You are on page 1of 20

Estudios en Antropología Social, vol. 1, núm. 2, 2010, pp. 81-99.

La administración de la
infancia en debate. Entre
tensiones y reconfiguraciones
institucionales.

Carla Villalta.

Cita: Carla Villalta (2010). La administración de la infancia en debate. Entre
tensiones y reconfiguraciones institucionales. Estudios en
Antropología Social, 1 (2) 81-99.

Dirección estable: https://www.aacademica.org/carla.villalta/54

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Para ver una copia de esta licencia, visite
http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/deed.es.

Acta Académica es un proyecto académico sin fines de lucro enmarcado en la iniciativa de acceso
abierto. Acta Académica fue creado para facilitar a investigadores de todo el mundo el compartir su
producción académica. Para crear un perfil gratuitamente o acceder a otros trabajos visite:
http://www.aacademica.org.

ESTUDIOS EN ANTROPOLOGÍA SOCIAL – CAS / IDES

La administración de la infancia en debate. Entre tensiones y reconfiguraciones institucionales
Carla Villalta*

Introducción

Juzgados de menores, juzgados civiles con competen- poder que protagonizan y la forma en que construyen,
cia en asuntos de familia, institutos y hogares, defenso- a través de ellas, su objeto de intervención2.
rías públicas de menores, son algunos de los Un objeto de intervención que, si bien ha recibido dis-
organismos que tradicionalmente conformaron el cam- tintas nominaciones –y a lo largo de una larga historia
po de instituciones destinadas a la gestión de la infan- fue clasificado como “infancia en peligro”, niños en
cia pobre en la Argentina. situación de “abandono moral y/o material”, o en si-
tuación de “riesgo”3-, tuvo y tiene como común deno-
En este artículo mi interés es describir y analizar los minador la pertenencia de estos niños a los sectores
conflictos y tensiones que se han suscitado en este más empobrecidos de la sociedad. De este modo, las
campo de instituciones a partir de la sanción de una
nueva ley, dictada a fines del año 2005. Esta normativa variadas intervenciones sobre ese sector de la infancia,
privó al Poder Judicial de varias de sus antiguas pre- y sobre sus familias, bien pueden abordarse como mo-
rrogativas, inauguró otros circuitos y procedimientos dos de gestión de la infancia pobre, en la medida en
para el tratamiento de la infancia y dotó de nuevas que, de una u otra forma, han estado orientadas –a
facultades a organismos administrativos ya existentes. partir de modificar sus condiciones de vida, sus rela-
De tal manera, su sanción no sólo promovió una recon- ciones y en algunos casos los adultos que son conside-
figuración institucional, sino también reeditó y, en rados como los responsables y representantes de los
otros casos, potenció distintos conflictos entre los en- niños- a transformar a esos sujetos en otros4.
cargados de implementar medidas de protección a la
infancia. Tensiones fundamentalmente originadas en Una acción de la administración estatal sobre la infan-
torno a quién debe intervenir en los casos en que se cia que, como sostiene Adriana Vianna, ilumina de un
considera que los niños y niñas se encuentran en riesgo modo paradigmático la dimensión tutelar del Estado,
o en una situación de “vulnerabilidad de derechos”, y en tanto recorta y clasifica una población, y es ejercida
que entiendo no pueden ser comprendidas sin contex- sobre los personajes sociales que más fácilmente pue-
tualizar e inscribir históricamente este proceso. A su den ser tomados como “naturalmente” tutelados o
vez, considero que su análisis permite iluminar una tutelables. Ya que ser legalmente menor –por edad o
faceta de las prácticas estatales, aquellas que –basadas por cualquier otro criterio- significa estar sometido a la
en una retórica de “protección” o de “restitución de autoridad de otra persona, conjunto de personas o
derechos”- conforman la dimensión tutelar del Estado incluso de instituciones, y “ser objeto de una acción
(Souza Lima, 2002; Vianna, 2002a, 2002b, 2005)1. tutelar cuya legitimidad es extraída del compromiso
moral de proteger a aquellos que no pueden protegerse
Para el desarrollo de este análisis, por un lado, resulta por sí mismos” (2005:19).
pertinente conceptualizar la red jurídico-burocrática
que los organismos antes mencionados conformaron Por otro lado, también resulta preciso inscribir este
como un campo (Bourdieu, 1999). En tanto ello permite campo en su larga duración. Ello permite observar que
tener en cuenta no sólo sus especificidades –sus fun- históricamente –esto es, al menos desde principios del
ciones, límites de intervención, procedimientos- sino siglo XX en nuestro país- se caracterizó por haber esta-
también las relaciones que entablan, las disputas de do atravesado por una serie de disputas que no sólo

81

VOL. 1 No. 2 ISSN: 1669-5-186

la nueva normativa promovió. sino también sobre un sector de la infancia. esta ley constitu- ño6. la protección integral” inspirada en ella7. coactivo. protección y exigibilidad de derechos8. 2005. A su vez. al tradicional enfoque “mi. enfoque paternalista. Así. focalizo el análisis en una tensión que. me propongo des- tervención jurídico-estatal sobre los “menores” estuvo cribir los principales cambios que. selectivo y discrecional si bien hoy por hoy cobra centralidad en este campo. norista” se le opuso otro que. 82 VOL. ción. juristas y organizaciones de defensa de los enfoques –supuestamente incompatibles. Para ello. Situaciones que ahora funcionarios judiciales. lugar a lo que distintos activistas denunciaban como vas que habían detentado –en particular. es importante tener en cuenta que desde seca y Cardarello. esto nos remite a una larga historia de conflictos diversos que giraron tanto en torno al De esta forma. Un frente dis- en consonancia con los nuevos postulados internacio.a la Convención sobre en las que se intentaba dirimir quién y/o quiénes eran los Derechos del Niño y a la denominada “doctrina de los mejores organismos para intervenir sobre esa pobla.y desde la derechos de los niños. aco. como he planteado. De tal manera. En el año 2005 –luego de muchos debates. Para quienes propiciaron su sanción. 2 ISSN: 1669-5-186 . opuso a dos doctri. se delinearon dos ladores. y la restitución. este campo de tes de este campo de instituciones. material”. A partir de esos momentos. proceso fue convertido en un “frente discursivo” (Fon- Ahora bien. mejor dicho. nes y demandas llevadas adelante por activistas. instituciones se transformó en objeto de nuevos cues- tionamientos. en tanto sustrae de la esfera judicial una serie de ello. y devino en escenario de un debate que. en sintonía con lo planteado por la Convención de los Derechos del Ni.los defensa de los derechos de los niños que activamente derechos que tienen vulnerados. habían dado tando las facultades y atribuciones por demás excesi.se sancionó la ley 26. 2005). la producción teórica respecto del tema de la in. ESTUDIOS EN ANTROPOLOGÍA SOCIAL – CAS / IDES obedecían a distintas concepciones en torno a qué se que había caracterizado a las variadas intervenciones consideraba lo mejor para los “menores”. cursivo con el cual se identificaron muchos de los agen- nales sobre los derechos de los niños. cuyos tópicos centrales fueron principios de la década del ’90 otro debate atravesó y. bregaba por considerar al niño no ya como un yó un triunfo y su implementación abre nuevos desafí- “menor” sino como un “sujeto de derechos”. legis- nas consideradas antagónicas. 2008)5. para los niños en “situación de abandono moral y/o tronato”. gramas y servicios de políticas públicas a fin de garan- ron conformando distintas organizaciones sociales de tizar y proteger –de acuerdo con la nueva retórica. en la Ciudad de fuertemente teñida por los límites conceptuales de este Buenos Aires. sucedieron en este campo.estaba facultado para detentar la tutela niñas y adolescentes movilizó a distintos actores que de los “menores” o quiénes eran los actores que debían realizaron diferentes acciones para construirlo como dictaminar sobre el “estado de abandono” de los niños una cuestión socialmente problematizada. deberán ser atendidas por otro tipo de organismos que privilegien la inclusión de esos niños y niñas en pro- En el marco de este debate. tendió a homogeneizar a todo lo que anteriormente aquella que consagraba la facultad de la tutela estatal había acontecido en este campo bajo el rótulo de “Pa. En este trabajo. al estar muchas veces ori- normativas que regían el tema de la minoridad. establecimiento de qué organismo –ya fuera judicial o de la defensa y garantía de los derechos de los niños. 2006. Villalta. la en buena medida. En consecuencia. postergacio- tramado en términos dicotómicos. Y para os. debate que oponía el Patronato –como sinónimo del en primer lugar.061 que denominada “doctrina de la protección integral” se reemplazó a la antigua ley de Patronato de Menores. la desjudicialización de las situaciones de pobreza. administrativo. se postulaba que era central derogar las viejas situaciones y conflictos que. propiciaron la derogación de las antiguas leyes. el tema de la “infancia” o. 1 No.los “judicialización de la pobreza”. ginados en carencias socio-económicas. en los últimos años se fue. Y en ese (cfr. hegemonizó los conflictos que se desinstitucionalización de los niños.

