You are on page 1of 3

“NO A LA VIOLENCIA CONTRA LA MUJER”

La violencia contra la mujer es uno de los mayores problemas que


nuestra sociedad debe enfrentar. Es necesario trabajar directamente
en el Colegio, con los niños y jóvenes, desde temprana edad y
buscar analizar y entender las razones por las cuales, en el caso
peruano, la incidencia de violencia es tan alta y la sociedad tan
permisiva.

En esta violencia se presenta numerosas facetas que van desde la


discriminación y el menosprecio hasta la agresión verbal
o psicológica física, sexual, y el asesinato, manifestándose en
diversos ámbitos de la vida social, laboral y política, entre los que se
encuentran la propia familia, la escuela, la Iglesia, el Estado, entre
otras.

De acuerdo con la OMS una de cada tres mujeres en el mundo


(30%) ha sufrido violencia física y/o sexual en algún momento de su
vida. En el caso peruano, la incidencia es mayor: de acuerdo con la
OMS, 69% de mujeres rurales y 51% de urbanas han sufrido violencia
física o sexual por parte de su pareja en algún momento de su vida.
(OMS Estudio Multi-país 2007).

Solo en el 2017, el 68,2% de las mujeres en el Perú sufrieron violencia


física, sexual o psicológica. El estudio encontró que a nivel nacional
el 64.2% de las mujeres declaro haber sufrido violencia
psicológica, el 31.7% violencia física y el 6.6% violencia sexual (INEI
2017).

La violencia contra la mujer es transversal, ocurre en todos los


estratos sociales, en todas las ciudades del país y en todos los
países del mundo. Ello sin importar el nivel de educación de la
mujer, su acceso al mercado laboral ni a recursos económicos. La
violencia contra la mujer, en todas sus formas, psicológica, física,
sexual, financiera y económica es causada por el control que busca
ejercer un hombre sobre una mujer. Es una muestra de poder, de
superioridad, de “machismo”, al más puro estilo peruano.

La violencia contra la mujer es “ocultada” en el Perú, porque la


sociedad cree equivocadamente que la violencia de género
pertenece al ámbito privado de la familia. Las víctimas de la
violencia contra la mujer en el Perú son responsabilizadas al
considerarse que ellas se lo buscaron o porque ellas lo permiten.
En el 56% de los casos las mujeres toleran la situación de violencia por
los hijos, en el 48% por motivos económicos (ENDES 2016).

La sociedad peruana es marcadamente machista y responsabiliza


a la mujer por lo que le sucede. Así, el 32% de peruanos cree que
las mujeres son maltratadas o violadas porque provocaron al hombre.

Para lograr reducir la incidencia de violencia contra la mujer,


necesitamos lograr empoderarlas, implementar programas de
educación, una campaña de cambio de comportamiento con
tolerancia cero a los casos de violencia y lograr que los niños,
adolescentes y hombres peruanos sean aliados en la lucha contra la
violencia de género. La evidencia reciente demuestra, según informes
concluyentes de la ONU, que implementar campañas educativas en
los colegios, como la campaña UNETE, tiene un impacto positivo.

Estas son las muchas razones por las cuales el “Colegio Alexander
Fleming” asume su rol y compromiso con la sociedad arequipeña, e
inicia una campaña de “No a la violencia contra la mujer”. Vivimos
en una sociedad violenta y el abuso contra la mujer es visto como algo
“normal”. Nuestros alumnos deben entender que esa violencia no es
normal, con diversos recursos a nuestro alcance, los cuales requieren
la participación decisiva de los padres de familia. Poniendo en lo más
alto nuestro lema “Te educamos para la vida”, comprometemos a toda
la comunidad Fleming a participar de esta campaña, en beneficio del
futuro de nuestros alumnos.
«Mujer maltratada con un bastón», dibujo de Goya.