You are on page 1of 2

Venezuela: La razón de la baja en la producción de productos refinados

Por: Nelson Hernández

Considerando una operación normal, en una refinería el rendimiento de los productos


obtenidos está asociado a la cantidad (volumen) de petróleo suministrado como insumo
y a la calidad de este petróleo, todo dentro de los parámetros de diseño de esta.

Venezuela desde casi el inicio de su historia petrolera, fue un país exportador de


productos refinados (gasolinas + diesel), pero a partir del 2010 se convirtió en un
importador neto de estos refinados, tal como lo muestra la grafica a continuación.

Aun cuando la demanda interna ha disminuido considerablemente como consecuencia


de la reducción – desaceleración de la economía, se estima que para el 2018 se
importaran 105 kBD de gasolina y 20 kBD de diesel, para satisfacer una demanda
nacional de 225 kBD y 110 kBD, respectivamente. En otras palabras, el parque
refinador nacional no produce los requerimientos que demanda el mercado interno.

Esta situación de inseguridad energética es consecuencia de:

 Una baja en el nivel de operación de las refinerías. Se estima que para el 2018 el
porcentaje de operación del parque refinador venezolano se ubica entre un 35 a
40 %, de una capacidad nominal de refinación de 1300 kBD.
 Una baja en el volumen de insumo de crudo a la refinería. A partir del 2009 el
volumen ha ido bajando paulatinamente hasta situarse en el 2016 en 656 kBD,
con tendencia de 520 kBD en el 2018. Esta situación de la baja operatividad
obedece a la salida de unidades de refinación como consecuencia de un mal
mantenimiento en las mismas. Es decir, no existe el predictivo, el preventivo y
el correctivo.
 El otro aspecto que coadyuva a una menor producción de refinados es el atinente
a la calidad del crudo de insumo. La grafica a continuación, muestra la
evolución de esa calidad expresada en °API. A partir del 2009, el insumo se
vuelve cada vez más pesado, situándose en el 2016 en un valor estimado de
22.86 °API. El efecto de esta situación radica que: entre menor sean los grados
API (más pesados) menor es el rendimiento (producción) de refinados como las
gasolinas y el diesel.

Esta situación de país importador neto de refinados, no es reversible en el corto plazo (4


años). Tal reversión implica llevar a los niveles estándar internacionales la operatividad
del parque refinador y mejorar en volumen y calidad el crudo enviado a refinación para
lo cual se necesita dinero, tecnología y personal, parámetros que hoy adolece PDVSA.

Para complicar más el panorama aquí descrito, extraoficialmente se ha anunciado el


cierre de varias refinerías del parque refinador venezolano
(https://www.lapatilla.com/site/2018/03/26/pdvsa-podria-cerrar-tres-de-cuatro-
refinerias-locales-proximamente/ )