You are on page 1of 45

Sinopsis

Muy tímido, un poco torpe florista Elías ha soñado con Mateo - el
mecánico caliente de la tienda al otro lado de la calle - por meses. Cuando
finalmente consigue su oportunidad de hablar con él, la respuesta de
Mateo, o falta de ella, es suficiente para tener a Elías prometiendo no
hacer el ridículo otra vez, no para cualquier individuo, no importa qué
tan caliente es.
Pero entonces las flores comienzan a llegar. Cada día, cada una con un
significado especial, una historia para decirle - un admirador secreto que
tiene facilidad de palabra, aunque Elías ni siquiera sabe quién es.
Cuando Elías se encuentra en dificultades a altas horas de la noche y
Mateo viene a su rescate, ¿puede Elías aprender a dejar de esperar
palabras bonitas y empezar a escuchar a su corazón en su lugar?

MÁS que palabras

Fae Sutherland

Sólo habla con él.
Mucho más fácil decirlo que hacerlo. Elías se mordió el labio, pasando
de un pie al otro, agarrando su bocadillo y botella de agua y tratando de ignorar
al hombre en la fila delante de él.
También es más fácil decirlo que hacerlo.
No era como si Elías siquiera lo conocía. Sabía su nombre - Mateo. O lo
que el parche en su mono de trabajo decía. Ya que todo lo que Elías sabía, esto
aún no podría ser correcto, tal vez había pertenecido al último mecánico que
había trabajado en la tienda a través de la calle.
Pero si el nombre era correcto o no, no cambia el hecho de que Elías
estaba allí de pie con una batalla interna consigo mismo sobre si o no para decir
hola. Si él regresó a su tienda — convenientemente situada justo enfrente de
la calle de Mateo — y Kira, su compañera de trabajo y amiga más querida,
descubría que Elías no había dicho nada cuando se le dio la oportunidad,
nunca iba a conseguir que se olvide.
Así que tomó aire nervioso y la vista hacia la parte posterior de la cabeza
de Mateo —. Hola.
Nada. Elías frunció el ceño, mirando a su alrededor con nerviosismo,
luego de vuelta al hombre frente a él. Se aclaró la garganta, con audacia llegó
a golpear ligeramente el brazo de Mateo. Por Dios, duro como una roca. Su
boca se hizo agua.

el cajero dejó escapar una cadena de rápido español y Mateo volvió para entregarle sus compras. Es evidente que el hombre pensó que era un niño idiota. manchadas de kohl delineador negro — el hombre era un pecado que anda y ah. antes de que Elías podría intentar disputar su cerebro en la obediencia y llegar a algo inteligente que decir. Por supuesto. Y fue justo entonces que Elías se dio cuenta que no tenía idea de qué decir. Era aún más hermoso de cerca. Elías quería algo que confesar a su sacerdote llegando la misa del domingo. Elías deseaba que la tierra se abriera y se lo tragara. . como si en cuestión. ¿y por qué no? Elías ciertamente no había hecho nada para demostrar la impresión equivocada. bordeados con pestañas negras gruesas y ribeteados dios le ayude. Hola. Entonces Mateo se volvió. y por alguna razón la mancha hizo las rodillas de Elías débil. sombreada pesadamente con el pescuezo sin afeitar. dibujadas en un ceño fruncido en un primer momento. Entonces. esperando parecer informal pero probablemente logro algo más cercano a la náusea—. se elevaron ligeramente. Estaba mortificado. Cejas pesadas. Elías tragó saliva y obligó a sus labios para sonreír. y Elías fue fijado por un par de negros ojos como la noche. su mente era más que un poco confusa gracias al golpe erótico del hombre que había estado codiciando durante meses finalmente estaban allí mirando directo en él. Una mancha de aceite o grasa de motor o algo marcó su mejilla. Ningún tema de conversación que saltó a la mente.

apoyado en el lado del cliente y le sonrió—.Dejó escapar un suspiro cuando. La mala noticia es que él piensa que soy un bicho raro y probablemente correr en la otra dirección si alguna vez me atrevo a acercarme de nuevo. pero el ceño sobre la cara de Mateo. Bueno. Ella corrió hacia el mostrador. ¿qué difícil que es eso?' Bueno. ¡Dímelo todo! —Eso no es nada que contar. dejó caer su bolsa detrás del mostrador en A Rose By Any Other Name y se dejó caer en el taburete con un profundo suspiro. sí. ¿Él estaba en el mercado? Elías rodó los ojos—. mató la esperanza como un bicho debajo de los pies. ¿Quieres decir Mateo?— Su mirada se desvió a la ventana frontal. Cinco minutos más tarde. él sabe que existo ahora. Oh Dios. Elías. luego de vuelta a Elías—. Kira se dio la vuelta de donde ella estaba reponiendo las orquídeas—. no fue esa oportunidad. 'Sólo tiene que hablar con él. un minuto después. con apenas una sola mirada hacia atrás en Elías. ¡más difícil de lo que piensas! —Elías dejó escapar otro suspiro y dejó caer su frente a los brazos cruzados sobre el mostrador—. fui un desastre. le entrego su almuerzo al cajero. —Bueno. Eso podría haberle dado esperanza. — Miró a . como si Elías podría ser de algún otro planeta o algo. déjame decirte. Elías volvió a suspirar. Mateo tomó su bolsa y se fue. Por desgracia para mí. Me dijiste que hablara con él.

. Hablas con las chicas muy bien. Eso es una tontería. vamos. eso es seguro. pensé por un segundo que podría ser una opción viable para conseguir mi interés en todo. Bueno. —Kira se apoyó en el mostrador—. Elías asintió—. no es bueno. yo vi esta camiseta en la tienda el otro día que dice 'Yo ♥ chicos en delineador' y lo juro por Dios. Sabes. no puedes nunca no hablar con él de nuevo. No podría haber sido tan malo. en todo caso.. No pude evitarlo. . —Bueno. Así Elías hizo. Estaba mirando directamente a mí. Me voy a morir solo. y él llevaba ese maldito delineador de ojos y mi cerebro. ¡puf! Kira hizo un sonido simpático—.su mejor amiga—. Eso es suficiente. Y cuando terminó tenía una expresión en su cara que era una especie de no —verbal '¡oh cariño!'. Elías.. ¿Ves a lo que he llegado? Esto es absurdo. —Levantó las cejas—. No sé por qué tienes tantas dificultades para hablar con los chicos. Pero el desastre podría exagerar las cosas. Kira no lo negó—. —No estoy esperando que las chicas rompa toda mi ropa y— Kira se acercó y golpeó una mano sobre su boca—. Elías suspiró mientras dejaba caer su mano—. ¿Ves? Te dije que era un desastre.. Cuéntame todo. —¡Él sólo me miró! ¡No dijo nada! Confía en mí. es un desastre. subestime mi nivel de fallar en ese momento. cariño. ¡conseguí el punto! No necesito pensar en ti tener relaciones sexuales.

Los hombres como Mateo. para que alguna vez ocurriera. pero había algo en Mateo. así que no deberías renunciar tan fácil a Mateo.. Oh. que era abrumadoramente sexy. Ya veremos. Intenso. Kira se mofó con una risa—. Él era diferente. Tranquilo.. Elías no podía dejar de curiosear desde la ventana cuando eso sucedía. Chicos de fraternidad en vacaciones de primavera en busca de un poco de sabor latino antes de que regresen a sus vidas agradables. que no eran una moneda de diez centavos por docena. Oklahoma. Muy bien. —Cierto. Viejos hombres con la piel como cuero de exceso de bronceado que quieren un juguete sexual para tener en sus mansiones espeluznantes. Miami tenía más que su parte justa de calientes bellezas cubanas. Era verdad. —Elías se estremeció—. Eres demasiado encantador. Él es demasiado precioso para dejar que un pequeño incómodo momento te persiga para siempre. aunque. para cosas mejores. entonces. Dímelo la próxima vez que él está ahí fuera en el medio del día todo sudado en el depósito viéndose sucio y delicioso. tanto dentro como fuera. —Kira arrugó la nariz—. —Sí. Esto no es aún posible. —Nunca estoy haciendo eso de nuevo. homogeneizados en Bumfuck. Kira se rio y se apartó de la encimera—. Elías no le importaría si él nunca dijo una palabra. No gracias. ¿Clientes? ¿Cuáles eran ellos? Cuando Mateo estaba en frente de . siempre y cuando el hombre usa su boca. Sé que es un hecho que los hombres golpean en ti todo el tiempo.

