
- Células de Schwann en los nervios periféricos.
-
- Células satélite de los ganglios nerviosos periféricos.
-
• Tejido conjuntivo:
- Meninges.
-
- Membranas cerebrales que rodean el SNC.
-
- Vasos sanguíneos.
-
Si el sistema nervioso se analiza desde el punto de vista funcional, se organiza en sistema nervioso volunta-
rio, que participará en las funciones voluntarias, y sistema nervioso vegetativo (SNV), que será el responsable
del control de las acciones involuntarias.

29
Manual CTO de Enfermería, 6.ª edición

4.3. Neurohistología En el botón terminal se encuentra un gran número de mitocondrias y de


vesículas sinápticas en cuyo interior se almacenan los mediadores quí-
micos o neurotransmisores (acetilcolina, histamina, serotonina, etc.) que
serán liberados al espacio sináptico una vez llegue el impulso nervioso a
4.3.1. Neurona través del axón. Ya en el espacio sináptico, los neurotransmisores tendrán
que contactar con receptores específicos de la membrana postsinápti-
La neurona es la célula nerviosa capaz de transmitir un impulso nervioso. ca. Esta unión producirá un cambio de permeabilidad de la membrana
En ella se distinguen tres partes principales (Figura 28): postsináptica, permitiendo el paso brusco de Na+ del espacio extracelular
• Cuerpo celular o soma: donde se encuentran las diferentes organe- al interior de la célula. Como consecuencia, se liberará K+ hacia el exte-
las citoplasmáticas y el núcleo celular. En el citoplasma se localizan rior celular. Este rápido flujo de iones producirá la despolarización de la
numerosas inclusiones fuertemente basófilas, que son los cuerpos o membrana postsináptica, hecho que permitirá que el impulso nervioso
gránulos de Nissl. se trasmita a la neurona siguiente. Es importante remarcar que el impulso
• Dendritas: son múltiples prolongaciones citoplasmáticas cortas, reco- nervioso podrá excitar o inhibir a la siguiente neurona, dependiendo de
gen el estímulo de otras neuronas (EIR 04-05, 3). la respuesta que se pretenda obtener. Para que una sustancia sea deno-
• Axón: es una prolongación citoplasmática única, mucho más larga minada neurotransmisor debe tener la siguiente serie de características:
que las dendritas. A través de él discurrirá el impulso nervioso hasta • Ha de estar presente en la terminación nerviosa, presináptica.
llegar a la parte final del axón o botón terminal. La mayoría de axo- • Debe sintetizarse a ese nivel y normalmente almacenarse en vesículas.
nes están rodeados de una vaina de mielina que no forma parte de la • Ha de liberarse por un potencial de acción calciodependiente median-
neurona. te exocitosis para una actividad específica de esa neurona.
• Activará a un receptor en la terminación postsináptica produciendo
En el sistema nerviosos se puede diferenciar entre sustancia blanca y sus- siempre el mismo efecto, aunque algunos receptores están localiza-
tancia gris. La mielina que cubre los axones es la sustancia que le da color dos a nivel presináptico.
blanco al tejido nervioso. La sustancia gris está formada básicamente por • La inactivación del neurotransmisor se produce bien por reabsorción
los cuerpos neuronales. o bien por degradación química mediante enzimas.

Existen muy diferentes neurotransmisores como el glutamato y el aspar-


tato, principales excitadores cerebrales, el GABA inhibidor, la glicina, la
serotonina, la dopamina, la noradrenalina, las β-endorfinas y otros pépti-
dos como la metencefalina, la leuencefalina o las dinorfinas que cumplen
estas características (EIR 11-12, 21).

¡! Recuerda
Las vainas de mielina envuelven los nervios y son producidas por las
células de Schwann en el sistema nervioso periférico, mientras que en el
SNC son los oligodendrocitos los responsables.

4.3.3. Neuroglia
La neuroglia está formada por un grupo de células de sostén que no es
capaz de generar potenciales de acción ni de transmitir el impulso nervio-
so. Sus principales funciones son las de producir la vaina de mielina que
envuelve a los axones mielínicos, aislar grupos neuronales y dar sostén a la
Figura 28. Neurona
estructura nerviosa. Como ya se dijo, la forman las células de la neuroglia
del SNC, las células ependimarias, las células de Schwann en los nervios pe-
riféricos y las células satélite de los ganglios nerviosos periféricos.
4.3.2. Sinapsis
Células de la neuroglia del SNC
La transmisión del impulso nervioso sólo se produce de una neurona a
otra (o efector como la unión neuromuscular) en una única dirección. El Se diferencian cuatro tipos distintos:
lugar donde se transmite la información entre neuronas se denomina • Astrocitos: células de forma estrellada. Algunas de sus prolongacio-
sinapsis, y está compuesta por una membrana presináptica, un espacio nes están en contacto con un vaso sanguíneo, formando los procesos
o hendidura sináptica y una membrana postsináptica. Los neurotrans- o pies perivasculares.
misores (NT) son las biomoléculas que se liberan en el espacio sináptico. • Oligodendrocitos: encargados de la producción de mielina en el SNC.
Fue don Santiago Ramón y Cajal quien planteó que el sistema nervioso • Microglia: se transforman en macrófagos si hay daño tisular (EIR 12-
estaba constituido por neuronas individuales que se comunicaban por 13, 1).
contactos funcionales llamados sinapsis en contra de los científicos que • Células ependimarias: son células que recubren el epéndimo, canal de
concebían el sistema nervioso conectado en la amplia red de forma con- disposición central que recorre toda la médula espinal y los ventrículos
tinua. cerebrales.

30
TEMA 4. Sistema nervioso AF

Células de Schwann

Las células de Schwann son las que producen


las vainas de mielina que envuelven a los ner-
vios periféricos mielínicos. En un mismo axón
es posible encontrar varias células de Schwann.
Entre éstas se pueden observar unos espacios
o soluciones de continuidad denominados nó-
dulos de Ranvier. La función de la mielina es la
de aislar el axón para que el impulso nervioso
pueda transmitirse a mayor velocidad. Es im-
portante destacar que existen fibras nerviosas
amielínicas (Figura 29).

4.3.4. Meninges, ventrículos


cerebrales y LCR
Figura 29. Célula de Schwann

Meninges

Las meninges son tres capas de tejido conjunti-


vo que recubren el cerebro y la médula espinal
(SNC). Estas capas son las siguientes (Figura 30):
• Piamadre: capa más interna que recubre la
superficie del tejido nervioso, estando ínti-
mamente unida a este último.
• Aracnoides: capa intermedia. Entre la pia-
madre y la aracnoides se encuentra un espa-
cio trabeculado, el espacio subaracnoideo,
por donde circula el líquido cefalorraquídeo
(LCR). La aracnoides no contiene vasos.
• Duramadre: es la capa más externa, íntima-
mente pegada a la aracnoides, aunque existe
un espacio entre ambas, el espacio subdural,
que contiene una pequeña cantidad de líqui-
do. En el cráneo, la duramadre está adherida
al periostio interno, mientras que a nivel del
canal raquídeo no lo está, razón por la que
se observa el espacio epidural, que contiene Figura 30. Corte coronal de las meninges
plexos vasculares y tejido adiposo.
Desde ellos, el LCR se distribuye hacia el epéndimo y el espacio subarac-
Ventrículos cerebrales noideo. Es en el cuarto ventrículo, y a través de los agujeros de Luschka
y Magendie, donde el LCR pasa al espacio subaracnoideo, rellenándolo
El SNC se desarrolla a partir del tubo neural. En la médula espinal, persiste completamente. El LCR vuelve al torrente circulatorio a través de las vello-
el espacio central en forma de estrecho tubo, el canal ependimario. A nivel sidades aracnoideas, que son prolongaciones de la aracnoides que atravie-
del encéfalo, la cavidad se ensancha, formando cuatro cavidades, denomi- san la duramadre para poder contactar con los senos venosos cerebrales.
nadas ventrículos. Se describen dos ventrículos laterales en los hemisferios Con la edad se depositan sales de calcio en las vellosidades aracnoideas,
cerebrales, el tercer ventrículo en el diencéfalo y el cuarto ventrículo entre formando las granulaciones de Pacchioni (Figura 31).
la protuberancia, el bulbo y el cerebelo. Todos ellos están ocupados por el
líquido cefalorraquídeo.
4.3.5. Receptores sensoriales
Líquido cefalorraquídeo (LCR)
Los receptores sensoriales son terminaciones nerviosas o células especializa-
El líquido cefalorraquídeo es un líquido claro y transparente que baña el das que convierten los estímulos procedentes del medio externo o interno
SNC. Sus principales funciones son la de alimentar a las células nerviosas y en impulsos nerviosos que llegarán al SNC, donde se producirá una respues-
amortiguar los golpes o movimientos que pueda sufrir el SNC. ta adecuada, ya sea voluntaria o involuntaria. Funcionalmente se dividen en:
• Exteroceptores: se sitúan en la superficie corporal o cerca de ella y
La mayor parte de su producción se lleva a cabo a partir de la sangre de los responden a estímulos externos, como presión, dolor, temperatura
plexos coroideos (EIR 12-13, 7) localizados en los ventrículos cerebrales. cutánea, visión, audición, gusto y olfato. Entre los órganos sensitivos

31
Manual CTO de Enfermería, 6.ª edición

cutáneos se encuentran los corpúsculos tác-


tiles de Meissner y los corpúsculos lamina-
dos de Vater-Pacini (EIR 04-05, 7) , las
termi-naciones de Merkel o meniscos
táctiles y las terminaciones de Ruffini (estos
dos últimos son mecanorreceptores).
• Propioceptores: responden a estímulos
producidos en los tejidos más profundos,
como son las articulaciones, los tendones y
los músculos. Están relacionados con el mo-
vimiento y con la posición. Entre ellos cabe
destacar los órganos neurotendinosos de
Golgi, los husos neuromusculares, los cor-
púsculos profundos de Paccini, etc.
• Interoceptores: obedecen a estímulos de
vísceras e incluyen los quimiorreceptores
sanguíneos, los barorreceptores vasculares,
los receptores del estado de distensión de
vísceras huecas y los receptores para sensa-
ciones más subjetivas, como el dolor visceral,
el hambre, la sed, el placer y la enfermedad.

Respecto al dolor como estímulo, es preciso re-


cordar que el dolor se produce por la activación
de los diferentes receptores en distintas zonas
del cuerpo. Los tipos de dolor son los siguientes:
• El dolor visceral: es el que se produce en las
vísceras de origen en los plexos habitual-
mente del intestino (Meissner, plexo sub- Figura 31. Circulación del líquido cefalorraquídeo
mucoso, y Auerbach, plexo muscular) y que
intenta ser localizado, pero también puede ser difuso; se acompaña de Está formado por dos tipos de fibras nerviosas: simpáticas y parasimpáti-
reacción autonómica y aunque se localiza en la zona donde suele estar cas. La mayor parte de órganos están inervados por ambos tipos, siendo
la víscera, puede ser reflejo en otra localización. Por ejemplo, un dolor el efecto que producen antagónico. Cuando el organismo se prepara para
visceral de vesícula biliar duele en hipocondrio derecho, pero también una agresión o está en peligro, se activa el sistema simpático; así, es posi-
en el hombro derecho posterior por usar la misma área cutánea en ble observar cómo reaccionarán los diferentes órganos: dilatación pupilar,
cuanto a la inervación. aumento de la frecuencia cardíaca, broncodilatación, vasoconstricción peri-
• El dolor somático: es el que tiene lugar en el resto del cuerpo salvo férica, disminución de la secreción salivar. Todo ello está encaminado a per-
nervios o SNC; habitualmente se refiere como profundo si se produce mitir al organismo la huida o la lucha frente a la agresión. Si se manifiesta el
en los músculos y en las articulaciones, y superficial, si lo hace en la sistema parasimpático, se producirán los efectos contrarios a los descritos,
piel. Es localizado en un área específica; en el caso del superficial se como: miosis, bronconstricción, bradicardia, aumento de la motilidad intes-
acompaña de quemazón y en el profundo, de reacción autónoma. tinal, vasodilatación y aumento de secrecciones (EIR 11-12, 2-FM).
• El dolor neuropático: es el resultante de lesiones en vías nerviosas,
como, por ejemplo, la neuralgia del trigémino o las alteraciones sen- El nervio que lleva la información parasimpática de la mayoría de vísceras
sitivas de miembro fantasma. Normalmente es más difuso y sin estí- huecas es el X par craneal o nervio vago o neumogástrico.
mulo evidente. Aunque a veces puede haber detonantes gatillo que
lo reproduzcan, como puede ser un estornudo o un estímulo táctil en
una zona determinada (zona gatillo).
• El dolor psicógeno: que si bien el daño existe o existió en un momen- 4.5. Anatomía macroscópica
to, aparece amplificado y distorsionado acompañado de problemas
psicológicos como ansiedad o depresión. del sistema nervioso

El sistema nervioso está dividido, como ya se ha explicado antes, en dos


4.4. Sistema nervioso vegetativo partes: sistema nervioso central (SNC), formado por el encéfalo y la médu-
la espinal, y el sistema nervioso periférico (SNP).
o autónomo (SNV)
4.5.1. Sistema nervioso central (SNC)
El sistema nervioso vegetativo (SNV) inerva al músculo liso, al corazón y a
las células glandulares, representando un mecanismo nervioso de regula- En el sistema nervioso central, macroscópicamente, se observa dos tipos
ción del estado de actividad de los órganos. de tejidos diferenciados (Figura 32): la sustancia gris, que contiene los

32
TEMA 4. Sistema nervioso AF

cuerpos celulares, y la sustancia blanca, que in-


cluye los axones cubiertos de mielina.

Al hacer cortes del SNC, se observa que en el


encéfalo la sustancia gris se encuentra en la
capa más externa (córtex o corteza cerebral
donde residen los cuerpos neuronales) y en al-
gunos núcleos basales en zonas profundas de
la sustancia blanca como el cuerpo estriado,
importante para el control de los movimientos
voluntarios, mientras que en la médula espinal,
la sustancia gris se puede apreciar en el interior
del parénquima nervioso, rodeando al epéndi-
mo. En cortes axiales medulares, la sustancia
gris adopta una forma de mariposa.

Encéfalo

El encéfalo es la parte del SNC que se encuentra


en el interior del cráneo. Tiene tres partes prin-
cipales:
• Encéfalo anterior:
-- Derivados del telencéfalo: formado por
la corteza cerebral de los dos hemisfe-
rios cerebrales o cerebro.
-- Derivados del diencéfalo: porción si-
tuada en el interior del encéfalo donde
Figura 32. Anatomía macroscópica del encéfalo
se localizan dos áreas importantes: el
tálamo y el hipotálamo. A nivel de este
último, y unida al mismo por un tallo, se encuentra la glándula hi- entre ellas por unos surcos o cisuras. Cada hemisferio cerebral está for-
pófisis, que está alojada en la silla turca del esfenoides (neurohipó- mado por cinco lóbulos: frontal, anterotemporal, parietal, lóbulo de la
fisis y adenohipófisis). ínsula de Reil y occipital. La unión entre los dos hemisferios se realiza a
nivel del cuerpo calloso (EIR 12-13, 8) , estructura que se puede obser-
• Encéfalo medio: constituido por el mesencéfalo, donde se encuen- var en profundidad si se separan los hemisferios cerebrales. Existen tres
tran los cuerpos cuadrigéminos y pedúnculos cerebrales. cisuras importantes: la cisura interhemisférica, que separa ambos hemis-
• Encéfalo posterior: ferios cerebrales; la cisura de Rolando, que distingue el lóbulo frontal del
-- Cerebelo: encargado de la coordinación del movimiento y del parietal; y la cisura de Silvio, que separa el lóbulo esfenotemporal de los
equilibrio. lóbulos frontal y parietal.
-- Protuberancia: contiene los núcleos de algunos pares craneales.
Sus funciones son las de regulación y control del organismo. En el lóbulo frontal reside la motricidad y las funciones de pensamiento,
-- Bulbo raquídeo: es la parte terminal del encéfalo que se con- impulso, comportamiento sexual, sociabilidad y las funciones cognitivas
tinúa con la médula espinal, a nivel del foramen magno occipi- superiores, aprendizaje, así como la producción del lenguaje. El lóbulo
tal. Como funciones desarrolla las de regulación y control del parietal es principalmente sensitivo, mientras que el lóbulo temporal se
organismo. especializa en la memoria y el lóbulo occipital, en la visión. De todas
formas el cerebro no funciona de modo zonal específico, sino que para
• La formación reticular: es una red cerebral de neuronas interconec- procesar una imagen o recuperar una información de la memoria se ac-
tadas con núcleos a nivel del tronco del encéfalo y sus conexiones, tivan varias zonas de un modo mucho más complejo que todavía no se
como el sistema reticular activador ascendente (SRAA), que es un ha comprendido con profundidad, como oler a mar y ver el mar con los
conjunto de neuronas que mantiene el estado de alerta y vigilia en ojos cerrados.
el tronco del encéfalo mandando conexiones a diferentes zonas de
la corteza cerebral y produciendo la habituación de los estímulos El sistema límbico está formado por un anillo alrededor del tronco cere-
sensoriales tanto auditivos, olfatorios, gustativos o táctiles, así como bral compuesto por estructuras como el bulbo olfatorio, la circunvolución
funciones de mantenimiento postural, control de sensibilidad so- del cíngulo, la amígdala cerebral, el hipocampo y los núcleos septales que
mática y visceral del dolor, mantenimiento endocrino y del sistema se encarga de las bases nerviosas de los estados de ánimo como la emo-
nervioso autónomo. ción, motivación, miedo e impulso sexual.

Anatomía descriptiva del encéfalo La vascularización del encéfalo proviene de la anastomosis de una doble
afluencia de sangre que acaba formando lo que se denomina polígono
El cerebro, constituido por dos hemisferios cerebrales, es la parte más arterial de Willis. La sangre procede, por una parte, de las arterias carótidas
voluminosa del encéfalo. En la superficie externa del cerebro se obser- internas y, por otra, de la arteria basilar, constituida por la unión de las dos
van una serie de repliegues, las circunvoluciones cerebrales, separadas arterias vertebrales que vienen por la columna cervical (Figura 33).

33
Manual CTO de Enfermería, 6.ª edición

Figura 33. Vascularización del tronco del encéfalo y polígono de Willis

Médula espinal

La médula espinal es la parte del SNC que se encuentra en el interior del


canal raquídeo. En su sección transversal se observa un surco anterior y
otro posterior, el epéndimo, en el medio del corte y la sustancia gris envol-
Figura 34. Esquema de las vías motoras de la médula espinal
viendo al epéndimo, adoptando la forma de mariposa. La médula espinal
desciende por el canal medular hasta la altura de la segunda vértebra lum-
bar a partir de la cual disminuye mucho el tamaño formando un cordón • Vía extrapiramidal: es un sistema que nace de la formación reticular
fibroso llamado filum terminal y la cola de caballo. en el tronco del encéfalo y se dirige a neuronas de la médula para el
control involuntario del tono postural, modulación de los movimien-
Al igual que el cerebro, está rodeada por capas de tejido conjuntivo que se tos voluntarios de la vía piramidal, reflejos, equilibrio, movimientos
encargan de nutrirla y de protegerla. Pegada a ella en su parte más interna complejos y locomoción y transforma los movimientos voluntarios
está la piamadre, lateralmente se encuentra la aracnoides (también cono- en automáticos como aprender a conducir .
cida junto con la piamadre como leptomeninge) y en la capa más externa, Compuesto por las vías rubroespinal, tectoespinal, vestibuloespinal y
la duramadre o paquimeninge. El espacio subaracnoideo quedaría inter- re-ticuloespinal.
no a la aracnoides. El espacio por debajo de la duramadre o subdural es
más externo y el espacio epidural se sitúa por fuera de la duramadre con Las vías ascendentes de la sensibilidad son las que se citan a continua-
plexos vasculares y tejido adiposo. ción:
• Fascículo espinotalámico que se divide en:
De la médula espinal parten, a pares, los nervios espinales. A lo largo de - Fascículo espinotalámico lateral: conduce la sensibilidad térmica

-
la médula discurre una serie de cordones nerviosos que llevará los dife- y dolorosa contralateral.
rentes tipos de información (estímulo-respuesta) para que el organismo - Fascículo espinotalámico anterior: lleva la sensibilidad protopáti-
-
pueda desenvolverse en su entorno. Las vías descendentes o motoras son ca contralateral (tacto grosero).
las siguientes (Figura 34):
• Fascículo geniculado: las órdenes motoras por él vehiculizadas diri- • Fascículos espinobulbares o de Goll y Burdach: conducen la sensibi-
gen la motilidad de la cabeza, van por la rodilla de la cápsula interna. lidad táctil epicrítica y la propioceptiva consciente, ambas homolate-
• Vía piramidal o vía corticoespinal: las órdenes motoras por él vehicu- rales. Sus fibras se decusan a nivel bulbar.
lizadas dirigen la motilidad voluntaria de las extremidades superiores • Fascículos espinocerebelosos: canalizan la sensibilidad propiocepti-
e inferiores contralaterales (Figura 34). va inconsciente.