propongo desplazar la mirada hacia las redes judicial en la vida de los niños y niñas ya que. 2004a)12. Y se constituyó en un sinónimo de institucional desde el plano de las normas y reglamen. las intervenciones abusivas y arbitrarias del ámbito taciones. Una ten- sión que formalmente refiere a cuál de estos ámbitos Una de las modificaciones más importantes que inau- estatales tiene primacía para administrar los conflictos guró la denominada ley de Protección Integral de los relativos a esa población tomada como naturalmente Derechos de Niños. son antes bien constitutivas de las formas con los asistentes sociales o psicólogos del juzgado. A partir por otro lado. en lugar de analizar esta reconfiguración da a los “menores”. Ya que parto de la idea de que esas rela. esto es. recti. desde el año 1919. 1 No. quienes “disponían tutelarmen- Esta tensión actualmente se manifiesta en una serie de te” de los niños y jóvenes. Así. su derivación a distintos pro- ción estatal. quienes evaluaban la situación de los niños y jóvenes. permi. 2 ISSN: 1669-5-186 . Adolescencia y Familia (en adelante CONNAF). los jueces podían ordenar la conocimiento de las características de esa administra. Y este análisis –como des. gación de la antigua ley de Patronato de Menores. contribuyen también a de- finir el objeto de su intervención. la nueva ley también derogó uno de los en disputa9. disputas de poder. un organismo técnico-administrativo del que dependí- nales por controlar diferentes tipos de recursos. cional10. 1996) en otras cosas. orientadas a zanjar desigualdades y pre. tienden a normalizar. ya fueran autores o víctimas conflictos protagonizados por los distintos organismos de delitos o se encontraran en una “situación de peli- que son los responsables de la aplicación y ejecución de gro”. que asume actualmente la intervención sobre la infan. asesores o defensores públicos de menores – así como en la defensa que realizan los diferentes agen. sino tam- bién de mi inserción laboral en uno de los organismos Por otro lado. pueden vislumbrarse distintas Niñez. era una de las prerrogativas de los jueces de menores. vista desde otra perspectiva.y con las autoridades del Consejo Nacional de flictos. hasta que el juez no estimara que se había las que están insertos los agentes que cotidianamente revertido la situación de peligro que había originado la dan forma a esas diferentes técnicas de gestión de la adopción de la “disposición tutelar” podía mantenerla infancia y de sus familias. internación de los niños. En estos con. desarrollado en este campo de instituciones. te acceder a las peculiaridades que revisten las acciones quedó suprimida la facultad de la tutela estatal para los estatales que.no sólo se nutre de las expe. artículos del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación que contemplaba una “medida cautelar” de- nominada “protección de persona”. Niñas y Adolescentes fue la dero- tutelable. tuación de abandono o peligro moral y/o material” ficar o encauzar conductas diversas. gramas o resolver la adjudicación de la “guarda” a sus ciones y disputas antes que ser un telón de fondo padres u otros familiares junto con un “seguimiento” delante del cual los diferentes actores desarrollan sus que consistía en la realización de entrevistas periódicas prácticas. an los institutos y hogares para “menores”11. su abordaje posibilita adentrarse en el de esta “disposición”. que nos hablan de pujas institucio. que. Esta facultad era ejercida conjuntamente con los las medidas de protección estipuladas por la nueva ley. A través de ella. Pero. cia pobre. Pero que. 83 VOL. menores de 18 años cuando se encontraran en una “si- venir potenciales peligros. y en ese sentido. por un lado. ESTUDIOS EN ANTROPOLOGÍA SOCIAL – CAS / IDES entiendo que tradicionalmente lo ha atravesado: la De viejas y nuevas prerrogativas tensión entre lo administrativo y lo judicial. entre de relaciones sociales y las disputas (Sigaud. funcionarios dependientes del Ministerio Público Na- tes de sus nuevas o viejas prerrogativas. con el único límite de la mayoría de edad civil. hasta que los niños y/o jóvenes cumplieran los 21 años riencias recogidas en el trabajo de campo que he (Villalta. arrollaré más adelante. Esta figura se había tornado el blanco principal de las críticas dirigidas a la red jurídico-institucional destina- Así las cosas.

desplegaban siderarlo necesario. ben residir. to de guardas. según el familia que las iniciaban de oficio –esto es. nominados de “protección de derechos de las niñas. postuló la existencia de otro tipo de medi. la nueva normativa establece dos tipos de medidas. críticas de los más férreos defensores del Patronato del Estado. 2001. Villalta. Ministerio pú. y no el Poder Judicial. la separación de los niños de su medio la tramitación de subsidios para vivienda. que juristas la denunciaron como un avance del “poder suponen la movilización de recursos a fin de garantizar administrador” en funciones que –como el otorgamien- a los niños los derechos que tienen vulnerados –esto es. y en estos casos el Poder Judicial y muchas veces implicaban su internación en institutos sólo debe intervenir a fin de realizar un “control de u hogares del CONNAF o su derivación a alguno de legalidad” de la medida dispuesta para verificar si el sus programas. y dispuso la sobre los Derechos del Niño. tección –tanto de protección integral como excepciona- tica del ámbito judicial destinado a los niños y jóvenes. mas de políticas públicas. La ley sancionada a fines del año 2005.es el Poder Ejecutivo. Al poco tiempo de haber sido sancionada. En la medidas son los órganos administrativos locales de- práctica tenían una duración –al igual que la tutela. Esto es. Por an disponer de los niños cuando consideraran que otro lado. aunque se prevé la posibilidad de pro- nes de la madre y/o padre de los niños. 39. Así.privilegiando de esta retomando algunos aspectos de las críticas que se le 84 VOL. el ámbito judicial debería “cesar” las medidas de pro- nes junto con los actores mencionados. la inclusión en progra. ritariamente connotada como un significativo avance das. “estuvieran temporal o permanente- tiera una denuncia al respecto. 2004b). casos de vio. tanto de la justicia de menores como de familia. tratamientos médicos. becas para familiar y la determinación de con quién o dónde de- estudio. quien es el responsable de tomar las medidas de pro- Una y otra figura formaban parte de la rutina burocrá. las descentralización de sus funciones. etc. Paradójicamente. las medidas de “protec. supuesto maltrato y/o abuso. las de. remitirlas al nuevo organismo así el llamado Patronato del Estado. sólo limitada por la mayoría de edad civil de los niños. mereció sin embargo. (cfr. diversidad de situaciones. tección que se encontraban vigentes y. En reemplazo de esas facultades. disolvió el anterior normativa interna a los postulados de la Convención organismo administrativo (CONNAF). “fugas de rrogarlas si por “acto fundado” se establece que la hogar” de adolescentes. hospitales sobre el estado de “abandono” de los niños. y que implican la separa- ción de persona” cobraban vida en los juzgados de ción de los niños de su medio familiar cuando. al derogar el Si como decía anteriormente. mente privados de su medio familiar o cuyo superior sores públicos de menores. ción de 90 días. Ley 26. por ejemplo. adiccio. en caso de con- blico y organismo técnico-administrativo. procedimiento se ajustó a lo que plantea la ley. falta de cobertura social para realizar un tratamiento Quienes se encuentran facultados para aplicar tales médico. distintos nominadas “medidas de protección de derechos”. Estas últimas tienen un plazo de dura- lencia familiar. ESTUDIOS EN ANTROPOLOGÍA SOCIAL – CAS / IDES los magistrados de los juzgados civiles de familia podí. Y eran aplicadas a una interés exija que no permanezcan en ese medio” (art. a través del organismo y constituían una prerrogativa de los magistrados – específico que designe. sin que exis. texto de la ley.son de índole judicial. denuncias de escuelas o de situación que dio origen a su adopción continúa. y estableció que fuera ya no el Poder Judicial sino en materia de protección de derechos de los niños y organismos de tipo administrativo quienes estuvieran adolescentes y como un ejemplo de la adecuación de la facultados para aplicarlas. 1 No. Por un lado. las “medidas excepcionales de protección de éstos estaban expuestos a “peligros y/o amenazas a su derechos” que deben ser aplicadas una vez que se integridad física o moral”. forma el fortalecimiento de sus vínculos familiares. les.. Valobra. A su vez.quie. esta nueva ley fue mayo- Patronato. hayan agotado las anteriores. 2 ISSN: 1669-5-186 . niños y adolescentes”.061). etc. A su vez. designado por la ley para que continúe la intervención.o a pedido de los defen.

que trascendió las del derecho de familia no sólo reclamaron la deroga. de edad. correo de la autoridad de aplicación” (Zannoni. público de menores que hizo circular una resolución que consideran continúa vigente. argumentaron que este nuevo sistema de pro. Tal el caso. pertenencia institucional y su apego y defensa de su ron que correspondía a los jueces y defensores públicos investidura15. entre los profesionales del ámbito judicial es en ese medio un ámbito adecuado que los sus. y así se sostuvo que “no es concebible fundizó una serie de conflictos que se venían suce- que la administración pretenda actuar sustituyendo a diendo en este campo de instituciones. inauguró otros. finado a ser “un mero mensajero. y –a pesar de las buenas inten- se hicieron públicas desde el ámbito judicial. entiendo que permiten dar cuenta los niños. en última instancia. 2 ISSN: 1669-5-186 . Ya que. aun antes de garantía republicana del debido proceso” (op. en consecuencia. disputas sobre los Estas fueron algunas de las críticas más extremas que límites de intervención. en otros casos nitiva denunciaban que no era posible –ni constitucio.que los jueces quedaran en el papel de convidados tras que en algunos otros continuaron tomando medi- de piedra en estos procedimientos o. Y. quienes experimentaron la limitación de sus 85 VOL.: 926). común escuchar que los agentes del nuevo organismo traiga de situaciones de abandono o peligro co. mien- nal. sea porque carecen del medio familiar que debe- ría contenerlos y formarlos. y que ello se debe –en muchos (Zannoni.a la valoración negativa que tienen sobre la Jus- ticia. como plan. por los hospitales públicos de la Ciudad de Buenos teaba un conocido jurista: Aires en la que informaba que. toda denuncia sobre un niño con su función interesa primordialmente. No obstante. 2005:924). lo que se conside.muy escasas alternativas a las las opiniones que tienen todos los agentes de dicho modalidades tradicionales de tratamiento y cuidado de ámbito. pusieron reparos al accionar de ese organismo. diferencias y los matices existentes. en general. en función de su ción inmediata de la nueva ley. De esta forma. sino también sostuvie. das –ahora de “protección excepcional de derechos”- raba aun más grave. los jueces que. para dar cumplimiento a la nueva normativa. Desde esta postura ideológica se defendieron las tradi- cionales prerrogativas de las que gozaban los funciona. ya se encontraba atravesado por la superposición de intervenciones. la sanción de esta ley. 1 No. trativo16. ESTUDIOS EN ANTROPOLOGÍA SOCIAL – CAS / IDES efectuaban al ámbito judicial destinado a los menores facultades como una verdadera reducción de poder. sus derechos vulnerados debía ser notificada a las Defen- a la protección de los menores de edad que de sorías Públicas de Menores y no al organismo adminis- un modo u otro sufren carencias fundamentales. o porque no hallan Además. Sin embargo. la mendicidad y el delito tan las intervenciones”. la sanción de la ley se puede visualizar –entre otras cosas. Así. son o deben ser y agregó complejidad a un escenario que. administrativo ponen “palos en la rueda”. y cabe ciones de muchos agentes y de la retórica basada en la aclarar que no pueden considerarse representativas de restitución de derechos. la implementación de la nueva ley pro- rios judiciales. en defi. cit. o bien “dila- mo son la pobreza. por ejemplo. sólo en algunos casos comenzaron a tección dejaba a los niños y jóvenes sin la posibilidad cesar sus intervenciones. de un defensor de menores seguir ejerciendo el Patronato del Estado. sobre los niños objeto de su intervención14. de la connotación que el cambio promovido tuvo fun- damentalmente para los jueces y los asesores de meno- res. ción del organismo administrativo.como un evento que propició un aglutina- Así. o bien derivaron las “actua- de recurrir o apelar las medidas resueltas y aplicadas ciones” que tenían archivadas y solicitaron la colabora- por el organismo administrativo. que el juez hubiera quedado con. 2005:923)13 casos. algunos representantes del sector más ortodoxo miento de estos diferentes actores.