Eran . Elías se olvidaba de todo lo demás. Miró al repartidor. Pero no. No tengo idea de quien las envió. Elías lo vio salir. entonces sí. Nunca más. —¿Y no tienes idea de quién envió estas? ¿Estás seguro de que son para mí? —Eres Elías. No es justo. —Jesús. Acostado en el mostrador había una docena de margaritas soleadas envueltas en una brillante cinta amarilla. se suponía que debía entregarlas a esta tienda.la tienda toda reluciente piel dorada y camisa pegada. Dejó escapar un suspiro—. ¿quién ha dicho que se supone que es? —Kira le dirigió una mirada frustrada y negó con la cabeza mientras ella desapareció en la parte de atrás de la tienda de flores. así que a menos que haya otro Elías que trabaja aquí. Nope. muchacho. ¿Qué sabía ella? Ella no había visto la mirada en el rostro de Mateo. —El chico se encogió de hombros. y luego volvió a mirar las flores. el ceño fruncido. estoy seguro de que son para ti. Elías miró por la ventana del frente en la bulliciosa tienda al otro lado de la calle y apoyó la barbilla en la mano. ***** Elías se quedó mirando la tarjeta en blanco en la mano.

todo mito. —Le entregó la tarjeta. ¿Cómo puede alguien tan joven ser tan anti- romanticismo? Por no hablar de que trabajas en una tienda de flores. eso es todo. ¡Hey! ¿Tú enviaste estas? Ella arqueó las cejas y miró a las flores. —Kira volvió a la tarjeta en la mano. Hasta que lo haga. —Yo no soy anti-romanticismo. Kira negó con la cabeza—. .. ¿pero quién las había enviado? Levantó la vista como Kira entró por la puerta principal—. yo no he visto la cosa real. ¿En serio? ¿Qué dice la tarjeta? —Nada. Está en blanco. y dulce. Su estómago se volteó un poco—. —Ella le dio un guiño—.. Tú sabes que las margaritas significan belleza. sin sustancia. voy a seguir creyendo que es algo así como el chupa cabras. llegando a tomar la tarjeta vacía de nuevo. No. y Elías amaba las flores simples como éstas más que cualquier invernadero exótico. —Eh.. Sus cejas se alzaron esta vez y ella sonrió—. ¿Para quién es? —Para mí. Elías se mordió el labio. Probablemente sólo algún cliente charlatán tratando de entrar en mis pantalones o algo así. moviendo la cabeza—. Son lindas. uno de los últimos bastiones de romance verdadero. paciencia y amor leal. y luego la dejó a un lado para recoger las flores—. Parece que tienes un admirador.hermosas..

—Floración de almendra. parecidas a una vid olían divino. Lo es.. Significan la esperanza. Ahora si sólo él sabía que hombre era. ¿no? — Él realmente no quiso ser aspirado por esta cosa de admirador todo misterioso. esto era la cosa más agradable que un hombre alguna vez había hecho por él. Elías estableció el jarrón junto a la caja registradora. Él sonrió y desató la cinta delicada alrededor de ellas. sonriendo un poco—. pensando que si ellas habían sido enviadas con motivos ulteriores o no. Las flores delicadas rosadas que rayan las ramas delgadas... llegando a más de enganchar una de las vasijas vacías de debajo del mostrador. y Elías cerró sus ojos. Elías se mordió el labio. —Kira sonrió y pasó un dedo un dedo sobre los tallos frágiles florecidos—. pero era realmente difícil de evitar cuando quienquiera fuera hizo tales . Aun así. las flores eran bonitas. secreto. ***** Al día siguiente la tarjeta en blanco vino conectada a un manojo floreciente de rocíos de almendra. doblándose para inhalar profundamente. Eso es tan romántico. colocando suavemente cada una en el florero antes de llenarlo cuidadosamente con agua. Se sentó en el taburete detrás del mostrador.. muy buena opción.

pero podía sentir la oleada de posesividad en aumento. Infierno. Vio cómo el hombre se inclinó sobre el capó abierto. vio un poco de movimiento fuera de la ventana que atrajo su mirada. un pensamiento que se le había ocurrido la noche anterior.hermosas opciones. Era tan absurdamente apuesto. ahora esperanza. Sus ojos se entrecerraron como la mujer parecía pensar la misma cosa y abiertamente inclinó su cabeza para admirar la vista. se comunica con él sin decir una palabra. cerrando los ojos brevemente como el dulce aroma de las flores frágiles en los tallos flotaba hacia arriba. presumiblemente buscando el problema. Kira se alejó de nuevo y Elías pasó los dedos por las ramas delicadas. Primero paciencia. si es que era un hombre. Elías dejó escapar un suspiro y se inclinó hacia delante. y Elías suspiró. Era una especie de ridículamente romántico. Elías no era normalmente el tipo celoso. Cuando abrió los ojos. Mateo. y miró hacia otro lado antes de que hiciera algo estúpido como acechar a través de la calle y agarrar sus ojos hacia fuera. mirando a través de la calle como Mateo salió de la tienda con un cliente y se metió en el capó del coche de la chica. Al igual que su hombre misterioso. de verdad. Que . hizo Elías preguntarse lo que venía después. después de la debacle en el supermercado ellos no se había encontrado uno al otro en absoluto. Mateo ni siquiera era suyo.

no pensó que él era cualquier cosa menos que un niño torpe que no vale la pena la hora del día.apestaba. hiedra y una sola rosa roja. ellos no iban a pasar. que había cientos de hombres tan buenos como Mateo que lo querrían en un latido del corazón. En otras . Quería a Mateo. La sinceridad. Mateo probablemente ni siquiera sabía que existía o. Elías no necesitaba a Kira para decirle lo que significaba ese conjunto. Elías se dijo que no importaba. Suspiró mientras lanzaba una mirada más por la ventana a través de la calle en la que Mateo estaba hablando con su cliente. Su corazón latía con fuerza mientras él y Mateo se quedaron mirando el uno al otro. El problema era que Elías no quiere ninguno de esos cientos de hombres. por un puñado de segundos de duración. A continuación. porque que una última impresión encantadora para un hombre así tener de él. Puf. sin moverse. Otro movimiento de su mirada por la ventana y Elías se encontró atrapado en un par de ojos oscuros que lo observaba desde el otro lado de la calle. si lo hizo. Esto no iba a pasar. Él solamente debería dejarlo. Elías suspiró y miró hacia abajo. la fidelidad y la pasión. ***** Jacinto. un autobús de la ciudad retumbó por y rompió el contacto visual.

llevarlas a casa con él después del trabajo. Eligió sus flores con cuidado. Esos son. . quienquiera que fuese. los adolescentes que quieren impresionar a su primera novia. así.palabras.. niños pequeños adorables comprando a su madre una flor para su cumpleaños. pero su cinismo no podía ganar a lo largo de la potencia de hermosas flores elegidas con tal cuidado sólo para él. Pero este hombre. Esto era una locura. Elías no pensó que había conocido uno de esos. E hizo que Elías se sienta especial. su admirador quería Elías. pero era cierto en lo que Elías había visto. las mujeres en luto por la pérdida de un ser querido. Kira estaría en desacuerdo. Había hombres que vinieron en busca de un ramo de flores para sacarlos de la caseta del perro. Lo cual era probablemente una tontería. Pero en todo su tiempo de trabajo en la tienda de flores. de verdad. y se fue sobre su día con un rebote en su paso. Los hombres en la lujuria. y era una especie de. las mujeres que querían algo que su madre no podía criticar. Así que Elías puso este grupo en un florero. porque ¿quién todavía envía flores anónimas a su destinado? Románticos. con el pensamiento. inspirador. Bueno sí.. parecía ser una raza aparte. y en voz alta. y sólo Elías. Elías no creía que aquellos existían ya. Elías sabía que no debía de estar pagando ninguna atención a este absurdo. ¿Pero los románticos reales? No.