34
TEMA 4. Sistema nervioso AF

4.5.2. Sistema nervioso


periférico (SNP)

El sistema nervioso periférico está formado por


los pares craneales y los nervios espinales.

Pares craneales

Son nervios que salen a pares directamente del


encéfalo, llegando al exterior mediante dife-
rentes agujeros del cráneo (Figura 35). Pueden
transportar información motora, sensitiva o
ambas a la vez. Algunos de ellos están muy re-
lacionados con el sistema vegetativo. Existen 12
pares craneales:
• I PC. Nervio olfatorio: nervio sensorial que
recoge la información olfativa recibida en la
nariz.
• II PC. Nervio óptico: nervio sensorial que
reúne toda la información visual que capta
la retina.
• III PC. Nervio motor ocular común (MOC):
nervio motor que inerva todos los músculos
Figura 35. Base del cráneo con los orificios de salida de los pares craneales
extrínsecos del ojo, menos el recto externo
y el oblicuo mayor (EIR 04-05, 2).
• IV PC. Nervio patético o troclear: nervio motor que inerva el músculo Nervios espinales
oblicuo mayor del ojo.
• V PC. Nervio trigémino: nervio motor y sensitivo, está formado por tres En los espacios intervertebrales posteriores, a nivel del agujero de conjun-
raíces nerviosas (Va, Vb, Vc) que transmiten la información sensitiva de la ción que se observa entre dos vértebras contiguas, es donde se localiza
cara, el cuero cabelludo, la boca, 2/3 anteriores de la lengua, recogiendo la salida de los nervios espinales. Estos nervios están formados por raí-
la sensibilidad del tacto, dolor y temperatura, los dientes y la nariz. Es el ces anteriores o motoras que llevan la información eferente y por raíces
responsable de la inervación motora de los músculos de la masticación. posteriores sensitivas de fibras aferentes, con su ganglio sensitivo dorsal
• VI PC. Nervio motor ocular externo (MOE): nervio motor que inerva situadas en el espacio subaracnoideo del canal medular )
el músculo recto externo del ojo. (Figura 36).
• VII PC. Nervio facial: nervio motor y sensiti-
vo que inerva la musculatura facial y trans-
porta la sensibilidad gustativa y sensorial de
los 2/3 anteriores de la lengua (nervio de la
cuerda del tímpano).
• VIII PC. Nervio auditivo o estatoacústico:
nervio exclusivamente sensitivo. Transmite
la información auditiva que se genera en el
órgano de la audición (órgano de Corti) y la
información del órgano del equilibrio.
• IX PC. Nervio glosofaríngeo: nervio motor y
sensitivo que inerva al músculo estilofaríngeo,
transmite la sensibilidad gustativa del tercio
posterior de la lengua y transporta la informa-
ción sensitiva de la faringe y de las amígdalas.
• X PC. Nervio vago o neumogástrico: nervio
motor y sensitivo (sensibilidad vegetativa).
Inerva la mayoría de los músculos de la la-
ringe y la musculatura lisa (sistema vegeta-
tivo) de la mayoría de vísceras huecas, vasos,
bronquios y corazón.
• XI PC. Nervio espinal: nervio motor que
inerva al músculo trapecio y parte del ester-
nocleidomastoideo.
• XII PC. Nervio hipogloso: nervio motor.
Inerva parte de la musculatura de la lengua. Figura 36. Corte transversal de la médula espinal

35
Manual CTO de Enfermería, 6.ª edición

Los nervios salen en todas las vértebras, formando plexos a nivel cervical,
braquial, dorsal, lumbar y sacro, y los últimos pares espinales forman la de-
nominada cola de caballo que discurre hasta el cóccix sin ya presencia de
médula. Existe un total de 31 pares de nervios espinales que se distribu-
yen de la siguiente forma: ocho cervicales, doce torácicos, cinco lumbares,
cinco sacros y un coccígeo.

El plexo espinal, formado por los primeros cuatro nervios espinales, dan
ramas para los músculos del cuello, y el nervio frénico, que inerva al dia-
fragma. El plexo braquial, situado en el triángulo de los escalenos, está
formado por las cinco raíces de C5 a D1, de donde van a salir los nervios
que inervan la extremidad superior que son:
• N. axilar o circunflejo: para los músculos del hombro.
• N. musculocutáneo: inerva a los músculos de la cara anterior del brazo.
• N. radial: inerva toda la cara dorsal del brazo y del antebrazo.
• N. mediano: para los músculos de la cara ventral del antebrazo (EIR
12-13, 73).
• N. cubital: músculos del borde cubital del antebrazo y tercer y cuarto
dedos. También inerva todos los músculos lumbricales.
• N. braquial cutáneo interno y n. accesorio del braquial cutáneo in-
terno.

El plexo lumbar, formado por las cuatro primeras raíces lumbares, del que
salen los siguientes nervios:
• N. crural o femoral: para inervar el músculo psoas y el cuádriceps fe-
moral.
• N. obturador: que sale por el agujero obturador e inerva los músculos
aductores.

El plexo sacro, de las últimas dos raíces lumbares y todas las ramas sacras,
de las cuales se va a formar:
• N. ciático: que se dividirá en dos para dar raíces motoras y sensitivas
al resto de la pierna, del pie, posterior del muslo y se divide en nervio
ciático poplíteo interno y nervio ciático poplíteo externo.
• N. pudendo: que proporciona las ramas que forman los nervios rec-
tales inferiores y dos ramas terminales: el nervio perineal y el nervio
dorsal del clítoris (en las mujeres) o el nervio dorsal del pene en los
Figura 37. Vías sensitivas de la médula espinal
varones (EIR 07-08, 9).

36
01
5.1. Anatomía cardíaca TEMA

5
El corazón es la bomba aspirante-impelente muscular que impulsa sangre mediante contracciones rítmicas
a través de los grandes vasos del aparato circulatorio.

Se localiza a nivel torácico, en una cavidad comprendida entre los pulmones, la columna vertebral y el ester-
nón, denominada mediastino. El corazón está envuelto por un saco fibroseroso, el pericardio.

El mediastino es el espacio extrapleural situado en el nivel medio en la caja torácica delimitado por el dia-
fragma en su cara inferior, los pulmones a los lados, la columna vertebral en su cara dorsal posterior, el
esternón en su cara anterior y por la primera costilla y el istmo cervical en su límite superior.
Aparato
En él se incluyen estructuras como el corazón y los grandes vasos, el timo, los ganglios linfáticos, la tráquea
cardiocirculatorio
y los bronquios principales, el esófago y algunos nervios, como el vago y el frénico que van al diafragma.
A su vez está dividido en cuatro regiones topográficas que son: el mediastino superior, anterior, medio y
posterior (EIR 05-06, 13).

5.1.1. Organización general del corazón


El corazón está formado por cuatro cavidades, dos superiores, las aurículas derecha e izquierda, por donde
le llegará la sangre, y dos inferiores, los ventrículos derecho e izquierdo, desde los que se enviará la sangre a
la circulación general.

La sangre venosa procedente


de la circulación general lle-
ga a las venas cavas superior
e inferior, entra en el corazón
por la aurícula derecha, donde
pasará al ventrículo derecho a
través de la válvula auriculo-
ventricular derecha o válvula
tricúspide, formada por tres
valvas. Sale del ventrículo de-
recho hacia la arteria pulmo-
nar a través de la semilunar
o válvula pulmonar, formada
por tres valvas. De aquí, la san-
gre se dirige hacia los pulmo-
nes para ser oxigenada a nivel
alveolar, volviendo a través
de las venas pulmonares, dos
derechas y dos izquierdas, al
corazón, entrando en la aurí-
cula izquierda y completan-
do el ciclo de la circulación
menor. Atraviesa la válvula
auriculoventricular izquierda
o válvula mitral, constituida
por dos valvas, para llegar al Figura 38. Cavidades cardíacas
ventrículo izquierdo. Final-
mente abandonará el ventrículo izquierdo, pasando por la válvula semilunar izquierda o válvula aórtica, de
tres valvas, entrando a la circulación general a través de la arteria aorta, que llevará la sangre oxigenada por
todo el organismo, hasta volver a la aurícula derecha de nuevo (Figura 38). A este recorrido se le denomina
circulación mayor.

En el interior de los ventrículos existen unos músculos, los músculos papilares, que se unen a los bordes
de las válvulas mitral y tricúspide a través de las cuerdas tendinosas, de forma que evitan que las válvulas
auriculoventriculares se vayan hacia las aurículas durante la contracción ventricular tirando de los extremos
de las hojuelas hacia el ventrículo.

37
Manual CTO de Enfermería, 6.ª edición

La pared del corazón, al igual que el resto de componentes del sistema


circulatorio, está formada por tres capas:
• Endocardio: recubre la superficie interna de las cavidades cardíacas.
• Miocardio: capa media de músculo estriado involuntario. Es la capa
más gruesa.
• Epicardio: corresponde a la capa visceral del pericardio y recubre la
superficie externa del corazón, formando una delgada membrana se-
rosa. La capa parietal del pericardio es también una membrana serosa.
Dado que se trata de superficies lisas y húmedas, el epicardio y el pe-
ricardio parietal se deslizan entre sí casi sin fricción durante los movi-
mientos cardíacos por el líquido de la cavidad pericárdica.

La oxigenación y la nutrición de los tejidos cardíacos se realiza a expen-


sas de las arterias coronarias derecha e izquierda, que nacen de la aorta
ascendente a la altura de los senos aórticos derecho e izquierdo (senos
de Valsalva), localizados a nivel de las valvas de la válvula aórtica. En su
trayecto por la superficie del corazón, discurren a nivel subepicárdico, es
decir, por debajo del pericardio visceral. La arteria coronaria izquierda, que
irriga predominantemente el ventrículo izquierdo, consta de un tronco,
que se divide en dos grandes ramas, la descendente anterior (se dirige
hacia el ápex a lo largo del surco interventricular anterior) y la circunfleja
(que en el 45% de los casos origina la arteria del nodo auriculoventricular
[N A-V]). De la arteria coronaria derecha, que irriga el ventrículo derecho,
nace la arteria coronaria descendente posterior o interventricular poste-
rior en el 80% de los casos (dominancia derecha); de ella nace la arteria
para el nodo sinusal. La irrigación por las arterias coronarias es relativa-
mente constante durante la diástole ventricular.

El drenaje venoso puede hacerse a través del seno coronario (las venas
coronarias que en él desembocan se disponen junto a las arterias corona-
rias), que lo hace en la aurícula derecha, o por drenaje venoso directo a la
aurícula derecha.

¡! Recuerda
Las arterias coronarias salen de los senos de Valsalva de la válvula
Figura 39. Anatomía del corazón
aórtica. La coronaria derecha da la rama interventricular posterior en la
mayoría de los casos denominándose dominancia derecha; la coronaria
izquierda se divide en dos ramas, la descendente anterior y la circunfleja
que en un 15-20% de los casos dará la rama posterior y se denominará
dominancia izquierda.

5.2. Fisiología cardíaca

5.2.1. Sistema de conducción cardíaca


El corazón contiene fibras musculares especializadas que regulan la con-
tracción de las aurículas y de los ventrículos en una secuencia adecuada,
cuyo resultado es la eyección de una cantidad constante de sangre.

En la aurícula derecha, existe un grupo de células capaces de generar una


onda de despolarización sin influencias externas. Es el nodo sinusal de Keith
y Flack, llamado a menudo marcapasos del corazón, y que se localiza en la
zona anterior de la desembocadura de la vena cava superior (EIR 12-13, 3).
El ritmo que en él se origina puede ser modificado por el sistema nervio-
so vegetativo; la estimulación simpática aumenta la frecuencia cardíaca,
Figura 40. Sistema de conducción cardíaca
mientras que la parasimpática (nervio vago), la disminuye.

38
TEMA 5. Aparato cardiocirculatorio AF

El impulso nervioso originado en el nodo sinusal es llevado por fibras mus- celular, manteniéndose así ligeramente positivo el potencial de mem-
culares auriculares hasta el nodo auriculoventricular de Aschoff-Tawara, brana.
que se localiza en el surco interauricular, próximo al septo membranoso • La fase 3, o de repolarización, se caracteriza por la salida de K+, que
interventricular (EIR 05-06, 108) . A partir de aquí discurre por conduce al restablecimiento del potencial de membrana de reposo,
el fascículo auriculoventricular o haz de His, que se divide en dos ramas, de aproximadamente –90 mV.
derecha e iz-quierda (una para cada ventrículo). Estas ramas acabarán • Por último, en las células marcapasos, tras la fase 3 se produce una
formando una red terminal, las fibras de Purkinje. entrada lenta de K+, que produce una despolarización lenta del poten-
cial de membrana (fase 4 o de despolarización lenta), hasta alcanzar
La frecuencia de despolarización del nodo sinusal supera los 60 latidos el potencial umbral, apareciendo una nueva despolarización rápida.
por minuto (lpm), la del nodo A-V suele estar entre 40 y 60 lpm, mientras

¡!
que la del sistema de Purkinje es inferior a 40 lpm.
Recuerda
En la fase 0 entra Na+ rápido y se despolariza; en la fase 1 y 2 de meseta
5.2.2. Excitabilidad y conducción cardíaca entra Ca2+; en la 3 sale K+ de la célula repolarizándose y al final vuelve a la
normalidad entrando de nuevo el K+.
El interior de las células cardíacas es electronegativo, mientras que el exterior
es positivo, de tal manera que se establece un potencial de membrana de
reposo de –80 a –100 mV. Este potencial negativo es mantenido por la acción
de una bomba sodio ATPasa-dependiente: del interior celular saca tres iones 5.2.3. Bases celulares de la contracción cardíaca
Na+ e introduce dos iones K+, del tal modo que el Na+ está muy concentrado
en el exterior celular y poco en el interior, mientras que al K+ le sucede lo con- El tejido miocárdico está constituido por células de músculo estriado, for-
trario, posee alta concentración intracelular y escasa extracelular. mado por fibrillas de disposición en paralelo. Cada fibrilla tiene estructu-
ras que se repiten en serie, las sarcómeras, consideradas la unidad de con-
Para que las células musculares cardíacas se contraigan necesitan un impulso tracción muscular. Estas sarcómeras contienen filamentos finos y gruesos:
eléctrico que es originado en unas células especializadas, las células marcapa- • Filamentos finos: formados principalmente por dos moléculas de ac-
sos, en las que existe una despolarización espontánea. Además, estas células tina. También contienen tropomiosina y troponina. En reposo, la tro-
musculares cardíacas poseen la propiedad de ritmicidad que comparten con pomiosina impide la interacción de actina y miosina.
neuronas y células musculares lisas tomando como base la actuación de las • Filamentos gruesos: compuestos principalmente por moléculas de
bombas Na+/K+, en especial de esa entrada espontánea de Na+ que comienza miosina.
la despolarización (EIR 04-05, 13). Dentro de este proceso de despolariza-
ción, existe unas fases que son las que se detallan seguidamente (Figura 41): En el microscopio se alternan bandas oscuras (A) y bandas claras (I). En las
bandas A hay filamentos finos y gruesos, mientras que en las bandas I sólo
hay filamentos finos. En el centro de cada banda I hay una línea oscura,
la línea Z, zona de unión de los filamentos finos de una sarcómera y otra.
Por tanto, una sarcómera estará limitada por dos líneas Z. En el centro de
la banda A hay una línea, la línea M, hacia la que se orientan las partes
globulares de la miosina (véase Figura 20, Tema 3).

Durante la contracción, la longitud de los filamentos no varía. Los fila-


mentos de actina se deslizan hacia el centro de la banda A, de tal modo
que ésta no se modifica durante la contracción, mientras que la banda
I se acorta, aproximándose de este modo las líneas Z (lo que supone el
acortamiento de las sarcómeras).

Para la interacción de actina y miosina es imprescindible la participación


del calcio y del ATP. El calcio se une a la troponina C, cambiando la confi-
guración de la tropomiosina y permitiendo la interacción actina-miosina.
El ATP es necesario no sólo para dicha interacción, sino también para la
disociación de actina y miosina (relajación muscular).

Figura 41. Fases del potencial de acción cardíaco


5.2.4. Mecanismos de contracción cardíaca
• Cuando el potencial de membrana disminuye hasta un “potencial um- Para comprender la contracción cardíaca es importante tener claros los
bral” de unos –60 mV, en las células marcapasos se abren unos canales siguientes conceptos:
rápidos de sodio, que por difusión facilitada permiten la entrada de • Volumen telediastólico (VTD): es el volumen ventricular al final de la
grandes cantidades de sodio, invirtiéndose el potencial de membrana diástole, justo antes de la contracción ventricular (aproximadamente
(se hace positivo). Ésta es la fase 0 del potencial de acción o fase de 110-120 ml). Depende de la precarga, del tiempo de diástole (si se
despolarización rápida. acorta la diástole, disminuye el VTD) y de la distensibilidad ventricular.
• Las fases 1 y 2, también llamadas de meseta, se caracterizan por una • Volumen de eyección, sistólico o volumen latido (VS): es el volumen
salida de K+ del interior celular y una entrada lenta de Ca2+ al interior que bombea el ventrículo en cada latido (aproximadamente 70 ml).

39
Manual CTO de Enfermería, 6.ª edición

• Volumen telesistólico (VTS): se define como el volumen que queda 5.2.5. Hemodinámica
en cada ventrículo al final de la sístole, tras la eyección ventricular (VTS
= VTD – VS) (aproximadamente entre 40-50 ml). Para que todos los componentes del organismo tengan un aporte ade-
cuado de sangre, es necesario que existan mecanismos de regulación del
También es necesario conocer la ley de Frank-Starling: la tensión desarro- flujo sanguíneo. Como el sistema vascular es un circuito cerrado con un
llada por una fibra muscular al contraerse está en relación directa con la volumen de sangre constante, cuando un órgano necesite más aporte de
longitud inicial de la fibra (determinada por el VTD, es decir, cuanto más lle- sangre, será necesario disminuir el flujo en otros compartimentos.
no esté el ventrículo, con más fuerza se contraerá), hasta llegar a un límite a
partir del cual aumentos de la longitud inicial de la fibra no conseguirán in- Se denomina gasto cardíaco (GC) al volumen de sangre que bombea el
crementar la fuerza contráctil de la misma, sino disminuirla. Esta ley relacio- corazón en un minuto. En un adulto sano es de aproximadamente 5 l/min.
na la precarga (longitud) con el volumen sistólico de eyección (Figura 42). El gasto cardíaco variará en función del nivel de metabolismo que realice
el organismo. En situaciones de esfuerzo intenso y prolongado se puede
llegar a un gasto cardíaco de hasta 30 l/min.
Fuerza
contracción El gasto cardíaco depende directamente del volumen de sangre que llega
(GC)
Normal al corazón, el retorno venoso (EIR 09-10, 102), así como de la presión que
ejerce la circulación vascular sistémica y pulmonar, las resistencias periféri-
Inotrópicos cas. Cualquier patología que produzca una disminución en el retorno ve-
Insuficiencia noso provocará una reducción del gasto cardíaco, momento en el que se
cardíaca pondrán en marcha los mecanismos de regulación.