mediante otro servicio. Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. sobre niños en situación de calle. Para ello despliega diferentes fensores de la denominada “doctrina de la protección actividades. un área denominada Dirección General de Niñez del 2004). En ésta no sólo existen dos poderes recepción de denuncias y consultas mayoritariamente judiciales. el nacional y el de la Ciudad de Buenos Ai. pero también organismo. cia o maltrato. con. terioridad en el Poder Judicial. y muchos de ellos –abogados. Niñas y Adolescentes” (ley Nº 114). en sintonía con el debate que ya para el año chos de Niños. porque las situaciones sobre las que comenzaron a recibir denuncias eran tradicionalmente atendidas por Por otra parte. el Consejo de Derechos de Niños. A su vez. ya que en ésta se encontraba la gran mayoría de sus De tal forma. uno nacional y otro local –de los cuales de. que trabajan en este organismo lo había hecho con an- das de infancia que la misma prevé. y de su creación hegemonizaba el campo de instituciones sus funciones son articular las políticas dirigidas a la destinadas a la infancia. Este fue creado por una ley local deno. allí a sus hijos. fugas de competencias diferentes. Grinberg. y algunos programas para se encontraban tutelados por los jueces o eran objeto de chicos en situación de calle. y en consecuencia los mantuvo relaciones conflictivas con el ámbito judicial niños y jóvenes que albergaba en ellos eran remitidos nacional. Y ello allí por los jueces nacionales18. Unos y otros dependen de una medida de “protección de persona” (cfr. esos niños y adolescen- subsidia –a los cuales los jueces remitían niños involu. el CON. y también debi- Ong’s que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires do a que. interviene en diferentes la nueva normativa se aplicó en un complejo escenario “situaciones de vulneración de derechos de los niños y en el que conviven diferentes instituciones de nivel adolescentes”. Ni- resolución extrajudicial de conflictos familiares y/o ñas y Adolescentes. pero también de res que actúan en la misma jurisdicción aunque con la policía. presuntas situaciones de violen- públicos. establecimiento de salud a adolescentes que han tenido NAF –organismo que fue disuelto por la nueva ley. respectivamente17-. mente a los niños y jóvenes y brindar un espacio de Este organismo. además de pedidos de autorización ya penden los Defensores Públicos de Menores de la Na. provenientes de escuelas y hospitales. sino también dos ministerios hogar de adolescentes. Niñas y trabajadores sociales y psicólogos. este organismo y los agentes niñez en el ámbito local y promover el respeto de los que lo conforman se presentan como partidarios y de- derechos de los niños. es actualmente la autoridad de 86 VOL. Así. 1 No. y actual. hogares y programas. integral”. el cambio operado por Permanente de Abogados. denominado Guardia En la Ciudad de Buenos Aires. en su mayoría dependientes de sobre la que intervenían era la misma.tenían experiencia Adolescentes. eran fuertemente críti- cos del accionar del sistema judicial destinado a los Además. sociales –que involucren a menores de edad. pero que no están acompañadas por un también actuaba en el ámbito de la Ciudad. sea para realizar tratamientos médicos a niños que ción y la Asesoría General Tutelar de la Ciudad de concurren solos a un hospital o para dar el “alta” de un Buenos Aires. que con la sanción de la nueva ley pasó a ser considerada como la Vale destacar también que casi ninguno de los agentes “autoridad de ejecución” de las políticas descentraliza. niños. en muchas ocasiones. el Consejo de Derechos de Niños. el poder ejecutivo local también cuenta dicho ámbito.a través flictos y ¿nuevos modos de gestión? de una red de servicios llamados Defensorías zonales. este último organismo desde su creación institutos. en organizaciones de defensa de los derechos de los minada también de “Protección Integral de los Dere. ESTUDIOS EN ANTROPOLOGÍA SOCIAL – CAS / IDES La reconfiguración institucional: tensiones. la población de niños y adolescentes con hogares para niños. mente lo sigue haciendo aunque de manera residual. entre otras: asesorar y patrocinar jurídica. 2 ISSN: 1669-5-186 . A su vez. es decir crados en causas judiciales-. tes se encontraban “bajo dependencia judicial”. con los jueces de menores y de familia. mayor de edad19. lo que en la práctica se traduce en la nacional y local. desde el año 2000 la Ciudad cuenta con otro “menores”.

entre los que destacan las muy poco tiempo sus prácticas se habían caracterizado demandas de tipo gremial. actuar en primer término. aun sin cesar la medida. aplicación de la ley redundó en que diferentes institu. A su vez. el de nos de los profesionales de este organismo “hay que salud. esto es.-.son los encargados de miento a lo estipulado por la nueva ley21. tratos. Esto es. a mo. adoptar 87 VOL. ya sea porque dictaminan el cese de la deben vivir. si hasta hace conflictos entre sus agentes. a ciones que intervinieron en el caso. se encuentran legitimados tanto disposición tutelar o la protección de persona que man.la existencia de un delito (abuso. denuncias o consultas en el ámbito judicial. equipos de adopción. malos niños. tiende a configurarse o. y en todo caso. han comenzado a actuar en casos en rentes agentes intentan encaminar el caso hacia uno u que los niños se encuentran institucionalizados desde otro circuito de instituciones –ya al judicial o ya al ad- hace muchos años –están viviendo en algún hogar para ministrativo-. en tanto. sino que entrevistas con los niños y sus familiares. denuncia efectuada por el sistema educativo. soliciten res. Así también. hogares para “violencia familiar” o “abuso” por la institución hospi- niños dependientes de Ong’s. De tal modo. mejor dicho. caso para que continúe entendiendo el organismo ad- ministrativo y remita informes al juzgado20. ahora son ellos los responsables no sólo de gestionar Asimismo. Además de ello. y para ello realizan niños. puede suceder que incluso en casos catalogados como ciones –como escuelas. talaria. dar intervención o no a la también motivó dudas y tensiones en la medida en que justicia y aplicar las medidas de protección. pero también en los que por desarrollarse a posteriori de la intervención judicial. Así. es decir el egreso de los niños con algún familiar. vecinos. ESTUDIOS EN ANTROPOLOGÍA SOCIAL – CAS / IDES aplicación de la nueva ley en la Ciudad de Buenos Ai. o porque. De este modo. 1 No. para otorgar “guardas”. lesiones) le dará intervención a la justicia. en función de las nuevas disposiciones. Sus agentes tienen ahora la facultad de adoptar las ahora su intervención en diferentes situaciones. por ejemplo. la intervención quedará en a que la identificación del Consejo como autoridad de manos del organismo administrativo. plantean que sin más y mejores recursos como. y en esas tuada por un hospital surge claramente –para el agente situaciones procuran la “desinstitucionalización” de los que la recibe. por y tenían por objetivo limitar los alcances de ésta. una la mayoría de los casos toma el primer contacto con la enorme cantidad de trabajo. al no ser ya el Poder Judicial quien en Este traspaso de expedientes originó. es muy difícil dar cumpli- muchos de ellos reclamaron. hospitales. subsidios. 2 ISSN: 1669-5-186 . sino también de decidir con niños y adolescentes que se encontraban tramitando en quién/quiénes deben convivir los niños o en dónde sus juzgados. si de la denuncia efec- menores por disposición de un juzgado-. becas y la entrada en vigencia de la ley –normativa por la cual otros beneficios sociales. ampliarse una zona de negociación en la que los dife- do de ejemplo. el trabajo también se incrementó debido carencia socio-económica. accedan a determina- nismo las “actuaciones” de las causas judiciales de dos bienes sociales. como para decidir la interna- tenían. medidas de protección que estimen convenientes y de resolver la aplicación de las medidas excepcionales de Este incremento de trabajo trajo consigo diferentes protección de derechos. como dicen algu. intervención. hacen visitas ahora es el organismo administrativo al que se le da al domicilio de los niños o piden informes a las institu. involucrados en las de- muchos juzgados han comenzado a remitir a este orga. los propios adolescentes. que antes de la nueva normativa canalizaban sus resuelva: no judicializar la denuncia. la Guardia de Abogados de este organismo etc. desde ejemplo. o por los mismos interesados –familiares de los convertir los papeles en personas”. programas de asistencia. etc. policía. que la situación por la que atraviesa ese niño se enmar- ca en una problemática de conflictos familiares o de Por otro lado. por un lado. que los niños y adolescentes. al invertirse la precedencia de la inter- vención. mien- o agilizar su causa judicial para que se efectivice una tras que si el delito no es tan evidente o se interpreta adopción. derivar el conflic- to a las Defensorías Zonales. derivan el ción de los niños en un hogar. nuncias y consultas que reciben.-.

