You are on page 1of 14
Notas para pensar la composici6n social El documento que presentamos a continuacién tiene un formato hipertextual. En él podran leer un conjunto de notas reelaboradas a partir de diferentes textos que merodean el problema de la composicién social. Hemos seleccionado dos fuentes principales: seminarios y publicaciones. Formas de composicién en la dispersion* Pertenencias, conexiones Las composiciones sociales han variado segun las condiciones socio-histéricas. Asi, en las sociedades modernas los sujetos se componian a partir de los pilares que la sociedad ponia a su disposicién. Las instituciones y las clases sociales dictaban los modos y el sentido de la composicién social. Nos componiamos con los otros desde posiciones fijas (como hijos, como padres, como estudiantes, como militantes, como adherentes @ un Credo religioso, como empleadores, como trabajadores, como profesionales). En condiciones de fluidez, en cambio, uno va perteneciendo a distintos espacios segiin lo que esté en juego; los agrupamientos se organizan problema por problema, situacién por situacién, y no en base a pertenencias organicas que determinen una identidad. Una consecuencia de estas miiltiples pertenencias es que la idea del actor social queda profundamente comprometida: los actores no son tales en tanto no pueden ser definidos esencialmente; se multiplican los actores en un individuo y se altera la temporalidad de los actores; un cuerpo es una misma materialidad tomada en distintas composiciones; entonces no podemos definir a los actores si no es a partir de las situaciones en que los actores se determinan: eso que siempre llamamos sujeto es ahora los puntos en que se arman composiciones sociales; el resto es puro pasar. En entornos fluidos las dindmicas de la composicién varian. Las formas de composicién son heterogéneas: hay asociaciones, hay composiciones por proyectos, hay organizaciones que duran afios o dias, hay composiciones que se sostienen en el tiempo y otras que son “a término” (se organizan en torno de un plan). En la fluidez, en verdad, mas que pertenencias estables lo que hay son hay conexiones: no hay una arquitectura previa que defina los téminos de un lugar. Hay recurrencias de uso (como en los rankings de los elementos con mds cantidad de accesos en las paginas WEB) y no pertenencias légicas (como el lugar de un libro en una biblioteca). i "(as notas correspondientes a este texto fueron extraldas y/o reelaboradas a partir del seminario Sociologia de tt ‘dspersion, cooidinado por Ignacio Lewkowice y Mariana Cantare, realizado en Estutio LW2, 2003. Las formas de componerse con otros no son a partir de una identidad comin, sino a partir de encadenamientos de singularidades . Composicién, proyecto, confianza Los proyectos aparecen como un espacio de composicién y se definen como asociaciones en torno de algo, con un tiempo especifico, y con la disposicién de entrar en relacién con otros; ya no en torno del régimen de la ley, sino en el de la confianza. No hay eje vertical, no hay autoridad ni norma que estructure el encuentro, no hay entorno institucional: sélo hay confianza. En ese campo se juega la existencia: si yo no confi en otro me quedo fuera de los proyectos, y si me quedo fuera de los proyectos, no existo en al red. Podemos pensar la dispersién bajo dos modalidades, la de la confianza y la de la desconfianza. Una concibe al otro como una amenaza. En esa clave, cualquier desorientacién producida por la irrupcién del vacio es lefda de manera peligrosa. La otra modalidad concibe al otro como ocasién de constitucién mutua. En un caso, la dispersién es anhelo de dominio, y se constituye en estorbo. En el otro, la dispersién es anhelo de vvinculo, y por lo tanto deviene potenciadora. Los dos términos, entonces, siempre estarén dispuestos en un entorno en el que estén en tensién la confianza y la desconfianza. Poner en marcha un proyecto requiere configurar ad hoc un nosotros. Los otros no estan siempre provistos, tampoco las reglas para conectarse con ellos. El nosotros que se configura aqui es este nosotros, y se configura mediante las operaciones en las que efectivamente lo configuramos en cada caso. El yo tampoco esté configurado previamente. La condicién del yo es el nosotros: el yo no esté “agarrado” de una estructura, sino del lazo que se arma ahi, en la situacién. El proyecto engendra su mundo: no habita un mundo ya dado sino que genera mundo. Operaciones configurantes Son operaciones de conexién altamente inestables, que no se valoran desde un punto de mira