Existen dos factores que permiten modificar el gasto cardíaco:


Longitud (VTD) • Sistema nervioso vegetativo: la estimulación simpática provocará un
incremento del gasto cardíaco mediante el aumento de la frecuencia
Figura 42. Ley de Frank-Starling
cardíaca (taquicardia), mientras que el influjo del parasimpático (ner-
vio vago) ocasionará una disminución del gasto cardíaco al reducir la
Por tanto, el volumen sistólico de eyección dependerá de: frecuencia cardíaca (bradicardia).
• La precarga (o longitud del músculo al inicio de la contracción): este • Grado de contracción miocárdica: el gasto cardíaco máximo que pue-
término puede equipararse al VTD. La precarga, a su vez, se verá regu- de ofrecer el miocardio sin estar estimulado por el sistema nervioso ve-
lada por: getativo es de unos 10 a 13 l/min. Se ha definido que el gasto cardíaco
-- Volemia total (disminuida en hemorragias, deshidrataciones, etc.). basal es de unos 5 l/min, lo que significa que el miocardio no utiliza todo
-- Retorno venoso (dificultado por la venodilatación, la bipedesta- su poder de contracción en condiciones basales e indica que la cantidad
ción, el aumento de presiones intratorácicas e intrapericárdicas; citada anteriormente corresponde en realidad al retorno venoso basal.
facilitado por el decúbito, la actividad muscular, el aumento del
tono venoso que se produce, por ejemplo, con las respiraciones El gasto cardíaco se calcula multiplicando el volumen sistólico por la fre-
profundas, etc.). cuencia cardíaca (EIR 03-04, 107). El índice cardíaco es el gasto cardíaco
-- Contracción auricular: como se verá en el ciclo cardíaco, la con- por cada metro de superficie corporal, oscilando sus valores entre 2,5 y
tracción auricular colabora en el llenado ventricular. Situaciones 3,5 l/min/m2 aproximadamente. Este parámetro permite determinar de
que disminuyen dicha colaboración son la fibrilación auricular, la forma fiable si el gasto es adecuado para las necesidades corporales (por
disociación AV, etc. ejemplo, en los niños).

• La contractilidad miocárdica: es la capacidad intrínseca del corazón


para contraerse y bombear la sangre independientemente del VTD.
Ésta aumenta con la acción de los inotrópicos positivos (catecolami-
nas, simpaticomiméticos, digitálicos) y disminuye con la acción de los
inotrópicos negativos (antagonistas del calcio, β-bloqueantes, etc.) y
en situaciones como la hipoxia, la acidosis, la hipercapnia…
• La poscarga cardíaca (EIR 03-04, 33): equivale a la tensión de la pared
del ventrículo izquierdo durante la eyección. Según la ley de Laplace, la
tensión de la pared es directamente proporcional a la presión intraven-
tricular y al radio de la cavidad, e inversamente proporcional al grosor
de la pared. La presión intraventricular está directamente relacionada
con la presión aórtica y las resistencias arteriales periféricas (el ventrícu-
lo izquierdo debe vencer la presión aórtica durante la eyección).

¡! Recuerda
La precarga se relaciona con el VTD y la tensión de la fibra muscular a
través de la ley de Frank-Starling, mientras que la poscarga equivale a la
presión sistólica y se rige por la ley de Laplace.
Figura 43. Esquema del gasto cardíaco

40
TEMA 5. Aparato cardiocirculatorio AF

5.2.6. Ciclo cardíaco • Segundo ruido (S2): se escucha durante la diástole. Corresponde al
cierre de las válvulas semilunares.
Para que la sangre pueda distribuirse correctamente por la circulación
sistémica y pulmonar, es necesario que exista una sincronización en la Aparte de los ruidos cardíacos normales, pueden auscultarse otros en
contracción-relajación de las diferentes cámaras cardíacas. Se denomina situaciones patológicas. También es posible auscultar soplos sistólicos
sístole a la contracción del músculo cardíaco, y diástole, a la relajación de o diastólicos producidos por la vibración secundaria a un flujo sanguí-
éste, momento en el que el corazón se llena de sangre. neo turbulento. Éstos pueden ser fisiológicos (juventud, etc.) o pato-
lógicos.
La sístole ventricular es el periodo del ciclo cardíaco que va desde el cierre
de las válvulas auriculoventriculares, hasta el de las válvulas sigmoideas,
incluyéndose dentro de este periodo la eyección ventricular. Tras el cierre
de las válvulas A-V, y antes de la apertura de las válvulas sigmoideas, se 5.3. Anatomía del sistema circulatorio
produce un aumento de presión intraventricular sin modificación del vo-
lumen de sangre intraventricular (periodo de contracción isovolumétrica
o isométrica). El aparato circulatorio se encarga básicamente del transporte de oxígeno
y de nutrientes a los tejidos y del transporte de CO2 y diferentes desechos
Cuando la presión intraventricular supera la presión de la aorta y de la metabólicos celulares para su posterior eliminación. También participa
arteria pulmonar, se produce la apertura de las válvulas sigmoideas y co- en la regulación de la temperatura corporal, así como en la distribución
mienza el periodo de eyección ventricular, inicialmente rápido (el 70% del de moléculas, como por ejemplo, las hormonas o los diferentes compo-
vaciamiento tiene lugar en el primer tercio del periodo de expulsión) y nentes del sistema inmunitario. Está formado por dos sistemas: el sistema
después lento (el 30% restante). La válvula aórtica se abre después y se vascular sanguíneo y el sistema vascular linfático.
cierra antes que la válvula pulmonar.
El sistema vascular sanguíneo está constituido por un doble circuito
Tras la eyección ventricular, cuando la presión de la aorta y de la arteria cerrado, a través del cual discurre la sangre bombeada por el corazón. El
pulmonar supera la ventricular, tiene lugar el cierre de las válvulas sigmoi- sistema arterial distribuye la sangre procedente del corazón hasta llegar
deas, poniendo fin al periodo de sístole y dando comienzo al de diástole. a nivel de los capilares, donde se produce el intercambio de sustancias
Desde que se cierran las válvulas sigmoideas hasta que se abren las válvu- entre la célula y la sangre, y de los alvéolos pulmonares, punto en el que se
las A-V, el volumen de sangre en el ventrículo no varía (periodo de relaja- realiza el intercambio de gases con el exterior. A partir de aquí, el sistema
ción isovolumétrica). Cuando la presión en los ventrículos se hace inferior venoso se encargará del retorno de la sangre al corazón.
a la de las aurículas, se produce la apertura de las válvulas tricúspide y mi-
tral, comenzando la fase de llenado ventricular, que consta de una fase de El circuito por el que la sangre pasa del corazón a los pulmones, a través de
llenado rápido, seguida de una de llenado lento, y terminando con la fase las arterias pulmonares, para ser oxigenada, y de los pulmones al corazón,
de llenado por contracción auricular. En el momento en el que la presión in- por medio de las venas pulmonares, se denomina circulación menor o
traventricular supera la auricular, se cierran las válvulas A-V y da comienzo circulación pulmonar. Se trata de un circuito de baja presión. El circuito
un nuevo ciclo (Figura 44). por el que la sangre oxigenada sale del corazón, a través de la arteria aor-
ta, para distribuirse a los diferentes tejidos, y la sangre pobre en oxígeno
que retorna al corazón, desde los tejidos periféricos (a través de las venas
cavas), se conoce como circulación mayor. Se trata de un circuito de alta
presión.

5.3.1. Sistema arterial


La arteria aorta se divide en tres porciones: ascendente, transversa o caya-
do y descendente. Como se ha explicado, de la porción ascendente de la
aorta nacen las arterias coronarias. Del cayado de la aorta surgen el tronco
arterial braquiocefálico derecho (que posteriormente se divide en arteria
carótida común derecha y arteria subclavia derecha), arteria carótida co-
mún primitiva o izquierda y arteria subclavia izquierda. Así, estas arterias
son responsables de la vascularización de la cabeza, del cuello y miembros
Figura 44. Esquema del ciclo cardíaco superiores.

Es importante señalar que, con el aumento de la frecuencia cardíaca, exis- Las arterias carótidas comunes se dividen en sus dos ramas, interna y ex-
te una mayor disminución del tiempo de diástole que del de sístole. terna a nivel del triángulo carotídeo del cuello. La carótida interna no da
ramas para el cuello, introduciéndose en el cráneo por el agujero carotí-
Ruidos o tonos cardíacos deo, por lo que sus ramas más importantes son la arteria oftálmica, la ce-
rebral anterior y la cerebral media. La carótida externa proporciona ramas
Al auscultar el corazón, se pueden oír dos ruidos que se producen durante para el cuello y la cara, siendo extracraneal (con la excepción de la arteria
el ciclo cardíaco. El primer ruido es sistólico y el segundo es diastólico. meníngea media, que se introduce en el cráneo por el agujero redondo
• Primer ruido (S1): aparece durante la sístole. Corresponde al cierre menor). Entre las ramas de la carótida externa se encuentran la arteria fa-
violento de las válvulas auriculoventriculares. cial, la temporal superficial y la arteria maxilar.

41
Manual CTO de Enfermería, 6.ª edición

Las arterias subclavias dan tres arterias importantes para la vasculariza- moral se relaciona con la arteria poplítea, que posteriormente se divi-
ción del cuello y de la cara: la arteria vertebral (penetra en el cráneo por el dirá en las arterias tibial anterior y posterior.
agujero magno y se une a la arteria vertebral contralateral para dar lugar
a la arteria basilar), el tronco tirocervical (con la arteria tiroidea) y el tronco
costocervical. La arteria subclavia también da origen a la arteria mamaria
interna y a la arteria dorsal de la escápula. La subclavia se continúa por la A. carótida común derecha
A. subclavia
arteria axilar para vascularizar el miembro superior, arteria de la que parte izquierda
la arteria humeral, que se dividirá en arteria radial y cubital (Figura 45).

A. subclavia A. carótida
derecha común
izquierda

Tronco arterial
braquiocefálico
derecho Arco
aórtico

Tronco celíaco
con ramas
gástricas
izquierda,
hepática
A. mesentérica
y esplénica
superior

A. renales
A. gonadales
A. ilíaca
interna derecha A. mesentérica
inferior

A. ilíaca
común
izquierda
A. ilíaca
externa derecha

Figura 45. Relaciones de la arteria aorta


A. sacra media A. femoral izquierda
La aorta descendente, en su porción torácica, da lugar a las arterias bron-
Figura 46. Anatomía de la arteria aorta y sus ramas
quiales, las esofágicas, las pericárdicas, las mediastínicas y las diafragmá-
ticas. En su porción abdominal, la aorta tiene como ramas principales el
tronco celíaco, la mesentérica superior e inferior y las arterias renales y
suprarrenales medias (Figura 46). 5.3.2. Sistema venoso
• Tronco celíaco: éste a su vez tiene como principales ramas las arterias
gástrica izquierda, hepática y esplénica. Es posible distinguir tres grandes grupos de venas: pulmonar, sistémico y
• Arteria mesentérica superior: irriga la totalidad del intestino delgado portal (Figura 47):
si se exceptúa la porción alta del duodeno. También irriga el ciego, el • Las venas pulmonares llevan la sangre oxigenada desde los pulmo-
colon ascendente y una parte importante del transverso. En su origen, nes hasta el corazón.
puede salir de la aorta junto con el tronco celíaco. • Dentro de las venas sistémicas se pueden diferenciar a su vez:
• Arteria mesentérica inferior: riega aproximadamente la mitad iz- -- Las venas que desembocan y drenan en el corazón (seno coro-
quierda del colon transverso, la totalidad del colon descendente, el nario, venas cardíacas anteriores y venas cardíacas mínimas o de
colon sigmoide y el recto. Se origina 3 o 4 cm por encima de la bifurca- Thebesio).
ción de la aorta abdominal en las arterias ilíacas primitivas. -- Las venas que recogen la sangre de las extremidades superiores,
bien del sistema venoso profundo acompañando a las arterias y
La aorta abdominal se divide en las arterias ilíacas primitivas, derecha e con nomenclatura según el hueso por el que pasan (vena radial,
izquierda, a la altura de la cuarta vértebra lumbar, que a su vez lo hacen en vena humeral y vena axilar) como del sistema venoso superficial
las ilíacas internas y externas. con la vena mediana a nivel del codo en su cara ventral, la vena
• Las arterias ilíacas internas o hipogástricas dan lugar, entre otras, a basílica por la zona interna del brazo y la vena cefálica anterior y
la arteria pudenda interna, las arterias glúteas (inferior y superior), la superior a la basílica drenan en vena subclavia y ésta junto con la
arteria vaginal, la arteria urinaria, la arteria obturatriz, las arterias pro- vena yugular interna forma el tronco braquiocefálico venoso que
funda y dorsal del pene, etc. acaba desembocando en la vena cava superior (EIR 04-05, 10). Las
• Las arterias ilíacas externas van a continuarse con la arteria femoral venas torácicas también desembocan en la vena cava superior. De
para dar la vascularización a los miembros inferiores. Esta arteria fe- entre las torácicas destacan la vena hemiácigos y la ácigos. La pri-

42
TEMA 5. Aparato cardiocirculatorio AF

mera se inicia a la izquierda y suele acabar desembocando en la A lo largo del trayecto de los vasos linfáticos mayores se localizan unos
vena ácigos; la segunda nace en el lado derecho del tórax y termi- cúmulos de tejido linfático, los ganglios linfáticos, donde se vierten a la
na desembocando en la vena cava superior. circulación las células del sistema inmunitario y los anticuerpos.

Se encuentran vasos linfáticos en todos los tejidos, excepto en el SNC,


el cartílago, el hueso, la médula ósea, el bazo, el timo, la placenta y los
dientes.

Figura 48. Circulación linfática

5.4. Circulación fetal


Figura 47. Anatomía del sistema venoso
Durante el embarazo, el sistema circulatorio fetal no funciona como lo
hace después del nacimiento. Las grandes diferencias entre la circulación
-- Las venas que recogen la sangre de las extremidades inferiores, fetal y la del adulto vienen condicionadas por el hecho de que en el feto el
del abdomen y de la pelvis acaban drenando en la vena cava in- intercambio gaseoso se realiza en la placenta y no en el pulmón, existien-
ferior. A la misma llegan las venas ilíacas primitivas, la femoral, la do además una serie de cortocircuitos fisiológicos que aseguran un mayor
safena mayor o interna y la menor o externa que recoge el retorno aporte sanguíneo a los órganos vitales para el feto (placenta, corazón, ce-
venoso de las extremidades inferiores, las venas renales, las supra- rebro, suprarrenales) (Figura 49):
rrenales, las hepáticas, etc. • El feto se encuentra conectado por el cordón umbilical a la placenta,
órgano que se desarrolla e implanta en el útero de la madre durante
• Sistema portal hepático (véase el Apartado 8.6.1). el embarazo.
• A través de los vasos sanguíneos del cordón umbilical, el feto recibe de
la madre la nutrición, el oxígeno y las funciones vitales indispensables
5.3.3. Sistema vascular linfático para su desarrollo mediante la placenta.
• Los productos de desecho y el dióxido de carbono del feto se envían
El sistema vascular linfático drena de forma pasiva el exceso de líquidos al sistema circulatorio de la madre mediante el cordón umbilical y la
que se encuentra en el espacio extracelular y lo devuelve al sistema vascu- placenta para su eliminación.
lar sanguíneo mediante el sistema venoso (Figura 48). El fluido que contie- • La sangre de la madre ingresa al feto a través de la vena umbilical,
nen los vasos linfáticos se denomina linfa. Los colectores linfáticos acaban que desemboca en el hígado pero un 50% de su flujo se desvía a la
drenando la linfa al sistema venoso a través del conducto torácico (en el vena cava inferior a través del conducto venoso de Arancio, desde
lado izquierdo del tórax) y del conducto linfático derecho. Ambos desem- el que llega a la cava inferior, una vena principal conectada al co-
bocan, a nivel cervical, en las venas subclavias. razón.

43
Manual CTO de Enfermería, 6.ª edición

El recorrido de la circulación fetal es como sigue: del ventrículo derecho


(VD) la sangre pasa a la arteria pulmonar (AP) y desde ésta a través del
conducto arterioso (PCA) llega a la aorta descendente (Ao) y a través de
las arterias umbilicales (Au) va a la placenta, donde se oxigena. Desde la
placenta, por medio de las venas umbilicales (VU), la sangre llega a la cava
inferior del feto (VCI) y a la aurícula derecha (AD), lugar en el que existe
un flujo preferencial hacia la aurícula izquierda (AI) a través del foramen
oval permeable (FO). De la AI pasa al ventrículo izquierdo (VI) y a la aorta
ascendente (Ao Asc), llegando de esta manera la sangre más oxigenada al
cerebro. La vena cava superior (VCS) retorna la sangre hacia la AD y la VD
con lo que se cierra el circuito.

5.4.1. Circulación de la sangre


despúes del nacimiento

Las primeras aspiraciones de aire del recién nacido al momento de nacer


cambian la circulación fetal. Se envía una mayor cantidad de sangre a los
pulmones para recoger oxígeno.
• Al dejar de utilizarse, el ductus arteriosus (la conexión normal entre la
aorta y la válvula pulmonar) comienza a secarse y a cerrarse.
• La circulación en los pulmones aumenta y una mayor cantidad de san-
gre fluye dentro de la aurícula izquierda del corazón, aumentando la
presión. Esta mayor presión produce el cierre del foramen oval y se
inicia la normal circulación de la sangre.

5.5. Estructura
de los vasos sanguíneos

Todo el sistema circulatorio tiene una estructura básica común: las capas
Figura 49. Circulación fetal
que componen las paredes de los vasos. Así, se distinguen tres capas (Fi-
gura 50):
Dentro del corazón fetal: • Endotelio o túnica íntima: capa más interna, en contacto con los flui-
• La sangre ingresa a la aurícula (también llamada “atrio”) derecha, la ca- dos.
vidad superior derecha del corazón. La mayor parte de la sangre fluye • Capa muscular media o túnica media: formada por capas concéntri-
al lado izquierdo a través de una abertura fetal especial entre las aurí- cas de músculo liso de grosor variable. Inexistente a nivel capilar. La
culas izquierda y derecha, denominada foramen oval. capa media de mayor grosor se encuentra en el miocardio. El flujo san-
• La sangre pasa luego al ventrículo izquierdo (cavidad inferior del cora- guíneo estará altamente influenciado por las variaciones de actividad
zón) y a la aorta (la gran arteria que viene del corazón). de esta capa.
• Desde la aorta, la sangre se envía a la cabeza y a las extremidades su- • Capa externa o túnica adventicia: revestimiento de tejido conjuntivo
periores. Después de circular allí, regresa a la aurícula derecha del co- que envuelve a la túnica media. A este nivel se localiza la microcircu-
razón a través de la vena cava superior. lación que nutre a la pared de los vasos, denominada vasa vasorum.
• Aproximadamente un tercio de la sangre que ingresa a la aurícula de-
recha no fluye a través del foramen oval sino que permanece en el Se puede dividir el aparato circulatorio en un sistema macrovascular, com-
lado derecho del corazón, pasando finalmente a la arteria pulmonar. puesto por el corazón, las arterias y las venas visibles, y un sistema mi-
crovascular, formado por arteriolas, capilares y vénulas. El sistema arterial
Además del foramen oval y del conducto venoso de Arancio, existe otro se denomina de altas presiones (120-180 mmHg) y el sistema venoso de
cortocircuito fisiológico en el feto, el ductus arteriosus. Éste deriva la bajas presiones (40-45 mmHg).
sangre de la arteria pulmonar a la aorta a través del ductus, que no es
más que un vaso sanguíneo que las conecta. Debido a que la placenta Las arterias son estructuras que tienen que soportar mucha presión en sus
cumple la tarea de intercambiar oxígeno (O2) y dióxido de carbono (CO2) paredes, por ello poseen una capa muscular gruesa y, sobre todo, una capa
a través del sistema circulatorio de la madre, los pulmones del feto no elástica. A medida que va disminuyendo el calibre de las arterias, llega un
se utilizan para respirar. En lugar de permitir que la sangre fluya a los momento en que la capa media arterial es capaz de regular el flujo san-
pulmones para recoger oxígeno, pasando luego al resto del cuerpo, la guíneo mediante mecanismos de contracción-relajación, lo que sucede a
circulación fetal deriva (pasa por alto) la mayor parte de la sangre lejos nivel de las arteriolas. En los capilares, la capa llega a ser unicelular, dejando
de los mismos. algunos espacios por donde se produce el intercambio de diferentes sus-

44
TEMA 5. Aparato cardiocirculatorio AF

tancias; a este nivel, el flujo sanguíneo es extremadamente lento y es aquí,


en los capilares distales, donde se observa la capacidad del sistema cardio-
vascular para rellenar la sangre que se ha extraído, valorando la perfusión
¡! Recuerda
Un sistema de vasos porta se caracteriza por ser un conjunto de vasos
del lecho capilar, lo que se denomina tiempo de llenado capilar y que es incluido entre los dominios capilares.
normal cuando se encuentra entre 2 s o menos, siendo patológico si al pre-
sionar sobre el lecho ungeal de un dedo y vaciar la sangre de los capilares,
al soltar se tarda más de 2 s en rellenarse. Ejemplos de patologías a las que Un ejemplo de sistema porta venoso lo constituye la vena porta. Esta vena
se asocia el retraso en el llenado capilar serían la disminución del gasto está formada por la unión de la vena mesentérica superior y la vena es-
cardíaco por hipovolemia que conlleva disminución de la presión capilar, la plénica de manera constante. Esta unión de vasos está sometida a nu-
hipoxia, los aumentos de las resistencias vasculares periféricas y cualquier merosas variables, sobre todo en lo que a la desembocadura de la vena
alteración en el flujo arterial de la extremidad (EIR 08-09, 26). mesentérica inferior se refiere: en algunos casos puede drenar en la vena
mesentérica superior, en la vena esplénica (formando el tronco espleno-
mesentérico o esplenomesalaico), en la zona de unión de la mesentérica
Túnica íntima superior y de la esplénica o directamente en la vena porta. Así, y a modo
de síntesis, es posible afirmar que la vena porta está constituida por la
unión de dos venas constantes, la mesentérica superior y la esplénica, y
Endotelio
de dos venas variables en su terminación, la vena mesentérica inferior y la
vena gástrica izquierda (o coronaria estomáquica). La vena porta lleva la
Elástica interna sangre proveniente del tubo digestivo hasta el hígado, donde se ramifica
en un sistema de sinusoides (lagunas venosas), que forman otra red capi-
lar. Desde los sinusoides hepáticos, la sangre es llevada mediante sistemas
venosos hacia la vena cava y de ahí al corazón. Como consecuencia de
ello, los nutrientes absorbidos en el tubo digestivo entran en contacto di-
recto con las células hepáticas antes de ser distribuidos por el organismo
mediante la circulación general. En la glándula hipófisis se encuentra otro
sistema porta venoso.
Túnica media
Un ejemplo de sistema porta arterial se localiza en los riñones, donde los
corpúsculos renales contienen un ovillo de capilares enrollados y anasto-
Túnica adventicia mosados, denominado glomérulo.