¿Uno de tus amigos? ¿Alguien de tu pasado? Una vieja llama. Elías se había encontrado a sí mismo examinando cada cliente más de cerca estos días. pero Elías no pudo hacer lo mismo. O el hombre mayor con una planta de cactus en maceta. Quería decirle lo mucho que amaba las flores. Elías sonrió cuando los vio. asegurándose de que nadie lo había visto riéndose por un ramo de flores. ¿verdad? La mayoría de las personas que sólo te han visto trabajando no adivinan que eres tan tímido como eres. Preguntándose si el hombre comprando el ramo de globos para una futura mamá podría ser el único. Quería saber quién era el que sentía cosas por él. —Ni siquiera puede ser un cliente. —¿Qué quieres decir? ¿Quién más podría ser? Ella se encogió de hombros—. bueno. sin embargo. Elías suspiró. Querían decir amorosos pensamientos y timidez. ***** Pensamientos y guisante de olor. Por lo tanto. ya sabes. mira. Su admirador podía hablar con él. Ninguno parecía bien. ¿tal vez? Quiero decir. Tú realmente sólo eres tímido con los hombres que . apoyada en el mostrador frente a él. la timidez. Podría ser cualquier persona y se había encontrado a sí mismo poniendo todo el que pasa a través de un microscopio. su admirador pensó que la timidez de Elías era un rasgo atractivo. tal vez más. Quería darle las gracias y. pensó. No era justo. —Kira intervino en sus pensamientos bruscamente. ¿verdad? Miró alrededor de la tienda.

encuentras atractivos. ¿Así que piensas que tal vez era alguien con quién salí o. inclinándose para oler los pensamientos azules reales—. su corazón había saltado. Él había estado en lo cierto en una cosa.. Cuando él las había conseguido. Eso era cierto—. pero tal vez estaba un poco más cerca de averiguarlo. Había una docena de cada uno. Elías había estado seguro de que se trataba de la declaración final de su admirador. todavía. los tulipanes eran una declaración final. Habían pasado 3 días desde que habían llegado y desde entonces. Y cuando ella se alejó de nuevo. nos reunimos en un sentido más social? Kira se encogió de hombros. Elías volvió la mente en esa dirección. Las cejas de Elías se juntaron. Fue. mientras que el amarillo significa perdidamente enamorado. tal vez. y que se conocerían ahora. No sé. ***** El conjunto de tulipanes rojos y amarillos brillantes comenzaban a marchitarse un poco en su florero. si Elías estaba siendo honesto. Un tulipán rojo era una declaración de amor. Pero vale la pena una idea. No sabía quién era. ningún otro habían llegado. reclamar su corazón también. Pero ningún admirador había salido de la nada para reclamar la responsabilidad y. ..

Ahora. al igual que las flores se estaban desvaneciendo. Así que una vez que había apagado todas las luces y cerró la caja. Elías miró un poco la puerta delantera de la tienda como sacó sus llaves para cerrar. Su bolsa de mensajero colgada al hombro. se estaba convirtiendo en una colegiala. se llevó el florero de tulipanes de la encimera. Elías se puso en pie. todavía medio agachado. un jarrón de tulipanes abrazando cuidadosamente a su lado. Al menos podría llevarlos a casa y podrían unirse a los demás que se secan en el alféizar de la ventana. Sin embargo. pero Elías no había botado ninguna. ¡Hey! Cuidado. obviamente borrachos eran la causa. con el ceño fruncido. presionando las flores en su maldito diario. Él se tambaleó hacia atrás. y le dio al hombre un empujón—. y se dio cuenta de un par de hombres jóvenes. Lo que había provocado tan claramente un intenso repentino interés había desaparecido. días más tarde. Eso seguro. se volvió a recoger sus flores cuando de repente parecían a punto de estallar por todas partes. ¿por qué no te largas? —Su pecho se apretó en decepción al ver sus hermosas flores trituradas bajo un par de pies de chicos . Era ridículo. Dios. se estaban marchitando un poco y era deprimente. uno tambaleándose un poco demasiado cerca para su comodidad. Se vio obligado a establecer el jarrón en la acera con el fin de tirar la puerta abajo y bloquearla en la parte inferior. Elías no se atrevía a tirarlas.

ambos hacinando su espacio ahora. ¿cuál es el problema? —Preguntó el otro chico. Ir a buscar otra persona para ir de fiesta. Elías cepilló la mano del tipo de su hombro y enganchó su bolsa de mensajero un poco más alto. Empujó las llaves de la tienda en el bolsillo. muchachos. pero estaban puto tostados y Elías habían visto un montón de veces que la rapidez de un borracho amable se convirtió en un beligerante si se le niega lo que quería. y Elías se centró en mantener la calma. lo digo en serio. Sólo necesitaba una oportunidad para hacer una escapada . el corazón palpitante. no seas así.de fraternidad. Ven con nosotros. Si él se asustó las cosas sólo escalarían. Miren. Al que había empujado le dio una sonrisa de medio lado que. Claro. — instó. Tenía un acento vago del sur que Elías no podía colocar y no le importaba intentarlo. Córtalo. Apestaba a cerveza. en circunstancias normales era probablemente muy encantador para chicas y chicos por igual. que no parecían peligrosos. —Se dio la vuelta para marcharse. Trató de empujar más allá de ellos. No esta noche. mierda—. Oh. Elías no estaba de humor para los turistas borrachos encantadores tratando de molestarlo cuando lo único que quería era volver a casa. guapo. Vamos a beber. su aliento capturado cuando su brazo fue atrapado y se encontró tirado atrás y de lleno contra el edificio. —Sólo queremos invitarte a una copa. sacudiendo su cabeza mientras retrocedía un paso—. Sin embargo. —Hey ahora.

no dije? Elías no dijo nada al contrario.. y tardó unos segundos en procesar que fue. una mancha que se parecía sospechosamente a Mateo salió volando por la acera hacia ellos. yo sabía al minuto que te vi que iba a estar abajo para alguna diversión. esperando como el infierno que no se veía tan falso como lo que era—. a diferencia de la calle donde se encuentra la tienda. donde había mucho más tráfico peatonal. Mateo de pie entre él y ellos. —Señaló hacia la calle más ocupada a sólo media cuadra de distancia—. . Tienes exactamente cinco segundos antes que pierdo mi preocupación por la policía y te arranco la cabeza y te lo meto en el culo. fingiendo reírse y conduciendo ambos hacia la esquina. Elías sonrió. los músculos del brazo brillante. Echó un vistazo detrás de él. y se alegró que lo hizo porque tenía apenas un segundo para reaccionar como. ¿Verdad. muchachos. no estaba exactamente seguro por qué.1 1 Todo texto en cursiva y negrita no fue traducido puesto que la autora lo escribió en español. ¡Bien! Mira. No hay problema en absoluto. De hecho. —Lárgate. Elías consiguió un tirón cerca de dos yardas detrás de los chicos de fraternidad borrachos. Jake. Conozco un gran lugar justo allí donde podemos ir… Sus rodillas fueron débiles con el alivio cuando los dos tipos se relajaron y sonrieron abiertamente y uno lanzó un brazo alrededor de su hombro—.hacia la esquina. de la maldita nada. mono de trabajo suelto hasta la cintura.. ahora que lo dices. de hecho. Me encantaría una copa. mirando muy parecido a cada superhéroe que Elías había fantaseado.