exterior, sino desde el interior de cada uno: cada punto que configura el proyecto mira su pertinencia desde si, cada punto se observa a si mismo o se observa en la medida en que se compone con otros. Las interacciones configuran porque los dos términos que interactéan permanecen uno en el entorno activo del otro, en mas de una operacién; mientas que la pura accién dispersante no configura porque ninguno de los términos se conserva en el entorno de la accién, sino que se pierden sin generar alteraciones de sus propias estructuras. Lo propio del enlace, entonces, no es enlazar estructuras, sino generar la estructura de lo enlazado. Es decir que podemos llamar accién a lo que desconfigura y mantener que sélo la interaccién es configurante. No hay que perder de vista que el azo que crea se actualiza cada vez, no se instituye. Las interacciones no cristalizan en una tercera cosa que las suprime (por ejemplo, un vinculo estable) sino que sdlo configuran y desconfiguran. | | | | | \ | Asociacién y valoracién de la palabra en la composicion Para que la palabra tenga algiin efecto performativo es necesario fundar un nuevo régimen de confianza, un entornd en que se arman condiciones subjetivas para que la palabra tenga peso, para que haya sentidos, para que haya autoridad. La palabra tendra el sentido que va adquirir y que se le va a atribuir en los proyectos en los cuales se inscribe. Nada en comin Lo en comin hoy junta, pero no necesariamente vincula. Histéricamente, el pandptico establecia algo en comin que hacia posible el vinculo. Y nosotros podemos agregar que no sélo establecié algo en comin a partir de lo cual era posible vincularse, sino que ademés -y mas tadicalmente- establecié que el vinculo esté regido porque hay algo en comin, y que si no hay algo en comin entonces no hay vinculo. Ahora bien, ésiempre hace falta algo en comin para que pueda haber coexistencia? En la definicién tradicional de comunidad premoderna, lo en comtn preexiste. En la sociedad moderna, lo en comin est instituido por el dispositivo disciplinario. En las asociaciones contemporéneas, en cambio, no hay comtn preexistente ni comtn instituido, sino que en todo caso son los inculos los que generan comunidad: hay vinculo en otro terreno que lo en comin. Mas ain, lo en comtin se arma en situacién y es el problema, el sentirse afectado/s por la situacién, el reconocimiento del vacio, la percepcién de que lo que hay es nada en comin Choque ~ Encuentro La fluidez produce dispersién y eso no da mas que para el choque. Un encuentro, entonces, es un acontecimiento: puede no ocurrir. Para que “el sabor del encuentro” acontezca hay que crear la subjetividad requerida por el propio encuentro, es decir, generar las operaciones necesarias para mantenerse mutuamente en un entorno mutuo. Si los que se topan no generan las categorias, las dimensiones y las operaciones subjetivas capaces de albergarlo, el encuentro se dispersa inmediatamente, y entonces no habré sido encuentro, sino choque. En la fluidez hay mucha mas desolaciin y mucho mds encuentro, y casi_ningdn intermedio. Por eso es que en el seno de un proyecto se esta ligando o se esta desligando. En el proyecto, no hay "mas o menos": lo que no esté activo esté destituyendo. Sobre la afectacién? Pensar las formas de composicién social contemporaneas en entornos inestables y vacantes de una “Anterioridad” fundante de la existencia, coloca en primer plano la distincién entre moral y ética. Spinoza propone a los filésofos un nuevo modelo: el cuerpo. No sabemos lo que puede ef cuerpo..., sostiene. Y esta premisa toma la forma de una provocacién. Declarar la ignorancia sobre el cuerpo es poner de relieve los limites de la conciencia, Hablamos de la conciencia y de sus decretos, de la voluntad y de sus efectos, de los mil medios de mover fe] cuerpo, de dominar el cuerpo y las pasiones, pero no sabemos ni siquiera lo que puede tun cuerpo (pp. 27 y 28). No sabemos lo que puede un cuerpo es una afirmacién andloga a ta que hace Jacotot cuando sugiere sdlo se puede ensefiar lo que no se sabe. La ignorancia es aqui una posicién ética en tanto se despoja de certezas e imperativos para disponerse a recibir el devenir. No se sabe lo que puede un cuerpo, no se sabe lo que puede otro, lo que podemos cada uno de nosotros. La posicion spinoziana aloja la tonfianza. No sabemos lo que puede un cuerpo es igual a decir puede més alld de to que somos capaces de anticipar. £Qué quiere decir Spinoza cuando nos invita a tomar el cuerpo como modelo? Se trata de mostrar que el cuerpo supera el conocimiento