Adipocito ¡! Recuerda
Ejemplos de sistema porta:
·· Arterial: en los riñones.
Figura 50. Capas histológicas de un vaso ·· Venoso: vena porta.

La sangre retorna por las vénulas, que carecen de capa muscular. Las ve-
nas más grandes poseen alguna célula muscular en su capa media, pero
esto no les permite realizar una contracción de la pared vascular. Algunas 5.6.2. Anastomosis arteriovenosas
venas de mayor diámetro, sobre todo las que circulan en sentido antigra-
vitatorio, poseen en su luz una serie de valvas para evitar el flujo retrógra- Además de existir la red capilar normal, se encuentran uniones arterio-
do de la sangre. El diámetro de los vasos venosos es mayor que el de las venosas de mayor calibre, que permiten el paso directo de la sangre de
arterias, si se los compara a un mismo nivel de flujo. arteria a vena, que poseen una gran capa de músculo liso. La estimulación
por el sistema simpático produce una fuerte contracción de la arteriola,
llegando a cerrar la luz completamente; entonces la sangre pasará por los
capilares. Si se requiere más sangre en otras partes del organismo, la ar-
5.6. Órganos y estructuras teriola se relajará, permitiendo el paso directo de sangre hacia el sistema
venoso. Estos sistemas arteriovenosos son de gran utilidad para la regula-
vasculares especiales ción del flujo sanguíneo.

5.6.3. Glomus carotídeo


5.6.1. Sistema de vasos porta
El glomus carotídeo es una pequeña estructura ubicada en la división
Existen ciertas regiones del organismo donde la estructura microvascular de la arteria carótida primitiva; se trata de un quimiorreceptor que se
normal, la red capilar que comunica las arteriolas con las vénulas, está mo- estimula ante la falta de oxígeno. Una disminución en la concentración
dificada como resultado de la adaptación a las necesidades funcionales de O2 desencadena, por reflejo, una hiperventilación. El glomus también
especiales de la zona en cuestión. Los sistemas de vasos porta se caracte- reacciona ante aumentos de la concentración de CO2 y disminución del
rizan por ser un conjunto de vasos incluido entre los dominios capilares. pH sanguíneo. El estímulo del glomus se transmite al SNC mediante el IX
Un sistema porta puede estar formado por venas y arterias. par craneal.

45
Manual CTO de Enfermería, 6.ª edición

5.7. Mecanismos de regulación cia vascular sistémica. Es un indicador útil para determinar de forma no
invasiva la capacidad del organismo para mantener el gasto cardíaco.
de la presión arterial
Se denomina hipotensión arterial cuando el valor de la presión arterial sistó-
lica es menor de 80 mmHg, y se conoce como hipertensión arterial los valo-
Para que la sangre se distribuya homogéneamente por todas las partes res que se encuentran por encima de 140 mmHg (sistólica) y/o 90 mmHg
del organismo es necesario que exista un gradiente de presiones. El sis- (diastólica) (aunque esto puede variar en función de la edad y el sexo).
tema arterial es un circuito de altas presiones. El sistema venoso trabaja a
bajas presiones. Existen dos tipos de mecanismos de regulación de la presión arterial:
• Regulación rápida: mediada por el sistema nervioso vegetativo.
El control de la presión arterial en los vasos sanguíneos está localizado -- Barorreceptores aórticos y carotídeos: detectan el aumento de
a nivel de las arteriolas (vasos de mediano calibre), lo que es debido a la presión.
gran capacidad de contracción-relajación que tiene su pared muscular. -- Quimiorreceptores carotídeos: localizan la disminución de los
Teniendo en cuenta que las arteriolas pueden modificar el volumen de niveles de O2.
sangre que pasa por ellas, contrayéndose o dilatándose, no es difícil com- -- Quimiorreceptores centrales: situados en el bulbo raquídeo.
prender que pequeños cambios de presión a nivel de un grupo concreto
de arteriolas provocarán modificaciones significativas de la presión arte- • Regulación a largo plazo: se realiza fundamentalmente en el riñón me-
rial (EIR 06-07, 13-M4CV). diante el sistema renina-angiotensina-aldosterona, mecanismo que se
explicará en el Tema 9. Aparato urinario.
La presión arterial se mide en mmHg. El término presión sanguínea sig-

¡!
nifica la fuerza ejercida por la sangre contra cualquier unidad de área de la
pared del vaso. El valor de presión arterial media en el adulto joven y sano Recuerda
oscila entre los 90 y 100 mmHg. Los mecanismos de regulación de la presión arterial son:
·· Rápido: mediado por el SNV.
La presión de pulso o diferencial (diferencia entre presión sistólica y dias- ·· A largo plazo: se realiza fundamentalmente por el riñón.
tólica) refleja el volumen sistólico, la velocidad de expulsión y la resisten-

46
01
6.1. Tejido linfático. Órganos linfoides TEMA

6
Las células del sistema inmunitario, especialmente los linfocitos, se encuentran en la sangre y en la linfa
(además del tejido conjuntivo y los epitelios) en forma aislada, aunque pueden aparecer como masas den-
sas en el tejido conjuntivo, formando el tejido linfoide o linfático. Algunos órganos, los órganos linfoides,
están formados básicamente por tejido linfático. Los principales órganos linfoides son:
• Timo: órgano situado a nivel retroesternal, ventral a la salida de los grandes vasos. Es el primer órgano
linfoide que aparece, aumentando a lo largo de la vida fetal hasta la pubertad, momento a partir del cual
empieza a involucionar. En su interior maduran los linfocitos T (timodependientes) que participan en
el control de la inmunidad celular. Participan directamente en los mecanismos de rechazo de órganos
trasplantados.
Órganos
• Ganglios linfáticos: dispuestos a lo largo de los grandes vasos arteriovenosos regionales en forma de
grupos ganglionares en número variable de 15 a 20. El sistema linfático tiene un aspecto similar a pe-
linfoides.
Sistema
queños riñones de 0,5 a 1 cm, que histológicamente presentan una corteza, médula y unos folículos
donde se encuentran los linfocitos. Se encargan del almacenamiento y de la producción de linfocitos B,
T y de anticuerpos.
• Bazo: órgano linfoide localizado en la cavidad abdominal alta, bajo el diafragma izquierdo, que está
envuelto por una cápsula. Los linfocitos que se encuentran en su pulpa, en la mayoría linfocitos B, sólo inmunitario
pueden entrar por la circulación sanguínea mediante la arteria y vena esplénica. Su función es la de
limpiar la sangre de células sanguíneas dañadas o viejas y de partículas extrañas.

Se pueden localizar acúmulos de tejido linfoide parcialmente encapsulados fuera de los órganos linfoides,
tales como las amígdalas faríngeas o adenoides (vegetaciones) o palatinas como las conocidas anginas o
microscópicas (como en la raíz de la lengua), las placas de Peyer del intestino delgado, los cúmulos nodula-
res del apéndice vermiforme y numerosos nódulos solitarios del tubo digestivo.

¡! Recuerda
Los órganos linfoides son:
· Timo: maduración de linfocitos T.
·
· Ganglios linfáticos: almacenamiento y producción de linfocitos B, T y anticuerpos.
·
· Bazo: retira células sanguíneas dañadas y partículas extrañas.
·
6.2. Mecanismos de defensa del organismo

Ante la amenaza de una invasión por agentes patógenos, el organismo posee las siguientes tres formas de
defenderse: fenómenos de protección de superficies, la respuesta celular inespecífica y la respuesta inmunitaria
específica.

6.2.1. Fenómenos de protección de superficies


Constituyen la primera línea de defensa. La piel ocupa el 6% del cuerpo y es fundamental para man-
tener la vida. Es una barrera relativamente impermeable para la mayoría de gérmenes, exceptuando
aquellas situaciones en las que se produce una solución de continuidad. Las superficies mucosas del or-
ganismo, como la conjuntiva y la cavidad oral, están protegidas por diversas sustancias antibacterianas,
como la lisozima, enzima contenida en la saliva y en las lágrimas. El árbol respiratorio está protegido
por una capa de moco que se renueva constantemente.

Como en la mayoría de superficies mucosas del organismo, el moco lo secretan las células caliciformes.
La existencia de un medio ambiente ácido en el estómago, en la vagina y, en menor grado, en la piel,
inhibe el crecimiento de las bacterias, por eso su cuidado es fundamental en muchos pacientes, entre
ellos los que están en tratamiento de diálisis.

Cuando estos mecanismos no son capaces de evitar la entrada de los gérmenes a los tejidos, se activan los
otros dos mecanismos defensivos.

47
Manual CTO de Enfermería, 6.ª edición

6.2.2. Respuesta celular inespecífica Para activar a los linfocitos T se necesita entregar el Ag mediante unas
células presentadoras de Ag que llevan unas moléculas en su superficie
Las células encargadas de fagocitar a los patógenos que han traspasado que los linfocitos reconocen. Estas glucoproteínas son las moléculas del
una superficie epitelial son los macrófagos y los neutrófilos. Las infeccio- complejo principal de histocompatibilidad (CPH o HLA) y tienen mucha
nes virales inducen, en diversas células del cuerpo, la secreción de una importancia en la compatibilidad de trasplantes.
sustancia antivírica, el interferón, que bloquea la reproducción de los virus

¡!
dentro de las células. El contacto de los patógenos con los tejidos provoca
una respuesta tisular denominada inflamación aguda, de manera que pro- Recuerda
ducirá un aumento del flujo sanguíneo en la zona dañada y la llegada de Los linfocitos B se forman a partir de los linfoblastos en la médula ósea
células fagocíticas desde la sangre. y maduran en el hígado y en el bazo fetales y en la propia médula del
adulto, almacenándose en los ganglios linfáticos y generan la respuesta
inmunitaria humoral.
El sistema del complemento es un sistema funcional de unas 30 proteínas
del suero, que se activan frente a inmunocomplejos (reacciones antígeno- Los linfocitos T, formados también a través de esa célula precursora
anticuerpo) interaccionando entre sí de modo regulado, formando una linfoide en médula ósea, tienen la maduración en el timo y activarán la
cascada enzimática, de manera que permite una amplificación de la res- respuesta inmunitaria celular.
puesta humoral y consigue la lisis celular de los microorganismos o células
patógenas, constituyendo un importantísimo mecanismo efector del sis-
tema inmunitario, puesto que facilita la eliminación del antígeno y genera
una respuesta inflamatoria.
6.3. Tipos de inmunización
Si esta respuesta celular no logra detener la invasión, se activará una se-
rie de mecanismos específicos conocidos globalmente como la respuesta
inmunitaria. Existen dos tipos de inmunización: la inmunización pasiva y la inmuniza-
ción activa:
• Inmunización pasiva: es la transferencia a un individuo de anticuer-
6.2.3. Respuesta inmunitaria específica pos formados en otro. Proporciona una protección bastante rápida,
lográndose unos niveles plasmáticos significativos del Ac transferido a
La principal función del sistema inmunitario es la producción de respues- las 24-48 h (vía intramuscular) o a los pocos minutos (vía intravenosa).
tas específicas para cada tipo de patógeno. La activación del sistema in- La duración del efecto protector contra una enfermedad infecciosa está
munitario incluye el reconocimiento de características propias de los dis- entre 4 y 6 meses. Como ejemplos de inmunización pasiva se tienen la
tintos patógenos, generalmente estas características peculiares de cada inmunoglobulina humana normal, recomendada en la prevención del sa-
patógeno son macromoléculas de superficie específicas, que se denomi- rampión y de la hepatitis A, y las globinas hiperinmunes, utilizadas para la
nan antígenos (Ag). prevención del tétanos, la hepatitis B, la rabia y la varicela (EIR 10-11, 72).
• Inmunización activa: este tipo de inmunización implica la estimulación
Los linfocitos son las unidades funcionales del sistema inmunitario y ex- del propio sistema inmunitario de un individuo mediante la administra-
presan su actividad específica de dos formas. En primer lugar, al activar- ción de microorganismos muertos o vivos atenuados, sus componentes
se los linfocitos B, se transforman en células plasmáticas que producen o sus productos inactivos (toxoides). La protección inducida por la va-
una serie de moléculas proteicas específicas, los anticuerpos (Ac) o in- cuna tarda en establecerse (entre 2 y 4 semanas posvacunación), pero
munoglobulinas (Ig), como respuesta al reconocimiento de un antígeno es de larga duración (varios años). Cada cierto tiempo se administra
específico. Estos Ac se unirán a los Ag específicos para tratar de destruir- una dosis de refuerzo. Como ejemplos de inmunización activa están la
los mediante distintos mecanismos. El mecanismo defensivo debido a la administración de toxoides (preparados acelulares de toxinas tratadas
acción de los anticuerpos producidos por los linfocitos B se denomina con formaldehído) en las vacunas de la difteria y el tétanos, las vacunas
respuesta inmunitaria humoral. Existen cinco tipos de inmunoglobulinas: bacterianas (tos ferina, cólera, tifoidea, tuberculosis) y las vacunas víricas
IgG, IgA, IgM, IgE e IgD (ordenadas cuantitativamente de mayor a menor (polio, sarampión, rubéola, parotiditis, fiebre amarilla, hepatitis B, rabia).
concentración).
En algunas ocasiones, la profilaxis más eficaz contra la enfermedad infec-

¡!
ciosa será la combinación de ambos tipos de inmunización.
Recuerda
Regla nemotécnica de las cinco clases básicas de Ig: GAMDE: IgG, IgA, La inmunidad también se puede clasificar en natural si los anticuerpos
IgM, IgD, IgE. son administrados de forma biológica y natural, o si están creados por el
propio ser humano tras padecer enfermedades, y en artificial si se produ-
cen y administran por el ingenio humano. Como ejemplos es necesario
En segundo lugar, los linfocitos T son activados por los antígenos para recordar los siguientes:
producir una respuesta en la que no se forman Ac, sino que son los mismos • Inmunidad natural pasiva: los anticuerpos recibidos por la madre a
linfocitos T, asociados con los macrófagos, los que actuarán directamente través de la placenta o de la leche materna.
sobre el patógeno en cuestión. Este mecanismo de defensa, mediado por • Inmunidad natural activa: la inmunidad que confiere el padecer en-
los linfocitos T y los macrófagos, se denomina respuesta inmunitaria celu- fermedades.
lar. Existen linfocitos T reguladores, colaboradores o helper y citotóxicos. • Inmunidad artificial pasiva: la administración de gammaglobulinas
ya creadas para una protección rápida.
Aunque las dos respuestas inmunitarias pueden producirse por separado, • Inmunidad artificial activa: el tratamiento con vacunas para la crea-
un mismo patógeno suele activar ambas. ción de inmunidad frente a posibles enfermedades.

48
TEMA 6. Órganos linfoides. Sistema inmunitario AF

¡! Recuerda
Tipos de inmunidad:
La sangre del grupo 0 no tiene antígenos eritrocitarios, pudiendo ser
transfundida al resto de los grupos; en cambio, los sujetos del grupo 0
únicamente pueden recibir sangre de su mismo grupo, ya que contiene
·· Natural: anticuerpos (anti A y B) para los antígenos A y B.
-- Activa.
-- Pasiva.
Las personas con el grupo AB (poseen antígenos A y B) sólo pueden dar
·· Artificial: sangre a individuos del mismo grupo AB (Tabla 1) (EIR 06-07, 12-PT).
-- Activa.
-- Pasiva.
RECEPTOR
0 A B AB
0 OK OK OK OK

6.4. Inmunohematología DONANTE


A X OK X OK
B X X OK OK
AB X X X OK
Las células y las proteínas de la sangre llevan determinantes antigénicos,
OK (compatible) X (incompatible)
producto de genes polimórficos, lo que significa que algunos antígenos
Tabla 1. Compatibilidad de sistema AB0
están presentes en unos individuos y no en otros.

Una transfusión de sangre puede inmunizar al receptor frente a los antíge-


nos del donante de los que carece el paciente. Este fenómeno se conoce Sistema Rh
como aloinmunización. La misma situación se da en el paso transplacen-
tario de células sanguíneas fetales durante el embarazo, produciéndose Este sistema es muy complejo. Los individuos se clasifican en Rh positivos
una aloinmunización de la madre contra antígenos fetales incompatibles o negativos dependiendo de la presencia del antígeno D. Los antígenos
heredados del padre. Rh se encuentran en los eritrocitos.

Los anticuerpos Rh se deben a aloinmunización por transfusión previa o


6.4.1. Sistemas de grupo sanguíneo por inmunización en el embarazo, como ocurre en la enfermedad hemo-
lítica del recién nacido (EHRN) o en la eritroblastosis fetal cuando una ma-
Los antígenos eritrocitarios se distribuyen en sistemas de grupo sanguí- dre Rh negativa tiene un feto Rh positivo.
neo. Los más importantes son los sistemas AB0 y Rh.

Sistema AB0 ¡! Recuerda


La incompatibilidad del grupo AB0 puede afectar a primogénitos. La
Formado por cuatro fenotipos distintos: A, B, 0 y AB. Ordenados de mayor isoinmunización anti-D nunca se da en el primer embarazo.
a menor frecuencia, están el fenotipo 0, el A, el B y el AB.

49
TEMA 01
7.1. Introducción

7
La función del sistema respiratorio es la de mantener un constante intercambio de gases del todo necesario
para la vida. En el mismo se produce el aporte de O2 a los tejidos y la eliminación del CO2 producido por
todas las células del organismo.

Es posible diferenciar dos tipos de respiración: la respiración externa, que es el intercambio de aire con
el exterior, y la respiración interna, donde el intercambio de gases se realiza entre las células y el espacio

Sistema extracelular.

El aparato respiratorio se compone de una serie de conductos por los que el aire tendrá que pasar desde el

respiratorio exterior hasta las pequeñas cavidades pulmonares, los alvéolos pulmonares, lugar en el que el gas será capaz
de difundir y entrar en el torrente sanguíneo. En condiciones normales, el aire se intercambia entre 12 y 15
veces por minuto (frecuencia respiratoria).

Anatómicamente, el tracto respiratorio se divide en tracto respiratorio superior y tracto respiratorio inferior.
El tracto respiratorio superior se compone de nariz o fosas nasales, boca, faringe y laringe. El tracto respi-
ratorio inferior lo forman tráquea, bronquios y pulmones (que comienza a nivel del cartílago cricoides, por
debajo de la laringe).

7.2. Componentes del aparato respiratorio

7.2.1. Tracto respiratorio superior

Fosas nasales

Las fosas nasales están constituidas por una estructura osteocartilaginosa cuya función principal es la de
calentar, humedecer y filtrar el aire que se respira para que llegue a los pulmones en óptimas condiciones.