Y sexy. mirando en shock como Mateo se volvió hacia él. ¿Estás bien? —Su voz se entrelazó con preocupación y aunque él no hablaba español. que era la primera vez que había oído la voz del hombre. Gracias. y dio un paso adelante—.. nosotros solamente íbamos a comprarle una… Ellos pensaron mejor para explicar a sí mismos cuando Mateo gruñó. ¿había mencionado sexy? Porque maldición. Él asintió con la cabeza—. que Elías cerraba la tienda? ¿Había visto lo que pasaba y vino corriendo. Estoy bien. él estaba inventando historias en su cabeza ahora. él realmente se limitó a gruñir. —Oye. Por suerte para Elías—. ¿Tú. la calle estaba desierta. La expresión preocupada de Mateo no cambió y Elías se dio cuenta de que el otro hombre no lo entendía mejor que Elías hizo a Mateo. y dio un paso hacia ellos. preocupado tal vez? Oh hombre. Elías tuvo la idea. Es probable que tengas un lugar donde estar. En unos segundos. imbécil. Elías se apoyó contra la pared y jadeó. la mano grande que se riza sobre el . oh Dios mío. Y heroico. Elías no tenía idea de lo que estaba diciendo Mateo. qué estás haciendo aquí? — ¿Acababa Mateo de pasar a estar allí al mismo tiempo. estoy bien sin embargo. pero Mierda sonaba sexy. Así que cuando Mateo dio un paso adelante. Lo más probable es que Mateo había pasado a estar en el lugar correcto y el momento adecuado. Sus ojos se estrecharon fuertemente alineados. excepto por Mateo y él..

mirando a los ojos de Mateo. pero . y Elías pensó que podía ser derribado con una de esas flores aplastadas. —Se agachó y cogió uno de los tulipanes rojos triturados. él trató de no leer demasiado en ello. opresión en el pecho cuando este solamente se deshizo. Elías le dio una sonrisa tímida y se encogió de hombros. una expresión que todavía no había visto en Mateo. El otro hombre sonrió entonces. eso es todo. llegando a recoger un par más y luego se las apretó contra su corazón. Mateo apareció a su lado. Debes sentarte. —Ven conmigo. Me preocupaba qué pensaría que eran una tontería. No son más que ruinas. se agachó y. de todos modos. Debo recoger todo ese vidrio. —explicó. Ella tendría un infarto y pensaría que algo horrible había pasado. — El otro hombre hizo un gesto de vuelta a la tienda y Elías vaciló sólo un segundo antes de asentir. pétalos revoloteando al suelo—.hombro de Elías. —Eran un regalo. Mateo simplemente no se dio cuenta de que estaba bien. —Claro. aunque sabía que Mateo no podía entender. con los ojos oscuros intención en el rostro de Elías. Suspiró un poco cuando regresaron a la tienda y vio la masacre de su una vez flores hermosas—. —Te gustó. Oh queridos. Trató de hacerle entender. —Lo último que quería era Kira llegando en la mañana y encontrar el jarrón roto y tulipanes pisoteados de Elías. Realmente debería ser ilegal que un solo hombre fuera tan impresionante y hermoso.

Él debió haber conseguido algo del tono de Elías o la expresión. y Elías fue agudamente consciente del hecho de que Mateo no le quitaba los ojos de encima mientras se apresuraba a coger la escoba y papelera. estando de pie tan cerca que Elías . mirando hacia abajo a Mateo.. haciendo un gesto con las manos—. no había nada femenino al respecto. pero de una buena manera. Elías nunca había salido con un hombre que llevaba maquillaje. aún más exóticos e intensos por el delineador. Mateo asintió. Era desconcertante. su voz suave. pero en un hombre como Mateo. —dijo. Elías se detuvo a mitad de la tarea. empujando hacia arriba lo suficiente para abrir la puerta a la tienda y abrirla—.. las cejas tupidas hacen punto sobre sus ojos penetrantes oscuros. de alguna manera solo se añade al sex-appeal que Mateo parecía llevarse como un abrigo. Elías daría cualquier cosa por ser capaz de entender lo que estaba diciendo. Quédate aquí. ¿Por qué no había prestado atención en el español de instituto? Se dio la vuelta y abrió la puerta. —Mateo dijo.tu amiga estaba segura de que no. Voy a conseguir una escoba para limpiar esto. — Parecía seguro de hacer la pregunta. porque el otro hombre se enderezó. —¿Por qué eres tan amable conmigo? Nunca me notaste antes. sin embargo. —¿Son las flores? —Mateo preguntó. Elías regresó y Mateo cogió el recogedor. En todo caso. ya que Mateo no lo podía entender. manteniéndolo así Elías podría barrer los fragmentos de vidrio y flores en ruinas en ella.

Dios. Elías no tenía que entenderlo para saber que le gustaba. la papelera estaba llena de flores de Elías y se metió de nuevo en la tienda para guardar todo. cielito. Yo te daré más flores. porque Mateo no podía reír o rechazarlo. —Era como la barrera del idioma había dado Elías una libertad que su timidez nunca había permitido antes.podía oler claramente el aroma de tienda de coches que se aferró a él. de verdad. Vigorizante. Estoy bien. la puerta cerrada detrás de él. Un minuto más tarde. —No es que pensaba que los borrachos . Él podía decir lo que pensaba. —No tienes que quedarte. —Me gustaría poder entenderte. brazos fuertes. lo que él estaba diciendo. estaba en apuros no sólo para desmayarse justo en los brazos del hombre. Mateo estaba dentro. Esos musculosos. ligeramente manchados de suciedad. Te voy a dar un campo de ellos. Sacudió los pensamientos embriagadores fuera y dio a Mateo una sonrisa tímida. lo que sentía. No tienes ni idea de cuánto tiempo he querido estar tan cerca de ti. la mirada buscando en su rostro—. Probablemente voy a llamar a un taxi y esperar dentro. sudor. —susurró Elías. el valor de un día de luz del sol todo combinado para hacer las rodillas de Elías débil—. Había algo increíblemente atractivo sobre aquel olor. haciendo un gesto hacia el desorden—. Debemos terminar de limpiar. Cuando salió de la parte trasera. Aceite para motores. Fue liberador. Elías le dio una sonrisa tímida. —dijo. De hecho.