que de él se tiene, y que e! pensamiento supera en la misma medida ta conciencia que se tiene de é|. (p. 28) Cuando un cuerpo se encuentra con otro cuerpo distinto, 0 una idea con otra idea distinta, ‘sucede 0 bien que las dos relaciones se componen formando un todo més poderoso, 0 bien que una de ellas descompone la otra y destruye la cohesion entre sus partes. En esto consiste lo proaigioso, tanto el cuerpo como del espiritu, en estos conjuntos de partes vivientes que se componen, y se descomponen siguiendo leyes complejas, El orden de las ‘causas es asi un orden de composicién y descomposicién de relaciones que afecta sin limite a la naturaleza entera. Para nosotros, en cuanto seres conscientes, nunca recogemos sino los efectos de estas composiciones y descomposiciones; experimentamos alegria cuando un cuerpo se encuentra con el nuestro y se compone con él, cuando una idea se encuentra con nuestra alma y se compone con ella, 0 por el contrario, tristeza cuando un cuerpo o una idea amenazan nuestra propia coherencia.". (p 29) ‘Aunque no haya Bien ni Mal, sf hay bueno y malo. Mas alld def Bien y del Mal, esto al menos no quiere decir més allé de fo bueno y lo malo. Lo bueno tiene lugar cuando un cuerpo compone directamente su relacién con la nuestra y aumenta nuestra potencia con parte de la suya, 0 con toda entera. Por ejemplo, un timento. Lo malo tiene lugar, para nosotros, cuando un cuerpo descompone fa relacién 7 {ps notas de este apartado fueron tomadas de DELEUZE, G. Spinoza: filosofiapréctca. Tusquets, Barcelona 2001 Baruch de Spinoza nacié en 1632 en el bario judo de Amsterdan, ef una familia hebrea de origen portugués, 0 tal vez canted, Excomulgade y expusado dela siagoga en 1656, el fiisofo resid alo largo de su vida en diferentes Gudades Hepetsse y sevganard el ustento con et puldo de lentes, hasta su muerte en 1677. Sus bros no son Muy mumersos y pe ereterdos poatumamente: en 1677 aparecen las Opera posthuma que conienen gran nimero de carts. También se arcane Tataco de la referma (1661), '0 Etca (1661-1675), e Tratado poli y el Compendio (1675-1677) Cte meter nc en Pris en 1925 yu en 195, Des 960 it 1987 fv potest de lose a Srna. Es silos pete nad en rat eon Nth zai 1962) a fase de an 1963), Proust ys ae gels crest (198), Lp cee (971) Ye 1972, en eran on FEresnton, Ean Gove Cota y exon | | 4 del nuestro, aunque se componga luego con otras partes conforme a relaciones distintas a las que corresponden a nuestra esencia, como acttia un veneno que descompone la sangre. Bueno y malo tienen asf un sentido, relativo y parcial: lo que conviene a nuestra naturaleza, y lo que no conviene." (p. 33) La ética spinozista va a consistir justamente en descubrir en la propia experiencia, la posibilidad y el modo de sustraerse del mero “azar de los encuentros” a partir de un ‘conocimiento de las posibilidades de composicién, cooperacidn con los otros, sin que esta colaboracién sea impuesta por un poder exterior’. De este modo, la ética, es decir, una tipologia de los modos inmanentes de existencia, reemplaza a la Moral, que refiere siempre la existencia a valores trascendentes. (p. 34) Un modo existente se define por un determinado poder de afecci6n . Cuando se encuentra con otro modo, puede suceder que éste le sea "bueno", es decir, que se componga con él, © por el contrario le descomponga y le sea "malo"; en el primer caso, el modo existente pasa a una perfeccién més grande; en el segundo caso, a una menos grande. Segin el caso, se dice que su potencia de accién o fuerza de existir aumenta o disminuye, puesto que la potencia del otro se afiade a la suya, 0 por el contrario se le sustrae, la inmoviliza y fija . Spinoza y nosotros “éCémo define Spinoza un cuerpo? Spinoza define un cuerpo cualquiera simulténeamente de dos maneras. Por un lado, un cuerpo, por muy pequefio que sea, comporta siempre Una infinidad de particulas: son las relaciones de reposo y movimiento, de velocidad y lentitud entre las particulas, las que definen el cuerpo, la individualidad de un cuerpo. Por otto lado, un cuerpo afecta otros cuerpos distintos 0 es afectado por ellos, este poder de afectar 0 de ser afectado define también un cuerpo en su individualidad. Se trata aparentemente de dos proposiciones muy simples: la primera cinética y la otra dinémica.” (p. 150) »...Jos cuerpos y las almas no son para él ni substancias ni sujetos, sino modos....un modo es una relacién compleja de velocidad y lentitud de un cuerpo, pero también en el pensamiento, y es un poder de afectar y de ser afectado, del cuerpo o del