“malas compañías”. antecedió a este momento y la influencia que en nues- tro contexto adquirió aquel debate formulado en tér- De tal manera. con la frase “ahora los malos somos nosotros” intentan sintetizar la tensión a la que los enfrenta la Si hasta aquí hemos visto cómo la nueva ley propició nueva normativa. bregaban por la en la medida en que la proclamada restitución de dere- sanción de una norma de este tipo. la responsabilidad en la toma de deci. aquellos agentes que. Por un lado. y que colaboró en la con- y/o de negociación en la cual se resuelve el destino del formación de un determinado “frente discursivo”. y así ciones y relaciones sociales que daban lugar a las de- tienen que explicar y “enseñar” a madres y padres que nunciadas intervenciones abusivas y discrecionales reclaman que su hijo sea internado que esa no es la sobre la vida de niños/as y jóvenes. inquietudes. estas tensiones se deben a que . el pro- los niños solicitan la internación de sus hijos.se algunas de las tensiones que este proceso suscitó entre expresa la ambivalencia de este tipo de intervenciones. para muchos agentes. simplemente es solicitada como un remedio a situacio- nes de exclusión social22. esquemáticamente los malos estaban del lado del Poder Judicial. ya sea blema quedaba definido en términos de una cuestión porque son adolescentes que tienen problemas de con. sino también en la que –entiendo. 1 No. sino imposible. Una realidad que. elaborar criterios comunes para cuenta que “son reflexiones sobre una realidad social todas las situaciones en las que intervienen. debemos tener en difícil. ESTUDIOS EN ANTROPOLOGÍA SOCIAL – CAS / IDES una “medida excepcional de protección de derechos” Para ello es necesario volver a destacar el proceso que para apartar al niño de su familia. De tal manera. otros funcionarios judiciales quienes intervenían pro- como suele escucharse a poco de indagar sobre la tegiendo coactivamente a una población. según la antigua fórmula. más cercanos a agudizó determinados enfrentamientos entre éste y el los que eran habituales en el ámbito judicial destinado organismo administrativo. debido también a que en algunas opor. se visualizara medio para poner fin a noviazgos. ficativo que quienes ahora tienen en sus manos la tarea mientos y los recaudos que toman para aplicarlas. Si en ese debate. legislativa o bien como un fenómeno individual. Función pedagógica que funda. al “solución adecuada”. nos interesa ahora analizar a los “menores”. manifestando su temor a quedar ubica- dos en ese lugar. Y esas reflexiones. de los niños que no se adecuan a su postura ideológica llevaban a enjuiciar más que a comprender las condi- sobre lo que “debe ser” la restitución de derechos. de aplicar la nueva normativa expresen sus dudas e ra “los malos somos nosotros”.aho. evitar fugas de hogar recurrentes. sus procedi. Ya “caso” resultaron para estos agentes una fuente de que como plantea Giddens. que también contribuyen a constituir” (1995:35)23. o las personas. redujo en parte las “competen. términos de buenos y malos. impreg- tunidades reciben demandas de los propios familiares nadas de una “lógica de persecución del culpable”. en tanto eran los jueces y Y fundamentalmente. porque en la práctica se torna de determinadas teorías sociales. ¿Entre buenos y malos? O la ambivalencia de la protección Así.para hacerse efectiva supone. en la creación de nuevas normas o en el reemplazo de tratar adicciones. De allí ducta. Y en ella se vislumbra no sólo la un cambio de medidas. resulta signi- adopción de las medidas excepcionales. en algunos ca- 88 VOL. en relación con la vigencia tensiones. concentrar los cuestionamientos alternativamente en la mentalmente ejercen cuando los padres o familiares de normativa o bien en la persona de los jueces. y en consecuencia generó y mentación de nuevos procedimientos. preocupación por el cambio de rutinas y por la imple- cias” del Poder Judicial. desde hace años. chos –o la “protección del menor”. se construía en Por otro lado. minos dicotómicos que oponía a dos doctrinas siones y la ampliación de una zona de indeterminación consideradas antagónicas. 2 ISSN: 1669-5-186 . y entonces la internación es solicitada como un que la solución bastante lineal por cierto.

qué de. que están totalmente cruzadas por si- Entrevista abogado tuaciones económico-sociales. es decir la violencia que está viviendo terpretación que realizan sus agentes. que nosotros como Guardia tomamos deben proteger al tiempo que garantizar los derechos medidas en la urgencia para restituir ese dere- de los niños. el desconocimiento de otros derechos o bien una danía y son pibes que están muy por fuera (…) intervención de carácter coactivo. no es que hay una cuestión más psicológica de querer maternar o Así. en la in- violencia. este mismo organismo. ESTUDIOS EN ANTROPOLOGÍA SOCIAL – CAS / IDES sos. 1 No. es. el derecho que está por en realidad no es nada tan puro.o dividir el mundo. desde un pibe de calle. sus niños. Un montón de situaciones de abordaje en lo in- tos que aparecen como los responsables de los niños. a la compleja un pibe con hambre.. o te llevaban a un buen lugar. o el derecho a la vida que es que el médico nos está C: ¿A qué estrategias te referís? diciendo ‘si este chico sigue consumiendo en ca. abuso. competencias y evaluando las capacidades de los adul. En- organismo describen las características de los casos que tonces en la atención pueden pasar varios días ahora les toca atender. de apropiación. desde el tema plejidad de los casos que a su vez se vincula. mamás que te encima para después poder garantizarle el otro. Lo que los lleva a descubrir que en la realidad tamos viendo tercera generación de familias que no existen “tipos puros” y para quienes ahora resulta nacen en calle que están desprendidas de todo. Para ilustrar esta estamos viendo situaciones muy críticas en cuan- ambivalencia. y en relación con esta ambivalencia. la “situación irregular”. facultades conferidas al organismo se ligan a la com- cos. sino para ra el pibe. todo. la “protección integral” vs. nosotros decimos qué hacemos. y que por ahí todos los orga- una entrevista un abogado del organismo administra.. insuficiente leer la realidad a través del prisma de doc- de su capacidad de derechos. cho. y después para trabajar paulatinamente en Por otra parte. y las Defensorías tampoco dan abasto. un pibe con la fa. las tensiones que suscitan las nuevas las problemáticas que están atravesando los chi. vale como ejemplo el que nos relataba en to a complejidad. entre nosotros y el segundo paso institucional de que conforma el servicio denominado Guardia Perma. lle se muere a los 15 días. hay que internarlo ya’. aumentó muchísimo la complejidad [de urgencia nos come lo importante y estamos todo los casos] por esto que te decía porque ahora no el tiempo tratando de hacer lo menos dañino pa- somos sólo para lo menos importante. situación social por la que atraviesan muchas familias y milia desvastada por toda la situación social. En una entrevista una abogada. A: Estrategias de todo. al menos 89 VOL. trategias que hace 10 años servían o eran válidas riendo. hoy la problemática es otra y que las es- Un chico que consume paco y que se está mu. mediato. sopesando derechos y en otros casos ponderando no (…) entonces algún recurso hay que brindar. (…) y ahora estamos nente de Abogados del Consejo. hoy vemos que no recho garantizamos el derecho del chico a ser alcanzan. Y nosotros lo evaluamos también como una cuestión que se están agravando muchísimo De este modo. o incluso el Entonces a lo mejor el organismo administrativo tema de bebés que antes era como una cuestión toma la medida garantizando el máximo dere. nos explicaba: manejando situaciones que ya hay que decidir (. más clara de cuándo era un bebé abandonado. desde el tema adicción. trinas antagónicas –esto es. en calle. es el tiempo hacemos una derivación a las Defenso- interesante observar cómo algunos agentes de este rías. plantean. 2 ISSN: 1669-5-186 .) Lo que nos pasa particularmente es que la A: Y sí. nismos no nos estamos animando a plantear que tivo: un montón de cosas que antes quedaban bien y servían. desde el nivel de adicción que hay. uno quiere trabajar desde un encuadre de ciuda. el derecho a la vida. y cho. oído que dice ‘no quiero hacer tratamiento’.

en este nuevo y complejo escenario. por abandonado sus estudios. otros piden la colaboración del mismo para que tratos” o en las que los niños se encuentran mendigan. planteo de Vianna. a facultades y los procedimientos que ahora deben des. vender estampitas. se orientan. se en. o tienen problemas en la escuela o han De tal manera. en la sociedad. en malos en la calle como limpiar vidrios. a modo de ejemplo. seriamen. la abuela de los niños no como verdaderos problemas sociales. tes-. además de más respetuosas de los sujetos a las que se dirigen que enfrentarlos con la escasez de recursos del Estado – otras.se orientan a revertir situaciones catalogadas precisión las áreas del tejido social sobre las cuales como de riesgo. tiempo morales y técnicas. narrativas que sobre determinados temas devienen Un abanico que abarca desde conflictos de tipo familiar hegemónicas (Fonseca.“capaces de identificar con ción. restringir y obligar24. y en buena medida la tutela los derechos que ésta enuncia-. Y para los considera que no se encuentran cuidados adecuada. tanto con las “amenazas a la infancia” como con la manda por. Casos en que los niños y adolescentes se han ido de sus casas. a las particularidades que reviste la transformarse ellos mismos en un peligro. que son Modos de gestión de conflictos y situaciones que. este amplio campo de conflictos pueden ser diferentes te comprometidos con una postura ideológica respe.comparten en gran medida un ideal “rehabilita- responsable. no pueden eso. cumpla la tarea de “auxiliar” de la justicia. pueden “ser comprendidas como la doble faz de ser reducidas sólo a un control o vigilancia estricta. a la peculiari. transformar antes que a castigar. sino que –a partir de una tutelar” (2002a:31). 2 ISSN: 1669-5-186 . amenazar. –ya que no desconozco que unas pueden ser mucho tuosa de los derechos de los niños. 2002b) y a proveer etapa en la que mayoritariamente denunciaban las recursos a fin de que esos sujetos –los niños. algunos agentes de las instituciones judiciales de recién nacidos que son dejados en un hospital por retacean la intervención del nuevo organismo adminis- sus madres. Hasta situaciones en las que los niños son trativo ya que pareciera disputan sobre la posesión del víctimas de “violencia”.sean incluidos. Este campo de conflictos a ser administrados. pero tam- intervenciones que otros desarrollaban. a hacer existir el or- arrollar los enfrenta. Siguiendo el administración de conflictos o problemas sociales fren. si bien las estrategias implementadas en Como agentes reflexivos y. “infancia amenazadora” están basadas en la necesidad de prevención cuanto de incorporación controlada. en muchos casos. entiendo que las nuevas como forma de ejercicio de poder también lo hacía. serán conceptualizados o –porque. según la nueva normativa. aunque de manera dad que poseen los modos de gestión de la infancia desigual. a suplir inequidades y desigualdades intervenir y de corregir situaciones irregulares de ges- intentando conseguir distintos y escasos recursos. de- denunciados como tales por distintas instituciones o pendiendo de la matriz interpretativa predominante por los que las propias familias piden ayuda. concebido como omnipresente y totalizadora. o tión de aquellos que no pueden hacerlo por sí solos” apelan a la moral familiar para que quienes “deben (2002a:35). entre los agentes habilitados para intervenir y de las cuentra conformado por una diversidad de situaciones. Por Formas de administración que. y otros va- do. Esto es. esa den antes que a reprimir (Vianna. y buenos. Situaciones de “abandono” un lado.normalizar de una forma u otra. “negligencia” o de “malos niño. se trata de acciones que al lidiar te a los cuales el Estado se obliga a –y la sociedad de. persuadir o ya a piden ayuda para poner límites a sus hijos adolescen. cuales las respuestas ofrecidas se encaminarán ideal- mente por su madre o porque son los padres los que mente a proveer recursos. 2002). viviendo o realizando distintos tipos de actividades cían sus archivos de causas que si bien se habían origi- 90 VOL. ESTUDIOS EN ANTROPOLOGÍA SOCIAL – CAS / IDES el de las instituciones destinadas a la infancia. convencer. entiendo. bién sus familias. antes que excluidos y eviten pobre. Esto es. etc. De tal forma. más claramente que antes. ya que son acciones –al mismo previa selección de conflictos y administrando su aten. un mismo tipo de ejercicio de poder. realizar malabares. ser” responsables de los niños realmente lo sean. 1 No. de garantizar dor”.