Ni con ninguna idea real de lo que el otro decía. Lo suponía. oscura. sin poder hablar ni siquiera el uno al otro. su presencia poderosa. No estaba seguro que sabía. La . pero era un poco inestable. Mateo. Mateo podría estar llamándole niño tonto por meterse en esa situación con los chicos de fraternidad. pensó. dulce Jesús. todavía. mordiéndose el labio inferior y en el espacio de un latido del corazón Mateo ya no estaba al otro lado de la habitación. la forma en que estaban allí. Había algo muy apacible en los ojos de Mateo. Era extraño. Era tan tranquilo. a pocos pies de distancia. en la tienda a oscuras. por su fuerza. pero allí. pero un instante más tarde olvidó de preocuparse porque la lengua de Mateo barría en su boca y ah dios. Elías se dio cuenta de que estaba conteniendo la respiración también. Él exhaló fuertemente. besándolo sin sentido.volverían. tirando de Elías en su contra y. Elías metió las manos en los bolsillos—. Por todo. nunca se había sentido más seguro. —respiró Elías —. Elías pensó que podría haber hecho algo poco digno como chillar. pero muy cómoda. —Sabes mi nombre. cuando su pecho comenzó a arder. Por lo que sabía. sin embargo. la calle fuera. —Sabes mi nombre. Gracias. le pareció que el mundo entero sostenía su aliento. Él no lo creía. Elías. En cambio. Elías debería ser intimidado. por el modo que él había estado listo para destrozar a aquellos tipos. él probó aún mejor que Elías se había imaginado. La tienda vacía.

especia y el calor y exótico. Dios. —Hueles a lilas. Dios. la respiración jadeante. mirándolo nunca había tocado a nadie que se parecía a Mateo.. No podemos. sus labios se aferraron el uno al otro. —jadeó. y para cuando el beso se rompió brevemente. Elías simplemente le sonrió. a horcajadas sobre él ahora. Se sentó. Elías gimió y empujó a Mateo sobre su espalda. No había ni un gramo de suave en él. —Mateo murmuró. aquí. Elías de repente quiso el mismo placer y alcanzó abajo para dar un tirón a la camiseta de Mateo y tirarla sobre su cabeza.. No era uno de esos cabezas de músculos de playa que . con una mano ahuecando la mejilla de Elías y la otra pasando a lo largo de su espalda —. —jadeó mientras el beso se rompió de nuevo y las manos fuertes del otro hombre se deslizaron por su pecho.. tenía el cuerpo más perfecto. espera. con las manos extendidas sobre el ancho pecho del otro hombre. estaba mareado. la nada en absoluto. pero la razón se hizo añicos en los segundos que las manos de Mateo se deslizaron bajo la camisa y la piel tocó piel. su cabeza fue realmente girando. —¿Por qué no podrían? Su mente buscó una respuesta.Elías enrollo sus brazos alrededor de los hombros del otro hombre y se agarró con toda su fuerza. pensó mientras balanceaba sus caderas y la polla moliendo contra polla. —Eres hermoso. dejando escalofríos a su paso—. presionando más cerca —Mateo. Quiero que mi cama huela como tú..

Sus brazos no estaban mal.. De pronto deseó haber ido al gimnasio más. Y él estaba mirando a Elías como si él cayó . estaba aquí con el hombre que había estado fantaseando. pero desde luego no tenía el tipo de cuerpo de Mateo tenía. en comparación con la mayor parte de su familia y amigos. El trabajo duro.. milagrosamente. también. días largos de sudoración y el esfuerzo y. pero por lo demás. —No me hagas esperar. Mateo era real. ¿Qué estaba diciendo? Elías no podía concentrarse en pensamientos coherentes cuando... sin abolladuras de cadera rogando por una lamedura. No. cielito. de verdad. permitiendo que lo tocara. dedos ásperos por el trabajo deslizándose sobre su piel. gracias a los fines de semana ayudando con la empresa de mudanzas de su primo. —Mateo murmuró manos deslizándose a los lados de Elías.parecían que sus músculos iban a estallar fuera de su piel excesivamente bronceada. empujando su playera junto con ello. Tú me atormentas. Tal vez mucho más. El otro hombre se sentó. Un segundo después se había ido y Elías se olvidó de comerse con los ojos a Mateo a favor de sonrojarse hasta en sus dedos de los pies. Sin músculos ondulantes. Excesivamente pálido. él era suave. o no tenía esa magdalena adicional cuando Kira las trajo para atormentarlo. brazos deslizándose en torno a él. también. Tan rápidamente como tuvo el pensamiento. No estaba fuera de forma. fue disuadido con la misma rapidez de esa noción tonta por la expresión en el rostro de Mateo. Se preguntó si Mateo estaba decepcionado con lo que vio.

Mateo era más encantador y sin hablar una palabra de inglés apropiado que cualquier hombre Elías alguna vez se había encontrado. —Amorcito… —Entonces Mateo presionó su mano contra el pecho de Elías. Había algo en esa palabra que hizo Elías desesperado por saber lo que significaba. —Amorcito. con una mano cepillado por el lado de la cara de Elías. Hizo que su corazón se acelere. Amorcito. sintiéndose tonto para preguntar siquiera—. Mateo la presionó contra su propio pecho. Um. porque Mateo rio con cuidado y tomó la mano de Elías. mirada fija cerrada con Elías. Él devasto rápidamente cualquier y toda resistencia que Elías podría haber tenido se fue. Elías se sintió mareado con las implicaciones. El corazón de Elías tropezó con sí mismo—. que incluso Elías sabía que significaba amor. simplemente por la forma en que Mateo lo dijo. Lo cual. Nunca nadie lo había mirado de esa manera antes.. ¿quieres decir amor? —La parte inicial sonaba como amore. repitiendo la palabra. Su expresión debe haber regalado algo de esto. ¿Pequeño amor? ¿Eso es lo que significa? ¿Pequeño? —Dios. su propia polla dura sólo separados . ¿Pero no era francés? La sonrisa de respuesta de Mateo fue brillante —. Amorcito — y mantuvieron sus dedos juntos. Sí. —respiraba.del extravagante Cielo. teniendo en cuenta que estaba a horcajadas sobre las caderas del hombre. Se mordió el labio. Seguramente fue un malentendido.. amor.

dios. a él.por un par de capas de tela de Mateo. Infierno. Realmente lo besó. Elías no lo creía. Mateo no tenía necesidad de tejer bonitas mentiras para conseguir lo que quería. y sus grandes manos ahuecaron el culo de Elías. apretando y amasando a través de sus pantalones vaqueros. Elías se inclinó hacia adelante. no sólo ofreció sus labios y dejó que Mateo haga el trabajo. Mateo volvió a gruñir. no era mucho en absoluto. Elías era todavía fue sorprendido de que Mateo lo quería. Elías sabía. esta vez Elías conducía el autobús y que estaba tomando todo tipo de giros locos y ganar violaciones en movimiento de izquierda y derecha. Todo era demasiado como para pensar cuando sus hormonas ardían fuera de control y lo que más deseaba era hacer frente al hombre de vuelta al suelo justo ahí debajo de la vitrina de girasoles y llevarlo mientras esto fuera bueno. sin embargo. No. Nunca tan mal había querido estar desnudo. Antes de que pudiera la segunda o tercera conjetura sobre él mismo. ¿Lo dice en serio? Solamente pensarlo fue tonto. Y así lo hizo. empujando a Mateo sobre su espalda de nuevo y lo besó. Amor. antes de que sus inseguridades y la timidez a veces dolorosa conseguir lo mejor de él. en absoluto. que podría estar diciéndolo solo para llegar a alguna parte. Pero era muy difícil de examinar la hermosa cara de Mateo y creer que le estaba mintiendo. que era tan sexy. Ni siquiera podía imaginar .

oh. . De cualquier manera. caderas ondulando en la frustración tensa—. tratando de demostrar que sabía lo que estaba haciendo. Elías quería que Mateo se alejara esta noche tan aturdido y asombrado como Elías sabía que iba a estar él. su corazón se aceleró y su polla amenazaba con derramar en ese mismo momento. meciendo esas caderas contra Elías hasta que apenas podía pensar? Él gimió en el beso. Elías consiguió exactamente lo que quería como Mateo le dio la vuelta y tomó el control del beso. no importaba. estremeciéndose. —Mateo. sin ni siquiera un solo toque. que era ahora. Si alguna vez hubo un tiempo para olvidarse de las reglas y restricciones. moviéndose contra Mateo. Elías nunca se había considerado excesivamente sumiso. ¿quién necesitaba toques cuando el hombre más sexy jamás se encuentra entre sus muslos. No sabía si Mateo lo entendía o no. Nunca había hecho algo así antes. Pero. pero si el otro hombre reconoció las palabras o si fue sólo el tono suplicante. Por favor.lo que esas manos deben sentirse en su culo desnudo. pero cuando Mateo cogió sus muñecas y las sujetó al suelo. que quería saber. para rasgar la ropa. que no hablaba inglés. —gimió. Ahora si pudiera solo averiguar cómo pedir educadamente al hombre debajo de él. Él nunca podría conseguir otra oportunidad y Elías no estaba dispuesto a dejar que ésta le deje. que quería esto tanto que le dolía. Por supuesto. —Su boca jadeó contra el otro hombre. pero no le importaba.