pensamiento. Concretamente, si se define los cuerpos y los pensamientos como poderes de afectar y de ‘ser afectados, muchas cosas deberian cambiar’. Se definira un animal o un hombre no por un atributo esencial sino por los afectos de los que es capaz. Capacidad de afectos con un umbral maximo y un umbral minimo es una nocién corriente en Spinoza. La ética de Spinoza nada tiene que ver con una moral; Spinoza la concibe como (...) una composicién de velocidades y de lentitudes, de poder afectar y de ser afectado en este plan de inmanencia.. Tal es la razén de los verdaderos gritos que Spinoza nos lanza: no ‘sabéis de lo que sois capaces en lo bueno y en lo malo, no sabéis por anticipado lo que ‘puede un cuerpo o un alma en tal encuentro, en tal dlspasicién, en tal combinacién.” ( p. 152) 3 SZTULWARK, Diego. Clase 6, Médiulo 1 _un plan de inmanencia no dispone de dimensién suplementaria alguna: el proceso de composicién debe captarse por si mismo, a través de lo que se da, en sus datos. Es un plan de composicién, no de organizacién ni de desarrollo... Ya no hay forma, sino ‘relaciones de velocidad, entre particulas infimas de una materia no formada. Ya no hay ssujeto, sino tan sdlo estados afectivos individuales de la fuerza andnima (156) Desfondamiento y composicién * Cristina Corea parte de un tema: el del agotamiento del Estado. Se trata ir mas allé de la constatacion de ese agotamiento y trabajar sobre las formas de ligadura que se producen sobre estas condiciones. En condiciones de dispersién, lo que importa son las operaciones de ligadura y no los enunciados sobre la desligadura. El enunciado sobre la desligadura es un fragmento mas fen la dispersién. Entonces, es necesario pensar, no cual va a ser el enunciado més aguzado para poder mostrarles a las conciencias dispersas cémo cohesionarse, sino pensar desde qué enunciado se puede empezar a tejer algo. Y ese algo puede ser cualquier cosa, porque lo importante es la composicidn y no la cosa en si. El nosotros se arma en las operaciones de pensamiento. En condiciones de Muidez, sdlo tiene existencia lo que se piensa, sdlo tiene dignidad de experiencia aquello que tiene un soporte de pensamiento y un otro que lo pueda sostener. Por consigulente, el otro se vuelve constitutivo de la relacién, ya que no hay otro “Otro” que le dé significacién previa, ni durante ni ex post. La figura del habitante, en este contexto sin contexto, es la de alguien que esté en una disposicién subjetiva a componerse con otros. Este habitante, no se sita a partir de “ver” que no hay subjetividad instituida, sino a partir de lo que encuentra. No existe un sujeto critico que decide a partir de su contexto, sino que se encuentra con una pura dispersién, y busca modalidades de inscripcién del estimulo en la multiplicacién de los soportes (generados ad-hoc). Porque en el mundo de fa informacién la muttiplicacién de fos soportes produce algin tipo de densidad. Un solo soporte no marca. En tiempos disciplinarios, la repeticién de lo mismo si marca, acd, no. En los contextos fluidos, si algo funciona en un solo soporte o demanda una sola operacién 0 es una sola cosa, no puede ser asumido, pensado, habitado, Para que algo le haga sentido se lo tiene que encontrar en distintos soportes y estar obligado a operar sobre eso varias veces. En la fluidez hay mltiples posibilidades de enlace. En cambio, cuando el dispositivo es uno solo, si uno no enlaza con ése, se queda afuera, Cuando se presenta una variedad tanto de soportes como de situaciones, uno tiene més posibilidades de conexidn. Y esa variedad no esté organizada a partir de distintos niveles de complejidad, sino como pura diversidad. El problema con el que nos encontramos en la era de {a informacién, en tiempos de dispersién es que ya no hay patrones de recepcién instituidos de los estimulos. Entonces, las operaciones de recepcién corren por cuenta de los sujetos. ————— | “Notas exraitas del Seminario Desforelamvento de ls insitciones edutativas, coordinado por Gist Corea y dictado en Estudio LW2, Buenos Aires 2003 1 6 El estatuto de una operacién es muy diferente cuando hay contextos de recepcién instituidos y estables que cuando no los hay. La misma operacién ~por ejemplo: encontrar ideas principales en un apunte- en un contexto estable es algo repetitivo y mecanico, y en un contexto disuelto puede resultar subjetivante. Las vias de composicién estén ligadas a experiencias de composicién de un nosotros, en torno de algin proyecto, de alguna decisién, de algin dispositive, que no puede partir de tna figura instituida, sino