selectivas y clasistas características del respeto del “interés superior del niño”. En de los límites de intervención de uno y otro ámbito. dos los niños que. bajo de campo en el Poder Judicial –tanto en los juzgados de menores. y por esto que estoy planteando. lo aprehendido –como dijera nuestra entre. y haber compartido con de la Ciudad de Buenos Aires.es difícil no “menos dañino para el pibe”. denuncia a las múltiples intervenciones arbitrarias. al anali- trabajan. imprescindible ejercitar un tipo de distanciamiento que sentación como abogados querellantes por un niño o en me permitiera ver a unos y otros como grupos profe- representación del niño en un expediente civil-. como he plan- conflictos originados entre unos y otros. organismo y de los profesionales que trabajan en él. intentan traducir el ideal de la ley. comparten y sostie- nen como estandarte todos los agentes que allí Ahora bien. Trabajando allí también tuve la posibili- enfrentan a los matices de una realidad en la que. con a partir de cuestionamientos más generales en torno a tránsitos diferentes por distintos espacios de sociabili- 91 VOL. los adoles- De este modo. minar las medidas de protección de derechos estipula- tigación de la Red de Defensorías Zonales del Gobierno das por la nueva normativa. la doctrina de la la sanción de la nueva normativa entre los profesiona- protección integral. un programa que fue el ellos un mismo ámbito de trabajo. como con actores pertenecientes Trabajar en este organismo me posibilitó conocer las al fuero civil-. les que trabajan en la “atención directa” –esto es. los ños. efectúan a la justicia destinada a los “menores”. porque en gran medida comparto los nes. relaciones y centes y sus familiares-. en virtud de estrategias de defensa penal. se juegan los teado en este trabajo. así toma forma la administración estatal sino también y fundamentalmente a las características de la infancia pobre. Por otro lado. Consideraciones finales Conocer.como los tópicos principales de un discurso cuestionamientos que los agentes de este organismo basado en el respeto y garantía de los derechos de to. nes se desempeñan en los diferentes servicios que tienen un contacto cotidiano con los niños. 2 ISSN: 1669-5-186 . en muchos casos. dad de compartir las incertidumbres. y fundamentalmente se identificarse. Por otro lado. se transforma segu- antecedente del Consejo de Derechos de Niños. jas y conversar sobre las distintas tensiones que generó vistada: el encuadre de ciudadanía. 5 o 9 años las modalidades de intervención en la vida de los ni- atrás. aun así no habían cesado25. que debe asumir su propia intervención. ESTUDIOS EN ANTROPOLOGÍA SOCIAL – CAS / IDES nado por problemas puntuales sucedidos 3. otras palabras. ya que a él fueron incorporadas las pueda realizar. bajos de investigación que he desarrollado realicé tra- nué trabajando hasta marzo del año 2008.no basta para articular una res. de la pre. y a través de las disputas. Tensiones que. Niñas ramente en un condicionamiento para el análisis que y Adolescentes. jóvenes y de sus familias. 1 No. cuanto sionales con distintas trayectorias y pertenencias. porque si bien por los tra- Defensorías y el área de investigación en la que conti. en gran medida. También me permitió conocer las variadas zar las prácticas y los conflictos que entablan los agen- disputas que tanto a raíz de conflictos puntuales –esto tes judiciales y administrativos. me resultó es. mu. Un discurso y unos cuestiona- zona de negociación para determinar el mejor destino mientos con los cuales –en tanto se articulan sobre la del caso en cuestión. quie- puesta. escuchar las que- chas veces. no sólo refieren a las relaciones límites y los alcances de la intervención jurídico-estatal conflictivas entabladas con el Poder Judicial respecto en una difusa zona de variados conflictos sociales. a lo que resulta ámbito judicial destinado a los “menores”. comencé a trabajar en el área de inves. mi conocimiento y mi cercanía a éste es formas de tratamiento de variados conflictos –aquellos desigual en relación al que tengo respecto de aquel otro por los cuales las personas van a consultar a las Defen. sorías o que son denunciados por diferentes institucio. desde hace años a quienes actualmente tienen en sus manos la facultad de dicta- En el año 1997. sostuvieron y sostienen agentes del organismo administrativo articulan una con el Poder Judicial. Por un lado. que estipula que todas las intervenciones supondrán el paternalistas.

y tomar sus decisiones en distintas. entiendo que ocupaciones expresadas por los agentes que hoy se ven vista desde una clave de lectura diferente esta tensión en el lugar de los “malos”. las consecuencias o rentes agentes seleccionarán los que consideren más los efectos generados por su aplicación. Técnicas de que el ámbito judicial destinado a los menores de edad gestión que. ción. 2006). entiendo de retórica –aunque es sabido que un cambio de leyes que en lugar de analizarlos como ámbitos opuestos y implica un cambio de categorías de clasificación (Fon. cabe aclarar que no estoy proponiendo trativo también le toca actuar para garantizar el “bien- que las intervenciones. y en función de ello con diferentes experiencias y pronta administrativista. caracterizar a sus modalidades de intervención en tér- seca y Cardarello. sue- tan. administrativo que atraviesa este campo de organismos mo administrativo que también tenía la facultad de –y que. como parte de un mismo repertorio. al ámbito adminis- En este sentido. del cual los dife- permitirán dar cuenta del impacto. y para que actualmente aplica el organismo administrativo. ESTUDIOS EN ANTROPOLOGÍA SOCIAL – CAS / IDES dad. en tanto se encaminan a resolver conflictos también ha tenido tradicionalmente una marcada im. to debían adoptar medidas connotadas como un bien como modalidades de intervención que si bien son que se les hacía a los niños. convicciones. Villalta. tampoco considero que la nueva legislación das y echar mano a la intervención judicial cuando la no haya cambiado nada o sólo se reduzca a un cambio gravedad de la situación lo amerite. defensores de menores. 2005)-. Si bien actual. sector de la población que –por distintos motivos. Por ello. posturas ideológicas. la tensión entre lo judicial y lo le basarse en la evaluación que realizan de las unidades administrativo es un ejemplo de ello. ello si bien ahora –a diferencia de lo que ocurría cuan- sean lo mismo que las acostumbradas por el Poder do regía la ley de Patronato. y tradicionalmente se ha expre. Además. Desde otra perspectiva. 2 ISSN: 1669-5-186 . y en gran medida.mucho de infor- ra como “lo mejor” para un niño. por un lado. en buena medida.dispone de medidas con Judicial en relación con los niños. no difieren tanto como se las presenta en el función de lo que resulte “más conveniente para el discurso que enarbolan los diferentes actores. menor” o. pero también en función de las disputas No obstante considero que analizar las tensiones que que mantengan con los otros organismos del campo de hasta el momento ha generado esta reconfiguración instituciones destinadas a la gestión de la infancia po- permite observar que determinados conflictos se reedi. también este distanciamiento me condujo magistrados poseían un gran margen de acción en tan- a analizar las prácticas. niña o adolescente. domésticas de donde provienen los niños y del grado mente esta tensión se verifica en los conflictos que he de adhesión o resistencia de esos sujetos a la interven- descrito en este trabajo. Por otra parte. flexibilidad y arbitrariedad desde que los Sin embargo.resulta más fructífero analizarlas de la nueva normativa aun se encuentra en un momen. 1 No. también puede prorrogar esas medi- nombre. malidad. aunque con otro plazos acotados. ya que en comparación con visiones en relación a lo que cada uno de ellos conside. también se refleja en las pre- tutelar menores (cfr. sado en los cuestionamientos y las disputas de poder que el Poder Judicial entabló ya con las sociedades de Propongo entonces que la tensión entre lo judicial y lo beneficencia. Una selección que además. dentro del ideal de “infancia”. es posible apreciar en este caso. desarrolladas por unos y otros. 2005. seguramente más y mejores análisis Un repertorio de modos de gestión. diversos o administrar situaciones de desigualdad so- 92 VOL. en pos del “interés superior del niño”. bre. en la medida en que minos evolutivos o de progreso –contraponiendo viejas el proceso de reconfiguración iniciado por la sanción a nuevas formas. adecuados según sus valores.puede analizarse como una puede iluminar otras cuestiones que trascienden el muestra de las peculiaridades o de la ambivalencia que tema de las facultades o atribuciones acordadas a uno poseen las medidas de protección ideadas para un u otro ámbito. En este sentido. otros fueros judiciales tuvo –y tiene.no encuadra dentro de los parámetros de la normalidad o. to de transición. en los nuevos términos. las “medidas de protección” estar del niño” o la “restitución de derechos”. o con el organis.