El vestíbulo nasal es la entrada a las fosas nasales (Figura 51). A este nivel se localiza el primer mecanismo de
filtro aéreo, las vibrisas o pelos. En las paredes laterales de las fosas nasales existen unas eminencias óseas,
los cornetes (inferior, medio y superior), recubiertos de una gruesa capa mucosa que calentará y humede-
cerá el aire inspirado. El hueso que da forma a la estructura nasal es el etmoides de los cornetes superior y
medio. El cornete inferior es un hueso independiente que se ancla a las paredes laterales. El suelo de la ca-
vidad nasal lo constituyen la
porción horizontal del maxilar
superior y el palatino (lámina
horizontal) que, a su vez, sir-
ven de techo de la boca o pa-
ladar duro. El tabique nasal o
pared medial está originado
por la lámina perpendicular
del etmoides, el hueso vómer
y el cartílago septal en la par-
te más anterior.

En la parte superior de las


fosas se encuentra la lámina
cribosa del etmoides, lugar
por el que atraviesan los fi-
letes nerviosos del nervio
olfatorio. La zona posterior
superior del techo la forma el
cuerpo del esfenoides con su
Figura 51. Anatomía de los senos paranasales
seno esfenoidal.

50
TEMA 7. Sistema respiratorio AF

Las aberturas nasales posteriores o coanas, que comunican la cavidad na- El hueso hioides situado en la parte superior al cartílago tiroides es impar,
sal con la porción nasal de la faringe, están separadas entre sí por el vómer, medio y simétrico y se encuentra en el plano anterior del cuello como se
encontrándose limitadas por abajo y a cada lado por el borde posterior de ha estudiado en el Tema 3. Aparato locomotor (Figura 52) y sujeta los mús-
la lámina horizontal del palatino; por arriba, por la base del cráneo, y lateral- culos del suelo de la boca fundamentales para realizar los mecanismos de
mente a cada lado por la lámina pterigoidea medial; las apófisis pterigoideas la deglución.
del hueso esfenoides conforman la pared externa posterior de la fosa nasal.
Laringe
En las fosas nasales se va a drenar el moco producido en unas cavidades
huecas que existen en su interior, los senos paranasales a través de los La laringe es el órgano fibrocartilaginoso suspendido en la línea media del
orificios que se situan en los tres meatos entre los cornetes. Existen ocho cuello, por detrás de la glándula tiroides y por encima del esófago. Está
senos paranasales: dos frontales, dos maxilares, dos etmoidales y dos esfe- formada por una serie de cartílagos que se unen mediante membranas
noidales. Entre las funciones que se les atribuyen destacan la disminución (Figura 53). Hay cartílagos pares e impares:
del peso del cráneo, hacer de caja de resonancia para el habla y, sobre • Impares:
todo, la secreción de moco para lubricar las fosas nasales y calentar así -- Epiglotis: cartílago superior que cierra la vía aérea, a nivel larín-
como limpiar el aire inspirado. geo, cuando se traga.
-- Tiroides: cartílago medio que tiene forma de libro semiabierto. A

¡!
este nivel se localizan las cuerdas vocales.
Recuerda -- Cricoides: cartílago inferior por debajo del cartílago tiroides. A
Los límites de las fosas nasales son: el techo, la lámina cribosa del nivel de su borde inferior (a la altura de C6) se origina la tráquea.
etmoides; el suelo, el paladar duro formado por la porción horizontal del
maxilar superior y el palatino; el límite medial es el tabique nasal que • Pares:
lo forman la lámina perpendicular del etmoides y el vómer, y la pared
-- Aritenoides: en situación superior a la placa del cartílago cricoideo
lateral las celdillas etmoidales de los cornetes superior y medio y el
cornete inferior, los meatos y las apófisis pterigoideas del esfenoides en (parte posterior del cricoides). A cada uno de ellos se le une una
la zona posterior. cuerda vocal verdadera en su parte posterior, llamadas ligamentos
tiroaritenoideos mediales. Las cuerdas vocales se encuentran abier-
tas durante la respiración y cerradas cuando se produce la voz.

Faringe

La faringe se divide en tres partes: nasofaringe, orofaringe e hipofaringe. En


la faringe se encuentra el anillo linfático de Waldeyer, los acúmulos de
tejido linfático encargados de detectar agentes patógenos y de activar el
sistema inmunitario. Estos acúmulos se denominan amígdalas. Hay dos
amígdalas palatinas, dos tubáricas (en la desembocadura de la trompa de
Eustaquio), una amígdala faríngea en la rinofaringe superior o techo (ade-
noides) y unas linguales en la raíz de la lengua.

Figura 53. Esquema de la laringe

7.2.2. Tracto respiratorio inferior

Tráquea

La tráquea es una estructura mediastínica tubular formada por una serie


Figura 52. División de la faringe
de anillos cartilaginosos incompletos (en forma de herradura). En su parte

51
Manual CTO de Enfermería, 6.ª edición

inferior se divide en dos bronquios principales,


uno para cada pulmón, siendo el derecho más
vertical y largo que el izquierdo. Cada bronquio

Generación
se irá ramificando hasta formar los bronquiolos
que terminarán en los conductos alveolares, en
cuyas paredes al final se encuentran los alvéolos.

Pulmones

El pulmón derecho es más grande que el izquier-

Zona de conducción
do, al quedar éste desplazado por el corazón. El
derecho está dividido en tres lóbulos, superior,
medio e inferior. El izquierdo posee dos lóbulos,
superior e inferior.
Tráquea 1-3
Los pulmones están protegidos por una doble
capa serosa denominada pleura. Entre las dos Bronquio
capas de la misma (visceral y parietal) existe un
espacio virtual, ocupado por una pequeña can- Bronquiolo 4-15
tidad de líquido que disminuye la fricción de las
citadas capas. La pleura mantiene una presión
negativa que impide el colapso pulmonar en
la espiración. Si ésta se perfora, el pulmón se
colapsa, dando lugar a la aparición de un neu- Bronquiolo terminal 16
motórax. Entre las dos capas está la cavidad in-
trapleural. Bronquiolo respiratorio
Transición

La función de los pulmones es la de permitir el


Lóbulo

intercambio de gases a través de la membrana


respiratoria de los alvéolos del CO2 que trans- 20-22
porta el hematíe con el oxígeno del exterior.
Acino

Ductos 23
Lobulillo primario
Zona respiratoria

alveolares

7.3. Mecánica
respiratoria
Sacos
alveolares
El proceso de mecánica respiratoria consta de
inspiración, entrada de aire a los pulmones, y Figura 54. Esquema del tracto respiratorio
espiración, expulsión de aire al exterior. La ins-
piración es un proceso activo, facilitado por los músculos inspiratorios. Para que el aparato respiratorio realice bien su función (el intercambio de
El músculo principal de la inspiración es el diafragma, que con su con- gases en el alvéolo) es necesaria la integridad de tres mecanismos:
tracción distiende el tórax, permitiendo la expansión de los pulmones • La ventilación de los espacios aéreos: según el volumen de aire que
(EIR 06-07, 9-M1RE). Existe una serie de músculos accesorios de la inspi- se moviliza en la respiración normal, recordando que no todo el aire
ración, como los intercostales externos, el serrato anterior y los pectorales inspirado interviene en el intercambio, pues habrá que descontar el
mayor y menor. espacio muerto anatómico (150 ml), ocupando la tráquea y los bron-
quios que no se emplean en el intercambio de gases, que debido a
La espiración es generalmente un proceso pasivo, gracias a la elasticidad su menor concentración de O2 y, ya que es el primero en entrar en
pulmonar que permite retornar a su estado de reposo sin necesidad de los alvéolos, disminuye la cantidad de aire fresco que alcanza los al-
que participen los músculos. Sólo en la espiración forzada actuará un con- véolos. Cualquier dispositivo conectado a las vías respiratorias, como
junto de músculos, como los intercostales internos, el triangular del ester- las tubuladuras de los ventiladores o mascarillas aumentará el
nón, los rectos abdominales, los oblicuos abdominales, el transverso abdo- espacio muerto anatómico (EIR 11-12, 102-M1RE) . El espacio
minal y el cuadrado lumbar. La ventilación depende de la elasticidad del muerto fisiológi-co es la combinación del espacio muerto anatómico
pulmón, es decir, de la capacidad de volver a su estado original después y de los alvéolos que por mala perfusión o ventilación no intervienen
de una deformación por una fuerza externa. Esa elasticidad o distensibi- en el intercambio gaseoso.
lidad pulmonar es lo que se conoce como distensibilidad pulmonar y se • La difusión: a través de la membrana alveolocapilar se debe permi-
define como los cambios de volumen producidos por los cambios de presión. tir el intercambio de los gases, mediante la difusión de CO2 y O2. Esta
Cuanto mayor sea la distensibilidad, más alto será el volumen por unidad membrana incluye la pared alveolar con los neumocitos, el intersticio,
de presión. el endotelio de los vasos y finalmente la membrana del hematíe.

52
TEMA 7. Sistema respiratorio AF

• La perfusión: el sistema vascular pulmonar está formado por vasos • Capacidad pulmonar total (CPT): CV + VR. Tiene un valor cercano a
diferentes a la circulación sistémica, con paredes mucho más finas 5.800 ml.
que ofrecen menor resistencia, por lo que las presiones son sensible-
mente más bajas. Las arterias bronquiales, ramas de la arteria aorta, Todos los volúmenes y capacidades pulmonares son un 20-25% menores
irrigan las estructuras de sostén y drenan en las venas pulmonares en mujeres que en hombres. Por lo general, para el cálculo de los volúme-
que llegan a la aurícula izquierda. La perfusión sanguínea del pul- nes estáticos se emplea la espirometría, pero para hallar el VR y, por tanto,
món no es igual en todas partes, ya que las bases están mejor per- la CRF y la CPT, es necesario emplear la pletismografía corporal o la técnica
fundidas. de dilución de helio.

Una adecuada relación entre la ventilación/perfusión determinará las pre- En cuanto a los volúmenes dinámicos o forzados, se miden en una es-
siones parciales de O2 y CO2 que abandonan cada unidad alveolocapilar, pirometría forzada. Tras una inspiración forzada, se espira lo más rápido
mecanismo que se puede comprobar mediante la gasometría arterial y la posible. Estos volúmenes son los siguientes:
pulsioximetría (grado de saturación de la hemoglobina por el O2). • Capacidad vital forzada (CVF): volumen total expulsado en una espi-
ración forzada, tras una inspiración forzada inicial en el menor tiempo
posible.
• Ventilación espiratoria máxima por segundo (VEMS o FEV1): vo-
7.4. Control de la respiración lumen espirado durante el primer segundo de una espiración for-
zada.

La respiración es un fenómeno que se puede llevar a cabo mediante con-


trol voluntario e involuntario. En la protuberancia y en el bulbo raquídeo
se localizan los centros encargados de controlar la respiración de manera
automática. Estos centros detectan los cambios de PCO2, PO2, pH y presión
arterial del sistema circulatorio, activando los mecanismos de compensa-
ción para restablecer el equilibrio gaseoso en sangre. En la bifurcación de
las arterias carótidas se encuentra otro sistema de regulación, el glomus
carotídeo, que se estimula principalmente con los descensos de la PO2
igual que los cuerpos aórticos situados a lo largo del arco aórtico o cayado
de la aorta.

7.5. Exploración
funcional respiratoria
Figura 55. Volúmenes respiratorios

La espirometría es una prueba que consta de una serie de maniobras que


se realizan para poder calcular los diferentes volúmenes pulmonares. Se
lleva a cabo con un espirómetro. Para obtener los volúmenes estáticos
o no forzados se le pide al paciente que respire sin forzar. Los principales 7.6. Valores de las presiones
volúmenes son los siguientes (Figura 55):
• Volumen corriente o tidal (VT): volumen de aire que se moviliza en de los gases de intercambio
una respiración normal, unos 500 ml.
• Volumen de reserva inspiratoria (VRI): diferencia de volumen entre
una inspiración normal y una inspiración forzada, unos 3.000 ml. Los valores de la Tabla 2 corresponden a las presiones parciales de PO2 y
• Volumen de reserva espiratoria (VRE): diferencia de volumen entre PCO2 y se expresan en mmHg.
una espiración normal y una espiración forzada, unos 1.000 a 1.200 ml.
• Volumen residual (VR): volumen que queda en el aparato respirato-
rio después de una espiración forzada, unos 1.200 ml. Para medir el ATMÓSFERA ALVÉOLO ARTERIAL VENOSO
volumen residual, en casos de EPOC, por ejemplo, se puede utilizar PO2 (mmHg) 160 100 100 40
el pletismógrafo.
PCO2 (mmHg) 0,2 40 40 45
• Capacidad vital (CV): volumen que se moviliza durante un ciclo ven-
Tabla 2. Presiones parciales
tilatorio máximo. Corresponde a la cantidad de aire que es posible
expulsar de los pulmones después de una inspiración máxima, el vo-
lumen total que movilizan los pulmones siendo la suma de VT, VRI y La cantidad de O2 que difunde a la sangre dependerá de las siguientes
VRE, unos 4.500 a 5.000 ml. variables:
• Capacidad residual funcional (CRF): corresponde a la suma de VR + • Del gradiente entre PO2 alveolar y PO2 en sangre.
VRE. Cantidad de aire que queda en los pulmones tras una espiración • De la superficie total de membrana respiratoria.
normal, aproximadamente 2.300 ml. • Del volumen respiratorio/minuto (frecuencia respiratoria).
• Capacidad inspiratoria (CI): suma de VT + VRI, unos 3.500 ml. • De la ventilación alveolar.

53
TEMA 01
8.1. Introducción

8
El sistema digestivo realiza la función de suministrar al organismo un aporte continuo de agua, electrólitos
y nutrientes. El sistema digestivo está revestido por una membrana mucosa que presenta diferencias es-
tructurales regionales que reflejan las diferentes funciones que en él se realizan. Está formado por el tracto
digestivo y unas glándulas digestivas anexas:
• El tracto digestivo se extiende desde los labios hasta el ano. Está formado por la boca, la faringe, el
esófago, el estómago, el intestino delgado y el grueso.

Sistema • Las glándulas digestivas anexas están ubicadas fuera de la pared del tracto digestivo. Segregan sus-
tancias que facilitan los procesos de la digestión. Comprenden las glándulas salivales de la boca (paró-
tidas, submaxilares y sublinguales) y dos glándulas grandes relacionadas con el intestino: el hígado y

digestivo el páncreas.

8.2. Anatomía topográfica de la región abdominal

Para el estudio de los com-


ponentes de la cavidad ab-
dominal es necesario definir
los espacios topográficos o
regiones en las que está di-
vidida, que son las que se re-
presentan en la Figura 56.

La cavidad abdominal está re-


cubierta por una capa serosa
doble de tejido conjuntivo, el
peritoneo. La capa externa o
parietal del mismo está adhe-
rida a las fascias de los mús-
culos de la pared abdominal.
La capa interna o visceral es
una membrana serosa que re-
cubre a la mayoría de órganos
abdominales y pélvicos.

En el peritoneo se acumula
tejido graso que protege las
diferentes estructuras abdo-
minales. Los epiplones (mayor
o gastrocólico y menor o gas- Figura 56. Regiones abdominales
trohepático). El mesenterio es
la porción de peritoneo que une todo el intestino delgado a la pared posterior intrabdominal, lo que facilita
su movilidad.

8.3. Estructura general del tracto digestivo

El tracto digestivo es, esencialmente, un tubo muscular revestido por una mucosa. La disposición del com-
ponente muscular permanece relativamente constante a través de todo el tubo, mientras que la mucosa
presenta importantes variaciones en las diferentes regiones del tracto.

El tracto digestivo (TD) posee cuatro capas funcionales: mucosa, submucosa, muscular y adventicia
(Figura 57).
• Mucosa: capa en contacto con la luz del tracto digestivo.
• Submucosa: capa de tejido conjuntivo con vasos y plexo nervioso de Meissner.

54
54
AF

8.5. Componentes
del tracto digestivo

8.5.1. Boca
La boca es el primer tramo del tracto digestivo.
Se define como la cavidad donde se tritura el ali-
mento y se inicia la digestión, que se divide en
digestión mecánica y química.

La digestión mecánica empieza cuando el bolo


es triturado y amasado gracias a la masticación
y a los movimientos de la lengua. Ésta desplaza-
rá el alimento hacia la orofaringe o bucofaringe.

Los dientes se encargan de desmenuzar el bolo.


Figura 57. Capas del tracto digestivo
La capa superficial de los mismos está cubierta
por el esmalte, que es el tejido más resistente
• Muscular propia: formada por músculo liso, dispuesto generalmen- del organismo. A lo largo de la vida se tienen dos tipos de dentición: una
te en dos capas histológicas: una circular interna y otra longitudinal primera dentición (de leche) o decidual, compuesta por 20 dientes y una
externa. La contracción combinada y sincrónica de ambas capas per- segunda dentición en la edad adulta, conocida como dentición definitiva
mite los movimientos peristálticos del tubo digestivo que permiten el o permanente, compuesta por 32 dientes, cuya distribución es: ocho inci-
avance del alimento hasta el ano para expulsar los residuos al exterior. sivos, cuatro caninos, ocho premolares, ocho molares y cuatro muelas del
Contiene el plexo mientérico de Auerbach. juicio que no protruyen en todos los adultos.
• Adventicia: capa externa de tejido conjuntivo que lleva vasos de ma-
yor calibre y nervios. En la cavidad abdominal se continúa con el tejido La digestión química se inicia en la boca gracias al efecto que provoca
conjuntivo de los mesenterios. En los lugares en los que la adventicia sobre el bolo la saliva secretada por las glándulas salivales mayores y me-
está expuesta a la cavidad abdominal, se la denomina serosa o perito- nores (Figura 58). La secreción diaria de saliva oscila entre 800 y 1.500 ml.
neo visceral. También está presente el peritoneo parietal en relación • Glándulas salivales mayores: son pares.
con los músculos del abdomen, que dejarán los órganos internos -- Parótidas: situadas ventral y caudal en el pabellón auricular. La sa-
como órganos peritoneales, posteriormente órganos retroperitonea- liva llega a la boca a través del conducto de Stenon, que termina a
les y otros extraperitoneales como los órganos pélvicos. Entre las dos nivel del segundo molar superior.
hojas de peritoneo está la cavidad intraperitoneal con líquido que evi- -- Submandibulares o submaxilares (EIR 03-04, 24): localizadas en
ta el rozamiento entre las vísceras. El esófago no tiene peritoneo. la cara infero-interna por debajo de la mandíbula. Drenan la saliva
a través del conducto de Wharton, a nivel del frenillo lingual.
-- Sublinguales: situadas en el suelo de la boca. Secretan la saliva a
través del conducto de Rivinus a nivel del frenillo lingual junto a
8.4. Formas básicas de la mucosa la submaxilar.

del tracto digestivo • Glándulas salivales menores: diseminadas por toda la mucosa oral,
drenan directamente a la cavidad oral.

Existen cuatro tipos básicos de mucosa del tubo digestivo, que se clasifi- En la lengua se localizan las terminales del sentido del gusto, los botones
can de acuerdo con su función principal: gustativos, que se encuentran en las papilas gustativas, que están ordena-
• Protectora: se encuentra en la cavidad bucal, faringe, esófago y canal das geográficamente para detectar los distintos sabores. Existen cuatro
anal. tipos de sabores puros: ácido, dulce, salado y amargo.
• Secretora: secretan enzimas digestivas y moco para la lubricación del
tubo digestivo.
• De absorción: forma típica de todo el intestino delgado. La mucosa 8.5.2. Lengua
forma unos repliegues, las vellosidades, que permiten aumentar la su-
perficie de absorción. Véase Apartado 12.1.
• De absorción/protección: es típica del intestino grueso. Está consti-
tuida por mucosa compuesta por células que absorben agua y células
caliciformes secretoras de moco. 8.5.3. Faringe
La flora saprofita intestinal está compuesta por millones de bacterias La faringe se extiende desde la base del cráneo dorsal a la coana hasta el
facilita los procesos de digestión y desinfección de los alimentos in- esófago. Se divide en rinofaringe, orofaringe e hipofaringe. En la rinofa-
geridos. ringe y en la orofaringe se encuentran acúmulos de tejido linfático: las

55
Manual CTO de Enfermería, 6.ª edición

amígdalas faríngeas (adenoides). Las amígdalas


palatinas en la parte dorsal de la cavidad oral o
amígdalas en la fosa amigdalar.

8.5.4. Esófago
El esófago es un tubo de unos 25 cm de longitud
que transporta el alimento desde la faringe has-
ta el estómago; su luz es pequeña e irregular. La
unión con el estómago se hace por debajo del
diafragma. Es en esta unión donde se encuen-
tra un refuerzo muscular a modo de válvula, el
cardias, que evita la regurgitación del contenido
gástrico; es la puerta de entrada al estómago.
No tiene peritoneo.