que parte de cualquiera y debe tener diferentes procedencias. Experiencias que terminan produciendo una subjetividad que no es la subjetividad instituida sino otro tipo de composicién. En el desfondamiento desaparecen las causas, !os motivos, las razones, si algo tiene consistencia es a partir de la activacién de voluntades, y no desde el saber. Se parte de la “nada en comin", de un conjunto de voluntades dispersas (amontonamiento), donde la representaciin previa, es un obstaculo para formacién de cohesién. En la medida en que cada uno estd en su representacién -desafio, resentimiento, desconfianza- no hay colectivo, sino mero amontonamiento. Es decir, testin, pero el nosotros no opera. Estos amontonamientos son el indicio mas cabal de que no hay institucin, porque si la hubiera ligaria a las personas. Desde ese punto de vista, da la impresién de que para componerse en una situacién de fragmentacién, en una situacién cadtica, uno tiene que estar a la pesca de un enunciado que ligue. Sin importar cual sea el resultado ulterior de esa conexién. Si partimos de la nada, de la dispersién, cualquier cosa que ligue es mejor que eso. Partir del ideal, de lo que deberia haber es muy distinto a partir de la inhumanidad, de la inexistencia. Ahora, écudl es el enunciado que liga? No se sabe El asunto que queda por indagar entonces, es cémo se producen las operaciones para alojar los estimulos, que ciertamente son estimulos y no marcas, porque hemos aceptado que sin instituciones, los contextos estén disueltos (que es lo mismo que no estén). Hay estimulos, hay superficies a modificarse si tales estimulos se alojan, y hay operaciones. Todo eso esté, pero esta disperso, el circuito no se arma a menos que haya una intervencién que lo piense. Sin esa intervencién los términos del circuito — estimulos, superficies, operaciones no existen porque no existe el circuito en el cual se puedan registrar. Como no estén establecidas en un contorno capaz de pensarlas, las operaciones inexisten. Tnexisten hasta que son alojadas en algin “proyecto” que arma la situacién en ta que las operaciones se pueden pensar, y al existir las operaciones, se constituye la subjetividad para pensarlas. Asi de aleatoria, contingente y superfiua es la composicién. Un proyecto es la forma de dar cohesién sin garantes institucionales -para pensar experiencias- de poner freno a las fuerzas disolventes, que es muy distinto a un espacio donde alguien que sabe da una clase o imparte autoridad con cierta efica El enunciado piola o ctitico, en la medida en que no|es un recurso para una composicién, es disolvente también, Hasta que no haya una experiencia en la cual se atinen las yoluntades, esos enunciados son parte de la fragmentacién. Si un enunciado no tiene fuerza cohesiva en un proyecto, es disolvente. Aqui también se hace necesario diferenciar la “ocurrencia” de una operacién de pensamiento. El primero es el enunciado sin proyecto que arme el contexto, y el otro, es {se a partir del cual se comienza a configurar un proyecto. Emerge en esta situacién la figura del que emprende, del que toma un riesgo, del que asume una responsabilidad, que fundamentalmente lo hace en un entorno de confianza ue él mismo va generando. La figura del emprendedor es la figura del que se construye 2 Si mismo en la experiencia. Cuando alguien no esta instituido, cuando no es un Yo, si no se compone con otros, no se constituye, lo cual hablarla de la dimensién de riesgo que tiene este tipo de experiencia: por eso no se puede “cortar” solo. La figura del emprendedor emerge cuando se cambia la ecuacién que sugiere que la flider hace obstaculo para la eficacia pedagégica. En cambio, en la figura del emprendedor, la mirada parte de la propia fluidez, y eso permite usar los recursos fluidos a favor de la composicién. Sobre el agenciamiento* Agenciar supone poner en marcha, hacer que algo ocurra. La idea de agenciamiento, en la Tinea en que lo piensa Deleuze, comporta dos términos centrales: la multiplicidad heterogénea y el co-funcionamiento. El agenciamiento en tiempos de solidez era “agenciamiento” de instituciones clases. Mas alld de los plus, las singularidades, las diferencias y contrastes que todo agenciamiento Social admitia; 10 social se agenciaba a partir de pilares instituidos. EI agenciamiento familiar, laboral, amoroso, contaba con una serie de instituciones que le conferian sentido y modalidades de produccién: La salud, la reproduccién sexual, |a vida familiar, la Educacién de los hijos, las relaciones amistosas, las relaciones laborales, los itinerar‘os