You are on page 1of 6

INGENIERÍA INDUSTRIAL


DESARROLLO DE HABILIDADES DEL

PENSAMIENTO


INVESTIGACIÓN:
 


1.2 Enfoque de competencias y habilidades del pensamiento

Profesor: Vargas Urbina Matias


Tarea: Investigación Enfoque de competencias y habilidades del pensamiento
Grupo: 2312
Alumno Ruiz Cruz Juan Antonio
Matricula: 201621725
Realización: 04 de Octubre del 2017
Entrega: 06 de Octubre del 2017
Hoy en día, la educación, en cualquiera de sus niveles, ha
de asumir el reto y la responsabilidad de una educación
integral que no te fragmente como individuo, una educación
que no sólo atienda a los conocimientos, sino a las
habilidades y las actitudes, es decir, que rebase el plano del
conocer para arribar al plano del hacer, del ser y convivir
con los demás, de modo que te permita descubrir, despertar
e incrementar tus posibilidades creativas y tu realización
personal.

Una educación integral que sirva para la vida y procure un


equilibrio entre una educación para tener y otra para ser
persona y convivir con los demás, sobre todo en esta era de la información y la
globalización que requiere de profesionales competentes, críticos, autónomos, capaces
de trabajar colaborativamente, de reconocer la diversidad humana y la interdependencia
no sólo entre los seres humanos, sino entre todo lo que existe en el planeta Tierra.

El enfoque de competencias pretende dejar atrás una educación enciclopédica,


descontextualizada de la realidad, autoritaria, deshumanizada, centrada principalmente en
el aprendizaje acumulativo de conocimientos teóricos, para dar paso a un aprendizaje en
que se armonicen los contenidos teóricos con las habilidades y las actitudes correctas
para llevar a cabo cualquier actividad o tarea de la mejor manera posible.

Dicha educación integral pretende desarrollar habilidades y actitudes que implican una
serie de aprendizajes para la vida, mismos que se corresponden con la noción de
competencia, entendida ésta como una red de conocimientos, habilidades y actitudes que
te dotan para un desempeño pertinente a una situación específica de tu realidad
profesional, laboral, social o personal.

Una competencia se puede definir como un aprendizaje complejo que integra


conocimientos, habilidades y actitudes que se desarrollan a través de experiencias de
aprendizaje que se corresponden con tres tipos de saberes: teóricos (saber conocer),
procedimentales (saber hacer) y actitudinales (saber ser y convivir con los demás). El
proceso de desarrollo de una competencia implica la reflexión y la autoobservación sobre
tus propios procesos de pensamiento, tus sentimientos y comportamientos.

Por ejemplo, ser un estudiante competente en este curso de habilidades del pensamiento
implica que no sólo aprendas los conocimientos teóricos sobre el tema de las habilidades
del pensamiento, sino que los pongas en práctica asumiendo actitudes de gusto,
compromiso y responsabilidad.

De manera económica, se puede decir que una competencia es una red de


conocimientos, habilidades y actitudes que te permiten desempeñar una tarea de la mejor
manera posible.

Desde el enfoque de competencias, las habilidades de pensamiento se constituyen en


una competencia básica, tanto para tu vida personal como profesional, ya que cualquier
actividad o tarea en cualquier contexto requiere pensar y demostrar lo que sabes (saber
teórico) en una situación concreta, demostrando tu habilidad (saber práctico) y que
además lo hagas con una buena actitud, por ejemplo, de responsabilidad, compromiso y
gusto por lo que haces de acuerdo con el contexto (saber axiológico que implica valores).

Es muy importante que reconozcas la interdependencia que existe entre la tríada


conocimiento-habilidad-actitud que enfatiza el enfoque de competencias con el fin de que
puedas asumir el reto y el compromiso de tu propia educación integral y el desarrollo de
competencias en distintos escenarios de tu vida. De este modo, tus aprendizajes se harán
significativos y es conveniente que siempre estés preguntándote cómo aplicar en la vida
cotidiana los conocimientos que aprendes y, además, qué actitudes asumir para un mejor
desempeño.

En resumen, aprender a pensar desde el enfoque de competencias implica un desarrollo


integral complejo y multideterminado que supone una serie de retos para cada persona
en, por lo menos, tres dimensiones de la competencia: conocimientos, habilidades y
actitudes.


Hablar de competencia es hablar de unidad, ya que el concepto mismo posee este
significado e implica que los elementos del conocimiento tienen sentido sólo en función
del conjunto. En otras palabras, aunque se pueden fragmentar sus componentes, por
separado no constituyen la competencia: ser competente implica el dominio de la totalidad
de elementos y no sólo de algunas de las partes.

Competencia es la capacidad para actuar con eficiencia y satisfacción sobre algún


aspecto de la realidad personal, social, natural o simbólica. Cada competencia viene a ser
un aprendizaje complejo que integra habilidades, actitudes y conocimientos. Se desarrolla
a través de experiencias de aprendizaje en cuyo campo de conocimiento se integran tres
tipos de saberes:

• Conceptual (SABER)

• Procedimental (SABER HACER)

• Actitudinal (SER).