2Siguiendo la definición de Bourdieu. Así. entiendo que el abordaje de los cambios conforman la “dimensión tutelar” del Estado. en tanto “campo” se puede considerar a este conjunto de instituciones como un espacio relativamente autónomo que. que implica funciones pedagógicas de maternaje. ya que tanto se basan –según el planteo de Vianna (2002a). Aquéllas que intentando zanjar hoy mucho más codificados y definidos que antaño. lejos de perma- necer igual a sí mismo en todos los momentos históricos. Fecha de envío del artículo: junio de 2008. ESTUDIOS EN ANTROPOLOGÍA SOCIAL – CAS / IDES cial. así como también dar cuenta de su persistencia y de su variabilidad en el tiempo (cfr. 1 No. se halla sujeto a variaciones producto de las contiendas y luchas de poder que lo atraviesan. al estar informadas por una suerte de actitud salvacionista dirigida hacia aquellos que son considerados como “necesitados”. 2006) que conceptualizar a este espacio como “campo” –además de permitir destacar las disputas de las que han sido objeto los “menores”.en la asimetría en el plano de los derechos. 2 ISSN: 1669-5-186 .. sino de un espacio estructurado de relaciones de fuerza. la de gestionar (“gerir”) que supone ejercer control. conflictos” (1999:145). entiendo –como desarrollé en otros trabajos (cfr. 1 Dimensión tutelar que. y entre aquellos que tienen que mediar. Facultad de Filosofía y Letras. o protegiendo a una población considerada vulne- rable. (. 23 a 26 de julio de 2007. mientras que olvidan u ocultan otros. son desarrolladas por diferentes agentes y Así las cosas. se inscriben en el cruzamiento de las modalidades de poder características de las sociedades de soberanía y de las disciplinas. decidir y/o proponer soluciones a situaciones que son connotadas ya como vulneración de derechos o como conflictos. De esta forma. Mecanismos tutelares que. posibilita adentrarse en el análisis de una dimensión de lando a medidas diversas. de la reconfigu. Villalta. en el planteo de Antonio Carlos de Souza Lima referido a la política indigenista en Brasil. Argentina. 4Estasmodalidades de gestión. UBA. UBA. remite a un “modo específico de estatización de ciertos poderes incidentes sobre el espacio. por otro lado. crea su propio objeto y “halla en su propio seno los principios de comprensión y explicación convenientes a este objeto” (1999:132). al poseer un modo particular de conocimiento sobre el mundo. o –tomando la fórmula foucaultiana 93 VOL.se erige en tutor de colectivos sociales. previniendo futuros y potenciales peli- pueden variar y albergar múltiples sentidos. intentan encauzar comportamientos sociales ape. Una primera versión de este trabajo ha sido presentada en la VII RAM (Reunión de Antropología del Mercosur). a los cuales les atribuye una capacidad civil relativa. pensándolos en términos foucaultianos. como en el ejercicio continuo de técnicas de regulación de los comporta- mientos. Brasil. monopolios. “con concentraciones de poder y capital. cuyos alcances y límites – las prácticas estatales. se orientan a transformar a esos sujetos en otros. gros. la de gestar. Investigadora CONICET/Equipo de Antropología Política y Jurídica. de enseñar a ser. Y que permite analizar cómo el Estado –sus múltiples y fragmentadas burocracias. y de los conflictos que se suscitan en aquellos que no pueden protegerse por sí solos.. De allí que en el planteo de Souza Lima. administrar y pacificar poblaciones catalogadas como disruptoras del orden.) intereses egoístas. Porto Alegre. Buenos Aires. como un campo no se trata de la suma de individuos consagrados a un particular tema. Notas * Doctora en Antropología. 2005). Una introducidos por la nueva normativa.posibilita resaltar el pro- ceso de conformación de determinados esquemas interpretativos y marcos de significación que dieron forma a específicos mecanismos. redefinido en parte por Adriana Vianna (2002) para el tratamiento de la minoridad. dimensión de prácticas cuyo fin explícito es proteger a ración planteada. 3Clasificacionesdiversas que remiten a representaciones de “riesgo” o “peligro” que –como sostuviera Mary Douglas (1996)- son construcciones culturales inspiradas en ideas de moral y justicia que caracterizan ciertos elementos como peligrosos. a través del control y de la localización dife- rencial y jerarquizada de poblaciones. para las cuales se crean estatutos diferenciados y discrecionales en los planos jurídico y/o administrativo” (2002:14). desigualdades. dos operaciones definen este modo de ejercicio del poder: por un lado. Bourdieu y Wacquant.

equipo de adopción. 1997). García Méndez (1997). 11Así se establece por un decreto del año 1957 que crea el mencionado organismo y que modifica de esta forma la ley de Pa- tronato de Menores. Si bien esta facultad otorgada al Consejo Nacional originó cuestionamientos por parte del ámbito judicial. sino que ante todo está constituido por las relaciones que como investigadora fui construyendo en esos procesos. no se debe olvidar que. así como diferentes programas (libertad asistida. De esta institución. entre otros) a los cuales los jueces de menores y los jueces civiles derivaban a los niños. simultáneamente tanto de medidas de índole administrativa como judicial. 1997). Beloff y García Méndez (1998) Daroqui y Guemureman (1999. 2 ISSN: 1669-5-186 . ver Fon- seca. en tanto se argumentaba que la función judicial opera per se como garantía de los derechos de las personas. abordan la cuestión de la “infancia” como un discurso entre otros que moviliza campañas de derechos humanos. Niñas y Adolescentes del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. 6Este tratado de derechos humanos sobre la niñez. que data del primer Código Civil. instituciones y prácticas. amas externas. que recibió distintas nominaciones a lo largo de su historia y cambió de dependencia y nivel en la estructura orgánica del Poder Ejecutivo Nacional. 10Conocidos comúnmente como “asesores de menores” –denominación que cambió en el año 1994 a partir de la nueva ley de Ministerio Público..que producen los sujetos políticos y que dan forma a sus blancos privilegiados de acción. por otro lado. en términos similares a los que hoy se utilizan para criticar la nueva normativa. aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en el año 1989. prevención y tratamiento de la violencia familiar y el maltrato infantil. Así. 2004. también tenía la facultad de ejercer –sin intervención jurisdiccio- nal. y algunos juristas plantea- ron. familias sustitutas. Ahora bien.han sido disputados alternativamente por estos dos ámbitos del Estado. 5Al analizar este campo de instituciones en perspectiva histórica. Mientras que. proponen analizar la cuestión de los derechos humanos en términos de procesos discursivos –epistemologías. 9Me refiero aquí al trabajo de campo que he venido realizando en el ámbito judicial destinado a los menores de edad (justicia de menores y de familia) y que dio origen a mi tesis de licenciatura (1999) y a mi tesis doctoral (2006). Además. Así. resulta claro que los “menores” –aquel sector de la infancia pobre que no se ajustaba a las conductas normales y esperables adjudicadas a la infancia (cfr. 8Fonseca y Cardarello (2005). en otros momentos. siempre dependieron los institutos (de seguridad y asistencia- les) y los hogares para menores. ver Larrandart (1991). fue incorporado al ordenamiento legal interno en el año 1990 y en 1994 se le dio jerarquía constitucional.la tutela sobre los menores de edad alojados en alguna de sus instituciones. 2002. el análisis y las reflexiones aquí presentadas se nutren también de mi experiencia laboral en un organismo destinado a la protección y garantía de los dere- chos de los niños: el Consejo de Derechos de Niños. ya que se sostenía que estos poseen una mayor eficacia y un más efectivo poder de acción directa. como plantea Sofía Tiscornia que “el campo es la capacidad de establecer una red de relaciones que el investigador construye y que lo habilita a comprender los significados de la particular geografía en la que se encuentra” (2004:8). en muchos casos. y por tanto resulta el ámbito idóneo para dirimir quién debe ser el responsable legal de sujetos en situación de minoridad. que avanzaba en funciones judiciales. 1 No. alimentando imágenes que poco tienen que ver con la realidad.su función. función que deben articular con la “defensa de los intereses de la comunidad”. Carli. esto es sin que un juez lo dispusiera. puede tender a reificar el grupo objeto de las preocupaciones. Vianna. Y ello porque considero. en tanto el “campo” no debe confundirse con el lugar físico en donde se desarrolla la investigación (Geertz. en tanto se encuentran desprovistos de las trabas y formalidades propias del sistema judicial (García Méndez. también plantean que si la construcción de un frente discursivo es un arma fundamental para movilizar apoyo político en bases amplias y eficaces. siguiendo a Scott (1998). esa responsabili- dad fue también reconocida a ámbitos de tipo administrativo –dependientes del Poder Ejecutivo-. y muchas veces sus 94 VOL. es preciso tener en cuenta que a lo largo de su historia actuó como una suerte de “auxiliar” de la justicia. en esta historia los “menores” fueron objeto alternativa y. Ríos y Talak. en algunos momentos históricos los jueces fueron erigidos como los responsables para proteger a esta población. 2001). Así las cosas. ESTUDIOS EN ANTROPOLOGÍA SOCIAL – CAS / IDES (1996) referida al poder como gestión reguladora y multiplicadora de la vida. 1999 entre otros).a “hacerlos vivir” a partir de insertarlos en otras relaciones. Para un análisis de las preocupaciones y filosofías económicas y negociaciones políticas que dieron forma a la mencionada Convención. Sin embargo. es la de ser “representantes promiscuos” de los menores en cualquier trámite judicial que los afecte –en tanto obligatoriamente deben intervenir para suplir la “incapacidad” derivada de la minoría de edad. 7Entre otros trabajos. 1999.

