You are on page 1of 4

Oportunidades en el segmento de mercado de los pequeños aerogeneradores en

territorio norteamericano.

Mercado de aerogeneradores, el mercado de los aerogeneradores está directamente


vinculado al de la energía eólica. Este mercado se divide en dos, según la potencia de
los aerogeneradores puede ser pequeños y grandes. Grandes generadores con
potencias de 1,2 y 1,5 MW, y generadores pequeños de entre 5 y 200 kW.

Los generadores más pequeños están dirigidos al mercado eólico menor, aptos para la
aplicación residencial o independiente de la red eléctrica. Un gran objetivo en el mercado
de los pequeños aerogeneradores es el segmento de los terratenientes rurales que
buscan rebajar su factura de electricidad teniendo una fuente propia. En algunos casos,
el consumidor final tiene la posibilidad de cargar en la red pública su exceso de energía.
En estas circunstancias, al consumidor se le concede un "crédito"

En el mercado de estados unidos son pocos los fabricantes de aerogeneradores


pequeños. Los principales fabricantes no externalizan los generadores, pues están muy
capacitados para el diseño general del aparato y usan tecnología PMDD (generadores
síncronos de imán permanente de transmisión directa e híbrida) en su desarrollo.

El generador supone entre un 5 y un 15% del coste total del aerogenerador. Si aplicamos
estos porcentajes al total de ventas de pequeños aerogeneradores en EE.UU.
(25 millones $), tenemos un mercado potencial total de entre 1,25 y 3,75 millones de
dólares. Sin embargo, hay que deducir la cuota de mercado controlada por dos firmas
punteras verticalmente integradas que producen sus propios generadores. Esto deja a
un proveedor de generadores un mercado potencial de tan solo 250.000 $ - 750.000 $.
Este mercado no es apto para la ley de incentivos y no existe deducción federal
equivalente alguna.

Los programas de incentivos estatales, como reembolsos, reducción de intereses y


subvenciones, varían de un estado a otro según la regulación local. Además, está la
competencia de la industria fotovoltaica a la hora de acceder al consumidor individual
que busca reducir su factura de electricidad.
En cuestión de ingresos, la industria solar supera en tamaño a la eólica menor unas 10
veces y, además, disfruta de un sólido apoyo en el Congreso en forma de incentivos
financieros para los compradores. La industria eólica menor suele recibir menos atención
política, lo que produce un desequilibrio con respecto a las que compiten con ella.

El coste de generación de la electricidad eólica ha caído un 66% en los últimos seis años,
según AWEA. Por eso, la Asociación anima a las compañías suministradoras de
electricidad a que protejan a sus clientes de futuras subidas del precio de la luz mediante
la firma de contratos a largo plazo con promotores eólicos (el viento no está sujeto -como
los combustibles fósiles- a los vaivenes de los mercados internacionales o a la estabilidad
política de determinadas regiones productoras). Según un reciente estudio
del Departamento de Energía de los EEUU -concluye AWEA-, la eólica estadounidense
podría pasar del actual 5% de peso en el mix eléctrico del país al 10% en 2020 y al 20%
en 2030. Además, si el sector alcanza esos objetivos podría crear 380.000 empleos.
Analisis para la toma de decisión:

Estados unidos se sitúa entre los mayores productores de energía eólica del mundo.
Pese a su enorme producción interna, se trata de un mercado atractivo para empresas
exportadoras, ya que resulta accesible, competitivo y además tiene un gran potencial, de
modo que la oferta de aerogeneradores en el país no es suficiente para satisfacer la
demanda.

Durante los últimos años se ha promovido la creación e instalación de parques eólicos


para impulsar las fuentes de energía renovables. Además de la instalación de grandes
proyectos, se están popularizando la instalación de pequeños aerogeneradores para
producir energía para el autoconsumo en granjas y hogares situados en lugares con
viento.

El fuerte viento que sopla de manera constante en muchas de las extensiones de los
EE.UU. puede convertirse en un activo valioso para dichas zonas. Un cuarto del territorio
del país es lo suficiente ventoso como para producir energía capaz de competir con la
generada por la combustión de carbón en cuanto a la cantidad y, cada vez más, respecto
al precio. Durante los últimos 20 años el precio de la producción de energía eólica se ha
reducido en más de un 80%.

El impulso de esta tecnología es debido, en parte, a los incentivos estatales y federales


establecidos, así como normas legales que obligan a las compañías eléctricas a disponer
en sus carteras de un determinado porcentaje de energía proveniente de fuentes
renovables.

El generador supone entre un 5 y un 15% del coste total del aerogenerador. Si aplicamos
estos porcentajes al total de ventas de pequeños aerogeneradores en EE.UU.
(25 millones $), tenemos un mercado potencial total de entre 1,25 y 3,75 millones de
dólares. Sin embargo, hay que deducir la cuota de mercado controlada por dos firmas
punteras verticalmente integradas que producen sus propios generadores. Esto deja a
un proveedor de generadores un mercado potencial de tan solo 250.000 $ - 750.000 $.
Este mercado no es apto para la ley de incentivos y no existe deducción federal
equivalente alguna.