posibles de la gestion de la vida, se inscribian en coordenadas de sentido que provefan eee orientacién. En suclo sdlido cada uno mantenia fuertes pertenencias organicas © contaba con pilares de referencia que orientaban el agenciamento cotidiano. Agenciar no era entonces un co-funcionamiento de multipicidades heterogéneas sino un funcionamiento vinculante a partir de cédigos compartidos. Lo dificil hoy es hacer funcionar. juntos elementos heterogéneos sin pretensién de homogeneidad. tas cstructuras, sefiala Deleuze, estan ligadas a condiciones de homogeneidad, los fgenciamientos no. Cuando hay estructura, la ligadura social se resuelve al El agenciamiento social en la solidez es homogéneo, no porque todos los sujetos agencien su vide de la misma forma sino porque las filaciones producen conjuntos diferentes pero Felativamente compactos en su interior: boy- scouts; partidos politicos, sindicatos, grupos Calturales, Segun el grado de organicidad, cada una de esas formaciones admitia 0 era permeada por conflicts internos, matices, disputas y desde ya lineas de fuga, pero nada de esto impedia su funcionamiento como comunidad sustancial. 5 Notas reelaboradas apart de texto Dislogos de Deleuze, G y Pam Pre-Textos. Valencia 1999 Deleuze sugiere la idea de simpatia para pensar los agenciamientos actuales. En la simpatia, no hay ningun juicio, sélo conveniencias entre cuerpos de cualquier naturaleza. La conveniencia no es especulacién, sino intereses compartidos. Una idea conviene a otra ‘en la medida que la hace crecer. Un sujeto conviene a otro en la medida que juntos se potencian. Agenciar es estar en la linea de encuentro de un mundo interior con un mundo exterior. Agenciar es salir de, es estar en el medio. “El nico provecho que puedo sacar del acto de escribir es ver desaparecer las ctistaleras que me separan del mundo”. Escribir, en estos términos es agenciar en tanto operacién de conexidn con una alteridad, con un afuera Agenciar entre no es igual que hacer para. El agenciamiento no habla de sujetos sino de tramas. En el mundo de la escuela han sido frecuentes las posiciones nihilistas 0 redentoras, frente a las dificultades escolares: la desconfianza en que alguna posibilidad se active 0 la obsesién por formatear a imagen y semejanza de un ideal. No cabe duda que la primera posicién estd lejos de un agenciamiento, pero nos atrevemos a decir que la segunda tampoco. Veamos un dialogo entre Lawrence -escritor norteamericano- y Deleuze que podria aclararnos de qué hablamos cuando hablamos de agenciar. Tenemos que resistir a tres trampas, sefiala Deleuze: la de las identificaciones, la de los contagios y la del entendimiento. Ni mimetizarse con una forma, ni temer a contagiarnos de otra, ni tratar de buscar razones que nos expliquen un comportamiento. Lo que importa es la capacidad de afectar y ser afectado. "Usted no es ese esquimalito que pasa, amarillo y grasiento, usted no tiene porque identificarse con é, lo que sf es probable es que usted tenga algo que ver con é|, algo que agenciar con él. Ni un histrién de identificaciones ni un frio doctor de distancias, recomienda Deleuze. J. Pi dusane Se Ces Se puors 5 s. Deschatote, Ce Cafele wad En tiempos de fluidez la composicién social no viene dada Dex 1. Maria tiene 13 aitos y cursa primer aito de la escuela secundaria en un barrio de ta ciudad de Buenas Aires. Un dia llega a ta escuela con una mochila mas grande que ta habitual, Se acerca a la regente de ta escuela y le comunica que cuando termine Ja jornada se va directo a fa terminal de éumibus rumbo a Misiones, Anticipdndose ala pregunta de la regente continia su relato y dice. “No quiero que mi abuelo abuse mas de mi“. “ZY donde vas air?" “A la case de unos vecinos”. Su interlocutora decide Hamar a las autoridades del Consejo del Menor pero una vez ellas en la escuela la cosa se deriva hacia la tematizacién de los derechos, Algo de ta linea que parece tomar el problema no convence a la gente de la escuela, Cierta inguietud en los interlocutores escolares sigue en pie, no cesa 2+ Advidn, profesor de Educacién Fisica de una escuela primaria, nos comenta un modo de intervencién que surgié casi de casualidad, frente a una situacion recurrente en sus clases, Juan, uno de sus alunmos de 12 atios, no logra responder a las consignas y constantemente hace la suya o molesta en las clases. En una oportunidad, Adricin le dice. “Voy a tener que hacer una nota para que firmen (us padres”... ‘Mi mamd murié’, le responde Juan. Conmovido frente a la confesién, pero convencido que el asunto no podia