You are on page 1of 3

LA CUARESMA

Es el tiempo litúrgico de conversión, que marca la Iglesia para prepararnos a la gran fiesta
de la Pascua. Es tiempo para arrepentirnos de nuestros pecados y de cambiar algo de
nosotros para ser mejores y poder vivir más cerca de Cristo.

La Cuaresma dura 40 días; comienza el miércoles de Ceniza y termina antes de la Misa de
la Cena del Señor del Jueves Santo. A lo largo de este tiempo, sobre todo en la liturgia del
domingo, hacemos un esfuerzo por recuperar el ritmo y estilo de verdaderos creyentes que
debemos vivir como hijos de Dios.

El color litúrgico de este tiempo es el morado que significa luto y penitencia. Es un tiempo de
reflexión, de penitencia, de conversión espiritual; tiempo de preparación al misterio pascual.

En la Cuaresma, Cristo nos invita a cambiar de vida. La Iglesia nos invita a vivir la Cuaresma
como un camino hacia Jesucristo, escuchando la Palabra de Dios, orando, compartiendo
con el prójimo y haciendo obras buenas. Nos invita a vivir una serie de actitudes cristianas
que nos ayudan a parecernos más a Jesucristo, ya que por acción de nuestro pecado, nos
alejamos más de Dios.

Por ello, la Cuaresma es el tiempo del perdón y de la reconciliación fraterna. Cada día,
durante toda la vida, hemos de arrojar de nuestros corazones el odio, el rencor, la envidia,
los celos que se oponen a nuestro amor a Dios y a los hermanos. En Cuaresma, aprendemos
a conocer y apreciar la Cruz de Jesús. Con esto aprendemos también a tomar nuestra cruz
con alegría para alcanzar la gloria de la
resurrección.

40 días
La duración de la Cuaresma está basada en el
símbolo del número cuarenta en la Biblia. En
ésta, se habla de los cuarenta días del diluvio,
de los cuarenta años de la marcha del pueblo
judío por el desierto, de los cuarenta días de
Moisés y de Elías en la montaña, de los cuarenta
días que pasó Jesús en el desierto antes de
comenzar su vida pública, de los 400 años que
duró la estancia de los judíos en Egipto.

En la Biblia, el número cuatro simboliza el
universo material, seguido de ceros significa el tiempo de nuestra vida en la tierra, seguido
de pruebas y dificultades.

La práctica de la Cuaresma data desde el siglo IV, cuando se da la tendencia a constituirla
en tiempo de penitencia y de renovación para toda la Iglesia, con la práctica del ayuno y de
la abstinencia. Conservada con bastante vigor, al menos en un principio, en las iglesias de
oriente, la práctica penitencial de la Cuaresma ha sido cada vez más aligerada en occidente,
pero debe observarse un espíritu penitencial y de conversión.

haciendo un alto en las labores cotidianas para contemplar detenidamente el misterio pascual. El Domingo de Ramos El recuerdo triunfal de Nuestro Señor Jesucristo en Jerusalén antes de la Pascua inicia la Semana Santa. quien por su infinita misericordia y amor al hombre. Este es el tiempo más importante de la Iglesia en todo el año. Este hecho hace del domingo de Resurrección la celebración más importante de todo el año litúrgico. sino con el corazón dispuesto a volver a Dios. Ahí está el sacramento de la penitencia. Resucitar en Cristo es volver de las tinieblas del pecado para vivir en la gracia divina. Viernes y Sábado). un libertador del yugo romano. . la Iglesia invita a todos los fieles al recogimiento interior. Durante este domingo recordamos la Majestad de Cristo Rey. Martes y Miércoles Santos) y el Triduo Pascual (Jueves. Dios promete a los hombres la liberación de las cadenas. Lunes. por la importancia que tiene para los cristianos el celebrar el misterio de la Redención de Cristo. el Mesías. El domingo de ramos y la conciencia de que Jesús es Dios hecho Hombre que ha venido al mundo para salvarnos de la esclavitud del pecado es un hecho fundamental. queda claro que esa liberación está muy lejos de lo que esperaban los judíos: un triunfo terreno. Para esta celebración. no con una actitud pasiva. LA SEMANA SANTA La Liturgia dedica especial atención a esta semana. La Resurrección del Señor nos abre las puertas a la vida eterna. el Ungido. Y con la entrada Triunfal en Jerusalén. Es la dignidad de hijos de Dios que Cristo alcanzó con la Resurrección. con el ánimo de lograr un verdadero dolor de nuestros pecados y un sincero propósito de enmienda para corresponder a todas las gracias obtenidas por Jesucristo. su triunfo sobre la muerte es la victoria definitiva sobre el pecado. Estructura y elementos La Semana Santa tiene dos partes esenciales: el final de la Cuaresma (Domingo de Ramos. decide libremente tomar nuestro lugar y recibir el castigo merecido por nuestros pecados. a la que también se le ha denominado “Semana Mayor” o “Semana Grande”. El Domingo de Ramos nos recuerda que Jesús es El Cristo de Dios. el camino para revivir y reconciliarnos con Dios. La promesa de Dios estaba muy por encima de esas pretensiones.