pero maldita sea si no era aún mejor. Elías se estremeció. Mateo. porque tenía una . Una pierna que sube para deslizarse contra la cadera lisa de Mateo. Se sentía terriblemente bueno.. era tan malo. Mateo no lo dominaba más. El beso se rompió y Elías jadeaba como Mateo libero sus muñecas. Elías esperaba como el infierno que él recordaría esto. No quería. Cristo todo se sentía tan bien. cabeza inclinada hacia atrás cuando la lengua de Mateo arrastró por el costado de su cuello y una mano áspera se cerró alrededor de la polla de Elías. —suplicó. entrelazadas por encima de la cabeza. Y entonces Mateo abrió los pantalones vaqueros de Elías y comenzó a empujarlos con su ropa interior abajo y el corazón de Elías golpeó duro. cada pequeña sensación. dios mío.. olvidándose de mantener las manos en alto y en su lugar llevarlas a agarrar los hombros fuertes de Mateo. pero Elías mantuvo las manos donde el otro hombre las había puesto. Podría no haber sido lo que había fantaseado estar con Mateo la primera vez.. Oh Dios. date prisa. y tan increíblemente malo al mismo tiempo. Mateo le iba a follar allí mismo. mientras que la boca de Mateo trabajó magia devastadora sobre su cuello. pero no se atrevió. y Elías sabía que probablemente él debería dejar.. —Oh. justo donde le hizo retorcerse y temblar. Iba a suceder. Sus caderas se resistieron. Él llegó a tocar en otras formas. Arqueándose contra Mateo. por favor. las manos deslizándose por entre ellos para tirar de los pantalones vaqueros abiertos de Elías. al menos llevarlo a casa para hacer esto. sin embargo. la piel frotando contra la piel.

Vas a hacerme creer cosas que no debería. ¿Quién sabía que no ser capaz de comunicarse sería tan malditamente caliente? Eso no era verdad. lo que pudiera hacer para ofrecerse a sí mismo mejor. Él nunca había querido a nadie tanto como lo hizo . —Dilo de nuevo. Oh Jesús. tampoco. Me encanta oír la palabra de ti.sensación de que Mateo estaba a punto de arruinarlo a todos los demás hombres. un largo dedo se remonta a frotar contra su entrada. —gimió. con la mano en la polla de Elías ralentizando su agarre. amorcito —Mateo susurro. Elías iba a empezar a creer cosas ridículas sobre lo qué. la boca contra la oreja de Elías—. el otro hombre estaba diciendo. Mateo frunció el ceño. ¿Qué hay de malo? Tus ojos están tristes. volviendo la cabeza para capturar los labios de Mateo y silenciarlo por un segundo antes de romper el beso y cumplir con sus ojos oscuros—. Si Mateo siguió lanzando la palabra 'amor' en sus oraciones. exactamente. Pensó que se estaban comunicando bien. dolorido. —Deja de hacer eso. incluso si no puedo entenderlas. Elías se estremeció. Elías sonrió. las caderas elevadas. —murmuró. Especialmente cuando en el próximo segundo Mateo se inclinó y acarició suavemente sus labios mientras la mano del otro hombre pasó de la polla de Elías. —Por favor. piernas extendidas. arqueando en su contra. Casi se derritió. No me digas mentiras. acariciando con cuidado —.

Oh mí. ¿Lubricante? Una bombilla se encendió y las mejillas de Elías quemaron—. —Empujó los hombros de Mateo ligeramente y se puso en pie. —¿Qué podrían usar? ¡Oh! — Espera. Se dio la vuelta y lo levantó con una sonrisa—.. en él mientras se precipitó hacia el mostrador y se inclinó para tomar una pequeña botella de loción. Él hizo parecer como esto no era un polvo rápido en el piso. ¡Ohh! Um. Pero Mateo no se apresuró. Mateo sondeó un dedo en contra de la entrada de Elías y luego dio a Elías una mirada inquisitiva —. Hizo a Elías mareado y se encontró creyendo lo mismo. todos intensos y hambrientos. pero en su lugar una especie de seducción. Levantó una mano y Elías se sonrojó más brillante como fue y tomó la mano. era como ellos entendían cada palabra que ninguno de ellos dijo.a Mateo. Sus movimientos se hicieron menos frenéticos. lo que permite . levantando su mano para frotar los dedos juntos —. su toque posesivo y abrasador. Podía sentir los ojos de Mateo. mirando hacia abajo y luego de vuelta a la mirada de Elías. ¿Hay lubricante? Elías frunció el ceño—. mierda. ¿Qué? Mateo se rio entre dientes. Déjame levantarme. ¿Sí? Mateo parecía entender eso y se agachó para comenzar a hacer reventar los botones restantes que sostienen su mono de trabajo. y cuando Mateo levantó la cabeza y sus ojos se reunieron. lo sé. pero no tenía prisa.. Sus besos eran lentos y suaves.

Dura y retorciéndose en la mano. eso era todo. guiando la mano de Elías hacia abajo mientras la mano libre de Mateo se acercó a tazar su nuca y tirar de Elías abajo para un beso. . Él sabía cómo especia y el calor y Elías mataría por una semana de tiempo para estar besando a este hombre y descifrar exactamente qué sabores específicos le hizo pensar Mateo. mirando a Mateo mientras eleva sus dedos en la cintura de su overol y tiraba de el. era jodidamente impresionante y la boca de Elías regó al mismo tiempo que se preguntaba si tal vez era demasiado impresionante. Así Elías ignoró los pterodáctilos disfrazados de mariposas en el estómago y se deslizó hacia abajo. Él acababa de empujar través de ella. Oh señor. su polla. junto con su ropa interior. Mateo no rompió la mirada. Tenía la intención de dar a Mateo una experiencia que no se olvide pronto.a Mateo tirarlo hacia atrás hasta el suelo junto a él. Sabores en mente. que estaba muy bien que va a hacer que cuente y olvidarse de su timidez. Decidió que no había tal cosa y se fundió en un beso de Mateo mientras comenzaba a acariciar. él tenía su mano dentro de los pantalones abiertos de Mateo y los dedos envueltos alrededor de su pene y Elías podría no haber sido tan audaz si hubiera tenido esos intensos y exóticos ojos oscuros sobre él mientras lo hacía. ya que en el segundo siguiente. Lo que fue la cosa perfecta para hacer.. hacia abajo.. Elías rompió abruptamente el beso y decidió si esta era su única oportunidad con el hombre de sus sueños.

aunque. Entonces cambió más abajo. frente a frente con la polla más hermosa que había visto en su vida fue un poco más que Elías se había preparado para esta noche y le tomó un segundo para reunir su coraje. aunque sólo sea por esta noche. Pero Mateo era. Mateo. Mateo le había enviado las flores. sus ojos eran plácidos. dedos acariciando contra la nuca de su cuello.. y de repente Elías quiso no necesitar alguien para ser paciente con él y su timidez. Ni siquiera era virgen. Al igual que la gente civilizada. especial. un montón de hombres bellos desnudos. Todas esas ... quiso sobresaltar el infierno de su amante. labios llenos curvados en una sonrisa suave. Los nervios se calmaron en la proporción directa a aquella mirada paciente. pero en su mayor parte las experiencias de Elías se habían restringido a los hombres que él conocía bien.. Elías había visto un montón de hombres desnudos antes. dios. simplemente era. impresionante. que era cualquier cosa menos y Elías le encantó. incluso. Sin embargo.Su mirada se desvió hacia abajo vacilante y su estómago se apretó con fuerza.. Mateo no lo apresuro. Fue esto algo muy dentro que había elaborado Elías a él desde la primera vez que había puesto los ojos en el hombre hace meses. Y de repente lo supo. dormitorios y las luces apagadas.. tirando el resto de la ropa de Mateo fuera hasta que se quedó allí desnudo y sólo. y cuando Elías levantó la vista. No había ninguna manera de explicarlo. Él quiso ser valiente. No tenía que ver con sus músculos o sus bonitos ojos ni nada físico.