de mucho poder que tenían los jueces y que no estaban dispuestos a dejar”. lo que no es una abstracción sino una realidad concreta de nuestros días. Una crítica similar. la pena debe tener una duración determinada. Bueno y para mí esto sintetiza esta cuestión del poder. 2004b). hablando de las incumbencias que la ley 114 le daba al Consejo y estas cuestiones. De allí que estas medidas se hayan conceptualizado como un “bien” –aunque implicaran el encierro o una intervención de carácter coactivo. habían sido jueces de menores. otro renombrado jurista planteaba que “lamentablemente. la convocó ella la reunión. la vinculación entre uno y otro era bastante estrecha. es actualmente el organismo de aplica- ción de la nueva ley. siempre se consideró un activo defensor de los derechos de los niños. y aun antes de la sanción de la ley. al desjudicializar o administrativizar los servicios. Reitero. Por lo tanto. la Dra. Negar la autoridad paterna sería un despropó- sito sin precedentes. Este último no sólo se ocupa del 95 VOL. los cuales resultan olvidados en la nueva legislación. Además el tema de a qué organismo (judicial o administrativo) deben realizar la denuncia sobre niños en situación de “riesgo” en los últimos años ha sido objeto de múltiples disputas (Grinberg. Medidas también llamadas educativas o de seguridad que.. quien habiendo sido empleado judicial en distintos juzga- dos y tribunales de menores. pero sin olvidarse –y esto lo dice golpeando la mesa.las críticas traslucieron el compendio de ideas básico del Patronato. como desarrollamos más adelante. En esa entrevista. 2004). G que había convocado esta reunión con jueces de familia. para autores como Zaffaroni (1980). a partir de la autonomía de la Ciudad- está conformado sólo por dos fueros: el contencioso-administrativo y el contravencional. Niñas y Adolescentes) que. con la presidenta de la comisión de derecho de familia de la Cámara Civil. la Dra. y de un relevamiento de expedientes de uno de los servicios de dicho organismo (las Defensorías Zona- les) sobre casos de niños objeto de una medida de protección de persona y/o alojados en hogares cuya internación había decidido –previamente a la sanción de la nueva normativa. negando la eficacia de toda medida tutelar. 1 No. ESTUDIOS EN ANTROPOLOGÍA SOCIAL – CAS / IDES autoridades provenían del ámbito judicial. con camaristas. en D’Antonio. una persona progre- sista. no se trata de confundir democracia con gobierno de los niños.un juzgado civil con competencia en asuntos de familia. ni de inventar una familia supuestamente democrática en la cual todos son iguales y las decisiones se adoptan por mayoría numérica. así como también lo sería reconocerla en una familia en la que los padres inician a los hijos en el camino del delito. esto es. los servicios sociales de los hospitales y los propios servicios médicos han representado una de las vías de ingreso por excelencia de los niños al circuito jurídico-burocrático de la minoridad. a modo de tratamiento. Tampoco cabe dejar a un lado la existen- cia de menores sin familia ni olvidarse de que el contemporáneo auge de la delincuencia parte de la iniciación en el delito cada vez a más corta edad. son indeterminadas y ello porque antes que basarse en la comisión de un hecho tipificado como delito. en cuanto a escuchar nuevas posiciones. en cambio. la ley constituye una de las manifestaciones más claras y decisivas de la denominada tesis liberacionista. se originan en un estado del individuo que se considera “peligroso”. sino también a la sociedad de tal situación” (Belluscio. Así.y no como un castigo para el individuo en cuestión. G.) Mas. de familia. 14Así surge de las entrevistas realizadas a los agentes del organismo administrativo de la Ciudad de Buenos Aires (Consejo de los Derechos de Niños. en el final de la reunión se para y plantea que está muy bien que el organismo adminis- trativo tenga programas y demás.que el imperium lo siguen teniendo los jueces. No sólo hay que defender a los menores. fundamentarse en la culpabilidad del autor y ser proporcional a la gravedad del delito. 2 ISSN: 1669-5-186 . Si para el saber jurídico. las medidas. 16Cabe destacar que las relaciones entre las instituciones de salud y los distintos organismos del campo de instituciones desti- nadas a la infancia pobre han sido y continúan siendo frecuentes y habituales (Villalta. mientras que el Poder Judicial de la Ciudad de Buenos Aires –creado en el año 1996. con asesores. o asesores de menores. coordina la Comisión de Derechos del Niño de la Asociación de Abogados de Buenos Aires y durante un tiempo trabajó en el Consejo de los Derechos de Niños.. 15Es interesante lo que nos contaba en una entrevista un abogado. 2006. Por otra parte. Niñas y Adolescentes del Gobierno de la Ciudad. no sólo es sujeto de derechos sino también de deberes. son ante todo medidas admi- nistrativas. 2006:702). De hecho. 17De la Justicia Nacional dependen los juzgados de menores y los juzgados civiles con competencia en asuntos de familia. ideas que aunque con matices son compartidas por amplios sectores del ámbito judicial. relataba: “Yo siempre cuento que en una reu- nión en la Cámara. el reconocimiento del menor de edad como sujeto del derecho no constituye ninguna novedad (. 13Desde este sector de la “doctrina” -como gustan llamarse estos juristas. como tal. 12Es importante tener en cuenta que las medidas ideadas para los “menores” fueron concebidas para que cumplieran una función “terapéutica” de allí la diferencia existente entre ellas y las “penas”.

nuevo organismo creado por la misma ley. 23Giddens señala que “las teorías y los descubrimientos de las ciencias sociales no se pueden mantener enteramente aislados del universo de sentido y de acción sobre el que versan” y plantea que “la reflexión sobre procesos sociales (teorías y observa- ciones acerca de ellos) de continuo ingresa en el universo de sucesos explicados. planteaba: “el Poder Judicial lo que dice es que ‘el estado no garantiza el cumpli- miento de la ley por la falta de políticas’. 19Lasconsultas recibidas por los servicios de este organismo cubren un amplio abanico de temas.) en contextos de gran desigualdad social. Límites que. según el decreto reglamentario de esta norma. 18Si bien la nueva normativa lo disolvió. y la coacción.respecto al impacto concreto y los efectos que las interven- ciones del Consejo pueden tener en las personas que van a demandar su intervención. Es decir. y hasta el momento no se estipuló cuándo ni cómo se realizará su transferencia. Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil.ar/estadisticas>). no podemos dejar de mencionar lo que nos relataba un abogado –en una entrevista mantenida a mediados del año 2007. ellos se corren de su antigua posición y plantean ‘no. De estos. Además. se despega de él. hasta comunicaciones de la Policía Federal sobre niños y/o adolescentes que son detenidos por cometer una contravención o simplemente por estar en la calle (merodeando. que en realidad lo hacen justamente porque el Estado no está cumpliendo con la función que debe. Año 2006. Remitiendo una vez más a la tensa relación de este organismo con la justicia. etc. represión o amenaza propios del ámbito judicial. y los propios problemas del ordenamiento jurídico. 2 ISSN: 1669-5-186 . Por otro lado. pero hoy por hoy ante la inacción del Estado.pjn. no. en “actitud sospechosa”). hay que garantizarles a los chicos sus derechos aplicando la ley’. lo que en el caso de menores de edad ha producido algunos conflictos de competencia con la justicia de menores. pueden ser resueltos mediante un cambio legislativo” (1996:78). aunque restringían derechos.gov. y así quieren justificar un poco su antiguo accionar. si bien no es objetivo de este trabajo analizar las facultades y prácticas de los diferentes Ministerios Públicos –el local y el nacional-. se basaba en un esquema dicotómico contribuyó a configurar determinados límites conceptuales para abordar el tema de la intervención estatal sobre la infancia. Antes bien. como he planteado en la introducción de este trabajo. a la educación. y que podría resumirse en térmi- nos de cómo garantizar la totalidad de derechos que son reconocidos a los niños por los instrumentos legales (a vivir en el seno de su propia familia. aquella producción teórica que. si bien nosotros decimos que no se debe judicializar la pobreza. Que tienen razón. aquel que “cree que los problemas sociales. según la información sistematizada por la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil. 1 No. nos parece importante señalar que muchas veces uno y otro intervienen sobre la misma población. 22En esta enumeración de dilemas que se le presentan a estos agentes. <www. sino también desde el año 2003 tiene competencia para juzgar algunos delitos penales. entiendo que ambas facetas son indisociables de estos modos de 96 VOL. Expedientes ingresados por objeto. ESTUDIOS EN ANTROPOLOGÍA SOCIAL – CAS / IDES juzgamiento de las contravenciones. la mayor parte de su planta de empleados pasó a conformar la Secretaría Nacional de Niñez y Adolescencia. entre otras cosas. el Consejo Nacional (Connaf) deberá transferir sus recursos al ámbito de la Ciudad de Buenos Aires. ¿no?. durante el año 2006 –una vez que ya estaba en vigencia la nueva ley. “alejados de la vista de sus padres”. pero que bueno. En este sentido.aun se encuentran bajo la órbita de este organismo.abar- can desde consultas de escuelas sobre niños que no han sido retirados por sus padres. 436 corresponden a medidas de protección de persona. 20Según datos del CDNNyA (2008).los 24 juzgados de familia adoptaron 235 medidas de “protección de persona” y 718 medidas de “protección especial de derechos” (Juzgados de Familia. suman un total de 858. los expedientes que han sido remitidos por la justicia desde septiembre de 2006 a sep- tiembre de 2007. y –a modo de ejemplo. tendieron a reificar el lugar de la “norma” recreando en gran medida lo que Darío Melossi llama el punto de vista del “jurista ingenuo”. bueno nosotros actuá- bamos y resolvíamos. Para ello. esto no lo plantean ellos. a la salud. Por otro lado. 24Con esto no estoy planteando que la persuasión o el convencimiento sean propios del órgano administrativo. a la recreación. lo peor de esto sería que el propio usuario ante la falta de respuesta estatal le vaya a golpear de nuevo la puerta a los juzgados”. y reingresa” (1995:33). pero restringían derechos. a un nivel de vida adecuado. Los institutos de “seguridad” –que alojan a niños y jóvenes acu- sados de haber cometido un delito. Y lo peligroso de esto es que el usuario. 21Elloremite a una tensión que Fonseca y Cardarello (2005) analizan para el caso de Brasil. vagando. políticos y económicos. en septiembre de 2006 se firmó un Acta de transferencia en la cual se estipula el traspaso gradual de los institutos conocidos como “asistencia- les” (aquellos reservados a niños con causas de protección).