La competencia implica la combinación de conocimientos, habilidades y actitudes en


contextos situacionales, éstos habilitan a una persona para seleccionar y aplicar
correctamente aprendizajes adquiridos en situaciones nuevas en el ámbito laboral,
escolar, social y personal.(De Sanchez, 2010)

Una fórmula sencilla para definir competencia 9 es:

COMPETENCIA = CONOCIMIENTO (K)10 + HABILIDAD (H) + ACTITUD (A)



La tríada conocimiento-habilidad-actitud

De la tríada conocimiento-habilidad-actitud quiero destacar especialmente la


relación habilidad de pensamiento-actitud. Para ello inicio recordándote que toda
habilidad para su desarrollo requiere de ciertas actitudes, entre las que se pueden citar
las siguientes: disciplina, disposición a la práctica, paciencia, dedicación, auto-
observación y voluntad por parte de quien desea desarrollarla; por ejemplo, el que es
hábil manejando un auto o corriendo un maratón es porque le ha dedicado un buen
tiempo y ha asumido ciertas actitudes que le han permitido el desarrollo de tales
habilidades.

¿Cuánto tiempo estás dispuesto(a) a dedicar con atención, disciplina y gusto a este
curso?

Las actitudes te acompañan siempre a lo largo de toda la vida y, en general, detrás de


cualquier comportamiento hay una actitud, de la cual no siempre te das cuenta y esto
puede constituirse en un obstáculo o en un facilitador de tus aprendizajes y, por lo tanto,
del desarrollo de tus habilidades de pensamiento. Si tú no te comprometes a estudiar con
actitudes de gusto, compromiso y responsabilidad, nadie lo hará por ti.

Una actitud se puede definir como el conjunto organizado y duradero de conocimientos,


creencias, sentimientos y emociones a favor o en contra de un objeto de actitud en un
contexto social particular; se manifiestan mediante una conducta que refleja la
ponderación de un valor y se aprenden a través de la historia de vida de cada persona.

No se nace con actitudes, éstas se aprenden a partir de la experiencia y de la historia de


vida. Las actitudes se caracterizan por ser evaluativas, relativamente permanentes,
forman parte de la vida cotidiana de todas las personas, por lo que es imprescindible
tomar conciencia de ellas y en el desarrollo de habilidades del pensamiento no pueden
estar al margen.

De modo que los procesos de pensamiento vistos como habilidad, y desde el enfoque de
competencias, también requieren de ciertas actitudes que, al igual que cualquier
habilidad, es posible desarrollarlas mediante la práctica; por ejemplo, el pensamiento
analítico requiere de actitudes de apertura, compromiso, gusto por la reflexión,
autorregulación de la impulsividad, rigor, autocrítica, entre otras; así, el proceso de pensar
se corresponde con actitudes que pueden favorecer u obstaculizar tus procesos mentales
de pensamiento.(De Sanchez, 2010)
Últimos Avances en Ingeniería Industrial

Los avances tecnológicos, y a la invasión


de nuevos conceptos en marketing,
finanzas, administración, producción,
humanidades entre otros; la Ingeniería
Industrial se ha nutrido y fortalecido para
extender su campo de acción, tanto es así
que, hoy en día, los factores de
competitividad no solo están relacionados
con los costos, sino que la competencia
esta relacionada con el tiempo, la calidad,
el servicio, la flexibilidad, el valor agregado,
la disponibilidad; y aun más el compromiso
con nosotros mismos y con los que
colaboran alrededor nuestro.

Actualmente, se utilizan técnicas y herramientas que no solo se aplican a las empresas de


manufactura, sino también a las empresas de servicio, a las operaciones y a las
actividades; esto es que, hoy por hoy los sistemas de soporte (de ayuda, de asistencia, de
apoyo, de refuerzo) han permitido que las empresas de producción (industriales,
químicas, metal mecánicas, automotrices, petroleras, etc.), las empresas de servicio
(hospitales, hoteles, supermercados, mensajería, industria de la moda, bancos,
entretenimiento, universidades, etc.), las operaciones (la distribución física, el tipo de
transporte, los medios de transporte, los almacenes, los medios de almacenamiento, la
distribución de rutas, etc.) y las actividades se conozcan con exactitud que requieren para
mejorar su desempeño.

En la última década, los ingenieros que


trabajan en este sector han incorporado
nuevos términos a nuestro vocabulario
sobre mejora de procesos, de esta forma
hablamos cada vez con más frecuencia de
modelos de gestión y técnicas tales como
Lean Manufacturing y sus herramientas
(5S, Estandarización, VSM, etc…),
6Sigma, TQM, Just in time… Esta
tendencia se debe fundamentalmente al
fuerte crecimiento de las unidades
producidas y a las previsiones de aumento
de la flota mundial de aeronaves. La
maquinaria revolucionó la forma de producir bienes, no solo aumentando la rentabilidad,
sino liberando la mano de obra necesaria para la industria.

EL CERN (La Organización Europea para la Investigación Nuclear) llama a la industria
a crear un colisionador de hadrones. Six SIGMA es una metodología de mejora de
procesos creada en Motorola por el ingeniero Bill Smith en la década de los 80, esta
metodología está centrada en la reducción de la variabilidad, consiguiendo reducir o
eliminar los defectos o fallos en la entrega de un producto o servicio al cliente.
Bibliografía

De Sanchez, Margarita A. (2010). Desarrollo De Habilidades Del Pensamiento


2ª ed. México: Editorial Trillas

https://home.cern/students-educators

http://cursos.clavijero.edu.mx/cursos/003_hp/modulo1/contenidos/tema1.2.html?
opc=1