Mateo deslizó sus manos hacia abajo. no fue suficiente. Manos ásperas. La cabeza de Elías giró cuando de repente se dio cuenta de algo más. El saber que Mateo devolvió aquellos sentimientos. Porque. Yo digo que creo que eres perfecto. habla con él de la única manera que Mateo podía. pero no le importaba. Elías pensó que podría hacer algo estúpido como llorar. el camino de dedos ásperos de Mateo se sintió en contra de la delicada piel de su culo. —Ojalá me pudieras entender. —susurró. Si era honesto consigo mismo. Las manos de Elías reforzadas sobre los hombros de Mateo. inclinándose para presionar un beso contra el estómago de Mateo—. No lo suficiente. ahuecando el culo de Elías. más . era el único empujón que necesitaba para caer directamente sobre el borde—. Y sin embargo.hermosas flores. Me gustaría poder decirte que creo que te amo. Oh dios. y dios el toque era tan íntimo. ¡Sólo que no lo había entendido! Así que había encontrado otra manera de hablar con Elías. todas temblorosa y deliciosa en su piel.. —Era una tontería. Él nunca había sido tocado por nadie como Mateo y fue descubriendo que se trataba de un tipo especial de erotismo. Todo lo que tenías que hacer era decir hola. los ojos ardientes mientras se acercó y tomó el rostro de Mateo en sus manos.... oh dios mío. para decirle cómo se sentía. que había estado enamorándose de este hombre durante mucho tiempo. No necesitabas flores o secretos ni nada. aún un poco. Mateo no lo había desairado ese día en la tienda de comestibles. arqueando sus caderas de nuevo en aquellas manos fuertes.

posesividad. alfa.. Yo te protegeré. que se sentía bien. Elías se estremeció y se agachó para enterrar la cara en el cuello de Mateo. Elías tenía el deseo insano de preguntarle si planificaba arrastrarlo a su cueva después. estaba seguro. Mateo no hizo ninguna promesa. Ni hablar. Él era así.aún cuando el otro hombre llegó más abajo y acarició con un dedo contra su entrada. pero eso no importaba. Vas a matarme. o por lo menos arruinarme para cualquier otro hombre. estirando a Elías debajo de él una vez más y el corazón de Elías aceleró. Que le dijo a Elías en términos muy claros. —susurró Elías—. Había algo diferente en los ojos oscuros de Mateo.. una especie de. Eres mío. Entonces Mateo los rodó. Dios.’ Eran sueños tontos. que Elías le pertenecía.. —Por favor. No pares. No voy a dejarte ir. pero en el fondo. como él querría. Algo le dijo que si Mateo podría entenderlo.. Cada toque de su mano era como el hombre estaba diciendo ‘Mío. A Elías no le importaría en lo más mínimo. Elías por una vez no se preocupaba por las palabras bonitas y promesas sensuales y cosas que nunca parecían durar a la luz del día. jadeando suavemente—. pero Elías las sentía de todos modos. el idioma o no. se preguntaba si tal vez había algo .. Y que Mateo no iba a dejar a Elías retroceder de nuevo más tarde. Oh dios. él pensaría que sólo era perfectamente bien con él.. No hay posibilidad. Mateo no dijo nada.

y el corazón de Elías corrió. las palabras suaves. ¿era Elías realmente absurdo esperar que todo era cierto? Él no lo creía. Mateo lo había protegido. Él cabeceó. entonces. Ahora. Tal vez no era tonto. Los labios de Elías torcieron. Y las flores. sensible que se abriga alrededor de él como una manta caliente. —Elías abrió los ojos y sonrió al otro hombre—. Para siempre. Cada una había significado cosas que indicaban algo más que lujuria. el próximo mes. Puede Ser. el próximo año. Por lo tanto. lo que estaba ocurriendo ahora y él se debatía entre el deseo de apurar a Mateo y también querer frenar todo abajo por lo que iba a durar y pasar y poder recordar todo perfectamente al día siguiente. —murmuró.más. incluso. Después de todo. el tono apacible. promesas de siempre. ¿Quién no lo espero. la pasión. Oh. Mateo había estado allí. lo acepto y te doy el mío a cambio. —Lo que estás diciendo. El amor. arqueando hacia Mateo—. ¿no había él? Se había apresurado al rescate y aunque Elías probablemente podría haber manejado los chicos de fraternidad por su cuenta. amorcito. Mateo tenía la loción en su mano. Él no tiene que saber el significado exacto para entender. en su lugar? —Si preguntaras. Pero los pensamientos eran una pérdida de tiempo . levantando la cabeza para rozar sus labios contra los de Mateo—. Empezando por mí mismo. no había tenido que. Sí. sigue diciéndolo. Te daría todo lo que quieras. Lo que estás prometiendo.

frotando la hendidura de su culo. por favor. Fue deliciosamente erótico. Bueno. tirando de su pierna hacia arriba más para dejar a Mateo conseguir mejor acceso. con todos los gemidos y retorciéndose y levantando las caderas para conseguir sus dedos más profundo. Elías nada más podía pensar que podía respirar. por favor' cantado al ritmo de la lenta jodida de los dedos de Mateo.cuando Mateo se agachó entre ellos para deslizar dos dedos resbaladizos contra la entrada de Elías. dentro y fuera. 'Por favor. dedo se hundió en su interior—. Mateo tenía una mirada de intensa concentración y una intensa satisfacción en su atractivo rostro. Tirando las caderas. dejando ver a Mateo todo lo que estaba sintiendo. estirándolo. —Oh Jesús. manchado de tinta de Mateo. Al igual que él sabía exactamente lo bueno que era en esto y exactamente cómo de activado Elías era. Mateo despojó cualquier capacidad de él con la caricia de sus ásperos. Elías era el tipo de ocultar por lo general . —Elías gimió. que había sido preparado. cálidos dedos. no era como si Elías lo mantenía en secreto. pero no lo hizo porque tenía la sensación de que no tenía nada que ver con la preparación y todo que ver con Mateo querer ver que se vaya un poco loco. luego otro. la mano libre que se hunde en el pelo desordenado. labios jadeantes como uno. Elías quería gritar que él estaba listo. arqueándose. resbaladizos. Siiii. —dijo entre dientes. sus miradas se encontraron. llegando a agarrar la parte de atrás de su propio muslo. y Elías no podía dejar de moverse. Y luego estaba la mendicidad.

las caderas elevándose y el corazón acelerado—. la longitud de ello gruesa y dura. perversamente sexy 'pop'. Entonces los dedos de Mateo se habían ido. y al siguiente fue sobre él. su polla balanceándose con orgullo entre sus fuertes muslos.lo que pudo de sus amantes. obsceno. saliendo con un ruidoso. la imperiosa necesidad de sentar todos sus secretos y temores y dudas en las manos de Mateo. Se sentía demasiado vulnerable. no importaba porque se sentía jodidamente bien. la punta rojo furioso y resbaladizo. observando con fascinación absorta como Mateo se levantó sobre sus rodillas. Dios. sacó un condón de su cartera y lo abrió. demasiado expuesto y que le hizo querer ocultar. Mateo lo había tirado en el piso de la tienda desnudo y pidiendo ser follado y Elías no sintió una pizca de vergüenza. dientes capturando su labio inferior. —exigió. No de Mateo. Casi podía oír esa voz sensual susurrándole para hacerlo. y Elías no quería ocultar nada a este hombre. en cambio. Fóllame. Sintió. alcanzando por su overol. No había ninguna vergüenza en el hombre. Mateo oyó ese instante alto y claro. . Todo en él se sentía bien. y Elías jadeó en voz baja a la espera. hizo agua la boca de Elías y él no podía resistirse. Por todo lo que era totalmente inadecuado. también desnudo. sentándose rápidamente y por un segundo se dobló para tomar la longitud caliente de la polla de Mateo en su boca. Él sonrió a su amante y se apoyó sobre sus codos.