8.5.5. Estómago
El estómago es la parte más ensanchada del
tubo digestivo. La capa muscular de la pared del
estómago está formada por tres capas super-
puestas de músculo liso, a diferencia del resto
de los componentes del tubo digestivo, que tie-
nen dos capas. En su vertiente interior se distin-
Figura 58. Esquema de las glándulas salivales
guen tres partes: fundus, cuerpo y antro pilórico.
La unión entre el estómago y la primera porción
del duodeno se denomina píloro (Figura 59).

El alimento que llega al estómago sufre una ac-


ción mecánica y química que lo transforma en
un líquido espeso, el quimo. La mucosa gástrica
es rugosa y contiene las glándulas gástricas que
producen el jugo gástrico, secreción que con-
tiene ácido clorhídrico y pepsina, enzima diges-
tiva que hidroliza las proteínas. La mucosa del
estómago está protegida por una gruesa capa
de moco.

Las glándulas gástricas están constituidas por


diversos tipos celulares:
• Células mucosecretoras: secretan moco
para proteger del ácido la mucosa del estó-
mago y gastrina, hormona que interviene en
el control de la secreción gástrica.
• Células parietales: generan el ácido clorhí-
drico y el factor intrínseco necesario para la
absorción de la vitamina B12 a nivel del íleon
Figura 59. Estómago, duodeno y vías biliares
(EIR 12-13, 168).
• Células principales: secretan el pepsinógeno
que, en presencia de ácido clorhídrico, se transforma en pepsina, enzi- para ofrecer una amplia superficie de absorción. Para aumentar la citada
ma que hidroliza las proteínas. superficie, la mucosa del intestino delgado forma una serie de pliegues,
-- Células G: producen la hormona gastrina. proyecciones digitiformes, denominadas vellosidades, y unas invaginacio-
nes en la base de las vellosidades, las criptas de Lieberkühn (EIR 04-05, 1).
Las células que tapizan la mucosa de las vellosidades, denominadas entero-
8.5.6. Intestino delgado (ID) citos, presentan en su superficie unas microvellosidades que incrementan
aún más la superficie de absorción (Figura 60).
El intestino delgado está constituido por el duodeno, el yeyuno y el íleon.
Es la parte del tubo digestivo donde se realiza la absorción de los produc- A lo largo de la pared del intestino delgado se encuentra una serie de
tos de la digestión. El intestino delgado tiene una gran longitud (4-6 m) acúmulos linfoides de tamaño variable; los de mayor tamaño reciben el

56
TEMA 8. Sistema digestivo AF

nombre de placas de Peyer, localizadas en mayor número a nivel del íleon cintas del colon, y la capa muscular se conecta cada 2 o 3 cm formando los
terminal. Se puede dividir el intestino delgado en tres porciones: haustras o abolladuras típicas del colon con unos colgantes grasos llama-
• Duodeno: se inicia a la salida del estómago y describe un trayecto dos apéndices epiploicos.
curvilíneo de unos 25 cm de longitud. Se divide en cuatro porciones.
A nivel de la segunda porción se localiza el orificio de salida de las Estas contracciones favorecen los movimientos de mezcla y de propulsión
secreciones del páncreas y de la vesícula biliar, la ampolla de Váter, o de masa. Desde el punto de vista macroscópico se divide en tres partes:
punto en el que se unen el conducto que lleva las sales biliares, el co- colon, recto y conducto anal.
lédoco, con el conducto pancreático principal (conducto de Wirsung). • Colon: dividido en cinco porciones:
La ampolla de Váter está regulada por el esfínter de Oddi. La principal -- Ciego: primer tramo de unos 6-8 cm, localizado a nivel de la fosa
función del duodeno es la de neutralizar el ácido gástrico y la pepsina ilíaca derecha. A este nivel se encuentra un pequeño fondo de
y mezclarlo con la bilis y los jugos pancreáticos. saco, el apéndice vermicular, con alto contenido de tejido linfoide.
• Yeyuno: su función es básicamente absortiva, donde se absorben la -- Colon ascendente, transverso y descendente: en conjunto, des-
mayoría de los hidratos de carbono, proteínas y grasas. cribe un marco que asciende por el lado derecho de la cavidad ab-
• Íleon: es la parte final del intestino delgado y posee una función de dominal (colon ascendente), que se curva a nivel del hipocondrio
absorción, incluyendo a las sales biliares y la vitamina B12. En su trayec- derecho (ángulo hepático del colon), denominándose entonces
to final se encuentra la mayor parte de acúmulos de tejido linfoide, las colon transverso, que llega hasta el hipocondrio izquierdo (ángulo
placas de Peyer. La unión del intestino delgado con el intestino grueso esplénico del colon), donde vuelve a curvarse para descender por
(IG) se realiza mediante la válvula ileocecal (que mantiene separadas el lado izquierdo de la cavidad abdominal (colon descendente).
ambas estructuras). -- Colon sigmoide o sigma: cuando el colon descendente llega a
nivel de la fosa ilíaca izquierda, sufre una nueva incurvación, diri-
giéndose hacia la parte baja y central del abdomen, el hipogastrio.
Este trayecto describe la forma de una “σ”, de ahí el nombre de
sigma.

• Recto: porción terminal, corta (18-20 cm) y dilatada del intestino grue-
so, cuya función es la de almacenar las heces semisólidas antes de la
defecación y no tiene tenias.
• Conducto anal: son los últimos 2-3 cm del tubo digestivo. Está rodea-
do por una masa externa de musculatura esquelética que forma el es-
fínter anal externo de musculatura estriada y contracción voluntaria y
un esfinter anal interno de contracción involuntaria, donde se unen las
fibras del músculo elevador del ano.

8.6. Glándulas digestivas anexas:


hígado y páncreas

8.6.1. Hígado
El hígado es la glándula de mayor tamaño del organismo. Está situado en
Figura 60. Estructura del intestino delgado
el hipocondrio derecho. Sus principales funciones son las siguientes:
• Destoxificación del organismo, mediante la eliminación de los pro-
ductos metabólicos de desecho.
8.5.6. Intestino grueso (IG) • Destrucción de los hematíes defectuosos y recuperación de sus
componentes (conjuntamente con el bazo).
Las funciones del intestino grueso son la recuperación de agua a partir • Síntesis y secreción de bilis hacia el duodeno por el sistema biliar:
del residuo líquido del intestino delgado y la propulsión de la heces hacia entre 600 y 1.000 ml/día.
el recto, antes de la defecación. Para evitar la lesión de la mucosa por el • Síntesis de las proteínas plasmáticas, incluyendo los factores de la
contacto con las heces y facilitar el deslizamiento, las células caliciformes coagulación.
de la mucosa secretan moco. • Síntesis de las lipoproteínas plasmáticas.
• Funciones metabólicas, como la síntesis de glucógeno y la gluconeo-
De pared muscular gruesa, es capaz de producir ondas peristálticas po- génesis.
tentes. Como en el resto del tracto gastrointestinal, la muscular propia del
intestino grueso está formada por una capa circular interna y una capa Con excepción de los lípidos, todos los productos procedentes de la di-
longitudinal externa, que presenta una característica especial (con la ex- gestión pasan directamente a la sangre venosa, recorriendo el trayecto
cepción del recto): la citada capa longitudinal no rodea completamente el que va desde el intestino delgado al hígado a través del sistema venoso
tracto sino que forma tres bandas separadas, denominadas tenias cólicas o porta hepático, antes de entrar a la circulación general.

57
Manual CTO de Enfermería, 6.ª edición

Las células hepáticas o hepatocitos se disponen formando lobulillos, que tie- 8.6.2. Sistema venoso portal
nen forma hexagonal y presentan en el centro la vena centrolobulillar. Las
ramas de la arteria hepática y de la vena porta discurren entre los lobulillos Recoge la sangre venosa del estómago, bazo, intestino delgado y grueso
(espacios porta). Desde los espacios interlobulillares se filtra la sangre ha- (Figura 63). El sistema vascular venoso del aparato digestivo es recogido
cia la vena central a través de los sinusoides hepáticos. Las venas centrales por la vena porta, que se forma de la unión de la vena mesentérica superior
drenan hacia la vena hepática y de aquí a la circulación general (Figura 61). con la vena esplénica. En ocasiones, la vena esplénica se puede unir a la
vena mesentérica inferior para formar la vena porta. Esta vena porta drena
en el hígado y aporta la mayor parte del flujo sanguíneo hepático (70%)
mientras que la arteria hepática, rama del tronco celíaco, se encarga del
resto. Después de dividirse en el hígado, sus ramas recorren los espacios
porta junto con ramas de la arteria hepática y los conductillos biliares, para
acabar drenando en las venas centrolobulillares, que a su vez desembocan
en las venas suprahepáticas para drenar en la vena cava inferior.

A nivel del recto inferior, la sangre se recoge por el sistema venoso sisté-
mico, drenando en las venas hipogástricas que se continúan con la cava
inferior, saltándose el paso metabólico hepático (Figura 63). Esto último se
debe tener en cuenta al administrar medicamentos por vía rectal.

Figura 61. Estructura hepática donde se aprecian los espacios porta

La secreción biliar se recoge en dos colectores, los conductos hepáticos de-


recho e izquierdo, que formarán el conducto hepático común. Éste se une
con el conducto cístico proveniente de la vesícula biliar (reservorio extra-
hepático de bilis) para formar el colédoco. Una vez introducido en el pán-
creas llega al final de su trayecto, drena a nivel de la segunda porción del
duodeno, el colédoco antes se une al conducto pancreático o de Wirsung
formando la ampolla de Vater. Por tanto, la secreción pancreática y biliar, a
este nivel, se regula por el esfínter de Oddi.

Figura 63. Formación de la vena porta

¡! Recuerda
La vena porta está formada por la unión de la vena mesentérica superior
y el tronco esplenomesalaico, y éste a su vez, de la vena mesentérica
inferior y la vena esplénica. Las venas más importantes de la formación
son la mesentérica superior y la esplénica.

8.6.3. Páncreas exocrino


El páncreas es una glándula retroperitoneal con secreción endocrina y
exocrina. El páncreas exocrino representa la mayor parte del parénquima
glandular. Su secreción exocrina, formada por enzimas digestivas y bicar-
bonato sódico, llega al intestino delgado mediante el conducto pancreá-
Figura 62. Vías biliares tico, que desemboca en la ampolla de Vater a nivel de la segunda porción

58
TEMA 8. Sistema digestivo AF

del duodeno. Las enzimas pancreáticas se encargan de la digestión de • Mesentérica superior: riega el hemicolon derecho y la mayoría del
proteínas, lípidos y glúcidos, y son las siguientes: intestino delgado, excluyendo la primera porción de duodeno (inclu-
• Tripsina y quimiotripsina: digestión de proteínas. yendo la mitad derecha del transverso) (Figura 65).
• Amilasas pancreáticas: digestión de glúcidos. • Mesentérica inferior: irriga al hemicolon izquierdo (incluyendo la mi-
• Lipasa pancreática: digestión de lípidos. tad izquierda del transverso), además del sigmoide y del tercio supe-
rior del recto.
El páncreas endocrino segrega hormonas directamente a la sangre, como
el glucagón y la insulina que regula el nivel de glucosa en sangre.

¡! Recuerda
Por el conducto pancreático sólo circulan las enzimas del páncreas
exocrino, ya que las hormonas pancreáticas son liberadas directamente
a la sangre.

8.7. Nutrición

Los diferentes alimentos necesarios para el cuerpo humano tienen que ser
digeridos para convertirse en moléculas más pequeñas, fáciles de absor-
ber y transportar.
• Las proteínas provienen de fuentes animales (carne y pescado) y ve-
getales (como la soja), compuestas de aminoácidos, que se convierten
en peptonas en el estómago y son digeridas mediante las enzimas
pancreáticas tripsina y quimiotripsina para absorberse a nivel yeyunal.
• Las grasas compuestas de oxígeno, hidrógeno y carbono se almacenan
en forma de ácidos grasos y glicerina, producen calor y energía, y son
digeridas a nivel gástrico a través de la lipasa gástrica, continuándose
esta digestión en el duodeno por acción de las sales biliares que ayudan
Figura 64. Tronco celíaco
a la lipasa pancreática, para ser absorbidas a nivel del intestino medio.
• Los hidratos de carbono (azúcares y almidones), cuyo origen es vegetal
o en la fruta, excepto la lactosa, que deriva de la leche, se ingieren como
almidón, sacarosa y lactosa y se hidrolizan por medio de la amilasa sali-
val y pancreática, para absorberse a nivel medio, al igual que todos los
otros nutrientes, exceptuando las sales biliares y la vitamina B12 o coba-
lamina, que se absorben exclusivamente a nivel del íleon terminal.
• La reabsorción de agua en el tracto digestivo es un papel fundamen-
tal del equilibrio hidrosalino del cuerpo. Normalmente se ingiere al
día una cantidad de agua de unos 1,5-2 l. Pero al duodeno le llegan en
24 horas unos 9 l de agua que corresponden al resto de secreciones
de los jugos intestinales. El intestino delgado, en especial el íleon, ab-
sorbe la mayor parte de ese volumen, dejando solamente 1,5-2 l que
pasan al intestino grueso. El colon es el que se encarga de absorber el
90% de lo que queda, dejando tan sólo unos 200 ml que se excretan
con las heces (EIR 05-06, 15).

8.8. Vascularización
del tracto gastrointestinal

La vascularización arterial del tracto gastrointestinal la aportan los si-


guientes tres troncos arteriales:
• Tronco celíaco: irriga el estómago, el bazo, el hígado, la primera por-
ción del duodeno y la parte abdominal del esófago (Figura 64). Figura 65. Arterias mesentéricas

59
TEMA 01
9.1. Introducción

9
El aparato urinario (AU) es el responsable de regular el equilibrio hidroelectrolítico del organismo, además
de permitir la excreción de sustancias tóxicas a través de la orina al exterior. La unidad funcional del aparato
urinario es la nefrona, localizada a nivel renal. En las nefronas se realizará el filtrado del plasma y la reabsor-
ción de agua y algunas moléculas.

Aparato 9.2. Componentes del aparato urinario


urinario El aparato urinario está formado por dos riñones, dos uréteres, la vejiga urinaria y la uretra, que es diferente
en el hombre que la mujer.

9.2.1. Riñones
Los riñones son órganos re-
troperitoneales localizados a
nivel lumbar. En la cara me-
dial del riñón se localiza el
hilio renal, lugar por el que
discurren los vasos renales
(arteria y vena) y la pelvis re-
nal, que a modo de embudo
acabará en el uréter.

En la descripción macroscó-
pica de la estructura renal, se
observa una zona externa, la
corteza renal, y una interna,
la médula renal. La zona me-
dular está compartimentada
por tabiques que salen de la
zona cortical, formando las
pirámides medulares que tie-
nen una serie de conductos
por los que circula la orina,
que irán convergiendo en di-
rección hacia la pelvis renal.
Figura 66. Corte sagital del riñón
De aquí, la orina descenderá
por el uréter hasta llegar a la
vejiga urinaria (Figura 66).

La nefrona es la unidad funcional del riñón, tiene una parte localizada en la cortical y otra en la medular.

Las funciones renales son la filtración glomerular de las sustancias a través de la cápsula de Bowman, la
reabsorción de las mismas a nivel de los túbulos renales, la secrecion de hormonas y otras sustancias y la
excreción de la orina, con el consiguiente aclaramiento plasmático renal o limpieza de una sustancia del
plasma (EIR 09-10, 5).

Además del filtrado, el riñón participa en mecanismos de regulación mediados por hormonas sintetizadas
en algunas de sus células:
• Secreción de renina: segregada por las células yuxtaglomerulares. Participa en el control de la presión
arterial mediante el sistema renina-angiotensina-aldosterona. Ante una hipotensión detectada por el
riñón, se activa la secreción de renina, que activa el angiotensinógeno (sintetizado en el hígado), dando
lugar a la angiotensina I. Cuando ésta llegue al pulmón, una enzima la transforma en angiotensina II,
produciendo vasoconstricción arterial y estimulando la secreción de aldosterona por parte de la corteza
suprarrenal. Esta última estimula la reabsorción de Na+ y agua en el túbulo distal, provocando el incre-

60
TEMA 9. Aparato urinario AF

mento de la presión arterial. La angiotensina II provoca la secreción de


ADH en el hipotálamo.
• Secreción de eritropoyetina: activa la eritropoyesis que se realiza en
la médula ósea. La hipoxia es un estímulo importante para la secreción
de eritropoyetina renal.
• Existe otra hormona secretada a nivel cardíaco que es el péptido na-
triurético atrial (PNA o ANP), que se libera cuando existe un incremen-
to de la presión a nivel de las aurículas cardíacas y estimula la pérdi-
da de Na+ y de agua para disminuir la presión. Por tanto, a nivel renal
produce una vasodilatación arteriolar aferente que aumenta el filtrado
glomerular e inhibe a la renina y a la aldosterona.

9.2.2. Uréteres
Los uréteres son tubos musculares por donde la orina pasa del riñón a
la vejiga urinaria. La capa muscular de la pared produce movimien-
tos peristálticos para facilitar el transporte de la misma. Los uréteres
penetran en la vejiga atravesando el músculo detrusor, pasando a
formar parte de los vértices superiores del trígono vesical junto con
el esfínter uretral interno, siendo el responsable del residuo urinario
intravesical.

9.2.3. Vejiga urinaria Figura 67. Nefrona

La vejiga urinaria es el lugar en el que se almacena la orina vehiculizada por


los dos uréteres. La pared vesical está compuesta por tres capas muscula- 9.3.1. Corpúsculo renal
res que forman el músculo detrusor, que se contrae durante la micción.
Para evitar que la orina pase a la uretra, existe un esfínter a nivel de la El corpúsculo renal está constituido por la cápsula de Bowman (EIR 03-
unión vesiculouretral. Este esfínter se relaja gracias al reflejo de la mic- 04, 25) y el glomérulo renal. Es el lugar en el que se realiza la filtración
ción regulado por el centro reflejo a nivel del sacro. Dicho centro activa del plasma, obteniéndose el filtrado glomerular, que pone en marcha la
neuronas parasimpáticas que contraen el músculo detrusor de la vejiga y formación de la orina y que luego pasará hacia el túbulo renal proximal y
provocan la relajación del esfínter uretral interno facilitando la micción. El el resto de la nefrona.
esfínter vesical externo está formado por músculo esquelético voluntario
integrado en la musculatura del periné y es activado mediante el nervio En la cápsula de Bowman se encuentran unas células llamadas podocitos
pudendo. que forman la barrera que debe atravesar el filtrado glomerular a través
de los poros que quedan entre las células. A este nivel se localizan las
arteriolas aferente y eferente: la arteriola aferente tiene un grupo celular
9.2.4. Uretra especial, las células yuxtaglomerulares, que forman el aparato yuxtaglo-
merular que son las encargadas de la síntesis y de la secreción de renina.
La estructura de la uretra es diferente en el hombre y la mujer:
• Uretra femenina: es muy corta (3-4 cm). La parte más externa está El impulso para la filtración del plasma desde los capilares glomerulares al
rodeada por un esfínter de músculo estriado (voluntario). espacio de Bowman se lleva a cabo por las fuerzas de Starling (EIR 07-08, 14),
• Uretra masculina: se divide en tres partes anatómicas: que es la ley que regula las fuerzas necesarias para intercambiar el agua y los
-- Prostática: atraviesa la próstata. Es en este nivel donde se le unen solutos de un espacio a otro compartimento, según la siguiente ecuación:
los conductos eyaculadores que transportan el semen desde las
vesículas seminales. PEF = [PH(sangre) + PO(orina)] – [PH(orina) + PO(sangre)]
-- Membranosa: se extiende desde la salida de la próstata hasta lle-
gar al bulbo del cuerpo esponjoso del pene. Mide solo 2 cm. • PEF: presión efectiva de filtración.
-- Esponjosa: atraviesa el cuerpo esponjoso del pene hasta llegar a • PH: presión hidrostática; es la presión del agua dentro de un comparti-
la parte final del trayecto, donde se ensancha formando la fosa na- mento y determina el paso lento o rápido de forma pasiva según ten-
vicular, formando parte del esfínter uretral externo. ga más o menos presión.
• PO: presión osmótica; es la fuerza que provoca la difusión del agua de-
bido a las diferencias de concentración de los solutos, éstos son princi-
palmente glucosa, urea, sodio y cloro, y según el número de partículas
9.3. Nefrona que determina la osmolalidad siempre pasará el agua a donde exista
una mayor concentración de solutos.