La noche del Jueves Santo se torna oscura con la Oración del Huerto. Es un día que debe animarnos a una profunda reflexión. concluye la Semana Mayor al dar inicio a la Pascua de Resurrección del Señor. cuando recordamos el prendimiento. vence a las tinieblas del pecado. Martes y Miércoles Santos. Jesús ha muerto por nosotros. sino a servir. La contemplación del dolor de Nuestro Señor comienza a estremecernos y nos prepara para comprender la profundidad de la Pasión del Señor. pero ha resucitado abriéndonos las puertas del Cielo. liturgia bautismal y liturgia eucarística. así como Jesús se despoja de sus ropas y hasta de su propia vida. crucifixión y muerte del Señor Jesucristo. El altar es despojado de todos los ornamentos y permanece así hasta el Sábado Santo. Rey de Reyes. Vigilia Pascual . Se empieza con la bendición del fuego. Con la vigilia del sábado santo en la noche. y que reflexionemos seriamente sobre nuestra vida y la generosidad de Dios que da Su Vida para nuestra salvación. y llega la Iglesia. camino del Calvario. el Lunes. con su muerte y resurrección. cuerpo místico de Cristo. . donde se adora hasta mediodía del Viernes Santo. que nos permitirán reflexionar en la importancia de la Semana Santa que llegará a su punto álgido con el Triduo Pascual. a una concentración profunda en el misterio de la muerte del Señor. En el Jueves Santo conmemoramos y revivimos el triple misterio y bendición que Jesús nos dejó: La institución de la Eucaristía. Después de la celebración eucarística.Domingo de Resurrección En la Vigilia Pascual. recordándonos que Él no vino a ser servido. Tras el Jueves Santo llega el terrible dolor del Viernes Santo. la celebración de la Nueva Alianza manifestada en el amor infinito y la caridad fraterna del signo del lavatorio de los pies. Valdrá mucho la pena que en el Viernes Santo leamos el Evangelio atentamente. Comienza la Pascua con el Domingo de Resurrección. el Santísimo Sacramento es trasladado en santa procesión hacia el Santo Monumento. juicio. flagelación. El Triduo Pascual El Triduo Pascual se abre con el Jueves Santo. se celebra a Cristo como luz del mundo que. la institución del Sacerdocio. al momento cúspide en el calendario litúrgico. pues en este día recordamos que Jesucristo es modelo de humildad al lavar los pies de sus discípulos. Luego se inicia el rezo del Vía Crucis (Camino de la Cruz) y se prepara el Cristo yaciente para introducirlo al Santo Sepulcro.Del domingo de ramos al jueves Santo aparecen tres días. Seguido con la liturgia de la Palabra. procesión y pregón pascual. bendición del cirio. Del dolor y la oscuridad pasamos a ver a un Jesucristo deslumbrante. un momento fundamental para el Calendario Litúrgico y nuestra vida de cristianos.