You are on page 1of 1

HOGARES CON VISIÓN

visionyrestauración.com

¿Es Posible Cambiar Una Ciudad?
PUNTO DE PARTIDA
¿Has pensado que las cosas son tan difíciles a tu alrededor, que tus acciones podrían hacer poco para cambiar la si-
tuación? Comenta.
LECTURA: Jonás 1:1-3
1
Vino palabra de Jehová a Jonás hijo de Amitai, diciendo: 2 Levántate y ve a Nínive, aquella gran ciudad, y pregona contra ella;
porque ha subido su maldad delante de mí. 3 Y Jonás se levantó para huir de la presencia de Jehová a Tarsis, y descendió a Jope, y
halló una nave que partía para Tarsis; y pagando su pasaje, entró en ella para irse con ellos a Tarsis, lejos de la presencia de
Jehová.
PARA MEDITAR Y APLICAR
El profeta Jonás es muy conocido, lo identificamos como el hombre que fue tragado por un gran pez. Conocido como el profeta
rebelde, ya que se resistió ir a Nínive, donde Dios lo había enviado a llevar un mensaje de juicio contra la ciudad, la cual necesita-
ba un cambio radical. Así, como hoy en día hay muchas ciudades que necesitan hacer cambios radicales. En realidad Jonás fue un
profeta exitoso, y muy acertado, porque hablaba la palabra que Dios le daba que hablara (2 R. 14:25).
Siguiendo con Jonás, él tenía un temperamento muy especial, esto implica que era muy radical en sus decisiones. Un profeta
siempre confronta con la verdad, además son severos consigo mismos, no toleran la injusticia, su principal función es traer como
resultado sanidad y restauración.
• Soberanía de Dios: Dios está sobre todo. Él no ignora nada de todo lo que está sucediendo en cada nación y los cambios
que se necesitan para que la paz llegue. Se podría decir que Nínive es un reflejo de como actualmente están muchas ciudades.
Nuestro país, aunque es hermoso y con mucha riqueza natural, aparece en las estadísticas de los lugares más peligrosos para
vivir. Esto nos habla de que hay una necesidad en nuestra sociedad de que la paz del Señor venga a hacer un cambio en nues-
tras vidas; es necesario atender el llamado y el don que Dios nos ha dado (Jon. 1:1-3; Sal. 139:1-6).
¿Qué podemos aprender de Jonás cuando huía de Jehová? Que no podemos huir de Su presencia, y es peligroso andar
con quienes están huyendo de la misión que Dios les ha dado, porque el trato de Dios con ellos, también puede alcanzar
nuestras vidas y pasar por la misma prueba por la que Dios les está reprendiendo o corrigiendo (Jon. 1:4-17; Sal. 139:7-12).
• ¿Por qué podemos confiar en la soberanía de Dios? La soberanía de Dios está presente en los cuatro capítulos del libro
de Jonás. Vemos la autoridad de Dios en la naturaleza y en todas las cosas, levantó un gran viento, preparó una calabacera,
preparó un gusano, etc. Para que entendamos y aprendamos a conocer y hacer Su voluntad.
¿Qué se nos puede ocurrir cuando estemos en un momento de opresión o de necesidad? Lo más seguro es orar, ¿y si es-
tuviéramos como Jonás en el vientre de un pez? Es difícil responder a esto. Jesús confirmó que Jonás estuvo en el vientre del
pez (Mt.12:39-41). Debemos aprender a orar fervientemente, y a orar escrituralmente, así como Jonás, declarando la Palabra
(Jon.2:1-9). Hay poder en las palabras que declaremos (Pr. 18:21; Jon.2:10).
 ¿Es posible cambiar una ciudad? Es necesario actuar escrituralmente. Nuestro Dios es Dios de segundas oportunidades.
La tarea de Jonás fue una gran tarea. Quizás nuestra tarea sea grande, siempre hay un punto de inicio. Dé el primer paso. Por el
mensaje de Jonás Nínive se arrepintió y Dios les perdonó su pecado del mal que había dicho que les haría (Jon. 3:1-10). Trece
instrucciones para cambiar nuestro hogar (Sal. 101:1-8).
El enojo de Jonás, porque Dios tuvo misericordia de Nínive. Dios puede cambiar nuestra ciudad (Jon.4:1-11).
ORACIÓN
Dios Padre, por medio del ejemplo de Jonás, ayúdanos a ser sensibles y obedientes al llamado que nos haces para llevar el men-
saje de salvación a los que aún no te conocen. En el nombre de Jesús, Amén.