La unidad funcional renal está formada por dos partes: corpúsculo renal y Es decir, la filtración glomerular, de igual manera que ocurre en el resto
túbulo renal (Figura 67). de capilares, se produce a expensas de las fuerzas de Starling, que deter-

61
Manual CTO de Enfermería, 6.ª edición

minan el intercambio de agua y solutos entre los capilares y el espacio


intersticial (determinado por las presiones hidrostática y osmótica en los
capilares y en el intersticio).
¡! Recuerda
En el corpúsculo de Bowman es donde se produce la filtración
glomerular, en el túbulo contorneado proximal tiene lugar la reabsorción
de la mayor parte del filtrado, después en el asa de Henle la orina se va
concentrando reabsorbiendo agua y al subir, la porción ascendente es
9.3.2. Túbulo renal impermeable al agua pudiendo regular las moléculas e iones. Por fin en
el túbulo distal se produce el último reajuste absorbiendo agua y Na+.
La orina es un ultrafiltrado del plasma que carece de proteínas. El riñón re-
cibe el 20% del gasto cardíaco (aproximadamente 1 l de sangre/minuto),
por lo que al día se filtran 180 l de agua y 1 kg de ClNa, eliminando un 1%
de lo filtrado. Dentro de los túbulos, el filtrado sufre unos cambios hasta
formar la orina definitiva. 9.4. Equilibrio hidroelectrolítico
El túbulo renal está formado por una serie de canalículos (túbulo contor-
neado proximal, asa de Henle, túbulo contorneado distal y tubo colector) Una de las funciones principales del riñón es la de mantener el equi-
que se encargarán de la reabsorción de agua, de iones inorgánicos y de librio de los electrólitos de los líquidos en el cuerpo, controlando la
algunas moléculas del filtrado (glucosa, aminoácidos y urea) (Figura 68). pérdida de agua, el Na+ y el K+. Entre la célula y el espacio extracelular
se produce un continuo intercambio de iones según los compartimen-
En el túbulo contorneado proximal se reabsorbe el 88% del filtrado, dando tos del cuerpo.
lugar a una orina similar al plasma en osmolaridad, para después, en el asa
de Henle, en la porción ascendente, que es impermeable al agua, diluir Para mantener el equilibrio iónico debe existir una coordinación entre las
las moléculas e iones. A nivel terminal actúan dos hormonas: la hormona funciones del riñón (reabsorción/secreción de agua e iones), del pulmón
antidiurética (ADH), sintetizada en el hipotálamo, que estimulará la reab- (eliminando vapor de agua con la respiración), de la piel (mediante eva-
sorción de agua en el túbulo colector, y la aldosterona, sintetizada en la poración del agua en forma de sudor) y del sistema digestivo (eliminando
corteza adrenal, que activará la reabsorción de Na+ y, consecuentemente, agua en las heces).
de agua a nivel del túbulo contorneado distal.
El riñón también colabora en el equilibrio del pH sanguíneo, eliminando
más o menos H+ según las necesidades, ya que constituye el órgano res-
ponsable de regenerar el HCO3–, utilizado en la amortiguación inmediata
de los ácidos endógenos producidos. El riñón, por tanto, enfrenta la gran
responsabilidad en la regulación del equilibrio ácido-básico en:
• Recuperar la mayor proporción posible de bicarbonato filtrado.
• Excretar hidrogeniones.

La reabsorción de HCO3– se efectúa en el túbulo contorneado proximal,


mientras que en el túbulo contorneado distal se induce la formación de
acidez titulable en orina a partir de fosfatos y se excretan otros ácidos no
titulables mediante la síntesis de amoníaco.

La acidosis y la alcalosis se refieren a todas las situaciones que tienden


a disminuir o aumentar el pH, respectivamente. Estos cambios en el pH
pueden ser inducidos en las concentraciones plasmáticas de la pCO2
o del bicarbonato. Las alteraciones primarias de la pCO2 se denomi-
nan acidosis respiratoria (pCO2 alta) y alcalosis respiratoria (pCO2 baja).
Cuando lo primario son los cambios en la concentración de HCO3– se
denominan acidosis metabólica (HCO3– bajo) y alcalosis metabólica
Figura 68. Esquema de la reabsorción tubular
(HCO3– alto).

62
01
10.1. Introducción TEMA

10
Las glándulas endocrinas son los órganos de síntesis y secreción de hormonas que se verterán a la circula-
ción sanguínea para poder actuar específicamente sobre sus órganos diana. Junto con el sistema nervioso,
las hormonas coordinan e integran las funciones de todos los sistemas fisiológicos.

Las glándulas endocrinas son estructuras ricamente vascularizadas que, a diferencia de las glándulas exo-
crinas, no poseen conductos excretores; por eso se denominan glándulas sin conductos. Las glándulas en-
docrinas propiamente dichas incluyen la hipófisis, la glándula pineal, el tiroides, las glándulas paratiroides,
el páncreas, las glándulas adrenales, los ovarios y los testículos. Glándulas
endocrinas
10.2. Hipófisis

También conocida como glándula pituitaria, se encuentra ubicada dentro del cráneo, en la silla turca del
esfenoides, manteniendo contacto con el hipotálamo a través de un pedículo. Funcionalmente, se divide en
adenohipófisis y neurohipófisis (Figura 69).

Figura 69. Hipófisis

10.2.1. Adenohipófisis
La adenohipófisis es la hipófisis anterior, y es el lugar de síntesis de las siguientes hormonas:
• Hormona del crecimiento o somatotrofina (GH): estimula el crecimiento de todos los tejidos del orga-
nismo, especialmente el cartílago de crecimiento de los huesos largos.
• Prolactina o luteotrofina (PL): hormona que induce la secreción de leche y el desarrollo de las glándu-
las mamarias.
• Hormona tirotrófica o tirotrofina (TSH): estimula la glándula tiroides.
• Hormona foliculoestimulante (FSH): en la mujer induce el crecimiento de los folículos de los ovarios;
en el hombre estimula el epitelio seminífero del testículo.
• Hormona luteinizante (LH): en la mujer, produce la maduración total del folículo, la secreción de es-
trógenos, la ovulación y la formación del cuerpo lúteo; en el hombre, induce las células de Leydig del

63
Manual CTO de Enfermería, 6.ª edición

GH (somatotrofina) Tejidos del organismo, cartílago, huesos Crecimiento ↑ glucemia


LTH, PRL (prolactina) Mama Secreción leche
TSH (tirotrofina) Tiroides Hormonas tiroideas T3-T4 metabolismo
Ovario Crecimiento de folículos
FSH (foliculoestimulante)
Testículo Epitelio seminífero
ADENOHIPÓFISIS Maduración de folículos, ovulación
Ovario
LH (luteinizante) y cuerpo lúteo
Testículo Células Leydig que producen testosterona
ACTH (adenocorticotrofina) Corteza adrenal Síntesis glucocorticoides ↑ glucemia
MSH (estimuladora de melanocitos) Melanocitos de la piel Producción de melanina
ADH (vasopresina) Túbulo colector Reabsorción de agua
Mama Eyección láctea
NEUROHIPÓFISIS Oxitocina
Útero Contracciones uterinas
Tabla 3. Hormonas hipofisarias

testículo, productoras de testosterona. La LH y la FSH también se de- 10.3. Glándula pineal o epífisis
nominan gonadotrofinas.
• Hormona adrenocorticotrófica o corticotrofina (ACTH): estimula las
zonas fasciculada y reticular de la corteza adrenal para la síntesis de La epífisis es una pequeña glándula localizada en el techo del tercer
glucocorticoides. ventrículo del encéfalo. Sintetiza y secreta la melatonina, cuyo efecto
• Hormona estimuladora de los melanocitos (MSH) (EIR 04-05, 14): es la inhibición de la adenohipófisis (en concreto, de las gonadotropi-
esta hormona se encuentra en una zona entre la adenohipófisis y la nas). La función de la glándula pineal es estimulada por la oscuridad
neurohipófisis. Activa la síntesis de melanina en la piel. e inhibida por la luz mediante impulsos nerviosos emitidos desde la
retina.
La secreción de todas las hormonas hipofisarias está regulada directa-
mente por el hipotálamo, que se encarga también de regular la tempera-
tura corporal, la ingesta de alimentos y agua y los patrones emocionales
(EIR 10-11, 102-PS) . La actividad hipotalámica está bajo la influencia 10.4. Tiroides
de los estímulos nerviosos procedentes del SNC, también está controlada
por los mecanismos de retroalimentación (feed-back) ejercidos por los
niveles circulantes de hormonas producidas por las glándulas que de- La tiroides es una glándula bilobulada ubicada en la zona cervical, por de-
penden de la hipófisis. lante del cartílago tiroides, de la laringe y de la tráquea. Produce hormo-
nas de dos tipos:

¡!
• Hormonas que contienen yodo: triyodotironina (T3) y la tiroxina o te-
Recuerda trayodotironina (T4). La T4 se convierte en T3 en la circulación general
La secreción de todas las hormonas hipofisarias está regulada por el (a nivel periférico). La T3 es mucho más potente, se encarga de regular
hipotálamo. la velocidad del metabolismo basal. La secreción de ambas hormonas
está regulada por la TSH.
• Calcitonina: sintetizada por las células parafoliculares o células C (EIR
12-13, 9 ; EIR 04-05, 11) , regula los niveles plasmáticos de calcio
10.2.2. Neurohipófisis junto con la hormona paratiroidea (PTH). Disminuye los niveles de
calcio en plasma, inhibiendo la decalcificación ósea, producida por la
La neurohipófisis es la hipófisis posterior. Se origina a partir de una eva- resorción osteoclástica, estimulando la activación osteoblástica.
ginación del tejido nervioso hipotalámico, permaneciendo unido a través
del tallo hipofisario. Realiza la función de reservorio de dos hormonas sin-
tetizadas en el hipotálamo:
• Hormona antidiurética o vasopresina (ADH): actúa a nivel renal esti- 10.5. Glándulas paratiroides
mulando la reabsorción de agua en la parte distal de la nefrona, lo que
provoca la aparición de una orina concentrada.
• Oxitocina: es capaz de provocar contracciones en el útero grávido, es- Las glándulas paratiroides son cuatro pequeñas glándulas íntimamente
pecialmente en el momento del parto. También produce el reflejo de asociadas al tiroides, localizadas en su cara posterior. Regulan los niveles
eyección de la leche cuando se estimula el pezón. séricos de calcio y de fosfato mediante la hormona paratiroidea o parathor-
mona (PTH).

¡! Recuerda
Aunque se almacenen en la neurohipófisis, la oxitocina y la vasopresina
Aumenta los niveles de calcio plasmático estimulando la resorción ósea,
actuando también a nivel renal, donde incrementa la reabsorción tubular
se sintetizan en el hipotálamo. de iones Ca2+, y estimulando la absorción de calcio por el intestino delga-
do. En esta acción también participa la vitamina D.

64
TEMA 10. Glándulas endocrinas) AF

HORMONA PTH VITAMINA D CALCITONINA


·· Se activa por la disminución del calcio,
la adrenalina y los agonistas β Se activa por la actividad Estimulada por el calcio, la gastrina,
Regulación
·· Se inhibe por la hipercalcemia y por una de la 1-25 hidroxilasa, activada por la PTH catecolaminas, glucagón y CCK
gran disminución del Mg intracelular
Aumenta la resorción ósea produciendo Aumenta la resorción ósea a dosis altas.
Acciones óseas Inhibe la reabsorción ósea
hipercalcemia Si no, activa los osteoblastos
Aumenta la reabsorción de calcio
Acciones renales y disminuye la reabsorción del fosfato, Favorece la reabsorción de calcio y fósforo Aumenta la excreción de calcio y fósforo
produciendo hipoP
·· No directamente
Aumenta la absorción de calcio y fosfatos,
Acciones intestinales ·· De forma indirecta al estimular ???
produciendo hipercalcemia e hiperfosfatemia
la vitamina D
Tabla 4. Metabolismo del calcio

La vitamina D proviene de la piel, bajo la acción


de la luz solar, y de la dieta, metabolizándose en
el hígado y posteriormente en el riñón a calcitriol
que es el metabolito más activo. Estrechamente
regulada por la PTH, se encarga, a nivel intestinal,
de absorber calcio y fósforo, a nivel óseo de faci-
litar la resorción, y a nivel renal también favorece
la reabsorción de calcio y fósforo.

10.6. Glándulas
adrenales
o suprarrenales
Las glándulas suprarrenales están localizadas en
el polo superior de cada riñón. Funcionalmente
se diferencian dos tipos de tejido endocrino: la
corteza y la médula suprarrenal (Figura 71).

Figura 70. Hormonas que intervienen en el metabolismo mineral y sus interacciones


10.6.1. Corteza suprarrenal
Con origen embriológico similar al de las góna-
das, actúa secretando diversas hormonas este-
roideas que tienen como precursor común el
colesterol. En la corteza adrenal se distinguen
tres capas histológicas superpuestas que segre-
gan diferentes tipos de hormonas:
• Capa glomerular: capa más externa. Produ-
ce hormonas mineralocorticoides, siendo la
aldosterona la más importante. Ésta se encar-
ga de la regulación de los niveles de Na+ y K+
del organismo, reabsorbiendo Na+ y elimi-
nando K+ mediante la bomba de Na+-K+, prin-
cipalmente a nivel del túbulo renal. También
participa en la regulación de la presión arte-
rial mediante el sistema renina-angiotensina,
controlado por el aparato yuxtaglomerular
del riñón.
• Capa fascicular: capa intermedia. Segrega
hormonas glucocorticoides, principalmente
cortisol, que realizan gran número de funcio-
nes metabólicas. Se encarga de aumentar los
Figura 71. Glándula suprarrenal niveles plasmáticos de glucosa y de la síntesis

65
Manual CTO de Enfermería, 6.ª edición

de glucógeno. Activa la degradación de las proteínas y la liberación de β, facilita la absorción de glucosa por la mayoría de células, descendiendo
lípidos desde los depósitos tisulares. El control de la secreción de cor- así la concentración de glucosa en sangre.
tisol lo realiza el hipotálamo por medio de la CRH que activa el ACTH
hipofisario. El glucagón, segregado por las células α ejerce, en general, efectos meta-
• Capa reticular: capa más interna. Secreta pequeñas cantidades de an- bólicos opuestos a los de la insulina, como el aumento de la glucemia al
drógenos, estrógenos y progesterona. igual que las hormonas GH, cortisol y adrenalina (EIR 11-12, 5 ; EIR
06-07, 102-M2DI ). La liberación de insulina y de glucagón dependerá
de los niveles de glucosa en sangre.
10.6.2. Médula suprarrenal
La somatostatina es una hormona polipeptídica producida por las célu-
La médula suprarrenal es de origen embriológico similar al del sistema las δ del páncreas endocrino. Actúa en los islotes de Langerhans depri-
nervioso simpático (ectodermo). Produce las catecolaminas adrenalina miendo la secreción de insulina y glucagón, disminuye la motilidad del
(epinefrina) y noradrenalina (norepinefrina). En el adulto, el 80% de la estómago, del duodeno y de la vesícula biliar, retrayendo la absorción y la
secreción de catecolaminas a este nivel lo constituye la adrenalina. La secreción intestinal. Además, se encarga de inhibir a la hormona de creci-
excreción de la médula suprarrenal está controlada directamente por el miento a nivel hipotalámico.
sistema nervioso simpático. La función de la médula suprarrenal es la
de reforzar la acción del sistema nervioso simpático bajo condiciones
de tensión.
10.8. Sistema endocrino
gastrointestinal
10.7. Páncreas endocrino
Distribuidas en la mucosa del tracto digestivo se encuentran diversas cé-
Tal como ya se ha visto, el páncreas es una glándula con secreción exo- lulas endocrinas que segregan aminas y hormonas como la gastrina, la
crina y endocrina. Los grupos celulares endocrinos se denominan islotes secretina, la colecistoquinina (CCK), la serotonina, etc. Estas hormonas
de Langerhans (EIR 12-13, 6), producen principalmente dos hormonas constituyen un equilibrado sistema de agonistas y antagonistas que, jun-
polipeptídicas, la insulina y el glucagón, de gran importancia en el meta- to con el sistema nervioso vegetativo, regulan y coordinan colectivamen-
bolismo de los hidratos de carbono. La insulina, segregada por las células te la mayor parte de la actividad gastrointestinal.

Figura 72. Glándulas endocrinas

66
01
11.1. Aparato reproductor masculino TEMA

11
El aparato reproductor masculino se divide en cuatro partes: testículos, sistema de conductos, glándula
y pene.

11.1.1. Testículos
Son las gónadas masculinas, responsables de la producción de espermatozoides y de la secreción de las
hormonas sexuales masculinas. Se encuentran en el interior de la bolsa escrotal. Aparato
Durante la fase embrionaria, los testículos migran desde el abdomen hacia su localización extracorporal a
través del conducto inguinal. Al nacer, este trayecto queda sellado. Si no se cierra totalmente, puede acu-
reproductor
mularse cierta cantidad de líquido, formando una bolsa quística que se denomina hidrocele. El interior del
testículo se encuentra compartimentado en forma de lobulillos donde se localizan los túbulos seminíferos,
que albergan las células germinales productoras de espermatozoides, las espermatogonias. Estos túbulos
convergen en un entramado reticular, la rete testis (EIR 12-13, 5) , desde donde salen los conductillos
eferentes para desembocar a la primera porción del conducto deferente, denominada epidídimo.

Figura 73. Aparato genital masculino

En contacto con los túbulos seminíferos se encuentra un tipo celular, las células de Sertoli (EIR 03-04, 28),
que se encargan de proteger y de nutrir a las células que aparecen durante la espermatogénesis.

La espermatogénesis es el proceso mediante el cual a partir de una célula madre o espermatogonia, con
dotación diploide, aparecen cuatro células hijas o gametos masculinos espermatocitos o espermátides
con dotación haploide. Esta reducción del material genético es posible gracias a que en la gametogénesis
se produce una meiosis, ya explicada en el primer capítulo.

La espermiogénesis ocurre después, se trata de un proceso mediante el cual las espermátides evolucionan
a espermatozoides ya completos, con la formación de acrosoma y ordenación citoplasmática. La espermio-
génesis tiene lugar en el epidídimo.

En el tejido que circunda los túbulos seminíferos se encuentran las células de Leydig o intersticiales, produc-
toras de testosterona. El control de la secreción de testosterona se efectúa mediante una hormona adenohi-
pofisaria, la hormona estimulante de las células intersticiales (ICSH), que es el equivalente en el hombre de la

67
Manual CTO de Enfermería, 6.ª edición

LH de la mujer. Las principales funciones de la testosterona son el control • Adecuación del ambiente para facilitar la fecundación.
del desarrollo de los caracteres masculinos secundarios y un importante • Facilitar el desarrollo del feto y su expulsión cuando ya es maduro al
efecto anabolizante. exterior.
• Nutrición fetal.
• Productor de hormonas femeninas.
11.1.2. Sistema de conductos
El aparato genital femenino se divide en dos partes:
El sistema de conductos es el camino por el que pasarán los esperma- • Genitales internos:
tozoides hasta llegar a la uretra. También actúan como reservorio de los -- Dos ovarios.
mismos. Estos conductos comprenden los conductillos eferentes, el epi- -- Dos trompas de falopio.
dídimo, el conducto deferente las vesículas seminales, que es donde se -- Útero.
acumulan entre eyaculación y eyaculación y se encargan de nutrir y de -- Vagina.
lubricar a los espermatozoides, y los conductos eyaculadores, que drenan
en la cara posterior de la uretra prostática. • Genitales externos:
-- Vagina.
-- Vulva.
11.1.3. Glándula
La próstata colabora en la nutrición y lubricación de los espermatozoides. 11.2.1. Aparato reproductor interno
El líquido que sale de la próstata, que contiene espermatozoides, líquido
seminal y células descamadas, recibe el nombre de semen.
Ovarios
11.1.4. Pene Órgano par, con forma ovoide, situado en la cavidad abdominal inte-
rior (en la pelvis menor). El peritoneo se detiene a nivel del hilio ová-
Es el órgano de la copulación que posee capacidad eréctil gracias a la rico, por lo que el ovario es un órgano intraperitoneal recubierto de
presencia de un entramado venoso, los cuerpos cavernosos y un cuerpo peritoneo. Se encargan de la producción de óvulos a partir de los folí-
esponjoso que es atravesado en su interior por la uretra anterior (de aquí culos ováricos maduros o de De Graaf. Este óvulo será captado por las
que se llame uretra esponjosa). fimbrias de la trompa de Falopio para ser conducido posteriormente
al útero.

El ovario también tiene una función de síntesis de hormonas sexuales que


son las responsables de la aparición de los caracteres sexuales secunda-
rios en la mujer (estrógenos, progestágenos).