terminar alli su intervencién, Adridn replica. ‘Bueno, emonces que la firme tu papa * “.. mi viejo no lo veo” «_ Emtances firméla vos’, remata Adrién. Juan sorprendido por la convocatoria de su profe, pregunta: "ZEsto es un pacto? Imaginemos los personajes de las escenas en suelo disciplinario, s6lido, estable. Juan no responde a las consignas de Adrian su profesor. Podriamos pensar que se trata de una disfuncién, un exceso una excepcin. Adrian sabe qué hacer en estos casos, mas precisamente el dispositive pens6 como tratar las disfunciones, excepciones, desbordes 0 excesos. Entonces Adrian apela a los mecanismos establecidos, apela a recursos que lo trascienden, que trascienden la singularidad pero no la intencién ordenadora: llamados de atencién, sanciones, convocatoria a los padres, apelacién a una autoridad mayor. Adrian, el profesor, parte de un supuesto; la existencia de patrones de recepcién de los estimulos instituidos. Hay un c6digo que regula el intercambio: a tal significante, tales significados. El lenguaje como institucin toma a los sujetos, los configura. Puede ocurrir, no obstante, que ninguna de estos recursos puedan con Juan, pero seguramente si con Pedro, Lucia y {antos otros. Seguimos en el terreno de la excepeidn y para esos casos, la maquinaria social dispone de otros mecanismos disciplinadores que van desde la convocatoria a la familia hasta la expulsién hacia otros institutos de encierro (escuela de recuperacidn, gabinete psicopedagégico, instituto de menor) que tomen a Juan y lo instituyan en los patrones de socializacién. Pasemos ahora a nuestra escena. Como nombrar a los personajes? Tengo la sospecha que el alumno y el profesor devinieron sujetos a secas, despojados de todo atributo de funcidn, Juan y Adrian como. sujetos dispersos sin que los ligue ninguna relacién simbélica hasta que alguna operacion haga de ellos otra cosa 0 haga algo entre ellos. Adrian habituado a pensar y pensarse en relacién con los instituidos supone una relacidn automatica entre sus actos y las respuestas del destinatario. Juan es supuesto en tanto hijo, infante y alumno. En esa posicidn Juan esta bajo la tutela de padres, tutores 0 encargados. Los hechos, las respuestas de Juan revelan lo contrario. Lo contrario no es la ausencia fisica de algunos de sus padres. Lo contrario es la pérdida de filiacién simbélica, la caida de un universo referencial que ordene, proteja, marque la vida de Juan, Juan y Adrian estan desencontrados. En realidad lo instituido ya no garantiza el encuentro. Juan y Adridn estan en banda, la jerarquia no opera, no vincula, no produce ni a Juan como alumno, nia Adrian como profesor. Partimos entonces de la “nada en comtin”, de un conjunto de voluntades dispersas, donde la representacion previa es un obstaculo para la cohesién. Si no lo fuera ligarfa a la personas La “nada en comin “ nos sittia en una aparente paradoja: el anhelo de vinculacién. Todo esté, pero disperso, a menos que haya una intervencién que lo piense. Adridn no cesa en buscar al otro, en armar una cadena de intercambio, cosa que no acontecera hasta que su operacién, su intervencién , su palabra provoque una postura de respuesta ( Bajtin). La distraccidn, en tanto disponibilidad subjetiva, comicnza a tener lugar. Yano se trata dé una actitud 0 | | comportamiento inhabilitante sino de una’ disposicién potente. Frente a la contingencia plena, la distraccién es un recurso posible. El distraido se distrae del universo normativo, del deber ser, pero estd atento al devenir, a los signos que pueden abrir nuevos posibles Distraccién y oportunismo, al decir de Virno se tornan plataformas de posibilidad. Oportunismo y distracci6n no son en la perspectiva de Virno términos cargados de impronta moral sino disposiciones gue hablan de una sensibilidad atenta, permeable al més pequefio indicio de composicion. La composicién, no obstante, requicre de algo mas que distraccién. Hay signos, indicios, seftales pero el circuito no se arma a menos que haya una intervencidn que los piense. Adrian fue ocurrente, firméla vos, vino a interpelar la atencion de Juan. El pacto producido entre ellos no asegura una configuracién pero si una punta de composicion posible. El nosotros entre Juan y Adrién no se arma sin un soporte de pensamicnto Cémo pensar este gesto, qué efectos ticne sobre la posicion educativa, qué habilita?. Si ya no es el imperativo o el instituido lo que define la relacién, qué la hace posible. Cual fue el punto de inflexidn en el gesto de Adrian hacia Juan?. Mas alla de Adrian y Juan qué operaciones hicieron