Mateo había capturado su boca y apretó sus caderas. Apretó en respuesta y dejó escapar una risa áspera cuando Mateo soltó una sarta de maldiciones que eran comprensibles en cualquier idioma—. ¿Quieres jugar a juegos. pero incluso la quemadura ligera se sentía bien. ya que había sido meses desde que Elías se había acostado con nadie.empujándolo de nuevo al piso. sin aliento. arenoso en las palabras que hicieron sonreír a Elías. Elías. sí. que me vas a matar. —bromeó Elías. mierda… Había un sonido frenético. deslizando los brazos sobre los hombros de Mateo.. Mateo. empujando dentro de él. mierda. —Dios mío. De cualquier manera. los dedos clavándose en su espalda fuerte—... Se estremeció.. implacablemente. yendo de excursión la pierna de Elías sobre su brazo para extenderlo amplio y despacio. Me alegra saber que no soy el único que perdió su maldita mente. más. con los ojos oscuros y encapuchados. que era grande. no te muevas. Ni siquiera conoces las reglas. un levantamiento de frente en un desafío mudo—. conduciéndolo totalmente profundo en un empuje y oh dios. cielito? —Mateo preguntó. Y antes de que Elías pudiera preguntarse por lo que había dicho. Maldita sea. O tal vez sólo se sentía así.. Oh Dios. se sentía al límite. Mateo lo miró. entrecerrados en él y fue una mirada tan intensa que hizo al corazón de Elías saltar un latido —. ¿quién necesitaba palabras o la función .. —jadeó. arqueándose.

lento. exigiendo alivio y la única persona que podría satisfacer estaba justo allí. fuera de control. cabeza inclinada hacia atrás. santo dios maldito. Oh. y Elías apenas podía recobrar el aliento a través de los besos que Mateo reclama de él. más rápido. pero de cualquier manera su amante le dio lo que pedía.. dejando estremecimientos de placer en su estela. Mateo. por favor.. Se sentía salvaje. lengua suave. besándolo como si su vida dependiera de ello. por favor. —Por favor. gritando cuando finalmente rompió el beso y Mateo deslizó su boca abajo a lo largo de su cuello. más rápido. maldita sea. completamente desinhibido. No sabía si Mateo entendió sus palabras o su lenguaje corporal. caderas chasqueando más duro. Más rápido. ritmo. En su lugar estaba el malvado y lascivo . ambas manos en el lío sedoso del pelo de Mateo. apretando a su alrededor—. Él levantó sus caderas. los dientes raspando. se sentía bien. Nunca había sentido algo como esto. —Elías se quedó sin aliento. ¿El pequeño tímido Elías? Ido. Ráfagas de escalofríos corrieron a través de él. instando a Elías para que coincida con su profundo. Gimió. Elías dejo escapar jadeantes lamentos. sólo para que Mateo rizara su mano debajo de su culo para levantarlo más cerca. el delicioso deslizamiento y la fricción suficiente para enviar a alguien directamente de su mente.cerebral o cualquier cosa cuando había esto? La locura y la desesperación y la necesidad. Aliento fue sobrevalorado de todos modos. arañando salir.

El gemido estremecido que él consiguió por esto bien merecía el rubor ardiente que él no podía ayudar. Y un delicioso infierno al mismo tiempo. después de todo. Parecía seguir y seguir para siempre. retorciéndose bajo un casi desconocido y suplicando por más. podía sentir su cuerpo traicionarlo. dando a Mateo un fuerte movimiento de cabeza para tratar de explicar que estaba allí. Más audaz que nunca. más. Mateo viéndolo con una expresión en su rostro asombrado. Pero antes de que Elías estaba listo para que sea más. con una sonrisa maliciosa en su amante. Elías sabía muy bien que tendría cosas que confesar este domingo. que se iba a venir. palpitante polla cada vez más dura. — Mateo se atragantó. por favor. pulgar frotando la cabeza pulida y luego.Elías. Era el cielo. —jadeó. trayendo aquel pulgar liso hasta lamerlo limpio. tan cerca. Dios maldiga. —Mateo. más. los ojos oscuros fijos en la visión de Elías acariciándose a sí mismo a juego con su jodida —. Elías nunca se había sentido tan poderoso de lo que hizo en ese momento. . mirando hacia abajo entre ellos.. Mateo inmediatamente empujó hasta los codos. por favor. Elías dio un espectáculo a Mateo. sus labios se abrieron y los ojos caliente. arqueándose. estremecimientos profundo y arañando a tomar el relevo.. sus cuerpos resbaladizos de sudor y crudos con mutua necesidad frenética. acariciando apretado. acariciando más rápido. Él gimió y alcanzó una mano entre ellos para envolverla alrededor de su pene.

. Elías. aquellas preocupaciones no tenían nada para sostenerse y se escabulleron. respirando con ... demasiado ocupados tratando de recordar cómo trazar una respiración y cómo hacer trabajar sus extremidades. las cosas serían torpes. chocando contra él con tanta fuerza que Elías pensó que irían deslizándose por el piso de madera. Él no tiene por qué haberse molestado. apretando los ojos cerrados y el rostro colorado con el esfuerzo. Tan pronto como Mateo dejó escapar un grito de finalización. Oyó el chasquido cuando Mateo se quitó el condón y luego los brazos del otro hombre estaban a su alrededor. tirando de él cerca. que había conseguido lo que buscaba y ahora se iría. Largos momentos pasaron y no se movieron. inofensivas. Elías sonrió y se volteó en los fuertes brazos de Mateo. ahora. Y justo como esto cualquier preocupación que pudiera haber tratado de escabullirse de vuelta. Mateo reunió a sí mismo primero y Elías dejó escapar un suave sonido de pérdida en cuanto su amante bajó de él. el propio orgasmo de Elías se disparó a través de él. ni hablaron. —Ahora. coño… —Mateo gimió. preocupaciones de que Mateo se iría.. seguro que era ahora. cielito. arrancando un grito y se arqueo alto del suelo como su polla tembló y se sacudió en su mano. le robó el aliento a Elías y si no hubiera estado a punto de venirse antes. derramando sobre el pecho y el estómago. porque el gruñido de mierda que Mateo dejó escapar mientras aceleraba sus embestidas. resultó.

Lo que iba a suceder ahora. sabía que Mateo entiende exactamente lo que estaba diciendo. No de Mateo. Y cuando Mateo se acercó y sacó un pequeño girasol fuera de la vitrina.. Elías no se preocupó.. Elías se dio cuenta que Mateo no necesitaba palabras para hacer promesas. apoyándolo contra la mejilla de Elías brevemente y dándole la más hermosa sonrisa. FIN . no en este momento. solamente se relajó y respiró. Por una vez en su vida. Y cuando Elías le devolvió la sonrisa y extendió la mano para tomar la flor ofrecida. No necesitaba palabras bonitas y promesas románticas. el olor del otro hombre se mezclaba con el aroma del sexo y flores.dificultad aún.

Related Interests