Figura 74. Corte frontal del pene

11.2. Aparato reproductor


femenino

En la mujer, el aparato reproductor femenino tiene las siguientes funciones:


• Producción de los gametos femeninos, los óvulos, que tras la copulación
reciben los espermatozoides y forman el huevo que asentará en el últero. Figura 75. Aparato genital femenino

68
TEMA 11. Aparato reproductor masculino AF

Trompas de Falopio interna o mucosa (epitelio plano poliestratificado), media o muscular y ex-
terna o fascia vaginal. El pH ácido que evita la aparición de infecciones se
La trompa de Falopio es un conducto par cuyo trayecto va desde el ovario mantiene gracias a la acción de gérmenes saprófitos, los bacilos de Döder-
hasta el ángulo superior lateral del útero. En la misma se describen distin- lein (producen ácido láctico).
tas porciones:
• Infundibular (o pabellón de la trompa): porción que termina en las
fimbrias y que pone en contacto la trompa con el ovario. Pone en con- 11.2.2. Áparato reproductor externo
tacto la cavidad uterina con la cavidad abdominal.

• Ampular (o ístmica): segmento que se encuentra entre la porción in- Vulva


fundibular y la intersticial.
• Intersticial o intramural (también llamada porción uterina): esta por- La vulva es el conjunto de órganos genitales externos femeninos, que in-
ción atraviesa la musculatura del útero para abrirse a nivel de la cavi- cluye el monte de Venus, los dos labios mayores y dos menores, el himen,
dad uterina. el clítoris y las glándulas anexas (glándulas uretrales y periuretrales y glán-
dulas vestibulares o de Bartholino).
Su principal función es el transporte del óvulo hacia la cavidad uterina. En
su trayecto se produce, en condiciones normales, la fecundación, llevando
al huevo ya replicado exponencialmente y que ha tomado la forma de 11.2.3. Mamas
márula para que asiente en el interior de la cavidad uterina. Si no se pro-
duce esta fecundación, acontece la menstruación. Las mamas son glándulas mamarias apocrinas, localizadas sobre los pec-
torales, que en la mujer sufren cambios para poder producir leche. Duran-
Útero te el embarazo se irán preparando para permitir la lactancia (acción de la
prolactina).
El útero es un órgano hueco cuya principal misión es albergar el feto du-
rante la gestación. Se divide en: Comienzan a desarrollarse en la pubertad por los estrógenos, que favore-
• Cuerpo uterino: es la parte superior del útero, que representa la ma- cen el depósito de grasa y el crecimiento de conductos, fomentado tam-
yor parte de este órgano, se mantiene en su posición gracias al liga- bién por la acción de la prolactina, de los glucocorticoides suprarrenales,
mento suspensorio del útero o ligamento redondo. de la insulina y de la hormona del crecimiento, que aumentan el tamaño
• Istmo: porción intermedia entre el cuerpo y el cuello uterino. de las mamas durante el embarazo. La progesterona se encarga del desa-
• Cuello uterino: parte inferior del útero. Alrededor del cuello uterino se rrollo de los lobulillos. Es la prolactina la responsable de producir la leche,
produce la inserción de la vagina formando los fondos de saco vagina- una vez desaparece el efecto inhibidor que tienen los estrógenos y los
les para acumular el semen en su interior. progestágenos durante el embarazo, con una secreción intermitente en
las fases de alimentación del niño e incluso después. Por otra parte, es la
Histológicamente, el útero está compuesto por las siguientes tres capas: oxitocina la que se encarga de contraer las células mioepiteliales de los
• Endometrio (mucosa uterina): tejido epitelial que contiene glándu- alvéolos mamarios, favoreciendo la eyección láctea como respuesta al es-
las y que está sometido a los cambios hormonales que se producen tímulo de succión por parte del lactante (EIR 06-07, 77-MT).
durante el ciclo menstrual. Es la capa en la
que se implanta la márula y por la influen-
cia hormonal de la gestación se comienza a
crear la placenta.
• Miometrio (músculo uterino): músculo liso
compuesto de tres capas concéntricas:
-- Capa externa o de fibras longitudinales.
-- Capa media, con entrecruzamiento de
fibras, que representa la capa de mayor
grosor.
-- Capa interna o de fibras circulares.

• Peritoneo (capa serosa): tapiza la cara ante-


rior y posterior del cuerpo del útero, pero se
considera un órgano extraperitoneal.
´
Vagina

La vagina es un órgano impar situado en la pel-


vis diseñado para la copulación y para el paso
de los líquidos menstruales y el feto en el parto
natural. A nivel superior se relaciona con el cue-
llo uterino y a nivel inferior lo hace con la vulva.
Su longitud, aunque variable, suele estar entre
Figura 76. Mama
8 y 12 cm. Al igual que el útero, tiene tres capas:

69
TEMA 01
12.1. Sentido del gusto

12
Los quimiorreceptores del gusto se hallan en las papilas gustati-
vas, localizadas en la cara dorsal de la lengua (Figura 77). Las deno-
minadas sensaciones primarias del gusto son: agrio, salado, dulce,
amargo y umami. Los quimiorreceptores sensibles al sabor dulce se
hallan en la zona más anterior de la lengua, los sensibles al sabor
salado por la parte posterolateral, los sensibles al sabor amargo en

Órganos la parte más posterior central, los sensibles al sabor ácido en los
márgenes laterales y al umami en la zona central de la lengua y en
menor medida en paladar y orofaringe. La información sensorial

especiales del gusto es vehiculizada al SNC mediante dos pares craneales: el


nervio facial (VII PC), que recoge la citada información de los dos

de los
tercios anteriores de la lengua, y el nervio glosofaríngeo (IX PC)
que lo hace del tercio posterior. Ambos nervios conducen sus es-
tímulos a los núcleos específicos del bulbo raquídeo, que envían

sentidos la información al córtex, donde se realizará la interpretación del


gusto.

12.2. Sentido del olfato

Las células sensoriales o neuronas olfatorias se encuentran agrupa-


das en una estructura llamada bulbo olfatorio, que se localiza por
encima de las cavidades nasales. Estas células emiten unos cilios ol-
fatorios que atraviesan el hueso etmoides y penetran en la mucosa
superior de la cavidad nasal. Una vez captado el estímulo oloroso,
estas neuronas informarán al SNC mediante el I par craneal.
Figura 77. Distribución geográfica
de las papilas gustativas

12.3. Sentido del oído


y del equilibrio
(EIR 11-12, 45)

En el interior del hueso tem-


poral se encuentran los órga-
nos de la audición y del equi-
librio. El oído se divide en tres
partes:
• Oído externo: formado
por el pabellón auricular
y el conducto auditivo
externo (porción exter-
na cartilaginosa y porción
interna ósea), finaliza en
una membrana que lo
separa del oído medio, la
membrana timpánica. En
el tercio externo del con-
ducto auditivo se encuen-
tran pelos y glándulas su-
doríparas (apocrinas) que
segregan cera para evitar
la entrada de cuerpos ex-
traños. Figura 78. Estructura del oído

70
TEMA 12. Órganos especiales de los sentidos AF

• Oído medio: consta de una caja ósea, la caja timpánica, que contiene localizar dos estructuras bien diferenciadas: el utrículo y el sáculo,
tres huesos articulados entre sí. El martillo se apoya en el tímpano y que perciben el movimiento estático y lineal.
se articula con el yunque, que a su vez lo hace con el estribo (hue-
so más pequeño del cuerpo humano). En la pared interna de la caja La información recibida en las células sensoriales llegará al córtex auditivo
se encuentran dos ventanas, la ventana redonda, cubierta por una cerebral a través del VIII par craneal, pasando previamente por núcleos
membrana, y la ventana oval, en contacto con el estribo. En la pared subcorticales.
anterior de la caja se localiza la trompa de Eustaquio, conducto que
desemboca en la rinofaringe, permitiendo la ventilación del oído me-
dio. La pared posterior comunica con una cámara aérea trabeculada,
las celdas mastoideas. 12.4. Sentido de la visión
• Oído interno: se divide en laberinto anterior y laberinto posterior,
manteniendo en el interior a la endolinfa y por fuera, en el laberinto
óseo, la perilinfa (Figura 79). Los ojos son una prolongación especializada hacia el exterior del sistema
nervioso central. Su función es captar las imágenes del mundo exterior,
que se procesarán en el córtex visual, donde se producirá el fenómeno de
la visión. Para facilitar el estudio de la anatomía y de la fisiología general
del sistema visual, se va a estructurar en tres partes: globo ocular, vías óp-
ticas y anejos.

12.4.1. Globo ocular


Está constituido por tres capas, dos cámaras y una cavidad (Figura 80).
• Capa externa (córnea y esclerótica): túnica fibrosa, de la que 5/6 par-
tes están representadas por la esclerótica, de color blanco, y que en su
porción anterior (1/6 restante) está constituida por la córnea, que es
transparente.
• Capa media o úvea (coroides, cuerpo ciliar e iris): eminentemente
vascular. La coroides cubre y nutre la retina. El cuerpo ciliar posee
un músculo, el músculo ciliar, encargado de la acomodación y unas
prolongaciones (procesos ciliares) que segregan el humor acuoso.
El iris actúa como un diafragma que da color al ojo. Tiene un orificio
denominado pupila, cuyo diámetro varía en función de la acción
de unos músculos lisos contenidos en el iris; estos músculos son: el
músculo esfínter o constrictor de la pupila, inervado por fibras de
Figura 79. Oído interno
origen parasimpático (que produce miosis) y el músculo dilatador
de la pupila, inervado por fibras de origen simpático (que produce
-- En el laberinto anterior se encuentra el órgano de la audición, el midriasis).
órgano de Corti, instalado en el caracol
óseo denominado cóclea. Existen tres
cámaras que son la rampa vestibular
más arriba, el conducto coclear y la ram-
pa timpánica inferior, separadas por dos
membranas: la vestibular y la basilar. El
conducto coclear medio está bañado
por endolinfa y en su interior se encuen-
tra la membrana tectoria que al vibrar
activa las células sensoriales auditivas,
denominadas células ciliadas internas
y externas del órgano de Corti, produ-
ciendo la despolarización y transmisión
química de la señal auditiva. La perilinfa
se encuentra en el interior de las rampas
vestibular y timpánica.
-- En el laberinto posterior se aloja el ór-
gano del equilibrio, que está formado
por los tres conductos semicirculares
que se encargan de registrar el movi-
miento circular gracias al movimiento
de los otolitos en la endolinfa y el ves-
tíbulo, en el interior del cual es posible Figura 80. Anatomía del globo ocular

71
Manual CTO de Enfermería, 6.ª edición

• Capa interna (retina): túnica nerviosa cuya


función es transformar la luz en impulsos
nerviosos. En el centro está la mácula lútea,
que contiene la zona de máxima visión (fó-
vea) (EIR 06-07, 11). Consta de diez capas.
Entre otras, contiene las células especializa-
das para la visión, los fotorreceptores, de las
que hay dos tipos: los conos, responsables
de la visión del color, y los bastones, en-
cargados de la visión nocturna. Existe otra
estructura que es la zona donde se localiza
el nervio óptico en la que no existen foto-
rreceptores y se denomina papila o mancha
ciega (EIR 07-08, 104).
• Cámaras y cavidad: representan el conte-
nido del globo ocular. Se incluyen aquí tres
medios transparentes, el humor acuoso, el
humor vítreo y el cristalino.
-- Humor acuoso: líquido compuesto
en su mayoría por agua, que ocupa las
cámaras anterior y posterior del ojo. Es
sintetizado en los procesos ciliares y se
drena a nivel del ángulo iridocorneal,
donde se halla la malla trabecular.
-- Humor vítreo: ocupa la cavidad vítrea,
íntimamente relacionada con la retina y
que tiene consistencia gelatinosa.
-- Cristalino: lente biconvexa o conver-
gente carente de vasos, situada en la
cámara posterior, que a nivel de su
ecuador está sujeta a los procesos cilia-
res mediante unas fibras denominadas
zónula de Zinn. Esta lente puede variar
su radio de curvatura, dado que es de-
formable, por acción del músculo ciliar, Figura 81. Esquema de la via óptica
fenómeno llamado acomodación. La
acomodación permite enfocar objetos (proyectarlos sobre la reti- • Radiaciones ópticas: fibras que establecen las conexiones desde el
na) a distintas distancias. cuerpo geniculado hacia el área visual. Se diferencian en superiores
que viajan por el lóbulo parietal, y en inferiores que lo hacen por el
lóbulo temporal.
CÁMARA CÁMARA • Áreas visuales del córtex occipital (área 17).
CAVIDAD VÍTREA
ANTERIOR POSTERIOR
Anterior Córnea Iris Cristalino
Posterior Iris Cristalino Retina 12.4.3. Anejos
Periferia Ángulo iridocorneal Cuerpo ciliar Retina
Dentro de los anejos es posible el sistema de alojamiento y protección y
Tabla 5. Topografía del globo ocular
el sistema oculomotor.

Sistema de alojamiento y protección


12.4.2. Vías ópticas
Formado por los siguientes componentes:
Las vías ópticas llevan los estímulos recibidos por los fotorreceptores reti- • Órbita: cavidad ósea, con forma de pirámide truncada, donde se alo-
nianos hacia el córtex occipital (Figura 81). Están constituidas por: jan el globo ocular y los músculos oculomotores, todos ellos rodeados
• Nervio óptico: formado por los axones de las células ganglionares de de grasa orbitaria con función de almohadilla formado por los huesos
la retina. Abandona la cavidad orbitaria a través del foramen óptico frontal, esfenoides, cigomático, maxilar superior, etmoides y lagrimal
para entrar en la cavidad craneal y terminar en el quiasma. (o unguis).
• Quiasma: se relaciona lateralmente con la arteria carótida interna y • Cejas, párpados y conjuntiva: las cejas, situadas en la parte superior
por debajo con la glándula hipofisaria. A este nivel se produce la de- del reborde orbitario, tienen función protectora. Los párpados son
cusación de las fibras procedentes de la retina nasal, mientras que las una protección cutánea, fibromuscular y mucosa, que se cierran a vo-
fibras de la retina temporal siguen por el mismo lado a través de las luntad propia o por mecanismo reflejo de defensa. En el borde libre
cintillas ópticas hasta llegar al cuerpo geniculado externo. de los párpados se encuentran las pestañas, las glándulas sebáceas de

72
AF

Zeiss, las sudoríparas de Moll y las glándulas de Meibomio, encargadas conjuntiva). La glándula principal se encuentra alojada en la porción
de la secreción lipídica de la película lagrimal. superoexterna de la órbita y es la encargada de la secreción acuosa de
la película lagrimal.
Desde la superficie hasta la zona más profunda, el párpado está cons-
tituido por las siguientes estructuras (Figura 82): La película lagrimal o lágrima, tal y como se ha visto hasta ahora, está
-- Piel. formada por una porción lipídica, una mucosa y una acuosa (la más
-- Músculo orbicular: inervado por el VII par craneal, cuya acción es abundante).
la de cierre palpebral.
-- Músculo elevador del párpado superior: inervado por el III par La porción excretora está constituida por:
craneal. -- Puntos lagrimales: son dos, uno superior y otro inferior, y están
-- Tarso: capa fibrocartilaginosa que aloja a las glándulas de Meibo- situados en el tercio interno del borde libre palpebral. A través de
mio. ellos se drenan las lágrimas.
-- Conjuntiva tarsal. -- Canalículos: son dos estructuras que unen los puntos lagrimales
con el canalículo común.
-- Canalículo común: estructura resultante de la unión de ambos ca-
nalículos, que desemboca en el saco lagrimal.
-- Saco lagrimal: se comunica caudalmente con el conducto lacri-
monasal.
-- Conducto lacrimonasal: desemboca en el meato inferior de la ca-
vidad nasal.

Sistema oculomotor
Está formado por seis pequeños músculos estriados: recto superior, recto
inferior, recto interno, recto externo, oblicuo superior o mayor y oblicuo
inferior o menor. Estos músculos tienen su origen en el vértice orbitario y
se insertan en la esclerótica. Son los responsables del movimiento de los
globos oculares en las distintas posiciones de la mirada. Casi todos ellos
están inervados por el III par craneal, con la excepción del recto lateral
(que lo está por el VI par) y el oblicuo superior (inervado por el IV par o
nervio patético o troclear).

Figura 82. Esquema del párpado

La conjuntiva es una mucosa delgada y transparente. Tapiza la super-


ficie interna de los párpados (conjuntiva palpebral o tarsal) y la cara
anterior del globo ocular (conjuntiva bulbar). Entre ambas existe un
fondo de saco o fórnix. En su espesor, entre otras, se encuentran glán-
dulas mucosas (encargadas de la secreción mucosa de la película la-
grimal) y células linfoides.

• Sistema lagrimal: formado por una porción secretora y una excretora


(Figura 83).

La porción secretora está constituida por la glándula lagrimal prin-


cipal (localizada en la porción anterolateral del techo de la órbita) y
Figura 83. Anatomía del aparato lagrimal
por las glándulas lagrimales accesorias (situadas en el espesor de la

73
Manual CTO de Enfermería, 6.ª edición

 Conceptos clave
• El núcleo celular se encarga de la transcripción de ADN a ARN en el nucléolo y de la traducción de ARNm a proteínas ya en el citoplasma.
• Las células somáticas se dividen por mitosis, mientras que las germinales lo hacen por meiosis disminuyendo el número de cromosomas
a 23. Estudiad las fases.
• La sangre es un tipo de tejido conjuntivo que se encarga del transporte de sustancias y en la que circulan proteínas como albúminas, globulinas
y fibrinógeno, así como elementos formes: hematíes, leucocitos y plaquetas. Recordad la desviación izquierda y la coagulación.
• El tejido óseo se organiza en sustancia esponjosa y en sustancia compacta, con las células propias osteocitos, osteoblastos y osteoclastos,
originando la estructura interna en forma de osteonas con los conductos de Havers. Repasad sus funciones y los huesos más importantes.
• El tejido muscular se diferencia en esquelético o voluntario estriado, liso involuntario no estriado y cardíaco involuntario estriado, siendo
la acetilcolina el neurotransmisor que se libera en la placa motora.
• El sistema nervioso central está compuesto por los lóbulos cerebrales y la médula espinal, mientras que el sistema periférico lo forman
los pares craneales, los nervios espinales y el sistema nervioso autónomo. Son importantes las vías motoras y sensitivas.
• El corazón se encuentra vascularizado por las arterias coronarias izquierda y derecha e inervado por el sistema de conducción que comienza
en el nodo sinusal. Repasad las cavidades, las válvulas y los ruidos.
• La fisiología cardíaca es importante, recordad el gasto cardíaco como la frecuencia cardíaca por el volumen sistólico. Depende de la precarga,
de la contractibilidad y de la poscarga.
• Los linfocitos se diferencian en B para la respuesta humoral con la producción de anticuerpos y en T para la respuesta celular. Repasad
la inmunidad activa y pasiva.
• Respecto al aparato respiratorio se deben estudiar los músculos que intervienen, la espirometría, conociendo los volúmenes y las capacidades,
y el hioides como hueso libre a nivel laríngeo cervical superior.
• El aparato digestivo se compone de mucosa, submucosa, muscular y serosa, pero esta composición varía según cada órgano. Repasad
las funciones del hígado, la vía biliar, el páncreas y la vascularización por medio de las arterias mesentéricas.
• Estudiad la anatomía urinaria con sus funciones, sin olvidar la nefrona y las hormonas que influyen en la reabsorción de agua y sodio.
• Realizad un esquema de las hormonas que produce la hipófisis y sus funciones corporales. TrH hipotalámica-TSH hipofisaria-T3 y T4 tiroides.
• Repasad la anatomía reproductora masculina y femenina, en especial las zonas de las trompas y las células de los testículos.
• Son importantes la organización del órgano del oído y la anatomía ocular, incidiendo en la zona de máxima visión o mácula, con la fóvea,
y el punto ciego donde llega el nervio óptico que es la papila.

 •
Bibliografía
Gray. Anatomía para estudiantes. Elsevier. 2.ª ed. 2010.
• Guyton C, Hall E. Tratado fisiología médica. Elsevier. 12.ª ed. 2011.
• Harrison. Principios de medicina interna. McGraw-Hill. 18.ª ed. 2012.
• Sadler TW. Embriología médica con orientación clínica. Langman. Panamericana. 8.ª ed. 2002.
• Sobotta. Atlas de anatomía humana. Elsevier. 23.ª ed.
• Stuart Ira Fox. Fisiología Humana. McGraw-Hill. 7.ª ed. 2003.

74