posible cl comienzo de un encuentro. La figura de la filiacion organica le did paso a la del habitante. La figura del habitante en un contexto sin contexto es fa de aquel que esta en una disposicidn subjetiva a componerse con otros. Dejemos por un instante la escena entre Juan y Adrian y pasemos a Maria. A diferencia del relato anterior en que es Adrian quien interpela a Juan, aqui es ala inversa. Marfa interpela a las figuras de la escuela. Juan daba cuenta de la pérdida de condicion tradicional de infante en tanto no se armaba en relacién a las figuras de ley. Si bien esto se repite, de modo particular, en el caso de Maria, lo que sorprende es que Maria, lejos de victimizarse, se erige desde el principio como hablante. Nuevamente, podemos advertir que la composicién no viene dada desde los lugares instituidos, La escuela, imbuida de representacién y porque no decitlo de buenas intenciones, apela al Consejo del Menor. Este organismos en tiempos sélidos permitia componer fragmentos 0 por lo menos inscribirlos en una légica ordenadora. La conclusién, no obstante, no ¢s que la interlocucion deberia soslayar ciertos personajes o espacios institucionales. La pregunta es, qué se armé alli, que se desanudé en esa interlocucién, que ideas se barajaron, cémo afectaron a Maria, qué se pensé acerca de los modos de abordar problemas inéditos ?. Esta claro que si algo en esta direccién se hubicra transitado no hubicra sido en su caracter de instituido sino de interlocutores de gestién, capaces de pensar la singularidad de lo que acontece. Bl Consejo no logré componer con la escuela, ni la escucla con el Consejo. El Consejo en tanto otro (con mindscula) podia haberse tornado constitutivo en relacién con la escuela, pero en tanto su intervencién se hubiera corrido de los preceptos instituidos . De aqui podemos extraer otra conjetura; en entornos fluidos la trama de interlocutores no se arma en clave orginica ni jerarquica ni solo con un tipo de actor social. La trama o el agenciamiento es un co- funcionamiento de miltiples heterogéneos. Lo que define la multiplidad no son los clementos ni los conjuntos Lo que la define es el y, el y como algo que ocurre entre los elementos. Y aunque s6lo haya dos términos, como en la escena que protagonizan Juan y Adrian, hay un y entre los dos, que no es ni uno ni oro, ni uno que devino én el otro. Eso es la multiplidad, lo que permite la linea de fuga, la huida de posiciones cristalizadas que impiden el encuentro Las estructuras, sosticne Deleuze estan ligadas a condiciones de homogencidad, los agenciamientos requieren de otra cosa. El Consejo del Menor intenta tematizar el problema de Maria- abuso del menor- y cn esta pretensién reunir en torno de algunas premisas basicas el universo de los abusados. La escucla por su parle supone para cada problema un lugar, por lo tanto ta busqueda es hacia el sujeto supuesto de saber. En esta direccién, la logica es la de la resolucién , no la del agenciamiento. Hay que hacer algo por o para Maria, no con Maria. El agenciamiento es un movimiento entre mientras la intervencién, en la légica de las estructuras institucionales, es una dindmica para En el agenciamiento el problema en alguna medida es compartido. No se trata de que los interlocutores de Marfa padezcan el mismo sintoma, las mismas consecuencias, hayan pasado por idéntic: siluacién pero si que tengan que ver con lo que ahi se despliega. Ni un histrin de identificaciones ni un frio doctor de distancias, recomienda Deleuze. En el agenciamiento no hay redentores ni meras victimas reducidas a una circunstancia. El agenciamiento supone desplegar actos que afecten una practica, un modo de habitar las circunstancias. En el caso que nos ocupa se trata de pensar qué se pone en juego y qué se habilita, Cémo pasar de la desprotecci6n al cuidado y cémo pasar de Ja impotencia y la victimizacién a un pensamiento que habilite un devenir. La pregunta no se hace esperar: cémo pensar el acto educativo entre sujetos que se encuentran en banda?. La educacién se pensé como un acto de saber y poder hacia los que no saben y no pueden, Marfa pudo algo: testimoniar, no sobre el despojo sino en torno de una linea de fuga de las condiciones de despojo. Ya no estamos frente un ser inerte, a la espera de un saber sino frente un sujeto hablante. No hay desigualdad como punto de partida, diria Jacotot. Podremos pensar a la educacion como un acto de conversacién?. Como un agenciamiento de encuentros que amplien la capacidad de actuacién?. Como un constante movimiento de afectacién y ser afectado?.