D’ANTONIO. Pero fundamentalmente los jueces hacen causa común con los defensores públicos con esto de la independencia del Poder Judicial (. Buenos Aires. 9-41.) Derechos humanos. Temis-Depalma. pedagogía y política. Alcira y GUEMUREMAN. El Derecho. a pesar de que sigan teniendo el rótulo o se sigan llamando jueces nacionales. pp. en esto se mezclan un poco las cosas. Loïc 2005 Una invitación a la sociología reflexiva. 35 a 69. Pierre y WACQUANT. FONSECA. Cuestión de prestigio que puede ser útil para interpretar la defensa de su imperium.) Antropologia. pp. pues les reduce una importante cantidad de trabajo. M. Michel 1996 Genealogía del racismo. Sandra 2002 Niñez. tipo ‘qué bueno. y esto se les mezcla con esta cuestión. UBA. Mary y GARCÍA MÉNDEZ. Facultad de Filosofía y Letras. CARLI. Buenos Aires. la sensación es de un recorte de poder o es una especie de alivio. y en consecuencia. entonces dicen ‘hacemos causa común. Anthony 1995 La constitución de la sociedad. ley y democracia en América Latina. Hugo 2006 “La protección de los menores de edad como función estatal esencial. Diálogos interdisciplinares. GRINBERG. Claudia 2002 “Inequality near and far: Adoption as Seen from the Brazilian Favelas”. vol. y Gar- 97 VOL. Dialogando com o ECA”. porque tienen jurisdicción en la ciudad de Buenos Aires. me saco de encima todas estas causas que tenía apiladas’. Confrontando esta hipótesis con un empleado judicial. Augusto 2006 “Una ley en parte inútil y en parte peligrosa: la 26.2001 La niñez ajusticiada.) en realidad hacen causa común porque los jueces también ven la posible amenaza ante una decisión política de que pasen a ser jueces de la ciudad. pp. Sofía y Pita. Ed. BOURDIEU. pueden ser aplicadas indistintamente por los dos ámbitos. Bases para la teoría de la estructuración. 701-703. pp.. pp. Emilio 1997 Derecho de la infancia-adolescencia en América Latina: de la situación irregular a la protección integral. Lucila 1991 “Prehistoria e historia del control socio-penal de la infancia”. Nº 2. pp. LARRANDART. Transformaciones de los discursos acerca de la infancia en la historia de la educación argentina entre 1880 y 1955. Zonas grises en torno a las intervenciones con chicos”. En: Fonseca. tribunales y policías en Argentina y Brasil. Ed. DAROQUI.2004 “Os direitos da criança. Buenos Aires. que en realidad son jueces locales. Anagrama.. diversidade e direitos humanos. FOUCAULT. La Ley. A: Sí. Veriano y Farias. él sostenía otra interpretación que consideramos puede ser una variable más a tener en cuenta para analizar esta situación: “C: por lo que conocés de los juzgados civiles. porque estos jueces nacionales salen de la jurisdicción de la ciudad y no tienen competencia para actuar”. GARCÍA MÉNDEZ. Tomo 215. GIDDENS. Barcelona. Miño y Dávila. Alves (orgs. Bogotá-Buenos Ai- res. FONSECA. Mary 1996 La aceptabilidad del riesgo según las ciencias sociales. Terto. Tomo B. 891-896. Claudia. En: Bianchi. 101 a 134. Amo- rrourtu editores. Pierre 1999 Meditaciones pascalianas. Estudios de antropología jurídi- ca. Julieta 2004 “Características y funcionamiento del entramado burocrático de protección y atención a la infancia en la Ciudad de Buenos Aires. BELLUSCIO. BOURDIEU.601”. Tesis de licencia- tura de la Carrera de Ciencias Antropológicas. Nº 13. Antropofagia. Claudia y CARDARELLO. Porto Alegre. En: Tiscornia. Ed. ------. Caronte. USA. Buenos Aires. 36. 1 No. Del Puerto. Law & Society. Silvia 1999 “Los ‘menores’ de ayer. 25No podemos dejar de mencionar que en un punto esta situación podría ser interpretada como ventajosa para los juzgados. DOUGLAS. Buenos Aires. Paidós. Bibliografía BELOFF. ESTUDIOS EN ANTROPOLOGÍA SOCIAL – CAS / IDES gestión. María (eds. Siglo XXI. Emilio 1998 Infancia. Barcelona. UFRGS Editora. ------. Buenos Aires. Andrea 2005 “Derechos de los más y menos humanos”. somos más fuertes’ para hacer presión para seguir siendo jueces nacionales. 2 ISSN: 1669-5-186 . subsidiaria e indelegable”. 103-115. Colombia. Delito y Sociedad. Forum Pacis. de hoy y de siempre: un recorrido histórico desde una perspectiva crítica”.

Julio César y TALAK. En: Tiscornia. En: (comp. 271 a 312. Facul- tad de Filosofía y Letras. En: Kant de Lima. Karina 2001 “Control socio-penal en sede civil”. Ana María 1999 “La niñez en los espacios urbanos (1890-1920)”.2006 “Entregas y secuestros: la apropiación de ‘menores’ por parte del Estado”. En: de Souza Lima. Revista La Ley.2002a “Limites da Menoridade: tutela. Eugenio 1980 Tratado de Derecho Penal. pp. Tese de Doutorado em Antro- pologia Social. Buenos Aires. Adriana 1999 O mal que se adivina. Año 2006. En: Devoto. pp. 2 ISSN: 1669-5-186 . t A. ------. Roberto (org. Río de Janeiro. (comp. institucionales y sociales en relación con los niños pobres”. pp. UBA. Río de Janeiro. pp. pp. Córdoba. Garantismo jurídico y criminología crítica: ¿Nuevas ideologías de la subordinación?”. Buenos Aires. pp.) Derechos humanos. 1910-1920. Buenos Aires. 71 a 88. Buenos Aires. família e autoridade em julgamento”. Niteroi. Sofía 2004 “Introdución”.) Gestar e gerir. VALOBRA. CDNNyA 2008 “Cambios y transiciones: de las medidas de protección de persona a las medidas de protección de derechos. Estudios de antropología jurídica. Antropofagia. Sofía (comp. En: de Souza Lima. Nueva Doctrina Penal.2002b “Quem deve guardar as crianças? Dimensões tutelares da gestão contemporânea da infancia”. La Argentina plural: 1870-1930. 11 a 22.ar/estadisticas> Bajado el 4/03/08. CDNNyA. De las necesidades a los derechos. Buenos Aires.) Historia de la vida privada en la Argentina. Galerna. Taurus. pp. Del Puerto. Antonio Carlos (org. 143 a 163. Museu Nacional da Universidade Federal do Rio de Janeiro. 281 a 326. pp.pjn.2004b “El abandono y la tutela: las prácticas judiciales. En: Tiscornia.) Antropologia e direitos humanos 3. Dirección de Políticas Públicas. RIOS. ------. tribunales y policías en Argentina y Brasil. pp. Ediar. GCBA (material inédito). 98 VOL. Fer- nando y Madero. ------. Un estudio exploratorio sobre el traspaso de causas judiciales al CDNNyA”. ------.) Burocracias y violencia.gov. VILLALTA. Tomo II. 5-10. Marta (comps. ------. 21-39. Programa de Pós-Graduação em Antropologia Social. E. Buenos Aires. Relume-Dumará. UNICEF.2005 “¿De quién son los niños pobres? Los debates por la tutela judicial. ZAFFARONI. Tesis de Doctorado. Expedientes ingresados por objeto. Darío 1996 “Ideología y derecho penal. Dirección de la Red de Defensorías Zonales. Relume-Dumará. Estudios de antropología jurídica. Editora da Universidade Federal Flu- minense. Tomo F. administrativa o caritativa en Bue- nos Aires de fin de siglo pasado”. María Victoria (eds. 139 a 161. Ar- quivo Nacional de Pesquisa.) Gestar e gerir.2005 “Direitos. pp. ESTUDIOS EN ANTROPOLOGÍA SOCIAL – CAS / IDES cía Méndez.): Ser niño en América Latina. 13 a 67. Eduardo 2005 “El Patronato del Estado y la reciente ley 26. Actas VII Congreso Argentino de Antropología Social. Disponible en <www. moralidades e desigualdades: considerações a partir de processos de guarda de crianças”. ZANNONI. 1 No. N° 3. Rio de Janeiro. Antonio Carlos de 2002 “Sobre gestar e gerir a desigualdade: pontos de investigação e diálogo”. VIANNA. Antonio Carlos (org. 923 a 926. 75-86.) Burocracias y violencia. Antropofagia. Policia e menoridade no Rio de Janeiro. Estudos para uma antropologia da administracão públi- ca no Brasil.601”. Antropofagia. Juzgados de Familia. SOUZA LIMA. Estudos para uma antropologia da administracão pública no Brasil. Sofía y Pita. MELOSSI. Justicia y Derechos del Niño. Leyes y documentos Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil. TISCORNIA. Villa Giardino. pp. Carla 2004a “Una filantrópica posición social: los jueces en la justicia de menores”. ------.

Boletín Oficial: 30. Niñas y Adolescentes de la Ciudad de Buenos Aires”.767 del 26-10- 2005. Niñas y Adolescentes”. Ley 114 “Protección integral de derechos de Niños. 2 ISSN: 1669-5-186 .061 “Protección integral de derechos de Niños. Go- bierno de la Ciudad de Buenos Aires. ESTUDIOS EN ANTROPOLOGÍA SOCIAL – CAS / IDES Ley 26. 1 No. 99 VOL.